Está en la página 1de 2

El Pentágono estaría preparando un "segundo 11-S" para justificar un ataque contra Irán

22-08-2006 - IAR-NOTICIAS

Según el investigador y académico norteamericano, Michel Chossudovsky, un nuevo


11-S en EEUU serviría como justificativo para lanzar ataques militares contra Irán y
otros objetivos identificados como centros impulsores del "terrorismo internacional".

En un artículo escrito en Global Research, Chossudovsky, afirma que este “plan de


contingencia” usará el pretexto de un “segundo 11 de septiembre”, que es un hecho que
todavía no ha sucedido, para ir preparando operaciones militares de gran envergadura
contra Irán, mientras en simultáneo ejercen presión sobre Teherán en relación con su por
ahora inexistente programa de armas nucleares.

En el mes siguiente a los atentados de Londres del 7 de julio se informó que el


vicepresidente Dick Cheney dio instrucciones al USSTRATCOOM de preparar un plan
de contingencia para ser “empleado en respuesta a otro ataque terrorista del tipo del 11
de septiembre sobre suelo americano”. En este plan está implícito que Irán estará detrás
del segundo 11 de septiembre, afirma Chossudovsky.

El plan incluye ataques aéreos de gran escala sobre Irán, empleando ambos tipos de
armas, armas convencionales y armas nucleares tácticas. Dentro de Irán hay más de 450
objetivos estratégicos, incluyendo numerosos sitios sospechosos de desarrollar
programas de armas nucleares.

Muchos de esos objetivos son tan duros y están enterrados tan profundamente que no
pueden ser atacados con armas convencionales, de ahí la opción nuclear, señala.

Para el investigador norteamericano, como en el caso de Irak, la respuesta no está


condicionada a que Irán esté realmente implicado en algún acto de terrorismo contra
USA. Varios altos oficiales de la Fuerza Aérea implicados en la planificación están
espantados por las implicaciones de lo que están haciendo pero ninguno quiere dañar su
carrera profesional planteando objeciones.

¿Estaremos comprendiendo bien que los planificadores militares de Usamérica, Gran


Bretaña e Israel están esperando que suceda un “Segundo 11 de Septiembre” para
extender la guerra aún más allá de las fronteras del Líbano, hasta lanzar un operación
militar directa contra Siria e Irán?, se pregunta Chossudovsky.

Obsérvese bien -agrega- que el “plan de contingencia” de Cheney no está enfocado en


impedir un “Segundo 11 de septiembre”. El plan de Cheney se basa en la presunción de
que Irán estará detrás del “Segundo 11 de Septiembre” y de que se puede activar
inmediatamente un bombardeo de castigo, antes de conducir una investigación, parecido
a la forma como se atacó Afganistán en Octubre de 2001, cuando se alegó que el ataque
lo fue en represalia por el apoyo del gobierno de los talibanes a los terroristas del 11 de
septiembre.
De acuerdo con Chossudovsky, en abril de 2006, el Secretario de Defensa Donald
Rumsfeld, lanzó un vasto plan de reequipamiento militar para luchar contra el
terrorismo en todas partes del mundo, con vistas a contragolpear en caso de un segundo
gran ataque terrorista a Usamérica.

El anuncio del 10 de agosto de Oficina de Seguridad Interior Británica (British Home


Office) de haber acabado de frustrar un ataque terrorista de amplia escala que se habría
propuesto hacer estallar simultáneamente 10 aviones, transmite la impresión de que es
el mundo Occidental el que se encuentra bajo ataque, no Medio Oriente, señala el
académico norteamericano.

Y luego puntualiza que los detalles de los planes son secretos, pero en general todo tiene
que ver con una importante expansión del rol de los militares y, en particular, de las
fuerzas de Operaciones Especiales, en operación continua en Irak y Afganistán.

El tercer plan expone como los militares pueden responder a un gran ataque terrorista a
los Estados Unidos. Incluye larguísimos anexos que ofrecen un menú de opciones para
un contragolpe militar veloz contra grupos terroristas específicos, personas o estados
que se piensa que los apoyen dependiendo de quién se piense que está detrás de los
ataques.

Desarrolladas durante alrededor de tres años por el Comando de Operaciones Especiales


(SOCOM) con sede en Tampa, Florida, el plan refleja una creciente implicación del
Pentágono en dominios que tradicionalmente eran manejados por la Agencia Central de
Inteligencia y el Departamento de Estado (Washington Post, 23 de abril de 2006), añade
Chossudovsky.