Ignacio Martín-Baró, fue un psicólogo y sacerdote jesuita español que dedicó la mayoría de sus trabajos a la investigación de la difícil

realidad social y política de un pequeño país latinoamericano, El Salvador, donde impartió clases en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), de la cual fue responsable del departamento de Psicología y Educación y también Vicerrector. Por otra parte, fundó el prestigioso instituto de opinión pública de El Salvador, el IUDOP. Fue seguidor de la Teología de la Liberación, padre de la Psicología Social de la Liberación y principal referente de la Psicología Social Latinoamericana, especialmente en Psicología comunitaria y Psicología Política. Fue asesinado, el 16 de noviembre de 1989, junto a seis jesuitas más y dos enfermeras, por un comando del Batallón Atlácatl, a las órdenes del gobierno. En uno de sus últimos escritos, Martín-Baró describió cómo su asesinato podría ser dirigido por los medios de comunicación para controlar la opinión pública en El Salvador.

LA ESPADA Y LA CRUZ
Durante la época de la colonización americana los esfuerzos de la espada y de la cruz se combinaron para conseguir doblegar no sólo el cuerpo de los colonizados sino también sus almas. La tarea de evangelización no fue el motor de la conquista pero sí un elemento importante en la dominación psicológica de los pueblos colonizados. A partir de ese momento, el camino de la Iglesia ha ido siempre de la mano de los sucesivos regímenes y grupos sociales en el poder, de forma que ésta siempre se ha erigido en legitimadora del orden social existente. Sin embargo, la colonización religiosa nunca logró una absoluta penetración, sobre todo en aquellas etnias que lograron preservar su cultura en mayor o menor grado. De esta mezcla de imposición y rechazo nace la religiosidad popular, que en ocasiones ha propiciado movimientos de rebeldía e incluso de revolución. Aun así, la Iglesia oficial siempre se ha alineado con el poder en casos de levantamientos populares, y siempre ha sabido adaptarse a los diversos regímenes de turno y lograr que éstos se adaptasen a ella. Sin embargo, esta situación cambia con en

la Iglesia y Dios. para dar paso a una mayor horizontalidad. más político. Para esta corriente cristiana. Este cambio de orientación tiene un impacto importante en América latina. que convierte al sujeto en instrumento de Dios para llevar su reino a la tierra. más que por el hecho de que la mayor parte de la población se confiese católica. En 1968 se produce la Reunión de Medellín. la Iglesia deja de concebirse como una autoridad jerárquica y pasa a verse a si misma como “pueblo de Dios”. un orden social más justo debe materializarse dentro de la historia. La proliferación de esta teoría a lo largo y ancho del continente tuvo por contra todo un movimiento de represión por parte de los gobiernos y de ataque hacia la Iglesia. Esto supone un cambio en la concepción vertical de la relación entre el pueblo llano. que debe materializarse en el mundo terrenal. El orden político. sobretodo del campesinado. a erigirse en dueño activo de su propio destino. que ha de aceptar la fatalidad con resignación. sino como una realidad injusta en contra de los designios de Dios. por lo que el “reino de Dios” pasa a considerarse una realidad intrahistórica. se niega la separación entre Historia sagrada e Historia profana. . por lo tanto. más comprometido. la injusticia social ya no encuentra legitimación en Dios sino que existe otro mensaje salvífico.Concilio Vaticano II en el que se propugna desde la Iglesia una nueva forma de concebir la fe. Es en este contexto en el que nace la Teología de la liberación. si va a tener una gran importancia por su papel en la ruptura de la conciencia fatalista de las masas. en el mundo terrenal. Este cambio consiste en dos puntos principales: en primer lugar. por la situación socio-política en que se encuentran inmersos los países latinoamericanos. que finalmente terminó por provocar que desde el Vaticano se tomara la opción de la involución y se renegase de la Teología de la liberación. en la que se hace una relectura de la Biblia desde la óptica de los oprimidos. económico y social establecido en la tierra ya no es percibido como la voluntad de Dios concebida para poner a prueba al ser humano. Esta rama de la Teología se extiende durante una década por todo el continente latinoamericano y si bien no va a ser por si sola la inspiradora de los diversos levantamientos revolucionarios populares acontecidos en esa época. de la que participa Martín-Baró y que va a ser la inspiradora de su voluntad de orientar la psicología también hacia la liberación de los oprimidos. se busca construir una sociedad más justa acorde con los designios de Dios. Esto supone que el oprimido pasa de concebirse a si mismo como un elemento pasivo al capricho del destino. profética y política: se denuncia el carácter opresor y pecaminoso de las estructuras sociales. se pretende historizar la salvación anunciada por Jesús. Por otra parte.

El objetivo principal del trabajo académico de Martín-Baró fue denunciar el papel insuficiente e inoperante de la psicología latinoamericana en relación a la situación de miseria y opresión de las mayorías populares. ya que esto puede suponer una naturalización de lo existente que imposibilite el cambio. la psicología. el papel de la psicología en Latinoamérica. En primer lugar. lo que no significa sacrificar su objetividad y rigor. De esta forma. la psicología carece de una epistemología adecuada porque se basa en cinco presupuestos erróneos. sólo se centra en la descripción de los fenómenos. la pretendida asepsia e imparcialidad de la ciencia no hace sino ocultar su complicidad con la ideología de la minoría dominante. Para Martín-Baró. porqué y para qué” de esos mismos acontecimientos. el mayor peligro del positivismo es que sólo tiene en cuenta lo dado. es decir. por lo que cae en una naturalización de lo existente. sino tratar de transformarla a través de su acción conscientizadora. al importar acríticamente los modelos y teorías de EEUU y Europa. Para el autor. descubrir la realidad no sólo en lo que es . subsumen todo su quehacer a las exigencias de las Ciencias Naturales y a las modas marcadas por EEUU y Europa. Para Martín-Baró. obviando del análisis el “qué. que sólo considera como conocimiento científico verdadero el que refiere a “los datos positivos. su mimetismo cientifista. el positivismo. que tomara como objeto las verdaderas necesidades de estas mayorías populares y como meta su liberación de unas estructuras sociales enajenadoras y opresivas. Por otra parte. había sido el de alimentar el “psicologismo” cultural. es decir. y plantear un nuevo horizonte para la psicología. despojándose de cualquier conciencia crítica y fortaleciendo directa o indirectamente las estructuras opresivas al desviar la atención de los factores sociales a los factores individuales y subjetivos. Por otra parte. sino en lo que puede llegar a ser. por lo que la nueva orientación de una psicología comprometida debe pasar por hacer “ciencia con conciencia”. El papel del nuevo científico no debe ser únicamente representar o describir la realidad. existen dos puntos por los que la psicología latinoamericana ha caído en la marginalidad científica y en la inoperancia social. Las Ciencias Sociales. la psicología latinoamericana se protege de su caída en el descrédito científico aferrándose a la defensa del individualismo metodológico y de un positivismo a ultranza. En primer lugar. esperando así obtener un status social igual a éstos. ocultando la . en este caso. por tomar partido por la liberación de las masas populares. a los hechos y a sus relaciones empíricamente verificables”.

Al centrar el análisis en el individuo. las circunstancias históricas y los contextos culturales. “valorar como malo todo aquello que represente ruptura. en Ciencias Sociales. en gran medida. conflicto. estáticas. La ciencia se basa en la concepción de que existen verdades universales que pueden ser observadas a través de los procedimientos científicos adecuados y objetivadas a través de la enunciación de leyes generales. se encuentra el error científico en el que Martín-Baró pone más énfasis a lo largo de toda su obra: el ahistoricismo.posibilidad de que pudiera darse otra cosa en otras condiciones. las categorías que se utilizan en el análisis son. otro presupuesto erróneo en el que se basa la psicología es el hedonismo. con el orden existente ya que lo hace aparecer como una realidad natural. Todo aquello que implique conflicto se conceptualiza como disfuncional porque rompe el equilibrio interno del sistema. la psicología latinoamericana importa de EEUU los paradigmas y teorías que quizás sirven para analizar la población de la que provienen. aunque sea inconsciente. que considera que todo comportamiento humano está orientado a la obtención del máximo placer o satisfacción. construcciones sociales. el individualismo implica concebir al individuo como sujeto último de la psicología. En tercer lugar. por lo que si se quiere hacer una ciencia responsable del ser humano es necesario concebirlo en su dimensión inevitablemente socio-histórica. La exportación de esta concepción de las Ciencias Naturales a las Ciencias Sociales supone concebir también la naturaleza humana como algo universal. Según Martín-Baró. la visión homeostática lleva a concebir los sistemas como totalidades equilibradas. la historia de la psicología contemporánea ha ido de la mano del desarrollo de las sociedades occidentales. algo que trasciende el espacio y el tiempo. crisis”. En último lugar. suponen una flagrante distorsión de la realidad. se “termina reforzando las estructuras existentes al ignorar la realidad de las estructuras sociales y reducir los problemas estructurales a problemas personales”. Por otra parte. Esto ha propiciado que los . De esta forma. Este planteamiento lleva a concebir al individuo dentro del esquema capitalista de maximización del beneficio por lo que cae en una naturalización del principio del lucro. en el análisis social. Esta perspectiva. y por lo tanto a. supone una complicidad. en las que se han cubierto para la mayor parte de la población las necesidades más básicas de subsistencia. Resulta necesario asumir que. obviando así la dimensión interpersonal y social en la que se encuentra inmerso y de la que emana su propia identidad como sujeto. Por otra parte. pero que utilizados para analizar otros pueblos como los latinoamericanos.

que son los eslabones más expuestos dentro del orden económico dominante. empeora todavía más la situación de las masas populares. propicia que los Estados. De hecho. los Estados de Latinoamérica se asientan sobre la base de unos regímenes estructuralmente injustos que distribuyen de manera desigual los bienes disponibles. tome como objeto la realidad de miseria y opresión de los pueblos latinoamericanos. ni un problema de facciones políticas sino de clases sociales. es en gran medida “por” EEUU y . No sería. según el autor. Estos regímenes se sustentan en una fuerte represión que ha impedido todo intento de reformar las estructuras sociales. a través de la praxis comprometida. la seguridad. La propuesta de Martín-Baró de crear una psicología comprometida. la situación de guerra declarada o cuasi-guerra. De hecho. vivida ésta como “pregunta lacerante”. sino estructural. la satelización nacional derivada de la doctrina de la “seguridad nacional” de EEUU en su lucha contra el comunismo. etc. pasa por hacer una psicología desde la perspectiva del pueblo. la importación acrítica de este modelo en Latinoamérica convierte a la psicología en una ciencia inoperante a la hora de resolver los problemas más graves que acucian a la mayoría de la población. Sin embargo. de Latinoamérica pierdan su soberanía nacional por la enorme influencia de EEUU en el terreno político y económico. condenando a la mayor parte de la población a la pobreza y al subdesarrollo mientras que una minoría disfruta de todas las comodidades y lujos. puede definirse en tres puntos básicos. En segundo lugar. En primer lugar. un problema contingente. unida a una economía débil. Por último. para el autor. que no se encuentra en esa situación de comodidad económica. REALIDAD SOCIO-POLÍTICA DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS La situación socio-política de los pueblos latinoamericanos. que no responda a los intereses sólo de los pocos que detentan el poder social y económico. una psicología histórica que. la psicología en Latinoamérica se dedica exclusivamente a procurar el bienestar psicológico de la minoría dominante que se encuentra en planos de satisfacción muy elevados y se mantiene marginada de las necesidades de los grupos mayoritarios.objetos de la psicología respondan a las nuevas necesidades creadas en estas sociedades como son la autorrealización. dado que las sociedades no son unitarias ni homogéneas. teóricamente soberanos.

es decir. que rechaza teorías y conceptos sólo porque son foráneos. Se trata de hacer ciencia desde la perspectiva de oprimido y tomar como meta su liberación histórica de las estructuras que lo oprimen. No se trata de caer en una “psicología nacionalista”. olvidarse de su status social y científico y proponerse un servicio eficaz a las verdaderas necesidades de las mayorías populares. desde esta nueva perspectiva (la del oprimido). De esta variación se deriva la necesidad de buscar una nueva epistemología. redefinir los objetos de estudio de la psicología. HACIA UNA PSICOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN “Realizar una psicología de la liberación. una nueva forma de obtener conocimiento. En segundo lugar. En un contexto socio-político en el que no tomar partido es lo mismo que tomar partido por el orden establecido. Existen tres tareas internas que la psicología debe realizar para mejorar su papel de conscientización. que se toman determinadas decisiones. se financian determinados regímenes y se persigue a determinadas facciones. es decir. Ante este contexto.“para” EEUU. el autor propone también una nueva praxis: la necesidad de que el científico se . asumir un nuevo horizonte. es decir. Esto significa. aquellos que atañen a las poblaciones oprimidas. para salir de su pasividad conformista y de su complicidad culpable. dejar de tomar por objetos las realidades ajenas o minoritarias y empezar a tratar los verdaderos problemas del país. de todo el conocimiento adquirido para determinar en qué medida resulta útil para cimentar la liberación de los pueblos. por lo que se hace necesario que la psicología se replantee su orientación profesional desde las propias bases que la sustentan. esto significa realizar una profunda revisión. para realizar una psicología que contribuya a la liberación de los pueblos latinoamericanos. la pretendida asepsia e imparcialidad de la ciencia psicológica no hace sino encubrir su complicidad con el sistema dominante. lo primero es liberar a la propia psicología de sus presupuestos erróneos y reorientarla hacia nuevos horizontes. en primer lugar. En primer lugar. exige primero lograr una liberación de la psicología”. pero tampoco de caer en una aceptación mecánica de modelos importados que nada tienen que ver y nada aportan a los problemas concretos del país. se hace necesario que la psicología cambie su horizonte de trabajo. Según Martín-Baró. Como último punto.

existen tres tareas primordiales que la psicología debe realizar para el pueblo. Además.. los temas a tratar por la psicología. la psicología debe hacer esfuerzos por potenciar las virtudes de los pueblos. debe realizar una tarea de recuperación de la memoria histórica de los pueblos para dejar de concebir el presente como algo natural y ahistórico y para descubrir elementos que en el pasado han servido para defender los intereses de las clases explotadas. toma partido en los problemas que trata. es decir. la dimensión práctica no se agota ahí. crear los mecanismos para que el conocimiento no se quede en la teoría de los expertos sino que vuelva al pueblo de forma que éste. este contacto con la realidad ha de ser dialéctico. Es tarea de la psicología. Se deben. los objetos. Esta reconstrucción de la identidad colectiva en términos históricos abre un horizonte hacia la libertad. todas aquellas virtudes que existen como base psicológica de la población. A través de los medios de comunicación. que el hecho de ser parcial no supone una renuncia al rigor científico. en pos de la objetividad. con nuevas y mejores herramientas.involucre en una actividad transformadora de la realidad. . Es de la propia realidad de donde deben emerger las preguntas. En segundo lugar. desenmascarar los mecanismos subjetivos que sustentan el orden establecido. actúa con la voluntad de transformar la realidad. y más específicamente de la psicosociología. es decir. no sólo el conocimiento debe provenir del pueblo sino que debe revertir en él. la psicología tiene el deber de desideologizar la experiencia cotidiana. etc. sino que es de ella misma de la que ha de emanar el conocimiento. pueda tomar las riendas de su propia historia y su futuro. un científico que además de describir. por lo que el quehacer psicológico comprometido no puede existir sin ese contacto del científico con la realidad. que le han servido durante siglos para sobrevivir en condiciones de miseria absoluta y que también pueden servir en la lucha por salir de esa condición de miseria. a través de la praxis. Por otra parte. En primer lugar. Frente al papel del científico ajeno y distante. De hecho. se extiende una visión de la realidad que no coincide ni con la visión de la realidad que posee el propio pueblo ni con la realidad misma. de los partidos. En tercer lugar. el desenmascarar estas mentiras colectivas extendidas deliberadamente por los poderes establecidos que contribuyen a ocultar la realidad y a mantener al pueblo en un estado de ignorancia. el autor propone la imagen de un científico comprometido no sólo en la dimensión teórica sino también en la práctica. Aquí Martín-Baró apunta una idea que va a ser muy frecuente en su obra: que objetividad no es sinónimo de imparcialidad.

Este cambio solo tiene sentido como dimensión social sobretodo por el hecho de que el objeto de la conscientización es una colectividad. El mandarinismo es una forma organizativa en la que un grupo social se consagra como élite superior y separada del resto del cuerpo social. EL PAPEL DE LA UNIVERSIDAD Para el autor. Este papel se ve evidenciado por dos mecanismos propios de la Universidad. reducido a un tratamiento profesional. lejos de ser un elemento democratizador. la Universidad tambien contribuye a la perpetuación del sistema a través de su participación en el mandarinismo tecnocrático. en el que se produce un cambio en la conciencia de la realidad de una persona. entendido como movimiento dialéctico entre el ser humano y su medio. que consiste en la importación de esquemas de comprensión ajenos a las realidades sociales propias. Por un lado. La tecnocracia es aquella forma social propia de las sociedades industriales en las que todo aspira a ser puramente técnico. que inhibe la capacidad de creación cultural propia y autónoma. Sin embargo. es una institución que consagra las diferencias de clase y es en la Universidad donde más se hace patente este hermetismo clasista. El objetivo de la conscientización es que la persona tome partido en el devenir de la historia a través de su acción. la Universidad constituye un pilar básico del sistema. la penetración cultural. supone una forma de imperialismo cultural más o menos solapado. una institución que contribuye en la justificación y el fortalecimiento del sistema. La Universidad contribuye a este fenómeno de manera preponderante porque es a ella como institución a la que le corresponde la formación académica de esta clase social de técnicos y profesionales destinados a ser los que “mueven los hilos” del sistema. La educación. un pueblo. este proceso no se agota ahí sino que tiene que devenir en un posicionamiento político. propiciando así una complicidad acrítica con el sistema establecido tambien importado desde fuera. que debe ser la “conscientización”.Resulta urgente devolverle a las poblaciones marginadas la confianza en sí mismas que ha sido socavada por la larga historia de explotación y la mentira colectiva elaborada desde el poder. y lo propio para . Para Martín-Baró se hace necesario asumir éste papel de la Universidad para poder darle un cambio de orientación. Por otra parte. La conscientización es un proceso.

es la tarea de la psicología social. A través de los medios de comunicación y de los partidos políticos se impone un discurso que distorsiona la realidad y crea una situación de esquizofrenia en la población que no es capaz de identificar el discurso imperante con la propia realidad que vive. una organización política. Para el autor. Por eso es necesaria una desideologización. su importancia radica en el estudio de lo que hay de ideológico en el comportamiento humano. para contribuir a un proceso de formación de una nueva identidad colectiva. político e histórico en que se encuentra inmersa. la psicología social no puede hacer nada con los factores objetivos de la sociedad pero sí con los subjetivos e intersubjetivos. la política de personal y la metodología. por el ámbito social. Para ello. Evidenciar lo ideológico que se encuentra disfrazado de natural o de obvio. por último. por lo que toda la planificación (académica y presupuestaria). es decir. deben ser acordes con la tarea de conscientizar y contribuir a la liberación de las masas populares. cuando existen. según el autor. deben someterse a las exigencias de esta nueva orientación. la Universidad está compuesta por sectores burgueses por lo que su conciencia se encuentra limitada por su propia incardinación clasista. Como ya hemos apuntado. los mecanismos tanto complementarios como estructurales de la Universidad no recogen suficientemente esta ambición conscientizadora ya que. esto implica tambien que a la población se le impide construir un saber reflejo sobre sí misma. Para el autor. hay que tener en cuenta que la actividad académica tiene unos límites en su tarea: en primer lugar. por un lado. a pesar de los esfuerzos que puedan llevarse a cabo. el autor considera que un .este objetivo es hacerlo a través de una organización que persigue unos fines. desenmascarar toda ideología que sustente “un sistema social explotador y opresivo”. que trata los problemas sociales como hechos contingentes no estructurales. Sin embargo. En este sentido. los temas sociales son marginados a ser meras asignaturas de segundo orden a lo largo de la carrera y por otro lado. la Universidad se ve envuelta en conflictos con el poder político-militar que limitan enormemente su acción. la Universidad debe estar regida por los verdaderos problemas del país. en segundo lugar. sacar a la luz los mecanismos en los que se basa el poder para construir la mentira colectiva. poseen un marcado tinte asistencialista. no posee el poder ni la organización para ejecutar objetivamente los cambios producidos por ella a nivel subjetivo. y más concretamente.

es la psicologización de una determinada situación socio-histórica por lo que existe una correspondencia entre éste y un determinado régimen político. remite a una estructura superior. ya que además de ser la cosmovisión filosófica que sustenta un determinado sistema. discriminar entre lo que el poder dice que la gente piensa y lo que la gente realmente piensa. “Cada régimen. también remite a la historicidad del sistema. esta estructura psicológica. FATALISMO COMO IDENTIDAD COGNITIVA Unos de los temas en los que Martín-Baró pone más énfasis en esta búsqueda del aporte social de la psicología es el tema del fatalismo como rasgo de carácter imperante en la población salvadoreña. no se trata necesariamente de una finalidad buscada por el sistema sino de una necesidad endonómica.instrumento importante son las Encuestas de Opinión Pública. lo que actúa como estructura es la ideología. una estructura de significación que como tal. por necesidad intrínseca de su estructura. Sin embargo. tanto por su naturaleza de estructura como por sus funciones. El carácter. en este caso. a través de la consulta a la población y la posterior puesta a su disposición de la información obtenida. la educación y la moral. Para el autor. se puede lograr desenmascarar la mentira colectiva. Por lo tanto. la social. se conserva a través de las transformaciones y se autorregula. Su función es. va configurando el carácter de los individuos”. En el caso del régimen político. para lo cual la ideología se autorregula comportándose de forma asimilativa respecto al exterior (transforma lo nuevo en categorías propias) y acomodaticia respecto al interior a través de instituciones como la familia. el carácter es una estructura psicológica. que en principio es algo individual y subjetivo. mantener su unidad interna de sentido. ESTUDIOS PSICOSOCIOLÓGICOS DESDE LA PERSPECTIVA DE LA LIBERACIÓN 1. por lo tanto. entre el régimen socio-político y el carácter existen isomorfismos. La estructura es aquello que vertebra las partes de un sistema y tiene tres características: carácter de totalidad. Según el autor. El carácter actúa de la misma . define la forma en que los rasgos objetivos del mundo adquieren significado para el sujeto y también la forma en que el sujeto se percibe a sí mismo dentro de ese mundo. autoperpetuarse. ya que. porque el ser sólo adquiere significación en una determinada sociedad en un momento histórico.

de una situación de miseria generada por unas estructuras sociales explotadoras. como ideología individual cuya función es preservar la unidad del individuo frente a las realidades externas y dentro de sí mismo. En la mayoría de los estudios sobre este fenómeno. La óptica fatalista supone concebir el futuro como algo inevitable y desgraciado. Dicho esto. a través de los medios de comunicación se transmitía únicamente la visión positiva expresada por las clases medias mientras que se ocultaba la negativa. El fatalismo es la adaptación psicológica al hecho objetivo de que. La diversidad se explica. por el “carácter básico relacional de las partes de una estructura y su necesaria estructuración mutua”. lo que deriva en actitudes de conformismo y resignación. como tal. por lo tanto. por lo tanto. considera el carácter como una subestructura de la estructura más amplia que es el régimen político. Para Martín-Baró. Para el autor. a una maniobra ideologizadora propiciada . lo falso del fatalismo es que el destino esté predeterminado por la naturaleza o por Dios. sociales y económicos. El fatalismo es un rasgo caracterológico que. las clases medias encuestadas señalaban como importante el rasgo de “trabajador” y “alegre” mientras que las clases bajas señalaban más el de “explotado”. o bien como un rasgo de la cultura de la pobreza. se entiende mejor la explicación del fatalismo. supone una actitud básica. Esto se puede evidenciar si se realiza un estudio sobre la extensión y los grados de fatalismo en las distintas clases sociales: el fatalismo no es una característica propia del carácter latinoamericano sino el resultado de que el sistema fomenta o inhibe determinadas actitudes en función de la incardinación clasista. una forma de comprender el mundo y de relacionarse con él. Sin embargo. más que por el temperamento personal (condición genética que el autor asume como verdadera). Esto responde. ambas explicaciones adolecen de una excesiva psicologización ya que tienden a buscar las razones del fatalismo en el propio individuo y no en los condicionantes políticos. de pasividad.forma. pero hay algo de verdadero en la actitud fatalista: la imposibilidad de cambio mediante el esfuerzo. El fatalismo es. una consecuencia psíquica de unos determinantes estructurales. Según un estudio realizado por el propio autor sobre la visión que tiene el salvadoreño sobre si mismo. por lo tanto. resulta imposible salir de la situación marginal en la que se vive. un futuro que no se tiene el poder de transformar. aunque exista expectativa de cambio. El autor. según el autor. se suele tratar el tema o bien como una característica inherente al carácter latinoamericano. aunque exista voluntad de esfuerzo. en función de si se pertenece al grupo de los dominantes o de los dominados.

al contrario que Marx. resulta inadecuado pretender eliminar completamente el fatalismo en el vacío. por otra parte. para posibilitar este cambio. teniendo en cuenta el elevado número de personas que se confiesan creyentes en El Salvador. a través de tres tareas básicas: en primer lugar. superar el individualismo imperante y recurrir a la organización popular en función de sus propios intereses. estructura la forma en la que el individuo percibe el mundo objetivo y su relación con él. el fatalismo de las clases populares es una realidad objetiva antes de convertirse en una actitud personal.por los poderes dominantes para fomentar entre la población una “laboriosidad conformista y una alegría inconsciente”. por último. sí se hace necesario que las masas populares modifiquen la percepción que tienen de si mismas en relación a su mundo. Estos dos criterios son la verticalidad-horizontalidad y la trascendentalidad-historicidad. la religiosidad es un elemento de la psicología individual que funciona a modo de ideología y. llevar a cabo una práctica de clase articulada en el eje de estos intereses. El autor considera. Para el autor. el fatalismo es un poderoso aliado del sistema de dominación ya que le ahorra a las clases dominantes la necesidad de recurrir a la coerción de forma que el sistema por si mismo se refuerza y reproduce. De hecho. Para el autor. es decir. El primer . recuperar la memoria histórica que posibilite superar el presentismo y entender las raíces históricas de su situación. el análisis de la forma en que el tipo de religiosidad afecta a su opción política. sin que cambien las circunstancias estructurales que lo fomentan. La superación de esta actitud debe darse en relación dialéctica con las circunstancias objetivas. que no es la religiosidad por si misma la que propicia la pasividad política. CONVERSIÓN RELIGIOSA EN EL SALVADOR Otro de los temas a los que Martín-Baró presta especial atención es el de la relación entre el tipo de religiosidad y la posición política. no puede ser pasado por alto. Sin embargo. 2. La religiosidad constituye la cosmovisión filosófica con la que el individuo interpreta los datos objetivos y. existen dos criterios que él tiene en cuenta para diferenciar lo que considera religión del orden (aquella religiosidad que fomenta una connivencia con el orden establecido) de la religión subversiva (aquella que fomenta una lucha por subvertir el orden establecido). En este sentido. sino el tipo de religiosidad. Para Martín-Baró. por lo tanto. y cómo ha podido ser propiciada desde el poder un tipo de religiosidad acorde con sus necesidades de perpetuación.

La combinación de estas dos dimensiones da lugar a distintas representaciones religiosas. Por otra . distintas prácticas religiosas. por una parte la persona se dignifica al poder albergar al Espíritu Santo en su propio cuerpo. es decir. ante la certeza de la pronta intervención de Dios.criterio se refiere a si se concibe a Dios como un ser lejano o cercano. La primera visión combina la verticalidad con la trascendentalidad: la vida en la tierra es un periodo de prueba para la salvación que se producirá después de la muerte. La segunda visión. La visión de este grupo también deriva en pasividad y resignación ya que. Sin embargo. distintos vínculos con el resto de la comunidad de creyentes y. del momento en que el Espíritu Santo entrará en el cuerpo de los fieles. en la dimensión política. combina una visión de Dios menos vertical que la anterior y también una visión menos trascendental de la Salvación. Estos grupos combinan la horizontalidad con la historicidad y algo más importante. está cerca. Este tipo de religiosidad implica. existe otra versión de este mismo tipo de religiosidad que es el catolicismo tradicionalista. por lo que consideran que no sólo hay que abstenerse de cometer pecado sino que hay que hacer activamente el bien. es decir. Este grupo considera que el Apocalipsis. La tercera versión es la religión como catarsis individualista. enfatizan la venida del Pentecostés. como resultado. El segundo criterio hace referencia a la consideración de la Salvación como algo trascendental. que no sólo es pasivo frente al orden establecido sino que se erige en su ferviente defensor. la acción política humana resulta o bien demoníaca o bien absurda. el autor integra tres visiones diferentes de la religiosidad: como compensación metahistórica. como evasión milenarista y como catarsis individualista. la Iglesia y Dios. compuesta por los grupos pentecostalistas. distintas opciones políticas. con la consiguiente influencia que eso tiene en la forma y grado de concebir la relación jerárquica entre el creyente. por lo que Dios es visto como un creador y después juez lejano. el reino de Dios en que serán castigados los culpables. la religión como evasión milenarista. una actitud de pasividad: el mundo es como es porque así ha sido creado por Dios y lo importante es pasar por él sin cometer pecado alguno esperando la recompensa tras la muerte. pero esta igualdad en el espíritu no trasciende a la sociedad. que se produce en un plano extrahistórico. • RELIGIÓN DEL ORDEN Dentro de este grupo. En este caso. con el individualismo. o como algo que ha de producirse dentro del proceso histórico y terrenal de la humanidad. pero se trata de un proceso individual.

• RELIGIÓN SUBVERSIVA Los gérmenes de la religión subversiva pueden verse. y su revitalización en la segunda mitad del siglo XX ha sido propiciada por el cambio de orientación acontecido con el Concilio Vaticano II y la Reunión de Medellín. Esta religiosidad. . Son personas que deciden libremente formar parte de una comunidad y que poseen como primera consideración que la Salvación debe darse en el mundo terrenal y humano. por lo que el malestar no trasciende a la organización social ni a la protesta política. dentro de la Historia. como válvula de escape y desahogo. la de denuncia y la de anuncio. Otro fenómeno que ha cobrado notable importancia es la proliferación de las Comunidades Eclesiales de Base. la fe no se mantiene unicamente con una ortodoxia de la palabra sino que el cristiano debe actuar conforme a lo que cree. los simbolismos de la religión católica no han penetrado de forma pura sino como adaptaciones a la realidad de los pueblos indígenas. frente al individualismo promovido por la religión del orden se promueve la vivencia comunitaria. con el subsiguiente nacimiento de la Teología de la liberación. Esto implica que la religión asume dos tareas. los actos religiosos actúan como catarsis. Este tipo de religiosidad posee cuatro características básicas. Por otra parte. de la confrontación entre imposición y resistencia a la religión católica. En tercer lugar. principalmente poniéndose activamente del lado de los pueblos oprimidos que buscan su liberación. que se caracterizan por tres rasgos fundamentales. Se anuncia la venida de Dios pero también se denuncian las injusticias. por lo que son más importantes para la fe los ritos más externos y activos. indígenas) ha propiciado en determinados periodos movimientos de rebeldía e incluso de revolución. la religiosidad latinoamericana ha mantenido una importancia de la responsabilidad colectiva.parte. que se extiende entre los sectores más deprimidos de Latinoamérica (campesinos. el pueblo ha promovido una gran abundancia de mediadores accesibles y cercanos. el pecado social más que el pecado personal. a pesar de que el indígena se vio forzado a aceptar al Dios cristiano. Por último. En segundo lugar. en la religiosidad popular que nace. como ya hemos mencionado al comienzo del presente trabajo. En primer lugar. el pueblo ha tendido a concebir los ritos más con el cuerpo que con la cabeza. Este tipo de religiosidad promueve en sus fieles una conciencia progresista y una forma activa y positiva de concebir la lucha política. En segundo lugar.

La guerra psicológica es una actividad bélica. y esgrime la hipótesis de que bajo la proliferación “masiva” de conversiones al evangelismo y al pentecostalismo en esos años de guerra civil en El Salvador. El autor considera un error la forma en que las diversas teorías psicosociales tratan el tema de la conversión. El propio autor terminó padeciendo en su propia piel las consecuencias punitivas de alzar la voz contra el orden establecido. etc. un elemento de la llamada guerra psicológica”. cambio de percepción. ya que obvian el factor ideológico del fenómeno. más específicamente. cambiando la manera en que la persona se concibe a sí misma y al enemigo. Teniendo en cuenta esta dimensión. De esta forma.) con la guerra psicológica de la conversión.). el autor considera que la conversión religiosa no es únicamente una opción personal sino que tiene unas implicaciones en la dimensión social y política. En su opinión. el ataque y la represión directa contra los sectores más comprometidos de la Iglesia no resultaba suficiente para terminar con el movimiento de insurgencia. etc. tortura. . no sólo subyace una satisfacción de intereses personales sino una verdadera conjura política. Fue asesinado el 16 de noviembre de 1989. junto a seis jesuitas más y dos enfermeras. encaminada a producir el cambio mental en el enemigo para conseguir la victoria (desmoralización. es necesario tener en cuenta qué actitudes sociales y políticas fomentan las diversas confesiones y a qué grupos sociales benefician. a las ordenes del gobierno. creando una sensación de inseguridad personal o de batalla perdida. se hace fácil que la persona asuma la verdad oficial y hace que la opción de la insurgencia se vea como peligrosa y costosa emocionalmente. aunque no necesariamente militar. Según el autor. el autor considera que este fenómeno de conversión masiva “ha constituido también un instrumento político de los sectores en el poder y.A la luz de este análisis. por lo que los sectores del poder consideraron completar la guerra sucia (asesinatos. por un comando del Batallón Atlácatl.

pero sí considero necesario que a partir de ese momento su actividad. sea objetiva e imparcial. no tomar partido oculta una soterrada toma de partido en favor de los poderes dominantes. basándose en el supuesto de una verdad universal y ahistórica. En mi opinión. Creo que tomar partido por una ideología a nivel personal o colectivo es perfectamente . importa acríticamente los modelos y teorías propios de los países que ocupan los puestos más elevados en la escala de credibilidad y status científico. aunque sólo sea a través de la inconsciente pasividad. sí considero necesario que el científico. evidenciar que ésta afirmación es cierta no es lo mismo que defenderla. consigue adentrarnos en lo más profundo de una realidad de miseria ante la que resulta imposible mantenerse indiferente. que no es lo mismo decir que algo es inevitable que decir que sea defendible. También considero acertada su visión de que. El autor. y más cuando se trata de la actividad docente. A lo largo de la obra se va perfilando un contexto histórico y social que. a través de su pluma cruda. sin preocuparse por crear una disciplina autónoma. Me explicaré mejor: quizás el científico no pueda eliminar su dimensión personal y subjetiva en la elección de su objeto de estudio. sin embargo.REFLEXIÓN CRÍTICA Considero que los artículos de Martín-Baró recopilados en esta obra dejan clara su crítica radical a la psicología tradicional y su voluntad de transformarla en una psicología comprometida con los problemas de su tiempo y de su espacio. en tanto que científico. en un determinado contexto. Al igual que Martín-Baró. “pretenda” ser imparcial. y creo que sería erróneo pedírselo. no existe ciencia sin parcialidad porque la ciencia es hecha por el ser humano y el ser humano es inevitablemente parcial. es en este punto donde difiero más con el autor: considero que si bien todo conocimiento científico se encuentra impregnado de ideología desde su mismo origen. y más cuando se trata de una ciencia sobre el ser humano. Sin embargo. visceral y literaria sin ser edulcorante. considero que la ciencia siempre ha de concebirse en su dimensión histórica y la psicología en su dimensión social. en tanto que científico. por su crudeza y carga de sufrimiento humano. Considero precisa y certera su crítica a la psicología tradicional practicada en Latinoamérica que. que no es comprensible si no es por su desarrollo identitario enmarcado en un determinado contexto socio-histórico. se impone a cualquier preocupación elitista y aséptica de la psicología latinoamericana por mantenerse en la esfera de la imparcialidad científica. que responda a problemas propios y no foráneos. es decir.

sea ésta cual sea. Es en este sentido que considero peligroso abandonarse a una excesiva ideologización de la ciencia a nivel institucional (que no a nivel personal que es perfectamente respetable). teniendo en cuenta que los pueblos no son homogéneos. Me pregunto si esta aspiración de imparcialidad científica. y fomentar un aprendizaje que anime a los alumnos a pensar por sí mismos. esté de acuerdo con ella o no. darles la información y los instrumentos de reflexión para criticarlo todo incluso a sí mismos. “objetividad” como algo universal y ahistórico.respetable. pero me causa cierta aversión la idea de que una institución como la Universidad se convierta en un agente al servicio de una ideología. puede ser aplicable en contextos donde la mayoría de la población vive en condiciones infrahumanas. “universidad”. . En mi opinión. sin embargo. yo misma podría hacer una crítica a mi propia crítica. de marginación y de injusticia es tal que no puede más que vivirse como una exigencia del espíritu pretender denunciarla y cambiarla. cabe preguntarse si esta voluntad del “conocimiento por el conocimiento” puede ser una aspiración justificable en un contexto en que la realidad de miseria. y supongo que el autor estaría de acuerdo conmigo: se trata de una crítica que también trata los temas de “ideología”. sean éstos del color que sean. de dolor humano. Sin embargo. la que yo anteriormente he defendido. en lo posible. la Universidad debería estar. libre de dogmatismos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful