Está en la página 1de 235
SISTEMA DE FRENOS. FUNDAMENTOS, 4 rfas I, por las que Mega el Ifquido de frenos hasta los cilindros C y D, desde el orificio J donde se une el latiguillo que trae el Irquido de la bomba. En K se coloca un purgador como ‘en tos bombines de tos frenos de tambor Cuando el conductor pisa el pedal del freno, la bomba envia liquido a los frenos, en donde entra por el orificio J hasta los bombines C y D, empujando los pistones Fy E que aplican las pas- tillas H y G sobre el disco A, frenan- dolo en su giro. En este sistema puede ejercerse una mayor presién sobre el disco que en los frenos de tambor, porque como la mordaza solamente rodea una parte del disco, éste se encuentra en contacto directo con el aire, y por ello su refri- geracién es mucho mayor que la del tambor. Ademés no tiene el inconve- niente de la dilatacién y aparicion del fading, como en el caso de los frenos de tambor, ya que el disco apenas se dilata y, én todo caso, esta pequefia dilatacién en vez de alejarlo de las pastillas, lo acerca. Figura 6.36 Cuando el conductor suelta el pedal del freno desaparece la presién en los cilindros C y D y, con ello, las pastillas G y H dejan de aplicarse contra el disco, siendo empujadas hacia atras por el propio giro del mismo y su ligero alabeo, quedando muy cerca de él, rozéndolo ligeramente. De esta manera, cuando se vuelva a pisar el pedal se produciré inmediatamente el apriete contra el disco y la consiguiente accién de frenado, por lo que no se necesita un mecanismo de reglaje para irlas aproximando al disco a medida que se desgasten, como ocurre con las zapatas en los frenos de tambor. Aqu{ el reglaje es automatico. La Figura 6.37 muestra el conjunto de un freno de disco, en este caso de mordaza movil, donde puede verse que la pinza de freno 8 se monta sobre el soporte I (unido al portaman- gueta), al que se fija por las chavetas 9 y muelles 2, de manera que pueda deslizarse late- ralmente en la accién de frenado. En la pinza 8 est4 labrado el tinico cilindro, contra cuyo Pist6n 6 se acopla una de las plaquetas 4, mientras que la otra se aloja en el lado opuesto del disco, El piston 6 esta provisto de una guarnicién 5, que realiza la estanqueidad necesaria. El guardapolvo 7 impide Ja entrada de suciedad al cilindro, En la accién de frenado, el pistén es desplazado hacia afuera del cilindro aplicando a la plaqueta de ese lado contra el disco, mientras la pinza se desliza sobre el soporte en sentido contrario, aplicando la otra plaqueta contra la cara contraria del disco, consiguiéndose con esta accién el frenado del mismo. Con este movimiento, la guarnicidn se deforma adapténdose al cilindro y cuando cesa esta acci6n vuelve a recuperar su posicién separando ligeramente el émbolo del disco. En la Figura 6.38 puede verse la disposicién de montaje flotante de la pinza de frenos 2, la cual estd acoplada al estribo 1 en las gufas 4, fijadas por los tornillos 6 y protegidas de la suciedad por los guardapolvos 5. El estribo 1, a su vez, va fijado al portamangueta por me- dio de tornillos. En el funcionamiento, cuando la presién del Iiquido enviado por la bomba produce el desplazamiento del pistén en el interior de la pinza, la plaqueta de ese lado se aplica contra 256 FRENOS DE DISCO el disco, mientras que la pinza de freno es desplazada en sentido contrario aplicando la otra plaqueta también contra el disco, produciéndose la accién de frenado. El movimiento de la pinza es posible gracias al montaje deslizante en las guias 4, que le permiten un cierto reco- ido axial, equilibrando los esfuerzos en ambas caras del disco. Figura 6.38 Este tipo de freno de pinza flotante es utilizado en la actualidad casi en exclusiva, por las Ventajas que presenta frente al anteriormente descrito de una menor friccién de la pinza en su deslizamiento, que supone un accionamiento més silencioso y equilibrado, que ade- mas atentia el desgaste de las plaquetas y lo reparte mas uniformemente; sin embargo, algu- os vehiculos disponen un montaje rigido de la pinza cuyo estribo va fijado al portaman- ‘gueta de manera similar a la descrita en el anterior modelo, pero ahora la pinza se une rigi- 257 SISTEMA DE FRENOS. FUNDAMENTOS, damente al estribo y en ella se disponen dos émbolos, uno a cada lado del disco, como pue- de verse en la Figura 6.39 En los frenos de disco, el contacto entre éste y las plaquetas se realiza sobre una superfi- cie plana y no cilindrica, como ocurre en los frenos de tambor, de lo que resulta que toda la superficie de las plaquetas esta practicamente utilizada, en beneficio de una mayor accién de frenado. En la actualidad, las plaquetas tienen la forma de un sector de corona circular (Fig. 6.40), de dimensiones comprendidas entre los radios que forman entre sf un dngulo a de 60°. Estas plaquetas son aplicadas contra ambas caras del disco por los correspondientes pistones, como ya se ha visto. Figura 6.39 Figura 6.40 En los montajes convencionales, como los descritos hasta aqui, las plaquetas se sitéan una frente a la otra en una disposicién simétrica sobre ambas caras del disco; sin embargo, actualmente se tiende a una disposicién de montaje asimétrico de las plaquetas, como se muestra en la Figura 6.41, es decir, ambas plaquetas estén decaladas sobre el disco siguien- do el giro de éste. La ventaja fundamental de esta disposicidn estriba en que con ella dismi- nuyen las vibraciones que pueden producirse en la frenada, debidas a los posibles alabeos dei disco. Figura 6.41 258 FRENOS DE DISCO En algunas ocasiones se utilizan dobles pistones, como muestra la Figura 6.42, que pue- den ser accionados simulténeamente o por circuitos independientes que aseguren el funcio- -namiento de los frenos en caso de fallo de uno de los circuitos. El contacto directo entre pist6n y pastilla en la pinza de frenos, hace que el calor gene- rado con el rozamiento entre el disco y la plaqueta se transmita en parte al liquido a través del pistén, 10 que no es deseable, pues favorecerfa la aparicién del fenémeno del fading. Para limitar esta transmision de calor, los pistones se fabrican huecos y alargados (Fig. 6.43), de manera que el liquido contenido en la rec4mara esté suficientemente alejado del foco de calor, y éste sea evacuado facilmente por la superficie del pist6n. En otros casos, la pinza de freno se fabrica de aluminio en lugar de fundicién, por las ventajas de evacuacién de calor que conlleva. Figura 6.42 Figura 6.43 Figura 6.44 Con este mismo objeto se montan en ocasiones los Hamados discos ventilados, dotados de taladros radiales en toda su periferia (Fig. 6.44), que con la rotacién del disco establecen unas corrientes de aire que mejoran notablemente 1a evacuacién del calor generado en las frenadas. El material utilizado en la fabricacién de los discos de freno suele ser el acero al cromo, 6 la fundicion gris perlitica aleada con cromo, que presenta una alta resistencia a las raya- duras y a la corrosi6n, ademas de una buena conductibilidad térmica y resistencia mecéni- ca. El cromo confiere a las superficies de frotamiento un acabado fino, précticamente per- fecto. Este acabado tiene una influencia primordial sobre e] desgaste de las plaquetas, y las superficies de frotamiento deberdn ser perfectamente planas, presentando un ovalamiento y un paralelismo entre caras inferior a 0,1 mm. La Figura 6.45 muestra la disposicién de montaje de un freno de disco para una rueda trasera, lo que es identifiable por el dispositivo de palanca 5 para el accionamiento del freno de mano. El disco 2 esta unido al buje 3 (al que se sujeta la rueda) y su cara posterior esta protegida por la chapa deflectora 1 que preserva al disco de las proyecciones de barro y suciedad. La pinza de frenos 4 dispone en este caso de dos émbolos a cada lado, cuyos cilindros se enlazan por el tubo 8. El desplazamiento de los émbolos por la presin hidrdulica oprime las pastillas 6 contra el disco, las cuales estén montadas de una manera flo- tante en la pinza, siendo guiadas en unos ejes en ambos extremos, como muestra la Figura. 259