Está en la página 1de 16

ERRORES DE MEDICACION EN PEDIATRIA

Pere Sala, Sol Ugarte

INTRODUCCION se constató una tasa de error que alcan-


zó el 7% en el último año estudiado.9
Los errores de medicación se producen La Task Force on Medication Use of the
por la utilización inadecuada de un fár- Joint Commission on Acreditation of
maco durante el tratamiento médico y Healthcare Organizations (JCAHO)con-
pueden provocar daño al paciente. sidera la tasa de error de medicación
Generalmente aparecen como. conse- como el indicador más importante de
cuencia de fallos humanos (falta de calidad en el sistema de utilización de
conocimiento terapéutico, disminución medicamentos.10
de atención, lapsus mentales)ls2o fallos
del sistema y por lo tanto son un tipo de Ciertos grupos de pacientes por sus
eventos que se pueden prevenir.3 A características inherentes, tienen un
pesar de que la mayoría de errores de mayor riesgo de padecer errores de
medicación no se detectan y tienen medicación y potencialmente mayor
poca repercusión clínica, algunos pue- morbilidad. A este grupo pertenecen
den producir importante morbilidad o los pacientes pediátricos.4
mortalidad.4 Los errores de medicación
asociados a morbilidad y mortalidad En este capítulo analizaremos los facto-
aumentan los costes de la asistencia res que aumentan el riesgo de errores
sanitaria y son una causa frecuente de de medicación en el paciente pediátri-
demanda judicial que afecta a pacien- co, su mayor incidencia en unidades
tes, familias, instituciones y médicos.5 especiales como son la UCI pediátrica y
la UCI neonatal, los tipos de error que
En el marco hospitalario es donde se se producen con mayor frecuencia y
han realizado la mayoría de estudios finalmente daremos una serie de reco-
sobre errores de medicación. Estos pue- mendaciones para prevenirlos.
den ser el resultado de la acción del
médico, farmacéutico, enfermería u
otro personal del hospital e inclusive ERRORES DE MEDICACION EN EL
del propio paciente. La incidencia de PACIENTE PEDIATRICO.
error de medicación comunicada es FACTORES DE RIESGO
variable y oscila entre un 4 y 17% de
todos los ingresos hospitalarios."-8 En Los pacientes pediátricos forman parte
un estudio realizado en nuestro centro, del grupo de población de pacientes
durante los aiios 1994 al 1996, sobre con mayor riesgo de padecer errores de
errores de medicación por observación, medicación. Existen diversos factores
P. Sala, S. Ugarte

que aumentan dicho riesgo y funda- cularmente con la prescripción de anti-


mentalmente son:11-17 bióticos, puede producir una mayor
probabilidad de error en un número
En primer lugar, existen diferencias y sustancial de niños.lg
cambios farmacocinéticos dependien-
do de la edad y el estadio madurativo
del paciente, básicamente en cuanto a TIPOS DE ERRORES DE
función hepática y renal. MEDICACION

En segundo lugar, la necesidad de cal- Los errores de medicación se pueden


cular dosis individualizadas basadas producir a cualquier nivel del proceso
en la edad, peso, superficie corporal y terapéutico, desde el momento en que
condición clínica del paciente. El pro- se genera la orden médica, hasta que el
ceso matemático que comporta el cálcu- paciente recibe la medicación. Los erro-
lo de dosis en los niños introduce una res de medicación pueden clasificarse
fuente de error.'* en errores de prescripción (generados
por el médico), de dispensación (gene-
En tercer lugar, la falta de disponibili- rados por farmacia), de administración
dad de formas de dosificación (algunos (generados por enfermería) y finalmen-
preparados comerciales sólo están dis- te errores de cumplimiento por parte
ponibles en forma sólida) y la falta de del paciente. En el capitulo 2 se ha pre-
concentraciones apropiadas para la sentado la clasificación de los errores
administración a niños. Ello requiere de medicación según la ASHP.
cálculos adicionales y la manipulación
de los productos comerciales disponi- Hablamos de error potencial cuando se
bles, a menudo sin tener en cuenta la ha podido detectar y corregir antes de
estabilidad, compatibilidad o biodispo- que se haya producido. La detección de
nibilidad del producto. errores potenciales debe ser un compo-
nente del proceso rutinario de mejora
En cuarto lugar, la necesidad de medi- de calidad de un hospital.
das de dosificación precisas y sistemas
apropiados de administración de fár- Existen diversas causas por las que se
macos. producen errores de medicación. Entre
las más frecuentes destacan: diseño
En quinto lugar, la falta de información ambiguo de concentración en el etique-
publicada o la falta de aprobación por tado o presentación, nomenclatura del
parte de la FDA en lo que concierne a producto farmacéutico con apariencia o
dosis, farmacocinética, seguridad, efi- nombre similar, utilización de prefijos
cacia y utilización en práctica diaria de de letras o números y sufijos en los
fármacos en la población pediátrica. nombres de los medicamentos, fallo o
mal funcionamiento del equipo de
Y, finalmente, el elevado número de administración, escritura ilegible por
prescripciones de medicamentos, espe- parte del médico, transcripción erró-
cialmente en el niño pequeño y parti- nea, cálculo no seguro de dosis, perso-
Errores de medicación en Pediatría

nal inadecuadamente entrenado, utili- ser fuente de error. En los centros hos-
zación de abreviaturas inapropiadas pitalarios donde existen médicos en
durante la prescripción, errores de eti- periodo de formación es frecuente que
quetado, carga excesiva de trabajo del se produzcan errores de cálculo por
personal sanitario, lapsus del individuo parte de los médicos residentes debido
y finalmente medicación no disponible a su menor conocimiento terapéutico,
que el prescriptor sustituye por otras excesiva carga de trabajo o a la propia
menos conocidas.20 fatiga.

Cuando revisamos los diferentes tipos Algunos centros docentes en Estados


de error de medicación en el paciente Unidos realizan una prueba a los resi-
pediátrico, los errores más comunes dentes de primer año para detectar
son los de prescripción y dentro de individuos con dificultades en la habi-
éstos, los de dosificación y frecuencia lidad para el cálculo matemático.
de administración.21 Un estudio de Aconsejan a los diferentes centros, que
prescripción en un departamento de antes de empezar a prescribir medica-
urgencias pediátricas demostró que los ciones, los residentes se sometan a una
errores de dosificación representan el prueba y a los individuos con dificultad
34,4% de todas las prescripciones.22 para el cálculo se les proporcione un
programa para solucionar el problema.
Otros errores comunicados con fre- Los errores tienden a disminuir cuando
cuencia derivan de la prescripción de aumenta la experiencia y capacitación
una medicación inadecuada para el del médico.25
proceso que se está tratando, vía erró-
nea de administración, desconocimien- Es frecuente también que se produzcan
to de las interacciones farmacológicas, errores con los ceros y los puntos deci-
ausencia de control de los efectos males. Por ejemplo al prescribir .2 en
adversos del fármaco y por último una vez de 0,2 o poner 2.0 en vez de 2 puede
comunicación inadecuada entre el inducir la administración errónea de 2
médico, otros miembros del equipo de en el primer caso y 20 en el segundo. En
asistencia y el propio paciente.21.23 Es general es preferible no usar decimales
probable que el grupo de fármacos cuando se puede utilizar un número
implicados con mayor frecuencia en completo, como por ejemplo poner 500
errores sean los antibióticos, debido a la microgramos en vez de 0,5 g.26
alta tasa de prescripción en el grupo de
edad pediátrico.lg.24 Son también relativamente frecuentes
en pediatría los errores de dosificación
Los errores de dosificación se produ- diez veces por encima de la dosis
cen generalmente por errores de cálcu- correcta. Volúmenes diez veces supe-
lo. La práctica totalidad de fármacos riores pueden parecer engañosamente
que se administran en pediatría se cal- correctos, mientras que en el adulto es
culan según el peso o la superficie cor- más difícil que ello ocurra, debido a
poral del individuo y por tanto requie- que resultaría en un inaceptable gran
re un proceso matemático, que puede volumen de la solución base.27
P. Sala, S. Ugarte

Las medicaciones con régimen de dosi- ción alérgica o bien a una interacción
ficación complicado también inducen a farmacológica.24
error en el momento del cálculo, como
puede ser cuando se inicia digital a un La existencia de diversas vías de admi-
paciente. En estos casos es de gran uti- nistración de los fármacos hace posible
lidad la comprobación del cálculo por que se puedan producir errores al adrni-
otro profesional. nistrar un medicamento por una vía
que no le corresponde. En nuestra expe-
La existencia en el mercado farmacéuti- riencia recordamos el caso de un niño
co de múltiples concentraciones dispo- afecto de otitis media que recibió erró-
nibles de un mismo fármaco (por ejem- neamente por vía tópica (en el conduc-
plo el paracetamol y ciertos antibióti- to auditivo externo del oído afecto) una
c o ~ )induce al profesional a cometer suspensión de amoxicilina + ac. clavu-
errores de prescripción si desconoce la lánico que se había prescrito por vía
concentración del producto. Esto últi- oral.
mo es más frecuente en pediatría al
existir múltiples formas de presenta- Otra fuente de error de medicación es la
ción farmacéutica en el mercado en falta de control por parte del médico y
forma de suspensión y se hace por tanto personal sanitario que está a cargo del
necesario conocer con exactitud la con- paciente, de los efectos adversos de los
centración de cada producto.19 fármacos. Mantener una medicación
que está produciendo una reacción
Los errores de prescripción de un fár- adversa o bien no realizar los exámenes
maco no adecuado para el proceso que pertinentes para monitorizar ciertos
se está tratando dependen generalmen- tipos de fármacos son también errores
te del grado de conocimiento terapéuti- que se producen en la práctica diaria
co del prescriptor. del tratamiento en niños.

En este grupo entrarían por ejemplo la Fármacos como por ejemplo digoxina,
mala política en la utilización de anti- aminoglucósidos, vancomicina y diver-
biótico~que puede favorecer la apari- sos tipos de anticonvulsivantes, requie-
ción de resistencias. El ejemplo más ren monitorización de niveles plasmáti-
claro de ello en nuestro medio, es la cos para adecuar la dosis a cada pacien-
elevada tasa de resistencia a penicilina te y evitar toxicidad.21
del neumococo en niños que han reci-
bido numerosos tratamientos antibióti- Para finalizar con los errores de pres-
cos durante los primeros años de vida. cripción, no podemos olvidar los erro-
res que se producen por escritura ilegi-
Evidentemente y al igual que en el ble por parte del médico o prescribir
adulto, el desconocimiento de la histo- órdenes médicas poco concisas o con
ria clínica del paciente, en especial en abreviaturas. Estos problemas desapa-
el aspecto de alergias y otros fármacos recen si las órdenes médicas se realizan
que toma el paciente, puede contribuir a través de un sistema informático de
a una mayor probabilidad de una reac- prescripción de medicamentos.28
Errores de medicación en Pediatría

En la práctica hospitalaria son también su aparente presentación similar o por-


frecuentes los errores de administra- que tienen un nombre similar. Es clási-
ción. Los errores en el horario de admi- co el artículo publicado por Solomon
nistración del fármaco son los más habi- en 1984, que describe un brote inexpli-
tuales. La coincidencia de diversas cable de enfermedad en una unidad
administraciones a diferentes pacientes neonatal que afectó a nueve recién naci-
al mismo tiempo, hace que algún pacien- dos. Los pacientes fueron inicialmente
te reciba su medicación más de una hora diagnosticados de sepsis neonatal, pero
antes o después del horario prescrito en la investigación epidemiológica y de
el esquema de medicación o incluso, que laboratorio evidenció que dicha enfer-
se omita alguna de la dosis. A ello pro- medad fue el resultado de un error
bablemente contribuye la carga asisten- recurrente de medicación, al confundir
cial del servicio de enfermería en ciertos los frascos de vitamina E con los de
momentos de la práctica diaria. adrenalina racémica por su gran simili-
tud en cuanto a forma y tamaño del
Otros errores de administración provie- envase.30
nen de una técnica inadecuada en la
administración, como por ejemplo una Finalmente diversos errores se produ-
dilución del fármaco con un volumen cen por una comunicación inadecuada
inadecuado para su administración por entre el médico, otros miembros del
vía intravenosa. También la utilización equipo de asistencia y el propio pacien-
de volúmenes de dilución excesivos te. Cambios de medicación, prescrip-
para administrar fármacos por vía oral. ción de medicamentos en dosis o inter-
La menor habilidad para dar un medi- valos no habituales o cambios de ubica-
camento a niños pequeños que se nie- ción del paciente dentro del mismo
gan a colaborar en el momento de tomar hospital pueden inducir a error de
la medicación, puede condicionar una medicación si el médico no comunica
dosis insuficiente o la omisión de la con especial atención al servicio de
misma. enfermería, farmacia o al propio
paciente, el cambio realizado. No es
En pediatría se producen errores de infrecuente que, dosis de medicamen-
administración cuando se desconoce la tos "inusuales" se cambien por la dosis
técnica adecuada para la administrar "habituales" si el médico no explica
ciertos tipos de presentación farmacéu- bien las nuevas órdenes una vez se han
tica. Es el caso de los broncodilatadores prescrito.
que se administran por vía inhalatoria
en el tratamiento de procesos respirato- En servicios de urgencias o en situacio-
rios en el niño. El paciente puede reci- nes de emergencia, la mala comunica-
bir una dosis menor a la prescrita cuan- ción de las órdenes dadas de forma ver-
do no se utiliza una técnica adecuada bal pueden contribuir a error. Los cam-
de adrnini~tración.12~29 bios de ubicación del paciente de una
unidad a otra, por ejemplo del servicio
Existen también errores que se produ- de urgencias o de la unidad de cuida-
cen con fármacos que se confunden por dos intensivos a la sala de hospitaliza-
P. Sala, S. Ugarte

ción, pueden condicionar un retraso u que trabaja en ellas. Con frecuencia se


omisión en la administración de órde- crean situaciones de emergencia en el
nes prescritas. En este sentido, puede paciente, lo que hace más probable los
pasar que el servicio receptor del errores de medicación, tanto en el
paciente da por hecho que el paciente momento de la prescripción, especial-
ya ha recibido una dosis en el servicio mente durante el cálculo de dosis,
emisor, que finalmente no recibe si no como en el momento de la preparación,
existe una correcta comunicación entre que casi siempre requiere también de
ambos y el servicio de farmacia.21 una operación de cálculo para su dilu-
ción y finalmente en el momento de la
administración. Así pues, la propia
ERRORES DE MEDICACION EN actividad intrínseca en dichas unida-
UNIDADES DE CUIDADOS des, es un factor que favorece la apari-
INTENSIVOS NEONATALES Y ción de errores en la cadena de admi-
PEDIATRICAS nistración de medicamentos. Probable-
mente los errores más frecuentes se pro-
Existen pocos datos de la frecuencia de ducen durante la preparación y admi-
errores de medicación en las unidades nistración de medicamentos.35
de cuidados intensivos neonatales y
pediátricas. No obstante, el número En tercer lugar, la mayor probabilidad
limitado de estudios confirman que los de incompatibilidad de fármacos
errores de medicación que se producen durante la administración por vía intra-
en pacientes neonatales y pediátricos venosa a dichos pacientes, hace más
en las unidades de cuidados intensivos, probable los errores de adminis-tra-
son frecuentes.31-34 ción.36 Además, en el paciente neonatal
y pediátrico existe una mayor dificul-
Causas tad para disponer de diversas vías de
acceso vascular para administrar por
Existen diversos factores que aumentan separado las diferentes medicaciones
la frecuencia de errores de medicación (soluciones de nutrición, soluciones
en estas unidades especiales: hidroelectrolíticas y fármacos), por lo
que se pueden producir con mayor faci-
En primer lugar, el número de adminis- lidad reacciones de incompatibilidad
traciones de medicamentos por paciente entre diferentes preparados.
suele ser mucho mayor que en el pacien-
te no crítico y muchos de estos medica- En cuarto lugar aparecen también los
mentos son de mayor riesgo, como por errores derivados de la utilización de
ejemplo medicamentos vasoactivos, los dispositivos reguladores de flujo
sedantes y curarizantes, entre otros. para la infusión continua de medica-
mentos. Es por ello que una mala pro-
En segundo lugar, y en referencia al fac- gramación o mal funcionamiento de
tor humano, en dichas unidades suele una bomba de infusión suele generar
existir un trabajo intenso y muchas con relativa frecuencia errores en la
veces mayor estrés para el profesional administración. La mayor sofisticación
Errores de medicación en Pediatría

de este tipo de aparatos en los últimos Los errores no provocaron ninguna


años ha repercutido de forma favorable lesión aparente en un 79%, en un
en el descenso del número de errores 10,5% provocaron una lesión potencial-
generados a partir de dichas bombas de mente grave, un 10,2% una lesión leve y
infusión.37 0,3% una lesión de consideración. Los
autores de dicha publicación concluye-
Finalmente hemos de añadir que algu- ron que el reconocimiento del error es el
nos errores de medicación en las uni- primer paso para su prevención y reco-
dades de cuidados intensivos pueden miendan la monitorización de los erro-
pasar desapercibidos, al atribuir a la res de medicación por parte del depar-
propia patología del paciente, general- tamento de calidad asistencial en cola-
mente grave, los efectos secundarios de boración con otro personal sanitario.38
los medicamentos.
En otro estudio prospectivo de causas
Estudios publicados de errores de medicación e incidentes
en una unidad de cuidados intensivos
En un trabajo prospectivo de calidad neonatales de nivel 3 durante un perio-
asistencial realizado durante 4 años se do de 2 años se detectaron 313 inciden-
detectaron 315 errores de medicación tes en 23.307 pacientes (13,4 incidentes
entre 2.147 admisiones en las unidades por cada 1.000 pacientes). Las causas
de cuidados intensivos neonatales y más frecuentes de incidentes de medi-
pediátricas de un hospital de Chicago, cación fueron la omisión de una medi-
EE.UU. La tasa de error fue de 1 por cación del esquema horario (16,6%) y
cada 6,8 admisiones (14,7%). La fre- la mala regulación de la infusión intra-
cuencia de repercusión iatrógena sobre venosa (12,8%). Los errores derivados
el enfermo fue de 6612.147 (3,1%), es de órdenes médicas erróneas tuvieron
decir una lesión iatrógena por cada 33 mayor repercusión sobre el enfermo
admisiones en las unidades de cuida- (20%) en comparación con el resto de
dos intensivos. Los errores que se pro- causas (6%). Los tres errores más graves
dujeron con mayor frecuencia fueron fueron debidos a órdenes verbales por
de hora equivocada (21,6%), seguidos parte del médico que diferían de las
de frecuencia, dosis y técnica de admi- correspondientes órdenes escritas. En
nistración erróneas y fármaco no autori- este estudio el error humano intervino
zado para el paciente. El turno de enfer- en el 86,6% de los errores.23
mería donde se produjeron mayor
número de errores fue el de la mañana Un estudio reciente en un centro hospi-
(40,3%), a continuación el de la tarde talario de Lausana, Suiza, determinó la
(31,1%) y el de noche (28,6%). Los frecuencia de los tipos de errores que
errores se atribuyeron en un 60,3% a ocurren durante la preparación y la
enfermería, un 29,6% a farmacia, un administración de medicación y las
2,9% al médico y 9,2% desconocido; principales causas de dichos errores en
aunque en este estudio los errores de la unidad de cuidados intensivos
prescripción que se detectaron antes de pediátricos. Se trata de un estudio pros-
su administración no se cuantificaron. pectivo basado en la observación de la
P. Sala, S. Ugarte

actividad de la enfermera durante un mendaciones para prevenir los errores


periodo de 10 semanas. La hecuencia de medicación en el paciente pediátrico.
total de error fue del 26,9% y los erro-
res más frecuentes fueron de tiempo A continuación se expone un resumen
erróneo (32,4%), técnica o administra- de dichas recomendaciones.3~4.20
ción erróneas (32,4%) y errores de pre-
paración (23%). Acaba concluyendo Recomendaciones de formación y
que un programa de asistencia y vigi- educación en el uso de medicamentos
lancia sistemática por un profesional de
farmacia puede mejorar la calidad de la Un primer paso en la prevención de
preparación y administración de medi- errores de medicación es la educación
camentos en la unidad de cuidados de los profesionales de la salud impli-
intensivos pediátricos.34 cados en la prescripción, preparación,
etiquetado, dispensación, monitoriza-
ción y administración de medicamen-
RECOMENDACIONES PARA tos. En este aspecto se aconseja:
PREVENIR LOS ERRORES DE
MEDICACION EN PEDIATRIA 1. Realización de programas de capaci-
tación o entrenamiento para los profe-
La prevención de los errores de medi- sionales de la salud, e incluyen:
cación es fundamental en el cuidado de a. Técnicas de comunicación entre
todos los pacientes. Los errores de diferentes profesionales, pacientes y
medicación que se producen en una sus cuidadores.
unidad hospitalaria médico/quirúrgica
pediátrica son habitualmente evitables. b. Ejemplos prácticos de cálculo mate-
Para disminuir estos errores se reco- mático.
miendan diversas medidas, empezando
por el médico e incluyendo a todos los c. Educación de los profesionales que
miembros del equipo de asistencia de la tratan con poblaciones de pacientes con
salud. necesidades y consideraciones terapéu-
ticas especiales, como son los niños.
En los últimos años diversas institucio-
nes han desarrollado un programa de d. Instrucción y educación en el aspec-
estrategia global para disminuir los erro- to de monitorización farmacológica del
res. En 1993 la American Society of paciente .
Helth-System Pharmacistszo publicó
unas pautas para la prevención de erro- 2. Programas de capacitación para pro-
res de medicación y más recientemente fesionales de la salud no farmacéuticos,
en 1998, el Committee on Drugs y especialmente en el manejo de las
Committee on Hospital Care de la medicaciones de alto riesgo.
American Academy of Pediatrics3 y por
su parte el Institute for Safe Medication 3. Programas de capacitación a médicos,
Practices y el Pediatric Pharmacy incluyendo los requerimientos básicos
Advocacy Group4 han publicado reco- para la prescripción de medicamentos.
Errores de medicación en Pediatría

Recomendaciones sobre ción original del fármaco antes de su


procedimientos y organización para la dispensación y administración.
prevención de errores de medicación
7. Evitar en lo posible la practica de
Deben establecerse procedimientos y órdenes verbales. Debe especificarse en
políticas de organización a nivel de los que circunstancias se aceptan este tipo
diferentes departamentos hospitalarios de órdenes.
para prevenir los errores de medica-
ción. 8. Etiquetado claro y seguro de todos
los fármacos y de los productos de
Las instituciones que tratan pacientes nutrición.
pediátricos deben aceptar la responsa-
bilidad para tomar las medidas necesa- 9. Proveer una mejora continuada en la
rias para proteger a sus pacientes de los calidad de la utilización terapéutica de
errores de medicación. los medicamentos e incluir un progra-
ma de evaluación de la misma.
1. Debe disponer de un sistema de for-
mulario funcional con normas para la 10. Todos los profesionales de la salud
evaluación, selección y utilización tera- implicados en el cuidado de un pacien-
péutica de los fármacos y dispositivos te deben disponer de un acceso apro-
para administración en los pacientes piado a toda la información clínica
pediátricos. actual.

2. Proporcionar un adecuado número 11. Los profesionales de la salud deben


de personas correctamente formadas tener acceso fácil a referencias como
para preparar, dispensar y administrar libros de texto o publicaciones que pro-
medicamentos. porcionan información sobre la utiliza-
ción de medicamentos.
3. Deben establecerse procedimientos y
políticas de nivel de carga de trabajo 12. Disponer de dosificación estándar
razonables. para diferentes pesos en niños de las
medicaciones que se utilizan en situa-
4. Proporcionar un entorno de trabajo ciones de emergencia.
libre de fuentes potenciales de error.
13. Disponer de documentación de la
5. Debe disponerse del sistema de dis- medicación actual de cada paciente en
pensación de dosis unitaria y los farma- cuanto a tiempo y método de adminis-
céuticos deben ser accesibles en lo tración, para que cada dosis se admi-
posible. nistre exactamente según el esquema.

6. Establecer un sistema claramente 14. Educación al paciente o cuidados


definido para la prescripción, dispensa- en lo que se refiere a medicación, prin-
ción y administración de los fármacos cipalmente en los consejos que se dan
que incluya la revisión de la prescrip- en el momento del alta hospitalaria.
P. Sala, S. Ugarte

15. Siempre cuando sea posible, es 5. Averiguar toda la información corres-


recomendable la utilización de ordena- pondiente al paciente y determinar la
dores, dado que proporcionan soporte terapéutica adecuada.
tecnológico, información, facilitan una
comunicación clara y precisa, alertan al 6. Centrarse en una sola tarea para man-
usuario de errores potenciales y proce- tener una correcta concentración.
san datos.
7. Participar en comités multidiscipli-
Recomendaciones para los nares para mejorar las funciones del sis-
profesionales de la salud implicados tema.
en el uso de medicamentos
Recomendaciones para prevenir los
A pesar de que la mayoría de errores se errores durante la prescripción
deben a deficiencias o fallos del siste-
ma, el profesional de la salud, como 1. Las prescripciones y órdenes de los
individuo, también juega un rol en la fármacos por parte de los médicos son
prevención de los errores de medita- un medio de comunicación, por lo que
ción. Cada profesional debe aceptar la deben ser leíbles, claras y no ambiguas.
responsabilidad para proporcionar a
sus pacientes el mejor cuidado posible 2. Confirmar que el peso del paciente es
y para ello debe: correcto para las dosificaciones basadas
en el mismo.
1. Mantenerse informado de los conoci-
mientos de medicina, especialmente en 3. Identificar las alergias a fármacos en
el aspecto de la terapéutica al paciente los pacientes.
pediátrico (revisión de la literatura
científica, programas de formación con- 4. Escribir las instrucciones por com-
tinuada y comunicación con otros pro- pleto en lugar de utilizar abreviaturas.
fesionales de la salud).
5. Evitar las instrucciones imprecisas
2. Participar activamente como miem- (tomar de forma directa; ninguna orden
bro del equipo de cuidado al paciente y debe escribirse sin la dosis y el volu-
familiarizarse con los sistemas hospita- men que sea apropiado).
larios individuales de prescripción de
medicación. 6. Especificar la potencia exacta de la
dosis.
3. Realizar doble comprobación de los
cálculos realizados para asegurar que 7. Evitar la utilización de un cero termi-
sean correctos. nal a la derecha del punto decimal (uti-
lizar 5 en lugar de 5,O) para minimizar
4. Consultar literatura, referencias y10 a los errores de dosificación en 10 veces.
otros colegas cuando no se está seguro
de una prescripción apropiada, prepa- 8. Utilizar un cero a la izquierda de una
ración o administración de un fármaco. dosis inferior a 1 (utilizar 0,l en lugar
Errores de medicación en Pediatría

de ,1)para evitar los errores de dosifi- culo de la dosis debe redondearse para
cación en 10 veces. poder medir de forma más conveniente
y segura la misma.
9. Evitar las abreviaturas de los nom-
bres de los fármacos (SM puede signifi- 16. De manera habitual, los médicos
car sulfato de morfina o sulfato de mag- deben prescribir productos farmacéuti-
nesio). cos que estén disponibles a nivel
comercial y evitar la prescripción de
10. Anotar por completo las unidades fórmulas que requieran la manipula-
de dosificación en lugar de utilizar ción de las mismas.
abreviaturas (miligramo o microgramo
en lugar de mg o pg; unidades en lugar 17. Cuando sea posible, los fármacos
de U). deben prescribirse para su administra-
ción oral y evitar la inyección.
11. Asegurarse de que las prescripcio-
nes y firmas son leales, incluso si ello 18. Revisar el tratamiento farmacológi-
significa anotar el nombre del que hace co existente del paciente antes de pres-
la prescripción que se corresponde con cribir una nueva medicación.
la firma.
19. Reservar las órdenes verbales para
2. Los cálculos utilizados al determinar los casos en que es imposible o poco
la dosis deben incluirse en la orden de práctico escribir una orden o introdu-
medicación para facilitar la verificación cirla en el ordenador.
de la dosis por otros profesionales de la
salud. 20. Siempre que sea posible, hablar con
el paciente o el cuidador sobre la medi-
13. Tanto la dosis calculada como la cación que se ha prescrito y cualquier
dosis en mglkg o mgIm2 en que se ha precaución u observación especial que
basado el cálculo, deben aparecer en la es preciso comentar, como las reaccio-
orden de medicación de los pacientes nes alérgicas o de hipersensibilidad.
pediátricos. Ello facilita la labor a los far-
macéuticos y al personal de enfermería. Recomendaciones para los
farmacéuticos
14. Si la orden médica es de un medi-
camento que no está en el formulario o 1. Estar disponible para los médicos y
es una dosis nueva de un medicamento enfermería, participando en el desarro-
del formulario, el prescriptor debe pro- llo y control del tratamiento farmacoló-
porcionar información adicional en la gico.
misma orden o en la historia del
paciente para otros profesionales de la 2. Revisar la medicación originalmente
salud. pautada antes de dispensarla, excepto en
situaciones urgentes, con especial énfa-
15. Cuando sea posible y sin compro- sis: despistaje de errores de prescripción,
meter la seguridad del paciente, el cál- alergias, interacciones entre los fármacos
P. Sala, S. Ugarte

y la patología de base, correcta dosifica- Recomendaciones para enfermería


ción e indicación. Comprobar el cálculo
de la dosis, que esté en el rango de dosi- Las enfermeras están en la mejor posi-
ficación correcto. Contactar con el pres- ción para identificar los errores de pres-
criptor si la medicación es cuestionable cripción y dispensación y por lo tanto
para clarificarla. Antes de dispensar evitar que dichos errores lleguen al
comprobar que el etiquetado y el pro- paciente.
ducto se corresponden con la prescrip-
ción. La administración de la medicación es
un paso importante en la terapéutica
3. Búsqueda de información de medica- médica, no hay otras oportunidades
mentos no usuales, usos o dosis. para detectar errores potenciales de
medicación más allá de este paso. Por
4. Dispensar la medicación de forma lo tanto, las enfermeras deben estar
oportuna, utilizando siempre que sea especialmente alerta para prevenir los
posible una forma en dosis unitarias, errores de administración de medica-
lista para su administración. mentos.

5. Nunca imaginar o suponer el propó- 1. Revisar el registro de administración


sito de las órdenes confusas de medica- de medicación del paciente. Verificar
ción. que todas las órdenes estén prescritas
correctamente, que toda la información
6. Documentar cuidadosamente los pro- sea completa y que no se producen
ductos utilizados y los pasos y cálculos duplicidades terapéuticas, existan aler-
realizados en la preparación o manufac- gias o interacciones con otros posibles
tura de un producto farmacéutico. fármacos o con la patología del paciente.

7. Documentar cuidadosamente todas las 2. El cálculo de la dosis debe compro-


órdenes verbales recibidas de los pres- barse por duplicado con otra persona.
criptores como las órdenes nuevas, reno-
vaciones o correcciones de una orden- 3. Documentar cuidadosamente y de
nueva. forma inmediata todas las órdenes ver-
bales recibidas de los prescriptores
8. Asegurar que las medicaciones lle- como órdenes nuevas, renovaciones o
guen al área de cuidado del paciente de correcciones de una nueva orden.
manera oportuna en un tiempo pruden-
te después de recibir la orden. 4.Comprobar la medicación dispensada
con la orden original antes de adminis-
9. Preparar los fármacos en un área de trar la medicación; confirmar que sea la
trabajo limpia y ordenada con un míni- medicación, dosis y forma correctas.
mo de interrupciones.
5. Verificar la identidad del paciente
10. Proporcionar consejos a los pacien- antes de la administración de cada
tes o cuidadores sobre la medicación. dosis. Cuando un paciente pregunta si
Errores de medicación en Pediatría

se le debe administrar un fármaco, es 4. Comprender la importancia de las


preciso que la enfermera le escuche, medicaciones que se toman, su utilidad
responda a las preguntas y, si es ade- y la duración en el tiempo.
cuado, vuelva a comprobar la prescrip-
ción de la medicación. 5. Si el paciente tiene edad suficiente o
cuando está presente el cuidador en el
6. Administrar todas las dosis según los momento de la administración, debe
tiempos del esquema de medicación, a preguntar sobre cada una de las medi-
no ser que el paciente no esté disponi- caciones y el propósito de cada una de
ble o que haya problemas con la orden ellas.
médica o con la medicación que sea
necesario resolver. 6. Participar de forma activa en la tera-
péutica farmacológica, preguntando
7. Contactar con farmacia pidiendo cuestiones y participando en las deci-
dosis no disponibles, en vez de "quitar" siones.
de otro paciente o del botiquín de
medicamentos no usados. 7. Preguntar cualquier cosa que parezca
inusual. Un error potencial puede pre-
8. Familiarizarse con el funcionamiento venirse con una simple pregunta.
de los dispositivos de administración
de medicación y la posibilidad de erro-
res en dichos dispositivos. COMENTARIO FINAL

9. Proporcionar consejos a los pacientes La finalidad de la terapéutica medica-


o cuidadores sobre la medicación. mentosa es alcanzar la recuperación del
paciente y mejorar su calidad de vida
Recomendaciones para los pacientes con el mínimo riesgo posible. Existen
y cuidadores riesgos inherentes, conocidos y desco-
nocidos, asociados al uso de medica-
1. Conocer el nombre, dosis, duración o mentos y a los sistemas de administra-
concentración, esquema de dosifica- ción de los mismos. Los errores de
ción, propósito y apariencia de todas medicación representan una parte
las medicaciones que toma o que se le importante de estos riesgos y pueden
administran al paciente. producir morbilidad importante o mor-
talidad.4.20 Su incidencia real es inde-
2. Llevar una lista de las medicaciones terminada debido a la tendencia a
que toma. La información de esta lista comunicar pocas veces los errores que
debe entregarse a los profesionales de la se producen con la medicación. Los
salud que cuidarán al paciente. pacientes pediátricos representan un
grupo de mayor riesgo de padecer erro-
3. Comprender la preparación, sitio res de medicación.4
donde guardar, y técnicas de adminis-
tración de los medicamentos, para obte- Los errores de medicación se pueden
ner el máximo beneficio de los mismos. prevenir. Ello requiere el esfuerzo de
P. Sala, S. Ugarte

todos los profesionales, con sistemas of America, 1993.


efectivos de control que impliquen a 6. Bates DW, Cullen DJ, Laird N et al.
farmacéuticos, médicos, enfermeras, Incidence of adverse drug events and poten-
administradores, consejeros legales, tia1 adverse drug events: implications for
prevention. JAMA 1995;274:29-34.
paciente, personal del entorno organi- 7. Bates DW, Leape LL, Petrycki S.
zativo, de la industria farmacéutica y de Incidence and preventability of adverse
las agencias reguladoras de medica- drug events in hospitalized adults. J Gen
mentos.20 Intern Med 1993;8:289-294.
8. Lesar TS, Briceland LL, Delcoure K,
Los profesionales de la salud debemos Parmalee JC, Masta-Gornic V, Pohl H.
aceptar el hecho de que el error es un Medication prescribing errors in a teaching
compañero inevitable de la condición hospital. JAMA 1990;263:2329-2334.
humana, incluso en profesionales cui- 9. Lacasa C, Polo C, Andreu C et al.
Detección de errores de medicación en hos-
dadosos y de alto nivel. Debemos acep- pitales. Evaluación de la calidad del proce-
tar los errores como evidencia de que lo so de prescripción, dispensación y adminis-
que fallan son los sistemas más que el tración de medicamentos. Rev Calidad
propio individuo.39.40 Cuando se pro- Asistencia1 1998;13:92-100.
ducen errores, es importante primero 10. Juran JM, Gryna FM, eds. Juranís quality
minimizar el efecto en el paciente y control handbook. 4th ed. New York:
después aprender del error y mejorar el McGraw-Hill; 1988.
sistema para prevenir la incidencia de 11. Pediatric Pharmacy Administrative
errores similares en el futuro.4 Group Committee on Pediatric Pharrnacy
Practice. Pediatric Pharmacy Practice
Guidelines. Am J Hosp Pharm. 1991;48:
2475-2477.
BIBLIOGRAFIA 12. Nahata MC. Pediatric drug therapy 11 -
drug administration errors. J Clin Pharm
1. Davis NM, Cohen MR. Medication errors: and Therapeutics. 1988;13:399-402.
. causes and prevention. Huntingdon Valley, 13. McQueen KD, Orma P, Larkin S.
PS: Neil M. Davis Associates; 1981. Reemerging childhood diseases. Am Pharm.
2. Zellmer WA. Preventing medication 1995;NS35;6:42-52.
errors. Am J Hosp Pharm. 1990; 47: 1755- 14. Nahata MC. Pediatrics. In: DiPiro JT,
1756. Editorial. Talbert RL, Hayes PE, Yee GC, Matzke GR,
3. American Academy of Pediatrics, Posey LM, eds. Pharmacotherapy: A
Committee on Dnigs and Committee on Pathophysiologic Approach. 2nd ed.
Hospital Care. Prevention of medication Norwalk: Appleton Lange, 1993:56-63.
errors in the pediatric inpatient setting. 15. Wong AF, Cupit GC. Neonatal Therapy.
Pediatrics 1998;102(2):428-430. In: Koda-Kimble MA, Young LY, eds.
4. Institute for Safe Medication Practices Applied Therapeutics: The Clinical Use of
and the Pediatric Pharmacy Advocacy Drugs. 5th ed. Vancouver: Applied
Group. Draft guidelines for preventing Therapeutics, inc. 1992:78.1-78.3.
medication errors in pediatrics. The Jour- 16. Leff Rd, Roberts RJ. Problems in drug
nal of Pediatric Pharmacy Practice therapy for pediatric patients. Am J Hosp
1998;3(4):189-202. Pharm. 1987;44:865-870.
5. Physician Insurers Association of 17. Blanchard NR, Naughton M. Pediatric
America. Mediacation Error Study. dosing concerns: An opportunity for phar-
Washington: Physician Insurers Association macists. Hospital Pharmacy Times. 1996
Errores de medicación en Pediatría

(August) 1HPT-3HPT. tion errors in pediatric patients. QRB


18. Potts MJ, Phelan KW. Deficiencies in July;212-213.
calculation and applied mathematics skills 30. Solomon SL, Wallace EM, Ford-Jones EL
in pediatrics among primary care interns. et al. Medication errors with inhalant epi-
Arch Pediatr Adolesc Med. 1996;150:748- nephrine mimicking an epidemic of neona-
752. tal sepsis. N Engl J Med 1984;310:166-170.
19. Fox GN. Minimizing prescribing errors 31. Tisdale JE. Justifying a pediatric critical-
in infants and children. Am Fam Physician. care satellite pharmacy by medication-error
1996;53(4):1319-1325. reporting. Am J Hosp Pharm 1986;43:368-
20. ASHP guidelines on preventing medica- 371.
tion errors in hospitals. Am J Hosp Pharm. 32. Perlstein PH, Callison C, White M, et al.
1993;50:305-314. Errors in drug computations during new-
21. Leape LL, Bates DW, Cullen DJ et al. born intensive care. Am J Dis Child
Systems analysis of adverse dmg events. 1979;133:376-379.
JAMA. 1995;274:35-43. 33. Bordun LA, Butt W. Dmg errors in
22. Wingert WA, Chan LS, Stewart K et al. A intensive care. J Paediatr Child Health
study of the quality of prescriptions issued 1992;28:309-311.
in a bussy pediatric emergency room. Public 34. Schneider M-P, Cotting J, Pannatier A.
Health Rep. 1975;90:402-408. Evaluation of nurses errors associated in the
23. Vincer MJ, Murray JM, Yuill A et al. preparation and administration of medica-
Drug errors and incidents in a neonatal tion in a pediatric intensive care unit.
intensive care unit: a quality assurance acti- Pharm World Sci 1998; 20(4):178-182.
vity. Am J Dis Child 1989;143:737-740. 35. Cullen DJ, Sweitzer BJ, Bates DW et al.
24. Lesar TS, Briceland L, Stein DS. Factors Preventable adverse dmg events in hospita-
related to errors in medication prescribing. lized patients: A comparative study of
JAMA 1997;277:312-317. intensive care and general care units. Crit
25. Rowe C, Koren T, Koren G. Errors by Care Med 1997;25:1289-1297.
paediatric residents in calculating drug 36. Dean B. Errors in medication adminis-
doses. Arch Dis Child 1998;79:56-58. tration. Intensive Care Med 1999;25:341-342.
26. Lilley LL, Guanci R. Careful with the 37. Roberts RJ. Issues and problems associa-
zeros! How to minimize one of the most per- ted with drug delivery in pediatric patients.
sistent causes of gross medication errors. J Clin Pharmacol 1994;34: 723-724.
AJN 1997;97:14. 38. Raju TNK, Thornton JP, Kecskes S et al.
27. Koren G, Haslam RH. Pediatric medica- Medication errors in neonatal and paedia-
tion errors: predicting and preventing ten- tric intensive-care units. Lancet 1989;2:374-
fold disasters. J Clin Pharmacol 1994;34: 376.
1043-1045. 39. Leape LL. El error en medicina. JAMA
28. Walson PD, Hammel M, Martin R. (ed.esp.1 1995;4:408-417.
Prescription-writing by Pediatric House 40. Leape LL. Preventing adverse drug
Officers. J Med Education 1981;56:423-428. events. Am J Health-Syst Pharm 1995;52:
29. Rosati JR, Nahata MC. Drug administra- 379-382.