Dr. Marcelo Güinle Wonsiak Tema II. Transferencia, gravamen, usufructo y adjudicación de acciones y cuotas sociales. Subtema 2.

Compraventa y cesión de cuotas y acciones. Perfeccionamiento. Auditorías. Pasivos ocultos. Resolución. Incumplimiento. Nulidad. Cláusulas de preferencia.

en atención a las previsiones contractuales expresamente convenidas. SUMARIO La diferencia entre el patrimonio real de la sociedad y el tenido en cuenta por el adquirente para celebrar el contrato. Sin perjuicio de las cavilaciones doctrinarias acerca de la calificación jurídica de la situación y sus consecuencias. cuando el enajenante garantizase la no existencia de ellos. el adquirente debe ser diligente en tratar de determinar el patrimonio de la sociedad cuya participación adquiere. deben satisfacerse los requisitos del art. como por ejemplo que el activo no esté integrado por determinados bienes. o su rescisión por incumplimiento. aunque como consecuencia de la previsión contractual lo abarque la garantía. que permite “hacerse vicios redhibitorios de los que naturalmente no lo son. AMBITO DE LA CUESTIÓN. pero no un caso de vicios ocultos. la situación podría quedar incluida en la garantía. la divergencia en el patrimonio de dicha sociedad no constituye un vicio interno “de la cosa vendida”. para que en caso de divergencia pueda tutelar su interés eficazmente. puede ser un caso de vicio del consentimiento por error o dolo. 2167 del Código Civil. aunque por lo que se verá seguidamente. Para que ello suceda. que determine que el patrimonio es menor al tenido en cuenta por el adquirente. Sin perjuicio de que normalmente el tema se vincule a la existencia de pasivos ocultos. También. En Argentina. podrían asimilarse a la divergencia patrimonial otras circunstancias no patrimoniales. entendemos que no se trata de un vicio oculto puesto que el objeto del negocio de cesión no es el patrimonio de la sociedad cuya participación se cede. entendemos que el mismo es más amplio y abarca cualquier diferencia. sino la participación en la sociedad. es que a la hora de adquirir la participación en una sociedad. lo que resulta claro. no se trata de un vicio oculto. Podrá ser un caso de incumplimiento en función de las previsiones contractuales concretas. y atendiendo muy especialmente a las circunstancias del caso concreto y a lo expresamente pactado en el contrato. o que estos valgan menos que el valor atribuido en un inicio. o la . como por ejemplo la inexistencia de determinadas autorizaciones administrativas con las que la sociedad cuenta para desarrollar determinadas actividades. 1275 en el caso del dolo. y deberá estarse a las previsiones contractuales para determinar si corresponde la resolución del contrato por nulidad. 1271 del Código Civil uruguayo en el caso del error y el art. que afecta al negocio de nulidad relativa. entendemos que ontológicamente. tanto en el activo como en el pasivo. En este sentido. puede ser un caso de vicio del consentimiento por error o dolo. y en función de lo previsto en el art. podrá tratarse además de un caso de incumplimiento. Si se previeron cláusulas contractuales relativas a la consistencia del patrimonio de la sociedad. de forma tal que. o la calidad de la cosa supuesta por el adquirente”.La diferencia en menos entre el patrimonio real de la sociedad y el tenido en cuenta por el adquirente para celebrar el contrato.

el sentenciante entendió que no se trataba de un caso de vicio oculto sino de vicio del consentimiento. ello no puede llevar a la conclusión de que lo que se enajena es una parte del patrimonio social. y no fue advertido por el cedente que por el contrario era deficitaria. el adquirente podrá ejercitar la acción estimatoria para lograr la reducción del precio. el contrato es relativamente nulo mientas que en el caso de los vicios redhibitorios es válido. puesto que “no se puede hablar de vicio oculto en tanto éste atañe a un defecto de la cosa vendida y no a una cualidad sustancial de la misma…”. caso 129. La calificación de la situación como dolo o vicio del consentimiento. no son patrimonio exclusivo de las sociedades comerciales. en que el cesionario alegó la existencia de un vicio oculto. esto es. . porque adquirió los derechos en el entendido que la “empresa” era rentable. sino que comprende el status jurídico de socio. que tenidos en cuenta a la hora de contratar no existen en la realidad. de capital o mixta. Sin perjuicio de lo precedente. Así. para precisar si la referida divergencia impacta o no en el objeto del negocio. y teniendo en cuenta el caso de las acciones corporales que es el más paradigmático.es complejo. Otro elemento a tener en cuenta. sino el status de socio. que quien adquiere las acciones de una sociedad no lo hace para adquirir el título valor. si bien entre los derechos económicos del socio se encuentra el derecho a las utilidades y al remanente en caso de liquidación. el único antecedentes jurisprudencia encontrado por el ponente –seguramente por lo poco exhaustivo de la búsqueda-. En este sentido. En este sentido. Por ello. aún cuando lo que se ceda sea el paquete de control o incluso el 100% del capital de la sociedad. con los derechos. Importancia de la calificación de la situación. no hay un derecho directo al patrimonio de la sociedad. resulta claro que el negocio no se agota en la enajenación del título. Es decir. proyecta su consecuencia sobre las acciones que el adquirente podrá utilizar y el plazo de prescripción de las mismas. A los efectos de determinar las consecuencias de la divergencia patrimonial corresponde delimitar el objeto del negocio de cesión. ADCU TXVIII. El plazo de prescripción de las acciones es respectivamente cuatro años y seis meses y en el caso de que se trate de un caso de vicios ocultos. El objeto del negocio de cesión de la participación. si se entiende que hay vicio del consentimiento. pag 206. Por su parte. En este sentido. determinar qué es lo vendido. El objeto del negocio de cesión de la participación en un sociedad –sea esta personal. es que los problemas precedentes. sino que podrán plantearse en la adquisición de la participación en cualquier persona jurídica. entendemos que el patrimonio de la sociedad es ajeno al negocio de cesión de la participación en una sociedad. deberes y obligaciones que ello implica.inexistencia de contratos relevantes. refiere al problema planteado por la adquisición de derechos en una cooperativa de ómnibus.

en tanto no integran el objeto del negocio. NO PUEDE SER UN CASO DE VICIO OCULTO. ya que impactan en algo que se encuentra fuera del objeto del contrato. podremos encontrarnos en sede de error. debe ser la razón por la cual el contratante engañado celebró el contrato. como por ej. que afecta su funcionalidad y que de haberla conocido el contratante no hubiera celebrado el contrato o hubiera pagado menos por ella. El vicio oculto debería referirse a la participación en sí misma considerada. si adquiero el paquete accionario en el entendido que es un paquete de control y en realidad no lo es. “con palabras. podría calificarse como vicio del consentimiento en las especies de error o dolo. El vicio oculto es una circunstancia que afecta al objeto del contrato. A diferencia de lo que sucede con el error. una cualidad esencial del mismo. En Argentina. si se dan las circunstancias en él previstas. debe ser determinante. no pueden hacer aplicables la garantía por vicios ocultos. hubiere presentado al adquirente una situación patrimonial irreal de la sociedad cuya participación cede. Para que el dolo vicie el consentimiento y afecte de nulidad al contrato. cuando se produce una desviación en el proceso de formación de la voluntad del contratante. entendemos que las vicisitudes del patrimonio de la sociedad. si se cumplen los requisitos de los artículos 1271 o 1275 del Código Civil Uruguayo.De esta forma. porque hubieron aumentos de capital de los que no tenía conocimiento. La divergencia entre el patrimonio real de la sociedad y el tenido en cuenta por el adquirente al adquirir la participación. Dolo. Error Cuando la divergencia no tenga por origen el dolo del enajenante. 2167 del Código Civil. induciendo al adquirente a adquirirla cuando de haber conocido la situación real no lo hubiera hecho. . impide de manera definitiva la posibilidad de que la situación se pueda calificar como vicio oculto. Es que hay vicio del consentimiento. pero no por la naturaleza propia del negocio sino por la existencia de un pacto expreso al respecto. El hecho de que el patrimonio de la sociedad cuya participación se cede no integre el objeto del contrato. no se requiere que el dolo recaiga sobre la sustancia del objeto del contrato. cuando el vendedor. la situación podría ingresar en el ámbito de la garantía. en función del art. PUEDE TRATARSE DE UN VICIO DEL CONSENTIMIENTO. o maquinaciones insidiosas”. Esto es. determinando que este quiera algo que si su voluntad no estuviera afectada por el vicio. o sobre una cualidad accesoria cuando ello ha sido “el principal motivo de uno de los contrayentes para contratar y este motivo ha sido conocido de la otra parte”. Será un caso de dolo. no lo hubiera querido.

en el caso de que la temida divergencia se produzca. la situación económica de la sociedad debió haber sido “el principal motivo de uno de los contrayentes para contratar y este motivo…” debió haber “… sido conocido … por … la otra parte”. Sin perjuicio de todo lo precedente. pero sólo en los términos del inciso 3 numeral 2 del art. De esta forma. a la vez que documentar la información y la documentación recibida con tal finalidad. para que se configure el vicio por error. Entiendo que no es necesario que tal circunstancia surja del texto del contrato. la situación que provoca la divergencia no debe provenir del propio comprador.y las garantías para hacer efectiva dicha responsabilidad. será sobre el propio comprador que deberán recaer las consecuencias de su falta de diligencia. como una cualidad accesoria de la cosa y no como su sustancia o calidad esencial. si el patrimonio de la sociedad no integra el objeto del contrato. entiendo que sí es posible afirmar que la divergencia configura un error de hecho. la existencia de la divergencia patrimonial no viciara el consentimiento ni afectará de nulidad al contrato. puesto que sería una cuestión ajena objeto del contrato. como podría ser la documentación intercambiada durante las tratativas contractuales. Si la equivocada situación económica de la sociedad no fue el principal motivo para contratar o ello no fue conocido por la contraria. ya que en tal caso. el error del adquirente a su respecto no puede viciar su consentimiento. 1271 del Código Civil. para que exista error.Para que el error sea relevante. ni ser fácilmente superable. Por el contrario. esto es. En todo caso. a la vez que pactar cláusulas que regulen la responsabilidad del enajenante –como la de indemnidad. la buena técnica y la diligencia contractual imponen detallar exhaustivamente el patrimonio de la sociedad cuya participación se vaya a adquirir. debe versar sobre el objeto del contrato. siendo suficiente que el adquirente que quiere hacer valer la nulidad pueda demostrarla por cualquier medio de prueba admisible. y aquí podría aparecer el mismo obstáculo que para considerar la situación como vicio oculto. .

Tomo Montevideo 1979.Bibliografía. Federico Jiménez Herrera. acciones y otros títulos societarios”. Jorge Gamarra Tratado de Derecho Civil Uruguayo. FCU. Editorial Lexis Nexis. Buenos Aires 2006. La transferencia de paquetes accionarios de control. Ad Hoc. 125. Ferraro Mila. “El vendedor o cesionario de acciones es responsable y garantiza la consistencia del patrimonio social en la compraventa de paquetes accionarios”. PAG. en “Negocios sobre partes. “El proceso de transferencia de paquetes accionarios” Editorial Ábaco. Pablo F. VOL II. cuotas. VIII. III. Eduardo M. Buenos Aires 1995. . y Nissen Ricardo Augusto. Ed. Favier Dubois (H).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful