R E V I S TA

Bogotá, D.C. Colombia. Mayo-Junio de 2008. Edición Nº 139

R E V I S TA

EJÉRCITO 1 3 9

Bogotá, D.C. Colombia. Mayo-Junio de 2008

“2008 año del for talec im ie nt o d e l r e s p e t o p o r lo s D e r e c ho s H um a no s ”

INFORME ESPECIAL: LAS DESMOVILIZACIONES FORTALECEN LA LEGITIMIDAD DEL EJÉRCITO

Tarifa postal reducida de Adpostal Nº 144. Vence

año del for talecimiento del r espeto por los Der ec hos Humanos”

“2 0 0 8

D D . H H

-

D I H

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

EDITORIAL
LEGITIMIDAD Y DERECHOS HUMANOS
Por: General MARIO MONTOYA URIBE Comandante Ejército Nacional

2
EDITORIAL

3
esperanza y la fe en la derrota definitiva de las amenazas que se ciernen contra nuestros compatriotas. Ello acrecienta el compromiso y las responsabilidades de oficiales suboficiales, soldados y personal civil. Resultados efectivos como los que hemos obtenido, son la mejor prueba de lo que podemos lograr, cuando se manifiesta la verdadera esencia del soldado: un servidor consagrado al servicio de una noble causa, centrada en la defensa y protección de su pueblo, pero ante todo con la seguridad de actuar en forma transparente y legítima, base del concepto operacional. Así continuaremos, con conductas centradas en los principios y valores que nos rigen, integradores de la profunda base ética del soldado, porque no haremos nada que pueda avergonzarnos. En este sentido, el 2008 se ha denominado el “Año del fortalecimiento del respeto por los DD.HH”, por innumerables razones, entre ellas, porque nuestro gran compromiso es la protección de la vida, la integridad y la dignidad de los colombianos; acatar la normatividad que nos rige es prenda de garantía de la aplicación de nuestra estrategia militar. Tenemos claro que somos capaces de emplear la fuerza legítima del Estado con un profundo respeto por las normas y las leyes que nos identifican como un Estado social de derecho y así vamos a continuar, cumpliéndole al país con la derrota final del terrorismo. Por tanto, ganaremos la guerra en forma legítima, con un profundo respeto por los Derechos Humanos.

a Política de Consolidación de la Seguridad Democrática, establecida por el señor Presidente de la República, doctor Álvaro Uribe Vélez, cuyo mapa estratégico ha sido la ruta para que las instituciones del Estado, en especial las que tenemos la función social y la responsabilidad constitucional de recuperar y mantener las condiciones de seguridad y tranquilidad para nuestro pueblo, ha sido a todas luces exitosa y efectiva. La derrota de los grupos violentos mediante la anulación de su voluntad de lucha, es un propósito en el que se pueden mostrar resultados dignos de análisis positivos, a la vez que se protege la vida de la población, los recursos privados y estatales, logrando convertir el imperio de la ley y el orden en el principal esquema y la esencia de las necesidades primarias de nuestros compatriotas. Avanzamos seguros, constantes y confiados hacia la victoria final, la que esperan los colombianos de bien, manteniendo la legitimidad como el centro de gravedad; es decir que toda operación y acción de las tropas de nuestro Ejército esté enmarcada en el cumplimento de las leyes que nos rigen nacional e internacionalmente, en forma especial con el respeto por los Derechos Humanos y el acatamiento del Derecho Internacional Humanitario, sustento teórico básico del Derecho Internacional de los conflictos armados. Es esta constante de vida afianzada cada vez más en la conciencia de nuestros integrantes, la que nos ha llevado a estar posicionados en el colectivo nacional como la institución de mayor credibilidad, en la que tienen puestas la

L

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

ORGULLOSOS DE SER COLOMBIANOS

EJÉRCITO NACIONAL

CONTENIDO

34 38 40 44 48 52

LAS DESMOVILIZACIONES FORTALECEN LA LEGITIMIDAD DEL EJÉRCITO

MAYOR GENERAL GUILLERMO QUIñONES QUIROZ COMANDANTE CUARTA DIVISIóN

56 60 64 68 72 78 82

PERIODISTA ERNESTO YAMHURE COLUMNISTA EL ESPECTADOR

EL “CYBER-FRENTE”

6
4
CONTENIDO
Director General General MARIO MONTOYA URIBE Comandante del Ejército Nacional Comité Editorial MG. CARLOS LEMUS PEDRAZA Segundo Comandante y Jefe de Estado Mayor del Ejército BG. GUSTAVO MATAMOROS CAMACHO Jefe de Operaciones del Ejército BG. FRANCISCO JOSÉ ARDILA URIBE Director Acción Integral CR. LUIS FERNANDO NAVARRO JÍMENEZ Subdirector Acción Integral TC. ADRIANA VICTORIA ALBA RODRÍGUEZ Coordinadora Acción Integral General DRA. MARÍA FRANCIA ALZATE Asesora Editora MY. MARGARITA QUIROGA VARGAS Coordinadora Impresos y Publicaciones Periodistas CAROLINA QUIROGA BÁEZ MARÍA FERNANDA VILLEGAS FORERO Publicistas ANTONIO JOSÉ ROSERO TORRES ALEXANDER ABRIL MEDINA Fotografía SP. JUAN CARLOS HURTADO PACHAJOA ARCHIVO EJÉRCITO NACIONAL EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS ARCHIVO PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA Colaboradores AGENCIA DE NOTICIAS EJÉRCITO PÁGINA WEB EJÉRCITO Diseño y Conceptualización STRATEGY LTDA. Tel 244 8149 - 335 0778 Impresión IMPRENTA NACIONAL Servicio al suscriptor Av. El Dorado CAN Cra. 52 Of. 203 Dirección Acción Integral Ejército Tels. 266 04 60 - 266 01 62 Departamento Comercial Tel. 266 04 19 Escríbanos al correo electrónico enguardia@ejercito.mil.co www.ejercito.mil.co Derechos Reservados Revista Ejército es una publicación que circula cada 4 meses y difunde información de interés nacional, sobre temas de carácter militar y/o civil. Las opiniones expresadas en ella por autores militares y civiles son de su exclusiva responsabilidad y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Institución.

DERECHOS HUMANOS Y SEGURIDAD DEMOCRÁTICA

DOCTOR ÁLVARO URIBE VÉLEZ PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA

DOCTOR FREDDY FORERO REQUINIVA GOBERNADOR DE ARAUCA

EN ARAUCA EL CAMBIO SIGUE SU MARCHA

LEGITIMIDAD Y FUERZA PÚBLICA
DOCTOR ALFONSO GóMEZ MÉNDEZ JURISTA Y ANALISTA POLÍTICO

5
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

12 16 22 26

CONSTRUYENDO CONFIANZA
DOCTOR GUILLERMO BOTERO NIETO PRESIDENTE DE FENALCO

¿QUÉ OPINIÓN TIENEN LOS COLOMBIANOS DE LAS FUERZAS MILITARES?
DOCTOR JORGE LONDOñO DE LA CUESTA DIRECTOR INVAMER GALLUP

DOCTOR EDUARDO MACKENZIE PERIODISTA Y ESCRITOR

LAS FARC, FRACASO DE UN TERRORISMO

SECTOR SEGURIDAD Y DEFENSA EN EL DESARROLLO ECONÓMICO
OFICINA PLANEACIóN NACIONAL

UNA MIRADA A LOS DD.HH Y AL DIH
CORONEL JORGE ENRIQUE ACERO TRIVIñO JEFE OFICINA DERECHOS HUMANOS EJÉRCITO NACIONAL

LA POLÍTICA DE SEGURIDAD DEMOCRÁTICA:EN SINTONÍA CON LOS COLOMBIANOS
DOCTOR FERNANDO ARAÚJO PERDOMO CANCILLER DE LA REPÚBLICA

EL DESPERTAR DE LOS COLOMBIANOS

ENTRE LUBANGA Y ROMAÑA

ESTUDIANTE CRISTINA LUCENA SUBGERENCIA DE PROYECCIóN HUMANA Y COMUNICACIONES CSY

DOCTORA GINA PARODY SENADORA DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA

LA RECUPERACIÓN SOCIAL DEL TERRITORIO Y OTROS CRITERIOS DE POLÍTICA SOCIAL
DOCTOR LUIS ALFONSO HOYOS ARISTIZÁBAL ALTO CONSEJERO PRESIDENCIAL

UNA ALIANZA ESTRATÉGICA: LAS FUERZAS MILITARES Y LA FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN

BRIGADIER GENERAL JAVIER FERNÁNDEZ LEAL COMANDANTE VIGESIMOSÉPTIMA BRIGADA DE SELVA

PUTUMAYO TIERRA DE PROMISIÓN Y GRANDES RIQUEZAS

DOCTORA MARILÚ MÉNDEZ DIRECTORA CUERPO TÉCNICO DE INVESTIGACIóN

LA SALUD EN LAS CIENCIAS DE LOS EJÉRCITOS

TENIENTE CORONEL JUAN CARLOS BUITRAGO MÉDICO MILITAR DEL EJÉRCITO

30

COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS: AMISTAD Y COOPERACIÓN POR AMÉRICA
TENIENTE CORONEL DARRYL LONG JEFE DE LA MISIóN AMERICANA EJÉRCITO

CARICATURA

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

DERECHOS HUMANOS Y SEGURIDAD DEMOCRÁTICA
Por: Doctor ÁLVARO URIBE VÉLEZ Presidente de la República de Colombia

6
NUESTRA ESTRATEGIA

Nuestra Fuerza Militar está para amparar esa constitucionalidad y por eso hemos llamado a nuestro Ejército: “pilar de la Seguridad Democrática”.

7
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

l 7 de agosto de 1819 en Boyacá, con el triunfo del Ejército Patriota, se rubricó para siempre la independencia de todos los colombianos y nacimos a la historia como nación. A la abnegación y heroísmo de nuestras Fuerzas Militares, debemos, desde entonces, el don incomparable de la independencia y de la soberanía como pueblo, y el de la elección de nuestro destino político: el de una democracia constitucional. Nuestra Fuerza Militar está para amparar esa constitucionalidad y por eso hemos llamado a nuestro Ejército: “pilar de la Seguridad Democrática”. En nuestra Constitución, base, junto con el Ejército, de nuestra democracia aparecen consignados los derechos fundamentales de todos los colombianos, que no son otra cosa que una versión de los Derechos Humanos para Colombia. Allí en nuestra Carta Magna se encuentra expresada la dignidad de todos los colombianos y, por consiguiente, aquellos derechos que sin excepción y sin desmayo deben ser objeto de protección por parte de nuestra Fuerza Pública: el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a la libertad, el derecho a la seguridad, el derecho a la intimidad, el derecho a la educación, el derecho a la igualdad, el derecho a la libre locomoción, el derecho a la libertad de conciencia y de religión, el derecho a la libertad de pensamiento y de opinión, el derecho a la libertad de reunión y

E

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
de asociación, el derecho a elegir y a ser elegido, el derecho al trabajo y a recibir por él una remuneración equitativa, el derecho de sindicalización, el derecho al descanso, el derecho a la protección por parte de las autoridades, el derecho a un juicio justo y de acuerdo con las normas vigentes, el derecho a que se presuma su inocencia y el derecho de propiedad. Es larga la lista y es igualmente inmenso el desafío para nuestra Fuerza Pública: respetar y hacer respetar todo este conjunto de valores. ¿Qué sería de la democracia sin el amparo al menos de uno de ellos? Nuestro Ejército constituye el elemento coercitivo de la Constitución para proteger tales derechos. No son nuestras Fuerzas Militares un actor de guerra ni de conflicto y no debemos permitir que se le iguale a grupos violentos al margen de la ley. Nuestra estrategia de la Seguridad Democrática, como he afirmado en distintas ocasiones, es sostenible, es eficaz y va de la mano con los Derechos Humanos. No podemos utilizar los métodos que usan los terroristas para imponer su injusta ley democrática. El Ejército colombiano no debe confundirse en métodos ni en propósito con la insurgencia o con el mal llamado paramilitarismo. Para éstos no cuentan los derechos fundamentales de nuestros compatriotas. A los terroristas, principalmente, pero también a todo aquel que atente contra la dignidad humana de cualquier colombiano, los vamos a combatir con nuestra Fuerza Pública como lo tiene que hacer un Estado de Derecho respetable: de acuerdo con la tradición colombiana, de la mano de la Constitución y con ajuste total a los Derechos Humanos.

EJÉRCITO NACIONAL

8
NUESTRA ESTRATEGIA

9
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

“La Fuerza Pública colombiana hoy es particularmente fuerte por su legitimidad: porque cuenta con el apoyo unánime del pueblo colombiano, porque obra en todo momento con apego a la Ley y la Constitución, y con respeto por los Derechos Humanos”.
Doctor JUAN MANUEL SANTOS Ministro de Defensa Nacional

10
NUESTRA ESTRATEGIA

“Debemos sentirnos orgullosos de cuanto hemos hecho, los logros son indiscutibles, nuestras Fuerzas Militares están siendo superiores a su destino, y no podían serlo menos en la hora que nos ha correspondido vivir, nada ni nadie ha podido contra el espíritu indomable que alienta a la totalidad de soldados de tierra, mar y aire”.
General FREDDY PADILLA DE LEÓN Comandante General de las Fuerzas Militares

11
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

Fotografía: Javier Casella - Ministerio de Defensa

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

¿QUÉ OPINIÓN TIENEN LOS COLOMBIANOS DE LAS FUERZAS MILITARES?
Por:

...la población rodeó a sus Fuerzas Militares y en el año 2002 éstas tomaron el liderato como la institución con mayor aprecio entre los colombianos.

12
NUESTRA IMAGEN

Doctor Jorge Londoño de la Cuesta Director INVAMER GALLUP*

13
Analizada en el mediano plazo, se pueden observar tres períodos en la imagen de las Fuerzas Militares: 1) El período 98-02, en donde ellas no solamente ganan más favorabilidad entre los colombianos (pasan de 66% a 87%), sino que a su vez la mayoría de la gente pasa a creer que están en capacidad de derrotar militarmente a la guerrilla (hay que resaltar que para el año 98 la mayoría de los colombianos creía que las Fuerzas Militares no estaban en capacidad de hacerlo). 2) El período 02-07, donde las Fuerzas Militares pierden lentamente parte de su favorabilidad (pasan de 87% a 70%), y aunque sigue siendo mayoritaria, la capacidad de derrota militar a la guerrilla pierde dinámica. 3) El período de finales del 07 hasta lo que va corrido del 08, en el cual las Fuerzas Militares recuperan nuevamente buena parte de su favorabilidad (de 70% suben a 84%), y donde por primera vez un 75% de la población cree en la derrota de la guerrilla.

D

¿Tiene usted una opinión favorable o desfavorable de las Fuerzas Militares?

¿Cree usted que las Fuerzas Militares Colombianas están en capacidad de derrotar militarmente a la guerrilla?

NOTA: Las cifras están expresadas en porcentaje.

NOTA: Las cifras están expresadas en porcentaje.

Mayo-Junio 2OO8

urante muchos años la Iglesia Católica fue la institución con mayor favorabilidad entre los colombianos, pero a raíz de la implementación del Plan Colombia, y luego del reto que le plantearon las Farc al Estado colombiano una vez fracasadas las negociaciones de paz durante el gobierno de Andrés Pastrana, la población rodeó a sus Fuerzas Mili-

tares y en el año 2002 éstas tomaron el liderato como la institución con mayor aprecio entre los colombianos. Esta posición la ostentaron durante cerca de cuatro años, pues para el año 2006, los medios de comunicación le quitaron el primer puesto a las Fuerzas Militares, y solo hasta el 2008 recuperaron este lugar en los índices de favorabilidad.

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

¿Tiene usted una opinión favorable o desfavorable del General Freddy Padilla?

14
NUESTRA IMAGEN

15
¿Tiene usted una opinión favorable o desfavorable del General Mario Montoya?

NOTA: Las cifras están expresadas en porcentaje.

De acuerdo a las anteriores tendencias se podría decir que hoy en día existe una total comunión entre la imagen del presidente Uribe y la imagen de las Fuerzas Militares (ambos tienen un 84% de aprobación y favorabilidad respectivamente), la cual de alguna manera se venía perdiendo en el período 02-07. Paralelamente, la imagen de los Generales Freddy Padilla y Mario Montoya ha mejorado sustancialmente durante este año 2008. En otras palabras, nunca antes como

hoy las Fuerzas Militares habían tenido tantos elementos a su favor: ser querida como institución, generar confianza en su operación y que sus líderes sean apreciados por la población.
*Profesor de cátedra en la universidades EAFIT, Los Andes, El Rosario y Pontificia Bolivariana. Columnista en temas de mercadeo y opinión pública para la revista Dinero, revista Cambio, revista Semana, El Tiempo, El Colombiano y la revista Poder.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

“2008 año del for talecimiento del r espeto por los Der ec hos Humanos”
16
DERECHOS HUMANOS

UNA MIRADA A LOS DD.HH Y AL DIH
Por: Coronel JORGE ENRIQUE ACERO TRIVIÑO Jefe Oficina Derechos Humanos Ejército Nacional

17
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

T

eniendo como referencia el conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial, en especial las gravísimas violaciones a los Derechos Humanos presentadas en la Era Hitleriana, se llega a la convicción que muchas de estas violaciones se hubiesen podido evitar de haber existido para el momento histórico un sistema de protección efectivo a los DD.HH, el Derecho Internacional tuvo un desarrollo importante tanto así, que la Organización de las Naciones Unidas ONU, ha venido precisando los DD.HH fundamentales en las normas de DD.HH de la carta de la ONU; en la Declaración Universal de los DD.HH, en los dos Pactos Internacionales de los DD.HH, que versan sobre Derechos Civiles y Políticos, el primero y el segundo sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, junto con sus Protocolos Facultativos. Como resultado de los esfuerzos por consolidar un tratado de DD.HH que estableciera normas obligatorias de carácter legal, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, adoptó en diciembre de 1948 la Declaración Universal de los DD.HH, sin embargo, transcurrieron más de 18 años desde la adopción de la Declaración para que los tratados, los dos Pactos y sus Protocolos facultativos fueran adoptados por la Asamblea, y otros diez años, para que entraran en vigencia ambos Pactos1.

La Declaración Universal de DD.HH es el primer documento de su género promulgado por una organización universal en pro de la libertad y dignidad humana, al proclamar en su artículo primero que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, y con un sentido de universalidad, como se aprecia en el artículo 28 al establecer que “Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos”. La Declaración establece dos categorías de derechos: los civiles y políticos, los económicos, sociales y culturales2, reconociendo que éstos no son absolutos, al dar la facultad a los Estados para adoptar leyes que los limiten, con el único y exclusivo fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática. La anterior facultad se encuentra limitada por el artículo 30, que dispone “Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno
2 Declaración Universal de los Derechos Humanos, 10 de diciembre de 1948.

Archivo Ejército

1

Instrumentos Internacionales de protección de los Derechos Humanos, IIDH – San José de Costa Rica, junio 2005.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
Las materias que regulan los cuatro Convenios de Ginebra, son las relacionadas con el alivio a los heridos y enfermos de las Fuerzas Armadas en campaña; el alivio a los heridos, enfermos y náufragos de las Fuerzas Militares en el mar; el trato a los prisioneros de guerra, y la protección de personas civiles en tiempo de guerra. Para asegurar el cumplimiento de las obligaciones asumidas por los Estados adheridos a estos tratados, los Convenios de Ginebra contemplan un sistema de supervisión a cargo de las llamadas “Potencias Protectoras”4, cuya función es la protección de los intereses de las partes contendientes, función que puede ser desempeñada por el Comité Internacional de la Cruz Roja - CICR, u otra organización imparcial humanitaria. Las Potencias Protectoras tienen funciones de visitar campos de guerra y entrevistar a los prisioneros, ir a todos los lugares donde se hallen personas protegidas, especialmente a los sitios de internación, detención y trabajo. En lo relacionado con los Protocolos Adicionales, se puede indicar que el Protocolo I conoce sobre las víctimas de los conflictos internacionales y su propósito es hacer la guerra menos brutal e inhumana. Los Estados que lo ratifiquen se obligan a cumplir las normas sobre conflictos internacionales prescritas en las Convenciones de Ginebra, en el caso de las guerras de liberación nacional. Este Protocolo anticipa la creación de una comisión internacional de encuesta de 15 miembros, sus funciones son las de investigar cualquier hecho que haya sido alegado como infracción grave a los Convenios y al Protocolo, y facilitar, mediante sus buenos oficios, el retorno a una actitud de respeto a la normatividad. Los poderes de investigación de la comisión están condicionados al reconocimiento de su competencia por las partes en conflicto. Los miembros de la comisión son elegidos por cinco años y desempeñan sus funciones a título personal. El Protocolo II es relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional, desarrolla y complementa el artículo tercero común a los Convenios de Ginebra y se aplica a los conflictos armados no cubiertos por el Protocolo I, que se desarrollen en el territorio de una alta parte contratante, entre sus fuerzas armadas y fuerzas armadas disidentes, o grupos armados organizados que bajo la dirección de un mando responsable ejerzan sobre una parte de dicho territorio un control total, que les permita
4 Protocolo I Adicional a los Convenios de Ginebra, artículo 5.

EJÉRCITO NACIONAL
realizar operaciones sostenidas y concertadas, pero no se aplica a situaciones de tensiones internas y de disturbios interiores, tales como motines, actos esporádicos y aislados de violencia, u otros análogos que no sean considerados conflictos armados. Este Protocolo prescribe la obligación de tratar humanamente a individuos detenidos por motivos relacionados con el conflicto armado. Además contiene disposiciones sobre el debido proceso y otras garantías aplicables al enjuiciamiento y sanción de infracciones penales cometidas en relación con el conflicto armado; la protección de población civil, con indicación que ni ésta como tal, ni las personas civiles pueden ser objeto de ataque alguno. Por último, prohibe los actos y amenazas de violencia cuya finalidad principal sea crear terror en la población civil. A diferencia del Protocolo I, no contiene normas sobre “Potencias Protectoras” y tampoco otorga funciones específicas al Comité Internacional de la Cruz Roja CIRC. Sin embargo, establece que las sociedades de socorro establecidas en el territorio de la alta parte contratante tales como Cruz Roja, podrán ofrecer sus servicios para el desempeño de sus funciones tradicionales con relación a las víctimas del conflicto armado. Este Protocolo tampoco prescribe medidas de supervisión destinadas a verificar el cumplimiento de sus disposiciones. Mediante Ley 171 del 16 de diciembre de 1994, el Gobierno de Colombia aprobó el Protocolo II.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es el primer documento de su género promulgado por una organización universal en pro de la libertad y dignidad humana.

18
DERECHOS HUMANOS

19
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

Archivo Cuarta División
al Estado, a un grupo o a una persona para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualesquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”. Por lo tanto, un gobierno está vedado para imponer restricciones a los derechos establecidos en la Declaración con el argumento de la necesidad de proteger dichos derechos.
La Organización de Naciones Unidas ha promulgado una gama importante de convenciones sobre diversas materias, dentro de las cuales cabe resaltar la de prevención y sanción del delito de genocidio (1948); la de eliminación de todas las formas de discriminación racial (1965); la de la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (1979); contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes (1984); declaración sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas o involuntarias (1992)3. Estos Instrumentos Internacionales, una vez suscritos y ratificados por los Estados, en forma automática se vuelven obligatorios para éstos por su calidad de Estados Partes y por su carácter vinculante, por lo tanto, la normativa acordada por la Comunidad Internacional la tienen que incorporar como parte del cuerpo jurídico interno, a través de normas y procedimientos constitucionales y legales. Tratándose pues de DD.HH, los Estados y sus instituciones legítimas se constituyen en sujetos con personería jurídica
3 Op. Cit. (1)

internacional, responsables por su desconocimiento, falta de protección y ausencia de garantía de los mismos, lo que equivale a decir que cualquiera puede vulnerar los DD.HH, pero no todos son responsables a nivel internacional de su violación, a excepción del Estado. Indispensable es aclarar que la responsabilidad internacional del Estado recae por no garantizar los DD.HH y no por violarlos directamente, como sería, por ejemplo, el caso de un particular vulnerador de DD.HH al cual el Estado no investiga y por tanto, no se le castiga judicialmente su conducta; entonces, el Estado se hace acreedor a las sanciones impuestas por la Comunidad Internacional a nivel de responsabilidad intencional por incumplimiento a los tratados sobre este tópico, por cuanto una cosa es la violación y otra diferente la responsabilidad internacional. Otra rama del Derecho Internacional de bastante desarrollo lo constituye el Derecho Internacional Humanitario - DIH, el cual hace parte del Derecho Internacional de los Conflictos Armados - Dica, cuya fuente principal se encuentra en los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y los dos Protocolos Adicionales de 1977, cuyas bases, al igual que el Derecho Internacional de los DD.HH, son el respeto y la dignidad del ser humano. Puede ser definido como el elemento de DD.HH al derecho de la guerra, aplicable tanto a conflictos armados internacionales como a conflictos armados no internacionales.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

20
DERECHOS HUMANOS

21
A grosso modo, se ha realizado una aproximación a los temas de Derecho Internacional, DD.HH y Derecho Internacional Humanitario, y es preciso indicar en una forma sucinta sus diferencias, así: El Derecho Internacional de los DD.HH, entendiendo por DD.HH aquellos atributos que salvaguardan la vida y dignidad de los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición; frente a los cuales todos los Estados tienen el deber de adoptar las medidas positivas que permitan condiciones propicias en las que todas las personas tengan la garantía del goce efectivo de sus Derechos, se aplica en situaciones de paz; su Núcleo Duro, conjunto de derechos que siempre deben permanecer vigentes no se pueden suspender, no obstante, se pueden limitar en situaciones excepcionales. El DIH es un derecho de excepción en situaciones de conflicto armado internacional o interno. El derecho de los DD.HH, establece un conjunto de obligaciones en cabeza de los Estados Partes. El DIH, establece normas a todos aquellos que participan en un conflicto armado, se aplica automáticamente desde el momento que se presente tal situación, es el derecho de los militares porque a ellos les asiste el derecho del uso de las armas. El derecho de los DD.HH, no establece responsabilidades internacionales individuales sino en cabeza del Estado, no hay responsabilidad penal. El DIH, establece responsabilidades a nombre propio e individual y puede arrojar responsabilidad penal. No obstante sus diferencias, tanto el uno como el otro se dirigen a la protección de la persona humana, principio “Pro-Homine”. Por lo anterior, los militares conocemos, respetamos, difundimos, promulgamos, protegemos al interior y exterior de nuestra Fuerza el Derecho Internacional de los DD.HH y damos aplicación estricta a los principios y normas del DIH. Es así, que todas las operaciones militares se ejecutan con transparencia, dentro del marco del DIH y con absoluto respeto por los DD.HH. Por último, al ir los militares unidos de la mano con la normatividad de los DD.HH y del DIH somos eficientes al cumplir con los procedimientos legales, eficaces al cumplir la misión y efectivos al tener éxito sin incurrir en ninguna clase de violaciones a los DD.HH ni infracciones al DIH, sino por el contrario buscando siempre su protección y garantía, en procura de mantener el respaldo de nuestro pueblo colombiano. Para ésto, el Ejército Nacional busca día tras día el fortalecimiento de la cultura institucional de estas temáticas, y como una muestra más, el año 2008 ha sido proclamado dentro de nuestra Fuerza como “año del fortalecimiento del respeto por los DD.HH”5.
5 General Mario Montoya Uribe. Directiva Transitoria No.1.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

ENTRE LUBANGA Y ROMAÑA
Por: Doctora GINA PARODY Senadora de la República de Colombia*

Como es costumbre en materia de tratados internacionales, Colombia fue pionera en acogerse y respaldar la creación de la Corte Penal Internacional, esta vez con una reserva de siete años frente a los crímenes de guerra.

22
DERECHOS HUMANOS

23

Lubanga ordenó entrenar niños para matar, Lubanga los hizo matar y Lubanga dejó que se murieran” sentenció durante la audiencia de acusación, Ekkhehard Withopf, abogado de la fiscalía de la Corte Penal Internacional. Por mucho que se parezca, Thomas Lubanga no es un jefe guerrillero de las Farc ni de los paramilitares. Es un miliciano de la República del Congo, primer procesado por la Corte Penal Internacional –CPI- por el delito de reclutamiento de menores. La CPI fue constituida como un tribunal internacional independiente, de carácter permanente para garantizar que los crímenes cometidos contra la humanidad como el genocidio, los crímenes de guerra y los delitos de lesa humanidad no quedaran impunes cuando un Estado no quiera o no pueda aplicar justicia, como fue el caso del Congo. Como es costumbre en materia de tratados internacionales, Colombia fue pionera en acogerse y respaldar la creación de este tribunal, esta vez con una reserva de siete años frente a los crímenes de guerra. Es decir que para delitos como tortura, toma de rehenes, empleo de armas envenenadas y reclutamiento de niños, la competencia de la Corte Penal Internacional solo empezaría en noviembre del 2009. Este fue un gesto del entonces saliente presidente Pastrana y del entrante presidente Uribe, considerado como “generoso y bondadoso” en aras de lograr un acercamiento con las Farc, ya que impediría que la Corte eventualmente investigara a este grupo terrorista.

Archivo Ejército

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

24
DERECHOS HUMANOS

25
Ejército
www.ucin.org
Sin embargo, casi ocho años después de establecer la reserva, las Farc no han dado muestras de paz, por el contrario mantienen civiles privados de la libertad, siguen utilizando armas no convencionales y han trazado una estrategia de reclutamiento de niños, niñas y adolescentes para no ver disminuido el número de miembros en sus filas, a pesar de las importantes bajas que ha ocasionado el Plan Patriota. ¿Qué razón existe en la actualidad para mantener la reserva? A mi juicio ninguna. Por el contrario sólo hay razones para levantarla ya, y de manera retroactiva. Algunos dicen que levantarla sería reconocer que nuestra justicia no tiene la capacidad para investigar y sancionar este tipo de delitos, pero esta incapacidad está demostrada en cifras, en la Fiscalía cursan 457 procesos por reclutamiento ilícito, de los cuales tan solo uno está en juicio y el resto en etapa de investigación preliminar, mientras que en la selva, la guerrilla cuenta con aproximadamente 7.000 niños y adolescentes con fusil al hombro. El mensaje de la Corte Penal Internacional, al inaugurarse con el caso de Lubanga fue bastante claro: proteger y garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Por eso y hasta que el Estado no tome la decisión de levantar la reserva o se cumplan los siete años, no será posible que la CPI actué en Colombia de la misma forma que actuó con Thomas Lubanga y mientras tanto Tirofijo, Jojoy y Romaña seguirán reclutando niños y las ‘Águilas Negras’ incorporando a los menores que los paramilitares no entregaron. Es imperante que se levante de inmediato la reserva y que se haga de manera retroactiva al 2002, para que aquellos que insisten en violar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, sientan que, como en el caso de Lubanga, pueden terminar en la silla de acusados de la Corte Penal Internacional.
*Gina Parody ha ejercido como abogada, y fue asesora por dos años de la ex-representante a la Cámara y columnista María Isabel Rueda, en donde adquirió la experiencia necesaria para llevar a cabo la tarea como legisladora.
Mayo-Junio 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

UNA ALIANZA ESTRATÉGICA: LAS FUERZAS MILITARES Y LA FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN
26
DERROTANDO AL TERRORISMO

Por:

Doctora MARILÚ MÉNDEZ Directora Cuerpo Técnico de Investigación*

27
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

La política criminal se entiende como el conjunto de respuestas que un Estado estima necesario adoptar para hacerle frente a conductas consideradas reprochables o causantes de perjuicio social con el fin de garantizar la protección de los intereses esenciales del Estado y de los derechos de los residentes en el territorio bajo su jurisdicción” (Sentencia C-646/01, Corte Constitucional). En este contexto la legislación penal es manifestación de la política criminal del Estado.
Existe una nueva legislación penal que traduce la política criminal del Estado y se encuentra enmarcada dentro del sistema penal acusatorio, el cual diferencia claramente las partes dentro del proceso penal, otorgándole a la Fiscalía General de la Nación la función de investigar los hechos que revisten las características de un delito y de imputar y acusar a los responsables ante los jueces de la República. El ejercicio de la investigación penal desde el ámbito técnico, investigativo y científico le corresponde realizarlo a la Policía Judicial, única autoridad facultada por la ley penal para apoyar la actuación judicial. En el desarrollo de las funciones de policía judicial relacionadas con la búsqueda de material probatorio contundente para judicializar a grupos armados al margen de la ley se hizo evidente que la información de inteligencia militar constituía una pieza clave fundamental para luchar contra esta clase de delincuencia, sin embargo no podía llevarse a los estrados por cuanto a pesar de reunir todas las condiciones necesarias para ser utilizada en la actividad de inte-

ligencia no cumplía con los requisitos legales exigidos para ser aportada dentro de un proceso penal. De ahí nace la necesidad de construir una alianza estratégica, consolidada a través de convenio suscrito el pasado 26 de mayo de 2006, entre la Fiscalía General de la Nación y el Comando General de las Fuerzas Militares en procura de optimizar la gestión de inteligencia militar, de manera que a través de investigadores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, en calidad de enlaces y atendiendo las prioridades estratégico-militares, procesen la información de inteligencia militar que pueda ser judicializada a través de fiscales asignados de manera especial. Somos conscientes que la lucha contra el crimen y en especial contra este tipo de grupos ilegales al margen de la ley exige la conjugación de diferentes entidades, en donde cada una, a partir de su misión constitucional cumple su rol específico, pero integrado dentro de un contexto de colaboración armónica y bajo el principio de separación de poderes. Así, a la Fiscalía General de la Nación le corresponde investigar las conductas delictivas y acusar a los presuntos responsables dentro del marco del debido proceso y las garantías constitucionales; y a las Fuerzas Militares de la República de Colombia defender la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y la vigencia del orden constitucional, tendientes a contribuir a la seguridad de la población y sus recursos, así como el cumplimiento

Archivo Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

28
DERROTANDO AL TERRORISMO

de las funciones del Estado y los deberes de los particulares. Misiones éstas autónomas e independientes que permiten un intercambio de esfuerzos enriquecedor que aporta desde el ámbito de la Fiscalía a la investigación judicial de los grupos armados al margen de la ley con oportunidad y contundencia, sin afectar el cumplimiento de la misión institucional de cada una de las partes. Solo a través de la cooperación integral entre las diferentes instituciones estatales puede combatirse estructuralmente las amenazas comunes de narcotráfico, lavado de activos, terrorismo, desplazamiento forzado, genocidios, torturas, masacres, secuestro y extorsión -entre otras muchas atrocidades, las que abren espacios a todo tipo de criminalidad-, promovidas y ejercidas por grupos organizados ilegales y que ponen en peligro y atacan el orden constitucional y la función de justicia. Este trabajo mancomunado y esfuerzo articulado entre investigadores del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación y efectivos de inteligencia de las Fuerzas Militares han dado importantes resultados de judicializaciones y capturas entre las que se encuentran: Benjamín Osiris Humañez Jiménez alias “comandante Dumar”, delegado de la Dirección Nacional del Eln para visitar los frentes de guerra; Gustavo Aníbal Giraldo cabecilla de esta organización,

Nancy Conde Rubio, alias “Doris Adriana”, cabecilla de la red de finanzas y logística del frente primero de las Farc; Edgar Antonio Cañas Piedrahita, integrante de la Columna Móvil Téófilo Forero Castro de las Farc, vinculado con el secuestro y homicidio de Liliana Gaviria y miembros de las Farc en cuyo poder se encontraban pruebas de supervivencia de los secuestrados; entre otros. Se han logrado esclarecer casos tan importantes como el relacionado con el niño “Emanuel” hijo de Clara Rojas, se han evitado secuestros y desmontado estructuras dedicadas al terrorismo y el tráfico de armas destinadas a las Farc. Igualmente, se han capturado narcotraficantes de la talla de Diego León Montoya Sánchez, alias “Don Diego”, quien era uno de los criminales más buscados por las autoridades de policía nacionales e internacionales, captura y judicialización de innumerables miembros de bandas criminales de “los machos” y “águilas negras” por los delitos de homicidio, narcotráfico, terrorismo, secuestro, extorsión, entre otros, donde se ha destacado la labor responsable y coordinada de la Policía Judicial y de los miembros de las Fuerzas Militares, en orden a apuntar al desvertebramiento de dichas organizaciones. Otra demostración de cooperación interinstitucional lo constituye las Estructuras de Apoyo (EDAs), creadas en el

año 2001, donde participan coordinadamente y dentro de sus competencias el Cuerpo Técnico de Investigación, en su calidad de Policía Judicial, las Fuerzas Militares y los fiscales allí destacados, con el fin de reducir el ataque frecuente a la infraestructura de exploración, explotación y transporte de combustibles e investigar los hechos terroristas derivados de la acción de los grupos organizados ilegales. Con el trabajo conjunto efectuado en las EDAs se ha logrado demostrar la responsabilidad de la delincuencia organizada e identificar a su autores y partícipes por numerosos ataques a las infraestructuras petroleras que han causado gran desequilibrio natural, social y económico en las regiones de Arauca, Magdalena medio, y Putumayo, acciones que con la determinación de la Fuerzas Militares y de los investigadores del CTI han permitido reducir ostensiblemente esta clase de atentados. Así mismo, se han convertido en ejemplo de cooperación interinstitucional los Grupos Gaula – Rural creados con el propósito de evitar y actuar en contra del secuestro y la extorsión en todo el territorio nacional, y que se encuentran conformados con miembros de las Fuerzas Militares y Policía Judicial del CTI o del DAS, bajo la coordinación y dirección de un fiscal, que con su valentía y profesionalismo han devuelto la libertad a muchos colombianos y apoyado la investigación penal para encontrar los responsables.

Por ello, no dudamos ni por un momento en sostener que una de las mejores estrategias de lucha contra las organizaciones criminales para derrotarlas desde su estructura, la constituye la unión de fuerzas y esfuerzos institucionales de cooperación con el único interés de convertirnos en fieles instrumentos para el cumplimiento de los fines sociales del Estado. Estas alianzas estratégicas convertidas en hechos palpables, aportan al afianzamiento de la Política de Seguridad Democrática del Estado, cuando se señala: “la verdadera seguridad depende no sólo de la capacidad de la Fuerza Pública de ejercer el poder coercitivo del Estado, sino también de la capacidad del poder judicial de garantizar la pronta y cumplida administración de justicia, del Gobierno de cumplir con las responsabilidades constitucionales del Estado y del Congreso de legislar teniendo presente la seguridad como el bien común por excelencia de toda la sociedad”.
*Abogada especialista en derecho penal y ciencias criminológicas. Vinculada hace 20 años con la Fiscalía General de la Nación. Actualmente ocupa el cargo de Directora Nacional del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación y se ha desempeñado como Vicefiscal encargada.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

Sólo a través de la cooperación integral entre las diferentes instituciones estatales puede combatirse estructuralmente las amenazas comunes de narcotráfico, lavado de activos, terrorismo, desplazamiento forzado, genocidios, torturas, masacres, secuestro y extorsión.

29

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS: AMISTAD Y COOPERACIÓN POR AMÉRICA
Por: Teniente Coronel DARRYL LONG Jefe de la Misión Americana Ejército*

los Derechos Humanos. Estos lazos comunes son los que contribuyen a unificar a las naciones en sus esfuerzos por la seguridad.

Cooperación Militar Desde el comienzo del Plan Colombia, el enfoque principal de la cooperación militar entre Colombia y EE.UU es el apoyo al equipamiento, entrenamiento, y la educación profesional de las Fuerzas Militares de Colombia.
Reconociendo la amplia experiencia contrainsurgente de las Fuerzas Militares de Colombia, la Misión Militar del Ejército de EE.UU concentró sus inversiones en el apoyo al crecimiento y desarrollo de la movilidad proveída a la Avia-

ción del Ejército, el equipamiento y entrenamiento de las nuevas unidades creadas desde el 2001, los servicios de apoyo logístico y de mantenimiento, las capacidades médicas y apoyo para las iniciativas de las FF.MM de Colombia para recuperar campos minados del país. Adicionalmente, por medio del programa de los PATTs (Planning and Assistance Training Team - Equipos de Planeación y Entrenamiento) se continúa brindando el apoyo para brigadas y divisiones del Ejército Colombiano en la integración de inteligencia en operaciones de combate, en el planeamiento de operaciones conjuntas con la Fuerza Aérea y la Infantería de Marina colombiana, y en el entrenamiento militar de pequeñas unidades.

30
DERROTANDO AL TEROORISMO

31
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

n Colombia, desde los cálidos desiertos del norte guajiro hasta las húmedas selvas del sur amazónico, se ha visto en los últimos años el enérgico trabajo de soldados del Ejército de los Estados Unidos, que en coordinación con su embajada y varias entidades gubernamentales apoyan a las autoridades colombianas, para contrarrestar las actividades delictivas de los narcoterroristas. Los soldados extranjeros, más conocidos en estos lugares como ‘gringos’, han tenido que acostumbrarse a las noches de insectos, cantos de chicharra y luciérnagas y a los días lluviosos o ardientes, para desarrollar una intensa labor de cooperación que también beneficia a los colombianos. En las regiones de nuestro país, e incluso, en el exterior se preguntan con insistencia ¿qué hacen esos ‘gringos’?, ¿por qué están en Colombia?, y las respuestas pueden resultar tan diversas y contradictorias como se quiera, pero en realidad hay una importante razón para contar con el apoyo de estos soldados, y es que muchas de las mismas amenazas que afligen a Colombia también afectan a otras naciones, incluyendo a los EE.UU. Por eso, Colombia y EE.UU, como otras naciones en la región, tienen un interés mutuo en materia de estabilidad y seguridad democrática.

E

Entonces estos ‘gringos’, son los vecinos que deben enfrentar los mismos retos para lograr que Colombia sea un país mejor, y que así la seguridad y estabilidad del hemisferio sea un hecho, ya que el principal objetivo es el de la cooperación por América. Las dos naciones comparten lo que se puede denominar como un enemigo común, el narcoterrorismo. Las organizaciones narcotraficantes desarrollan acciones violentas e intimidan a la población colombiana, y envían sus productos adictivos y mortales a EE.UU y a otros países en la región y en el mundo. Las ganancias realizadas en esta actividad ilícita sirven para financiar la continuación de la violencia narcoterrorista y la expansión regional de estas actividades desestabilizadoras – convirtiendo la derrota del narcoterrorismo en una prioridad vital para la seguridad y la estabilidad del hemisferio. Por esta razón, EE.UU ha mantenido en firme la ayuda y cooperación civil y militar proveída a Colombia. El lenguaje, la cultura y hasta los ideales individuales no separan a Colombia de EE.UU, debido a que ambas naciones están ligadas por sus metas de vencer a los narcoterroristas. Hay un gran interés y dedicación por avanzar en temas de libre comercio y crecimiento económico, así como un compromiso con la democracia, la libertad, la justicia y

Enlace médico asiste la coordinación médica de personal civil durante la visita de USNS COMFORT en Buenaventura Colombia, en agosto de 2007.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

El lenguaje, la cultura y hasta los ideales individuales no separan a Colombia de Estados Unidos, ambas naciones están ligadas por sus metas de vencer a los narcoterroristas.
Bendición de Ambulancia donada en Cúcuta, Julio 2007
Mientras las fuerzas de seguridad han crecido con 128.000 uniformados, lo cual equivale a un 27% desde el año 2000, las denuncias por violaciones a los Derechos Humanos han disminuido en un 27% gracias a un agresivo programa combinado de instrucción en Derechos Humanos que se extiende a todas las unidades tácticas.1 Los frutos de este trabajo entre nuestras fuerzas siguen contribuyendo significativamente a los éxitos operacionales de las FF.MM colombianas en contra de las Farc -principal amenaza narcoterrorista del hemisferio- . a miles de ciudadanos colombianos que no tienen un fácil acceso a estos servicios básicos. Nuestro trabajo con el Ejército Nacional y Acción Social de la Presidencia de la República de Colombia para apoyar al pueblo colombiano se extiende a la construcción y dotación de comedores y centros comunitarios, escuelas, plantas de desalinización, y hogares de ancianos en las zonas más necesitadas del país. Para estas iniciativas, contamos con el gran apoyo del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de los EE.UU. Todo esto ha contribuido a una nueva visión para muchos colombianos. Una visión de una Colombia en paz, sin conflicto. Esto se refleja en la efectividad de la desmovilización de muchos colombianos que ven una salida hacia un mejor futuro.

32
DERROTANDO AL TEROORISMO

33
Ejército
Militares Norteamericanos atendiendo una niña durante jornada médica “USNS COMFORT” en Buenaventura, Colombia en agosto de 2007.
ridad del país. Aún se calcula que el 90% de la cocaína del mundo es producida en Colombia,2 las organizaciones narcoterroristas como las Farc se alimentan del narcotráfico, que genera corrupción y otras actividades ilícitas. Esto continúa planteando una amenaza seria a la seguridad y la estabilidad nacional. En los últimos años el Gobierno Nacional ha establecido la presencia de las FF.MM en todos sus 1.098 municipios, disminuyendo con ello considerablemente el crimen e incidentes terroristas. El año pasado se registró la tasa más baja de homicidios en dos décadas,3 los avances en materia de seguridad han marcado el camino para la prosperidad en Colombia, el país ha mantenido un efectivo crecimiento económico durante la última década -cerca de 5% anual durante los últimos dos años- situación que ha favorecido un ambiente
2 3 U.S. Department of State, International Narcotics Control Strategy Report: Policy and Program Developments, (2006), available at www.state.gov/p/inl/rls/ nrcrpt/2006/vol1/html/62103.htm, 1-2. Armed Services Committees, 10.

Cooperación en Acción Integral Durante la última década, Colombia ha tenido éxito contrarrestando los complejos problemas en materia de seguridad, alcanzando la paz y estabilidad para su recurso natural más poderoso: su gente.
Reconociendo la importancia de este recurso, la Misión Militar de EE.UU continúa con sus proyectos humanitarios que proporcionan ayuda médica a la población colombiana mediante la donación de medicamentos para apoyar numerables jornadas médico-humanitarias alrededor del país, y la construcción y dotación de equipo para puestos de sanidad en las zonas más conflictivas. Recientemente, en agosto de 2007, el buque naval de la Armada de EE.UU, el USNS COMFORT, visitó el puerto de Buenaventura como parte de su despliegue en América Latina para entregar servicios médicos
1 Armed Services Committees, The Posture Statement Of Admiral James G. Stavridis, United States Navy Commander, United States Southern Command Before The 110th Congress, (March 2007), available at http://www.southcom.mil/AppsSC/ files/T100.pdf, 26.

para el desarrollo económico, las inversiones extranjeras y la creación de nuevos empleos. Entonces cuando alguien se pregunte: ¿qué hacen “esos gringos”?, ¿por qué están en Colombia?... se debe recordar que los frutos de este trabajo combinado entre las FF.MM de Colombia y EE.UU siguen contribuyendo significativamente al éxito de la Política de Seguridad Democrática de Colombia y un debilitamiento substancial a la principal amenaza narcoterrorista del hemisferio – las Farc –. También recuerden el balance hemisférico que nos une, para decir con plena confianza que ellos son amigos, son vecinos, quienes apoyan al país para lograr un mejor futuro. Colombia y EE.UU están firmes en su verdadera Amistad por Las Américas (Partnership for the Americas).
*Especialista en Asuntos Internacionales de Ejército de los Estados Unidos, con más de veinte años viviendo y trabajando en Centro y Suramérica. Incluye trabajo con el Comando Sur (Miami), Estado Mayor Conjunto del Departamento de Defensa (Pentágono), y varias Embajadas de los EE.UU en la región.

Mirando hacia el futuro Mantener la seguridad en Colombia es determinante para el país y la región, pues el país cuenta con importantes recursos humanos y naturales, y con muchas tierras aptas para el desarrollo económico. Sectores como el del azúcar, el café, el banano, el algodón y las flores, en la agricultura; el carbón y las esmeraldas, en la minería y el del turismo, entre otros, aprovechan el magnífico territorio, los ríos, selvas y mares para potenciar la inversión, el amor patrio y la idea de paz y seguridad que se necesitan.
Sin embargo y considerando los dones naturales en flora y fauna que tiene Colombia, hay todavía desafíos que se deben enfrentar. El narcoterrorismo, el comercio de sustancias psicoactivas y el secuestro continúan amenazando la segu-

Mayo-Junio 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

Por:

Mayor General GUILLERMO QUIÑONES QUIROZ Comandante Cuarta División

34
INFORME ESPECIAL

35
Las acciones de consolidación buscan generar en la población de las zonas afectadas por el narcotráfico y las Farc, confianza para fortalecer su desarrollo económico y regional.
Dos centenares de integrantes de las Farc se han desmovilizado durante el presente año en los Llanos Orientales. La estrategia denominada ‘Vive’ diseñada por la Cuarta División, basada en las líneas estratégicas operacionales del Comando del Ejército: inteligencia, control militar de área activo, neutralización y Acción Integral, está dando los resultados esperados. Casi a diario las tropas reciben en promedio a dos fugados quienes manifiestan la intención de acogerse al Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado, del Gobierno Nacional (PAHD). con la investigación y van hasta la reeducación, esta última como forma de prevención. Para que sea efectiva no es suficiente convencerlos de la fuga, también es necesario tomar las acciones preventivas y educativas, para neutralizar el reclutamiento frente a la pérdida paulatina y permanente de los integrantes de las Farc y por otra parte, coadyuvar y fortalecer la credibilidad y la confianza del ahora exintegrante para que forje su futuro en el marco de la legalidad. Las áreas funcionales buscan por diferentes caminos sensibilizar, informar, persuadir, convencer y prevenir, permeando las dimensiones del ser humano en las esferas masiva, grupal e individual, llegando al corazón del terrorista para que elija como su opción de vida la fuga y lo haga.

LAS DESMOVILIZACIONES FORTALECEN LA LEGITIMIDAD DEL EJÉRCITO

La estrategia ‘Vive’ Tomando como fundamento la comunicación, explícita e implícita, la estrategia pretende desarticular las estructuras terroristas de las Farc, convenciendo a sus miembros que se desmovilicen, se libren del yugo esclavizante de las Farc, salven sus vidas y se reintegren a la sociedad.
La estrategia establece dos áreas funcionales, la Operacional (inteligencia y neutralización) y la de Acción Integral, ambas de manera paralela realizan acciones que inician

Áreas funcionales La primera, la Operacional, por un lado interviene las estructuras mediante operaciones de inteligencia y por otro neutraliza en combate a los cabecillas de las Farc de primero, segundo y tercer nivel, para debilitar así su poder de combate y contrarrestar la amenaza terrorista en la jurisdicción, objetivo impuesto en la Política de Seguridad Democrática.
Las operaciones ofensivas, sostenidas y contundentes desplegadas por tropas de la Séptima Brigada en el suroriente del departamento del Meta y de las Brigadas de Selva N°22 y N°28, en el Vichada y el Guaviare han sido el esce-

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
nario hasta la fecha, del 77% de las 200 desmovilizaciones de integrantes de las Farc. Estas operaciones y misiones tácticas bajo el nombre de operación ‘Fides’ han permitido la neutralización de importantes cabecillas a través de los procesos de fuga, capturas y muertes en combate, bloqueado las fuentes logísticas y obstruido los corredores de movilidad, representando para las Farc la pérdida de los ‘hilos conductores’, del control territorial y de alguna manera el manejo de las estructuras. Sumado a lo anterior, a través del control militar de área activo, las tropas se han convertido en la principal fuente de información sobre los beneficios del PAHD, la presencia permanente en las zonas además de generar credibilidad, confianza y tranquilidad, propician las oportunidades de fuga.

EJÉRCITO NACIONAL

El 8 de enero, en un hecho sin precedentes en la cuadrilla 16 de las FARC, estructura significativa para el Bloque Oriental dirigido por alias ‘Mono Jojoy’, el cabecilla y diez integrantes de la estructura armada se fugaron. La entrega masiva debilitó la comisión armada y financiera, y tan sólo cinco días después, otros 18 integrantes de la misma cuadrilla se fugaron.
A nivel del Alto Gobierno la contribución ha sido fundamental. Los trámites expeditos para vincular a los exintegrantes de las Farc al PAHD han fortalecido la credibilidad, los beneficiarios han podido referir con vivencias el trato adecuado y respetuoso en todo el proceso, desde la fuga hasta su reincorporación a la vida civil.

36
INFORME ESPECIAL

La segunda área funcional, la Acción Integral, a través de las Operaciones de Información y Sicológicas, contribuyen a desaparecer la brecha del desconocimiento y el temor que le infunden los cabecillas. Producida la desmovilización, enmarcada en el buen trato y el respeto por los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, las Farc han perdido su discurso sobre supuestas torturas, maltrato e inclusive asesinatos de quienes se entreguen al Ejército. Con el tiempo, los mismos desmovilizados, muchos de ellos cabecillas y con más de una década en las Farc, se convierten en los mejores testimonios de la legalidad y legitimidad de las acciones del Ejército.

37
Ejército
que solo les dejó pobreza y miseria, que trabajan hombro a hombro con la Fuerza Pública, apoyados por el Estado, buscando erradicar de sus regiones el terrorismo y el narcotráfico, fenómenos a los cuales eran sometidos por las Farc. Se ha avanzando mucho y con la persistencia de las tropas y el compromiso del Gobierno Nacional y las comunidades, el parte de victoria muy seguramente será antes de lo esperado.

La consolidación Para garantizar la institucionalidad en las regiones en las cuales se ha avanzado en el control territorial es indispensable consolidar. El compromiso del Estado representado a través de los funcionarios de orden nacional, departamental y local, así como de otras instituciones y entes, han hecho posible el avance en la misión.
En este proceso las poblaciones donde se registra el mayor número de desmovilizados han tomado cartas en el asunto. Comprenden que son entes vivos y constructores de su propio futuro, el de sus hijos y nietos. En forma coordinada se esmeran porque sus regiones en materia económica, social, educativa y cultural salgan del letargo ocasionado por la influencia terrorista de las Farc. Los comandantes de las Brigadas Séptima, Décima Sexta, de Selva N°22, de Selva N°28 y Móviles N°4 y N°12, también son parte activa en los procesos de recuperación social del territorio y el desarrollo económico regional. La fase de consolidación es prioritaria y decisiva. El empeño es permanecer con las comunidades apoyándolas y brindándoles la seguridad necesaria para que el Gobierno Nacional pueda acceder a estas zonas con recursos para ejecutar programas sociales que atienden las necesidades de las poblaciones vulnerables. Son comunidades que han manifestado satisfacción por librarse de la injerencia terrorista

Las continuas fugas de las cuadrillas 16 y 39 han afectado el flujo logístico hacia el Embo (estado mayor del bloque oriental) y el negocio del narcotráfico hacia el oriente de Colombia y desde allí a otros países.
sionar, y para la consecución de materiales, equipos y víveres para la estructura armada. Cuadrilla 39

Principales cabecillas desmovilizados: Cuadrilla 16

» »

» »

‘Patepalo’, con 14 años en las Farc, cumplía labores como jefe logístico y financiero. ‘Arialdo’ había sido hombre de confianza de Tomás Medina Caracas, alias ‘El Negro Acacio’, cabecilla de más de 60 terroristas. Con más de 13 años en las Farc, hacía parte del estado mayor de la Cuadrilla 16. ‘Julio Natilla’ con 15 años en la organización, era el cabecilla del grupo de Milicias Bolivarianas comisionado para el desarrollo de actividades de suministro de información a la cuadrilla, búsqueda de objetivos rentables para extor-

‘El Pollo’ con 12 años en la organización, se desempeñaba como el jefe de finanzas. ‘Esneider’ o ‘El Perro’ cabecilla de compañía armada, bajo su mando tenía 60 terroristas. En la organización llevaba más de una década. Fue traicionado por alias ‘Cadete’ Cabecilla de la estructura, quien lo sometió a un consejo de guerra revolucionario, determinándole ser asesinado por sus mismos compañeros. ‘El Loco Jorge’, con 12 años en la organización como cabecilla de la estructura armada, reemplazó a ‘Esneider ó El perro’ después de su fuga.

»

»

Mayo-Junio 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

EN ARAUCA EL CAMBIO SIGUE SU MARCHA
Por: Doctor FREDDY FORERO REQUINIVA Gobernador de Arauca*

Arauca es ejemplo de los frutos que ha dado la Política de Seguridad Democrática, es ejemplo de todo lo que se puede lograr cuando hay una estrategia encaminada a brindar tranquilidad a un pueblo que quiere trabajar.

38
SEGURIDAD DEMOCRÁTICA

39
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

En las horas de peligro es cuando la patria conoce el quilate de sus hijos.”, es una frase muy oportuna de Marco Tulio Cicerón, para iniciar y reconocer que desde los 746 kilómetros de distancia que nos separan del centro del país, hemos recibido el respaldo de nuestro Ejército Nacional, Policía, Armada, DAS, y en fin de todos los organismos que tienen que ver con la Política de Consolidación de la Seguridad Democrática.
Cinco años atrás el miedo y la zozobra dominaban a los 340 mil habitantes que viven en los siete municipios araucanos, pero hoy las cosas son diferentes y ya somos dueños de la tranquilidad y de la movilización segura por las vías de la región. También hemos logrado el fortalecimiento del sector agropecuario, hemos extendido las redes eléctricas y los acueductos; proyectos que creíamos difíciles de cumplir. Hoy tenemos todo esto y mucho más. Hoy tenemos tranquilidad. Con el fortalecimiento de la seguridad democrática también llegó el mejoramiento de la calidad de vida de nuestros ciudadanos a través de programas sociales, situaciones que son un binomio de beneficios para nuestros compatriotas que habitan esta zona de frontera con la República Bolivariana de Venezuela. Arauca no es historia ahora porque hizo parte de las zonas de rehabilitación del llamado Plan Patriota. No,

Arauca desde la Nueva Granada es importante para el país pues fue capital de ella y aportó sus lanceros llaneros para que se gestara la lucha de independencia que a la postre nos daría la libertad. Somos punto clave de la Ruta de los Libertadores, eje estratégico para acercar a Bogotá con Caracas, dueños de riquezas minerales y gestores de tierras fértiles de cultivos de pancoger que hoy hablan por nosotros. Aquí, donde nace el sol de los venados también nace la seguridad y el bienestar para los pueblos, por eso nosotros que tenemos confianza para recorrer nuestras carreteras pavimentadas y mejoradas gracias a los ingenieros militares, invitamos al pueblo colombiano, a nuestra Fuerza Pública, al Presidente de la República a no retroceder porque ahora más que nunca necesitamos consolidar la seguridad democrática. Arauca es ejemplo de los frutos de esta política, es ejemplo de todo lo que se puede lograr cuando hay una estrategia encaminada a brindar tranquilidad a un pueblo que quiere trabajar.
*Abogado titulado, con especializaciones en Derecho Público, Contratación Estatal y Diplomado en Derecho Constitucional Económico. Experiencia profesional en el área contencioso administrativa para la defensa judicial de las entidades estatales y de los propios particulares, en las acciones previstas en el Código Contencioso Administrativo.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

CONSTRUYENDO CONFIANZA
Por: Doctor GUILLERMO BOTERO NIETO Presidente de Fenalco*

40
SEGURIDAD DEMOCRÁTICA

Factor decisivo para el mejoramiento del clima de los negocios es el orden público: hay avances muy significativos en materia de seguridad y en la lucha contra los grupos al margen de la ley.

41
Ejército

os indicadores vitales de la sociedad han mejorado de una manera francamente admirable. Nadie, ni el más crítico de la gestión del gobierno podrá negar que hoy se respira en toda Colombia un ambiente de confianza como no se veía desde antes de la recesión. La inversión extranjera directa irriga hacia el país y muchas de nuestras empresas se han vuelto apetecidas por parte de importantes competidores mundiales. Factor decisivo para el mejoramiento del clima de los negocios es el orden público: hay avances muy significativos en materia de seguridad y en la lucha contra los grupos al margen de la ley. El Índice de Confianza del Consumidor que calcula Fedesarollo muestra en forma consistente que el hombre de la calle percibe mejores tiempos y las encuestas empresariales sugieren que comerciantes, industriales y constructores mantienen muy en alto sus expectativas de situación económica. El desempleo y la inflación bajan y la inversión pública y especialmente la privada, están aumentando a un ritmo prometedor: en 2006 la inversión privada creció más del 20% y en 2007 también alcanzó dos dígitos: si los empresarios invierten y renuevan equipamiento es porque tienen confianza en el futuro. Sin duda, el camino para el logro de la paz es largo y tortuoso. De lo que se trata ahora es de seguir recorriéndolo y comprometer el mayor número de colombianos a que acompañen al gobierno. Hay que ser conscientes de que resolver este conflicto crónico es mucho más complejo que desmovilizar a unos miles de guerrilleros o de paramilitares,

L

porque a la vuelta de unos años tendríamos otros miles al margen de la ley. Ahora que vuelve a la palestra el tema de los diálogos con los rebeldes, negociar el conflicto se convierte en un buen motivo para repensar el país y su futuro como nación. Aquí hay que ser realistas: si los jefes guerrilleros llevan 40 años en la selva ¿qué podrán saber estos fulanos de la realidad nacional? Nuestro estado convulsionado y terco es infinitamente superior a los que se han autodefinido como ejecutores de justicia y la practican lista y fusil en mano. Con todo, el diálogo es una posibilidad cierta. Seguramente, habrá que trabajar alrededor de una agenda de negociación que incluya temas relevantes como la propuesta de desarrollo que nos permita avanzar hacia una sociedad más próspera, un régimen político que invite a la participación y que estimule la oposición como forma de control político, un sistema judicial eficiente, una educación democrática y con calidad, y una redefinición de lo que significa en el mundo de hoy la soberanía y la defensa de los recursos naturales. Hay hechos que pueden convertirse en el comienzo del fin y que deben impulsar a la guerrilla a buscar una salida negociada sin posturas inaceptables ni más dilaciones. La guerrilla colombiana ha sido incapaz de conectarse efectivamente con los sectores urbanos y mucho menos con la clase media: su proyecto ideológico se percibe como radical y excluyente. En forma paralela, aumenta la aceptación y apoyo del pueblo a las Fuerzas Militares. Debido a su

Archivo Ejército

Mayo-Junio 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

42
SEGURIDAD DEMOCRÁTICA

43
fortalecimiento presupuestal, a su buen accionar y al respeto de los Derechos Humanos, la imagen de las Fuerzas Militares es positiva para cerca del 90% de la población. Hay un mayor compromiso de la sociedad colombiana con el proceso y simultáneamente crece el desprestigio de la subversión en el ámbito internacional. Ya ni Fidel Castro se muestra tolerante con la barbarie de las guerrillas. No podemos suponer que nunca tendremos paz en este país. Un adecuado manejo del postconflicto será la puerta de entrada a una patria en paz y en coexistencia con las generaciones futuras. De lo contrario, y como ha acontecido en Guatemala y en El Salvador, numerosos excombatientes se convertirían en delincuentes, con lo que la seguridad ciudadana empeoraría. La invitación presidencial para ocupar reinsertados, la hemos interpretado como una solicitud dirigida al sector productivo del país, del cual el sector económico de servicios de vigilancia privada es una pequeña parte. Proponemos apoyar la creación de microempresas, conformadas por los reinsertados capacitados por el SENA, que se dediquen al abastecimiento de insumos que requiere el sector, como es el caso de las confecciones de uniformes y calzado, utilizado por los guardas y escoltas de seguridad, mantenimiento de radios de comunicación y circuitos cerrados de televisión, entre otros. Hay que seguir explorando fórmulas ortodoxas y heterodoxas que permitan la reinserción de miles de compatriotas a los cauces civiles. Es preciso insistir en el diseño y en la ejecución de un postconflicto sostenible y perdurable el cual necesariamente lleva consigo el diseño de la compensación de activos a la población desplazada, así como la desmovilización y reinserción de los grupos armados ilegales. No partimos de cero. Por ejemplo, la Ley de Justicia y Paz contempla la necesidad de iniciar procesos de reparación para las víctimas del conflicto armado. Somos optimistas. Entre todos, con el liderazgo del Jefe del Estado, podremos alcanzar la paz, eso sí, con el ingrediente insustituible de las manifestaciones y acciones en la dirección del cese al conflicto y una disposición al diálogo por parte de los actores armados. En un estudio de la Universidad de los Andes, se calcula que el país deberá hacer un esfuerzo fiscal del 2.3% del PIB para llevar a cabo una política sostenible. Sin ser despreciable, nos parece que esa cifra es manejable y no sólo eso, es moderada si tales inversiones nos permiten alcanzar una paz sostenible. Siendo esto así, los retornos sociales serán inmensos y nos encarrilaremos hacia el desarrollo económico alcanzando los niveles competitivos que requiere nuestra nación.
*Empresario con amplia experiencia, ha combinado el ejercicio del derecho, con actividades particulares en áreas de comercio exterior, operación logística y paralelamente ha estado siempre vinculado a actividades gremiales. En su actividad empresarial se destacan la exportación de flores desde 1979 y la dirección durante 10 años, hasta el 2003 de una compañía dedicada al almacenamiento, manejo y custodia de mercancías dentro de procesos logísticos.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

SECTOR SEGURIDAD Y DEFENSA EN EL DESARROLLO ECONÓMICO

Por:

OFICINA PLANEACIÓN NACIONAL

44
SEGURIDAD DEMOCRÁTICA

El Gobierno nacional ha hecho esfuerzos fiscales sin precedentes en el fortalecimiento y modernización de la Fuerza Pública, lo que ha permitido enormes avances en la lucha contra los grupos armados ilegales y la amenaza narcoterrorista.

45
a Seguridad Democrática, tal como ha sido planteada en los Planes Nacionales de Desarrollo 2002-2006 “Hacia un Estado Comunitario” y 2006-2010 “Estado Comunitario: Desarrollo para todos”, representa el compromiso del Estado colombiano para derrotar a los violentos y garantizar el pleno ejercicio de las libertades y derechos de la población en todo el territorio nacional, permitiendo así el restablecimiento de la paz y la profundización del modelo democrático en Colombia. Con este fin, el Gobierno nacional ha hecho esfuerzos fiscales sin precedentes en el fortalecimiento y modernización de la Fuerza Pública, lo que ha permitido enormes avances en la lucha contra los grupos armados ilegales y la amenaza narcoterrorista. Así mismo, la estrategia de control territorial tiene como pilar fundamental la aplicación de la Doctrina de Acción Integral, para recuperar la confianza de la población en las instituciones del Estado y para esto se ha impulsado el Centro de Acción Integral de Acción Social como herramienta de coordinación de las tareas de las diferentes entidades del Estado en zonas vulnerables afectadas por la violencia. Estos avances en la Seguridad Democrática han permitido recuperar la confianza de los inversionistas colombianos y extranjeros en el país. De hecho, en el 2001, Colombia recibió inversión extranjera por 2.542 millones de dólares y en el 2007 llegó a 8.658 millones de dólares. De esta manera, es claro que los recursos invertidos en la Política de Seguridad Democrática han probado ser eficientes tanto

Archivo Ejército

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

L

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos Transferencias tecnológicas por acuerdos de compensación industrial en compras militares La empresa aeronáutica brasilera Embraer, es la tercera empresa de aviación civil del mundo. Es importante recordar que esta empresa nació de la política de acuerdos de compensación industrial –offsets- que implementó el Estado de Brasil en la década de los 70.
El Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010: “Estado comunitario, desarrollo para todos” y el documento Conpes 3460 sobre la Política de Consolidación de la Seguridad Democrática, plantean la implementación de una política de acuerdos de compensación industrial –offsets- para las adquisiciones de sistemas militares en el sector defensa. En consecuencia, el Ministerio de Defensa elaboró la Directiva 14 de 2007 con directrices específicas de este tema y definiendo que los offsets deben tener los siguientes objetivos: obtener auto-suficiencia en el ciclo de vida de los equipos; obtener retornos industriales que permitan consolidar sectores industriales estratégicos; incrementar la capacidad industrial de las empresas que conforman el GSED; y apoyar las políticas económicas, industriales, comerciales y sociales de la Nación. Actualmente se avanza en la creación del comité técnico de offsets en el marco del Consejo Nacional de Competitividad, con el fin de tener un escenario para la alineación de estos acuerdos de compensación con los lineamientos de la política de competitividad del país. También es importante buscar sinergias entre los offsets y los programas de desarrollo científico y tecnológico.

EJÉRCITO NACIONAL

46
SEGURIDAD DEMOCRÁTICA

en la mejora de los indicadores de seguridad como en reducir la incertidumbre y los costos de las decisiones económicas. Ahora bien, es interesante identificar una serie de beneficios que puede tener la inversión de recursos en seguridad, adicionales a la generación de un clima propicio para los negocios, y que generan una serie de condiciones positivas para la competitividad del país y su desarrollo económico. El objetivo de este artículo es mostrar algunos ejemplos de cómo el sector seguridad y defensa tiene un inmenso potencial y experiencias concretas para contribuir a esos factores críticos que se han identificado para hacer de Colombia un país económicamente competitivo en el escenario internacional.

Sectores de clase mundial y desarrollo empresarial Dentro del proceso de modernización del sector, desde hace algunos años se viene trabajando en la conformación del Grupo Social y Empresarial de la Defensa -GSED-, que agrupa a 18 entidades en 3 unidades estratégicas o clusters como son la logística, el bienestar y el apoyo a la seguridad. Según cálculos del Ministerio de Defensa (2008), las empresas que constituyen el GSED tienen activos por 4.86 billones de pesos e ingresos operacionales del orden de los 4.4 billones de pesos, haciéndolo uno de los grandes grupos empresariales del país.
Desde la perspectiva del desarrollo industrial, científico y tecnológico del sector y el país, se pueden citar, a manera de ejemplo, tres experiencias del grupo. Indumil ha generado importantes avances en microfundición, desarrollo de bombas de saturación y autosuficiencia

Cotecmar por su parte, ha trabajado programas de ciencia y tecnología en materiales navales, manejo integral de la corrosión y diseño y construcción de diferentes tipos de embarcaciones. En particular se debe destacar el diseño, desarrollo y producción de la línea de buques de apoyo logístico Nodrizas para la Armada Nacional. Actualmente, la empresa estudia las alternativas para aumentar su capacidad de levante y poder así cubrir el mercado que se abre en el mediano plazo con la ampliación del Canal de Panamá. La meta es convertirse en el astillero más competitivo del Caribe y estar en capacidad de desarrollar los grandes proyectos de la Armada Nacional. Los avances en materia aeronáutica también han sido importantes en el marco del Proyecto Pegaso de la Fuerza Aérea. Al respecto cabe destacar el desarrollo de los sistemas de armas para los helicópteros UH–60 y de un simulador para aviones T–37. En el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 se plantea el objetivo de diseñar, desarrollar y construir un avión de entrenamiento para la Fuerza Aérea. El Sector desarrolla así programas para la Política de Consolidación de la Seguridad Democrática (PCSD), pero gran parte de estas capacidades y tecnologías pueden estar al servicio del sector privado y de la ciencia y la tecnología, convirtiéndose en iniciativas productivas y de gran beneficio para el país.

Productividad, empleo y formalización laboral El sector de la seguridad y la defensa contribuye de manera importante tanto en la formación de capital humano como en la generación de empleos formales para el país. Entre militares, policiales y civiles se cuenta actualmente con unas 450.000 personas.
Así, los Oficiales que se gradúan de las Escuelas Militares obtienen diplomas universitarios de pregrado y en algunos casos de posgrado. Esto sumado al entrenamiento y capacitaciones específicas técnicas y tecnológicas que el personal de Oficiales y Suboficiales realiza durante toda la carrera, permite decir que la formación de capital humano al interior de la Fuerza Pública es clave para la profesionalización de las instituciones y deja pensar en los aportes del sector a la actividad productiva del sector civil. A semejanza del modelo norteamericano, es importante pensar en desarrollar mecanismos que le permitan a la

Logística y transportes El gobierno colombiano está trabajando en el diseño de una política de logística con miras a mejorar las condiciones para el comercio nacional e internacional. Es bien sabido por todos que los militares tienen un amplio conocimiento teórico y práctico de la logística. La realización de una misión militar requiere de un proceso de planeación para determinar las necesidades, la consecución de los bienes y servicios identificados, y su distribución en el lugar y momento oportuno. Así, el personal militar y policial ha acumulado conocimiento y prácticas que sin duda pueden ser de gran utilidad para impulsar el desarrollo de la logística en el país.
Por último, sobre este tema y desde la perspectiva de la seguridad en el transporte, se pueden mencionar las labores de la Dirección General Marítima en la demarcación y señalización marítima, las de control por parte de las Capitanías de Puerto, y la expedición de certificados de idoneidad para la “gente de mar”. Con todo esto, se contribuye a la seguridad de la actividad marítima y se garantizan unas óptimas condiciones para el tráfico de mercancías por los puertos del país.

Mayo-Junio 2OO8

sociedad colombiana aprovechar al máximo los conocimientos de sus militares y policiales, por ejemplo, cuando pasan a uso de buen retiro, para que puedan continuar desarrollando actividades productivas relacionadas con sus áreas de especialidad.

Ejército

de armamento ligero. Es importante destacar que Indumil es el principal proveedor de explosivos para las actividades de exploración y explotación minera y obras civiles en el país, rubro que representa hoy un 50% de sus ingresos por ventas.

47

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

48
ACTUALIDAD

49
Ejército
Archivo Ejército
l 4F, como hoy es llamada la “Gran movilización mundial contra las Farc” no sólo nos demostró a los colombianos el poder de la unión y el trabajo en equipo, más allá de haber logrado una de las marchas más grandes del mundo, nos demostró que como ciudadanos tenemos que apropiarnos de los problemas de nuestro país, proponer y ser parte de las decisiones, y sobre todo, nunca callar. El medio y la forma como inició esta gran movilización rompió con las teorías de las llamadas “páginas o redes sociales”, donde para muchos sólo eran medios para mostrar ante los demás popularidad por cantidad de amigos, alardear por medio de fotos y hablar temas “light”, lo que nunca pensaron, fue el provecho que los jóvenes le sacamos a diario a la tecnología, muchos de nosotros no Es impensable negar que la coyuntura del país no fue parte esencial del éxito de la marcha, veníamos de meses de ver en las noticias y los periódicos cómo las Farc jugaban a diario con los sentimientos de los colombianos, de llorar detrás de un televisor y sentirnos indefensos ante tanta injusticia, de ver cómo miles de ciudadanos inocentes eran víctimas de los atropellos de las Farc, como colombianos sentíamos que teníamos que hacer algo, y es justo en esos momentos de frustración, de sentimientos de impotencia que se abre un espacio para poder desahogarnos y horas después se propone hacer la marcha, poder dar el paso entre quejarse y actuar. Como parte del comité organizador, tuve la gran oportunidad de ver a miles de colombianos romper la barrera del

Por:

Estudiante CRISTINA LUCENA Subgerencia de Proyección Humana y Comunicaciones CSY*

E

nos acordamos de cómo era la vida sin internet, crecimos y estamos siendo educados para sacarle provecho como medio educativo y de entretenimiento. Facebook, el medio por el cual empezó la convocatoria, es una red relativamente nueva en Colombia, es una de las llamadas redes sociales, un espacio donde los jóvenes podemos compartir información con nuestros amigos, intercambiar fotos pero también crear grupos de discusión, donde cualquier persona puede entrar y dar su opinión. Es en uno de esos grupos de discusión donde nace el 4F, fue el espacio donde como ciudadanos nos sentimos identificados y vimos la oportunidad de hablar, de ser oídos por otros ciudadanos de desahogar nuestra resignación ante las Farc.

“... escuchaste las quejas de la gente y lamentaste la falta de paz en tu patria. Pensaste en injusticias como el secuestro y concluiste que había que ir más allá del lamento. Miraste la guerra y decidiste que debías unirte a otros jóvenes para impulsar a los Colombianos a buscar unidos la libertad.”

Mayo-Junio 2OO8

EL DESPERTAR DE LOS COLOMBIANOS

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
miedo, donde en un principio decir la palabra Farc era casi un mito, algo prohibido, pero poco a poco, como colombianos, nos dimos cuenta que para dar soluciones hay que enfrentar los problemas, que como ciudadanos habíamos caído en el error del silencio por miedo y demostramos que trabajando unidos como ciudadanos podemos lograr grandes cambios. Viví el 4F como un imposible hecho realidad, Colombia ha sido un país históricamente polarizado, y nunca esperé ver a más de 13 millones de colombianos unidos bajo una sola bandera, la tricolor; ese día Colombia nos demostró la necesidad de unión de los ciudadanos, la fortaleza de tener un país democrático donde los partidos políticos y sus diferentes ideologías son indispensables pero al mismo tiempo la posibilidad de bajar esas banderas por unos momentos y trabajar como colombianos. Por lo anterior, el paso que se dio el 4F va más allá de la movilización en sí, fue el despertar de los colombianos, dejar la indiferencia y ser parte, el poder bajar las banderas de un solo color y subir la que realmente nos une a todos, el demostrarle al mundo la verdad, las Farc no nos representan, no son nuestro Ejército y sobre todo demostrarle a las Farc que el pueblo los rechaza, y que es capaz de unirse y decirles de frente sus verdaderos sentimientos hacia ellos, de rechazo contundente, nos dimos cuenta que con nuestro silencio ellos podían manipularnos tanto a los colombianos como al mundo, silencio que nunca más volveremos a tener. Como jóvenes tenemos el futuro del país en nuestras manos, somos los generadores del cambio, nuestras familias vivirán de acuerdo a lo que nosotros hagamos, generaciones completas nacimos y crecimos en medio de la guerra y esperamos un mejor futuro para nuestro país, crecimos en medio de la globalización y vemos la importancia de mostrarle al mundo las maravillas de Colombia, su cultura, geografía, potencial y calidad humana. Habíamos estado dormidos, pero hoy es diferente, tomamos de la decisión de no volver a caer en la indiferencia y actuar. Una persona muy especial en mi vida me escribió lo siguiente y creo que resume bien ese liderazgo y despertar, no sólo de Colombia sino también de los jóvenes como generadores de cambio:

EJÉRCITO NACIONAL

50
ACTUALIDAD

“Porque he visto que escuchaste las quejas de la gente y lamentaste la falta de paz en tu patria. Pensaste en injusticias como el secuestro y concluiste que había que ir más allá del lamento. Miraste la guerra y decidiste que debías unirte a otros jóvenes para impulsar a los colombianos a buscar unidos la libertad” “Me llena de admiración que te hayas unido a otros jóvenes que tenían tus mismos ideales para convocarnos a una marcha de protesta que acabara con nuestra indiferencia y apatía. Me conmueve que pensaras que, en unión de tus compañeros, podrían convencernos de gritar “NO MÁS” contra las Farc, ese grupo sangriento y desalmado, y pedirles, sin temor, que respetaran al pueblo colombiano. Me maravilla que reunieran, con todos los medios a su disposición, pero sobre todo con sus corazones llenos de bondad y determinación, no sólo a Colombia sino también a gran parte del mundo, para iniciar la liberación de Colombia de quienes la oprimen”
Demostramos que cada ciudadano es un líder potencial, el 4F seis ciudadanos pudimos canalizar el sentimiento de los colombianos y lograr la unión internacional respecto

a un tema “NO MÁS FARC”, seguimos trabajando y hoy en día existe la Asociación Colombia Soy Yo – CSY, por medio de la cual buscamos dar los espacios para que los ciudadanos propongan más acciones y llegar a lograr una ‘Colombia sin Farc’, donde cada uno de nosotros podrá ser líder y creador de iniciativas que podrán dar fin a este conflicto de más de 40 años, que nos ha oprimido y limitado. Colombia no volverá a ser la misma, como ciudadanos no volveremos a ser indiferentes, exigimos y lo seguiremos haciendo, por el fin de las Farc, seguiremos rechazando abiertamente sus acciones contra los colombianos, continuaremos mostrándole al mundo que las Farc no nos representan, no son nuestro Ejército. Colombia y sus ciudadanos despertamos y adquirimos un compromiso personal hacia un bien común, una Colombia sin Farc. Al igual que el 4F, hoy seguimos haciendo un llamado a los ciudadanos a seguir siendo parte de los diferentes procesos de nuestro país, seguir trabajando en la solución y construc-

ción de los diferentes problemas, hacer país y nunca dejar de aportar nuestro grano de arena, nunca más. Si hay algo por lo que todo ser humano lucha es por lograr hacer realidad sus sueños, como jóvenes, como colombianos, soñamos por tener un país sin grupos armados al margen de la ley, sueños que lograremos realizar a toda consta, seguiremos luchando con nuestra voz, nuestros trabajos, nuestras fortalezas y calidad humana y no pararemos hasta lograrlo.

SÍ A LA LIBERTAD, SI A LA VERDAD, SI A LA VIDA COLOMBIA SIN FARC.

*Nació en Medellín el 5 de Marzo de 1983, terminó el bachillerato en el Gimnasio Santa Ana de Bogotá en el 2002 y actualmente es estudiante de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Trabaja en la consolidación de Colombia Soy Yo – CSY, como miembro fundador y en la subgerencia de proyección humana y comunicaciones, en la cual se están creando los espacios a todos los ciudadanos de aportar posibles soluciones al conflicto, lograr una Colombia sin Farc.

Mayo-Junio 2OO8

La energía que se sintió ese día fue de alivio y de alegría, alivio al poder expresarnos, darnos cuenta que habíamos pasado la barrera del miedo y podíamos gritar demostrando nuestro rechazo a las Farc, en la cara de las personas se veía la satisfacción de haber sido parte y de haber liberado el peso que por años habíamos tenido que cargar por nuestro silencio, de alegría porque estábamos unidos como colombianos, trabajando juntos y haciendo un llamado internacional contundente, nos dimos cuenta que cada uno de nosotros fue indispensable ese día y lo seguirá siendo hasta acabar con esta guerra.

51
Ejército
...continuaremos mostrándole al mundo que las Farc no nos representan, no son nuestro Ejército. Colombia y sus ciudadanos despertamos y adquirimos un compromiso personal hacia un bien común, una Colombia sin Farc.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

Por:

Brigadier General JAVIER FERNÁNDEZ LEAL Comandante Vigesimoséptima Brigada de Selva

PUTUMAYO TIERRA DE PROMISIÓN Y GRANDES RIQUEZAS
Por: Brigadier General JAVIER FERNANDEZ LEAL Comandante Vigesimoséptima Brigada de Selva

52
NUESTRA ESTRATEGIA

53

C

Las condiciones de seguridad y oportunidades de trabajo son óptimas, mejorado la percepción que existe del departamento en el resto del país e incluso en la frontera Colombo-Ecuatoriana, donde la apertura de nuevos negocios se incrementó en un 100%, la producción de Maíz y leguminosas en un 30%, la producción bovina, porcina y piscícola en un 40% y la producción Maderera en un 30%. Ha sido tan valioso el acompañamiento y garantías de seguridad prestadas por el Ejército Nacional en esta zona del país, que varias compañías nacionales y extranjeras como Petrominerales y Grantierra (Canadienses), están dispuestas a iniciar exploraciones y explotación de petróleo y otros minerales, incrementando por ejemplo la producción de 10.000 a más de 21.000 barriles de crudo diarios. Además se inició con los nuevos gobernantes locales un acercamiento interinstitucional que coadyuve a los mismos a obtener mejores y más concretas facilidades con las autoridades del orden nacional, desarrollando en conjunto la preparación en temas críticos del plan de desarrollo, todo ello con la ESAP, el Ministerio del Interior y el Sena.

Archivo Vigesimoséptima Brigada de Selva

Mayo-Junio 2OO8

on la misión de asegurar el progreso para la región del Putumayo, he sido testigo del gran cambio de los últimos años y del absoluto respaldo a la gestión institucional por parte del pueblo donde quiera que el Soldado haga presencia.

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

54
NUESTRA ESTRATEGIA

55
Ejército
El compromiso adquirido por las instituciones encabezadas por los gobernantes locales, los dirigentes cívicos y gremios regionales, de neutralizar el problema del narcotráfico en la región, hace prever cambios sustanciales para el departamento dentro del próximo cuatrenio. En este sentido y pese a los atentados terroristas de las ont Farc, el Ejército Nacional tiene la decisión de continuar la erradicación forzada con los grupos de Acción Social de la Presidencia (a la fecha 3.000 hectáreas han sido erradicadas y más de 6.000 asperjadas), en procura de terminar con la estructura financiera más poderosa de las Farc en el sur del país, donde los ingresos mensuales podían superar los treinta mil millones de pesos ($30.000.000.000). La estrategia implementada va también de la mano de las operaciones militares en profundidad netamente ofensivas y orientadas a ocupar las áreas campamentarias de las cuadrillas que delinquen en la región, logrando sacarlos de sus áreas bases y de acumulación estratégica, siendo replegados a la espesura de la selva inhóspita totalmente alejados de la población civil que camina ahora con el Ejército Nacional esperanzado en la recuperación de la economía lícita de la región. En esta estrategia, la Acción Integral genera la participación de otras instituciones del Estado, en busca de niveles mínimos de protección y bienestar ciudadano para mantener el menor impacto social derivado de la práctica ilegal del narcotráfico. La Unidad se ha involucrado en temas sensibles de comprometimiento institucional como los programas: ‘Lìderes para el progreso’ y ‘Jóvenes rurales’, un ejemplo de compenetración con la sociedad campesina evitando su reclutamiento forzado a los grupos terroristas y otros que sin duda requieren de revisiones permanentes dada la reincidencia del delito del narcotráfico.
Mayo-Junio 2OO8

...basado en el compromiso del Ejército Nacional, se inició en el mes de noviembre del año anterior, la erradicación manual en la modalidad de soldados, haciendo desde esa fecha 530 hectáreas.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

Por:

Periodista ERNESTO YAMHURE Columnista El Espectador*

56
MEDIOS

57
...la opinión pública pudo confirmar lo que ya se sabía y que las Farc negaban reiteradamente a través de sus canales de propaganda: su vinculación al tráfico de drogas, su participación exclusiva en la voladura del club El Nogal.
secuestro, el ataque permanente e indiscriminado contra la población civil, el uso de explosivos contra la infraestructura nacional, la utilización de armas no convencionales, el reclutamiento de menores y el tráfico de drogas ilícitas. Con ocasión de la muerte en combate de ‘Raúl Reyes’ y con la posterior incautación de sus computadores, la opinión pública pudo confirmar lo que ya se sabía y que las Farc negaban reiteradamente a través de sus canales de propaganda: su vinculación al tráfico de drogas, su participación exclusiva en la voladura del club El Nogal –hecho confirmado por la justicia- y en el asesinato de Liliana Gaviria Trujillo, entre otros.

EL “CYBER-FRENTE”
C
uando se menciona el concepto de la propaganda política, tendemos a pensar en el ministro de la Alemania Nazi, Joseph Goebbels, oscuro personaje de la historia al que en buena medida Hitler le debió su auge y, por qué no, su caída. Fue Goebbels quien acuñó la frase de que “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Parece que las Farc entienden y aplican cuidadosamente la significación goebbeliana de la propaganda. No viene al caso hacer una enumeración pormenorizada de los actos de barbarie que comete esa organización terrorista. Es de amplísimo conocimiento la práctica del

El Cyber frente de las Farc: Cuando los creadores del “Arpanet”, red que unió los sistemas informáticos de las universidades de California y Utah, plantearon en 1969 su proyecto de interconexión como un mecanismo de defensa en caso de una guerra nuclear, jamás se imaginaron que estaban sentando las bases de lo que sería la red de comunicación más grande del mundo, que en 2006 ya contaba con 100 millones de usuarios permanentes.
La penetración de Internet no fue ajena a la acción criminal de los terroristas de las Farc. En plenos diálogos de paz con el Gobierno de Andrés Pastrana, apareció la famosísima página de Anncol –Agencia de Noticias Nueva Colombia-. Esta página fue promovida por un dirigente sindical danés llamado Leif Larsen, quien en diferentes oportunidades ha dicho que las Farc no son una organización terrorista y que, por el contrario, se trata de un grupo insurgente que lucha por “la libertad de un pueblo oprimido”. Las oficinas de Anncol están ubicadas en un barrio de clase trabajadora en las afueras de Estocolmo. Desde un apartamento en el sótano de un edificio, Roberto Gutiérrez –militante de la UP-, Alberto Pinzón –miembro del PC3 y ex integrante de una comisión de notables que creó el Gobierno Pastrana para destrabar el proceso de paz-,

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

Mientras el país respiraba aliviado por la muerte de ‘Raúl Reyes’ e ‘Iván Ríos’, los medios de propaganda de las Farc, desafiantemente lloraban la muerte de ese par de salvajes que inundaron a nuestro país de sangre y dolor.

bros de las Farc, que habilidosamente se hicieron asilar en ese país, fueran a abusar de ella para atentar contra la nación colombiana. Es importante tener en cuenta que desde esos medios de propaganda se ha ordenado o sugerido la muerte o secuestro de colombianos, como es el caso del autor de este artículo. La discusión respetuosa que Colombia ha tenido con Suecia, parte del principio de que nuestro país respeta sus leyes internas, pero considera que los defensores de las Farc abusan de la legislación por cuanto no sólo expresan su punto de vista, sino que incitan a la violencia, tal y como se puede notar en el contenido de Anncol. Hasta ahora, la respuesta de los nórdicos ha sido simple y dolorosa: “No podemos hacer nada; en nuestro país impera la libertad de expresión”. El debate sobre la existencia de las páginas de propaganda terrorista es bastante interesante por cuanto plantea posiciones irreconciliablemente antagónicas. Hay quienes consideran que gracias a éstas, la opinión pública puede conocer las visiones de los terroristas. Basta con recordar que la totalidad de los comunicados de la cúpula de ese grupo se hacen públicos a través de Anncol y sus demás medios de propaganda. No obstante, el grueso de la información que allí aparece es una simple y llana apología de los crímenes que cometen las Farc. De manera desafiante, justifican todos los delitos que cometen, cuando no los niegan. La guerra global contra el terrorismo debe ser integral. Estas organizaciones merecen ser objeto de toda suerte de bloqueos: financieros, políticos y propagandísticos. Gracias a sus páginas de Internet, muchas veces tiende a creerse que las Farc cuentan con una fortaleza de la que claramente carecen, razón por la que se le está mostrando al mundo una imagen distorsionada de ese grupo ilegal. Los gobiernos del mundo, aquellos que propenden por el fortalecimiento de la democracia en países como Colombia, están a tiempo de reflexionar, replantear sus posiciones y definir una línea clara entre la libertad de opinión y la apología del terrorismo. Desde hace muchos años me he preguntado: ¿Si en Suecia estuviera la oficina de propaganda de Al Qaeda, el Gobierno le respondería a los Estados Unidos lo mismo que a Colombia?

58
MEDIOS

Archivo ‘Bajo los escombros del Terrorismo’

59
Ejército
Archivo ‘Bajo los escombros del Terrorismo’
Ellos dirán que sí, porque son defensores del imperio de la ley. Nosotros también lo somos y por eso estamos librando una valerosa lucha contra la peor organización criminal del continente: las Farc.
*Ernesto Yamhure es Politólogo egresado de la Universidad del Rosario, graduado con honores. Ha sido diplomático durante los tres primeros años del primer gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez ante los Países Nórdicos. Es conocedor y estudioso de los grupos narcoterroristas. En la actualidad es columnista de El Espectador y consultor.
Mayo-Junio 2OO8

Hernando Vanegas Tolosa –del frente 19 de las Farc- y Dick Emanuelsson –ciudadano sueco, miembro de la Comisión Internacional de las Farc- son los encargados, junto a un grupo de no más de 14 personas que viven en esa ciudad bajo la protección que les concede su condición de refugiados políticos, de crear, mantener y difundir la propaganda criminal de las Farc. La página de Anncol ha ido evolucionando gracias a la jugosa financiación que recibe por parte de la organización terrorista que defiende y justifica a través de sus publicaciones, las cuales nunca se ajustan a la realidad nacional. A esta “agencia de noticias” se suma la “Asociación Jaime Pardo Leal”, cuyos integrantes son los anteriormente citados y otros más que apelan al alias cuando de identificarse se trata. La Jaime Pardo tiene un programa de radio que se emite solamente a través de Internet y en el que defienden de manera clara y contundente el accionar criminal de los terroristas. En una de sus emisiones plantearon la necesidad de secuestrar a uno de los hijos del Presidente de la República con el fin de “presionar el despeje de Florida y Pradera”. El “Cyber frente de las Farc”, está integrado por las páginas ya citadas y la revista “Resistencia nacional”, “Prensa Rural”, “La Agencia Bolivariana de Prensa” y la “Red Resistencia”, entre otras. Su mensaje es básicamente el mismo: defender y justificar las acciones criminales de los antisociales, atacar al Estado de Derecho, a las Instituciones, al Gobierno legítimamente ya constituido, los organismos de seguridad del

Estado. En fin, todo aquello que no comulgue con el proceder de los terroristas es blanco de los ataques de esos medios propagandísticos que afrentan a un pueblo francamente exasperado con la violencia, con la iniquidad de la guerrilla, el cinismo de sus jefes y las mentiras de sus combatientes. Mientras el país respiraba aliviado por la muerte de ‘Raúl Reyes’ e ‘Iván Ríos’, los medios de propaganda de las Farc, desafiantemente lloraban la muerte de ese par de salvajes que inundaron a nuestro país de sangre y dolor. Reyes, sin lugar a dudas uno de los cabecillas más intransigentes que ha tenido la guerrilla, es dibujado ahora por sus defensores “como un apóstol de la paz y del intercambio humanitario”.

¿Complicidad, impotencia o cooperación? En algunos sectores existe la percepción de que el accionar de estos apologistas cuenta con el guiño cómplice del gobierno del país en el que actúan. Esa creencia, ampliamente difundida, no es del todo acertada, por ejemplo Suecia es ante todo, un aliado del Estado colombiano en diferentes materias.
El problema es mucho más profundo de lo que parece. En efecto, la constitución política de ese país está integrada por cuatro leyes fundamentales, una de ellas, la ley de libertad de prensa, promulgada en 1766. Por supuesto que es una ley diseñada para una sociedad como la sueca y cuyos creadores jamás se imaginaron que algún día unos maleantes de la baja catadura como los miem-

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LEGITIMIDAD Y FUERZA PÚBLICA
Por: Doctor ALFONSO GÓMEZ MÉNDEZ Jurista y Analista Político*

Artículo 217. La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituídas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional.

60
OPINIÓN

61
Ejército
Archivo Ejército
Mayo-Junio 2OO8

H

ay un principio esencial en el derecho público colombiano, conforme al cual mientras que a los particulares les está permitido hacer todo aquello que no esté expresamente prohibido, a los servidores públicos solo se les permite realizar aquello para lo cual están taxativamente autorizados. Por eso el artículo 6º de la Constitución Nacional señala que, “Los particulares sólo son responsables ante las autoridades por infringir la Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por la misma causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones”

A su vez, el artículo 217 de la Carta Política dispone que “La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituídas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional”. La Fuerza Pública está limitada en el cumplimiento de su misión constitucional, por cuanto tiene que ceñirse estrictamente a los mandatos jurídicos señalados en la propia Constitución y en las leyes que la desarrollan. En algunos casos, ciertos sectores de la sociedad que han querido desviar a nuestras Fuerzas Militares y de Policía

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
y al Derecho Internacional Humanitario, es una garantía de éxito y legitimidad interna y externa. En una época se creía que la lucha por el respeto a los DD.HH era una bandera de la izquierda. Esa tesis ha quedado superada y hoy en día, se considera que respetar los DD.HH en la defensa de la Nación, es una conquista de la democracia colombiana. Esa debilidad -que solo es aparente- pero que agiganta la legitimidad cuando se respetan los derechos, inclusive de los delincuentes puestos fuera de combate, fue explicada en el histórico discurso pronunciado en el Teatro Patria por Alberto Lleras Camargo, ocasión en que defendió además la necesidad de la justicia penal militar dentro de los límites constitucionales.

EJÉRCITO NACIONAL

El respeto absoluto por parte de los miembros de la Fuerza Pública a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario, es una garantía de éxito y legitimidad interna y externa.

62
OPINIÓN

de su ámbito constitucional, tratan de seducirlos con el argumento de que si los delincuentes no tienen ninguna consideración con el orden jurídico, ellas tampoco tendrían que someterse a limitación alguna. Sin embargo, en esa aparente debilidad del Estado -por no poder utilizar los mismos métodos empleados por los delincuentes para combatirlos- radica su gran fuerza moral y su legitimidad. Es posible que en ocasiones el camino jurídico no sea el más eficiente y que a veces la impaciencia en producir resultados puede llevar a algunos miembros de la Fuerza Pública a desviarse de su proceder constitucional. Y que por esa aparente debilidad nosotros como Estado perdamos algunas batallas. Sin embargo, la única que no podemos perder es la de la legitimidad. Nuestra fuerza moral radica precisamente en que nosotros respetemos el ordenamiento jurídico aún frente a aquellos que no hacen otra cosa que violarlo flagrantemente. En este orden de ideas, el respeto absoluto por parte de los miembros de la Fuerza Pública a los Derechos Humanos

Los consejos verbales de guerra para civiles, permitieron que se cuestionara seriamente el respeto a las normas sobre el debido proceso. La gran mayoría de las sentencias condenatorias terminaban siendo anuladas por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, por violación a las garantías procesales. Muchas veces el Estado por descargar responsabilidades, terminó asignando competencia a la Justicia Penal Militar para juzgar civiles por secuestro, extorsión y hasta por el tráfico ilícito de estupefacientes. El llamado Estatuto de Seguridad (decreto 1923 de 1978) que se limitaba a recopilar normas anteriores dictadas al amparo de la legislación marcial, creó la falsa sensación de ser una especie de patente de corso para que las Fuerzas Militares violaran los DD.HH. La entrada en vigor del estatuto de Roma, que permite juzgar en el exterior conductas atentatorias contra el DIH cuando la justicia interna no ha podido o querido hacerlo, hace más imperiosa la necesidad del absoluto respeto a los DD.HH por parte de las autoridades estatales. Esas disposiciones

Por eso, es necesario alabar la posición de los mandos militares y de policía, que de un tiempo a esta parte han incluido dentro del pensum de formación de nuestros oficiales, el de las normas sobre DD.HH y DIH. No sobra recordar que el

*Alfonso Gómez Méndez. Abogado profundamente comprometido con la defensa de los Derechos Humanos, más de 35 años de experiencia judicial y administrativa en Colombia, durante los cuales ha desempeñado cargos que van desde Asesor de la Presidencia, hasta Fiscal General de la Nación. Estas actividades las ha alternado con el ejercicio de la cátedra universitaria y una prolífica producción de escritos jurídicos.

Mayo-Junio 2OO8

Los decretos tipo, durante el Estado de Sitio eran los de crear conductas punibles, modificar las existentes, establecer nuevas circunstancias de atenuación punitiva y asignar el conocimiento de determinados delitos a la jurisdicción penal militar.

El Estado debe combatir todas las expresiones de la delincuencia, pero con apego estricto a las disposiciones que protegen la dignidad humana, las garantías procesales y las libertades públicas. Ya no se puede alegar la eficacia para justificar violaciones a los DD.HH. La transparencia en los procedimientos le da mucho más legitimidad democrática a la acción de la Fuerza Pública.

Es necesario seguir por esa vía, que aunque más lenta nos garantiza mejores resultados y mucho más respaldo interno y externo a la heróica labor de nuestros militares y policías.

Ejército

La llamada “Legislación de Estado de Sitio” expedida al amparo de la Constitución de 1886, le asignó una serie de atribuciones a la Justicia Penal Militar, que aparte de desnaturalizarla, permitió que en ciertos sectores de la opinión pública hiciera carrera la tesis de que de alguna manera toleraba la violación de los DD.HH.

no son hoy mera entelequia, sino que tienen consecuencias muy severas en el orden práctico. La comunidad internacional tiene hoy cero tolerancia frente a las infracciones al DIH.

Código Penal del año 2000 dedica todo un título a sancionar a los combatientes que en el curso de un conflicto armado violan las normas del DIH, incluidas por ejemplo, la toma de rehenes. Por esa conciencia que hoy existe al interior de nuestras Fuerzas Militares y de Policía, cada vez son menos las denuncias que a nivel interno y externo se presentan contra ellas por infracción a las disposiciones sobre DD.HH.

63

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LAS FARC, FRACASO DE UN TERRORISMO
Por: Doctor EDUARDO MACKENZIE Periodista y Escritor*

64
OPINIÓN

65
l objetivo de mi libro “Las Farc, el fracaso de un terrorismo”, no es únicamente describir las condiciones en las que aparecieron y se desarrollaron las Farc y su violento odio de la democracia y de la economía de mercado, sino reconstituir la implantación y la trayectoria de la ideología que rige el fenómeno de la subversión revolucionaria en Colombia y de su continuidad en el tiempo. Esa ideología ha marcado la historia de nuestro país desde 1920. Ella propició el grave incidente de las Bananeras y provocó luego los trágicos eventos del 9 de abril. Más tarde orientó hacia una situación de ruptura el fenómeno de las llamadas “repúblicas independientes” y creó ulteriormente las Farc y las otras maquinarias suplementarias de propaganda y de muerte que bajo la denominación inexacta de “guerrillas” y “autodefensas” el país ha sufrido y sufre hasta hoy. Las diversas cristalizaciones de esa doctrina hacen parte de un todo, de un bloque, de un contínuo cruento y descomunal, cuyos numerosos capítulos y aventuras hacen parte de un sólo libreto, de un esquema central. Ciertos historiadores pretenden lo contrario. Sostienen que la violencia en Colombia es la consecuencia fortuita de agentes, ideologías, orientaciones y organismos diferentes, antagónicos e inconexos, separados y aislados los unos de los otros. Relativista y justificadora, esa falsa visión se rehusa a admitir la verdad: que entre las agitaciones de 1926 y la matanza de El Nogal en 2003, sin olvidar el largo martirio de Ingrid Betancourt y de los otros rehenes en poder de las Farc, algunos desde hace once años, hubo y hay un mismo hilo conductor, una misma empresa criminal directora, una creencia perfectamente codificada y estructurada siempre presente: el comunismo. El libro denuncia ese enfoque erróneo y examina en detalle los mecanismos que fueron utilizados en diversas épocas para darle a ese enfoque una coherencia aparente. Escruta, por ejemplo, la insurrección en la zona bananera y los artificios que contribuyeron a desnaturalizar ese evento, Develar los pliegues más íntimos de esa impostura histórica no es imposible: basta con reexaminar los testimonios y documentos de la época. La verdad ha estado siempre allí, encerrada en las bibliotecas de Colombia y del extranjero, esperando el escrutinio cuidadoso de investigadores independientes. Lo ocurrido hasta ahora respecto de ese periodo es que el país político e intelectual adoptó sumisamente una versión particular falsa, y no quiso ver la realidad de esos hechos. “Las Farc, el fracaso de un terrorismo” invita a las nuevas generaciones a hacer ese viaje en el tiempo y a cotejar la más diversa documentación con espíritu libre, para poder descubrir cómo la manipulación de la historia nacional es uno de los prerrequisitos esenciales de la acción subversiva. Las sorpresas para el investigador riguroso serán muchas, como lo fueron para el autor, pues los episodios truncados y desfigurados de la historia colombiana contemporánea son no pocos.

El “Bogotazo” no fue, por ejemplo, el menor de esos episodios históricos deformados: es, por el contrario, el principal, el más espectacular y el más creador de mitos. El asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, y los dos intentos de golpe de Estado que siguieron inmediatamente, han sido presentados tradicionalmente como el resultado de una miserable conspiración local entre caciques políticos colombianos, teleguiado obviamente por el “imperialismo yanki”. Generaciones enteras de colombianos fueron educadas en esa creencia. Esos episodios que desencadenaron una cruenta guerra civil y un grave sismo psicológico, cuyas secuelas duran hasta hoy, tienen en realidad un origen distinto, mucho más complejo, y constituyen, en síntesis, uno de los más brutales crímenes come-

tidos contra una nación democrática latinoamericana por Stalin y Molotov, durante la primera fase de la Guerra Fría. La muerte de Gaitán, cometida exactamente un mes después del “suicidio” del gran líder liberal checoslovaco Jean Masaryk, fue el mejor medio que ellos encontraron para sabotear el Plan Marshall que el secretario de Estado norteamericano, general George Marshall, impulsaba en esos días en Europa y América Latina, para impedir el avance del Ejército Rojo y de la influencia comunista en esos dos continentes. El aspecto internacional de esa tragedia colombiana, el papel jugado en ella por agentes del Komintern, fue escamoteado siempre por una cierta historiografía militante, preocupada más por la fabricación de leyendas que por el rescate de la verdad histórica. Presentado como

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

E

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
un crimen de “las oligarquías”, el 9 de abril fue erigido como la justificación de todas las revanchas y violencias revolucionarias que el país habría de sufrir desde entonces. A partir de la aceptación del enfoque localista, todo lo que vino después pudo ser catalogado y puesto al servicio de la culpabilización de un país: la aparición de las “repúblicas independientes”, destinadas a fraccionar el poder central y la soberanía nacional, las guerrillas comunistas de Chicalá, en 1949, cuyo desarrollo condujo a la erección de los bastiones ofensivos de Marquetalia y Riochiquito, desmantelados anteriormente por el Ejército colombiano en 1.964, presentados como actos “defensivos” de unos supuestos sectores agrarios “asediados” por el Estado “burgués” y como la expresión legítima, aunque extrema, de una violencia “social” ocasionada por el asesinato de un líder popular y por las medidas subsiguientes destinadas a restablecer el orden. Esa inversión radical de la realidad, esa explicación cínica de la génesis de la violencia política, fue decisiva para generalizar la confusión. Las primeras derrotas de las Farc, fueron mostradas como “agresiones” del Estado. La instalación de otras maquinarias de guerra de extrema izquierda, distintas de las Farc pro moscovitas, disciplinadas por la Cuba castrista y la China maoista, no podían ser sino “victorias” revolucionarias que abrían al país una perspectiva luminosa. La corrupción semántica, el secuestro del sentido original de las palabras, recursos típicos de toda ofensiva leninista, hicieron ello posible y fueron decisivos al momento de encasillar hacia una visión totalitaria de tipo soviético, hostil a la democracia representativa, la demanda real de participación popular de tipo democrático de la ciudadanía durante la época del Frente Nacional. Gracias a esos juegos mediático-políticos, Colombia nunca pudo reconocerse como un país agredido por vías indirectas, opacas, ásimétricas, por el imperialismo soviético, maestro en el arte de la subversión mundial, de la demolición de las libertades, sino como un país agresor de sus propias “masas populares”. De esa culpabilización injusta, permanente, de las autoridades, de las élites y de la sociedad en general, de esa guerra política y psicológica desplegada sin descanso durante años por la subversión, quedó una psicosis difícil de revertir: la noción de la “negociación” política “necesaria” entre el Estado colombiano y el terrorismo. En virtud de esa psicosis todo nuevo presidente de la República se sentía compelido, desde 1980, a abrir, como si ese fuera el primer gran ritual de todo buen gobernante, esa “negociación” indispensable. En realidad, ese rito, que después engendró su propia burocracia, sus ideólogos y sus propagandistas, no tenía nada de transaccional. Era más bien el módulo mediante el cual el Estado y la nación aceptaban jugar con su destino, y con el de las futuras generaciones, capitulando gradualmente ante unas minorías violentas. En el plano europeo, esa noción desembocó en una conclusión absurda que rápidamente se hizo popular en algunos institutos universitarios: el verdadero problema no serían las Farc sino el Estado colombiano. La falsa teoría de los “actores armados”, que los marxólogos europeos acuñaron y enseñaron a sus discípulos colombianos, decía: el Estado colombiano es el “culpable” de haber originado la violencia en Colombia y las guerrillas colombianas sólo son organismos de “autodefensa” que “no quieren tomarse el poder” pues sólo luchan por una “reforma agraria”. Según ese análisis, la subversión armada comunista, la subversión armada anti comunista, los carteles de la droga, el Estado colombiano y las fuerzas del orden son únicamente la cara de una misma moneda: todos son actores armados

EJÉRCITO NACIONAL

66
OPINIÓN

67
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

Archivo ‘Bajo los escombros del Terrorismo’
ilegítimos ante los cuales la Unión Europea debe ser estrictamente neutral. El rechazo europeo del Plan Colombia y del Plan Patriota halló su justificación en esa grotesca teoría que era incapaz de distinguir entre un movimiento totalitario y un Estado democrático y de tomar partido por uno de ellos. Hoy el subterfugio de la “negociación política” ha cedido el puesto a otra variante no menos peligrosa, engendrada por el hecho de que a las organizaciones terroristas se les permitió, durante los períodos de mayor interlocución política, desenfrenarse en la captura y rapto de miles de ciudadanos inocentes : el “intercambio humanitario”. Este presupone, como el anterior, la desmilitarización de unos territorios, la desprotección de una parte de la población nacional, durante un incierto lapso de tiempo, y la rendición del Estado. Sin hablar del reconocimiento legitimante que se le debería otorgar al terrorismo colombiano, para que le quede a éste más fácil obtener todo tipo de ayuda de parte de ciertos poderes extranjeros. Todo ello a cambio de la liberación de los secuestrados o de la entrega de sus cadáveres. A mediados del siglo XX, el comunismo le propinó a Colombia, con los sucesos de abril de 1948, un sorpresivo y terrible golpe y lo empujó a una guerra fratricida. Eran los tiempos del expansionismo soviético. En 2008, cuando el resto de países del continente americano parece haber superado definitivamente la época de la violencia marxista en todas sus variantes, y cuando la URSS ya no existe, esa misma ideología, sin embargo, a través de su brazo armado local, ha creado una nueva tragedia: la de los cientos si no miles de secuestrados, mantenidos en cautividad atroz durante años, hecho monstruoso que no tiene paralelo alguno en el mundo contemporáneo. Sin embargo, con las manifestaciones del 4 de febrero de 2008, las mayorías del país han lanzado por fin un no rotundo a las Farc y a su barbarie, y han expresado un apoyo al único gobierno que ha mostrado una determinación sin falla en la tarea histórica de ponerle fin a esa larga pesadilla que son las Farc.
*Eduardo Mackenzie es un periodista colombiano que reside en París. Colaborador del Instituto de Historia Social de Paris-Nanterre, del Grupo de Estudios Estratégicos de Madrid y del Centro de Análisis Socio-políticos de Bogotá. Corresponsal de diversos medios colombianos, ha escrito numerosos ensayos en defensa de la realidad política y social de nuestro país y muy recientemente un libro en francés, luego traducido y ampliado al español con el título “Las Farc, fracaso de un terrorismo”, Editorial Mondadori, noviembre 2007.

Archivo ‘Bajo los escombros del Terrorismo’

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LA POLÍTICA DE SEGURIDAD DEMOCRÁTICA: EN SINTONÍA CON LOS COLOMBIANOS
68
OPINIÓN

Por:

Doctor FERNANDO ARAÚJO PERDOMO Canciller de la República*

69

H

En mi caso particular, pude ser testigo de las acciones de la Armada Nacional, de la Infantería de Marina, del Ejército Nacional, a través de los batallones de la Fudra, de la Fuerza Aérea Colombiana y de la Policía. Eran acciones ejecutadas en condiciones de enorme riesgo, en donde muchos efectivos sufrieron emboscadas y resultaron heridos. Otros terminaron mutilados, pero todos conservaron el coraje, la actitud positiva, el respeto a sus instituciones, y al compromiso de trabajar por Colombia; inclusive dando hasta la vida. Gracias a ese compromiso se desarrolló un operativo militar para rescatarme el 31 de diciembre de 2006. Y como resultado de estos operativos se me presentó la ocasión de escapar y regresar a la sociedad. La labor de la Fuerza Pública fue la materialización de una de las directrices marcadas por la Política de Seguridad Democrática, línea gubernamental del presidente Álvaro Uribe Vélez, que busca un papel más activo de la sociedad colombiana dentro de la lucha del Estado y sus órganos

De esta forma, se ha incluido la creación de redes de cooperantes, el ofrecimiento de recompensas a informantes, la estimulación de las deserciones dentro de los grupos armados ilegales, la creación de unidades de soldados campesinos, y el aumento del presupuesto asignado a la defensa nacional. Uno de los objetivos básicos de esta Política ha sido la lucha frontal contra el secuestro. En relación con este aspecto, las estadísticas no mienten. En el 2002, es decir, en el comienzo del primer periodo presidencial, se registraron 2.883 casos, pero con el correr de los años la cifra fue descendiendo. Un año más tarde hubo 2.121 plagios. En el 2004, se redujeron a 1.440. En el 2005, fueron 800. Un año más tarde, la cifra cayó a 687 y en el 2007, se presentaron 486 secuestros. Este año, ha habido 39 casos, y es el compro-

Mayo-Junio 2OO8

e sido un colombiano íntegramente beneficiado con las acciones de la Fuerza Pública. Puedo dar fe, como ningún otro colombiano, de las calidades de los hombres que conforman nuestros cuerpos institucionales. Durante los seis años y 27 días que estuve secuestrado por los narcoterroristas de las Farc pude presenciar el total compromiso de las Fuerzas Militares.

de seguridad frente a la amenaza de grupos terroristas y grupos armados ilegales en general.

Apoyo de la sociedad La Política de Seguridad Democrática plantea que existe la necesidad de fortalecer las actividades y presencia de los órganos de seguridad a lo largo del territorio nacional, pero debe ser la sociedad y no solo éstos órganos quienes deben colaborar para obtener un éxito militar satisfactorio frente a los grupos armados al margen de la ley, que lleven a la desmovilización o rendición de sus miembros.

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
Pese a los resultados, la presión continúa. Posteriormente se produjo la captura de ‘Martín Sombra’, un líder del estado mayor de las Farc y uno de los hombres más cercanos a Manuel Marulanda, alias ‘Tirofijo’. ‘Sombra’, que permaneció en este grupo terrorista por espacio de 40 años, fue detenido por la Policía en Saboyá, Boyacá. Una de sus tareas era custodiar a los secuestrados, entre ellos los tres estadounidenses que están en poder de las Farc. Y para continuar la cadena de éxitos, esa misma semana cayó el primer miembro del secretariado de las Farc, ‘Raúl Reyes’ y días después, debido a la presión del Ejército, los mismos hombres de ‘Iván Ríos’ –también miembro del secretariado- le dieron muerte y lo entregaron a las autoridades. Nunca antes se habían logrado semejantes resultados contra este grupo de terroristas que durante más de 40 años ha llevado al país horror y muerte. Ahora bien, la Política de Seguridad Democrática no sólo se ha centrado en una dura ofensiva contra el terrorismo. El Gobierno, de manera unilateral, liberó a 27 guerrilleros presos de las Farc en el 2004 y en el 2007, 125 más recobraron la libertad. Inclusive, uno de sus líderes, Rodrigo Granda, fue dejado en libertad por petición del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy. miso del Gobierno reducir, reducir y reducir este flagelo que tanto daño le ha hecho a Colombia, hasta dejarlo en su más mínima expresión. Esta es una clara muestra de la efectividad de la Política de Seguridad Democrática, que ha llegado muy lejos, hasta golpear a hombres clave en organizaciones terroristas como las Farc. En junio de 2007, el Ejército dio muerte a Milton Sierra Gómez, alias ‘J.J.’, responsable del secuestro de los 12 diputados del Valle. También ha habido notables avances en proyectos de inversión social. Por ejemplo, en el 2003, un total de 35.182 personas recibían apoyo total del programa de Beneficiarios del Adulto Mayor, y en el 2007, la cifra se incrementó a 423.382. En el Programa Profesional Integral del Sena, en el 2002 había 67.873 estudiantes y hoy ha ascendido a 4’232.970. Los subsidios para vivienda de interés social se han incrementado considerablemente. En el 2002 se invirtieron más de 63 mil millones de pesos, mientras que hoy la cifra creció a 152 mil millones. Lo anterior muestra que la Seguridad Democrática tiene el pulso firme y el corazón grande, y que la mayor parte de los colombianos –más del 80 por ciento- ha entendido el camino trazado.
*El Canciller Fernando Araújo ha tenido una amplia carrera en el sector privado así como en el sector público. Es ingeniero civil de la Universidad Javeriana de Bogotá. Fue candidato a la Alcaldía de Cartagena por el Partido Conservador en 1988. Fue Ministro de Desarrollo en 1998-1999, durante la Administración del Presidente Andrés Pastrana. Como Ministro se concentró en apoyar soluciones de agua potable en todos los municipios de Colombia; en replantear la política de subsidios de vivienda; en impulsar a la pequeña y mediana industria a través del IFI y a resolver los temas de la crisis económica de 1998-99.

EJÉRCITO NACIONAL

70
OPINIÓN

71
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

En septiembre, Tomás Medina Caracas, más conocido como el ‘Negro Acacio’ y jefe del frente 16 de las Farc, murió a orillas del río Papunagua, entre San José del Guavaire y Mitú, luego de un ataque con bombas de la Fuerza Aérea. No sobra recordar que ‘Acacio’ era el gran recaudador de dinero para las Farc y el mayor proveedor de base de coca para los narcotraficantes colombianos e inclusive mexicanos.
La cadena de éxitos de nuestra Fuerza Pública no se detuvo. Un mes más tarde el que caía en los Montes de María era ‘Martín Caballero’, jefe del frente 37 de las Farc, uno de los más temidos de la Costa Caribe. Murió en su campamento, junto con 18 de sus hombres.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LA RECUPERACIÓN SOCIAL DEL TERRITORIO Y OTROS CRITERIOS DE POLÍTICA SOCIAL
Por: Doctor LUIS ALFONSO HOYOS ARISTIZÁBAL Alto Consejero Presidencial*

puntuales de transformación de la calidad de vida de los colombianos más pobres en busca de la equidad social y la disminución de la vulnerabilidad frente a la amenaza de los grupos violentos. Es así como hoy existen 1.7 millones de Familias en Acción, puerta de entrada a JUNTOS. Con iniciativas como estas, Colombia se compromete con los objetivos mundiales para la superación de la pobreza extrema: Proyecto de Desarrollo del Milenio.

2. Protección y promoción de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario. Sólo un ejemplo puntual en este caso: el Estado ha decidido concentrar esfuerzos en la atención de la población desplazada y las víctimas de la violencia y el terrorismo, como un criterio de política diferencial frente a estos, grupos humanos. En el caso del desplazamiento, desde el

72
COMPROMISO SOCIAL

73

D

urante décadas, las acciones tomadas para mitigar la problemática social ligada a la violencia y al agravio histórico de los grupos ilegales y terroristas en Colombia, habían producido resultados ambiguos, inestables y contradictorios, sin tendencias definidas. La decisión del gobierno actual, ha sido afectar de manera muy específica aquellos puntos focales, detonantes y ciclos de profundización del problema, que de ser transformados, generan cambios positivos y dinámicas de no retorno.

Son varios los ejemplos de países, que huyendo a la tentación de afectar “todo y nada” han apostado a decisiones de focalización de sus recursos en aspectos catalizadores muy específicos. Sin detenernos a analizar implicaciones, India, por ejemplo, tomó en el 2006 la decisión de asignar máxima prioridad al desarrollo de su infraestructura de vías rurales como una política de integración nacional. China, concentró hasta mediados de los noventa una gran parte de sus recursos en buscar altísimos niveles de educación para una élite pequeña que jalonara el desarrollo del país y un posterior plan de masificación de acceso a la educación. En el contexto de la violencia y de la amenaza terrorista en Colombia y sus directas implicaciones sobre la política social, este gobierno ha sido claro en los criterios que han acompañado sus decisiones de priorización. Cuatro de ellos, son fundamentales:

1. Reducción de la Pobreza. Se ha venido fortaleciendo un gran acuerdo desde los distintos sectores de política social (salud, educación, ingreso económico, vivienda, etc.) que identifica, como núcleo y base de la política de superación de la pobreza, la familia. Fundamentalmente en el grupo de familias colombianas desplazadas o clasificadas en SISBEN 1, se concentran los determinantes de ciclos intergeneracionales de pobreza. Una “trampa” de pobreza puede estar determinada por temas básicos como la falta de identificación y cedulación, situación que automáticamente impide el acceso a los servicios sociales del Estado generando desprotección y vulnerabilidad frente a la violencia. En el mundo, alrededor de mil cien millones de personas se encuentran en situación de pobreza extrema. Según el Departamento Nacional de Planeación, en el país hay 6 millones de familias en esta situación; sin embargo, los niveles de pobreza en Colombia se han reducido entre 2002 y 2006 de 55,7% a 45,1%. Este enfoque de política social, sin duda pone en el centro a la población más vulnerable frente a la violencia.
Con programas focalizados, mecanismos de seguimiento, acompañamiento por familia, y estrategias de articulación entre entidades del Estado, hoy se acercan de manera preferencial y coordinada, los servicios sociales del Estado, a las distintas realidades de estas familias. Con estrategias como JUNTOS, Red de Protección Social para la Superación de la Pobreza Extrema, el gobierno aplica herramientas

Archivo Ejército

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
de la política social, de la mano de la Política de Seguridad Democrática, ha estado orientada a optimizar la recuperación social de los territorios en los que tradicionalmente no había presencia del Estado, o donde ésta ha sido precaria. Clave de grandes aciertos en los últimos años, este enfoque ha enseñado al país que el desarrollo social en estas zonas asume dinámicas muy particulares. Son muchas las razones para afirmar lo anterior, mencionemos algunas. Para empezar, este criterio ha saldado una deuda histórica propia de la institucionalidad colombiana al poner a la Fuerza Pública y a las entidades civiles a integrar criterios, a pensar en unidad, a ejercer sus responsabilidades de manera más coordinada y a representar de manera integral y unívoca la institucionalidad estatal frente a la nación, con el propósito común de construir y fortalecer un Estado Social de Derecho que es único y tiene una sola cara, incluso en las zonas más recónditas y difíciles de la geografía nacional. Segundo, construye un mensaje claro, preciso y reconocido por las comunidades que exigen seguridad, legalidad, libertad y movilidad en sus regiones como requisito para poder acceder libremente a los bienes y servicios sociales del Estado. Hoy por ejemplo, este mensaje se ve con claridad en las inmediaciones de la Serranía de la Macarena en el departamento Meta. En tercer lugar, una visión territorial permite concentrar los esfuerzos adicionales, logrados en términos de inversión y acompañamiento en zonas realmente estratégicas del país; que desde el cambio local puede incidir en la transformación de regiones enteras. También favorece la planeación y el desarrollo de estrategias que se construyen desde el territorio, de

EJÉRCITO NACIONAL
manera diferenciada y flexible, que reconocen la historia, las costumbres, los actores y las vocaciones locales sin perder de vista los intereses de la seguridad nacional, como ha sido el caso de la histórica recuperación de la Sierra Nevada de Santa Marta en un trabajo armónico con sus comunidades indígenas y sus culturas. Este enfoque diferencia entre escenarios de confrontación o aquellos que ya empiezan a plantearse condiciones de “postviolencia” como es el caso de los Montes de María en los departamentos de Bolívar y Sucre. También toma en cuenta las implicaciones de nuestras reservas naturales o las características de nuestras fronteras, sin perder de vista el valor estratégico que para los criminales han tenido las regiones del país. Finalmente, evidencia la importancia de recurrir a estrategias de transición para acercar a las comunidades al Estado, y de consolidación, para construir capacidades institucionales endógenas que fortalezcan los procesos de desarrollo social. El Centro de Coordinación de Acción Integral de la Presidencia de la República (CCAI) es la estrategia que refleja de manera más clara la aplicación de este criterio. Conformado en total por 30 entidades del Estado, entre las cuales 15 de manera permanente, y con el liderazgo del Ministerio de Defensa y Acción Social, el CCAI ha contribuido a avanzar en la recuperación social de territorios priorizados. Los esfuerzos adicionales de inversión, fruto de la gestión interagencial para las 11 zonas priorizadas en esta estrategia establecida a mediados del 2004, en la actualidad suman 180

74
COMPROMISO SOCIAL

75
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

Para avanzar con legitimidad, hay que empezar por construir confianza, este es el gran reto. Y en esta curtida patria colombiana, afortunadamente ya no se construye confianza a punta de discurso, sino de resultados…
2002 la tendencia es decreciente en un 41%: se ha pasado de 391.347 personas desplazadas en 2002 a 232.000 en 2007. Por otro lado, la inversión para atención y reintegración socioeconómica ha venido creciendo sustancialmente: en el periodo 1995-2002, se invirtieron 28 millones de dólares; en el periodo 2002-2006, 914.1 millones de dólares; y para el periodo 2006-2010, se han dispuesto 1.974 millones de dólares. sión hacia los campesinos, luchas territoriales por poder que han desplazado a la población o la han dejado en medio de la confrontación, así como graves daños y deterioros al medio ambiente. Adicionalmente, intentos voluntarios por parte de las comunidades para buscar opciones legales de desarrollo alternativo de la mano de la política social, han sido amenazados de manera violenta por la guerrilla narcotraficante. A pesar de ello, 88 mil familias se han vinculado a programas sociales como Familias Guardabosques, una de las opciones de acompañamiento social del Estado para salir del flagelo de los cultivos ilícitos y contribuir a la protección de los recursos naturales. Anualmente y durante los últimos tres años, se han invertido en promedio 150 millones de dólares cada año para desarrollo alternativo (incluyendo recursos de cooperación internacional).

3. Combate al problema mundial de las drogas: contra el mayor catalizador del conflicto. La historia de Colombia ha evidenciado que la degeneración y el terrorismo de los grupos ilegales en Colombia se han nutrido principalmente de su condición de narcotraficantes. Según un reportaje de la revista Cambio, un informe reciente del SIMCI, Sistema de Monitoreo Satelital de la Organización de Naciones Unidas, las Farc producen cerca de 510 toneladas de cocaína anualmente, que podrían dejarles más de 750 millones de dólares de utilidades. Sus centros de producción y acopio de la droga están localizados en 89 municipios sobre terrenos aptos para el cultivo de 85.750 hectáreas de hoja de coca.
Mucho más que una dinámica financiera ilícita, dicha realidad ha significado altísimos niveles de violencia y repre-

4. Recuperación social del territorio Hablar de un “criterio geoestratégico” de orientación de política social, es quizá el principio más significativo, entre otras cosas, porque integra elementos de los tres puntos anteriores. Aproximarse al territorio desde un punto de vista estratégico antes se veía como un tema relativo a ideas netamente militares. Sin embargo, este criterio de priorización

...la Política de Seguridad Democrática, ha estado orientada a optimizar la recuperación social de los territorios en los que tradicionalmente no había presencia del Estado, o donde ésta ha sido precaria.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
millones de dólares. Además, entre algunos de los avances que presentan estos territorios, se encuentra el aumento de coberturas de los programas del ICBF al promedio nacional o el aumento en un 65% de las coberturas del régimen subsidiado de salud. Es de resaltar, la puesta en marcha, bajo la iniciativa de las cuatro comunidades indígenas de la zona, de un proceso de concertación y construcción de siete pueblos indígenas en la Sierra Nevada de Santa Marta para la protección y el desarrollo sostenible de la Sierra, así como el mejoramiento de la seguridad y la prestación de los servicios sociales del Estado. En el marco de este proyecto, hoy se está a punto de entregar el segundo pueblo indígena construido. Estos resultados se dan de la mano de claros avances en seguridad, como son la reducción en un 72% de las acciones de los grupos armados ilegales, o de los homicidios en un 16% en las regiones priorizadas. Estos cuatro criterios han representado consensos importantes de la política social en el difícil escenario de la violencia y la amenaza del terrorismo en Colombia. Han exigido que el Estado fortalezca sus esquemas de trabajo interinstitucionales y que se avance en la optimización de recursos. Pero quizá más importante, han significado el avance y el fortalecimiento del Estado en el territorio nacional de manera legítima. Para avanzar con legitimidad, hay que empezar por construir confianza, este es el gran reto. Y en esta curtida patria colombiana, afortunadamente ya no se construye confianza a punta de discurso, sino de resultados. Resultados que desde hace unos años se ven con más claridad y menos ambigüedad. Claro, algunos resultados son más alentadores que otros, hacen falta todavía enormes esfuerzos, y el país nunca terminará de aprender. Pero se puede afirmar que construir confianza en Colombia es una prueba de que se están haciendo las cosas por el camino correcto, porque se tiene a un pueblo aguerrido como garante de su propio avance.
*El Abogado Rosarista Luis Alfonso Hoyos Aristizábal es Alto Consejero Presidencial y Director de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional-Nació en Pensilvania, Caldas, hace 44 años; además de su título de Abogado, tiene maestrías y especializaciones en Ciencia Política, Administración de Empresas, Economía y Derecho Internacional Público. Gran parte de su desempeño profesional ha estado encaminado al servicio público en temas sociales, entre los que se destaca la Atención Humanitaria, Desplazados, Marginalidad y Derechos Humanos. También en el campo político ha ocupado varios cargos de elección popular.

EJÉRCITO NACIONAL

76
COMPROMISO SOCIAL

77
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LA SALUD EN LAS CIENCIAS DE LOS EJÉRCITOS
Por: Teniente Coronel JUAN CARLOS BUITRAGO TORRADO Médico Militar del Ejército

en la materia. Por concepción doctrinal, estructura y fundamentación, la salud en una Fuerza militar según el bosquejo ya enunciado le otorgan la condición de sistema único, un modelo característico que es muy diferente de los bocetos público, caritativo o privado, y que tampoco debe ser catalogado como un régimen especial usual como ocurre con los ferroviarios, portuarios, sector petrolero y el magisterio, por nociones diversas, claras y cimientos razonables que tienen que ver con la conducción ordenada de las Unidades, el ejercicio de Comando y la organización de los Ejércitos, lo que la signa con un diagrama exclusivo y un marco diferencial (de excepción) excepcionado.

La Salud en la organización militar, como se ha dicho, tiene entonces un justificado argumento doctrinario, la Sanidad en su disposición conceptual, tiene como responsabilidad la cobertura obligatoria de los servicios de salud para los efectivos en los cuarteles (salud en guarnición), procurar y velar por el mantenimiento del óptimo estado de los efectivos alistados en las lides de la guerra en las diversas jurisdicciones, para que puedan cumplir con las misiones asignadas, la asistencia del personal comprometido en los asuntos operacionales que involucra a la sanidad en campaña (salud operacional) y todas aquellas acciones concebidas como atención global en salud de las

78
COMPROMISO SOCIAL DEL EJÉRCITO

79
a salud es ese don especial, profundamente apreciado, bien añorado y enormemente deseado por los seres humanos, que se constituye en un privilegio particular que siempre debe valorarse y estimarse; como componente primordial para la conservación de la vida y el mantenimiento de la integridad de la persona, es una de las nociones más sentidas y aspiradas de la existencia indispensable para la salvaguarda de la especie, por lo que cualquier institución que valore la dignidad humana debe preocuparse permanentemente, esforzándose siempre en procurar la armonía de sus integrantes, comprometida con el bienestar y la tranquilidad de los mismos y en la que los responsables de la administración de los Estados tienen la obligación de corresponder en sus anhelos, sin dudar de las condiciones sanitarias más adecuadas que se merecen sus conciudadanos. En el caso de las Fuerzas de tierra, mar y aire de cualquier país, su esquema de salubridad se sale de los moldes preconcebidos de la “protección social”, porque tiene una connotación no solo de orden táctico y operacional sino también estratégico; el pertenecer su diseño a la organización militar y a sus componentes logísticos, le confieren al modelo de sanidad y al aparato de salud militar de una nación una importancia singular -que lo hacen diferente como sistema de salud-, lo convierten en un modelo único y propio, que para el contexto de la soberanía su estructura debe ser considerada como excepcional y sui generis

L

en concordancia con la teoría de los Estados, ya que su conceptualización está enmarcada en los lineamientos de la defensa nacional, en la doctrina sustentacular de las Fuerzas Militares y en la cadena de mando de los Ejércitos. Los fundamentos doctrinarios de las ciencias de la milicia, le otorgan entonces a la Sanidad una misión, unas responsabilidades, un papel, unas capacidades y un organigrama bien diferentes, que son trascendentales para el sostenimiento de la integridad y la cohesión de sus Fuerzas Militares. El formar parte de su soporte logístico es primordial para el funcionamiento de cada Fuerza, teniendo en cuenta que en sus tareas, la actividad de las mismas, en el sostén operacional, y en sus movimientos para las acciones de maniobra, es esencial para preservar el bienestar y la moral de las tropas. En el puntal de los servicios técnicos de apoyo -por principio en las ciencias militares- la descubren como vital para la organización, el planeamiento y la ejecución de los procesos y los procedimientos militares dentro de una prospectiva militar, tanto para tiempos de paz como en períodos de guerra. La salud en los Ejércitos definida entonces como sanidad es fundamental para la atención de los efectivos y el cuidado de los hombres y mujeres que han jurado bandera en la carrera de las armas, y que han decidido seguir la disciplina prusiana. No puede ser equiparada al esquema ordinario de la salud pública, estatal ó privada y menos aún su croquis, ordenación y dinámica pueden ser entregados a profanos

Archivo Ejército

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
En el marco de su acción hay que ser conscientes sobre lo que debe ser la organización, la evaluación de las necesidades, la planeación de las provisiones, suministros, dotaciones, etc., que indudablemente deben estar acordes con las exigencias, la evaluación de la cobertura y la aplicación de las funciones logísticas, que son parte esencial del funcionamiento de las unidades militares en guarnición, de las demandas y de los requerimientos básicos exigidos para atender los asuntos operacionales y las normativas de los abastecimientos en una Fuerza militar. La realidad presente ha postulado y formula para los Ejércitos de tierra que son Fuerzas de choque, un muy buen soporte logístico, siendo esencial y pertinente el poder disponer de una estructura técnico-administrativa diligente que responda ante las necesidades y circunstancias diversas de manera versátil. diferentes regimientos, incluyendo a la sanidad de campaña debe ser atendida en los Ejércitos por la Sanidad, por un equipo logístico coherente uniformado y una dirección verdaderamente técnica, con inmejorables condiciones asistenciales, lo cual lleva al logro de satisfacción para los miembros de las filas en actividad, ya que estos escenarios coadyuvan -como se dijo- al bienestar, la moral de los combatientes y la preservación, la disciplina y la unidad de cuerpo de las tropas. La asistencia integral en salud al personal destacado en operaciones militares, es también definitiva para el logro y cumplimiento de la misión. Sin lugar a dudas, la salud militar en las guarniciones y en las zonas operacionales es bien particular, por lo cual no podría dejarse en manos de prestatarios externos (ej. EPS particulares), ni empresas privadas, menos aún, las enfermedades profesionales u operacionales, las lesiones del entrenamiento, ó los ATEP, a aseguradora foránea alguna. En la salud de los militares -por su trabajo- influyen numerosas variables, los factores determinantes del estado de salud se condicionan por su misión particular, el desarrollo de

EJÉRCITO NACIONAL
la enfermedad los afecta individualmente y como comunidad, los convierte en población de alto riesgo para enfermar, en su estructura y doctrina tienen unos procedimientos de orden logístico disímiles por lo que su modelo organizacional de salud les es inherente. El esquema de salud militar entonces tiene unas peculiaridades en su estructura, es ideal como organización y prototipo, es aquella que como modelo puede perdurar con una pirámide ágil y un organigrama articulado frente a los cambios ocurridos en la salud estatal, que al estar inmersa en la vida misma de las instituciones militares y en la logística castrense, su encargo, está en el caso colombiano en consonancia plena con los mecanismos operativos que les son propios a las Fuerzas; no obstante, pertenecer al cuerpo social del Estado, no se salen del articulado de la carta magna, las normas jurídicas preestablecidas y comulgan con la tarea heróica y la misión legítima del Ejército de defender la integridad territorial, el orden constitucional, de preservar la vida y honra de los ciudadanos y de salvaguardar la soberanía nacional.

80
unidades militares que en el lenguaje civil podría ser equiparada sesgadamente como prestación asistencial, pero que discrepan esencialmente, entre otras razones, por atender la seguridad del Estado y la de sus componentes armados, que preferiblemente debe ser cubierta por médicos especialistas y generales, enfermeras jefes, odontólogos, bacteriólogas, fisioterapeutas, psicólogas clínicas, nutricionistas, optómetras, trabajadoras sociales, administradores de salud y hospitalarios, etc., que porten el uniforme, es decir “militares de un servicio de sanidad”. Las políticas sanitarias, la planeación, su diseño, desarrollo y la proyección del funcionamiento de la salud en la estructura militar deben estar comandadas desde un eje rector central inmerso en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto y del Comando General de las Fuerzas, que es desde donde se debe presidir, direccionar y regir la sanidad institucional militar en forma coordinada, con una delegación para el enlace, ejecución y la coordinación en cada Fuerza, administrada por un Consejo Superior Técnico castrense, idóneo con asiento en sus “curules” de personal verdaderamente representativo de cada Arma conformada no solo por los Jefes de los Estados Mayores, sino también por los Jefes Logísticos, Jefes de Desarrollo Humano, Intendentes generales, Directores de Sanidad y por los Oficiales Superiores de Sanidad de la mayor experticia médica y en temas de salud con antigüedad de cada Fuerza, que conozcan de administración de los Establecimientos de Sanidad Militar (ESM), incluyendo al Decano de Medicina de las Universidades Militares, de los Servicios Uniformados ó de los Ejércitos.
COMPROMISO SOCIAL DEL EJÉRCITO

La evaluación de los recursos logísticos sanitarios castrenses intenta impulsar una atención más esmerada y oportuna de salud en las diferentes unidades, basada en la mecánica de la organización de la sanidad militar, una pirámide asistencial con escalones, que dispone cuatro niveles de complejidad y unos establecimientos diferenciales de atención por cada gradiente, que son unidades prestadoras de salud, los cuales deben tener un programa de fortalecimiento y ajuste sistematizado colectivo para su operatividad y el afianzamiento del sistema de referencias y de contrarreferencias, incluyendo a la sanidad en campaña y de las evacuaciones, fundamentales para la contextualización de las ciencias técnicas de la profesión marcial. Las efectivos y quienes como combatientes han abrazado la carrera de las armas, aspiran siempre a que sus familias y sus dependientes también sean atendidos en forma adecuada y eficiente cuando se encuentran en unidades distantes, patrullando, ó en aquellas áreas de orden público lejos de sus seres queridos, máxime que muchas veces, el rendimiento depende que su núcleo afectivo pueda estar gozando de buena salud, de bienestar dirigido, de apoyo psicológico, de cuidado espiritual y por supuesto, que estén recibiendo una atención óptima en los puestos de mando atrasados ó en los cuarteles de las ciudades donde residen, -que indudablemente debe ser la mejor-, ya que sus titulares cabezas de hogar están sacrificándose y entregándose por la patria, por lo que sus beneficiarios en correspondencia merecen estar siendo asistidos íntegramente con el arbotante de la dignidad, la celeritud y el respeto. La atención sanitaria del pie de fuerza y de los combatientes en su totalidad así como la de sus dependientes en los

81
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

La asistencia integral en salud al personal destacado en operaciones militares, es también definitiva para el logro y el cumplimiento de la misión.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LA SEGURIDAD DEMOCRÁTICA Y LAS RELACIONES DE COOPERACIÓN ENTRE LAS REGIONES Y FRONTERAS
Por:

82
FRONTERAS

Doctor ÁLVARO GÓMEZ SUÁREZ Administrador de Empresas Experto en Comercio Internacional*

...las fronteras son en realidad el mejor termómetro para medir la temperatura de las relaciones entre dos estados colindantes.

83
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

P

ocas veces habíamos visto en Colombia que las fronteras nacionales adquirieran tanta relevancia como ha venido sucediendo en las últimas semanas: la liberación de algunos secuestrados de la guerrilla y su entrega al gobierno venezolano, la muerte del guerrillero Raúl Reyes en la frontera con Ecuador, las amenazas y las acciones prebélicas y económicas de los gobiernos de Venezuela y Ecuador, la adición de un invitado de última hora y pescador en río revuelto como lo fue el gobierno de Nicaragua, los momentos amargos que por días tuvieron que soportar los habitantes de las fronteras venezolana y ecuatoriana, y finalmente el gran concierto de Juanes y su demostración de confraternidad espontánea de los pueblos fronterizos, como para mencionar solo algunos de los hechos relevantes sucedidos en nuestras fronteras, nos hicieron recordar que en definitiva las fronteras son en realidad el mejor termómetro para medir la temperatura de las relaciones entre dos estados colindantes. Se ha dicho siempre que Colombia es un país de regiones y para ello se mencionan las diferentes áreas del territorio nacional que por sus características fisiográficas, ambientales y culturales se destacan: la región Caribe, la región Pacífico, la región Andina, la región Orinocense y la región Amazónica. Yo añadiría la región de frontera de las cuales Colombia posee muchas y muy variadas. Estas son una realidad que casi siempre se ignora, se desconoce y se generaliza. O si no veamos: la zona fronteriza de la Guajira colombiana pertenece a lo que comúnmente llamamos la

región Caribe o región de la costa pero muy poco podemos identificar de sus singularidades con las que comúnmente identificamos para la región costeña. La frontera de Norte de Santander es andina por naturaleza pero muy poco se le puede identificar con la región andina propiamente dicha. Igual sucede con Arauca y la región orinocense, Leticia y Puerto Asís y la región Amazónica. Se pertenece a ella pero se vive otra realidad. Una realidad propia, donde las características de la región se diluyen para dar paso a otra, producida por el espectro de la sociedad colindante, que como lo indicaba César Vallejo Mejía (2000), es la realidad de ser “una unidad espacial de características geográficas, económicas y culturales comunes, donde se comparten los mismos recursos, mercados, ventajas de localización, restricciones y potencialidades”. Y complementaba afirmando que “las fronteras políticas, que separan las jurisdicciones nacionales, son líneas arbitrarias al lado y lado de las cuales se extienden áreas o regiones fronterizas sin perder su unidad natural ni su identidad nacional” De las regiones tenemos mayores o menores percepciones (o conocimientos) conforme estén o no integradas al interior del país y más exactamente conectadas con el interior del país. La actual política de seguridad vial que ha implementado el Gobierno nacional como parte de su Política de Seguridad Democrática ha permitido que más y más colombianos se desplacen por el país conectado y conozcan realidades de una Colombia solamente percibida y poco conocida. ¿Y de las fronteras que están casi

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos
todas desconectadas físicamente del interior del país? ¿Qué concepto tenemos de ellas? ¿Cómo las observa la sociedad colombiana? Como afirma el investigador brasileño Ricardo Nogueira, la frontera ha sido clasificada de diversas maneras, pero dependiendo de cómo se relaciona con su vecino y con el interior de su propio estado, es comúnmente percibida de modo negativo. Tal vez resultado de su papel histórico como divisor de soberanías; de disputa de poder y de territorio; límite de la observancia de las leyes de un Estado para la protección/punición de sus ciudadanos, la frontera no podría tener otra imagen sino la de una zona que convive con las contravenciones, el contrabando, la protección y facilidad de movilidad para aquellos que infringen la ley y el orden en sus respectivos Estados. Sin embargo esta es una visión del Estado y de la sociedad que no pertenecen a ella, que no están en el ‘borde’, y si en el interior, el uno ordenando y la otra observando, lo cual permite concluir que para el Estado es una frontera controlada, para la sociedad ajena a ella es una frontera percibida, y para la sociedad que está en ella y que vive en ella es una frontera vivida. La frontera controlada aparece representada bajo la forma de actuación de los innumerables órganos del poder central constituidos para vigilar el tránsito entre el exterior y el interior del Estado. Generalmente moviliza una gran cantidad de funcionarios militares y civiles. Los primeros, como verdaderos protectores del patrimonio territorial nacional. Los segundos, actuando en diversos sectores de la administración pública, en la que el núcleo del poder se encarga de elaborar las políticas a ser ejecutadas en las áreas fronterizas. La frontera percibida resulta de una imagen construida por la sociedad del interior del país sobre esta zona, su aspecto aparente, la frontera de la midia. La frontera es ante todo, vista. Vista como un lugar que abriga contraventores; un lugar rodeado de ilegalidades; un lugar en que todos son sospechosos, en fin un lugar que sirve de escape e refugio para aquellos que infringen las normas de las instituciones estatales. Por último, está la frontera vivida. Esta no es apenas la frontera viva, es la frontera sentida. Más que eso, significa partir de la frontera en sí; significa captar la comprensión y el relacionamiento que los habitantes de estos lugares poseen con la misma. Incorporando esta condición particular a su cotidiano, viviendo, sintiendo y compartiendo la condición fronteriza en sus más variados aspectos - diversión, trabajo, contravención, consumo, defensa, disputa, amor, la “ley del otro estado” -, podemos afirmar que esta frontera es capaz de reflejar el grado de interacción o de ruptura entre sociedades fronterizas, mereciendo, así, del Estado central acciones derivadas de aquel relacionamiento.1 Qué mejor momento que el presente para que un país tan fronterizo como Colombia comience a repensar seriamente en sus fronteras: que la academia (la civil y la militar) nos indique qué tipo de fronteras tiene Colombia, desde su definición y clasificación hasta su vocación; que nos recuerde que las fronteras no son homogéneas y si visiblemente heterogéneas, que existen fronteras conectadas y fronteras desconectadas, fronteras desarrolladas y menos desarrolladas, fronteras densamente pobladas y fronteras inhóspitas. A pesar de las dificultades actuales, se hace necesario darle paso a nuevos conceptos de frontera. No podemos seguir anclados al concepto de frontera política solamente y sobre éste desarrollar la política de Estado. Aunque ésta es necesaria y obligatoria, debería basarse en el concepto empresarial moderno que no se produce nada desde la oferta y si desde la demanda. En otras palabras, las necesidades de las fronteras y la solución de sus problemas deben partir de la frontera vivida y no más desde la frontera controlada y menos desde la frontera percibida. Muchos de los conceptos sobre fronteras seguirán siendo válidos pues hacen parte de la historia de una nación, pero la frontera en sí misma, la frontera humana, la frontera que da paso a una región fronteriza, seguirá siendo dinámica y activa. Es un proceso y ella se adapta a los cambios mucho más rápida y fácilmente que el mismo Estado, que deberá
1 RICARDO JOSÉ BATISTA NOGUEIRA Amazônia Continental: Geopolítica e Formação das Fronteiras

EJÉRCITO NACIONAL

Podemos afirmar que la frontera vivida es capaz de reflejar el grado de interacción o de ruptura entre sociedades fronterizas.

84
FRONTERAS

El Estado no puede seguir aceptando el mote, injusto por cierto, de no presencia en las fronteras. Esto no es cierto, pero sí lo es que su presencia no siempre corresponde a los anhelos, expectativas, visiones y realidades de los habitantes de frontera. Las normas nacionales, en ocasiones, no ayudan mucho, las particulares por inocuas e inaplicables y los funcionarios por estar poco o nada conectados con las realidades fronterizas. Pocos gobiernos como el actual, han hecho presencia en la frontera. Pero a veces queda el sabor que quien se preocupa, quien reconoce las realidades y quien busca las soluciones es el Presidente de la república y no el engranaje burocrático. Lo que nos conduce a pensar que las soluciones son más de fondo que de forma. Varias medidas podrían ser tomadas que le brinden a las fronteras esa oportunidad de integración regional y nacional. Para comenzar, se debe pensar en un nuevo Conpes que defina una actual y moderna política de fronteras. Adicional a esto, una nueva Ley de fronteras. Las fronteras necesitan una ley para “las fronteras” y no una ley de fronteras

Colombia ha demostrado a través de su historia que de una dificultad saca una victoria y no podrá ser menor en esta oportunidad. Las gentes de las fronteras con Venezuela y Ecuador demostraron, en la crisis, toda su dignidad, pero ellas mismas le recordaron al Estado que en su fortalecimiento está la capacidad de prevenir nuevas y futuras amenazas.
*Álvaro Gómez Suárez. Experto en Comercio Internacional y Administrador de Empresas. Gobernador del Departamento del Amazonas (1991-1992), Comisionado Presidencial en las Comisiones de Vecindad con Brasil y con Perú (1996-2003) Ex alumno Cidenal 2002 y Ex CHDS 2002

Mayo-Junio 2OO8

Sobre estos tres nuevos conceptos de fronteras bien se podría diseñar una nueva política de frontera donde lo percibido y lo controlado se amalgame con lo vivido. Podríamos pensar en un Estado menos controlador y más facilitador. Un Estado que reconozca la existencia misma de la región fronteriza, multicultural, singular y muy particular.

Ejército

aceptar que el concepto de frontera política será relegado por los procesos de la economía moderna globalizada y competitiva, que conducirá a las fronteras forzosamente a poseer mayor libertad de movimiento de determinados factores, en especial el de personas, mercancías y capitales.

simplemente; una ley que no se preocupe tanto por incentivos fiscales y medidas similares y si por reconocer la heterogeneidad fronteriza, sus particularidades y singularidades y que le entregue herramientas poderosas, agiles y flexibles al ejecutivo nacional que le permita actuar precisamente en función de las características de cada una de las fronteras nacionales. Las fronteras necesitan un doliente permanente. Un responsable de la articulación del Estado en su presencia en fronteras. Ese papel no puede seguir siendo desempeñado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que por más buenas intenciones que manifieste, se ve desbordado constantemente por la dinámica de las mismas fronteras. Además el Ministerio por su propia naturaleza, cumple más un papel político supra-vecinal que un papel transfronterizo. Este y por la dinámica de las nuevas fronteras debería estar en cabeza del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Y esto es particularmente cierto cuando hablamos de las Comisiones de Vecindad donde de sus resultados poco se conoce y de su efectividad mucho se duda. No porque la figura no sea bien intencionada sino porque la vecindad generalmente es más con la Nación que con la frontera.

85

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

Por:

Capitán CÉSAR AUGUSTO CASTAÑO RUBIANO Filósofo, Profesor de Historia y Humanidades*

86
MEDIOS

87

Las batallas culturales son las batallas del poder en la era de la información. Se libran primordialmente en los medios de comunicación y por los medios de comunicación… El poder, como capacidad de imponer la conducta, radica en las redes de intercambio de información y manipulación de símbolos, que relacionan a los actores sociales, las instituciones y los movimientos culturales, a través de íconos, portavoces y amplificadores intelectuales”. 1

OTROS MEDIOS, OTROS CAMPOS DE BATALLA

Hace un par de meses tuve la oportunidad de dialogar con Eduardo Mackenzie, un reconocido escritor y periodista colombiano, radicado desde hace varios años en París, quien se refirió, con preocupación, al efectivo y prolífico trabajo mediático que por años han desarrollado las Farc en Europa. Vino a la memoria entonces, aquella carta dirigida al Presidente Guillermo León Valencia, escrita a mediados de 1964 por intelectuales franceses de la talla del filósofo Jean Paul Sartre, la escritora Simone de Beauvoir y el dirigente comunista Jacques Duclos, quienes, a través de su mensaje, hacían un llamado al gobierno para que se detuvieran las operaciones militares que iban a ser lanzadas sobre los territorios bautizados, por el entonces Senador Alvaro Gómez Hurtado, como ‘’Repúblicas Independientes’’.
1 CASTELLS, M. (1997). La sociedad red, Vol 1. La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Madrid; Alianza Editorial.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

88
MEDIOS

89
Un año más tarde, Jean Pierre Sergent y Bruno Muel, dos cineastas galos, ingresaron al país y filmaron el documental “Riochiquito”, pieza en la cual Marulanda y Jacobo Arenas desarrollan sendos discursos políticos, además de presentar imágenes en las cuales relatan las vicisitudes de la agrupación insurgente en sus inicios. Esta producción audiovisual al igual que la carta de marras, son una fiel muestra del alcance propagandístico que, por esa época y con escasos medios disponibles, tuvo la organización ilegal. Estas viejas piezas de propaganda demuestran que por años y sin impedimento alguno, las organizaciones armadas ilegales desarrollaron, especialmente en Europa, un eficaz trabajo en el campo mediático, forcejeando permanentemente por mantener visibilidad y protagonismo, reduciendo y por qué no decirlo, negándole esa posibilidad al Estado. En esa labor constante, persuadieron académicos, medios y periodistas con sus particulares versiones de la realidad. Posando de “luchadores sociales”, lograron convertirlos en “aliados” de sus causas. Fueron esas agrupaciones ilegales, las que se convirtieron por años en fuentes y proveedoras de información excluyendo al establecimiento de tal oportunidad, pues la información oficial, al decir de ellos, negaba totalmente la verdad, esa misma de la cual eran poseedores absolutos. Durante los años 70, 80 y 90, el Estado permaneció estático en sus respuestas frente a los innumerables ataques de la prensa alimentada por los ilegales, parecía que no existía interés alguno por parte de los distintos gobiernos, para contrarrestar esta propaganda. Las Farc y el Eln llenaban

No contenta con la propaganda gratuita que les brindaba la prensa internacional, las Farc, decidieron incursionar en otro género, y remontándose al éxito de aquel viejo documental del año 65, llamaron la atención de una productora europea, para la filmación de la cinta “Guerrilla Girl”, una realización audiovisual, de corte propagandístico, en favor del grupo terrorista. Esta cinta, con noventa minutos de duración, fue realizada en 2003 por el director Frank Piasecki Poulsen de nacionalidad danesa. El guión está basado en la preparación de Isabel, una mujer de clase media aspirante a “guerrillera” quien a los 21 años lo deja todo para luchar contra el Estado. La correspondencia de esta mujer y su diario personal son utilizados para ilustrar la transición de una vida normal a las filas de las Farc. Vale la pena mencionar, que pese al intento de mostrar esta producción como un documental casual en el que todo hace parte de la cotidianidad de la organización, algunos directores de cine consultados expresaron con certeza, que en la película intervienen actores preparados para el manejo del ambiente propio del cine, por lo cual, nada es accidental. Utilizando diálogos, marcadamente políticos, buscan todo el tiempo desmentir situaciones evidentes como el secuestro, el narcotráfico, el empleo de minas antipersonal,

Como se puede observar, la guerra se proyecta en el terreno mediático, pues son los medios el espacio donde se libran batallas por la voz y la verdad. Las narraciones de la guerra se convierten entonces, en estrategias de la guerra misma y están inscritas en su lógica, aun si es necesario acudir a la mentira y al ocultamiento como tácticas básicas para derrotar al contendor, una práctica que por cierto generó, por años, excelentes resultados a las Farc. Sin embargo esos espacios por tanto tiempo cultivados, se convirtieron también en sus peores enemigos, pues las nuevas tecnologías de comunicación e información (NTCI), en especial Internet, empezaron a difundir el verdadero rostro de la organización, presentando a la opinión los nuevos intereses en torno al narcotráfico y los incontables actos de terror que han perpetrado contra la población civil. Los foros, blogs, podcasts, videopodcast y demás herramientas, han venido mostrando realidades distintas a las que comúnmente tenían acostumbrado a su ingenuo público.

Sólo basta concluir, que si el Estado colombiano, en concurso con los hombres y mujeres que aspiran a un mejor país, desea librar una ofensiva que permita despojar a los terroristas de esa imagen de “luchadores sociales” que, lamentablemente, aún persiste en algunos sectores de opinión, especialmente de Europa, no existe mejor espacio que aquel que brindan los propios medios de comunicación y la red global. Ellos en conjunto, son un componente esencial para librar esta guerra, pues ganar legitimidad en este campo es empezar a ganar la guerra en el terreno militar y social. Lo único cierto es que de la utilización efectiva que se haga de los mismos, dependerá en buena parte hacia qué lado, en un futuro, se incline la balanza.
*Capitán (r) César Augusto Castaño Rubiano. Filósofo, profesor de historia y humanidades. Asesor de medios de comunicación nacionales e internacionales. Investigador de la Federación de ONG “Verdad Colombia”. Colaborador de las revistas Semana, La Clave (España) y el periódico Nuevo Herald.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

entonces todos los espacios, lo cual generó una visión “romántica” de sus propósitos, legitimando de paso la validez de sus acciones criminales, pues nada les era cuestionado ya que todo lo reducían a la necesidad de sacar adelante el proyecto revolucionario.

el uso indiscriminado de armas no convencionales y demás prácticas criminales. Al terminar su tarea, Poulsen llegó a Dinamarca con 50 horas de grabación, convenciendo a la prestigiosa firma ‘’Zentropa’’ - de propiedad del danés Lars Von Trier - para producir la película con varios de los mejores profesionales del país y con apoyo económico del Instituto de Filme Danés. Hasta el momento esta producción terminada en 2005, ha sido presentada en diversos festivales alternativos europeos, así como en innumerables espacios culturales y académicos.

Pero más allá del caso particular de esta organización terrorista, es evidente que la red global se convirtió en una nueva forma de narrar la realidad, un nuevo escenario de disputa. Es incuestionable el uso de Internet en medio de la guerra, como recurso necesario para inscribirse en la dimensión simbólica de ella. No estar allí significa no existir socialmente y dejar el camino libre a los demás. No estar en Internet es dejar en manos de otros - los medios alternativos, la academia, las organizaciones sociales, políticas, culturales y otros gobiernos - las versiones sobre el conflicto y sobre la naturaleza del mismo.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

LOS NIÑOS Y NIÑAS DE COLOMBIA PROTEGIDOS DE LOS GRUPOS TERRORISTAS
Por: Doctora ELVIRA FORERO HERNÁNDEZ Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar*

Todos los infantes en Colombia, deben vivir en un ambiente de felicidad, amor y comprensión y nunca afectados por actos terroristas o violentos que les impidan lograr proyectarse de manera integral hacia el futuro.

90
DERECHOS HUMANOS

91
as graves consecuencias de las acciones de los grupos armados al margen de la ley, afecta también a los niños, niñas y adolescentes de Colombia. Nuestro mejor capital humano son los niños y las niñas. Todos los infantes en Colombia, deben vivir en un ambiente de felicidad, amor y comprensión, y nunca afectados por actos terroristas o violentos que les impidan lograr proyectarse de manera integral hacia el futuro. Las acciones bárbaras de los grupos armados al margen de la ley dejan heridas en la construcción de una sociedad sana, en la que prime el interés superior de nuestros niños, niñas y adolescentes como los principales protagonistas de un presente para ellos, y de un futuro para la sociedad en condiciones de solidaridad y fraternidad con cimientos sólidos que garanticen la calidad de vida saludable para todos los menores de edad. El Instituto Colombiano de Bienestar familiar -ICBF-, atiende a los niños que han sido sometidos por estos grupos cuando se desvinculan, se evaden o son detenidos por las autoridades, dentro de un modelo de atención pedagógico integral. La legislación considera a los menores de edad en esta situación víctimas de un delito. El niño, niña o adolescente, debe ser puesto a disposición del ICBF dentro de las 36 horas siguientes, con el fin de que sea vinculado al programa de atención especializado implementado para el restablecimiento de sus derechos. Una vez es recibido por el Instituto, se inicia su proceso de

L

restablecimiento de derechos que se desarrolla en cuatro fases, de la siguiente manera:

1. Identificación y diagnóstico. Esta fase, tiene como objetivo definir el perfil de los niños, niñas y adolescentes a través de valoraciones y dictámenes en las diferentes áreas como las físicas, las psicológicas, las pedagógicas y las familiares que facilitan la proyección de acciones en la continuidad en su proceso de atención. 2. Intervención. Tiene como objeto desarrollar el Plan de Atención Individual –PLATIN –, se realiza la atención del niño víctima, con base en las valoraciones, y los diagnósticos realizados en la primera fase, involucrando la verificación de garantía de derechos y de ser posible la participación de su familia. 3. Consolidación. En esta fase, las niñas, niños y adolescentes consolidan los procesos de preparación para la vida social y productiva con miras a la inserción social, desarrollando acciones de manera responsable, cotidiana, autónoma e interdependiente. 4. Seguimiento y acompañamiento. Es el momento a partir del cual el menor de edad en algunos casos, es reintegrado al seno de su familia o en otros, continúa su proceso dentro del programa de la Alta

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

La edad promedio de los desmovilizados atendidos en el programa del ICBF, oscila entre los 13 y los 17 años, con un total de 118 niños para el primer grupo y 1.390 adolescentes para el segundo.

92
DERECHOS HUMANOS

93
Consejería para Reintegración Social y Económica. Se realiza a través de los Centros de Referencia y Oportunidades Juveniles, los Equipos de los Centros Zonales ICBF, las Unidades de Apoyo o las Autoridades Municipales. Este programa entonces, cumple con su objetivo de contribuir y apoyar el proceso de consolidación de la ruta de vida, de los niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos organizados al margen de la ley, en el marco de la garantía y la restitución de sus derechos y la construcción de ciudadanía y democracia, con una perspectiva de género. Los niños, niñas y adolescentes también son atendidos en dos modalidades. La atención en medio institucional y la atención en medio familiar. Como lineamiento, se ha previsto dar énfasis en la ubicación familiar. Esta atención se hace o con la ubicación del niño en Hogar Tutor, donde una familia previamente seleccionada y capacitada acoge voluntariamente a un menor de 18 años brindándole un ambiente afectivo y atención integral y el Hogar Gestor, en donde los menores de edad, son reintegrados al núcleo de su familia biológica, reciben apoyo económico, y con Unidades Regionales de Apoyo, se realiza el acompañamiento a los procesos de retorno así como a sus núcleos familiares. El ICBF ha atendido dentro de este programa a partir de 1999 y hasta el 29 de febrero de 2008, a 3.516 niños, niñas y adolescentes desvinculados de grupos organizados al margen de la ley. En el análisis de la situación de estos niños antes de ingresar a estos grupos, se ha encontrado que solamente 18 terminaron sus estudios de bachillerato, 763 cursaron hasta quinto grado de primaria, sólo 183 llegaron al primer grado de primaria y 305 manifestaron no tener ningún grado de escolaridad. La edad promedio de los desmovilizados atendidos en el programa del ICBF, oscila entre los 13 y los 17 años, con un total de 118 niños para el primer grupo y 1.390 adolescentes para el segundo. El mayor número de ingresos corresponde al género masculino, con un total de 2.578 hombres, equivalente al 73.32%, y 938 mujeres que representan el 26.68% de la población desvinculada. De estas desmovilizaciones, 2.797 corresponden a entregas voluntarias, mientras que 719 han sido recuperados por la Fuerza Pública. El Gobierno Nacional en su misión de contribuir a la construcción del país que nos merecemos todos los colombianos ha fortalecido la política social integral, en la que todos los organismos del Estado se concentran para la ejecución de programas que propendan por el cumplimiento en metas de apoyo a las familias, del crecimiento de la economía, del acceso a la educación, y sobre todo de protección a nuestros niños, niñas y adolescentes, quienes constituyen el capital humano de nuestra patria. Esta política gubernamental es

¡No más niños, niñas y adolescentes en medio de la barbarie, de los violentos!
estructural y va de la mano con las políticas educativas, el acceso de oportunidades y la equidad en la distribución del ingreso en Colombia. Esta labor busca construir el camino del progreso para el país. En este sentido, también se debe trabajar para darle a Colombia lo que por años ha venido reclamando, severidad en materia de sanciones y penas a quienes atropellan la infancia colombiana. Desde el Gobierno seguimos trabajando hora tras hora, y día tras día, en la protección de la infancia, en lograr recuperar la vida civil y de amor de los niños, en restablecer sus derechos. El país dará un gran paso, el día que todos unidos, Sociedad, Estado y Familia, conformemos una cadena de protección y cuidado para rodear nuestros niños, niñas y adolescentes, y condenemos públicamente a quienes de manera salvaje ejercen el maltrato infantil, juegan con la inocencia, manipulan los sueños y lanzan a nuestros niños y niñas al mundo de las armas. Para nuestro país, para el ICBF, para las gentes de bien, para la mujer o el hombre del común de nuestra patria, es imprescindible que definamos acciones para decir a los violentos ¡no más niños, niñas y adolescentes en medio de la barbarie, de los violentos!
*La Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Elvira Forero Hernández, es Administradora de Empresas, especialista en Legislación Financiera. Al frente de esta Entidad lidera programas en favor de la niñez y la adolescencia y su principal reto es el de consolidar la adopción como un acto de amor.

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

IMPACTO ECONÓMICO DE LA SEGURIDAD DEMOCRÁTICA
Por:

tria y el comercio son los sectores que presentan el mayor dinamismo, con tasas de crecimiento superiores al 10%, durante el primer semestre del 2007. Adicionalmente, es importante destacar que el buen momento por el cual está atravesando la economía colombiana (en el corto y mediano plazo) no sólo depende de la situación interna. En el frente externo se han venido configurando una serie de factores que amenazan con desacelerar el crecimiento de la economía local. En esta medida, una posible recesión de Estados Unidos, a causa de los

efectos de la crisis del mercado hipotecario, y una fuerte desaceleración de Venezuela, a raíz de la profundización del modelo ‘socialista’ basado en la expansión fiscal y el deterioro institucional, podrían afectar el desempeño económico de nuestro país. La importancia que los mercados de estos dos países tienen para las exportaciones colombianas es fundamental para explicar una posible desaceleración local a raíz de una mayor turbulencia en el frente externo.

94
COMPROMISO SOCIAL DEL EJÉRCITO

Doctor MAURICIO CÁRDENAS SANTAMARÍA Presidente Fedesarrollo

95
Ejército
Mayo 2OO8

n la actualidad, la economía colombiana atraviesa una coyuntura muy favorable. La tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (pib) en el 2006 llegó a niveles no alcanzados durante las tres décadas anteriores, 6,8%. Adicionalmente, la tasa de 7,5% alcanzada entre enero y junio del presente año sugiere que se va a mantener la senda expansiva en el corto y mediano plazo. En efecto, el mejor manejo macroeconómico y los avances en materia de seguridad, acompañados por una situación externa saludable, han generado un quiebre estructural en la vía de crecimiento. Luego de crecer en promedio a una tasa de 3% por año entre 1980 y 2002, la economía podrá sostener tasas de crecimiento del 5% en promedio en los próximos años (Gráfico 1). Para asegurar la perdurabilidad del buen momento actual, la política fiscal debe encaminar sus esfuerzos hacia un mayor aumento del ahorro público. El Gobierno debe reducir el crecimiento del gasto, para tener recursos que le permitan más adelante convertirse en un factor dinamizador de la demanda, a fin de suavizar el crecimiento cuando las condiciones externas sean menos favorables. Desde un punto de vista netamente económico, la mejoría en las condiciones de seguridad ha significado un fuerte incentivo para la mayor actividad productiva en el país. En esta medida, después de años de expansión, el

E

Plan Colombia y la actual Política de Seguridad Democrática han logrado disminuir los índices de criminalidad en el país. Tanto las actividades de los grupos armados ilegales, como los ingresos provenientes del tráfico de narcóticos han tenido una apreciable caída en los últimos años. En efecto, las tasas de homicidios y de secuestros han disminuido de manera significativa. Entre el 2001 y el 2007, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes pasó de 64,6 a 29,6. Por su parte, la tasa de secuestros por cada 100.000 habitantes ha disminuido 6 puntos, al pasar de 6,9 a 0,9 (Gráfico 2). La disminución de la criminalidad ha aumentado la confianza de los empresarios y los hogares. Esto se ha traducido en un fuerte dinamismo del consumo y la inversión, lo cual ha tenido un impacto positivo sobre el crecimiento. En efecto, las percepciones de los empresarios y la confianza de los consumidores muestran una tendencia positiva en los últimos años (Gráfico 3). Al mirar los componentes del PIB por el lado de la demanda, la inversión registra el comportamiento más dinámico al crecer 25,2% durante el primer semestre del 2007. En los años recientes el comportamiento de la inversión ha alcanzado puntos históricamente altos y se ha establecido como uno de los pilares del crecimiento económico colombiano. Por el lado de la oferta, la construcción, la indus-

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

Finalmente, el país debe prepararse para enfrentar un entorno externo menos exuberante. Para ello, debe considerar una fuerte reducción del crecimiento del gasto en áreas diferentes a la seguridad. Solo así, logrará evitar que la próxima crisis internacional se traduzca en una crisis interna de grandes proporciones. Además, debe empezar la discusión acerca de las fuentes de financiamiento del gasto en defensa y seguridad a partir

del año 2010, cuando se agotarán los recursos del impuesto al patrimonio. Por último, el anunciado recorte del Plan Colombia significa un grave problema para la seguridad en el país. Por ello, más temprano que tarde, el país deberá tomar las decisiones que permitan evitar retrocesos que podrían surgir de la reducción de recursos fiscales para este importante propósito.

Gráfico 1. Crecimiento económico

Gráfico 3. Percepciones de los consumidores y empresarios

96
COMPROMISO SOCIAL DEL EJÉRCITO

97
Ejército
Fuente: DANE. Proyecciones de Fedesarrollo.

Gráfico 2. Tasa de homicidios y secuestros

Fuente: Encuesta de Opinión Empresarial (EOE) - Fedesarrollo. DANE, Cálculos de Fedesarrollo. Fuente: Fondelibertad. Ministerio de Defensa. (*) Enero-septiembre.

Mayo 2OO8

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

QUÉ ES SER MILITAR
Por: Doctor FERNANDO VARGAS Abogado experto en Derechos Humanos y DIH*

“Los Ejércitos vienen a ser el más alto, puro y noble servicio nacional. Los soldados, entran a los cuarteles, no por la paga, ni por ningún estímulo pequeño, sino porque quieren servir a su nación, con el fin de que los demás vivan en paz…”

98
INSTITUCIONAL

99

C

uando tuve el gusto -y el tiempo- de ser profesor de la Escuela Militar de Cadetes “José María Córdova”, siempre quise, como civil que soy, saber por qué estos jóvenes habían escogido la carrera militar, habiendo tan buenas opciones en el mundo de las otras profesiones, con menos riesgos, más pausadas, estables, con mayor reconocimiento social -sobre todo en las altas esferas sociales- y con mejores posibilidades económicas. Luego de su paso por la educación pública o privada, llegan a la Escuela cargando falencias de formación que, en la búsqueda permanente de una educación integral, se tratan de superar durante los años de permanencia en el claustro militar. Cuando ocurre el retiro de algún alumno, siempre es un momento tenaz y doloroso para él pues se siente frustrado. Lo mismo sucede cuando ese joven no logra el cupo de ingreso. La mayoría de los Alférez no saben definir por qué anhelan ser militares, pese a lo cual son enfáticos en asegurar que ese es su sueño y su deseo: ser Oficiales del Ejército Nacional. Estos alumnos viven momentos de inmensa alegría y orgullo cuando reciben su primer ascenso a Alférez y a Subteniente: su primera estrella, acompañada por unas lágrimas de sus padres que los siguen en su felicidad, aunque me temo que también, con resignación o con angustia, se hacen la misma pregunta ¿por qué?

Mayo-Junio 2OO8

Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

100
INSTITUCIONAL

por la vida erguidos, con la frente en alto, orgullosos de ser militares, luciendo disciplina que engalana su ejemplo. Esa vocación imperceptiblemente se transformó en honor y éste es el marco del cual nunca se apartarán en la vida: el Honor Militar. Y todos sus actos fijados en los principios y valores cristianos, quedan regidos por la búsqueda del bien común, del bienestar de un pueblo, del bienestar de la patria, fines que cumplidos les dan gloria y grandeza al militar, a su familia y a la institución y que si faltan a ellos cargarán inexorablemente con el señalamiento de su conciencia y su institución.

Con profunda fe en Dios, su anhelo es llegar a ser Generales, o que se lo permitan; sueñan con alcanzar victorias militares que trasciendan a la historia; que les sean puestas todas las medallas, en especial aquellas que se consiguen en el campo de batalla: “las grises”, las de orden público; están dispuestos al sacrificio, al más alto, el más sublime y humano de todos: dar su vida en el cumplimiento de su misión, que es la protección del pueblo colombiano, de ese pueblo en el que nacieron y al que pertenecen, porque allí, con alguna honrosa excepción, brillan por su ausencia los apellidos que deslumbran en aquellas fiestas que registran las páginas sociales de las revistas. ¡Qué vergüenza! Aquellos que tienen frente a la historia la más alta responsabilidad con el destino del país, acobardados con sus hijos, conciertan la estrategia indigna, de claudicar sin luchar. Usufructúan las mieles del poder, sin merecerlo, sin virtudes. Para sobrevivir, la principal condición que debe tener un país, más que la trillada “inversión”, es tener el liderazgo de una clase dirigente digna de ese título. “Traerán su propia soga…” decía con mucha razón, Lenin. Ante este escenario, de unos que sin tener nada lo quieren dar todo por todos y, otros que teniéndolo todo, le sacan el cuerpo a los peligros y sus responsabilidades, encontré la respuesta a mi pregunta inicial. No era tan complicado. Lo

que ocurre es que contiene una razón inmaterial, espiritual: Estos muchachos nacieron con una vocación, con una inspiración, con un llamado de servicio, con virtudes de sacrificio y entrega; con los dones que el Creador sólo le da a aquellas criaturas que Él escoge. Por eso, pese a las dificultades -sobretodo la insolidaridad, intolerancia e indolencia, de aquellos que debiendo estar a su lado no lo están- son felices cumpliendo su misión, son felices vistiendo su uniforme y, puedo asegurar que son felices si viven, pero sublimemente felices si mueren combatiendo, rescatando secuestrados, liberando pueblos del yugo de los grupos narcoterroristas. Por estas razones, el pueblo los pide, siempre los ha querido, porque para apreciarlos se requiere la inocencia del ser incontaminada de sesgos ideológicos que florecen como mala hierba en los jardines de los claustros de educación. Luego su vida gira en torno a su misión. Alejados de sus familias, esposa e hijos; a su Club, si acaso, pueden ir una vez al año; las noches de navidad o año nuevo la pasan en vela, cuidando pueblos y vías, para que los colombianos podamos disfrutar en nuestros hogares, con nuestras familias, de estas tradicionales celebraciones; su labor no tiene horarios, ni horas extras. Esta disciplina y entrega sólo es posible gracias a esa dote humanitaria que los motiva. Van

Si en el ejercicio de su misión son calumniados, perseguidos y llevados al escarmiento público de encarcelarlos, mancillando su nombre y su familia, en silencio se aferran en confianza a lo que llamamos el Estado de derecho, el sistema político que garantiza la democracia y que con sus vidas defienden. No tienen cómo pagar costosos abogados y con lágrimas de dignidad pasan años esperando una justicia que se supone pronta, aplicada por hombres y mujeres que, cuando no desconocen los temas de la guerra, militan ideológicamente en el bando subversivo, lo que en la doctrina izquierdista se denomina: combinación de las diferentes formas de lucha. Saben que son inocentes, pero en el follaje espeso de normas y procedimientos legales hábilmente manipulados por sus enemigos, se busca pisotearles el Honor, esa substancia intrínseca del ser militar, que en palabras de Calderón de la Barca “es patrimonio del alma y el alma es solo de Dios” Jorge Eliécer Gaitán, en la madrugada del 9 de abril de 1948, día de su asesinato, realizó la defensa penal del Teniente Cortés, en donde vehementemente expresó: “El honor es uno de los valores morales de la especie, trascendental y más importante que el valor de la vida, porque repre-

senta una conciencia colectiva. Es el respeto que por nuestra conducta hemos logrado conquistar….Tan cierto es esto que los deberes del honor son distintos aún dentro de la misma sociedad….Afirmo aún más: no es la misma la exigencia que la sociedad le hace a un civil que la exigencia que sobre la dignidad personal se le hace a un militar en el mismo caso. Le basta al hombre civil ser un ciudadano normal, común, corriente, sin que nadie pueda gritarlo o hacerlo desmerecer en nivel del elevado concepto social si no resulta ser valiente. Pero eso no le está permitido al militar. El militar queda deshonrado donde no queda deshonrado el civil. De ahí que sintamos desprecio por un militar que nos digan que es cobarde…que no es valiente.”
Quedo satisfecho con la respuesta encontrada a la pregunta que inició este artículo y ratificando mi absoluto respeto y admiración por el honor militar, me integro a la afirmativa Bíblica: “A los que por su perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad; vida eterna” (Romanos 2.7)
*Fernando Vargas. Abogado, Experto en DDHH y DIH, profesor Militar y conferencista de varias Universidades. Autor de diez libros.

Mayo-Junio 2OO8

“Los Ejércitos vienen a ser el más alto, puro y noble servicio nacional. Los soldados, entran a los cuarteles, no por la paga, ni por ningún estímulo pequeño, sino porque quieren servir a su nación….con el fin de que los demás vivan en paz, siembren, produzcan, duerman tranquilos y sus hijos y sus generaciones venideras, sientan que la patria sea un sitio bien amable y bien guardado” expresó el ex Presidente Alberto Lleras Camargo.

101
Ejército

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

EJÉRCITO NACIONAL

EL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO COMO COSTUMBRE INTERNACIONAL Y NO COMO UNA NORMA DE IUS CONGENS
Por:

El DIH es de obligatorio cumplimiento por parte de las Fuerzas Militares, así como para los diferentes actores de un conflicto armado independientemente de que sea considerado como norma consuetudinaria o como norma de Ius Cogens.

102
DERECHOS HUMANOS

Doctor RICARDO ABELLO GALVIS Profesor de Derecho Internacional Público*

103
Ejército
Mayo-Junio 2OO8

R

ecientemente el Ministerio de Defensa hizo el lanzamiento de una publicación sobre el Derecho Internacional Humanitario relativo a las políticas aplicables en el conflicto armado, razón por la que considero pertinente retomar el tema de la relación entre el DIH y la Costumbre Internacional. Si bien el Ius in Bello y el Ius ad Bellum, derecho en la guerra y derecho a la guerra respectivamente, son parte integral del DIH que rige los conflictos y que fue positivizado en los Convenios de La Haya, así como los Convenios de Ginebra de comienzos y mediados del siglo XX respectivamente, han tenido un desarrollo bastante particular en Colombia.

Ahora bien, es necesario dejar en claro que, en la práctica, ambos conceptos conllevan la obligatoriedad de la aplicabilidad de este tipo de normas. En efecto, el DIH es de obligatorio cumplimiento por parte de las Fuerzas Militares, así como para los diferentes actores de un conflicto armado independientemente de que sea considerado como norma consuetudinaria o como norma de Ius Cogens. Lo anterior no significa que ciertas normas del DIH tengan un carácter imperativo. La diferencia entre los dos conceptos radica en los siguientes puntos1 de acuerdo con los artículos 53 y 64 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969: Las normas del Ius Cogens tienen carácter imperativo, mientras que la Costumbre no tiene tal carácter. Esto no quiere decir que no sean de obligatorio cumplimiento. Las normas del Ius Cogens no admiten acuerdo en contrario, mientras que la Costumbre si lo admite. Una norma de Ius Cogens solo puede ser derogada por otra norma posterior que tenga el mismo carácter, mientras que la Costumbre puede ser derogada por cualquier tipo de fuente del Derecho Internacional (Tratados, Costumbre, Principios Generales del Derecho).
1 Un artículo sobre estas diferencias será publicado por el autor próximamente en la revista Pielagus de la Facultad de Derecho de la Universidad Surcolombiana de Neiva.

En efecto, la Corte Constitucional tuvo la oportunidad, en las sentencias C-574 de 1992 y C-225 de 1995, de pronunciarse sobre los Protocolos I y II de los Convenios de Ginebra. La Corte al realizar el control previo de Constitucionalidad de dichos tratados y de sus Leyes aprobatorias, realizó un profundo análisis del marco jurídico de las normas consagradas en estos instrumentos. Desafortunadamente, mezcló diferentes conceptos propios del Derecho Internacional y decidió darle al DIH un alcance de norma de Ius Cogens (es decir, la comunidad internacional en su conjunto le dio el carácter de imperativa) y además, asimiló este concepto al de Costumbre Internacional o norma consuetudinaria, siendo estos dos conceptos totalmente diferentes.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

104
DERECHOS HUMANOS

Toda actuación contraria a una norma de Ius Cogens es nula; mientras que esto no sucede con las normas consuetudinarias. El proyecto elaborado por la Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas relativo a la Responsabilidad del Estado por Hechos Internacionalmente Ilícitos, establece en su artículo 26 que ninguna circunstancia que excluya la ilicitud de un hecho de un Estado será aceptada, si va en contra de una norma Imperativa; mientras que la Costumbre no tiene este tipo de restricción. De lo anterior, podemos concluir que las normas de Ius Cogens no son una fuente del Derecho Internacional, sino que se trata de una característica especial que pueden tener dichas fuentes y que le son dadas por la comunidad internacional en su conjunto. Vemos como la Corte Constitucional malinterpretó en dichas Sentencias de 1992 y 1995 el alcance del DIH, sin que esto marque una diferencia en cuanto a su aplicabilidad, insisto. Por otro lado, ¿cuál es el alcance que le da el Derecho Internacional al DIH? La Corte Internacional de Justicia -CIJ-se ha pronunciado en reiteradas oportunidades sobre el tema. En la Opinión Consultiva relativa a las Consecuencias Jurídicas de la edificación de un muro en territorio Palestino ocupado, la CIJ sostuvo una vez más que las normas del DIH son Costumbre Internacional o normas consuetudinarias.

Además, el Comité Internacional de la Cruz Roja -CICRtambién sostiene que se trata de normas consuetudinarias. Siempre lo han manifestado así, pero para que no haya lugar a duda alguna, elaboraron una obra magnífica titulada Customary International Humanitarian Law (Derecho Internacional Humanitario Consuetudinario) de Jean-Marie Henckaerts y otros que, para fortuna de todos y según tengo entendido, pronto será traducida al castellano. En consecuencia, es claro que los conceptos de Ius Cogens y de Costumbre Internacional son diferentes aunque tengan una característica en común, su obligatoriedad. Finalmente, podemos concluir que las Fuerzas Militares tienen la obligación de cumplir con el DIH por varias razones:

» » » »

Están consagrados en Tratados Internacionales ratificados por Colombia. Son normas consuetudinarias (Costumbre Internacional), y por ende, de obligatorio cumplimiento. Son Ley de la República, en efecto, el Protocolo II, que es el que nos atañe, se encuentra en la Ley 171 de 1994; Y, la más importante a mi modo de ver, las Fuerzas Militares deben dar ejemplo y así ganar y mantener la confianza plana de todos los colombianos.

2008 año del fortalecimiento del respeto por los Derechos Humanos

¡A FORTALECER!

106
CARICATURA

año del for talecimiento del r espeto por los Der ec hos Humanos”

“2 0 0 8

D D H H

-

D I H

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful