Datos biográficos

Licenciada en historia, maestra y doctora en Antropología Social. Actualmente es profesora investigadora en la UAM Azcapotzalco (area de historia e historiografía). Entre sus publica­ ciones recientes destacan: “Nuevos nombres viejos lugares: España y México reproducidos como topónimos en el Nuevo Mundo”, Revista Secuencia, núm. 57, 2003; “La búsqueda del nuevo México: un proceso de­migratorio en la América española del siglo xvi” en Carlo Bonfiglioli, et. al., eds., Las vías del noroeste 1: una macrorregión indígena americana, Insti­ tuto de Investigaciones Antropológicas­unam, 2006.

Resumen

Se analiza el mapa de Nuevo México de Bernardo de Miera y Pacheco que con­ serva el Museo Nacional del Virreinato. Se propone explorar la concepción que tuvo su artífice del espacio local y su in­ serción en la esfera más general de la ca­ rrera imperialista de las naciones euro­ peas, así como examinar el discurso etnológico que la tela proyecta, revelan­ do un esquema clasificatorio de los gru­ pos indígenas de la región que asocia sedentarismo, catolicismo y civilización. Adicionalmente se ofrece un registro ex­ haustivo, hasta ahora inexistente, de los mapas elaborados por este cartógrafo.

This article analyses Bernardo de Miera y Pacheco's map of New Mexico which is conserved in the National Museum of the Viceroyalty. It proposes to explore the map’s author’s conception of local space and how this can be inserted into the more general context of the Euro­ pean nations' imperial ambitions, as well as to examine the ethnological discourse that is represented on the map, which reveals a classification system for the re­ gion’s indigenous groups and associates sedentary habits with Catholicism and civilization. Additionally, it offers an exhaustive and hitherto unknown list of the maps elaborated by this cartogra­ pher.

Abstract

∑∑∑∑∑∑∑∑∑∑∑∑

Palabras clave

Key words
Miera y Pacheco Cartography New Mexico Comanches Apaches Hopis

Miera y Pacheco cartografía Nuevo México

comanches apaches hopis.

6
01 danna.indd 6 1/11/08 2:59:50 PM

Representación del espacio y política imperial.

El mapa de Nuevo México de Bernardo de Miera y Pacheco que preserva el Museo Nacional del Virreinato1

danna A. Levín Rojo Universidad Autónoma Metropolitana­Azcapotzalco

I

INtRodUCCIóN

El Museo Nacional del Virreinato, en tepotzotlán, México, conserva un mapa pintado en óleo que representa en su parte central la porción norte del territorio que en tiempos coloniales se conocía como Reino de Nuevo México, es decir, lo que hasta 1598 fueron dominios de los indios pueblo en el alto Río Grande, o Bravo, y zonas aledañas (Figura 1). Montado en un elegante marco de madera dorado, el mapa está dedica­ do al “Excmo. Sr. don Agustín de Ahumada Villalón Mendoza y Narvaez, Marqués de las Amarillas […] Virrey Governador y Capitan General de Nueva España y Presidente de su Real Audiencia”. Por la leyenda que lleva en su parte inferior sabemos, además, que es obra del capitán Bernar­ do de Miera y Pacheco, ingeniero y cartógrafo militar establecido hacia 1754 en Santa Fe de Nuevo México2 y que fue delineado por orden del gobernador de la provincia, Francisco Antonio Marín del Valle.
∑∑∑∑∑∑∑∑
1 Este artículo se elaboró con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y tecnología (CoNACYt, proyecto U40611­S), el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación tecnológica de la Universidad Nacional Autónoma de México (PAPIIt, proyecto IN308602), la Red de Investigación México Norte (transnationalism Fellowship Program 2004) y el Greenleaf Library Visiting Researcher Fund (Latin American and Iberian Institute, University of New Mexico). Agradezco las observaciones de los lectores anónimos que hicieron el dictamen de la primera versión, las cuales me permitieron arribar a un texto más preciso y acabado. 2 de acuerdo con t. J. Ferguson y E. Richard Hart (A Zuni Atlas, 1985, p. 33), Miera y Pacheco inmigró a Santa Fe, Nuevo México, entre 1754 y 1756 como oficial en el Cuerpo de Ingenieros Militares del Ejército Español y permaneció allí por lo menos veinte años, aunque ya en 1747 había realizado su primera visita al área Zuñi durante una campaña militar contra los apaches. Como se verá en el segundo apartado de este artículo, una relación de servicios que el propio Miera y Pacheco envió al rey en 1777 confirma estos datos (Biblioteca Nacional de México, Fondo Reservado, Archivo Franciscano, 2/22.3).

7
01 danna.indd 7 1/11/08 2:59:50 PM

núm. 2, julio-diciembre, 2007

Mapa 1

8
01 danna.indd 8 1/11/08 2:59:51 PM

1992. 1987. thomas C. localizado en el edificio que fungió ―y aún se conoce― como Palacio de los Gobernadores en la ciudad de Santa Fe. The Pecos Indians and New Mexico 1540-1840. 66. Como ha señalado Chantal Cramaussel. A Research Guide. 1993. posiblemente sin conocer la pieza del Museo del Virreinato que nos ocupa y sin proporcionar mayores explicaciones. 2­6 y 378. Kiva.8 Sus mapas son. p. 1967. tam­ bién. 385.Representación del espacio y política imperial. “El mapa de Miera y Pacheco de 1758 y la cartografía temprana del sur de Nuevo México”. ambas pinturas deben datarse en el periodo que he sugerido. Miera y Pacheco levantó sus mapas sobre el terreno. son 1740­1756. 8 9 01 danna. 104. 1981.6 muy deteriora­ do y cuya dedicatoria –hoy incompleta– no se dirige al marqués de las Amarillas sino al secretario de cámara del virreinato de Nueva España. p. 76. p.4 en parte como previsión ante las repercusiones que este conflicto anglo­francés por el dominio colonial auguraba en la frontera norte de Nueva España. Chantal Cramaussel. Polzer. así como referencias acerca de algunos más cuya exis­ tencia física esta autora no ha podido corroborar. podemos suponer que el encargo se hizo como respuesta a una orden emitida por el virrey Ahumada el 19 de diciembre de 1756. “Phelipe Cavallero de Ba […]”. and Crown. salvo en la dedicatoria. John L. haciendo mediciones in situ para fijar las posiciones de los lugares que registró e incorporando en sus dibujos y pinturas representaciones fidedignas de ríos. Sobre todos ellos tra­ taré en el segundo apartado de este artículo. New Mexico History Museum. más precisos que la mayoría ∑∑∑∑∑∑∑∑ 3 4 5 6 7 John L. p. Northern New Spain. por lo tanto. pp. Kiva. El mapa no siempre está en exhibición pero thomas E. Los indios que entonces se conocían como moquis o moquinos son los hopi que habitan en el actual estado de Arizona. Cross. A.indd 9 1/11/08 2:59:51 PM . Kessell. and Crown. Además de un mapa virtualmente idéntico que se conserva en las colecciones del Museo de Historia de Nuevo México. p. Aunque la pintura no está fechada es evidente que se elaboró después de 1755 y antes de febrero de 1760. Barnes. Calderón Quijano. otras eviden­ cias que se discuten más adelante parecen vincular a esta pintura. J.3 Más aún. Kessell. Chávez incluyó una fotografía en su libro An Illustrated History of New Mexico. requiriendo que se levantasen cartas geográficas de todas las provincias norteñas del virreinato. Las fechas que este autor asienta al pie de dicha fotografía. Naylor y Charles W. Cross. Este periodo corresponde a los man­ datos tanto de Marín del Valle (1754­1760) como del virrey Ahumada (1755­1760) y coincide casi por entero con la llamada Guerra de los Siete Años (1756­1763).7 existen otros delineados en papel por Miera y Pacheco. 1987. con una expedición a la provincia de Moqui5 que Miera condujo por orden del gobernador en ese periodo. Por mi parte considero que por no presentar diferencias entre sí. Los virreyes de la Nueva España en el reinado de Carlos III. montañas y otros accidentes geográficos. 386. thomas H.

la existencia social y permite su reproducción. The Mapping of New Spain. en la forma de cono­ cimiento. 11­12. 1996. Social and Cultural Anthropology. 120­123.9 Sin embargo. las condiciones. el mapa refleja la percepción que tenían los españoles asen­ tados en las remotas provincias del norte de los grupos indígenas cuyas tierras habían usurpado y cuyo destino frecuentemente compartían. fundamentalmente apaches y comanches y. o bien al perfeccionamiento de las técnicas que emplea la cartografía para determinar distancias y direcciones. entendiendo “discurso” en el sentido que Michel Foucault le dio a este concepto como sistema o complejo de signos. An Introduction to the History of Cartography. Gareth Griffiths y Hellen tiffin. B. Con ello pretendo subrayar el carácter discursivo que tienen los mapas en tan­ to representaciones visuales del accionar humano sobre el espacio geo­ gráfico. p. Mundy. 2. 10 01 danna. 70­73. julio-diciembre. pp. así como explorar la concepción que tuvo su artífice del espacio local y su inserción en la esfe­ ra más general de la carrera imperialista de las naciones europeas. Éstas se derivaban. pp. PostColonial Studies. Crone. por un lado. Maps and their Makers. The Key Concepts.indd 10 1/11/08 2:59:51 PM . Harley y david Woodward “los mapas son re­ presentaciones gráficas que facilitan la comprensión espacial de las cosas. La arqueología del saber. Gerald R. pp. 2000. el mapa de Miera y Pacheco que aquí nos ocupa expresa con acusada claridad las principales preocupaciones que asaltaban al gobierno colonial y la población asenta­ da en la frontera novohispana septentrional hacia la década de 1750. xi. Asimismo. por otro. Nigel Rapport y Joanna overing.10 de acuerdo con J. los conceptos. procesos y eventos en el mundo huma­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 9 Barbara E. Bill Aschcroft. 10 Ver Michel Foucault. a veces muy a su pesar. El análisis que ofrezco en las siguientes páginas se propone destacar el valor de esta pintura como fuente para la historia. de los ataques y correrías de bandas de indios nómadas insumisos. con frecuencia obra de cartógrafos de gabinete que solían hacer sus trazos a partir de informes y crónicas sin tener conocimiento directo de los territorios que representaban–. 1977. 2007 de los mapas del septentrión novohispano realizados en fechas previas –y aun algunos de fechas posteriores. de la posición que la monarquía española tenía en el delicado juego de las relaciones político­militares entre las potencias imperiales de Europa. The Key Concepts. más allá de su importancia en tanto contribución a la creciente precisión con la que se representa el espacio geográfico en un modelo a escala. formulaciones ideológicas y prácticas de poder que organiza. 2000. 1953.núm.

la pintura ilustra las reducidas dimensiones de la pre­ sencia española en el territorio representado y la amenaza de los franceses e ingleses sobre sus fronteras. xvi. no”.11 En este sentido. entonces. escasamente definidas. o bien el estado de las misiones. en tanto manifestaciones visuales del conocimiento geográfi­ co.12 Y efectivamente.). Para el presente análisis. Cartography in Prehistoric. la amplitud del radio geográfico que éstos com­ prenden y la precisión de las mediciones realizadas para situar en el espa­ cio gráfico los puntos representados han adquirido cada vez mayor importancia en la cartografía científica moderna.Representación del espacio y política imperial. 12 Ibidem. p. Sin embargo. de hecho. están imbricados en las redes y relaciones de poder del sistema discursivo en el que se inscriben. calidad y tamaño de los asentamientos humanos. el mapa nos permite exami­ nar el concepto que los españoles tenían de las diferencias “civilizatorias” ∑∑∑∑∑∑∑∑ 11 J. vol. B. Harley y david Woodward (eds. and Mediaeval Europe and the Mediterranean. 11 01 danna. cuyas aspiraciones de objetividad han cristalizado en el desarrollo de técnicas de estandari­ zación y abstracción que tienden a ocultar sus rasgos discursivos. la distribución de la población indígena y la ubicación. me interesa destacar el énfasis que la definición de Harley y Woodward ponen en el “mundo humano”. o bien la posición que dichos elementos guardan entre sí en el espacio gráfico. 1987. los mapas no sólo son un medio primordial para la transmisión de ideas relativas a la concepción del espacio sino que evocan significados complejos que van más allá de la simple información física. I. siempre tomando en cuenta que los mapas no son instrumen­ tos neutrales que simplemente “facilitan la comprensión” pues. Ancient. con frecuencia eran más importantes como imágenes que evocaban el mundo que como representaciones obje­ tivas de éste. e instrumentos para el conocimiento. en muchas sociedades de la Europa renacentista los mapas (del latín mappa que significa tela) se llamaban también simplemente pinturas o descripciones. Junto con las anotaciones y leyendas complementarias. el tipo y ubicación de los recursos naturales aprovechables. Además. veremos cómo los elementos físicos y humanos que Miera y Pa­ checo eligió incluir en su tela y el énfasis que dio a cada uno de ellos. The History of Cartography. en su carácter de productos de. describen la situación histórico­política del septentrión novohis­ pano al mediar el siglo XVIII. Así.indd 11 1/11/08 2:59:51 PM .

a pesar de “hallarse viejo con 64 años” (Biblioteca Nacional de México. a pesar de la fama que han adquirido algu­ nos de ellos. desde la historia de la cartografía.núm. en octubre de 1777. omiten el formidable óleo que aquí se dis­ cute. el conjunto no ha sido considerado en su totalidad ni se ha publicado un registro completo del corpus. 1) fray Angélico Chávez. Sorprende en particular que. así como el óleo “gemelo” que preserva el Museo de Historia de Nuevo México. proporciona los otros datos aquí referidos sobre su cuna y muerte.1. uno de 1758 que inclu­ ye el territorio representado en nuestro mapa pero abarca también la región de El Paso y partes de nueva Vizcaya y Sonora. julio-diciembre. o los que. f. en este sentido. proyecta un discurso etnológico que resulta interesante constatar. Archivo Franciscano. intercalados con la biografía del cartógrafo. que los historiadores frecuentemente mencionan y que utilizan como fuente primordial al tratar incidentes. 29­30. actualmente disperso en varios repositorios europeos y americanos. A continuación. Origins of New Mexico Families.13 Su legado cartográfico comprende una serie de mapas que prác­ ticamente ninguno de sus contemporáneos trabajando sobre el mismo territorio superó. NotAS SoBRE EL CARtóGRAFo Y SUS MAPAS don Bernardo de Miera y Pacheco nació en valle de Carriedo. 2/22. España probablemente en 1713 y murió en Santa Fe de Nuevo México en 1785. 2. pro­ porciono los principales datos que he podido encontrar para compilar ∑∑∑∑∑∑∑∑ 13 El año que aquí propongo para su nacimiento se basa en una carta que Miera y Pacheco mandó al comandante general de las provincias internas. Burgos. y un plano geográfico general delineado en 1779 por encargo de Juan Bautista de Anza. 1992. regiones o periodos particulares. ofrecen una lista más o menos completa de su producción. aun aquellos autores que mencionan otros mapas de Miera y Pacheco ade­ más de los que utilizan directamente como fuentes u objeto de estudio. Sin embargo. teodoro Croix. pp. Probablemente sus mapas más conocidos son los que se derivan de la expedición de los padres Francisco Atanasio domínguez y Silvestre Vélez de Escalante rumbo a California en 1776. en Santa Fe. 12 01 danna. Fondo Reservado. Allí afirma tener suficiente salud y fuerzas para desempeñarse en algún cargo y prestar sus servicios en la comandancia. 2007 entre los grupos humanos de la región y.indd 12 1/11/08 2:59:51 PM .

82. una lista de los trece o catorce mapas que parece haber elaborado.14 sin embargo. 17 “Relación de servicios de don Bernardo de Miera y Pacheco”. Santa Fe y El Paso. “El mapa de Miera y Pacheco…”. parcial­ mente explorada. Origins. p. pp. 16 Angélico Chávez. saliendo desde Corodeguachi. 1993. en 1747. se estableció con su familia en el “Real Presidio y Pueblo de El Paso del Río del Norte”. tampoco decidir si dos o más referencias similares aluden al mismo documento. pp. Miera y Pacheco fue capitán de caballería en Cantabria antes de pasar al nuevo mundo. cuando de acuer­ do con una relación de servicios de su propio puño. 229­230.15 Chávez señala que contrajo matrimonio en Nueva Vizcaya con una nati­ va de Nuevo México llamada Estefanía domínguez de Mendoza. 1777. de acuerdo con fray Angélico Chávez. Como algunos han sido minuciosamente estudiados por otros autores no repito aquí su descripción exhaustiva.18 La campaña se llevó a cabo paralelamente desde Sonora y Nuevo México con contingentes que.indd 13 1/11/08 2:59:51 PM . Janos. aun cuando no he podido verificar la existencia de todos ellos y. 15 “Relación de servicios de don Bernardo de Miera y Pacheco”.Representación del espacio y política imperial. Archivo Franciscano. es posible que estudiara en una academia militar española. 25 y 230. reci­ bió el título de “Ingeniero y Capitán de las Milicias del Passo” a fin de participar como cartógrafo en la campaña general contra los apaches del Gila que se organizó ese año por orden del virrey conde de Revilla­ gigedo. 1777. 1992. es muy poco lo que se sabe de su vida antes de 1743. 2/22. Véase también Chantal Cramaussel. 155­156). A Study of the Spanish Indian Policy of Don Juan Bautista de Anza Governor of New Mexico 1777-1787.3. ya fuese en Barcelona. y aún delineada en un mapa previo por el padre fran­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 14 Angélico Chávez. donde participó en cinco campañas contra los apaches y sus aliados sumas. Esto lo menciona también fray Silvestre Vélez de Escalante en una carta dirigida al gobernador Pedro Fermín de Mendinueta (28 de octubre de 1775) que reproduce A. de­ scendiente de una de las familias que se establecieron en la provincia de Chihuahua tras la gran rebelión de 1680. pp. Ceuta u orán donde se formaban los ingenieros militares pues. y que tuvo con ella dos hijos. habrían de encontrarse en la región de Moqui/Gila. Barnaby thomas (Forgotten Frontiers. pero sí resumo la información esencial que permite su identificación y localización en una tabla al final de este artículo. a veces. 1932. Origins. 13 01 danna. 18 Ibidem. Biblioteca Nacional de México.16 tal vez fue ésta la razón que lo llevó a fijar su domicilio en El Paso. 1992. Fondo Reservado.17 Aunque hasta ahora nada sabemos sobre su educación.

Aparentemente un segundo mapa. 2007 ciscano Juan Miguel Menchero. asimismo. quien le dio el título de teniente e mayor y Capitán Aguerra de la frontera de Pecos y Galisteo. este personaje aparece como “capitan comandante don Alonso Rubin de Zelis”. Existen otros tres mapas que podrían. From Settler to Citizen: Economic Development and Cultural Change in Late Colonial New Mexico 1750-1820. en 1749. 20 En la “Relación de servicios de don Bernardo de Miera y Pacheco”. 386 y 507­508. Está dedicado al virrey Francisco Güemes y Horcasitas y. Posiblemente esta vaga alusión se refiera al famoso mapa de 1758 que. México. procurador general de la Custodia de la Conversión de San Pablo en las décadas de 1730 y 1740. y uno más dedicado a Francisco Antonio Marín del Valle. 2. corresponder a esta imprecisa referencia de Miera y Pacheco: los dos casi idénticos que se encuentran. A Descriptive List of Maps of the Spanish Possessions Within the Present Limits of the United States 1502-1820. terminó a fines de abril de ese año después de acompañar al gobernador Marín del Valle en una visita de inspección por toda la provincia entre junio y diciembre de 1757. Kiva. Kessell. 83­85.indd 14 1/11/08 2:59:51 PM . 295­296. pp. 14 01 danna. 1777. 244­245. pp. de acuerdo con el propio cartógrafo. Alonso Víctores Rubín de Zelís en un reconocimiento del río del Norte. Wheat. History of Arizona and New Mexico 1530-1888. Kessell.19 Fruto de esta expedición fue el primer mapa de Miera y Pacheco del que tenemos noticia aunque. I. Cross. Sobre la campaña véase Alfred Barnaby thomas.20 En su relación de servicios Miera afirma que “entró con su familia a la villa de Santa Fee a los principios del gobierno de don Francisco Marín del Valle. desgraciadamente. The Lowery Collection. julio-diciembre. antiguamente en el Archivo General de la Nación. de acuerdo con John L. Woodbury Lowery. que ya hemos mencio­ nado. pp. respectivamente. en él se habría demarcado “toda la tierra” entonces transitada.21 tanto la visita como el mapa. 1932. 1992. Vol. pp. Mapping the Transmississippi West 1540-1861. 1957. 1912. desde El Paso hasta su junta con el río Conchos. aunque no tiene fecha. el mismo virrey le mandó acompañar al capitán del presidio de El Paso. Michael Weber.” y que durante el tiempo que tuvo ese empleo “hizo tres campañas contra los enemigos Cumanchis y asimismo hizo la demarcacion de la parte que se transitó en aquellos bastos paises”. se ha sugerido que es de 1745 porque en ese año el religioso exploró la zona (Carl I. tam­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 19 El mapa de Menchero es bastante conocido y está reproducido en distintas publicaciones. and Crown. 1968. pp. dos años más tarde. resultó de estas exploraciones. A Facsímile of the 1889 edition…. p. 32­33 y Hubert Howe Bancroft. pp. provienen de Ross H. Forgotten Frontiers. El cargo y nombre completo. en el Museo Nacional del Virreinato (Méxi­ co) y el Museo de Historia de Nuevo México. 21 John L. se efectuaron como respuesta a la orden del virrey de 19 de diciembre de 1756 que ya hemos comentado. The Cartography of New Mexico 1541-1800. nadie parece haberlo encontrado. The Spanish Entrada to the Louisiana Purchase 1540-1804. 10. aunque con otra ortografía.núm. 128­129. Frank. tam­ bién perdido en la actualidad. 1962. 1987.

Antes de terminar 1760 Miera y Pacheco había elaborado por lo menos un mapa más. Este último. la cual sugiere un trabajo detallado. entregó “un tanto” (¿una copia?) a Nicolás de Lafora para que lo tomara por guía durante la inspección de los presidios que dirigió el marqués de Rubí ∑∑∑∑∑∑∑∑ 22 Idem. p. Kessell. pp. 1932. fue enviado por el gobernador a la provincia de Moqui para prestar auxilio a los indios tanos que permanecían en “el Peñol de Gualpi”. datándolo en 1775. The Story of the Escalante Expedition to the Interior Basin. Forgotten Frontiers. 1776. que resguarda la Colección orozco y Berra de la dirección General de Geografía y Meteorología. pp. 23 Por ejemplo Alfred Barnaby thomas. con muchas noticias que adquirió de la dozil nazion de los Coninas […] y constan en el diario y derrotero que hizo con el mapa adjunto que fue a la Capita­ nía General”. salvo por un mapa bastante escueto de la provincia de Moqui –sin fecha ni firma– que resguarda la Academia de la Histo­ ria de Madrid y que otros autores le han atribuido. Bolton relata la expedición del padre Vélez de Escalante de 1775 y sugiere que en ella Miera hizo este mapa (Pageant in the Wilderness. en México. Asegura que en esa ocasión “hizo la de­ marcación de aquella probincia y de la de Nabajoó. como el de 1758. The Lowery Collection. de John L. Nuevamente la referencia resulta confusa pues no propor­ ciona fecha alguna y. 378 n48 y Woodbury Lowery. que por cierto le asigna la fecha probable de 1760 y no menciona a ninguno de los dos primeros. bién en color. 2­6 y 12.22 Miera y Pacheco afirma que durante el gobierno de Marín del Valle. aparentemente después de combatir en las campañas contra los coman­ ches. está reproducido en el libro titulado Kiva.23 no parece existir un documento en papel que corresponda con esta descripción. Herbert E. No obstante. 377 (este autor lo atribuye a Silvestre Vélez de Escalante). retra­ tar a las provincias de Moqui y Navajo en una posición central e incluir. 15 01 danna. a su vez. hoy perdido. como adelante se verá.Representación del espacio y política imperial. el óleo del Museo Nacional del Virreinato que aquí se estudia bien podría ser el que la cita alude por estar dedicado al virrey y capitán general de Nueva España. 1950. “de todas las probincias ynternas que corres­ ponden al obispado de durango” pues el obispo Pedro tamarón se lo llevó al rey de España al término de su visita y éste. contener referencias escritas y gráficas sobre los coninas.indd 15 1/11/08 2:59:52 PM . lo que parece ser la ruta de una expedición en la zona. p. and Crown. quizás desde la gran rebelión de 1680. Cross. 166ss y 507.

El minucioso análisis que publicó Wheat en 1951. 16 01 danna. J.26 de acuerdo con Carl I.25 En la siguiente década. “El mapa de Miera y Pacheco”. participó ampliamente en la exploración de su sector occidental. La información topográfica es prácticamente la misma en todas ellas pero presentan algunas diferencias en la decoración. Sin embargo. así como en la planeación de nuevos presidios y la búsqueda de nuevas rutas para el tránsito por tierra hasta la bahía de Monterrey que facilitaran tanto la conversión definitiva de los moquis como el comercio entre Sono­ ra. sólo dos son de su propia mano. 1957. 81­82. 2. en enero de 1777. 90 y 95­116. 33. California y Nuevo México. Richard Hart. Carl I. A Zuni Atlas. t. localización y diferencias es excelente por lo que reto­ mo de él sólo los datos esenciales en la tabla de resumen.indd 16 1/11/08 2:59:52 PM . la cual salió de Santa Fe en julio de 1776 y regresó. pp. Sin duda fueron todos estos servicios y su amplio conocimiento personal y directo del territorio lo que le valió el puesto de “teniente Mayor y Capitán A Guerra de los pueblos de los Queres” que desempeñaría por cuatro años a partir de 1761 o 1762. 1993. sin decoración ni dedicatoria y fechada en Chihuahua en 1778.24 en la cual Lafora sirvió como cartógrafo. 1777. 2007 en 1767. Mapping the Transmississippi. Posteriormente acompañó a los padres franciscanos Francisco Atanacio domínguez y Silvestre Vélez de Escalante en su fallida expedición a Monterrey. la dedi­ catoria y las leyendas escritas y. con detalles de su contenido. julio-diciembre. siendo probablemente el único ingeniero cartógrafo en la región y uno de los vecinos con mayores conocimientos sobre la geografía y los pueblos indígenas de la provincia. Wheat hay al menos seis copias manuscritas del mapa que hizo Miera y Pacheco como resultado de esta excursión. Así. sin haber alcanzado la costa pero habien­ do recorrido una amplísima zona. dos en 1778 y dos copias de una de estas últimas que no correspon­ den al periodo. está en la Universidad ∑∑∑∑∑∑∑∑ 24 “Relación de servicios de don Bernardo de Miera y Pacheco”. “en tiempos del governador dn Thomas Velez [Capuchín]”. Wheat. al parecer. pp. 26 Chantal Cramaussel. en 1773 elaboró un “Plano del Río del Norte desde San El­ ceario hasta el parage de San Pasqual” a fin de promover la fundación de nuevos presidios entre El Paso y los asentamientos de río Arriba que sirvieran para la defensa contra los apaches. dos fechadas en 1777.núm. 1985. una copia más que Wheat probablemente desconocía. p. Ferguson y E. 25 Ibidem.

un mapa gene­ ral que muestra los límites de las alcaldías en la provincia.” Se trata del extre­ mo meridional de las Montañas Rocallosas. en el sur. y corre para el norte que no se sabe donde termina. destacan también por su posición central. inclinándose Wheat por la del Archivo General de la Nación. El elemento topográfico más sobresaliente de la pintura. y Lowery por la de la Academia de la Historia. es la escarpada serranía donde se origina dicho río.indd 17 1/11/08 2:59:52 PM . tanto por su factura como por su estado de conservación. hasta la altura del actual Belén (Biblen). una de las piezas más singulares del Museo Nacional del Virreinato. en México. como lo muestra el ∑∑∑∑∑∑∑∑ 27 Véase tabla al final de este artículo. en Madrid. sin duda. identificada con el siguiente letrero: “la sierra de las Grullas que de sus aguas gozan los dos mares. desde su nacimiento. 17 01 danna. amplitud de superficie y cantidad de ras­ gos delineados las provincias de “Nabajo” y “Moqui” situadas hacia el po­ niente del río Grande y aun escasamente conocidas en aquellos días. en 1779 Miera hizo por encargo de Juan Bau­ tista de Anza. cuyos asentamientos fueron la base sobre la que se funda­ ron las villas y poblados de españoles en los siglos xvii y xviii. así como los valles y cordilleras que lo circundan. en el norte. 28 Ibidem. Pacífico y el de el Norte.28 dESCRIPCIóN dE LA PIEZA El mapa de Bernardo de Miera y Pacheco que nos ocupa es. entonces gobernador de Nuevo México.Representación del espacio y política imperial. Abarca una región amplia y escasamente conocida para los europeos en la época de su elaboración mostrando con bastante detalle el curso superior del río Grande. de él existen cuatro copias y no está claro cuál es la original. Esta zona era claramente la más familiar para los españoles de aquella época. de Yale. Me refiero a una serie de grupos indígenas de cultura similar pero diferentes lenguas generalmente conocidos como indios pueblo. que divide a la tela en dos siguiendo un eje norte­sur.27 Finalmente. desde tiempos prehispánicos. habitaban lo que más tarde fue el reino de Nuevo México. pues a lo largo de sus riberas y junto a sus principales tributarios se agrupaban –y aún se agrupan– la mayor parte de los horticultores seden­ tarios que. el cual.

divididos. re­ spectivamente. Uno de ellos es de nación moqui y el otro de nación conina según lo indican sendas leyendas acerca de la ropa que visten: “traje de los moquinos” y “traje de los coninas”. una acción cuyo significado escapa a mi comprensión. por el alto valle del río Grande: al oriente la sierra de San­ gre de Cristo. 2007 mapa. cuya condición se distingue particularmente por el “peinado de mariposa” que entre los indios hopi –como se conoce actualmente a los moquis o moquinos– llevan las niñas y jóvenes en edad casadera. y la sierra de Sandía un poco más al sur. ocupa aproximadamente el centro de la pintura junto con los territorios hopi y navajo. al igual que un par de indios “cumanchis” que vemos en el margen izquierdo de la tela. acompañado. salvo por la esquina superior derecha30 donde se colocó un recuadro con la dedicatoria. por un escudo de armas. y la otra con traje de soltera (derecha). pues allí se con­ centraba el dominio colonial. debajo de la dedicatoria. precisamente. 30 A lo largo de este texto las posiciones derecha e izquierda se definen en relación con la pintura y no desde la perspectiva del espectador. Haase. 18 01 danna. la observación directa en varios recorridos por la región y la conversación con sus residentes han sido fundamentales para la identificación de los valles y montañas que aquí se mencionan. remata en varios macizos que se prolongan hacia el sur. al poniente la sierra de San Juan (sin nombre en la pintura).indd 18 1/11/08 2:59:52 PM . en su flanco izquierdo. Historical Atlas of New Mexico. dos persona­ jes indios de pie sostienen un medallón con las claves que explican los símbolos que llenan la pintura.núm. A su lado aparecen sentadas junto a un árbol dos indias moquis. La muchacha soltera tiene en la mano izquierda una serpiente que acerca al rostro de la mujer casada. estos persona­ jes. mientras que hacia las esquinas se dibujan áreas cada vez más indistintas y con menos elemen­ tos pictóricos. Beck y Nez d.29 dado que esta zona era el corazón de la provincia. en una posición central entre el río del tizón y el río Grande de Nabajo (el actual río San Juan). 1969. a su vez separada de la sierra de Jemez (aquí de Santa Clara) por el valle que forma el río Chama. sección 2). uno portando un penacho y ambos con escudos y ∑∑∑∑∑∑∑∑ 29 Aunque estos datos se pueden corroborar comparando la pintura con información de varios atlas y mapas modernos (por ejemplo Warren A. 2. una con traje de casada (izquierda) que sostiene con su mano y su hombro izquierdo un objeto alargado cuya naturaleza y función no puedo precisar. Lejos de cumplir funciones puramente decorativas. julio-diciembre. cuya porción septentrional se identifica en el mapa como sierra Blanca.

