CONSIDERACIONES SOBRE EL PRIMERO DE DICIEMBRE

Respecto al trascendental paso que darán las AUC el próximo primero de diciembre al declarar, de manera unilateral, un cese de sus hostilidades como abrebocas de un proceso abierto de negociación con el Gobierno Nacional, me permito hacer algunas recomendaciones sobre el particular. Antes de entrar en materia, es importante rescatar la definición que hace el profesor Norberto Bobbio sobre la paz positiva y la paz negativa. Como Usted lo ha manifestado últimamente en sus intervenciones y en sus comunicados, la paz negativa es aquella que se define como la ausencia de guerra o violencia física directa; es el estado en el que las tropas en confrontación no ejercen ningún tipo de violencia. Por el contrario, las AUC están apostándole a una paz positiva, que de por si es un concepto más amplio porque incluye la ausencia de violencia física directa, pero se le agrega la ausencia de formas indirectas de violencia indirectas. Ejemplo de estas formas de violencia indirecta es el menoscabo de los valores de la sociedad. A partir del primero de diciembre, cuando las AUC decreten el cese de hostilidades, el Gobierno Nacional tendrá que responder ese gesto de paz por medio de la convocatoria de una mesa de diálogo y negociación. Será esa declaratoria el punto de inflexión que permitirá que las Autodefensas le puedan demostrar a Colombia y al mundo su capacidad para ayudar a la reconstrucción social y económica del país. Después del primero de diciembre, el conflicto colombiano ingresará para siempre en una nueva y trascendental etapa que los teóricos llaman ALIVIO. La etapa del alivio del conflicto con frecuencia se fomenta cuando el conflicto alcanza un plano en el que las partes empiezan a sentirse incómodas con el costoso punto muerto al que han llegado. Una vez que las AUC entren en ésta etapa y arranque una negociación firme,

serena y realista entre el Gobierno Nacional y la organización, quedará sepultado, de una vez por todas, el caballito de batalla que reiteradamente han utilizado las Farc para no avanzar en un proceso de paz y es, precisamente, la existencia de las Autodefensas. Ese, a mi modo de ver, es el gran triunfo político de las AUC frente a las Farc. De un solo plumazo, se acaba con buena parte del discurso con el que la guerrilla justifica un tosco NO a un cese de hostilidades; se pondrá fin a esa lógica macabra que sostiene que en tanto Autodefensas existan, las Farc no harán un cese de hostilidades. A esa organización criminal le costará mucho trabajo hacerle entender a Colombia y a la Comunidad Internacional, una negativa a sentarse a una mesa de negociación mientras el Gobierno lo hace con las AUC.

LA DECLARATORIA DEL CESE DE HOSTILIDADES Tal y como se acordó con el señor Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo en la reunión sostenida el pasado martes 12 de noviembre, las AUC serán las encargadas de, por medio de un comunicado público, declarar unilateralmente un cese de hostilidades. Me permito hacer algunas recomendaciones sobre el contenido de ese comunicado para evitar cualquier tipo de vacíos o dar pié para que malintencionados observadores del conflicto interno traten de torpedear el importante gesto de paz de las AUC: Es recomendable que el comunicado vaya acompañado por manifiesto de buena voluntad de todos y cada uno de los comandantes de los diferentes bloques que hacen parte de las AUC; que el País no sólo vea un comunicado de una organización, sino un compromiso personal de cada comandante de bloque. Ese compromiso, de paso, involucra profundamente a cada comandante y, en caso de incumplir, el país podrá reclamarle no sólo a la organización sino al responsable directo.

La declaratoria se dará el primer día del mes más importante del año. Por un lado, es un regalo de Navidad que las AUC le hacen al país, pero también puede ser leído de manera equivocada como si fuera una “tregua navideña”. En el comunicado, hay que hacer claridad sobre ese punto explicando que no se trata de un gesto político de corto plazo, sino que es el primer paso de muchos que se darán en busca de la reconciliación nacional. Valdría la pena involucrar un poco al Gobierno sobre el éxito del cese de hostilidades, pues en tanto la Fuerza Pública proteja las zonas de frontera de las regiones en cese de hostilidades, será muy poco probable una presencia militar de las Farc en esas zonas. Hay que hacer énfasis en el tema del acompañamiento y la veeduría internacional del cese de hostilidades para que sea la Comunidad Internacional la encargada de hacer cumplir la palabra empeñada de las AUC.

Espero que estos sencillos aportes ayuden para que el cese de hostilidades sea fructífero y beneficie a todas las partes involucradas en este proceso. Para terminar, quisiera citar una frase de Álvaro Gómez Hurtado, muy acorde con el momento histórico por el que están pasando las AUC: “Se puede usar la historia para aprender de ella o para hacer recriminaciones. Yo la usaré para aprender, porque he estado cerca de ella y me interesa más el futuro que el pasado no haberme colocado nunca al servicio de los intereses creados y no deberle nada a ninguna fuerza de presión es lo que me da autoridad moral. Como la tuvo mi padre, que por su intrépida independencia, fue un poder moral”.

Bogotá, noviembre 18 de 2002 Ernesto Yamhure

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful