Colección de Reseñas

Instituto Internacional de Gobernabilidad 8 de octubre de 2002

Presidencialismo y democracia en América Latina: repensando los términos del debate http://www.iigov.org/resenas/?p=tema1/resena0127.htm
Autores: Publicado en: Matthew Soberg Shugar & Scott Mainwaring Soberg S., Mathew y Mainwaring, Scott. Presidentialism and Democracy in Latin America. Cambridge University Press, 1997.

Comentario por: Andrea Costafreda, Analista IIG abstract La principal propuesta de este trabajo reside en dejar de lado la discusión, en cierto modo estancada, de si la lógica del presidencialismo incorpora per se más trabas institucionales que el parlamentarismo para el desarrollo de una democracia saludable y gobernable. Como alternativa, proponen descender hasta el nivel de los distintos factores que determinan el buen o mal funcionamiento de una democracia en un régimen presidencialista. Los dos elementos en que centran el análisis son por un lado, las atribuciones constitucionales del presidente para alterar el statu quo y, por otro, el dominio que tiene el presidente sobre su partido y si éste tiene una presencia mayoritaria en el poder legislativo. En opinión de los autores, la interacción de ambos factores es la que configura el tipo de relación existente entre el ejecutivo y el legislativo, y desde nuestro enfoque, el nivel de cooperación o bloqueo que se va a producir a nivel institucional en una democracia presidencialista determinada.

Frase escogida:

Los presidentes ejercen su influencia principalmente a través de dos vías. Una, se deriva de los poderes constitucionales inherentes a su cargo, que le permiten hacer valer sus preferencias en el proceso legislativo. Otra, es tener control sobre su propio partido y que este partido tenga el control de la mayoría de los escaños.

Comentario: El debate sobre cuáles son las circunstancias que contribuyen a que las democracias se desarrollen y se mantengan en una determinada realidad socioeconómica se ha articulado en torno a muchas y muy distintas hipótesis. Una de las que ha suscitado mayor interés y también muchas controversias ha sido la liderada por el trabajo de Linz (1990). Este autor puso encima del tapete la discusión acerca de si el tipo de régimen puede considerarse una variable explicativa del éxito o fracaso de las democracias que emergen a partir de la tercera ola de democratización. La discusión giraba en torno a la pregunta de si las características del diseño institucional propio de los sistemas presidenciales traen consigo mayores problemas para el mantenimiento y el buen funcionamiento de los regímenes democráticos, frente a los atributos institucionales propios de los sistemas parlamentarios.

Del mismo modo. Y más exactamente. legislativo y ejecutivo. la interacción de ambos factores es la que configura el tipo de relación existente entre el ejecutivo y el legislativo. más bien. puede quedar distorsionada. Los elementos distintivos de ambas realidades. La elección de estos factores se rige por una lógica de gobernabilidad democrática.El trabajo de Mainwaring y Shugart es en cierta forma una contribución más a este debate. en cierto modo estancada. queda también contaminada por el hecho que la mayoría de regímenes parlamentarios se concentran en Europa Occidental. por tanto. destacan como ejes fundamentales para calibrar la capacidad del ejecutivo para implementar planes de gobierno y acciones públicas. Para ello su foco apunta hacia las relaciones que se establecen entre los poderes del estado. por tanto. las atribuciones constitucionales del presidente para alterar el statu quo y. el nivel de cooperación o bloqueo que se va a producir a nivel institucional en una determinada democracia presidencialista. Por ello. proponen descender hasta el nivel de los distintos factores que determinan el buen o mal funcionamiento de una democracia en un régimen presidencialista. y desde nuestro enfoque. En opinión de los autores. un presidente que no cuenta con el apoyo del partido mayoritario en el Congreso. su intención se dirige más a estudiar cuáles son los distintos factores que afectan el funcionamiento y desempeño de las democracias presidencialistas. por otro. sacar conclusiones acerca de la incidencia del presidencialismo sobre el buen desempeño de las democracias. no tanto porque esgrima nuevos argumentos a favor o en contra del presidencialismo frente al parlamentarismo -en tanto que tipos de régimen capaces de enmarcar un proceso político democrático. de si la lógica del presidencialismo incorpora per sé más trabas institucionales que el parlamentarismo para el desarrollo de una democracia saludable y gobernable. Ambos ejes pueden complementarse o neutralizarse entre ellos. de manera que un Ejecutivo con poderes constitucionales débiles. los poderes legislativos del presidente y el apoyo con el que cuenta por parte del partido. queda indefectiblemente sesgado por la realidad de que la mayor parte de las democracias presidencialistas se concentran en la región latinoamericana. O en palabras de Coppedge (1996). la riqueza del análisis emerge sólo cuando empiezan a considerarse los distintos matices. no abarcan. La otra ecuación.” En la clasificación de poderes presidenciales que establecen los autores. Los autores. por el impacto de elementos sociales y económicos que no se han considerado. reside en estudiar al presidencialismo como una realidad homogénea. La premisa de la que parten es que el tipo de régimen es una razón menos central de lo que la discusión académica de la última década ha planteado. esto es. que relaciona mejor nivel de desempeño democrático con los sistemas parlamentarios. puede obtener un buen margen para gobernar si la constitución le atribuye una serie de poderes legislativos que lo facultan para introducir los cambios que él considere pertinentes. La relación de causalidad existente entre tipo de régimen y democracia exitosa. meramente dimensiones políticas y de carácter institucional. El error. El tipo de poderes presidenciales que más interesan en aras de evaluar la capacidad de acción . Los dos elementos en que centran el análisis son por un lado. En su opinión. desde nuestro punto de vista. Como alternativa. sobre cuál es el nivel de influencia que tienen los distintos presidentes sobre el proceso de toma de decisiones. Sus interrogantes se dirigen más bien a cuestionar cuáles son los elementos que ayudan a explicar que una determinada democracia presidencialista sea más o menos exitosa. La principal propuesta de este trabajo reside en dejar de lado la discusión. puede tener una capacidad de agenda política muy fuerte si cuenta con un apoyo mayoritario en la cámara o cámaras legislativas. el dominio que tiene el presidente sobre su partido y si éste tiene una presencia mayoritaria en el poder legislativo. desde su enfoque. más gobernable. En efecto. los autores no se preguntan sobre si un determinado sistema presidencial es más o menos democrático y cuáles pueden ser los motivos que ayuden a explicarlo. sino que las distancias en términos socioeconómicos son todavía más significativas. “las relaciones entre los actores representados en el gobierno y los partidos políticos con representación parlamentaria determinan el grado de fracaso o éxito de las negociaciones sobre política nacional. trasladan el foco de la pregunta de tal manera que el estudio del tipo de régimen pasa del nivel macro al micro. pero a la inversa.

Al respecto. destacar la contribución del marco analítico propuesto por estos dos investigadores de la escuela institucionalista. se trata de un excelente trabajo. . es el cruce de ambos elementos -poderes constitucionales y control partidista. “El concepto de la gobernabilidad: Modelos positivos y negativos”. Los poderes que habilitan al presidente para que pueda modificar el status quo se concentran fundamentalmente en su capacidad de decreto. 1990. los poderes de carácter reactivo –aquellos que capacitan al jefe del ejecutivo para impedir la implantación de determinadas iniciativas.Vol. 1996. en tanto que incorporan nuevos elementos que ayudan a vislumbrar las relaciones causales existentes entre características de tipo institucional y desempeño democrático. en el marco del Proyecto LAGNIKS (Red y Sistema latinoamericanos de Información y Conocimiento sobre Gobernabilidad y Desarrollo Humano). 1 pp. con el patrocinio del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la Generalitat de Catalunya (Gobierno Autónomo Catalán). Mainwaring y Shugart distinguen entre poderes reactivos y poderes proactivos según el presidente sea capaz de alterar o sólo defender el status quo. que cuenta también con un ejercicio de aplicación del marco teórico a las distintas realidades nacionales del sub-continente latinoamericano. “The perils of Presidentialism”. P. El ejercicio que a nuestro juicio.51-69 COPPEDGE.política del ejecutivo frente al legislativo.y la clasificación de los distintos países en función de las coordenadas resultantes. J. Quito: CORDES. : Un problema de gobernabilidad. M. y en cierto modo el nivel de gobernabilidad en términos de eficacia y respuesta política. en el terreno de las relaciones ejecutivo-legislativo. son los que se refieren a los poderes legislativos del presidente. En: CORDES. Referencias bibliográficas LINZ. PNUD. La Colección de Reseñas es una publicación editada por el Instituto Internacional de Gobernabilidad. Como comentario final. Journal of Democracy. por otro lado. aporta una contribución más novedosa al estudio de la gobernabilidad democrática.son los que se derivan del poder de veto total o parcial del presidente. Sin duda.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful