Universitat de Barcelona

Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos Facultad de Psicología

Psicopatología de los trastornos psicológicos y conductuales en la demencia

Trabajo realizado por: Arturo Argelaguer Martínez Tutorizado por: Dr. Adolf Jarne Esparcia

© Argelaguer Martínez, Arturo. 14 de Mayo 2010.

Neuropsicopatología de la demencia
1 RESUMEN DE LA MEMORIA ........................................................................................ 3 1.1 1.2 2 2.1 2.2 3 CASTELLANO ............................................................................................................. 3 CATALÀ ..................................................................................................................... 3 LA NORMALIDAD/ANORMALIDAD EN PSICOPATOLOGÍA .................................................... 3 MODELOS EXPLICATIVOS DE LA CONDUCTA ANORMAL ................................................... 4

MODELOS PSICOPATOLÓGICOS DE LA CONDUCTA ............................................... 3

LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS Y CONDUCTUALES EN LA DEMENCIA ........ 7 3.1 LA DEMENCIA. ............................................................................................................ 7 3.1.1 Envejecimiento normal: Cambios cognoscitivos y conductuales. ............... 7 3.1.2 Envejecimiento patológico. La demencia......................................................10 3.1.3 Demencia Infanto-juvenil y en adultos jóvenes. ...........................................13 3.1.4 Clasificación etiológica y anatomoclínica de las demencias.......................13 3.2 SÍNTOMAS PSICOLÓGICOS Y CONDUCTUALES DE LAS DEMENCIAS (SPCD) ....................20 3.2.1 Síntomas psicológicos ...................................................................................20 3.2.2 Síntomas conductuales ..................................................................................22 3.2.3 Otros síntomas no cognitivos ........................................................................23

4

EL PROCESO DIAGNÓSTICO EN LA DEMENCIA ......................................................25 4.1 4.2 EL DIAGNÓSTICO .......................................................................................................25 EL DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL ...................................................................................30

5 EL TRATAMIENTO EN LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS Y CONDUCTUALES EN LA DEMENCIA ....................................................................................................................31 5.1 5.2 6 7 EL USO DE LOS PSICOFÁRMACOS ...............................................................................31 LA INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA Y SOCIOAMBIENTAL ....................................................32

CONCLUSIONES ..........................................................................................................33 ANEXOS .......................................................................................................................35 7.1 7.2 7.3 TABLA 1 ....................................................................................................................35 TABLA 2 ....................................................................................................................35 TABLA 3 ....................................................................................................................36

8

BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................36

Argelaguer Martínez, Arturo. Mayo 2010.

2

Neuropsicopatología de la demencia
1 RESUMEN DE LA MEMORIA

1.1 Castellano Partiendo de un concepto multidimensional y con divergencia teórica del binomio normalidad / anormalidad, este trabajo nos propone una fotografía actualizada de la psicopatología de los trastornos psicológicos y conductuales en la demencia. Se inicia con un breve recorrido por los dos principales modelos que teorizan sobre la psicopatología de la conducta, el biomédico y el psicológico, para adentrarse en los trastornos psicológicos y conductuales específicos en las demencias, donde se detalla el proceso demencial desde la óptica del envejecimiento normal y patológico hasta objetivar una clasificación etiológica y anatomoclínica de las demencias. Seguidamente se plantea una actualización de la principal sintomatología psicológica y conductual de referencia en las demencias. En el proceso diagnóstico se valoran los aspectos cognitivos y conductuales imprescindibles para una correcta exploración neuropsicológica del paciente demente. Y finalmente se hace un breve recorrido por las dos principales intervenciones, farmacológica y psicosocial, de los trastornos psicológicos y conductuales en la demencia.

1.2 Català Partint d’un concepte multidimensional i amb divergència teòrica del binomi normalitat / anormalitat, aquest treball ens proposa una fotografia actualitzada de la psicopatologia dels trastorns psicològics i de conducta en la demència. S’inicia amb un breu recorregut dels principals models que teoritzen sobre la psicopatologia de la conducta, el biomèdic i el psicològic, per endinsar-se en els trastorns psicològics i de conducta, específics en les demències, on es detalla el procés demencial des de l’òptica de l’envelliment normal i patològic fins a objectivar una classificació etiològica i anatomoclínica de les demències. Seguidament es planteja una actualització de la principal simptomatologia psicològica i de conducta de referència en les demències. En el procés diagnòstic es valoren els aspectes cognitius i de conducta imprescindibles per a una correcta exploració neuropsicològica del pacient demenciat. I finalment es fa un breu recorregut per les dues principals intervencions, farmacològica i psicosocial, dels trastorns psicològics i de conducta en la demència.

2

MODELOS PSICOPATOLÓGICOS DE LA CONDUCTA

2.1 La normalidad/anormalidad en psicopatología La psicopatología, en términos epistemiológicos, hace referencia a la psique que padece o que está enferma y, aunque comparte con otras ciencias su interés por comprender la conducta humana, se diferencia de esta por su interés específico en la naturaleza y las causas de la conducta anormal o psicopatológica, y su principal objetivo es descubrir las leyes que regulen esta conducta anormal o patológica mediante el método científico. De los diferentes elementos que conforman la definición de psicopatología, el punto clave reside en definir y conceptualizar perfectamente lo que es una conducta desviada o anormal en el marco de la psicología, lo cual resulta ser extraordinariamente complejo, ya que al adjetivo de anormalidad se le otorga, generalmente, un sentido peyorativo al término en sí, aunque no comporte implícitamente ninguna connotación negativa.
Argelaguer Martínez, Arturo. Mayo 2010. 3

representan una connotación negativa para el sujeto.Neuropsicopatología de la demencia Por ello creo necesario dejar claro que la psicopatología sólo se ocupa de aquellas conductas anormales que. únicamente. Mayo 2010. vinculando la anormalidad a una cuestión. El mero hecho de conocer las variables responsables de producir fenómenos psicopatológicos deviene en una tarea compleja. que van configurando un concepto único de interacción acumulativa e historia interpersonal que determinará las actuaciones de cada persona ante sus propios acontecimientos vitales (life events) (Rigol A. ya que la singularidad de cada persona es producto de las infinitas variables que configuran su personalidad a lo largo de un continuo proceso de desarrollo sensible a la influencia de las diferentes experiencias pasadas. ya que el concepto de anormalidad tiene un carácter multidimensional y relativo (Castejón Costa J. presentes y futuras. dentro del marco de la psicopatología. en términos de deficultar el propio desarrollo cotidiano de la persona. 2007):     Criterios estadísticos: Definen la anormalidad psicológica a partir de los supuestos de frecuencia y de continuidad. Actualmente se le ha asignado una gran importancia a los conceptos psicológicos y socioculturales. 2009). 2001. de normativa social Criterios subjetivos o intrapsíquicos: Limita el perfil de anormalidad al dictamen del propio paciente de su situación o estado. Argelaguer Martínez. que desarrollan los tipos de conductas patológicas en base a los criterios del contínuum entre normalidad/anormalidad sin abordar de forma específica las causas desencadenantes e estas conductas. se debe a la influencia de las tendencias doctrinales de la escuela que los explique. Criterios sociales e interpersonales: Considera siempre al hombre dentro de un contexto social.. en función de la presencia de sentimientos de sufrimiento y en la traducción de estos en manifestaciones verbales y comportamentales. sólo han enfatizado en alguna de las dimensiones que lo forman. La dificultad en definir y conceptualizar la anormalidad de las conductas es tal que. en mayor o menor grado. todavía hoy. de forma aislada. Criterios clínicos: Definen la anormalidad en base a la presencia de síntomas.2 Modelos explicativos de la conducta anormal La comprensión de los factores que inciden en la aparición del trastorno mental y la utilización de uno u otro criterio de referencia en la conceptualización de la normalidad / anormalidad de la conducta. Reimpresión 2010). Criterios biológicos: Priorizan la naturaleza biológica frente a la psicología de las personas. ya que comunmente los diferentes criterios de anormalidad que han ido surgiendo. Arturo. Criterio legal: Se toma como referencia un criterio legislativo   2.. sinó que siguen existiendo importantes divergencias teóricas en la delimitación del binomio normalidad-anormalidad. debido a la ampliación que nos han proporcionado de los enfoques y términos médicos a la hora de definir la etiología. dadas las múltiples interrelaciones que condicionan el desenvolvimiento del comportamiento humano. Ello conlleva a la consideración de dos modelos para la comprensión de la conducta anormal y/o patológica: Los modelos descriptivos.L. sea un criterio suficiente como para definir la anormalidad como un todo (Requena Varón E. 4 . no se ha conseguido la deseable unanimidad del término. sin que ninguno de ellos..

Al hablar de modelos teóricos voy a hacer referencia a la descripción que hace Lachman en 1960 referente a una analogía conceptual que nos sirve para emprender una investigación empírica (Mesa Cid. La enorme riqueza y complejidad de las variables habidas y por haber en la conducta humana conlleva que. psicológico y sociocultural. 2009). conductual y cognitivo. Por mi parte he optado por diferenciar únicamente dos grandes modelos o corrientes teóricas con suficiente entidad. generadores de los procesos patológicos de la conducta de las personas: biomédico. que aportan sus conocimientos en base al porqué de los factores que inciden en los procesos psicopatológicos. La anormalidad no es más que un mal funcionamiento físico-anatómico producto de una alteración cerebral (Requena Varón E. lo cierto es que la gran mayoría de estas conductas patológicas surgen como resultado de conflictos psicológicos ajenos a la condición orgánica de los individuos. Por ello el modelo psicológico considera la conducta en términos de un continuum entre normalidad Argelaguer Martínez. 5 . y valorando el aprendizaje actual de los sujetos.. a partir de uno o varios signos conductuales se infiere una disminución físico-patológica. humanista. Se utilizan diferentes perspectivas para explicar la etiología de la conducta anormal desde este modelo teórico (los microorganismos. 1986).Neuropsicopatología de la demencia Los modelos explicativos. psicodinámico. Modelo biomédico Es el modelo tradicional de la medicina. asumido por la psiquiatría y que todavía hoy se mantiene vigente en el ámbito sanitario. es decir.. a raíz de los cuales se infiere una conclusión) concurrente en un síndrome. es decir un modo específico de explicar ciertos aspectos de una determinada realidad. la genética. la bioquímica y la neuroanatomía). mientras que otros autores mencionan cinco modelos diferentes dentro de la psicopatología: biológico. directamente o a través de instrumentos. aunque lo cierto es que tampoco hay acuerdo en la cuantificación de estos modelos.L. pues hay autores hablan de los tres modelos de análisis de la conducta anormal: biomédico. y que es la base sobre la que se ha llevado a cabo el presente trabajo. 2007). Según este modelo se considera que la conducta anormal es producto de una patología orgánica causada por un agente orgánico definido (Castejón Costa J. y que definen e interpretan la anormalidad (englobando a la mayoría de los modelos anteriormente citados) en base a los procesos subyacentes. Mayo 2010. Modelo psicológico Si bien los factores biológicos son importantes en muchas de las formas de las conductas anormales. Su metodología se fundamenta en la agrupación sintomatológica (signos o manifestaciones observables. psicométrico y conductual o ambiental en psicología. mediante el cual se pretende comprender una serie de eventos y comportamientos enigmáticos de la conducta anormal y/o patológica. coexistan diferentes modelos explicativos que interpreten e intervengan de forma muy distinta sobre una misma realidad.e ignorándose el potencial de aprendizaje que estos puedan tener. dándosele una gran importancia a la predisposición genética en interacción con agentes patógenos externos -distinguiendo entre trastornos mentales orgánicos y funcionales. en el seno de la psicopatología. Arturo.

están muy arraigados con el modelo médico. dañados. con los anteriormente citados. que es la que determina unas formas de comportamiento “adecuado” y que normativiza determinado comportamiento como “anormal” e inaceptable si se desvía de los patrones establecidos. 1986). unos mecanismos internos. un punto de corte definido para diferenciar la normalidad/patología de la conducta. fuera del individuo. donde lo normal y lo anormal no es bueno o malo en sí mismo. Orientación conductual Se establecen las causas de la conducta anormal en las manifestaciones observables del comportamiento. pues parten del hecho de que los síntomas son manifestaciones de procesos subyacentes. sino en referencia a los demás. Orientación sociocultural Sitúa las causas de la conducta anormal en la sociedad. y considerando la anormalidad en función de una desviación estadística de la conducta. De aquí parte la neutralidad valorativa que se le presupone a este modelo teórico. presuponiendo la existencia de diferentes mecanismos marginadores (sociales. Enclavados dentro este amplio modelo psicológico podemos distinguir entre diferentes tendencias u orientaciones. debido al hecho de que las personas no son conscientes de sus motivaciones. como los causantes de las conductas patológicas de las personas. Argelaguer Martínez. conflictos y frustraciones más importantes. a diferencia del modelo biomédico. que se interesa por las influencias sociales inherentes al marco familiar y que moldean gran partes de las conductas de los individuos durante su desarrollo.Neuropsicopatología de la demencia y anormalidad. b) la desorganización social y los desequilibrios inherentes al ambiente social externo a la familia. mediante los cuales debería procesarse y asimilarse la información y los conocimientos adecuados para constituir la base apropiada de aprendizaje cognitivo-conductual de las personas. Este modelo interacciona. culturales y económicos). Mayo 2010. A pesar de ser los primeros en reconocer la importancia de los factores psíquicos en la aparición de conductas patológicas. y c) la cultura de referencia. en función del paradigma teórico en que nos situemos: Orientación psicodinámica La conducta trastornada es consecuencia de un conflicto inconsciente. Orientación cognitiva Sitúan las bases de una conducta patológica en los procesos cognitivos deficitarios de las personas. enfatizando el aprendizaje como factor clave de desarrollo del individuo. si bien es cierto que no los consideran procesos del orden biológico. Este enfoque adopta diferentes formas: a) la interacción familiar o de socialización. sin que exista. dado que los factores socioculturales ejercen su influencia dentro de los límites biológicos y mediante procesos psicológicos (Mesa Cid. en cierta manera. entre otros. respecto a la media de la población de referencia. 6 . Arturo. iniciado por Bateson. sin llegar a negar el papel condicionante que ejercen los factores causales de base orgánica como los genéticos i prenatales. situando los antecedentes de la conducta anormal de las personas en los procesos inadecuados de aprendizaje y en ambientes específicos.

y b) degeneración de los núcleos grises subcorticales. en edades avanzadas. en adultos de mediana edad. e incluso a cualquier edad debido a enfermedades neurodegenerativas hereditarias o adquiridas. si no que muchas veces están presentes en adolescentes y adultos jóvenes. 7 . aumento del tamaño de los surcos. psicológicos y sociales en todos los órganos. Cada vez se observa una mayor demanda de quejas sobre las funciones cognitivas por parte de los pacientes que acuden a las consultas ambulatorias. En el envejecimiento son normales determinados cambios neuroanatómicos y neurofisiológicos en la estructura cerebral: a) disminución y reducción neuronal. El simple hecho de envejecer puede conllevar un cierto deterioro cognitivo. lo cierto es que el envejecimiento implica una serie de cambios físicos.1. especialmente en la memoria y el procesamiento de la información. enlenteciéndose el pensamiento. e involucran aspectos tan importantes como la memoria. como podría ser el Huntington o el Sida. aunque sin afectar las actividades de la vida diaria de los sujetos ni observarse progresión/evolución hacia una demencia en las sucesivas visitas de seguimiento. 2007). 2003 [13/5/2003 02:39:34]). todas ellas observables mediante Tomografías Computadas (TC). se centraría en la normalidad/patología de estos cambios cognoscitivos vinculados al envejecimiento (Ardilla. Algunas de estas demandas son meramente subjetivas e incluso refrendadas por algún informador fiable. presentan una ejecución apropiada en pruebas cognoscitivas y llevan una vida relativamente normal. 2009). de carácter leve.1 Envejecimiento normal: Cambios cognoscitivos y conductuales.Neuropsicopatología de la demencia 3 LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS Y CONDUCTUALES EN LA DEMENCIA 3. y que fácilmente llegaran a presentar alguna demencia. 2007). Aunque. posiblemente de tipo Alzheimer (DTA). según Mesulam (2000).1 La demencia. aunque no puedan ser refrendadas por test psicométricos (alteraciones cognitivas). incluyendo el cerebro. otras veces estas alteraciones pueden apreciarse mediante test psicométricos (DCL). Si bien es cierto que la demencia es un síndrome que aparece con mayor frecuencia en personas que han superado los 55 años de vida. dilatación de las cisuras. en algunas funciones cognitivas. La gran diferencia. Argelaguer Martínez. especialmente a las de neurología (Barquero Miguel. como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos. la percepción y la atención (Ardilla. y reducción volumétrica de las estructuras temporales mediales y límbicas. observados mediante imágenes de Resonancia Magnética (RM). sin embargo. 3. anomalías en la sustancia blanca (hiperintensidades que evolucionan con el tiempo). Estas modificaciones cognoscitivas constituyen unos de los factores centrales de las etapas tardías de la vida. y las personas con un “envejecimiento patológico” serían aquellas a las que se les puede observar una caída acelerada de sus habilidades cognoscitivas. debido a problemas de alcoholismo. Mayo 2010. dilatación ventricular. y finalmente tenemos pacientes a los que se les observa una evidencia de demencia con afectación socio-laboral (demencias). los cambios cerebrales relacionados con la edad no deben entenderse necesariamente en sentido negativo (Junqué. el lenguaje. debemos tener presente que estas disfunciones cognitivas y/o demencias no son exclusivas de personas con edades avanzadas. Donde las personas con un “envejecimiento exitoso” serían aquellas que. Arturo.

de afectación leve en múltiples dominios. etc. Estos criterios fueron abiertamente criticados por a) su escaso valor pronóstico. Estamos hablando. 2009). y que puede. aunque no en la patología neurodegenerativa de la enfermedad (nº de placas seniles y ovillos neurofibrilares) (Junqué. la ausencia de familiares directos. en 1998). ya que no permiten predecir con certeza qué pacientes van a evolucionar hacia una demencia. más operacionales que los de DCL tipo amnésico y con mayor valor pronóstico. Sin embargo han podido contrastarse diferencias de rendimiento en las tareas de resolución de problemas de los ancianos. así como de otras funciones cognitivas. Para suplir estas limitaciones. Argelaguer Martínez. 2008). 2007). aunque disminuye su capacidad para el procesamiento de la nueva información (Weiner. Por lo que respecta a la codificación y recuperación desde la memoria reciente. que permitiesen diagnosticar la EA. en este momento. 2005). podríamos concluir que la memoria de los ancianos sanos se encuentra preservada para el material relevante y conocido. evolucionar hacia una demencia. ésta parece declinar en el envejecimiento normal (Schluderman et al. o no. Arturo. además de los post mórtem. La mayoría de las tareas propias del córtex pre-frontal decrecen de forma notable con la edad. que cambien de estrategia si la respuesta es incorrecta. usando los primeros unas estrategias menos sofisticadas en la clasificación y categorización de tareas (Reese y Rodeheaver en 1985). en 1983). la información general y el recuerdo de acontecimientos históricos o personales del pasado (Poon en 1985). Con la edad se observan pérdidas de memoria. al igual que puede suceder con la presencia de enfermedades. así como la enfermedad o muerte del cónyuge. 8 . Petersen et al. en algunos casos. además. respecto de los adultos jóvenes. lo que estaría relacionado con el deterioro estructural y funcional que se ha detectado en diferentes estudios con neuroimagen estructural y funcional. distinto a la memoria. además. Dubois y col. Dos años más tarde estos mismos investigadores establecieron una triple distinción de criterios para diagnosticar el DCL: amnésico. y de afectación de un solo dominio. Sin embargo es curioso el dato resultante en los estudios longitudinales de “Nun Study” donde se ha observado que la educación ha conseguido modificar el efecto de la patología de la enfermedad en la cognición (en cómo se expresa esta). especialmente de los detalles (Ulatowska et al. de un individuo que presenta un deterioro cognitivo leve (DCL). aunque todavía no han sido validados (Slachevsky Andrea. probablemente debido a la confianza que depositan en su conocimiento general del mundo para completar su memoria.Neuropsicopatología de la demencia Aunque en el envejecimiento normal se hayan observado cambios cognitivos. en el 2000). siendo menos probable. No obstante. (Ardilla. Así pues. estos suelen ser variables entre individuos de unas mismas edades. que este núcleo de población suele reducir sus actividades. frente a lo relativamente intactos que mantienen el vocabulario. Mayo 2010. instalándose en una rutina que puede parecerles una fuente de tranquilidad. esta pérdida de la función cognitiva puede ser superior a la esperable con la edad. propusieron en 2003 unos nuevos criterios. y b) la poca operacionalidad del requisito de preservación de las actividades de la vida diaria. aunque ello no le impida mantener un correcto funcionamiento cotidiano. Debemos tener presente. aunque muchas veces esconden unos cambios emocionales que pueden afectarles el buen funcionamiento en pruebas cognoscitivas (Isaacowitz et al. en 1999 acuñaron el término DCL no demenciante para referirse a estos trastornos cognitivos adquiridos en el que restaba preservada la funcionalidad. también tienen tendencia a cometer más errores en el reconocimiento.

que dispusieran de un informador fiable a los que se les realizó una entrevista semiestructurada. para valorar los síntomas no cognitivos.Neuropsicopatología de la demencia Más cercano en el tiempo. en el 2006) sintetizan los criterios de DCL como (Junqué. Argelaguer Martínez. respecto de la edad adulta de las personas. estuvieron la agitación (4%). inexorablemente. en junio 2005) se definió el DCL como un síndrome en el que se observa un declive cognitivo mayor que el esperable para una determinada edad y nivel educativo. y el delirio (sólo un caso). 2009):  Quejas cognitivas procedentes de los pacientes o sus familiares  Declive de las funciones cognitivas respecto de sus habilidades previas durante el año anterior según el paciente o el informador  Alteraciones cognitivas evidenciadas por la evaluación clínica (alteración de la memoria u otros dominios cognitivos)  Ausencia de repercusiones mayores en la vida cotidiana (el paciente puede referir dificultades en tareas cotidianas complejas)  Ausencia de demencia Independientemente de las alteraciones cognitivas halladas durante el envejecimiento. Mayo 2010. 2003). pero que no interfiere de forma notable en las actividades de la vida cotidiana del individuo (Junqué. la actividad motora aberrante (3%). Se han realizado estudios donde lo que se ha pretendido es determinar si existen evidencias de otros trastornos no cognitivos (conductuales) en fases previas a las demencias. En nuestro país se llevó a cabo un estudio con pacientes diagnosticados con DCL (Miguel Baquero. seguido de irritabilidad (35%). ansiedad (24%) y apatía (19%). Poco frecuentes. 9 . aplicando los criterios del GENCyD de la SEN. desinhibición o euforia en este grupo de pacientes analizados: Comparación de los porcentajes de detección de síntomas neuropsiquiátricos de nuestro estudio con el estudio tipo similar en casos con deterioro cognitivo leve. A diferencia de otros estudios poblacionales realizados en Estados Unidos. no se encontraron alucinaciones. 2009). mediante el inventori neuropsiquiátrico (NPI). Una vez analizados los resultados se observó una prevalencia de la depresión. 2003). El European Consortium on Alzheimer’s Disease (Portet et al. a ciertos cambios en la agudeza sensorial y en la habilidad perceptual. en la conferencia de expertos de la International Psychogeriatric Association (Bethesda. pero presentes en algún caso. Arturo. y a una lentificación general donde todas las tareas dependientes del tiempo tienden a decaer durante esta etapa de la vida (Arango Lasprilla Juan Carlos. reclutados en un estudio de tipo poblacional en Estados Unidos. especialmente en pacientes con DCL. hay que tener presente que la senectud debe asociarse. en un 36% de casos.

1. Mayo 2010. 2008). en comparación con el nivel previo de funcionamiento del paciente determinado por la historia de deterioro y por las alteraciones apreciadas en el examen clínico y mediante test neuropsicológicos (Junqué. lenguaje. 10 . 2005). aumentando. por lo menos. que la ansiedad. Estos cambios conductuales pueden afectar al juicio. de razonamiento. con el devenir de la demencia. aunque puedan sernos de ayuda en la detección de determinadas causas muy específicas de las demencias. Arturo. la autoconciencia o las competencias sociales de los pacientes que los padecen. 2007). 3. el delirio. 2009). Argelaguer Martínez. otro trastorno cognoscitivo lo suficientemente severo como para interferir en la vida social/ocupacional de los pacientes. Así este concepto podría usarse como factor diagnóstico predictivo en un ulterior desarrollo demencial (Slachevsky Andrea. la irritabilidad y el trastorno depresivo presentan similares frecuencias en el deterioro cognitivo leve y la demencia. otros síntomas como la apatía.2 Envejecimiento patológico. Los criterios de algunos esquemas diagnósticos (DSM-IV) de demencia incluyen necesariamente en el diagnóstico la presencia de un trastorno de la memoria y. y se basa en la historia (generalmente aportada por informadores fiables y no por el paciente) y por la exploración clínica (Weiner. La demencia Podemos definir una demencia como un síndrome caracterizado por el declive de las funciones cognitivas (memoria.…). comparando los resultados de otros estudios con pacientes demenciados. vinculado a cambios emocionales y comportamentales generales (Ardilla.Neuropsicopatología de la demencia Se observó también. la agitación o la conducta motora aberrante. Otros datos que aportó este estudio fue que hay muchas probabilidades de que la existencia de éstos trastornos conductuales y psicológicos en pacientes con DCL. habilidades visuoperceptuales. por lo que no se determinará mediante TC u otras pruebas de laboratorio. El diagnóstico de demencia es conductual.

personalidad o actividades de la vida cotidiana. son significativas.Neuropsicopatología de la demencia En la actualidad se ha demostrado que la inclusión imprescindible de la pérdida de memoria puede generar un problema. incluyendo las ocupacionales y sociales. pues esta puede estar preservada en el momento de diagnosticar la demencia. incluso los criterios de la Sociedad Española de Neuropsicología (SEN) son ligeramente diferentes de los que se plantean desde las principales clasificaciones diagnósticas de la demencia. c. Neurología 2002. b. Las alteraciones cursan sin trastorno del nivel de conciencia hasta fases terminales. Estas alteraciones deben ser: a. Memoria h. 1 Robles A et al. la demencia y la enfermedad de Alzheimer. 2009). aunque pueden ocurrir perturbaciones transitorias intercurrentes. reservándolo para designar un declive del intelecto y/o conducta crónico y habitualmente progresivo que causa una restricción gradual de las actividades cotidianas y que no está relacionado con los cambios en la alerta. Criterios de la SEN para el diagnóstico de la demencia 1 I. 11 . Historia de declive persistente y progresivo de la cognición. especialmente en algunas fronto-temporales. De hecho. preferentemente corroboradas por un observador independiente. Funciones ejecutivas d. con deterioro de las capacidades previas del paciente comprobado a través de un informador fiable o mediante evaluaciones sucesivas b. Arturo. El diagnóstico de demencia propuesto por Mesulam se basaría en la presencia de uno o más de los siguientes factores: a. CIE-10 y DSM (Ver Tabla 1). Adquiridas. incluso si en el primer examen las puntuaciones eran normales. comportamiento. Argelaguer Martínez. Praxias b. Alteraciones de al menos dos de las siguientes áreas cognitivas: a. 2003). Propuesta de criterios para el diagnóstico clínico del deterioro cognitivo ligero. Mayo 2010. Puntuaciones de 2 DS por debajo de la media de una población de edad y educación similar en uno o más de los test neuropsicológicos de screening estandarizados tales como el Mini Mental. Estas alteraciones son de intensidad suficiente como para interferir en las actividades habituales del sujeto. la Escala de Demencia de Blessed o el Clinical Dementia Rating Scale (CDR). Cambio de puntuaciones en algún dominio cognitivo que excedan 1 DS en un período de 6 a 12 meses de retest. Persistentes durante semanas o meses y constatadas en el paciente con nivel de conciencia normal. Gnosias g. Lenguaje f. Funciones visuospaciales c. movilidad o capacidades sensitivas (Junqué. 17: 17-32. III. Conducta II. y no debe presentarse exclusivamente durante el curso de un delirium (Feggy. Objetivadas en la exploración neuropsicológica c. Quizá por ello es muy interesante la propuesta que hace Mesulam (2000) a la hora de usar el término demencia. IV. El trastorno cognoscitivo debe representar un decremento significativo del nivel previo de funcionamiento. Atención / concentración e.

antes de diagnosticar una demencia. La depresión será una de las enfermedades psiquiátricas más importantes a tener en cuenta durante la evaluación de una persona con cierto deterioro cognitivo. Cambio en las funciones cognoscitivas (como déficit de memoria. d. el trastorno de ansiedad o de personalidad debido a una enfermedad médica. la pérdida de apetito. Arturo. 2005). la falta de energía y las dificultades para concentrarse o para tomar decisiones). lo cierto es que la mayoría de los criterios que el DSM-IV-TR le concede a la depresión se pueden observar en la enfermedad de Alzheimer (incluyendo la pérdida de interés por las actividades. Podemos basar la diferencia entre la alteración cognitiva de la depresión y la debida a una enfermedad cerebral degenerativa o metabólica en los siguientes criterios diferenciales (Weiner. pensar o concentrarse. 2 American Psychiatric Association. desorientación. Los test cognitivos objetivan déficits del paciente menos graves que sus quejas. con un rendimiento que mejora con la estimulación. Criterios DSM-IV para el diagnóstico de Delirium 2 A. de la exploración física y de las pruebas de laboratorio de que la alteración es un efecto fisiológico directo de una enfermedad médica. el insomnio o la hipersomnia. ej. El inicio de los síntoma depresivos precede al deterioro cognitivo. y se da en períodos de acontecimientos temporales y/o emocionalmente significativos (pérdida de un trabajo. 1994. Otras manifestaciones clínicas que debemos tener presentes. por lo que debemos tener en cuenta que ambos trastornos deben diagnosticarse por separado y bajo diferentes criterios. Los pacientes deprimidos con frecuencia proporcionan respuestas de tipo “no lo sé” en contraste con la realización de “casi-errores”. La alteración se presenta en un corto período de tiempo (habitualmente en horas o días) y tiende a fluctuar a lo largo del día. mantener o dirigir la atención. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. D. disminución de la capacidad de atención al entorno) con disminución de la capacidad para centrar.. del cónyuge. b. aunque el primero se presenta con un inicio agudo. C. que es un estado de alteración del nivel de consciencia y de la cognición. coexiste frecuentemente con las demencias. en la alteración cognitiva. Énfasis del paciente en la incapacidad para recordar. Demostración a través de la historia. El inicio brusco es frecuentemente identificable y casi reciente (semanas o meses). 12 . ya sea en el diagnóstico primario o en alguna complicación debido a una enfermedad subyacente. f.…) c. 2005): a. generalmente de inicio agudo (horas o días) y de duración breve (días o semanas). confabulaciones o respuestas repetitivas i/o perseverativas. alteración del lenguaje) o presencia de una alteración perceptiva que no se explica por la existencia de una demencia previa o en desarrollo. con un mayor grado de desorganización de la personalidad y con un mayor descenso del nivel de consciencia (Weiner.Neuropsicopatología de la demencia El delirium. 4th edition. Argelaguer Martínez. Signos o síntomas de depresión e. Alteración de la conciencia (p. aunque la prevalencia real de un trastorno depresivo en la EA sea “únicamente” de un 50%. serán los trastornos amnésicos (aunque la mayoría de los pacientes que los padecen puedan cumplir criterios de demencia). las pistas o la estructuración. según estudios realizados por Lykestos y Olin en el 2002 (Weiner. 2005). Mayo 2010. Washington DC. el trastorno psicótico o los trastornos del estado de ánimo debido a enfermedades médicas o inducido por sustancias. B. el retraso mental o las depresiones. Si bien la sintomatología depresiva suele ser una causa frecuente de deterioro cognitivo en personas que no presentan patologías cerebrales demostrables.

3 Medida de frecuencia de la enfermedad que expresa el cociente entre el número existente. pues la correcta administración de los test neuropsicológicos son eficaces para ayudarnos a diferenciar la depresión de determinadas enfermedades cerebrales neurodegenerativas al mismo tiempo que puede sernos útil para identificar una depresión en pacientes que presentan deterioro cognitivo. Esta prevalencia aumenta progresivamente con la edad. durante el diagnóstico.4 Clasificación etiológica y anatomoclínica de las demencias Las estimaciones de prevalencia3 de la demencia son muy variadas debido a las diferencias existentes entre las definiciones. a los niños. las frontotemporales) pueden afectar.4% para la demencia en general. Lobo y cols. así como el hecho de que otras demencias (p. metabólicas.3 Demencia Infanto-juvenil y en adultos jóvenes.4% para la enfermedad de Alzheimer y un 1. 2005). Mayo 2010. mencionar que la herencia juega un papel importante en ciertas formas de demencias (Huntington).5% al 24. Así. junto a las relacionadas con condiciones psiquiátricas especiales (esquizofrenia). entre estas poblaciones.8% en el grupo de edad de 65-69 años. otras demencias infecciosas. a los jóvenes. en función de los diversos países en los que se han realizado los diferentes estudios (Arango Lasprilla Juan Carlos. En nuestro entorno europeo el estudio epidemiológico colaborativo más importante se desarrolla mediante el consorcio EURODERM. pudiendo destacar además. en el 2000 nos presentan unos índices de frecuencia de la demencia mayor en las mujeres y en las personas de edad avanzada.Neuropsicopatología de la demencia g. por ello es un síndrome que suele aparecer con más frecuencia entre las personas mayores de 55 años (Ardilla. también. EEG normal h.1. causa o agente que las produce. la disfunción cognitiva es una consecuencia frecuente en los adolescentes y adultos jóvenes con traumatismos craneoencefálicos. variando ésta de entre el 2. y a los adultos jóvenes. como mínimo. Por todo ello creo que es de vital importancia. es muy diversa (hablaremos de ello en el siguiente apartado).e. por lo que puede aparecer a cualquier edad y debido a muchas otras causas. 13 . 2007). 2006 (1980 1ª ed. Los dos factores más comunes de las demencias son las enfermedades neurodegenerativas y las vasculares. del alcoholismo en adultos de mediana edad y del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) a cualquier edad (Weiner. Ausencia de otro proceso que afecte al funcionamiento del sistema nervioso. aunque no debemos olvidar que su etiología. Arturo. dividido por la población total en estudio (Vallejo Ruiloba. una buena evaluación neuropsicológica.)). en un momento dado. 3.6% para la demencia vascular.5% en edades iguales o superiores a los 90 años (Vallejo Ruiloba. y Fratiglioni y cols. obstructivas.1. tóxicas o neoplásticas. Los estudios de prevalencia de este grupo europeo describen una prevalencia estandarizada por edad de un 6.6% para personas mayores de 65 años. siendo de un 0. en 1995. las técnicas de muestreo y la sensibilidad de los instrumentos que llegan a utilizarse para identificar los diferentes casos. de casos de la enfermedad. Aunque este no es un tema que vayamos a desarrollar en el transcurso de este trabajo. un 4. 2003). e incrementándose a un 28.)) Argelaguer Martínez. 3. sí creo conveniente. 2006 (1980 1ª ed. y que en España se lleva a cabo desde los grupos de Zaragoza y Pamplona.

Exámenes complementarios: examen del líquido cefalorraquídeo (LCR) normal. la demencia vascular es la más frecuente (Vallejo Ruiloba. Cuando existe un déficit gradual progresivo de las funciones cognitivas..los déficits no aparecen exclusivamente en el curso de un delirium. de la planificación.. la Agnosia.El cuadro produce un deterioro significativo en los planos laboral y/o social y supone un declive con respecto al estado previo del paciente. Historia familiar de EA. Inicio entre los 40 y 90 años. Déficit en dos o más áreas cognitivas como memoria. 4. la organización. fuerza disminuida en alguna extremidad o pruebas indicativas de enfermedad cerebrovascular. Mayo 2010. y signos de atrofia cerebral progresiva en estudios seriados de tomografía axial computadorizada (TAC) cerebral.Neuropsicopatología de la demencia aunque estas diferencias pueden depender en gran parte de la contribución de la enfermedad de Alzheimer al cómputo general de la demencia.. Sin evidencia de otras enfermedades cerebrales o sistémicas que pudiesen justificar el cuadro. Arturo. aunque éste puede superponerse a la demencia.. reflejos cutaneoplantares (RCP) en extensión. en la presentación o en el curso clínico no usuales en la EA pero para la que no hay una explicación alternativa. juicio o cálculo. enlentecimiento inespecífico o normalidad en el electroencefalograma (EEG). agnosia.Criterios de EA posible Demencia con variaciones en su inicio. Diferencia de criterios diagnósticos de la demencia vascular (Circunvalación del hipocampo): Criterios de la cuarta edición del DSM: 1. Diferencia de criterios diagnósticos de la Enfermedad de Alzheimer (Circunvalación del hipocampo): Criterios de demencia del DSM-IV-TR (Ver Tabla 1) Criterios del NINCDS-ADRA: A.. pudiéndose afirmar. C. Empeoramiento progresivo de la memoria y otras funciones cognitivas. En presencia de un trastorno secundario sistémico o cerebral capaz de producir demencia pero que no es considerado causa de la demencia del enfermo. Deterioro de la función ejecutiva. mientras que en países orientales..Deterioro de la memoria a corto y largo plazo. secuenciación o la abstracción 3. 2.Una o más de las siguientes alteraciones cognitivas Afasia. 5. sin embargo.Criterios de EA definitiva Criterios de EA probable acompañados de confirmación histopatológica. Ausencia de trastornos de la consciencia como el delirium. B. apraxia.. ataxia. 14 .Presencia de signos y síntomas focales neurológicos como hiperreflexia.Criterios de EA probable Déficit cognitivo demostrado por examen clínico y avalado con tests y escalas validados. Alteración de patrones de conducta e incapacidad para realizar tareas cotidianas. por ejemplo Apraxia.)).. como norma general que en los países occidentales la demencia de Alzheimer es el subtipo de demencia más frecuente. Argelaguer Martínez. Apoyan el diagnóstico de EA probable Presencia de afasia. como Japón o la China. 2006 (1980 1ª ed.

por lo que dependerá del criterio que se utilice: edad de inicio. y de entre ellas se podría destacar: LA CLASIFICACIÓN ETIOLÓGICA En la clasificación de las demencias según la causa. aunque con ligeras variaciones en los criterios usados por ambos (Vallejo Ruiloba.. 1985) clasificaron las demencias según a) la localización (cortical. Esta clasificación es la que. nos encontraremos con que existe diferente sintomatología causante de las mismas.. que son las que he escogido.. al menos. frontosubcortical. 2003). por lo general una clasificación etiológica de las demencias debe incluir. y exclusión de otros cambios patológicos asociados con la demencia. B. 2006 (1980 1ª ed.Confirmación por neuroimagen de patología cerebro-vascular mediante TAC o Resonancia Nuclear Magnética E. Otras clasificaciones podrían ser en función de su uso clínico y de la actualidad científica.Características clínicas de enfermedad cerebral vascular. Joynt y Shoulson (Joynt R. o también de la respuesta a la terapia (potencialmente reversible o irreversible). el DSM-IV-TR y la CIE-10.)) (Ver Tabla 1). utilizan los dos grandes sistemas nosológicos más usados por parte de clínicos e investigadores. Siguiendo las propuestas del mismo autor. a día de hoy. los signos neurológicos que la acompañan.Características clínicas de demencia. o desconocido) Demencia Vascular (NINDS-AIREN) No DV + + + NE Posible Posible Probable Definida A B C D E + + + NE NE + + + NE + + + + NE + + + +/NE + A. C. con validez legal y científicamente reconocida.Relación temporal entre los criterios A y B o inicio súbito y/o curso fluctuante de la demencia.. el origen. La clasificación de las demencias es múltiple y muy variada debido a la heterogeneidad existente. agente o enfermedad que la produce.. la patología subyacente (degenerativa. 15 . Mayo 2010. vascular o metabólica). b) demencia mixta (Arango Lasprilla Juan Carlos. algunos de los siguientes apartados: Argelaguer Martínez. D.Confirmación histopatológica de daño cerebral isquémico/hemorrágico. Arturo. y axial).Neuropsicopatología de la demencia Criterios del NINS-AIREN: Leyenda: (+: factor presente -: factor ausente NE: no especificado.

síndromes paraneoplásicos Hidrocefalias Enfermedades desmielinizantes Seudodemencias LA CLASIFICACIÓN ANATOMOCLÍNICA Otra clasificación muy utilizada en la práctica clínica. metales pesados. PES. pues nos permite hacer un abordaje de cada caso concreto únicamente con una exploración clínica y neuropsicológica. ácido fólico. disolventes industriales. encefalitis herpética. es la distinción que hacemos. etc. desde el punto de vista semiológico o anatomoclínico de los cuadros demenciales corticales. paratiroides. y mucho más funcional que la etiológica. 16 . radioterapia.) Trastornos metabólicos Alteraciones tiroides. fármacos. prosopagnosia progresiva Demencias como parte de otras enfermedades degenerativas Demencia con cuerpos de Lewy Parálisis supranuclear progresiva Degeneración corticobasal gangliónica Degeneración estrionígrica Demencia mesolimbocortical Corea de Huntington Enfermedad de Wilson Enfermedad de Hallervorden-Spatz Demencia vascular Demencia por lesión única estratégica (tálamo. ACP. subcorticales y mixtas. Brucella) Otros (LMP. etc. drogas. Traumáticas Neoplasias Tumores primarios.Neuropsicopatología de la demencia Clasificación etiopatogenia de demencias en el adulto Demencias degenerativas primarias Enfermedad de Alzheimer Síndromes corticales focales progresivos Demencias frontotemporales Enfermedad de Pick Demencia frontal de patología inespecífica Demencia asociada a enfermedad de motoneurona Afasia progresiva Otras: apraxia progresiva. metastásicos. enfermedad de Whipple. calcio Insuficiencia hepática y renal Errores congénitos del metabolismo (enfermedad por depósito) Carenciales Vitamina B12. trombosis venosa CADASIL. completándola con alguna que otra prueba diagnóstica auxiliar Clasificación anatomoclínica de las demencias Corticales Temporoparietal Enfermedad de Alzheimer Frontotemporal Parálisis supranuclear progresiva Demencia con cuerpos de Lewy Degeneración del lóbulo frontal Enfermedad de Pick Demencia asociada a enfermedad motoneurona Subcorticales Corea de Huntington Enfermedad de Parkinson Degeneración corticobasal Hidrocefalia normotensiva Hematoma subdural Demencia asociada al VIH Esclerosis múltiple Enfermedad de Wilson de Mixtas Demencia vascular Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob Encefalopatía postraumática Neoplasia intracraneal Argelaguer Martínez. Mayo 2010. ACA) Multiinfarto cerebral Encefalopatía arteriosclerótica subcortical Hemorragia intracraneal y subaracnoidea Hipoxia-anoxia cerebral global Otros: vasculitis. Arturo. amusia progresiva. Demencias secundarias Infecciones Neurosífilis VIH Enfermedades priónicas (Creutzfeldt-Jakob) Meningitis crónicas (tuberculosis. ácido nicotínico Tóxicos Alcohol. atrofia cortical posterior. tiamina.

corticales o subcorticales. Argelaguer Martínez. diríamos que se observan alteraciones cognitivas propias de un compromiso de la corteza de asociación y/o del sistema límbico temporal. Por su parte. donde la distribución de las lesiones nos ayudaría a distinguir entre las demencias corticales con atrofias focales y la EA. muy utilizada en el ámbito clínico. la demencia subcortical presenta un factor cortical y la demencia cortical involucra diferentes estructuras corticales. Mayo 2010. además. por parte del equipo de Ajuriaguerra (1970) (Vallejo Ruiloba. Arturo. 2007): a) Los compromisos cerebrales de un cuadro demencial pueden ser. un grupo de demencias que el compromiso que se observa es simultáneo en diferentes estructuras corticales y subcorticales a la vez (Slachevsky Andrea. Estos conceptos de demencia cortical y subcortical han sido objeto de polémicos debates a raíz de la introducción.)). en principio. Ha habido dos razones importantes por las que se ha mantenido viva esta polémica (Ardilla. de la idea de que en algunos procesos subcorticales se observaban cuadros clínicos de otros tipos de demencia. los ganglios basales y las estructuras talámicas. con alguna variante de denominación. b) Se ha conseguido demostrar que las estructuras corticales frontales participan en la mayor parte de las demencias subcorticales (Parkinson y Huntington). y sigue siendo. pero a medida que la enfermedad va avanzando. la distinción entre demencias corticales y subcorticales ha sido. Se ha observado. las demencias subcorticales suelen presentar alteraciones cognitivas que evidencian un compromiso de las conexiones entre la corteza frontal. A pesar de toda la polémica que se ha generado a lo largo de todo este tiempo. 17 . 2006 (1980 1ª ed. aunque. 2008).Neuropsicopatología de la demencia En las demencias corticales. quizás.

la enfermedad de Wilson y la parálisis supranuclear progresiva (Weiner. Argelaguer Martínez. Generalmente estos síndromes temporoparietales suelen cursar con trastornos de la memoria (inicialmente anterógrada y de hechos recientes). disminución del rendimiento intelectual. Otras demencias con predominio cortical serían algunas demencias vasculares. 2005). Otra sintomatología que destaca en estas demencias es la apatía. las necedades. la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. ampliándose a nivel espacial y personal).Neuropsicopatología de la demencia Las demencias corticales Si bien las demencias corticales pueden presentarse como cualquiera de los síndromes lobulares corticales (frontal. además de compartir muy frecuentemente sintomatología de retraso psicomotor (precoz) típicos de la demencia (Vallejo Ruiloba. Arturo. hiperoralidad. la enfermedad de Huntington. tendencia a la depresión. o como uno de dos síndromes solapados: frontotemporal o frontoparietal. negligencia personal. Mayo 2010. y algunas demencias posmeningoencefalíticas. inatención. déficit de memoria con predominio de un trastorno de recuperación del material aprendido. praxias y gnosias) están preservadas. las conductas en espejo. acompañada de dificultad en la denominación y dispraxia constructiva. 2006 (1980 1ª ed. la apatía. 2007). la desinhibición. alteración del aprendizaje procedural y de diversas pruebas sensibles al daño frontal. Ya Cummings. Y los neurotransmisores con preferencia de compromiso son el GABA y la dopamina. cuyos síntomas característicos son: inicio insidioso. afasia. lo que sigue siendo válido todavía hoy es que este tipo demencial tiene como síntoma más característico la lentitud intelectual (bradifrenia). La forma más común de presentación de la EA es mediante una demencia temporoparietal. 18 .)). aunque se puede observar una disminución del lenguaje espontáneo. la enfermedad del Parkinson. La degeneración lobular frontal suele presentarse de diferentes formas: un cambio/alteración progresivo de la personalidad y una ruptura de la conducta social. Las funciones corticales superiores (lenguaje. acompañados de desorientación mental (primero temporal. destacó entre las demencias subcorticales más comunes las enfermedades cerebrovasculares. apraxia y agnosia. prefirieron utilizar la terminología “demencia frontosubcortical” para referirse a las demencias subcorticales (Ardilla. la dificultad den concentrar la atención. parietal y temporal). que abarca toda la actividad mental del paciente. Según el equipo de Miller (1991) estos trastornos de la personalidad generalmente preceden a la sintomatología cognitiva de la demencia frontal. así como alteraciones en el paso de una tarea a otra (disdiadocinesia). y con frecuencia una marcha leve festinante. el juicio deficiente. y falta de iniciativa y motivación. Las demencias subcorticales Aunque Freedman y Albert. lo más frecuente es que se presenten como una combinación entre éstos. trastornos de la personalidad. estereotipias comportamentales y verbales. en los años 90 del siglo pasado. con una relativa conservación de la personalidad. el lenguaje rimbombante. La enfermedad de Pick suele ser causada por un compromiso frontotemporal. la dificultad de seguir las instrucciones (dispraxia motora). aunque también puede mostrar signos frontales. en 1985.

19 . y por ello se ha destacado una tercera clasificación anatomoclínica que se la ha llamado demencias globales o mixtas. Mayo 2010. como algunas demencias vasculares. presentando frecuentemente combinaciones córtico-subcorticales. Arturo. el diencéfalo y el mesencéfalo (Villanueva. (inicialmente se localizan en el córtex cerebral.Neuropsicopatología de la demencia Función Clínica comparada de las demencias cortical y subcortical Demencia cortical Demencia subcortical Afasia Preservado en general Alterada Poco efectivo Poco efectivo Intacta Alteración grave Acalculia Deteriorada en función del grado de deterioro del resto de funciones intelectivas Normal Falta de introspección y depresión poco frecuente Alterada Efectivo Efectivo Alterada Alteración leve Relativamente preservado Más deteriorada que el resto de funciones intelectivas Disminuida Apatía. las cuales pueden observarse en las últimas etapas de la EA. Disartria inicial Lentitud Rigidez Anormal Lenguaje Memoria:  Evocación  Reconocimiento  Procesamiento  De procedimientos Visuopercepción Cálculo Función frontal de ejecución Velocidad de procesamiento de la información Personalidad y humor Funciones motoras:  Articulación lenguaje  Velocidad motora  Postura  Marcha Normal hasta fases avanzadas Normal hasta fases avanzadas Normal hasta fases avanzadas Normal hasta fases avanzadas Adaptada de Cummings y Benson. introspección preservada y frecuentemente presenta depresión. 1984 Además de las dos clasificaciones clínicas anteriores también hay muchos casos de demencias con sintomatología propia de ambas variedades clínicas. y en algunos cuadros demenciales postencefálicos. en la demencia multiinfártica. Argelaguer Martínez. Diciembre 2000)).

del contenido del pensamiento. debemos tener presente que hay otras formas de presentarse. Arturo. ya que según el manual de las clasificaciones diagnósticas CIE-10.1 Síntomas psicológicos a) Delirios: Siguen una serie de patrones bastante estereotipados (robo. puede ser susceptible de la aparición de estos síntomas. empieza a conocerse bajo el término “síntomas psicológicos y conductuales de las demencias”(SPCD). del estado de ánimo o la conducta que a menudo se presentan en pacientes con demencia”. Si bien la clasificación más utilizada suele ser la que distingue entre síntomas psicológicos y síntomas conductuales. error de identificación del propio domicilio. en su tratado Des Maladies Mentales. neurobiológicos. los delirios (perjuicios y celos) y la agitación.2 Síntomas psicológicos y conductuales de las demencias (SPCD) En lo que se refiere a la conceptualización y diagnóstico de las demencias ha prevalecido desde siempre el paradigma cognitivo respecto del psicológico/psiquiátrico. La sintomatología no cognitiva. así como el grado de tolerabilidad hacia el cuidador. Sin embargo las manifestaciones psicológicas y conductuales de las demencias son muy características. 2001): 3.Neuropsicopatología de la demencia 3. 2003). y mediante el que se engloban aquellas alteraciones de la percepción. Cualquier fase evolutiva de la enfermedad. en la práctica clínica de las demencias. en la práctica totalidad de los pacientes. La prevalencia y manifestación sintomatológica varía en función de los diferentes tipos de demencia. incluso con anterioridad a que los cuidadores perciban deterioros en las habilidades cognoscitivas de los pacientes (Palacios Fernández de Larrinoa. Mayo 2010. e incluso descritas en algunas de las definiciones clásicas de la enfermedad. Siguiendo las directrices de la Asociación Internacional de Psicogeriatría podríamos clasificar los aspectos clínicos de los SPCD en (Iriarte. importancia el paradigma psicológico/psiquiátrico (alteraciones psicopatológicas y conductuales) asociado a las demencias. o la descripción que. hace Alois Alzheimer donde destaca las alucinaciones (auditivas). quizás por el grave deterioro físico que los pacientes suelen presentar en estas últimas etapas. ya que se usa también la dicotomía entre síntomas negativos y síntomas positivos. impostura del cuidador y abandono o infidelidad del Argelaguer Martínez. psicológicos y sociales. de nuevo. 20 . o bien activos y pasivos (des de la fenomenología). nombre que fue consensuado por la Asociación Internacional de Psicogeriatría (IPA). pueden ser la primera señal de demencia. observándose de forma más marcada en las fases moderadas de la enfermedad. las cuales son de suma importancia. tendiendo a disminuir en las fases muy avanzadas de la misma. en 1906. como la que propone Esquirol en 1838.2. como manifestaciones psicopatológicas importantes de la demencia que describe en su famoso caso. No es hasta finales del pasado siglo XX cuando volvió a cobrar vigencia y. por lo que un buen modelo etiopatogénico de las demencias (causas y mecanismos de cómo se produce la enfermedad) deberá incorporar los diferentes aspectos genéticos. donde hace referencia a los trastornos emocionales que pueden acompañar a la demencia.

Argelaguer Martínez. con una prevalencia de entre un 18% y un 43% de los pacientes. que se estima en una frecuencia de entre un 3% y un 18%.. o el cuidador. c) Errores de identificación: Son percepciones erróneas de ciertos estímulos externos generalmente relacionados con alguna creencia. Algunas veces puede relacionarse con defectos en la percepción o reconocimiento visuales. en un artículo titulado “Vista general de la depresión y la psicosis en la enfermedad de Alzheimer”. y aunque de forma ocasional. publicado en 1989 por RE Wragg y Jeste DV. 1990. Arturo. es un impostor Idea de abandono por parte del cónyuge Idea de infidelidad hacia el propio cónyuge La forma más frecuente de idea delirante es la de “alguien roba las cosas”. que aparecen en un 10-20% de los pacientes. d) Ánimo depresivo: Muy frecuente en el curso de la EA. del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de California en San Diego. intermetamorfosis)  Errores en la identificación de acontecimientos que suceden en la televisión. Aunque el equipo de Morris concluyó en 1990 que las ideas delirantes más frecuentes en personas demenciadas serían las de tipo persecutorio o paranoide. lo cierto es que el instrumento de cribado más utilizado para la evaluación de los trastornos de conducta en pacientes con Alzheimer.  Errores en la identificación de otras personas (síndrome de Capgras. en función de la muestra de referencia y la definición de demencia que se haya aplicado4. la Behavioral Pathologic Rating Scale for Alzheimer’s disease (BEHAVE-AD) de Reisberg et al. trastornos del sueño o la agitación. como las principales en la demencia:      Alguien roba las cosas Error de identificación del propio domicilio El cónyuge. convicción o elaboración falsamente sostenida y con intensidad delirante.Neuropsicopatología de la demencia cónyuge). Debemos diferenciarlo de los trastornos depresivos. 1994). Mayo 2010. 1989). repercutiendo negativamente en su relación con los cuidadores. 21 . con una frecuencia cifrada entre un 10% y un 73%. síndrome de Fregoli. seguida por “la idea de abandono”. sobretodo en demencias moderadas y especialmente prevalentes en tipos de demencias como la de los cuerpos de Lewy. respecto del 40-50% de aparición del ánimo depresivo (Wragg y Jeste. como parte del proceso demenciante. se estima que “la idea de infidelidad” suele aparecer entre el 1% y el 9% de los casos (Tariot PN. identificándolos como reales. 4 Según la revisión de 30 artículos sobre la enfermedad de Alzheimer para determinar la prevalencia y la fenomenología de los síntomas afectivos y psicóticos en pacientes con este trastorno. Una dificultad añadida para su diagnóstico es la posible interpretación de los síntomas de apatía. b) Alucinaciones: Distorsionan la capacidad de los pacientes demenciados para comprender el mundo exterior. Se han descrito cuatro tipos. lo que provoca una alteración de sus capacidades para realizar actividades propias de la vida cotidiana. registra cinco tipos de ideas delirantes. principalmente:  Presencia de personas extrañas en el domicilio del paciente (síndrome del huésped fantasma)  La falta de reconocimiento/identificación del propio paciente delante del espejo. donde ha sido especialmente estudiado. Son más frecuentes las visuales.

Neuropsicopatología de la demencia e) Apatía: Se desarrolla hasta en un 50% de los pacientes. pues ofrece a los clínicos una valiosísima información inicial y nos permite encuadrar e interpretar ulteriores explicaciones. f) Ansiedad: Puede aparecer asociada a la manifestación de otros SPCD o bien aparecer de forma independiente. 1986). en 1990. debido a la necesidad de constante supervisión y a la. pues los recientes avances clínicos y fisiopatológicos en pacientes con demencia han permitido observar que éstos trastornos conductuales . la interacción social y la propia iniciativa. lo cual nos permite un buen diagnóstico diferencial (Olazan Rodríguez. muy a menudo. necesidad de aplicación de medidas de contención. siendo una pesada carga para sus cuidadores y familiares. b) Agitación: Actividades verbales. son una forma habitual de presentación de procesos clínicos que cursan con deterioro cognitivo y con demencia. hoy en día. el cuidado personal. situaciones anteriormente no estresantes para ellos. las finanzas. Arturo. Hope y Fairburn. 1998). 3. a juicio de observadores imparciales.2 Síntomas conductuales La evaluación de la conducta. la salud. También hay quien cree que bajo este tipo de comportamiento puede haber “componentes” propios de la hiperactividad o de dificultad de orientación. Colenda (1995) estimó que esta sintomatología varía entre un 3-53%. no parece un resultado directo de las necesidades o la confusión del paciente (Cohen-Mansfield y Billing. identificaron alrededor de 10 tipos de comportamiento errático o de vagabundeo. y suele manifestarse como una pérdida de interés por las actividades del entorno. conductas verbalmente agresivas/no agresivas):      Agresividad física y verbal  pacientes demenciados con escasas relaciones sociales Agresividad física  pacientes con un deterioro cognitivo grave (especialmente varones) Agresividad verbal  pacientes depresivos y con problemas de salud Conductas físicas no agresivas  Pacientes con deterioro funcional (moderado a grave) Conductas verbales no agresivas  mujeres con demencia y depresión. Estos mismos autores publicaron un estudio en 1996 donde se identificaron los pacientes que presentaban mayor probabilidad de manifestación de cada subtipo de agitación (conductas físicamente agresivas/no agresivas. es un requisito indispensable para cualquier intento de exploración neuropsicológica. con deterioro cognitivo (leve a moderado) y pobres relaciones sociales Argelaguer Martínez. Mayo 2010. Corrientemente se manifiesta mediante preguntas incesantes y repetitivas sobre un hecho determinado (síndrome de Godot). vocales o motoras inadecuadas que. Suelen mostrar una gran preocupación por su futuro. pues genera una enorme carga asistencial a sus cuidadores. en función de los estudios de población.2. a) Deambulación errática o vagabundeo: Suele ser una de las conductas más preocupantes. 22 . evaluados mediante diferentes escalas neuroconductuales (ver Tabla 2).…. tanto en la EA como en otras demencias en fases iniciales.

y alteraciones en el ritmo circadiano y del ciclo sueñovigilia. generalmente visuales. d) Quejas: Los pacientes demenciados suelen quejarse repetitivamente. agresividad física y verbal hacia otras personas y objetos. h) Delirium: Es un diagnóstico difícil de reconocer en las personas demenciadas. creo que es importante añadir. 23 . euforia. Suele asociarse con otros síntomas: llanto. Supone una alteración global del curso del pensamiento con preservación del nivel de consciencia y acompañado de alucinaciones. desinhibición sexual. intrusividad. impulsividad o vagabundeo. incremento de la actividad psicomotriz del discurso verbal y con síntomas físicos como el temblor o la asterixis. 2003) : Argelaguer Martínez.3 Otros síntomas no cognitivos Y finalmente. tanto motor como verbal. la diaforesis intensa. agitación motriz. y característica de las frases tempranas de la demencia vascular. otros síntomas no cognitivos. consumo excesivo de tóxicos o drogas. debido a un patrón de conducta de corte “infantil” y caracterizado por una conducta “casi refleja” que no interpone la razón entre el deseo y la propia conducta. y son respuestas explosivas que se caracterizan por su intensa repercusión emocional. que puede provocar problemas legales por el quebranto de las leyes. sin invitación previa. impaciencia. física o psíquica excesiva y brusca.)) (Vilalta Franch. hasta el punto de ser acusadores de su entorno. ya que se superpone a los trastornos de pensamiento y a la confusión preexistente. e) Desinhibición: Un determinado patrón de comportamiento impulsivo e inapropiado. 2006 (1980 1ª ed. igual de importantes (Vallejo Ruiloba. Es muy frecuente en demencias y anomalías frontales. Arturo. a esta clasificación que hace la IPA. clasificó los diversos mecanismos patogénicos de las reacciones catastróficas en variables orgánicas. en 1996. lo que suele provocar discusiones inútiles y sin sentido alguno. El cuidador puede intentar superar esta resistencia estableciendo una rutina diaria al paciente. conducta autodestructiva. además de problemas económicos producto de compras compulsivas. o la resistencia a recibir toda clase de cuidados. psicológicas y ambientales.Neuropsicopatología de la demencia c) Reacciones catastróficas: A veces se les denominan reacciones de rabia. mediante el que expresa exigencias.2. g) Negativismo: Un rechazo a hacer cosas. 3. Mayo 2010. que obligan al cuidador a actuar contra su voluntad. Este tipo de reacciones se presentan de una o varias de las siguientes maneras:  Súbitos estallidos de cólera  Agresividad  Amenazas de agresión física  Agresiones físicas Haupt. f) Intrusividad: Pacientes que se entrometen en toda clase de situaciones.….

además de ser menos extravertidos y asertivos (Vilalta Franch. depresivos y ansiosos. relacionadas con la personalidad. 2006 (1980 1ª ed.Neuropsicopatología de la demencia 1. En equipo de Volicer (1989) realizó un estudio sobre alteraciones alimentarias en personas dementes. 2003). excitación nocturna. llegando a estar presente en un 85% de los casos. la desinhibición social y la apatía y la irritabilidad. Es un diagnóstico complejo debido a la presencia de atipicidades del cuadro. Esta agresividad se ha asociado a un déficit colinérgico en la DTA. Arturo.)). la labilidad emocional. y se contrastó una tendencia a atragantarse en un 32% de los pacientes. Alteraciones vegetativas: Más de la mitad de los dementes (45-69 %) padecen alteraciones del sueño. También se aprecian tozudez y suspicacia por parte del paciente (Vallejo Ruiloba. lo cierto es que en estudios de seguimiento entre 5-7 años. especialmente en la EA . Los trastornos/cambios de personalidad: Con frecuencia las alteraciones de la personalidad suelen preceder a las manifestaciones cognitivas del síndrome demencial. La agresividad: Existe una elevada frecuencia de conductas agresivas entre los pacientes demenciados. 4. ya que puede no estar presente el humor depresivo ni la anhedònia. entre las que destacan la fragmentación del sueño. 2006 (1980 1ª ed. más relevantes que se han observado en pacientes con demencias. 2. un rechazo de la comida en un 25%. 6. Los pacientes con demencia se vuelven más neuróticos (con independencia de su personalidad premórbida). 2003). y evolucionando a Episodio Depresivo Mayor en un 20% de los pacientes. La Manía: Si bien sólo un 3% de los pacientes geriátricos que presentan manía desarrollan un proceso demencial en los próximos 3 años. un requerimiento de ser alimentado en otro 18%. 5. A todo ello puede asociársele limitaciones cognitivas derivadas de somnolencia diurna y falta de descanso (Vallejo Ruiloba. 2003). el 32% de los pacientes con edades geriátricas puntúan demencialmente en el MMSN (Vilalta Franch. Algunos de los síntomas que podemos observar son la moria. alteraciones del ritmo circadiano y apnea del sueño. Mayo 2010. y a una menor concentración de 5-HIAA en otros trastornos psiquiátricos. 3. Una disminución de la actividad del sistema gabaérgico también comportaría un incremento de la conducta agresiva de los pacientes con demencia (Vilalta Franch. y por el contrario son frecuentes las expresiones de autoimprecación o deseos de muerte (Moríñigo. y tan sólo un 24% de los pacientes comían por si solos. 2003).)). menor tiempo de sueño onda lenta. La posibilidad de una causa yatrógena (asociada a los medicamentos/fármacos) de los trastornos psiquiátricos: Fármacos que potencialmente pueden presentar efectos adversos de tipo psiquiátrico: Argelaguer Martínez. Depresión: Es el síntoma más prevalente en las demencias. han sido el desinterés por lo que les rodea y la dejadez por su entorno. especialmente más vulnerables. especialmente de tipo verbal (entre el 11% y el 51%). 24 . No obstante las alteraciones clínicas. la falta de consideración por los demás o una acentuación patológica de los rasgos premórbidos del paciente.

astenia. insomnio. disprosexia Insomnio. alucinaciones Depresión Delirium. incoherencia Depresión.Neuropsicopatología de la demencia Tipo de Fármaco Analgésicos / Antiinflamatorios Fármaco Aspirina Indometacina Sulindac Carbamazepina. síntomas psicóticos Delirios Depresión Paranoia Delirios. Aunque. confusión. alucinaciones. trastornos del sueño Delirios paranoides Hiperactividad. quizás. paranoia. ausencia de afectación de consciencia. hipomanía. paranoia Acciones laxas. psicosis Delirios. deterioro de múltiples funciones superiores. donde se distinguirían cinco caracteres esenciales: carácter adquirido. si bien es cierto que podríamos hacer hincapié en un concepto nuclear de la misma. alucinaciones Conductas bizarras. paranoia Alucinaciones. Etosuximida. conducta hostil. trastornos emocionales. tristeza Delirios. Mayo 2010. causa orgánica. manía Trastornos mnésicos. y cada nueva definición ha conseguido aportar nuevos matices a este concepto. depresión. una de las mayores inconcordancias observadas. trastornos del sueño Delirios. 25 . depresión Depresión Agitación. astenia. psicosis Ansiedad. depresión. paranoia Manía. alucinaciones Depresión. paranoia. pensamiento lógico. paranoia Delirios. Argelaguer Martínez. Primidona Amitriptilina Amoxapina Imipramina Nortriptilina Trazodone Amantadine Bromocriptina Levodopa Diacepam Fluracepam Triazolam Digoxina Metildopa Nadolol Procainamida Propanolol Tiazidas Clonidina Reserpina Cimetidina Ranitidina Prednisona Prednisolona Efectos adversos Confusión. mania Depresión Depresión. en la actualidad. trastornos mnésicos. depresión. Arturo. Fenitoina. delirio Anticonvulsivantes Antidepresivos Antiparkinsonianos Benzodiacepinas Cariovascular Bloqueadores H2 Esteroides Hormonas Tiroideas Antihistamínicos 4 EL PROCESO DIAGNÓSTICO EN LA DEMENCIA 4. Y en el ámbito de la investigación destacan los criterios del NINCDS-ADRDA Estos criterios clasificatorios se distinguen por la especial importancia que le otorgan a la afectación de la memoria. alucinaciones. Hoy en día. insomnio. Todas estas aportaciones históricas han ayudado. e incapacidad funcional. paranoia. pensamiento ilógico.1 El diagnóstico A lo largo de la historia el concepto clinico de la demencia ha ido cambiando (Ver tabla 3). paranoia. los criterios más utilizados corresponden a la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10) y los que elaboró la American Psychiatry Association (DSM-IV-TR). hipomanía Alucinaciones. si bien no unánimes. exigiendo esta afectación como un requisito imprescindible para el diagnóstico de demencia. paranoia Agitación Delirios. a consensuar entre los expertos unos criterios diagnósticos específicos de demencia.

siendo imprescindible una valoración cognositiva-conductual individual del paciente. Esquema diagnóstico simple de la demencia (Vallejo Ruiloba. y que pueden prevalecer sobre los cognitivos en muchos casos. 2001). y que le permita diferenciar clínicamente el subtipo demencial que se está valorando en cada momento para. Arturo. 2005). y comparativa con su capacidad intelectiva y nivel educacional previos. por supuesto. 2006). basado en la entrevista a los pacientes y a sus cuidadores (Agüera Ortiz.Neuropsicopatología de la demencia tanto en la CIE y en la DSM. 2006 (1980 1ª ed. además de ser más indicativos que los de la memoria (Agüera Ortiz L. Y. El diagnóstico de las demencias es básicamente clínico. que sea de ayuda al clínico para realizar un diagnóstico sindrómico de las demencias.. otra de las importantes limitaciones que debería destacarse de ambos criterios clasificadores es la ausencia de normas operativas y recomendación de intrumentos de evaluación. sería la consideración de los signos cognitivos como criterios únicos para el diagnóstico.)): Para establecer un correcto diagnóstico de demencia deben tenerse presente dos requisitos esenciales en la recogida de datos: evaluar la cognición y los trastornos conductuales del Argelaguer Martínez. Por todo ello es importante disponer de una pauta simplificada. olvidando u obviando los síntomas no cognitivos que conllevan las demencias. finalmente. lo cual implica una excesiva subjetividad del evaluador a la hora de diagnosticar el detrioro de los afectados (Carnero Pardo. e. 26 . Mayo 2010. poder llevar a cabo un buen diagnóstico diferencial.

. un examen físico para obtener información basal (peso. determinar los puntos fuertes y débiles de las famílias. Todo ello nos será de utilidad en el diseño del plan de manejo. pruebas neurofisilógicas o de neuroimagen. es cuando se inicia el proceso clínico del diagnóstico. y que requeriran unas respuestas adaptadas a cada situación vital. Arturo. tanto de los pacientes como de sus familiares y/o cuidadores. La evaluación clínica incluirá la elaboración de un detallado Historial Clínico y una exploración neurológica del paciente (que analizaremos de inmediato). debemos hacer un esfuerzo en recabar toda información posible relativa a la variante emocional e interpersonal. La realización de la valoración neuropsicológica y la utilización de escalas estandarizadas para su correcta medición.…) que nos permita posteriores comparaciones. y también la funcionalidad/autonomía de éste tanto de la actualidad como del cambio observado. anteriormente citado. donde deberemos ir adaptándonos a los cambios que vayan surgiendo con el tiempo.Neuropsicopatología de la demencia paciente. En el momento en que el paciente o sus familiares nos transmiten sus quejas sintomáticas (cognitivas o comportamentales). tensión arterial. 2005).. e. 2005): 1. La valoración de la funcionalidad mediante la repercusión que tiene la enfermedad en las actividades de la vida cotidiana y la detección del grado de sobrecarga familiar y recursos de apoyo disponibles. 27 . sino que se prolonga a lo largo de toda la evolución de la enfermedad” (Agüera Ortiz L. e. las dificultades mentales de los pacientes. además de otras pruebas exploratorias complementarias de laboratorio como determinaciones genéticas. Los factores de riesgo vascular. sin olvidarnos del patrón de personalidad del paciente. familiar y social que representa Además de obtener información acerca de las capacidades cognitivo-conductuales del paciente. 2005). 3. por su posible papel en el desencadenamiento o progresión de la demencia. a ser posible: 1) Establecer la presencia de deterioro cognoscitivo y de SCPD 2) Caracterizar estas alteraciones como demencia (Diagnóstico sindrómico) 3) Identificar el tipo de demencia (Diagnóstico etiológico) 4) Valorar el grado de repercusión funcional. debe tenerse especial atención en (Agüera Ortiz. y ampliamente resumido en esta historia clínica: Argelaguer Martínez. Mayo 2010. De todos los datos que irá recabándose a lo largo de la evaluación. Tambien es importante seguir una pauta ordenada durante el proceso diagnóstico (Agüera Ortiz L. 4. pues “el seguimiento del paciente no finaliza en el momento en el que se ha cerrado el diagnóstico. Las capacidades sensoriales (auditivas y visuales) así como el de uso y adecuación de las correspondientes prótesis incluidas las dentales. 2. respecto de un nivel previo.

.Test de los siete minutos . Mayo 2010. Exploración neuropsicológica estructurada • Pruebas breves y de despistaje. 2005). mediante la utilización adecuada de diferentes escalas y pruebas estandarizadas (Agüera Ortiz L. es imprescindible llevar a cabo un examen psicológico/psiquiátrico completo de los síntomas cognitivos.Examen Cognoscitivo Mini-Mental(*) .CAMCOG: Subescala cognoscitiva de la entrevista CAMDEX (*) .Test del dibujo de un cubo en perspectiva . psicológicos y conductuales de los pacientes. 2005): Exploración neuropsicológica de las funciones cognitivas: 1.Test SEV (Minimental para enfermos graves) • Pruebas de duración Intermedia.ADAS: Alzheimer’s Disease Assessment Scale. e.Test de Pffeiffer . .Test Barcelona abreviado.SIB: Severe Impairment Battery Argelaguer Martínez.Neuropsicopatología de la demencia Historia clínica del paciente demecia (Aguilera Ortiz. 28 . . con Para que el proceso diagnóstico sea el adecuado. Arturo. Exploración neuropsicológica abierta: Realización de pruebas en función de la clínica. Multi-infarto y de otra Etiología según criterios DSM-III-R y CIE-10 (SIDAM) . .Test MIS . 2. .SIDAM Entrevista Estructurada para el Diagnóstico de Demencias Tipo Alzheimer.Test de fluidez verbal categorial(*) .Test del dibujo del reloj(*) .

que nos permitirá encaminar e interpretar posteriores exploraciones.Escala de Blessed . (Agitación) . mediante una rigurosa explotación de las siguientes áreas (Agüera Ortiz L.Batería de Luria-Nebraska • Pruebas frontales .Behave-AD . de las funciones o capacidades del paciente.BREF --(*)Son especialmente recomendadas--: Escalas y pruebas estandarizadas para los síntomas psíquicos y comportamentales de la demencia:  Instrumentos generales .Wisconsin . e. . Arturo. finalmente. 29 . las constructivas gráficas. Mayo 2010. debería obtenerse la mayor cantidad de información posible.NPI: Neuropsychiatric Inventory . además de permitirnos un manejo más racional de estos complejos pacientes (Martin. Cambridge Examination for mental diso .Stroop . a pesar de ser la gran olvidada al inicio de cualquier exploración neuropsicológica.Torre de Londres . no debemos olvidar que. táctiles y corporales.Exit . Patel)  En toda exploración neuropsicológica.. ineludible en los casos de demencia. .Escala Cornell para depresión en la demencia . 1985). debe tenerse muy en cuenta una valoración de la conducta del paciente.CAMDEX. Pensamiento abstracto. Y.     Lenguaje oral y escrito: Percepción y expresión.ADAS no-COG.Test Barcelona . Gnosias: Visuales.Neuropsicopatología de la demencia • Pruebas extensas.BPRS Brief Psychiatric Rating Scale .Protocolo CERAD (Consortium to Establish a Reg . Argelaguer Martínez. Praxias: En especial.RAGE (V.Escala FBI (Frontal behavioural Inventory ) Instrumentos para síntomas concretos . Capacidades ejecutivas y función frontal. 2005):      Nivel de consciencia Atención y concentración Orientación personal y temporoespacial Memoria.Cohen-Mansfield.

entre otros.. hipnóticos./. además de los cognoscitivos. medir el efecto de las mismas. una valoración conductual sistemática es imprescindible para evaluar la eficacia de las terapias dirigidas a mejorar los trastornos conductuales. la adecuada comprensión de la génesis de los trastornos conductuales puede contribuir en el futuro a un mejor diagnóstico y tratamiento de los pacientes con deterioro cognoscitivo y con demencia ../. demencia multinfarto. . Delirio.. o que un repentino aumento de la confusión puede ser debido a una enfermedad somática o a la toxicidad de un fármaco.Neuropsicopatología de la demencia La valoración sistemática de todos estos aspectos conductuales. Este tipo de terapia es. Drogas (fármacos) y Demencia Teniendo presente que algunos de los fármacos que se presciben pueden afectar a la memoria y a la capacidad de concentración (ansiolíticos.. 4. monóxido de carbono. haciendo especial hincapié en las alteraciones más prominentes . permitiran al clínico adaptar la finalidad de la evaluación a cada caso en particular y establecer un diagnóstico etiológico. hoy por hoy. Arturo. siendo necesario contemplar.. en un diagnóstico diferencial es necesaria la exploración de una posible presencia de diferentes entidades y procesos patológicos que pueden ser susceptibles de provocar pérdidas de memoria: -Envejecimiento -Delirium -Hematoma subdural -Infección por HIV -Sífilis -Enfermedad de Creutzfeldt-Jacob -Deficiencia de vitamina B12 o ácido fólico -Hidrocefalia con presión normal -Endocrinopatías -Tóxicos (metales pesados.. analgésicos. anticonvulsivantes.. las cuatro “D” de la Geriatría: Depresión.). delimitar o cuantificar el trastorno.. drogas o alcohol) -Enfermedades cardiovasculares (AVC.. valorar posibilidades terapéuticas. el que más puede contribuir a amortiguar el coste social de las demencias y a mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus cuidadores (Olazarán Rodríguez.2 El diagnóstico diferencial El diagnóstico diferencial de las demencias debe hacerse con múltiples cuadros neurológicos y sistémicos.. Mayo 2010. 30 . 1998). arteriosclerosis) -Retraso mental -Trastornos cognitivos leves -Déficit selectivo de las funciones corticales superiores -Depresión Argelaguer Martínez.

2005). 2005). 1998) en (Hales Robert E. 31 . Argelaguer Martínez. 2004). más conocidos en la literatura científica como los Síntoma Psicológicos y Conductuales de las Demencias (SPCD). especialmente para la enfermedad de Alzheimer. Por ello es muy importante evaluar a los pacientes lo más precozmente posible en el curso de la enfermedad. En los pacientes con graves deterioros. los testamentos. pueden coexistir varios trastornos con afectación simultanea en el funcionamineto cognitivo. Mayo 2010. especialmente al inicio del deterioro demencial. ha conseguido mejorarse la transmisión colinérgica mediante la inhibición del catabolismo de la acetilcolina por la enzima aceilcolinesterasa. los temas legales así como la disposición de los documentos médico-legales. si bien es cierto que no curan la demencia. no profesionales. 2006 (1980 1ª ed. Algunos de los fármacos que se comercializan. los poderes legales duraderos y las directivas anticipadas (Groossberg GT. sí parece que tienen cierta eficacia en lo referente a la ralentización del curso progresivo del deterioro que inflige la enfermedad al paciente. Otro abordaje muy valioso reside en la intervención psicoeducativa. En relación al tratamiento cognitivo del demente. Los tratamientos de dolor. Ello requiere una esencial y estrecha colaboración multidisciplinar en el enfoque terapéutico de las mismas. Por otra parte tenemos también los fármacos que se usan en el tratamiento de los síntomas no cognitivos. así como un adecuado manejo ambiental y conductual del entorno del paciente.Neuropsicopatología de la demencia No debemos olvidarnos que. 5 EL TRATAMIENTO EN LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS Y CONDUCTUALES EN LA DEMENCIA Una de las prioridades iniciales en el manejo clínico de pacientes con demencia debe ser la atención a las enfermedades sistémicas y neuropsiquiátricas concomitantes. Arturo. ya que incrementan substancialmente el riesgo de déficit cognitivo. son el donepezilo. que le permitirá organizar de forma sencilla y adecuada sus rutinas. que están presentes en las demencias más comunes (Martín Carrasco. suelen reducir el comportamiento agitado de los pacientes demenciados. ja que la posibilidad de detectar estas distinciones se va desvaneciendo a medida que la enfermedad avanza hacia un deterioro global del paciente. violentos o psicóticos. en numerosas ocasiones. Deben abordarse. reacciones psicológicas y alteraciones de la conducta. de los pacientes. 5. tal y como exponían Geda y Rummans en 1999.)).1 El uso de los psicofármacos El uso de los psicofármacos se ha demostrado que. la rivastigmina y la galantamina (Vallejo Ruiloba. desde un buen inicio del curso de la enfermedad. los cuales engloban un conjunto abigarrado de síntomas. debe valorarse muy seriamente la posibilidad de ingresar en alguna unidad de hospitalización psiquiátrica para pacientes con demencia. con tendencia al suicidio. además de ayudar controlar la psicopatología asociada. lo que nos permitirá formular un diagnóstico diferencial lo más específico y consecuente con la historia y las circunstancias de cada uno de ellos (Weiner. especialmente para los familiares y cuidadores.

benzodiacepinas de acción corta. Algunos de estos enfoques son: Argelaguer Martínez. siendo requerido para estos casos un tratamiento con antipsicóticos atípicos. proporcionándole al paciente la idea de que todavía puede y debe desenvolverse con cierta naturalidad. Debemos tener muy presente que. Otro de los usos que se le da a la farmacología. y la mayoría de ellos ha demostrado una eficacia moderada. también se utilizan en pacientes que pueden cursar con depresión superpuesta a la demencia. o los comportamientos regresivos demandantes de atención. eutimizantes o antidepresivos como la trazodona.Neuropsicopatología de la demencia Una de las formas de clasificar estos síntomas ha sido categorizándolos. en el ámbito de las demencias.)). 5. se encuentran los diversos enfoques psicoterapéuticos que han mostrado utilidad en la mejora de las condiciones y calidad de vida del paciente con demencia. es para paliar los síntomas psicóticos y la agitación que padecen estos enfermos. ni que sea de forma transitoria. 2006 (1980 1ª ed. los antidepresivos. 2004). además de aquellos tratamientos que se ocupan de modificar el entorno de este mismo paciente. lentificando la progresión y mejorando los síntomas conductuales en la EA. Mayo 2010.2 La intervención psicológica y socioambiental Dentro del conjunto de medidas disciplinarias que han de incluirse en el tratamiento de los pacientes con demencia. si bien es cierto que muchos de estos fármacos mejoran. De hecho han sido muchos los fármacos utilizados para el tratamiento de la sintomatología cognitiva. 32 . conductual y emocional de las personas que presentan un deterioro cognitivo. la función global del paciente. o no. 2005). Estos últimos. arañar o morder (Martín Carrasco. la marcha incesante. con la agresividad. agresividad e irritabilidad de los pacientes demenciados (Vallejo Ruiloba. La mayor parte de los enfoques psicoterapéuticos tienden a resaltar la importancia de reestructurar el entorno de los pacientes para que puedan resolverse ciertos problemas físicos y espaciales. Arturo. insultar. siendo clasificados dentro de la no agresión el vagabundeo. lo cierto es que todavía no parece que estén dirigidos hacia la enfermedad subyacente (Weiner. favoreciendo la acción de su cuidador. la queja y vociferación constante. y pudiéndose citar entre las conductas agresivas el dar golpes.

apoyo físico y emocional a estas personas que viven tan de cerca las penurias de convivir con un paciente enfermo de demencia. 6 CONCLUSIONES Difícil y apasionante reto el que se ha ido planteando. el envejecimiento se nos presenta como normal y “exitoso” frente a patológico y “demenciado”. diametralmente opuestas. los familiares y/o cuidadores no profesionales soportan una enorme carga física y psicológica. prestando especial atención a los cambios de actitud de los cuidadores. 2003). o de las intervenciones terapéuticas. por lo que debe prestarse la necesaria educación. por no hablar de los criterios clasificatorios de los trastornos. franco y empático en el planteamiento evolutivo del cuadro demencial (Vallejo Ruiloba. En referencia a los cuidadores. debe proporcionárseles constante apoyo emocional y buena información. y dentro de estos últimos nos encontramos con los biomédicos ofrente a los psicosociales. 33 . La divergencia de criterios y de modelos explicativos que se han ido barajando a lo largo de los últimos decenios no es más que una demostración fehaciente de la delimitación del binomio normalidad/anormalidad. desde un buen principio. en un tratamiento a largo plazo como ocurre en las demencias.Neuropsicopatología de la demencia Clasificación de los tratamientos no farmacológicos en las demencias (Francés I et al. Los tratamientos psicológicos y conductuales de los demenciados debe fundamentarse en una valoración global de estos y de lo que les rodea. Arturo.)). a los cambios conductuales y a los cambios del entorno. Argelaguer Martínez. en referencia a la conceptualización del término psicopatología. Mayo 2010. como son los tratamientos farmacológicos frente a los psicológicos. ya que ello puede precipitar a mejor/peor las conductas de los pacientes. Tampoco debemos olvidarnos de que. así como del carácter multidimensional y relativo que debe darse actualmente al concepto psicopatológico de la conducta. especialmente en las demencias. siendo especialmente agradecidos que el médico/psicólogo sea. en función de uno u otro manual diagnóstico y estadístico (CIE y DSM). 2006 (1980 1ª ed. Esta dualidad de criterios ha sido una constante a lo largo de la historia de la psicología y no creo que podamos alcanzar una mayoría de edad científica hasta que seamos capaces de resolverla de una vez por todas: los enfoques de los modelos de comprensión de la conducta son descriptivos frente a explicativos.

con modificaciones y cambios constantes en su forma de pensar y actuar. Mayo 2010. Es imprescindible comprender que la cognición y la conducta de las personas conforman un todo a lo largo del recorrido vital de estas. los trastornos de conducta y la funcionalidad y autonomía). finalmente. consensuar y unificación los criterios diagnósticos y clasificatorios (evaluando la cognición. Argelaguer Martínez. exploración física y otras pruebas complementarias) que les permita realizar un adecuado diagnóstico diferencial. La diferencia reside en que la flexibilidad de los primeros les permite adaptarse a su entorno. un sentido peyorativo al segundo de estos términos. conductuales y funcionales previas. para que el equipo multidisciplinar pueda llevar a cabo un completo historial clínico del paciente (anamnesis. exploración neuropsicopatológica. Arturo. y no en bueno o malo en sí mismo. 34 . que nos permitan valorar al sujeto en comparación con las capacidades intelectuales. es necesario trabajar multidisciplinarmente. Los comportamientos y las formas de pensar “normales” comparten idénticos principios y procesos de desarrollo que las conductas y pensamientos patológicos o “anormales”. Esta continuidad entre normalidad y patología nos permite valorar los comportamientos de las personas respecto a una media poblecional o en referencia a los demás. En el ámbito de las demencias.Neuropsicopatología de la demencia Es necesario insistir en el contínuum entre normalidad y patología. dejando de otorgarle. Y ello pasa por unificar una pauta. mientras que la rigidez de actuación y pensamiento de los segundos hace que sean poco adaptativos. lo más específica y simplificada posible. per se. preparar un plan terapéutico específico para el paciente y su entorno (cuidador y familia). establecer un correcto diagnóstico de demencia y. dentro del continuum vital de la persona.

1 Tabla 1 Sinopsis de los criterios diagnósticos de demencia según el DSM-IV-TR y la CIE-10 DSM-IV-TR CIE-10  Desarrollo de déficit cognoscitivos  Declive de la memoria (que suele múltiples que incluyan deterioro de la ser más evidente que el memoria y al menos uno de los aprendizaje de material nuevo) siguiente: afasia. apraxia.Neuropsicopatología de la demencia 7 ANEXOS 7. Arturo. …) 7. 35 . agnosia y  Declive de otras funciones trastornos de la ejecución de cognitivas que intervienen en el funciones procesamiento de la información  Dichos déficits cognoscitivos  Estado de alerta (con ausencia de ocasionan pérdida de la capacidad obnubilación de la conciencia) funcional en comparación con sus  Declive de la capacidad de control niveles previos emocional y motivacional. al menos. depresión. Mayo 2010.2 Tabla 2 Algunas de las escalas neuroconductuales más utilizadas y presencia relativa de las distintas áreas evaluadas: Autor Meer Blessed et al Pearlin et al Baumgarten Drachman et al Cummings et al año 1966 [22] 1968 [23] 1990 [24] 1990† [25] 1992‡ [26] 1994‡ [27] Nº de Tiempo de Conductuales* Funcionales Cognoscitivos ítems administración 18 22 17 28 30 10 44% 50% 71% 79% 93% 100% 33% 23% 18% 11% 7% 22% 27% 12% 11% 5 min 5 min 5 min 10 min 15 min 15 min** Argelaguer Martínez.…) continuado  Presencia de estos síntomas  Los déficits cognoscitivos no se deben durante. 6 meses. a otras enfermedades del SNC o sistémicas ni a la ingesta de sustancias inductoras  Los síntomas no ocurren exclusivamente en el curso de un delirium  La alteración no es debida a otro trastorno del eje I (esquizofrenia. y con  El curso se caracteriza por un inicio cambios del comportamiento social gradual y/o un declive cognoscitivo (apatía irritabilidad.

A. Neuropsicología Clínica.org/criterios. Circunvalación del hipocampo. Arango Lasprilla JC. alteraciones de la conducta motora. (2003). memoria. 8 Bibliografía Arango Lasprilla Juan Carlos. neuropsicológicos y tratamiento (págs. 1994. compromete la adaptación y altera la personalidad del sujeto enfermo". psicóticos. (2007). personalidad y cognición". generalmente crónico pero no necesariamente irreversible ni progresivo.Neuropsicopatología de la demencia *Área conductual en su acepción de "trastorno psiquiátrico". F. Este deterioro intelectual implica una afectación de las capacidades funcionales del sujeto. ‡se valora frecuencia e intensidad del trastorno. de http://www. G. †sólo incluye conductas directamente observables. que incluye trastornos afectivos.www. En F.-S. 1991. Mexico: Manual Moderno. México: El Manual Moderno. en un paciente vigil. (s. aptitudes visuoespaciales. **incluye preguntas de cribaje. Demencias: concepto.). suficiente para interferir sus actividades sociolaborales". Rossor: "Síndrome clínico de deterioro de múltiples áreas de la función cognitiva en un enfermo alerta y vigil". Las demencias : aspectos clínicos. Ardilla.asp Feggy. (2003 [13/5/2003 02:39:34]). Arturo. 36 . Recuperado el 13 de Abril de 2010.3 Tabla 3 ALGUNAS DEFINICIONES CLÍNICAS DE DEMENCIA A LO LARGO DE LA HISTORIA RECIENTE: 1978. agitación.hipocampo. neuropsicológicos y tratamiento / Juan Carlos Arango Lasprilla. Síntomas conductuales y psicologicos en las demencias:Aspectos clinicos y etiologicos." 1983.net/profesionales/articulos . que ocasiona incapacidad funcional. R. 5). (2001). Marsden: "Síndrome adquirido de alteración difusa persistente de las funciones mentales superiores por enfermedad física. Barquero Miguel. Argelaguer Martínez. Las demencias: aspectos clínicos. L. 1999. Estudio descriptivo de los trastornos conductuales en el DCL. Iriarte. Mayo 2010. (pág. B. Alfredo Ardila. 7. agresividad. criterios diagnósticos y clasificación. Matia fundacioa. desinhibición. Sara Fernández Guinea. O. 1/9. Todas las escalas se rellenan mediante información procedente del cuidador. y. (2003).f. al menos una de estas esferas: lenguaje. G. México: El Manual Moderno. Cummings y Benson: "Síndrome de deterioro intelectual adquirido producido por disfunción cerebral que afecta a.matiaf. II Congreso internacional de Neuropsicología en internet. 15-30). de personalidad. A. Signoret: "Enfermedad cerebral que deteriora progresivamente el funcionamiento cognitivo. Guía de Demencias (GENCD-SEN): "Síndrome clínico plurietológico. que implica deterioro intelectual respecto a un nivel previo. del ciclo sueño-vigilia y del apetito.

(2003). Labos E. Revista hospitalarias. Informaciones psiquiátricas. (2009). L. Las demencias: Historia. A. Vallejo Ruiloba. Weiner. Tratado de Neuropsicología Clínica. En V. Argelaguer Martínez. Medición clínica de los trastornos psiquiátricos y del comportamiento en la demencia. 37 . Buenos Aires: Librería Akadia. B. (2008). http://www. Dekker. Handbook of dementingillnesses (págs. Mayo 2010. Clinical Neuropsychology (2º ed). En S. (1985). Demencias. Rincón del profesional: http://www. Depresión y demencia.html (3 of 5) [13/5/2003 02:39:34]. F.htm Villanueva. B. S.Neuropsicopatología de la demencia Joynt R. I. Tariot PN. II Congreso Internacional de Neuropsicología en internet. Revista de Postgrado de la Cátedra VIa Medicina nª 100 . A.. y. Manual de Neuropsicología. diagnóstico y tratamiento. The psycopatology of dementia.Alzheimer. F. Vilalta Franch. P. de Infodoctor. R. (1994). Informaciones Psiquiátricas. (2003). 461-475). Oxford University Press. (Diciembre 2000). (2003). Palacios Fernández de Larrinoa. Recuperado el 02 de Abril de 2010. Estudio descriptivo de los trastornos conductuales en el Deterioro Cognitivo Leve. J. Arturo. Investigación. Junqué. C.com/congreso/congress/pass/conferences/Baquero. J. clasificación y aproximación clínica. Nº revista 172. Madrid: Síntesis. Monográfico Jornadas de actualización en psicogeriatría .)).serviciodc. (2003). Barcelona: Masson. Heilman K.infodoctor. (2006 (1980 1ª ed. O. (2005). E. 6ª ed. .A. Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría. M. 7-13. J. Dementia. Las demencias -2ª parte. Moríñigo. Barcelona: Masson. Miguel Baquero. En M. OTROS SÍNTOMAS NO COGNITIVOS DE LAS DEMENCIAS. Slachevsky Andrea. New York: In Morris JC. P. concepto. S.org/infodoc/alzheimer/articulos/SINTOMAS%20NO%20COGNITIVO S. V.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful