TEORIAS DE CUERDAS

Las teorías de cuerdas (TC's) no son una invención nueva, ni mucho menos. La primera TC se inventó a finales de los años sesenta del siglo XX, en un intento para encontrar una teoría para describir la interacción fuerte. La idea medular consistía en que partículas como el protón y el neutrón podían ser consideradas como ondas de notas de una cuerda de violín. La interacción fuerte entre las partículas correspondería a fragmentos de cuerda que se extenderían entre pequeños pedacitos de cuerda, como las telas que forman algunos insectos. Para que esta teoría proporcionase el valor observado para la interacción fuerte entre partículas, las cuerdas tendrían que ser semejantes a las de un violín, pero con una tensión de alrededor de unas diez toneladas. La primera expresión de las TC's fue desarrollada por Jöel Scherk, de París, y John Schwarz, del Instituto de Tecnología de California, quienes en el año 1974 publicaron un artículo en el que demostraban que la TC podía describir la fuerza gravitatoria, pero sólo si la tensión en la cuerda fuese alrededor de un trillón de toneladas métricas. Las predicciones de la teoría de cuerdas serían las mismas que las de la Relatividad General a escala de longitudes normales, pero diferirían a

distancias muy pequeñas, menores que una trillonésima de cm. Claro está, que en esos años, no recibieron mucha atención por su trabajo. Los motivos que tuvo la comunidad científica, entonces, para no brindarle la suficiente atención al trabajo de Scherk y Schwarz, es que, en esos años, se consideraba más viable para describir la interacción fuerte a la teoría basada en los quarks y los gluones, que parecía ajustarse mucho mejor a las observaciones. Desafortunadamente, Scherk murió en circunstancias trágicas (padecía diabetes y sufrió un coma mientras se encontraba solo en su estudio). Así, Schwarz se quedó solo en la defensa de la teoría de cuerdas, pero ahora con un valor tensiométrico de las cuerdas mucho más elevado. Pero con los quarks, gluones y también los leptones, en la consecución que se buscaba, los físicos entraron en un cuello de botella. Los quarks resultaron muy numerosos y los leptones mantuvieron su número e independencia existencial, con lo cual seguimos con un número sustancialmente alto de partículas elementales (60), lo que hace que la pregunta ¿son estos los objetos más básicos? siga rondando. Si esos sesenta objetos fuesen los más básicos, entonces también aflora otra pregunta ¿por qué son como son y por qué son tantos? El cuello de botella incentivó a que se encendiera una luz de esperanza. En 1984, el interés por las cuerdas resucitó de repente. Se desempolvaron las ideas de Kaluza y Klein, como las que estaban inconclusas de Scherk y Schwarz. Hasta entonces, no se habían hecho progresos sustanciales para explicar los tipos de partículas elementales que observamos, ni tampoco se había logrado establecer que la Supergravedad era finita. El ser humano –en función de su naturaleza– cuando se imagina algo muy pequeño, piensa en un puntito de forma esférica.

Los físicos también son seres de este planeta y, para ellos, las partículas elementales son como puntitos en el espacio, puntos matemáticos, sin extensión. Son sesenta misteriosos puntos y la teoría que los describe es una teoría de puntos matemáticos. La idea que sugieren las TC's es remplazar esos puntos por objetos extensos, pero no como esferitas, sino más bien como cuerdas. Mientras los puntos no tienen forma ni estructura, las cuerdas tienen longitud y forma, extremos libres como una coma "," (cuerda abierta), o cerradas sobre sí misma como un circulito. Si el punto es como una esferita inerte, la cuerda es el elástico estirado y con él se pueden hacer círculos y toda clase de figuras. Está lleno de posibilidades. La longitud de la cuerda es pequeñísima. Tan pequeña, que, en proporción, su relación de tamaño con el núcleo atómico es equivalente a la de un átomo con el Sistema Solar completo. Así llegamos a tratar de describir un tamaño para el que se necesitaría un nuevo vocablo. Se ha llegado a tamaños verdaderamente pequeños. Si hacemos una comparación: el núcleo es al átomo como una pulga es a un estadio; ahora una cuerda es al núcleo como un átomo es al Sistema Solar. En centímetros, una milésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de centímetro. Uno se pregunta si a estos niveles importa la diferencia entre un punto y una coma. Según la Teoría de Cuerdas importa, y mucho. Por su extensión, a diferencia del punto, la cuerda puede vibrar. Y hacerlo de muchas maneras, cada modo de vibración representando una partícula diferente. Así, una misma cuerda puede dar origen al electrón, al fotón, al gravitón, al neutrino y a todas las demás partículas, según cómo vibre. Por ello, la hemos comparado con la cuerda de un violín, o de una guitarra, si se quiere. Al dividir la cuerda en dos, tres, cuatro, cinco, o más partes iguales, se generan las notas de la escala musical que conocemos, o técnicamente, los armónicos de la cuerda. En general, el sonido de una cuerda de guitarra o de piano es una mezcla de armónicos. Si distinguimos el tono de estos instrumentos, es por la "receta" de la mezcla en cada caso, por las diferentes proporciones con que cada armónico entra en el sonido producido. Pero también es posible hacer que una buena cuerda vibre en uno de esos armónicos en particular, para lo cual hay que tocarla con mucho cuidado. Los concertistas lo saben, y en algunas obras como los conciertos para violín y orquesta, usan este recurso de "armónicos". Así, la Naturaleza, con su gran sabiduría y cuidado para hacer las cosas, produciría electrones, fotones, gravitones, haciendo vibrar su materia más elemental, esa única y versátil cuerda, en las diversas (infinitas) formas que la cuerda permite. Una partícula ocupa un punto del espacio en todo momento. Así, su historia puede representarse mediante una línea en el espaciotiempo que se le conoce como "línea del mundo". Por su parte, una cuerda ocupa una línea en el espacio, en cada instante de tiempo. Por tanto, su historia en el espaciotiempo es una superficie bidimensional llamada la "hoja del mundo". Cualquier punto en una hoja del mundo puede ser descrito mediante dos

números: uno, especificando el tiempo, y el otro la posición del punto sobre la cuerda. Por otra parte, la hoja del mundo es una cuerda abierta como una cinta; sus bordes representan los caminos a través del espaciotiempo de los extremos o comas de la cuerda. La hoja del mundo de una cuerda cerrada es un cilindro o tubo; una rebanada transversal del tubo es un círculo, que representa la posición de la cuerda en un momento del tiempo. No cabe duda que, de ser ciertas las TC's, el cuello de botella queda bastante simplificado. Pasar de sesenta objetos elementales a una sola coma o circulito es un progreso notable. Entonces, ¿por qué seguir hablando de electrones, fotones, quarks, y demás? Buena pregunta.

En las Teorías de Cuerdas, lo que anteriormente se consideraba partículas, se describe ahora como ondas viajando por las cuerdas, como las notas musicales que emiten las cuerdas vibrantes de un violín. La emisión o absorción de una partícula por otra corresponde a la división o reunión de cuerdas. Veamos un ejemplo: la fuerza gravitatoria del Sol sobre la Tierra se describe en la teoría de partículas como causada por la emisión de un gravitón por una partícula en el Sol y su absorción por una partícula en la Tierra.

Por su parte, en la Teoría de Cuerdas, ese proceso corresponde a un cilindro o tubo con forma de H , en que los lados verticales de la H corresponden a las partículas en el Sol y en la Tierra, y el travesaño corresponde al gravitón que viaja entre ellas. Que aparentemente las cosas se simplifican con las TC's, no hay duda, pero, desafortunadamente, en Física las cosas no siempre son como parecen. Para que una teoría sea adoptada como la mejor, debe pasar varias pruebas. No basta con que simplifique los esquemas y sea "bella". La Teoría de las Cuerdas está en pañales y ha venido mostrado distintas facetas permeables. Surgen problemas, y se la deja de lado; se solucionan los problemas y una avalancha de trabajos resucitan la esperanza. En sus menos de treinta años de vida, este vaivén ha ocurrido más de una vez. Uno de los problemas que más afecta a la cuerda está ligado con su diminuto tamaño. Mientras más pequeño es algo, más difícil de ver. Es una situación que se agudiza en la medida que se han ido corrigiendo sus permeabilidades. En sus versiones más recientes, que se llaman Supercuerdas, son tan pequeñas que las esperanzas de ubicarlas a través de un experimento son muy remotas. Sin experimentos no podemos comprobar sus predicciones ni saber si son correctas o no. La propia base conceptual de la teoría comporta problemas. Uno de ellos, es el gran número de dimensiones que se usan para formularla. En algunos casos se habla de 26 o, en el mejor, de 10 dimensiones para una cuerda: espacio (son 3), tiempo (1) y otras seis (o 22) más, que parecen estar enroscadas e invisibles para nosotros. Por qué aparecieron estas dimensiones adicionales a las cuatro que nos son familiares y por qué se atrofiaron en algún momento, no lo sabemos. También, la teoría tiene decenas de miles de alternativas aparentemente posibles que no sabemos si son reales, si corresponden a miles de posibles Universos distintos, o si sólo hay una realmente posible. Algunas de estas versiones predicen la existencia de 496 "fuerzones", partículas como el fotón, que transmiten la fuerza entre 16 diferentes tipos de carga como la carga eléctrica. Afirmaciones como éstas, no comprobables por la imposibilidad de hacer experimentos, plagan la Teoría de Cuerdas. Quienes alguna vez intentaron trabajar matemáticamente en las cuerdas, muchas veces deben haber pensado de que lo que estaban calculando más se asemejaba a juegos de ejercicios que la consecución de una base matemática teórica con el objetivo de dar un paso trascendental en el conocimiento de la Naturaleza. Ahora, los que tienen puesta su fe en ella, suelen afirmar que se trata de una teoría que se desfasó de la natural evolución de la Física, que su hallazgo

fue un accidente, y no existe aún el desarrollo matemático para formularla adecuadamente.

Javier de Lucas

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful