Está en la página 1de 4

Capítulo 5. 3.

Transtornos del
metabolismo del
potasio
1. REGULACION DEL
METABOLISMO DEL
POTASIO

El potasio es el catión más abundante del líquido intracelular y


juega un papel muy importante en un gran número de funciones
celulares. Una concentración intracelular del potasio elevada y una
concentración débil del mismo en el líquido extracelular son
esenciales en las numerosas propiedades eléctricas de las
membranas celulares tanto en los tejidos excitables (nervios,
músculos) como no excitables (epitelio). Las concentraciones intra
y extracelulares de potasio quedan normalmente constantes en
límites estrechos a pesar de las grandes variaciones en el aporte.
Una concentración intracelular de potasio elevada es necesaria en
el crecimiento celular normal, en la división celular, en la síntesis
de las proteinas celulares y del ADN, en la regulación del volumen
celular y en el estado acidobase intracelular. Las variaciones del
potasio intracelular modifican el pH intracelular y afectan,
indirectamente, los procesos metabólicos modificando la actividad
de numerosas enzimas 1.

1. 1. BALANCE INTERNO Y EXTERNO DEL POTASIO

Dos mecanismos reguladores mantienen la homeostasis del


potasio. El primero controla la redistribución del potasio entre los
diferentes compartimentos líquidos del organismo. Un segundo
conjunto controla el balance externo del potasio y mantiene
constante el capital del potasio del organismo entero ajustando las
salidas renales e intestinales del potasio a un valor idéntico a las
entradas alimentarias.

La mayor parte del potasio del organismo (98%) está situado en el


interior de las células, esencialmente en los músculos, el hígado, el
hueso y los electrolitos. Solo el 2% del potasio están presentes en
el líquido extracelular. La concentración del potasio en las células,
es, a menudo, superior a 120 mmol/l mientras que la concentración
extracelular varia entre el 3,5 y 4,5 mmol/l.
1. 1. 1. Balance interno del potasio

La distribución del potasio entre los líquidos intra y extracelulares


está controlado por numerosos factores hormonales y no
hormonales. El flujo entrante está asegurado por la actividad de la
ATPasa Na+, K+ que permite el transporte del potasio al interior
de la célula contra un gradiente electroquímico desfavorable y la
salida del potasio se efectua principalmente a través de los canales
de las membranas.

Hormonas como la insulina, los agonistas ß-adrenérgicos y los


mineralcorticoides aumentan la capturan celular del potasio,
aumentando primitivamente la actividad de la Na+, K+ -ATPasa. A
la inversa, los agonistas a-adrenégicos y los glucocorticoides
inhiben la captura celular del potasio.

Factores no hormonales, como la modificación del estado ácido-


base y la tonicidad del plasma, modifican la captura celular. La
acidosis producida por los ácidos minerales, el aumento del
volumen celular y la hipertonicidad extracelular favorecen la salida
celular del potasio mientras que la alcalosis aumenta la
transferencia del potasio del líquido extracelular a las células.
Estos fenómenos son esenciales en el control, a corto espacio, de la
concentración extracelular del potasio ya que el aporte alimentario
del potasio (60 a 100 mmol/24 horas) es un poco idéntico al
contenido extracelular del potasio. La captura del potasio por las
células después de una comida permite mantener normal la
concentración del potasio extracelular esperando que la excreción
renal del potasio, idéntica a los aportes, se produzca y mantenga el
balance externo del mismo.
1. 1. 2. Balance externo del potasio

Para mantener constante el contenido del potasio en el organismo


es necesario que la excreción sea igual a los aportes.

La principal vía de entrada del potasio, la absorción intestinal, no


está sujeta a una regulación específica y la totalidad del potasio
ingerido se absorbe. La excreción del potasio se efectua
esencialmente por los riñones que excretan del 90 al 95% del
potasio ingerido. Los mecanismos renales, principalmente
localizados en el túbulo distal y en el canal colector, juegan un
papel clave en la regulación del balance del potasio y en los ajustes
a las variaciones de los aportes. Estos fenómenos son totalmente
eficaces pues, en situación crónica, la excreción del potasio puede
estar multiplicado por 20 en respuesta a un aumento idéntico en los
aportes sin modificación importante del contenido del organismo
en potasio y de la concentración extracelular del mismo. La
secreción del potasio por el colón juega un papel modesto en la
homeostasis del potasio, con la excepción de las situaciones de
insuficiencia renal muy avanzada, ya que la excreción renal del
potasio está severamente comprometida 2.

La filtración glomerular está normalmente alrededor de 180 l/24


horas y la kaliemia de 4 mmol/l, la cantidad filtrada diariamente
por los riñones es de alrededor de 720 mmol/l, lo que es
suficientemente amplio para asegurar la excreción de un aporte
normal de potasio (80 a 100 mmol/24 horas). Sin embargo, si la
filtración glomerular se reduce al 10% de su valor normal, la
filtración no es suficiente para asegurar la excreción del potasio
ingerido. Incluso si los aportes alimentarios se multiplican por 20,
la sola filtración glomerular no puede permitir asegurar la vuelta a
un estado estable. Estos ejemplos ilustran el hecho de que la
filtración glomerular no es la única vía de eliminación del potasio
y que los procesos de secreción del potasio existen necesariamente.
Esquematicamente, se admite que del 80 al 90% del potasio
filtrado se reabsorbe en las porciones proximales de la nefrona y
que la nefrona distal (túbulo distal y el canal colector) es el lugar
de secreción variable del potasio que permite el ajuste en la
excreción renal en los aportes 3, 4.

1. 2. CARACTERISTICAS GENERALES DE LA EXCRECION


RENAL DEL POTASIO

El potasio filtrado se reabsorbe por los túbulos contorneados


proximales superficiales y profundos. La parte descendente del asa
de Henle es, a la inversa, el lugar de secreción del potasio en el
intersticio hacia la luz tubular. En la parte ascendente del asa de
Henle, principalmente en la rama ancha, se produce una
reabsorción neta del potasio. El tubo contorneado distal es el lugar
débil de secreción del potasio mientras mientras que los segmentos
correspondientes al túbulo conector y canal colector cortical son
los principales lugares en los cuales se produce una secreción
regular del potasio. Asimismo, en el canal colector medular
interno, el potasio será secretado y reasorbido según las
condiciones fisiológicas 5, 6, Fig 1.

1. 3. REGULACION DEL TRANSPORTE RENAL DEL


POTASIO

La mayor parte de los factores que ejercen una influencia sobre la


excreción urinaria del potasio lo hacen modificando
primitivamente el débito de secreción del potasio en el canal
colector inicial y en el canal colector cortical. Estos factores son el
aporte de potasio, la concentración de sodio en la luz, y el estado
ácido-base. Además, varias hormonas como la aldosterona, la
arginina-vasopresina y los agonistas ß y alfa 2-adrenérgicos
regulan la secreción del potasio 7, 8, 9, 10, 11, 12.