Deformaciones de la Columna Vertebral La columna vertebral constituye el órgano de sostén de la cabeza, tórax y miembros superiores, apoyándose sobre los

inferiores, para lo que es fundamental la activa cooperación de los músculos espinales y abdominales y la de los ligamentos. Por la acción muscular se enderezan las partes incurvadas de la columna, o se flexionan, según el juego constante de la actividad muscular y el "tono" de cada individuo; así, por ejemplo, los individuos jóvenes bien musculados adoptan con gran constancia la actitud erecta, y cuando están en reposo muscular su elevado tono muscular apenas consiente un leve hundimiento de las curvas vertebrales, en tanto que a los débiles o asténicos les cuesta mantener la actitud erecta, de "firmes", situación que va aumentando con el paso de la edad y la vida sedentaria. Para funcionar normalmente, la columna necesita guardar el equilibrio entre la capacidad de sostén y las exigencias funcionales que ha de cumplir. La columna vertebral ofrece un perfil constituido por una serie de curvas: la cervical (de concavidad hacia atrás), la dorsal (convexa hacia atrás), la lumbar (cóncava hacia atrás, como la cervical), formando un todo apoyado sobre la pelvis. Puede realizar movimientos de flexión, extensión inclinación, laterales y rotación, que principalmente se realizan en las regiones cervicales y lumbares, pues la región dorsal tiene una movilidad muy escasa, excepto en las dos últimas vértebras, que con las primeras lumbares forman una zona muy móvil. La exageración de la concavidad lumbar se llama hiperlordosis. Puede estar causada por una rotación anterior de la pelvis (la parte superior del sacro que toma una inclinación anteroinferior) por las caderas, que causa un aumento anómalo de la curvatura lumbar. La columna vertebral se encorva hacia adelante, hace más prominente los glúteos y ocasiona dolor de espalda. Por extensión, esta deformación anómala suele acompañarse de una debilidad de la musculatura del tronco, en particular de la musculatura anterolateral del abdomen. Para compensar las alteraciones de la línea gravitacional normal, las mujeres experimentan una hiperlordosis pasajera durante la fase final del embarazo. Esta hiperlordosis puede ocasionar lumbago, pero la molestia desaparece de ordinario poco después del parto. La obesidad también es causa de lordosis y lumbalgia en ambos sexos, por el mayor peso del contenido abdominal, situado delante de la línea gravitatoria penil. El adelgazamiento corrige este tipo de lordosis. En personas con aumento del perímetro abdominal son recomendables ejercicios de los músculos abdominales, tanto en los rectos como en los oblicuos, para fortalecer el abdomen y así compensar la falta de musculatura paravertebral lumbar. La exageración de la convexidad dorsal se llama cifosis, que es la "joroba" o gibosidad vertebral media, siempre sobre la línea espinosa, que no debe ser confundida con la "joroba" o gibosidad lateral o costal de la escoliosis. La incurvación lateral o desvío sagital es la escoliosis. Hiperlordosis y cifosis son incurvaciones exageradas de la normal, situadas en el mismo plano, estando compensadas entre sí.

. dotados también de gran elasticidad y que los protege de presiones y traumatismos. y otra superior de convexidad izquierda.Las incurvaciones normales de la columna aumentan considerablemente su elasticidad. La cifosis es afección hoy no frecuente. permitiendo amortiguar las presiones que la afecten en sentido longitudinal. Su tratamiento consiste en robustecer los músculos abdominales y espinales lo más pronto posible. mediante desplazamientos dentro del anillo fibroso que cuando se desgarra o prolapsa da lugar a una serie de enfermedades o lesiones. en los casos de ser congénita o estructural y con menos intensidad en las adquiridas o no estructurales. En la escoliosis derivada de otras causas patológicas o de enfermedad. si bien esto suele ser más bien consecuencia. paralítica. pues las vértebras están unidas entre sí por potentes ligamentos. engrosado en su centro por el núcleo pulposo. En las adquiridas tenemos las de adolescente o lidiopáticas. estática y neurógena. trabajo. deformidad que consiste en la desviación lateral y permanente con torsión de la columna vertebral. En las congénitas hallamos como base una malformación vertebral o de costillas. Los casos de falsa posición son corregibles con los ejercicios de fortalecimiento muscular de la espalda. tanto de índole traumática como musculares. La escoliosis idiopática o del adolescente representa la mayoría de los casos. todo depende del grado de deformación del cuerpo vertebral o de su fijación y del grado de torsión del arco posterior. cuestiones a resolver por el médico. otra curvatura media de convexidad hacia la derecha. favorecida por una laxitud de ligamentos y una hipotonía muscular. con la consiguiente torsión vertebral. se presenta en adolescentes longilíneos con masas musculares flácidas. Presentan habitualmente una curvatura inferior de convexidad izquierda. que tiene como misión la de amortiguar presiones. aconsejable en todos los casos para evitar la atrofia de los músculos implicados. cuyo vértice recae sobre la séptima u octava vértebra dorsal. influida desfavorablemente por posiciones inadecuadas en el colegio. refleja. disco de gran importancia en la fisiología y patología de la columna y que está formado por un anillo fibroso. por los discos invertebrales. cosa que inevitablemente ocurrirá si no se ejercitan. unos de otros. de gran potencia elástica. raquítica. Estas desviaciones suelen corregirse activa o pasivamente antes de que lleguen a establecerse contracturas y distensiones de ligamentos y músculos o una deformidad sobre los cuerpos vertebrales. estando separados los cuerpos vertebrales. pero sí lo es conforme avanza la edad. La escoliosis. etc. cuyo vértice puede corresponder a la segunda dorsal.

abusar de los zapatos tenis en la niñez. Pies planos: Son malformaciones de las articulaciones o de los huesos del pie. Alteraciones en antepiés: Usar tacones demasiado altos hace que nuestro peso descanse en el frente del pie. hormas estrechas.Deformaciones en los Pies Las deformaciones más comunes son: Dedos de martillo: Nos los provocamos por usar zapatos de un número menor. andar descalza en exceso o usar zapatos demasiado estrechos. puntas picudas o tacones muy altos. . Se deben corregir en la niñez para evitar problemas mayores. ocasionando deformaciones en el empeine. No uses tacones de más de cuatro centímetros de altura. Juanetes: Especialmente las mujeres los padecemos y los ocasionan el factor genético. dedos y columna vertebral.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful