22 | tiempo argentino | investigación | año 2 | n·487 | domingo 18 de septiembre de 2011

Investigación
Para comunicarse con esta sección: investigacion@tiempoargentino.com.ar

GiGante mundial
Por año, la firma Farm Frites International factura 4000 millones de euros, es líder en su segmento y tiene presencia en 45 países.

OtrO macri más
En Vicente López, partido al que pertenece Munro, Jorge Macri ganó las primarias para intendente. Superó al actual mandatario, Enrique García.

Farm Frites elabora papas fritas y su gerente es Fabio Calcaterra, primo de Mauricio Macri

Denuncian a una multinacional por contaminación ambiental en Munro
Los vecinos se quejan por el fuerte olor a amoníaco, la proliferación de ratas y el tránsito constante de camiones en una zona residencial. Los “aprietes” para que vendan sus propiedades y la negativa política a relocalizar la planta.
soledad quiroga

Fernando Pittaro fpittaro@tiempoargentino.com.ar

H

ace 15 años que el empresario Fabio Calcaterra es el responsable de la filial argentina de Farm Frites, una de las compañías de papas precocinadas más importantes del mundo. Calcaterra dirige este negocio a través de la firma Alimentos Modernos SA, tiene entre sus clientes a las más famosas cadenas de comida rápida del mundo, exporta el 70% de su producción a países limítrofes y este año espera facturar alrededor de 75 millones de dólares, procesando más de 100 mil toneladas de papas. Pero los vecinos de la localidad bonaerense de Munro, donde está ubicada la planta de Farm Frites, no sólo no ven ningún beneficio para el barrio en el éxito comercial de Calcaterra, sino todo lo contrario: lo padecen día a día. “El mayor problema es el amoníaco. No sabemos si lo despiden por el aire o por las cañerías, pero es insoportable. En cualquier ambiente, el olor es impresionante, se nos duerme la boca y los ojos em-

Sin respuesta - Hace 15 años que los habitantes de la zona conviven con esta fábrica, que en los últimos tiempos creció hasta cuadruplicar su producción.

Las instalaciones son propiedad de Alimentos Modernos SA, que fue adquirida por Farm Frites.
piezan a llorar”, le confió a Tiempo Argentino Karina Manzoni, que vive en el barrio hace 26 años. “Muchos fueron vendiendo las propiedades porque no aguantaban más el olor a amoníaco, y nuestras casas perdieron valor por estar al frente de esta fábrica”, agregó Cristian Di Yorio, uno de los tantos damnificados por el funcionamiento de esta industria en pleno barrio residencial. Di Yorio agregó que el año pasado compraron más lotes en la cuadra, y a la planta se le sumó la construcción de un frigorífico, llamado Cool Mind, donde almacenan las papas, eliminando lo que era un pulmón de manzana. En general, cuando los vecinos hablan del dueño de estas empresas, no lo llaman por su apellido,

sino por el de uno de sus parientes: Calcaterra es primo de Mau r ic io Macri. Su madre y el padre del jefe de gobierno porteño son hermanos. Los veci nos afectados denunciaron que ambos establecimientos i nc u mplen normat ivas prov i nciales como las leyes 11.459, 11.723, 11.720 y la llamada Ley Genera l del Ambiente, que entre sus exigencias establece la de realizar audiencias públicas como un mecanismo de consulta a la comunidad, previo a la instalación de plantas de este tipo. Pero eso nunca sucedió, y desde 2010 el frigorí-

plían cada vez más, invadiendo otros sectores del barrio. Cuando se radicó en la zona, ocupaba un cuarto de manzana y tenía la capacidad de procesar 14 mil toneladas anuales de materia prima. Pero hoy, al cuadruplicar su nivel de producción, los problemas se multiplicaron. Los vecinos se quejan de contaminación ambiental, proliferación de ratas, tránsito constante de camiones y hasta la salida de restos de papa por los inodoros de las casas en los días de inundaciones. También recordaron que, antes, en ese lugar se emplazaba una fábrica de surtidores de nafta y que jamás habían tenido ningún problema. Pero todo cambió desde que las papas fritas coparon la cuadra. La casa de Manzoni está ubicada en Colombres 2272, un primer piso cuyo frente coincide con el portón de Reclamo - Al menos 350 personas firmaron un petitorio para que el municipio y la empresa trasladen entrada y salida de camioel establecimiento a un parque industrial. En febrero pasado tuvo una “clausura preventiva total”. nes de carga. “Como los

fico Cool Mind funciona con una habilitación municipal precaria y sin respetar los parámetros de edificación establecidos en los planos originales, ya que tiene el doble de altura de lo permitido. En el caso de Farm Frites –donde Calcaterra ocupa el cargo de CEO–, sus instalaciones se am-

domingo 18 de septiembre de 2011 | año 2 | n·487 | investigación | tiempo argentino | 23
soledad quiroga

Tránsito pesado - “Es imposible dormir, porque van y vienen vehículos de carga día y noche”, se lamentan en el barrio.

Calcaterra: papas y obra pública porteña
La multinacional de origen holandés Farm Frites llegó al país en 1996 con la compra del 50% de Alimentos Modernos, hasta entonces en manos del grupo Calcaterra. Cuatro años después, la firma holandesa adquirió todo el paquete accionario, pero la familia siguió ligada a la compañía a través de Fabio Calcaterra, nombrado CEO de Farm Frites para Latinoamérica. Fabio es el miembro más joven del clan Calcaterra y uno de los más reservados. Los vecinos de Munro lo describieron como un hombre de hábitos: visita asiduamente la planta, maneja un lujoso Audi color negro y, cada tanto, almuerza en el bar Cyrano, cercano a la fábrica. Además de su puesto en Farm Frites, integra el directorio de, al menos, otras diez empresas, entre transportistas no tienen un lugar donde estar, estacionan en cualquier lado, rompen las veredas y hacen sus necesidades en nuestras puertas. Acampan directamente. las que figuran Hiniken, Promored, Focolare, Calcaterra y Predimax. Asimismo, junto a su hermano Angelo, lleva las riendas de varias firmas, como Campos Los Ranchos, San Fili, ODS, ACSC y San Tonino. En el caso de Angelo, es quien lleva adelante las operaciones más importantes del grupo, en especial las ligadas a la construcción. Heredó el emporio que fundó su padre, Antonio, y hoy está al frente de Calcaterra SA. Pero fue su tío, Franco Macri, quien le dio un gran espaldarazo al permitirle la entrada a la poderosa constructora IECSA. Cuando Mauricio Macri asumió la jefatura de gobierno porteña y dejó su lugar en IECSA, Franco se lo cedió a Angelo. A cambio, este acordó entregarle utilidades por diez años. Al poco tiempo, la comTodos los frentistas tuvimos que poner pilotes, hierros, levantando el cordón cuneta. Una vez, incluso, un vehículo entró al jardín de una casa”, describió Manzoni. pañía italiana Ghella compró parte de IECSA y se convirtió en una de las principales contratistas de la Ciudad, debutando con una mega obra rodeada de polémicas: el millonario entubamiento del arroyo Maldonado. La obra se había adjudicado a Ghella por 495 millones de pesos, pero tras la fusión con IECSA hubo un rediseñó que implicó un aumento de 40 millones. Por la maniobra, este año Macri fue denunciado penalmente por el dirigente peronista Milcíades Peña y por Facundo Di Filippo, de la Coalición Cívica, quienes pidieron investigar el presunto pago de coimas y el delito de asociación ilícita. Lo hicieron por el encarecimiento y el posible riesgo ambiental en las obras del canal aliviador del arroyo Maldonado. Como ella, muchos otros vecinos sostuvieron que los “aprietan” para que se desprendan de sus casas. Así sucedió con el hombre que vivía abajo de su departamento y

que hace pocas semanas vendió su casa. ¿El comprador? El propio Calcaterra, a través de la firma con que maneja su frigorífico. “Me van a asfixiar, eso hacen las multinacionales. Miran qué edad tenés para saber si te vas a morir dentro de poco y calculan cuánto te ofrecen. Es probable que sigan comprando predios hasta que nos cansemos. Pero no nos vamos a ir, los usurpadores son ellos”, sostuvo indignada Manzoni, y agregó que a su madre, que tiene su propiedad a una cuadra, también le hicieron una oferta. Por ahora resiste. Una angustia similar mostró Elida Woityna. Es madre soltera y vive con su hija en Matheu al 2200, justo al lado del edificio que levantó Cool Mind. Desde ese momento, se sucedieron las malas noticias. La mole de cemento les tapó el pulmón de manzana y su casa comenzó a sufrir rajaduras y filtraciones. Los encargados de la empresa le habían prometido mejoras edilicias, pero lo único que hubo fue una oferta irrisoria para comprarle la casa. “Quieren que se la regalemos para quedarse con todo. Son unos sinvergüenzas que juegan con nuestra necesidad. El propio Calcaterra me dijo: ‘ustedes son una molestia para nosotros. Yo les mando un tasador y se acabó el problema’”, aseguró Woityna, que desde 1946 vive en Munro. María del Carmen A lcaraz, que tiene su domicilio en Villates 5582, coincidió en que la situación se fue agravando año tras año. “Ahora estamos en invierno y está todo cerrado, pero los mayores problemas son en verano, cuando junto con los camiones llenos de papas llegan las ratas”, relató Alcaraz. También remarcó que “es imposible dormir porque van y vienen vehículos de carga día y noche. Trabajan las 24 horas, los 365 días.” Por último, recordó que hace 15 años vienen reclamando, pero sin obtener una solución. Los vecinos mostraron a este diario fotocopias de resoluciones administrativas y cartas con promesas que hasta ahora ninguna autoridad cumplió. La primera denuncia fue realizada en la municipalidad de Vicente López el 24 de octubre de 1996 y quedó registrada en el expediente Nº 11.533. Cuatro años más tarde, el 29 de marzo de 2000, la entonces Secretaría de

Política Ambiental de la provincia reconoció que “la empresa se encuentra instalada en medio de un barrio residencial que estaría afectando la calidad de vida de los denunciantes”, según consta en el expediente Nº 2145-830/2000. Hasta el propio intendente municipal, Enrique “Japonés” García, concedió al grupo de vecinos una entrevista en marzo pasado, donde escuchó sus reclamos y les prometió una solución en 15 días, algo que jamás sucedió. Como el jefe comunal no les volvió a atender el teléfono, los vecinos acudieron oportunamente a la Defensoría del Pueblo de Vicente López, al Ministerio de De-

Siguiente paso

A la justicia
Algunos vecinos evalúan radicar una denuncia para lograr el traslado de la planta, pero dicen tener “miedo” a un juicio de la empresa y a perder sus casas.

sarrollo Social de la provincia, a la Defensoría del Pueblo de la Nación y hasta llegaron a golpear las puertas de la Embajada de Holanda, de donde es oriunda Farm Frites. En la sede diplomática los recibió el encargado de Asuntos Agrícolas, quien les dijo que en su país “tenían confianza en la empresa”. Roberto Romani, uno de los que participó de esa reunión, se preguntó: “¿Ellos pondrían una fábrica de papas fritas en el medio de Amsterdam? Farm Frites tiene radicada industrias en 13 países del mundo y en ningún lugar sucede esto. La planta tiene que ir adonde está la materia prima. Yo no puedo poner en el medio de un barrio lo que se me dé la gana.” El reclamo de relocalización es unánime. “Queremos que las industrias crezcan, pero no a costa de nuestra salud física y psíquica. No queremos que cierre, sino que se relocalice. Uno está durmiendo y tiene que levantarse porque siente que se asfixia por el olor a amoníaco”, apuntó Mario, otro afectado. El mismo pedido lo hicieron llegar al subsecretario de Inspección General de Vicente López, Jasigue en p. 24

24 | tiempo argentino | investigación | año 2 | n·487 | domingo 18 de septiembre de 2011
viene de p. 23
soledad quiroga

vier Carrillo, el lunes 8 de agosto de 2011, cuando los recibió en su despacho. La respuesta del funcionario no dejó dudas. “Fue sincero: dijo que no se iba a reubicar y que teníamos que convivir con la empresa”, contó una vecina que asistió al despacho de Carrillo. Cansados por la falta de soluciones, en febrero pasado un grupo decidió cortar la intersección de las calles Matheu y Fleming, y reactivar la recolección de firmas que se había iniciado en noviembre de 2010, y que en mayo último alcanzó las 350 adhesiones. La bronca se profundizó con las fuertes tormentas que cayeron entre el 18 y el 20 de febrero, convirtiendo al barrio en una enorme pileta donde

La clave

INSPECCIONES
Luego de detectar más de 40 infracciones, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable le exigió a Farm Frites instalar una cámara decantadora para la captura de sólidos, a fin de evitar nuevas inundaciones. La empresa aún no cumplió. flotaban restos de papas fritas bañadas en aceite. Cinco días después, y ante la denuncia de los damnificados, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) inspeccionó la fábrica y la clausuró tras detectar un total de 42 infracciones. El acta labrada ese día señaló que se “procede acorde al artículo 92 del Decreto 1741/96 reglamentario de la Ley 11.459 a aplicar la clausura preventiva total del establecimiento”, al comprobar “la existencia de grave peligro de daño inminente sobre la salud de los trabajadores, de la población o del medioambiente”. En diálogo con Tiempo, la jefa de prensa de OPDS, Natalia Duana, confirmó que “se clausuró toda la planta porque no cumplían con innumerables requisitos de seguridad e higiene. Ni siquiera tenían en condiciones los matafuegos”, por lo que “no bien se hizo la inspección, se clausuró automáticamente”. Duana agregó que “ahora se le está solicitando a la empresa una cámara decantadora para la captura de sólidos para evitar nuevas inundaciones”. De todas formas, en el barrio aseguraron que, en realidad, la industria casi no dejó de producir, ya que el cierre sólo duró un par de horas y en la actualidad sigue funcionando como siempre. El 18 de agosto pasado, la Defensoría del Pueblo local exhortó a la comuna a llevar un “estricto control de las normas imperantes en lo concerniente a la competencia municipal con relación al desenvolvimiento de la actividad industrial de la empresa Farm Frites, bajo apercibimiento de clausura”. Para los vecinos, que hace más de una década esperan una respuesta, la paciencia ya se acabó. “Estamos viendo la posibilidad de hacer una presentación judicial, pero tenemos miedo. Somos trabajadores y jubilados, y no queremos

El otro reclamo - Según los vecinos de la zona, el frigorífico Cool Mind, que se instaló en 2010, funciona desde entonces con una habilitación municipal precaria.

que nos vengan con un juicio y terminemos perdiendo nuestras casas. Sabemos que se trata de gente muy poderosa”, sostuvo María del Carmen Alcaraz, con esa mezcla de bronca y temor que expresan muchos vecinos de la zona. La historia de cómo llegaron los Calcaterra, una familia ligada tradicionalmente al rubro de la

construcción, al rubro de las papas fritas, es bien conocida. Fue a mediados de la década del ’90, cuando Fabio Marcelo, el menor de los hermanos del clan, le compró a la viuda del ex corredor automovilístico Juan Manuel Bordeu la fábrica Alimentos Modernos. Por esa operación, Antonio Calcaterra, cuñado de Franco Macri
edgardo gómez

Obra - Calcaterra levantó una sala en la azotea de la torre donde vive. Lo denunciaron.

y padre de Fabio, desembolsó 750 mil dólares, según publicó el diario Clarín en su edición del 21 de octubre de 1996. Como dato llamativo, al momento de la venta, la hija menor de los Bordeu, Yvonne, hacía tres años que se había divorciado del padre de sus tres hijos, Mauricio Macri. A sus 47 años, Fabio, que suele cultivar el perfil bajo, comparte la conducción de varias empresas con su hermano Angelo, como sucede con San Tonino SA, que alberga a su vez a Alimentos Modernos y San Fili SA, también dedicada al rubro agropecuario. En 2006, esta última firma se asoció a Farm Frites y juntas adquirieron 15 mil hectáreas de campos en el departamento de San Carlos, a 130 kilómetros de la ciudad de Mendoza. Dos años después, construyeron ahí mismo un frigorífico con capacidad para acopiar y mantener ventiladas las papas ya cosechadas, y hasta instalaron una estación meteorológica propia. Farm Frites también cuenta con

una planta de almacenamiento en las afueras de Mar del Plata, al lado del aeropuerto internacional Ástor Piazzolla. El predio de 40 mil metros cuadrados fue donado a la empresa de Calcaterra por el municipio costero en mayo de 2000. La multinacional que en la Argentina conduce Calcaterra comenzó sus operaciones allá por

El 70% de todo lo producido en Munro se exporta a países limítrofes, especialmente a Brasil.
1971, en la ciudad holandesa de Oudenhoorn. Hoy, figura entre las tres primeras procesadoras de papas fritas y productos congelados de Europa. Sus números son contundentes: al año, elabora más de un millón de toneladas de papas y 500 mil de producto terminado; cuenta con nueve centros de producción y más de 1700 empleados. Sus productos se consumen en más de 45 países y factura cerca de 4000 millones de euros. En la Argentina, le provee a famosas hamburgueserías y a los principales supermercados. Pero la mayoría de su producción se exporta a Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú y Ecuador. Y todo sale de la polémica planta de 10 mil metros cuadrados que Calcaterra posee en Munro. Con las elecciones comunales cada vez más cerca, la decisión de relocalizar o no la fábrica quedará en manos del próximo intendente de Vicente López. Si es que García no logra revalidar el cargo que ejerce desde hace 24 años, los vecinos tienen poco margen para el optimismo: en las primarias de agosto pasado, se impuso Jorge Macri, otro primo del jefe de gobierno porteño. <

Un quincho polémico en un edificio de lujo
Junto a su esposa Juliana Awada, Mauricio Macri acaba de mudarse al décimo piso del coqueto edificio ubicado en Mariscal Ramón Castilla 2800, en el barrio de Palermo. Antes, vivía a pocas cuadras de allí, en Ortiz de Ocampo al 3100. El dúplex de 300 metros cuadrados se lo compró a su primo y ahora vecino Fabio Calcaterra, quien se hizo conocido en el consorcio cuando el resto de los propietarios supieron que, en la azotea, había construido un quincho sin autorización municipal. Se trata de una sala de mampostería de 60 metros cuadrados que Calcaterra levantó en la terraza del lujoso edificio, del que es propietario de los pisos 11 y 12 B, y donde también vive su hermano, Angelo Calcaterra, que ocupa el noveno piso. La primera denuncia contra Fabio fue hecha en abril de 2010 por una asociación civil, que remitió una copia al propio alcalde porteño. En febrero de este año, la arquitecta Laura Weber, asesora del defensor adjunto del Pueblo Gerardo Gómez Coronado, hizo otro pedido de información, esta vez dirigido al director de Fiscalización y Control de Obras de la Ciudad. En ese caso, se exigió una “inspección urgente al inmueble sito en Ramón Castilla 2868/71, emplazado en el distrito APH3, en el que actualmente se está haciendo una obra sin permiso”. Como respuesta, el organismo sostuvo que “se realizó una inspección en el lugar y se detectó que no había una obra nueva sino una reforma”. Lo ex traño del caso es que el Registro de Obras y Catastro porteño sostuvo que el trámite realizado por el empresario para construir su quincho se hallaba en un subsuelo inundado del ex Mercado del Plata, por lo que resultó “completamente destruido”.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful