Está en la página 1de 12

CORTO ESTUDIO SOBRE EL DIEZMO

1º Crónicas 29:9-18

Dios en su infinita grandeza, siempre ha sostenido sus


principios bien demarcados y sus mandamientos definidos
para el bienestar del hombre. Él ha provisto de todo lo
necesario para la prosperidad del ser humano, teniendo en
cuenta que quien le obedece, siempre saldrá ganador en
toda obra

Dios…tuvo un plan para la creación, tuvo un plan para la


redención del hombre, tuvo un plan para la construcción del
Arca, para la construcción del Tabernáculo y del Templo,
tuvo un plan para su Iglesia, sus ordenanzas, su gobierno,
Dios tiene su plan para la santificación del creyente, para su
segunda venida, para la resurrección de los santos y la
evangelización del mundo. Quién duda que Dios tenga un
plan para suministrar los fondos necesarios para la
extensión de su reino?

DIOS ES EL DUEÑO ABSOLUTO DE TODO: Quién no sabe que


Dios es el creador y sustentador de todo cuanto existe? Qué
por derecho innato, le pertenece todo el universo? Los
textos sagrados siempre recalcan que él es el Soberano
Amo, Dueño, Señor y quien posee una autoridad suprema

EL MAYORDOMO:. Es como el intendente o curador.


Simplemente el que cuida Literalmente, uno que
administra su casa, indicando el saber manejar lo que
tiene. La Biblia afirma que Dios creó al hombre un poco
menor que los ángeles, pero que lo coronó de gloria y de
honra, y le dio la autoridad sobre todo lo creado; es decir,
el hombre llegó a ser el administrador o mayordomo de
Dios

BENDICIONES Y DEFICIENCIAS: Hoy se ha levantado una


corriente teológica muy peligrosa, cuyo propósito es
alejar de las sencillas doctrinas de la Biblia a los
creyentes.

Sostiene esta doctrina que la pobreza es una maldición y


que la prosperidad económica es todo cuanto Dios quiere
darnos. Si alguien es muy pobre, es por que está en
pecado o bajo maldición pero será esto así? Según las
Escrituras, aun en los momentos de crisis, la bendición
de Dios está presente en la vida del cristiano fiel

Algunos piensan que la bendición solo está cuando hay


un buen empleo, abundancia de alimentos, buena
economía, cuentas bancarias, buen coche, casa, entre
otras, pero no siempre es así. Lot vio la llanura y su
riqueza y se extendió hasta Sodoma solo para perderlo
todo. No era esa la bendición de Dios, mientras que
Abraham tomó la dificultad de la montaña, pero fue
prosperado. En la Mayordomía, sí hay bendición
abundante, pero a veces somos probados, tenemos
necesidades y nos toca conformarnos como Pablo a vivir
en abundancia y en escasez Fil. 4:11

Compra cosas innecesarias?

Acostumbra dejar la factura para el próximo mes?


Prestas dinero con alguien para pagar deudas?
Eres capaz de contarle a sus amigos y familiares
cuanto debes?
Recibe ciertas cartas o llamadas de sus
acreedores que te exigen el pago de una deuda?
El dinero que tiene destinado para algo lo
invierte en otros gastos?
Sus deudas de plazos mensuales exceden el 20
% de su ingreso mensual?
Has fracasado en su intento de ahorrar?
Has tenido disgusto con su cónyuge por causa de
las finanzas?
Has soñado con la idea de hacerse rico de la
noche a la mañana?
Te has comprometido con pagos fraudulentos o
sospechosos?

Si como hemos dicho, nosotros somos los mayordomos de


las bendiciones de Dios, entonces qué relación debe haber
entre él y nosotros frente a las cosas que nos ha dado para
administrar?
El dueño pondrá siempre lo necesario para el mayordomo:
Nadie llamaría a sus trabajadores para que les hagan mil
pares de zapatos sin colocarles la materia prima y la
maquinaria necesaria. De ese modo, Dios siempre da
primero las cosas para que los mayordomos las trabajemos,
administremos y cuidemos. Por ejemplo, si te ha dado el
talento o ministerio de la alabanza, seguramente al
principio te sentirás extraño, no confiarás mucho en tu
capacidad, pero Dios te ha dado la habilidad. Aquí la
cuestión es administrarla.

El dueño vigila lo que se hace con lo de él: Así como el


dueño de la finca verifica que el trabajo y las transacciones
de su hacienda sean hechas honestamente por su
trabajador, Dios también escudriña, conoce, y sabe todo
intento, todo pensamiento y toda acción. Él sabe qué se
hace con lo que administramos y como.
El dueño pedirá siempre cuentas al mayordomo: Mt. 25:19
Este pasaje enseña que el que recibe algo, tendrá que
responder por la forma como lo haya usado. El que lo ha
hecho con fidelidad espera la recompensa, pero el infiel
siempre el castigo.
El Dueño quitará lo suyo al mayordomo infiel: Según la
parábola de Mateo 25, el usar mal o el no uso de los bienes
del Señor, produce su desagrado. Mat. 25:24 y note el juicio
divino sobre el siervo infiel v. 30

El Dueño dará beneficio al mayordomo fiel: En la parábola


se observa como el dueño de los talentos, premió la
fidelidad de sus mayordomos. Les dio el doble de lo que
tenían. De esa manera Dios dará a los que administren bien
los recursos que ha colocado en nuestras manos.

LOS TRES NIVELES DE LAS FINANZAS: Toda persona está


en uno de tres niveles financieros que puede ahogar o
salir a flote con su mayordomía con el dinero
especialmente. Veamos:

ESCACEZ: Significa que sus recursos no son suficientes para


pagar deudas y cubrir las necesidades familiares.
SUFICIENTE: Tiene que ver cuando sus recursos económicos
le dan para comer o para que el negocio se mantenga, pero
no queda nada para invertir en la obra de Dios, pasear,
comprar algunos cosas necesarias o celebrar algún día
especial con su familia.
ABUNDANTE: Aquí hay lo suficiente para invertir en la obra
de Dios, en su negocio, bendecir a otras personas
necesitadas y aun le sobra para ahorrar algo.

Ciertamente Dios quiere que sus mayordomos tengan lo


abundante para todas sus necesidades y para que inviertan
en su obra

El Nuevo Testamento siempre recalca que Dios quiere


prosperar a sus siervos abundantemente: 2 Cor. 9:8 1 Tim.
6:17

EL DINERO: Ecl. 10:19 Sabías que el


dinero tiene tres títulos en la Biblia?

“Relativamente Absoluto”: Sirve para todo. Ese es un


absoluto relativo. todo es todo, pero claro que implica
aquellas cosas que son evidentemente materiales, ya que
en lo moral, emocional o espiritual, no sirve. Se puede
comprar cama, pero no el sueño. Se puede comprar
hombres y mujeres para sexo pero no amor, se puede
comprar casas pero no la alegría de ella…

Es un “señor”: Mat. 6:24 Jesús dice que el dinero, al no ser


reconocido en su dimensión, se le puede convertir en un
señor y eso es lo grave. Muchos cuando logran tener algo
de dinero, se olvidan del verdadero Señor para amar al
nuevo “señor”. El Joven rico estuvo dispuesto a obedecer
pero no a entregar su dinero por que ese era su dios Marcos
10:21
Pero Zaqueo dio mas de lo que debía

Raíz de males: 1 Tim. 6:10 Poner el corazón en el dinero, es


ponerlo en el mal. El dinero debe ser usado sabiamente y
para los propósitos necesarios, pero cuando se cree que es
el todo, traerá el mal sobre sus esclavos. “El dinero puede
ser un siervo o un amo en nuestras vidas

DIEZMO: Mal. 3:10

Dios demanda de sus hijos algo de lo que él mismo le ha


dado y a lo cual él tiene derecho Por lo tanto, diezmo es la
décima parte de un todo. Cuando Dios creó todo, él se
reservó algo para sí. Ha revelado muchas cosas, pero otras
pertenecen solo a él Deut. 29:29 de igual forma, dio la
tierra a los hombres, pero se reservó una parte para Israel
la tierra prometida. Las riquezas del mundo se las dio al
hombre, pero hay una parte que le pertenece a él por
reserva y es el diezmo como lo veremos.

Es el 10% de los ingresos. El diezmo cristiano es una


expresión de su adoración, una forma de adorar a Dios: El
diezmo expresa la gratitud del creyente, no por quedarse
con el 90% restante, sino por poder ofrendar, a partir del
10%, conforme a lo propuesto en su corazón, con alegría,
como adoración a Dios.

Al entregar nuestros diezmos estamos entregando un valor


que está bajo nuestro cuidado y que no nos pertenece, sino
que pertenece a Aquel a quien lo entregamos. Nuestro
diezmo expresa adoración, alabanza, gratitud, consagración
y santificación. Indica que no solamente nuestra alma y
nuestro espíritu están envueltos en la adoración a Dios, sino
todo nuestro ser, inclusive nuestro cuerpo, con todo lo que
somos Rom.12:1.

Al entregar los diezmos el cristiano está diciendo:


“Jesucristo es el Señor”. Al entregar el diezmo, el creyente
está haciendo uso de su libertad de decidir, está
demostrando que él no es esclavo de los bienes materiales,
sino libre para determinar dónde y cómo desea administrar
su dinero.
El diezmo es un indicador, un termómetro del nivel
espiritual del creyente y de la iglesia: La liberalidad en los
diezmos es seguida de avivamientos 2 Cr.31:5 Neh.13:12.

A la omisión de los diezmos sigue la apostasía Mal.3:7. No


todo diezmo indica espiritualidad, pero toda espiritualidad
resulta en liberalidad de los diezmos. Cuando los diezmos
son negados, no es el presupuesto de la iglesia el que corre
el mayor riesgo, es la fe, la misericordia y la justicia.

Malaquías 3:10, afirma cuatro principios que llenan de


bendición al creyente cuando decide hacer lo que Dios
manda y dar lo que él pide:
a). Dando el diezmo, se lleva alimento a la casa de Dios. La
causa es para que haya alimento en esa casa. Señala que
uno debe dar el diezmo donde recibe el alimento espiritual.
b). Dios desafía al pueblo para que lleve los diezmos: Creo
que es la única parte donde Dios desafía al pueblo de esa
manera tan vehemente. Esto se puede deber a la
incredulidad de la gente cuando se trata de dinero. Pero
nota que Dios da una garantía contra toda falla.
c). Dios reta a que se haga “AHORA”, no en el futuro:
“probadme ahora…”
d). Promesa divina: Abrir las ventanas: Las ventanas son
para ver, indicando que él le dará dirección y prosperidad a
nuestra economía a tal punto que la gente lo contemple.
Dios, inclusive, pregunta si alguien lo puede robar y él
mismo afirma que sí. Por eso él no puede confiar su tesoro
de bendiciones a un ladrón… quién lo haría? Esto revela
que busca gente fiel en el que se pueda confiar.
A Satanás no le gusta que se enseñe sobre esta doctrina y
sabe por qué? Por que si el creyente fiel se da cuenta de lo
que significa y se decide a dar para Dios, entonces el Señor
reprenderá al adversario para que no toque lo de sus hijos.

Cuando no diezmamos, el diablo tiene entrada para devorar


lo poco que se obtiene Malaquías 3:11. y a consecuencia, se
trabaja duro, pero no alcanza para nada lo que hacemos.
Hageo 1:6

EL DIEZMO ES DE FE: Algunos afirman que esta práctica


empezó con la Ley de Moisés, pero se nota que no leen bien
la Biblia o no la aceptan en su totalidad, ya que Abraham
fue el primero en dar los diezmos al Sacerdote Melquisedec
Gén. 14:18 y el texto afirma que fueron “los diezmos de
todo” La pregunta es Quién le ordenó a Abraham a dar los
diezmos? El pasaje no informa de eso, lo que parece que
fue un sentir del padre de la fe en reconocimiento a su Dios
y al Sacerdote. No deben hacer lo mismo los que son hijos
de Abraham por la fe? Ahora, ese episodio ocurrió 420 años
antes de la Ley mosaica señalando obviamente que fue la
fe de Abraham la que lo impulsó a establecer un plan
financiero para su descendencia después de él, debido a
que lo hizo bajo la dispensación de la promesa.

Los apóstoles debían diezmar por que eran judíos y Cristo


no les prohibió. Pero mayormente Pablo, quien dijo ser “…
en cuanto a la ley, irreprensible” (Fil. 3:5) Pablo no pudo
dejar su práctica por que él sabía y reconoció que darle a
Dios lo que le pertenece es señal de reconocimiento y
soberanía del Altísimo.

Por otro lado, Pablo mismo, declara que fue Cristo el que
ordenó a los predicadores del evangelio que son la
sustitución del sacerdocio de la ley, a que vivieran del
evangelio tal y como lo hacían los levitas con el diezmo Al
parecer, había conflictos con los judíos y es por eso que
Pablo apela a la escritura para que los creyentes que la
conocían bien, entendieran que el plan financiero de Dios
no ha sido modificado. Simplemente, no es de ley, sino de
fe, reconocimiento, y agradecimiento.

A los Gálatas Pablo les advierte que es justo hacer partícipe


de las cosas buenas (el sentido es económico y material) al
que lo instruye. En este caso sería el ministro. Gálatas 6:6

No les parece que es lo mismo en esencia con respecto a la


manutención de los ministros o sacerdotes del Antiguo
Testamento? pero Pablo va más lejos; él asegura que si un
creyente no lo hace, está sembrando para su carne yeso
traerá corrupción (del corazón, de la salvación y de todo);
pero por el contrario si lo hace, tendrá beneficios y se le
añade a la vida eterna Gálatas 6:7 Eso concuerda casi con
Malaquías 3:10, donde hay bendiciones para el que diezma
y maldiciones para el que no.

En la época de la iglesia primitiva, se pagaban los diezmos


todavía y el escritor a los hebreos afirma que lo reciben los
hombres, pero simultáneamente con ellos, diríamos,
simbólicamente Dios mismo lo recibe Hebreos 7:8 El
escritor hace un paralelo entre el sacerdocio Aarónico,
levítico y el de Melquisedec. Afirma, que cuando se cambia
de sacerdocio, es necesario que se cambie de ley El nuevo
sacerdocio, es el de Cristo que llega a ser nuestro Sumo
sacerdote y la nueva ley, la instituyó en el Sermón del
monte y en el desarrollo mismo de la iglesia. El diezmo en
la ley era llevado al tabernáculo y el templo a los graneros
llamados alfolí, en el Nuevo, se llevan al alfolí y la razón la
dio el mismo Señor: “El obrero es digno de su salario” Lucas
10:7; 1. Corintios 9:9 y note el reclamo del apóstol:
Pablo como ministro tenía derecho a ser sostenido 1 Cor
9:4

A tener una esposa

A no laborar en un trabajo secular

El ejemplo de las costumbre del mundo:

• Ningún soldado debe pagar para prestar su servicio


militar (1 Cor. 9:7)
• Quien siembra y no come de lo sembrado?
• El pastor espera recibir carne, lana y leche de su
rebaño.

Todo el diezmo es para los ministros?: Dios ordenó que al


Diezmo se le sacará el diezmo. A eso se le llama el Diezmo
del Diezmo Números 18:26; Nehemías 10:37 de manera
que todo ministro debe pagar el diezmo del diezmo. A eso
se le suman otros porcentajes: el 7% para una corporación,
el 5% para ayuda de pastores necesitados en regiones
apartadas, un 10 o el 20 y hasta el 30 % para el fondo
local, o para ayuda social, etc. Lo que indica que cuando
los diáconos hacen el conteo de diezmos, sacan todos esos
deberes y solo le dan al pastor el porcentaje que
corresponda.

Dios: El diezmo nos mueve a reconocer la soberanía,


dominio y los beneficios recibidos por Dios de su mano 1
Crónicas 29:14

El Prójimo: Nos mueve la generosidad a la práctica de la


caridad y en muchos casos a la vivencia de la justicia,
por que si yo soy justo, doy lo que pertenece a Dios y
contribuyo en la salvación de muchas almas, por que con
mis diezmos contribuyo en la expansión del evangelio,
aun en la obra misionera, salvando a otros en otros
países.
La Creación: Por que con ello demuestro que soy libre de
la materia y como socio de Dios en la creación del
hombre nuevo estoy participando de esa formación

Nosotros: por que cuando lo hacemos con gratitud y no


con una carga, demuestra que aprendimos a temer a
Dios y no le robamos, y nos hace libres de mala
conciencia y libres de la codicia que lleva al ser humano
a perder la bendición de Dios…

PECADOS DE LOS DIEZMADORES: Satanás se ha


inventado cuanta artimaña ha podido para desviar al
cristiano del propósito de Dios. Le ha convertido el dinero
en un amo y señor, ha hecho que muchos coloquen su
corazón en sus posesiones, ha inyectado el pensamiento
de que Dios y su obra no necesitan dinero, etc. Y ahora,
veremos como se ha inventado formas que el enemigo
usa para que no le seamos fieles a Dios y participemos
de sus ricas bendiciones materiales.

El creyente verdadero siente la bendición de DIOS en su


alma cuando lleva fielmente el diezmo de todas sus
entradas a la casa de Dios.
Sin embargo, Satanás procura destruir cualquier hábito que
robustece nuestra vida espiritual. Es por eso que los
creyentes no obedecen u obedecen en parte este
mandamiento de Dios.

CRISIS ECONÓMICA. "Espere que mejore sus situación para


que diezme". Una sugerencia aceptable cuando no hay que
pagar el arriendo, los servicios, impuestos y gastos que
demanda la familia. "Dios ve muy bien su buena voluntad
de llevar el diezmo ¡pero también ve que no le alcanza". Si
hace caso al tentador, el diablo se sale con la suya. Deje de
diezmar en la hora difícil y como consecuencia aumentaran
sus dificultades.
INCONSTANCIA EN LOS CULTOS: Los creyentes que no
asisten fielmente a los cultos dominicales son tentados a
darle otro destino al diezmo. El creyente, aunque no asista
al culto debe apartar el diezmo que debía entregar en ese
Día. Es lo más probable que el diablo le sugiera que lo gaste
y luego lo reponga para darlo con el del próximo domingo.
Ceder a esta tentación es ponerse en peligro de robarle a
Dios. Los ladrones -no "heredan el reino de Dios" (1
Corintios 6:10

CRISTIANOS QUE NO DIEZMAN. Es una lamentable


equivocación ordenar nuestra vida en conformidad con la
de aquellos que andan mal. Debemos mirar a los buenos y
no a los malos. Esforcémonos por levantar a los débiles, no
nos hundamos con ellos. Es usted; y no ellos el que tiene
que "dar a Dios razón de si" (Romanos 14: 12) ¿Por qué no
mira a los que diezman fielmente?
NECESIDADES URGENTES. Un ardid es que preste el diezmo
lo que necesite para satisfacer su necesidad y más tarde lo
devuelve. "¿Qué hay de malo en eso? ¿No se lo va a robar?
¿Solo lo toma en calidad de préstamo?" no pocos seden a
esta tentación pero ¿quién le ha enseñado que Dios es un
prestamista? ¿Y cunda aprobó su préstamo? En muy raras
excepciones el ladrón devuelve lo que roba.
NECESIDAD EN LOS FAMILIARES. Socorrer a nuestros
familiares es una buena obra. Pero robarle a Dios para
ayudarles no por eso deja de ser un hecho punible. Sacar
del diezmo para ayudar a los menesterosos aunque el fin es
bueno el medio es malo. Socorra a quien quiera con lo que
es suyo, no con lo que no le pertenece.
GASTOS RELACIONADOS CON LA IGLESIA. A veces se cree
que es lícito recorrer a diezmo para gastarlos en algo que
se relacione con la obra. Esto es una tentación peligrosa ya
que" el diezmo hay que llevarlo ala tesorería de Dios, y
distribuirlo como según nos parezca.
DIVIDIENDO EL DIEZMO. Muchos son tentados a dividir el
diezmo dejando una parte para la tesorería de Dios y la otra
para atender a ciertos gastos de difusión del evangelio u
obras caritativas.
Repetimos que esto es bueno no hay nada en contra de
ellos, pero hágalo con su dinero, no con el diezmo del
Señor. No le robe a Dios lo que le pertenece.
UNA FAMILIA NUMEROSA. "no puedo diezmar pues lo que
gano no me alcanza para mi familia". Ese es una astucia de
Satanás, pero rinden más las nueve décimas partes con la
bendición de Dios, que las diez décimas partes sin su
bendición (1 Reyes 17:1316).
DEUDAS PARA PAGAR. "pague lo que debe y después lleve
el diezmo a la iglesia, Dios puede esperar". Esta es una
tentación muy sutil. Pero lo simpático se esto es que los
más fieles entregar el diezmo son los más puntuales en el
cumplimiento de sus ocupaciones no olvide que Dios
siempre debe ocupar el primer lugar.
QUE DEBO DIEZMAR? Una buena pregunta a la que el diablo
sugiere una rápida respuesta: "diezme de lo que sobre
después de sacar sus gastos” Pero la palabra de Dios dice:
“... de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti".
(2de corintios 9:6-7)

TRES ENEMIGOS DE LA PROSPERIDAD: Dios tiene todo


establecido claramente en las Escrituras. Ellas son las
que nos dan las pautas para todo lo que tiene que ver
con la vida cristiana y también nos habla de cómo se
puede prosperar en la bendición del Señor. Hay tres
enemigos que nos enseña la Biblia y que no nos dejan
avanzar en la bendición:

LA PEREZA: (Prov. 10:4 y 21:25) Hay quienes no les gusta


trabajar y piensan que el trabajo es una maldición y
hasta citan el castigo de Adán fuera detona exégesis.
Estos sueñan con ser los dueños de la empresa y por eso
son malos empleados. Hasta el como se vea la casa,
demuestra su verdadero estado anímico y espiritual (Ecl.
10:18)

El abandono del individuo se refleja en lo poco que tiene y


como lo tiene (Prov. 24:30-31)
La persona que desea prosperar debe empezar con
organizar su casa, que refleje que es un hijo de Dios. Tal vez
no hay dinero para embellecerla, pero el tenerla limpia deja
mucho que decir.
No olvides que la negligencia trae maldición (Jeremías
48:10)
No olvides que los vagos traen vergüenza al pueblo de
Dios (1ª Tim 5:8) Cuando hagas algo, házlo como para el
Señor (Col. 3:23-24) Si quiere ser el patrón, sea diligente
en lo que emprende (Prov. 12:24)

LAS DEUDAS:
Las deudas son una esclavitud y Dios nos llama a ser libres
(Prov. 22:7)
Pague desde ya todas sus deudas ya. (Salmo 37:21 y Rom.
13:8)…Si alguna vez te has auto-prestado el diezmo,
¡págalo! Cuando seas libre de deudas, se podrá cumplir
esta promesa (Deum. 28:12)

LAS FIANZAS: Al salir de codeudor o fiador, te vuelves


igualmente esclavo y arriesgaste patrimonio, el futuro de
tu familia y hasta la cama donde duermes (Prov. 22:26-
27)

Salir de fiador, según Dios, es una tontería (Prov. 17:18)

SIETE BENDICIONES QUE TRAE EL DAR PARA DIOS:

1º. Me asimila con Dios (Jn. 3:16)


2º. Me acerca mas a Dios (Mt. 6:21)
3º. Me sirve como antidoto contra el materialismo: (1ª Tim.
6:17-19)
4º. Fortalece mi fe: Prov. 3:5, 9-10)
5º. Me sirve como una inversión para la eternidad (1ª Tim.
6:18-19)
6º. me bendice prosperando (Prov. 22:9; 11:25)
7º. Me hace feliz delante de Dios

http://www.tiemposdeoracion.blogspot.com

maHOu

También podría gustarte