Está en la página 1de 85

I

t

I

„i~

D E

DECRET O

1759/7 2

(TEXT O

ORDENAD O

1991) *

REGLAMENT O

PROCEDIMIENTO S

D E

L A

LE Y

NACIONA L

ADMINISTRATIVOS* *

TÍTULO I

TRAMITACIÓN

DE

LOS

EXPEDIENTES.

INTERESADOS

ÓncANOS

COMPETENTES

Artículo

tra-

órgano

ley o.un decreto hubieren atribuido compe-

I o

-

Los

expedientes

administrativos

del

mitarán

al que una

y serán

resueltos con

intervención

1883/91, dictado

el

** Si bien por razones que se desconocen el decr. 1883/91 especifica qnc el reglamento se denominará "Reglamento de procedimientos administrativos", a los efectos de no confundirlo con la RPA (denominación del decreto) los seguiremos llamando "Reglamento de la ley nacional de procedimientos adminisir»ti\os" (RLNPA), como lo hemos hecho hasta ahora; primero, porque es el reglamento de la LNPA, y segundo para evitar confundirlo con la "Reforma de procedimientos ad- ministrativos" (RPA). Si bien en el texto ordenado se han suprimido inexplicablemente los titule* que trafa c! reglamento, por rabones metodológicas y para facilitar su ubicación .;c- guiremos utilizándolos.

*

Dictado ct 3/4/72 (BO, 27/4/72).

17/9/91

(BO. 24/9/91).

Texto ordenado por decr.

216 ¡(ÉGIMHN DE 1'ROCHlJlMlliNTOS ADMINISTRATIVOS

tencia; en su defecto actuarán el organism o que deter-

mine el -eglamento interno del ministerio o cuerpo di-

rectivo del ente descentralizado , segú n corresponda:

Cuand o se,trate de expedientes administrativos que no

obstante referirse a un solo asunto u objeto hayan de

intervenir con facultades decisorias dos o más órganos

se instruirá un solo expediente, el que tramitará por

ante el organism o por el cual hubiera ingresado, salvo

que fuera incompetente, debiéndose dictar.una resolu-

ción única.

1. Contenido y alcances del precepto. - En este artículo se habla de

la competencia para tramitar y resolver las cuestiones planteadas en los ex- pedientes administrativos. Trata, pues, de la aptitud del órgano para ejer- cer su función en un caso determinado. La distinta competencia de los órganos al efecto, tiene su origen y fundamento en la necesidad de distribuir el trabajo entre ellos.

2. Competencia. Remisión. - La competencia puede establecerse por la Constitución, por ley o por reglamento. El legislador, como vimos, ha abandonado e! principio tradicional de la competencia legal expresa (veí- an. 3 U , LNPA); puede establecerse por norma posterior a la cuestión que origina el litigio, ya que es, por naturaleza, un problema exclusivamente procedimenta!, pues funciona sólo como un requisito del procedimiento, en el sentido de que si un. determinado órgano administrativo carece de com- petencia, no podrá examinar, en cuanto al fondo, la pretensión deducida, y viceversa en caso contrario. - "

de la Constitución, de la ley o de un reglamento no surge la com-

Si

petencia,

el

ministro o

el

cuerpo directivo

del

ente descentralizado

deter-

minará

qué

organismo

debe

actuar.

No obstante las reglas y principios

aplicados para establecerla, su determinación

no siempre es sencilla.

3. intervención de más de un órgano. - Cuando en un expediente

administrativo deba intervenir más de un órgano con facultades decisorias, aunque la pretcnsión o el objeto sean únicos, tramitará ante el organismo por el cual hubiera ingresado -salvo caso de incompetencia-, debiendo dic- tarse una resolución única. Se trata de un procedimiento administrativo cuyo objeto lo constituyen distintas decisiones -p.ej., autorizaciones, con- cesiones, etc.- referentes a un solo objeto. La ¡dea es simplificar los pro- cedimientos (ver an. 18, RPA, p. 206).

DECRETO

1759/72

217

anárquica de la intervención administrativa, en un mismo asunto se exige la actuación de varios órganos administrativos, carece de sentido obligar al interesado a seguir una serie de procedimientos distintos ante cada uno de los óiganos competentes para decidir. De aquí que la norma trata de su- perar esa situación, estableciendo un solo procedimiento, en el que pueden obtenerse todas las decisiones propuestas. Para que pueda darse este procedimiento y resolución únicas, es im- prescindible que materialmente nos encontremos en presencia de un solo objeto, aunque formalmente para ello se den diversas intervenciones admi- nistrativas. En ausencia de-ese objeto material único no cabe pretender la obtención de las distintas decisiones en un solo procedimiento. En cuanto a la actividad del particular no se establece ningún requisito especial. Bastará para que se aplique el artículo que al iniciarse el proce- dimiento se indique claramente en el escrito de iniciación el objeto del mis- mo. A fin de facilitar la actividad administrativa conviene presentar tantas copias como órganos hubiesen de intervenir. La decisión en el procedimiento único no supone privar de competen- cia a los distintos órganos administrativos. El precepto se limita a simpli- ficar la tramitación. Aun cuando exista una única solución, si alguno de. los órganos deniega lo pedido, la decisión será denegatoria.

FACULTADES DEL SWERIO K

i

Art. 2 o - Los ministros, secretarios de Presidencia

de la Nació n y órganos directivos de entes descentra--

lizados podrán dirigir o impulsar la acción de sus in-

feriores jerárquicos mediante órdenes; instrucciones,

circulares y reglamentos internos, a fin de asegurar la

celeridad , economía^sencille z y eficacia

tes; delegarles facultades; intervenirlos; y avocarse al

c'e lo s trámi -

conocimient o y decisió n de un asunt o á meno s q*ie un a

norma hubiere atribuido competencia exclusiva a« in-

ferior.

de entender ever.tualmente

fueren

pertinentes.

en

Todo ello sin

la

causa

si

se

perjuicio

interpusieren

los recursos que

I. Caracteres de la función administrativa. - Se caracteriza ella por

Buena solución, pues si como consecuencia de la necesaria y

 

hetero-

la subordinación, lo cual implica relación jurídica respecto de otros órganos

génea

regulación

de

la

actividad

administrativa

y

de

la

forma

a

veces

que cumplen la misma función. Los órganos administrativos están jerar-

218 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

quizados como poseedores de competencias determinadas; la jerarquía apa- rece en el ejercicio de esas competencias.

¿Qué significan dentro del orden jurídico la coordinación y la subor- dinación? Generalmente suelen referirse a las relaciones jurídicas entre órganos. Existe subordinación, según ia idea corriente, cuando un órgano .tiene el derecho de mandar a otro, que tiene el deber de obedecer. Al ha- blar de subordinación de un órgano a otro empleamos una expresión abre- viada: queremos decir que la función para la cual es competente el órgano en cuestión está condicionada por la función para la cual es competente el otro.

El superior puede reglar la conducta de los inferiores vinculada al pro- cedimiento administrativo, dirigiendo o impulsando la acción de éstos, ten- diente a asegurar la celeridad, economía, sencillez y eficacia en los trami- tes, por medio de actos de naturaleza jurídica que concurren a ordenar el ámbito interno del quehacer administrativo. No podría el superior emi- tir una orden indicando al inferior cómo debe resolver un recurso, pues en ese caso estaría resolviendo él mismo. Tiende a aplicar un principio que la ciencia de la administración ha elaborado desde sus inicios: el de unidad de dirección (CNFedContAdm, Sala III, 11/9/87, "Barboza de Velo Darci").

2. Manifestaciones del poder jerárquico y reglamentario. - Las ór-

denes, instrucciones, circulares y reglamentos internos constituyen formas jurídicas por medio de las cuales se traban las relaciones inlerorgánicas. Son, las tres primeras, manifestaciones del poder jerárquico, y los regla- mentos internos, manifestaciones del poder reglamentario y sirven para dar directivas a los inferiores y, de ese modo, obtener unidad de dirección y de acción a pesar de la pluralidad de órganos. Contienen preceptos técnicos, formalidades para despachar los asuntos, etcétera.

Las órdenes, instrucciones y circulares no constituyen técnicamente manifestación del poder reglamentario, pues no innovan el ordenamiento

jurídico (ver comentario al arl. 1 104), sólo contienen órdenes o instrucciones impartidas a aquel o aquellos, órganos inferiores, señalando el sentido de su actuación. Son obligatorias para el inferior, y su incumplimiento pue-

de acarrearle responsabilidades

Ellas no son obligatorias para los particulares, pues traducen una ¡ic- lividad interna de la Administración, pero como señala Gordillo, la distin- ción entre actos internos y externos de aquélla es más ilustrativa que real, y,a qu e si bie n lo s primero s se dirige n exclusivament e al funcionario , no originando obligaciones de éste frente al particular, no deja de ser verdad que ellos pueden repercutir en la vida del ciudadano. Y es que el particu- lar tiene derecho a que el funcionario público cumpla sus obligaciones; por ello puede exigir el cumplimiento estricto de la orden o circular.

administrativas.

DECRETO

1759/72

219

También puede ocurrir que el órgano cumpla estrictamente la orden o

la que

Éste puede efectuar las impugnaciones corres-

circular,

cause agravio al particular. pondientes.

pero que sea ésta -o

el

acto dictado en ejecución

de ella-

Los

reglamentos

internos

derivan, en

principio,

de

la

potestad

regla-

mentaria

de

la

Administración.

De

ellos

pueden

provenir

derechos

-por

excepción o indirectamente-, pero no obligaciones para los

Las instrucciones, órdenes y circulares no son fuente generadora de competencia (ya que el art. 3", ley 19.549, señala que la competencia de los órganos administrativos será la que resulte de la Constitución, de las leyes

y de los reglamentos dictados en su consecuencia), pero ci reglamento in-

terno puede ser fuente subsidiaria, ya que el art. I o del RLNPA dice: "en su defecto actuará el organismo que determine por reglamento interno".

Los órganos competentes para dictar instrucciones, circulares, órdenes

y reglamentos

de la Presidencia y órganos directivos de entes descentralizados.

Dichos actos se dictan para asegurar la eficiencia administrativa. Ésta, en la tramitación del procedimiento, no consiste sólo en que el expe- diente esté poco tiempo en cada oficina por la que pase, sino que haya pasado únicamente por las oficinas indispensables. Ello significa que no debe haber actuaciones injustificadas o superpuestas. Sobre este principio de eficiencia tiene incidencia fundamental la etapa en que se abra a prueba un procedimiento administrativo, cuando hay hechos controvertidos. Por ello es conveniente la apertura a prueba en la instancia inicial -y no, p.cj., cuando se llega al final de ¡a etapa recursiva-', de esa manera se evita que la Ad- ministración actúe, emitiendo dictámenes y tomando decisiones y sólo ha- cia el final averigüe cuáles son los hechos sobre los que versa el expediente.

secretarías

particulares.

internos

según

esta

norma,

son

los

ministerios,

INICIACIÓN

DE

TRÁMITE.

PARTE

INTERESADA

Art. 3°-E l trámite administrativ o podrá iniciar- se de oficio o a petición de cualquier persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho .subjetivo o un interés legítimo; éstas serán considera- das parte interesada en el procedimiento administrati- vo. También tendrán ese carácter aquellos a quienes el acto a dictarse pudiere afectar en sus derechos sub- jetivos o intereses legítimos y que se hubieren presen- tado en las actuaciones a pedido del interesado origi- nario, espontáneamente, o por citación de! organismo

220 RfiLilMEN

DE

PROCEDIMIENTOS

ADMINISTRATIVOS

intervinien.te cuando éste advierta su existencia duran-

del expediente.

Los menores adultos tendrán plena capacidad pa- ra intervenir,directamente en procedimientos adminis- trativos como parte interesada en la defensa de sus propios derechos subjetivos o intereses legítimos.

te la sustanciación

1. ' Inicio del procedimiento. -Est e artículo precisa que el procedi- miento podrá iniciarse de oficio o a petición de persona interesada. La norma no dice, naturalmente, en qué casos puede iniciarse de oficio un pro- cedimiento administrativo y cuándo a instancia de parte interesada; cues- tiones que dependen, lógicamente, de la clase de procedimiento de que se trate y de la concreta situación jurídica en que se encuentre el particular. Cube advertir que no todos los procedimientos pueden iniciarse de oficio, ya que hay sectores de actividad articulados técnicamente en torno al prin- cipio de rogación (ver Introducción).

Desde la feclia de presentación o desde que se incoa de oficio, se en- liende iniciado a todos los efectos el procedimiento. Esto tiene importan- cia porque: a) el trámite de los expedientes se hará según su orden de inicio (art. 5 o , inc. ÍI , RLNPA); ¿I) los plazos de prescripción se suspenden desde ese momento (art. I o , inc. e, ap. 9°, LNPA); c) a partir de él comienza a correr el plazo de sesenta días del art. 10 de la LNPA, y d) esa fecha puede determinar la prioridad en el propio derecho sustantivo objeto de la solici- tud (permisos o autorizaciones en materia de minas, propiedad industrial, marcas, etcétera).

Iniciado el procedimiento, nace para el interesado el derecho a parti- cipar activamente eh su tramitación y, para el órgano compeiente, el deber de impulsarlo hasta llegar a la decisión, así como la facultad de adoptar medidas provisionales (p.ej., suspensión preventiva del agente público).

2. Partes. - La actividad del órgano administrativo en el procedi- miento está reglada por un conjunto de principios que establecen sus deberes y facultades, a fin de asegurar el correcto desempeño de su "com- petencia". Los órganos tienen facultades a las que deben someterse las partes (ver, p.ej., aris. 5 Ü y 6 U , RLNPA), pero también éstas tienen derechos que determinan deberes correlativos en los órganos (v.gr., plazos para re- solver).

El procedimiento es un instrumento para la actuación del derecho obje- tivo, y por ello se amplían las facultades del órgano administrativo para la investigación de la verdad real y conferirle la dirección del procedimiento a fin de evitar que la negligencia de la parte retarde la decisión o motive

una

solución

injusta.

DECRETO

1759/72

221

Cuando el

sustituio procesal o el tercero ingresa al procedimiento, se

convierte en parte.

- todos los sujetos de derecho (sean personas individuales o asociaciones,

principio,

3.

¿Quiénes

pueden

ser

parte

en

el

procedimiento?

En

corporaciones, etc.) con capacidad civil pueden ser partes en el procedi-

miento administrativo.

No interesa su sexo ni su nacionalidad.

La norma reconoce el carácter de parle interesada a "cualquier persona física o jurídica, pública o privada", lo cual incluye explícitamente a iodos los entes estatales dotados de personalidad jurídica, y con mayor razón a los entes públicos no estatales, o entes privados que ejerzan una función admi- nistrativa "delegada" por el Estado (v.gr., colegios profesionales). La legitimación no puede ser ejercida personalmente cuando el sujeto , jurídico carece de capacidad jurídica o procesal (capacidad para ser parte), en cuyo caso actuará en su nombre un representante. Hay que aclarar que la capacidad para actuar administrativamente es mayor que la capacidad civil.

de

parte) o a título singular (p.ej., enajenación del derecho en litigio). Durante la tramitación del procedimiento puede producirse el falleci- miento o la incapacidad de la parte. En este caso hay que suspender la relación procedimental. Ello no importa interrupción, porque por el hecho de la muerte, los herederos ocupan el lugar del causante (ari. 3417, Cód. Civil), y en el caso de incapacidad lo sustituye su representante legal. Hasta que la relación procedimental se reintegre, no pueden ejecutarse ac- tos procedimentales válidos, salvo los que tuvieren por objeto una medida precautoria.

5. Terceros. - En el procedimiento administrativo la noción de "ter-

cero" es sumamente amplia, pues su intervención en el trámite adminis- trativo no tiene el carácter restrictivo que posee en el proceso civil. Y esto

porque el "tercero" deja de serlo una vez que se presenta en las actuaciones administrativas',' adquiriendo el carácter de parte a todos s^us efectos.

Por eso no le cabe el concepto de "persona ajena a la relación jurídi- ca", tal como se la define en el proceso, pues en el procedimiento adminis-

4. Sustitución

de

partes. - Puede

ser

a

título

universal

(sucesión

trativo

puede

tratarse

de

la

misma relación jurídica objetiva que afecta de

diversa

manera a otras personas que las originariamente implicadas en el

trámite (p.ej., que afecte derechos subjetivos para unos e intereses legítimos

para otros).

Al conferirse en el procedimiento administrativo carácter de parle tan- to al titular de un derecho subjetivo como a los de intereses legítimos, cual- quier relación entre un particular y la Administración puede tener algún alcance sobre, por lo menos, intereses legítimos de otros sujetos aparente-

>

222 RÉGIMEN

DE

PROCEDIMIENTOS

ADMINISTRATIVOS

mente ajenos a la cuestión original debatida. los transforma en "parles" del procedimiento.

Esta afectación a "terceros"

Se pueden presentar algunas cuestiones relativas al

a) Clases.

tercero:

ser:

voluntaria

u obligada.

1) Intervención voluntaria. Se produce por la libre y espontánea de- cisión del "tercero". Se puede dar la presentación cualquiera que sea la instancia en que se encontrara la tramitación. Asume el carácter de parte interesada, una. vez que sea admitido; su intervención no retrotrae ni sus- pende el procedimiento, a menos que la autoridad así lo disponga. Esta

decisión no es discrecional de la Administración; en principio, el "tercero" tiene que aceptar la tramitación en el estado en que se encuentre, pero cuan- do aquélla debió citar a éste -para mantener la igualdad del procedimiento-

y no lo hizo, o cuando el interesado originario sabe de la existencia de

terceros contrainleresados y no lo indica, la Administración", si el tercero

lo pide, debe retrotraer la tramitación a la situación que posibilite la debida

defensa del "tercero".

solicite

("a pedido del interesado originario") o porque la Administración decida

de oficio citarlo. Tanto en uno como en otro caso es la autoridad admi- nistrativa, como directora del procedimiento, la que cita al "tercero".

En este caso no es el "tercero" el que toma la decisión de intervenir

en el trámite, sino que se lo trae al procedimiento promovido por otro in- teresado. Aquí ya no rige sólo el interés particular del que voluntariamen-

La

intervención

de

esos

"terceros"

puede

2)

Intervención

obligada.

Puede

darse

poique

el

"titular"

lo

te

interviene, sino también el interés general. La citación o llamamiento

es

esencial y el tercero, a pesar de ello, puede no comparecer. La citación

da lugar a la suspensión del trámite hasta la comparecencia o hasta el ven-

cimiento del plazo para hacerlo.

b) Efectos. El pedido de intervención voluntaria tendrá el trámite in-

cidental (arg. art. 39, inc. b, RLNPA). Deberá darse traslado, y la resolu- ción será recurrible. La oposición del interesado originario a la citación de oficio del tercero por la autoridad administrativa también se tramitará por incidente. El desistimiento de aquél no afecta a éste (art. 69, RLNPA).,

6. Legitimación. - Establece la norma que estará legitimado para ser

parle (originario o tercero), aquel que invoque un derecho subjetivo o un interés legítimo. Se requiere, pues, la lesión de una situación jurídica con-

creta, ya sea un derecho subjetivo o un interés legítimo. Conviene distin- guirlos. El concepto de legitimación en derecho procesal -y lógicamente tam-

bién en el procedimiento administrativo- está lejos de ser pacífico, y mucho

se continúa abarcando

tiene que ver en ello porque bajo esa denominación

 

DECRETO

1759/72

 

223

situaciones

diferentes.

Entendemos,

con

la

doctrina

moderna,

que

debe

dársele el

significado

concreto

de circunscribirlo

a

la relación

en

que

un

sujeto

se encuentra con

la

pretensión

deducida.

sal .

Siendo así, constituye una relación de fondo y no simplemente proce-

pretcnsió n en

Ser á la

legitimació n un

requisit o de la

admisió n de Ir.

cuanto

al

fondo y no de la existencia del proceso (o del procedimiento).

 

a)

Derecho subjetivo.

 

Los

juristas

romanos

definían

ni

derecho

sub-

jetivo

como

la

facultad

de

obrar

(facultas

agendi)

en

contraposición

a

la

norma

agendi,

que

era

la

esencia

del

derecho

objetivo.

 

Por ello se ha sostenido que la palabra derecho se emplea en dos sen- tidos diferentes: uno, el objetivo, para significar el conjunto de reglas es- tablecidas para regir las relaciones de los hombres en sociedad, y otro, el subjetivo, que implica la facultad o poder del individuo que le permite reali- zar determinados actos (de ahí ln definición del derecho subjetivo como una facultad de actuar y de crear, como un señorío de ln voluntad protegida por el orden jurídico).

La característica del derecho subjetivo la encontramos en la relación persona!, inmediata. La norma tiene el propósito de proteger esta situa- ción jurídica por sí misma, de modo inmediato y directo. Esto sólo ocurre cuando la norma reconoce que la situación jurídica de que se trata es pro- pia, exclusivamente de un sujeto determinado, que con la tutela viene a ser el sujeto activo de la relación jurídica. Esta situación se da, típicamente, en la mayor parte de los intereses jurídicamente protegidos por las normas del derecho privado: de éstas derivan casi siempre derechos y deberes de un sujeto respecto de otro.

Algo similar puede verificarse en el campo del derecho público, en aquellas circunstancias en que los intereses individuales se presentan dis-

tintos y autónomos con relación al interés general, y eventual mente contra-

puestos (CNFedContAdmi Sala H,

La distinción del derecho subjetivo público respecto del privado se basa en' el distinto tipo de relación: derechos subjetivos públicos son los garantizados en una relación del derecho público, una relación en la que participa como sujeto activo o pasivo el Estado u otra persona jurídica pú- blica. En derecho público, al lado de los derechos absolutos y perfectos, existen algunas categorías de menor consistencia. Ello se debe a la cone- xión constante que en el derecho público existe entre el interés individual y el general. Esta conexión se resuelve, en algunas circunstancias, en una parcial subordinación, que significa que algunos intereses individuales, re- conocidos y tutelados como derechos subjetivos, pueden perder esa forma de protección cuando contrasten con el interés general. Trátase de dere- chos subjetivos individuales cuya subsistencia está condicionada a su com- patibilidad con el interés público, con el bien común. Carece de im-

19/6/84, ££>,

112-265).

224

RÉGIMEN

DE

PROCEDIMIENTOS

ADMINISTRATIVOS

 

portancia,

para

lo

que

traíamos,

el

hecho

de

que

el

sacrificio

deba

ser

compensado.

Todos esios derechos, mientras no se verifique la condición que impo-

ne

el

sacrificio,

se

comportan

como

situaciones jurídicas

directa

y

plena-

mente

tuteladas:

son derechos

subjetivos

en

sentido

pleno.

Pero dada

la

circunstancia de su sacrificio, se los denomina

Sería un interés individual estrictamente conec-

tado con un interés público y protegido por el ordenamiento jurídico sola- mente por medio de la tutela jurídica de este último.

Entre las normas del derecho administrativo, pocas se diclan para re- gular las relaciones entre el Estado y los particulares y establecer derechos subjetivos a favor de uno u otro. La mayor parte de ellas tienen por fina- lidad la organización de la propia Administración, la distribución de sus diferentes funciones entre los diversos órganos, la regulación del procedi- miento a seguir, el contenido y la forma de sus actos, etcétera. Estas nor- mas, sin embargo, crean limitaciones y deberes a los cuales no correspon- den siempre derechos subjetivos de otros sujetos.

Por tanto, si la norma ha sido establecida en interés general, en su observancia están interesados tod,os los habitantes, como componentes de la sociedad, del Estado; todos tienen interés en el regular desenvolvimiento de la actividad administrativa. Es un interés genérico o colectivo, a cuya tutela provee solamente el Estado, o aquellos entes a los cuales les eslá encomendada !a custodia de los intereses colectivos de que se trata.

Pero puede ocurrir que haya algunos habitantes que tengan algún in- terés particular en la observancia de aquellas normas, que se complementa con el interés genérico de todos. Son aquellos a quienes el acto de la Ad- ministración se refiere: los participantes en un concurso o licitación respec- to de la decisión; el vecino de un barrio en el que se instala una industria peligrosa o insalubre, etcétera. Estas personas unen al interés genérico que todos tienen en el regular desempeño de la función administrativa, un interés particular: el que tienen como concurrentes respecto del puesto que hay que cubrir, etcétera. Es éste un interés distinto del genérico, si bien conexo; pero, sin embargo, no tienen una tutela directa que constituya un derecho subjetivo.

Tienen la posibilidad de ser parte en el procedimiento administrativo, de presentar un recurso para obtener la modificación, revocación o anula- ción -en la justicia- del acto emanado con violación de las normas es- tablecidas como tutela del interés general, y que de ese modo se elimine la lesión que el acto ha producido en sus intereses individuales. La susodicha compenetración del interés individual con el interés ge- neral es bastante común en el derecno administrativo, y el legislador mu- chas veces provee a asegurar el interés general mediante la acción indirecta

"derechos condicionados".

b)

Interés

legítimo.

DECRETO

1759/72

225

de un particular. De esta forma la tutela del interés individual deriva sólo indirectamente. De ahí el concepto de interés indirectamente protegido que se predica del interés individual que obtiene esta forma de tutela jurídica.

7. Partes y legitimación. - La noción de parte está circunscripta al

área del procedimiento. Son partes quienes de hecho intervienen o figuran en él como sujetos activos de una determinada pretensión, con prescinden- cia de que posean o no el carácter de sujetos legitimados.

Las partes, como sujetos de la relación procedimental, no deben con- fundirse con los sujetos de la relación sustancial controvertida. Si bien frecuentemente estas cualidades pueden coincidir, toda vez que el procedi- miento normalmente se instituye precisamente entre los sujetos de la rela- ción sustancial controvertida, legitimados para discutir sobre ella, puede ocurrir que el procedimiento sea iniciado por quien en realidad no esté le- gitimado para contradecir o pretender. En la realidad, para iniciar un procedimiento, no es necesario que el proponente tenga realmente el derecho que alega o la legitimación que afir- ma. En el momento en que se inicia el procedimiento, el derecho y la legitimación suelen ser simples afirmaciones y suposiciones, no todavía he- chos comprobados, y el procesamiento se instituye, precisamente, para lle- gar a comprobar si existe el derecho afirmado y si el sujeto activo del pro- cedimiento está o no legitimado para hacerlo valer.

La relación procedimental se constituye y la calidad de parte se ad- quiere independientemente de la efectiva existencia del derecho afirmado y si está o no legitimado para hacerlo valer (CNFedContAdm, Sala IV , 4/2/ 86, "Monner Sanz"). Las parles existen por la sola afirmación de la existencia de un título excluyeme, personal y autónomo, para intervenir en un procedimiento, con entera prescindeijcia de la comprobación de la realidad y eficacia jurídica de ese título, cuya verificación debe ser materia del correspondiente 1 pro- cedimiento. La ausencia de legitimación podrá determinar el rechazo de la preten- sión por no ser ésta admisible, pero no afecta a la calidad de parte de quien ha deducid o til procedimiento . : Y esto que decimos podemos apreciarlo en la práctica administrativa.

no puede ser parte en un expediente aquel que solicita un permiso

legítimo o derecho subjetivo el que pide aqte el

La respuesta es

afirmativa en el primer caso, negativa en el segundo, y sin embargo, ambos

¿Acaso

precario?

¿Tiene interés

Ministerio de Trabajo una "parada" para

vender diarios?

pueden

Del .mismo modo, existen "partes" en aquellas peticiones que se diri-

Así, en

una petición de indulto, de plazo de gracia, ele , cabe decir que son "inte-

gen

incoar un

procedimiento.

a

la Administración

para lograr un acto discrecional de ella.

15. Huichmsuii, H-A.

226 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

resados" los particulares que han dirigido esa petición, puesto que la reso- lución que vaya a adoptarse los afecta, y no es óbice para ello que no es- griman ningún derecho de índole administrativa frente a la Administración. En el campo de las,facultades discrecionales pueden también existir situa- ciones legítimamente protegidas. Es que aun la potestad discrecional con- lleva la posibilidad de alteración o variación de la situación así regulada; el particular, si bien no podría oponer a ella el interés en que se mantenga determinada regulación que lo favorezca, puede intentar un control de la violación dejos "límites jurídicos elásticos" de esa actividad y de la reper- cusión de ella en derechos ¡subjetivos que pueden llegar n violarse.

El concepto de "interesado" es el equivalente en el derecho ptocedi- mental administrativo al concepto de "parte" empleado por el derecho pro- cesal judicial. Son "interesados" en el procedimiento, en primer lugar, quienes lo promueven; en segundo, quienes pueden resultar afectados por la decisión que vaya a adqptarse -pudiendo intervenir aunque no se haya aún adoptado-, y tercero, los titulares de derechos subjetivos o intereses legítimos afectados por la decisión.

\

IMPULSIÓN DE

OFICIO

Y A

PEDIDO DE PART E

INTERESA DA

Art. 4 o -Todas las actuacione s administrativa s serán impulsadas de oficio por el órgano competente, lo cual no obstará a qué también el interesado Inste el procedimiento. Se exceptúan de este principio aque- llos trámites en los que medie sólo el interés privado del administrado, a menos que, pese a ese carácter, la resolución a dictarse pudiere llegar a afectar dé algún modo el interés general.

1. Principio general. - Está de acuerdo la norma que comentamo s con el principio de oficialidad del .procedimiento que rige en esta materia, tal como lo explicáramos antes. Ello no obsta a que el particular pueda impulsar el trámite del expediente. Cuando sólo medie el interés privado, corresponde al particular instarlo. Si no lo hace, puede producirse, previa intimación de la autoridad administrativa, la caducidad del procedimiento.

DEBERE S

Art

dimiento

Y FACULTADES

DEL

5 o -El

órgan o

procurando:

ÓRGANO

COMPETENTE

competent e

dirigirá

el

proce-

DECRETO

1759/72

227

a) Tramitar los expedientes según su orden y deci-

dirlos a medida que vayan quedando en estado de resol- ver. La alteración del orden de tramitación y decisión sólo podrá disponerse mediante resolución fundada.

/;) Proveer en una sola resolución todos los trá-

mites que, por su naturaleza, admitan su impulsación simultánea y concentrar en un mismo acto o audiencia todas las diligencias y medidas de prueba pertinentes.

c) Establecer un procedimiento sumario de ges-

tión mediante formularios impresos y otros métodos que permitan el rápido despacho de los asuntos, en caso que deban resolver una serie numerosa de expe- dientes homogéneos. Incluso podrán utilizar, cuando sean idénticos los motivos y fundamentos de las reso- luciones, cualquier med'o mecánico de producción en serie de los mismos, siempre que no se lesionen las ga- rantías jurídicas de los interesados.

d) Señalar, antes de dar trámite a cualquier peti- ción, los defectos de que adolezca, ordenando que se sub- sanen de oficio o por el interesado dentro del plazo ra- zonable que fije, disponiendo de la misma manera las diligencias que fueren necesarias para evitar nulidades.

e) Disponer en cualquier momento la compare- cencia personal de las partes interesadas, sus repre- sentantes legales o apoderados para requerir las expli- caciones que se estimen necesarias y aun para reducir las discrepancias que pudieren existir sobre cuestiones de hecho o de derecho, labrándose acta. En la-ci- tación se hará constar concretamente el objeto de la comparecencia.

1. Dirección del procedimiento. - La actividad del órgano competen-

te en el procedimiento administrativo está reglada por un conjunto de prin- cipios que establecen sus deberes y facultades, a fin de asegurar el correcto desempeño del funcionario y ofrecer al particular la garantía de una deci- sión justa. Los órganos tienen facultades a las que deben someterse las

228

RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

punes en su

actuación, pero éstas también tienen derechos que determinan

'

en aquéllos, deberes correlativos.

procedimiento se considera como

un fenómeno social, cuya justa solución interesa a la colectividad para cum- plir con el orden jurídico o restablecerlo si se ha alterado.

. El procedimiento es, pues, un instrumento para la actuación del dere- cho objetivo y por ello hay que otorgar al órgano facultades amplias para la investigación de la verdad real frente a la verdad formal y-conferirle la dirección del procedimiento, a fin de evitar que la mala fe ó la negligencia del particular provoquen una decisión, injusta. El artículo comprende varios incisos, a cuyo contenido aludiremos en los apartados siguientes.

exi-

- gencia de que los expedientes se tramiten y decidan, en lo posible, en el orden en que se han puesto en estado. Se exige la fundamentación para

la alteración del

procu-

rar que se observen los trámites legales, sinü que se lo haga ordenada y

eficientemente,

trámite

la

en una o pocas resoluciones o audiencias -respectivamente-, a fin de que

el

ciones

Se opone al

procedimental,

La

actuación de

un

particular en e!

2.

Tramitación

de

los

expedientes

por

orden.

Se

establece

la

orden.

3. Concentración.

El

principio

y

funcionario

pueda

- Dirigir

el

procedimiento

no

importa

de

que

la prueba,

se

sólo

todo

para que se cumpla el fin de aquél.

de

concentración

fundamentalmente

expresa

el

hecho

recepción de

adquirir una

visión

su

decisión.

de conjunto

y

se realicen

condi-

halle en

de dictar enseguida

4.

Saneamiento. - El

cuestiones

que

sean

La concentración es un complemento de la inmediación. concepto de dispersión.

d comprende el denominado principio de

saneamiento, por el cual se conceden al órgano facultades para resolver in

limine

5. Comparecencia. - Se refiere al pedido de explicaciones que el ór-

gano estime necesarias al objeto de las peticiones. También comprende la facultad conciliadora -reducir las discrepancias-.

de-

batidas y

6. Procedimiento sumario de gestión. - La norma permite al órgano

que dirige el trámite establecer un procedimiento rápido de gestión que fa- cilité el despacho de las actuaciones en forma sumaria si las resoluciones

u tomar lo son en procedimientos y cuestiones homogéneas. Autoriza el empleo de cualquier medio mecánico, electromecánico o electrónico de producción o reproducción en serie de aquellos actos que tengan idénticos motivos y fundamentos.

inc.

susceptibles

de

entorpecer la

tramitación.

Usadas

las

con condiciones de las partes,

discernimiento

estas

facultades,

según

las

cuestiones

frutos.

pueden dar óptimos

DECRETO 1759/72

229

Tiende ello a agilizar el despacho, siendo una buena medida -o mejor

un reconocimiento normativo, desde que en la práctica solía emplearse sin norma uutorizutiva-. Siempr e y cuando no se afecte el debido proceso.

FACULTADES DISCIPLINARIAS

\

•i

Art.

ó"-Par a

mantene r

el

orde n

y

decor o

en

la s

actuaciones,

dicho

órgano

podrá:

 

a)

Testar

toda

frase

injuriosa

o

redactada

en

tér-

minos

ofensivos

o

indecorosos.

 

b)

Excluir

de

las

audiencia s

a

quienes

!as

per-

turben.

c)

Llama r

la

atenció n

o

apercibir

a

los

respon -

sables.

d)

Aplicar las multas autorizadas por el art. I o ,

inc . b in fine, de la ley de procedimiento s adminis -

trativos, así com o también las demá s sanciones, inclu-

so pecuniarias, previstas en otras norma s vigentes.

Las multas firmes serán ejecutadas por los respectivos

representantes judiciales del Estado, siguiend o el pro-

cedimiento de los arts. 604 y 605 del Cód . Proc. Civil

y

Com .

de

la' Nación .

e) Separar a los apoderados por inconducta o por

entorpecer manifiestamente el trámite, intimand o al

mandant e para que intervenga directamente o por

nuevo apoderado, bajo apercibimiento de suspender

los procedimientos o continuarlos sin su intervención,

según correspondiere. Las faltas cometida s por los

agentes de la Administración se regirán por sus leyes

especiales.

1. Mantenimiento del orden y decoro. - El mantenimiento del orden

y decoro en el procedimiento es un deber que los funcionarios habrán de

ejercer reprimiendo las faltas "producidas en la actuación cuando se afecte

la dignidad y autoridad de la Administración o se entorpezca el normal de-

sarrollo del

trámite.

230 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

La potestad sancionadora de la Administración es una consecuencia lógica de sus atribuciones para dirigir el procedimiento, ya que la concesión de un poder Heva implícita la facultad de utilizar los medios para lograr su efectividad.

Las facultades para mantener el orden y el decoro son diversas. A pesar del titulo que acompaña al artículo, no todas son disciplinarias. De- ben distinguirse las siguientes:

La resolución que ordena testar las palabras

o expresiones\n o importa cu realidad una sanción disciplinaria {Fallos,

253:346; 256:198). Testadas las palabras.o frases injuriosas, quedan ma- terial y jurídicamente inexistentes. Para Docobo, es una manera de san- ción, siendo indiferente para tal calificación su carácter do anexa a otra.

las frases injuriosas o

redactadas en términos ofensivos o indecorosos.

Hay que juzgarlas con referencia al lenguaje de uso en la vida diaria. Por eso, el empico de palabras que en el significado corriente son ofensivas no es excusable por la circunstancia de qué en el diccionario tengan acep- ciones que puedan no serlo. Se debe proceder al testado de tal forma que no puedan leerse los términos objeto de la medida.

b) Exclusión de las audiencias. Tampoco configura ésta una sanción

disciplinaria. Puede alcanzar a todos los presentes en la audiencia. Si se trata de los interesados, representantes o letrados patrocinantes, la audien- cia tiene que seguir su curso sin la presencia del excluido.

dis-

ciplinaria propiamente dicha, ni causa gravamen. Los términos "llamado de atención" y "apercibimiento" no están em- pleados como sinónimos. El primero constituye una advertencia destinada a prevenir una incorrección fúttira. Tiene carácter más preventivo que puni- tivo. El segundo es una amonestación directa, que demuestra mayores no- las de punición. Se deja constancia de ambas medidas en las actuaciones.

Todas estas medidas, que no son disciplinarias, no son recurribles ante

el superior; sí, en cambio, ante el mismo órgano que las aplica. Por lo

demás, sería !a tínica manera de hacerlo en la "exclusión (le las audiencias", que es de ejecución instantánea.

La aplicación dé las medidas la hará el órgano competente para inter- venir en el trámite -recordemos una vez más que la exclusión de la audien- cia debe ser adoptada inmediatamente, sin demora alguna, para tutelar el buen orden y decoto de !a audiencia que está en pleno dcsai rollo-.

d) Aplicación de multas. Ésta es una corrección disciplinaria. Re-

quiere otro tratamiento. Por lo pronto, que las multas sean autorizadas por

el art.

a) Testado de términos.

• Las causales que determinan su

aplicación son

c) Llamado

de

atención

o apercibimiento.

No

constituye

medida

I o , inc. b, de la ley o. previstas en otras normas vigentes.

DECRETO

1759/72

231

La apreciación de los hechos, escritos o expresiones susceptibles de originar sanciones queda librada al prudente criterio del funcionario. Son facultades que deben usarse prudentemente, a fin de no coartar el derecho de defensa. Coincidimos con Docobo en que se trata de una sanción retributiva, no reparatoria, ya que tiende a ptevenir y reprimir la violación dé disposi- ciones legales, no a indemnizar el daño causado por la infracción.

c) Separación de apoderados. Es la sanción de mayor gravedad. No puede alcanzar a los interesados ni a los letrados patrocinantes; los apo- derados pueden ser separados por inconducta o por obstruir el curso normal del procedimiento. L a norm a habl a d e "inconducta" ; estamo s :1c acuerd o co n Docob o e n que comprende tanto la vinculada al procedimiento en que se produce como a la comisión de actos ajenos a él. El "entorpecimiento manifiesto del trá- mite" es un concepto genérico que puede configurarse t;;nto por omisión como por comisión. Las multas y la "separación" son recurribles ante el superior.

2. Otras cuestiones. - La finalidad (le estas correcciones tiene su sus-

tento en la necesidad de mantener la autoridad jerárquica y decoro del ór- gano; es una función inherenle-al "poder de-administrar". Todas ellas, ex- cepto la multa, tienen ejecutoriedad. Hay ausencia de tipicidad integral respecto de todas las correcciones del artículo. Sin embargo, la gradación no es idéntica para todas.

3. Agentes públicos. - Cuando los agentes públicos tengan interven-

ción en el procedimiento "en su calidad de tales", las faltas en que incurran no se considerarán infracciones procedimentales, sino que se sujetarán al ré- gimen disciplinario que los gobierna -p.ej., ley 22.140-. En cambio, si in- tervienen en defensa de,sus intereses personales -ajenos a ia función-, que- dan sujetos a la posibilidad de sufrir algunas de las correcciones precedentes.

TÍTULO

II

DE LOS EXPEDIENTES J

IDENTIFICACIÓN

(frt.

f^- La

identificación

co n

que se inicie un

ex-

pediente

será

conservada

a

través

de

las

actuaciones

sucesivas

cualesquiera

fueren

los

organismos_ que

iñ-

232 RÉGIMEN

DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

Todas las unidades tienen la

obljgatión de suministrar información de un expedien- te en base a su identificación inicial.

EjL.líi carátula, deberá consignarse el.órgano con responsabilidad primaria encargado del trámite, y el * plazo para su resolución.

tervennan en su trámite.

-.

DECRETO

1759/72

233

La autenticidad que se reconoce al instrumento público nace a conse- cuencia de una fe legitimada por una norma legislativa; es una garantía legal sobre ciertos documentos por medio de una fe que el Estado impone con la autenticidad del documento. El instrumento público comprende de esta forma dos elementos probatorios: el material, la documentación escrita, y su eficacia probatoria, la autenticidud.

Los expedientes administrativos pueden ser desvirtuados por cualquier

la tesis

clase de prueba convincente en contrario,

de ahí que sea equívoca

1-

El

expediente

administrativo.

-

Los

actos

de

procedimiento

que-

que pretende que es

instrumento público todo documento que suscriba un

dan documentados por la agregación sucesiva de

los escritos de las

partes

agente público (Fallos, 256:202 ; 259:37 ; 263:245 , entre otros).

Y es qu e que pro-

y

demás actuaciones de los"orgiuiisinos administrativos, formando un

solo

la creación

del

instrumento

público y

del

sujeto

fedatario tienen

. cuerpo

de

foliatura

seguida

que

constituye

el

expediente

administrativo.

Su custodia y responsabilidad corresponde al organismo administrativo ante

el cual se tramita.

al organismo administrativo ante el cual se tramita. El expediente es el protagonista de la actividad

El expediente es el protagonista de la actividad administrativa, dado -que ésta se desarrolla en forma casi exclusiva por escrito. Como concepto de expediente puede citarse el adoptado en el punto 1.1.14 de las Normas

para la elaboración, redacción y diligenciamiento de los proyectos de actos

y documentación administrativa, aprobadas por decr. 333/85, que define el

expediente como el "conjunto de documentos o actuaciones {i.dlniLnis[rati-

ordenados cro-

vas

originadas

a solicitud de parte interesada Q de oficio,

.

riblógicamente',

en

en el que

el que

se

acumulan

informaciones,

dictámenes

y

iodo

otro dato o antccedelite relacionado con la cuestión tratada. a_e.fecJO.s_de.

lograr

daránjniiüeriu^^

los

elementos

de juicio

nec¿Iari.pÍ

aaxa

urrihac

& coueiimone-s que

de juicio nec¿Iari.pÍ aaxa urrihac & coueiimone-s que flay que diferenciar el expediente del proce di

flay que diferenciar el expediente del procedimiento administrativo, jorque aquél es el elemento material que acumula la actividad de ese pro-

cedimiento,

La regulación positiva de las formalidades que

deben reunir los expedientes administrativos es la porción más antigua del

procedimiento

reducía al

éste se

regular de actuar de

la Administración pública.

mientras que éste es

administrativo,

trámite.

la forma' ordenada y

que proviene desde

la época en

que

En la Administración se desenvuelve una actividad que produce una

documentación propia: el expediente administrativo, ya que aquélla es casi

siempre

:nta de la actividad administrativa consti-

nombre de documenta-

ción oficial o instrumentos oficiales se conocían con anterioridad u la actual

clasificación de

tuyen

formal,

escrita o actuada.

Los expedientes que dan

. la documentación administrativa,

instrumentos públicos y

que con el

privados que trae el Código Civil

(CNFedContAdm , Sala IV, 5/10/85, "Valado").

Estos documentos administrativos no pueden identificarse con los ins-

y

trumentos

públicos

del

Código

Civil,

pero

poseen

una

validez

superior

especial

sobre

ios

instrumentos privados.

venir de

Los documentos que dan cuenta de la actividad administrativa, que son expedidos por agentes en el ejercicio de sus-funciones, no son instrumentos públicos, puro tampoco son instrumentos privados, por no ser privadas sus actuaciones.

Si la forma de esa clase de "voluntad" se expresa mediante un proce- dimiento administrativo, no puede concebirse que su desarrollo objetivo -que refleja la tramitación de un expediente- se transforme en un cúmulo multiplicado de instrumentos públicos de la Administración; dicho carácter formal también erradica en forma total las disposiciones de la libertad de las formas que establece el ait. 974 del Cód. Civil, y más aún la libre regla sobre los instrumentos privados que regula el art. 102Q de dicho cuerpo legal. Si la Administración pública es pública, no pued e concebirs e la existencia y la creación por parte de ella de instrumentos privados.

La existencia del procedimiento administrativo que no puede exhibirse en la actividad jurídica privada, marca la diferencia para conceptuar la pre-, sencia de documentos administrativos sin necesidad de que sean instrumen-

normas

especiales.

tos

Así, el expediente es una prueba escita : se lo presiim_---io.cmnento -an- ij^T^212_JIlí^IlL-^£l_i- 1f? prueb e lo contrario. Las actuaciones administrati- vas hacen fe de su c:orgamiento, de la fecha y de las declaraciones que haga el funcionario que las suscribe. Pero no hace falta' la tacha de false- dad para desvirtuarlas, como en el instrumento público.

públicos o privados.

Formalidades del expediente. - Este título, que incluye los arts.

T a 14 del RLNPA aprobado-por el decr. 1759/72. trata el problema de las

fomalidades de ios expedientes.

2.

3. [identificación/- Los

expedientes

estarán

provistos

de una carátula

que contenga una identificación mediante un número asignado por el orga-

a través de todo

nisiuo'cn que

se

inició el

trámite.

Hay

que conservarlo

'"el curso del expediente, no pñdiendó ser alterado.

234 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

A la crítica de que habría posibilidad de que se encontraran en irámi-

le varios expedientes con el mismo número, hay que responder que ello' no

es obstáculo alguno, pues el expediente se cita por el número,

ciaejón y, además, la denominación o sigla que identifica el organismo de

origen.

debe consig-

(ver

art. 9 o , RPA), y el plazo para su resolución.

tificar al responsable del trámite y permitir la eficiencia en el procedimiento dejando en evidencia al agente remiso.

En cuanto al plazo para la resolución, no siempre podrá, por anticipa- do, determinarse. Ello puede ocurrir con facilidad en el procedimiento re- cursivo -aunque aun en éste a veces ello no es posible, v.gr., producción de prueba, hechos nuevos, etcétera-. Es así tina norma "volunlaristn" más propia de "administradores" que de legistas.

narse

año de ini-

v

,

Con la reforma se establece que en la carátula,

el

órgano

con

responsabilidad primaria

además,

del

encargado

trámite

Todo esto tiene por fin iden-

\CoMrAGINACIÓN

^rt^8°)-

Lo s

expediente s

será n

compaginado s

en

cuerpos

numerado s

que

no

excedan

de

doscientas

fo-

jas,

salvo

los

casos en

que tal

límite obligara a

dividir

escritas

o

documento s

que

constituyan

un

solo

texto.

1.

)fJuerpos

de

los

expedientes^ - Los

expedientes

serán

compagina-

dos en cuerpos que no excedan de doscientas fojas, salvo los casos en que tal límite obligara a dividir escritos o documentos que constituyan una sola pieza. Deben, estar foliados y unidos con broches metálicos (en el expe- diente administrativo no hay costura como en el judicial).

El RLNPA no ha hecho sino seguir en lo referente a la compaginación de expedientes el clásico número de doscientas fojas por cuerpo, siempre que no quedaran divididos escritos o documentos que constituyan un solo texto, que ya se encontraba en el art. 10 del Reglamento de mesa de entra- das y en el art. 54 del Reglamento para la justicia nacional (decr. ley

1285/58).

Como bierj señalaba Docobo, en ei trámite administrativo, a diferencia

del judicial, regía la prohibición de escribir al dorso de las fojas en la do- cumentación emanada de la Administración (punto 6.1.5.1, normas aproba-

das por el decr.

terio el legislador ha permitido que se pueda escribir sobre el anverso y el reverso (punto 6.1.5.1, decr. 333/85).

Ahora con buen cri-

1666/78, idéntico al decr. 4444/69).

 

DECRETO

1759/72

 

235

TOUATU,

 
 

<J\.ri.

9°\- Toda s

las

actuacione s

deberá n

foliarse

por

oréerTcorrelativo

de

incorporación,

incluso

cuan- "

do

Las

se

integren

copias

de

con

notas,

más

de

un

cuerpo

de

expediente.

se

que

informes_o_disposiciones

agreguen junto

con

su

original,

no

se

foliarán

debién-

dose dejar constancia de su

agregación.

 

'

1. Actuaciones que deben foliarse. - La foliatura es correlativa al or-

den de incorporación, y este principio general rige también cuando las ac-

tuaciones exceden de un cuerpo pero no cuando se agreguen copias a con-

tinuación de los originales. El artículo en comentario sigue a los arts. 11

y 11.1 del Reglamento de mesa de entradas, incluso en lo marcado en úl-

timo término, ya que en éste las copias que siguen al documento original repiten la foliatura de él, porque por lo común al circular por las distintas dependencias, cada tina desglosa un juego de copias. Así, no se altera la foliatura primitiva. Es, pues, feliz el cambio que introduce el artículo res- pecto de lo que disponía el RLNPA aprobado por decr. 1759/72.

v^rr.

10)- Cuand o

lo s

expediente s vaya n

acompa -

ñados je

antecedentes

que

por

su

volumen

n o

puedan

ser

incorporados se confeccionarán

anexos, los que se-

 

rán

numerados

y

fQJjadgj^g^forjrna Independiente.

1.

Antecedentes

voluminosos.

-

En

el

supuesto

de

que

corresponda

formar anexos, por el volumen de los antecedentes, deben numerarse y fo-

liarse en

art.

forma independiente.

Sigue el

artículo los lincamientos del

14 del Reglamento de mesa de entradas.

(¿Ir/.

i i)-Lo s

expediente s

que

se

incorporen

a

otros

no

continuarán

la

foljatura

de

éstos,

debiéndose

dejar

únicamente

constancia

del

expediente

agregado

con

la

cantidad

de

fojas

del mismo .

 

I.

Incorporación

de

expedientes.

-

El

artículo

introdujo

un

cambio

al

régimen

imperante hasta

ahora,

al disponer que la incorporación de un

236 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

expediente a oiro no se hará siguiendo la foliatura de ésie. Ello pone fin a la agregación del expediente continuando la foliatura del expediente al que se incorporaba. Tampoco ocurre lo que era práctica antes de la san- ción del RLNPA, esto es la agregación del expediente como una sola foja. Ahora sólo se deja constancia del expediente agregado, con la cantidad de fojas del mismo, conservando éste su foliatura original. Esta solución tie- ne ventajas y desventajas. Entre aquéllas, permite, sin duda, una mayor fluidez en. la compaginación del expediente, así como la pérdida de tiempo que provocan las correcciones de foliatura.

(DE

se

LOSES

¡

(írT~ 12}-

mente y

se

Los

desglose s

podrán

solicitarse

verbal-

harán

bajo

constancia.

 

1.

Solución. - Cuando

es

necesario

desglosar

escritos

o

documentos

en

razón

de

su

innecesaria

o

Inadmisible

agregación"o permanencia en

el

expediente,

corresponde

dejar

constancia

de'las

piezas

desglosadas,

pero.

sin

alterar

la

foliatura!.,^

El artículo permite que los desgloses puedan solicitarse verbalmente-, lo cual-, como es obvio,'no impide que se los pida por escrito. En ambos casos hay que hacerlo bajo constancia. Como afirma Docobo, la norma que comentamos se ha apartado de su similar, el art. 46 de la ley bonae- rense, ya que no menciona expresamente los desgloses que puede determi- nar la propia Administración. Coincidimos con el citado autor, que de ello no es lícito inferir que ésta no pueda disponerlos.

¡Art.

- Cuand o

se

inicie

un

expedient e

o

trá-

mite

con

tojas

desglosadas,

éstas serán

precedidas

de

una nota con la mención de las actuacionesjieJas que proceden, de fa cantidad de fojas con que_stJnicia L el , nuevo y las razones que hayan habido para hacerlo.

1. Requisitos. - Está prevista expresamente en el art. 13 la posibili-

dad de iniciar expedientes con fojas desglosadas de otros.' Hay que obser- var e/i psbs casos ciertos requisitos: a) nota con mención de la procedencia

de las actuaciones; b) número de fojas con que se inicia el nuevo expedien- te, y c) razones que fundamentan el procedimiento seguido. En lo esencial se 'na mantenid o lo dispuest o por el art. 19 del Reglament o de mes a de entradas.

DECRETO 1759/72

237

[

OtlCIOS

Y

COLAUQUACIÓN

ENTRE

DEPENDENCIAS

ADMINISTRATIVAS

t

&j_rf.

- Si. parasustancia r

las

actuacione s

se

necesitaren datos o informes de terceros o de otros ór-

directa-

mediant e oficio, de lo que se dejará cpjisJLajir

A tales efectos, las dependencias

situación je-

obligadas a prestar su colaboración

sea

ment e o

ganos administrativos, se los

deberá

solicitar

cia en ¿1 expediente.

de

la

Administración,

rárquica,

quedan

cualquiera

su

permanente y recíproca.

;

: .1. Introducción. r Como bien afirma Docobo, este artículo no está debidamente adecuado a este título. Pudo haber tenido una denominación

más correcta, por ejemplo,

Podernos distinguir diversas situaciones dentro de lo que contempla el

"Comunicación

interorgánica directa".

artículo,

tal

como seguidamente veremos.

2.

Datos o informes de terceros. - Si se necesitaran datos o informes

de terceros, se los podrá solicitar tanto a terceros cómo a otros órganos administrativos. Coincidimos con Docobo en que el vocablo "terceros" hay que entenderlo referido a personas físicas o jurídicas no pertenecientes a la Administración pública nacional y ajenas al trámite.

oficinas públicas o entidades pri-

Se precisa quiénes

han de informar:

vadas.

ciales o municipales y

El objeto de estos informes ha de ser sobre hechos concretos, clara- mente individualizados, que obren en poder de dichas oficinas o entidades. Por lo tanto, tienen qtie resultar de la documentación, archivo o registros' del informante, aunque podría admitirse en ciertos casos el pedido de in- forme que evacúen ciertas entidades especializadas, acerca de cuál es la costumbre o procederes en determinados supuestos.

Hay que comprender también las administraciones públicas provin-

los llamados "entes públicos no estatales".

3. Medios de requerimiento. - Puede ser directamente o por oficio.

Docobo afirma que ambas denominaciones no son correctas, Dice que no se. entiende con facilidad qué es la solicitación directa. Es posible que, por carácter residual pueda entenderse todas las formas distintas de la de oficio (p.ej., por telegrama o por teléfono, medio este último posible si se piensa en la organización administrativa inspirada en el principio de jerarquía).

Hay que entender por oficio la comunicación escrita que dirige la au- toridad administrativa encomendando el cumplimiento de alguna diligencia ' -en este caso el informe-. El lenguaje que impera en la Administración denomina a este medio "por nota".

238 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS

ADMINISTRATIVOS

4. El auxilio de las restantes dependencias administrativas. - Las dependencias administrativas, de cualquier jerarquía que sean, tienen que colaborar permanente y recíprocamente, con carácter obligatorio. A su vez, tratándose de la Administración centralizada no puede ni siquiera su- ponerse la negativa a colaborar, porque la obligación y la sanción a su in- cumplimiento nacen del principio de jerarquía, derivado del art. 100, inc. 1°, d e l a Const . nacional , qu e establec e qu e e l jef e d e gabinet e e s superio r jerárquico común de todos los órganos que la integran.

5.

No

remisión

- de expedientes de un

de! expediente.

que la remisión

El

RLNPA

consagró

el

principio

de

videndi

organismo a otro ad efectum

era

excepcional.

 
 

Naturalmente, ello se justificaba porque dicho envío o remisión

podía

encontrar resistencia o imposibilidad y requerir las debidas

garantías para

hacerlo.

 

;•

.

 

TÍTULO II I

 
 

ESCRITOS.

DOMICILIO.

 

DOCUMENTOS .

REQUISITOS

 
 

k 7 ORSIAl.lDAJ)ES

DE

LOS

ESCHITO~S~J

 
 

$rt.

Lo s

escrito s

será n

redactado s

a

máqui -

 
 

na

o

manuscritos en

tinta

en

forma

legible, en

idioma

nacional,

salvándose

toda

testadura,

enmienda

o jpa-_

labras

interlineadas.

Llevarán

en

la

parte

superior

 

un a sum a

o

resume n

cjlel

petitorio .

 
 

Serán

suscriptos

por

los

interesados,

sus

repre-

 
 

sentantcs

legales o

apoderados.

En

el

encabezamien-

To de todo eserjto^sin más excepción que el que Iniciar.,

*

re v-m sgstión, deb e indicars e la identificació n del

expediente a que corresponda y en su caso, contendrá. ;

precisa de la representación

ía jhridicación

que se ejer-

za.

Podrá emplearse él medio telegráfico para contes-

tar

traslados

o vistas

c

interponer recursos.

Si n

embarg o

los^

mtere^dos,_o_su s

apoderados ,

podrán

efectuar

peticiones mediante simple

anotación.

 

DECRETO

I7.W72

239

en

el

expediente,

con

su

firma, sin

necesidad

de cum -

plir

con

los

recaudos

establecidos

en

los

párrafos

an-

 

teriores ^

 

1.

Untroducciórf. - La

primera

parte

de

este

título

comprende

los

re-

quisitos que deben reunir los escritos. Hay que distinguirlas formalidades (art. 15) de los recaudos (art. 16): aquéllas son requisitos externos, mientras que éstos atañen al contenido.

Es innecesario destacar la importancia que en un riguroso procedi- miento asume lo referente a este medio de instrucción. Casi toda la par- ticipación de las partes en el procedimiento tiene lugar mediante ia presen- tación de escritos en que formulan sus peticiones tendientes a impulsarlo.

2. Firma. - Los escritos deben llevar la firma de quien los presenta.

.Sólo puede ser estampada por el signatario salvo la firma a ruego, carecien- do de todo valor la puesta por un tercero, pues la firma es un acto propio, esencialmente personal.

3. Redacción. - Deben estar redactados a máquina, o manuscritos en

tinta, con indicación de la representación que se ejerza. Hay que redac- tarlos en idioma nacional. Cualquier transcripción en idioma extranjero o documento adjunto al escrito, formando parte de él, debe ser traducido al idioma nacional. No se legisla sobre el color de la tinta, ni acerca del tamaño y calidad del papel en que deben presentarse. La documentación administrativa será escrita a máquina no debiéndose, dejar espacios libres (art. 6.1.5.1, decr. 333/85) y a una interlínea (art. 6.1.5.2, decr. 333/85). Tienen que ser sal- vadas las testaduras, enmiendas o interlincacioncs.

Todo escrito debe contener un sumario -resumen muy sintético- en la superior.

parte

la

doctrina de la Procuración del Tesoro y normas provinciales.

cum-

- plimiento-'de las obligaciones precedentes, es aplicable la previsión del art.

I o , 'inc. c, de la LNPA , siend o el plaz o de subsanació n de die z día s (art . 1°,

4. Medios

5.

Omisión

telegráficos. - Respecto

de

estos

requisitos.

de

En

este

caso

medio,

de

se

ha

recogido

en

el

omisiones

inc.

e,

ap.

4 o ,

LNPA).

6.

Anotaciones. - La norma permite que los interesados o sus apo-

derados puedan efectuar peticiones mediante simples anotaciones firmadas en el expediente. Deben efectuarse a continuación de la última actuación. Será de difícil aplicación por los funcionarios. Si cuesta tanto con- vencer a los empleados judiciales para que permitan expresar las pretcnsio-

2 4 0

RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTO- ADMINISTRATIVOS

 

nes

de

esa

forma,

no

vemos

por qué

el

burócrata

va

a

acceder de

buena

voluntad

a

tal

medida.

 

r

1

RECAUDO*

 
 

(^rL^jfi).

- Tod o

escrit o

por

el

cua l

se

promuev a

la

 

iniciación

de

una

gestión

ante

la

Administración

pf>

\

blica nacional deberá contener los siguientes recaudos:

ü ) Nombres, apellido, indicación de identidad y

domicilio

real

constituido

del

interesado.

y

¿ i )

Relación de los hechos, y si lo considera pcrti-

nente , la norm a

en que ellñteresad"oTürulé" su "derecrió

c)

La

petició n

concretad a

concretad a

en_jtérminqs

claros

y

precisos.

d) Ofrecimiento

de

toda

la

prueba

de que

el inte-

resado

ha

de

valerse,

acompañand o

la

documentación

que obre

en su

poder y,

¿ñ

su

defecto,

su_mcndón_con

ella

resulte y designand o el archivo, oficina pública o lugar

la individualización

posible,

expresando lo

que

de

donde

se

encuentren

los

originales.

 

e)

Firma

del

interesado

o

de

su

representante

le-

gal o

apoderado.

~

"

1. Identificación del interesado. - Deben enunciarse el nombre y apellido del interesado, cuando se trata de una persona individual, y el nom- bre completo de la sociedad o persona jurídica en los demás casos, de ma- nera que no quede ninguna duda sobre quién es la persona que peticiona y que quedará vinculada con la decisión.

domicilio en la forma más completa posible, con mención

en su caso del lugar, la calle, el número del edificio, el piso, departamento, local o escritorio.

indicará su

2. Enunciación de los hechos. - El objeto se peticiona en razón de la concurrencia de hechos que dan derecho a él. Se exige una enunciación clara y suficiente de los hechos. De la enunciación de éstos, de la petición, todo ello reforzado per el derecho invocado, debe resultar la causa peiendi.

se determina por los hechos en que se

funda

su

La naturaleza de

y

no

en

las

la pretensión

legales

que

citas

el

interesado

invoca en

apoyo

de

 

DECRETO 1759/72

 

241

pretensión,

de

las

cuales

puede

apartarse

el

administrador

en

virtud

del

principio

de

legalidad

objetiva.

Por

lo

tanto,

 

cuando haya

contradicción

entre

los

hechos

y

el

derecho^ lacati- a p.<-/i¿?7~quedará determinada

derecho^ lacati- a p.<-/i¿?7~quedará determinada

por

los

hechos.

3.

\ Petición, j- . Es

el fin de la pretensión.

Es fundamental fijarla con

.precisión,

pues

so5re

ella

se

pronunciará

la

Administración

(CNFedCont

'

'Adm ,

Sala

I, 23/11/95,

"Herpazana SRL" ,

ED,

168-413).

Las peticiones

'

formuladas pueden ser de dos clases: principales y accesorias. Las prime- ras son indispensables para indicar el objeto de la pretensión. Las segundas pueden agregarse a las principales, siempre que haya conexidad (p.ej., re- incorporación y daños y perjuicios al pretenderse la nulidad del acto de cesantía).

por las demás

constancias, particularmente la exposición dé los hechos explicados clara-

mente y el derecho expuesto sucintamente.

sino coordinada

La

petición

no

funciona

y completada

¡

Compren -

de, no sólo la prueba instrumental, sino toda la documental, inclusive fo- tografías y planos. De lo contrario, salvo cuando no la tuviera a su dis- posición, y la dejara individualizada en forma, perderá el derecho a producir esa prueba (sin perjuicio de la agregación de la Administración por el principio de verdad material). La parle tiene la carga de presentar documentos, si en ellos basa su derecho. Como regla, no basta la mención del lugar donde se encuentran, sino que es necesario individualizarlos en forma, expresando lo que de ellos resulla. Los documentos redactados en idioma extranjero, según dijimos -ver comentario al artículo anterior-, deben acompañarse con su traducción al idioma nacional. Después de iniciado el trámite, el interesado podrá acompañar documentos de fecha posterior o anteriores bajo afirmación de no haber tenido antes conocimiento de ellos.

4. t Prueba.*-

Hay

cine

acompañar

la

prueba

documental.

5. Firma. - Ademá s de lo dicho al comentar el artículo anterior, cabe

señalar que en la materia es necesario remitirse a los principios generales contenidos en los aris. 1012, 3633, 3639 y cones. del Cód. Civil. La firma es una condición esencial para la existencia de todo acto bajo forma privada (art. 1012). La palabra acto está tomada aquí en sentido de instrumento. La expresión forma privada quiere decir sin la intervención del oficial pú- blico. La firma es la que comunica al acto toda su fuerza y valor. No es necesaria la rúbrica y puede contener errores ortográficos des- tacándose como rasgo esencial la habitualidad.

Todos los escritos, tanto el inicial como los posteriores, deben ser fir- mados por e! interesado o su representante.

242 RÉGIMEN

DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

\FIRMA;

FIRMA

A

HUECO

/

 

(£rf.

i7> - Cuando un escrito fuera suscripto a mo

-

 

go

por

no

poder

o

no

saber

hacerlo

el

interesado,

la

;

autoridad

administrativa

lo

hará

constar,

así com o

el

 

nombre

del Firmante y

también

que fue autorizado

en

su

presencia

o

se

ratificó

ante él

la

autorización,

exi-

 

giéndole

la

acreditación

de

la

identidad

personal

de

_

los

que

intervinieren.

 

Si

no

hubiere quien

pueda

firmar

a ruego

del

in-

.,

.í?í e f acI ° '

e l

funcionario

procederá

a

darle

lectura

y

certificar á qu e ést e conoc e el texto'Vífti_^rrijn y" ha "es-."".'

tampad o

la impresión

digital

en

su

presencia.

1. Firma a ruego. - La auloridad administrativa que autoriza la firma

a ruego o certifitja que no habiendo quien pueda firmar, el interesado co-

noc e e l texto , e s ,1a competent e par a

bien hay que preterir la impresión dígito pulgar derecha -como es

costumbre - ello fio está especificado en el artículo; por tanlo, sería válida la impresión de otros dedos.

tramita r e l expedient e administrativo .

Si

*P.ATiricAaóN\m

LA

FIRMA

Y

DEL

CONTENIDO

PEÍ,

ESCRITO

,

 

<&t.l8 J !-En

cas o

de

dud a

sobre

la

autenticida d

de

una~ firma,

podrá

la

autorida d

administrativ a

 

lla-

mar

al

interesado

para

que

en

su

presencia

y

previa

Justificación

de

su

identidad,

ratifique

la

firma

o

el

 

contenido

del

escrito.

 

rehu-

sare a contestar o no compareciere, se tendrá al esaTto

por

Si

el

citado

escrito,

no

negare

la

firma

o

el

se

presentado.

• 1. Efectos. - La ratificación tiene como efecto convalidar rctroactiva-

.mente el acto realizado. Si el interesado niega la firma o c! escrito o se rehusa a contestarlo no comparece, la Administración debe Icncr el escrito por no presentado- Se considera que el interesado no ha actuado y si lo

intervención en el trámite admi-

hace en el futuro, quedará un vacío en su nistrativo.

DECRET O

1759/7 2

243

El primitivo RLNPA establecía que recién cuando, citado personal- mente por segunda vez, n o comparecía el particular, entonces s e tenía al escrito por no presentado. Ahora si citado no comparece -no se exige que sea personalmente- ya la Administración puede tener por no presentado el escrito. Solución desvaliosa, sin duda.

2. Fallecimiento del interesado. - No corresponde aplicar la sanción

anterior si el interesado fallece antes del vencimiento del plazo. La norma no establece plazo para la comparecencia del particular; es de aplicación

el plaz o genera l de die z día s establecid o po r el art. 1", inc . e, ap . 4", de la

LNPA

("cumplimiento de intimaciones y emplazamientos").

¡CONSTITUCIÓN

DE

DOMICILIO

ESPECIAL

"j

 

(fírt.

I9X-Tod a

person a

qu e

comparezc a

ant e

la

autoridad

administrativa, por derecho

propio o en

re-

presentación

de terceros, deberá

constituir un domici-

lio especial dentro del radio urbano del asiento

del or-

ganism o

en

el

cual

tramite

el

expediente

Si_puar _

jnjíUguicr circunstanciai cambiare la tramitación del expediente en jurisdicción distinta a la del inicio, el interesado deberá constituir un nuevo domicilio espe- cial. Se lo hará en forma clara y precisa indicando caHe_y_número, o piso, número o letra del escritorio o departamento; no podrá constituirse domicilio en las

parte intere-

último

el radio

oficinas

públicas,

pero sí en

el

real

de la

sada, siempre que este

urban o deT asient o de la autorida d administrativa .

esté situado

en

1. Generalidades en torno del domicilio. Clases. - El domicilio, en

términos generales, es el asiento jurídico de la persona, el lugar donde la ley supone que se la encontrará siempre para todos los efectos legales; por ejemplo, para requerirle el pago de una obligación, para notificarle una de- manda, para citarla a prestar declaración como testigo, etcétera. La ley supone que al ausentarse de su domicilio, la persona dejará siempre algún

representante suyo, autorizado para recibir todas las comunicaciones que se le dirijan y encargado de transmitírselas; en otros términos, la ley pre- sume que en el domicilio se encontrará siempre la persona o un represen- tante suyo. Si de hecho no ocurre así, si una persona se ausenta de su domicilio sin dejar a nadie que ia represente, su negligencia no puede per- judicar a los terceros sino exclusivamente a ella misma. Esta presunción

244 RÉGIMEN

DE

PROCEDIMIENTOS

ADMINISTRATIVOS

era indispensable para dar estabilidad al asiento de la persona en sus rela- ciones con la autoridad pública y con los.terceros; de otro modo, cambiando sucesivamente de lugar, cualquier persona podría llegar a hacer imposible,

o al menos sumamente difícil,

luego, existe el domicilio

general y el especial.

El segundo es un do-

micilio que sólo tiene

el que ella tiene para la generalidad de sus asuntos.

El primero es el domicilio ordinario de la persona,

toda notificación o citación.

Desde

Hay distintas clases de domicilios.

valor para alguno de ellos.

•Cada uno de estos domicilios, a su

vez, puede ser establecido, ya sea

por disposición de la ley, o bien por voluntad de las parles.

2. Domicilio general y domicilio especial. Distinción. Domicilio

constituido. - El domicilio general u ordinario es, según la definición de Aubry y Rau, "el que se aplica a la generalidad de los derechos y de las obligaciones que entran en la esfera del derecho civil". Este domicilio puede ser de tres clases: a) domicilio de origen (art. 89. parte 2*. Cód. Civil); b) domicilio legal (arts. 90 y 91), y c) domicilio real o voluntario (arts . 89 , part e 1*. y 9 2 a 99 , Cód . Civil) . E l primer o y e l segund o tiene n el mismo carácter; son atribuidos por la ley a las personas indepen- dientemente de su voluntad; el art. 100 del Cód. Civil, al reglamentar los efectos del dbmicilio, los incluye bajo la denominación de domicilio de derecho. El tercero depende exclusivamente de la voluntad de las perso- nas; por eso se lo califica de real o voluntario; real, porque, como veremos más adelante, allí se encuentra efectivamente el asiento principal de la re- sidencia o de los negocios de una persona; voluntario, porque ella puede cambiarlo libremente de un lugar a otro.

El domicilio especial, en cambio, es el que una persona tiene para cier- tos efectos; en otros términos, es el domicilio especialmente establecido para uno o más asuntos determinados. Un ejemplo de domicilio especial es el domicilio constituido, denominándose así al que está obligado a cons- tituir toda persona que toma intervención en un procedimiento administra- tivo o en un juicio. Esta disposición tiene por objeto facilitar las notifica- ciones que hayan de hacerse personalmente a las partes.

Por último, conviene destacar en razón de futuras consideraciones (ver ap. 3), que el domicilio legal -variante, como vimos, del domicilio general

u ordinario- e. el lugar donde la ley presume, sin admitir prueba en contra, . que una persona reside permanentemente para el ejercicio de sus derechos

y cumplimiento de sus obligaciones aunque de hecho no esté allí presente

(art. 90, parte

En el caso de los agentes públicos existe la obligación de mantener actualizado su domicilio y por ello el último denunciado es eficaz para cual- quier anoticianiiento (CNFedContAdm , Sala !V. 9/9/86. "Motile", JA, 1988-

1\ Cód. Civil).

Tiene la característica de ser forzoso.

1-593).

DECRETO

1759/72

245

3. La obligación legal.-Es deber de todo interesado constituir do-

micilio especial a los efectos del procedimiento y deshacerlo en el primer escrito o acto en que intervenga: por ejemplo, una audiencia a la que con- curra. Es un domicilio constituido ad liiem para diferenciarlo del domici-

lio legal regido por el art. 90 del Cód. Civil. Debe constituirse dentro del

radio

¿Cuál es el asiento de la autoridad administratiya? Hay que conside- rar varios aspectos; entre ellos cabe distinguir la jurisdicción territorial de la autoridad donde se va a tramitar el expediente en su etapa inicial y la del que posee competencia para resolverlo, puesto que ambas pueden no coincidir. Éste es uno de los supuestos en que la ley.habla de "cambiar la tramitación del expediente". También hay que estudiar el caso de organis- mos con sede en la Capital Federal que poseen dependencias en el interior En esos casos deben constituirse tantos domicilios como jurisdicciones

un acierto de lenguaje el haber de- vez de "legal".

urbano del asiento del órgano ante el que se acude.

territoriales

transite el expediente.

Es

nominado al domicilio "especial" en

/Art.

20.>^Si no se constituyer e domicilio , no se lo

hiciere de acuerdo a lo dispuesto por ej^artículo ante- rior, o si el que se constituyere no existiera o desapa-

reciera el local o edificio elegido o la numeración indi- cada, se intimará a la parjejnteresada en su domicilio real para que se constituya domicilio eji debida forma, bajo apercibimiento de continuar el trámite sin inter- vención suya o de un apoderado o representante legal,

o disponer la caducidad del procedimiento con arreglo

a lo establecido en eFlirt. P7íñc7e,~áp.lF , de Tai'íey de

1 procedimientos administrativos,

según

corresponda. ;

1. Falta de constitución. -S i el interesado no constituye domicilio

especial, o no lo hace como corresponde, como lo prevé el art. 19, la Ad- ministración tiene que intimar a la parte interesada a que lo haga, bajo aper- cibimiento de continuar el trámite sin su intervención o la de su apoderado o disponer la caducidad de las actuaciones: Para esto debe cumplir los recaudos que exige la ley.

"

_^rr.

2i )

!

.

:

- El

domicili o

constituid o

producirá

to-

dos sus electos sin necesidad de resolución y se repu- tará subsistente mientras no se designe otro.

246 RÉGIMEN DE PROCEDIMIENTOS

ADMINISTRATIVOS

1. Efectos de la constitución del domicilio. - A pesa r ele lo expues -

to por la parle 1* del artículo, hace falta la decisión del órgano para tener por constituido el domicilio. La razón es que la Administración tiene que comprobar si está dentro del radio urbano y si se ha cumplido con los

recaudo s del art. 19. Por otra parte, ello surge dé la diferenciación que hacen los arts. 19 y 23: el domicilio legal se constituye, el real se denun- cia. Bn cr-tc caso no hace falta resolución alguna por parte de la Adminis- tración.

archivo, o hasta su

cambio por el Interesado (en contra, CNFedContAdm, Sala IV, 4/4/9i, "Ar- '

chipiélago SA").

Rige hasta la terminación del procedimiento o su

yjQSUClUO

REAL

J

j

 

Art-

22.

-

El

domicili o

real

de

la

parte

interesad a

debe

ser

denunciad o

en

la

primera

presentación

que