LA FORMACIÓN DEL EST ARG: ORDEN, PROGRESO Y ORGANIZACIÓN NACIONAL. OSZLAK. 1.

Lineamientos conceptuales e históricos En este capitulo busca desarrollar algunos conceptos y referencias empíricas sobre la formación del Estado. La conformación del estado nacional supone a la vez la conformación de la instancia política que articula la dominación en la sociedad, y la materialización de esa instancia en un conjunto interdependiente de instituciones que permiten su ejercicio. El estado es así, relación social y aparato institucional. La estatidad –la condición de “ser Estado”- en lo que se refiere a los Estados nacionales se constituye de 4 atributos o propiedades: 1) capacidad de externalizar su poder, obteniendo reconocimiento como unidad soberana en un sistema de relaciones interestatales; 2) capacidad de institucionalizar su autoridad, imponiendo una estructura de relaciones de poder que garantice su monopolio sobre los medios organizados de coerción; 3) capacidad de diferenciar su control, a través de un conjunto diferenciado de instituciones públicas; 4) capacidad de internalizar una identidad colectiva mediante la emisión de símbolos. Estos atributos no definen a cualquier tipo de Estado sino a un Estado Nacional. El Estado nacional surge en relación con una sociedad civil que tampoco ha adquirido el carácter de sociedad nacional (no presume la existencia de una nación). El Estado es tanto relación social como aparato institucional y sí presupone la existencia de condiciones materiales que permitan la integración del espacio económico (mercado) y la movilización de agentes sociales en tal sentido: Considerándolo una instancia de articulación de relaciones sociales, podemos decir que la formación de una economía capitalista y de un Estado nacional son aspectos de un proceso único, aunque cronológica y espacialmente desigual. La existencia del Estado deviene de un proceso formativo a través del cual va adquiriendo un complejo de atributos que en cada momento histórico presenta distinto nivel de desarrollo. Es decir, la formación del Estado es un gradual proceso de adquisición de los atributos de la dominación política- los que suponen la capacidad de articulación y reproducción de cierto patrón de relaciones sociales. Así, habría que analizar los determinantes sociales de la formación del Estado, aquellos factores que contribuyeron a la creación de condiciones para que esos atributos se adquieran. El origen, expansión, diferenciación y especialización de las instituciones estatales resultarían de intentos por resolver la creciente cantidad de cuestiones que va planteando el contradictorio desarrollo de la sociedad (simultaneo proceso constitutivo): La expansión del aparato estatal deriva entonces del creciente involucramiento de sus instituciones en áreas problemáticas de la sociedad, frente a las que adoptan posiciones respaldadas por recursos de dominación. Además, la capacidad extractiva del Estado queda supeditada al reconocimiento de reglas del juego político que aseguren la representación de los intereses “comunes” de la sociedad civil. Que intereses estén representados depende obviamente del contenido de la agenda de cuestiones socialmente problematizadas. El aparato institucional del Estado tiende a expresar las contradicciones subyacentes en el orden social que se pretende instituir. Por lo tanto, el análisis de la evolución histórica de las instituciones estatales es inseparable del análisis de cuestiones sociales que exigen su intervención mediante políticas o tomas de posición. Emancipación, organización y Estados Nacionales en América Latina. Con respecto al surgimiento de los Estados Nacionales en America Latina en general podríamos decir que, si bien el acto de ruptura con el poder imperial no significo la automática suplantación del Estado colonial por un Estado Nacional sino mas bien que los movimientos tuvieron carácter municipal; y. pese a que la dominación colonial o el control político de las situaciones provinciales dentro del propio ámbito local no representan formas de transición hacia una dominación nacional; como gruesa generalización podemos aceptar al menos que la efectiva posibilidad de creación de una economía mas integrada y compleja, sumada –en algunos casos- a la preservación de ciertas instituciones coloniales como instrumento de control político, suministraron el cemento para la conformación de los Estados Nacionales. Así, se explicaría como en casos como el de Argentina o Colombia la precarizad de las economías regionales, la extensión territorial, las dificultades de comunicación y transporte, el

desmantelamiento del aparato burocrático colonial y las prolongadas luchas civiles que reflejaban la falta de predominio de una región o de un sector de la sociedad sobre otros, demoraron por muchos años el momento en que tal amalgama se produciría. Como señala Furtado, la estructuración de los nuevos estados se vio condicionada por dos factores: la inexistencia de interdependencia real entre señores de la tierra; y la acción de la burguesía urbana (sin duda la efectividad del sistema de poder estructurado dependió fundamentalmente del grado de articulación logrado entre los intereses rurales y urbanos. Los 3 componentes que articulados conformarían el Estado Nacional son economía, nación, y sistema de dominación. Economía regional vs. Economía abierta; ámbito local v sambito nacional de relaciones sociales; y sistemas de dominación localistas vs. Centralización del poder en un sistema de dominación a nivel nacional, constituyeron los términos de los antagonismos que los profundos cambios producidos en la economía internacional de mediados de siglo XIX contribuirían a resolver. Los estados latinoamericanos en su etapa formativa fueron desarrollando sucesivamente sus aparatos de represión, de regulación, y de acumulación de capital social básico. Sus cristalizaciones institucionales reflejaron las diversas combinaciones a través de las cuales el Estado procuró resolver los problemas del “orden” y del “progreso”. Cuestiones centrales en la etapa formativa del Estado. Durante la etapa formativa del Estado, la institución de un orden estable y la promoción de un conjunto de actividades destinadas a favorecer el proceso de acumulación (“orden y progreso”) aparecían como las cuestiones centrales a solucionar; era necesario institucionalizar un orden y el Estado era para los sectores dominantes, la única instancia capaz de movilizar los recursos y crear las condiciones que permitieran superar el desorden y el atraso. Si consideramos la diversidad y simultaneidad de manifestaciones de “desorden” que el Estado nacional debía afrontar; si tenemos en cuenta que la tradición conspiraba contra la centralización en el Estado de ciertos instrumentos de control social; y que unidades subnacionales continuaban manteniendo fuerzas regulares, su propia moneda y constituciones y justicia; salta a la vista que: Como imponer el orden implicaba regularizar el funcionamiento de la sociedad, hacer previsibles las transacciones, regular los comportamientos; el “orden” aparecía entonces, paradójicamente, como una drástica modificación del marco habitual de relaciones sociales. No implicaba el retorno a un patrón normal de convivencia sino la imposición de uno diferente, congruente con el desarrollo de una nueva trama de relaciones sociales de producción y de dominación social. Así se entiende que durante la primera etapa los nuevos estados exteriorizaran su presencia fundamentalmente como aparatos de represión y control social. Resolver la cuestión del “orden” constituía no sólo una condición de supervivencia para el propio Estado, sino que constituía una premisa elemental para el establecimiento de formas estables de relación social; por eso la cuestión “del progreso” aparecía como la contratara del “orden”, como su natural corolario. A lo largo de un proceso en el que los términos de esta ecuación fueron modificando alternativamente sus valores, el Estado se convirtió en eje para la consolidación de las nuevas modalidades de dominación política y económica. De aquí que tomar activa parte en el proceso de resolución de estas cuestiones represento para el Estado el medio de adquirir “estatidad”. Este es el sentido de la simbiótica constitución de Estado y sociedad como esferas distinguibles de un único y nuevo orden social capitalista. En general, los estados que emergieron del proceso de internacionalización de la economía mostraron una débil capacidad extractiva y una fuerte dependencia del financiamiento externo. Recapitulación En su origen, la formación de los estados nacionales latinoamericanos implico la sustitución de la autoridad centralizada del Estado colonial y la subordinación de los múltiples poderes locales que eclosionaron, luego de la independencia, como consecuencia de fuerzas centrifugas desatadas por el proceso emancipador. La identificación con la lucha emancipadora, precario componente idealista de la nacionalidad, fue insuficiente para producir condiciones estables de integración nacional. La base material de la nación recién comenzó a conformarse con el surgimiento de oportunidades para la incorporación de las economías locales al sistema capitalista mundial y el consecuente desarrollo de intereses diferenciados e interdependientes generados por tales oportunidades. Al margen de las complejas mediaciones que intervinieron en cada caso nacional, la articulación de los mercados internos y su eslabonamiento con la economía internacional, se vieron acompañados por la consolidación del poder de aquella clase o alianza de clases que controlaba los nuevos circuitos de producción y circulación de bienes en que se basó la economía exportadora. Pero

2

Estos centros de poder se integraron en torno a la figura de caudillos locales. los intentos de organización republicana fueron sustituidos por la autocracia y el personalismo y la provincia pasó a constituirse casi en símbolo de resistencia frente a los continuos esfuerzos de Buenos Aires por concentrar y heredar el poder político del gobierno imperial. comenzó a vislumbrarse con mayor fuerza precisamente cuando la posibilidad de articular y compatibilizar estos diferentes intereses empezó a dar sentido unificador a la nación. es decir. y hasta promovió la constitución de los agentes sociales. Consecuencia. La Organización Nacional. 3 . la guerra civil que sobrevino algunos años después de Caseros. en tanto a través de estas múltiples formas de intervención se fueron diferenciando se control. debe entenderse para este autor. fueron ineficaces para conjurar las tendencias secesionistas y la pulverización de los centros de poder. Una de las opiniones más fuertes de Oszlak se refiere a que no puede afirmarse que existe una nación antes de haberse desarrollado tanto los atributos ideales de la nacionalidad como sus fundamentos materiales. que tendieron a localizarse en las viejas ciudades coloniales del interior. a fortalecer su componente material. Los caudillos pugnaron por reivindicar el marco provincial como ámbito natural para el desenvolvimiento de la actividad social y política.las nuevas formas de dominación económica. Aunque la consolidación del Estado nacional demandaría todavía casi 2 décadas. permitirá circunscribir un campo analítico e histórico en el que. Introducción La derrota de la Confederación Argentina a manos del ejército de Buenos Aires. en ultima instancia. no tanto como la derrota de una concepción política sino como la creación de nuevas condiciones para la articulación de los intereses de los sectores dominantes del interior al circuito económico que tenía por eje el puerto de Bs. a cuya sombra se consolidaban nuevas relaciones sociales. Determinante. servirá a la vez para reconstruir los hitos fundamentales y las modalidades específicas del proceso formativo del Estado. pero también fracasó. Así. Este era el sentido último de la organización nacional. entendida como la etapa institucional iniciada con la caída de Rosas en Caseros. no deja de llamar la atención que la iniciación de este proceso de definitiva institucionalización del poder haya sido precedida por más de medio siglo de guerras civiles y experimentos fallidos. afirmando su autoridad y.fue a la vez determinante y consecuencia del proceso de expansión del capitalismo iniciado con la internacionalización de las economías de la región (RECÍPROCO PROCESO CONSTITUTIVO). que favorecerían el proceso de acumulación. La Confederación Argentina fue el intento más orgánico para establecer las bases de un Estado nacional desde que el país adquiriera su independencia. La identificación en la experiencia argentina de las cuestiones mas desagregadas. Desde esta perspectiva. Los diversos órganos políticos y proyectos constitucionales ensayados durante las dos primeras décadas de vida independiente. recrear el proceso de resolución de las mismas. en tanto creó las condiciones. congruentes con intereses económicos opuestos. Roto el vínculo colonial. representó un hito crucial en el proceso de construcción de la sociedad argentina. El triunfo sobre Rosas. conformando sus atributos. Emancipación y organización nacional La ruptura con el poder imperial no produjo automáticamente la sustitución del Estado colonial por un Estado nacional. Al producirse la emancipación de la corona. en cada provincia la organización nacional asumía significados diferentes en función de su respectiva articulación dentro del esquema económico que se venía estructurando desde fines del siglo anterior (es decir que había diferentes formas de entender la organización económica que debía tener el naciente país. la pertenencia a una organización económica capaz de articular y satisfacer los intereses de los integrantes de una comunidad en tanto agentes económicos. As. pronto se hizo evidente que la dominación española no había creado resquicios para el desarrollo de una clase dirigente capaz de suplantar con su liderazgo y legitimidad el control político y territorial ejercido por la corona. expandir y reproducir el nuevo patrón de relaciones sociales. Este sistema de dominación –el Estado Nacional. facilito los recursos. que a partir de 1861 allanó el camino para la definitiva organización nacional. La organización nacional y la formación del Estado. diversidad que se desprendía de la estructura económica que más le convenía a cada región). requerían políticamente la paralela constitución y control de un sistema de dominación capaz de articular. debe entenderse como la manifestación político-militar de un enfrentamiento entre proyectos alternativos de unidad nacional.

La Constitución Nacional de 1853 representó sin duda la plasmación normativa de esta nueva concepción formalizando la existencia del Estado nacional. nuevos marcos de referencia. Además. evitando la adopción de una política de alcances nacionales que hubiese permitido una gradual integración de la economía nacional y una distribución más equitativa de los ingresos fiscales. no se evidenciaba mucho más allá de la formalidad de un precepto constitucional. Se consideraba además que sólo el Estado estaba en condiciones de construir los pilares del nuevo orden social anticipado. de la Confederación Argentina luego de Caseros. Y esto porque.La cuestión del progreso Hacia mediados de siglo el proceso político se hallaba enmarcado por profundos cambios en los parámetros económicos que generaban crecientes expectativas de progreso material. cuyo proyecto se nutría de la idea del “progreso” como el fundamento mismo de la nacionalidad. nuevos intereses. Una manifestación de tal cambio es la Generación del 37 (Echeverría. mientras tanto. As. Estos es importante si se tiene en cuenta que. Haber terminado con Rosas no significó acabar con la política “federalista” de Buenos Aires. el gobierno de la 4 . Gutiérrez y otros). As. no existía una economía suficientemente dinámica como para constituir una fuente de recursos fiscales capaz de solventar la construcción del aparato institucional de la nación. hasta entonces. donde. salvo en el caso de Bs. se consolidaba un gobierno independiente. As. fuera del circuito económico formado por la provincia de Bs. El gobierno de la Confederación tuvo que enfrentarse a una serie de problemas: * La organización de un aparato recaudador: la centralización de la recaudación aduanera (única fuente de recursos genuinos del gobierno nacional) no se logró. nuevas relaciones. y el mercado externo. la gradual apertura externa de la economía originaba nuevas necesidades. Aparato institucional y organización nacional Urquiza promovió la unidad política del territorio mediante un sistema institucional nacido de acuerdos provinciales. es que privó a las autoridades de la Confederación de la única fuente significativa de recursos fiscales que existía en el territorio. La concurrencia de las provincias a la organización de la nación ocurrió sin dificultades. El des-orden expresaba precisamente la inexistencia de una instancia articuladora de la sociedad civil que sólo podía estar encarnada en el Estado. con autoridades locales que sólo resignaban una limitada porción de su autonomía a un gobierno nacional. La continua expansión de la economía exportadora durante la primera mitad del siglo comenzó a acelerar su ritmo a partir de la caída de Rosas. La “internacionalización” de la vida económica aparecía así como condición necesaria para la nacionalización de la sociedad argentina. sin lo cual no se podía organizar el sistema de rentas nacionales. As. La construcción de las instituciones nacionales no pudo superar los lazos que ligaban la existencia del gobierno nacional a los recursos de Entre Ríos. en lo referente a la construcción del aparato institucional de la nación. Una vez logrado el Orden se haría posible el progreso. Las provincias deseaban que Buenos Aires adoptara una política proteccionista y que se asegurara una participación más equitativa en la recaudación de la aduana bonaerense. La organización nacional modificaba profundamente el significado de una comunidad organizada provincialmente. Alberdi. En definitiva. Las bases materiales para llevar a cabo la efectiva unificación del territorio nacional se hallaban en la provincia de Buenos Aires. la instauración del orden significaba dar vida real a un Estado nacional cuya existencia. La cuestión del orden La idea de “Progreso” suponía la idea de “Orden” en cuanto imposición de un nuevo marco de organización y funcionamiento social. tenía profundas raíces económicas. sobre todo entre los sectores más estrechamente ligados al mercado mundial. El fracaso de la Confederación en organizar definitivamente la nación y asegurar la viabilidad del Estado debe interpretarse a la luz de las condiciones existentes para plasmar un pacto de dominación estable y disponer de los recursos institucionales para materializar su existencia. no reconociera los pactos preliminares conducentes a la organización nacional y se negara a integrar la Confederación Argentina. El reconocimiento de la autonomía de esta provincia y la aceptación del gobierno nacido de Caseros dio finalmente por resultado que Bs. La experiencia externa produjo un profundo cambio en las concepciones vigentes acerca del futuro país. El hecho más destacable de la autoexclusión de Bs. El enfrentamiento que durante una década separó a Bs. AS. lo cual hubiera perjudicado la privilegiada situación de Bs. que desde la independencia fue la manera más inteligente de mantener la posición privilegiada de la provincia. As.

Pero. los intereses vinculados a la consolidación de la provincia como unidad política diferenciada constituyeron un factor aglutinante. El gobierno nacional llegó a gozar de un cierto grado de estabilidad y del reconocimiento formal de su soberanía. Este partido representaba los intereses terratenientes y comerciales identificados con la consolidación del circuito económico formado por la provincia de Buenos Aires y el mercado externo. se formaría una verdadera fuerza militar nacional. Asimismo. frente a lo cual las provincias se vieron privadas de los recursos necesarios para atender los gastos de las exiguas administraciones locales. en ningún momento estuvo de acuerdo con las necesidades enfrentadas. las provincias de Corrientes y Entre Ríos rompieron la alianza que había posibilitado que el partido federal de Buenos Aires liderara la política nacional y postergara los compromisos relativos a la organización de la nación contraídos por el pacto de 1831. * La regulación y desarrollo de las relaciones económicas: tampoco tuvo mayores alcances. y permanentemente se vio acosado por los gastos de guerra. Al plantearse el conflicto entre Buenos Aires y la Confederación en 1852. * La organización militar: el gobierno de la Confederación Argentina no logró contar con un ejército nacional en sentido propio. pero se mantuvo neutral. 5 . aunque no sin tropiezos. En el Estado de Buenos Aires. Cuando el federalismo litoraleño puso fin a la alianza con Rosas. ni por su pertrechamiento. Su pasividad era importante para que el Litoral pudiera presionar libremente a Buenos Aires y. fueron la base para definir la posición de las fuerzas políticas bonaerenses frente a las alternativas que lideraba el Litoral. Bueno Aires permaneció separada por 10 años con un gobierno independiente pero no dejó de ser reconocida como parte integrante de la nación. Según se había previsto. lo que le resultó sumamente difícil y en algunos casos imposible. el gobierno nacional debía subsidiar el déficit que esto causaría a las administraciones provinciales. y la autonomía provincial. A pesar de que los afanes centralizadores de la Confederación tuvieron algún éxito su endeble situación financiera esterilizó todo esfuerzo organizativo. Sólo después de Pavón. sería llevada a cabo efectivamente. La única fuerza militar con la que contó el gobierno nacional fue el ejército de la provincia de Entre Ríos. la condición de legitimidad de los actos del gobierno nacional. mientras Inglaterra permaneció neutral. pese a las limitaciones y fracasos reseñados. el liderazgo político ejercido por Rosas. La confluencia de las provincias contra el unitarismo. la Confederación se hallaba estrangulada económicamente. Al finalizar la década del 50. La construcción de un aparato institucional que trastocara la relación entre las provincias y el gobierno nacional y permitiera hacer efectivo el poder formalmente otorgado a las autoridades nacionales era aún una tarea por iniciarse. El aparato militar de la Confederación. entretanto. se enfrentaban dificultades semejantes. si bien no se llegó siquiera asentar las bases del aparato estatal. permitió al federalismo llenar de contenido nacional una política que se opuso a la organización de instituciones nacionales. contaba con la pasividad del interior mediterráneo y el apoyo activo de los unitarios y segmentos del federalismo porteño. Alianzas políticas y organización nacional A principio de los años 50. A estas fuerzas contribuyeron Brasil y Uruguay. ni por su número. La provincia siguió constituyendo el marco de referencia de las relaciones sociales. ni por su organización. más allá de Caseros. Pero la estabilidad de sus instituciones estuvo supeditada a que no se restringiera la autonomía de los gobiernos provinciales. el territorio se mantuvo formalmente bajo la jurisdicción de instituciones que facultaban a sus titulares a tomar decisiones de carácter nacional. Su política tendía a fortalecer internamente a Buenos Aires y postergar la organización nacional. se produjeron avances decisivos en la consolidación de vínculos nacionales entre las provincias. sobre la base de las instituciones provinciales de Buenos Aires. Durante el lapso que duró la secesión de Buenos Aires. Sólo con la Guerra del Paraguay. Un ejemplo es la abolición de las aduanas internas y la nacionalización de las externas. y la satisfacción esporádica de algunas demandas de los gobierno provinciales. Inglaterra se interesó en la incorporación de Buenos Aires a la Confederación Argentina como una garantía contra la expansión del imperio brasileño. La homogeneización de intereses en el interior de la provincia podía ser actualizada políticamente y asumir un peso gravitacional frente a alternativas de organización nacional. el interior mediterráneo constituyó siempre un aliado potencial para un ataque frontal de la Confederación a Buenos Aires. había tenido a su favor el reciente fracaso de la política liberal-centralista del unitarismo. el Estado de Buenos Aires contó en todo momento con la posibilidad de movilizar recursos financieros para la organización y sostenimiento de su ejército. En vísperas de Pavón el ejército permanente resultaba insuficiente para defender adecuadamente las fronteras y ciudades principales. a diferencia de la Confederación. A principios de la década de 1830.Confederación nunca alcanzó una situación económica mínimamente estable. Las potencias extranjeras no prestaron apoyo efectivo a la alianza litoraleña.

El nuevo gobierno provincial reunía a antiguos federales y unitarios. La Confederación presionó para incorporar a Buenos Aires. Se había opuesto a declarar 6 . Al mismo tiempo se fue desprendiendo la fracción liberal-nacionalista conducida por Mitre. Tal incompatibilidad provenía del rol ambivalente jugado por Urquiza: había conducido una alianza antirrosista que le quitaba la estima de los federales bonaerenses. la confirmación de Pastor Obligado como Gdor. interviniendo en virtud de sus atribuciones como Director Provisorio. tenía como objetivo crear las condiciones para un nuevo proceso de organización nacional que. entablar negociaciones desde una posición de fuerza. que otorgaban a Urquiza funciones nacionales con un poder prácticamente discrecional y adjudicaban a cada provincia el mismo número de diputados.El proyecto de federalización de Buenos Aires apoyado por Urquiza en San Nicolás y los principales dirigentes políticos de Buenos Aires. si bien postulaba la defensa y fortalecimiento de los intereses locales de la provincia. los aliados potenciales de Urquiza en el interior y la influencia que ejercía sobre el gobierno de Buenos Aires hacían muy poco probable que los representantes de esta provincia pudieran garantizar la integridad políticoeconómica de la misma e imponer sus objetivos. Este organizó fuerzas rurales y en diciembre de 1852 sitió la ciudad de Buenos Aires. Los unitarios aprovecharon la amenaza de una guerra para consolidar la situación en el gobierno provincial. El carácter de la constitución. que sería liderada por el sector radicalizado de la revolución de septiembre. fuera liderado por Buenos Aires. Las resoluciones de San Nicolás. Inicialmente. lo que la caracterizó fue su posición antiurquicista extrema y el considerar la unidad nacional como algo a ser negociado que como objetivo político fundamental. Los federales buscaron apoyo del Litoral. A lo largo de la lucha por el predominio interno. Fuerzas disidentes del movimiento de septiembre realizaron esporádicas e infructuosas invasiones a la provincia. Alsina. lo cual lo enfrentará con los unitarios porteños. La Confederación estaba más interesada en incorporarla con sus autoridades que en desatar una guerra abierta imprevisible. y la política exterior tendiente a obtener el reconocimiento como Estado independiente. muestran el predominio del sector radicalizado de la revolución de septiembre en el gobierno. escindiéndose un sector del federalismo conducido por el coronel Lagos. conducido por el Litoral. con posterioridad a Caseros. La política de organización nacional alternativa fue intentada inicialmente por el conjunto de fuerzas que había participado en la revolución de septiembre. concurriendo a la organización nacional bajo circunstancias tan desfavorables. buscó reconciliarse con los federales. En ambas circunstancias fue manifiesta la ausencia de un correlato de la política litoraleña en el conjunto de fuerzas políticas. El federalismo disidente de Buenos Aires constituyó más que un aliado litoraleño. Pero su escasa repercusión llevó a la consolidación de una política antagónica al proceso de organización nacional. pero su victoria fue un triunfo del Interior sobre Buenos Aires. con la participación de una fracción del federalismo. Estado independiente. Las diferencias políticas que habían participado en la revolución de septiembre cobraron relevancia una vez que se estableció un gobierno autónomo en la provincia y al desaparecer la amenaza inmediata de las tropas entrerrianas. permaneció unido y en el control de la provincia durante casi todo el conflicto. pero sin adherir a su política de organización nacional. que pasó a llamarse liberal. En 1854 se sancionó la constitución provincial. se fue configurando una nueva fuerza política. Urquiza se había apoyado en el sector unitario liderado por Valentín Alsina para neutralizar la oposición de los restos del federalismo rosista porteño. exigiendo la concurrencia al congreso constituyente y el reconocimiento del gobierno nacional. Estas fuerzas se aliaron frente a los intentos de Urquiza de controlar la provincia y se apoderaron del gobierno provincial en septiembre de 1852. previa renuncia del Gdor. Debió asumir personalmente el poder. por tres años. declarando a Buenos Aires. Este viraje produjo una ruptura de la alianza que los sustentaba. El liberal-nacionalismo. sin lograr ningún apoyo. el fortalecimiento de su soberanía y el retiro de las fuerzas de la confederación. La solidez económica del gobierno de Buenos Aires y su importancia hicieron que se dilataran a lo largo de los seis primeros meses de 1853. El partido unitario. El Litoral había encontrado un punto de apoyo en el interior de la provincia de Buenos Aires. produjeron el primer conflicto abierto entre Buenos Aires y Urquiza. con el consecuente deterioro de las fuerzas sitiadoras. permitió al gobierno de Buenos Aires. Pero como no obtuvo el apoyo del unitarismo. los ejércitos del Litoral. perfilándose como una tendencia diferenciada. que lucharon por el predominio en el ámbito provincial. La fracción liderada por Mitre participaba minoritariamente. La relación Buenos Aires-Litoral era esencialmente conflictiva y se superponía a toda coincidencia parcial o coyuntural de intereses u objetivos. Aun cuando defendía el autonomismo provincial como cuestión central de su política. La otra facción liberal autonomista se distinguió por seguir una política de conflicto abierto con la Confederación. El gobierno de Buenos Aires logró el levantamiento del sitio. Los federales pro urquicistas obtuvieron garantías de índole individual pero ningún reconocimiento. opuesta al sector liberal que posteriormente se denominaría autonomismo. pero la unidad de la alianza urbana del partido liberal con la fracción más poderosa del federalismo. un elemento de presión sobre el gobierno provincial.

Recurrió a colaboradores allegados. y las persecuciones realizadas contra los federales nacionales durante 1854. Sarmiento. representante de una política intransigente con Buenos Aires. Igual que en 1853. En caso contrario. El sector liberal-nacionalista pasó a desempeñar un rol crucial. el Ministro del Interior comunicó a Buenos Aires la caducidad de los pactos de diciembre y enero. Ante esta evidencia. Se intentó apoyar al federalismo de Buenos Aires en las elecciones para la Legislatura provincial. Mitre inició una ofensiva política contra el sector radicalizado de la revolución de septiembre. El gobierno de Buenos Aires hizo todas las concesiones pero no se desprendió de ningún recurso de poder. el retiro de las tropas de la Confederación en julio de 1853. futuros hombres clave: Rufino Elizalde.Buenos Aires Estado independiente. Luego de Cepeda. 7 . Buenos Aires y la Confederación firmaron dos convenios que reafirmaban la situación autónoma de la provincia. Todo esto consolidó la unidad del partido liberal. Propuso a hombres del sector radicalizado para su gabinete. Buenos Aires se comprometió a revisar la Constitución de 1853 mediante una convención provincial. Los intereses terratenientes y mercantiles perdían terreno en el plano político debido a la presión ejercida por el gobierno de la Confederación. Gelly y Obes. se dio en el interior de la alianza que sustentaba el gobierno provincial desde 1852. Si no surgían objeciones. a dar una total amnistía política y rehabilitar a los funcionarios civiles y militares desplazados desde 1852. y anunció su propósito de incorporar la provincia a la Confederación. La variación en la correlación de fuerzas luego de Cepeda. Urquiza seguía siendo la figura política clave de la Confederación. Condicionaban toda negociación al respeto de su soberanía. Este ablandamiento de la política de la Confederación respondía al fracaso de las invasiones realizadas por los federales disidentes. para unificar el territorio y reiniciar la organización nacional sobre nuevas bases. Los intereses mercantiles vinculados a la expansión del mercado interno a través de la unificación política del territorio nacional fueron favorecidos por los resultados del pacto de noviembre. Pero la amenaza del conflicto con la Confederación fue capitalizada por el nacional-liberalismo. La agresiva política de la Confederación fue capitalizada por el sector radicalizado de la revolución de septiembre. con la desaparición de los obstáculos opuestos por la Confederación al tráfico comercial con Buenos Aires. A fines de 1859 había sido electo Derqui. la incorporación sería posterior a la reunión de una convención nacional que consideraría las reformas. Urquiza era partidario de una política más flexible con respecto a Bueno Aires. el retorno del status quo de 1855 y el retiro definitivo de Urquiza. La correlación de fuerzas entre Buenos Aires y la Confederación era de un equilibrio inestable que fortaleció la posición del sector liberal-nacionalista. El progresivo deterioro del gobierno de la Confederación favorecía a Buenos Aires y lo impulsaba a lograr la unificación nacional con urgencia. que mostraban la imposibilidad de organizar un sistema de instituciones nacionales sin contar con los recursos de Buenos Aires. A pesar de su apoyo a Derqui. que ocupaba la mayor parte de los cargos y predominaba en la legislatura provincial. La redistribución de fuerzas en el interior del partido liberal creó en el Litoral expectativas de una alianza con el sector liberalnacionalista. En las elecciones de marzo de 1860 para su renovación. La provincia se comprometía a no ejercer un papel independiente en las relaciones exteriores. pero rechazaron el ofrecimiento. siempre daba margen para la lucha entre las facciones políticas dominantes en la provincia. quienes garantizarían el presupuesto provincial de 1859 por cinco años. La fracción liberal-nacionalista recién ocupó el centro de la escena política cuando el endurecimiento de la Confederación llegó al extremo de la guerra. El gabinete fue duramente criticado y se acusó al gobierno de haber traicionado la revolución de septiembre. En 1857 se aplicaron las leyes de derechos diferenciales y se conminó a la provincia a que estudiara la Constitución de 1853. cuyas tendencias políticas internas se homogeneizaban. la política de Buenos Aires consistía en estirar los plazos para la reincorporación. Los preparativos de la guerra no hicieran variar la política de las autoridades de Buenos Aires. se incorporaría a la Confederación. a fin de su incorporación. Buenos Aires se comprometía a entregar su aduana a las autoridades nacionales. El resto de las instituciones seguirían bajo jurisdicción de la autoridad local. El sector federal adherido a la política autonomista había perdido peso luego del levantamiento del sitio. Vélez Sarsfield. los federales disidentes obtuvieron concesiones de carácter individual. A principios de 1860. En marzo de 1856. Entre 1856 y 1859 el gobierno de la Confederación fue endureciendo su política. la fracción mitrista obtuvo mayoría en ambas cámaras y Mitre fue elegido Gdor. El partido liberal que permanecía en el gobierno continuó siendo el principal interlocutor de la Confederación. la sólida situación de las autoridades provinciales en los planos internos e internacional y las dificultades que afrontaba el gobierno nacional a dos años de existencia. En diciembre de 1854 y enero de 1855. Entre 1858 y 1859 el Litoral consiguió cierta unidad de los gobiernos provinciales en contra de la política secesionista de Buenos Aires y en torno a la figura de Urquiza. El hecho de que no existiera un peligro externo inmediato.

Mitre cedió a las presiones del autonomismo tendientes a obtener prerrogativas. hasta que sus representantes se unieran al congreso nacional. Para lograr el desconocimiento de las autoridades nacionales y crear desde Buenos Aires las condiciones para la organización nacional. a la convocatorio del congreso. Mitre centró su actividad en la negociación política. fueron desvaneciendo las expectativas litoraleñas de una alianza con el liberal-nacionalismo. Mitre colocó el ejercicio de funciones bajo la dependencia del gobierno provincial y no trató de establecer instituciones nacionales. para reformular y ampliar las disposiciones del pacto de noviembre de 1859. Procuró la pacificación del interior a través de los aliados del liberalnacionalismo. el papel moneda de Buenos Aires sería aceptado en las oficinas de recaudación de todo el territorio y las mercaderías entradas por Buenos Aires serían libres de derechos en toda la Confederación. Cobraron mayor importancia las diferencias entre el liberal-nacionalismo y el sector radicalizado. Los diputados de Buenos Aires fueron rechazados en el congreso nacional. la incorporación al gobierno de hombres del sector radicalizado de la revolución de septiembre imponía un mayor endurecimiento de la política de Buenos Aires hacia la Confederación. con las fuerzas opositoras de Buenos Aires. Buenos Aires siguió ejerciendo la administración directa. El enfriamiento de las relaciones con la Confederación influía para que el partido liberal de Buenos Aires estrechara sus filas. reafirmó el reconocimiento de su soberanía y reaseguró el control sobre sus principales instituciones: continuaría ejerciendo la administración directa de la aduana y la conducción del ejército de Buenos Aires. y Entre Ríos. La estructura organizativa que había quedado de la Confederación no fue modificada por el gobierno nacional provisorio. fortaleció su influencia económica sobre la Confederación. la provincia continuó prolongando los plazos de la incorporación. acordando una entrega mensual de dinero y comprometiéndose a solventar los gastos que ocasionara la convención nacional. ahora autonomista. Después del dudoso triunfo militar de Buenos Aires en Pavón. Al mismo tiempo. esta fracción liberal dejó de participar del gabinete de Mitre y estableció una condición básica para la reorganización: la preservación de la integridad territorial y la autonomía política de la provincia de Buenos Aires.En mayo de 1860 se iniciaron tratativas entre las autoridades de la Confederación y un representante de Buenos Aires. En febrero de 1862. Buenos Aires apoyó con armas y oro la posición rebelde de Córdoba frente a las autoridades nacionales. Al mismo tiempo. Corrientes y La Rioja limitaron la delegación al ejercicio de las relaciones exteriores. 8 . la provincia ratificó sus compromisos e hizo nuevas concesiones. La consolidación del gobierno de Buenos Aires y el reagrupamiento del partido liberal de Buenos Aires producido en 1861 con la incorporación de miembros del sector radicalizado al gabinete provincial. La Confederación siguió recibiendo la misma suma como subsidio. Buenos Aires centralizaba la percepción de las rentas nacionales. El gobierno de la Confederación había llegado al límite de su posición económica. pues casi la totalidad de las importaciones consumidas en todo el territorio se introducían a través del puerto de Buenos Aires. de Buenos Aires. A través de un acuerdo de junio de 1860. reformada en 1860. a lo cual se sumaba la cada vez más estrecha vinculación de gobiernos del interior mediterráneo con Buenos Aires. Mitre desplegó un plan que comprendía la ocupación militar de Santa Fe. La alianza del Litoral conducida por Urquiza no se identificaba con el gobierno nacional. que dejó de existir en diciembre de 1861. Dispuso que las resoluciones que tomara como encargado del poder ejecutivo fueran sometidas a la aprobación de los ministros del gobierno de Buenos Aires. Mitre llevó a cabo su plan apoyándose en Urquiza. y delegaron en el Gdor. de Buenos Aires el ejercicio provisorio de las funciones del ejecutivo nacional y la facultad para convocar a un nuevo congreso sobre las bases de la Constitución de 1853. Se fueron agotando las instancias de conciliación. pues como contrapartida del subsidio mensual. el fortalecimiento de los partidos liberales en el interior mediterráneo con el apoyo de los gobiernos provinciales vinculados a Buenos Aires. Durante los primeros meses de 1862 se estableció en la ciudad de Buenos Aires un gobierno nacional provisorio ligado a las instituciones locales. Mitre estableció lazos con los gobiernos del interior mediterráneo. Por otra parte. y la pacificación del Litoral a través de un acuerdo con Urquiza. Cuando la aduana pasó a corresponder al gobierno nacional. Los gobiernos provinciales quitaron su apoyo al gobierno nacional. La guerra iniciada a mediados de 1861 no contaba con la concurrencia incondicional del Litoral. Las provincias habían delegado funciones en Mitre como jefe de las fuerzas vencedoras y no en su carácter de Gdor. Que la tesorería nacional sólo recibiera el excedente de la recaudación aduanera evidenciaba que seguían coexistiendo dos poderes independientes en la nación. Vélez Sarsfield. Se creó la Secretaría General de Asuntos Nacionales y un registro nacional para consignar las disposiciones del poder ejecutivo hasta que se establecieran las autoridades nacionales.

tales como el Congreso Nacional. el gobierno nacional. Los mayores esfuerzos del gobierno nacional fueron dirigidos especialmente a la formación de un ejército nacional y un aparato recaudador verdaderamente nacionales. Mitre propuso la federalización de la provincia de Buenos Aires. Este sistema paulatinamente desplazaría a la relación entre provincias como eje y escenario del proceso político. Dado que ésta continuaba proporcionando un esquema institucional y normativo imprescindible para la organización del Estado Nacional. la administración de justicia en última instancia. La medida fue rechazada por la legislatura provincial. Conservó la mayor parte de sus instituciones bajo jurisdicción provincial. El Congreso lo transformó en ley el 1º de octubre de 1862. ya que Bs. aún no se había logrado materializar en acción lo que hasta entonces era una formal declaración de intenciones de la Constitución Nacional que ya hacía una década que era vigente. Así. Además. durante las dos décadas siguientes tendría lugar la formación y consolidación de un sistema de instituciones nacionales relativamente independiente de alianzas actuales o potenciales con poderes locales. los partidos de la oligarquía y el ejército nacional. El acuerdo permitió la coexistencia de las autoridades nacionales y provinciales en esa ciudad. As. Una vez reunido el Congreso. Mantener el movimiento iniciado por esta. No obstante. Sin embargo. para dar lugar a otros mecanismoa de representación. etc. Conquistar el orden también suponía para el gobierno nacional 9 . establecido en octubre de 1862. pronto se diluiría en un complejo proceso de recomposición de la coalición dominante. Entre las instituciones creadas destinadas a normativizar y/o ejercer control sobre las demás áreas que el gobierno nacional comenzaba a reivindicar como objeto de su exclusivo monopolio. De esta manera. tras la cual se despejó el camino para la definitiva organización nacional sobre las bases impuestas por Bs. As. sino más bien porque con este episodio culminaba un largo proceso de fracasos y frustraciones. Ámbitos de actuación y formas de penetración del Estado: Al disolverse la Confederación Argentina. se retornó de hecho al arreglo institucional vigente antes de su creación. La existencia del Estado nacional exigía replantear los arreglos institucionales preexistentes. se implementaron diversas medidas para lograrlo. De este modo. con jurisdicción de la nación sobre el municipio. requería la centralización e institucionalización del poder estatal en el nuevo gobierno nacional surgido después de Pavón. Consideraciones finales Las condiciones en que se arribó a la instauración de un nuevo gobierno nacional en 1862 sintetizaban 10 años de lucha. negociación y control. AS. sin que la Confederación hubiera conseguido proponer o imponer una solución alternativa viable. desplazando el marco de referencia de la actividad social de un ámbito local-privado a un ámbito nacional. nació cautivo de las fuerzas políticas porteñas y dependiendo institucional y financieramente de la administración provincial. La conquista del orden y la institucionalización del Estado Introducción El derrumbe de la Confederación Argentina se produjo luego de la victoria de las fuerzas de Bs. Buenos Aires pasó entonces a ser la escena y el principal agente de la política nacional. durante cinco años. Así. la aduana. Lo mismo ocurrió con el intento de federalizar la ciudad de Buenos Aires.Mitre obtuvo autorización de la Legislatura de Buenos Aires para convocar al Congreso Nacional para el 25 de mayo de ese año. Esto es lo que Oszlak nombra como “el proceso de apropiación y/o creación de los ámbitos de actuación que constituirían la jurisdicción funcional del Estado” que se habría desarrollado durante el período en estudio (1862-1880). Si bien el liderazgo por Mitre sobre los gobiernos del interior le daba un amplio margen de maniobra en la conducción del gobierno nacional. la oposición interna en su propia provincia le impidió instaurar este gobierno sobre sólidas bases financieras e institucionales. el grupo de los vencedores distaba mucho de ser una coalición fuerte o estable por estar integrada por sectores sociales muy variados que pronto comenzarían a mostrar marcadas diferencias. Pavón demostró la inestabilidad de la Confederación como Estado nacional. As. con excepción de las relaciones exteriores (confiadas al gobierno provisional de Mitre) la resolución de los asuntos “públicos” siguió en manos de los gobiernos provinciales y de algunas instituciones civiles (como la Iglesia). la prerrogativa de emisión de moneda. transcurrirían recién 18 años hasta que se consolidara un “pacto de dominación” relativamente estable. Pero la consolidación de este nuevo orden institucional llenaría otra conflictiva etapa histórica de la Argentina. en la Batalla de Pavón (1862). El presente capítulo está dedicado a examinar el proceso de imposición del orden y de institucionalización del Estado nacional durante ese lapso histórico (1862-1880). imponer la cuestión de la nacionalidad argentina fue posible no tanto por el desenlace de una batalla. podemos mencionar entre otras: al ejército. De aquí que el liderazgo inicial de Bs.

. advirtiendo que su examen separado no debe hacer perder de vista la simultaneidad y compleja imbricación con que se manifestaron en la experiencia histórica concreta: 1. a través de la localización en territorio Penetración ideológica: consistió en la creciente capacidad de creación y difusión de valores. servicios y regulaciones indispensables para su progreso económico. la creación de bases consensuales de dominación aparecía también como atributo esencial de la “estatidad”. conocimientos y símbolos de prevenir y sofocar todo intento de alteración del orden impuesto por el Estado nacional. Cristalizaciones institucionales: Desde 1862.aparecía como condición necesaria para lograr el monopolio de la violencia y el control territorial. Finalmente. una fuente de legitimación y de poder. adoptando sus modelos de organización social y funcionamiento institucional. teniendo en cuenta el grado de desarrollo de las fuerzas productivas en la sociedad argentina de la época. Este avance sobre la sociedad civil tuvo probablemente su más importante manifestación en la tarea de sustituir las heterogéneas disposiciones. Oszlak pasa a realizar una categorización analítica de las modalidades con que se manifestó la penetración estatal. Penetración represiva: supuso la organización de una fuerza militar unificada y distribuida territorialmente. tratando de crear al mismo tiempo un andamiaje institucional sin cuya existencia resultaba poco menos que imposible asegurar su gestión. Relación Nación-Provincia: 10 . casi siempre imperativa.apropiarse de ciertos instrumentos de regulación social hasta entonces impuestos por la tradición. Asumiendo la responsabilidad de imponer un orden coherente con las necesidades de acumulación. La clase dirigente argentina miró hacia Europa y los EEUU. al reconstituirse en 1862. De aquí el carácter multifacético que debía asumir la presencia estatal y la variedad de formas de penetración que la harían posible. imitación cuyas repercusiones trascendieron el plano de la mera creación institucional. el mismo desarrollo de las actividades productivas. el gobierno nacional debió afrontar una situación inédita: continuar atendiendo el funcionamiento de organismos -de la Confederación y Buenos Aires. y en algunos casos supuso la incursión en ciertos campos combinando su acción con la de los gobiernos provinciales y la de los particulares (por ejemplo: en la educación). instituciones y prácticas socialmente aceptadas por modernos códigos. ente otros factores fueron creando nuevas necesidades regulatorias y nuevo servicios que el gobierno nacional comenzó a promover y tomar a su cargo (por ejemplo: la organización del servicio de correos y telégrafos. con el objeto Penetración cooptativa: incluyó la captación de apoyos ente los sectores dominantes y gobierno del interior. implicaba una transferencia y concentración de ámbitos funcionales cuyo control representaría. con cierto grado de profesionalización de sus funcionarios y de control centralizado sobre sus actividades. Esta situación. Se debe tener en cuenta que. la promoción de la inmigración.) En general.cuya responsabilidad asumía. costumbres. legados por la colonia o asumidos por instituciones como la iglesia. Estas cristalizaciones de la penetración estatal no eran más que momentos en el proceso de adquisición de uno de los atributos esenciales de la estatidad: la emergencia de un conjunto funcionalmente diferenciado de instituciones públicas relativamente autónomas respecto de la sociedad civil. el estado se apropió de las actividades hasta ahora mencionados sustituyendo en su ejecución a otros agentes sociales. 3. el Estado comenzaba a hallar espacio institucional y a reforzar los atributos que lo definían como sistema de dominación. reforzadores de sentimientos de nacionalidad que tendían a legitimar el sistema de dominación establecido. sino además una presencia articuladora que soldara relaciones sociales y afianzara los vínculos de la nacionalidad. formación de alianzas y coaliciones basadas en compromisos y prestaciones recíprocas. etc. Con el nuevo estado de cosas. Ello suponía no solamente la constitución de una alianza política estable. Durante los años 60 y 70 comenzaría a manifestarse la influencia de modas y modelos extranjeros en la organización y procedimiento burocráticos. Esta adopción de conceptos y modelos foráneos sobre los estándares apropiados del comportamiento institucional no siempre se ajustó a las reales necesidades de la gestión estatal. a la vez. a través de la Penetración material: presupuso diversas formas de avance del Estado nacional. el rápido adelanto tecnológico. provincial de obras. la religión y la cultura. La penetración ideológica tuvo diversas expresiones: el derecho. la legitimidad del Estado asumía ahora un carácter diferente: su la represión –su faz coercitiva ejercida por el ejército desplegado a lo largo del interior. 4. la mayor complejidad de las relaciones sociales. el aparato burocrático y normativo del Estado experimentó permanentes transformaciones. 2.

Esta apropiación del excedente agropecuario constituyó la fuente fundamental de recursos del Estado nacional y el instrumento de su reproducción institucional. As. Para este capitulo el autor se pregunta como puede ser que con tantos cambios y una continua diversificación de la economía. legitimación y expansión del Estado argentino dependió en gran medida del crucial papel desempeñado en lo que entonces se llamo la superación de la barbarie y el atraso. En menos de dos décadas. * La formación y expansión del Estado argentino fue a la vez un factor coimpulsor y un epifenómeno del progreso material alcanzado. a desplazar los ejes de articulación social e integración política. ello se debió a la intima relación entre este instrumento y la índole de la actividad económica constituida en motor de la expansión : La producción agropecuaria no modificó su carácter mayormente. durante la primera fase expansiva que se extiende hasta fines de siglo XIX. 2) El Estado se constituyó en el principal mecanismo de articulación entre los diferentes sectores que participaban del proceso de producción y circulación. lo que cambió fue la superficie explotada y el volumen de la producción exportada. sino que además se fueron conformando los actores que estructuraban las nuevas pautas de relación social. Pero a la vez. Por una parte dieron lugar a una nueva división del trabajo y por otra. dadas las características de la inserción en el mercado mundial. la tarea de civilización. Se pregunta quienes pagaron el “costo” del progreso. particularmente las vinculadas con la expansión del sector dinámico por excelencia. 11 . tributación aduanera y deuda pública. que la Constitución de 1853 había señalado como meta. El costo del progreso y la reproducción del Estado * El periodo que va desde la definitiva organización nacional (Circa 1862) y la revolución de 1890 coincide con la etapa de formación y consolidación del Estado nacional y la vigencia de una concepción de cambio social permeada por la idea de progreso material indefinido.Las diferentes formas de penetración estatal produjeron sustanciales cambios en el carácter de las relaciones Estado-sociedad. en el que se condensaban y cristalizaban los atributos de la “estatidad”. Más que los partidos.en lugar de categorías que aluden a “fuerzas sociales”. con ciertos rasgos particulares: 1) La mayor parte del excedente se produjo en el ámbito de la producción agropecuaria. As. cuando el Estado pudo definir su propia personalidad y convertirse en árbitro de la situación nacional. en el que no sólo se creó un aparato institucional del Estado –como hemos visto en los capítulos anteriores-. Esta circunstancia justifica el empleo de categorías “institucionales” –como “la provincia”. * La existencia. El “progreso” fue la fuerza impulsora de las transformaciones de la sociedad y el Estado su palanca. oposiciones y conflictos en torno a la organización nacional. la creciente disponibilidad de recursos le permitió al Estado desarrollar múltiples actividades tendientes a afianzar las condiciones de progreso material. es insostenible la interpretación que otorga al Estado argentino un papel relativamente débil frente a la iniciativa privada. La relación nación-provincia sufrió así diversas vicisitudes en función de las resistencias y apoyos que el proyecto liberal halló tanto en las provincias que habían pertenecido a la Confederación como en la propia Bs. al alterarse la relación de poder entre el gobierno nacional y las provincias. Se vio materializada una realidad que fue anticipado lucidamente por la generación del 37´. Sin embargo. Así. Naturalmente. En cierto sentido. estos procesos tendieron. Hipótesis preliminares Durante el siglo XIX en algunos países latinoamericanos tuvo lugar un proceso de acumulación originaria sobre la base de la convergencia de algunos de los factores que impulsaron tal proceso en las experiencias europeas “clásicas”: desarrollo del comercio. Tal fue el caso de Argentina al producirse su plena incorporación al sistema capitalista mundial. el Estado se apropiaba de una parte de esa renta diferencial a escala internacional través de gravámenes al comercio exterior y al consumo.el otro término de la contradicción que planteaba la existencia de un Estado nacional. el Estado nacional interiorizó en su seno el conflicto que durante décadas había dividido a Bs. fueron los gobiernos provinciales los que continuaron siendo los interlocutores políticos del Estado nacional y el ámbito en le que se gestaron las alianzas. Y el interior. Durante el periodo estudiados se asiste a un verdadero proceso de construcción social. fue posible resolver el secular conflicto definitivamente. sino también la situación de cada una de éstas con respecto al primero. el Estado se fue haciendo visible a través de un aparato burocrático y normativo crecientemente especializado. Sin embargo. Sólo cuando este “tercer personaje” entró en escena. la provincia continuó siendo -al menos hasta 1880. la estructura tributaria permaneció relativamente inalterada. la vertiginosidad de los cambios no consiguió transformar el instrumento básico empleado por el Estado par la apropiación de sus recursos. no sólo cambió globalmente la correlación de fuerzas entre el Estado y las provincias. Así. el proceso de formación del Estado implicó la gradual sustitución del marco institucional provincial como principal eje articulador de relaciones sociales.

enlazó la economía del país con los mercados de ultramar y separó el interior de zonas de las que era parte integrante en la época colonial. el sistema tributario tendió a constituir al consumo de los distintos sectores de la sociedad y a la importación de ciertas materias primas en las principales fuentes de recursos del Estado nacional. y agricultura 0. y enfrentaba al Estado a los sectores populares sobre los que recaía el mayor peso de la imposición (desplazando a un segundo plano los conflictos entre burguesía y proletariado que caracterizaron las experiencias europeas de desarrollo capitalista) .06. 7) Basar la imposición en los gravámenes sobre las importaciones representaba una solución racional frente al conjunto de restricciones apuntado: Resultaba neutra frente a los sectores económicos dominantes. insinuada desde la colonia. De Mayo a Caseros La revolución de Mayo produjo cambios profundos en la economía y las finanzas de la región. La posibilidad de recurrir a fuentes de financiamiento extraordinario permitió cubrir los apremios presupuestarios.01). 4) 5) 6) Dicha apertura tornó sumamente inestables los gravámenes aduaneros como fuente regular de recursos genuinos. y en cierta medida resultó coherente con el proceso de expansión económica. 3) Con la plena apertura de la economía se hizo evidente que la acumulación de capital podía impulsarse a partir de una política tributaria neutra hacia el sector agropecuario. convirtió a las rentas aduaneras en el principal recurso fiscal del Estado Argentino. señalan una estrategia. abolió el mercantilismo como instrumento de política económica. la aduana y puerto de Bs. As se convirtieron en el mecanismo generador de la mayor parte de los ingresos fiscales. Al no contar con financiamiento extraordinario se debieron buscar nuevos recursos de otros modos. mantuvo impuestos aduaneros bajos en consonancia con la predica del libre comercio. Burgin: La revolución transformo el ámbito político y geográfico que había permitido el progreso económico del la economía del interior. industria 0. A ello también contribuyeron los cambios que a partir de 1809 se habían producido en la organización del comercio. La neutralidad tributaria frente a la burguesía agroexportadora era una verdadera apuesta del Estado: la “reproducción ampliada” de su capital permitiría extender las fuentes de imposición. 12 . pero apeló a otras formas de contribución que coadyuvaron a la desorganización comercial y a la intranquilidad de los poseedores de capital De todas formas esta política favoreció el surgimiento de nuevos sectores sociales y aceleró la decadencia de otros. En general. Esta política de recursos fue irregular y sobre todo incierta.Viabilizar el Estado supuso optar por ciertas pautas de extracción y asignación de recursos que. La contribución directa introducida en 1821 era un modesto impuesto al capital en giro (comercio tasa del 0. ganadería 0.08%. A su vez el monopolio portuario de BS As consolidó su hegemonía económica y política frente al interior. forzosos en su mayoría. # El esquema de apropiación resultó congruente con el esquema de asignación de recursos. Muy pronto los ingresos derivados de los gravámenes a la exportación perdieron importancia dentro del cuadro de recursos tributarios. distribuía “a ciegas” en toda la sociedad.02. Empréstitos internos – voluntarios algunos. en tanto tendió a preservar la principal fuente productora de excedentes y activar el proceso de acumulación. Desde su nacimiento los impuestos directos parecían destinados a contribuir escasamente al costo de reproducción del Estado. Oszlak tira algunas hipótesis que permiten dar cuenta de los parámetros más globales que condicionaron la estrategia de viabilización del Estado: 1) 2) Con la creciente incorporación al mercado mundial se acentuó una tendencia que. En consecuencia. las restricciones a la libertad de comercio se fundaban en estrictas necesidades fiscales. La Constitución Nacional le brindó al Estado nacional la capacidad de imponer únicamente contribuciones indirectas salvo situaciones especiales de emergencia que fueron claramente estipuladas. 8) El Estado asignó sus recursos fundamentalmente a llenar los intersticios críticos del sistema productivo. observadas retrospectivamente. La política arancelaria impuesta a partir de 1822 conservó la orientación librecambista de los primeros gobiernos post revolucionarios. Esta limitación no significó una restricción insuperable durante la etapa formativa del Estado.y la expropiación directa de bienes eran mecanismos presentes.

d) factores mas estructurales dificultaban la expansión agropecuaria (falta de tierras en la campaña bonaerense. etc. No se trataba solamente de un problema de recursos fiscales. En este periodo fue claro el liderazgo de BS As porque sobre la base de sus instituciones se fue organizando el nuevo aparato estatal. Cabe aclarar que la posibilidad de acceder a estos créditos fue consecuencia directa del extraordinario auge de la actividad económica y. La creciente pauperización de las provincias interiores si bien facilitó la subordinación económica y política de las provincias y la creciente penetración institucional del Estado nacional. con personal inepto y otras…La fuente de recursos mas apropiada siguió siendo la aduana. especialmente Bs. A)gran afluencia de dinero y facilidades de crédito a bajo interés. De Caseros a Pavón La derrota de Rosas en Caseros inauguró una experiencia institucionalizadota que intento reducir la hegemonía de Bs. que sí eran escasos. prácticamente. As y asentar sobre nuevas bases un desarrollo mas armónico del país. f) el retiro del capital externo asestó el golpe de gracia a una economía fundada sobre bases tan vulnerables. B) se refiere a la distribución de la carga tributaria entre los diferentes sectores sociales. La Argentina redescubría así uno de los mecanismos fundamentales de la acumulación. 13 . proteccionismo y contracción del estado La causa de la crisis para Oszlak es un conjunto interrelacionado de factores. As y el Litoral condensaban el 85% de las exportaciones y allí se originaba y destinaba el 90% del comercio exterior. sino sobre todo de cuestiones políticoadministrativas que los largos años de guerra civil había exacerbado al punto de disolver. Para Oszlak. Orden y progreso A partir de Pavón comenzó un lento proceso de recuperación de las finanzas estatales. Bs. As. toda forma de organización institucional de carácter nacional. As y establecieron aduanas y las convirtieron en fuente principal de ingresos fiscales imponiendo gravámenes sobre importaciones exportaciones y mercaderías en transito. c) el desequilibrio de la balanza comercial fue imposible de saldar frente a la suspensión de la afluencia de metálico europeo.) e) los conflictos electorales y la revolución mitrista exigieron cuantiosos recursos y desalentaron la inversión productiva. Crisis. As su poderío fue suficiente como para promover un modelo de organización económica que subordino el desarrollo del resto del país a los intereses de la provincia porteña (el federalismo paradójicamente seria su aliado natural). el destino escasamente productivo de los empréstitos creó muy pronto una situación financiera insostenible. As en Pavón confirmó en el terreno militar la inviabilidad de esa experiencia. Pronto las provincias. Crisis europea de 1873. Por el contrario. Se hizo innecesaria una drástica modificación de la estructura tributaria que habría afectado sin duda a los sectores económicamente dominantes. por distribuir la carga proporcionalmente entre todas las clases de la sociedad. indirectamente. Una década más tarde el triunfo de Bs. también le impuso a éste una pesada carga y fue un factor mas de la vulnerabilidad de las finanzas publicas frente a la continuidad del flujo de capitales externos. del fuerte incremento de las rentas tributarias que acompaño este proceso. La imposición indirecta aplicada a través de los tributos sobre el comercio exterior era identificada como la más congruente con el sistema democrático. Sin embargo. 2 tendencias se señalan en este periodo: a) Bs. el mayor peso de la imposición se trasladó a los gravámenes sobre las importaciones. El aparato recaudador era débil y disperso.Las demás provincias siguieron el ejemplo de Bs. El lamentable cuadro de recursos de la Confederación fue. una de las causas principales de su derrumbe. la posibilidad de acceder regularmente al financiamiento extraordinario que se concreta en este periodo representa el reconocimiento de la nueva realidad económica y de que el Estado nacional constituía su eje vertebrador. Imitarían al Estado nacional e incorporarían a los empréstitos como recurso de creciente significación. escasez de fuerza de trabajo. contaba con recursos físicos insuficientes e inadecuados. Las provincias interiores bregaron por imponer a BS As una política proteccionista (como lo muestra el artículo 4 de la constitución de 1853 sobre derechos de aduana). b) las especulaciones y el uso improductivo de los créditos. En este periodo es notable como empiezan a tener significación dentro del cuadro de los recursos estatales los ingresos provenientes de la contratación de empréstitos.

3) se manifestó el carácter plenamente “aluvial” de la sociedad (inmigración extranjera). la insolvencia generalizada. * La política fiscal cumplió un papel preponderante. fue el financiamiento extraordinario el que determinó el nivel que alcanzarían los gastos y los ingresos fiscales. en tanto proporcionó los recursos que posibilitarían la consolidación del Estado nacional como decisivo articulador del capitalismo. especialmente la continuación a un ritmo acelerado de la construcción de la infraestructura física del país. con lo cual la política estatal de recursos tendería a mantener invariable su participación efectiva en el ingreso nacional.) esto no modificó sensiblemente el carácter o la estructura tributaria. 2) se terminó de afianzar en el ámbito económico un “orden neocolonial”. La crisis de 1889 y sus mas profundas repercusiones al próximo año. La década de cerraba en medio del descrédito del gobierno. Medidas de regulación económica como la elevación de los derechos aduaneros (al no haber financiamiento extraordinario. Ortodoxia liberal y dominación oligárquica En el 80´ se conjugaron 3 tendencias: 1) se terminó de sellar un pacto de dominación –el “orden conservador” para Botana-. se incorporó como recurso de cierta significación el producido por la venta de tierras publicas (algo previsto en la Constitución Nacional pero que recién en este periodo empieza a arder). * El carácter de los créditos fue diferente con respecto a los periodos anteriores. Entre 1880 y 1890 la deuda publica por habitante se elevó de $ oro 34. la emisión de papel moneda se convirtió nuevamente en un poderoso mecanismo de redistribución del ingreso y en una forma encubierta de imposición. Para 1878 la crisis ya se había desvanecido. Hay una crisis pasajera en 1885/86 frente a la que el gobierno destaca el carácter reproductivo del gasto público. Los últimos años de la década encierran un periodo de expansión inusitada y eufórico optimismo.3. Más que hablar de posiciones librecambistas o proteccionistas a la hora de referirse al Estado nacional. Si bien la década del 80 fue testigo de una creciente diversificación tributaria ( 13 rubros mas de ingresos ordinarios que en 1880 – de 10 a 23-. 14 . se deduce que el “costo del progreso” es soportado crecientemente por los ingresos de dichos sectores. la ruina y miseria de extensos sectores de la población y la amenaza de intensos conflictos sociales. la participación de los mismos en el mayor excedente generado estaría sujeta a una mayor presión tributaria. Roca: “Paz y administración” como lema. su posición fue antes que nada fiscalista. contribución directa por el servicio de agua corriente y otros. mientras el Poder Ejecutivo proponía a su vez la reducción de aranceles APRA artículos de consumo general.6 a $ oro 105. y si éste es a su vez el principal garante y articulador de un sistema económico que promueve un espectacular proceso expansivo. La reducción de la corriente de créditos externos y su suspensión en 1890 fue sin duda el detonante de la crisis local. ya que casi siempre el financiamiento extraordinario había estado vinculado o había sido desviado hacia objetivos militares. El énfasis del gasto público se trasladó de las erogaciones para el sostenimiento del orden a las inversiones en el “progreso”. En estos años. Pero si las fuentes de esa extracción están fundamentalmente constituidas por el consumo de los sectores populares. por primera vez la recaudación fue suficiente para cubrir el servicio del presupuesto y leyes especiales. Ante estas circunstancias. que crecieron sostenida y no espectacularmente. las presiones de la burguesía rural consiguieron paralizar un proyecto de impuestos a la ganadería. La conjunción de estos factores transformó la composición y fisonomía de la sociedad argentina. Mas que las rentas ordinarias. La sobreemisión clandestina o sin garantía produjo una aguda depreciación del papel moneda. En los años más prósperos.La filosofía expansionista e intervencionista que había definido el papel del Estado nacional bajo la presidencia de Sarmiento dejó paso a una orientación definidamente contraccionista. la aduana se convertiría una vez más en el principal instrumento de viabilización del Estado). La década del 80´ conoció todas las potencialidades del modelo económico sobre el que se había basado hasta entonces el proceso expansivo. En 1886. el “progreso” pasa a depender fuertemente de la capacidad extractiva del Estado. ¿de que modo repercutió en la captación de recursos por parte del Estado? * Si la recaudación ordinaria es el factor clave de la viabilización del Estado.

Esta voraz aduana se alimentaba por su boca de entrada. En el 90 se echa la simiente de una nueva alianza política que sólo prosperará un cuarto de siglo más tarde. no se tradujo en cambios en la estructura tributaria del país. Un nuevo fenómeno venía a alterar las relaciones sociales de producción que empezaban a fraguar en moldes capitalistas. ascendiendo la contribución por habitante desde unos $ oro 7 a $ oro 15. Se estructuró un sistema impositivo regresivo y dependiente del comercio de importación. el incremento de la deuda externa fue el resultado de diversos arreglos para el refinanciamiento de las obligaciones contraídas en la década anterior. que en el 90 se expresarían en la revolución de la Unión Cívica (que provocaría la caída de Juárez Celman) y en los movimientos obreros durante ese año. lo cual mantuvo el nivel de exportaciones argentinas a pesar de la crisis. pero el enfrentamiento reemergería a partir del clivaje ocasionado por la instauración del régimen oligárquico y la creciente desigualdad social. se afectaron al pago de la enorme deuda pública acumulada durante los años previos a la crisis. Entre 1862 y 1875. El extraordinario aumento de las exportaciones y la continuidad del flujo de capitales del exterior permitieron que la balanza de pagos mantuviera saldos positivos hasta 1910. Ambas formas representaron entre el 70 y el 80% de los ingresos ordinarios del Estado. El autor analiza las consecuencias de esta paradójica inercia del sistema tributario. el sostenido incremento de las rentas ordinarias estuvo determinado por el movimiento verificado de los gravámenes a las importaciones. Las huelgas obreras. La idea de “progreso” había creado un sector privilegiado y otro totalmente marginado de sus beneficios. Los importantes desplazamientos de la producción agrícola-ganadera derivados de la expansión del ferrocarril. Entre 1890 y 1900. empezaban a plantear la necesidad de incorporar la “cuestión social” a la agenda de problemas vigentes. El 90 marca el comienzo de la lucha por la democratización de la vida política y la reforma social. Si hasta entonces “orden” y “progreso” habían constituido una fórmula exitosa. sostén de la aceleración del progreso económico. Entre 1876 y 1877 se registraron algunos cambios en los productos de consumo masivo que llegaron a duplicar a los anteriores gravámenes. Hasta 1891. el ingreso en la forma de intereses y renta especulativa. Los gravámenes a las exportaciones habían sido objeto de una errática política de variaciones. no se verificarían nuevos préstamos al gobierno nacional. la habilitación de nuevas tierras y la afluencia de fuerza de trabajo inmigrante produjo un espectacular crecimiento de la producción agropecuaria. cuando se introdujeron los impuestos internos. Los excedentes sobre las exportaciones derivados de una balanza comercial persistentemente positiva a partir de 1895. contemplaba armoniosamente los intereses de las diversas ramas de la producción y el comercio. la intensa desvalorización monetaria que se venía verificando desde mediados de los años 80 produjo una paralela reducción de los salarios. Los cambios en la estructura dela producción agropecuaria desde fines de los 80. Ausencia de participación política y marginalidad social fueron los resultados. todas fuentes posibles de recursos fiscales que habrían modificado las modalidades de apropiación de excedentes del Estado y la estructura social. las leyes de aduana que fijaban gravámenes a las importaciones mantuvieron derechos ad valorem relativamente reducidos. Aunque los precios internacionales durante este período se mantuvieron deprimidos. La riqueza en sus manifestaciones de propiedad o consumo suntuario. Un sistema impositivo tan sesgado hacia la desgravación de los sectores propietarios y tan neutros a la acumulación privada. Estas circunstancias permitieron a las exportaciones agrícolas competir favorablemente con las norteamericanas. las transacciones inmobiliarias y financieras. sin alcanzar cifras significativas en su recaudación.La gran expansión y la cuestión “social” En el 90 estaban presentes todos los elementos que caracterizarían el movimiento de la sociedad argentina durante más de medio siglo. La multiplicación potencial de fuentes de imposición que acompañó el proceso expansivo que registra la economía argentina. inducidas por el deterioro creciente de las condiciones de vida y el desarrollo de la organización de los trabajadores. Hasta 1914. Los hacendados se hallaban 15 . se tradujeron en importantes modificaciones en el volumen y la composición de las exportaciones. las exportaciones. La idea de “orden” excluía la posibilidad de participación política de extensos sectores de la sociedad. La Paz Roquista había conseguido superar o sepultar los conflictos regionales. Ello tuvo obvias repercusiones sobre otros sectores sociales. su propio éxito se constituía ahora en el origen de profundas contradicciones. El gran incremento de las inversiones tuvo un fuerte impacto sobre la balanza de pagos. Ese proyecto daba origen a la cuestión de la ciudadanía y a la “cuestión social”. El país se recuperó muy pronto de esa “crisis del progreso”. A partir de 1890 las preferencias del capital extranjero se dirigieron hacia las inversiones en lugar del financiamiento estatal.

* La normal exención de bienes de consumo intermedio y de capital. En general. sirvió para afrontar proyectos antes no intentados. Es fundamental tener en consideración el papel que jugaron los derechos aduaneros en la reproducción del Estado y el desarrollo capitalista de la sociedad.prácticamente marginados de la imposición. fue un instrumento de condensación de tiempo histórico. Esta estructura sobrevivió a la Primera Guerra Mundial. en la medida en que contribuyo a otorgarle una determinada conformación. lo cual contribuyó a darle a la estructura tributaria un carácter marcadamente regresivo. tal cambio de orientación no parecía siquiera conveniente en una etapa que reclamaba alentar el proceso de acumulación en manos privadas. hasta la Gran Depresión. la evidencia coincide en señalar que el “precio de la civilización”. se vieron particularmente afectados los bienes de consumo popular. del tipo y severidad de derechos aduaneros aplicados sobre las importaciones. en el conjunto de las importaciones. De la sociedad. aunque decreciente. y de la capacidad de los diferentes sectores sociales para oponer resistencias a acciones estatales que afectaran su posición económica. 16 . salvo en sus insumos importados. en alguna medida. la solución se halló en el financiamiento extraordinario. La situación de los industriales y artesanos pasó a depender. 2) que la asignación redistribuyera o canalizara recursos de modo tal de promover. Ello creaba una contradicción fundamental: * El estrecho control de la política estatal por parte de los sectores sociales potencialmente perjudicados por un esquema tributario de naturaleza progresiva coarto de hecho toda iniciativa en tal sentido. Los problemas que mayor preocupación causaba a los fabricantes eran los derivados de las constantes modificaciones que sufrían las leyes de aduana. a la legitimidad de ciertas pautas de asignación de recursos. Hasta la Primera Guerra Mundial. tendió a beneficiar en primer término a los productores agropecuarios. no tiene respuesta. Si los efectos de la política arancelaria sobre el sector industrial fueron inciertos. aun mas estrechamente. a la periodicidad de las crisis fiscales y. aquel proceso acumulativo. al privilegiar la acumulación de ciertos sectores. no hay lugar a dudas sobre su impacto con relación al consumo de los sectores populares. el sacrificio tributario de otros y la promoción de determinadas líneas de actividad económica. el nivel de la imposición y la estructura tributaria dependieron estrechamente de las exigencias financieras planteadas por la viabilización del Estado. los artículos de consumo tuvieron una participación importante. Además de tratarse de bienes sujetos a gravamen. La clave para resolver esta contradicción radicaba en hallar una formula que conciliara la extracción y asignación de recursos estatales de modo que: 1) la extracción no redujera sensiblemente la capacidad de acumulación de los sectores constituidos en ejes dinámicos. Si tomamos en cuenta los gravámenes sobre artículos de consumo masivo. o su sujeción a tasas mas reducidas. El financiamiento extraordinario abrió nuevos rumbos. que vieron disminuidos sus costos de explotación. de una lógica ineluctable del devenir histórico o de una azarosa combinación de fenómenos? Así formulada. la incidencia del mismo sobre los valores de importación fue creciente. El comercio de importación podía trasladar con relativa facilidad los gravámenes a los precios. Los fabricantes locales. el costo de alimentar la “máquina del Progreso” había recaído sobre los sectores sociales más excluidos de sus beneficios. Consideraciones finales El examen cronológico de la política fiscal y sus condicionantes sociales ha mostrado un alto grado de continuidad histórica. apoyada en todo momento en la tributación indirecta. haciendo recaer el peso de la imposición sobre los consumidores. En general. ¿Azar. Abrumadoramente. en tanto dicha política fijo parámetros al ritmo y extensión del gasto publico. lógica o voluntad? La pregunta central para Oszlak es: ¿fue la construcción del Estado nacional argentino el resultado de la voluntad de hombres predestinados. Pero abre un abanico de cuestiones sobre las que se sugirieron algunas interpretaciones. La multiplicación del número de gravámenes a lo largo del periodo estudiado no modifico significativamente la simplicidad de la estructura impositiva. hallaban en las barreras arancelarias una cierta protección para el desarrollo de sus industrias. su contribución al total de ingresos ordinarios fue realmente significativa. Del Estado. Frente a una tributación interna incapaz de proporcionar los recursos necesarios (respetando las anteriores premisas). El tema de la protección efectiva a estas industrias ha sido objeto de una intensa polémica. Por otra parte.

Estas posibilidades se vieron reforzadas en la medida en que la intensificación del comercio exterior produjo el debilitamiento de algunas economías regionales. tener ventajas comparativas en elegir la autonomía. Aspiraron a extender un movimiento revolucionario local a la totalidad de las provincias y a heredar de la colonia el control territorial y político. Weber y otros. Paradójicamente. El paulatino mejoramiento de las comunicaciones y la consecuente creación de 17 . Paraguay pronto halló la conveniencia. Varios fueron los factores que impidieron la organización nacional una vez roto el vínculo colonial con España. fue un tanto fortuito que se autonomizara el Alto Perú. Así como la provincia fue una creación del proceso independentista. con sus viñas y tejidos. continuaron proporcionando un elemento aglutinante. el aislamiento y el localismo impidieron el total fraccionamiento de esas unidades provinciales en Estados nacionales soberanos. en un pueblo que desconocía la práctica democrática. pactos de unión interrumpidos. al quedar desmembrado. No alcanzaron de todos modos a conformar un verdadero sistema institucional. también sus recursos y estratégica ubicación geográfica hacían posible la secesión. Tampoco existía una total homogeneidad étnica. En cambio. En el Río de la Plata. Inclusive el vínculo del idioma no era tal en varias provincias. La constitución de un Estado nacional resultaba siempre más atractiva y conveniente. Lo que sí señalan es una diferencia fundamental con otras experiencias. Fue la modalidad que asumió localmente la representación del pueblo. cuyos dispersos habitantes conformaban una población sedentaria dedicada a actividades ganaderas y a una agricultura primitiva. La estructura política heredada de la colonia. ¿qué intereses fundamentales mantuvieron la unidad formal de la sociedad argentina? ¿Por qué no operaron en toda su potencial consecuencia las tendencias centrífugas? ¿Qué significado tuvo la “provincia” como instancia de articulación de relaciones sociales y a qué se debió que no pudieran llegar a constituir estados autónomos? La unidad nacional argentina durante las primeras décadas de vida independiente se asentó más en elementos expresivos y simbólicos que en vínculos materiales plenamente desarrollados.Quedan muchos temas que se vinculan a nuestra pregunta central: ¿por qué hubo una nación argentina y no un racimo de naciones independientes? ¿Qué factores favorecieron el proceso de integración nacional? ¿Cuál fue el papel del Estado en la conformación de la estructura de clases y cuál su relación con la clase dominante? Nación y Estado Así como la formación del Estado argentino no resultó de la guerra emancipadora. Aunque en el caso de la Banda Oriental la separación se debió a un compromiso político. formas caudillistas de ejercicio de dominación. y su aparato burocrático. el caudillismo fue un sustituto de la democracia asociada al movimiento libertario. El Virreinato del Río de la Plata se extendía sobre un territorio prácticamente despoblado. Los constructores del Estado argentino no buscaron formar una unidad política mayor. Sobre todo. como plantearon Hegel. Hobbes. existiendo plena conciencia de que la superación de ese estado de cosas pasaba por establecer alguna forma de vinculación estable al circuito económico que tenía por eje al puerto de Buenos Aires. Ni siquiera perduró un andamiaje institucional colonial suficientemente desarrollado. La Confederación ilustra el caso límite: la coalición de todas las provincias no consiguió imponerse a Buenos Aires. Si. sino evitar la disgregación de la existente y producir una transición estable de un Estado colonial a un Estado nacional. Si otros intentos separatistas no prosperaron se debió a la diferencia de fuerzas entre la provincia porteña y cualquier otra coalición. La formalización de un funcionamiento autónomo no aparejaba mayores ventajas. competía con productos extranjeros que importaba el Litoral. tampoco la Nación Argentina fue su necesario correlato. El interior. La experiencia argentina no se caracteriza por la necesidad de una determinada unidad política de absorber otras unidades. el aparato administrativo colonial no llegó a desarrollar un eficaz mecanismo centralizado de control territorial. donde se preferían los lenguajes indígenas. Los pueblos no se fracturaron de inmediato luego de la revolución. El territorio “nacional” distaba de ser una unidad inseparable. Buenos Aires aspiró desde la Revolución a constituir un Estado unificado bajo su hegemonía. subsistieron en las diversas localidades órganos político-administrativos coloniales que tendieron a reforzar el marco provincial como ámbito natural para el desenvolvimiento de las actividades sociales y políticas. Romper con las Provincias Unidas requería tener opciones: ser viable política y económicamente. viejas tradiciones municipales. en tanto su autoridad y representatividad fueron reiteradamente desnaturalizados por el caudillismo y la lucha facciosa. la “sociedad civil” se constituye a partir de grupos cuya solidaridad depende de la convergencia de intereses materiales e ideales. Pero a cada uno de sus atributos era posible oponer otros que contradecían la unidad: prolongados interregnos de aislamiento y absoluta independencia provincial. Más aún. Su posición geográfica no le había creado sólidos vínculos con el resto del territorio virreinal. También los intereses económicos regionales eran contradictorios. Estas circunstancias no deben ser interpretadas en el sentido de que ningún otro tipo de configuración hubiera sido posible.

se enrolaron en uno u otro bando durante la larga etapa de lucha 18 . La dispersión.un mercado interno para ciertas producciones del interior que antes se orientaban hacia los países limítrofes. Englobar estas complejas situaciones en la noción de “autonomía relativa del Estado”. comenzó a sostener frente a cuestiones en debate. Buenos Aires prosperaba mucho más aceleradamente que el resto del país. buena parte de las posiciones de poder fueron ocupadas por miembros de una casta político-militar. un verdadero patriciado burocrático. No fue sólo la escasa educación o el estado de guerra casi permanente lo que facilitó el control de las clases subalternas y explica la falta de movilización popular. Las exigencias de financiamiento y expansión de las actividades estatales resultaban a menudo contradictorias con los intereses de la incipiente burguesía porteña. permitió reducir la presión tributaria directa sobre el capital. Sirvió más bien como instrumento de jefes ocasionales. Tampoco fue desdeñable la influencia de los hacendados y de los intelectuales. No parece desdeñable como factor coadyuvante a la integración nacional. empezaron a agregarse fracciones de las clases dominantes de Buenos Aires. intentó asumir el liderazgo del proceso de organización nacional en circunstancias en que Buenos Aires no había resignado sus pretensiones hegemónicas. La terminación de las guerras de emancipación nacional redujo la significación del mérito militar y el comando de efectivos como base de poder. los altos rendimientos. la ausencia de un extendido sector campesino. para las cuales de un Estado nacional comenzaba a crear contradicciones y enfrentamientos en una instancia institucional que no controlaban. El pueblo no se alzó. trasladando el mayor peso de la imposición sobre los sectores populares. y de aspirantes rivales a monopolizar la soberanía del Estado. Sin su concurso. En primer lugar. fue visible el liderazgo ejercido por la casta militar en los esfuerzos de centralización del poder. A la caída de Rosas. La gran concentración de la propiedad fundiaria. Sin embargo. por lo que muchas de las iniciativas del gobierno nacional lo enfrentaban a ese sector. la clase dominante argentina se constituyó y reconstituyó a partir de miembros de diversos y cambiantes sectores de actividad. un importante número de legisladores y funcionarios oriundos del interior. expropiaciones o contribuciones diversas. la experiencia comparada. En general. El autor destaca dos aspectos diferentes: 1) la composición y transformación de la clase dominante. Resistencias Si bien la oposición de los españoles en el terreno militar fue doblegada en breve. que a pesar de sus lazos de parentesco y amistad con integrantes de los sectores terratenientes y mercantiles. 2) el papel del Estado en la estructuración de clases sociales. la imposibilidad o dificultad de exportar cereales o carne permitieron que las clases populares tuvieran acceso a una alimentación barata y abundante. El largo período anárquico creó la ilusión de un empate entre Buenos Aires y el interior. los líderes revolucionarios porteños muy pronto debieron experimentar la resistencia de sectores sociales sometidos a levas. no parece aportar demasiado. posiciones no siempre favorables a los intereses porteños. El Litoral. Quizá corresponda decir algo acerca de las resistencias sociales que no existieron. cuando en realidad constituía el choque de dos concepciones diferentes sobre el modo de organizar políticamente una nación. también contribuyeron al proceso de lenta homogeneización de los intereses económicos. El triunfo de Buenos Aires abrió otras líneas de conflicto. reducido tamaño y escasa organización de los sectores obreros y rurales impidieron el surgimiento de movimientos contestatarios de importancia. Históricamente. Estado y clases El análisis precedente pone de manifiesto la vinculación entre el proceso de formación estatal y la constitución de clases sociales. Las características que asumió la explotación agrícola-ganadera. Durante la etapa de las guerras de la independencia. el conflicto latente se hizo explícito. no se manifestaron dispuestos a satisfacer pasivamente todas sus reivindicaciones y demandas. las provincias interiores se mostraron indiferentes a los intentos de Buenos Aires por dar un alcance nacional al movimiento revolucionario. los comerciantes criollos también tuvieron un papel destacable dentro del cambiante escenario político. la feracidad y bajo precio de la tierra. el poder ejercido por los grandes propietarios y la temprana y peculiar inserción del país en el mercado mundial. A los que se resistían desde mucho antes. Guerreros desocupados y en disponibilidad. En segundo lugar. Ejemplos como EEUU o las naciones europeas no pasaban inadvertidos para la elite intelectual que asumió el liderazgo del proceso de organización nacional argentino. resultaba difícil asegurar la sucesión del régimen. de autoridades locales no resignadas a perder o compartir su poder. ya que aún no se había logrado consolidar un firme pacto de dominación. El conflicto asumió la forma de un enfrentamiento entre unidades políticas. con el apoyo del interior.

a partir del apoyo de las instituciones y recursos de Buenos Aires y la subordinación económica y política de las provincias interiores. caracterizado por cruentos enfrentamientos y variadas fórmulas de transacción. Reflexiones finales La guerra de la independencia argentina fue el primer capítulo de un largo proceso. Sobre las cenizas de Pavón se hizo un nuevo intento. se constituyó en circunstancias en que las oportunidades de progreso económico abiertas por el sostenido aumento de la demanda externa y los nuevos avances tecnológicos disponibles al promediar el siglo. Las precarias coaliciones de provincias. La falta de acuerdo se manifestó en la persistencia de la lucha entre facciones. A través de la creación y afianzamiento de un ejército nacional. legales. ponían crudamente de manifiesto las restricciones a que se hallaban sometidos la producción y el intercambio de las provincias litoraleñas. el Estado promovió la formación de un importante sector de profesionales y burócratas provinciales. pronto dieron lugar a movimientos separatistas y guerras civiles que impidieron la formación de un Estado nacional. El Estado nacional pudo consolidar su presencia institucional a través de diversos mecanismos de penetración en la sociedad que. la promoción de la inmigración y el establecimiento de colonias creó las condiciones propicias para el desarrollo y homogeneización de una burguesía implantada en diversos sectores de actividad. mediante los cuales los sectores que propugnaban por prevalecer en la escena política intentaron sustituir el orden colonial por un nuevo sistema de dominación social. y hasta propició la formación de sus organizaciones corporativas. Por inspiración y acción de Rosas. Lo coalición de fuerzas del Litoral. la creación del valor. el nuevo pacto de dominación se basó en cambiantes coaliciones intraburguesas. que con apoyo extranjero y de sectores disidentes de Buenos Aires derrotó a Rosas en Caseros. poco había beneficiado a los intereses de los sectores terratenientes pampeanos que sostenían el régimen rosista. la provisión de insumos críticos para el perfeccionamiento de la relación capitalista o la garantía. elevó las calificaciones técnico-profesionales de diversos estratos de la clase asalariada. postergando la constitución de un Estado nacional que. A través de la represión y control de las situaciones provinciales. contribuyó a conformar un estrato de contratistas del Estado dedicados a la construcción o la prestación de servicios. Buenos Aires alentó durante dos décadas esta organización federal del sistema político-institucional. Hacia 1880 se consolidaría un “pacto de dominación” relativamente estable. Subsidiando a las provincias. componente esencial en cualquier pacto de dominación. La evaluación del papel del Estado en la formación de sectores económicos y sociales exige considerar aspectos cualitativos: la apertura de oportunidades de explotación económica. La Confederación Argentina resignó en Pavón su efímero liderazgo del proceso de organización nacional. que al no contar con la adhesión legítima ni los recursos de la autoexcluida provincia porteña. Fueron surgiendo grupos cuyo poder económico llevó a muchos de sus miembros a ejercer influencia o asumir un papel protagónico. fueron desbaratas por disidencias internas y fracasos militares. Sobre las cenizas de Caseros se realizó entonces el primer intento orgánico de creación de un Estado nacional. a cargo de actividades docentes. la cooptación de aliados políticos. La consolidación definitiva sobrevino cuando el Estado consiguió “despoteñizarse”. Durante el período previo. desplazando a la provincia como marco de referencia de la actividad social y la dominación política. la atracción y garantía del capital extranjero. el Estado se fue apropiando de nuevos ámbitos operativos. desdibujándose el papel de los militares como presencia corporativa dentro de la clase dominante. redefiniendo los límites de la acción individual e institucional. Sobre las cenizas de Puente Alsina y los Corrales. sino también a transformar la propia estructura social. A partir de allí. sobrevivió tan sólo una década. desprendiéndose de la tutela de Buenos Aires. administrativas y religiosas. Y mediante el disciplinamiento y capacitación de la fuerza de trabajo. aumentaban su legitimidad y poder y tendían a la institución de un nuevo orden. El origen local del movimiento emancipador y las resistencias halladas por Buenos Aires para constituirse en núcleo de la organización nacional.facciosa. en las que se alternaban las fracciones políticas dominantes de Buenos Aires y a las que gradualmente se incorporaban sectores de las burguesías del interior. cabe preguntarse por el problema del papel del Estado en la construcción de la sociedad y el desarrollo del capitalismo argentinos. Abriendo nuevas oportunidades económicas a través de la conquista de nuevas tierras. tendió a otorgar a los enfrentamientos un carácter “territorial”. la existencia de un Estado nacional no sólo contribuiría a transformar la composición de la clase dominante. Frente a una estructura social de las características descriptas. El Estado fue afianzando su aparato institucional y ensanchando sus bases sociales de apoyo. el presidente Roca intentaría una “tercera fundación” del 19 . Mediante la contratación directa y/o la garantía de las inversiones. material o jurídica. favoreció el proceso de institucionalización de las fuerzas armadas. El resurgimiento de la provincia como ámbito de lucha por la dominación local y actor institucional en el escenario político más amplio que integraban las Provincias Unidas. Estas diversas formas de intervención del Estado contribuyeron a la configuración estructural de la sociedad argentina. la articulación y garantía de las actividades económicas o la difusión de mecanismos de control ideológico.

Estado. símbolo institucional de esa unidad. Y el Estado nacional. representó el medio de rutinizar la dominación impuesta por las armas. 20 . La unidad nacional fue siempre el precio de la derrota de unos y la consagración de privilegios de otros.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful