N° 24 Setiembre 26 del 2007.

LA ROBOTIZACIÓN NOS AMENAZA
El título propuesto podría sugerir que nos estamos refiriendo al creciente empleo de máquinas en las más variadas e imaginables tareas de la vida contemporánea. Ciertamente es preocupante que las máquinas tomen el lugar del hombre en todos los quehaceres; sin embargo, es otro el problema —quizá más importante— que queremos examinar: la progresiva robotización del propio hombre.
Desde su entrada en la modernidad, el hombre contemporáneo está acechado por una especie de neurosis colectiva ocasionada por el desencantamiento del mundo, por su distanciamiento del orden natural y a la vez de lo trascendente, componentes de la vida que han sido sustituidos por el dogma de la racionalidad y el culto a lo vanal. En muchos sentidos, la vida cotidiana se mecaniza; además del confort doméstico están las tarjetas de crédito, el ebusiness, los servicios delivery y, eventualmente, hasta la posibilidad de tener sexo por internet.. El distanciamiento del hombre nos lleva a una pérdida de los instrumentos de

navegación que nos son más caros, sin ellos quedamos inermes ante amenazas tales como: sentimiento de soledad, sin sentido de la vida, inseguridad emocional, anomia. Mario Sagastume Evans, un profesor guatemalteco, dijo una vez al cumplir 35 años de labor profesional: “Creo que el maestro es insustituible. La relación humana, el calor humano, la paciencia, el consejo, la orientación, la tolerancia y la palmadita en el hombro que proporciona el maestro es lo único que impedirá la robotización del hombre.”
La robotización nos amenaza

1

Las ciencias no garantizan la felicidad humana
(Las ciencias no son suficientes para procurar la felicidad humana. La sabiduría para ser tal debería traer al alma la verdadera paz, el verdadero conocimiento y la serena apreciación de todas las cosas). El espíritu científico ha producido en nuestros días el fenómeno siguiente. La excesiva especialización en determinada rama de las ciencias ha producido tipos de hombres deshumanizados, tipos de hombres máquinas que olvidando todos los otros aspectos humanos se han convertido en simples máquinas, que unas veces pueden ser maravillosos elementos de beneficio o máquinas infernales y peligrosas, deshumanizadas. Humberto Vidal Unda
Profesor de la UNSAAC. En Lógica, Cuzco 1960.

productos de una manifestación que trasciende el fuero interno del hombre. Esa libertad es requerida por una necesidad lógica de la convivencia humana y, a la vez, imprescindible para que las facultades del individuo encuentren campo más propicio para su desarrollo y cometido. Conminarle a soportar una opresión que lo prive de su libertad, es someterlo a un virtual embrutecimiento.

Libertad y libre albedrío No hablemos del concepto que sobre libertad posee la mayoría de las personas. Ser libre, no es otra cosa para ellas que hacer lo que a cada uno le da la gana; esté bien o mal hecho no va en cuenta, como tampoco va en cuenta cuando se les antoja no hacer nada. La libertad se diferencia del libre albedrío, en que mientras la primera tiene su expresión en lo externo, el último lo hace en lo interno. La libertad de culto, de palabra, de comercio, como la de carácter político, social o económico, son El libre albedrío, en cuanto no trascienda a lo externo, es inabordable e insuprimible. Puede un hombre ser privado de su libertad no permitiendo a su persona moverse a voluntad, pero el libre albedrío continuará actuando internamente, puesto que nadie podrá impedir la actividad que los pensamientos puedan desarrollar dentro de su mente. No obstante, el libre albedrío, o sea el ejercicio de la razón en correspondencia directa con las demás facultades del sistema mental, puede ser eclipsado, es 2

decir, reducido al mínimo y aun anulado, si se priva al hombre desde la infancia de promover el libre juego de las funciones que atañen a su inteligencia, pues es obligarlo a clausurar su mente a toda reflexión útil, sobreviniendo en consecuencia, repetimos, el atrofiamiento de sus facultades y el debilitamiento de la razón hasta anularla. Por otra parte, pretender imponer una conducta única a la humanidad es querer mecanizar el espíritu y reducir al hombre a la categoría de un autómata; en otras palabras, es sumergirlo en la inconsciencia más temeraria y peligrosa. La libertad humana dentro de la estructura de las leyes que gravitan sobre la conciencia del individuo, es la más preciosa conquista de la civilización actual.
Carlos Bernardo González Pecotche

de feroces dogmatismos. Y la educación no puede ser ajena a esos padecimientos, pues, en desdichada dialéctica es su raíz y su consecuencia, porque no sólo se manifiesta en las escuelas, en las universidades, sino también en la calle, en las fábricas, en los estadios deportivos y dentro de cada hogar... Fanáticos y demagogos que han detentado o detentan el poder obligan a maestros y profesores a sustituir la búsqueda de la verdad por la inyección de sus ideologías, entronizando el dogma en lugares en donde en tiempos más felices llegó a reinar la tolerancia...

Escritor y pensador. Fragmento de La libertad como expresión de un mundo civilizado. Bs. As. 1962.

Educación y crisis del hombre El ser humano aprende en la medida en que participa del descubrimiento y la invención. Debe tener libertad para opinar, para equivocarse, para rectificarse, para ensayar métodos y caminos, para explorar... El mundo está gravemente enfermo de incredulidad y correlativamente

Se comete un grave error cuando se pretende reformar la educación como si se tratase de un problema meramente técnico, y no el resultado de la concepción del hombre que sirve de fundamento, de esos presupuestos que la sociedad mantiene acerca de su realidad y su destino, y que de una manera u otra, definen una manera de vivir y de morir, una actitud ante la felicidad y el infortunio... La educación no se lleva a cabo en abstracto, ni es 3

válida para cualquier época o civilización, sino que vale en concreto, se hace con vistas a un proyecto de ser humano y de comunidad... No soy pedagogo, no soy especialista en educación, pero a esta altura de mi vida me considero especialista en esperanzas y desesperanzas, pues algo he aprendido a través de los golpes que he sufrido, de los errores cometidos, de las ilusiones perdidas... La educación no puede ser extraña al drama total de la civilización, no puede no participar de las fallas esenciales que agitan el universo espiritual de nuestro tiempo y amenazan con su derrumbe... La escuela y la universidad deben atender a las necesidades físicas y espirituales de cada una de las regiones... En fin, habrá que reintegrar la ciencia y la sabiduría, lo que implica una humanización de la técnica, una valorización ética de sus adquisiciones y una condena a la profanación de la naturaleza".
Ernesto Sábato (Escritor)
Dr. Honoris Causa de la Universidad Nacional del Litoral. Fragmentos de un ensayo publicado en 1979

mismo. El hombre hecho autómata vive para dar riqueza a pocos, consume productos siempre más sintéticos. Lo que quiero es que la gente se dé cuenta de lo que hace, antes que sea demasiado tarde. Que reflexione sobre lo que ha hecho y ha vivido. Hacer entender que la vida no es solamente producir, consumir y morir. Los mensajes de mis obras son como anuncios dirigidos al hombre durmiente, con las mismas armas de la publicidad: velocidad, concisión e impacto, para combatir las proyecciones patinadas y estáticas que la comunicación de masas nos hace absorber. Francesco Roncaglia (Artista)
Euskadi 2006, España.

El hombre máquina El hombre se ha transformado en una máquina. No se da cuenta de lo que hace, dice y consume. Ha perdido gran parte de su componente natural y se ha vuelto producto de sí

4

La tenacidad de E. Barrantes Nos escriben...: Ser con el otro
Recibí hoy Ojo Avizor y me dio mucho gusto encontrar un tema que a mí me impacta, hablar del corazón de las relaciones amorosas como decía Paulo Freire, hemos dejado tan de lado las relaciones entre personas sin ser "románticos", que hemos creído y creemos que sólo se trata de hacer denuncias y anuncios para estar en la pelea por un mundo mejor, tú sabes y lo entiendes, que todo lo que hagamos con el hombre no es solo contradicción en búsqueda, es esperanza amorosa, eso es ser solidario, estar con el otro, la limosna no es solidaria, es sólo dejar al otro lo que me sobra, pero te escribo no para parecer interesante, te escribo porque me ha dado el tema como pedrada en ojo tuerto, me ha vuelto a la realidad de estos días, ser con el otro, asunto que en el documento se enriquece con otras visiones similares y complementarias, gracias por el tema y el texto. Rodolfo Gonzales Wang
rggwang@yahoo.es

Gracias por haberme enviado el último número de Ojo Avizor. Sentí mucho la muerte de don Emilio Barrantes, pese a saber que ya se había sobrevivido largamente. Era admirable su tenacidad por seguir siendo intelectualmente productivo a despecho de su avanzada edad. De sus últimos libros me gustó mucho el capítulo 1 de El Perú vivo. Es una brillante descripción de nuestra complejidad geográfica, se muestra ahí como un excelente paisajista comparable con Riva Agüero y Porras Barrenechea, luce una capacidad lírica que no le conocía. No se le escapan detalles para presentarnos a nuestra patria como una síntesis del mundo. José Carlos Fajardo (EE.UU.)
losfajardo@redshift.com

Dirección de Investigaciones Foro Freire – Perú N° 24 Setiembre 26 del 2007. Correspondencia a: rodosang@sitiohoy.net Ver: www.paulofreire.org.pe/boletin/

5

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful