Está en la página 1de 9

Desenmascarando a los teóricos de la

conspiración de sept 11
Fantasías paranoicas sobre Sept 11 bajan el perfil a los problemas reales

Gerard Holmgren
15/02/2003

Este trabajo puede copiarse libremente y puede distribuirse sin el permiso con tal
de que él no tenga un uso comercial. Por favor incluya el nombre del autor, la
dirección del sitio dónde usted encontró y el aviso de los derechos de propiedad
literaria.

Astutos observadores de la historia están conscientes que para cada notable


evento, normalmente habrá por lo menos una, y a menudo varias salvajes teorías
de conspiración que saltan alrededor de él. "la CIA mató a Hendrix" "el Papa habría
asesinado a John Lennon", "Hitler era un hombre-lobo", "los alienígenas espaciales
reemplazaron a Nixon con una copia" etc., etc. Mientras más grande el evento, más
ridículas y más numerosas son las delirantes imaginaciones que circulan respecto a
ese evento.

Así, apenas sorprende que los eventos del 11 de Sep del 2001 hayan dado a luz su
porción justa de estos absurdos cuentos de hadas. Y existe como siempre, -
tristemente - un pequeño porcentaje, pero incauto, de la población ávida de
tragarse estos cuentos sin tener en cuenta hechos o análisis racional.

Una de las historias más salvajes que circulan acerca del 11 de Sept y que ha
llegado a ser una suerte de culto entre los entusiastas de las conspiraciones es ese
que fue llevado a cabo por 19 fanáticos secuestradores árabes, ideado por un genio
del mal llamado Osama Bin Laden, sin una motivación clara que no sea el odio que
sienten "por nuestras libertades".

Nunca un grupo de las personas se fastidió por los hechos, los perpetradores de
esta fantasía de dibujos animados han construido una red hasta los mínimos
detalles de engaños y rumores inconsistentes para promover esta basura por
internet y medios de comunicación en una magnitud tal, que varias otrora,
racionales personas han caído bajo su hechizo.

Normalmente yo no me molesto desenmascarando este tipo de basura, pero el


efecto que este mito paranoico está comenzando a tener, requiere un corto análisis
racional para depositarlo en la misma caja de basura tal como todas las tontas
teorías de conspiración.

Estos chiflados incluso afirman que el régimen extremista de Bush fue tomado por
sorpresa por los ataques, que Bush no tenía ninguna mano puesta en la
organización de esto y realmente los habría detenido si hubiese sido capaz.
Ignorando ciegamente el relajo de la fuerza aérea norteamericana, la transacciones
de acciones de aerolíneas-ligadas a la CIA, la conducta cómplice de Bush en la
mañana de los ataques, la demolición controlada del WTC, el disparo de un misil
contra el Pentágono y un archivo de otras pruebas documentadas de que el
régimen de Bush esta tras los ataques, los teóricos de la conspiración repiten
obstinadamente la tonta historia que aproximadamente 19 secuestradores árabes,
de algún modo, secuestran por la fuerza 4 aviones en forma simultánea y vuelan
sobre el espacio aéreo norteamericano durante casi 2 horas, estrellándolos
finalmente contra importantes edificios, sin que la inteligencia norteamericana
tuviese alguna idea de lo que iba a suceder y sin que la Fuerza Aérea supiera qué
hacer.

Las grandes dificultades con tal estúpida historia, les obliga a que inventen aún
más absurdas historias para distraer de su central tontería, y es así como el cuento
ha escalado hasta una fantasía mítica, de proporciones verdaderamente
gigantescas.

Es difícil de aplicar un análisis racional a tal profunda estupidez, pero ésa es la tarea
que yo asumo en este artículo. Sin embargo, debe hacerse notar que una de las
curiosas características de los teóricos de conspiración es que cambian fácilmente
sus llamadas evidencias en respuesta a cada aspecto que es desenmascarado. En
cuanto un engaño es mostrado, ellos simplemente inventan otro para reemplazarlo,
negando que el primero alguna vez existió. Eventualmente, cuando han dado la
vuelta completa de sus cambiantes fantasías nebulosas sin fin, entonces reinventan
el engaño original y niegan que usted alguna vez, lo trajo a la realidad, empezando
así, una vez más el círculo. Esta técnica es conocida como "la vuelta de pelar una
fruta" y salva al teórico de la conspiración de tener que confrontar cualquiera de
sus ideas a través de sus ilógicas conclusiones.

Según los practicantes de "la vuelta para pelar la fruta", 19 Árabes tomaron los 4
aviones dominando a los pasajeros y a la tripulación a través del uso de cortadores
de cartón, cuchillos y maletines y entonces usaron sistemas de guía electrónico,
que ellos habían pasado de contrabando a bordo de los aviones, para dirigir los
aviones a sus blancos.

La suspensión del escepticismo requerida para esta invención ultrajante sólo existe
para el duro teórico de la conspiración. De partida, ellos saltan convenientemente
encima del torpe hecho que no había ningún árabe en los aviones. Si había alguno,
uno debe especular que ellos consiguieron de algún modo subir a bordo sin que
fueran filmados por alguna cámara de seguridad y sin ser registrado en las listas
del pasajero. Pero la enroscada pregunta del cómo se supone que ellos subieron a
bordo es demasiado mundana para el excitante mundo del teórico de la
conspiración. Con el vago murmullo entre dientes que ellos deben de haber estado
usando falsas tarjetas de identidad (pero nunca especificando qué identidades
podrían haber usado, o cómo se llegó a sus identidades reales), ellos desvían este
problema rápidamente, para relatar excitantes y siniestros cuentos acerca del cómo
algunos de los ficticios demonios fueron investigados antes de abordar porque
parecían sospechosos. Sin embargo, inevitablemente, como pasa con cualquier
tejido de mentiras, esto los pone simplemente en la esquina aún más difícil. ¿Cómo
se supone que abordaron los aviones, con todo ese material, si fueron
investigados? Y si ellos usaron gas en un espacio confinado, ellos habrían sido
afectados, a menos que también portaban máscaras en su equipaje.

"¿Me excusa señor?, ¿Por qué usted tiene un cuchillo cartonero, un arma, un
recipiente de gas, una máscara de gas y una unidad de guía electrónica en su
equipaje?”
"¿Un presente para su abuela? Muy bien señor, puede continuar."
"Muy extraño", piensa al funcionario de seguridad. "Ése es el cuarto árabe, sin
nombre árabe que simplemente consiguió abordar con un cuchillo, un arma, un
cuchillo cartonero y máscaras de gases. ¿Y por qué esa cámara de seguridad se
detiene cada vez que se presenta un personaje con estas características? Debe ser
uno de esos días raros, supongo... "

Preguntando alguna de estas básicas interrogantes a un teórico de la conspiración,


pareciera causarle un súbito salto a la proclama que: sabemos que ellos estaban
abordo de los aviones porque dejaron un sendero de tarjetas de crédito para los
boletos que ellos habían comprado y automóviles que ellos habían alquilado. Así, si
usaron tarjetas de crédito que los identificaron, ¿Cómo se reconcilia eso, con la
demanda que usaron falsas identidades para abordar los aviones? Pero para este
momento, la "vuelta de pelar la fruta" esta completa, cuando el teórico de la
conspiración intenta quedarse un salto delante de este fastidioso y torpe análisis.
Luego alegará que los pasaportes de los secuestradores se encontraron a las
escenas de la caída. "¡Sí allí! " ellos exaltan triunfalmente, su fanático rostro se
iluminará con esa trastornada mirada de alguien que tiene simplemente una
revelación de cuestionable sanidad.

¿Hmm? ¿Así que ellos consiguieron abordar con Identidades falsas pero llevaron sus
pasaportes reales consigo? ¿Sin embargo, por estos momentos la "vuelta de pelar
la fruta" ha sido completamente circunnavegada, es cuando el teórico de
conspiración exclama con impaciencia, "Quién dijo algo sobre identidades falsas?
¡Nosotros sabemos qué asientos ellos estaban usando en el avión! ¡Su presencia
esta bien documentada!" Y así la vuelta completa empieza de nuevo. "Bien, ¿Por
qué no están en las listas del pasajero? "

"¡Usted, el alcornoque! ¡Asumieron las identidades de otros pasajeros!" Y así


sucesivamente...

Finalmente, fuera de la fascinación pura con este método redondo de creativo


engaño, el escéptico racional les permite escaparse con esta vuelta para continuar
con la próxima pregunta, y vea qué extensos y maravillosos deleites nos esperan
en el desenredar esta estúpida historia.

"Oh, ¿Cómo es que sus pasaportes sobrevivieron el fuerte impacto que


carbonizaron los aviones y la totalidad de los pasajeros?" La respuesta por supuesto
es, que se trata de una de esas extrañas coincidencias, esas pequeñas chifladuras
del destino, que de vez en cuando suceden. Usted sabe, como aquella que la misma
persona gana cuatro semanas seguidas la lotería. Las probabilidades son
astronómicas, pero estas cosas pasan...

Éste es otro método deductivo favorito del teórico de la conspiración. La "tendencia


de la improbabilidad" en que ellos eligen una conclusión sin ninguna evidencia para
apoyarla, y entonces continuamente especulan una serie de eventos extremamente
improbables y coincidencias increíbles para apoyarlo, mientras se encogen de
hombros ante la imposibilidad de cada evento con la vaga aserción de que a veces
lo imposible sucede (casi siempre en su mundo). Hay un principio llamado "navaja
de afeitar de Occam" que sugiere que en ausencia de evidencia que pruebe lo
contrario, la explicación más simple es la más probable de ser correcta. Los Teórico
de la conspiración odian “la navaja de afeitar de Occam”.

Tomando el asunto como entretención, les permitimos escaparse con la tonta


historia de los 19 árabes invisibles, nos movemos adelante, a la pregunta de cómo
se supone que ellos han tomado los aviones.

Secuestrar un avión, no es una cosa fácil de hacer. Secuestrarlo sin que el piloto
sea capaz de alertar al comando central es casi imposible. El piloto sólo tiene que
pulsar cuatro códigos para alertar al mando de tierra de un secuestro. Indiferente
a la torpe pregunta de plausibilidad, los entusiastas de la conspiración mantienen
que, ese 11 de Sept, los secuestradores invisibles, tomaron el avión por los
violentos métodos de amenazar a las personas con cuchillos cartoneros, cuchillos y
rociandoles gas (después de que ellos se habían puesto sus máscaras,
obviamente), pero de algún modo, tomaron el control del avión sin que la
tripulación tuviese primero, siquiera una oportunidad, para digitar el código de
secuestro. No sólo en un avión, sino en todos ellos, los cuatro. A estas alturas del
cuento, el teórico de conspiración se obliga a llamar los servicios del paseo de
improbabilid nuevamente.

Ahora, que nuestros increíblemente afortunados secuestradores han tomado el


control de los aviones, todos, los cuatro pilotos, los vuelan con habilidad y certeza,
como un hálito, a su ardiente fin, todos, los cuatro pilotos, firmes en su acerada
resolución para una pronta reunión con Alá. Aparte de su odio psicópata hacia
"nuestras libertades", fue su devoción fanática al Islam, lo que les permitió la
férrea disposición para hacer esto. Lo cual es extraño, porque según otro rumor
vendido de puerta en puerta por los entusiastas de la conspiración, estos tipos
salieron a beber y pernoctar con mujeres la noche antes de su gran martirio,
incluso dejando su Corán en la barra - realmente una conducta islámica impecable -
y luego se levantaron a las 5 AM la mañana siguiente para llevar a cabo la mas
grande operación encubierta de la historia. Esto también nos exige incluso que
creamos que eran lo bastante inteligentes para aprender a volar grandes aviones
leyendo los manuales de vuelo en árabe, en el automóvil, camino al aeropuerto.
Sabemos esto, ya que dejaron, supuestamente allí, en los automóviles, los
manuales de vuelo para que les encontrásemos.

Mejor aún. Sus entrenamientos prácticos se habían limitado, según se alega, a


avionetas Cessnas y simuladores de vuelo, pero ésta no fue ninguna barrera a la
firme certeza con que ellos tomaron los aviones y hábilmente los guiaron a su
objetivo. Si se supone que ellos han hecho sus vuelos de entrenamiento con estas
herramientas que estarían disponibles casi en cualquier parte del mundo, no queda
claro por qué habrían decidido arriesgar su encubrimiento ante los servicios de
inteligencias norteamericanos, realizando el entrenamiento en Florida, en lugar de
alguna parte en el Medio Oriente, pero tal razonamiento es ajeno al brumoso
mundo del teórico de la conspiración, también entrampado en la rotación constante
de "la vuelta para pelar la fruta" mental para hacer parecer, incluso, sus
inconsistentes fabricaciones semi-creíbles.

Habiendo triunfantemente, logrado establecer un engaño redondo en apoyar a los


míticos Árabes, el teórico de conspiración confronta ahora la difícil pregunta del por
qué no quedaron restos de los aviones. Cualquiera que haya visto el eterno replay
de las imágenes del impacto del segundo avión en el WTC se dará cuenta y
comprenderá que el avión estaba cargado con explosivos. Los aviones cuando
chocan no pueden explotar y disolverse en la nada de esa manera.

¿Cargaron los míticos árabes un montón de explosivos a bordo y sarnosamente los


desplegaron de tal manera que explotaron en el instante mismo del impacto
vaporizando así el avión? Esto incluso es un poco difícil para el teórico de la
conspiración que a estas alturas decide que es más fácil inventar nuevas leyes
físicas para mantener el engaño rodando.

¡No había ningún explosivo! ¡No fue un trabajo interno! ¡El avión explotó
desapareciendo en la nada por la explosión de su carga de combustible!

¡Notable! El lento combustible del motor de reacción, que es básicamente parafina


y que se quema generando una temperatura máxima de alrededor de 800 C ha
asumido de pronto las cualidades de un agente de demolición ferozmente explosivo,
vaporizando 65 toneladas de avión en un bola de fuego y de humo. No importa que
un avión de ese tamaño contenga alrededor de 15 toneladas de acero y titanio, de
que incluso los puntos fundición son casi el doble de la temperatura de combustión
máxima de la parafina - el punto de ebullición exclusivamente - qué es lo que se
requeriría para vaporizar un avión. Y hay aproximadamente 50 toneladas de
aluminio para ser consideradas. Más de 15 lb. de metal para cada galón de
parafina.

Para el teórico de la conspiración, tales hechos inoportunos son disminuidos


vagamente como el "mumbo Jumbo". Esta frase pequeña y conveniente es su
respuesta a casi algo verdadero o lógico. Como un mago que saca un conejo de un
sombrero, se ponen de pronto, fanáticamente insistentes sobre las devastadoras
cualidades explosivas de la parafina, algo hasta aquí completamente desconocido
para la ciencia, pero descubierta por ellos simplemente, en este minuto.

Ignorando el hecho felizmente, que nunca antes, o desde la historia de la aviación,


un avión se ha evaporado en la nada por una explosión de su combustible, el
teórico de la conspiración relata imágenes Hollywoodenses dónde los efectos son
siempre más grande que en la vida real y ciertamente más grande que los
intelectos de estos cretinos.

"Es un hecho bien conocido que los aviones se evaporan ante un impacto" declaran
con una certeza pomposa. "Mire cualquiera película de Bruce Willis".

"¿Con el cuidado de un ejemplo bien documentado? Si es un hecho bien conocido,


entonces, probablemente, de este hecho bien conocido ¿Se puede conseguir algún
tipo de documentación - que no sean las películas de Bruce Willis? "

A estas alturas, los ojos enfadados pero hábiles del teórico de la conspiración se
estrecharán cuando ellos se dan cuenta de la esquina a la cual ellos han retrocedido
y planeará su escape por medio de otra estupenda voltereta.

"Ah si, pero los aviones nunca han chocado antes contra edificios, por lo tanto
no hay manera de contarlo" así, dicen con una furtiva mueca.

Bien, Hubo aviones que han chocado contra edificios antes y después y no se
vaporizaron en la nada.
"Pero no aviones grandes, con tanto combustible ", chillan con un rechazo
histérico.

O tanto metal para vaporizarse.


"¡Sí pero no aviones secuestrados!”

¿Está Usted está sugiriendo que si el impacto es deliberado o accidental, afecta


las cualidades de la combustión de la parafina?”
"Ahora usted simplemente está siendo tonto."

Aunque las colisiones contra edificios son raras, los aviones frecuentemente chocan
en montañas, calles, contra otro avión, caen en picada a tierra o tienen bombas
plantadas a bordo y no se vaporizan en la nada. ¿Que tan especial es una torre que
es principalmente de vidrio? Pero ahora, el teórico de la conspiración ha navegado
una vez más, alegremente, alrededor de "la vuelta para pelar la fruta. "Es un hecho
bien documentado que los aviones explotan en la nada ante un impacto."

Tejiendo fácilmente de un lado a otro, entre la posición que es "un hecho muy
conocido" y que "nunca ha sucedido antes por lo cual no tenemos que qué
comparar", el teórico de la conspiración se ha convencido ahora a si mismo (si no a
muchas otras personas) que el avión del WTC no estaba cargado con explosivos y
que la vaporización instantánea del avión en una maciza bola de fuego, fue la
misma como cualquier otra colisión de aviones que usted pudiese cuidadosamente
mencionar. Dando vuelta y vuelta seguimos "pelando la fruta"...

Pero las barreras que confrontan al teórico de la conspiración son muchas y les
obligan ahora a que implemente aún más creativos usos de sus nuevos
descubrimientos acerca de las horribles cualidades destructivas de la parafina. Ellos
tienen que explicar cómo los Árabes también planificaron el elegante derrumbe
vertical de las torres de WTC y para este torpe hecho, el relato más fácil es
simplemente negar que fue una demolición controlada y clamar que los edificios se
derrumbaron por el fuego causado por la parafina ardiente.

Para esto, es requisito barrer para un lado la segunda Ley de Termodinámica y


proponer que la parafina no solo es increíblemente destructiva sino que también se
recicla por si misma para una segunda combustión en violación de la Ley de
degradación de la energía. Vea usted, no sólo se consumió a si misma en una
súbita y catastrófica bola de fuego, vaporizando unas 65 tonelada de avión en la
nada, pero que luego regresó por un segundo golpe, ardiendo a 2000 C durante
una hora en la zona de impacto, fundiendo el acero del rascacielos como la
mantequilla. Y mientras estaba haciendo todo esto, se deslizó hacia abajo, por los
pozos del elevador, comenzando incendios por todo el edificio. Cuando yo estaba en
la escuela, había una pequeña cosa llamada la Ley de la Entropía que sugiere que
una porción dada de combustible, sólo puede quemarse una vez, algo que es
prontamente observable en el mundo real, incluso para aquéllos que no siguieron
ciencia menor en la escuela secundaria. Pero esto no es ningún problema para el
teórico de la conspiración. Alegremente, defienden que unos mil galones de
parafina son suficientes para:

: Vaporizar completamente un avión de 65 toneladas


: Tener la fuerza para arder ferozmente durante una hora en el punto de
impacto para fundir el acero (el punto fundición del acero es casi doble de la
temperatura máxima alcanzada por la combustión de la parafina)
: Tener todavía la cantidad y fuerza suficiente como para escurrir a través de
los elevadores e iniciar destructivos incendios por todo el edificio.

¡Esta parafina es realmente un material sorprendente! Cuan espeluznante es darse


cuenta que aquellos anafes a parafina que teníamos en casa cuando fui niño, eran
bombas mortales, esperando, listas para explotar. Un movimiento en falso y la calle
completa podría haber sido vaporizada. Prometo que jamás llevaré una lámpara
para acampar. En un momento usted está sosteniendo inocentemente allí la
lámpara - luego - ¡Booom! Vaporizado en la nada junto con el resto del
campamento y todavía quedando bastante del mortal material para comenzar un
masivo incendio del bosque.

Estos muchachos duros están clamando realmente que el rabioso infierno creado
supuestamente por el milagroso reciclamiento y la imposible temperatura alcanzada
por la parafina ardiente fundió o por lo menos ablandaron los soportes de acero del
rascacielos. Olvidado el hecho, que el humo que salía del WTC era negro, lo cual
indica que el fuego estaba falto de oxígeno - por consiguiente, no particularmente
caliente, ellos trompetean una supuesta temperatura en el edificio de 2000 C, sin
una pizca de evidencias para apoyar esta curiosa suspensión de las leyes físicas.

No satisfechos con esta basura absurda, afirman entonces que como los marcos de
acero fueron ablandados, ellos cayeron rectos en lugar de doblarse y torcerse para
caer hacia un costado.
Desde que ya rediseñaron las cualidades de la combustión del combustible de
motor de reacción, violando la segunda Ley de Termodinámica y se re-definieron
las propiedades estructurales de acero, ¿Porqué dejan una pequeña cosa como lo es
la Ley de gravedad en el camino?

La torre se desplomó en un tiempo casi idéntico a la caída libre de un objeto dejado


caer desde esa misma altura, evidenciando que es físicamente imposible que se
haya derrumbado por el método de la caída de la loza superior sobre la loza del
piso inferior. Pero según los teóricos de la conspiración, las leyes de la gravedad
fueron suspendidas temporalmente en la mañana del 11 de Sept. Parece ser que el
malvado poder psíquico de esos terribles árabes no conocía ningún límite. Incluso
después de estar muertos fueron capaces, por el poder de sus malos espíritus,
forzar el colapso de las torres a una velocidad físicamente imposible bajo la Ley de
Gravedad, la caída tenía que encontrar alguna resistencia de parte de la estructura
protegida contra incendios, originalmente diseñada para resistir varias toneladas
como la fuerza del viento de un huracán o el impacto de un boeing de pasajeros
que se desvía de su curso.

Claramente, éstos inútiles de la conspiración nunca hicieron sus tareas de ciencia


en la escuela, pero se volvieron sumamente adeptos a inventar grandes historias
para justificar el porqué.

"Terroristas musulmanes robaron mis cuadernos señor",


"No señorita, la estufa a parafina explotó y vaporizó todo en la calle, salvo mi
pasaporte".
"Vea usted señor, el furgón escolar fue secuestrado por Árabes que destruyeron
mi tarea porque ellos odian nuestras libertades."

O quizás entendieron mal el término " ciencia creativa" y equivocadamente


pensaron que sacando tal basura fue en hecho, su tarea científica.

El feroz calor generado por esta horrible parafina fue, según los teóricos de la
conspiración, la razón por la cual tantas de las víctimas de WTC no pueden ser
identificadas. El ADN se destruye por el calor. (Aunque 2000 C realmente no se
requiere, 100 C generalmente harán el trabajo.) Esto es bastante sorprendente,
porque según el teórico de la conspiración, la naturaleza del ADN súbitamente
cambia si usted va a una ciudad diferente.

¡Eso es correcto! Si usted es asesinado por un terrorista árabe en New York, su


ADN será destruido por tales temperaturas. Pero si usted es asesinado por un
terrorista árabe en Washington DC, su ADN será tan fuerte que podrán sobrevivir
temperaturas que pueden vaporizar un avión de 65 toneladas. Vea usted, estos
locos han urdido la idea de que el misil que impactó al pentágono no fue en
absoluto un misil, pero si uno de los aviones secuestrados. Y para demostrar esta
improbable premisa, apuntan a una declaración propagandística del régimen de
Bush la cual muy estúpidamente declara que todas, menos una, de las personas a
bordo el avión fueron identificadas en el lugar por test de ADN aun cuando no
quedó nada del avión. El avión fue vaporizado por la explosión del tanque de
combustible, sostienen estos locos espaciales, pero las personas dentro de él fueron
todas menos una, identificadas por la comprobación de ADN.

Allí lo tenemos. Las cualidades del ADN son diferentes, dependiendo sobre todo en
que ciudad se encuentre, o dependiendo quizás en que historia de hadas usted está
intentando vender en un momento particular.
Esta invención acerca de uno de los aviones secuestrados, impactando el pentágono
es realmente aulladora. Para aquéllos que no conocen el pentágono, este consiste
en un edificio de 5 anillos cada uno con un espacio entremedio, cada anillo de
edificios tiene aproximadamente 30 a 35 pies de profundidad con una cantidad de
espacio abierto similar entre él y el próximo anillo. El objeto que penetró el
Pentágono fue en un ángulo de 45 grados, horadando un limpio agujero redondo de
alrededor de 12 pies de diámetro a través de tres anillos (seis paredes). Un poco
después, una sección de la pared del anillo exterior de sobre 65 pies de ancho se
derrumbó. Desde que el avión que los teóricos de la conspiración claman ser
responsable del impacto tiene un ancho de alas de 125 pies y una longitud de 155
pies y no habían restos de avión, dentro o fuera del edificio, y los céspedes afuera
de este estaban lisos y verdes, lo suficiente como para jugar golf, este loco engaño
es claramente físicamente imposible.

¡Pero oh!, ya hemos olvidado las cualidades de la combustión del combustible de


un motor de reacción, hemos olvidado las propiedades de los materiales normales
de un edificio, las propiedades del ADN, la ley de gravedad y la segunda ley de
termodinámica para eso es el infierno - ¿Por qué no lanzarnos también en una
pequeña imposibilidad espacial? Yo habría pensado que la observación que un
objeto sólido no puede atravesar otro objeto sólido sin dejar un agujero por lo
menos tan grande como el sonaría como ciencia legítima. Pero al teórico de la
conspiración, esto es "mumbo Jumbo", entra en conflicto con el engaño en el cual
están enganchados, así que esto "debe estar equivocado" intentando explicar
exactamente el cómo pudiera estar equivocado, en una futil tarea.

El teórico de la conspiración entra en un curioso pánico siempre que el misil del


Pentágono es mencionado. Mantienen que el avión fue vaporizado por la explosión
de la carga de combustible y apunta la caída de la torres del WTC como evidencia
de esta conducta. (Ésa es una "vuelta para pelar la fruta" maravillosa.) Como un
insecto que ha sido recientemente fumigado, corriendo de un lado a otro en sus
últimos estertores de muerte, ellos defienden primero, que la razón por la cual el
agujero es tan pequeño es porque nunca el avión entró en la pared, habiendo
explotado afuera, y de pronto vuelven a dar una voltereta para explicar en que el
agujero del misil, de 250 pies de profundidad el avión desapareció totalmente en
el edificio y luego explotó dentro del edificio (aunque el edificio no muestra alguna
señal de tal daño). En cuanto a lo que pasó con las alas - aquí es donde se ponen
muy creativos. Las alas se plegaron en el fuselaje el cual les llevó dentro del
edificio que se cerró tras del avión como un trozo de carne.

Cuando los satisface, ellos también claman que el avión resbaló en su barriga,
(ignorando el césped ileso) mientras citan a supuestos testigos oculares que vieron
al avión sumergirse inclinado en el edificio desde un "ángulo irrecuperable". ¿Cómo
se reconcilian estos dos escenarios para ser compatibles? es de verdad un estudio a
la estupidez.

Una vez que están lo bastante desesperados, puede usted estar seguro que el
material de la conspiración OVNI harán su aparición. Los árabes están conectados
con los marcianos. Los alienígenas espaciales tomaron los restos del avión del
pentágono y repararon gran parte del agujero en la pared, sólo para confundir a las
personas. Ellos le dieron a los Árabes píldoras de la invisibilidad para ayudarlos a
abordar los aviones. Pequeños hombrecitos verdes fueron vistos conversando con
Osama Bin Laden unas semanas antes de los ataques.

Si la nación se conecta para acusar al traidor Bush y detiene su perpetua guerra por
el petróleo, no es útil tener estos a idiotas que distraen del proceso, desplegando
tontas teorías de la conspiración sobre míticos Árabes, historias que no hacen sino
jugar a las manos del extremista régimen de Bush.

En un momento menos serio, podríamos tolerar a tales chiflados con un divertido


desapego, pero necesitan comprender que la alevosía con que se perpetró el 11 de
Sept y los crímenes de guerra que le siguieron como "venganza" son demasiados
serios para que permitamos una autoindulgencia tan frívola sin contestar.

Aquéllos que son adictos de verdad a los engaños de la conspiración deben


encontrar una salida más apropiada para su paranoia.

Es tiempo de detener la estúpida teoría de la conspiración acerca del 11 de Sept.