Está en la página 1de 7

1.

Sexualidad
2. Conjunto de fenómenos emocionales y de conducta relacionados con el sexo, que marcan de forma
decisiva al ser humano en todas las fases de su desarrollo.
3. El concepto de sexualidad comprende tanto el impulso sexual, dirigido al goce inmediato y a la
reproducción, como los diferentes aspectos de la relación psicológica con el propio cuerpo (sentirse
hombre, mujer o ambos a la vez) y de las expectativas de rol social. En la vida cotidiana, la
sexualidad cumple un papel muy destacado ya que, desde el punto de vista emotivo y de la relación
entre las personas, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas o sanciones que
estipula la sociedad.
4. Además de la unión sexual y emocional entre personas de diferente sexo (véase Heterosexualidad),
existen relaciones entre personas del mismo sexo (véase Homosexualidad) que, aunque tengan una
larga tradición (ya existían en la antigua Grecia y en muchas otras culturas), han sido hasta ahora
condenadas y discriminadas socialmente por influencias morales o religiosas.
5. Durante siglos se consideró que la sexualidad en los animales y en los hombres era básicamente de
tipo instintivo . En esta creencia se basaron las teorías para fijar las formas no naturales de la
sexualidad, entre las que se incluían todas aquellas prácticas no dirigidas a la procreación. Hoy, sin
embargo, sabemos que también algunos mamíferos muy desarrollados presentan un
comportamiento sexual diferenciado, que incluye, además de formas de aparente homosexualidad,
variantes de la masturbación y de la violación. La psicología moderna deduce, por tanto, que la
sexualidad puede o debe ser aprendida. Los tabúes sociales o religiosos —aunque a veces han
tenido su razón de ser en algunas culturas o periodos históricos, como en el caso del incesto—
pueden condicionar considerablemente el desarrollo de una sexualidad sana desde el punto de vista
psicológico.
6. El neurólogo Sigmund Freud postuló la primera teoría sobre el desarrollo sexual progresivo en el
niño, con la que pretendía explicar también la construcción de una personalidad normal o anormal
en el mismo. Según Freud, el desarrollo sexual se inicia con la fase oral, caracterizada porque el niño
obtiene una máxima satisfacción al mamar, y continúa en la fase anal, en la que predominan los
impulsos agresivos y sádicos. Después de una fase latente o de reposo, se inicia la tercera fase del
desarrollo, la genital, con el interés centrado en los órganos sexuales (véase Aparato reproductor).
La alteración de una de estas tres fases conduce, según la teoría de Freud, a la aparición de
trastornos específicos sexuales o de la personalidad. Con el paso del tiempo, algunas de las tesis
postuladas en su teoría del psicoanálisis han sido rechazadas, en especial sus teorías sobre la
envidia del pene y sobre la vida sexual de la mujer.
7. Al igual que los otros primates, los seres humanos utilizan la excitación sexual con fines
reproductivos y para el mantenimiento de vínculos sociales, pero le agregan el goce y el placer
propio y el del otro. El sexo también desarrolla facetas profundas de la afectividad y la conciencia de
la personalidad. En relación a esto, muchas culturas dan un sentido religioso o espiritual al acto
sexual (Ver Taoísmo, Tantra), así como ven en ello un método para mejorar (o perder) la salud.
8. La complejidad de los comportamientos sexuales de los humanos es producto de su cultura, su
inteligencia y de sus complejas sociedades, y no están gobernados enteramente por los instintos,
como ocurre en casi todos los animales. Sin embargo, el motor base del comportamiento sexual
humano siguen siendo los instintos, aunque su forma y expresión dependen de la cultura y de
elecciones personales; esto da lugar a una gama muy compleja de comportamientos sexuales. En la
especie humana, la mujer lleva culturalmente el peso de la preservación de la especie.
9. Homosexualidad
10. De Wikipedia, la enciclopedia libre
11. La homosexualidad es la orientación sexual (excitación erógena o atracción romántica) hacia
individuos del mismo sexo. La palabra puede designar tanto la orientación entre hombres como
entre mujeres.
12. El sustantivo gay se refiere a personas homosexuales de ambos sexos, aunque generalmente se usa
hablando de un hombre homosexual. Habitualmente se usa el término gay para denominar al
hombre homosexual. Conceptos relacionados a la homosexualidad que no deben confundirse son el
transformismo, el travesti y el transexual, ya que no es lo mismo una persona homosexual (atraída
por su mismo sexo), que una persona que no se siente identificada con su sexo (transexual).
13. La homosexualidad femenina se llama también lesbianismo o lesbianidad (calidad de lesbiana). El
adjetivo correpondiente es lésbico. Este término hace referencia a la isla de Lesbos (actual Mitilene)
en Grecia y a la poetisa Safo, por sus poemas apasionados (dedicados a sus amigas) y la vida
rodeada de otras mujeres, lo cual le valió la reputación de homosexual.
14. La terminación "ismo" se ve a veces como peyorativa, tal como sucede con la palabra
"homosexualismo". En este último estaba implícita (las palabras terminadas en - ismo indican
"partidario de...") la idea de que la organización comunitaria de los homosexuales tendía a la
promoción de sus conductas; al irse apartando la sociedad de la creencia de que la homosexualidad
es voluntaria, se fue imponiendo homosexualidad. [1]
15. Varios estudios han demostrado que la homosexualidad ha existido desde el principio de la
humanidad, en todas las razas, en ambos sexos, en cualquier nivel social. La homosexualidad se ha
confirmado en muchas especies animales incluyendo los primates superiores.
16. Aunque hoy se emplea de forma generalizada, es oportuno reseñar que la existencia de la categoría
homosexual en sí misma, aplicada a personas, es objeto de contestación desde diferentes puntos
ideológicos. Las corrientes integristas niegan la existencia de personas homosexuales pero admiten
la de prácticas homosexuales; otras niegan que la orientación sexual de una persona la defina en
modo alguno.
17. La palabra "homosexualidad" fue creada en 1869 por Karl Maria Kertbeny en un panfleto anónimo
apoyando la revocación de las leyes contra la "sodomía" en Prusia. Fue incluida en Psychopathia
Sexualis (1886), un estudio de Richard von Krafft-Ebing acerca de lo que en esa época se
consideraba como desviaciones sexuales.
18. Teorías
19. No se conocen las causas de la orientación sexual de una persona. Aunque algunas teorías apuntan
a que es innata, no se conoce con exactitud el papel que juegan la herencia genética (investigada
por Simon Le Vay, entre otros), las experiencias durante el crecimiento, la relación con los padres,
etc. .
20. Algunos estudios científicos, incluyendo Sexual Behavior in the Human Male (1948) y Sexual
Behavior in the Human Female (1953) por el Dr. Alfred C. Kinsey, constataron que, analizados tanto
comportamiento como identidad, la mayor parte de la población parece tener por lo menos alguna
tendencia bisexual (atracción hacia personas tanto de uno como de otro sexo), aunque
ordinariamente se prefiere un sexo u otro. Kinsey y sus estudiantes consideraron que sólo una
minoría (del 5 al 10%) es completamente heterosexual o completamente homosexual. Y
similarmente, sólo una minoría aun más pequeña puede considerarse completamente bisexual.
Estudios ulteriores han querido demostrar que el informe de Kinsey había exagerado la prevalencia
de la bisexualidad en la población; pero todavía su idea goza de una gran aceptación.
21. Algunos pensadores en los estudios de género, siendo el más famoso el filósofo francés Michel
Foucault (aunque algunos hayan argumentado que sus ideas en este tema hayan sufrido distorsión)
atacan la idea de que identidades sexuales como homosexualidad, heterosexual o bisexualidad
tengan cualquier existencia objetiva. Dicen, en su lugar, que son construcciones sociales. Este
punto de vista teórico se llama Teoría Queer. Un argumento frecuente es que la homosexualidad
premoderna era diferente de la homosexualidad moderna, siendo estructurada por edad, sexo o
clase en vez de igualitaria. Los críticos contestan que, aunque la homosexualidad de épocas
distintas haya tenido rasgos distintos, el fenómeno básico ha existido siempre y no es una creación
de la sociedad actual.
22. Una de las últimas teorías propuestas para la homosexualidad se basa en la llamada selección
social. Propuesta por la profesora de biología de la Universidad de Stanford Joan Roughgarden en su
libro Evolution’s Rainbow (‘El arcoiris de la evolución’), la teoría se enfrenta a la selección sexual de
Darwin. Básicamente niega la reducción de la diversidad sexual a dos sexos, uno masculino y
agresivo y otro femenino y cohibido. Con numerosos ejemplos del reino animal y de culturas
distintas de la occidental, muestra que la naturaleza y las diferentes sociedades ofrecen soluciones
sorprendentes a la sexualidad: peces con varios tipos diferentes de machos o cuyos componentes
cambian de sexo en caso de necesidad; mamíferos que tienen a la vez órganos reproductores
masculinos y femeninos, etc. En el caso de la biología humana, afirma que la existencia de
homosexuales, transexuales y hermafroditas no es más una variación natural que se integra
perfectamente en la diversidad mostrada por los demás animales. La expresión social de esta
diversidad se encontraría en sociedades como la de los indios norteamericanos, con sus dos
espíritus, los mahu polinésicos, los hirja indios o los eunucos, que identifica con personas
transgénero.
23. [editar] Homosexualidad en la población
24. Las personas que generalmente tienen una orientación heterosexual pueden sentir deseos leves u
ocasionales hacia personas del mismo sexo. Del mismo modo, que aquellos que generalmente
tienen una orientación homosexual, pueden sentir deseos leves u ocasionales hacia personas del
sexo opuesto.
25. Hay personas con orientación homosexual, que en condiciones de intolerancia y violencia o de difícil
acceso a otras personas del mismo sexo, mantienen relaciones heterosexuales. La represión, la
homofobia y las opiniones de muchas religiones, entre ellas la católica, obliga a los homosexuales a
esconder su orientación fingiendo ante la sociedad tener una orientación heterosexual, lo que en
inglés se llama estar “in the closet” (‘en el armario’). En la actualidad, hay personas con orientación
homosexual que están 'saliendo del armario' o 'han salido del armario', lo que se aplicaría a las
personas que dejan de fingir o reprimir su orientación sexual.
26. La actividad sexual con una persona del mismo sexo no se considera necesariamente
homosexualidad como orientación sexual, sino comportamiento homosexual. No todos los que
desean a personas del mismo sexo se identifican como homosexuales o bisexuales. Algunos tienen
relaciones sexuales a menudo con personas del mismo sexo pero son y se definen como
heterosexuales. Es entonces importante distinguir entre comportamiento, deseo e identidad
homosexual, los cuales no siempre coinciden. Por ejemplo, en algunos sitios segregados por sexo,
puede aparecer relaciones homosexuales "situacionales", aunque el comportamiento sea
heterosexual fuera de allí. Lo mismo puede ocurrir por razones económicas o ajenas a la voluntad.
27. El informe Kinsey reportó que el 37% de los varones estadounidenses admitían que habían
experimentado un orgasmo por contacto con otro varón. La mayor parte de los estudios al azar
efectuados en Estados Unidos y en Europa Occidental estiman que alrededor del 8% de los hombres
y las mujeres admiten haber tenido alguna experiencia homosexual, y que alrededor del 2% admiten
su preferencia por experiencias exclusivamente homosexuales. El National Opinion Research Center
ha reportado que aproximadamente el 0,7% de los hombres estadounidenses se consideran
homosexuales.
28.Actitudes sociales hacia la homosexualidad
29. Muchos moralistas y diferentes grupos religiosos consideran que esta orientación es una desviación
sexual y un pecado. La homosexualidad ha sido prohibida en muchos países y culturas, castigando la
tendencia sexual en sí o algunas prácticas asociadas (como la penetración anal, bucal o la
masturbación) aunque no sean exclusivas de los homosexuales. En muchas culturas la relación
homosexual —aunque fuera consensual— llegó a considerarse un crimen.
30. Existen numerosas asociaciones homosexuales que manifiestan su pertenencia a una religión y a
menudo ayudan a otros creyentes a vivir su propia homosexualidad enseñándole que no es
incompatible con su creencia.
31. Entre las varias asociaciones y organizaciones existentes en la actualidad que sirven como referente
para las personas creyentes, están, por ejemplo, Dignidad (que atiende preferentemente a las
personas de fe católica), Conexión (dirigida a personas de fe adventista) y Afirmación y
Reconciliación (estas dos últimas dirigidas a mormones).
32. Afirmación (Mormones Gays y Mormonas Lesbianas) es una asociación que ayuda a sus miembros a
reconciliar su espiritualidad (religiosidad y fe basada en el mormonismo) con su naturaleza
(sexualidad) mediante una serie de actividades que se van desarrollando de acuerdo a las
necesidades de los afiliados.
33. En Chile, Afirmación Chile, cuyas actividades han sido destacadas ya por la prensa, desarrolla
actividades que contemplan aspectos espirituales, sociales y recreacionales, equilibrando esos
rasgos como una manera de propender a una ayuda más eficaz, pero también ha desarrollado
instancias para generar una discusión más general y abierta acerca de las declaraciones bíblicas
sobre el tema, como en Exegética Homosexualitarum, sitio donde se propone una exégesis de los
textos bíblicos con la intención no de establecer una definición dogmática sino de proponer una
discusión que lleve a una ponencia más realista que la actualmente existente en los medios
fundamentalistas de las iglesias cristianas en general.
34. Roles

35.
36. Lord Alfred Douglas y el escritor Oscar Wilde
37. Existe un falso mito popular que dice que en las parejas homosexuales uno de los hombres adopta el
rol de varón y el otro el rol de mujer. De esta manera el hombre más varonil sería activo (el que
penetra analmente al otro y nunca es penetrado) mientras que el afeminado sería pasivo (que desea
ser penetrado analmente de manera exclusiva). En realidad el coito anal es una práctica poco
frecuente en las relaciones esporádicas, y la mayoría de las parejas homosexuales estables que
practican sexo anal son "versátiles" o activos-pasivos (en el transcurso de una relación sexual
pueden ser penetrados por el otro o penetrarlo).
38. Este mismo mito erróneo también se aplica a las mujeres: una de ellas tendría facciones,
musculatura, actitud y ropas más masculinas, mientras que la otra sería más "femenina" (pasiva).
39. En Grecia y Roma
40. El lugar del homosexual en la sociedad y la percepción de la homosexualidad cambia muchísimo
entre las sociedades y las épocas. En la Grecia antigua, por ejemplo, fue considerado normal que un
muchacho (entre la pubertad y el crecimiento de la barba) fuera el amante de un hombre mayor, el
cual se ocupaba de la educación política, social, científica y moral del amado. Pero se consideraba
más extraño que dos hombres adultos mantuviesen una relación amorosa (aunque se ve que era
normal en la relación entre Aquiles y Patroclo, o en las parejas de soldados tebanos y hasta en la
relación entre Alejandro Magno y Hefestión). La situación de la mujer, al contrario de lo que podría
pensarse, era muy diferente y la homosexualidad femenina no estaba bien vista.
41. La máxima griega era, a este respecto, que la mujer era para la reproducción, pero el hombre para
el placer. Se reconocía que era necesario preservar la estirpe, la especie, pero que solamente se
podía encontrar placer en la relación íntima con otro hombre.
42. En la antigua Roma, que tenía un sistema similar, era normal que un hombre penetrara a un esclavo
o a un joven, mientras que lo contrario era considerado una desgracia. De Julio César, el gran genio
militar, creador del Imperio, se decía que era vir omnia mulieris et mulier omnia virorum, esto es, ‘el
hombre de todas las mujeres y la mujer de todos los hombres’. Y aunque se decía que había perdido
la virginidad con un rey (aludiendo a su estadía en Asia Menor como huésped de un rey), eso no fue
motivo de menoscabo efectivo para él. Marco Antonio y Octavio (después conocido como Augusto
César), tenían amantes masculinos.
43. LA HOMOSEXUALIDAD. ¿INDUCIDA O CONGÉNITA?
44. Preguntarse porque las personas son homosexuales, no tiene una respuesta fácil. Muchas de las
investigaciones van encaminadas a responder esta interrogante, presionada por lo esfuerzos para
explicar el patrón menos común, la homosexualidad, por lo cual se han lanzado una serie de
hipótesis que buscan razón de ella.
45. La más antigua de las teorías sostiene que la homosexualidad es una especie de enfermedad
mental, una especie de desorden mental o una angustia demarcada y persistente por una
orientación sexual. Otras teorías tienen en cuenta los factores biológicos, una familia con una madre
dominante y un padre débil, y una situación aprendida (desarrollo de una preferencia por el mismo
sexo después de haber sido seducido por un homosexual). Hasta los momentos no existe un
respaldo científico para la hipótesis de la conformación familiar no del aprendizaje en una situación
determinada.
46. Existen varias teorías acerca de este tema, entre las siguientes podemos nombrar:
a. Teoría del Origen Hormonal: en algunos estudios con animales se ha demostrado que la
administración de hormonas o modificaciones de sus cifras pueden producir variaciones en
la conducta sexual adulta, posibilitándose a una conducta homosexual. Hoy en día no hay
elementos no hay elementos para establecer un origen genético de la expresividad
homosexualidad más allá de la etiología genética de una capacidad de respuesta genital y
sistemática ante estímulos sexuales diversos. En otras palabras el ser humano no hereda la
posibilidad de responder en forma preferente a unos estímulos u otros. Dentro de este
enfoque se afirma que la homosexualidad es biológica, congénita y natural. Según este
punto de vista la homosexualidad es rasgo biológico que aparece en todas las sociedades y
en todas las épocas; básicamente uno nace homosexual aunque las circunstancias de la
vida puedan hacer que uno presente o no las conductas correspondientes. En consecuencia
uno escoge ser homosexual, el individuo homosexual no es responsable de su orientación.
1. Otra variación sobre la idea de la homosexualidad biológica ha sido el
factor hormonal; muchos investigadores han buscado combinaciones de
hormonas masculinas y femeninas en los homosexuales tanto hombres
como mujeres. Según esta teoría hormonal la homosexualidad se podría
curar, bastaba con ajustar los niveles hormonales. Esta teoría nunca se ha
comprobado de manera convincente; pero hay que aclarar que las
hormonas no bastan para producir ni el deseo, ni la fantasía, ni la
conducta, ni el placer sexual.
2. Otra variación dentro de la concepción biológica respecto a la
homosexualidad es el campo de la genética. En los últimos treinta años
se han estudiado posibles aspectos genéticos sobre este tema; se ha
comprobado que los individuos homosexuales tienen más posibilidades
de tener un hermano homosexual que los heterosexuales, aunque todavía
nos e ha encontrado una correlación entre hermanos gay y sus hermanas
lesbianas. El hecho de que dos hermanos compartan la misma orientación
sexual no es prueba de un rasgo genético común.
b. Teorías Psicosociales y Psicoanalítica: Freud en su teoría psicoanalítica consideraba una
bisexualidad innata que explica las tendencias latentes hacia la homosexualidad que
pueden activarse ante ciertas condiciones patológicas. Veía el impulso sexual como no
específico en relación al sexo de objeto en donde se buscaba la satisfacción y aún como
indiferente a la especie del objeto. Otras teorías del psicoanálisis rechazan la bisexualidad
innata y señalan diversas experiencias de la infancia y de la adolescencia como causantes
de la conducta homosexual.
1. Es importante destacar que casi todos los estudios que intentan
demostrara el origen psicosocial de la homosexualidad, se han realizado
en poblaciones de homosexuales, que eran pacientes de psicoanalistas,
psiquiatras o instituciones, lo que inevitablemente sesga e invalida la
muestra.
2. En la actualidad existen otros enfoques que han sido más aceptados,
como el caso de Marmor (1.978), el cual señala que la homosexualidad es
"multideterminada por factores psicodinámicos, socioculturales,
biológicos y situacionales". El estudio de Bell (1.981), a través del análisis
complejo y cuidadoso de una muestra de homosexuales, establece que
no se encuentra ninguna casualidad socio familiar universal para explicar
la experiencia homosexual.
47.
a. Aspectos del Desarrollo del Niño Prehomosexual: el miedo excesivo al daño físico durante la
niñez, está asociado con varias actitudes en la conducta de los padres. Surgen síntomas de
trastorno sexual que se manifiestan en la culpa masturbatoria, aversión a los genitales
femeninos y el deseo de poseer un pene grande. La ciencia psicoanalítica indica que la
sintomatología sexual tiene sus raíces en la infancia; se supone que una interacción
recíproca fue operante entre el miedo excesivo al daño y la psicodinamia de los síntomas
sexuales.
b. El sistema triangular: La unidad hijo (homosexual)/madre/padre se analiza como un
sistema, que engloba el proceso básico de interacción en las relaciones interpersonales que
establecen el fundamento para el desarrollo de la personalidad. Creemos que la
personalidad se forja dentro de este sistema triangular del núcleo familia, por consecuencia
es ahí donde las mal adaptaciones de la personalidad tienen primariamente sus raíces.
1. La familia con más de un hijo tienen más de un sistema triangular, cada
uno se interpreta con otros subsistemas del núcleo familiar. El ambiente
psicológico del hijo homosexual difiere claramente del de sus hermanos.
La cualidad y el estilo de las actitudes y al disciplina de los padres, la
personalidad y la conducta de los distintos miembros de la familia, las
señales y ciertas actitudes verbales y no verbales, conscientes o
inconscientes, la basta y compleja mezcla de pautas interactuantes que
operan en la familia, influyen en la dinámica del sistema triangular.
48. Homosexualidad por Situación o por Privación: En algunos casos especiales, donde la privación de la
figura femenina es por mucho tiempo (prisiones, escuelas para hombres, seminarios, monasterios,
etc.) pueden ocurrir experiencias homosexuales, algunas de forma voluntaria y otras obligadas. En
la mayoría de estos casos las conductas homosexuales son facultativas. , aunque igual ocurren
conductas homosexuales voluntarias. Algunas personas después de pasar esta etapa vuelven a su
situación heterosexual normal.
49. DEFINICIÓN. ESTADÍSTICAS. CAUSAS.
50. La palabra homosexual proviene del griego HOMO que significa mismo, es decir, una persona que
gusta de personas de su mismo sexo. Se puede decir que la homosexualidad es una fuerte atracción
preferencial hacia personas del mismo sexo, se les llama homosexuales a las personas que gustan
de compartir sus cuerpos en lo sexual y tal vez en lo sentimental con personas de su mismo sexo.
51. Los estudios recientes han encontrado un rango entre el 1 y el 4 %, a continuación tenemos una
muestra de esos estudios más recientes:
52. En un estudio de 5,514 estudiantes universitarios canadienses de edades de 25 años para abajo se
encontró que el 1% era homosexual y un 1% era bisexual (King et al., 1988).
53. En un estudio de 8,337 hombres británicos se encontró que el 6.1% había tenido "alguna
experiencia homosexual" y un 3.6% había tenido "1 ó más parejas homosexuales." (Johnson et al.,
1992).
54. En un estudio francés de 20,055 se encontró que el 4.1% de los hombres y el 2.6% de las mujeres
tuvieron al menos un acontecimiento de índole sexual con persona de su mismo sexo durante su
vida. (ANRS, 1992).
55. En un estudio aleatorio Danés se encontró que un 2.7% de los 1,373 hombres que respondieron a
sus cuestionarios tuvieron una experiencia homosexual (Melbye, 1992).
56. El National Health Interview Survey hace entrevistas en los hogares de la población civil no
institucionalizada. Los resultados de tres investigaciones, hechas durante 1990-1991 y basándose en
más de 9,000 respuestas cada vez, encontraron que entre el 2 al 3% de la gente respondiente dijo Sí
a un paquete de declaraciones que incluían "Eres un hombre que ha tenido sexo con otro hombre en
algún tiempo desde 1977, aunque sea una vez " (Dawson, Hardy, 1990-1992).
57. En un estudio aleatorio de 6,300 Noruegos, el 3.5% de los hombres y el 3% de las mujeres
reportaron que habían tenido una experiencia homosexual alguna vez en su vida (Sundet et al.,
1988).
58. Desde luego que aún los mejores estudios diseñados no proveen un porcentaje preciso y exacto. Los
resultados de los estudios arriba mencionados, que consisten en estudios aleatorios de la población
en general, están influidos por varios factores, como son la aceptación social de decir Sí y la
fraseología de las preguntas. ¿Cuántas personas escondieron el hecho que eran homosexuales?
¿Cuánta gente dijo "Sí" a una pregunta fraseada ampliamente acerca del contacto homosexual,
cuando en su caso sucedió en el contexto de abuso sexual cuando era un niño o adolescente?
¿Cuántos hombres dijeron Sí a haber tenido un contacto homosexual, cuando esto ocurrió en la
prisión únicamente por la ausencia del sexo opuesto? ¿Y Cuántos hombres y mujeres que sienten
atracción únicamente al mismo sexo dijeron "No" a la conducta homosexual porque ellos no han
estado sexualmente activos, o porque no usan la etiqueta de "homosexual"?
59. Entre las causas más comunes para la homosexualidad, hay diferentes ideas acerca de por qué
algunas personas experimentan atracción hacia su mismo sexo:
60. Muchas personas que son atraídas hacia su mismo sexo tienen un sentido de ser diferentes desde
muy temprana edad y consecuentemente creen que nacieron homosexuales.
61. Otras personas creen que algunas personas son homosexuales porque así lo escogieron. Para la
mayoría de las personas homosexuales esto no es verdad.
62. Muchas personas creen que algunas personas son homosexuales por lo que les sucedió durante su
vida. Pueden haber sido lastimados emocionalmente y esto puede afectar la manera de cómo se
siente con ellos mismos. Pueden que hallan sufrido un abuso sexual o hayan tenido una mala
relación con los padres. En este punto cabe destacar los siguientes aspectos: los factores con los
cuales se nació (temperamento, predisposición genética, etc.), experiencias negativas en la infancia,
la situación familiar de la persona (buena o mala), la cantidad y el tipo de apoyo que estuvo
disponible para ayudar al hijo al joven a enfrentar lo que estaba sucediendo, el tipo de
entrenamiento moral que se le dio al niño, las decisiones que se tomaron en respuesta a los
sentimientos y atracciones, cuán claros o confusos son los roles sexuales en una cultura, etc.
63. 3. EL PROBLEMA DE LA BISEXUALIDAD.
64. Bisexualidad es el potencial de estar erótica o románticamente atraído por personas de cualquier
sexo. Así mismo, un bisexual es aquella persona que siente una atracción erótica por individuos de
ambos sexos.
65. Sin embargo, definir la identidad sexual de cada individuo no es tarea fácil. Definirla es algo muy
personal: muchos individuos que mantienen relaciones sexuales con miembros de ambos sexos
pueden no considerarse o llamarse a sí mismos bisexuales. Quizás se consideren más como
heterosexuales, o más como homosexuales. Para entender esto podemos ejemplificarlo de la
siguiente manera: el hecho de que un hombre tenga contacto sexual con una mujer, no significa
necesariamente que ella en particular le atraiga sexualmente. Puede ser que él únicamente quiera
guardar apariencias o demostrarse a sí mismo algo. Ahora bien, en el caso de la bisexualidad, se
aplica lo mismo: una persona que se sienta ya sea homosexual o heterosexual y tenga relaciones
con ambos sexos no es necesariamente bisexual. Esta persona tendrá la identidad que internamente
mejor le venga, con la que se sienta más a gusto.
66. Sucede algo similar en el caso contrario. Puede ser que una persona se considere a sí misma
bisexual debido a sus sentimientos por ambos géneros, pero que mantenga relaciones con
persona(s) de un mismo género. Aquí se aplica nuevamente lo de la identidad: esta persona se
siente bisexual, y aunque tiene una predilección o interés por involucrarse con un solo sexo, su
sentir es para con ambos sexos a fin de cuentas. Aquí podría entrar el caso de un bisexual
monógamo, lo cual es perfectamente válido, siempre y cuando así lo quiera y decida la persona.
67. Ahora bien, un bisexual no se siente forzosamente atraído por hombres y por mujeres de igual
manera. Una persona bisexual (hombre o mujer) puede preferir las relaciones con mujeres por
encima de las relaciones con hombres, o preferir las relaciones con hombres por sobre las relaciones
con mujeres, o bien, tener la misma preferencia por ambos sexos, concibiendo el amor erótico en
este último caso, como un estado donde no importa el sexo de la pareja, sino su carácter.
68. 4. LA VIDA SOCIAL DE UN HOMOSEXUAL.
69. En un principio los lugares homosexuales (baños públicos, saunas, bares, etc.), fueron una
variaciones de los que se conoce como burdel; espacios donde se podía comer, beber, consumir
drogas, mantener encuentros ilícitos, presenciar actos eróticos, obtener material pornográfico, etc.
Al igual que en los burdeles el contacto sexual no implicaba compromisos morales ni sentimentales,
en realidad se trataban de burdeles gratuitos.
70. Hoy en día se ha comercializado con la homosexualidad al crear lugares de encuentro "gay", donde
no necesariamente se va a tener o buscar un encuentro sexual, más bien se va en busca de un
espacio donde se pueda interactuar con personas del ambiente y poder moverse abiertamente
como si fueran heterosexuales. Independientemente siguen existiendo los "burdeles gratuitos",
donde se va en busca de sexo gratuito y sin compromisos.
71. 5. DISCRIMINACIÓN DE LA SOCIEDAD.
72. Es importante en este aspecto destacar la homofobia, que es el miedo o rechazo hacia la
homosexualidad. En la sociedad actual es más aceptada la relación lésbica, de hecho si nos
basamos en las películas pornográficas aparecen relaciones lésbicas, pero, con mujeres muy
femeninas. En el cine, por ejemplo, el público tiende a ofenderse más cuando ve a dos hombres
besarse, que cuando se trata de dos mujeres.
73. Los homosexuales han sido estereotipados como si fueran unas personas promiscuas, inestables,
inmaduros y afeminados; siendo que hoy en día la mayoría de los homosexuales muestran una
masculinidad algo exagerada, músculos, bigotes, pelo corto, ropa negra y algunos atributos que han
ido adquiriendo gracias a la forma en que nos vendieron la imagen del cuerpo masculino.
74. Hay que tener en consideración también que los conceptos que habitualmente manejamos, y
especialmente los relacionados con la sexualidad no responden a una realidad objetiva, varían en el
tiempo y son específicos de cada cultura. Sin embargo, para cada individuo son fundamentales, le
sirven para valorar las actuaciones de los demás y para guiar las propias. Desde pequeños hemos
aprendido a distinguir lo que está bien de lo que está mal, lo normal de lo anormal. Posteriormente
nuestra propia experiencia vital hará que revisemos este sistema normativo y aceptemos aquellas
pautas que nos parezcan correctas o útiles y desechemos las que consideremos inútiles o ineficaces.
75. En los casos concretos de la sexualidad, todos, homosexuales y heterosexuales, hemos interiorizado
los mismos conceptos y, por lo tanto, los mismos prejuicios contra la homosexualidad que existen en
nuestra sociedad. Uno de los principales es la identificación entre homosexualidad y perversión,
anormalidad o enfermedad. Otro prejuicio importante es la identificación de las personas
homosexuales con el género contrario al que realmente poseen, a un hombre homosexual se le
atribuyen comportamientos femeninos y a una mujer masculinos.
76. Esta impronta cultural se graba en lo más profundo de nosotros mismos impidiéndonos valorar con
ecuanimidad los comportamientos que se salen fuera de la norma. Por otro lado esa misma sociedad
tiene un segundo sistema de control de los individuos mediante el cual literalmente castiga a
aquellas personas que se saltan las normas, imponiéndoles penas progresivamente más graves
dependiendo del grado de importancia que la sociedad atribuye a las leyes transgredidas. La
combinación de ambos elementos, control interno y control externo, limita la posibilidad de
actuación sexual efectiva de los individuos, imponiéndoles el cumplimiento de la norma
heterosexual-reproductiva, la adecuada y deseable según nuestro sistema cultura.
77. Cualquier comportamiento no heterosexual y, por lo tanto, toda persona con deseos homosexuales,
transgrede diversas reglas y pone en cuestión importantes valores en los que se apoya nuestra
sociedad. Fundamentalmente éstos:
78. transgrede la norma reproductiva
79. interfiere el contrato matrimonial clásico y el sistema de herencia consecuente
80. se enfrenta a la normativa religiosa de nuestra cultura (es considerado "pecado".)
81. confunde la norma sobre reparto de roles sexuales en que se basa nuestra organización social del
trabajo.
82. no hay definido un rol en nuestra sociedad al que estas personas puedan acogerse. No hay normas
sobre cómo actuar o cómo vivir, lo que implica la inexistencia de una forma "correcta" de
comportarse
83. confunde la idea de los sexos y sus caracteres activo/masculino pasivo/femenino, y especialmente
cuestiona la norma patriarcal según la cual el hombre-heterosexual-padre-activo detenta el poder
familiar y social.
84. La libre aceptación de la homosexualidad interfiere el complejo sistema de valores en el que se
fundamenta nuestra sociedad, y por lo tanto la norma cultural lo ha rechazado.
85. Sin embargo, prácticamente todos estos valores están siendo puestos en cuestión en la actualidad.
Muy probablemente esta sea la razón por la que la homosexualidad y en general las prácticas no
reproductivas empiezan a valorarse menos negativamente. De alguna forma el movimiento
feminista comparte muchos de los objetivos por los que luchan los movimientos de liberación
homosexual ya que, en el fondo, ambos chocan contra el sistema normativo patriarcal que subyace
a nuestro sistema social.
86. 6. EL HOMOSEXUAL Y SU ENTORNO FAMILIAR. ¿ACEPTACIÓN O RECHAZO?
87. Durante la niñez y la adolescencia, por primera vez muchos individuos homosexuales se percatan de
su homosexualidad o lesbianismo y pasan por la experiencia de tener pensamientos y sentimientos
homosexuales. La homosexualidad ha existido a través de la historia y en diferentes culturas.
Cambios recientes en la actitud de la sociedad hacia la homosexualidad han ayudado a
algunos/algunas adolescentes homosexuales a sentirse más cómodos con su orientación sexual. En
otros aspectos de su desarrollo estos jóvenes son similares a los jóvenes heterosexuales.
Experimentan los mismos tipos de estrés, luchas y tareas durante la adolescencia.
88. Los padres necesitan entender claramente que la orientación homosexual no es un desorden
mental. Las causas de la homosexualidad no se entienden claramente. Sin embargo, la orientación
sexual no es un asunto de decisión propia. En otras palabras, los individuos no pueden escoger ser
homosexuales o ser heterosexuales. No importa cuál sea su orientación sexual, todos los
adolescentes tienen la alternativa de escoger la expresión de su comportamiento sexual y su estilo
de vida.
89. Los adolescentes homosexuales pueden aislarse socialmente, separarse de las amistades y los
amigos, tener problemas concentrándose y desarrollar una pobre autoestima. También pueden
desarrollar una depresión. Los padres y otras personas necesitan estar alerta a estas señales de
angustia, ya que estudios recientes demuestran que entre los jóvenes homosexuales y lesbianas
existe un alto incidente de muertes por suicidio.
90. Es importante para los padres entender la orientación homosexual de sus adolescentes y proveerles
apoyo emocional. Los padres frecuentemente tienen dificultad aceptando la homosexualidad de sus
adolescentes por algunas de las mismas razones por las que el/la joven desea mantenerlo en
secreto. A los adolescentes homosexuales y lesbianas se les debería permitir decidir cuándo y a
quién revelarle su homosexualidad.
91. Heterosexualidad
92. Saltar a navegación, búsqueda
93. La heterosexualidad es una orientación sexual que se caracteriza por la atracción sexual, o el
deseo amoroso o sexual hacia personas del sexo opuesto, en contraste con la homosexualidad, y
que suele distinguirse de la bisexualidad
94. Además de referirse a una orientación sexual, el término heterosexualidad también se refiere al
comportamiento sexual entre personas de sexo opuesto. Muchas especies animales (aquéllas que
tienen sexo y fertilización interna), entre las que se encuentra la especie humana, se reproducen
mediante relaciones heterosexuales.
95. HETEROSEXUALIDAD
La mayoría de las personas en su educación tienen una orientación heterosexual, es decir, se da
por hecho que a las chicas van a sentir atracción por los chicos y viceversa. Esta orientación
educativa esta íntimamente ligada a la creencia de que los niños y las niñas seguirán una vía natural
de comportamiento típicamente masculino o típicamente femenino, como si estos patrones de
comportamiento estuvieran biológicamente determinados por el sexo. Por otra parte, la familia es la
unidad social por excelencia, y para que se cree una familia y puedan tener descendencia de una
forma natural, la pareja deberá estar constituida por un hombre y una mujer. Esto ha llevado a
determinar la unión heterosexual, de hombre y mujer, como una unión "normal" sexualmente
hablando, pero las personas que sienten otras inclinaciones no pueden ser consideradas "raras" o
"anormales"