y mas dizen los Yutas. 41 y 59. como se sabe. pues aseguran los Jentiles Yutas que apenas se apercibe con la vista su marjen de la otra banda.Representación del espacio y política imperial. La región que se extiende más allá de las montañas hacia el noreste del río Pecos –parcialmente delineado en el mapa– corresponde efectivamente a las Grandes Praderas. que hablan el Castellano por toda esta banda del Poniente de la Nueba ∑∑∑∑∑∑∑∑ 31 James F. una leyenda histórica que dice: El gran Rio del tizon descubierto por el Adelantado dn. al que llamaron tizón por el color rojizo de sus aguas. estan los Armados que dizen los coninas. como por los que mencio­ nan las leyendas. indicativa de los recursos de la región y su distribución geográfica cumplen seis o siete bisontes identificados con el letrero “zibolos” que sal­ pican el espacio alrededor de los comanches. En un reco­ do de este río se muestra una ciudad de nombre teguaio. y es en donde dizen hablaron el ideoma Mexicano. aproximadamente la que Miera y Pacheco les asigna. Juan de oña­ te. 1996. merodeaban enormes manadas de estos animales. según lo podemos constatar en la reconstrucción que ofrece un mapa etno­histórico recien­ temente publicado por James F. En dirección septentrional. era. pp. son elementos descriptivos que ilustran las características cul­ turales de la población nativa y la distribución étnico­demográfica del territorio. “Hopivotskwani. representados pictóricamente. y dizen estar de aquel lado el Gran teguaio y Quivira. véase también Nancy J. mencionada a veces como teguayo y a veces como tagaga en distintas crónicas y rela­ ciones de los siglos xvi y xvii33 y. 2002. aproximadamente hacia donde se ubica el Noroeste dentro del espacio representado en la tela. 33 Por ejemplo las de Pedro de Castañeda Nájera (Relación de la Jornada de Cíbola. 1560­1565) y fray Alonso de Benavides (Memorial… 1630). el que no pudo pasar por su Grandeza. pp. the Hopi Path of Life”. en efecto. donde. rifles. Nótese que la localización de las áreas ocupadas tanto por estos grupos. Brooks (Figura 2). 32 Se trata del río Colorado.32 cuyo gran caudal serpentea entre la dedi­ catoria y el medallón explicativo. el principio de la “tierra Incógnita” se marca junto al río del tizón. Parezo. 238­254.31 Una función simi­ lar.indd 19 1/11/08 2:59:52 PM . proporcionando la base del sustento y modo de vida de los comanches y otros grupos nómadas de cazadores. debajo de él. Captives and Cousins: Slavery. para la época en que se realizó la pintura. 19 01 danna. y de esta banda a el oeste y Norueste de Moqui. Kinship and Community in the Southwest Borderlands. Brooks.

indd 20 1/11/08 2:59:52 PM . 2007 20 01 danna. 2. julio-diciembre.núm.

que va desde Santa Fe hasta la región Moqui siguiendo una dirección suroeste­oeste­noroeste y pa­ sando en su trayecto por una “plaza de armas que se hizo aquí para el viaje de Moqui”. tanto españoles como indígenas. Esta hipótesis se ve reforzada. mientras que en el extremo noreste vemos correr desde la sierra principal el río de Jesús María. Santa Ana. y assimismo digo que desde el Rio Grande de Nabajo de esta banda toda la tierra es incognita para los Españoles. Mexico. así como por los pueblos / misiones de Santo domin­ go. pongo el Rio del tizon por notisias que e adquirido de los Yutas y asimismo de los Coninas y la Relazion de dn Juan de oñate. otra breve leyenda de carác­ ter histórico refiere la muerte de “una compañía” de españoles a manos de una partida de pawnees y franceses. es decir. el año de 1720. el incidente aquí referido es lo que hoy se conoce como “masacre de Villasur” por el nombre del capitán que llevaba el mando de aquella expedición. Laguna. el único en toda la pintura. Como se verá más adelante. la sección que corres­ ponde al suroeste. se lee: “provincia de Louisiana parte de franceses. San Felipe. y una serie de puestos militares o campamen­ tos de tropa. los ríos. no se conose Ganado Zibolo. por la nota sobre la plaza de armas levantada “para el viaje de Moqui”. explicaciones y representaciones figurativas. Además de las montañas. En la parte inferior de la pintura. bien podemos suponer que no se trata de un camino sino del derrotero seguido por aquella expedición que. el árbol. éste dirigió a la provincia de Moqui por orden del gobernador Marín del Valle. Zia. Acoma y Zuñi. es importante notar que de los grupos indígenas que habitaban el territorio de Nuevo México en el siglo xviii. 21 01 danna. o entraban regu­ larmente en él con fines guerreros y comerciales.Representación del espacio y política imperial. Estos últimos están conectados por lo que parece ser un camino. sobre cuya orilla noreste. si pensamos que en la pintura no se traza explícitamente una vía tan impor­ tante como el Camino Real de tierra Adentro ni se registran otros pues­ tos militares. según la relación de servi­ cios de Miera y Pacheco. las personas y los bison­ tes. No obstante. Miera y Pacheco registró trece o catorce en leyendas. la sierra cordillera de Jila marca el límite de la tierra incógnita.indd 21 1/11/08 2:59:52 PM . práctica­ mente ya fuera de la pintura. están representados en la pintura los poblados de la región. Ahora bien.” En la ribera opuesta del mismo río. también. que parece una referencia contundente.

núm. moqui (hopi). dutton (American Indians of the Southwest. según se infiere de los textos dentro del mapa: “Y no puedo menos dejar de poner en su ynteligencia. 178­179). 22 01 danna. quien afirma que los grupos pai (havasupai y walapai) habitaban el noroeste de Arizona central y en el periodo colonial los españoles los llamaban coninas. unas salinas bastante grandes al oriente de las misiones de Puarai. Para terminar este cuadro descriptivo de la misma transcribo a continuación una larga leyenda que ocupa su base. una deformación del término que los hopi usaban para designarlos: (ko’ho’­nin [Cohonina]). p. Para el caso de los coninas me baso además en Bertha P. pues siempre se mencionan pananas. por lo que se refiere a los recursos materiales. 166). puebles (pueblo). Sabemos que los apaches estaba divididos en varias tribus. xicarillas. y posiblemente pacífico –o cuando menos ambiguo– en el caso de los coninas. taxique y Abó. algunas de las cuales aparecen en esta lista. y. jutas y coninas como grupos que ocupaban territorios contiguos y se citan como fuente de información sobre las mismas cosas.35 Ambos gru­ pos habían tenido contacto con partidas de españoles que se aventuraban en las praderas o la cuenca del Colorado.34 Además el mapa menciona otros dos grupos situados en direc­ ción septentrional. el mapa seña­ la algunos ojos de agua. Brooks. cerca de la esquina inferior izquier­ da. violento en el caso de los pana­ nas según señalé a propósito de la emboscada contra la partida de Pedro Villasur (1720). Captives and Cousins…. jutas paichis. nabajo (navajo). moguachis. chaguaguanas. “El Cobre” y “Zerro del Almagre”.” dice Miera. por los nombres de algunos lugares enclavados en las montañas como “Piedra Alumbre”. apaches mezcaleros y apaches pharaones. “la buena ocasion que se ofrece en la puerta que sea avierto por los Coninas. se puede inferir la existencia de otros yacimientos minerales en el territorio. 1983. 2007 Entre ellos destacan seis –que se repiten en textos y/o dibujos– cuyos nom­ bres permiten una identificación étnica inequívoca: yutas o jutas (utes). pp. Para el caso de los pananas son importantes también las alianzas que sabemos existían entre franceses y pawnees. 2. cumanchis (comanches) y apaches. cumanchis pivianes. fuera del radio geográfico precariamente controlado por los españoles: los pananas (pawnees) y los coninas (pai). para la ampleación de los dominios de su Magestad…” y aclara en otra leyenda (citada párrafos atrás) que pudo trazar el río del tizón aun sin conocerlo gracias a la relación de oñate y los informes proporcionados por los yutas y los coninas.indd 22 1/11/08 2:59:52 PM . así como las rivalidades entre pawnees y cheyenes que empujaron progresivamente a los primeros desde sus antiguos dominios hacia el oeste a lo largo del siglo XVIII (ver James F. La cantidad y precisión de la información vertida en esta tela es a todas luces extraordinaria. la cual explica el sentido general del mapa y subraya la importancia de los deta­ lles que en él se destacan: ∑∑∑∑∑∑∑∑ 34 Los otros son: amparicas. 2002. Finalmente. julio-diciembre. 35 Esta identificación de pananas y coninas se basa en la coherencia interna de las referencias en el mismo mapa.

EL MAPA dE MIERA Y PACHECo Y SU ENCRUCIJAdA PoLítICA El 19 de diciembre de 1756 el virrey de la Nueva España. dejó doscientos hom­ bres en ella. está redactado en la tela tal como aquí la transcribo. fuerza de gente. mandó plasmar en mapas la información estraté­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 36 Este pasaje. con sus acelerados puebles hagan con ellas la linea de oriente a poniente.indd 23 1/11/08 2:59:52 PM . que una vez que lleguen a pasar con dichos pueblos al poniente de ella cogiendo el río del tizón. en la gran Zibola. resonando por aquellas partes el santo evan­ gelio. que aviendo echo una fortaleza.. Y no puedo menos dejar de poner en su ynteligencia (. dando motibo esta entretenida. sud y sudoeste. siendo el unico estorbo la baga e indocmita nacion Apache. Agustín de Ahumada y Villalón. dn. que parece incompleto. sin que aia avido mas razon de ellos. que yo dn Bernardo de Miera y Pacheco delineé por orden del señor Francisco Antonio Marin del Valle Governador y Capitan General de dicho reino para que SSa se entere. Enemigas y de Paz que lo circumbalan. a que las dos coronas cristianissima..) la buena ocasion que se ofre­ ce en la puerta que sea avierto por los Coninas. y en aquellas naciones estables y dóciles. por sus rumbos y distancias de él. Mapa desta parte interna de Nueba Mexico. y que hablan el ydeoma castellano: puede ser esta gente descendiente de la que dejo el capitan Albarado. como también de las Naciones Gentiles. pues muchos presidios estan entretenidos con ella muchos años hace. cortando el paso a la catholica de las mejores tierras ricas e yndios que viven en política como los Mexicanos que avitan este basto Ymperio. para la ampleación de los dominios de su Magestad. y por lo que se mira por la Luisiana se van acercando a la Sierra de las Grullas. se quedó dicha gente.36 Y por lo que se mira a las notizias que los Coninas y Jutas dan de los armados españoles.].Representación del espacio y política imperial. lo que conseguirán en breves años si no se pone reparo [sic. 23 01 danna. y vino a pedir al Sr. incluidos los apaches pharaones que estan en los rumbos. para la conquista que pretendia. no bagas como las que an ympedido tantos años el pasar adelante con los Puebles los españoles. sueste. el que habiendolo matado los yndios en Guatemala. y protestante Ynglesa. Fernando Cortes.

2. estaba claramente llegando a su fin al despuntar la década de 1750. pp. vinculando así el destino de sus posesiones americanas al resultado de una aventura militar para la que no estaba preparada. Spanish and French in the Southwest. and Crown. Kiva. p. p. 38 Este apretado resumen de la situación se basa en: J.38 Para la corona española y las autoridades virreinales era cada vez más evidente que el desenlace del conflicto anglo francés habría de defi­ nir su situación en los siguientes años. Carl Waldman. la relativa calma que las provincias novohispanas del norte gozaban desde finales del siglo XVII. empujando a su paso a los comanches en la misma dirección. Elizabeth A. 1996. H. Para entonces las llamadas guerras France­ sas e Indias libradas desde 1689 entre los colonos británicos y franceses por el domino colonial de Norteamérica habían llevado la disputa hacia regiones cada vez más occidentales. 1967. 24 01 danna. en parte porque la penetración comanche en el sur de las Grandes Praderas y la rivalidad franco­británica por el control de la Bahía del Hudson. Calderón Quijano. Forgotten Frontiers. John. Cross. 1979. en el río San Lorenzo. aunque al parecer sólo el gobernador de Nuevo México entre todas las autoridades competentes respondió al requerimiento. julio-diciembre. Atlas of the North American Indian. Es cierto que mientras aquélla se mantuvo neutral en los pri­ meros años del conflicto. Storms Brewed in Other Men´s worlds. pp. 1932. 2000. 15401795. un territorio que abarcaba extensas regiones que para los espa­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 37 John L.núm. Había llegado pues el momento de planear estrategias y establecer el firme con­ trol de los recursos de la Corona.37 Poco más de un lustro después España entró en la guerra de los Siete Años como aliada de Francia. las repercusiones del mismo sobre Nueva Espa­ ña fueron escasas e indirectas. A. 58­61. 155­164 y 377. y la perspectiva de que uno de los contendientes en la carrera imperial quedara definitivamente eliminado prometía convertir al vencedor en un rival demasiado peligroso. incrementando la posibilidad de una alianza franco­comanche e intensificando los asaltos de bandas apaches despla­ zadas sobre los poblados de la provincia. Sin embargo. 31. la región de los Grandes Lagos y el Valle de ohio contuvieron por algún tiempo la expansión de los franceses asenta­ dos en la cuenca del Mississippi. 121­126. Kessell.indd 24 1/11/08 2:59:52 PM . 2007 gica concerniente a los principales bastiones fronterizos del territorio que gobernaba. pp. tanto más cuanto que el frente de batalla se encontraba demasiado lejos. así como demarcar las mal definidas fronteras de sus posesiones situadas al oriente y poniente del alto río Grande. thomas Alfred Barnaby. 508. Los virreyes de la Nueva España…. The Confrontation of Indian.

Liss. 128­138. Establecimiento y pérdida del septentrión de Nueva España. 2000. Ello a pesar de que diego de Vargas Zapata reconquistó el corazón de la provincia en 1692­1693 con apoyo y recursos de las autoridades metro­ politanas que. Los imperios trasatlánticos. la entrada de España en la guerra. 41 Susan deeds. cedió Florida con los fuertes de San Agustín y Panzacola. “Indigenous rebellions on the Northern Mexican Mission Frontier. Efectivamente. y España. el resultado de la Guerra de los Siete Años definió en buena medida el futuro desastroso del imperio español. ponían en cuestión la capa­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 39 Véase Ma. su aliado tardío. From First Generation to Later Colonial Responses”. Weber. Las redes del comercio y las revoluciones de independencia. La corona británica se convirtió en­ tonces en el único rival poderoso de España en América. 286­288. Sus recursos y población hispana eran muy escasos ya que su sector septentrional había permanecido prácticamente abandonado desde la gran rebelión indígena de 1680 que forzó a los colonos españoles a dejar sus casas y refugiarse en El Paso. las recientes sublevaciones yaqui (1740) y pima (1751). 2000. Riley. Para este momento Nuevo Méxi­ co. 12­14. ñoles eran todavía tierra incógnita y que permanecía sometido a los con­ tinuos asaltos de indios aún no sometidos. Atlas of the North American Indian. Carl Waldman. su ataque a La Habana. Por otra parte. en 1762. llave de entrada en las Indias. 216­ 219. The Kachina and the Cross. p.39 Pero coloquémonos por un momento en Santa Fe de Nuevo México durante los años previos al ataque inglés a La Habana que precipitó. 1995. Indians and Spaniards in the Early Southwest. caps. 106­108. 1999. Peggy K. así como a Manila. hizo evidente la necesidad de una pro­ funda reorganización del aparato defensivo colonial cuyo fruto fueron las reformas administrativas y militares de Carlos III. ya desde entonces.40 No debe sorprendernos entonces la urgen­ cia con la que se solicitó el registro cartográfico de la zona en un momento en el que el conflicto anglo­francés hizo materializarse aquella antigua amenaza. 119. pp. La frontera española en América del Norte. pp. 1998.41 así como la intensificación de las hostilidades apaches y coman­ ches en el norte de la Nueva Vizcaya y los asentamientos españoles y pueblo en todo el territorio de Nuevo México. temían la posibilidad de que franceses e ingleses se internasen por aquellos parajes hasta las minas de plata y las rutas del comercio interno.Representación del espacio y política imperial.indd 25 1/11/08 2:59:52 PM . pp. del Carmen Velázquez. pieza central en el comercio español con Asia. 40 Para una visión general de la rebelión de 1680 y la reconquista por diego de Vargas Zapata véase: Caroll L. david J. Con el tratado de París (10 de febrero de 1763) Francia cedió Canadá y la mitad de Lou­ isiana a Gran Bretaña. 25 01 danna. era poco más que un puesto estratégico. la más norteña de las posesiones españolas en Norteamérica. 1974.

216­228.42 Este deta­ lle. por guerra.. retirándola de las manos de las autoridades ∑∑∑∑∑∑∑∑ 42 43 44 45 James F. ojos de agua. Captives and Cousins. desde un principio la vida en este lugar reportaba pocos bene­ ficios por su carencia de metales preciosos. pue­ blos. aun cuando no fuera en estricto sentido un instru­ mento militar por las características de su factura y formato. Gaspar de Villagrá. como lo señala James F. villas y campamentos militares y. tenía el fin de ilustrar las condiciones estratégicas que permitían y obligaban a la defen­ sa de la provincia. pp. pp. pueblo y navajo43 son una indicación clara de que el mapa. comercio o alianza. para 1609. con los españoles y se destaca la existencia de los bisontes. Así. en cambio asienta con el mayor detalle posible los rasgos topográficos e hidrológi­ cos del terreno. que pese a no servir como ganado doméstico eran. distante y magra. Las principales características del mapa testifican la situación arriba descrita.44 Sin embargo. Brooks. Años desde 1595 a 1602”. y el hecho de que el mapa no señale la presencia de borregos. oñate fue destituido y la Corona tomó a su cargo la admi­ nistración de la provincia. pp. “Memorial sobre el descubrimiento de Nuevo Mexico y sus acontecimientos. pp. cuya cría era para entonces una actividad económica extendida y boyante que se había traducido en el desarrollo de una importante producción textil en las comunidades hispana. 2002. un recurso esencial en la economía regional y también un elemento importante en las relaciones entre los españoles y los indios de las praderas. así como la escasez de fuerza de trabajo explotable y las presiones de los grupos nómadas guerreros y cazadores. Historia de la Nueva México. y no de retratar su situación económica. en todo caso. El documento no señala minas o distritos ganaderos. Idem. cuya alianza representaba la mejor defensa frente a ingleses y franceses. en 1602 los colonos empezaron a desertar masivamente45 y. 26 01 danna. 2007 cidad defensiva del endeble dique que se había levantado a lo largo del río Grande para proteger el corazón minero de Nueva España. Brooks. 208­225. julio-diciembre.indd 26 1/11/08 2:59:53 PM . de los asentamien­ tos indígenas sólo unos cuantos corresponden a pueblos de agricultores sedentarios pero se indica la ubicación de todos los grupos indígenas que entonces tenían contacto.núm. la provincia de Nuevo México se fundó en 1598 cuando Juan de oñate sujetó la región al dominio de la Corona. fuente del recurso natural tal vez más preciado en la zona. 220­229. 1989. 2. 88­99 y 216­228. así como las misiones (la mayor parte arruinadas).

1969. pp. que cerraban la entrada por mar al virreinato. Riley. 12­14. pues para llegar allí los rivales tenían que cruzar antes la línea defensiva del Atlántico. eran suficiente apoyo para las fortalezas de Veracruz. remontar el estrecho de Magallanes y después navegar varios meses a lo largo del hostil y peligroso litoral de Sudamérica antes de pasar delante de la fortaleza de Callao en el Perú. A History of Four Centuries. emitiendo instrucciones para la completa suspensión de nuevas exploraciones e inversiones en la región. como quien dice. del Carmen Velázquez. la ruta de la plata había despertado la envidia de las potencias europeas. con sólo unos cuantos burócratas y un pu­ ñado de soldados. 48 Ma. 85­94. caps. entonces. James F. Captives and Cousins. desde su establecimiento en el siglo xvi. New Mexico. New Mexico. virreinales. no era nuevo cuando Miera y Pacheco recibió el encargo de tra­ zar su mapa. 94. la intolerancia de los misioneros y las excesivas demandas de los colonos propiciaron la confederación de los indios apaches y pueblo que hicieron estallar la rebelión de 1680 y lograron mantener a los españoles e indios leales en el exilio hasta 1693. “Política hispana en la primera mitad del siglo XVIII”. A pesar de que entre 1645 y 1675 fueron repri­ midos una serie de levantamientos. de hecho. Las pocas guarniciones esparcidas a lo largo de la frontera.46 durante el siglo xviii Nuevo México creció en población y prosperi­ dad. abastecida por una caravana cada tres o cuatro años que llegaba a Santa Fe. 2002. se durmió en sus laureles hasta que Fran­ cia e Inglaterra despegaron con una política agresiva al mediar el siglo xvii. p. 27 01 danna. 1969. 1999. de manera que en los setenta años siguientes sobrevivió milagrosamente. pero los españoles no dieron importancia a la presencia de franceses y holan­ deses cuando aparecieron por primera vez en las inmediaciones de sus do­ minios.48 España. Caroll L. 1468. no había fortalezas en la costa norte del océano Pacífico (salvo Acapulco). The Kachina. como señala María del Carmen Velázquez. se pensaba. este largo periodo de conflicto. Brooks. p. si bien ya para este momento había trascendido el nivel de la mera seguridad local. Felipe II decidió reducirla a su mínima expresión.indd 27 1/11/08 2:59:53 PM . 1978. 51­79. Acapulco y Campeche.47 El problema de la defensa. aunque los colonos nunca dejaron de temer el avance francés ni sufrir los ataques apaches y comanches. aventajando en tecnología marítima y militar al hasta entonces inven­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 46 Warren Beck. pp. 47 Warren Beck.Representación del espacio y política imperial. Al menos contenían los ataques de las tribus nómadas y sus ocasionales aliados franceses.

Captives and Cousins.49 El incidente aparece en el mapa con el siguiente comentario. los pananas (Pawnees) y franceses. comerciantes de Nueva orleáns. Es así como la expansión española del siglo xviii se caracteri­ zó por un viraje de una posición ofensiva a una defensiva que estuvo acompañada por el desplazamiento de los aventureros particulares: a diferencia de los doscientos años previos. La pieza se llama “Segesser II” y se conserva en el Museo de Historia de Nuevo México (Palacio de los Gobernadores). de la que la re­conquista de Nuevo México fue producto temprano. julio-diciembre. 1969. Las enormes extensiones despobladas no ayuda­ ban. el poderío de sus rivales crecía a pasos de gigante. por ejemplo. New Mexico…. 95­97. desde 1675 Robert Cavalier. Y es donde el año de 20 dieron muerte con cautela a una compañía de españoles con su capitán. se aproximaban a Nuevo México. 2002.núm. p. envia­ do por el gobernador Antonio Valverde y Cosío para verificarla. Ya desde la década de 1680 el virrey marqués de Gelve había dado instrucciones para que se buscase a los franceses por tierra. en Santa Fe. que se conoce como “la masacre de Villasur”. pp. 2. pues existe una representación anónima del mismo pintada sobre una piel de bisonte. fue atacado por un grupo de indios pawnee y exploradores franceses. debió ser un golpe importante para los españoles y la noticia corrió entre la población indígena. El mapa de Miera y Pacheco refleja claramente la conciencia que tenía la monarquía española de su posición de debilidad. La noticia fue rumor hasta 1720. James F. Brooks. El evento.121. 2007 cible coloso imperial. y aun cuando para mejorar su capacidad defensiva España empren­ dió una política de colonización. 28 01 danna. esta nueva empresa de conso­ lidación se llevó a cabo bajo el estricto control de la Corona. el gobernador diego de Vargas supo por boca de un grupo de apaches que. que habían salido a reconocer estos parajes con horden del señor virrey. pues la expan­ sión había dejado de ser un fin en sí mismo para convertirse en un medio de defensa. Por esta razón a lo largo de la década los españoles organizaron amplios reconocimientos que lle­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 49 Warren Beck. Sieur de La Salle buscaba la boca del río Mississippi a donde llegó en 1682. en efecto. escrito de­ bajo del río de Jesús María en el lado izquierdo de la pintura: Rio de Jesus María. cuando Pedro de Villasur. pues se ru­ moraba que habían encontrado el extremo sur del río Mississippi y. En 1695.indd 28 1/11/08 2:59:53 PM .

entonces.indd 29 1/11/08 2:59:53 PM . CIVILIZACIóN (CRIStIANISMo + AGRICULtURA) A la llegada de los colonos españoles en 1598. BARBARIE (GENtILIdAd + NoMAdISMo) VS. 111­119. del Carmen Velázquez. pp. Miera y Pacheco retrató en su tela estaba poblado por horti­ cultores sedentarios de diferentes familias lingüísticas que se conocen en conjunto como indios pueblo. 10­11. siglos XVI al XIX. recoge en un lienzo una gran cantidad de in­ formación estratégica almacenada por lo menos durante 150 años en la memoria de los novohispanos que habitaban el reino de Nuevo México. como todo producto cultural éste des­ borda sus objetivos y nos permite vislumbrar el sistema de creencias. 29 01 danna. ocupaba la ∑∑∑∑∑∑∑∑ 50 Ma. marqués de Casafuerte. Pero la información que incluye no es de cual­ quier especie. 51 Elías trabulse. pp. valores y representaciones del que emana y. así como los reportes y relaciones producto de un siglo y medio de explo­ ración y administración. Ahora bien. la muerte de Villasur y su compañía contara entre las ra­ zones que llevaron a la planeación de la visita de inspección que dirigió el brigadier Pedro de Rivera en las provincias septentrionales entre 1724 y 1728 como parte de la nueva política de exploración que se inauguró con la llegada a México del virrey Juan Acuña. La tribu hopi. 1983. en tanto fragmento del dis­ curso colonial español. anhelados sujetos del proyecto evangelizador y posibles aliados para cualquiera de los bandos enfren­ tados en la carrera del imperialismo europeo. Este mapa. articula una visión clasificatoria de los pueblos indígenas de la frontera septentrional. Ma. 1978. del Carmen Velázquez. está cuidadosamente seleccionada para ilustrar los riesgos y posibilidades defensivas del territorio en un momento de inminente conflicto imperial. pp. ed. 150 años después. 1482­1485. el territorio que. “Política hispana”.51 Es posible también que Miera y Pacheco aprovechara datos del “Informe” de Rivera en sus trazos. Tesoros de la nación. Cartografía mexicana. dicha política estaba encaminada a recavar información estratégica sobre la frontera. Establecimiento y pérdida.Representación del espacio y política imperial. 1974.50 Es entonces posible que así como la necesidad de consolidar estas fundaciones. varon a la colonización de texas y la fundación del fuerte de Panzaco­ la. o moqui.

American Indians of the Southwest. a lo largo del alto río Grande.núm. 14­16. 2007 provincia de tusayán en el noreste de Arizona. se ubicaban tres subgrupos de la familia lingüística Kiowa­tanoana: los indios tiwas. ocasionalmente. La frontera española en América del Norte. 1­8). Bertha P. todos intercambiaban cautivos. John. en el este. ingresó disrupti­ vamente en la región desde el noreste. 63­66. 1992. ya fuesen violentos o pacíficos. mientras que utes y apaches aportaban pieles.52 Existe una abundante literatura sobre los conflictos. vínculos. pp. los utes. Weber. En estos intercambios. Conforme la competencia imperial de España. pp. se aproximaban gradualmente a los territorios ancestrales de los pueblo. entre los ríos San Juan y Little Colorado. los pueblos aportaban fun­ damentalmente maíz y textiles y. Adi­ cionalmente había en la región grupos seminómadas de cazadores­reco­ lectores que hablaban lenguas atapascanas y que en conjunto reciben el nombre de apaches. 105­120. algunas extintas en la actualidad. pp. Hacia finales del siglo xvii otro conjunto de bandas que había migrado probablemente desde Wyoming convirtiéndose rápidamente en el grupo cazador­guerrero más poderoso de las grandes praderas. Elizabeth A. julio-diciembre. a veces mediante la guerra y a veces mediante el comercio pero siempre en un estado de interdependen­ cia regido por un patrón de especialización productiva que respondía tanto a sus diferencias culturales como a factores de orden ecológico. The Apache Frontier. carne y otros productos derivados de la caza. “Pueblos: Introduction”. pp. tewas y towas agrupados en pueblos con diferentes variantes dialectales. Más al norte otro grupo de cazadores. desplazando a los apaches hacia el sur y ejerciendo una intensa actividad predatoria sobre los asentamien­ tos de españoles e indios pueblo. la tribu Zuñi habitaba la provincia de Cíbola en el oeste de Nuevo México. 1996. dutton. dispersos en Arizona y Nuevo México había algunos pueblos de lengua Keres o Queres y. david J. 30 01 danna. Un entramado complejo de relaciones sociales mantenía a estos dos tipos de sociedades estrechamente vinculados. 1979.indd 30 1/11/08 2:59:53 PM . caps. Moorhead. 4­9. despla­ zamientos e interacciones de estas sociedades que no podemos detallar ∑∑∑∑∑∑∑∑ 52 Ver: Fred Eggan. Francia y Gran Bretaña extendió sus tentáculos hacia el norte y el oeste de Norteamérica todos ellos se convirtieron en piezas clave en el juego de alianzas y guerras que se desarrolló como parte de dicha carrera. los comanches. 1983. ya fuese a manera de rescate o para utilizar su fuerza de trabajo como esclavos. 2. 35­36. 1968. Max L. cerámica. Storms Brewed in Other Men´s Worlds. 226­227.

Entre las primeras se cuentan fundamentalmente los apaches y los comanches. al que se agrega un techo roto. como un asentamiento “español” sin iglesia. y los de agricultores sedentarios. Esta base de clasificación etnológica está claramente definida en la simbología del mapa y su explicación: las villas.53 las misiones activas se marcan con una iglesia de una sola torre y las arruinadas con el mismo sím­ bolo. y los hopis o moquis. se identifi­ can por una o varias casas con techos de dos aguas. entre las segundas. entendidas como asenta­ mientos fundamentalmente de españoles (peninsulares o criollos). en su mayoría. carecen de iglesia. Me limitaré por lo tanto a hacer algunas observaciones sobre las categorías que los españoles emplearon para comprender este universo y tratar con los pueblos que lo conformaban. 31 01 danna. A Pioneering Community. que el cartógrafo califica de dóciles y esta­ bles porque “viven en política como los mexicanos” y. Argüello. estableciendo una escala de “civilización”. se construyó entre 1760 y 1780.Representación del espacio y política imperial. 1994. para no­ tar la ausencia de la categoría de barbarie. por lo mismo. las rancherías de indios que el meda­ ∑∑∑∑∑∑∑∑ 53 Un dato crucial para fechar este mapa antes de 1760 es que el pueblo de Las trampas aparece señalado con este símbolo. en la base del cuadro. Basta con revisar las claves de los signos que salpican la pintura y las primeras líneas de la leyenda principal. ya que si bien el poblado se fundó en 1751 con 12 familias provenientes del barrio de Analco en Santa Fe. ciertamente una de las más antiguas que hoy existen en Nuevo México. La importancia del cristianis­ mo como herramienta cognitiva en el horizonte de Miera y Pacheco es evidente en el uso privilegiado de las nociones de gentilidad y nomadis­ mo para distinguir a las “naciones” que otros observadores llamaban bárbaras o salvajes de las que. la iglesia de San José de Gracia que allí se levanta.indd 31 1/11/08 2:59:53 PM . Jerol E. congregadas en pueblos. a pesar de que hay una clara intención de marcar las diferencias culturales. Un lugar ambiguo ocupan los coninas (pai) y los utes. se cuentan los llamados indios pueblo del valle del río Grande y el área Zuñi. han adoptado el cristianismo. entonces escasamente conocidos pero aparentemente vistos con esperanza como asimilables. es decir. se habían asimi­ lado o se podían asimilar mediante la evangelización a la sociedad colo­ nial. A Tribute to Juan de Argüello and the Original Twelve Families who Settled the Santo Thomas Apostol del Rio de las Trampas Land Grant. mesti­ zos e indios asimilados. aquí. entre los grupos móviles de pastores y cazadores­reco­ lectores. los pueblos de españoles o mestizos que no tienen la categoría de villas por el tamaño de su población y que. según se dibujan en el mapa de Miera y Pacheco. están señaladas por una iglesia con dos torres.

Cabe destacar que mientras las tribus nómadas y seminómadas de las praderas aparecen nombradas. junto con los coninas.núm. y nómadas gentiles que. está representada ade­ más de manera específica y detallada en la figura de las mujeres. medición y registro del mundo y sus apariencias. y las leyendas que indican su situación matri­ monial indican tal vez que para los colonos de Nuevo México eran los hopis la nación más civilizada del reino a pesar de su resistencia a la evangelización. No es novedad que el “descubrimien­ to” del Nuevo Mundo aceleró el proceso de exploración. 2. por simple omisión del adjetivo gentil. eran quienes suponían mayores amenazas para la tranquilidad pública en el nivel local. siempre en color blanco. Su tamaño. indios sedentarios cristianizados. y para el proyecto imperial en un nivel más global. finalmente. Con este breve análisis podemos apreciar el esquema tripartita. estables.indd 32 1/11/08 2:59:53 PM . única entre los grupos agrícolas sedentarios de la región que. criollos y mestizos) sin mayor especificación. y del varón moqui que lo sostiene junto con un indio conina. julio-diciembre. que contemplan al espectador debajo del medallón. 2007 llón describe como “Jentiles bagos que no tienen situazion fixa. por el tipo de información que registra. que no sólo habla­ ban diferentes lenguas sino que estaban social y políticamente divididos en subgrupos con diferentes identidades. Es posible afirmar que el desarrollo de la cartografía occidental ha sido producto de la relación dominación­territorio que caracteriza a los procesos de dominación colonial. cristianas. por lo de­ más. el detalle de sus trajes y sus peinados. su precisión y natu­ ralismo. aparecen simplemente descri­ tos como naciones dóciles. los grupos pueblo. con que la sociedad colonial de frontera concebía a la población: españoles (incluyendo peninsulares. mientras que podemos identificar los asentamientos de indios “que tienen y siem­ bran la tierra” por dibujos que representan las casas de estilo pueblo. siempre andando” están señaladas con tipis de color amarillo o café. el grado de detalle y la apariencia naturalista que 32 01 danna. casada y soltera. clara­ mente jerarquizado. Sin embargo. los campamentos de tropa se mar­ can con tiendas de campaña de color rojo. El mapa de Nuevo México de Bernardo de Miera y Pacheco es uno de los ejemplos más claros de este fenómeno. políticas y. Entre las naciones pueblo sólo se escapa de este “borramiento” la nación moqui (hopi). indios sedenta­ rios susceptibles de cristianización.

507­508 1 1747 Mapa de la tierra transitada en la campaña general con­ tra los apaches de Gila que ordenó el virrey conde de Revillagigedo y en la que Miera y Pacheco participó como ingeniero y capitán de las milicias de El Paso. and Crown. Relación de servicios de Bernardo de Miera y Pacheco (BNM. Los textos sin comillas son descripciones de mapas mencionados por Miera y Pacheco u otras fuentes pero que los autores modernos no hemos encontrado.3).12 Kessell. Perdido ¿? Bolton. pp. Kiva. como se ha señalado en apartados anterio­ res. Kiva. el cartógrafo burgalés elaboró un trabajo selectivo. / Año TíTulo / descripcióN* locAlizAcióN FueNTe * Los textos entrecomillados corresponden a los títulos que los mapas llevan escritos. Perdido ¿? Bolton. Archivo Fran­ ciscano 2/22. Fondo Reservado. por lo tanto identifican documentos o piezas localizados con certeza. lo caracteriza no debe confundirnos llevándonos a pensar que se trata de un registro objetivo pues. 507­508 33 01 danna. pp. Pageant in the Wilderness.indd 33 1/11/08 2:59:53 PM . Relación de servicios de Bernardo de Miera y Pacheco.12 Kessell. and Crown. Pageant in the Wilderness. capitán del presidio de El Paso. en compañía de Miera y Pacheco por orden del virrey conde de Revillagigedo. determinado por la relevancia social y política de los elementos geográficos y huma­ nos del pedazo del mundo que representó. Cross. MAPAS ELABoRAdoS PoR BERNARdo dE MIERA Y PACHECo Núm.Representación del espacio y política imperial. Cross. 2 1749 Mapa de la región de El Paso hasta la Junta de los ríos Conchos y del Norte. p. p. resultado de una expedi­ ción de reconocimiento di­ rigida por Alonso Rubín de Zelís.

Pageant in the Wilderness. 34 01 danna. and Crown. y en los margenes se manifiesta la gente de que se compo­ ne esta gobernacion asi de indios como de españoles y gente de razon y soldados. Kessell. Vasallos todos de su mages­ tad…” El original. julio-diciembre. Cross. 386. la cual reproduce Kessell.indd 34 1/11/08 2:59:53 PM . adjunto con el mapa. p. pp. Kessell. a la “Capitanía general”. pp.núm. “El mapa de Miera y Pacheco de 1758 y la cartografía temprana del sur de Nuevo México”. 4 1759 ¿? Mapa de las provincias de Hopi y Navajo con mu­ chas noticias que Miera obtuvo de los coninas en una expedición que hizo por orden del virrey Ahumada y Villalón y que constaban en el diario y derrotero que mandó. Gobernador y Capitan General de este reino de el Nuebo Mexico en la vissita que hizo de el distrito de su gobernación y esta agregado a el parte de la Viscaia y Sonora. p. Kiva. 508. Puede ser el mapa en óleo sobre tela que preserva el Museo Nacional del Virreinato (Vid. 110­111. estaba en el Archivo General de la Nación en la ciudad de México (Ramo Californias 39). Cross. o bien otro hoy perdido. Moqui y Jila. Weber. per­ dido alrededor de 1951. and Crown.12. en 1925 y 1930. En 1977 se hizo una recons­ trucción a partir de copias y fotografías elaboradas antes de su desaparición. Infra). Relación de servicios de Miera y Pacheco ¿? La referencia es vaga: “en donde durante dicho em­ pleo [de teniente. 507­508 y 510­511. Relación de servicios de Miera y Pacheco Bolton. 2007 3 1758 “Mapa que mandó hacer el Señor don Francisco Antonio Marín del Valle. 2. Kiva. The cartography of New Mexico. Cramaussel. y las de Nabajo. mayor y capitan aguerra de Pecos y Galisteo] hizo tres campa­ ñas contra los enemigos cumanchis y asimismo hizo la demarcacion de la parte que se transitó en aquellos bastos países”.

por sus rumbos y distancias de él. México. Puede ser el mismo que el anterior. Examen directo de la pieza en su repositorio actual. 5 1755­ 1760 “Mapa desta parte interna de Nueba Mexico. Podría tratarse del mapa que Miera menciona en su relación de méritos tras afirmar que fue teniente. 35 01 danna.Representación del espacio y política imperial. que yo dn Bernardo de Miera y Pacheco delineé por orden del señor Francisco Antonio Marin del Valle Governador y Capitan General de dicho reino para que SSa se entere. Enemigas y de Paz que lo circumbalan…” dedicado al virrey Agustín de Ahumada Villalón. óleo sobre tela. mar­ qués de las Amarillas.indd 35 1/11/08 2:59:53 PM . como también de las Naciones Gentiles. mayor y capitán aguerra de la frontera de Pecos y Galisteo: “en donde durante dicho empleo hizo tres campañas contra los enemigos cumanchis y asi­ mismo hizo la demarcacion de la parte que se transitó en aquellos bastos países”. Museo Nacional del Virreinato. tepot­ zotlán.

Colección orozco y Berra (núm. 2007 6 1755­ 1760 “Mapa desta parte interna de Nueba Mexico. está decorado con la carroza pontificia y un grupo de indios bailando junto a un árbol. Santa Fe. Enemigas y de Paz que lo circumbalan…” dedicado al secretario de cámara del virreinato de Nueva España.núm. Ibidem. Museo de Historia de Nuevo México (Palacio de los Gobernadores). and Crown. México. 2. “Mapa del reino de Nuevo Mexico que se dedica al Señor dn Francisco Antonio Marín del Valle Gobernador y Capitan General de dicho reino. 386 e ilustracio­ nes que siguen a la p.indd 36 1/11/08 2:59:53 PM . por sus rumbos y distan­ cias de él. Kessell. p. que yo dn Bernardo de Miera y Pacheco delineé por orden del señor Francisco Anto­ nio Marin del Valle […] para que SSa se entere. julio-diciembre. don Bernardo de Miera y Pacheco. Podría también tratarse del mapa que Miera menciona en su relación de méri­ tos tras afirmar que fue teniente. 66. Infra). Kiva. Phelipe Cavallero de Ba[…] oleo sobre tela. Cross. Incluye una porción de Sonora en la esquina inferior derecha. Chávez incluyó una fotografía en su libro An Illustrated History of New Mexico. mayor y capitán aguerra de la frontera de Pecos y Galisteo: “en donde durante dicho empleo hizo tres campañas contra los enemigos cumanchis y asi­ mismo hizo la demarcacion de la parte que se transitó en aquellos bastos países” 7 1760 ¿? 36 01 danna. como también de las Naciones Gentiles. p. La referencia a un mapa general que Miera mandó al rey con el obispo tamarón y Romeral podría aludir a esta pieza (Vid. Realizado en color. 166. 1148) de la dirección Ge­ neral de Geografía y Meteorología. señalanse en el las probincias que lo circum­ balan enemigas y de paz”.

No tiene fecha ni firma pero se ha atribuido a Miera y Pacheco Biblioteca Nacional de México ¿? Colección Boturini de la Academia de la Historia de Madrid. The cartography of New Mexico. p. The cartography of New Mexico. pp. 8 1760 Mapa general de todas las provincias internas que “corresponnden al obbis­ pado de durango y que se envió al rey con Pedro tamarón y Romeral”. 112. p. p. The Lowery Collection. The Lowery Collection. Wheat. 89 y 97. Perdido ¿? Puede ser el mismo que el anterior.12. Relación de servicios de Miera y Pacheco. Pageant in the Wilderness. Bernardo de Miera y Pacheco…”. Wheat. Ferguson y Hart. 111. Weber. Thomas. Lowery. 368. p. A Zuni Atlas. 9 1773 “Plano del Rio de El Norte desde San Elceario hasta el parage de San Pasqual por d.Representación del espacio y política imperial. p. p. Weber. 33. Lowery. Mapping the Transmississippi West. p. 89­90. p. 378 n48. Colección Boturini de la Academia de la Historia de Madrid. Forgotten Frontiers. Mapping the Transmississippi West. El rey dio una copia de éste a Nicolás de Lafora antes de la expedición del Marqués de Rubí. 377 (este autor lo atribuye a Vélez de Escalante). 37 01 danna. 10 1775 Mapa de la provincia de Moqui que Miera hizo tras acompañar ese año a Sil­ vestre Vélez de Escalante en un recorrido de inspección. Bolton.indd 37 1/11/08 2:59:53 PM .

dedicado al virrey Antonio María Bucareli y Ursua. p. siendo uno del numero de las diez personas que acompañaron a dichos Rr. Lowery. 38 01 danna. Francisco Atanacio dominguez. 98­106 y 114. p.indd 38 1/11/08 2:59:54 PM . 378 n48. Bolton. Thomas. pp. por don Bernardo de Miera y Pacheco. Pps…”. p. julio-diciembre. Uno casi igual pero decorado con un ár­ bol y una serpiente. 13.núm. 2. 95­96. y demar­ cada. está en el Ministerio de Guerra en Ma­ drid. y oeste del Nuevo México. Wheat. quien fue en compañía de los Rrs Pps Fr. al rumbo del Noroeste. Forgotten Frontiers. y Fr. Comisario y Custodio de esta. Visitador. Silvestre Velez de Escalante. The Lowery Collection. Pageant in the Wilderness. Mapping the Transmississippi West. España. y dedicado al Co­ mandante General de las Provincias Internas. Brigadier de los Reales Ejérci­ tos Cavallero Croix. 2007 11 1777 “Plano geografico de la tierra descubierta. Museo Británico (sin decoración ni fecha).

Phelipe Rl de Chigua­ gua. demarcada por mi don Bernardo de Miera y Pacheco. Universidad de Yale. que entró a hacer su descubrimiento. Existen dos copias modernas pero manuscritas de este mapa en la Bibliote­ ca del Congreso. Una copia igual está en el Archivo Ge­ neral de la Nación. C. Bernardo Miera y Pacheco y los Rrs Pps Fr. Museo Británico (decorado con la carroza pontificia y cuatro indios: dos varones barbados y dos mujeres). 13 1778 Beinecke Rare Book and Manuscript Li­ brary. dedicado a “teodoro de la Crois […] Comandante General en Gefe de Linea y Provincias de esta America Septemtrional”. Noroeste y oeste. en compañía de los Rrs.gov/exhi­ bits/lewisandclark/lewis­ before. http://www. éste no está decorado pero sí fechado. pp. Mapping the Transmississippi West. en Washington d.indd 39 1/11/08 2:59:54 PM . 107­116. Francisco Atanacio do­ minguez y Silvestre Veles. Wheat. Pps Fr.loc. Silbestre Veles…”.Representación del espacio y política imperial.html Fecha de consulta: 28 de septiembre de 2007. nueva­ mente. México. Fechado en San Felipe Real de Chihuahua en 1778. Año de 1778” A diferencia de los seis anteriores sobre el mismo territorio y ocasión que menciona Wheat. Sn. 12 1778 “Plano geografico de la tierra descubierta. Francisco Atanacio dominguez y Fr. “Plano Geográfico de los descubrimientos hechos por dn. a los rumbos Nor­ te. del Nueva Mexico. 39 01 danna.

núm. Londres y Nueva York. Forgotten Frontiers. Routledge. p. 119­120. BIBLIoGRAFIA ARGüELLo Jerol E. Thomas. ILUStRACIoNES Figura 1. History of Arizona and New Mexico 15301888. Mapping the Transmississippi West. From Settler to Citizen. Ubicación de grupos indígenas en el septentrión de la Nueva España y la “tierra incógnita” circunvecina en la segunda mitad del siglo XVIII. Albuquerque. p. pp. Biblioteca Nacio­ nal. Museo Nacional del Virreinato. Brooks. Gobernador y Comandan­ te General de dicha pro­ bincia don Juan Bautista de Anza. SPI. ASCHCRoFt. 2000. Weber. Bernardo de Miera y Pacheco. Horn and Wal­ lace Publishers. 116­117. don Bernardo de Miera y Pacheco soldado estinguido del real presidio de Santa Fee. 85­86. 1994. 2. A Facsimile of the 1889 edition…. París. p. Lowery. Frank. Basado en: James F.. pp. Archivo General de la Nación. tepotzotlán. Academia de la His­ toria de Madrid. Captives and Cousins. BANCRoFt. 2007 14 1779 “Plano de la probincia interna de Nuebo Mexico que hizo por mandado del tte. 1962.” Sigue una larga leyenda sobre la conveniencia de concentrar a la población española en plazas compac­ tas fortificadas. The cartography of New Mexico. Figura 2. A Tribute to Juan de Argüello and the Original Twelve Families who Settled the Santo Thomas Apostol del Rio de las Trampas Land Grant. 395. 41. A Pioneering Community. Gareth Griffiths y Hellen tiffin. Bill. 2002. coronel de caballeria.indd 40 1/11/08 2:59:54 PM . The Key Concepts. julio-diciembre. Hubert H. Cuatro copias en los siguientes acervos: Museo Británico. 46­53. México. 40 01 danna. Post-Colonial Studies. Wheat. pp. The Lowery Collection.

University of North Carolina Press. Guy y Thomas E. “El mapa de Miera y Pacheco de 1758 y la cartografía temprana del sur de Nuevo México. University of Arizona Press. Thomas H.Representación del espacio y política imperial. Polzer. vol. Origins of New Mexico Families. Las siete ciudades de Cibola. 1776. eds. BRooKS. 1969. 2002. Museum of New Mexico Press. The Story of the Escalante Expedition to the Interior Basin. 1993. Hutchinson University Library. University of New Mexico Press. 1983.). 1953. Los virreyes de la Nueva España en el reinado de Carlos III. Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla. Northern New Spain. 1998. Sevilla.. Santa Fe. University of oklahoma Press. Sevilla. BECK. Historical Atlas of New Mexico. 1967. An Illustrated History of New Mexico. 1992. Haase. 41 01 danna. CRAMAUSSEL. en Carmen de Mora (ed. Herbert E. Kinship and Community in the Southwest Borderlands. 1992. Contested Ground. oklahoma. Including the Diary and Itinerary of Father Escalante Translated and Annotated by…. Thomas C. Salt Lake City. a Research Guide. J. tucson. 13. Sheridan. 61­144. James F. Comparative Frontiers on the Northern and Southern Edges of the Spanish Empire. pp. 32­51. tucson.” Estudios de Historia Novohispana. American Indians of the Southwest. 1969. Thomas E. 73­92. A History of Four Centuries.. 1950. Angélico. Niwot. Londres. A Genealogy of the Spanish Colonial Period. University of oklahoma Press. CHáVEZ. dEEdS Susan. “Relación de la Jornada de Cíbola” [1596]. Norman. CAStAñEdA Nájera. An Introduction to the History of Cartography. e Ynez d. Captives and Cousins: Slavery. pp. en donna J. CRoNE. Naylor y W. 1981. New Mexico. The University of Arizona Press. Edicio­ nes Alfar. Warren. Utah State Historical Society. Maps and their Makers. Pedro de. BoLtoN. pp. Textos y testimonios sobre la expedición de Vázquez de Coronado.indd 41 1/11/08 2:59:54 PM . Chantal. Bertha P. Chávez. BARNES. CALdERóN Quijano. Gerald R. “Indigenous rebellions on the Northern Mexican Mis­ sion Frontier: From First Generation to Late Colonial Responses”. University Press of Colorado. A. Warren A. BECK. dUttoN. Albuquerque. Pageant in the Wilderness. Chapel Hill y Londres. edición revisada con un nuevo prólogo de Thomas E. CHáVEZ. 1992.

JoHN. Peggy K. 1996.). Kiva. y david Woodward (eds. 9. A Descriptive List of Maps of the Spanish Possessions within the Present Limits of the United States 1502-1820. H.C. Siglo XXI Editores. t. Washing­ ton. y E. 1871. Woodbury. Washington. 2. Imprenta del Hospicio.indd 42 1/11/08 2:59:54 PM . HARLEY. Norman y Londres. The Southwest. tesis de maestría. J. New Mexican Economic Development and the Creation of Vecino Society 1750-1820. pp. 1992. University of oklahoma Press. 1968. LoWERY. The Confrontation of Indian. Norman y Lon­ dres. Las redes del comercio y las revoluciones de independencia. 224­235. Ross H. Los imperios trasatlánticos. The history of Cartography. Cartography in Prehistoric. “Memorial sobre el descubrimiento de Nuevo Mexico y sus acontec­ imientos. XVI. México. julio-diciembre. 2007 EGGAN. FRANK. Fred. “Pueblos: Introduction”. d. Chicago y Londres. University of oklahoma Press. pp.. I. Max L. and Crown. The Pecos Indians and New Mexico 1540-1840. Cross. Ancient. The Lowery Collection. KESSELL. 1985. University of California at Berkeley. From settler to citizen. The University of Chicago Press. and Mediaeval Europe and the Mediterranean. Norman. Uni­ versity of oklahoma Press. 1979. National Park Service / US department of the Interior. Años desde 1595 a 1602”. conquista y organización de las antiguas posesiones españolas de América y Oceanía sacados de los archivos del reino y muy especialmente del de Indias. 1979. A Zuni Atlas. Elizabeth A. vol. Michel. FERGUSoN. Smithsonian Institution. Sturtevant (ed. en W. Washington.). John L. Jacobo Ugarte and Spanish-Indian Relations in Northern New Spain 1769-1791. MooRHEAd. 186­229. Cárdenas et al. Spanish and French in the Southwest. The Apache Frontier. Documentos inéditos relativos al descubrimiento. 1540-1795. C. en Pacheco. Richard Hart. 1912. Storms Brewed in Other Men’s worlds. 1995.). vol. LISS. Government Printing office.núm. 1977.C. FoUCAULt. B. 1987. Ma­ drid.. (comps. Handbook of North American Indians. vol. 42 01 danna. México. La arqueología del saber. d. Fondo de Cultura Económica. J.

1996. Atlas of the North American Indian. Nancy J. México. From the Original Documents in the Archives of Spain. The Key Concepts. Historia 16. RAPPoRt Nigel y Joanna overing. Social and Cultural Anthropology. Barbara E. Chicago y Londres. traducción y edición de A. American Indians of the Southwest and Northern Mexico. Indians and Spaniards in the Early Southwest. en Thomas E. tucson. Carl. Nueva York. 1 The Spanish Entrada to the Louisiana Purchase 1540-1804. WALdMAN. Routledge. the Hopi Path of Life”. The Mapping of New Spain. siglos XVI al XIX. tesis de maestría. 1968. pp. WHEAt. 1932. 43 01 danna. Checkmark Books. 1974. B. University of Arizona Press. Sheridan y Nancy J. 1957. Archivo General de la Nación. RILEY. The Kachina and the Cross. University of oklahoma Press. Charles A. El Colegio de México. La frontera española en América del Norte. 2000. Elías (ed. Alfred Barnaby. Uni­ versity of Chicago Press. del Carmen. VILLAGRá. vol. “Hopivotskwani. Parezo. 1992. México. Fondo de Cultura Económica. Londres y Nueva York. depto. A Study of the Spanish Indian Policy of Don Juan Bautista de Anza Governor of New Mexico 1777-1787. WEBER Michael. edición re­ visada. edición de Mercedes Junquera. ­­­­­­­ “Política hispana en la primera mitad del siglo XVIII”. Indigenous Cartography and the Maps of the Relaciones Geográficas. México. MUNdY. Establecimiento y pérdida del septentrión de Nueva España. Caroll L. de Historia. Universidad de Nuevo México. Salvat Mexicana de Ediciones. 1459­1500. PAREZo. Mapping the Transmississippi West. tRABULSE. 1999. 237­266. Vol. México. Madrid.). University of Utah Press. Norman. and New Mexico. Thomas. 2000. Historia de la Nueva Mexico [1610].Representación del espacio y política imperial.). 1978.1996. The Institute of Historical Cartography. Cartografía mexicana. david J. 1540-1861. pp. Paths of Life. tHoMAS. Mexico. The Cartography of New Mexico 1541-1800. 7. Salt Lake City. 1983. WEBER. VELáZQUEZ Ma.indd 43 1/11/08 2:59:54 PM . 1989 (Crónicas de Améri­ ca 51). en Historia de México (11 vols. Forgotten Frontiers. Gaspar de. San Francisco. Tesoros de la nación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful