Está en la página 1de 1

Consejos comunales: agente del desarrollo endógeno

Por: Alexis Adarfio Marin

Los Consejos Comunales nacen en Venezuela como un instrumento del Poder Popular para
construir una sociedad de equidad y justicia social. Es decir, una sociedad de bien común, sin
corrupción ni burocratismo.

Eso en la práctica significa que el pueblo organizado se moviliza para resolver necesidades
sociales (alimentación, transporte, telecomunicaciones, vivienda y hábitat) y concretar
aspiraciones de participación protagónica de las comunidades, especialmente de aquellas
empobrecidas, atomizadas, desarticuladas y marginadas por el capitalismo.

Como podemos observar, la potencia de los Consejos Comunales va mas allá de la obtención de
financiamiento para proyectos reivindicativos, como muchos pretenden hacernos creer. Su
alcance llega al Desarrollo Comunitario para que florezcan nuestros caseríos, pueblos, barrios y
urbanizaciones, envejecidos prematuramente. Estamos hablando de procesos y proyectos
comunitarios (infraestructura social: museos, bibliotecas, polideportivos), sociales (capacitación y
formación) y productivos (soberanía productiva: agroindustriales, alimentarios). Se cumple la
consigna con la cual llegamos al gobierno en 1998: ¡Con Chávez Manda el Pueblo!

Cuando revisamos a profundidad la razón política de la Ley de Consejos Comunales nos


encontramos que estos deben ejecutar todas, pero todas sus actividades, orientados por dos
líneas estratégicas: (I) la Democracia Participativa y Protagónica, y (II) el Desarrollo Endógeno.
Aquí esta el meollo. Bajo esta premisa tenemos que decir: ¡Los Consejos Comunales son un
agente de Desarrollo Endógeno!

Como el Desarrollo Endógeno no tiene otro fin, que elevar la calidad de vida de las comunidades
y dada la importancia que esto reviste para la revolución, vale preguntarse: ¿Cuando el Consejo
Comunal está dentro de la estrategia endógena?
1.- La señal concreta es un Plan de Desarrollo, que sea producto del diagnostico participativo,
donde todos los vecinos han jerarquizado las necesidades e identificado los proyectos de interés
colectivo. Por supuesto, este plan requiere la validación y aprobación de la Asamblea de
Ciudadanos y Ciudadanas del barrio.
2.- Es importante que en la asignación de recursos para el Plan de Desarrollo, en primera
instancia se consideren las riquezas, tecnologías proyectos y talentos propios del caserío, pueblo,
barrio o urbanización, y en segundo lugar, el financiamiento del Fondo Nacional, proyectos y
recursos humanos asignados por otros entes de gobierno.
3.- Este plan también debe contemplar entre las líneas gruesas: (I) un programa para conformar
cooperativas estratégicas (vivienda, alimentos, telecomunicaciones, transporte de carga,
transporte de personal de empresas básicas, producción de electrodomésticos, comedores
industriales), (II) solicitud de transferencia de algunos servicios públicos (electricidad, aseo
urbano, transporte escolar), (III) Núcleos de Desarrollo Endógeno (agrícolas, industriales,
turísticos, mineros y energéticos), y (IV) Propuestas de Autogestión y Cogestión de empresas
públicas, según sea la realidad del lugar.
4.- Es vital, un programa de formación permanente en: Cooperativismo, Contraloría Social,
Presupuesto Participativo, Microfinanzas, Diagnostico Participativo, Técnicas Parlamentarias,
Democracia Participativa y Economía Popular, entre otros.

Con este listado de cosas, a primera vista, pareciera difícil para los Consejos Comunales
mantenerse dentro de la estrategia endógena. Pero no resulta así, cuando se asume que ese es
el rumbo a seguir, y que nuestro proceso revolucionario que se consolida paso a paso.

Compatriotas, no hay que apresurarse, solo hay que imprimirle el ritmo que nos permita nuestro
nivel organizativo, conscientes que con los Consejos Comunales estamos construyendo, con una
estrategia endógena, el Socialismo Comunitario, que es el Socialismo del Siglo XXI.

aadarfio@yahoo.es

También podría gustarte