Está en la página 1de 3

SECTOR MINERO ALIENTA ENCADENAMIENTOS PRODUCTIVOS LOCALES Y

REGIONALES

Tras afrontar una dura crisis económica de varias décadas, el Perú ha ingresado a un ciclo de
crecimiento económico sostenido en los últimos años gracias al dinamismo que están
alcanzando algunos sectores productivos, los cuales también están promoviendo el
fortalecimiento y crecimiento de otras industrias y el comercio.

Entre estos sectores se encuentra la actividad minera, que con el desarrollo alcanzando en los
últimos quinquenios, se ha convertido en el motor que alienta el crecimiento de la economía
peruana y en el mejor aliado de la industria y comercio nacional, aspecto que se puede apreciar
si observamos o analizamos las compras que realiza y cómo es que estas se han estructurado.

La minería ha mostrado un avance notable, si comparamos la situación que se tenía en la


década de los noventa, pues ha permitido que en la actualidad, el Perú se consolide entre los
tres principales productores mundiales de cobre, zinc y estaño; y es el primer productor de plata
y el quinto de oro.

ESTRUCTURA DE COMPRAS DEL SECTOR MINERO

I. COMPRAS NACIONALES

Antes de este importante crecimiento, el sector minero realizaba compras que bordeaban los
1,400 millones de dólares anuales, de las cuales la mayor parte se destinaba a la adquisición de
productos importados, debido a que la industria y el mercado nacional no estaban en
condiciones de atender sus requerimientos de equipos, maquinarias, insumos, entre otros. Hoy
según cifras del Ministerio de Energía y Minas (última información disponible) las compras
realizadas por el sector minero en el año 2006 alcanzaron los 3,225 millones de dólares de las
cuales el 81 % son productos nacionales y el 19 % restante importados.
Estas cifras indican con claridad que el crecimiento productivo del sector minero ha alentado la
competitividad y el crecimiento de la industria y comercio nacional, generando importantes
encadenamientos productivos a nivel local y regional.

De este modo, el dinamismo de laminería ha implicado para el país mayor demanda por diversos
tipos de insumos y servicios, que ha dado lugar a que participen de ella no solo empresarios
nacionales, sino también locales, quienes han asumido el reto de convertirse en proveedores de
la actividad minera.

II. IMPORTANTE CRECIMIENTO

Si compara solo la evolución de las compras mineras


en el período 2005-2006, observamos que las
compras totales se incrementaron 29%. Este
crecimiento se explica por el aumento en 31% de las
compras nacionales (pasando de US$ 2,000millones
a US$2,628 millones) y el incremento en 20% de las
importaciones (de US$ 495 millones a US$ 596
millones).

Hay que destacar que el mayor dinamismo de las compras del sector minero se produce en las
regiones o departamentos del país. Podemos ser más acuciosos con la información , si
clasificamos las compras nacionales en tres grandes grupos: locales (aquellas que se realizan
dentro de la comunidad o distritos vecinos), regionales (aquellas que se realizan al interior de la
región a la que se pertenece) y el resto de regiones (aquellas que se compran a otras regiones
del país).

Las compras locales son las que mayor dinamismo han experimentado entre el 2005 y el 2006,
pues registraron un crecimiento de 160%. Estas compras explicaron el 12% del total adquirido en
el Perú.

Las compras regionales, con una participación de 20% sobre el total nacional, también crecieron
(84%); mientras que las compras en las otras regiones (que representan el restante 68%) no
tuvo una variación muy elevada (12%). Ante estas cifras, es innegable que los distritos cercanos
a la mina están empezando a tener la capacidad de proveer muchos de los insumos que esta
requiere, por lo que cada vez resulta menos necesario que la empresa salga a buscarlos en
otras zonas.

Las cifras que se muestran hacen referencia a la adquisición de maquinaria, abastecimiento de


energía, adquisición de productos químicos, alimentos, entre otros; que son recopilados
anualmente a través de la Declaración Anual Consolidada elaborada por el Ministerio de Energía
y Minas.
III. GENERADOR DE NEGOCIOS Y MANO DE OBRA.

El sector minero tiene la particularidad de ser


una actividad intensiva en capital más no en
mano de obra, lo que no lo inhibe del hecho
que impacta positivamente en la población a
través de la generación de empelo directo.

Las estadísticas analizadas muestran que las


empresas mineras cumplen un rol importante
en términos de creación de negocios y
puestos de trabajo, tanto para las regiones
mineras como para las no mineras; así como
para un buen número de localidades en el interior del país, donde no se desarrolla otra actividad
económica.

De esta manera, independientemente del hecho de que este sector es el que genera los
mayores ingresos para el gobierno central en términos de pago de impuestos (de donde se
transfiere el canon minero para los gobiernos regionales y locales); contribuye con el 62% de las
divisas que ingresan al país vía exportaciones; la presencia del sector minero en el Perú resulta
ser vital párale dinamismo y desarrollo económico local.

En suma, el sector minero que es hoy el segundo comprador más importante del país, después
del Estado, es el forjador de encadenamientos productivos a nivel local, regional y nacional,
contribuyendo al crecimiento económico y social que requiere el país para derrotar a ese
enemigo compón que se llama la pobreza.