BARBARIE

Por: Irma Alma Ochoa Treviño Monterrey, N.L.

Me uno a la pena que embarga a las familias de las cincuenta y dos personas que ayer -25 de agosto de 2011- perdieron la vida en un incendio provocado por manos criminales, en el Casino Royal, ubicado en la ciudad de Monterrey.

Mujeres 1) Adelina Hernández Huerta 2) Aída Cavazos de la Peña 3) Amalia Terrazas Moreno 4) Azucena Rocío Dávila de la Garza 5) Carmen Adriana Flores Navarro 6) Edith Castillo Ramírez 7) Elsa Martínez Pérez 8) Flor María González Gómez 9) Flora Montes Padilla 10) Idalia Elizabeth Walls Polendo 11) Irma Sofía Vélez Álvarez 12) Isabel Ladrón de Guevara Barrada 13) Jeny Adriana García Toledano 14) Jeny Adriana Toledano Flores 15) Josefina Contreras Orozco 16) Juana Saldaña García 17) Julia Yuridia Cardona Morales 18) Karla María Espinosa Vega 19) Laura Adriana Gregoria Navarrete Berlanga 20) Laura Elena Rodríguez de la Garza 21) Lilia Elma Vela Vázquez 22) Lorena Villarreal Elizondo 23) Lucía del Carmen Anguiano Lugo 24) María de los Ángeles Pérez Patlán 25) María del Carmen Martínez Grimaldo 26) María Dolores Campos Rodríguez 27) María Elena Moreno Luna 28) María Esperanza Alanís Chapa 29) María Guadalupe Monsiváis Estrada 30) María Hilda González González 31) María Inés González González 32) María Martha Navarro Moreno 33) Martha Elena Gutiérrez Salinas 34) Mayra Liliana González Zamarripa 35) Miriam González González 36) Nora Elia Ortegón de Lomelí 37) Petra Bustos Velásquez 38) Priscila Barbosa Zapata 39) Rosa Mariana Ramírez Díaz

40) Sara Aurora Ramírez Rodríguez 41) Sonia de la Peña Guerrero 42) Yolanda Rocha Delgado Hombres: 1. Rómulo Baldomero Tamez Salazar 2. Martín Jesús Saide Azar 3. Joaquín Martínez Ríos 4. Rubén Noé Morales Castillo 5. Christian Alejandro Solís Huerta 6. Juan Manuel Juárez Alonso 7. Benito Garza Garza 8. Eduardo Enrique Martínez Cavazos 9. Brad Xavier Muraira Pérez 10. Miguel Ángel Loera Castro

Expreso mi profunda indignación por estos inhumanos actos y mi dolor por la pérdida de vidas humanas, a causa de la violencia generalizada a manos de delincuentes que buscan continuar intoxicando a la población, conseguir o mantener espacios de poder y acumular monedas.

Desalienta que a la par que hemos avanzado en la creación de mecanismos que previenen y atienden el problema de la violencia contra las mujeres, aumenta el número de feminicidios. Setenta y cuatro mujeres fueron asesinadas en el 2010. A la fecha, en Nuevo León se han

cometido 151 asesinatos de mujeres; de éstos diez en contra de menores de edad. El mayor porcentaje de los hechos delictivos se registra en Monterrey, la ciudad más poblada del estado.

A las estadísticas de la pérdida de vidas humanas hay que añadir la omisión o inacción del Estado, al no brindar seguridad ni protección a sus habitantes para reducir los índices de criminalidad o eliminar el problema. Además, la mayoría de los asesinatos suelen quedar en la impunidad por una deficiente investigación o por falta de denuncias, en particular cuando son cometidos por la delincuencia organizada, a la que se le imputa el mayor número de los asesinatos de mujeres.

Nota: el número de mujeres asesinadas aumentó pues ayer dieron a conocer los nombres de otras mujeres que se encontraban desaparecidas e identificaron por el ADN EL 4 de agosto Milenio diario publicó una carta de lectora en la que digo: " De acuerdo a las recientes modificaciones al Código Penal para el estado de Nuevo León, según la nota de Milenio publicada el 30 de julio, se castigará hasta con 50 años a quien cometa robo de vehículo. Habrá mayor pena también para la alteración de los números de serie o la utilización del mueble robado para perpetrar otro delito, el desmantelamiento y venta del mismo, que al responsable de arrebatarle la vida a una persona. Este comentario va porque uno de los aprehendidos ayer como responsables del asesinato de 42 mujeres y 10 hombres había sido juzgado en el 2009 por robo de vehículo, se le siguió el juicio y el juez le dictó sentencia -obviamenteprivación de la libertad, no obstante, estaba en libertad y continuaba cometiendo fechorías.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful