Está en la página 1de 11

“Agenciamiento maquínico y enunciación en torno al Emprendimiento de los pobres en Chile”.

1
Por Osvaldo Blanco.
¿Qué es la lucha de clases? –El proceso antagonista que constituye las clases y determina su relación. –¡Pero en nuestra sociedad no hay luchas de clases! –¡Ya ves cómo funciona! ALFRED HITCHCOCK

1.- Presentación La presente ponencia muestra los resultados de una investigación realizada por mí en el contexto de una beca de investigación patrocinada por Clacso-Crop, en el año 2007. En aquella ocasión hice lo que yo en ese momento llamé un análisis de “discurso ideológico del emprendimiento”. En ese tiempo, encontraba interesante la manera en que bancos, cooperativas y ONG –unas independientes y otras ligadas al sector sociopolítico que hoy, en el 2010, gobierna nuestro país– comenzaban a estructurar un mercado de créditos a microempresarios cada vez más sólido. Durante el transcurso de la investigación, me dediqué a entrevistar funcionarios de dos instituciones distintas de crédito a la microempresa. También, me entrevisté con personas que eran clientes de estas instituciones oferentes de crédito en dinero. A la par de ello, revisé documentos de trabajo del Banco Mundial, con “recomendaciones” en estas materias. La tesis central de este trabajo y de la presente ponencia es que el discurso del emprendimiento se centra en este significanteamo que aglutina la cadena de significantes y permite vislumbrar prácticas discursivas que van desde la producción de los informes del Banco Mundial, los discursos de las instituciones oferentes de crédito y los propios beneficiarios. Me inspira la idea de Deleuze y Guattari, quienes nos dicen que todo agenciamiento es de por si territorial. Vale decir, lo primero que hay que hacer es descubrir la territorialidad que engloban, los espacios de apropiación subjetiva que pueden ser llevados a cabo por un sujeto, grupos, colectivos e instituciones (Deleuze y Guattari, 2004). De esta forma, el propósito de esta ponencia es comenzar a trazar una cartografía de la forma en que el emprendimiento se ha convertido en el significante amo en la nueva lucha contra la pobreza. El territorio común de este agenciamiento traza una línea que cruza desde el Banco Mundial hasta los sujetos clientes y beneficiarios de microcréditos.

Ponencia pronunciada en el IV Coloquio Posnacional de Biopolítica. Estado y Gubernamentalidad: dos siglos en las Américas. 26 Octubre de 2010.
1

-1-

por lo que hay que darle herramientas y posibilidades de superación3. a saber.Este agenciamiento en torno al emprendimiento de los pobres que quiero desmontar aquí estaría estratificado en tres niveles (hablo en estos términos sólo por una cuestión propedéutica. Ello porque a la pobreza se le ve como crisis. Esta visión hegemónica organicista tiene su origen en autores positivistas franceses tales como Saint-Simon. Compte y Durkheim. Las visiones de Sen han sido fundamentales en las nuevas concepciones de pobreza llevadas a cabo últimamente por el PNUD. c) la masa cada vez más amplia de clientes o microempresas que acceden al sistema. Hoy. 2. Estamos hablando de una concepción desde el poder hegemónico en virtud de que la mirada de la sociedad en tanto cuerpo organizado en funciones de autoconservación del orden social. 2 -2- . 3 Esta visión se encuentra claramente en autores tan importantes como el economista indio y premio Nobel Amartya Sen. es decir. desplegándose así ciertas tecnologías que el poder tiene para controlarlo o disciplinarlo. como causa de la delincuencia y como si estuviese asociada con la droga y otros problemas anómicos. la visualizan como una especie de “anomia” a la cual se debe rectificar terapéuticamente. Es notorio ver cómo las ciencias sociales medicalizan a la pobreza. lo que aquí podemos denominar como la concepción organicista de la sociedad. inicial): a) un sistema de ideas que generan una política sobre microcrédito dada por la nueva política social post-ajuste estructural. los pobres son vistos como un “otro” y socialmente son regulados de manera especial con instituciones específicas. la sociedad se ve a sí misma como un cuerpo con órganos que desarrollan sus funciones específicas2.. Desde este punto de vista organicista y hegemónico. la versión más sofisticada del organicismo es la teoría de sistemas del alemán Niklas Luhmann. la “función” es el movimiento de despliegue del cuerpo social sobre sí mismo en su afán de autoconversación autopoiética. El pobre es una persona incapaz de desenvolverse en la sociedad y en el mercado. En relación con esta preponderancia de la función orgánica social. como posibilidad de desintegración del cuerpo social. Desde un punto de vista hegemónico. el pobre es visto como un “otro” que está en directo antagonismo con el cuerpo social “sano”. vale decir. sostengo que el fenómeno de la pobreza se conceptualiza desde un punto de vista de “enfermedad”. Precisamente esta característica común marca toda concepción que los distintos sectores ideológico-políticos de la sociedad tienen del pobre. De esta forma.Las particularidades de la pobreza y el emprendimiento desde el Banco Mundial y la política social chilena Sea cual fuese el enfoque de pobreza del cual hablemos. b) unas instituciones oferentes que prestan sus servicios microcrediticios.

el segundo actuaría bajo las leyes propias de la sociedad de mercado como una especia de individuo autovalente. dicho de otra forma. así como también el ejercicio sobre los sujetos rotulados como pobres. La actual política social dentro de la cual podemos insertar al microcrédito tiene su origen en América Latina a partir del fracaso que significaron las medidas de “ajuste estructural” instaladas en la década de los 80 a instancia del FMI y el Banco Mundial. Con esto Simmel nos está señalando que la sociedad. somete a la población con este tipo de características a un control y tratamiento de distintos ámbitos de su existencia. citado por Murillo et. el alemán George Simmel. ocupan un puesto orgánico específico dentro del todo. el destino vital no es una cuestión que sea decidida por los propios individuos. conocida también como “reforma de segunda generación” o “ajustes del ajuste”. comunidades) intenten corregir esta manera de ser” (Simmel.Uno de los fundadores de la sociología moderna. 2006). en especial en temas como el empleo y la distribución del ingreso. pero este apartamiento “no significa una exclusión absoluta. por destino puramente individual. pero este puesto no está determinado por el destino y manera de ser propia. Esta nueva política social. al. El sujetopobre de las políticas asistencialistas no es el mismo sujeto-pobre “proactivo” que monta una microempresa y recibe un préstamo de dinero para prosperar en el mercado. el sujeto pobre– ha sido radicalmente modificado. sino por el hecho de que otros (individuos. Mientras el primero espera una satisfacción externa de sus carencias de bienes y/o servicios. vista así misma de manera orgánica como un cuerpo social. la propia sociedad se establece a partir de exteriorizar y volver población-objeto al pobre. asociaciones. es la sociedad la que determina el destino vital de este sector de la sociedad o. Ahora bien. No se puede entender la creciente importancia que mundialmente se le está concediendo al microcrédito sin entender que la pobreza misma –y en particular. se fue consolidando a mediados de los 90 hasta la actualidad a medida de que el problema de la pobreza se profundizó. La preponderancia de la “función social del Estado” tiene que ver precisamente con que la institución de poder más importante de la modernidad –el Estado– gestiona y administra la vida de los sujetos-pobres en el marco de su propia concepción de poder y de sus propios intereses. es fundamental entender aquí que el microcrédito a la microempresa es un fenómeno que tiene una línea diferente al asistencialismo al cual nos hemos acostumbrado al pensar en la “función social del Estado”. Esto es así en virtud de que el propio concepto de pobreza ha sufrido una profunda modificación. La categoría de la “pobreza” implica toda una arquitectura discursiva (lenguaje y prácticas) que producen dicho rótulo. sino que envuelve una relación perfectamente determinada con el todo” (Ibíd. De esta forma.). da cuenta cómo la sociedad moderna ve a la pobreza como un grupo de individuos que tienen como característica especial constituir “una constelación única: un número de individuos que. -3- . Es decir.

también permiten mostrar cómo ciertas formas de gobierno objetivan al sujeto que se pretende administrar mediante determinadas variables. ámbitos vitales como la salud. de la peligrosidad criminal. Nos referimos a términos tales como el capital social. vale decir. la literatura sobre el tema le denomina “reforma de segunda generación”4.al. etc. es tan evidente este cambio que es muy fácil observar la aparición de una cadena de significantes de corte proactivo que desplazan episteme asistencialista que caracterizaba a la política social tradicional. de subjetividades que no se adecuaban a las viejas categorías de las políticas. De esta forma. en suma. el Fondo de Desarrollo de Capital de las Naciones Unidas y el Banco Mundial. En efecto. op. el empoderamiento. de la enfermedad. capacitando a la personas para que progresen económicamente con la expectativa de que alguno de ellos puedan llegar a utilizar servicios bancarios formales (Carpintero. Esto es una parte fundamental de la gestión del riesgo. el trabajo. Las políticas sociales contra la pobreza se enmarcan dentro de lo que Foucault desarrolló con la noción de gubernamentalidad en tanto conjunto de diferentes tecnologías de poder cuyo objeto es la “población” (Foucault. de la pobreza como posibilidad de desborde o crisis social. los cuales giran en torno a una nueva concepción del sujeto-pobre mucho más participativo que las concepciones de sujetopobre desde un punto de vista asistencialista. Esto se encuentra completamente alejado de la noción de “Cuerpo sin Órganos” de Deleuze y Guattari (2004). Estados Unidos. 4 -4- . el accountability.cit). Francia. De hecho. la configuración discursiva interpela a un nuevo sujeto-pobre –el emprendedor– como una forma de codificar o reterritorializar la dispersión de prácticas y sentidos. Lo Vuolo et. 2007). se constituyeron en técnicas de individuación que distribuyen a los valores de los sujetos en los campos de lo normal y lo anormal. Dicho de otro modo. de la producción. 1998: 114-116). el Banco de Desarrollo Africano. el PNUD. de la pobreza. entre otros. la participación.Esta reconceptualización de la pobreza pasa por una crisis del paradigma neoliberal del “chorreo” (“derrame”). A este giro. En sus inicios (junio de 1995) contó con la participación de 10 miembros donantes: Canadá. programas y proyectos sociales de tipo asistencialista. la gubernamentalidad remite al ejercicio mediante el cual el poder de Estado combate orgánicamente al sector de la población que entra dentro de la variable “pobreza”5. 5 Al tiempo que la gubernamentalidad demuestra cómo estas relaciones de poder dan cuenta de diversas formas en que unos hombres gobiernan a otros. la sexualidad. Tanto el CGAP como el propio BID han sido dos de los más importantes protagonistas de créditos a ONG para la consolidación del sistema de microfinanzas tal y como lo conocemos hoy en ALC. El objetivo del CGAP es dirigirse a los más pobres para que éstos se beneficien de una mejora en el acceso a los servicios financieros. el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola. Así. 1996. podemos decir que la categorización de una parte de la población bajo el rótulo de “pobre” implica la necesidad de canalizar el La importancia del Banco Mundial en el tema de la consolidación de un mercado de créditos a microemporesas se debe fundamentalmente al Consultive Group to Assist the Poorest (CGAP). entre otros. una iniciativa creada y promovida por el Banco Mundial y que tiene actualmente una fuerte relación con el BID. Países Bajos. supuesto efecto directo del crecimiento económico y liberación del mercado (Salama y Valier.

. esto es. Para nosotros son derechamente clientes. de clientes. cuando lo hacen. de reterritorializar la desterritorialización de las subjetividades a partir de un código.. Por otra parte. también es interesante analizar es la inmediata relación que las instituciones oferentes realizan respecto de otro significante: la responsabilidad. Pueden sentirse a veces molestos. el ser “cliente” y ser “socio” –pese a tener definiciones distintas– se juntan como unidad separada respecto al término “beneficiario”. porque en realidad ellos no están optando a un beneficio. sino que a un servicio microfinanciero”. una categoría. . esto es.“Los clientes pagan y. para mucha gente que está abocada al concepto caritativo del desarrollo social. la responsabilidad en el pago permite que el cliente exija de la institución oferente un mejor servicio. en el sentido de que cumplieron a cabalidad con algo y tienen el derecho a exigir que ese algo sea lo mejor”. Esto nos confirma que la separación entre cliente y beneficiario (poniendo énfasis en el primer término por sobre el segundo) es clave para entender al emprendimiento como “capacidad” de la microempresa para desenvolverse en el mercado propio de una política de “segunda generación”. se sienten contentos de haber pagado por haber cumplido un compromiso. pero -5- . Es decir. A continuación. hay una idea de que el pobre “opta” por un servicio.El discurso ideológico en las instituciones oferentes: Capacidad de “Clientes”. Para poder profundizar en esto analicemos el siguiente enunciado que el gerente general de una institución oferente de crédito señaló en una de las entrevistas que tuvimos con él: . un nuevo significante: el emprendimiento. eso no cabe dudas. la palabra cliente les produce”. Ellos pagan por su crédito y pagan bastante dinero. 3.“La primera distinción que nosotros hacemos es que no son beneficiarios. De estas palabras se entiende que..despliegue del cuerpo sin órganos. sino clientes o socios. El derecho a exigir es una garantía simbólica que sólo la obtenemos si nos ponemos en el papel de compradores. no es una tasa subsidiada [.“A nosotros ‘nos carga’ la palabra beneficiario porque establece una relación de asistencia desde la fundación hacia los clientes. En segundo lugar. a la manera de “cliente”. el relato de dos importantes funcionarios de dos instituciones oferentes de crédito: . no de “Beneficiarios” Para las instituciones oferentes las microempresas son “clientes” que asumen una deuda con las mismas condiciones que se enfrentan con cualquier otra entidad financiera.] así que nosotros abortamos hace varios años la palabra beneficiario de nuestro discurso y se instaló el tema cliente. pero estas molestias fueron porque hicieron algo que es importante para ellos. primero. con los elementos negativos que.

como una oportunidad en la cual ellos toman toda la responsabilidad. la ideología (y en este caso. lo que en esta ponencia se entenderá como aludiendo a un “deber ser”. sino que un “imperativo del superyó” (Zizek. clientes que pagan su crédito). la ideología del emprendimiento) se enuncia asumiendo una directa interpelación al sujeto-pobre en base a un “siempre-ya”. Es interesante ver cómo el pago de las cuotas del crédito permite al individuo tener el derecho de exigir mejores ofertas. de hecho. por el concepto de “interpasividad” debemos entender una relación social. pero que tiene justamente la finalidad de que ellos las asuman como un servicio. pero no por eso menos capaz. mirar a la persona en la totalidad de su dignidad. debemos entender que este discurso del emprendimiento (al ser desarrollado en lugares externos a los clientes) es eminentemente “inter-pasivo”. el “tú puedes” que es el núcleo de la ideología actual de la cual nos habla Zizek6. pasivamente. goza en vez de nosotros? […] “Por ejemplo.responsables (es decir.: 98). una interpelación ideológica del discurso de la institución oferente hacia los clientes.“[. Una persona funcionaria de alto cargo dentro de una institución oferente de microcrédito señaló lo siguiente: . las latas de Cola cola con inscripciones de tipo ¡Ooh! ¡ohh! ¡qué sabor!. sino que es..“Y eso es. pero donde el sentido de la acción (generalmente ligada al consumo de una mercancía) no está en nosotros.] Lo importante es que ellos pagan por este servicio una comisión que no tiene fines de lucro. un “goce” superyoico. externamente al sujeto.. 2005: 100). igual a nosotros. que está en una situación o condición económica diferenciada. Se trata de aceptar que el goce mismo no es un estado espontáneo inmediato proveniente del “interior” de los sujetos. no por eso hay que subestimar su potencial de hacerse cargo de un compromiso y una responsabilidad como cualquier otra persona”. -6- . responsabilidad muy similar a la que obtendría una persona en un sistema formal de préstamo. En esta interpelación ya está el goce puesto de antemano. pero no dejan de tener las condiciones generales que ellos tendrían que enfrentar si estuviesen trabajando con otra entidad de finanzas o microfinanzas”. Tal y como señala este autor: “¿No es la inter-pasividad la otra cara de la interactividad? ¿No es la contraparte necesaria de mi interacción con el objeto esta situación en la que el propio objeto toma mi reacción pasiva de satisfacción? […] [Acaso] ¿no somos testigos de una gran cantidad de inter-pasividad en los anuncios publicitarios en los que el producto. La lectura que propongo realizar aquí no solo implica una posible convicción del funcionario de la institución respecto del pobre. ya simulan por adelantado la reacción ideal del consumidor” (ibíd. es decir. Si la interactividad implica el sentido de los procesos de interrelación en los que los actores se ven inmersos. cantidad bastante acotada a las características de nuestros microempresarios y de sus negocios. para las instituciones oferentes los microempresarios son “siempre6 La “inter-pasividad” es el complemento sombrío de un clásico concepto sociológico: la interactividad. sino en las obligaciones culturales o superyoicas que performativamente nos constriñen en las relaciones sociales que establecemos con los demás. a juicio nuestro. incluso antes que el propio sujeto lo establezca. . como un ser humano completo. solamente que el diseño de los montos y las condiciones del crédito se adaptan a las condiciones generales de ellos. Como bien dice Althusser. Ahora bien.

“He debido trabajar durante toda mi vida. claro que estoy orgullosa” . irracional y sin significado del término emprendimiento. Algunos de los relatos estudiados revelan que las personas ven al emprendimiento como las simples “ganas de salir adelante”. Lo más interesante de todo este ejercicio fue que mientras los significantes se reproducían bajo muchas formas distintas. las personas que acceden a los microcréditos ofrecidos por estas instituciones visualiza al emprendimiento como algo más bien ligado a su propia condición de trabajo independiente.. . le falta esa chispa para emprender negocios”. Si tengo un uno. Es decir.“el emprendimiento es progresar”..“no sabría explicarle bien. Al respecto. el emprendimiento es percibido como una característica relativamente autónoma del crédito (por tanto. el emprendimiento es emprender (sic) y tener otro local.“hay gente que [.“yo tenía eso de emprender de siempre”. .El discurso ideológico de las microempresas: La interpelación ideológica del emprendimiento de los pobres como “efecto retroactivo” Si bien las instituciones oferentes despliegan un discurso interpasivo.ya” emprendedores.“siempre he surgido por mí misma”.. .] todas las personas que partimos trabajando y que somos comerciantes queremos emprender y tener algo más allá.. en el “goce” mismo. .. .“El emprendimiento es crecer con mi negocio” . 4. ..“todas las personas que somos comerciantes queremos emprender y tener algo más allá”.“Esa cuestión de partir y emprender y todo lo demás lo tengo de antes de Fondo Esperanza [.“[.. . Pa’ mí el emprendimiento es progresar.] le falta esa chispa para emprender negocios”. subtendidamente había un significado que “se quedaba atrás” con respecto a la progresión de la cadena de significantes. sumado a una cuota importante de “viveza” y “pillería”. de las instituciones oferentes). en especial en los casos de varios años de experiencia en el rubro y de al menos dos años como clientes.. . Las frases saturadas de 7 conversaciones grabadas manifiestan lo que aquí decimos: . moral y superyoico respecto del emprendimiento. Aquí reside la efectividad de la interpelación ideológica. dos relatos de casos distintos nos confirman esto: .“poco a poco he ido subiendo”. Esto lo vemos en la multiplicidad de frases que pudimos rescatar de las entrevistas. tener dos o tener tres” Existiría lo que podríamos llamar un “espíritu emprendedor” por sí mismo. pero no tiene .] hay gente que tiene la mejor intención del mundo. pero como que siempre he sido buena pa’ los negocios”.“soy luchadora” -7- . con independencia de la ayuda de la institución oferente de crédito.

Estas pocas frases demuestran que los significantes pueden deslizarse perpetuamente. En tanto existan muchas frases enunciadas por los casos estudiados que nos remitan a la misma idea. “siempre fueron emprendedoras”. el efecto ideológico de lo que aquí hemos llamado discurso del emprendimiento es mucho más potente y eficaz. detiene su deslizamiento y fija su significado” (ibíd. El ejercicio que debemos organizar es de encontrar el significante que actúa como “punto nodal” del deslizamiento infinito de significantes. La efectividad del significante-amo del emprendimiento radica en que cuando éste aparece “todo se esclarece” y las personas pueden sentir que. pero con otras palabras. A modo de conclusión. otros significantes.: 125).Preguntas abiertas. No es que ahora lo sean pues antes no lo fueron. 2003: 125-150). proliferan bajo formas siempre impredecibles. Sostengo que el significante del emprendimiento es el término de referencia principal para “lo mismo” que las microempresarias ya venían enunciando sobre sí. En la presente ponencia intenté demostrar las siguientes proposiciones en torno al agenciamiento maquínico y de enunciación del emprendimiento en los pobres: 1. se reproducen por montones. la visualiza desde un punto de vista terapéutico. pero habría un significado especial. es decir. los significantes abundan. su significación ‘literal’ depende de su plus de significación metafórico” (ibíd. tenemos que remitirnos a la tesis de la “retroactividad del significado” desarrollada por Lacan y retomada por Zizek para el estudio de la ideología (Zizek. “aquél término que los ‘acolcha’.). sino que siempre lo han sido y ahora “lo saben conscientemente”. pues éste no hace sino “acolchar” estos significantes que flotan y se reproducen infinitamente. sobredeterminada por la articulación de los mismos en una cadena con otros elementos –es decir. Es decir. significantes flotantes “cuya identidad está ‘abierta’. De esta manera.. en realidad. Recordemos que una de las premisas centrales de la “teoría de la ideología” es que aquella ideología que no se articula con la experiencia viva de los sujetos simplemente estará destinada al fracaso. La interpretación retroactiva del efecto de significación con respecto al significante se basa en el principio de que mientras el significado es el mismo. -8- . sin amarrar. esto es.Que el discurso general sobre la pobreza (y en particular sobre el emprendimiento del pobre) se entiende desde el punto de vista orgánico de cómo un orden social que pretende conservar su hegemonía visualiza a la pobreza como una enfermedad. los espacios ideológicos se van diseñando a partir de elementos sin ligar. siempre nuevas. Para explicar esto vamos a presentar la hipótesis del “efecto retroactivo” del significado del emprendimiento en los sujetos de la interpelación ideológica del emprendimiento. 5.. el significante-amo que “aterriza” esta volatilidad de los significantes.

. a un pobre de tipo más proactivo. Desde el punto de vista de los sujetos-pobres..Que hay una relación discursiva entre “emprendimiento” y el “microcrédito” dentro de un proceso ideológico de definición de una nueva concepción de pobreza y del “sujeto-pobre”. desorganizado. Se trata de un proceso dialógico más que monológico que obliga a reconocer el interés del súbdito. En otros términos. intentando buscar aquellas resistencias que micropolíticamente le dan un giro al término -9- . surge la pregunta sobre cómo devenir en un “cuerpo sin órganos”. en segundo lugar. cuerpo sin organización.2. las ideologías deben ser bastante reales y creíbles para proporcionar la base sobre la que las personas puedan forjar una identidad coherente. Desmontar al emprendimiento y ponerlo como la ideología efectiva que es. Sobre esta episteme hablada desde múltiples niveles. Aquí observamos un cambio del pobre desde el enfoque asistencialista. 4. el emprendimiento se convierte en una ideología y práctica discursiva que gestiona el comportamiento de las personas que caen bajo la categoría de “pobres”. En otras palabras. hay que ir más allá. pasando por instituciones intermedias entre ambos. la ideología del emprendimiento conjuga esta obligación del goce inter-pasivo ajustándose hasta cierto grado a lo que los sujetos-pobres saben de la realidad social.. A su vez. conformando lo socio-cultural y las subjetividades de manera fragmentada y resistente al poder organicista del cuerpo social hegemonizado. deben también implicarse significativamente con las necesidades genuinas. esto es. lo cual tiene relación con las actuales sociedades del riesgo. En otras palabras.Este orden social al cual aludo va desde instituciones supranacionales como el Banco Mundial que diseñan las líneas gruesas de las políticas de desarrollo en los distintos países hasta la subjetividad de los propios microemprendendores. modulándose en la jerga particular de los dominados y volviéndose ideologías plausibles y atractivas (Eagleton. notamos una carga inter-pasiva en tanto goce del ser emprendedor que es exterior a la subjetividad de los pobres. En suma. las instituciones oferentes gozan de forma superyoica el emprendimiento de los pobres. Pero. 3. Pienso que una vez terminado de exponer lo dicho hasta aquí. podemos preguntarnos principalmente cómo se sale de un orden de dominación biopolítica como este gobierno de la población pobre.cit: 36). no es sólo que las ideologías dominantes impongan externamente (desde arriba hacia abajo) las necesidades y deseos de las personas sometidas a ellas.No obstante. surge la pregunta acerca de cómo devenir en un cuerpo sin órganos que sea cualitativamente distinto al cuerpo organicista que ataca a la pobreza en tanto fenómeno anómico. op. Pienso que un primer paso es poner en evidencia y desmantelar todo el agenciamiento maquínico y de enunciación sobre el emprendimiento. Es decir. pese a lo recién dicho. el emprendimiento es un discurso eminentemente práctico que se instituye desde la interacción de dominantes y dominados con la realidad social.

locas. flujos en todos los sentidos. el poder se mete en la cabeza de los individuos sin necesidad del disciplinamiento ejercido por parte de institución alguna. 2004: 47-48). El control es “al aire libre” y ya no necesita lugares cerrados. Buenos días y muchas gracias por su atención. Focos de resistencia atravesados por materias inestables no formadas. sentidos que remitan a la formación de subjetividades que resisten a las conceptualizaciones hegemónicas sobre lo que es un emprendimiento en contexto de pobreza. psiquiátricos. y esto es así en virtud de que en ambas formas sociales el poder hegemónico pretende controlar todos los flujos que chorrean por el plano social. Por último.emprendimiento y se salen de las lógicas políticas que el poder teje y reterritorializa. 1999). escuelas. Tales resistencias no las podemos inventar especulativamente. Podríamos decir que el control es más democrático y legítimo. firmemente anclados al suelo en virtud de instituciones sólidas que encierran al cuerpo dentro de un territorio determinado (cárceles. Vale decir. debido a su carácter subjetivo (ideológico) es una forma de administración de la pobreza que va más allá de lo disciplinario. sedentarios. tal y como Deleuze entiende esta diferencia en su texto “Post data sobre las sociedades de control” (Deleuze. se vuelve urgente visualizar nuevos sentidos que se desenmarquen del emprendimiento tal y como aquí lo hemos visto. cuerpo con órganos y funciones. Si al disciplinamiento lo entendemos como diversos mecanismos biopolíticos eminentemente físicos. Debemos ser capaces de descubrirlas e investigarlas. objetivando una visión de sí mismo y de la sociedad como cuerpo social organizado. La función terapéutica existe tanto en sociedades disciplinarias como en sociedades de control. desmantelar este tipo de administración de la vida y de la fuerza de trabajo es el propósito principal de mi intervención aquí esta mañana ante Uds. . fábricas. O. Por todo lo hasta aquí dicho. el punto de fuga del agenciamiento maquínico y de enunciación en torno al emprendimiento. En las sociedades de control. físicos o territoriales para ejercer funciones terapéuticas. En suma.10 - . etc. dicho de otro modo. buscando rescatar el pequeño relato. esto es. resta señalar que el tratamiento que aquí le he dado al tema del emprendimiento como parte de un dispositivo de tecnologías sobre el sujeto-pobre se debe entender desde un punto de vista del “control” más que del “disciplinamiento”. las funciones terapéuticas exclusivamente de tipo disciplinario. al emprendimiento lo situamos desde un punto de vista del control. el emprendimiento. la pequeña historia. intensidades libres o singularidades nómadas. partículas. Se trataría de investigaciones en torno a sentidos y procesos de subjetivación surgidas de los resquicios del poder y de las políticas sociales actuales. transitorias (Deleuze y Guattari.).

L. 10. Editorial Pre-textos. Motto (2006) “La interpelación ideológica a reformular los significantes pobreza. en La arqueología del saber (Buenos Aires: Siglo XXI). vulnerabilidad y riesgo social”. CGAP (2001) “Microfinanzas. Althusser. Territorio. Salama. Grondona y E. Aula 575.) (Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica) 2. (Washington D. Carpintero. 12.(2007) Seguridad. Gilles y Félix Guattari (2004) “Mil mesetas: Capitalismo y Esquizofrenia”. Una introducción (Barcelona: Paidós) 8. donaciones y respuestas no financieras para la reducción de la pobreza: ¿dónde encaja el microcrédito?”. Slavoj (2003) El sublime objeto de la ideología (Buenos Aires: Siglo XXI) 13.) 3. Slavoj Zizek (comp. Deleuze. El microcrédito como la gran esperanza del siglo XXI (Bilbao: Deusto) 4. Nº 3 (Santiago de Chile).6. Susana. Susana Murillo (coordinadora) 11. -----------. Murillo. Buenos Aires. Aguilar. Informe sobre el desarrollo mundial 2002. La interpelación del Banco Mundial a América Latina y el Caribe.C.89-101. Banco Mundial (2002) Instituciones para los mercados.(2005) “El malestar en el fetichismo” en Actuel Marx.Bibliografía 1. Población.. pp. . pp. 2004 6.105-116. Sexta edición. Clase 4 del curso Campus-Virtual CLACSO. Panorama general. Samuel (1998) Los programas de apoyo a la microempresa en América Latina. Valencia. Louis 2003 (1969) “Ideología y aparatos ideológicos de Estado” en Ideología. en Conversaciones (1972-1990). A.11 - . La ideología de la inseguridad como condición de posibilidad de la naturalización de la desigualdad y la excepcionalidad. Gilles (1999) “Post-data sobre las sociedades de control”. Pierre y Jaques Valier. ---------------. Deleuze. J (1996) “La vía liberal de lucha contra la pobreza” en Neoliberalismo. España.127-157. Terry (2005) Ideología. 7. FCE. desigualdad. Zizek. Pobreza y Desigualdades en el Tercer Mundo (Buenos Aires: Miño y Dávila Editores. Michel (2002) “La formación de las estrategias”. CIEPP) pp. 9. Nº 20 (Nueva York) 5. Un mapa de la cuestión. Pre-Textos. Enfoques. Eagleton. Foucault.