Está en la página 1de 1

UNA GENUINA ADORACION

Apocalipsis 5: 9,13-14
Introducción
Necesitamos aprender a movernos en la presencia de Dios, fuimos creados para adorar a
Dios, al no tener una vida rica de adoración y comunión, nuestro ser comenzara a
experimentar la insatisfacción que experimento David en el salmo 42:1-3.
Es también nuestra necesidad el hacer de la adoración nuestra forma de vida y no solamente
algo puntual y religioso.

1. Moviéndonos dinámicamente en la presencia de Dios. Salmo 95


Aunque siempre el estar en la presencia de Dios obedece a un orden estricto de puntos, para
comenzar nuestra vida de alabanza y adoración tomaremos como modelo lo marcado en el
Salmo 95.
a. Aclamar a Dios con alegría y júbilo por medio de cánticos. V1-2
• Nuestros cánticos deben reflejar la verdad de la palabra de Dios.
• Debemos cantar la palabra y no solamente cosas que rimen.
• El camino a la presencia de Dios es la alabanza. (v2)
b. En la alabanza reconocemos la grandeza de Dios. (v3-4)
c. La adoración. (6-7)
• La adoración es el momento donde reconocemos lo que Dios es.
• Es la rendición de nuestra vida, le abrimos nuestro corazón, y entre mas nos
metamos en adoración vamos a notar como nuestro lenguaje vivo hacia Dios va
creciendo.
• Nuestros tiempos de adoración dejaran de ser solo momentos de confesión, para
pasar a disfrutar de la comunión.

d. En medio de la adoración Dios nos da una palabra específica a nuestro corazón. (v7-
8)
• En los momentos de adoración, no es solo lo que nosotros podamos hablar a Dios,
es también el momento en que Dios habla a nuestros corazones.
• Dios habla a nuestros corazones con varios fines, pero el mas importante de ellos es
de llevarnos a la imagen de su hijo Jesucristo.

2. La adoración una forma de vida. Génesis 22:5


La adoración verdadera no se ve limitada solamente a los “tiempos de adoración”.
Los verdaderos adoradores se conocen en la manera como día a día crecen en la formación
del carácter de Cristo en su vida.

• La adoración es obedecer y la entrega de cada una de las áreas de nuestra vida. Gn


22.1-2
• Estar dispuestos a entregar aquellos “ídolos” (Isaac) que hay en nuestra vida.V12
• El adorador entiende quien es su verdadera fuente. Gn 22:13-14
• Los verdaderos adoradores reciben en la presencia de Dios promesas específicas.
Gn 22:15-18