Está en la página 1de 26

Entre el incaísmo modernista y Rumi Maqui: El joven Mariátegui y el descubrimiento del indio Carlos Arroyo Reyes Centro de Estudios

y Trabajos "América Latina" Upsala, Suecia
José Carlos Mariátegui se ocupa de Rumi Maqui en varios artículos que escribe entre agosto de 1916 y abril de 1917. Todavía no ha comenzado a orientarse hacia el socialismo --lo que sucede recién un año después--, pero se muestra poroso ante este personaje. No se burla de él, como hacen los periodistas de Variedades y La Crónica, sino lo toma en serio, explica su significado y ve sus vinculaciones con el incaísmo cultural-creativo. Si procede así es porque ya ha avanzado en su primera ruptura con la ideología dominante y pugna ahora por acercarse críticamente a la realidad peruana. El punto de partida de su criticismo social tiene mucho que ver con su participación en la revuelta literaria que Abraham Valdelomar y los «colónidos» protagonizan en 1916.(1) Además, su misma vinculación con el incaísmo cultural-creativo --que se registra desde 1914-- lo sensibiliza ante el levantamiento indígena de Rumi Maqui. Al final, todos estos factores --su aproximación al incaísmo modernista y el desarrollo de su criticismo social-- contribuyen a que el estudio de Rumi Maqui acabe convirtiéndose en el elemento catalizador que le permite descubrir que esos seres humanos que viven en la cordillera de los Andes --los indios-- son sus padres y sus hermanos. Un hallazgo que será fundamental tanto en su proceso de politización y radicalización como en su noble tarea de peruanizar al Perú. 1. El florecimiento del incaísmo cultural-creativo Entre 1912 y 1913, en el Perú eclosiona un fenómeno cultural amplio y complejo que se expresa en el renacimiento del interés por lo incaico. Este fenómeno cultural refleja parcialmente ese cúmulo de influencias, reivindicaciones y situaciones que más tarde, en la década del veinte, genera el indigenismo: en primer lugar, la propia lucha del campesinado que, como en el caso del movimiento liderado por Atusparia (1885), comienza a concitar la atención de un sector de la opinión pública; en segundo lugar, la prédica a favor de la redención social de los indios que, desde fines del siglo XIX, impulsa Manuel González Prada al afirmar que ellos forman el verdadero Perú o que «la cuestión del indio más que pedagógica, es económica, es social»; en tercer lugar, los esfuerzos por incorporar a la literatura peruana los temas vinculados al indio que aparecen en las baladas incaicas «La cena de Atahualpa», «Las flechas del inca» y «El mitayo» (1871-1875) de González Prada, en la novela Aves sin nido (1888) de Clorinda Matto de Turner o en las Azucenas Quechuas (1905) de Adolfo Vienrich; y en cuarto lugar, las campañas de denuncias sistemáticas contra el latifundismo y el gamonalismo que, desde 1909, lleva a cabo la Asociación Pro-Indígena de Pedro S. Zulen, Dora Mayer y Joaquín Capelo y que, más allá de sus motivos filantrópicos o sus fórmulas abstractamente humanitarias, resulta promoviendo una corriente pro-indígena en el Perú costeño. El renacimiento del interés por lo incaico se refleja nítidamente en el desarrollo de la música peruana. Por ese entonces, gracias a las investigaciones de José Castro, Leandro Alviña y Daniel Alomía Robles sobre la gama pentáfona carente de semi-tonos

de las melodías indígenas, la música peruana experimenta uno de sus momentos más originales. Son los inicios de aquello que César Vallejo, refiriéndose a la obra de Alomía Robles, califica como el «folklorismo incaico».(2) De este ciclo, lo que más impacta en la sensibilidad del público limeño es el «concierto incaico» que Alomía Robles presenta en el Teatro Municipal el 2 de enero de 1912. La actuación musical incluye fragmentos de su ópera Illa Cori, que nunca llega a representarse completamente, y el muy celebrado Himno del Sol. La presentación es aclamada calurosamente por el público limeño. Un año después, en calidad de responsable musical, Alomía Robles comparte con Julio Baudouin la gloria de El cóndor pasa. Además de músico, Alomía Robles es integrante del Comité Central de la Asociación Pro-Indígena. En el caso del Alomía Robles de Illa Cori, El cóndor pasa o Ballet Inca, nos encontramos ante algo más que un trabajo de restauración de la música incaica, pues en sus composiciones la reivindicación de la gama pentáfona carente de semi-tonos de las melodías indígenas confluye con la adopción de las formas musicales de la modernidad europea. Pero, al incluir instrumentos musicales andinos y convertir lo «exótico» --lo inca o lo indio, en este caso-- en un elemento dramático central, Alomía Robles termina subvirtiendo también las óperas que compone en base a las convenciones establecidas. Como escribe Guido A. Podestá: «Alomía Robles escribe óperas sabiendo que es una forma musical "seria" apreciada por muchos intelectuales latinoamericanos. Compone óperas en base a convenciones establecidas, pero al hacerlo las subvierte. Desde Wagner se había impuesto la tendencia, por ejemplo, a disminuir las distinciones que solían haber entre la orquesta, que requieren la sinfonía y la ópera. Alomía Robles altera esta tendencia abriendo la posibilidad de que se incluyesen instrumentos musicales andinos. Pese a que la temática escogida por Daniel Alomía Robles sólo hubiese podido tener cabida dentro de lo que era la ópera "cómica" o "bufa", óperas como Illa Cori son concebidas como "serias". No obstante, su manejo de lo que sería lo exótico excede lo que hubiera sido considerado aceptable en Francia o Italia para una ópera "seria". Desde el siglo XVIII se había favorecido el uso del exotismo pero dentro de límites precisos. Francesco Algarotti, por ejemplo, había recomendado en 1755 el uso de "temas exóticos" para "darle una mayor extensión a la soberanía del drama musical", mediante escenas en las que hubiese "espléndidos banquetes, embajadas magníficas, embarcaciones, coros, batallas, conflagraciones…". Se esperaba que lo exótico les permitiese destacar a los compositores las virtuosidades de la orquesta y a los directores el diseño de escenas fastuosas. En las composiciones de Alomía Robles, lo exótico adquiere otra función. Bajo la influencia del indigenismo, al que estuvo ligado Alomía Robles, lo exótico deja de ser algo marginal y se convierte en un elemento dramático central. No obstante, se mantienen requisitos de la ópera "seria", tales como la distancia temporal que debía mediar entre el público y los eventos del drama. Este requisito no era insalvable. Por el contrario, se adaptaba bastante bien a un indigenismo en el que predomina la arqueología, es decir, un indigenismo que necesita de la arqueología para revalorar al indio que le es contemporáneo».(3) Simultáneamente, el teatro peruano experimenta un proceso similar al del «folklorismo incaico». Así, algunas de las obras teatrales que integran este ciclo se inspiran en motivos incaicos y, además, acusan recibo de la campaña en favor de la redención social del indio de la Asociación Pro-Indígena. Esos son los casos de Ollanta de José María Valle Riestra, La Canción del Indio de Carlos Guzmán y Vera o El cóndor

estas piezas narrativas son recogidas por el poeta Manuel R. Incluso. que es una de las figuras intelectuales a la que estos jóvenes iconoclastas rodean con cariño y veneración. el propio González Prada se esfuerza por incorporar a la literatura peruana los temas vinculados al indio. Eso es lo que le cuenta a Enrique Bustamante y Ballivián en una carta que le escribe el 29 de agosto de 1913. en calidad de conferencista. el aire que respira.(6) Con el tiempo. No es fortuito que desde mediados de 1913. durante su breve estadía en Roma. De modo que cuando llega a Roma.(7) Luis Alberto Sánchez .constituye todo un suceso. la tierra. González Prada es la conciencia crítica que agita no sólo sobre la necesidad de romper con la imitación de los modelos españoles y buscar nuevos impulsos en otras literaturas europeas. además. el dúo amoroso y la danza impresionan favorablemente al auditorio. en el incaísmo modernista de los «colónidos» se percibe también la huella del magisterio de González Prada. la que logra un éxito rotundo es El cóndor pasa. Abraham Valdelomar y los jóvenes escritores que animan la revuelta literaria de 1916 buscan desarrollar una literatura acorde con la música y el teatro incaico de Alomía Robles. dos años después de la súbita y trágica muerte de Valdelomar. De estas últimas piezas. la última lo hace en Los Parias (1906). su proyecto de «novela incaica» se convierte en los «cuentos incaicos» que publica entre 1914 y 1916 («El vuelo de los cóndores». pues el coro inicial. «Chaymanta Huayñuy» y «El camino hacia el Sol».pasa de Julio Baudouin (que se hace popular con el seudónimo de «Julio de la Paz»). bajo el título de «Conferencia del poeta sobre música incaica». «Las flechas del inca». sobre todo). «El hombre maldito». Esta pieza teatral alcanza las tres mil funciones en cinco años.(5) El texto de su intervención en esta singular velada musical. Su argumento versa sobre la venganza de un marido ofendido por un patrón extranjero y prepotente a la que sigue la rebelión del joven indio de pelo rubio que anhela poseer la libertad. en una etapa de su vida. además de terminar de redactar el cuento «El caballero Carmelo» --su aporte más importante a la literatura peruana--. el yaraví. Beltroy en el volumen intitulado Los hijos del Sol.(4) 2. En 1921. Valdelomar ya se muestre interesado en los temas prehispánicos. «El mitayo» y «La canción de la india». Mientras las tres primeras de estas piezas poéticas ven la luz en El Correo del Perú (1871-1875). Para los «colónidos». El incaísmo modernista de Valdelomar y los «colónidos» Con el tiempo. Su amistad con Alomía Robles y otros escritores de la Asociación Pro-Indígena contribuye mucho en su decisión de evocar lo incaico desde el terreno de la narrativa. es publicado el 6 de enero de 1912 en la revista Variedades. empieza a pergeñar su proyecto de «novela incaica». el metal arrancado a las entrañas de la tierra y acaba por ahorcar al amo. donde. Esta obra representa un esfuerzo por llevar al teatro el ambiente aborigen y serrano. pues su estreno en el Teatro Mazzi --en diciembre de 1913-. Valle Riestra o Baudouin. Valle Riestra o Baudouin. sino también acerca de la urgencia de hallar formas de expresión más propias. Además del estímulo que representa la obra de Alomía Robles. tal como se observa en sus baladas «La cena de Atahualpa». Antes de dejar el Perú. él mismo puede presenciar el éxito del «concierto incaico» de Alomía Robles. pero no el que yace dormido en sus tradiciones sino en el de la zona minera explotada por el capital norteamericano. le pide que le diga a Alomía Robles que le mande las Azucenas quechuas de Adolfo Vienrich que antes le había prometido. Jorge Basadre considera que gran parte del singular éxito de esta obra de teatro se debe a la música de Alomía Robles.

Valdelomar no busca.(8) Aunque descarta la idea de que en las «baladas peruanas» existe la propuesta de un indigenismo de escuela.que es explotado y despreciado por la clase terrateniente y. sobre todo. Aguirre Morales también participa en la revuelta literaria de los «colónidos» y es muy amigo de Valdelomar.donde se encuentra la verdadera respuesta de González Prada a esa atronadora y rimbombante poesía castellana que tanto crítica a la vuelta del siglo. como el Aguirre Morales de El Pueblo del Sol. para que así pueda rivalizar con la amenidad y la policromía de la narrativa de Pierre Louys o Gustave Flaubert sobre las antiguas civilizaciones de Bizancio. Detrás de la evocación del Imperio de los Incas que amorosamente patrocinan los «colónidos». Al entrometerse en los tiempos prehispánicos. puesto que sus cuentos reunidos en Los hijos del Sol recrean una sociedad que. desde la boca de lejanísimo ancestral. En una época en que todavía se sienten los hervores del modernismo. a diferencia de Flaubert o Louys.(11) Pero. reconstruir o revivir lo que fue el verdadero Imperio de los Incas.sostiene que algunas de estas «baladas peruanas» --«El mitayo».(9) En 1916. pese a que sus orígenes se remontan hacia los siglos XII o XIII de nuestra era. Ferrari también formula la pregunta de hasta qué punto las «baladas peruanas» son la respuesta de González Prada a Ricardo Palma. en el imaginario de ese sector social --el indio-. sobre todo-.es un poco posterior y proyecta una imagen completamente diferente a la que Valdelomar tenía sobre el Imperio Incaico. aunque su contribución literaria --su cuento La justicia de Huayna Cápac (1918) y. presentarla con relieves y colores semejantes a los de su alfarería. tampoco persigue. uno de los escritores más representativos del novecentismo peruano: «Quien literatura peruana pretende hacer --dice More--. quien había publicado en 1872 la primera serie de sus Tradiciones peruanas.(10) Un temperamento similar al de Valdelomar y More se percibe también en el incaísmo modernista de Augusto Aguirre Morales. La idea aparece claramente expuesta en una parte del artículo que escribe para criticar a Ventura García Calderón. Federico More se encarga de elevar a nivel de programa la apertura hacia los temas incaicos que Valdelomar entusiastamente postula. Y esos no son los marquesitos putrefactos y esmirriados y las tapadas niñacholescas del coloniaje. cuando estalla la revuelta literaria de los «colónidos». obligado está a inquirir en el alma de nuestros más remotos ancestrales. es reivindicado por González Prada y los integrantes de la Asociación Pro-Indígena: los intelectuales con quienes. de . bajo la forma de la idea del retorno a un mítico Imperio de los Incas. la Baja Atenas y Cartago.son algo así como el solfeo de la nueva sociología indigenista que González Prada posteriormente desarrolla. presentar una interpretación desde dentro del mundo andino. Debe escudriñar en la tradición. su novela El Pueblo del Sol (1924 y 1927)-. viene hoy al último retoño de una raza que entre frío y alcohol aún pimpollece». también subyacen algunas diferencias fundamentales que evidencian tanto la complejidad del incaísmo modernista peruano como la singularidad del aporte de cada uno de estos artistas. Debe subir el espíritu hasta los remotos milenios de los megalitos incaicos. Américo Ferrari reconoce que es en piezas como «El mitayo» o «Las flechas del inca» --más que en Minúsculas (1901) y Exóticas (1911) -. oír de boca del pueblo la rapsodia que. Valdelomar se plantea un objetivo más acorde con su tiempo pero no por ello menos importante: embellecer la vida del Imperio Incaico. todavía se halla presente. como décadas después lo hará José María Arguedas. Valdelomar no evoca una civilización que se encuentra fuera del tiempo o el espacio que le toca vivir. paralelamente.

su evocación del Imperio de los Incas deje siempre el sabor de una visión positiva. Ese es el plan de trabajo que. al momento de escribir El Pueblo del Sol. Aguirre Morales insiste en que no basta sólo con la imaginación.que para americanizar la literatura se remonta hasta los tiempos anteriores a la Conquista. simple y llanamente. sino en lo que se crea. las fuertes pasiones y todos los rudos sentimientos que agitan el alma de la clase directora del Imperio de los Incas. contestataria: antes que incidir en el lugar común de que en el Perú prehispánico todo se encuentra completamente de acuerdo hasta el momento en que se produce la Conquista.como de los descubrimientos arqueológicos de Max Uhle y Julio C. benevolente o romántica sobre el indio. arqueológica e iconográfica: la tarea que precisamente él cumple antes de redactar su novela El Pueblo del Sol. del Imperio de los Incas. a fin de cuentas. para evocar la época del Tahuantinsuyo. El hecho de que en todo momento se sitúe como un criollo de raza española. Gracias a estos estudios y a las nuevas influencias que allí descubre. la fantasía o la creación puras. pues afirma que ella debe sustentarse en la investigación histórica. Valdelomar y los «colónidos» tienen que diferenciarse de las posiciones de hombres como Riva-Agüero. parece anunciar en las primeras páginas de La justicia de Huayna Cápac y que empieza a diferenciarlo del Valdelomar de Los hijos del Sol. hace que se sienta completamente extraño a lo quechua y le resulte rarísima la idea de revivir literariamente una civilización que. por encima del tono suntuoso y hasta artificial que a veces tiene. considera extranjera.una u otra forma. Valdelomar se siente próximo. asume una actitud que considera novedosa. original y.(13) Para avanzar en el terreno del incaísmo modernista. exotismo: «El sistema --dice-. se opone frontalmente a la idea de americanizar la literatura a través de la propuesta de revivir las antiguas civilizaciones quechua o azteca. De allí que su exotismo resulte real e interesado y. peregrina y hasta hostil. de Pedro Cieza de León-. como dando a entender que la historia recién comienza con la Conquista. al igual que los españoles Marcelino Menéndez Pelayo o Juan Valera. hable de que a todo esto no debe llamársele americanismo sino. Tello. casi matemática. que contribuyen a revelar la importancia de lo preincaico. hasta cierto punto. que coincide con el tono más épico que adopta al momento de fraguar su novela incaica. Aguirre Morales logra sintonizarse con los nuevos avances que por esa época se observan en el campo del estudio del Perú prehispánico y resulta tributario tanto del desarrollo que representa la publicación de viejas crónicas --sobre todo La crónica del Perú (1553). tenaz y sistemático es que realmente puede lograrse aquello que parece obsesionarle desde siempre: la reconstrucción exacta. para quien la fuerza de la evocación incaica reside no tanto en lo que se reconstruye o busca revivir. De allí que. que en el Carácter de la literatura del Perú independiente (1905). Otro tanto puede decirse del influjo que desde el terreno historiográfico José de la Riva-Agüero ejerce sobre el novelista con sus ideas en torno a los rasgos tiránicos y despóticos de los Incas. Sólo a costa de este estudio obstinado.(12) En cambio. le lleva a revelar lo que él llama la «tiranía» de los señores del Cusco. y trata de hacer revivir . desde un principio. La explicación del rechazo frontal de Riva-Agüero a la alternativa del americanismo histórico tiene mucho que ver con la misma posición que asume al momento de confrontarse con la literatura peruana. Esta actitud. Al embarcarse en este tipo de investigaciones. Aguirre Morales se aleja de aquella visión romántica sobre el Imperio de los Incas que subyacen en los relatos de Valdelomar y. le interesa destacar los grandes odios.

fermentan odios mortales e inextinguibles». aborrece al blanco y al mestizo con toda su alma. y dice que la actitud de Palma es justificable porque él. Y no le falta razón. como Clemente Palma. la humildad y reconcentración de los descendientes actuales. y no hay modo de reanudar su tradición.(14) Un temperamento similar al anterior se percibe cuando Riva-Agüero trata de explicar por qué Ricardo Palma incursiona tan poco en lo incaico cuando escribe sus Tradiciones peruanas. y extranjeras y peregrinas son también para los mestizos y los indios cultos. como en todos los esclavos. y las ideas y los sentimentos de los aborígenes.(15) Es justo en el contexto de esta discusión sobre la débil relación de Palma con los temas incaicos que aflora abiertamente la tirria que Riva-Agüero siente por los indios: «El indio --dice-. porque han olvidado sus orígenes y en su conciencia étnica hubo con la conquista una verdadera y completa solución de continuidad». son extranjeras y peregrinas. no representan otra cosa . Los hijos del Sol de Valdelomar. la falta de datos para concebir una gran movilidad espiritual de los súbditos de los Incas. Riva-Agüero se sitúa en su condición de español nacido en el Perú. por ejemplo. porque la educación que han recibido los ha europeizado por completo». no siente a la historia incaica con el afecto íntimo con que aprecia a la Colonia o las cosas que se refieren a su raza: «Decididamente --dice refiriéndose al Palma de las Tradiciones Peruanas--. los «colónidos» también tienen que bregar con el escepticismo de otros intelectuales que. aquellas civilizaciones o semicivilizaciones ante-hispanas murieron. por lo menos. Rubió y Lluch y Juan Valera. si no les declara la guerra franca es por cobardía. el viejo y tradicional contubernio de los hombres. dudan sobre la posibilidad de poetizar o recrear artísticamente la vida de los habitantes del antiguo Imperio Incaico. Además de confrontarse con las posiciones de Riva-Agüero. de lo que se refiere a la propia raza. el primitivismo de sus alimentos y bebidas --la coca. porque no era la más adecuada para suministrar asuntos al género que inventó. donde lo que aflora son sus prejuicios racistas contra los indios y no tanto su incredulidad ante tal o cual opción artística: «La conformación del idioma --dice Palma--. para los descendientes de español carece del atractivo de lo castizo. En él. puesto que no dejaron literatura. por consiguiente. La explicación del escepticismo de Palma se halla precisamente en el prólogo que escribe para la edición póstuma de los «cuentos incaicos» de Valdelomar. Para los criollos de raza española.(16) No hay que ser muy zahorí para percibir la fuerte dosis de racismo que subyace detrás de la oposición de Riva-Agüero al americanismo histórico.(17) Si comparamos al incaísmo con lo que el indigenismo literario posteriormente representa en términos de denuncia social o de interpretación desde adentro del mundo andino. No debe llamársele americanismo sino exotismo. de la posible poetización de ese período de nuestra vida histórica». las deficiencias decorativas y suntuarias de las costumbres y de la vida de los pobladores del Imperio. Nuevamente. procura engañarles y prenderles. el choclo. con los piojos. me parece el más estrecho e infecundo.es rencoroso.me han hecho dudar sobre la existencia de una mentalidad poética entre los habitantes del imperio incaico y. se extinguieron. En primer lugar (aunque parezca paradoja) tiene mucho de exótica y extraña para nosotros: no la sentimos con el afecto íntimo con que apreciamos la de la Colonia. no tiene amor por la historia incaica. la papa y la chicha-. y nada nos liga a ellas. y los descendientes de indios tampoco la aprecian mucho.políticamente las civilizaciones quechua y azteca. Ya lo han dicho Menéndez Pelayo.

Con él. Serán muchos los que no piensen de este modo. reconoce que El cóndor pasa es efectivamente el suceso de mayor significación en el teatro peruano del bienio 19131914. Su idea es que esta última obra de Baudouin es un sencillo poema campesino que en la escena adquiere singular relieve. al margen de este tipo de preferencias. pues en ella no sólo aparece el retrato valiente y vigoroso de un estado social --la vida miserable y rústica de los indios--.(18) Pero tanto este último fenómeno.(19) 3. pero se muestra completamente deslumbrado por La Cosecha. mayor fuerza dramática. conferencistas y escritores diversos perpetuaron un eco de la Pro-Indígena de ámbito en ámbito del país». Y anteriormente. no se puede explicar sin el concurso de Valdelomar.recibió poderosos acicates de la agitación del tema que provino de la Asociación. Zulen hizo escuela en Jauja. entre los primeros. con escritores como José María Arguedas en la literatura y. La Cosecha supera a El cóndor pasa que tan enorme éxito alcanzara. Su idea es que la obra de estos artistas se enlaza. Es amigo de Julio Baudouin (el popular «Julio de la Paz»). para Mariátegui lo principal es que el «teatro incaico» de Baudouin o. al poco tiempo que culmina el experimento incaísta. los heraldos de la música incaica. Valdelomar. su obra El cóndor pasa. en una crónica teatral que publica en La Prensa el 18 de junio de 1914. Dora Mayer reivindique lo que el aporte de Alomía Robles. los que sólo sienten la intensidad de un drama de pasión y violencia. marca un hito fundamental en el desarrollo de la tendencia artística que busca explotar los temas nacionales. que es el que toma la posta en la lucha por la incorporación de los temas incaicos en la literatura peruana y el establecimiento de una nueva tradición literaria. fuera de ella. influyó sin duda en una popularidad de las materias indígenas. más específicamente. En ese sentido. con el trabajo de las ciencias sociales. el acercamiento al indio que quiere More se produce más tarde. en Lima. uno de los representantes de este nuevo impulso cultural. se aproximaron a la Asociación. como el indigenismo de los años veinte. a quienes no alcanza la belleza y armonía de tan robusto poema». No es casual que. un poema colonial en un acto y cuatro cuadros. Valle Riestra y Valdelomar representa dentro de la formación de la corriente pro-indígena en el Perú costeño. Así lo dice en su importante ensayo «Lo que ha significado la Pro-Indígena». Así. Hay mayor ambiente. Mariátegui aparece vinculado al florecimiento del incaísmo. El joven Mariátegui y su aproximación al incaísmo Desde un primer momento. de Julio Baudouin (Julio de la Paz) -- .(21) Pero.que una amorosa intromisión en un tema que hombres como Riva-Agüero o Palma desprecian o consideran imposible de poetizar: el pasado autóctono del Perú. tal vez.(20) La manera en cómo el «teatro incaico» de Baudouin llega a impactar en el imaginario de Mariátegui se aprecia en algunos de los artículos que escribe entre 1914 y 1915. a la cual rindió tributos. mayor armonía. pero serán únicamente los que necesitan escenas patéticas de sangre y de muerte para conmoverse. en 1915 escribe Las Tapadas. publicado en la revista Amauta en setiembre de 1926: «La literatura pro-indígena --afirma-. de una u otra forma. Alomía Robles y Valle Riestra. con las campañas a favor de la redención social del indio que ella y sus compañeros de la Asociación Pro-Indígena llevan a cabo durante gran parte de la década de 1910. sino también la tristeza de las serranías y la dolorosa aflicción de sus pobladores: «A nuestro juicio --dice--. Así lo dice en otra crónica teatral que publica en La Prensa el 3 de enero de 1915: «El estreno de El cóndor pasa. mayor originalidad y hasta.

que es. pero es fácil suponer que en su imaginario impacta decisivamente la forma en cómo su amigo. aquellos que nuestros escritores pueden tratar con mayor acierto y con mayor éxito en el público». Sabe que recordar el pasado. tanto que en un momento determinado ve en él una especie de renacimiento peruano. y lo celebra con júbilo. (Valdelomar.no ha acabado aún de emanciparse espiritualmente de España.(24) A través de su amistad con Valdelomar. Es así cómo. Algo que puede representar el comienzo del fin de esa literatura colonialista . al ocuparse de La Cosecha. a recordar a los que son sus descendientes directos: los indios. sostiene que. Y nada más merecido que esta calurosa aprobación de las multitudes.ha sabido premiar el esfuerzo de Baudouin con entusiasta aplauso. puede descubrir o imaginar la belleza del Imperio Incaico. (22) Anteriormente. en sus distintos aspectos. impregnado de d'annunzianismo y de esnobismo. la experiencia de la revista Colónida y la participación en la revuelta literaria de 1916. sin que pueda discutirse. de regreso de Italia. aunque sólo sea como protesta contra su limitación y su arcaísmo». es probable que Mariátegui también se haya relacionado con otros cultores del incaísmo. por la orientación que ha marcado en el sentido de explotar temas especialmente nacionales que son. por reacción.ha constituido evidentemente el suceso de mayor significación durante este bienio [1913-1914]. el teatro y la literatura. Ve en todo esto el anuncio de un nuevo ciclo para la cultura peruana. y hace esperar nuevas y más perfectas producciones teatrales en que se refleje.no se ha cumplido sino en parte. reúne el de ser muy nacional.(23) Otro punto de confluencia entre Mariátegui y el incaísmo es. en que exterioriza también su simpatía y su apoyo por el teatro nacional que así se forma y caracteriza. como Alomía Robles o Valle Riestra. Se encuentra de por medio la amistad. en nuestro tiempo. Mientras el criollo puro conserva generalmente su espíritu colonial. Mariátegui no escribe nada sobre el incaísmo modernista de Valdelomar --lo hace recién en el ciclo que corresponde a sus 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana (1928)--. naturalmente. su propia personalidad: «El criollo peruano --dice Mariátegui-. ese es el recuerdo que rápidamente acude a su mente cuando. reconociéndose a sí mismo como un español bastardeado. la vida de los aborígenes y la dulce poesía de los cuadros andinos». criollo costeño.(25) Es así cómo Mariátegui termina emocionándose con el incaísmo. el criollo puede hallar. años más tarde. entre otros méritos. por reacción. el criollo europeizado se rebela. la historia y la tradición de los Incas. contra ese espíritu. a través de la europeización. a partir del ejemplo del Valdelomar de los «cuentos incaicos». el criollo de hoy difícilmente deja de darse cuenta del drama del Perú. Valdelomar. porque la obra de Baudouin. Una vez europeizado. lleva. no obstante su cosmopolitismo a ultranza.escribe-. Mariátegui había reparado en cómo este tipo de obras venían contribuyendo decisivamente a la formación del teatro nacional: «El público --dice-. más nacional y original. explica el fenómeno de la europeización del criollo peruano. experimenta su máximo deslumbramiento cuando descubre o. su personalidad-. o asistido a algunas de las «conferencias intelectuales» que estos artistas dictan en el local de la Asociación ProIndígena a mediados de la década de 1910. Es él precisamente el que. Por ese entonces. siente que el indio debe ser el cimiento de la nacionalidad. de manera inevitable. imagina el Inkario). Su europeización --a través de la cual debe encontrar. naturalmente. Constata su desarrollo en la música. más bien. Al menos.

que en 1913 es enviado a Puno por el gobierno populista de Guillermo Billinghurst para investigar las masacres de indígenas que se habían cometido en Samán. En estas circunstancias. González Prada. Ya desde la época en que se desempeña como subprefecto de la provincia de Chucuito --entre 1903 y 1904--. los gamonales de Puno recurren a una serie de mecanismos. A partir de la constatación de este hecho singular. que ocupa las primeras planas de los principales diarios y revistas del Perú. pero. en respuesta a la explotación feudal. pero no así para los indios de Puno. Gutiérrez Cuevas asume una posición francamente pro-indígena y decreta la abolición de los repartos de lana. Para muchos de los peruanos de 1916 o 1917. Se trata del general Rumi Maqui. que en 1905 publica anónimamente en El Indio. Rumi Maqui es el nombre de guerra que asume Teodomiro Gutiérrez Cuevas.y españolizante que él y los «colónidos» tanto recusan. que sigue de cerca todo lo que tiene que ver con el problema del indio. asume la defensa de Gutiérrez Cuevas y escribe el artículo «Autoridad humana». También abre una escuela en Juli. al final. Desde este espacio cultural --el incaísmo modernista-. logran aprobar en Lima la inmediata salida de Gutiérrez Cuevas de Chucuito.es que se confrontará con la experiencia de Rumi Maqui. que van desde las calumnias. cómo los indios no sólo están al margen de lo que aparece como la nación peruana sino que. Lo acusan de peligroso y extremista. la servidumbre y la violencia del gamonalismo. un Sargento Mayor de Caballería del ejército peruano. 4. la intimidación y el atentando dinamitero. la revista que dirige Santiago Giraldo. además. Gutiérrez Cuevas es un ilustre desconocido. extraño y hasta desconcertante. cuando los parlamentarios puneños. como subprefecto. cuando frisa los cincuenta años de edad. hasta el pedido de que el Parlamento discuta su inmediata deposición. El caso muestra. Caminaca. Así. aparece de improviso un personaje aparentemente inusual. Su idea es que Gutiérrez Cuevas. procede a denunciar a los terratenientes de la región. representa un fenómeno de excepción en la vida pública peruana. recogiendo el clamor de los gamonales de la región. Esto último ocurre a fines de 1905. los servicios gratuitos y las demás iniquidades sancionadas por la tradición. Se comprende que semejante variación en la manera de tratar a . donde lo común es que las autoridades locales defiendan a pie juntillas los intereses de los gamonales. termina involucrado en el levantamiento campesino de Azángaro. por nombramiento que le dispensa el gobierno de Manuel Candamo. Simultáneamente. a quien se le atribuye haber organizado a fines de 1915 el ataque a una hacienda puneña. oriundo al parecer de Cerro de Pasco. Achaya y Arapa. González Prada explica por qué el amor que los indios de Chucuito profesan por Gutiérrez Cuevas es tan grande como el odio que los gamonales sienten por este excepcional funcionario público: «Para merecer el amor de sus subordinados ¿qué hace el subprefecto Gutiérrez? Cumplir algunas leyes dictadas en favor de los indios. incluso se enfrentan a ella. Llevando a la práctica lo que para muchas autoridades no pasó de letra muerta. quienes le declaran una guerra sin cuartel. uno de los precursores del indigenismo en el Perú. Con leyes humanas desarraiga costumbres feudales. Este hecho se presenta como el inicio de una larga marcha que debía llevar a la restauración del Imperio Incaico. La sublevación de Rumi Maqui Entre 1916 y 1917. los trabajos gratuitos y los pagos de tributos que se le imponen prepotente y abusivamente a los indios. ha conseguido abolir en su provincia las mandas forzosas. los núcleos indigenistas ni los mismos gamonales del altiplano. para deshacerse de este inusual y peligroso funcionario público.

(26) Finalmente. ya que éste se presenta como «el Moisés que va a redimir a los indios» y es un factor de desequilibrio social. además de felicitar al Centro Universitario por su interesantísima labor pro-indígena. Caminaca.(29) Durante los años siguientes. Víctor Andrés Belaúnde.(31) Cuando concluye su función investigadora. después que deja la subprefectura de Chucuito. Juan Bautista Lavalle y Pedro S. se permita pisar sus haciendas. interviene como expositor en los conversatorios que en torno a «La educación del indígena» organiza el Centro Universitario de San Marcos. dejando entrever la posibilidad de que el gobierno ceda ante la presión de los gamonales y destituya de su cargo a Gutiérrez Cuevas. haciendo eco de tales solicitudes. acompañado de su secretario. Durante su intervención. los terratenientes puneños afirman lo siguiente: «Gutiérrez calumnia. En una parte de la comunicación que envían al presidente Billinghurst. ya se vislumbra quiénes pueden ser sus enemigos». y exigen su inmediata expulsión del altiplano.(30) Simultáneamente. deciden elevar un pedido al gobierno de Billinghurst. Joaquín Capelo y Dora Mayer. Bernardino Arias Echenique. que se sienten desconcertados y alarmados ante la Comisión que encabeza Gutiérrez Cuevas. y participa activamente en las actividades que éstos impulsan. alborota y excita y subleva a los indios contra los blancos. Achaya y Arapa. en 1910. extrañándose de que un individuo como Gutiérrez Cuevas. lo envía a Puno para investigar las masacres de indígenas que se habían cometido en Samán. Zulen. En calidad de comisionado del gobierno de Billinghurst. Todos ellos. Zulen. Gutiérrez Cuevas desempeña algunos cargos importantes como prefecto accidental de Huánuco y jefe militar en Canas. después de convocar a una reunión urgente que se lleva a cabo a mediados de octubre. el terrateniente y diputado por Azángaro. que creen que con la presencia del ex-suprefecto de Chucuito se van a acabar sus males y sus desgracias o. conjuntamente con Dora Mayer. en julio de 1909. De modo que no resulta un acto fortuito cuando en 1913 el gobierno de Billinghurst. Otra es. van a disminuir los abusos de los hacendados. se convierte en un fervoroso billinghurista. la actitud de los gamonales de la región. se hace amigo de Pedro S. apoya. sin abdicar de sus ideales indigenistas.(28) Más tarde. Al ver que los amigos de Gutiérrez son los pobres y desheredados. Existe muchísima diferencia entre el motín de una soldadesca y el levantamiento de una raza para sacudir el yugo y vengar las iniquidades de tres o cuatro siglos». Recurrimos a V. Gutiérrez Cuevas se pone en marcha hacia la capital. González Prada culmina su artículo con estas frases un tanto premonitorias: «En fin --escribe--. no sólo para cambiar de autoridades secundarias.los indios suscite odios y resistencias. y un importante grupo de . reseña las atrocidades del gamonalismo y pide su condena y proscripción.(27) Entre 1906 y 1912. Su llegada suscita fervor y regocijo entre los indios puneños. de conocido espíritu subversivo. aparece como miembro de la Asociación Pro-Indígena. para que de acuerdo a la Cámara y Supremo Gobierno retiren al delegado inescrupuloso». Como buen indigenista que es. Así. por lo menos. naturalmente. tomando en cuenta tanto su experiencia al frente de la suprefectura de Chucuito como sus ideales indigenistas. puede convertirse en un grito de rebelión. Federico Ortiz. lo que no pasa hoy de una queja sumisa o lamento humilde. Gutiérrez Cuevas arriba a Juliaca a fines de septiembre de 1913. Julián Palacios. Julia Delaway. sino para conseguir una reivindicación social. reclama en su Cámara que Gutiérrez Cuevas vuelva inmediatamente a Lima. E. Levantamientos amenazan pueblos cerca de Taraco.

El colofón de todas estas campañas de infundios contra Gutiérrez Cueva es su deportación a Chile. Después de la caída del gobierno de Billinghurst. Todo esto debe haber ocurrido a fines de noviembre de 1913. vuelve a Lima en agosto de ese mismo año. En las cartas que por ese entonces cruza con Francisco Chuquihuanca Ayulo. Billinghurst es derrocado por el Coronel Oscar R. una fotografía donde aparecen Gutiérrez Cuevas. Lleva un voluminoso informe. pues por esa fecha el diario La Crónica publica. decididos y resueltos». nadie ha hallado el informe elaborado por Gutiérrez Cuevas. se percibe cómo en la mente del ex-comisionado del depuesto gobierno de Billinghurst empieza a madurar la idea de la organización de un levantamiento indígena. En una de estas misivas --del 29 de diciembre de 1914-. uno de los más distinguidos exponentes del indigenismo puneño. además. que aparece como uno de sus enemigos más acérrimos. Así. los ataques contra Gutiérrez Cuevas llegan al clímax. un reportaje con Gutiérrez Cuevas. Rumi Maqui. hasta el día de hoy. al igual que tantas otras cosas más. Tampoco se sabe si éste llegó o no a enviar una copia del mismo a la Sociedad Antiesclavista de Londres. entre otros).(33) Al poco tiempo. los representantes de los terratenientes lo habían motejado de «loco». Es la histórica fotografía que figura ahora en la portada del valioso libro de Augusto Ramos Zambrano. Gutiérrez Cuevas mantiene estrecho contacto con la dirigencia campesina de Samán. las disposiciones que la gravedad del caso de los campesinos de Puno exigía. logra incluso que lo borren del escalafón militar por elemento antisocial y subversivo. Movimientos campesinos de Azángaro (1985). Augusto Ramos Zambrano considera que este último hecho prueba la forma en . Desde su retorno de Chile. Palacios y los indígenas que viajan a Lima. Arias Echenique. Augusto Ramos Zambrano cree que la difícil situación que ya por ese entonces confronta Billinghurst no le permite examinar el informe de Gutiérrez Cuevas ni adoptar. Esta edición de La Crónica trae. en primera página. Antes. donde éste condena severamente al gamonalismo como el causante del deplorable estado económico y social en que se debate el campesinado puneño e incluso consigna los nombres de algunos de estos terratenientes de horca y cuchillo (Mariano Abarca Dueñas. Bernardino Arias Echenique.(32) Todavía se desconoce cuál es la suerte que corre el valioso informe que Gutiérrez Cuevas entrega al presidente Billinghurst.se refiere tanto a su obsesión por construir una especie de catapulta que sirva para lanzar mechas encendidas (a la que llama «mi lampina») como a la necesidad de contar con «hombres sin temor alguno. como seguramente hubiese querido. No se sabe si llega o no a ser estudiado por los funcionarios del gobierno. en el Parlamento. que ocurre a mediados de febrero de 1914. se haya perdido durante los incidentes que rodean al golpe de Estado que pone fin a este inesperado entreacto populista en todo el período de dominio del civilismo durante la llamada «República Aristocrática» (1895-1919). Es muy probable que el informe de Gutiérrez Cuevas. Benavides.(34) Gutiérrez Cuevas le escribe también a Chuquihuanca Ayulo sobre la necesidad de establecer en Lampa una agencia del periódico La Voz del Pueblo. Uno de ellos. el 14 de febrero de 1914. Angelino Lizares Quiñones.indígenas que representan a las comunidades de Samán. como única forma de acabar con el injusto orden de cosas impuesto por el gamonalismo. Caminaca y Achaya. como años más tarde dice durante una entrevista. que entrega en sus manos al presidente Billinghurst. para así poder venderlo a los indios de esa provincia y de los de Azángaro y Ayaviri. Despues de permanecer algunos meses en Iquique y Valparaíso.

Por ejemplo. y de allí se desplaza al pueblo de Juliaca. Augusto Ramos Zambrano considera que la existencia de este documento original --que obra en su poder desde hace más de dos décadas-. Samán. en su edición del 26 de noviembre de dicho año. adoptando para tal efecto el nombre de Rumi Maqui Ccori Zoncco (Mano de Piedra Corazón de Oro). quebradas. donde visita a su amigo Chuquihuanca Ayulo.cómo en Lima Gutiérrez Cuevas llega a establecer vinculaciones con los dirigentes del anarcosindicalismo. afines a la causa común de la lucha contra el gamonalismo. de claras connotaciones milenaristas. Una vez convertido en Rumi Maqui. Arapa. y que en Azángaro. montes. cuando los preparativos para el alzamiento indígena están más o menos avanzados. que barruntan la inminencia de un nuevo levantamiento indígena. Gutiérrez Cuevas procede a expedir nombramientos de «cabecillas restauradores» a los jefes indígenas de parcialidades y distritos. Ayaviri y tal vez llegara a Sandia y Carabaya. En lugares estratégicos de San Antón. El rumor llega incluso hasta las salas de redacción de algunos de los periódicos de la región. Puno. Gutiérrez Cuevas procede a proclamarse General y Supremo Director de los pueblos y ejército indígenas del Estado Federal del Tahuantinsuyo. se refiere a que «desde hace tiempo se viene hablando de una vasta y temible organización de la indiada para liberarse de lo que ellos llaman la coyunda de los blancos. en una crónica que casualmente lleva por título «Los indios en movimiento». Putina. Una de sus bases más activas llega a ser la parcialidad de Soratira. Lampa. se lleva a cabo en una de las parcialidades de Samán. que es presentado como el inicio de «la campaña restauradora contra el gamonalismo». Así. Como cuenta Augusto Ramos Zambrano: «Constantemente [Gutiérrez Cuevas] viaja a lomo de bestia a las parcialidades y comunidades de Azángaro.(37) Así. Llega primero a la ciudad de Lampa. ante la presencia de numerosos dirigentes indígenas. y pareciera . Asillo y Chupa propicia reuniones para adiestrar a los campesinos en el manejo de armas e impartir instrucciones para el éxito en la recaudación de fondos por medio del sistema de "la rama". no hace mucho que un tal indígena lanzó una proclama declarándose descendiente del famoso Rumi Maqui y llamando a las armas a sus hermanos de opresión y de raza. desde los meses de octubre y noviembre de 1915. Este significativo acto bautismal. El Eco de Puno. inicia sus actividades orientadas a poner en marcha su vasto plan de alzamientos indígenas. parajes. Huancané. el nombre de Rumi Maqui empieza a vocearse insistentemente dentro del campesinado puneño. todavía se conservan hasta el día de hoy. ríos y pasos difíciles. dentro de la mayor reserva posible. cuyo origen se remonta a fines del siglo pasado y tenía por finalidad facilitar el viaje de los cabecillas a la capital que eran conductores de reclamaciones y memoriales para ser entregados al Presidente de la República». Para no ser visto ni crear sospechas prefiere desplazarse en las noches. protegido por una escolta de jóvenes licenciados que conocen caminos. la corriente ideológica que gesta los primeros movimientos obreros en la capital. como el que pertenecía a Gaspar Condori.(36) Entre agosto y septiembre de 1915. Los originales de algunos de estos nombramientos expedidos por Rumi Maqui. de la parcialidad de Samán. lugar en el que establece su cuartel general. el futuro mártir de la rebelión de San José.(35) Gutiérrez Cuevas se traslada a Puno a comienzos de 1915. de donde es natural José María Turpo.es la prueba irrefutable que acredita a plenitud que el Mayor Teodomiro Gutiérrez Cuevas realmente se proclamó General Rumi Maqui y Restaurador del Estado Federal del Tahuantinsuyo.

Como dicen Manuel Burga y Alberto Flores Galindo: «Él [Rumi Maqui] no dio vida a la idea. Todo parece indicar que el proyecto de Rumi Maqui estaba orientado a un levantamiento general del campesinado puneño. se inician precipitadamente las primeras acciones de fuerza el dos de diciembre de 1915. La gran rebelión debía estallar el domingo de carnavales de 1916. por un lado. San José era un distrito más alejado. estos planes abortan cuando Rumi Maqui se entera que los hacendados ya se encuentran debidamente informados gracias a algunos de sus colonos y pastores que. Lampa. Gutiérrez Cuevas no hace otra cosa que ponerse al frente de toda una oleada revolucionaria --el milenarismo andino-. con el ataque a la hacienda San José. el propietario de dicha hacienda. las tierras habían sido del Inca. la misma idea milenarista sobre la vuelta al Imperio de los Incas vuelve a aparecer durante la gran sublevación indígena del sur (1920-1923). (38) Al adoptar el nombre de Rumi Maqui Ccori Zoncco y predicar la restauración del Imperio del Tahuantinsuyo. Resulta que. quitarles sus haciendas y reconstruir el Tahuantinsuyo: la sociedad arquetipo». pero no era lo más aconsejable por su misma cercanía al pueblo de Juliaca. desde 1910 hasta el estallido de la insurrección en diciembre de 1915. antes de que Gutiérrez Cuevas caiga en manos de la policía y el plan del gran levantamiento indígena resulte completamente desbaratado. En cambio. por el otro. La ideología del movimiento era de tipo claramente milenarista. (41) Por consiguiente.(39) Después de la experiencia de Rumi Maqui. Arias Echenique venía expandiendo sus haciendas a costa del despojo de las tierras de las comunidades indígenas aledañas. Después se debía extender por los otros departamentos andinos. sino más bien la encauzó e intentó desarrollarla.(42) Todos estos elementos contaron mucho al momento de elegir a esta hacienda como el primer blanco de lo que ahora se conoce como el levantamiento de Rumi Maqui. aparentan colaborar con la insurrección y.(40) La elección de la hacienda San José como el primer blanco de lo que debía ser el inicio del levantamiento general del campesinado puneño tiene mucho que ver con una trama más compleja de contradicciones y conflictos sociales. De esta manera. En . son fieles servidores de sus patrones y hacen las veces de «confidentes». desde donde las fuerzas armadas podían movilizarse con suma rapidez. fundamentalmente. El principal móvil de esta acción no es. con posibles vinculaciones con los indígenas de Cusco y Apurímac. Esta es la explicación fundamental de por qué el conflicto entre este hacendado y los indígenas de los distritos de San José y San Antón se había agudizado peligrosamente. y ahora es la autoridad gubernamental de Capachica que en documento oficial da la voz de alarma. donde existían condiciones tan favorables como en San José. sobre todo a la época de la rebelión de Juan Bustamente (18671868). hasta lograr la restauración del Estado del Tahuantinsuyo. como sostiene José Tamayo Herrera. la rebelión también pudo haber estallado en San Antón.que los últimos desórdenes de las indiadas de Azángaro han tenido por móvil encausar y preparar el gran día. y siendo ellos descendientes del Inca tenían el derecho milenario de arrojar a los blancos. pidiendo a las autoridades de Puno el envío de fuerzas a este distrito para prevenir una posible alzada de los indios». Desgraciadamente.cuyos orígenes se remontan al siglo XIX. Hunacané y Puno. comprendiendo la provincia de Azángaro. y parte de las de Sandia. la enemistad política y personal entre Gutiérrez Cuevas y Arias Echenique.

Beben el abundante alcohol enlatado que encuentran allí. sus intestinos. que durante los enfrentamientos resulta herido en el talón. Al final. se dedican a cazar a los indios que supuesta o realmente participaron en el ataque a la hacienda San José. muestra palmariamente el tipo de violencia a que recurren los gamonales cuando tienen que defender sus intereses de casta. desde el cerro Pucamoco. abandonan la hacienda San José. dejando detrás suyo más de un centenar de muertos. sujetando los otros extremos de las sogas a las cinchas de dos caballos que son conducidos por terrenos escabrosos en una distancia de dos millas.(43) Se dice que. se dedican a disparar a la multitud campesina y provocan una verdadera carnicería. después del fallido ataque a la hacienda San José.(44) Luego de los sucesos del dos de diciembre de 1915. uno de los líderes indígenas del levantamiento de Azángaro. Para ello. se desbordan y se dedican al saqueo. lanza galgas y explosivos. Turpo es capturado en la parcialidad de Sillota. mientras que una parte de ellos se introduce al almacén en busca de alcohol. cerca de medio millar de campesinos. en el distrito de Asillo. y que allí resisten durante varios días el asedio de dos regimientos del ejército que el gobierno moviliza desde Arequipa y el Cusco con el fin de «pacificar» la zona. Al llegar. pasando por otra llamada La Unión. Cuando se inicia el ataque. a la que no le dan mayor importancia. que sirve como voz de alarma. Rumi Maqui y los indios sublevados se refugian en el cerro de Inampo. Después . despierta a los empleados de la hacienda San José. opta también por retirarse. los hacendados y sus empleados. mas no así el primer blanco del levantamiento. sus piernas. El salvajismo exhibido frente al caso de José María Turpo. Entre tanto. de propiedad de Alejandro Choquehuanca. se encaminan hacia el caserío de la hacienda Atarani. cuando los primeros rayos del sol nuevamente iluminan las comarcas. desde una especie de altillo o torre. centenares de indígenas. los rebeldes son derrotados y masacrados por estas tropas. Los indígenas que lanzan los cartuchos de dinamita. Otro grupo de seguidores de Rumi Maqui. y algunos de ellos pierden el control de sí mismos. Es así como hacia la medianoche del primero de diciembre de 1915 varios centenares de campesinos se reúnen en una solitaria cabaña de la comunidad de Soratira. si algo tuvo que modificarse fue la fecha para las primeras acciones. Son como las cuatro de la mañana del dos de diciembre cuando un dinamitazo. Como resultado de los horribles golpes en lo accidentado del terreno. los ocho empleados de la hacienda. en precipitada fuga. protegidos por las autoridades. al compás de tambores y pututos. por los empleados del hacendado Sebastián Urquiaga. sus verdugos lo atan fuertemente de los pies. la policía y las tropas del ejército. Enseguida se enrrumban al caserío de la hacienda San José. Al final.consecuencia. Van lanzando gritos de protesta contra los gamonales. donde reciben las últimas instrucciones que en quechua les imparte José María Turpo. La mañana del 18 de enero de 1916. logran ingresar al primer patio y tratan de incendiar la casa-hacienda de Arias Echenique. quienes primero lo someten a crueles tormentos y después deciden darle muerte por medio de arrasamiento. Rumi Maqui. que esperan armados hasta los dientes a los atacantes. les ponen mechas muy cortas y éstos estallan en sus manos. en San Antón. en medio de un griterío generalizado. En estas circunstancias. Luego. provistos de modernos fusiles máuseres y abundante munición. el cuerpo de Turpo es despedazado violentamente: su cabeza. sus brazos. quedan prácticamente adheridos a las piedras del trayecto por donde es arrastrado. Lo hace en un caballo blanco de Arias Echenique que encuentra en la hacienda.

se le somete a la zona militar y se le inicia un juicio por traición a la patria. tanto Gutiérrez Cuevas como los indígenas que habían sido apresados en diversos lugares de Puno niegan rotundamente los cargos que pesan sobre ellos.(48) Lo que no se comprende es que en las circunstancias tan difíciles en que se encontraba Gutiérrez Cuevas. donde estaba en juego no sólo su libertad sino la de muchos indígenas que habían osado levantarse contra los gamonales. y que en respuesta. se ha especulado mucho acerca de que él y Rumi Maqui no serían la misma persona. fueron masacrados por los empleados de Arias Echenique. acompañado de Casimiro Huarachi y otros pocos indígenas que lo escoltan. lo que dicen es que algunos indígenas. Cuando se inicia el proceso penal. la única víctima del terror de los gamonales. habían ido pacíficamente al caserío para indagar por el estado en que se hallaban sus compañeros detenidos.los verdugos recogen los fragmentos humanos que quedan de Turpo.(45) Turpo no es. que se ha cometido el error de tomar como verdad histórica lo que acaso nunca pasó de ser una leyenda. Para tal efecto. exhibiéndolos en toda su asquerosa fisonomía moral. no tenía mucho sentido admitir que él era efectivamente Rumi Maqui ni que los sucesos de San José formaban parte de un plan de insurrección general del campesinado puneño. La acción es favorecida por la eficaz colaboración de algunos hacendados puneños que le seguían los pasos. asesinatos y asaltos de que son víctimas los indios por parte de los terratenientes. el Prefecto de Puno. Su rotundo rechazo a los cargos . donde ordena al General Jefe de la Zona de la III Región que instruya el correspondiente juicio militar. se dirije a Lampa en busca de su amigo Chuquihuanca Ayulo. el gobierno dicta una Resolución Suprema que el 14 de mayo de ese año aparece publicada en el diario El Pueblo de Arequipa. Con relación a los sucesos acaecidos en San José. Esta coartada es ampliamente respaldada por la prensa progresista de ese entonces. el propio Gutiérrez Cuevas repite la misma versión en el célebre reportaje que en junio de 1916 le hacen los periodistas de El Pueblo de Arequipa. Se calcula que esta modalidad de castigo y represión implementada por los hacendados acaba causando un mayor número de muertes que el ocurrido en el asalto de la hacienda San José. naturalmente. sin que exista motivo alguno. a la Sociedad Antiesclavista de Londres. y que ha logrado traducir al inglés su informe sobre Samán para enviarlo. al enterarse que allí se encontraba el Subprefecto de Azángaro. o que éste no es sino una invención de los mismos gamonales. aunque en ningún momento deja de lanzar demoledores ataques contra los gamonales del altiplano. junto con los de los doctores Maguiña y Villena. Inmediatamente. ataque a la fuerza armada y salteamiento.(46) Después del fracasado levantamiento de San José y la consiguiente represión del ejército y los gamonales. Como escribe Augusto Ramos Zambrano: «Habría sido excesivamente ingenua la actitud de Rumi Maqui al aceptar llanamente la acusación de traición a la patria y habría significado comprometer a decenas y hasta centenares de indígenas que estaban involucrados en el alzamiento. para de allí continuar a la ciudad de Arequipa. Agrega también que el odio que se le profesa tiene como origen la lucha que ha emprendido en contra de los métodos de despojo. Carlos Zapata. varios de los cuales sufrían prisión en las distintas cárceles de Puno.(47) A partir de estas declaraciones de Gutiérrez Cuevas. Incluso. Gutiérrez Cuevas. Dice que los ha desenmascarado ante el Perú y el mundo entero como verdugos y asesinos. los meten en un costal y los llevan a una de las propiedades de Arias Echenique. En estas circunstancias. lo toma prisionero en abril de 1916.

En mayo de 1917 se informa que estaría residiendo en Bolivia. De ninguna manera tal procedimiento se puede tomar como una negación al movimiento que él liderara en Azángaro con vastas proyecciones en la zona andina del país». la imaginación colectiva no cesa de acrecentar sus hechos. Bolivia. la burla y el escarnio. El temor se contagia y tienen que enviarse tropas a Puno.(52) . El único documento que probaría que sigue activo durante sus años de exilio es una carta redactada por uno de sus seguidores --un personaje que desde Potosí. Así. Palma era un antiindigenista. Algunos sospechan que no hay tal fuga. desde Abancay hasta La Paz. donde se describe el plan para la creación de la Gran Confederación Sudamericana del Pacífico que Rumi Maqui elabora poco antes de morir. no se sabe mucho en realidad. Por eso. la mayoría de las publicaciones más importantes de Lima. el levantamiento indígena de Azángaro y la pretendida reconstitución del Imperio Incaico. pero se sospecha su presencia en una sublevación que estalla en Huancané. Llegó a decir que había necesidad de importar blancos para mejorar el país. para realizar una gran rebelión contra los mistis y el gamonalismo. parece que vive algunos años en Bolivia. del Gutiérrez Cuevas de carne y hueso posterior al levantamiento indígena de Azángaro. Rumi Maqui acaba transformándose en una especie de seudónimo colectivo u otro de esos incas imaginarios que aparecen reiteradamente en la historia andina.era una táctica ineludible y necesaria frente a un emplazamiento judicial de suma gravedad. disfrazado de indio. Después que se fuga de la cárcel de Arequipa. un chiste de mal gusto o un acontecimiento que ni siquiera alcanza el nivel de tragicomedia. Se inicia la leyenda. Años después se habla de un sello y una bandera como emblemas de la restauración del Tahuantinsuyo. para asegurar en la casa de una amiga suya sus documentos y algunas pertenencias. firma con el seudónimo de «General Huayna Cápac»--.(49) Gutiérrez Cuevas permanece en prisión hasta el dos de enero de 1917. emprende viaje al pueblo de Juliaca. Al final. no sólo recurren a la condena. Circula la supuesta foto de un estado mayor y la tradición oral dice que en diciembre de 1915 Rumi Maqui había convocado a indios de todo el sur. De allí es expulsado por sacar a luz un periódico de defensa de la raza indígena. como dice Alberto Flores Galindo. Ese día. sino también a la sátira. Como recuerda Jorge Basadre: «La rebelión [de Rumi Maqui] es recibida con carcajadas en Lima. Aunque no se lo vuelve a encontrar. donde se vuelve un ácrata convicto y confeso. Desaparece sin dejar el menor rastro y no hay mayores referencias suyas hasta meses después. la aparente pretensión de restaurar una corte de los Incas en el interior de Puno es vista como una acción grotesca. del Rumi Maqui real.(50) Pero. El periodismo limeño y Rumi Maqui Siguiendo los cánones antiindigenistas que todavía imperan en el Perú de la década de 1910. y pasa a la Argentina. sino que es ejecutado extrajudicialmente. Quien se singularizó en la sorna fue Clemente Palma desde Variedades. El pensamiento antiindigenista dominó el final del XIX y el principio del XX». asumen una actitud completamente negativa frente a la figura de Rumi Maqui.(51) 5. particularmente la revista Variedades y el diario La Crónica. logra evadirse de la cárcel. misteriosamente. mientras que Rumi Maqui es presentado como un mamarracho que sólo llama a la risa y al que no se le puede tomar en serio. Después que se evade de la cárcel.

de los que piensan en el Perú! ¿Es concebible semejante infamia?». para esta vez decirle que lo escucha con pena. aquellas bromas. el atraso. la Mayer exclama: «¡Burlarse de la pobreza y desgracia de los indígenas en momentos en que más de cien individuos de esta raza yacen víctimas de cruel e impune asesinato en Azángaro! ¡Burlarse de la mendicidad de esta raza que es culpa de los que gobiernan. pero que también se debía enjuiciar y encarcelar a todos «los reformadores y falsos restauradores de la libertad».(53) En otra parte de su artículo. coronado con la mascaipacha de los Incas.(55) Sin embargo. que se ríe a pierna suelta de Rumi Maqui pero hace mutis ante la matanza de indios que los gamonales y el ejército perpetran en Puno. Variedades afirma que juzgarlo por traición a la patria es darle un lugar que no se merece. son causas de risa y que atribuyendo gratuitamente a un raído y sucio sujeto sacado de las filas de los comuneros puneños. en su edición siguiente. no me abandones a la ferocidad de los civilizados». que se ve obligada a escribir un artículo para criticar lo que estas publicaciones venían diciendo sobre los sucesos de Azángaro.(54) Al final. pretensiones a revivir el esplendor de los incas o a remedar instituciones diplomáticas modernas. basta para echar abajo los legítimos ensueños de un pueblo humilde. que cuanto hace debe tomarse del lado cómico. no carecían de tendencia doctrinaria: enseñaban al público que la raza indígena del Perú es algo tan pobre en su esencia. dorándose con el título de ministro de hacienda. (57) Por su . Variedades llega a publicar dos caricaturas de Rumi Maqui. La otra caricatura se refiere al pedido formulado para alcanzar justicia por haber sido acusado de traición a la patria. Esto se observa con mucha claridad en la primera de estas publicaciones.Como es previsible. En una de ellas se le hace dialogar con su padre el Sol. vale decir. En su calidad de dirigente de la Asociación Pro-Indígena. apesadumbrado. Su idea es que la burla que se hace de los indios no es un mero incidente sino todo un síntoma de la patología nacional del Perú oligárquico.(56) Incluso. pastor o agricultor. a quien le dice: «Padre mío. Se trata de «La sátira en su lugar». que tiene derecho a la vida y a un porvenir nacional». enseñaba al público que la pobreza. publicado en febrero de 1916 en El Deber ProIndígena. Aquellas ironías. las duras críticas de la Mayer no llegan a surtir mucho efecto. la impotencia de conquistar el progreso. Nuevamente el Sol aparece como el interlocutor de Rumi Maqui. con un cinismo casi enfermizo. semifeudal y racista de la década de 1910: «En La Crónica y Variedades --dice-encontramos dos artículos sobre el Neo-Tahuantinsuyo de Rumimaqui. a los indigenistas y los liberales. en su número del 13 de mayo de 1916. que no juzgamos inofensivos. la Mayer sentencia: «La burla que se hace en Lima de los indios no es un mero incidente sino todo un síntoma de la patología nacional». pues al poco tiempo Variedades y La Crónica. ganada por la ira de los justos. la Mayer se resiste a aceptar que Variedades y La Crónica se empeñen en convertir a Rumi Maqui en el blanco de sus chanzas e ironías. apuntando contra el pensamiento antiindigenista y racista que se expresa a través de Variedades y La Crónica. vuelven a las andadas antiindigenistas y racistas de antes. Ante lo que el Sol. le contesta que ya no puede hacer nada porque ha dejado de ser el todopoderoso del Imperio de los Incas y que el que hoy manda es el cheque circular. que hablar del Tahuantinsuyo en el siglo XX es una grotesca bellaquería que no debe ser tomada en serio y que no es un personaje temible sino una imagen caricaturesca. la actitud antiindigenista y hasta racista de Variedades y La Crónica motiva la airada protesta de Dora Mayer. Cuando aborda el hecho de la reciente detención de Rumi Maqui.

donde escribe páginas irreverentes y hasta burlonas. acorralarlo y detenerlo. Los blancos de sus ironías son. Parte de que a Lima ha llegado una especie de onda telúrica proveniente del sur del Perú. cuando Rumi Maqui se fuga de la cárcel de Arequipa y el gobierno de Pardo fracasa en sus intentos por apresarlo. es el director de ambas publicaciones. en lugar de que el señor Pardo lo esté gobernado desde el palacio de Lima». En un inicio. recurre al mismo tipo de sátira amarga. Cusco y Puno. Hizo quince pedidos. (58) Incluso. no obstante su juventud y su aparente propensión a los decadentismos fineseculares. 6. naturalmente. Por la época en que se producen los diversos acontecimientos e incidentes vinculados al levantamiento indígena de Azángaro.el tono del joven Mariátegui cambia radicalmente: se apasiona con el hecho. sin duda alguna. Mariátegui. Cusco y Puno. Mariátegui trabaja como cronista parlamentario en El Tiempo. lloró el fracaso de Túpac Amaru y lamentó que el mayor Teodomiro Gutiérrez no esté gobernando hoy el Perú desde la fortaleza de Sacsahuamán. Goza poniéndole cómicas apostillas al diario de debates parlamentarios. descubre que este acontecimiento tiene cierta vinculación con el incaísmo que desde 1912 campea en ciertos sectores de la cultura peruana. incluyendo José de la RivaAgüero y los jóvenes «futuristas». en el hipotético caso de una restauración de la dinastía . Se trata del artículo «Grimas y zozobras». para abordar los hechos relacionados a la captura de Rumi Maqui. pues. y busca entender esos esfuerzos que pretenden trastocar la marcha de la historia para restaurar el antiguo Imperio de los Incas. que aparece el 17 de enero de 1917. no obstante los esfuerzos del gobierno de Pardo por seguirlo.el señor Secada estuvo de mal humor sin duda alguna. no oculta las simpatías que siente por este hombre. salvo una que otra notable excepción. El joven Mariátegui.parte. buscado infructuosamente en las serranías de Arequipa. Rumi Maqui y el descubrimiento del indio La excepción a la regla del antiindigenismo y el racismo del periodismo limeño de la década de 1910 es. todavía ande suelto por los campos y las serranías de Arequipa. Mariátegui se entusiasma con el tema y le dedica una crónica completa. La onda telúrica tiene mucho que ver con el hecho de que el general Rumi Maqui. dejando día tras día en rídiculo al gobierno de Pardo. insulsos y tediosos debates parlamentarios que se ve obligado a comentar. Se trata de uno de los pocos hombres de prensa que. todavía continúa por un tiempo más. que en ese entonces. De modo que la infamia antiindigenista y racista de la prensa limeña que tanto irrita a la Mayer. que parece haberse mimetizado con el terreno. Sin embargo. el presidente José Pardo y todo lo que huele a civilismo. además de ser un antiindigenista furibundo. Detrás de esta torpe campaña se encuentra la pluma de Clemente Palma. pues. exaltó las virtudes de Manco Cápac. como un tema más de esos aburridos. y le gusta reírse de los políticos de la calle y de los políticos de la casa. Tiene a su cargo una columna diaria que se llama «Voces».(59) Pero después. frente a Rumi Maqui --como señala Alberto Flores Galindo-. toma en serio a Rumi Maqui y se esfuerza por entender el sentido de su rebelión. cuando menciona a Rumi Maqui en una crónica sobre la intervención del diputado Alberto Secada: «Ayer --dice-. pero sobre todo a los que detentan el poder. Dijo la elegía del imperio del Tahuantinsuyo. Eso es lo que ocurre a principios de agosto de 1916. La Crónica tampoco se queda atrás. Rumi Maqui aparece de manera indirecta y circunstancial en las escritos juveniles de Mariátegui. malévola y cínica. Esta situación alarma a muchos.

Música incaica. en este proceso de volver la cara al pasado. Valle Riestra y Baudouin. pues la evocación del pasado. pues otea que el Perú es un país escindido y fragmentado. Y para que nada nos falte nos ha sobrevenido . El general Rumimaqui.(62) Cuando procede a explicar la trascendencia de estos cambios culturales. que lleva el título sumamente significativo de «La cara al pasado». precisamente por esta gran fractura social. de esa historia. en este mismo artículo. el restaurador y otras cosas tremendas y trascendentales». de ese ayer y de todas esas cosas y nos hemos acordado de que en las faldas y en las cumbres de la cordillera de los Andes y detrás de ella existen muchos hombres que son nuestros padres y nuestros hermanos». el teatro y la música incaicas de Alomía Robles. que entre nosotros era sólo el mayor Teodomiro Gutiérrez. Habla ahora de cómo la «revolución incaica» de Rumi Maqui acaba confluyendo con el arte. al recuerdo de los hombres que viven en los Andes: los indios. cuidándose de que la ironía afecte solamente al civilismo y no empañe. Mariátegui sostiene que el incaísmo cultural-creativo contribuye decisivamente al redescubrimiento del indio. la «otra dinastía». Pero no sólo se limita a registrar este hecho fundamental. vale decir. casi inexorablemente. Mariátegui vuelve a aludir el tema Rumi Maqui. entre los indios es el Inca. Nos sentimos arrullados por la música incaica y nos entregamos enamoradamente al culto de nuestro pasado. apenas si ha sido necesario la aparición de un personaje como el mayor Teodomiro Gutiérrez Cuevas: «Todos --sostiene-. Mariátegui escribe otra crónica donde vincula de manera todavía más directa a Rumi Maqui con el incaísmo cultural-creativo. en lo más mínimo. por el impacto de estas manifestaciones culturales. en una especie de enorme Asociación Pro-Indígena. de esa raza. la historia o la tradición de los Incas lleva. lo hace en el contexto de una crónica donde habla de los efectos del incaísmo cultural-creativo en el imaginario de los peruanos. sino también busca opinar sobre lo que todo esto significa para el desarrollo de la cultura peruana. Se trata del artículo «Minuto solemne». Así.(63) Al poco tiempo. de esa mitología. Se diría que asistimos a un renacimiento peruano. Luego dice que. de esa tradición. Mariátegui cambia de tono cuando trata de explicar lo que Rumi Maqui significa. Mariátegui escribe estas líneas con un humor bastante fino.(60) Pero. pero especialmente a otra dinastía». Comienza hablando de la popularidad de la «música incaica» de Daniel Alomía Robles y el éxito de la ópera Ollantay. Rumi Maqui significa una cosa para los indios y otra completamente diferente para el resto del país: «Y hemos pensado inmediatamente --dice-. Esta vez. Teatro incaico. Afirma que. Es así como se da cuenta que.incaica.tenemos vuelta la cara al pasado. y no encuentra mejor término que «renacimiento peruano»: «La vida nacional --dice-. Apenas si hace falta en el escenario de nuestra vida actual el mayor Teodomiro Gutiérrez». He aquí lo que dice: «Repentinamente nos hemos acordado de ese pasado.que en el Perú no hay a estas horas más fugitivo que el general Rumimaqui. la imagen de Rumi Maqui: «Y es que el general Rumimaqui quiere a todo trance la restauración de la dinastía incaica y esto tiene que parecernos muy malo a todos. siente la necesidad de decir algo en torno a lo que el incaísmo cultural-creativo y el levantamiento de Rumi Maqui representan. los más afectados serían justamente Pardo y los civilistas. Tenemos arte incaico.(61) Más tarde. que aparece el 25 de abril de 1917 y es su última intervención importante sobre el tema. en la edición de El Tiempo correspondiente al 1º de marzo de 1917. se vuelve solemne y reflexivo.llega indudablemente a una etapa interesantísima. de un momento a otro. Lima se ha tornado. En ese momento.

El cambio que en Europa proviene de Rusia. lo tradicional era sinónimo de lo colonial. Todas estas circunstancias se confabulan para dictar una sola conclusión: éste es el renacimiento peruano. nos encontramos con Ollantay y Súmacc Tica. se ha producido una grieta. Alberto Flores Galindo escribe: «Conviene insistir que estamos en 1917. el acontecimiento le permite descubrir un sentido diferente de la tradición. en todo caso. Si ponemos los ojos en una vidriera nos encontramos con una momia. si se quiere. Y si dirigimos la mirada al mapa nos encontramos con que los indios que. Si ponemos los ojos en un periódico nos encontramos con una artículo del doctor Kimmich sobre las ruinas del Tiahuanaco. Estamos en un minuto solemne.(65) Si antes la aproximación al incaísmo modernista le permite al joven Mariátegui tomar en serio a Rumi Maqui. y descubre que sólo a partir de esta constatación fundamental. ahora el estudio de este personaje le ayuda a volver la mirada hacia las faldas y las cumbres de la cordillera de los Andes. sueñan con la restauración de su dinastía y de su mascaipacha simbólica. El tedio ha sido roto. (1999) . como los [hermanos Francisco y Ventura] García Calderón. Este hecho abre en Mariátegui la posibilidad de una reflexión: lo antiguo puede ser lo nuevo. Mientras que para los intelectuales oligárquicos.comienza a descubrir todo un lado oculto e ignorado del país: el mundo andino que no había sido destruido por la invasión europea y que gravitaba todavía sobre el presente». De esta manera. sinónimos de revolución y socialismo. Sin haberlo premeditado. que se sienten más extranjeras que peruanas. Los incas adquieren de improviso forma y cuerpo. se puede imaginar el Perú en términos verdaderamente nacionales o. sino también --para refrasear lo que escribe en uno de sus artículos publicados en El Tiempo-. se considera definitivamente cancelado. los territorios más atrasados del país. para Rumi Maqui el pasado que se debe conservar o rescatar es ese mundo prehispánico que en Lima se ignora o. Se abren las huacas para que surjan las sombras de los emperadores del Tahuantinsuyo. Si ponemos los ojos en un escenario. Mariátegui --que de Lima salió apenas para un breve viaje a Huancayo. miran con desprecio a los habitantes de los Andes y se empeñan en construir una República sin y contra el indio. por virtud de la palabra del general Rumimaqui.una revolución incaica.(64) Refiriéndose a lo que el impacto del levantamiento de Rumi Maqui representa dentro de la evolución espiritual del joven Mariátegui. A través de Rumi Maqui. el entusiasmo por Rumi Maqui se encuentra con el entusiasmo que Juan Croniqueur [es uno de los seudónimos artísticos que por ese entonces emplea el joven Mariátegui] comienza a sentir por los "bolcheviquis". que reivindica los lazos familiares con el indio.«nuestros padres y nuestros hermanos»: los indios. se han levantado en armas y les muestran los puños agresivos a los osados mestizos que les sojuzgan y oprimen». peruanos. Y si ponemos los ojos en otro escenario nos encontramos con el señor Daniel Alomía Robles y con el folklore aborigen. A fines de ese año. en el Perú ha partido de Puno. donde viven aquellos seres humanos que son no solamente los descendientes directos del Imperio de los Incas. una fisura en el orden oligárquico y la "onda sísmica" procede de donde menos se la espera: las áreas más alejadas de Lima. Mariátegui alude también a parentescos diametralmente opuestos a los que comúnmente reclama el racismo de las élites colonial-oligárquicas.

pág. pág. págs. 266-270. págs. págs. 2. prólogo. 1991. Biblioteca Amauta. Lima. en Obras (Prólogo y notas de Luis Alberto Sánchez). tomo III. 6. Dora: «Lo que ha significado la Pro-Indígena». 19. Carlos: «Luces y sombras del incaísmo modernista. Amauta. Tord. tomo I. págs. José Carlos: «La Cosecha». 1969. Nº 2. Biblioteca Amauta. Lima. Federico: «La hora undécima del Sr. notas y documentación de Jorge Puccinelli). Lima. págs. págs. Nº 8. Luis: Sobre el 900. pág. Riva-Agüero. 15. setiembre de 1926.. 1996. Fundación del Banco de Comercio. 9. 172. Ibíd. 21. 171. Lima. Américo: «Manuel González Prada entre lo viejo y lo nuevo». 1988. pág. 22.. Jorge: Historia de la República del Perú. 24. Sánchez. 1986. El Norte. Ibíd. Mariátegui. Anacronismo y modernidad en los escritos teatrales de César Vallejo. Lima. Las cursivas son del propio RivaAgüero. 189. en Obras Completas. Editorial Universitaria. Mariátegui. 3 de enero de 1915. Ver Mariátegui. págs. Cuadernos Hispanoamericanos. 16. Colónida. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). Luis Alberto: Valdelomar o La Belle époque. Mosca Azul Editores. La última generación». Guido A. tomo I. Euforión. Carlos: El incaísmo peruano. Mariátegui. 67. 18. Lima. PUCP. 1990. 4. 191. Lima. pág. El caso de los cuentos incaicos de Abraham Valdelomar». págs. More. Ver González Prada. Lima. Ferrari. Nº 539-540. 331-332. 13. 12. Manuel: Baladas peruanas [1935]. El caso de Augusto Aguirre Morales. págs. 5. Anuario Mariateguiano. 50º Edición. 350-351. 3. 12 de marzo de 1924. 211-212. 20. 18 de junio de 1914. 17. pág. 267. Lima.. pág. Ver Arroyo Reyes. 23. Editoriales Unidas. Lima. 387-468. Lima. 254. César: «Literatura peruana. págs. 35. Latinoamericana Editores. volumen 5. 1962. pág. Notas sobre la revuelta literaria de 1916». La Prensa. 10. 1978. 189-190. págs. mayo-junio de 1995. José Carlos: «Nuestro teatro y su actual período de resurgimiento». Carlos: «Mariátegui y el colonidismo. 11. 1994. José de la: Carácter de la literatura del Perú independiente [1905]. Sánchez. José Carlos: 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana [1928]. 133-134. 1996. 1968. Berkeley. Nº 1. tomo XVI. VIII. Palma. Vallejo. José Carlos: Escritos Juveniles (La Edad de Piedra) (Prólogo. 144-145. 1921. pág. Fuente de Cultura Peruana. Ventura García Calderón». 8. Basadre. Biblioteca Amauta. Ediciones Copé. Mayer.1. Crónicas y artículos (1923-1938) (Recopilación. 17-18. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). 19. en Desde Europa. Luis Alberto: Valdelomar o La Belle époque. VI-VII. tomo XVI. José Carlos: «La Cosecha». págs. Ver Arroyo Reyes. 221-256.: Desde Lutecia. 25. Luis Enrique: El indio en los ensayistas peruanos 1848-1948. 1990. Mosca Azul Editores. Poetas peruanos en el siglo XX. FCE. Ver Arroyo Reyes. Año I. Lima. 104-107. Lima. Mariátegui. 1987. La Prensa. Lima. Lima. Lima. 18 de junio de 1914. 1988. pág. Lima. Trujillo. tomo III. Hueso Húmero Ediciones. 213-224. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). Loayza. 22. 144-145. Luis Alberto: Nuestra vida son los ríos… Historia y leyenda de los González Prada. págs. Sánchez. 1987. Podestá. Clemente: Prólogo a Los hijos del Sol. en Los sonidos del silencio. compilación y notas de Alberto Tauro). La Prensa. Vol. 7. tomo III. Lima. Ibíd. págs. febrero de 1916. México. Madrid. tomo III. Lima. . 14.

el único terrateniente del altiplano que apela al recurso de expandir sus haciendas a costa de las tierras comunales. Año IV. 33. Centro de publicaciones IIDSA-UNA. Instituto de Apoyo Agrario. págs. pág. pág. Campesino. La Crónica. 40. Lima. 27. 27-28... 41. Ibíd. 186. . José: Op. 37. pág. 26 de noviembre de 1915. 50. Ramos Zambrano. págs. asume rasgos de una violencia inusual en todo el sur andino. Lima. Tamayo Herrera. Ibíd. Manuel y Flores Galindo. págs. 49.. págs. cit. Ediciones Treintaitrés. Wilfredo: Op. González Prada. 299-300. 231-233. 42.. 42-43. Arias Echenique no es.. Augusto: Op.. Augusto: Op. Ibíd. pág. pág. en Azángaro. 53. en Ramos Zambrano. 32. 36-37.. volumen 4. 82. 44. cit. págs. Movimientos campesinos de Azángaro (Puno). Ramos Zambrano. 39. cit.. 24. 29 de marzo de 1976. Ibíd. Wilfredo: El pensamiento de la Asociación Pro-Indígena. Ramos Zambrano. Ibíd. Ver Burga. Ramos Zambrano. Augusto: Op. 50-51. cit. 38. cit. 47. cit. 301. págs. Lima. en Prosa menuda [1941]. desde luego. pág. defensor calificado de los indios y enemigo de los gamonales».. Sur. 53. págs.. 1905. pág. pág. 43. 58. Manuel: «Autoridad humana». Augusto: Op. págs. 1997. págs. Burga. Mayer. 52. Luis Enrique: Op. 36. pág. 187. Ver también Tamayo Herrera. Augusto: Rumi Maqui. en Tord. Ver. entre 1885 y los años finales de la Primera Guerra Mundial.. 39. pág. tomo V. cit. 207-208. 49.. Lima. pág. págs. Burga. 45. 247. 1980. 62-69. 54. Kapsoli.. pág. 23-24. Ibíd. 53-54. págs. Nº 41. pág. en Flores Galindo. febrero de 1916. El Eco de Puno.. pág.26. págs. 211-212. 73. 1985. Basadre. pág. 30. Lima. cit. Ibíd. Alberto. «Feudalismo andino y movimientos sociales (1866-1965)». pág. El Pueblo.. 1987. Alberto: Obras Completas. 1977. José: Op. Puno. José: Historia social e indigenismo en el altiplano. Dora: «La sátira en su lugar». El Indio.. 55. 31. Cusco. Manuel y Flores Galindo. Augusto: Op. Augusto: Op. Lima. 51. Jorge: «Entrevista». Flores Galindo. 81. págs. no viene a ser otra cosa que la expresión más importante de la resistencia de las comunidades a la expansión de las haciendas y los movimientos antigamonales en la década de 1910.. Manuel y Flores Galindo. 29. Citado en Rengifo. Alberto: Op. 35. Ediciones Copé. tomo III. 46. en Ramos Zambrano.. Se trata de un proceso más general que. 22 de junio de 1916. pág. Puno. Tamayo Herrera. en Ramos Zambrano. 59. Lima. 209-211. Lima. 51-52. el levantamiento de Rumi Maqui. Lima. Alberto: Op. cit. Obras (Prólogo y notas de Luis Alberto Sánchez). cit... 48. cit. 1986. 1982. Ibíd.Así. El Deber Pro-Indígena. 30 de noviembre de 1913. cit. 203. Antonio: «Semblanza del Mayor de Caballería Teodomiro Gutiérrez Cuevas. Augusto: Op. Augusto: Op. Alberto: Buscando un inca: Identidad y utopía en los Andes. cit. Tamayo Herrera. 34. José: Op. 193-194. 28.. Arequipa. 52. Centro Las Casas. cit.. Nº 7.. Ramos Zambrano. 168 y 170. págs. en Kapsoli. Ramos Zambrano. cit. por ejemplo.

60. págs. Biblioteca Amauta. 1º de marzo de 1917. El Tiempo. El Tiempo. Flores Galindo. tomo V.. tomo IV. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). José Carlos: «Grimas y zozobras». 20 de mayo de 1916. 58. tomo V. 172. 83. en Flores Galindo. Mariátegui. El Tiempo. 62. pág. . en Ramos Zambrano. 1992. 1989. 241242. José Carlos: «Minuto solemne». 58. José Carlos: «La cara al pasado». tomo V. Mariátegui. Ibíd. 56.. Ibíd. 13 de mayo de 1916. Mariátegui. Mariátegui. pág. Alberto: Op. 57. 171. Lima. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). 3 de agosto de 1916. cit. José Carlos: «Concilios cotidianos». 347. Lima. Instituto de Apoyo Agrario. Ibíd. 63. cit. Lima. pág. Alberto: Buscando un inca: Identidad y utopía en los Andes. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). Lima. pág. Lima. 65. 260. en Escritos Juveniles (La Edad de Piedra). 17 de enero de 1917. 243244. Biblioteca Amauta.. 64. Variedades. 64.55. 57.. pág. 59. Lima. Augusto: Op. Lima. págs. Lima. Flores Galindo. pág. pág. Variedades. 1992. 25 de abril de 1917. Alberto: La agonía de Mariátegui. Lima. 259. El Tiempo. 3º Edición. pág. 61. pág.

Ayacucho. H. órgano de la Iglesia Metodista Episcopal. En su discurso de admisión a la Iglesia Metodista Episcopal dijo: "Hace Ocho años que asisto a las iglesias evangelistas. No. he podido establecer el contraste. compuesta por W. Sobre su vida. luchó en Miraflores contra los invasores chilenos y siguió a Andrés Avelino Cáceres en la Resistencia de la Breña. . enero de 1915. y cuando el tiempo me lo ha permitido he procurado ser asiduo en mi concurrencia a las reuniones celebradas en este templo o en el Callao". moralidad y pureza de la enseñanza en la Iglesia Metodista de la verdadera doctrina de Jesucristo conforme al texto del gran libro de las más puras y sabias enseñanzas: La Biblia. Este sentir respondía a la doctrina social de la Iglesia Metodista. Huánuco. fue un verdadero precursor en la lucha por los derechos de los indígenas peruanos. Ruperto Algorta y M. 14-15). habiendo sido la de Huancayo en 1906 la primera que concurrí. Gutiérrez se encargó de destacar la labor de la Iglesia Metodista entre los indígenas convertidos al protestantismo. (Revista "El Mensajero". En el tiempo transcurrido. 2. Huancayo. Gutierrez Cuevas fue separado del ejército en 1895. 11-12). cuyo pastor era el Rev. pero en 1908 fue expulsado "por antisocial". tras la derrota de los caceristas en la guerra civil. de la Cruz para buscar informaciones sobre la condición de la raza indígena y los medios de mejorarla. a pesar mío. El informe debería ser presentado en la próxima Conferencia (Quinta sesión del lunes 16 de noviembre de 1914 de la Sexta Reunión de la Conferencia Andina del Norte de la Iglesia Metodista Episcopal. PRECURSOR EN LA REIVINDICACIÓN DE LOS DERECHOS INDÍGENAS EN EL PERÚ Por: Rev. el pernicioso y corruptor ejemplo que dan a los pueblos. Rainey. por razón de los empleos que he desempeñado en algunos puntos de la República. pag. la inmoralidad y la vida licenciosa de los llamados Ministros de Jesucristo. Adolfo Vásquez. Al ingresar gozoso a vuestro seno hago los más fervientes votos al Ser Supremo para que extienda su gracia a todos los que hoy viven sumidos en la más grosera superstición. Nació en Junín 1864. A los quince años de edad se incorporó al ejército peruano. en que he visto llegar al colmo el relajamiento. El Sargento Mayor de Caballería Teodomiro Gutiérrez Cuevas.RUMI MAQUI: LÍDER METODISTA. sabemos que conoció a Cristo en el año de 1906 y que un domingo 27 de diciembre de 1914 fue admitido como miembro en plena comunión de la Iglesia Metodista Episcopal. a fin de que abran sus ojos a la luz bienhechora. (Revista "El Mensajero"). En el año de 1914 la Iglesia Metodista conforma una Comisión en pro de la Raza Indígena. Mi asistencia a ella ha sido intermitente. y él no ha hecho sino llevar a mi ánimo el profundo convencimiento de la bondad. En 1906 fue reincorporado al ejército. Canas y Canta. reflejo al parecer de su fe evangélica. Gutiérrez dijo: "En el curso de mi vida. en la ignorancia y en el oscurantismo. Todo ello a partir del conocimiento de las doctrinas de las Sagradas Escrituras. fecundante y civilizadora del Evangelio". a quienes tanto daño hacen particularmente en el orden moral. Jorge Bravo C. repito. En otro momento de su discurso de incorporación a la Iglesia Metodista Episcopal. Año 1. Luego se desempeñó como Subprefecto en Cajamarca. pp. Lic.

pero se sabe que estuvo en Puno y Bolivia. de las filas metodistas. en quechua). en la madrugada del 1° de diciembre. pero luego regresó vía Bolivia. su hija logró que el gobierno del General Oscar R. A su regreso al país en 1915. políticos. pero los preparativos fueron delatados por campesinos fieles al gamonalismo. Sin duda que este personaje evangélico. Desde esa fecha hasta 1932. con cabecillas especialmente nombrados. "proclamándose general y jefe supremo con el nombre de Rumi Maqui y organizó las bandas armadas que. entregado en diciembre de 1913. Además. Como Iglesia Metodista nos sentimos orgullosos de este hermano Teodomiro que estuvo listo a dar su vida por los ideales de justicia a favor de sus demás hermanos indígenas. Tras el derrocamiento de Billinghurst. provincia de Azángaro. Esperamos que su testimonio sirva a muchos para tomar en serio el Evangelio de Jesucristo ahí donde se encuentren. En enero de 1917. en quechua). con el seudónimo de Rumi Maqui (Mano de Piedra. La consigna era “Restaurar el Tahuantisuyo” y su realización sería para el domingo de carnavales de 1916. En 1936. Actualmente.Al año siguiente. Se destacó por llevar adelante una política proindigenista. Benavides le otorgue una cédula de retiro como militar. La rebelión de Rumi Maqui. historiadores e indigenistas. su persona y liderazgo es estudiado por muchos investigadores. que reclamó la restauración del Imperio Incaico. lo que obligó a adelantar fechas. organizó una revuelta que llevó el nombre de Rumi Maqui (Mano de Piedra. Tras la debelación de su rebelión. Hoy en día. la Federación Campesina de Puno lleva el nombre de Rumi Maqui. el paradero de Gutiérrez se desconoce. sirvió para que el jóven José Carlos Mariátegui. En su magistral obra "Historia de la República". Jorge Basadre anota que Gutiérrez fue Subprefecto de Chucuito en 1903-1904. una corta pero resonante rebelión campesina en las provincias puneñas de Huancané y Azángaro. fue archivado por el nuevo presidente José Pardo. Se cree que murió en 1937. empezara a descubrir el mundo andino y su problemática. el reparto de la lana y abrió una escuela en Juli para los hijos de los campesinos". constituye un verdadero ejemplo de su pasión por ser fiel al Evangelio y poner en práctica en su entorno social las enseñanzas de su Maestro Jesucristo. el hermano Teodomiro encabezó. a los 73 años de edad. el informe de 450 páginas. Rumi Maqui escapa de la cárcel. al norte del Lago Titicaca. líder político peruano. Gutiérrez fue deportado a Chile. "Durante su gestión (escriben Alberto Flores Galindo y Manuel Burga en el libro "Apogeo y Crisis de la República Aristocrática") suprimió los trabajos gratuitos. pues su salud estaba muy delicada. sociólogos. sin duda auxiliado por sus compañeros de armas. Durante el gobierno del presidente Guillermo Billinghurst (1912-1913) fue nombrado Comisionado especial para investigar la masacre de los campesinos puneños de Samán. por haberse levantado en armas para desmembrar el territorio nacional y constituir el Estado del Tahuantinsuyo. tanto a nivel nacional como internacional. . Gutiérrez fue encarcelado en Arequipa. Basadre señala que el gobierno le imputó el delito de traición a la patria. era vice-Presidente del Comité de Salud Pública. asaltaron repetidas veces la propiedad privada".

pp.desco. HISTORIA SOCIAL E INDIGENISMO EN EL ALTIPLANO. Centro de Estudios y Trabajos "América Latina". Segundo Semestre 1996.lacrisis. 1986.EL EVANGELIO SEGÚN MARCOS. Treintaitrés.Fuentes de Consulta: ACTAS DE LA CONFERENCIA MISIONERA ANDINA DEL NORTE DE LA IGLESIA METODISTA EPISCOPAL (1912-1915). pp. Artículo publicado en el diario político mexicano: La Crisis. Edit. pp. Año 1. Santa Fe (Argentina). 2. 1982. Enero-Febrero 2001. Horizonte. Por Carlos Arroyo Reyes. por Veónica Giordano. Suecia. 14-15.org.ar/udishal/art/resistencia. Alberto Flores Galindo.htm . ENTRE EL INCAÍSMO MODERNISTA Y RUMI MAQUI: EL JOVEN MARIÁTEGUI Y EL DESCUBRIMIENTO DEL INDIO. Eds. Lima-Perú. enero de 1915. artículo publicado en Estudios Sociales. Archivo Histórico de la Iglesia Metodista del Perú. HISTORIA DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ (1822-1933).109114. Revista Bimestral del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO).fsoc.edu/lasaperu/arroyo2. No. Upsala. http://catedras. Eds.htm LA RESISTENCIA SIMBÓLICA EN LAS HACIENDAS DE LA SIERRA SUR PERUANA.pdf . José Tamayo Herrera. Edit. Martín Paredes Oporto. BUSCANDO UN INCA.com.presby. N° 1. 161-177. Lima-Perú.uba.pe/publicaciones/qh/QH/qh128mp. órgano de la Iglesia Metodista Episcopal. 1983. pp. http://www. Jorge Basadre. Rickchay Perú N° 8. pp. Alberto Flores Galindo y Manuel Burga. 1987. REVISTA "EL MENSAJERO". 205-206 APOGEO Y CRISIS DE LA REPÚBLICA ARISTOCRÁTICA. pp. http://www.mx/especial110303. 202-217. QUEHACER 128.htm ASEDIOS AL INDIGENISMO. 302-308. Lima-Perú. Universitaria. http://web. Callao-Perú. Año VI. 27. Lima-Perú. LimaPerú. Tomo IX.

  ¾  °nf–f   f f °   ½–f¯f f f½ f fnf ¾  ¯f¾ °nfn¾   If ¯f °¾f¾f¯ °  ½¾f  f  f f½f n  nff¯ °  ½ ¾f ° °f ½f   fn   ¾n  ½ff nnf f I °f fnf .°¾nf¾ %%  nf¾ %%  °  ¾  °n °f f   f f  ¾½ ¾f  °h  9f ff ¾ff°f f¯ ¯ f° ½ ¾fnf¾ f°f f°nnfff f  ¾–   f f¯ x° €¯f f ½ –°f  f¾f x ½° f¾ ff f¾ ½ f°f¾ ¾°f ¾½ ¾f °h 9f ffnf 9f¯f  °f f½ nf  °f½¯ f¾   ¾¾@f n° ¾½ f°f¾ %% °   nf°  ¾ff f   f  ff  ¾ n° ¾   n .¾¾ °  f–°f¾  ¾f¾ ff f¾½ f°f¾  ¯f ¾    ¾°f– f¾ n¯  ¾€   f ° f ¾n–f ° – °¾f   °h  9f f ½¾ ¯ °  ¾ff %% °  ¾nff f  f    ° f¾ ff f¾ ½ f°f¾  ¾ f½½ ¾f °° – °¾¯  ¾n f ¯xn f n°n    ¾ °½ f¾n¯ ¯f  f¾€ nf¾ °nf  ¯h¾  ° .

 ¾ ½ n f¯ x° ° °nf¾¯¯ °¾f –¾–  .f °  °  ¾ ¾n ¾ ¯h¾ ½ ¾ °f¾ ° n °¾¯½ f°  .   –f  ¾h f ° °  f¯f  ° ¾¾ ¯h¾  ¯¾ f°n ¾f ¾   ¾¾ ° ¾° ¾ ¯f ¾¾ ½ €fn¾  ¾¯f ¾  f¾ f½f f¾°³fn ¾nf¾ n°f©  ¾   ¾½f¾f¾ ¯¾¯ °¾  ¾ ¯ –f¾ °nfn¾    ¾n ³f ° f f n°    nf  ½  f f½¾ f  ¾ f nf  ©f°¾¯f°n ¾f  ° f¯ ³ °f ff   °  €  fn f° ½¯½ n %% D°  ¯½ f¯ ° ¾¯f f  If ¯f. ° ff ½ f°f ½  °  fn  n  .f ¾  f°  ¾ n° n°  ff ¾ n ° f ©¾nf  f°f .

ff– f¾  ½ ¾ °f °f° ½ fn° ¾  °  ¯° f° ° °°fx½nf °  ff¾ ¾ ° °¾  ¾ ¯ °¾¯  If ¯f¾ ½f° f° © ¯h¾fn n°¾ ¯½½ °½ ¯ °¾ ¯½f°  ¯  n f f ¯½ °nfn ½ ¾ °ff n°   ¾ n ¾ ¾ ¯ ©f° ¾ f ¾  ¾ f€f f  ½ff   f¾ ½ f ff n° f f¯ ° f   f ½n¯f  f °fff  9   ¾  ¾f  f  ¾   f¾ f°–f¾ nfn° ¾  f°n f f©f °f¾.f ¾   9      n°¾    €    f ¯½  ¾°nf¾ f¯½n½ ¾– n¯ xnf f¾ ¾½x¾fh¾x .f ¾ f¯ x° ½fn½f ° f   f  ff  ¾ n° ¾  ¾¯f¯– If ¯f   h¾  f nfn°  ¯½   ¾ °nf¾   f¯¾f¯ °  ½fn°f° ¾ n° ¾  f¯ x° ¾ fn ° f–°f¾ €  °nf¾ €° f¯ °f ¾    °nf° f°fn¯½ © f  °nf¾¯¯ °¾f½ f°n¯f¾°–f f  f½   nf f °  ¾¾ f¾f¾   °¯  ¾  ° ¾  ¯½¾ ½ ¾½h°n¾  If ¯f ° ¾nf  n¯  –  .h½fn %% ¾    ¾° f9  %%  ¾°½n½¾  ½ nf °f ¯f– ° n¯½ f¯ °  €  °  f f   If ¯f  °f ¾    ¯½  °nfn  –  .

ff– %%9  f €  °nf f  ¾  If ¯f ° nf °f nfn°   ¾  °n °f € f   ¯½   ¾½fn  nf ½ ¾ ¾¾n °¾ ° ¾ °¾©¾  n f° °f ¾n f    ½ ¾  f   ¾¾ – ° ¾ ¾   ¯°f° fnf ¾ ¾–¾ O  O  ° ¾f f  ff¾ ff½ ¾ °  f©f€¯f f f  °f°¯n ¯½  ¾°nf¾  ° ¯f–°f  ¾ ¾ n¾nf °    ¾ ½f   ¾½ nf ½fnf¾  f ° °  ½ff f¯ °  ¾ ° nf ½°h  9f f¾° –f° ¾ f¾nfn°9 ° – °f ¾°  nf ¾n° ° ¾   .

f ¾°¾¾  ° ° f¾f¾n°f¯f–°fn° f€f°f¾ffn fn°½f¾ ½ ¾f€¯f  f  ¾¾ °f¾  ° f ° ¾–fn° ¾nf  f –nf  n°–h€nf  f f f   ½ n¾f¯ ° xn¯½ f° ¾  fnf¾° f9   fn¾f  ¾  ¾  ¾°f    °f ¾¾ ¯hn ¾   f¯ ° ½ –f¾  f   ½f n  ¾ ¾°f  ¾ ¾ ¯½ f n°¾nn° fnf nf¾¯f ¯hnf   ¯½  ¾°nf¾ ¾  ¾ ½f° f f©  ¾ °½°n½ ½f n f°°nf °f¾½¯ f¾½h–°f¾ f©¾nf f°f.°ff€¯f If ¯f¾ ¾ ° ½¯  f ¾ ¾¯ ¾  f  °  ¾f    ½ °n¯f  ° ¾°¾  f¾f f€nf   f  n ¾  °  ¾ nfn°  ¯½   ¾ °nf¾ ©  ¾ ¯½   ¾f   °f ¾° ½¾f  °  ° ¯h°nf¾   °  %% °nf¯  ½ff nffx½nf @ff°°¾ – .

h½fn  ¯½ ff €  °nf If ¯f ¾©¾  ½ff °f€ f f nfn°°nfnf ¾  °f° ° ¾  n°¾  ¾nf  ¾° ° ¾ n f  ¯ fnf¾  ° ¾  ½  ° ¾–fn° ¾  –  .f ¾ –f ¾°°f¾  n° ¾ ° ¾ ff°n ¾ ½ ¾fx½nf¾  ¾ f° ° nf¯½  ¾  9 ½ ¾½h°n  ¾f ff°  ¾f  ½ ¾ °ff½ nfn°  ©f¾n°nf¾ ¾     f n°nf  9  %%   9  .

 f   °  n¯  ¾ ¾n ¯ °¾f –n¾ .fD .

@   n°  °f  f f ¯½f°nf   ½ °nfn   f° ½  n¾   °€©   ¾     ° ¾–h€n¾x ff –  © n ¾   ° ¾f n° ¾¾ f¾ °°f¾f¾–¾h°n¾ ¾½n¾ ¾°nf¾ fnf¾f ¾¾ ¾ ¾ff¾ ° f¾ °€ °nf¾   f ¾n   –  .f ¾ ¾  f ©f  f f ¾° ¯h°nf¾   ¯½  ¾°nf¾ ¾ fn ° °¾ f¾ If ¯f  f¯¯ °  ¾n 9   f¾¯ °ffn  n°¾ f° ¾f  –°f f¾fn ½° n° ¾fff f° ¾ °n  ° –fn¯°   °  9  ½ ¾½h°n   ¾  °n °f n¯½ f¯ °   fn   f¾f  ¯¯ ° °  ¾ ½ n f.

°¾f  °  ¾f ¾fnf¾–f° ¾  ¾ f¾ €  ¾½f¾° ¾ ¾¾ ¾¾ °¯ °¾ f–f° f¯f fnf¾   nf ¯½  ¾°nf¾ ¾ffn  n°n n° °¯h¾x½n f ½ff ¯¯ ° €f–f¾° f°nfnf   ff  f xf¯ff f°f   ¾¾ ³ ¾ .

¾n %% 9ff ff°f °    °  °nf¾¯ ¯ °¾f  If ¯f  ¾ n° ¾   ° °   €  °nf¾   f¾ ½¾n° ¾  ¯  ¾ n¯ f –     °  .

fhn  f ff 9 ° ½ °  ° %% n¯ f° f ° °  f ¾f  nx° n¯ °f n° f .

°x° 9 ff° If f  f      f   ¾ °  f¯h¾   f¯ nf°¾¯ ¾°  ¾¯½   f°f¯ °  ¾¯   ¾¾ ¯f n    ½ff f¯ nf°f f  ff ¾   ¯°f f¾f ¾  ¯½¾ f°  ¾ f f .fn °.°¾f  ¾  ½°  €°f¯ °  f f  f  f¯ nf°ff ffffx¾ f½½ ¾f  f¾f°–f¾nfn° ¾  nff nf f ½nfn°  nf€°f f – fff °ff  f¯ nf°¾¯ ¾n  °  ¯n     n° f ¯¾¯f ½¾n°   f¾¯  f ¯¯ °  n°€°f¾  n° f  ff ½ f°f    n    °   ¯¯ ° ¾  ¾  n¯ ° n  ff ¾½f³f  fn    ¾  ¾ °f n¯½ f¯ °  f³ f   nf     ¾  f¾¯f f  f     ff¯ ° °fnfn° f€° n °f¾ n°¾ f f°© f ½  –°f f¾f¾  f f–f ¾ ¾½f³ ¾.

°¾f   ff  fn    .

°x° 9 f  nf°If f f f¾ nfn° ¾  ¾ ¯nfn° ¾ f° ¾½f°f¾ ¯ °  ¾  °– °   ° f ¯   f° f¾f n° ½ ¾ ° ©f° ff 9ff¾n¾  ff ¾½f³f  ¾° f°© f¾  ½  –°f¾   °f f °¾ –f f f¾   f°© f¾  ½  –°f¾¾°f¯ x°½ff¾¯ ¾¾¾° ¾n¾ ½ f nfn°  f° n  ¾f ½ f ½n¯½  %% D° ¯½ f¯ °¾¯fff° ¾ ½ n nf° f – ff  ½nf ½ x nf  9f¯f °n¾°f f° ½n °  °nfn nf°  ¾n  ¾¾ @f n° ¾ ½ f°f¾  - f¯ °  f –  ¾  ¾f ° ¾ n° n°  ¾½f³ °fn  °  9    n    f fn   9f¯f ¾ ©¾€nf   ½  x  ½  ¯ °¾ °¾ ° ff¾f°nfnfn° f€ n°¯n° f½ nfff.½nf¯ ° f¾ nfn° ¾ nf  f nf f¾ f¾ ¾ ¾ °¯ °¾ ¾ f – ° ¾ ¯ ½f n  ¯h¾ ¾ n °€ n°  - f¯h¾  f¯ nf°¾¯ ¾° ¾¯ ff° n.

°f f¾ n¾f¾ ¾  €  ° f¾ff   n  f¯ °  n  €x° ¾ f9f¯f  f¾ @f n° ¾ 9 f°f¾  °  °  f¯ ½ f ¾f °nfnf   °   €ff f°  ½  ° f f ¯h¾ f nf f ½ff ¾¯°¾f f¾°¾ f –x°    ° °  ° ½¯  –f %f°  ½f nf ½ff ©f%  °  ¯n  nf  f³f ½ff °¾¾ °f¾ °¯¾n° f€ n°¯n° f½ nf¯¾f f.

°f ½ff ¾ ¾n °  ° ¾  ¾½f³nf n  ffn nf¾   ¾  €  ff ½½f ff   ¾ ¾n °  ° ¾  ° ¾ f¯½n f f½ nf° ¯n  ½  f°  f ¾¾– ° ¾ °¾n°n °nfx°nf n°fn°¾f°f  f f n¯½ f¾n°  n°° f %%¾©¾ ° n°   ¾f ¾n¾°¾   f x  fn° 9f¯fn°¾ ¯f¾°nfn¾ f€ff  f¯ ° ff  f – ¾ ° ½¾° ¾  °  n  ¾ °n¾ f  n f f°n f ¯ ¾ n°  f ¾ f¯f  ½nf °–f³f ¾  ½ °  ¾  ¾ °  ¾ nff f – f €f°nf ¾ ½ n f f  ° x  n¯ °  ¾ ¾ ¾nf¾  € ¯ °f°  ¾ ¯f ¾ ° °–  ¾ %%-f ¾ ¯f½ff½ n f€   ¾¾  fn¾¯   ¾ fn  h¾  f ½¾n°  f –  f f¯ nf°¾¯ ¾n   ¯h¾  n°€°f¾  n° f¾ ½¾n° ¾  f –   ¾ n° ¾  f¯ x°  ° °    –f n°  ¾n ½n¾¯  ¾ °  nf ¾   n¯ .

 ¯ °  9f¯f   f° ¾   f ½¾  f   ½ f   n f f¾nf¯ °  f  f  ¾ f f° ¾  f°– ¯½  °nfn  f ½nfn°  ¾n ½n¾¯  9f¯f ¾  ff½ n¾f¯ °  ° ½–  ¾n ½fff n°½¾¯f ¾ n °¾ °nfn¾   If ¯f  °     f€f ¾° ¾¾ ½ ©n¾ fn¾f¾ n°f ¾ ° ¾°f°¾°n  f f° fnf½n°f¾nf  fn°€¯fn°   ¯f n 9f¯f f¾ €n °nf¾ nff¾¾°ff¾ f¾n¾¯  ¾  f  f  ¾ ½ f  ¾  ¯½   f ¯ f    n°n °fn°  ¾ ¾n °  ° ¾ fnf ¾  f €ff  f¾ ½ff n°n  °f –f° ¯ f  ¾½f ¾¾ ¾ ¾°nf¾   ©f n°fn° ° ¾¯  ¾ n°¾ ½©¾   ½¯¾¯  ¾¾ f¯ °¾   f¾ f nnf   nn  f ½f½f  f nnf ¯ f° n  f¾  f ¾ °nf °f¯ °f f ½xnf ° ¾ f f° ¾  ¯½  °nfn   ½ n°¾– °   f ½¾   ½ fn°  ¾  ½   ° ¾f f¾nf %%  n¯½ff¯¾ f °nf¾¯ n°     ° – °¾¯  f ½¾ ¯ °   ½ ¾ °f ° x¯°¾  °°nf ¾nf   ° ½ fn° ¾  f °  ¯° f° ° ¾©¾  If ¯f ½ © ¯½ ° ½ ¾ °f°fn¾f .

  ¾  ½ n  ¯h¾ f  n° ¾n ¾n¯¾x.fh – f½f n  °nf  f € n¯ °  °nf¾¯  ¾ f¯–   f ° %  ½½f   f 9f %  °  ¾  ½ ¾ °f° ¾  ¾ ° ¯½¾ nf .fh –¾f½¯fn°f°nf¾¯  ¾  ° ½¯  ¯¯ °  .f   °      f½  ¯f   ¾  If  ¾f If ¯f ½ ¾ °f ° f€¯fn° fn ° ½ ° – °f ° 9 n¾ ³  f ¾  f f  ¾¾f¾f¾¾  °ff  °ff€¯f n°f¾nf¯½f³f¾f€f f  °n° ¾nf  °    f  ¾¾ n¯½f³ ¾  f ¾nfn° 9 ° – °f  f° f nf  f°  –f°½f  f xnf f   ¾ n  ° ¾¯½f°  °¾f    f ¾–°€nf  f 9 ° – °f  ½ nf  ° f  ¾f ¯ff ° ¾  ¯     f ff½ ° – °f f€¯f  n ½ ¾¾fnnf ¾  f f–fn°   ¯f   ½°  f ¾nfn°   °  ¾n f ° f©f   f° ¯ °  °¯f °€¾°  f °°f½½f f  f¾¯f f¾° – °f¾  ffnf°  ¾  ° ¾½¯ ¾ If ¯f ¯f  ¾If  ¾f  ¾  f ¾  f ¯¾nf °nfnf  ¾  f½¯f° f f ¾nfn°  n°€  °n¾f¾  ¾n ¾  ¾¾ ½ ½ f° ° n  f 9 ° – °f  h¯  ° h¯   ½f¾ %%  © °.ff– f¾ °f ff € f  f n° f f©  f¾n °nf¾¾nf ¾ %%9 f° ¾ ¯€ °¯ ° n¯ ° – °¾¯ ¾ f³¾ ° °¾ ½  ½nf¾° n°n¾ If ¯f   ¾  ¯ff ½¾f °fnf½f°n½fn° ¾ ¯f¾°nfn¾ °f ff½ f°f  ¾f  n¯ ° °f° ff n° ff  - ¾ nf¾f   f ½n  ¯½   n¯°f  ½ ¯ ° °nf¾f  f .  °f f¯¾f °¯¾° ° °  ¯f   ¯  ¾ n¯ f –   9f¯f ¾½ nf° n°¾ f°¯½¾   ½ f  ½f¾f  fn° 9  ° ¾  ¾ °    fn nf¯ ° f °       .

fh – ¾  f½ nf ° f–°¾ ¾fn¾  ¾n  °  ¾  °°fn°nf ff  ½ nf ° f 9 °¾f    ©°     n°n     n°  ½f¾f ¾ € nf¯ °  ¾n ¾ ¯f¾–°€nfn° °  f½ f°   °   ½  ¾  ¯ ¾f n¯½ f¯ °  ¾¯ f  ½ f .°x  ° ¾n  f¾ @f½f f¾  ° ½ ¯f n°f ° ° fn  nf nf ¾ %% f ¯f° f ° n¯   f °nfn   f °  –f f ¯½fnf °  ¯f–°f  .

¾ nf    f ¾   ¾f ¯f  f  f ° ¾ ° ¾ °n ½ ¯f nf¯½ ¾°   ° f ¾n °f f   ¾°–f   ½ ¾ ° f°¾f½f n   ff ° –¾  ° ¾f ¾nf f f¯¾ f  ¾nf ¾° ¾ ¾°f¯ x°f¾ f  f¾ ¾ f°f¾  f ¾f f€nn°  ¾¾ ½ f  ¾   ° ¾ ©n n  f .

¾ nf ¾½ f f  n°  ½f¾f   f° °¯  x fnf°ff  f ¯f f¯  ° ¯ff¯°f ¯f–°f f f¾f f  ¯f€ f f¯hnf   h° ¯n¾ ¾   ° ½ °¾ °  ¾  ¯   ½  ¾ h° °nf¯ °  ¾   ° n ¾f° ¾n °f¾ ½fxnf¾  ¾f°–    ¯   ½ff n°¯ ¾  ¾   ¾ ¾ ° °f° °¾ f  ° f¯f ½f¾° °nf f ° ¾°fnf°ff  f f¯°f f° ¾½ ¯f %% 9   f ¯f– °  ¾  ½  ½ €  °nf¾  ½ff .fh –  ½°n½f ¾     f°nfn   f ° ¯h¾ ¾½ n€nf¯ ° ¾ f n°  ½f¾f ¯fnf °€° f¯ °f °  ¾f f ° °nf f¾nf  ¾nf ½f¾  ¯f¾°fn°f ¾ ¾ n  °fn°nf ff ½ nf °f9 °¾f   °      ¾ °   n°  ½f¾f    f ° %  f 9f% .

¾n fn°¾   ° ¯ °  ¾n ¾ ¯f¾–°€nfn° f°  ¾   °   ½f °fn° f¯fnf  ° ¾ °   ½f ¯f¾ ¾½ nf¯ °  °fn°f ¾   ¾°  ¾°   ½ f ¾n¾  f ¾   ° ¾¾ ¾n ¾ ½ ° ff n° ¯f fn   n° ¯f x °  ½ n %%  ° ¯ °  f n½f¾   f .

fh –   °nf¾¯ ¾  °ff¯ °  If ¯f    °n °f  ½ ¯  f f¯¾f  f ½  °nf  f  ¾f .¾ nf  .fh – f f  ½ff  ° n¯ ¾  ½  f¾ °f°n°  °  n¾f¯ ° ff€¯fn°  f°fn°f  ½ n n f¾f  ½ ¯f  ¾€   f °n° °¾f¾ff½f¾  °    f f¯ x° ¾ ¾¯½ff  ¾ f½ ½   f °fn°f   f¾ ¾  €¯f  nffn f   °f f ¯h¾ ¯  n    ¾f nf¾f f½ fn°  f¾ ¯ ¾  ½  f  f  f °  °  ¾ ¯x¾   °    ¾  ¯ °fn°f   fn  ¾½ f ° f¾  ¯h¾ ½ € nf¾ ½ nn° ¾  ff ¾ °   ¾   € ©  ° ¾¾ ¾°¾ f¾½ n¾  f  f  ¾ f – ° ¾  f n  ½ ¾f  ¾ nf ¾f° °¾ %%   ½°  n°€ °nf °  .

fh – f¯ x° ¾  ff  fn°f  n° ¾ n ¾ °nf¾¯ n¯¯f  ¾If  ¾f  f¾¾ ff–°f¾ f¾ n°€  °nf¾°  nf ¾   ¾¾f¾f¾ nf° ° nf f¾nfn°9 ° – °ff¯ f ¾ f xnf f  %% ¾ f¾ n¯ .° f  f ½fn½fn° ° f   f  ff    9 ¾  °°n ¾  .fh – ° ¾n  °f f ¾    °nf¾¯ ¯ °¾f  If ¯f  fn   nx° °  nn   n ¾½°  f ¾¾  °¾f¾  ° ½ fn°  f  f f  ½ f°f%% ½  ¾€hn¾½°   °¾¯f–°f¯½fnf n¾f¯ ° f €¯f °n¯¾f¯– ° ¾f° ¾n¾¯½¾¯ff°f ½  ¾n  ¯f–°ff  f ¯½ °nfn ¯ °¾  ¾  ¾  n   h½ f¯ °  fn f¾¯ ° nf°  f³¾¯h¾f  ½nf € °¯ ° f ½ fn°  n ½ f°  ¾ f¾ n¯  f ½f  © ¯½  If ¯f  ¾ n °¾ °nfn¾  ¾¾ °    f fx¾  f ½ fn°   n ½  ff  ½  fnn° ¾½½f½ ¾°f f  n½ f° n . °f¾ n½n°¾ f– ° f¯ ° ¾ ¾½n°f  n ½ f ¾  f  °° ¾ ¯½ n°f ¾  ¾½ f° ¾¾ fn¯ ½ ¾f n°f ¾ ¯fn°  ¾ fnf¾¯ %%  fx¾  ¾ f¯¾f  n° If ¯f  ¾ ½ f     .fh –  ¯°f ¯n°h° ¾  n°  °nf¾¯  f°   ° ° ¯¯ °  ¯°f    ° x °f ¾½ n    °fn¯ ° ½ f°  .fh – °ffnf f  f°  ¯f°n½f¾  ¾½f¯ °  ¾½f³f  ½ fn° ffx¾ fnf  °n°f ½ fnn° ¾½ ¾°f f °¾ fn¯½ ¾° °½f D°f   ½ f    n   €n¯ °  ©f  f¾  n °f  f¯f  9   ¾ x ½ n¾f¯ °      n°nx° ¾  f ¾ ¯¾¯ n¯ ° ¾½f³ f¾f f  ¾ °   °  ¾  n¯ ° f°fn°f f %If ¯f  nn¾ ³   – ¾ ff ¯½ –°f   f°°°f°¾¯  ¾° ¾¯  ½ ¯ °f ¾ ¯h¯ ¾¯ f¯ ° nf°  ¾n     ¯h¾  °  ¯f–°f  °f% .

°¾ff ¾ ¾f ° f ¯¾nf    f  f  ff    n  f n° ©   f     n f ½f¾f  f¾fff n° ¾°nf¾  f  ¯f° f° f  f  n f f ¾   ¾° ¾¾ ¾n °  ° ¾  n¾  ¾ ° ¾  I  °   ¾  f°°n °° nn½fffnf½ f°f   ¾ °ff¯ ° ¯h¾°fn°f –°f – ½  ½ ¾ °f n¯ ° €°  ¾f ffn°f¾f .

f   f¾  fn° ¯.f  f  ° ¾    f   f –f°f f€° ¾  ff f°ffn ° f½° ³f ¯.f °      f½f n   ¯½¾ ° ½ ¾°f©  f½f ° ¯ °  °¾f  f³  f¾f ¾n°n f°    n½f f¾ ½¯ f¾ ½f°f¾  ¾ ½°n½f ¾ f¾   ¾f¾  9     ff  – ° f ¯ . ¾½f³f°  x¾ n° ¾ f° n¾f°  ¾  ¾  ¾½fnnf  °nf¾¯¯ °¾f  ¾ ¾ n°€°fhn°f ½  °nf ¯.f ¾  °¯    – f   f¾¯  @  ¯ x  .

 f¾  ° f– ° .f  .

f f f  ©xn½ f° ° f½f n  .

 9f¾n   ° ¾ °f f9°½ –  °½½¾f  ¯ °–¾½ff° ¾–ff¾ ¯f¾fn ¾ ° – °f¾ ¾ f f°n¯   °f¯h° .

f¯°fnf nfff½f  ½   f €°f  nf°  €¾f ¾ n°n °f f³¾  f   ¯°f °nf  °   f°f¯ °nf¯½ ¾° h°–f ¾  n¾ ½ ¾ °fn¯ °n °f f–f ¯fnf   f  f f f  ¾ffn°  ¯½  °nfn   nf¾ ¯ ¾f  f ¯h¾  n¯ ¾ ° ¾ ° ¾ ¾h° f ¯f– °     f½f n  n¯ f °fn° ½ f°f ¾°  ° ¾½ ¾f ff ½fn° €  f f¾  ¯  f  °nf –f¯°f¾¯ °n¾¾  °€ °f°f f  9ff ¯n¾  ¾ ½ f°¾      x  .

 f¾ ¾ ° ¾  ¾n°n   ½  ° f¾ ½ff ¾ ° ¾  9°  ¾ °n ¾ ° – °¾f¾ ° ¾ ¯¾¯¾ –f¯°f ¾  f½f°  f ¾  f x½nf °   ¾  ¾ ¯½ ³f n¯ ¾ ½ € n f½°nf .

f°  .n °  ½°¯ f¯ °    ¾½ °¾f  –  °  .

f° f¯  x  .

 f¾ f¾¯  °f ½¾n° €f°nf¯ °  ½ ° – °f  n f f f n°  ¾  ½f¾  f°f  ¾ f f©¾ –f¾¾ ½f–¾  ¾ ¾  ¯½° °½ ½ ° f ¾f¯ ° f¾ ° ¾ @f¯ x°f  °f ¾n f ° ¯h° f¯ ° ½n f °°nff¾  f ° ° ¾  f  –°   ° ¾   nff° °f – f ¾° nf   ¾  ½ff ¾fn ¾   ¾  °¾f  ½ –¾ €°n°f ½ n  ¾ –f¯°f ¾  9°  n °f°f¾   ¯ nf°¾¯¾  f° ¾ f¾nf¯°f¾ f°¯ fn°  f °f°  °f¯   f¾f  ½       9ff¯ ° ¾nf ¾ °¯ ff ½¾n°  ¾ ¯ n  f €° ¾    nf°  ¾ ½ff¯ °f¾ ½° ³¾   n– °   nf¯  ¾ –f¯°f ¾  f  –°  –f° f½ f ° ¯f f °¯ ff¾f f x .

 f¾ .

n fn¾f° ½ –¾  ¯¾f  ° ¾f¾nn°¾f°nf¾ °h 9f f  ¾–  n nf    °    n° ½  ¯f °  f¾¯ f € °¾f x .

 f¾ ¾n  fn  f  ¯f°f    °  ½ nf f°°¯f¯ °  °  °   f  ¾f   – f°f–f  ° ¾½ n¾ ¾ ° – °¾¯ ° 9   f ¾  x .

 f¾ n¯¾ ½ € n  ½ ¾ °f°€ °¯ °  n ½n° °f  f½ nf½ f°f  ° n¯° ¾ f¾f f ¾nf ¾ € ° f°f½  ©°f¾ ¾ °  ¾ ¾  ¾ –f¯°f ¾   ½f  f n°¾ffn°  ¾   n ¾°–f °h 9f f ½nf½x f¯ ¾° ¾ .

n ½€ ¾f° ½x .

 f¾ ¾f°–f° n¯   ¾–f¯°f ¾¾ ° °½ ¾  n ½n°f €°n°f ½ n  9ff ¯  n   f¯  ¾¾ ¾  °f ¾ "x fn  ¾ ½ € n x ".

¯½f–°f¾  ¾ nf f¾ °€f ¾° ¾   f°  f f ½hnnf    ½ff ¯nf¾ f f ¾ ° ½f¾   f ¯ f  f n°¾ –  f  ° ¾ ½°nf f¾ ¯f° f¾ €¾f¾  ¾ ¾ n¾ –f¾  f¾ ¯h¾ ° f ¾ ¾f°n°f f¾ ½ f f n°  .

°   ¾ ¯f°f¾ ¾ff–f n¾¯  ¾€  f ¾  n¯½ °  ¾ ¯ ©f° ffn° °f¯f° f fff .

¾° ¾¾¾n  ¾ ¾¾ °nf¾   ¾f¯–¾ x ¾°¾½  ¾  ¾  f ¾ f¾ ¾¯ fx° ¾½ °¾ ¾¾ ° ¯–¾ %% °f¯ °  ©f°  °  f½¾  f    –  °n ff° f½ ¾°  ¾–f¯°f ¾ ¾f ¾nf–fx .

 f¾ °h 9f fn¯°f¾ fnn° ¾f¾€f¾ ¾°f°½ ¯°f¾  °€° ¾n  °½f¾f °f ©f¾¯¾ff¯ °¯ ½ n° ¾  °°–  ° ° ¾½ffnf¯ f f f ¾¾ n° ff¾ ¾°½ffn°¾ –°f ° nfn° ¾nf  ¾  ¯n¾¯f €  °nf °   ¯°  °f ¾ f ¾nf    f°f¯ °  °f ff ½ff ¾fn   –   °–f f¾ ° f ¾   ¾  nf¾–¾ %% °      ¾½x¾  ©ff ¾ ½ € nf .

n  x .

 f¾ ¾ ¯½ ³f f–°¾ nf–¾ ¯½f° ¾ n¯ ½ € n fnn °f  h°n  © €  ¯f ° .

f°f¾  .

¯  ° ° – °¾f   ¾  ¾  fn  f¯–  9     °  f° .

f½   f .f    ½fn½f fnf¯ °  ° f¾ fn f ¾   x¾¾ ¯½¾f° ¾  °©  n°©°f¯ ° n°f.f  f ff In ° x¾ f°   n   f° f¾f ff   9     °  °  °  n¯ ½¾ ° ¾ n° ¾f¾   ° ° f f nfn°  ° – °f  –f°f .

fn¾  f°  ¾ °  °n°  f ¯h¾  € nf f . ° D° ¾f  f° .

° D° ¾f ½ ¾ °  ¾f°¾¯f f  ½ ° – °f   ¾ ³f f¾ fn f ¾ –f¯°f¾¯½ ¾n° °f½¾n½n° %%.h¾f  °  f½f n n¯¯ ¯  f¾nfn°9 ° – °f %%f° ¾f³¾¾– ° ¾  ¾°f nf ¾¾ f ¾° – °¾f¾ ¾ n°   °°€ ¾ °–¾f   ¯    °  ¾f ° fn € nf°  °   –  °  °–¾  ¯f°  °n °ff°¾ ½  °nff€ °  f¾½ € nf .

nn¯ ¾¾ f ¾° – °¾f¾  °ff9°½ff° ¾–ff¾¯f¾fn ¾ ° – °f¾  ¾ f f°n¯   °f¯h° .

f¯°fnf nfff½f  ° nf f   n¯¾°f   –  °  °–¾  x  .

 f¾ f f f fnf f €° ¾  ¾ ½ ¯        –f f ¾¾nf €    –n© °  ¾ ° ¾½° ³¾  n ° n°f½ ¾ °nf   ¾½ € n .

n¾ f°f fnf f¾¾ ¯f ¾  ¾¾ ¾–fnf¾ ½ ¯ °¾ f°f ¾¯°¾ f ¾¾ ¾ fn ° f ¾  f ¾  °ff¯ °  f fn   ¾ –f¯°f ¾  f  –°    ¾  ¾ ° ° ¾n°n f ¾ff¯f ¾f° f.

¯¾°  °nf fx .

 f¾  @ ¾ ¾  ¾½x¾  n°nf f °f  °° – °    ¾   f f nf  f ¯ f ¾  n   n °  f ° ½   f –  °  °–¾  f³h° ¾     ° °   n¯ x  .

 f¾   n°n  ¾½ ¾  ¾  ¾  ½ ¯f ½¾f ¾¾ fn ° f¾   – ° ¾ °¯ ff ½¾°  f½f°  ° °f ½f   f n¯°nfn°   °f° f ½ ¾ °  °–¾  ¾  f ° ° ¾ ½° ³¾ f€¯f°  ¾– °  x  nf¯°f  f½f  f f  nf  ¾  f f ¾ ° ¾ n°f ¾ f°n¾   f°f¯ °¾ f¯ °ff° ½ ¾ n nf  @ffn   n¯¾ f I    ½ff    fn   f f .

h¯ff  ½ ¯   °   ° f  –f  ° ¾n½¾ %% ¯h° f¯ °  fn °  n  f ¾ ¾n ¾    f ° °   ½f  ½ h°–f  °f ° f¾ n °   nf¯f ° ¾ .

h¯ff   x  .

¾x¾ ff ¯f¾° ¾  ¾° €fn  ¾  ¾nf %%  . f¾  f °¯ ff¯ °  f ¯f f x¾ ¾ ½ ¾ °fn¯ .

f° n°n ¾€°n°° ¾–f f x .

 f¾¾ ½°  °¯fnffnf f nf½f  fn¯½f³f   ¾ ¾ n f  h° 9ffn¾   ° ¯½f°  –½  .

° – °f¾  ½ ¾ °f°ff¾n¯° f ¾ f¯h° .

f¯°fnfnff  f° ¯°¾ °€¯    ° –f ° ¾¾ ¯f°¾ f ½ ¾ °  °–¾  @  ¾  f  n  f €° ¾  ° ¯      ½ ¾ ½ ¾f € nf  f f .

°nf½ nf  °½¯ f½h–°f °f€–f€f ° f½f n °x .

 f¾  9ffn¾¾° – °f¾ f©f°f¯f ¾f¾nf€–f€f €–fff ° f ½f f  f¾    –¾ f¯¾ f¯ f°  ¯ .f  .¯ °¾ nf¯½ ¾°¾ h°–f%% ¾f n° f.

°nff f ¯h¾ ° ½f©  n° x  .

 f¾  °  x¾  n° °f ¾  f¯ °  f –f¯°f¾¯ n¯  nf¾f°   ½f   ¾f  n°¯n ¾nf ° ¾  f  nf¯½ ¾°f  ½° ³ °n¾n°¾–°f¾°¯  ¾ f–°¾  ¾¾ f ° ° ¾ nf nn %.ff°  fnf  ³f¾  °f ° f¾ n °  °– ° f ¾ .³° ¾  ° ¾% %% @ ff ¾  ¾n°n  nh ¾ f ¾     n   f¾ °€¯    x  .

 f¾ ° –ff½ ¾ °  °–¾ -¾ ¾f ¾ –f°f¾  ¾ f ½ ¾ €°n°f¾  –  °  –¾ f¯¾ f¯ f° n    f €n ¾fn°   f½ ¾  °°n ¾ n°€°f °–¾°  ½ ¯  f¯°f °€¯   x  .

 f¾ ° f ½f  n¯ ¾ –f¯ °    ¾      f¾ ¾½¾n° ¾  f–f f  nf¾ ¾nf¯½ ¾°¾ 9° –f %%½n ¯½    €     °–¾ ¾ nf ½ .

° ¾nf  °f ¾ ¾¯ ½ f    °€¯   x .

 f¾  f–f  f°f¾ f¾ n¾f¾ ¯h¾ ¾  ff½    f° ¾°n ° ¾  f°f–½  ¾f  ½° €°f ¾  ° ¾½ f  ° fn½½¾f °  ½    ¯° n¾¯ f° f f¯f f  ½ nf ¾nhnf  % %  ¾  f¾f  f    °f   f ff  °€¯  f f ½x .

 f¾ @f¯½n¾ ¾f ¾x¾  –° f °f°fn½f ¯¾¯ffn f ° ¾nf¾f °  ¾ n¯f³¾¯h¾ f  n  f° °f ° ¾f   ¾½x¾ fnf f –  °  °–¾ ¾ff ¾n°fx .

 f¾  –f° f n¯f  ° ¾  °  9ff¯ °  ¾  ½ ¾ °f° ¾  ¾  f ° ° ¾  f f°¯ ©f   n D°  ¾ f¾n °  f½f n n¯°  ¾¾ ° ¯–¾ ¯h¾ fnx¯¾  –f °n¾     °  ¾nff€° ¯f ½  ¯ ° f°¾nf  ¾  ¾   n€°   f¾ ¾f¾ nf¯½f³f¾  °€° ¾ n°fx .

 f ¾¾ ½fn°f.

  n f¯ f ¾ €       ¾½ ¾ ½ ¯f° n  f–°¾ ¯ ¾ ¾ °   If½ff¾    f¯f °f–¾  ¾ ¯¾¯f³   ¾  ¾  °  .

  x  .

 f¾ ¯f° °  ¾ n n°fn n° f – °nfnf¯½ ¾°f f¯h° °f¾nff¾ ½ ¾  °°n ¾nfn°f°n¾n .

f°nf ° ¾¯h¾ ¾°– ¾ ½° ° ¾ ° – °¾¯½° ³  ¾ ½ n n¯ °f¯ °    n¯¾°f   ½ ¾–  °  °–¾ ¯½ f f ¯f f f  f  f –f°fn°  °  f°f¯ ° ° – °f  n¯ °nf€¯f fnf fn° °©¾ ° n¾f¾¯½ ¾½ –f¯°f¾¯ ° °f  ¾f¾¯¾f¾   n ¯    ¾  €  f°f¾ ¾ ¾°½ n°¾°f ¾½ n  nff½f ¾f½fff°f¯ nf¾ °n °  f¾%ff  f¯f ¯f¯½°f %n¯ f f° n ¾ f   n°f n° ¯  ¾¾° ¯ f–°  n  ¾  ¾ ¾ %%x .

 f¾  ¾n  f¯ x° f.

f°nf ¾   f ° n ¾ f   ¾f  n  ° f¯½f °f f– °nf  ½  n f I  9   ½ff f¾ ½   °  f ¾ ° ¾  ¾f ½°nf   ¾  h°–f  f –¾f¯¾f¯ f°n°¾ f  ¾ ¯ n½ ff€¯f ° .

n¯ °¯fx .

 f¾ –ff ¾f  n °nfn° ¾n°¾ – ° ¾  f°fn¾° nf¾¯  f n °   –nf   – ¾f ¾ ½¯ ¾ ¯¯ °¾   ¾ °fnf½f %% x .

 f¾¾ f¾f ff9°fn¯ °¾   –f½¯ ffn f   f¯½f  ° ¾ff¾f¯–.

ff@½  €¯h f ° f° ¾x  .f°nf  f¾  ¾½fff½   fnf  –f °    ¾f  n  ¾ nf  – ° f  ¾  °  f ¯f  ¾ f ½¾   °nf ¾¾ fn f ¾  °f f¾ f ½°  ° ¯fnf ¾ f¾ ½f°  ff¯ °¾ ° – °f¾  D°f  ¾¾ f¾ ¾ ¯h¾ fnf¾  –f f ¾  f ½fnf f   ff   °  ¾°ff¾x.

¯ n °f –¾ f¯¾ f¯ f°  .

°¾f° ¯ °  x  .

 f¾  f©f f ¯  ¾f f f¾ ½fnf f ¾ n¯° f ¾  h°–f  f¯½f  9°  f°nf°x  f  f    –ff f f° f  .

ff ff  9ff ° ¾  ¾ ° n f ¾¾½ nf¾ ½ €   ¾½ff¾  ° f¾ °n ¾  ½ –  ½ °f ¾nf  © ° ¾ n °nf ¾ n°n °nf¯°¾ ¯° ¾ ½ff© ¾  f f¾ ¾½f¾¾ €n ¾ ° –f ¾ ¾fx–n¾  f° °°  f¯h°  9°f  f½f  ¾  .

½f ½½nf  °° ¾ ½ff f  ¾f f ¾ nf¯½ ¾°¾ °  ¯f° ©  f¯f¾  ¯½f °¾nn° ¾½ff x °f nf fn°  €° ¾½ ¯  ¾¾ ¯f  f f¯f n– °¾  ¯°ff€° ¾ ¾–½f¾f  °f½€°f f €fnf  f©  ¾nf nf¾ffnf½f  f°n° n ¾  nf¯fn° ¾¯ ¯f ¾ ½ff¾  ° –f ¾f9 ¾ °  f ½ nf %% °  f–¾  ¾ ½ ¯      nf°  ¾ ½ ½ff¾ ½ff  ff¯ ° ° – °f ¾h° ¯h¾  ¯ °¾ ff°f ¾  x  .

f . f¾ ½n  f ½nf¯f¾   ° f½ ¯ n ¾½ ¾ ©xn° – °f¾ ¾f  f  @ff°°¾  f ½f°  ½ff f € n  °¯    ¯ .

n °nn %.f°  9 f .

f  x  .f°  %  ¾  ¾–°€nf fn f¾¯f   nff¾ n°°fn° ¾ ¯ °f¾f¾    ¾ ½ ¾ °f  n¯  °n  f nf¯½f³f  ¾ff f n°f  –f¯°f¾¯  ¾   f f nf  ° °f  f¾ ½fnf f ¾  f¯h°  f° f ½ ¾ °nf  °¯ ¾¾ – ° ¾ ° – °f¾  D°f   n°   ° ¯ .

f n¯  ½  ° nfff¾½f. f¾ ½n  f ½  °¯ f¯ °¾  nf nf¾  ¾ff  ¾  f ¾ © € ¾ ° – °f¾  ½fnf f ¾  ¾¾  f€° ¾ f f nf¾f n¯°  f nf n°f  –f¯°f¾¯  ¾ –°f ¾  f–°¾  ¾¾ °¯ f¯ °¾ ½  ¾½¯.

°   f½fnf f  f¯h°  ff¾ n°¾ f°f¾f  f  –¾f¯¾ f¯ f° n°¾ f   f ¾ °nf  ¾  n¯ ° –°f    f ° ¾ ½  ¾  fn  ¯h¾  ¾ xnf f¾  ¾ f ½ f  €f     fn f f ½ °     .f @  ¯ x  .

ff¯f° ff¾f¯f¾f¾¾ ¯f°¾ ½ ¾° ff ½f n f .f ¯½ f f n f¾ °¾¾ ° ¯ °  °  nf¯½ ¾°f  ½° ³   ¯ –f °n¾ f¾f f¾ ¾ff¾   fnn°  f–°¾  ¾ ½  n¾  f  –°    f°f°f°¯° °nf °°  f°f¯ °° – °f 9 © ¯½   n  9°  ° ¾ n°    ° ¯    n f³  ° °f n°nf   nf¾f¯ °  f½ ¾° ¾ °¯¯ ° ¾  €  f  ¾ fn   ¯½ ¾   °  f f°   °f f¾f   ¯   –f°fn°  f ° f f ½ff  f¾    ¾f¯f°fn° f ¾ f°n¾   °h°–f °fn  ¯n °f° – °ff°°f½nf¯f nfh° ¾  ¾n °  °  €f¯¾ ¯.f ¾ff  ¾f  f @ff°°¾ %% ¾  ¾  ¾ ¯ ¾ ¾  n    ° ¯       °¯    ¯ . f¾  f¯ °  ¾  ½nf¯  ° f ¯.

 ¾¯¾ ¾ ° ¾ f¾° f f¾ h°–ff° ° ½¯ °nf¾f  ½ ½ff  –f° f   ff ¾ f f f  – °f¯ °f  .

f .f½fnnf   ° n¯ °€nf ff ff¯f ½  ° ff¾f f ¾ 9°  °  € f¾f ¾  ¾½ff½  °°f½¾  ff f ¾° ¾ %%  f ½f  °¯    ¯ .

n °nn  ½ nf f  ¾ffn°  ¯½  @ff°°¾ x .

 f¾°fn fn¾f ½° ¾ f€ °    f °f  f f  n°ff  ¯ °f¾¯ f° °  n¾ – ° ¾ ¾   ¯°f°f¾–OO ¾   ffx½nf f ° f° ¾f¯ ° % %  .

f°  –f     ¾ f°    ¯ .¯ n ° .f ¾f f  °f  f °  f°f¯ ° – ° f  nf¯½ ¾°f  ½° ³  n° ½¾  ¾ °nfn° ¾ n° ¾ ° – °f¾  .f  f ¯¾¯f  f ¯ °f¾f ¾  f  f f¯½  ¾°nf¾    f f½f n  f° f –f° ¾  fn° ° – °f ¾% %  @  ½f n  ° nf    ½ n  ¯ .f  °   f f f  f  ¾° ¯h¾  ° f °nf  ° ° ¾fff  f  –f  ¯¯ ° f  ½ nff¯ °  ¯ °f¾f  f¾  f¾ f f° ¾   °nf   ¾ °  ¾ ¾n °  ° ¾  °nf  °f°   n ¯ °f  f©f f ¾ f°n¾  f ¾ ¾¾ fn ° f¾   n°¾  @ff°°¾  f ¾n f  f ½ %%  ¾½x¾  f ½  °nf  ¯ .

¾n  ½¯fn  f –f°  ° f ¾ff  ¯°–  nf°ff ¾    n¯½ °  °  f ½°nf  h°–f  €° f¯ °f¯ °   ½f  f¾  f° f  f¯½f  °fnf°x 9°  ¾½x¾ ¾  f  ° ½¾ ¾ ½ff¯ °¾ f° °¾  f¾f –f f  ¾ffn°  ¾f   @ff°°¾   ¾–fnf f¯ °  ¾¾ ½f° ¾ f f° nf°  ¯ .f ¾  ° f   ¾ fn ° f ¾ f ¾  °n °f°  f¯ °  °€¯f ¾ –fnf¾ f f–°¾  ¾¾ n°¾  ½f¾ ¾   ½ ° f   f½f °f° nf f n° f °¾ nn° ½  ¾°€  ¾¾   ¾ ¾¾½f° ¾fn °f¾ n ¾  n°€ ° ¾    ¾f¯f° f f° ¾  x .

 f¾nf–f °¯f°¾ f½nf ½f°  –f°  f°f¯ ° ° – °f  ¾  n¯½ f¯ °  ¾ fff   ¾  °nf° ½ n½f f¯ ° f¾½¯ f¾fnn° ¾ € f  ¾  n ¯    n°  ff fffn ° ff°¾x ½°n½f¯  ¾ffnn°° ¾ n¯¾¾ °  ¾x @f¯f  f f ° ¯¾f ½nf ½ ¾°f °  x .

 f¾f¾ n °   ½½ f  nf fn ° f %% f  nn°  f fn ° f f° ¾x n¯  ½¯  f°n     f ¾   °n   f°f¯ ° – ° f  nf¯½ ¾°f  ½° ³  °  ¯n     n° °f f¯f ¯h¾ n¯½ ©f  n°f nn° ¾n°€n¾ ¾nf ¾  ¾f  ¾  f¾f  ¾f  f °¾ nn° ° n ¯    f¾n °  °f ½f°  ° ¾¾fn ° f¾ f n¾f  ¾½©  f¾  f¾  f¾ n¯° f ¾ ° – °f¾ f f³f¾  ¾f ¾ f ½nfn°€° f¯ °f ½x n°€n °  ¾ fn ° f ¾° – °f¾  ¾ ¾¾  f° ¾x  f° °° ¾  f f f– f  ½ –¾f¯ ° %% 9 n°¾– ° f °f¯ x°½ f  ¾ff  °f°°°  °  ¾f° n° n° ¾ f°€ff  ¾ n¯ ° f°¾x ½ ° f ¯h¾fn°¾ ©f  ½ ¾ ¯¾¯f n nf°f f ½   fnf  ¾  °  f¾ € f¾ f¯f f¾ ½ f° ¯f¾  n° ¾¯f f½   ° nf¯   f° ¾x f ° ¾ ¯h¾ f ©f  %%  @ ¾ ¾¾  ¯ °¾n°f°¯nf¯¯ °   –f ¾ffn ° fn¯  ½¯  f°n   ff¾  n°n  n¯  f°f¯ ° ¯ .f  ° .

n°¾ n °nf ¾f– ¯ €nf¾ € f€ nf½fff¾½¯ f¾fnn° ¾ ¯f¾ °f¾ ½¯  f°n  f°f¯ °  ¾f¾n¯fnff¯ f°n  ½¯   n ¯   f¾n ° °f ¾ nf¯½ ¾°¾¾  ° ° °°f¾ffnf f³f fn¯° f  ff  °   n °f¾¯f¾°¾nn° ¾  ° nf ¾¯½f ¾x.ff@½  –  f n¯½h¾  f¯  ¾  ½¾  ¾  °nf¯°f° fnf  nf¾   f fn ° f ff°   ½½ f    ©f°  .

 f°nf  If° f°f°  –¾  ½ ¾f n°f ¾ –f¯°f ¾    –f  ¾  ¾  f°  ¾  nf° f ¾f   °  f ° f° fn °ff   °n °f°f f–°¾  ¾½  ° n° ¾¯¾¯¾ °¾ – f¾  °¯ f°fnf¾  ffn ° ff°¾x ½f¾f° ½ ff¯f ffD°° ff °  f°¯f¯½f°nf °n¯f¾nf f ¯f³f°f  ¾  n ¯   nf°  ° °f¯f    ¾  n¯   ff¯f  ¾½ f f ¾ ¯½ f ¾  f fn ° f f° ¾x    ¾½ f° f¯f ¾ f¾f ¾  ° ¾ f ¾ ffnf° ¾  .

f   f° ¾ °€ °f¯ °¾ ¾f   ° f° ½ff¯ x°½ f¾ fn  °° nf f f°n  f¾ n °    °n °f ° f fn ° f %%   n    ¾½x¾ €f ff fffn ° ff°¾x ¯.f  ¾   n  9nf¯n  f°f –f–f¾  ½¾¾ ° f°  ¾ °f ¾½ n  f ¾n ¯½ f ¾ f fn ° f ½¾¾ ¯ °¾€¾ ¾¯h¾  ¾f ° f° ¯°n° ¾  nf°f ¾½ffff¯ nf¯½ ¾°f½nf°°f  f fnf°n f €°f nf°  ¾ ½¯ ¾ f¾  ¾ ° f¯ °  ¯°f° f¾ n¯fnf¾  n ° °f ¾  ° – °f¾  °½ n½f f€–f  f f° °f°ffn ° ff°¾x  ©f°  h¾ ¾ ¯h¾ °n ° °f ¯ ¾ ° ¾f¾nn°¾f°nf¾ ¯.f¾° ¾¾  f ¾ ¾  €–f° ° n  °f¯½  °f°°°  f ¾¾ ° f° f¾ f¾ f¾   ¾ –¯ °¾  ©xn  –  °¯f ¾  ½f  .f°  ¾  °nf  ff  n nf  ¯  ¯f  nf¯½ ¾°¾  ° ¯   ° –  – ° ff   –f° °– ¾f f ½¯  ½f  ff°  °n ° f f nf¾f fn ° f  f¾ n °  ¯ °f¾   °f ½f   ¾ ¾  ° n  f f¯fnx° ° ¾nf  fn  ¾ ° – °f¾   f°f° ¾ nfn¾  °f¯f   ¾ ½° ° ¯ nf¾ ¯ nf¾  x¾¾ ¾ff° ° ¾¾ ¯f°¾   –½  ¾ –  ¾  ¯ .

ff@½ ° ¾  ¾° – °f¾   f°f¯ °  h°–f  ¯ ¾f ½f¯ff¯ °   ½   °nf f    n °¾–f¯°f ¾nf°  ° °  € ° ¾¾°  ¾ ¾ nf¾f f¯f³f°f   °   @½ ¾nf½f  °f½fnf f  f  °  ¾  ¾  ½ ¾ ¯½ f ¾  fn ° f   f¾h° Df–f   ° ¾ ½¯   ¾¯  ° f n  ¾ ¯ °¾  ¾½x¾ n ° f  ¯   ½ ¯   ff¾f¯ °  9ff   ¾¾   –¾  ff° €  ¯ °   ¾ ½ ¾  ¾© f°  ¾ ¾  ¯¾  f¾ ¾–f¾ f f¾ n°nf¾  ¾ nf f¾   ¾° n° n ¾ ½   °¾ ¾nf ¾¾ ° °f ¾f°nf  ¾ ¯f¾  .¾n n°  €°  ½fn€nf  f °f   €°f  ¾   ¾ ¾° f ¾  ¯f¾fnf ¾½ ¾f¾½f¾ %%  – ¾¾n ¾¾  ¾  n ¯    ¾fn ° f ¾¾¾ ¯½ f ¾  ½ – ¾½f¾f f ¾ f½nff¾½f¾  ©xn ¾  nf°fnfff ¾° ¾ ¾½ ¾f f¯ ° ½fn½f° ° ff fffn ° ff°¾x  ¾ff©¾¯   € ° fnf¾ ¾x.

¯  ¾f   ¾   ¾ –½ ¾ °  fnn °f     °   n ½  @½ ¾ ¾½ ff   °f¯ °  ¾ nf f  ¾¾ f¾  ¾¾ ½ °f¾  ¾¾ ° ¾°¾   f° ½hnnf¯ ° f   ¾ff¾½ f¾ f n½ °  ¾ ff¾f   ¾½x¾ .

¾  –¾ n– °¾€f–¯ °¾¯f°¾  f° @½ ¾¯  ° °° n¾f  ¾  f° f °f  f¾ ½½ f ¾  f¾ n ° %% @½ ° ¾  °ff¯ °  f °nf n¯f     ¾ –f¯°f ¾    nfnf   ¾f ¯ f f   nf¾–  ½ ¾° ¯½ ¯ °f f ½¾fn ° f ¾ fnf f nf¾f°  °¯f°¯  ¯  ¾  n  ° f¾f ffn ° ff°¾x %%  ¾½x¾  €fnf¾f   f°f¯ °  f° ¾x  f n°¾– °   ½ ¾°  ©xn¾–f¯°f ¾ x .

 f¾ fn¯½f³f  .

f¾¯ffn¾ ½n¾° – °f¾  ¾nf° ¾  © ff¯½f ° ¾nf ¾f¯–.

f°nf   ½ff  f n°°f f f n f    ½f  ° ¾f¾ nn°¾f°nf¾   9 € n  9°  .

f¾ f½ff   ¯f ½¾°  ° f     f fnn° ¾ €f n f½f €nf nf fn°  f–°¾ fn ° f ¾½° ³¾   ¾ –f° ¾ ½f¾¾  °¯ ff¯ °  ¾    ¾¯   f f °f ¯f  ¾    °nf °©n ½ fn° f f ½ff  ff  f f € f f¯f f  ¾f f¯ °  9ff f € n   –  ° nf °f  ¾n° ½ ¯f      ¯f  ¾  f³ f½f n  ½ nf f °  f9   ½f  °  °ff ° f €  f°f f –° °¾f n ¾½°  ° ©n¯f  .

f°  ¾  °nf  ½n ¾ ½ °f  f° x  .

 f¾ n¯ ¾ ° – °f¾   f f° ¾  f½ ¾f ¾ °  ¾¾ –f ¾  9° ° –f° ° f¯ °  ¾ nf–¾  ½ ¾f°¾   ¾ .

° fn°f¾¾n ¾¾fnf n ¾ °f°¾x   n ° ¾   f–°¾ ° – °f¾  f ° f¾    f ¾  °n°f f   ½ € n  h°–f  f f°   ½fn€nf¯ °  f nf¾  ½ff ° f–f ½  ¾f  °   ¾  ff f°¾¾n¯½f³ ¾  ° ¾   ° ¾½ ¾f ¾°  ¾f¯f–°  € ° ¯f¾fnf ¾ ½ ¾ ¯½ f ¾  f¾ n °  ¾f nff f ¾ f¯½f¯ °  ¾½f f f½f½ °¾f½– ¾¾f  ¾  °°n ¾ °n¾  ½½ x .

f–³f I °f ffn f ° ¾nf¾f °  ¾ – –ff¯ x°    ¾   ½€ ¾f °  n¯– °fnf f ¯½ °   ° n°f ¾ ¯x ¾  ¾½©  f¾ ¾°f¾  f¾f¾    ¾° n¯f¾ ¾ ° ¾ ½ ½f   ¾  f ° ° ¾ %%  ½f  ¾f¾ nffn° ¾ x . f¾ ½ f¯¾¯f ¾° ° nx   ½f©   °©°   fn °¾½  ¾f¾ 9   ½f f°  °°°–°¯¯ ° ©f  f°f ¯  ¾ ff ¾ n°f ¾ –f¯°f ¾  f½f°  n    ¾ f ¾ °¯f¾nff  f°   9    ¯°  °  n¯   –¾  f¾ ¾°¾   x° ¾ °  f ¾ f¾ ¾f €¾°¯f ¯f     f –f  f n f °–x¾¾°€¯ ¾  f¯h°½ff °f ©°n°¾ ¾ n ¾.

 f¾ ¾ f ¾½ nf ¯nfn nf   x¯.f°¾ f°f¯¾¯f½ ¾°f  ¾ fn¯     ¯f n¯  f ¾nf fnf¾°°nf½f¾ ¾ °f  ° f   x¾ ° ¾ ¾°°f° °n° ¾¯¾¯¾–f¯°f ¾ %% °¾ n¯½ °  ¾  °f¾ nn°¾f°nf¾ f° €n ¾ °   ¾  °n°f f x  .

 f¾  °  ¾f f ° © – ° ¾ ¾  f  ¾° f  ¯n¾ ° – °f¾   f f° ¾f   f°f¾  n°f¾–f¯°f ¾ ° °f¯n¾ ° f ¯ x f € nf¯ ° ¯ .f °   ¾ ¾n ¾¾  f° ¾x €¯f f° ½f   ° ½f°  °¾ nn° – ° f  nf¯½ ¾°f  ½° ³  .

¯ ¾n  –¾ f¯¾ f¯ f°  f f ¾  n ¾f¯ °  °– °f f fn   ¯ .f f fn ½f f°f¯ °  f fn¾fn°  fn° ff½ff f f¾–°€nf  n¯½¯   f n °f¾ f¾f n ° °f ¾  ° – °f¾   ¾f f° °nf ¾ °  ff¯ °  f¾  ¾ nf ¾¾€f°½¾° °f¾ ¾°f¾nhn  ¾ 9° °  nff¾nf–¾ .

f °f hnnf °      ° n ¾ff € °  f ° ¯½ff¯ ° © nf  ¾¯f –f f  °°–°f ¯f° ff½n ¯ °¾ ½  ¯f n¯°f° –fn° f¯¯ ° x ff °h°–fn°f¾f¾½ nn° ¾ °f°ff° °f ½f¾ %% x  .

 f¾ ½ ¯f° n  ° ½¾° f¾f  ¾  °     ¾  f  ¯¾ ¾f¯ ° –f f ¾  f nhn  –°¾ ¾¾½ nf° °f f€–f  ¾°   ¾ © nf  f© nf¯ °   ¾f½f n  ¾° ©f  ¯ ° f¾  ° f ¯f ¾  €  °nf¾ ¾f¾ f¾f ¯ ¾ ¾ ¾½x¾   ¾½x¾   ¾  f   f nhn   ¯½ °  f©  f ½   fnf  ¾€ff   °   ½ff f¾ –f ° f nf¾f °ff¯–f¾f¾¾ n¯ °¾ f–°f¾½  ° °nf¾ °¯f ¾  °€¯f   ¾ff  ¾  °  ° f  ½  ¾  ¾¾½ nf ¾ ½ ¾ °nf ° °f ¾  fn°   ¾ff ° f°nf°x    ¯ ¾  n°f–f   ° °   °f¾  ½f¾f9° ° °¾   f °n°f f¯f–°fn°n nf°n ¾f  fn n °f ¾¾  n¾    °nf f   ° f  .

ff fn°nf  f ° ¾     ¾  ¾   f°nf f¾f f9f  ½ff  ff °f –f°  ° n°f¾¯¾¾ –f¯°f¾¯ ³¾ ¾½x¾¾ f f °¾ °f f° f n¯ ¯  ¯f¾  f  ¾ffn°  @ff°°¾   €°f  n¯ n     ¾ f°   ¯ .f  f   x  .f fnf f f°¾€¯h° ¾  ° °f ¾½ n   ¾  °¯ n n  ¾¾°nf¾¯f–°f¾ f½f n °  f f¯ °  °f¾f f° °f %%  9    ¯ .nf f ¾½ ¾f €  ° ¾f  ¯fff n°f n   ° n ¯   ¯.

 f¾  nf°    ¾ ½¾  f  f°f¯ °° – °f h°–f ° ¾ ¾f ¯n °  f f  ¾½x¾  ¾  €–f  f nhn    ½f  ½f n      f–°¾ f³¾ ° f    f ¾ ½¾f  ½ ¾fnf f  ° ½  n  € °¾f  f ff ° – °f   ½f¾f f f – °°f  °  ¾     ° hnff n°n  n°€ ¾   °n n¯ °   ½ ff ¾– fn f° ¾¾f³¾   ¾°fnff fnf f½°  ¾¾ ¾ –  ¾ ° ½ ¾°f©    ¾  9¾  f  €¯f n°  ¾  °¯   ° f f°f .

h½fn  °  ¾  ¾n   ½f° ½ff f n fn°  f f° .

°€ fn°  f¯ nf°f  9fn€n   ¯ .f – ° ¾nh°° ¾f°° – °¾f¾  ff¯½ f° ° 9  f xnf f    f ¯ff  f¾ ½ nfn° ¾ ¯h¾ ¯½f° ¾  ¯f  ½fnf¯ °  f  ¾fIf f ¾  ff.f f f ½n f° ¾  ¯ %%  ½  ¾¯¯ ³¯.

°nf f¾¯ °°ffn n¯½ f¯ ° ° –ff € °  f f €–f  ¯ .f    f°f¯ ° ° – °f  h°–f  f ½  °  f n°¾n° ¯½ °nfn ¾ ff½f ° ½  °¾°  ¾ff °f n   ¾ °nf¾ °  °   9° ¾ ¾f n¯ °f fnn° – ¾nf  ° n¾   ¯f –¾  ° fn° n¯ °   ° ¾ f fnf°f  °   f–n¯ f ¯ °f¾ ¯.f ¾½ ¾ °f n¯°¯f¯ffn ¾ f¯f ff¾f  f ° ¾  ½ ¯f ° ¾  9 ¾ °¾ n ° ff n° °f ¾°f¯ x°ff¾hf f f  ¾nf° .

 °¾ ¾°–f °f¾°f€ .¯ n  f–  f¾f   f ° ¯.f  ¾ n  fn°nfnf©f f¾ °¯f .

 ¯ ° 9f¯f ¾ If f ¾ 9f¯f f°f°° – °¾f  – f n f f° n ¾ f  ¯½f f°n¾½ff¯ ©f ½f¾ ½ °¾f¯ ° f°° – °¾f ¯° €°f OO ½°n½ OO %% .

.

¯ ¾½ ¾  ffn f°° – °¾ff¾ffn¾f If f ¾f.

f ¾  ¾¾ f fn ½f   If f ¾  f .f   ¾   –f ff ¾n °fn½ff nnf  ¾f¾½ nfn° ¾ °f° n ° ¾  ¾¾n ¾¾ h°–f   ff  f ¾hf ° ¾ –f  ½ nf  ° €     °    9 ° – °f °¾nf f   – °  f¾nfn°9 ° – °f f.°nf ¯ffff f½ ¾f f.

f °  f°n ¾¾nf°f¾ °f¾  f ¾ f f ¾ fn  ¾° ¾° ¾ °¯ °n ° ¾° °¾°¯f f½f–f°fn°f 9 –hn  ¾ ¯€  f  fn¾f  f xnf f    ° f .°nf ¾  ¯½ ³ ° ° n°  f ¯ .

f  nf¯f  " f¾  f½  f ¾–fnf ¾° – °f¾ °¯¯ °¾ ° ¯h¾ n ° °  ¾  ¾f ff fn ° n¯f¾  n   ¯½°  f¾ ¾°f ° h°–f" " f¾  f¯ ° n f   ¾fff  ¾n½f ¾ –  °f°  ¾  ½ °¾f° ° 9 ""¾n°n   ¾ ¯ ©f° °€f¯f" %%€°f f½°f° n°f  ½ °¾f¯ ° f°° – °¾f  fn¾f   ¾  ½ ¾f f fx¾  If f ¾  f .°nf  If f ¾ n  °n°f¯¾ ¾ fn¾ ¾    -  @ff°°¾  ¯¯f    ° ©–f¯¾ °€ °¾¾   f¾ °f¾  f f¾ ¯f¾  ° nf nf°   ° °nf n°ff  °¾ ³f f°f½ n fff° – °f 9  ¾f–f°½   °¾ ¾ °nf    nf° fn   ¯f¾   f  n¯n  °¾ ³f f f ½ n   f ½  f   ff¾ f¯½ °nf  n°¾f ½– ¾  ¾° nf¾f¾  ¾f   f  °  –ff¯ °  f ° f   ¾n ¾©  ¾fnf   f¾ €f¾  ¾ n¯° ¾ ½° ³¾  ½  °¾° ¾ f    ¾½ °   ¾ °nf¾  f  ¯ f °¾n° ¾ ½¯hnf¾¯ °f¾  h° ¾ n°  ¯°¾ fn ° f  f¾f ½ff nf f f© ¾  –¯¾ °¾ ³¾  ° ½  ¯  ½f¾  f–n   °   nff ff°½ °°fn°f %% ° f ½f   ¾ fn  –f°f f ½ f f  ¾ ©¾¾  f .

f  ¾ ° °nf  f f ¾ fn  °¯f ¾° ¾° ¾°¯ °n ° ¾° °¾°¯f f½f–f°fn°f %% ° ¯ f–  f¾ f¾ nnf¾  f .f½ fn ¯¾f° f¯ff°f  ° ¾   ¾ –f¯°f ¾   ©xn ½ ½ f° ° 9°  f .°nf  ¾  f½ °f¾ f ¯.f  °  –f° f ¾ ¯n € n  ½ ¾ f ½n  ¯½ If f ¾  f .

°nf  n° ° n°¾¯ nf¾ °€ ¯    ° f f¾ f° f f¾f°° – °¾f¾fn¾f¾ f° ¾ ¾¾  ¾ fn°¯nfnf f  °f ½¯ f  ¾f¾½ nfn° ¾ .

f n°f  n°f¯f¾nf½fnf ¾°nf¾ °°f  f¾¾  fn  f–fn°¾½f     f °  n  9f  ¯ °¯ f f° ° ¾ff€ n f  ¾nf ¾ °     f½ ¾f ¯ f   n° ¾f f°½ fn °f f½ f ©f  ¾   ½ ¾ ¯½  ¾°nf¾   ¯f° f ¾ n   nnf  f f nfnff ¾   €   f ½   €¯f  ½ff fnf°f ©¾nf ½ f  ¾  fn¾f   fn° f f ½ff  - f¯ °    f½f n  n¯  ° n ¯.f  °¾°¯     ¯f    If f ¾ f€¯f ©–f ½ fn° f f ½ff ¾ f  ° –f   ° ¾  ¯  n    f f  @ff°°¾ ° ¾–OO ¾°f– ¾nf f f ° ¾ ¯f f ° ¾  ° ¾°½ ¾°f©  ¯  ¾°°f¯f– °nfnf ¾nf %%°n¾  °¾ n°¾– ° If f ¾ –ff½ nf ¾nfnff¾ ¯.f ½ff ¾f  n   ¾nnfn°½ °f ½   f¯ x° ¾  f °©nf  °nfn f f  ¾ ¾  €¯f  ¾  €f¾¾  ¾ff  ¾  f  f  f  n  f ¾ ° – °¾f¾  ¾  f ¾ %% 9 ¾ .f°  f  f  n f n °   °n°  ¯ .

½f f.

f  n f¯¾¯½ ¾hff¯f–f ¯fxfn°nf   h¾  ¾f½ nf¯½f³f¾  °n °ff½¯f .°nff¯½n¾  ffh¾ ½ ¾ ½fff  f¾ n¾ fn°f ¾ ffnf½f ¯.

fh –  ff ° ¾½n¾¯  ¾ ½ °¾f ° ¾f° ¾© ° ¾f½f ° ½½ °¾°f¾ nf °¾¯¾ €° ¾ nf ¾ ¯f °¾ f¯.fh –nf¯ ff nf¯ ° ¾ f½f¾°f n°   n  ° nf f¾ ¾¯½ff¾   ¾ °  ½ ¾  ¯   ¾nf  °€n¾f¯ °  ° f¾ ¾ f°f¾   ½f  .f  ¾f°f f°f   n ½n°  ffn°°f½ ° ¯½¯h¾   © °.f¾  ¾€ f½ ° °  ¾ °  ¾  ° 9f x½nf ° ¾ ½ n ° ¾  ¾¾ fn° n¯ °¾ °n ° ¾ °nf ¾ f  f°f¯ ° ° – °f  h°–f  .f  ¾n ¯ ° °  f n ½n° f f –f  f°° – °¾¯   fn¾¯  ½  ¾¯ ¯ ³  f xnf f  ¾ ¾°  ff–°f .fh – f f©f n¯ n°¾f ½ff¯ °f °  @ ¯½  @ °  f ¾ nf– °f n¯°f ff   ¾  f¯f In ¾  °  ¾n  ½h–°f¾    ° ¾  f¾f °f¾  f ½°x°   n¯nf¾f½¾f¾f f  f ¾½ff¯ °f¾  –¾f ¾  ¾½n¾ fnf  ¾½n¾ fnf¾f ¾ f°n¾ ¾¾°f¾¾° °ff¯ °   ½ ¾ °  ¾x 9f           f n¾¯  °n °  ¾x  f f –   ¾ © ° ¾ €¾f¾  ° ¯ f–  € °  f ¯ .f n¯ ¾ ³ff   ¾f°   ° © °. ¯ ° 9f¯f   ° ¾  °°n ¾  f ¯h¾  ¾  ° f°° – °¾f € °   ¾   n  f¯ f¾ ½ nfn° ¾    ¯    f °€f¯f f°° – °¾f  fn¾f  f ½ °¾f ¯ ³f  f°fff.fh – ¯.

¾n  9°    ½f n  f ¾  ¯¯ f  n°    °  ©f°  f f¾ f °  n f –  °  9f    ¾nf ° °  ¾¾ ¾€ ¾ ½  ° °f¾nff¯fnf f¾f½ff  ¾ff  f°– ¯½   ¾ °nf¾  %% °n¾  ¾n     ¾  fn° n¯ °  °  n f °nfn° n°  °nf¾¯   ¾   nf¯½ f ° n ¾¾ n ¾ fnf½ f°f  °°°n ¯.fh –  n¯ °  ¯f ¯h¾  ¾¾ f  ¾  °¾¾¾   ¾¾ f ¾ ½ff¯ °f¾   ¾     –f  f n¯ °f  ¾ ¾    n  f ½°n½¾ f–¾  nf° ¯ °n°ff¯.f°n.f °°fn°nf¾  f °  °n°  ½f   nf f    n  ¾ ³ nf f ¾ ¯f ¯ ¾°  f f–°f   °n  ½  ¾  © f  –f  ¯½   @ff°°¾  ff¾ ¾ .ff½f n  ¯f° f°  nfnn°¾f°nf °f¾ ¾n¾ © ° ¾  .

f  °  ¾f°  ¾ ¾€ ¾  –  °  9f  ½ ¾ – fnff  °   fff° ¾ ½¾nf¯½¾f¾¾ f°f¾   ½f  .f ¾ €–f fnhn   ½f  –  °  9f €fnf¾f °¾¾° °¾½f½ ¾f .fh –¾  °¾f¾¯fn°  ¯f  nf°fn°nfn¯½ f  ff fn ¯f¾ f¾  f½f n     °     9f     f ¯f f  –f  °f ¾½ n   ° f  nf ½ ° °   ¾  9   f ° f  nf  °  ¯n     n°   n     – ° f ¯ .h½fn  €fnf¾ @½fn¯f f¯ °  ¯f@  ¯x ° ¾x– °f°  9  ¾ f €f f fn¾ff¯h°  °–f   ¾ ³9f  ¾x– °f  ¾   ½ffn ¯f %% 9  ¾½x¾  nf° ¯ .

¾n  9°  ¾f ¾fn° ff¯f f ¯n¾  ½  ¾     f ¾    °f°  ½   ½ ¾  °  ½xn nf¾  °f  ¾ffn°  f °f¾f .

fh –nf¯ f  °nf° ff  ½nf ¯.f   ¾  – ° f¯¯f  f f°n f ¾ffn°  f °f¾f °nfnf  ¾  °    ½f n °¾ ¯ ¯f f  ¾  ½  ¾½ nf¯ ° ff °f¾f %%9   ° ¾ ¯¾¯fn .f¾–°€nf ° ¾ ¯¯ ° ¾    ¾ ¯°  €  ½ ¾ f  9  ¾°½f¾ ¾n°  €f–¯ °f  ¾f¾ n¯ ¾  f n °f   ½ n¾f¯ °  ½ ¾f –f° €fnf ¾nf  ¯ .fh – ¾n  ¾f¾° f¾n°°¯ f¾f° €° n h° ¾    f°ff€ n ¾f¯ ° fn¾¯° ¯½f³  °¯h¾¯°¯ f¯f– ° ¯.fh –  ff   ¯f¯.°nfnf ¾¯h¾f€ nf ¾ ¾ f°©¾f¯ ° 9f ¾n¾f¾ f  n f f °f¾f .f ¾f  fn  ° n°  °f n°nf ° f f ¾ € n¾ °nf¾¯ nf n f ° ¯f–°f  ¾ ½ f°¾     f   ¾¯f¯ °  ¾–°€nf  f nff f ½f¾f   .h¾ f  ° f n°   @ ¯½ n ¾½°  °  f   ¯f    .f ¾–°€nf°fn¾f½ff¾° ¾fn¯½ f¯ °  €  ° ½ff  ¾ ½f¾   ¯¾½ °¾f °¯ ff¯ °  n   ° 9 °ff ¾f¾f¾ ¯h¾ €–  – ° f¯¯f – ° f¯¯f   ° °¾¾ f¾ ¯f@  ¯x   ° ¾° ¾ ¾ °nf   ¾ff f¾n¾f¾  ¯ ° f¾f¾n ° °f ¾ %% .

¯ °ff f°  f½½f f  f ¯¾nf°nfnf  f° ¯f  ¾  x  f ½ f f°f  €¯f   ½  ¯½fn  ¾f¾ ¯f°€ ¾fn° ¾ nf ¾  ¯f ¾  f °f    ° ¯¯ ° f   ° °f ¾½ n   °¯  ¾nfn°9 ° – °f  – n   ° ¾ ½n ¾  fnfff½f¾f   f½ °f¾ ¾ f ¾  ° n ¾f f f½fn°  ° ½ ¾°f©  n¯  ¯f @  ¯ x .

 f¾  @ ¾ ¾¾ °  ° ¯¾ ffnfff½f¾f  -¾¾ °¯¾ ff ¾ ½ f ¯¾nf °nfnf  °¾ ° –f¯¾ °f¯f f¯ °  f n  ° ¾ ½f¾f  ½ °f¾ ¾fn €ff °  ¾n °f ° ¾f  f fnf  ¯f @  ¯x  %%.

° ¾ ¯°  f½f n   f   ¾¾¯f°  °n°¯½f°  ¾     ¯f  f f ff  n¯ f  n° °nfnf   ¯ .¾nf°nfnf ½ff °f f°¾ €f °¾f¾   °  .fh – ¾¾ °     °nf¾¯ nf n f n°   n¾f¯ ° f ¾n ¯ ° °  ½ ¾f nfn° ½f¾f  f¾f ff n° ¾°nf¾ f nf¾° f  ¯ ° f n   ¾¯  ¾   ° ° ¾ ° ¾  ¾ ° ¾    f    n   ½ °°f¯ °  °¾  ¯¾ fn f   ¾  ½f¾f    ¾f ¾f   ¾f ff   ¾f f n°   ¾f ¯–f   ¾ f   f¾ ¾f¾n¾f¾°¾ ¯¾fn f    °f¾€f f¾  °f¾n¯  ¾ fn  f ¾° ¾ h¾  f ¾ °¯n¾¯  ¾  ¾°° ¾¾½f  ¾° ¾¾ ¯f°¾ %% ½n ¯½ .f n° °nf¾¯ nf n f   ff fn .f° ½n f ½nfff¾n ° °nf  ¾¾nf¯ ¾ nf ¾  .f fnf f n°€ ° n° f   ff¯¾nf°nfnf¾ ¯f  ¾ If  ¾f f °  9  ° ¾ ¾  ¯f f  –¾f ¾   n €° f¯ °f  ¾° f¯ x° ¾nf½°f¾     ¾¾–°€nf½ff  ¾f fnf½ f°f  ¾ ¾ ° f° n ¾ f   nf– °°f  °nf¾¯nf n f   f°f¯ °  ¯ .fh – ¾n fn°nf ° °nf ¯f° f ff¯h¾  nf f¯ .f  ½ ¾ °f°   ° °n °f ¯ © x¯°    °fn¯ °½ f°  f f°fn°f n  –f°  f  ¯ ° f°f f½f °  ¾f°¾¯f    f   f¾¾¯¾ f °  °fn¯ ° ½ f°  @ ° ¯¾ f  °nfn @ f°nfn .

f ½ ¾ °f °  f n° ¾½f  © ° .°f n°°nfnf ½° ¯¾¾©¾ °°f  f°¾ °n°f¯¾n°°f ¯¯f   ½° ¯¾ ¾ ©¾ ° ° ½  n °¾ °n°f¯¾ n° °f fn  n¯¯n¾  f¾°f¾ @ff°fn ½° ¯¾¾©¾ °° ¾n °f  °¾ °n°f¯¾n°f°f¯fnn@nf ¾½° ¯¾¾©¾ ° ¾n °f °¾ °n°f¯¾n° ¾ ³f° ¯f  ¾n° € f – ° @ f¾ ¾f¾ nn°¾f°nf¾ ¾  n°€f f° ½ff nf °f ¾f n°n¾°  x¾  ¾   °fn¯ ° ½ f°    f  ° f¾ fnf¾ ½ff   ¾©f° f¾ ¾¯ f¾  ¾ ¯½ f  ¾  @ff°°¾  ¾f¯¾ ° ° ¯° ¾ ¯°   ¾ –¯¾ f ¯f f f¯f½f°¾ °n°f¯¾ n° ¾° ¾ ½  f½ff f  – ° f ¯¯f  ¾ ³f° n° f  ¾ffn°  ¾ °f¾f   ¾ ¯f¾nf½fnf ¾¯ nf ¾ f° f°f  °f¯f¾ ¾¯ ¾f°¾½³¾f– ¾¾f¾¾f ¾ ¯ ¾¾  ¾¾©–f°½¯ ° %%  €x° ¾ f  ¯½fn  f°f¯ ° ¯.fh –     ¾ f°  ¾n  .

° ° °¾¾   ¾f¯¾ °  €° ¾  ¾  f³   °¾f¾¯½¯ .f¾  °n °fn°  °¾f¾¯ f°.

fh –f½¾  f  °f € °  f°–½  ¾   °   ° f  ½ ¯ f    fn° n¯ °   ½ ¯  ¾n  ° ¾ °  €  °   f f n°  . °f¾   ½ff ¾ °  nf ¾ –hn¾  n¯¾  ¯f°¾f°n¾nI °f fnf.°  ¾° ¾¾  °¯¾ f¾n¾ ½ ¾  °°n ¾ ¯½ f © °.fh – n¯ °ff¾ °½¾ n ¾  ¾°°¯¾   n°  ¾nf¾¯   nf¯    ° ½f ½ °  ¾f  ° 9 f½f  9°  f¾  ¾ f½ n  °f – f  °f €¾f °   ° –hn  f ° f ¾¾¯nf  ½n   °  ¯ °¾¾ f ¾½ f f¾ h f¾¯h¾ f ©f f¾  ¯f ¾ ¾ ¯h¾ ff¾f ¾  ½f¾  ¾  nf   ° .

f ff  ¾   ¾ ½ ¾°f©  f ff f¯f f fnff¾€f f¾f¾n¯  ¾ fn  f ¾° ¾  °  °f ¾¾  ¾ ¯f°¾   ¾° ° ¾f¯ °  ¾ ¾n °  ° ¾  n¾  ¯½   ¾ °nf¾  ¾°f¯ x° ½ff  €f¾ f   ¾n  ° °  ¾¾ fn¾½ nf ¾ °  @ ¯½  ° ¾¾ ½f  ¾  ° ¾¾  ¯f°¾  ¾ ° ¾    ¾f ¯f° f  .f .fh –   ¯f¾ff½ °f¾½ff°   f© ff°nf n¯ °ff ¾n  °f n –°f  ½f¾  ¯° f° °  ° f f ¾  ¾  ½ f °f¾° ½ f    –ff f  ff ¾    ½ ¾ ° %% f° ¾ff½¯fn°f°nf¾¯¯ °¾f ½ ¯ f© °.fh – f  f¯ x° f ½f ° ¾n¾ f¯ f¯ °  ½ ¾¾ f ¾   n¯°¯ °  nf¯f fn¾¯ f¾x ¾n°f –hnf¾  ¾ ¾ ° °¯h¾ f°© f¾   ½ f°f¾  ¯f° n° ¾½ n f ¾ f f° ¾  ¾ ° ¾  ¾  ¯½ ³f° °n°¾°f ½ nf¾°n°f °   ¾n   ¾f½f  ¾f n°¾ffn° €° f¯ °f     ° nf ¾ f¾ €f¯f ¾ n°  °   ¾  ½  ¯f–°f  9  ° x¯°¾   f f¯ °  °fn°f ¾   ¾ ¾     ½ f°¾  %% .f ° f n°f f¾°°¯   n°f  ½ff ¯ .f  ½f¾f    ¾   n°¾ f   ¾nff ¾ ¾  ¯°  ½ ¾½h°n   ° ¯f ¾  –°f   °   nf¾  ¾  n°¾ f €°f¯ ° nf°n f  ¾°nf¾f   ° ¯½¾€¯fn ½ fx¾ ¯.fh –¯f °¾ f¯.

 I   ¾ .

fh – n° ¾¯ -f¾¾  f  f ff   °f.ff –f° I I - ¯f  ½h–¾     If © .f¾  .

x¾f   ff½ f°f f¯f– ° fn° - @©  ¯f    °  ¾  ½f  .

°nf¾  fn¾ % % % n½fn°  ½–  °f¾  n¯ °fn° – 9nn° % ¯f  °  .

f9 f°f  ½h–    9 ¾h     ¾  nf °fn°¾¯¯ ° f  °¾ ¾n¾ ff ¾ .

x¾fIf ©     f°f¯ nf°f  ¾  ½h–¾      f¾f  – ¾f f ½ nf 9  ¯f  fD° ¾ff  ¯ OI ½h–¾       ¯OI ½h–    h°n  ¾  If ¯ff  x½ .xn .

f°   ff f¾½ f°f¾   °  f¾ %9–°f¾ ¾  h°n % ¯ ¯ ° ¯f  n° ¾.  ½h–¾     I °h 9f f .

½x  ½h–¾      h°n   ¾    - ¾f  f ¾° ¾ ¾  ¾f    ° f  ¾ °h  9f f ¯f ° fn°  f°n .

¯ n  ½h–     f ¯xn  .¾nf  ¾  ½h–¾      .   n  f f ° xn¯f    I °f fnf .f° °h  9f f °  © °   ° ¾¾° ¾  ¾ °n 9 f¾½ f°¾ ° ¾–OO ¯f .

f °  .

° f  -   ¯f €    ½h–    h°n  ¾   If ¯ff  x½ ½h–¾     I   ¾ .

f¾  n ¾¾¯ f¾ °nf¾¯¯ °¾f nf¾ ¾n °¾ °nfn¾   ff¯ If ¯f  .

f °¾ ¾½f°f¯ nf°¾  -    .f   ¯f ©°  ½h–¾     I    ¾ .

¾nf  ¾     f –   ¾x  f  .f ¾  ¯f .f¾  °nf¾¯½ f°  nf¾ –¾–  .

fhn   f  ff  9  ° ½ °  °    °  f¾ .

¯½ f¾  ¯   ¯f  9D.

9    ½h–    f¾ n¾f¾ ¾°  ½½ f –      ½h–      ½h–¾     9f¯f .

 ¯ ° 9–f¾©¾  ¯f €°  ½h–¾ I I   ff ¾      ¯f  ¾¯  n° ¾  ½h–¾      .fh – ¾x.f   f     f ¾–°€nf  f 9 ° – °f  ¯ff  ³   -   ¯f  ¾  ¯    ½h–    I .

fh – ¾x.f¾ ¾n¾ ° ¾%f f  9 f%%9– n¯½fn° °f¾  @f% ¯ ¯f    nf¯ff  ½h–¾     .

f¾  f.

fh – ¾x.¾ nf  f9 °¾f ¯f  ©°   ° ¾n¾  ° ¾%f f  9 f% ¯ ¯f    nf¯ff  ½h–    .

fh – ¾x.f¾  - ¾ f¾fnf½    ¾–¯ ° f9 °¾f  ¯f   °    °¾n¾ ° ¾%f f  9 f% ¯ ½h–    .

f¾  f.

¾ nf  f9 °¾f ¯f  ©°   ° ¾n¾  ° ¾%f f  9 f% ¯ ½h–    .fh – ¾x.

f¾  °¾f¾ ° ½ fn° f f f ½ f°f    n° ¯f    nf¯ff  ½h–¾      @  ¾ °   °  ° ¾ °¾f¾f¾ ½ f°¾    ¯f   f ¾ D° f¾  ½h–¾    .

f°    f  ¯f°f   °   ¯f    ° 9¾f ¯ ° f    f¾ %9–°f¾ ¾ h°n % ¯ ¯ ° ¯f  n° ¾ .  °h  9f f  .

½x  ½h–       ½h–     f½¾  J€    ½ °¾f¯ °  f ¾nfn° 9 ° – °f  .

¾n  .

° f¾ .

f  .f¾f¾  ½h–¾      f¯¾ f¯ f°  –¾  ¯ .¯ °¾ nf¯½ ¾°¾  h°–f %9°% 9° .

° ½ nfn° ¾ D-  ½h–     .

f  .f  °  °–€  °°   ¯ f°f  .

f f f @  ¯ x  .

 f¾  € °¾ nf€nf   ¾ ° ¾  ° ¯–  ¾ –f¯°f ¾  .

f¯½ ¾°  -   ¯f  ½h–     –f  .f°    ¾ f°        f¾¯ f° °  ¯¯ °¾ ¾nf ¾ % %  °  ¾ f°       f¾ .

¯½ f¾  ¯ I  ¯f      ½h–     f.

° f f¾¯ f¾–¾ °f  °nf°¾f °  ¾f° ° ¾   f°f¯ ° ¯.f°  ¾f°    ½ n ½h–     @f¯f   f  ¾x  ¾f ¾nf  ° – °¾¯ °  f½f°  ¯f   n° ¾ @ °fx¾  ½h–     f¾ n °  ° ¾  ¾   –   °n  f ° °   f½f°   f½ f f  n¾  ½f° ¾¾fn ° f¾fn¾f f¾ f¾n¯°f ¾  ff °½n ¾¯h¾ – ° f  ° ¾f³¾€°f ¾ f9¯ f f.f  °h°–f °  ° f¾ fn¾f f ½ ¾°¯h¾¯½f°  f ¾¾ °nf f¾n¯° f ¾ff ½f°¾° f¾fn ° f¾¾¯¯ °¾f°–f¯°f ¾ °f xnf f  I  –f  .f°  ¾f°     ½ n ½h–¾    f¯¾f¯ f° –¾  ½ n ½h–      ½h–¾   I f¯ x°@f¯f  f ¾x ½ n ½h–¾     @f¯f  f ¾x ½ n ½h–¾     f¯¾f¯ f° –¾  ½ n ½h–¾       ½h–    9   ½f  ©°   °f¯¾f¯ f° –¾ ½ n ½h–    I  ½ © ¯½ @f¯f  f ¾x ½ n ½h–¾     f¯¾f¯ f° –¾  ½ n ½h–      ¾ f°      ¾nf°  ° °nf   ° f   ½f ° ¾ ° ¾  ¯f  °¾ ½–f  ½h–    f¯¾f¯ f° –¾  ½ n ½h–¾      f¾f  –  ° ¾f ¯f  ¯f   °@ ¾°  ½ n  ½h–¾     .°nf ¯f  ° ¯     °f¯¾f¯ f° –¾ ½ n ½h–¾      f¯¾f¯ f° –¾  ½ n ½h–      ½h–¾       ½h–¾       ½h–      ½h–     n 9° 9°  ° ¯     °f¯¾f¯ f° –¾  ½ n  ½h–¾      –f .f  f  f¾hf °¾–f   9 ° – °f ³I - ¯f €    ½h–¾    °f½¾ J€  ½ n ½h–      ½h–   .

fh – ¾x.   ½h–     If f ¾  ¯f    ¯f    °  ¾ f°     ½  n  ½h–¾      If f ¾ ¯f  ¯f   °f¯¾f¯ f° –¾ ½ n ½h–      ¾ f°     f f–°f  .fh –    n°  ¯f  °¾  ½ –f  ½h–    .

f¾  .

°n¾n f°¾  @ ¯½ ¯f  f–¾   ° ¾n¾ ° ¾%f f  9 f% ¯I ¯f    nf¯ff  ½h–    .fh – ¾x.

fh – ¾x.f¾  ¯f¾  f¾  @ ¯½ ¯f   °    ° ¾n¾ ° ¾%f f  9 f% ¯I ¯f    nf¯ff  ½h–      ½h–    .

f¾  fnfff½f¾f    @ ¯½ ¯f  ¯f   ° ¾n¾ ° ¾%f f  9 f% ¯I ½h–      ½h–     .fh –  ¾x .

f¾  .° ¾ ¯°   @ ¯½  ¯f    f     ° ¾n¾ ° ¾%f f  9 f% ¯I ½h–     ¾f°     ¾nf° °°nf  ° f ½f °¾° ¾ ½h–¾                        .

3.:4 5. . /07749. 70104.8 0380N.00-7.2. /4 . :./28O3 .3.  10. 03970 48 3/J03.894 0.... .-0248 6:0 .  :04 80 /080250NO .$09.43. !47#0.45./  .034 E./4547.47./29/4 .-7.  3 8: /8.:7703.8 03 0890 90254 4 03 0 .:348 5:3948 /0 .38:8 448 ..94 507403 1:005:8..47 /0 .O3 .. .. .:77J  .N48 /0 0/... .797 /0 .8/:4 03 2 ...890 F34. 5.0348  8:O .03908 . $07 $:57024 5.484  . 08.070. 94/48 48 6:0 4 ..394/.3/J03.8 . 4707.477:5947 00254 6:0 /.:7847 03 .:7./074 570.8 507:.O 03 7.03.7.. 0. 58.8 70:34308 .42:3O3 /0 . /0 08:. 50729/4 0 574. 547 48 /070.45.7. .3/3.43.02-70/0/0..7..424 0 70.3984.4310703..8 :9F7708003.0.   /0..:784 /0 .39.4  :.34/0. . 508.390  . /0 :.  8. 58.7 2J4  547 7.:.84708 ./.079/48 .   3708.074  :90770 :0.  $4-70 8: .89.79. 5749089.39824  . .94 507:.8894 ..  . #088903.07J.973.94 03 ..0708 03 .7894  0 5073.:.7.7894030./.7894 . ./48 389748 /0 08:.4 ./.. 8:50789./.7. 8: 7.424 $:-57010. -43/.-03/4 8/4 ... 57207.. N4 4   03074/0 5. 094/89.431472. 08.. .094/89.4 48 2E8 107.48 /0 48 3/J03.8  1:0 :3 .30 #:50794479.20394 /0 .-.7 ..84. 9094 /0 7.79:7./.  :9F770 /4 3 0 .  03 0 48.038.304  #0.4  #0.731472.3. 094/89.-0.43.. #. 8/4 3907290390  ./  247.4 834 0. 30 9025497.7 ./  5:70. 094/89. /0 . /0 ./07.N4 /0  . 6:0 0903/.70394 .0 .. .8  . 58.  314720/0-07J..45. 2 E324 0 5741:3/4 .424 202-74 03 503.4948 ./4 03 .43.58.  /414 'E86:0   .094/89.7.N4/0 6:0:3/4234/0/.:..4 03   .3/J03.348  .N4. 2E8 74807.47547.8075708039. /0 4790 /0 .3F. %04/4274 :9F770 :0.07/.N48 6:0 .4820/48 /02047. 347. 08.4314720 . .4  .8  8.0F7..3/4 0 90254 20 4 .430884-70.0 . ...14708 .08. .4    $. -. /0 48 .6:03089.434.8 2E8 5:7.8 03 .:08974 8034 .88903.7 .4310703./403.-:8.4397.:7.7 4484 .45. 48 3.7..07/08:100.-.  03 6:0 0 . : -030.8 . :077. /4.4397.808O3/0 :308/034. 3247. 0F7. .425:089./ 80 3. 6:0 ..8/0.48.70./.074 O7. ":39./.8  .O3/0.4  :E3:. 89080397708543/J. #05-.3.434..038..O.3. 08....03.:784 /0 3. .45. .38. 58. :3.  3   1:0 703.8947 07..035.39824  #&"& #% $% !#&#$ ##'   $# $ $!#  .7O /0/089.7: 5. 5.72039003047/03247. /0 48 .8/4.2. 70N. 03 .973.  3 0 .O 03 :3J3    48 6:3..13 /06:0 .8 0. .3089.3 . 08..07/.:3/..:784 /0 2 .47547O .  .03 8:2/48 03 .8 .. 0380N. 094/89.88. 0 #0.../0.0789.547  #.89./4./47.-47 /0 .20394  ./4.8 08.94 03   97.43/. 08.    3 4974 2420394 /0 8: /8..47547.. 3/7F8 .3 -74 /0 .57O2.  55     %4/4 04 ./4 /0 0F7.20394/0.. 48 5:0-48 . 094/89. 094/89.O3 /0 48 025048 6:0 0 /080250N.08./4 807 .:77/4 70594 054//4089.973.34  :.8 1:0 805.3. 094/89. /0 . 428O3 03 574 /0 ./0.#0:3O3/0.02-70/0 1:0 .O3  03 . 08.8$. .

942.7.. #05-.4848/048. #089.  .O 5./0.390 0 4-0734 /0 5708/0390 :0724 3:789    1:0 342-7.030-745404788/0 .243.  $0. ./.4  87.. 2./0804947:0:3.8 -.748 ..2E3  574.6:  $3/:/.89.3F  E3.08974 08:.:./4708 0 3/0389.8 ....  :3.-...:0.7 8: ../0.20394 /0 3:789  0 314720 /0   5E3....73.42429.97.O3.434.7E90:  J/07 54J9.4 5708/0390 48F !.39.8O354780710.3O :3. 5..8 8507.8 574.48 3.3O ...8  9.089./4 547 0 3:0.3.  303074/0 #:2.348 3/J03.. 70.:.8.O 547 0.4894 .7.2:. 574 3/0389.3..479.48  84. /0 E3.20390 ..3:0:7.../442843.-7O:3.F/:.43899:0:3 ../4 03 706:5. .N0748/0.39.:-77 0 2:3/4 .  4 03 /J. 8947..390 70-0O3 .:7.8.6: .5..O 0 342-70 /0 #:2 .8  03970.8 0850. 094/89..:09./7:.9.4%9.7 5:088:8.  3   8: ./0..3F.7.8.0 5074:0470708O. /.03 48F .481:0743/0.10.70907794743..57450/.0 !708/0390 /0 429F /0 $.7/4 :9F7701:0/05479../  .. .7.   8: 707084 .00.:7.8 /0 8: ..E7..9:948 0705../45478:8 ..349. 1.70/048.4 03 !:34  4.70380740 .8.81.34%04/427403. 5.  470 .485..8 .0/07.7# 03.O3 /0 8: 70-0O3  :9F770 1:0 03.  %7..3.7.3../57./70 .. .:.-.4 08 089:/.07/.6:08./0!:340.7 . 5074 70843.9.O3 . ..4383. 07. 47O6:004-0734/00307. 7089.4. ./40850..72../403.7 0 %./074/0:9F770 80 /08.3/34  8: 574-02E9./4.7894.7.7-03-07944708. 6:0 0.4 /0..25083. .#05-.3/. 54J9.:/089.7006:02:7O03 . .0  5074 80 8.7E9.0 3.:/ !-.34 /0 !0/7.8 .72.94 /0 :.8 0 /0774.34%04/42746:0089:.....-0 6:0 089:.3.304/008:...9.  03 6:0./.72.03 8: 0394734 84. 6:0 0 4-0734 0 25:9O 0 /094 /0 97.8 5:30N.-07800.3.J/43/08003. /0S /0 /..25083481008.9.6: .  03 6:0.7..20390342-7. .8 /0 :.  $0 /089.43... 5.425..8 6:0  .0.08.43080:/O324/0#:2 .424 39073.02-70  47..02-70 /0   1:0 ./..O448  8947.2508348 5:30N48 /0 $..6:  6:0 70.0/4234/0..7.:.. 70-0O3 /0 #:2 . 8.:.089.43.304543070357E.5.74370509/.47 /0 8:8 /02E8 072.2486:08:9089243487.N48:0390 0072./48 547../4708  54J9. 03 .3938:4  574./07400254/08:5.43 0 342-70 /0 #:2 ./4 547 2:..2O .J8 03  03.2.897.7894.8.:039703     .2:/0.  3 8: 2./48 ...J.-0O .7.34 /0 !0/7. /0 .6:  47.7.2508348  :7.N48/00/../70 80N. 4-7.348803924847:4848/00890072.0342-70 /0#:2.43 ...08./. .8  %7.O3 /0 25074 3. 6:0 :9F770 1:0 $:-57010.O3 807J.8 0380N.08/0 5074485705..7894  424 08.394 ...4 507:.74  /02E8  07.9:.710...-0. 547 48 /0.8 08/008.../4 /0 %.0 83/:/.2E3/480 0307.  010 8:57024 .  ./.85.25083. 05.82094/89. 3.  8: 507843.390 8: 089O3 08.7.0. /0-0.3/4.398:4   8: 70.824 46:04-O.  547 ...08 /0 :89.48.390 :3./08202-7... 6:0 0 O.794/0.43899:7 0 89.  /07.7.74  .43. /08.:94 03      :7. 34790 /0 ./0 70974../4 03 /.03:5.6:00890507843.34  0250.487.. 8:572O4897.

97F8  55     %#   $   #$%  #& "&   ' # %&$&#%  !47. 2. %$ #$ # #% $% $%!$ !   7.4 !07  $% #  #!  !#     470. ..0789./70  /9 &3.08. !07    55      &$  &   -0794 4708 .93.8. 2.4 07707.48 2F7.3/4  .  &58..4/0. 094/89. 094/89..45.7487744#008  03974 /0 89:/48  %7.. 08.7.-.34 /0 ../0!07  #'$%  $#   O7. !07 /8 %7039.2.489O7.3:0 :7..  $:0. 58.  995..3/4  /9  474390  2. !07  %424 55      !  #$$#! #$% # % -07944708 .:03908/0438:9.  N4 4  03074/0 55   . !07 S   2.  /8  #. !07  55       $% # $   $    %!  48F %.

.

0- 5708- 0/:.

8.507:..

4 20..788 995.74 54J9.34.../4 03 0 /.7744 92   '  $  # $  79J.:4 5:-.

.

. .788 .42 2.

0850.7744 $  3074 0-7074    2.70/08 54794  "&#   #0./003974/089:/48!7424.   92 $ $  $  . !07  995.20897.79J3 !.O3/008.89..

.

4 47 50. /08.

.4308.5:-..

6.

".

../4 03 89:/48 $4.34 .08  N4 '  S   $. 47/..:4 5:-.39. 0 70393.  $0:3/4 $0208970   55    995.79J.625 92  #$$% $   $ $   $## $&# !#&  547 '0O3.

.

8 184...7.90/7. :-. .

:/8..

.79.

7088903. 5/1   ..