Está en la página 1de 2

Marshall McLuhan… un visionario

Por Sandra Gavarri

Marshall McLuhan fue un teórico que a partir de arduos estudios y análisis de la comunicación, el hombre y los medios tecnológicos, llego a prever muchos de los cambios en el devenir de la humanidad y sus estudios dieron un giro al estudio de la comunicación.

Nació en Edmonton Alberta (Canadá) Estudio una licenciatura en literatura inglesa en la Universidad de Manitoba, realizo un doctorado en la universidad de Cambridge y comenzó la docencia en la Universidad de Wisconsin, después de esto realizo trabajo tanto de investigación como de docencia en distintas universidades, de las cuales, nueve le otorgaron doctorados “Honoris causa”.

McLuhan se caracterizo por su estilo al redactar que no consistía en estructuras lineales sino en argumentación, el carácter conciso, impactante y corto, le permitieron llegar a los grandes medios. Además de que su poder de analizar al hombre y sus fenómenos era tanto que sus deducciones resultaban proféticas.

Se dio cuenta de lo que se avecinaba con la aparición de la televisión y trato de prevenir a la sociedad de ello. Con este nuevo medio también se transformarían los demás medios y la sociedad completa y al darse cuenta de lo que ocurría con los medios en los que se entregaba la cultura a los niños en los años treinta, eran las tiras cómicas y la televisión fue que escribió “ El medio es el mensaje” tal vez el más conocido de sus postulados.

También habla de cómo la gente huye de las ciudades pequeñas para que las grandes ciudades las hagan un engrane más de la gran máquina. Y empieza a proponer que en lugar de dejarse arrastrar por los medios podrían utilizarse para cuestionarse lo que esta pasando en general con el nuevo mundo. Y señala que al parecer el antídoto para esta implosión que aparece con los nuevos medios es el arte.

Una de las influencias directas para McLuhan fue Harold Adams Innis, de quien toma la idea de que los medios tecnológicos que aparecen en las sociedades determinaran su manera de pensar y actuar. De este autor también parte para hablar de cómo el alfabeto fonético determina ciertas actitudes e incluso características de percepción. Y de Havock parte para analizar como el alfabeto fonético permite la clasificación. Estos estudios lo llevan a escribir “La galaxia Guttemberg” obra en la cual escribe sobre la manera en la que cambio la humanidad con la aparición de la imprenta y lo que ocurre cuando aparece la internet para sustituirle; hace una tabla comparativa entre el papel y el e-papel.

En “Comprender los medios de comunicación” hace una analogía partiendo de la premisa de que las herramientas son extensiones del cuerpo, pero solo las herramientas mecánicas, y como los medios de comunicación eléctricos son una extensión de nuestro sistema nervioso central, y la manera en que la exaltación o exclusión de una de las partes afecta todo el sistema.

Clasifica los medios de comunicación en fríos y calientes, determinando cada uno de estos por la interacción que permitan con el receptor; los medios calientes no permiten interacción, son cerrados, los medios fríos permiten la interacción.

La frase “El medio es el mensaje”, la argumenta de la siguiente manera, la manera en la que un medio modifica el devenir social o cultural ya es un mensaje, y los contenidos que puedan llegar a tener son irrelevantes.

Después de después de darnos a grandes rasgos una descripción del trabajo de Marshall McLuhan y la manera en la que influyo en el estudio de la comunicación y abrió muchas puertas para analizar de una nueva manera la sociedad y la cultura de los nuevos medios, Sandra Gavarri, empieza a citar cifras tomadas de la UIT (Unión Internacional de Comunicaciones) en las cuales se puede apreciar claramente el aumento potencial en el uso de las nuevas tecnologías; internet y telefonía celular como los de mayor impacto, demostrando que los estudios de McLuhan eran completamente acertados.

Gavarri nos da una breve reseña de la creación y aparición de la internet, que como muchos avances tecnológicos, se lo debemos a la milicia y las guerras, y en los años 60 fue cuando empezó a ser de uso público en las universidades. Tim Berners-Lee fue el creador de internet. También nos habla de cómo se modifico la manera de comunicarse a distancia, y como algunos medios quedan casi desplazados, ya que la comunicación por medio de internet resulta más accesible económicamente, también nos habla del impacto que tiene en la industria y el empleo, dando mayor posibilidad de crecimiento pero el empleado también queda desplazado; el

trabajo que realiza ahora ya no consiste en un trabajo físico, sino en el manejo de información, de tal suerte que ya es un requisito saber operar una computadora.

Por lo anterior sucede que fue necesario modificar la pedagogía e incluir la enseñanza del uso de la computadora y el internet, pero no solo esto sino también se modifican los planes de estudio y el enfoque que se tenía de la actividad de docente-alumno, el alumno ya no aprende cosas especificas en la escuela sino que tiene que aprender a aprender por su parte fuera de ella.

Después de lo anterior se empieza a hablar de situaciones específicas actuales entre ellas un programa que se lleva a cabo en Argentina desde el 2004, en el que se pretende insertar la cultura de las computadoras y el internet prácticamente en toda la población. También se mencionan instituciones que siguen actualmente investigando y difundiendo el trabajo de McLuhan.

Sandra Gavarri aporta su opinión en la que nos recuerda que aunque en la actualidad es prácticamente imposible escapar a la corriente tecnológica, no debemos de perder de vista que a fin de cuentas el motor de todo y por quienes y para quienes esta hecho todo esto es para las personas, y para acentuarlo cita una historia “Un nudo en la sabana”, cerrando su escrito recodándonos que a pesar de todo no debemos de perder de vista los valores humanos y la convivencia entre las personas y que sin la humanidad la tecnología no es nada.