Está en la página 1de 1

China desequilibró la producción mundial de calzado, concentrando el 60 por ciento del total

Si bien los países asiáticos suman en total el 80 por ciento de la producción mundial de calzado, prevén que América Latina tiene grandes oportunidades de desarrollo ante la creciente demanda del mercado interno chino
Buenos Aires, 30 agosto – Los países asiáticos cubren el 80 por ciento de la producción mundial de calzado, pero entre ellos sólo China abarca el 60 por ciento lo cual “desequilibró toda la producción mundial”, según precisó hoy el director de Agro industria y Apoyo Sectorial de la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), Sergio Miranda Da Cruz. Si bien las cifras reflejan la fuerte concentración de producción en ese mercado, el ejecutivo destacó que “América Latina es el segundo productor mundial de calzado, con genuinas posibilidades de recuperación y de desempeñar un papel clave a nivel mundial”. En este sentido, advirtió que la industria del calzado debe “basarse en un permanente avance tecnológico para seguir siendo competitiva a nivel macro y micro con inteligencia manufacturera”. Miranda Da Cruz se refirió de este modo en el panel “Tendencias Mundiales en la Industria del Calzado y Perspectivas para América Latina”, en Foro de la Industria del Calzado de América Latina organizado en el Marriot Plaza de Buenos Aires por la Federación de la Industria del Calzado y Afines (FAICA). Respecto de la situación de la industria del calzado china, el funcionario aclaró que aunque tiene una alta concentración de la producción mundial, también el consumo en ese país está en alza, con graves “problemas de abastecimiento de agro y electricidad crecientes y con altos costos logísticos para el traslado”. Sumado a esta realidad, advirtió que China tiene “costos laborales crecientes”, con lo cual estimó que el gigante asiático “disminuirá su participación en el mercado en los próximos años” para abastecer su propio mercado interno, lo que dará “grandes oportunidades para América Latina”. Es que el consumo interno en China en 2006 alcanzó al 38 por ciento de la producción de ese país, con 3.300 millones de zapatos y se estima que en 2010 se consumirán 5.000 millones, con lo cual Miranda Da Cruz previó que para seguir desarrollándose “deberán ganar espacio aumentando la productividad y no expandiendo sus mercados”. “Creemos que China va a aumentar ingresos, gastos en calzados, va a aumentar el valor y los precios (de esos productos) y se espera que esto genere oportunidades para América Latina, basadas en innovación, adecuación de estándares, calidad de servicio, infraestructura y coherencia”, sostuvo el director de ONUDI. Asimismo, indicó que para afianzarse a nivel mundial, la región “sólo tiene que descubrir el camino y los desafíos principales”, así como “coordinar prácticas entre los gobierno y los sectores privados, con políticas de estabilización e inteligencia manufacturera sobre la fabricación”. En cuanto a la fabricación, Miranda Da Cruz recordó que “el 30 por ciento de cuero es la materia prima más importante del calzado”, y que esta industria consume “casi el 60 por ciento” de la producción mundial de esta materia prima, de los cuales América Latina provee el 25 por ciento. Pese a ello, consideró que la disponibilidad de cuero “no es un factor crítico” para crecer en el sector ni para mantenerse presente en esta industria, sino que lo es la innovación y la incorporación de tecnología y capacitación. “Hay oportunidades de crecimiento y de desarrollo para la industria del calzado en América Latina respecto de otras regiones del mundo, así como siendo importante en la elección de inversión, por eso el futuro de la industria del calzado pasa por crear un producto innovador, otorgar buen servicio, calidad, una promoción agresiva y rápida respuesta a las demandas”, concluyó.