LA RESPONSABILIDAD CIVIL

GENERALIDADES SOBRE LA RESPONSABILIDAD CIVIL. El auge e importancia de la responsabilidad civil es un signo de nuestros tiempos. La convivencia en comunidad, la libertad del individuo dentro de esa comunidad y la consideración de su autonomía crean la conciencia de que se es responsable en tanto se es libre de asumir las consecuencias de los actos que realizamos. El deber de responder, esa existencia elemental de que cada persona es responsable de sus actos, se constituye, por lo tanto, en un tema de estudio fundamental para la doctrina jurídica. Responsabilidad civil y responsabilidad moral. La responsabilidad moral en términos muy generales representa la asunción de las consecuencias que una persona retiene en su fuero interno por sus acciones u omisiones violatorios de una teoría ética o de valores morales particulares. La responsabilidad moral contendría en consecuencias una infinidad de estatutos regulatorios y de gradaciones, dependiendo de los diferentes comportamientos éticos que se observen y en los cuales éstos se funden. Desde el punto de vista de la organización social, la responsabilidad moral se diferencia de la responsabilidad jurídica por el carácter interno de la primera. En efecto, la sanción de la infracción de las reglas de la responsabilidad moral de un individuo determinado se centralizan en el fuero interno del individuo (aunque bien puede ser más social la sanción si es que ese estatuto es compartido por un grupo mayor de personas) pues las conductas (la conciencia o intención de quien ha actuado) es lo que determina la ilicitud generadora de la responsabilidad, sin importar aspectos externos como el hecho de que éstas hayan sido descubiertas o sancionadas. En la responsabilidad civil, raramente lo que se sanciona es la intención del sujeto, si esta no se ha materializado o exteriorizado en el mundo del derecho. BREVE RESEÑA DE LOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS. LA RESPONSABILIDAD CIVIL SE EMANCIPA DE LA PENAL. Los conceptos y los fundamentos de la actual responsabilidad civil no tienen mayor relación con los que impregnaban el antiguo derecho, difiriendo inclusive de los parámetros básicos del derecho romano. En los primeros grupos humanos, la venganza se constituía en el castigo privado contra aquel que causaba daño a otro; el ofensor, es decir quien causaba tal daño, no contraía ningún tipo de deber jurídico frente al ofendido, simplemente quedaba expuesto a la venganza del ofendido o de su familia, debiéndose aclarar que la venganza era básicamente personal, sin que la sociedad tome partido en el asunto. No es sino con la llamada Ley del Talión cuando los primeros signos de proporcionalidad entre la sanción y el daño sufrido se empiezan a experimentar, al mismo tiempo que se atribuye la idea de acción en reparación para la víctima y la idea sanción reparatoria para el victimario. En efecto, la regulación le reconoce a la víctima o quien la represente un

reconocimiento al castigo que propina a su ofensor, asignándole además bajo la premisa "ojo por ojo" diente por diente", una relación adecuada entre el daño sufrido y la magnitud de la venganza a la que su autor quedaba expuesto. Claramente la idea de sanción y de daño no eran concebidos en ese estadio como lo es hoy, es decir, como una respuesta jurídica en el contexto de una regulación que no admite la autotutela. La cuestión del daño producido en la víctima y la necesidad de su resarcimiento por parte del ofensor se hallaban todavía al margen del derecho. El primero, el daño, generaba el efecto de la sanción que no era más que la estricta aplicación de la pérdida del ofensor de aquello con que se instrumentalizaba la falta. En épocas históricas posteriores, específicamente cuando la víctima del daño empezó a perdonar al agresor a cambio de la entrega de una suma de dinero libremente aceptada, se empieza claramente a elaborar la noción de responsabilidad asociada a la producción de un daño, pues es en este momento que dispone el ofendido de una opción por cuya virtud podía ejecutar la venganza o recibir del agresor una suma de dinero, que reparaba el daño causado. La humanidad comienza a asociar dos elementos que son trascendentes en el derecho de la responsabilidad: Por un lado, la relación entre el deber de responder frente al daño causado y por otra la obligación de resarcirlo. La ley de las XII Tablas por ejemplo contenía una ley que establecía precisamente esta relación: "Mutilado un miembro, si no hay transacción, impónganse al autor la pena del Talión". La propia Ley de las Doce Tablas, pareciera señalar el camino de la transición entre la composición voluntaria y la legal, pues se advierte que existían ciertos delitos establecidos en la mencionada ley, para los cuales la posibilidad de escoger entre la venganza y la suma de dinero, era voluntaria, en cambio, para otros ilícitos la autoridad imponía una cierta suma de dinero que el ofendido debía aceptar y el ofensor tenia que pagar. Es en este contexto, en que aparece uno de los primeros monumentos jurídicos al reconocimiento de la mecánica de la responsabilidad civil actual, nos referimos a la llamada Ley Aquilia (Lex Aquilia de danno), obra del tributo Aquilio, que se caracteriza pues fue un intento de generalización en relación a todo el derecho anterior, aunque en opinión de ciertos autores "está aun muy lejos de constituir una regla de conjunto que obligara a responder todo daño causado injustamente a los bienes de otro". Lo trascendente en todo caso es que comienzan a sentarse nociones en torno la idea de reparación de daños, aunque evidentemente son enormes las distancias que lo separan de la regulación normativa actual. Las disposiciones de la Ley Aquilia se fueron extendiendo por su aplicación pretoriana, pero de ella ni del Derecho Romano en términos generales se puede extraer una formula general de responsabilidad civil, lo que no deja de ser lógico por las especiales características de la formación del derecho en Roma. Podemos concluir que de Roma nos llegan los pilares de la responsabilidad en general a través de la construcción de un derecho de daños absolutamente casuístico. la En efecto, ley Aquilia en el derecho romano estaba íntimamente ligada al carácter delictivo del hecho, es decir, que si bien en la Ley Aquilia se hace referencia a una indemnización por concepto del daño sufrido, no existía

una diferenciación clara de las acciones civiles o penales tendientes a obtener la reparación del perjuicio sufrido estableciéndose una dependencia del concepto de la reparación respecto de la acción penal. Es en este contexto que ciertos autores concluyen que si el Derecho Romano no pudo establecer, como fenómeno aislado, el concepto de reparación civil, fue producto de que no logró formular una distinción entre la responsabilidad civil y la responsabilidad penal. De allí que se reconozcan elementos comunes pero se termine concluyendo que el Derecho Romano no construyó las bases de la responsabilidad civil, al menos, en la forma como nosotros la hemos recibido, sino que ella nos viene de varios siglos de estudio e interpretación de juristas, comentaristas, glosadores y canonistas, principalmente estos últimos, que con la escuela del Derecho Natural sentarán las bases de una nueva concepción de la responsabilidad. Por ejemplo de H. Groccio nos llega el precepto que nace de la "condición propia actual del hombre", según el cual cada persona es responsable del daño causado por su hecho. Ad portas de los grandes movimientos codificadores, son Jean Domat y Robert Joseph Pothier quienes recogieron los conceptos fundamentales de la Escuela del "Derecho Natural" estableciendo así una doctrina específica en el campo de la responsabilidad, llegando Pothier a establecer las fuentes de las obligaciones existentes actualmente en nuestro Código Civil y en las cuales se hace referencia a los delitos y cuasidelitos. Como es de preveer la influencia de Pothier y Domat es recepcionada por el Código Civil francés que establecería a partir de estos trabajos parámetros mas definidos en el sistema de resarcimiento de daños, sistema que luego del trabajo de Andres Bello, iba a llegar finalmente a nuestro Código Civil. Como se advierte entonces los primeros indicios doctrinarios tendientes a establecer una formulación independiente del concepto de la responsabilidad se dan en autores de la época del ius commune. Los autores del ius commune reestudian la lex aquilia y separan conceptos señalando que con la acción emergida de la Ley Aquilia se podía buscar la reparación del daño descartando el aspecto penal. Tales ideas, sobre todo influidas por el derecho canónico iban a configurar en definitiva un proceso que permitiría despojar a la Ley Aquilia de su carácter penal, pudiendo así establecer la distinción inicial entre la responsabilidad civil y la penal.

LA

OBLIGACIÓN DE REPARAR EL DAÑO Y LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES EN EL CÓDIGO CIVIL CHILENO

Francisco Messineo define las fuentes de las obligaciones como el acto o la situación jurídica de la que nace la relación obligatoria. Veremos al avanzar este curso que las obligaciones no nacen solamente de actos o situaciones jurídicas, también de hechos jurídicos a los cuales la ley les otorga un poder creador de obligaciones. René Abeliuk M. propone definir las fuentes de las obligaciones como el hecho jurídico que le da nacimiento, que origina o genera la obligación. Consensuemos entonces en definir las fuentes de las obligaciones como hechos, actos o situaciones jurídicas generadores de obligaciones. Fuente en términos generales es aquello de donde emana algo, en este caso las fuentes de las obligaciones son los antecedentes de derecho de los cuales emanan las obligaciones. Hablar de una teoría general de las obligaciones es tan ambicioso como irrealista, significa en términos simples en creer que existe una lógica que gobierna todo tipo de relación jurídica obligacional. El problema está en que un sistema jurídico de esta naturaleza no se encuentra ni en nuestro código civil ni tampoco ha sido hasta ahora elaborado por la doctrina. Así entonces vemos que existen tantas “teorías” o llamémoslo mejor “normas comunes” para cuanto tipo de relaciones jurídicas de contenido obligacional existan. Ya estudiamos en años pasados la “teoría de los bienes” que no es sino la manifestación de la relación jurídica de contenido real y la “teoría de las obligaciones” que no es sino la misma relación jurídica pero de contenido personal. Este curso nos permitirá estudiar fundamentalmente una de los principales fuentes generadoras de obligaciones, el delito y el cuasidelito. UN POCO DE HISTORIA. Mucho se ha escrito acerca de los orígenes de las fuentes de las obligaciones tal como se nos presenta en el Código civil. Se dice que no nos viene en esa forma directamente de los romanos pues éstos distinguían dos tipos de fuentes de obligaciones: los contratos y los delitos, admitiéndose una tercera bajo la denominación de "figuras varias" (variae causarum figurae) que eran de creación pretoriana (los cuasicontratos y los cuasidelitos). Los glosadores medievales fueron quienes establecieron la división clásica de las fuentes de los créditos, enumerando el contrato, el cuasicontrato, el delito y cuasidelito, clasificación a la cual posteriormente se agregó la ley. Lo cierto es que el trabajo de los glosadores pasa a través de J. Pothier y de J. Domat como teoría clásica en el Código civil francés, distinguiéndose, de acuerdo a lo dicho, cinco fuentes de las obligaciones, en que quedaban incluidos y agrupados todos los hechos jurídicos susceptibles de generarlas

Estas fuentes son:

La doctrina prefiere describirlo como el hecho voluntario. Para Planiol. la principal fuente de obligaciones. Art. si para ello se atiende al tenor literal del Art. 4. La obligación resultante tiene por causa un estado de hecho contrario al derecho. 2. el acto doloso o intencional que causa daño. con mayor razón carece de voluntad de restituir el que recibe de mala fe. Si en él interviene la voluntad. lo que hace la diferencia es la concurrencia del elemento intencional en el primero (dolo de parte del autor) y en el segundo.° El contrato. lícito y no convencional que genera obligaciones. Tanto el los delitos como en los cuasidelitos civiles el efecto y la obligación que se generan es el mismo: la producción del daño y la obligación de reparación (indemnización de perjuicios). Por lo que toca al que paga se excluye la idea de voluntad porque es esencial que el pago de haya verificado por error. de ningún modo.° El delito civil.2290.1438 como un acto por el cual una parte se obliga para con otra a dar. producido a expensas de otro. en el cuasicontrato de agencia oficiosa. el elemento non intencional (la culpa. ni un hecho lícito es un hecho involuntario e ilícito. un enriquecimiento sin causa. es por cierto una de las figuras más discutidas hoy en día. como rasgo común. definido en el código civil (una definición por cierto restrictiva o poco afortunada) Art. . – Por ejemplo. o desde el punto de vista del acto jurídico como el acuerdo de voluntades entre acreedor y deudor que da nacimiento a la obligación. o los actos o hechos ilícitos. pero también puede resultar obligado el dueño del negocio a cumplir los compromisos contraídos por el agente y a reembolsarle las expensas útiles y necesarias a éste. 3. Más evidente es la situación en el pago de lo no debido. el cuasicontrato no es ni un hecho voluntario. ella no genera la obligación. A menudo en el cuasicontrato surge una obligación para una persona que. Para Planiol el cuasicontrato no es un hecho voluntario. Agregando que cada parte puede ser una o muchas personas.1437 como un hecho voluntario del deudor que genera obligaciones. Merece que nos detengamos un minuto en las reflexiones de Marcel Planiol sobre los cuasicontratos. negligencia o imprudencia). Por lo anterior es tendencia actual de refundir el delito y el cuasidelito en una sola fuente de obligación: la responsabilidad civil extracontractual. hacer o no hacer alguna cosa. el agente se obliga y podrá decirse que su acto voluntario le acarrea la obligación. el cuasicontrato no es un acto lícito. esto es. Semejante enriquecimiento es un hecho ilícito. Se le definiría. que es el acto culpable que causa daño. En todos los cuasicontratos se descubre.1. ha expresado su voluntad.° El cuasicontrato. En suma. La doctrina prefiere mantener la definición clásica que entiende el contrato como la convención generadora de obligaciones. El que recibe el pago de buena fe no tiene intención de restituir lo que se le ha pagado.° El cuasidelito civil.

5. que no necesariamente tiene que estar tipificada. sino como cargas de derecho público que escapan de la noción de obligación que habitualmente se da. y en tal sentido tienen su parte de verdad las doctrinas que pretenden que la ley es la fuente única de las obligaciones. se entiende entonces que cuando la ley es fuente no ha existido por parte del acreedor o del deudor acto alguno que provoque el nacimiento de la obligación (Art. por ej. La ley en verdad es el fundamento de toda obligación. la obligación nace porque el deudor lo quiere. o una norma de distribución de riesgos como sucede con la responsabilidad objetiva. se dan mayormente en derecho de familia. pero aquí se nos presenta un problema. hay un hecho del deudor que fundamenta la obligación. Este tipo de obligaciones no son frecuentes en la parte que estudiamos. en que no hay hecho alguno del deudor para dar nacimiento a la obligación. Función demarcatoria En primer lugar la responsabilidad civil cumple como función la de permitir distinguir entre aquello que está permitido. la obligación alimenticia. Otros casos de obligaciones legales que se exponen como la obligación de pagar impuestos no pueden ser analizadas como obligaciones en el sentido privado de las mismas. . Pero también es verdad que la obligación nace muy distintamente de la ley en las obligaciones legales “stricto sensu”. Final) ejemplificando con las obligaciones que nacen de la patria potestad o la obligación alimenticia. y si en las extracontractuales falta esta intención. sino que normalmente en los sistemas del civil law. mirada como quinta fuente en términos mediatos o directos en la generación de las obligaciones. FUNCIONES DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL Cuatro son las funciones que tradicionalmente se le han entregado al derecho de la responsabilidad civil. y no existe un hecho del deudor en que la obligación tenga su fundamento. la fuente primera. en que la ley determina cuándo nace ella. y la forma de satisfacerla.1437: las obligaciones entre padres e hijos de familia. 1. Es por cierto. que en las demás fuentes de obligaciones. es una norma fundamental de comportamiento o norma de civilidad (que representa al fin y al cabo un estándar de conducta exigible) en el caso de la responsabilidad por culpa. es decir dentro del libre ámbito de actuación y aquello que está prohibido por la norma. las personas del deudor y acreedor. pues.1437 inc. sino la sola voluntad del legislador.° La ley. Ya hemos señalado que en un sentido amplio toda obligación encuentra su razón de ser en el ordenamiento jurídico. aquellas en que la ley es la fuente directa e inmediata de las obligaciones. pues ellas no caben en el concepto de obligación tradicional más bien se trata de deberes jurídicos que de obligaciones en sentido estricto. Las obligaciones legales propiamente tales son. Podemos señalar también el ejemplo que propio código cito en el Art. Por ejemplo en el contrato.

al igual que está cuestionado que el derecho de daños sea el único instrumento o el mejor para compensar. La función demarcatoria del derecho debería permitir a toda la sociedad saber como debe comportarse para no interferir en la esfera de libertad del prójimo. como la seguridad social o el seguro personal o contra terceros (first party insurance o third party insurance). Esto ya fue expresado hace más de cien años por uno de los juristas más importantes del common law. 3.Este principio de libertad. excepto cuando una razón especial que pueda ser demostrada justifica interferir”. mediante el establecimiento de una regla de responsabilidad objetiva. Algunos autores ponen en duda que esta sea la función más importante del derecho de daños. . Función compensatoria. quien resulta responsable de un daño inmediatamente adquiere la certeza de que lo que hizo está mal. La función demarcatoria. básico de derecho privado. Por último siempre que una persona ejerce un derecho tiene además una expectativa de comportamiento ajeno respetando ese ejercicio. En cambio la función distributiva tiene lugar cuando la sociedad toma la decisión. o por ejemplo cuando establece la responsabilidad del principal por el hecho de su dependiente. en Chile está expresamente consagrado en la Constitución Política del Estado. Aquí las reglas de la responsabilidad civil persiguen la aplicación del principio que se denomina de reparación integral del daño. en el que el individuo debe responder por no haber actuado a la altura del nivel de diligencia exigido. Oliver Wendell Holmes Jr. pues aparece claro que hay otros que también lo hacen. Su condena debe servirle de ejemplo a él y a los demás. Función distributiva. pero riesgosas o peligrosas y lesivas sin que deba demostrarse en todos los casos la existencia de culpa. Se trata en definitiva de conocer el costo de la libertad de actuar y de saber que si no hay una buena razón es el individuo mismo quien tiene que cargar con esos costos. sería la función originaria de la responsabilidad civil porque precisamente es la que permite la elaboración de reglas de conducta sin las cuales la vida en sociedad sería imposible. aunque no en forma integral. conocido en inglés como full compensation. Constituye una función propia y perfectamente detectable en los sistemas de responsabilidad subjetivos o por culpa probada. por su vigencia actual. para tener el derecho a una indemnización. La función compensatoria o resarcitoria que cumplen las reglas de la responsabilidad civil sería. mirado el derecho de daños desde la óptica de la víctima del mismo. que ella denomina normativa. Bajo este principio. Señalábamos que la función compensatoria tiene su razón de ser en un sistema de responsabilidad por culpa. 2. Esta función del derecho de la responsabilidad civil cumple un rol curativo o ex post y no preventivo. aún si esa responsabilidad es objetiva. individualista. la más importante función de la responsabilidad civil. pero sí más rápida y económica. de permitir ciertas actividades lícitas.: “es de buena política dejar que las pérdidas queden allí donde se producen.

Cuando señalábamos que la función resarcitoria o compensatoria operaba ex post la responsabilidad civil cuando cumple una función preventiva. Sin embargo en las hipótesis de daños corporales o lesiones al honor o a la intimidad. Esta función preventiva se constituye en la premisa básica del silogismo clásico del derecho de daños. lo que puede perfectamente entenderse como actuar antes de que se dañe. contenido en el principio alterum non laedere. La función sancionatoria.Por ello siempre que existe responsabilidad objetiva se desarrolla paralelamente un mercado de seguros. existen para que el daño no ocurra. Este modelo puede ser aplicable en ciertas ocasiones o situaciones de daños materiales. Función preventiva. la compensatoria y la distributiva tienen su fundamentación en superiores principios de justicia. 4. significa que sus reglas operan ex ante. No es sino por una ficción dogmática o de eficacia del modelo que decimos que la pretensión del derecho de daños debe ser poner a la víctima que lo ha sufrido en una posición tal que le resulte indiferente sufrir el daño o ser integralmente compensada. en vez de la prevención ex ante. poniendo el énfasis en la compensación ex post. El dicho popular “más vale prevenir que curar” tiene aquí plena aplicación. El principio no está formulado “siempre hay que indemnizar” o “procura indemnizar”. Que otras ramas del derecho. tengan por función la prevención de daños no quiere decir que el derecho de daños no sirva como instrumento preventivo o reductor de los daños o lo que es peor. La conclusión pareciera ser que la reparación o indemnización del daño es la sanción del incumplimiento de la obligación de no dañar. es poco probable que a una persona le dé lo mismo ex ante quedar inválido o ser indemnizado. o ser calumniado por un periódico a cambio de recibir una buena suma de dinero. o incluso que otras ciencias. y la premisa secundaria que quien daña debe reparar el daño causado. . como lo constataremos al momento de estudiar algunos estatutos especiales de responsabilidad objetiva. La observación de que la responsabilidad civil no debe tener por función prevenir los daños porque para ello están otras ramas del derecho que lo pueden hacer mejor. que ordena precisamente no dañar al otro. sino como ramas o compartimentos incomunicados entre sí. que no deba aspirar a serlo. Se sostiene con acierto que ambas funciones. La responsabilidad civil al cumplir una función sancionatoria restringe el ámbito de la aplicación de las normas y coloca al agente que daña en la posición de que ser responsable significa dañar a sabiendas que le está permitido pero a cambio deberá pagar por dañar una suma de dinero. Si la premisa principal nos dice que no hay que dañar. implica concebir a la ciencia del derecho no como el todo unitario que es. 5. Probablemente sea la conclusión del silogismo y la más antigua de las funciones de la responsabilidad civil. que permite distribuir los infortunios entre muchísimas personas. como el derecho penal o el derecho administrativo. correctiva o conmutativa y distributiva respectivamente. es decir.

La función principal de la responsabilidad civil sería reducir el costo de los accidentes y el costo de evitarlos. y su objetivo fundamental es explorar la función del derecho como elemento que incide en el funcionamiento de un sistema económico liberal. Este movimiento es seguido de cerca en los demás países miembros de la Common Law y Canadá (en su parte no francofona) y a través de la influencia de USA como potencia mundial a hecho su ingreso en los países de tradición continental. pero a la inversa las medidas preventivas no siempre sancionan. . hay que reconocerlo. se trata en definitiva en saber cómo distribuir hay asignar los costos de producir daños. se considera que un sistema de responsabilidad civil no es más ni menos que un conjunto de reglas que establecen criterios de distribución de los costos de los accidentes. Sobre la base del famoso teorema de Ronald Coase. como Alemania y Francia aunque bien tímidamente. como la sancionatoria. En síntesis no puede pretenderse que las reglas de la responsabilidad civil persigan sólo y únicamente un fin en si mismo. En la Universidad de Chicago en USA. BREVE ANÁLISIS DEL APORTE A LA RESPONSABILIDAD DEL ANÁLISIS ECONÓMICO DEL DERECHO Las corrientes que pretenden objetivizar el daño y la responsabilidad por el daño han encontrado su máxima expresión en la corriente del análisis económico del derecho o si se quiere de los aportes de la microeconomía moderna al derecho.Como se advierte la función sancionatoria de la responsabilidad civil no protege a la víctima sino que fomenta la producción del daño en el victimario. Este movimiento no es nuevo nace en Estados Unidos a fines de los años 60’. nace la escuela del Law and Economics cuyo principal enfoque es precisamente el análisis económico del derecho. Claramente prevenir y sancionar no significa lo mismo. es decir. a más de un criterio funcional. El sistema que con mayor eficiencia logre esta distribución será el más adecuado. a nuestro entender la evolución de estas reglas ha hecho precisamente que la función del derecho de daños se haya complejizado y que responda. La función compensatoria no excluye otras funciones La función preventiva no debe ser considerada como separada o excluyente de la función compensatoria o de otras funciones. Las medidas sancionatorias siempre tienen un efecto preventivo general y especial. en ocasiones. ¿Cual es el aporte del análisis económico del derecho a la explicación de la responsabilidad por daños? Partamos de la base que el análisis económico del derecho pretende contribuir a la explicación del fenómeno jurídico tratándolo como un sistema que busca al igual que la economía la eficiencia en la asignación de recursos. Quien puede pagar puede dañar. que ve en el mercado y en una libre elección de los consumidores la mejor herramienta para la asignación de los recursos.

por ejemplo.Analizando el sistema tradicional de responsabilidad por culpa. si una empresa contamina en perjuicio de los residentes de un barrio. en un principio parecieron favorecer la responsabilidad sin culpa u objetiva. pues diversos autores incluso en el mismo ámbito anglosajón.. El asunto es que posteriormente las reflexiones profundizaron en el hecho que en muchos sectores la responsabilidad por culpa era aun más eficiente que la responsabilidad objetiva. por desaparición de los incentivos por reducción de siniestros culposos. resulta más factible ver a la empresa pagando a los resientes por el daño más que a los residentes comprando la empresa. Se piensa en esta corriente que el derecho podría lograr una mejor asignación de los recursos si identifica a aquel que con menor costo puede evitar el accidente (“least cost avoider”) para atribuirle a él la responsabilidad. Así. atendida su escasez de recursos y de asesoramiento técnico. R. Aquel que con el menor costo puede evitar accidentes es normalmente el que tiene mayores recursos económicos. ya que en este caso podrá negociar con más eficiencia al margen de lo que definan los tribunales. esta corriente economizadora del derecho llega a la conclusión que el sistema subjetivo no cumpliría esas funciones de un modo eficiente. El prof. Si se asigna a la empresa el derecho de contaminar. en el campo de la responsabilidad por el hecho de los productos defectuosos que contempla la responsabilidad objetiva. sobre todo en cuanto el sujeto responsable puede prescindir de las conductas preventivas y trasladar los costos de transacción (negociación y litigación) mediante el contrato de seguro. a saber. lo que no sería del todo malo pues tendría como externalidad positiva el auge del mercado del seguro. lo que dicho de otro modo no lo desalentaría a producir más accidentes sino que al contrario lo incitaría a ello. sobre todo en el ámbito de las actividades productivas. por ej. como señala H. Corral T. Esta situación la vemos claramente. que intenta reducir los accidentes mediante el encarecimiento de su valor respecto de aquel que los ocasiona culpablemente. H. cada día más frecuente. resulta difícil asumir la cientificidad con la que se proponen las tesis de esta escuela. es muy probable que los residentes. Corral T. Calabresi. si no se está dispuesto a aceptar el presupuesto ideológico que les sirve de base. pues ésta aplicada indiscriminadamente terminaba por imponer costos excesivos al desarrollo de ciertas actividades y desnaturalizar el funcionamiento del seguro. a mensurabilidad del bienestar humano en . Las críticas no se han dejado esperar. lo que se manifiesta por el simple hecho que no ha logrado seducir todavía el razonamiento general de los tribunales. puedan negociar para comprar a la empresa el derecho de contaminar incluso si ellos lo valoran más altamente. nos enseña que las reflexiones del Análisis Económico del Derecho. en palabras del prof. concluyen que sus supuestos no son siempre comprobables en la práctica. En efecto. por cuanto se concluía que el sistema basado en la culpa resultaba defectuoso tanto en su función de bien distribuidor de las pérdidas como de control primario de los costos.

son necesarias las voluntades concordantes de las partes para iniciarlas o para continuar las que ya están en curso. piénsese simplemente en que de ser posible determinar precisamente la persona a quien hay que incentivar. que se traduce en una libertad manifestada de varias maneras: contratar o no contratar. LA RESPONSABILIDAD PRECONTRACTUAL. Esta noción de buena fe es perfectamente aplicable al comportamiento que deben asumir los negociadores durante el período de los tratos preliminares o pourparlers que se sitúa en la etapa anterior al de la formación del consentimiento entendido éste como el período que se inicia a partir de la emisión de una policitación u oferta hasta el momento de la aceptación. Sin embargo por lo dicho anteriormente este mercado realmente no ha generado ni una gran demanda ni una gran oferta lo que en buenos términos significa que no hay gran interés en transar estos valores. A pesar de estas críticas hay que admitir que estas teorías son un aporte para la compresión de las funciones y efectos económicos de las decisiones legales o judiciales en un sistema de responsabilidad. Sin embargo. subsidiar o incluso penalizar económicamente para reducir los accidentes fuentes de daños. en sistemas como la responsabilidad por daños al medio ambiente que veremos luego. mantenerse en conversaciones o ponerle término. siempre donde hay voluntad. Pues bien. o lo que se ha llamado “el mito del bienestar como fin último y del eficientismo como medio para el fin”. La buena fe o bona fides. los bonos de contaminación que pagan las empresas más contaminantes que se traducen en un pago por contaminar que traería según esta lógica más incentivo a renovar estructuras utilizando tecnología de punta no contaminante que a pagar por contaminar no ha dado realmente los resultados esperados. porque sin este consentimiento las tratativas carecerían del supuesto básico para su nacimiento. Para que pueda hablarse del inicio de las negociaciones preliminares. debe haber buena fe. Tener fe o confianza quiere decir que una persona se entrega a la conducta leal del otro. etc. pues se pretendía por ejemplo que la empresa no contaminante vendiera sus cuotas de contaminación a la empresa contaminante lo que le permitiría un beneficio evidente. el resultado sería fabuloso. Fundamento de la responsabilidad precontractual 1 .términos de dinero. Significa rectitud. entrar o salir libremente de la negociación. honradez. en otra palabras fía y confía en que ésta no lo engañará. En esta etapa existe plena autonomía de la voluntad. pues las tecnologías cambian tan rápido que el costo de renovación se hace más duro que el costo de pagar por contaminar. Ahora el mercado de transacción de estos bonos de contaminación tampoco ha funcionado. es la creencia en que se encuentra una persona que hace o posee alguna cosa con legítimo derecho1.

a diferencia de lo que ocurre en la etapa de la oferta donde es el oferente quien debe soportar los riesgos por su retractación o por el rechazo . en el período de la formación o negociación del contrato o tratos preliminares resulta determinante de buscar pues ello nos permitirá saber por qué un precontratante que se retira en la fase de la negociación o tratos preliminares debe responder de los perjuicios que le ocasiona a la otra parte.337 del Código de las Obligaciones se ha establecido como sustento de esta responsabilidad a la buena fe objetiva. en virtud de lo prescrito en el artículo 1. Como se desprende de lo anterior. pero sostiene que este no es un derecho absoluto. cuestión de la que no parece alejarse la legislación chilena que es irradiada por este principio. toda vez que su ejercicio arbitrario debe ser proscrito por la ley.Variadas explicaciones se han dado para justificar la obligación de indemnizar perjuicios que pesa sobre aquel precontratante que decide retirarse de las negociaciones o que decide retractarse de la oferta manifestada al otro contratante. Fundamento de la responsabilidad precontractual en los tratos preliminares En esta etapa son menos las opciones explicativas que las que pueden darse bajo el manto de un vínculo jurídico como la oferta. Este último autor señala que solo es legítimo aquel retiro o retractación que se ejerce sin contrariar la buena fe necesaria en las relaciones contractuales. Dentro de las explicaciones sobre el fundamento de la responsabilidad precontractual algunos autores. como Louis Josserand citan el abuso del derecho. en esta etapa parece ser que el riesgo por la ruptura de las negociaciones pesa de manera semejante sobre ambas partes. en el sentido que no es posible fundar o justificar. semejante responsabilidad a partir de tesis contractualistas -salvo que se trate de un negocio jurídico innominado o de un precontrato (avant contrat) que representa una etapa de contractualización de las tratativas preliminares. el que en esta etapa debe traducirse en la lealtad y honestidad que se deben los co-contratantes en sus negociaciones-su contenido plantea un símil con la tesis de Ihering sobre la culpa in contraendo-. es decir. tesis que aunque no en forma explícita también se presenta en el pensamiento de Saleilles cuando reconoce el derecho a retirarse. En Italia. El fundamento de la responsabilidad precontractual antes de la oferta. En ella se trata de negocios jurídicos preparatorios destinados a proteger los gastos y accidentes que pudieran ocurrir en la etapa de negociación y que contractualizan esa negociación.

Algunos fundamentan la responsabilidad precontractual mediante tesis contractualistas señalando que de la oferta se derivan dos proposiciones: una principal que es la de celebrar un determinado negocio jurídico y. respecto esta última existiría una convención tácita e inmediata que obligaría al oferente a respetar el patrimonio del destinatario por lo que la revocación de la oferta daría lugar a responsabilidad (Planiol y Ripert). una secundaria que consiste en un plazo para responder sobre la primera. Scheurl. como gastos y trabajos en común de dos o más personas. pero también es una invitación a realizar ciertas actividades destinadas llevar a buen término esa negociación. por tanto. y por tanto a medida que avanza el proceso de negociación dicha invitación va adquiriendo cada vez más una apariencia de certeza tal estado es marcado además por ciertos eventos objetivos como la oferta que de suyo dan más certeza y realidad al proyecto de negocio jurídico que se discute. Fundamento de la responsabilidad precontractual en la oferta. la medida de la indemnización está dada por los daños que en forma directa e inmediata se causen en él por el retiro de la oferta. Thon. como Ambroise Colin y Henri Capitant siguiendo una línea similar han reconocido valor jurídico a las declaraciones unilaterales de voluntad y por ende la fuente de responsabilidad sería contractual. Según algunos autores como Saleilles es en parte esta invitación y el consentimiento en tratar. Otros autores. como L. o en la gestión de negocios.de la oferta. su explicación se . así la propia oferta tiene fuerza obligatoria. esta situación es una de las razones que me llevará a concluir que los montos de los perjuicios deben ser distintos en esas etapas. daños que no pueden ser otros que los previsibles por el oferente al momento de retirar la oferta. La oferta es invitación a celebrar un contrato. Lo importante aquí es destacar que el objeto de protección es el patrimonio del destinatario y. Por otra parte también algunos autores fundan la responsabilidad precontractual en fundamentos aquilianos . los que va generando el deber y la necesidad de respetar el patrimonio ajeno. Josserand que considera que la base de esta responsabilidad está en el abuso del derecho. esto ha llevado ha algunos autores alemanes a sostener que la fuente de la responsabilidad se encuentra en el mandato.

principio que es adoptado en su forma objetiva.. Otros autores sostienen que la mejor forma de explicar la responsabilidad precontractual es a través de la responsabilidad objetiva que se deriva del riesgo.Extensión del daño reparable La vara con que debe medirse el daño reparable en la etapa de los tratos .". Esa explicación es la que nos hace pensar que los riesgos sean soportados de manera diversa en las etapas de la formación de l consentimiento lo que lleva además a que el daño reparable deba ser distinto en los tratos preliminares que en la oferta. En Chile se han reiterado varias de estas explicaciones sin que exista finalmente coincidencia ni en el fundamento ni en el estatuto que se debe aplicar. más bien dicho.. se trata de un juicio lógico que compara la conducta del oferente con un patrón previamente establecido. pero sí lo es la ausencia de culpa o dolo. toda vez que este requisito se traduce en que el daño debe ser una consecuencia necesaria de la conducta del agente por cuanto la previsibilidad o.. el límite a los perjuicios puede aún sostenerse por medio de la causalidad como condición o elemento de la reparación.. es decir. el destinatario de la oferta ve nacer legítimas expectativas. la mayoría de la doctrina entiende que se trata de una obligación legal en virtud de lo establecido por el Código de Comercio en los artículos 98 y 100. en ambos casos nunca puede exceder el daño patrimonial previsible para el agente al momento de retractarse. cuestión que intentaré profundizar un poco más adelante. se centran en la aceptación de éste por los usos y costumbres ya establecidos en materia de negociación. Esto se traduce en que nuevamente la extensión del daño y su previsibilidad. La buena fe también ha sido esgrimida en esta etapa de la formación del consentimiento como fundamento de la responsabilidad del oferente ante el destinatario. Sin perjuicio de ello. esto no es del todo novedoso. sin embargo. no son ilimitadas. 2. es decir este autor deja o imputa al oferente la responsabilidad por el riesgo de la negociación.. las consecuencias que el derecho está dispuesto a imputarle a esa acción. por lo que no debe aceptarse la facultad discrecional del policitante para arrepentirse.encuadra dentro de lo que hemos venido expresando en torno a la explicación última de la responsabilidad aludida en el párrafo anterior ".cuando se le ofrece un contrato.

debe afrontar . En otras palabras. "se trata de gastos en provecho propio. no generar un enriquecimiento sin causa o. esto es. quien emprende una actividad económica. En suma los gastos deben reunir alguna de las siguientes características para ser indemnizables: . antes de la oferta el riesgo de fracaso de la negociación se radica en ambas partes negociantes. esa diferencia radica principalmente en la certeza o incerteza esperable por los contratantes. expectativas que las lleva a realizar gastos.Ser realizados bajo la conciencia de que son un imperativo para llevar a buen término las negociaciones. sostenidas también por la doctrina. que más arriba he figurado con el término de "invitación a negociar" y "consentimiento en tratar". a diferencia de lo que ocurre en la oferta donde es el oferente quien toma de su cargo el riesgo. . al menos. debiendo existir para ello al menos consentimiento o invitación en tratar. Rosende A. en cada una de esas etapas precontractuales. Atendida la extensión y objeto de este trabajo aquí solo me referiré a aquellos gastos que se producen en ausencia de estipulación de las partes sobre la imputación y extensión de ellos. algunos de ellos bajo la creencia de que son imprescindibles para arribar a buen puesto. Estas frases. Una de las circunstancias que explica dicha forma de imputar el riesgo es la lógica que se encuentra detrás de una negociación o formación de un contrato. es decir. la esperanza que ambas partes cifran en el éxito de esa operación. como las arras o el cierre de negocios. gastos de especulación o por último resultan del principio de que. Rosende A. ello radicaría en que ese tipo de gastos nunca cumplirían con alguna de las características mencionadas anteriormente. H. Los gastos realizados antes de los tratos no son indemnizables. en la vida comercial.No ser realizados en beneficio propio o dicho en términos positivos beneficiar al otro contratante. .No constituir perjuicios o daños puramente patrimoniales. no obstante es necesario reconocer la importancia que tienen hoy en día. por el plazo legal o convencional que mantiene vigente la oferta. me permiten significar en pocas palabras lo que ocurre cuando una persona le propone a otra comenzar a discutir acerca de un proyecto que pretende terminar en una relación jurídica que genere derechos y obligaciones para ellas. en el caso de los tratos preliminares clasifica estos gastos en: gastos anteriores a la iniciación de los tratos. ya que: en palabras de H. instituciones. gastos efectuados durantes los tratos y gastos espontáneos y provocados.preliminares es diferente de aquella que se produce después de emitida la oferta.

La previsibilidad de los daños como elemento de la culpa resulta de gran . El límite aquí comentado es además positivo desde el punto de vista de la dinámica mercantil. Los gastos realizados en los tratos son indemnizables. Con todo. En efecto. de tal forma que le resulte beneficioso optar por las mejores condiciones que otro precontratante le ofrece y. atendida la previsibilidad que debe tener el daño para el oferente (condición de la culpa) éste nunca podría exceder la ganancia que para el destinatario significa la celebración del contrato. este autor parece enmendar el rumbo si se lee la frase que fija el límite final "El único límite en la indemnización está en que la parte no puede quedar en mejor posición que la que habría quedado de celebrarse el contrato". toda vez que atendida la apariencia de certeza que genera la oferta. se vea incentivado a tomar la decisión de abandonar la oferta ya expresada.innumerables gastos y soportar riesgos inevitables propios de dicha actividad" estos últimos responden a la definición que puede darse de daños puramente patrimoniales. por lo que parece lógico que el riesgo sea depositado completamente en manos del policitante.todo daño emergente. pero para ello deben reunir alguna de las características señaladas más arriba. para lo cual es fundamental que la sanción que recibe el precontratante incumplidor sea manejable. Sin embargo. así como también por el principio de la reparación integral de daño que gobierna nuestro sistema de responsabilidad civil . el destinatario ve descansar solo en él la determinación acerca del nacimiento del negocio jurídico en cuestión. siempre que sean consecuencia directa de la revocación" en parte esta afirmación se debe quizás a la noción de irrevocabilidad de la oferta que se puede desprender del artículo 100 de Código de Comercio. toda vez que ese límite responde también a principios como la eficiencia en la utilización de los recursos escasos de los que dispone toda economía. por ende. no resultaría lógico para aquella parte que se retracta prever que los gastos realizados por la otra son superiores a las expectativas de ganancia que envuelve el acto jurídico por el cual se hicieron esos gastos. Este autor no es claro a la hora de hablar de los gastos acaecidos bajo la oferta señalando primero que se debe indemnizar: ". aquí es posible aplicar criterios como los introducidos por el análisis económico del derecho en especial la idea de incumplimiento eficiente. En efecto. Esta última frase es coincidente con el criterio del riesgo antes señalado. lucro cesante e incluso el daño moral.

Es más la Corte Suprema de nuestro país ha definido la culpa como "una posibilidad de prever lo que no se ha previsto". Algunos autores sostienen que en el caso del daño moral el límite debería fijarse en la ganancia que significaría para el destinatario la celebración de contrato.. dicho de otro modo.ayuda a la hora de fijar los límites de los daños indemnizables ya que ". Saleilles la reparación del daño comprende no solo los gastos preparatorios sino también el daño resultante de las ocasiones perdidas o rechazadas. toda vez que en la primera etapa solo el elemento negativo puede formar parte de la indemnización fundándose en el concepto de riesgo que aquí se ha venido esbozando. aún cuando con ello se infrinja el principio de reparación integral del daño. Con todo aún cuando se aceptara la reparación de este tipo de daños su indemnización solo debe ser parcial debido a que se funda en hechos aleatorios que afectan el vínculo de causalidad requerido como condición de la reparación. Para R. No participamos en absoluto de este criterio. Por último es necesario analizar un daño más. desincentivándose o encareciendo (costos hundidos y de transacción) la formación de contratos y. aunque admite esta reparación solo a partir de la segunda fase precontractual. en razón de un hecho culposo del agente (otro precontrante). el daño moral podría hacer muy difícil o imposible prever los costos de realizar una oferta. a saber la pérdida de una oportunidad. que traducido al ámbito precontractual consiste en celebrar el contrato negociado o bien otro que se desechó por mantener la negociación primaria. Este criterio es recogido por nuestra legislación en el artículo 1558 del Código Civil y tiene como única excepción el dolo. DIFERENCIAS ENTRE RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL Y RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL . es decir.. Para los autores que así piensan esta solución resulta lógica atendida las consecuencias nocivas que implica introducir en la vida de los negocios un elemento de difícil determinación como el daño moral.razonablemente no cabe pretender que el deudor haya tenido el propósito de responder sino de aquellos perjuicios que pudo suponer como consecuencia probable de su incumplimiento" . por tanto. reduciendo la vida mercantil. se ha perdido un interés en juego de carácter aleatorio.

. b. 1866 y 1869). en materia de responsabilidad contractual.La responsabilidad contractual supone un vínculo jurídico previo. En la responsabilidad emanada del incumplimiento de un contrato. la responsabilidad es simplemente conjunta. pese a la opinión contraria de la mayoría de los autores y la posición de la jurisprudencia más reciente de la mayoría de los países. en tanto que la responsabilidad extracontractual exige solamente una cierta edad de imputabilidad como ya vimos en el art 2319. 2515.44 y 1547) no así la culpa extracontractual.1557). En la responsabilidad extracontractual no es posible dado que no hay vínculo jurídico previo. sin perjuicio de las prescripciones especiales en ciertos contratos (Art. la acción prescribe en 5 años. Nuestra jurisprudencia ha sido además reacia a aceptar la indemnización del daño moral en materia de responsabilidad contractual. en materia contractual. o cumplido imperfecta o tardíamente. f.La responsabilidad contractual se puede contraer por quien ha alcanzado la plena capacidad de ejercicio.. Se colige entonces que.2332.. del que ha nacido una obligación que se ha incumplido. Podemos decir que un cierto avance se ha visto en materia laboral y civil en donde se han recogido posiciones en orden a indemnizar el daño moral emanado de la ruptura de un contrato. en materia extracontractual. a menos que se haya estipulado solidaridad. 1834.. c.a. h. se responde de toda especie de culpa. La responsabilidad extracontractual. e.fuente de responsabilidad. si el incumplimiento proviene de varios deudores.En la responsabilidad contractual es posible estipular que el deudor responderá de los perjuicios indirectos. en cambio.. Planiol sostenía que en la responsabilidad extracontractual también hay una infracción de una obligación preexistente que sería el deber genérico de cuidado. la acción prescribe en 4 años como ya dijimos. En materia extracontractual.En la responsabilidad contractual. de los perjuicios imprevistos o imprevisibles (aún en el evento de no existir dolo). d. no así para hacer efectiva la responsabilidad extracontractual (Art..En materia contractual es necesario constituir en mora al deudor.La culpa contractual admite gradación (Art. 1856.1511 y 2317). es -propiamente hablando. g. el acreedor sólo debe probar la existencia de la obligación y su incumplimiento. en tanto en la responsabilidad extracontractual...En cuanto a la carga de la prueba. la responsabilidad es sólo una sanción por el incumplimiento de una obligación preexistente. M. por lo que la culpa del deudor se deduce o presume de toda lógica debiendo destruir esa presunción simplemente .En cuanto a la prescripción para hacer efectiva la responsabilidad. la responsabilidad es siempre solidaria (Art.

el daño causado es responsabilidad contractual no obstante que pueda tratarse de un contrato gratuito. en cambio. Así se deduce del tratamiento de la responsabilidad contractual en el capítulo “Del Efecto de las Obligaciones”.Las reglas que rigen la responsabilidad contractual son. En efecto. 2. en otro la violación de una obligación nacida de un contrato. En el caso de un contrato de transporte. Toda responsabilidad contractual supone un contrato o. pues falta la existencia de una obligación previa entre las partes. Esto último se explica por el hecho de que en materia legal o cuasicontractual hay un vínculo jurídico previo entre deudor y acreedor y ese vínculo hace plenamente aplicable un grado de culpa definido.legal acreditando que no es responsable. 427.. ya lo habíamos avanzado. un vínculo jurídico previo entre las partes. 3. 2308. precontractual o legal.2323. En la responsabilidad delictual o cuasidelictual civil el acreedor debe probar el ilícito y además debe probar la culpa o el dolo del agente. de la celebración de un contrato simulado. para que haya responsabilidad contractual es necesario que el daño lo sufra una de las partes a consecuencia de una acción u omisión de la otra. Así se desprende asimismo de varias normas que en relación a la responsabilidad legal o cuasicontractual aplican la gradación de culpa (250. por lo que se aplican con carácter supletorio a la responsabilidad extracontractual.1547 y 1698). Cuando este vínculo falte no estamos ya en el ámbito de la responsabilidad contractual sino extracontractual. su acción será aquiliana. salvo en los casos en que se presuma la culpabilidad (Art. 2326 y 2329). En un caso el de la lealtad o buena fe que rige las negociaciones previas. Si el daño lo experimenta un tercero. 2288). puede ser la transgresión del orden fuera de esa órbita contractual y también puede serlo la inobservancia de un deber de conducta impuesto por quienes algún día estuvieron vinculadas contractualmente. 391. Pongamos como ejemplo el de un accidente ocurrido en un medio de transporte. Lo sabemos. el derecho común en materia de responsabilidad civil. sea porque el incumplimiento se debió a caso fortuito o fuerza mayor (Arts. pues no podrá haber víctima sin victimario ni victimario sin víctima. AL MENOS... tampoco hay responsabilidad contractual. PRINCIPIOS QUE GOBIERNAN AMBAS RESPONSABILIDADES 1. Como hay contrato de transporte la acción ejercida por los parientes de la víctima que son terceros al contrato por el daño personal sufrido por ellos es extracontractual. Si ejercen la acción como herederos de la víctima en cambio será contractual. de carácter obligatorio.Las partes en ambos casos deben concurrir.El punto de partida de la responsabilidad civil es la también común: La violación de un orden jurídico establecido. . la que surge por ej. En el caso del denominado transporte benévolo. sea porque usó la debida diligencia o cuidado.

en cambio. por disposición de la ley o por la costumbre. 1925. esto es.1861. prescindir de lo convenido en orden al grado de responsabilidad del deudor. la responsabilidad será contractual (Arts. 1933. Pero si el contratante no responde por el hecho del tercero. Concluyamos entonces que si el incumplimiento de una obligación contractual es facilitado por la actuación de un tercero como cómplice. 2235) o los riesgos de una actividad (Art. da lo mismo. La responsabilidad por la ley de accidentes de trabajo. Así. si las partes nada han estipulado sobre la naturaleza que deberían tener los vicios ocultos para ameritar el ejercicio de la acción redhibitoria o de las demás relativas a vicios ocultos. por voluntad de las partes. no es responsabilidad contractual sino legal. 1679. no obstante que existe un contrato de trabajo.1545). Art. donde aparece muy clara la diferenciación entre la responsabilidad contractual (Art. 2089) o si el contrato. para ellas. EL PROBLEMA DEL CÚMULO U OPCIÓN DE RESPONSABILIDADES El problema del cúmulo u opción de responsabilidades consiste en determinar si puede el perjudicado por el incumplimiento de obligaciones contractuales optar entre demandar por responsabilidad contractual o desentenderse de ella y demandar responsabilidad extracontractual. 1932. 1947. entran a jugar las normas legales de los Art. si el daño se produjo por un accidente. y 2203. . Por ejemplo. Tampoco se podría prescindir -salvo que se haya pactado lo contrario.1861. o el contrato con una clínica). 2242 y 2243). el monto o tipo de perjuicios que serían resarcibles.de las normas legales que rigen la responsabilidad contractual. El arrendamiento.2243).. las partes no podrían prescindir de lo que.La relación entre el hecho y el daño.2320. No será responsabilidad contractual -sino extracontractual. Utilicemos otro contrato. de la naturaleza o accidental. 2192. o subentendida por la ley o la costumbre. 1941.si el perjuicio se produjo CON OCASIÓN de un contrato o de una obligación jurídica previa. Si el incumplimiento significa responsabilidad contractual.1546). la responsabilidad de éste será extracontractual (Art.2015) o vigilancia (Art. 2203. La doctrina en general niega lugar a la tesis de la opción de responsabilidades.2158 N°5.Si el daño es provocado por un tercero por quien el contratante es responsable.1929) y la extracontractual (Art. 1933. 1926. 2192.1590. 4. lleva envuelta una obligación de seguridad (Art. En la responsabilidad contractual es necesario que el daño se haya producido A CONSECUENCIA del incumplimiento de una obligación contractual (esencial. la responsabilidad de éste es extracontractual.1930). será contractual en aquellos casos en que la ley impone la obligación indemnizatoria a consecuencia de la obligación de responder por los vicios de la cosa (Art. es ley (Art.

CLASIFICACIONES DE LA RESPONSABILIDAD Además de la clasificación de la responsabilidad civil en contractual o extracontractual existen otras clasificaciones y categorías a partir de la responsabilidad extracontractual: 1. la actitud reprochable del autor del delito o cuasidelito.En atención a su origen. dos son los requisitos fundamentales de la responsabilidad extracontractual: el daño y que él haya sido originado por la culpa o dolo de quien lo ha provocado. contractual. supone que sin culpa o dolo no puede haber ni exigirse responsabilidad. al mismo tiempo. siguientes casos: delito o cuasidelito (art 10 Código de la responsabilidad Lo que sí es posible es la superposición o coexistencia de responsabilidad contractual y extracontractual. Para esta doctrina. cuasicontractual o legal. la ley presume la culpabilidad del civilmente responsable. . LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA Y OBJETIVA La teoría clásica o subjetiva. haber un delito o cuasidelito civil. ya lo venimos diciendo. Esta superposición supondrá.La responsabilidad extracontractual puede ser objetiva (cuando se funda en el riesgo creado y en el daño provocado) o subjetiva (cuando se funda en la culpa o dolo del agente). la víctima deberá probar la culpa o dolo del autor del daño.-Cuando el incumplimiento de la obligación contractual es a la vez un penal.-Cuando las partes lo han estipulado así 2. que el ilícito extracontractual carece de todo vínculo con el incumplimiento de la obligación preexistente. La responsabilidad extracontractual puede ser simple (cuando proviene del hecho personal del autor del daño) o compleja (cuando proviene de un hecho ajeno. En la responsabilidad compleja.. en todo caso. En la responsabilidad simple. esto es. convenida expresamente o que por disposición legal o por la costumbre exista en una determinada circunstancia entre ellas. pueda.. del hecho de un animal o de una cosa de los cuales la ley hace responsable a alguien). 2. No hay inconveniente alguno en que entre dos personas vinculadas por una obligación precontractual. toda vez que en tal caso del ilícito penal nace una acción civil Procedimiento Penal) que no es otra que la acción para perseguir extracontractual. La doctrina clásica señala que el fundamento de la obligación que la ley impone de indemnizar es la culpabilidad del agente.La opción de responsabilidades será posible sólo excepcionalmente en los 1.

en que los obreros quedaban prácticamente desamparados para luchar en pleitos largos y engorrosos con las empresas.2320.. Por ello se criticó a la doctrina subjetiva que mira más a la actuación del autor del daño que hacia la situación de víctima. Para esta teoría. La dificultad de probar esa subjetividad ha hecho que hayan ido surgiendo correctivos o temperamentos destinados a aliviar la carga probatoria a la víctima. ii. aunque no haya habido culpa alguna ni dolo. responde como contrapartida al beneficio que de ella obtiene de los daños que a los demás causa.por motivos de justicia social. La ventaja teórica de esta teoría consiste en que logra diferenciar nítidamente la responsabilidad civil (que pretende restablecer un equilibrio de justicia) de la penal (que involucra la idea de pena o castigo). y el legislador debe por eso protegerla.2321 y 2327). el más difícil de probar por su subjetivismo. siendo la razón principal las dificultades para probar la culpa. . 2322. no de imputabilidad.que exigir culpa en la responsabilidad es confundirla con la moral y la responsabilidad penal. Según esta teoría. Don R. LA TEORÍA DEL RIESGO CREADO O DE LA RESPONSABILIDAD OBJETIVA Nace en Alemania con Mataja y en Francia con Louis Josserand en forma simultánea a mediados del siglo XIX. Prueba de esta situación desventajosa para la víctima es que es ella quien debe asumir los riesgos de todo caso fortuito o fuerza mayor. 2328 y 2329) o de derecho (como la de los Arts. que pueden ser simplemente legales (como la de los Arts. No es difícil de advertir que raramente la víctima obtiene reparación. Así aparecen como críticas: ¡. que evidentemente merece mayor protección. la responsabilidad es un problema de causalidad. Generalmente la víctima es de menos recursos que el autor del daño.. concentraron sus críticas en el requisito de la culpa. El problema se hizo patente en los accidentes del trabajo. Abeliuk nos dice que los partidarios de ampliar y facilitar la indemnización a la víctima. Estos temperamentos se encuentran por ejemplo en las presunciones de culpabilidad. Pongamos un ejemplo para comparar las dos concepciones de la responsabilidad. aun con sacrificio de principios provenientes de muy antiguo. Esta teoría se basa en la ecuación “riesgo-beneficio” o sea. el que crea una situación de riesgo debe responder en el evento de que se produzca el daño que se arriesgaba.El desarrollo de la técnica y la ciencia al dejado al desnudo la pobreza de una reglamentación hecha para otros tiempos. También son temperamentos la extensión que la doctrina y la jurisprudencia han ido haciendo acerca de la noción de culpa pues lo que hace años no era considerado culpa hoy sí lo es. en que justamente se sanciona una actitud culpable del agente. el autor que explota una actividad económica en su propia utilidad. Para la víctima entonces constituye un gran avance pues ya no se encuentra frente a la dificultad de probar la subjetividad del autor del ilícito. 2326.

de 1931) también establece responsabilidad objetiva de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (en virtud de la extensión del DFL. se hace indemnizar sin que exista la convicción de un deber en tal sentido. 2329 y 2333). Para los autores clásicos (M.E. que es el que crea en el hombre la conciencia de su deber de reparar el daño causado. 4. 2323. 2328.302 sobre seguridad nuclear..R. G. pues claramente exige voluntad (Art. En Chile. 3.2284).2319). Si en cambio el conductor tenía a su favor la señalización y ha respetado en todas sus partes el mencionado Reglamento y ocasiona la muerte de una persona. de R. pues no tiene culpa. Capitant y los hermanos Mazeaud). A.2320 y 2322 incisos finales y Arts.. 6. Reduce la indemnización a un problema de causalidad..03.290 del Tránsito establece en algunas materias responsabilidad objetiva. .2284. cabría citar la responsabilidad objetiva establecida en el artículo 49 de la ley 18.La ley de abusos de publicidad establece la responsabilidad objetiva del propietario del medio (Art.Por último. 2.. Es decir.La Ley 18.La Ley General de Ferrocarriles (Decreto N°1157. la teoría de la responsabilidad objetiva no es aceptable pues suprime de la responsabilidad civil el elemento moral. Colin y H.Existe un convenio sobre responsabilidad internacional por los daños causados por objetos espaciales (Decreto N°818. Por ejemplo: 1. Ripert. Planiol. por aplicación de la responsabilidad subjetiva no tiene obligación de indemnizar. Los Arts. de 22.). 5. sin embargo aplicando la responsabilidad objetiva.29).2321 y 2327 no revelan responsabilidad objetiva sino que sólo constituyen presunciones de derecho de culpabilidad. N°16 de mayo de 1931) por el hecho de los administradores y empleados o dependientes. 2314 y 2319). sí le asiste esta obligación. porque el sólo hecho de manejar un vehículo crea un riesgo de accidente..2314 en relación con el Art. negligencia (Art.77.E. LA RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL (Arts.Supongamos que una persona atropella a otra que atraviesa un cruce teniendo a su favor la luz verde del semáforo: el conductor responde por culpa. nuestro Código civil consagra claramente la teoría de la responsabilidad subjetiva (Art. como la del propietario del vehículo por las infracciones o perjuicios (Art.En el Código Aeronáutico hay varios casos de responsabilidad objetiva tanto en la responsabilidad por daños durante el transporte aéreo (art 143) como por daños a terceros en la superficie (art 155). Entre nosotros encontramos responsabilidad objetiva en diversas normativas.2326. pues ha infringido el Reglamento respectivo.174)..

Elementos. Cuatro son los elementos que concurren en este tipo de responsabilidad: 1.- Capacidad delictual o cuasidelictual 2.- El hecho ilícito y el dolo y la culpa 3.- Perjuicio 4.- Relación de causalidad Entremos al análisis de cada uno de ellos. 1.- LA CAPACIDAD DELICTUAL O CUASIDELICTUAL La regla general es la capacidad delictual o cuasidelictual. Sólo son incapaces quienes carecen del discernimiento necesario para comprender el hecho que ejecutan. La capacidad delictual y cuasidelictual es más amplia que la contractual pues es más fácil alcanzar el discernimiento acerca del bien y del mal que el necesario para entrar a celebrar actos jurídicos. La capacidad extracontractual civil es enteramente independiente de la penal. Ello explica por ejemplo que la sentencia absolutoria en lo penal no impida que el hechor pueda ser condenado en lo civil (Art.179 N°1 CPC que exceptúa expresamente del efecto de cosa juzgada de lo penal en lo civil el caso en que la absolución o el sobreseimiento se funde en la existencia de circunstancias que eximan de responsabilidad criminal). ¿QUIENES SON INCAPACES EN MATERIAL DELICTUAL Y CUASIDELICTUAL CIVIL? 1°.- Son incapaces de delito o cuasidelito civil los dementes, esto es, quienes al ejecutar el hecho estaban totalmente privados de la razón. Si el demente actuó bajo un intervalo lúcido, será responsable aunque haya estado declarado en interdicción, pues el Art.465 sólo rige la responsabilidad contractual del demente. En el caso del ebrio, no se entiende que este privado de razón, por lo tanto es siempre responsable de su delito o cuasidelito, sea que lo haya embriagado un tercero o él mismo. 2.- También es incapaz el menor de siete años, esto es, el infante (Art.2319 y Art.2326), quien está hasta tal punto privado de discernimiento que ni siquiera puede adquirir la posesión de una cosa mueble (Art.723). 3.- Es incapaz el menor de dieciséis años siempre que el juez estime que obró sin discernimiento. El juez competente para hacer ese análisis es el Juez Civil. ¿QUIEN SE HACE RESPONSABLE DEL DELITO O CUASIDELITO DE ESTOS INCAPACES? De los daños causados por los dementes, por los infantes o por los menores de 16 años y que obraron sin discernimiento, responden las personas a cuyo cuidado están si pudiere imputárseles negligencia.(Art.2319).

La persona que los temnga a su cuidado puede ser cualquiera, no solamente alguna de las previstas en el Art.2320 o 2322. El actor deberá probar culpa personal de la persona que tuviere a su cuidado al incapaz. Como se puede apreciar en el fondo no es responsabilidad por hecho ajeno sino por hecho propio, ello explica que la persona que tuviere a su cuidado al incapaz quede obligado a indemnizar y no tiene la acción de reembolso que, veremos, en cambio si se le confiere al principal o empleador en relación con el hecho de su dependiente (Art.2325). LAS PERSONAS JURÍDICAS Y LA CAPACIDAD DELICTUAL O CUASIDELICTUAL Las personas jurídicas son capaces de delito o cuasidelito civil. Veíamos que en Chile no son responsables de delito o cuadidelito penal. Las personas jurídicas deben indemnizar los perjuicios provocados con culpa o dolo por las personas naturales que obran en su representación o que están bajo su cuidado o servicio. Para ello debe de tratarse de una persona jurídica que tenga plena existencia legal, pues en caso contrario habría una responsabilidad personal del autor o solidaria de los autores (Art.2317). Las personas jurídicas tienen tanto responsabilidad simple como compleja. Tienen además una responsabilidad personal por los delitos o cuasidelitos cometidos por sus órganos dentro del ámbito de sus funciones (Art.552), sin perjuicio de la responsabilidad solidaria del órgano, al haber actuado conjuntamente (Art.2317). También son responsables de los delitos o cuasidelitos por hechos ajenos o de las cosas en los mismos términos que si se tratase de una persona natural, dicho de otro modo son plenamente aplicables los Arts.2320, 2322, 2323, 2326 a 2328. Hay que hacer presente eso sí que a las personas jurídicas les asiste el derecho de demandar el reembolso de lo pagado a los autores del delito o cuasidelito civil en los términos establecidos en el Art.2325. 2.-EL DOLO Y LA CULPA El dolo está definido en el Art.44 para esta materia. Se señala que es la intención positiva de inferir injuria a la persona o propiedad de otro. Se trata de obrar intencionadamente y directamente para causar daño. No una simple conciencia o representación del resultado sino que la ley exige intencionalidad (Art.2284). En ciertos casos (en la acción pauliana) se habla de dolo cuando se comparte una actitud dolosa, pero sin una subjetividad propiamente intencionada (Por ej. Art.2468 N°1). Sabemos que hay acciones dolosas que no constituyen delito, como por ej. la ruptura dolosa de los esponsales (Art.98). La culpa también encuentra su definición en la ley. Del Art.44 tomamos la definición de culpa leve, que es la culpa mediana o promedio para definirla, y que se aplica cuando se habla de culpa o descuido sin otra calificación.

Se señala entonces que culpa es “la falta de aquella diligencia y cuidado que los hombres emplean ordinariamente en sus negocios propios. Se trata en el fondo en la falta de diligencia o cuidado en la ejecución de un hecho. Esta culpa es apreciada en abstracto, es decir, comparando la conducta del agente con la ordinaria esperable en tal caso. Algunos autores hablan de "culpa contra la legalidad" cuando la sola violación de una norma legal genera culpabilidad en el infractor. En el dolo se exige un actuar, una intención positiva (aunque veremos que se puede delinquir por omisión lo que se conoce como reticencia dolosiva (por ej. cuando omitimos declaraciones de riesgos de salud en un seguro de vida). En la culpa en cambio se habla más bien de una abstención en la acción, un dejar de actuar diligentemente, es decir, hay negligencia cuando el agente al ejecutar el acto perjudicial omite tomar todas las providencias que habrían podido evitar el daño. La abstención pura y simple, en cambio, es la mera pasividad. 3.-EL DAÑO O PERJUICIO Es esencial para que haya responsabilidad extracontractual, dado que si falta no hay interés alguno y sin interés no hay acción.

Concepto Es todo menoscabo que experimenta un individuo en su patrimonio o persona o la privación de un beneficio de orden patrimonial o moral. Podemos definirlo también como cualquier detrimento o menoscabo, dolor o molestia que sufra un individuo en su persona, bienes, libertad, honor, créditos, afectos, creencias, como asimismo la pérdida de una legítima ganancia, ventaja o beneficio. La ventaja o beneficio de que el hecho ha privado debe haber sido lícito, esto es, no contrario a la ley, el orden público o las buenas costumbres. REQUISITOS DEL DAÑO A.- El daño debe ser cierto, real o efectivo. No importa que el monto sea incierto, indeterminado o de difícil avaluación. B.- Puede ser presente o futuro No sólo es cierto el daño actual o presente. Puede ser cierto un daño futuro, cuando se han producido las circunstancias que lo determinarán, esto es, están sentadas las bases para la determinación anticipada como consecuencia del desarrollo de una situación ya existente. TIPOS
DE DAÑO

a.- Daño emergente y lucro cesante. No debe confundirse daño emergente con daño actual ni lucro cesante con daño futuro. En efecto, un daño emergente puede ser futuro y un lucro cesante puede ser actual. Imaginémonos que se produce un accidente automovilístico, en este caso es daño emergente actual los gastos de reparación, de hospitalización, medicamentos, etc. y lucro cesante actual lo que hasta la fecha ha dejado de ganar la victima como consecuencia del accidente o impedimento. Asimismo serán daño emergente futuro los gastos de tratamiento médico o psicológico que deba incurrir en futuro y; lucro cesante futuro la no obtención futura de un lucro legitimo, por ejemplo, todo lo que deja de ganar mientras no se reponga la persona o se repare el vehículo. También puede haber un daño emergente futuro unido a un lucro cesante actual, por ejemplo cuando una persona construye un inmueble para arrendarlo y a consecuencia de una mala construcción, la Municipalidad declara no apta para arrendar la casa por la amenaza de daño de derrumbe. LA INDEMNIZACIÓN DEL DAÑO EVENTUAL Se ha discutido desde hace mucho si en materia extracontractual el daño eventual es o no indemnizable. Este daño eventual, no es presente ni cierto, está fundado en hipótesis, como la pérdida de una probabilidad de ganar, la pérdida de una expectativa. Ocurre que en algunos casos la expectativa llegue a confundirse con el lucro cesante futuro. Frente a los daños contingentes o eventuales, en todo caso, hay acción popular preventiva (Arts.948, 2328 inc.2° y 2333). b.- Daños previstos e imprevistos Desde el punto de la previsibilidad, se indemniza no sólo el daño previsto o previsible sino también el imprevisto o imprevisible. c.- Daño material y moral El daño puede no ser no sólo material sino también moral. Daño moral es el dolor, la aflicción, considerada autónomamente e independiente de las consecuencias patrimoniales o materiales que ese daño moral puede haber provocado a su vez. La jurisprudencia y la doctrina aceptan la indemnización del daño moral basados en que ni el art 2314 ni el art 2329 distinguen la naturaleza del daño y en que muchas normas lo consagran expresamente (como la indemnización constitucional por error judicial, la ley de abusos de publicidad, la ley de accidentes del trabajo) Dice Alessandri que "El hecho de que la indemnización tienda por lo general a hacer desaparecer el daño, a restablecer en el patrimonio de la víctima el valor que de él se sustrajo o que se le disminuyó, lo que no puede ocurrir respecto del daño moral, dada su naturaleza, no obsta a que este daño pueda ser indemnizado.

pero le servirá para compensarlo procurándole los medios para aliviarse. entonces no hay relación de causalidad. Para las teorías generalizadoras2. por cuanto falta la relación de causalidad. o de buscar otras ventajas o satisfacciones que le permitan disiparlo. . en que la aparición del evento antecede un estado de equilibrio entre las circunstancias que tienden a producirlo (condiciones positivas) y otras que impiden que aquellas logren efecto (condiciones negativas). desaparece el daño. Así. LA PLURALIDAD DE CAUSAS Cuando el daño es el producto de varias causas surge el problema de la pluralidad de causas.. tendrá el mismo valor causal." ". La dificultad de apreciar el monto en el daño moral ha llevado a algunos a sostener que la indemnización del daño moral sería una pena privada.Aparte de la injusticia o inconveniencia que importaría dejar sin sanción un hecho ilícito que ha inferido una molestia o dolor a otro. aquel que no deriva necesaria y forzosamente del hecho ilícito.. aquel que es una consecuencia cierta y necesaria del ilícito. El art 2314 habla de "inferir" y el 2329 de "imputar". si es físico. La Corte Suprema ha establecido en sus sentencias que la dificultad de avaluar el daño moral sólo revela "la insuficiencia de los medios de que el legislador puede disponer para alcanzar el completo restablecimiento del derecho. atenuarlo o hacerlo más soportable". aquel que constituye la causa. pues si suprimiendo “in mente” el hecho. a pretexto de que la indemnización no equivale exactamente al daño causado. Birkmeyer sostiene la Teoría cuantitativa de la condición más eficaz (teoría inútil cuando son varios los sujetos que intervienen en la realización del hecho). Kohler propone una teoría similar pero cualitativa.LA RELACIÓN DE CAUSALIDAD Consiste en que el daño sea la consecuencia directa y necesaria de la acción u omisión culpables o dolosas. cuando consiste en la destrucción de algo que no puede restablecerse o rehacerse: la muerte de una persona. 2 Las teorías individualizadoras han sido formuladas básicamente por el derecho penal alemán. d. Digamos que mediante un ejercicio intelectual podemos determinar si hay o no relación de causalidad. también puede ser compensatoria o satisfactoria y en el hecho lo es cuando el daño por su naturaleza es irremediable. por lo que cada una de las condiciones sin las que no se hubiera producido el resultado. pero no que deba dejar de aplicarse la sanción que él mismo establece como represión o reparación de los actos ilícitos". o. en cambio. Binding sostiene la Teoría del Equilibrio o de la Preponderancia. Ello.. Para las teorías individualizadoras. por lo que la causa sería la producción de una preponderancia de las condicione positivas sobre las negativas del resultado mediante la voluntad humana.el dinero que el ofensor paga a la víctima no será la representación exacta del dolor que ésta experimente.. en todo caso.Daño directo e indirecto Sólo se debe indemnizar el daño directo.. no cabría diferenciar entre causa y condición. No se indemniza el daño indirecto. ha de destacarse de un conjunto de antecedentes que conforman el resultado (condiciones). cabe recordar que la indemnización no sólo es reparadora.. 4.

Aunque si hay un mal totalmente consumado al momento de cometerse el delito o cuasidelito. se podría formular la teoría de la equivalencia de las condiciones -mayoritaria en la doctrina y la jurisprudencia chilenas en lo civil-. las particularidades inherentes a la víctima o su estado de salud no influyen en la responsabilidad del agente (salvo que la víctima a sabiendas se hubiera expuesto. proponiendo delimitar su extensión.2317).- El estudio de la teoría del abuso del derecho. No podría pretenderse la reducción a pretexto de existir otras causales. su autor es obligado a repararlo íntegramente. en el sentido de que cuando la culpa o el dolo es UNA de las causas necesarias y directas del daño. sabiendo su predisposición a la ocurrencia del riesgo). pues entonces la apreciación del daño está sujeta a reducción (Art. Pero si entre las causas hay hechos ilícitos imputables a terceros. No podría demandar igual reparación que si la víctima hubiera sido una persona normal). . Consecuencia de esta teoría es que las predisposiciones. Aunque es más probable que la relación de causalidad vaya desapareciendo a medida que se aleja la distancia entre el ilícito y el daño.2325) o por la parte que a cada uno corresponda si el delito o cuasidelito ha sido cometido por varios conjuntamente (Art. debe ser tomado en cuenta (Savatier pone el ejemplo de un tuerto que a consecuencia de un accidente queda ciego totalmente. pero en cambio si la relación de causalidad existe o no es una cuestión de derecho. susceptible de revisión en casación. Los matices de otras teorías cercanas se concentran en estimar inaceptables los resultados a que se llega con la teoría de la equivalencia absoluta.Las teorías generalizadoras postulan la no distinción entre causa y condición. esto es. Ahora bien si aplicamos esta teoría al ámbito civil extracontractual. Desde el campo penal la crítica más demoledora de la teoría de la equivalencia de las condiciones proviene de Binding. quien hace ver que esta teoría confunde causa con ocasión. Sólo se exceptúa el caso de imprudencia de la víctima. Precisar los hechos materiales de donde el actor pretende derivar la relación causal es una cuestión de hecho. por el total si la responsabilidad es compleja (Art. por cuanto no toda causa en sentido natural es relevante desde el punto de vista jurídico (teorías de la adecuación o de la relevancia -Ludwig von Bar).2330). ni aunque alguna de ellas fuere caso fortuito o fuerza mayor. Es indiferente que la relación de causalidad sea mediata o inmediata. Concluyamos entonces que es causa toda condición que suprimida mentalmente daría lugar a que no se produjese el resultado. no es sino una de las explicaciones que se ha dado para explicar el ejercicio de los derechos subjetivos y particularmente de los límites a este ejercicio. el obligado a indemnizar puede repetir contra sus autores. Básicamente se centran en la teoría de la equivalencia de las condiciones (formulada inicialmente por Von Buri). EL 3 ABUSO DEL DERECHO 3 .

es decir. ya que su titular se habría limitado a ejercer sus derechos. 2. El estudio teórico del abuso del derecho consiste.. Uno de sus representantes es M. De toda evidencia hay un consenso y es que el uso irrestricto de un derecho. En materia procesal. se lo define.582: Derecho real de dominio. Geny hay abuso de un derecho cuando éste es ejercido prescindiendo de la finalidad social en cuyo contexto se encuentran amparados. no está involucrado en el contenido de un derecho subjetivo. Art. es decir. Nuestro código no ha tratado en forma expresa el abuso del derecho. para gozar y disponer arbitrariamente no siendo contra ley o derecho ajeno. particularmente en el Digesto romano. En el matrimonio (Art. 1496: Caducidad del plazo. Louis Josserand por su parte piensa que estamos frente al ejercicio abusivo de un derecho cuando se ejerce con una motivación sicológica. pero la ley exige que si se concede una de estas medidas prejudiciales. en materia hereditaria. y por lo tanto obligan no sólo a lo que ellos se expresa sino que a todas las cosas que por la naturaleza o la ley se entienden pertenecerle. el futuro demandante interponga la demanda dentro de un determinado plazo. que el ejercicio de un derecho no puede ser abusivo en si mismo. B. sino se le sanciona. Puede tratarse del ejercicio de un derecho que causa daño a otro. no hay abuso. entonces no se puede hablar de abuso del derecho.Cuando el titular de un derecho atenta contra los derechos de las demás personas. pedir la división de la cosa común.Cuando el titular de un derecho arremete los valores éticos de terceras personas. en la sociedad de personas: cualquiera de los socios puede renunciar y se disuelve la sociedad. En la doctrina han surgido dos teorías: A. En otras palabras. que puede ejercitarlo. por el hecho de ser tal.112). Se señala que el abuso del derecho en general se puede producir en tres casos: 1. El profesor Alessandri y la Corte Suprema sostienen que el abuso del derecho constituye un acto ilícito ya que causa daño. Art. en el sentido de negar esa facultad arbitraria o caprichosa. Art. Una idea básica nos llevará al estudio de los límites al ejercicio de los derechos subjetivos y es la idea que “el derecho cesa cuando el abuso comienza”. el de saber cuales son los límites de nuestros derechos. si el derecho perjudica.Un delito o cuasidelito puede consistir no sólo en un acto material u omisión cualquiera. Art. Lo que pasa es que el derecho cuando se ejerce dentro de los límites no puede ser generador de responsabilidad para su titular aún cuando con ello cause daño a un tercero.Cuando la propia ley regula la conducta en forma expresa: si la propia ley expresamente permite al titular del derecho ejercerlo en forma arbitraria. en cualquier momento. el testador puede dejar una cuarta parte de sus bienes a quien quiera. en síntesis. por que la ley lo señala. 2. La discusión se traslada de ese modo a otro campo. lo que significaría que puede utilizarlo arbitrariamente en forma caprichosa. las encontramos con las medidas prejudiciales precautorias: con ellas puede iniciarse el juicio ordinario civil. sino dentro de una comunidad. no se puede ejercer estos derechos perjudicando a los demás. sin que ello le reporte beneficio alguno o bien. La idea que hay que rescatar es que desde la antigüedad..Teoría absoluta del ejercicio del derecho subjetivo o negacionista del abuso Los derechos subjetivos implican ciertas facultades que la ley reconoce a las personas para que ellos la ejerzan en forma libre y discrecional. Si producto de este ejercicio se ve dañado un tercero. la acción de partición en la comunidad. el autor de ese perjuicio no se encuentra obligado a responder.En el caso de derechos absolutos... y se puede resumir casi en un aforismo: el derecho termina donde el abuso comienza. es porque se está ejerciendo en forma ilegitima. ejecute actos que lo hacen caer en insolvencia o que agravan la insolvencia en la que se encuentra (dolo). Casos en los que no opera el abuso del derecho: 1. Pareciera que la respuesta a esa interrogante resulta obvia.Cuando el titular del derecho afecta los principios generales del ordenamiento jurídico. de hecho la expresión abuso del derecho es contradictoria pues ningún derecho autoriza el abuso. De diversas disposiciones se puede concluir que rechaza el abuso del derecho. puede ejercitarlo sin limitación alguna. acción de partición. como ya vimos. por lo que su acreedor puede exigir el cumplimiento de la obligación antes del cumplimiento del plazo como si no existiera el plazo o estuviere vencido. el asunto no es tan fácil de responder pues diversas posiciones se han enfrentado sobre el tema.. con la cuarta de libre disposición. se señala los casos en los que entiende que el deudor a abusado. Sin embargo. En la opinión de autores clásicos franceses como Saleilles o F. culpable o dolosamente. aquellos que se pueden ejercer respecto de cualquier persona de forma arbitraria. cuando lo ejerce. El límite al ejercicio de estos derechos es el paso previo para saber el momento en que se produce un ejercicio abusivo del mismo. en determinar si el titular de un derecho subjetivo. la idea de que “el que usa su derecho no causa daño” se ha mantenido en el tiempo.Teoría relativista o reconocedora del abuso Los derechos en general no se ejercen en forma aislada. Esta teoría reconoce el abuso del derecho y es la más aceptada de las dos. cualquiera de los comuneros puede. el que se dará cuando los límites que vamos a estudiar a continuación hayan sido sobrepasados. por ej. pues ello provocaría una contradicción enorme.. por que en ese caso habría un acto ilícito. sin limitación alguna. es decir somos responsables sólo si los límites del derecho se han sobrepasado. . estamos diciendo de otro modo ¿cuáles son los límites al ejercicio de estos derechos? Carlos Ducci se hace la pregunta de si el titular de un derecho subjetivo. Planiol. puede incurrir o no en abusos. Cuando nos preguntamos ¿cómo se ejercen los derechos subjetivos?. infiriendo un daño a un tercero. 1546: Cumplimiento de los contratos: Estos deben cumplirse de buena fe. donde el derecho de cada ciudadano termina donde empieza el del otro y por lo tanto.. 3. 2468: Fraude pauliano: ley sancionara a aquel deudor que teniendo conocimiento del mal estado de sus negocios. La conclusión sería la siguiente: Si uno actúa dentro de los límites de su derecho no incurre en responsabilidad.

respecto de los cuales resulta imposible calificar su ejercicio de abusivo.467 en relación al ejecutante encontramos ejemplos caros de ello. culpable o dolosamente ejercidas o invocadas. toda vez que los derechos deben ser ejercidos sin malicia y con la diligencia debida. L. las del Art. La persona cuya culpabilidad se presume. nuestro Código presume. .945 y 2110. 514 N°5. no obstante que un establecimiento cuente con todas las autorizaciones legales o municipales. la culpabilidad. Para seguir avanzando en el tema tenemos que partir señalando que hay derechos absolutos. queda establecida la culpa y la relación de causalidad con el daño. Establecidos esos hechos. una obligación de hacer (Art. en ciertos casos. 854. Duguit quienes sostienen que la doctrina es innecesaria pues ejercer culpable o dolosamente un derecho es un delito o cuasidelito civil sometido a las reglas generales. Le bastará acreditar los hechos de los cuales la ley deriva la presunción. Por lo tanto cuando hablamos de ejercicio abusivo debemos entenderlo siempre referido a los derechos relativos. sólo procedería la demanda indemnizatoria si la acción penal ha sido previamente declarada calumniosa por el Tribunal del Crimen (art 211 Código Penal).En general se han mostrado críticos a esta doctrina otros clásicos franceses como M.112. Alessandri sostiene que tratándose de acciones penales infundadas. Se han aceptado también demandas indemnizatorias por ejercicio abusivo de acciones judiciales o de recursos legales o defensas sin fundamento. la víctima no necesita probar la culpa de la persona cuya responsabilidad se presume. La responsabilidad a que de lugar el abuso de derechos es siempre extracontractual. Demogue. por ej. etc. 1317 etc. En el Código civil chileno ciertas normas están inspiradas en esta idea. Hay Códigos Civiles que contemplan la idea de abuso del derecho explícitamente como el ejercicio de un derecho con el sólo propósito de dañar a un tercero (Alemania y Méxio por ej. aun cuando el derecho que se ejerció abusivamente derivara de un contrato. como la nulidad (Art. En estos casos. La sanción al abuso del derecho normalmente será una indemnización.2110). Pero en otros casos habrá sanciones diferentes. Si analizamos el Código de Procedimiento Civil. hay abuso de derecho. R. La doctrina francesa ha señalado que si una huelga o un cierre obedecen a móviles políticos o dolosos ajenos a la defensa de los legítimos intereses empresariales o laborales. en el Art. DE LAS PRESUNCIONES DE CULPABILIDAD A fin de facilitar la posición de la víctima de un delito o cuasidelito civil.280 que se refiere a las medidas prejudiciales precautorias y Art.) La jurisprudencia extranjera y chilena también han nutrido de abundante jurisprudencia la materia4.945). En Chile hay jurisprudencia que no lo exige como prerrequisito. debe probar 4 En Francia hay jurisprudencia que ha aceptado demandas de indemnización por abuso de derechos cuando el dueño o morador de un inmueble excede el límite ordinario que nace de las relaciones de vecindad. Son ejemplo de estos derechos absolutos los de los Art. 1184. 942. Planiol.

La vigilancia o cuidado puede nacer de hechos voluntarios o por disposición de la ley. bastará con probar los hechos materiales allí descritos. los ejemplos que enumera este artículo se refieren a situaciones que por sí solas son demostrativas de culpabilidad.. la víctima del daño sólo tendrá que probar el hecho y se presumirá la culpabilidad y la relación causal. El efecto de la presunción consiste en que en hechos que se encuentren en esta situación.. lo que sólo puede ser entendido en el contexto de una presunción de culpabilidad.2329). Un choque de trenes.que empleó la debida diligencia o cuidado. 276 y 277. También lo demostraría la expresión "pueda" (todo daño que pueda. Hay hechos que dentro de las probabilidades humanas es razonable atribuirlos a dolo o culpa. 170."). 2. no es dable suponer que el legislador hubiera querido repetir sin ninguna utilidad el artículo 2314. sea por su naturaleza o por las circunstancias en que se realizó. atribuye culpabilidad ("deberá ser reparado por esta"). En todo caso.PRESUNCIONES DE CULPABILIDAD POR EL HECHO AJENO Por regla general una persona sólo responde de sus propios delitos o cuasidelitos o de los cometidos por la persona de quien se es heredero (2316). se trata de responsabilidad por un hecho propio cual es la falta de diligencia o cuidado en la vigilancia. En los casos señalados en los Nos 1.. 222. La jurisprudencia ha sostenido que esta norma es simple repetición del art 2314. Se presume esa negligencia dado que por su naturaleza "pueden imputarse" a malicia o negligencia. en la intención de referirse a casos análogos que pudiese haber omitido. . En el fondo. 2320 a 2328. Además. En estricto rigor. lo que significa que el legislador da por establecido que aun no existiendo una relación de imputabilidad perfecta. que de otra forma no se explican.. el art 2329 constituye una presunción de culpabilidad en situaciones en las que el daño proviene de actividades caracterizadas por su peligrosidad. 2 y 3 del art 2329.. 1. La doctrina en cambio la explica como un caso de presunción de culpabilidad. sea razonablemente imputable a malicia o negligencia de una persona.. la caída de un ascensor. la enumeración de casos que hace el art 2329 es meramente ejemplificadora (". ya que la denotan en razón de que ordinariamente ese tipo de hechos provienen de malicia o negligencia.."). 219. Pero excepcionalmente se responde también de los delitos o cuasidelitos cometidos por personas que están bajo la propia dependencia o cuidado. En la Ley del Transito hay varios casos de presunción de culpabilidad por hecho propio (Arts. 173 y 176). Hechos que por sí solos denotan algún grado de culpa o dolo. más que "imputarse" a algún caso fortuito o fuerza mayor. La presunción procede en cualquier caso en que el hecho que causó el daño. Así lo demostraría la expresión "por regla general" con que comienza y que significa una alusión a las presunciones de culpabilidad de los Arts.PRESUNCIONES DE CULPABILIDAD POR EL HECHO PROPIO (ART.. que el hecho provino de un caso fortuito ajeno que no le es imputable o que no existe relación de causalidad entre su culpa y el daño. En este último caso encontramos las normas de los Arts. son hechos cuya ocurrencia denota malicia o negligencia de alguien.especialmente. Por último.

el dueño del auto es responsable pues ha incurrido en un hecho (propio) culpable. consiste en que cumplidos los requisitos anteriores se presume legalmente la culpabilidad del guardián y el vínculo causal entre esa culpa y el daño. Si el mandatario actúa por orden del mandante o en cumplimiento de instrucciones del mandante. puede ocurrir que no existiendo o no probándose vínculo. Ahora bien. constituye un principio aplicable en todos los casos en que una persona tiene a otra bajo su dependencia o cuidado. b) Que el vínculo de subordinación o dependencia sea de derecho privado. Si una persona deja abierto su automóvil con las llaves puestas y entra un niño. Ello revela de parte del guardián una falta a su deber de vigilancia. se podrán aplicar normas constitucionales para hacer efectiva la responsabilidad del Estado o de la Municipalidad. e) Que la víctima (el actor) logre acreditar la culpabilidad del subordinado (esta culpabilidad no se presume. d) Que el subordinado cometa actos ilícitos. hay que probarla). . Puede que exista el vínculo. aunque en los casos especialmente previstos en el art 2320 y 2322. Una correlación de autoridad-obediencia. bastará con probarse la situación prevista en la ley. Ese vínculo debe probarlo la víctima (1698). pero un funcionario público no está bajo dependencia o cuidado del respectivo organismo público. la responsabilidad por el hecho ajeno. no hay responsabilidad del guardián sino en el contexto del art 2319. Para que haya lugar a la responsabilidad por el hecho ajeno se requiere: a) Vínculo de subordinación o dependencia entre dos personas. esto es. lo echa a andar y provoca un accidente.En nuestro Código. Ahora bien. si hay y se le prueba culpa al guardián. el mandante será responsable. como ejemplos de aplicación de la regla enunciada en el inciso primero. Pero éste puede eximirse de responsabilidad probando haber actuado con la debida diligencia (2320 inciso final). Esta norma contempla una enumeración no taxativa. Si el subordinado era incapaz. Por el sólo hecho del mandato. como se deduce de la expresión "así" que significa "en consecuencia". pero será responsabilidad por hecho propio. o el mandante ha participado en el delito o cuasidelito. no será necesario acreditar la culpa del guardián. no obstante se trate de una situación no prevista explícitamente en el art 2320. el mandatario no se halla bajo cuidado del mandante. haya una responsabilidad por una persona distinta al autor del hecho material. De lo contrario. La sola relación de mandato no implica en modo alguno el vínculo. esto es. El efecto de las presunciones de culpabilidad por el hecho ajeno. pero no por el sólo hecho del mandato sino por algún tipo de relación paralela. c) Que tanto el civilmente responsable como el subordinado o dependiente tengan capacidad para ser extracontractualmente responsables. Por ello.

Es necesario que se trate de un menor (esté o no emancipado). Una vez que el civilmente responsable paga la reparación. . divorcio. oficio. el subordinado no podrá alegar que hubo descuido del guardián. se sustenta en la potestad paterna (aplicable a filiación legítima. con tal que el ilícito conocidamente provenga de la mala educación o de los hábitos viciosos que el padre o madre ha dejado adquirir al hijo). también se aplica la responsabilidad por hecho ajeno. En tal caso no se aplicará la regla de responsabilidad por hecho ajeno. La presunción de culpabilidad de los Arts. Si el menor ejerce un empleo. En la responsabilidad por el hecho ajeno. La madre sólo será responsable a falta del padre. La responsabilidad es primordialmente del padre pues a él está particularmente subordinado el hijo (219 y 222). la víctima sólo la podrá hacer efectiva de quien en concreto tenía bajo su dependencia y cuidado al autor del ilícito en el caso concreto. esto es. profesión o industria. o en cumplimiento de sus instrucciones.Ahora bien. Pero debe ser un menor bajo cuidado del padre o madre. pues se aplica el principio general del inciso primero del art 2320. natural o adoptiva). un infante o un menor de 16 años que obró sin discernimiento. La acción de reembolso no procederá si el autor del daño obró por orden del civilmente responsable. Si el daño lo provocó un alumno estando en el Colegio. 2o) por los hechos de los hijos menores que habitan en la misma casa. y en ejercicio de ellos comete el delito o cuasidelito. pues el legislador no ha contemplado tal excepción sino que al contrario. Ambas responsabilidades subsisten. No lo estará y por tanto no se aplica la regla. Luego. nulidad o separación. La víctima podrá demandar conjunta o separadamente a cualquiera de ellas la reparación del daño. Pero al padre o madre podrá siempre demandarlos en el contexto del art 2321 (cualquiera sean las circunstancias del caso. o es un demente. cuando la tuición o cuidado personal le haya sido otorgado por ley (muerte natural o presunta del padre. CASOS Y FUNDAMENTOS La responsabilidad del padre y en su defecto de la madre (2320 inc. no podrá demandar al empleador o al padre. casos en los cuales la tuición corresponde a la madre) o por sentencia judicial (cuando el padre es declarado inhábil para ejercer el cuidado personal). la responsabilidad por hecho ajeno no extingue la responsabilidad del autor del hecho material. tiene una acción de reembolso en contra del subordinado en los términos del art 2325. 2320 a 2322 sólo procede si el daño lo ha experimentado un tercero que no sea ni el propio subordinado ni otro guardián que sea civilmente responsable. si el menor de edad contrae matrimonio (aunque siga habitando en la misma casa). parte de la base que si el guardián pudo ser condenado fue porque de su parte hubo falta al deber de vigilancia. Frente a esta demanda. que impone un deber de educación y cuidado que se presume se concreta más eficazmente si el hijo menor habita en la misma casa. pero no por haber cesado la patria potestad (la responsabilidad por hecho ajeno no se funda en la patria potestad sino en la potestad paterna) sino por haber cesado el deber de vigilancia y cuidado. Si un extraño o un pariente que no sea padre o madre tienen al hijo bajo su dependencia o cuidado. también es responsable el padre o la madre simplemente ilegítimos si tienen bajo su cuidado al menor.

es necesario que se trate de un ilícito que no diga relación estricta con una eventual obligación de seguridad precisa . atendidas todas las circunstancias de hecho del caso en particular.2322) o si se trata de un curador adjunto. estos no podrán eximirse de responsabilidad: su responsabilidad por un hecho propio será inexcusable. Si el menor no habita en la misma casa cesa la responsabilidad de los padres aun cuando en el hecho el hijo esté igualmente bajo cuidado de ellos y no bajo cuidado del internado o de los adultos de la casa donde vive. La única manera de que el padre o madre se eximieran de responsabilidad es a través de la excusa del art 2320 inciso final. Esta responsabilidad también puede cesar probando el tutor o curador que en el caso concreto. aunque no habite en la misma casa. pero debe tratarse de un ilícito realizado por éste mientras está bajo cuidado del jefe del establecimiento. o si en el hecho estaba bajo cuidado o dependencia de su empleador (Art. y comete el ilícito estando bajo cuidado del empleado. se funda en la obligación genérica de los jefes de colegios o escuelas de mantener la debida disciplina en el respectivo establecimiento. Esta responsabilidad no existirá si el pupilo vive bajo dependencia o cuidado de otras personas.340). no obstante haber estado bajo su cuidado le fue imposible evitar el hecho con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le confiere y prescribe. Pero se exige que viva bajo dependencia y cuidado del tutor o curador. salvo en el contexto del art 2321. sin perjuicio que puede acreditarse culpa personal del padre o madre en el hecho de que el hijo esté viviendo fuera de su casa sin la vigilancia adecuada. pues no obstante ese deber de vigilancia general. puesto que estos curadores no cuidan de la persona del pupilo. El discípulo puede serlo de cualquier edad o naturaleza. La responsabilidad de los jefes de colegios y escuelas por los hechos u omisiones de sus discípulos cometidos mientras están bajo su cuidado (2320 inciso 5°). Se refiere a cualquier rector.los padres no son responsables pues el menor se mira en tal caso como mayor de edad (246). por ejemplo. Será necesario probar la imposibilidad (a lo imposible nadie está obligado) de haber podido evitar el hecho con la autoridad que su respectiva calidad le confiere y el cuidado que su calidad le prescribe. Si el menor es dependiente.2320 inciso 3°) se funda en la obligación del tutor o curador de cuidar de la persona del pupilo (Art. La responsabilidad de los tutores o curadores por los hechos de sus pupilos (Art. los padres no son responsables aunque el hijo sea menor y viva en la misma casa que los padres. director o quien haga sus veces. de cualquier establecimiento de educación o enseñanza. de bienes o especiales. Además. Pero si se acredita por la víctima o aparece del examen del proceso que el ilícito cometido por el menor provino conocidamente de la mala educación o de los hábitos viciosos que les han dejado adquirir sus padres. Lo anterior. ha quedado demostrada una relación de causalidad con la mala educación o hábitos viciosos generados por los padres. aprendiz o criado. artesano o amo. Ni siquiera probando que el menor no vive en la casa o que en el caso concreto el hecho se produjo estando el menor bajo cuidado de su colegio o de su empleador.

Esta responsabilidad es de muy frecuente aplicación práctica y es la que se invoca en aquellos casos en que se demanda indemnización en contra de una empresa por hechos de algún trabajador. La responsabilidad de los amos por los ilícitos de sus criados o sirvientes (2322) sólo tiene lugar cuando el ilícito se desarrolla en el ejercicio de las funciones que le son propias. puesto que aun cuando el propietario de la empresa sea el Estado o una Municipalidad. es dependiente en la medida en que queda sometido a una reglamentación que para él es vinculante. como sujetos de derecho privado. 5°) se funda igualmente en la falta al deber de vigilancia en que se presume ha incurrido el empresario. en caso de ser inaplicable ésta. la normativa común de responsabilidad contractual o extracontractual. fiscales o municipales. El médico que presta sus servicios usualmente en una Clínica. toda persona natural o jurídica. aunque no tenga contrato de trabajo con ella. (art 2320 inc. final). 2320 sino la ley de accidentes de trabajo o. dado que se hallan bajo sus órdenes y dirección. Aquí el fundamento no es la infracción del deber de vigilancia sino la culpa in eligiendo o in vigilando del amo. aun cuando no sean órdenes directas. También cesa la responsabilidad del empresario si prueba que con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le confiere y prescribe no hubiera podido impedir el hecho. El sujeto responsable por el hecho ajeno es cualquier . El ilícito ha de haber sido cometido por un dependiente. final). 5°) por el hecho de sus aprendices mientras están bajo su cuidado. También cesa la responsabilidad del artesano si prueba que no hubo culpa de su parte dado que con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le confiere y prescribe no habría podido impedir el hecho. al respecto.engendrada por el contrato educacional. esto es. Están afectos a esta responsabilidad los empresarios. La responsabilidad de los artesanos (Art. La víctima debe ser otro aprendiz o un tercero. incluso empresas del Estado. 2320 inc. Obligado a velar por que sus dependientes no causen daños y a tomar por lo mismo las medidas necesarias para ello. Se refiere a cualquier persona que ejerza lucrativamente un oficio mecánico. no cabe aplicar el Art. La víctima debe serlo otro discípulo o un tercero. es natural presumir que si algún daño se produce. es porque esa vigilancia no se ejerció adecuadamente o las medidas adoptadas fueron insuficientes. 2320 inc. Si la víctima es el propio dependiente que provocó el hecho. ellos actúan. Pero es necesario que el ilícito se haya cometido mientras el dependiente estaba bajo cuidado del empresario (mientras se halle en servicio) y que la víctima sea otro dependiente o un tercero. esto es. se fundamenta también en una presunción de la infracción del deber de vigilancia que supone el legislador afecta al artesano. por cualquier persona que se desempeñe bajo las ordenes de otra. No es responsable si el ilícito se desarrolla fuera del ámbito de las funciones propias. No es necesario que tenga una relación laboral. La responsabilidad de los empresarios por los ilícitos cometidos por sus dependientes (Art. Cesa esta responsabilidad si el jefe del establecimiento prueba que no hubo culpa de su parte toda vez que no pudo evitar el hecho con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le confiere y prescribe (2320 Inc.

supone necesariamente. los artículos 2323. en la actualidad.. que regulan el daño causado por una cosa inmueble (edificio). la caída de un ascensor. Así. El amo no es responsable si el ilícito tiene lugar fuera de los que son las funciones propias del criado o dependiente. .. sus respectivas funciones. Nuestra jurisprudencia sin embargo ha extendido este caso a otros tipos de dependientes. esto es. Ejerce sus funciones de un modo impropio el criado o sirviente que contraviene o desobedece las órdenes de su patrón.. en la ley del tránsito.. Art 2323. El sujeto civilmente responsable es el dueño de un edificio.persona natural o jurídica que tiene a un empleado doméstico bajos sus órdenes y dependencia. con el objeto de dejar de considerarlos como cosas. 2324 y 2328.-) de un edificio (construcción en general) acaecida por haberse omitido las necesarias reparaciones o por haber faltado de otra manera al cuidado de un buen padre de 5 En ellos se consagran. Para que el patrón quede eximido de responsabilidad es necesario que pruebe que ese modo impropio de ejercer las funciones no emana de algún grado de negligencia del patrón. el criado o dependiente. que se refiere al daño causado por las cosas animales 6(cosas muebles semovientes). en el Código Aeronáutico. en la ley de abusos de publicidad. Se supone que mientras el criado o dependiente desarrolla sus propias funciones.2322). tanto en el Derecho nacional como comparado. En leyes especiales hay otros casos adicionales de responsabilidad por el hecho ajeno. aun cuando lo ejecute estando bajo cuidado o a su servicio. habiendo actuado culposamente a lo menos. Y la regla general en materia de responsabilidad civil extracontractual (Art. y finalmente los artículos 2326 y 2327. 6 Tal como se desarrollará más adelante.. RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL POR EL HECHO DE LAS COSAS INANIMADAS Tratamiento general de la responsabilidad por la ruina de un edificio. debe necesariamente responder ante ella. la fuente de responsabilidad civil (Art. las posibilidades del patrón de evitar el daño son mayores por cuanto no sólo tiene un deber de vigilancia genérico sino uno específico que dice relación con el modo de ejercer. 2329). El hecho es la ruina (caída o destrucción más o menos generalizada -no sería ruina por ejemplo un incendio. pese a que nuestro hoy en día Código Civil considera a los animales como cosas.PRESUNCIONES DE CULPABILIDAD POR EL HECHO DE LAS COSAS Hablar de la responsabilidad extracontractual por el hecho de las cosas. existe una tendencia en modificar el estatuto jurídico de los animales. 2314).. entrar en el análisis de los artículos 2314 y 23295. confundiéndolo con el caso de los empresarios.. Esta responsabilidad cesa si el amo prueba que el criado o sirviente ejerció sus funciones de un modo impropio que él no tenía el modo de prever o impedir usando el cuidado ordinario y la autoridad competente (Art.. 3. quien cause un daño a otra persona.

2324).. 2004 y 2324). regla 3a. arquitecto o constructor. Esta responsabilidad se funda en la presunción de culpabilidad que significa el tener un edificio en estado de provocar ruina. arrendatario.. Si no es vecino. el usuario. es extracontractual. cuasicontractual o contractualmente. el arrendatario. (No se incluyen ruinas provocadas por bombardeos. El comprador. Para que el constructor quede eximido de responsabilidad. Dentro del concepto de vicios de la construcción. la Corte Suprema puede conocer en casación (por ser cuestión de derecho) si acaso se faltó o no al cuidado de un buen padre de familia.. en la medida en que no esté ligada legal. Respecto del que contrató el edificio. Respecto de todos los demás. sin perjuicio de -si procediere según las reglas generales.. no podrían invocar esta responsabilidad sino las normas sobre responsabilidad contractual. Si son varios los dueños. terremotos. se encargó de su ejecución (arts 2003. el habitador. la responsabilidad es contractual. se comprenden los vicios de suelo y los vicios de los materiales (2003 regla 3a en relación a 2324). el usufructuario.repetir contra el responsable de haber dejado de hacer las reparaciones. Esta responsabilidad puede invocarla el vecino sólo si precedió notificación de la denuncia de obra ruinosa (934). hay responsabilidad simplemente conjunta (2323 inc 2o). podrá invocarla en todo caso. es necesario que pruebe que la ruina no fue en absoluto consecuencia de los vicios de la construcción sino que exclusivamente (teoría de la equivalencia de las condiciones) de caso fortuito o fuerza mayor. acreedor anticrético. comodatario. En caso de vicios de la construcción. El dueño sólo puede eximirse de responsabilidad probando que el daño se produjo exclusivamente (aplicando la teoría de la equivalencia de las condiciones) por caso fortuito o fuerza mayor. Pero si la víctima es uno de los vecinos. No es solidaria (excepción al art 2317).. el posadero. habitador.familia.. el comodatario. o por culpa de la víctima o de un tercero de quien el dueño no responde. En cambio. el que como empresario. . Los tribunales del fondo son soberanos para apreciar si se omitieron las necesarias reparaciones o si hubo vicio en la construcción. ingeniero. usuario. por lo que la culpa se presumirá. por lo que deberá probarse que el daño ha sido ocasionado por una ruina proveniente de un vicio de la construcción.).). sean o no vecinos. sólo existirá responsabilidad si hubiere precedido notificación de una denuncia de obra ruinosa (art 934). En caso de omisión de reparaciones o falta del cuidado de un buen padre de familia. responde ante el dueño y terceros. Cabría agregar un vicio de la construcción (Art. Estudio particular de la responsabilidad por el hecho de las cosas cuando se trata del daño producido por un edificio que amenaza ruina. responde el actual dueño (art 2323) cualquiera sea su naturaleza y aunque el obligado por la ley o por contrato a hacer las reparaciones haya sido otro (usufructuario.

Que el daño provenga de la ruina de un edificio: existe ruina cuando los materiales que forman parte del edificio han desempeñado Unipapel activo en la producción del daño. De todas maneras en la eventualidad que el vecino haya deducido previamente la querella posesoria respectiva – denuncia de obra ruinosa-. El dueño de un edificio es responsable a terceros (que no se hallen en el caso del artículo 934). o por haber faltado de otra manera al cuidado de un buen padre de familia. sabiendo el mal estado del edificio. 8 Corral Talciani. lo que no ocurre en este caso. Santiago. lo priva de la posibilidad de demandar posteriormente por los perjuicios que este le pueda causar en caso de derrumbe. Editorial Jurídica de Chile. existiría en la especie una exposición imprudente al riesgo por parte de él – víctima-. a un vicio de la construcción8. 248. Hernán. . y en definitiva existiría una causal de eximente de responsabilidad para el dueño del edificio. .Que el daño lo ocasione un edificio. El artículo 934°. la responsabilidad que persiga. 248. Editorial Jurídica de Chile. Pág. se dividirá entre ellas la indemnización a prorrata de sus cuotas de dominio. no se fundará en el artículo 2323°. nos enseña que los requisitos de procedencia son los siguientes: . sino que por los artículos 932° y 934°. Santiago. Hernán. de los daños que ocasione su ruina acaecida por haber omitido las necesarias reparaciones. “Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual”. 7 Corral Talciani. no podrá la víctima demandar indemnización de perjuicios sin que previamente haya deducido la respectiva denuncia de obra ruinosa. quien responde es el constructor o arquitecto. Si el edificio perteneciere a dos o más personas proindiviso. dentro de este último requisito.9Y por lo tanto no tiene aplicación la sanción prescrita en el artículo 2323°. Por lo que para que tenga aplicación la esta norma -2323°. Por ejemplo: Si una de las casas ubicada dentro de la cuadra amenaza ruinas. causando daño a unos de los vecinos de la cuadra. y un día de mucho viento cae. sin haber interpuesto la respectiva querella posesoria. 2003. que en la eventualidad que el vecino sufra un daño. 2323.Que la ruina de deba al hecho de haberse omitido las necesarias reparaciones. 9 Podríamos decir entonces.es necesario distinguir: a) Si la víctima es vecino del lugar: El legislador presume que éste tiene conocimiento del mal estado en que se encuentra el edificio. Pág. “Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual”. por que en caso de no hacerlo. porque cuando el daño es producido por un vicio de la construcción. hecho que no compartimos. ya que el responsable es el dueño del edificio. . y por lo tanto le impone la obligación de denunciar ante la autoridad la condición en que este se encuentra.Responsabilidad Extracontractual por el daño causado por las Ruinas de un Edificio: Art. Siguiendo al profesor Hernán Corral Talciani. 2003. el dueño deberá responder de todo perjuicio a vecinos.7 El profesor Hernán Corral agrega además. Nos dice que una vez notificada la respectiva querella posesoria “denuncia de obra ruinosa” y el edificio que amenaza ruina cayere. o por haber faltado de otra manera al cuidado de un buen padre de familia.

Código Civil Chileno. en GJ. del mismo “Responsabilidad civil en la construcción”. pp. En el caso en cuestión sólo responderán a prorrata de sus cuotas en el domino. Andrés Bello. Artículo 2328 inciso 1°“El daño causado por una cosa que cae o se arroja de la parte superior de un edificio. cuando la ruina tiene su origen en un “vicio de construcción”. podrá entonces demandar al dueño del edificio por los daños sufridos. artículo 2323 inciso 2. “Daños causados por ruina de edificios y responsabilidad del empresario y de los profesionales de la construcción”. que son solidariamente responsables. Artículo 2324 “Si e daño causado por la ruina de un edificio proviene de un vicio de construcción.”12 Para mayor profundización. Hernán.Que el daño sea producto de una cosa que cae o es arrojada de la parte superior de un edificio. 47-77. no esta sujeto a la obligación previa de interponer la correspondiente querella posesoria para posteriormente demandar los perjuicios que sufra producto del daño sufrido por las ruinas del edificio. por lo que la victima se verá en la necesidad de demandar a todos los dueños del edifico. 1999. Andrés. 223. en prensa. “Actualmente. Santiago de Chile. de 16 de septiembre de 1996.13 3. un automovilista que estaciona su auto al lado de un edificio que amenaza ruinas.102. Santiago de Chile. 1996.”14 Requisitos: . en RDJ. CXII. pp. Esta norma constituye una excepción a la norma contenida en el artículo 2317°. una disciplina que se superpone a la de Código Civil. Código Civil Chileno. .-Responsabilidad extracontractual por los daños causados por un cosa que cae o es arrojada de la parte superior de un edificio. 13 Véase. 10 11 12 Andrés Bello. sin esperar la posibilidad de que este se derrumbe. Código Civil Chileno. tendrá lugar la responsabilidad prescrita en la regla 3ª del artículo 2003” 11 . 31-42.-Responsabilidad extracontractual por la Ruina de un edificio. Lo que sin lugar a dudas hace más difícil a la victima obtener la reparación del daño. establece un régimen especial de responsabilidad en esta sede. 14 Bello. se dividirá entre ellas la indemnización a prorrata de sus cuotas en el dominio. y de un momento a otro las cornisas del piso superior del edificio ceden. quienes responderán a prorrata. Barrientos Grandon. al no tener la victima conocimiento de las ruinas del edificio. Responsabilidad del dueño ante la víctima: Artículo 2323° inciso 2 “Si el edificio perteneciere a dos o más personas proindiviso.b) Si la víctima no es vecino del lugar: En este caso. cayendo sobre el vehículo. artículo 2324. a menos que se pruebe que el hecho se debe a culpa o mala intención de alguna persona exclusivamente. Por ejemplo. pues introdujo en la ley general de urbanismo y construcciones de 1975. y la indemnización se dividirá entre todas ellas. Iª Parte. Pág. es imputable a todas las personas que habitan la misma parte del edificio.472.”10. en cuyo caso será responsable esta solamente. que constituye la regla general de responsabilidad de los autores de un delito o cuasidelito civil. “De los Delitos y Cuasidelitos en el Código Civil Chileno una reconstrucción histórico dogmática”. la ley 19. 2. CORRAL TALCIANI.

. esto son: el 2326 y 2327. . CUESTIONES PREVIAS. La responsabilidad presunta que establece el art 2328 cesa si el demandado prueba que la cosa cayó por un caso fortuito o fuerza mayor. constituyendo una excepción al artículo 2317°. Responsabilidad extracontractual por una cosa que cae o es arrojada de la parte superior de un edificio (2328).. Pero en ambos casos la responsabilidad es compleja. responderá ésta.. Es necesario que la cosa que cae no sea parte de la construcción (no sea una teja. de modo que quienes en el hecho no participaron del acto de arrojar la cosa. El fundamento es la culpa o dolo en que se presume han incurrido los habitantes de la parte del edificio de donde cayó o fue arrojada una cosa. Concretamente. Presunción de culpa conjunta o colectiva: Cumplidos los requisitos de procedencia.Que no se pueda imputar responsabilidad a una persona determinada en la realización del hecho. radica en que ambos se refieren a los daños causados por los animales. RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL POR EL HECHO DE LOS ANIMALES. aunque sea parte de la construcción. la Ley. pues en tal caso habría ruina y se sometería a las reglas de la ruina. . no sería ruina. pues cuando la cosa es arrojada de la parte superior de un edificio. ya que en esta matera Andrés Bello. hay responsabilidad por el hecho ajeno. sea o no habitante del edificio. hay responsabilidad por el hecho de las cosas. la clasificación que nuestro Código hace de los animales en la Ocupación no dice relación con las clases de animales a que se refieren los artículos en cuestión. Ya que en tal caso sólo ella deberá responder. Dos son los artículos que en materia de Responsabilidad Extracontractual trata el Código Civil. a propósito de los animales. al tipo de animales que se tratan. sin perjuicio de su responsabilidad personal. Responden todas las personas que habitan la misma parte del edificio.Que la parte por la cual cae o es arrojada la cosa se encuentre habitada. presume culpa de todos los vecinos que habiten la parte del edificio por donde la cosa cayó o fue arrojada.. Cuando la cosa cae. a quienes habitan la misma parte del edificio. la responsabilidad no sólo recae sobre el autor del hecho sino sobre todos los que habitan la misma parte del edificio. siempre que sean capaces de delito o cuasidelito. Es necesario que el edificio esté habitado. la responsabilidad recaerá sobre este tercero únicamente (2328). Pareciera ser que. en cuyo caso será responsable esta sola. De las que se hallen al cuidado o servicio de otra. pues la ruina supone una acción pasiva en que elementos de una construcción caen sin que intervenga de un modo inmediato la mano del hombre. una cornisa. Si la cosa es arrojada. que el hecho se debió a culpa exclusiva de la víctima o a culpa o dolo de un tercero. la semejanza entre ellos. pero la diferencia principal es precisamente. responden de un hecho ajeno. Quienes además responderán en forma simplemente conjunta. En este último caso.). a menos que se pruebe que el hecho se debe a culpa o dolo de alguna persona exclusivamente. toda vez que la responsabilidad afecta a quienes lo habitan. y la indemnización se dividirá entre todas ellas. Si la cosa es arrojada.

Pero ello. el responsable es el que lo tenga (2327). y de que no le dio conocimiento (2326 inc. Tratamiento general de la responsabilidad por el hecho de los animales en el código civil chileno. es responsable del daño que causare. Si son animales bravíos o salvajes. cuando el animal produce un daño. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido. es precisamente que el perjuicio producido sea reparado16. es responsable de los perjuicios que causare. serán ambos solidariamente responsables. 2326.” Sin perjuicio que en su artículo 1906. si sólo ha sido ocasión del daño. obligada a indemnizar el daño provocado por el animal. o un animal muerto en pudrición provoca perjuicios. como si una persona en la noche tropieza con un perro dormido y se cae. con mediano cuidado o prudencia debió conocer o prever. o no tenga título alguno). La persona que se sirve de un animal ajeno. salvo su recurso contra el propietario. mientras sigan siendo res nullius. Tampoco se aplicarán 15 El Código Civil argentino. Si el animal es fiero y no reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio.” 16 Así como ocurre en el Código Civil Español que consagra en su artículo 1905° “El poseedor de un animal. por tanto. El sujeto responsable puede ser persona natural o jurídica. y al daño causado precisamente por éste último tipo. no cabe hacer efectiva la responsabilidad del Art. doméstico o feroz. Si el animal ha desempeñado un rol pasivo. A diferencia de lo ocurre en el derecho comparado15. El sujeto responsable es el dueño de un animal o el que se sirve (directamente o a través de dependientes) del animal (sea que tenga como título para servirse de él un derecho real o personal. sino lo que buscan. o el que se sirve de él. por el daño que ellos causen. (2317). El responsable será la propia víctima o quien dejó el animal muerto en estado de putrefacción. Por tal motivo.solo distinguió entre el daño causado por cualquier animal que no sea fiero. pese a estar obligado a hacerlo. dado que en tal caso no existe para éste la obligación de comunicar el vicio o defecto del animal. Esto. carece de acción de reembolso en contra del dueño del animal. el daño será imputable al que lo tenga y sin acción de reembolso. La ley no distingue. por el daño que causen los animales que vivan dentro de él. aunque el animal se haya soltado o extraviado (la soltura o extravío denota per se una culpa). El daño provocado por un animal tiene que ser consecuencia de alguna acción del animal. distingue en su artículo 1124° entre animal doméstico y feroz “El propietario de un animal. no podría intentar esta acción de reembolso el ladrón o en general el que se sirve del animal sin consentimiento del dueño. En el caso del art 2327 la imprudencia que se presume consiste en tener un animal peligroso e inútil. salvo que acredite que el daño sobrevino por una calidad o vicio del animal que el dueño. sin perjuicio que pueda haber alguna suerte de responsabilidad por hecho propio. En el caso del que tiene un animal fiero de que no se reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio. pero pareciera ser. La naturaleza misma del animal hacía evidente los riesgos: el propietario ninguna responsabilidad tiene. Es necesario que el dueño no haya comunicado el vicio o defecto. sin perjuicio de lo anterior. que se refiere principalmente a como responde el dueño del predio. Si el animal estaba sirviendo conjuntamente al dueño y a un tercero. 2o). La misma responsabilidad pesa sobre la persona a la cual se hubiere mandado el animal para servirse de él. no se aplicarán estas normas. existen legislaciones que no distinguen entre ningún tipo de animales. mas no al tipo de animales que forman parte de tal heredad. . El fundamento es la falta de vigilancia o imprudencia en que se presume ha incurrido el dueño o el que se sirve del animal ajeno. aunque se le escape o extravíe. hace referencia al propietario de una heredad de caza.

Pero en el caso del art 2327. con las limitaciones y sanciones que establezca la legislación vigente.1861. La responsabilidad del Art. Estudio particular de la responsabilidad civil por el hecho de los animales.601. 1933. y articulo 609 del codigo civil. incluyó a los animales dentro de estos. Código Civil Chileno. corresponden a una categoría intermedia entre persona y cosa. En este caso. no contractual (Mazeaud). o está causando desequilibrios de consideración en los ecosistemas en que desarrolla su existencia y. debido a esto. No le es necesario probar caso fortuito o fuerza mayor. dando la definición de cada uno de ellos. sobre caza. Le bastará acreditar que no pudo evitar el hecho pese a haber tomado las precauciones ordinarias para evitar el daño. hay una presunción de derecho: no admite prueba alguna en relación a caso fortuito o fuerza mayor o a haber empleado algún grado de diligencia o cuidado. depositario. está ocasionando perjuicios graves a alguna actividad humana realizada en conformidad a la ley. gratuito. naturales o adquiridos.473 letra g19. si la persona que sufre el daño causado por el animal es el comprador. al que no definió.estas normas si se trata de daños provocados por la inadecuada conducción del animal. hoy existe la Ley de Maltrato Animal 18. que podríamos decir. c) La Ley 19. o quien se sirve de él prueban que la soltura o extravío o daño no se debió a culpa suya o del dependiente encargado del animal. son seres sintientes no humanos. a) Andrés Bello al clasificar las cosas muebles en su artículo 567. 1934. 2235). con referencia a marcos especiales y temporales determinados. 2326 cesa si el dueño del animal. es calificado de tal por la autoridad competente. no se aplicarán estas normas sino las de la responsabilidad contractual. LOS ANIMALES EN EL DERECHO CHILENO. en la Ocupación clasificó a los animales en domésticos.”18 19 Andrés Bello.859. Sin embargo. 2192. define a la especie o animal dañino como “el que por sus características o hábitos. domesticados y bravíos o salvajes. Por otra parte. . pero tampoco los definió. Y se introduce un inciso tercero que señala “Los animales no son cosas.17 Posteriormente al tratar los modos del adquirir el Dominio. Sustituye texto de la ley nº 4. y sólo se limitó a señalar “…de que no reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio…”18. 2015. podrán ser objeto de derechos según el régimen jurídico de los muebles. como en el caso de un transporte benévolo. 17 Sin perjuicio de lo anterior. Y finalmente en el artículo 2327 habla de animal Fiero. La presunción de responsabilidad tampoco se aplica si la víctima es el propio animal (Savatier) o si no ha existido propiamente una obligación de seguridad. artículo 2327°. viene a derogar tácitamente el artículo 567°. b) El Código Penal en su artículo 491ª se refiere a los animales feroces. Además el proyecto de Ley 1721-12 busca modificar el artículo en cuestión y que elimina a los animales dentro de ese artículo. fijando así su naturaleza jurídica (cosas muebles) hecho que hasta el día de hoy no se ha modificado. 1932. la responsabilidad es del conductor. arrendatario. comodatario o cualquier contratante que lo utilice en virtud de algún contrato que imponga la obligación de seguridad o de responder por los vicios ocultos (Art.

. tendencia que parecía prevalecer durante el siglo XIX a propósito de los daños causados por animales que se internaban en un predio vecino. siendo que en el considerando tercero cita a un importante penalista que precisamente aclara la diferencia entre ambos.”20 Esta norma desde hace mucho tiempo atrás que se discute si constituye realmente una presunción de culpa. por tratarse un animal doméstico. no debe confundirse entre la clasificación dada por el legislador en el artículo 608 del Código Civil.Ningún animal comprendido en los listados de especies declaradas en peligro de extinción vulnerables. salvo que la soltura. y así como nos enseña el profesor Javier Barrientos G. ya que un animal doméstico –como es el caso de un perro-. el Feroz y el Dañino son sinónimos de animal Fiero? A nuestro juicio. raras escasamente conocidas podrá ser calificado dañino.” La jurisprudencia de los tribunales. así como para la Doctrina. sin que se aprecie que siempre lo haya entendido como una presunción de culpa.”21 JURISPRUDENCIA: 20 21 Andrés Bello. la calidad de bravío no dice relación con la ferocidad que pueda detentar el animal. puede perfectamente tratarse de un animal feroz. Barrientos Grandon. Pág. aun después que se haya soltado o extraviado. Como claramente se puede apreciar. si claro está que no puede aplicarse la clasificación del artículo 608° del Código Civil. en prensa. 110. para la Jurisprudencia. ha confirmado que es necesario para que proceda la aplicación de esta regla la culpa del dueño de los animales. “De los Delitos y Cuasidelitos en el Código Civil Chileno una reconstrucción histórico dogmática”. pues en diversos casos ha estimado que resultaba necesario probar la culpa del dueño. extravío o daño no pueda imputarse a culpa del dueño o del dependiente encargado de la guarda o servicio del animal. como el de la doctrina mayoritaria. del Código penal. Ahora bien. desde antiguo. con la del artículo 494 N°18. debemos preguntarnos si ¿Puede aplicarse la norma consagrada en el artículo 2327° del Código Civil (animal Fiero) a las del artículo 494 N°18 del Código Penal (animal Feroz) y viceversa? ANÁLISIS DE LOS ARTÍCULOS 2326 Y 2327 DEL CÓDIGO CIVIL Artículo 2326 inciso 1 del Código Civil: “El dueño de un animal es responsable de los daños causados por el mismo animal. . Por lo que la Jurisprudencia en este caso habría cometido un error al privar de la calidad de animal feroz a un perro. Código Civil. a la del artículo 494° del Código Penal.” Cabe preguntarse ahora ¿Animal Bravío o Salvaje.

revocó la sentencia pronunciada por el Juez de Policía local de la zona. no está aquel obligado a indemnizar perjuicios que. pp 1325-1326. si sobrevinieron. ya que debió cerrar él mismo o exijir en forma a quien correspondiera que concurriera al cerramiento de dicho punto…5º. como nadie puede enriquecerse a costa de otro. sin que hubiere sido amarrado a fin de evitar que sea un obstáculo del tránsito. Sentencia Nº 194. en GT. entre ellos el que fue embestido por el móvil. 3-III-1885. de modo que el cruce de esos animales. 2º. y condenó al demandado a indemnizar por los daños causados por uno de sus animales. en GT. produciendo la muerte del animal. Sentencia Nº 2. Santiago. Año XLIV. señaló: “Que en el presente caso no puede estimarse que el hecho de haberse pasado los bueyes de Trincado al potrero de Baltra pueda imputarse a culpa de aquel. 3-VIII-1882. sin que tampoco se contara con el permiso de la autoridad regional de la Undécima Región de Aysén para el arreo de animales por caminos públicos. Baltra sólo puede imputar este hecho a su propia negligencia. 22 de septiembre de 1883.Que tampoco el cruce de esos animales se efectuó adoptándose las mínimas medidas de seguridad contempladas en la propia ley como son hacerlo con los animales amarrados en forma de impedir que obstaculicen en tránsito. Año LXII. Santiago. envistió a una vaca que ingresó a la calzada. Que en consecuencia. y daños en el vehículo. confirmó la sentencia pronunciada por el Juez de Petorca.129. de doble tránsito. 21 de marzo de 1885. la Corte de apelaciones de Coyhaique. Santiago. de uno a otro lado de la vía produjo el desvío de su ruta del automóvil siendo lanzado 22 23 CAP. 3º. no se ha acreditado que sobrevinieran por culpa suya”22 En otro fallo de 1884. debiendo en consecuencia acreditarse el actuar negligente por la parte que las alega. Por lo que se reitera la idea que el artículo 2326 inciso primero no constituye una presunción de culpa. Que se hayan pasado los animales por ese trecho o por la parte por donde atraviesa el canal. Que siendo esta la causa de la internación de los animales de Sánchez en el fundo arrendado por Gac. CAP. Nº 2. Nº 2. no cabe duda alguna que ha quedado establecido que el denunciante y querellante Alejandro Scarmeta Kusanovic mientras conducía su automóvil por una vía destinada al tránsito como lo es la ruta 240 Coyhaique-Aysén. Santiago. conociendo de un recurso de casación. en forma imprevista el móvil que conducía se estrelló con su parte delantera con un animal que estaba siendo arriado por su dueño y por otras dos personas precisamente por esa vía pública. i esos bueyes están pastando en potreros de éste. Que si bien Trincado no ha puesto a talaje los mencionados bueyes en el fundo de Baltra. lo que no aparece comprobado en autos..En un fallo de 1883 la Corte de Apelaciones de Santiago. debe abonársele el precio que corresponde”23 En un fallo de fecha 5 de mayo de 2009. . que se produjo cuando un vehículo que circulaba por una calle. “1º. en la parte que limita con la hijuela del demandado. Que consta de autos que tenía portillos i estaba en jeneral en malas condiciones el deslinde correspondiente al fundo de Marmalican. 110-111.402. “d).068. pp.

cuando el daño sobreviene por una “mala calidad o vicio del animal”. no le hizo saber. ser de utilidad”26. de modo que dicha presunción. en calidad de dueño del vacuno.” 24 Artículo 2326 inciso 2º del Código Civil: “Lo que se dice del dueño se aplica a toda persona que se sirva de un animal ajeno. toda vez que de no existir ese acto. Bello Andrés. y en el caso de autos ha quedado acreditado que el dueño del animal que fue arreado de un lado a otro de la vía no se encontraba amarrado sino que estaba suelto. por cuanto de no haber existido tal acto imprudente la colisión no se habría provocado. afecta precisamente a Segundo Navarro Pinto. . Corte de Apelaciones Coyhaique 5-marzo-2009. valer. siendo responsable no sólo el dueño. Teoría General de la Responsabilidad Civil. Skarmeta Kusanovic. que no fue desvirtuada en la causa. y de que no le dio conocimiento. Segundo A. salva su acción contra el dueño. Edgardo.”25 Esta norma no hace otra cosa que extender la responsabilidad por daño causado por el animal.rae. 24 25 26 27 Microjuris. y es por eso que el legislador exime de culpa al dueño sólo en los casos en que la soltura o extravío y los daños mismos no puedan ser imputados al dueño o al encargado de la custodia del animal. http://buscon.326 del Código Civil conocido como la responsabilidad del dueño de un animal respecto de los daños causados por el mismo animal. sino que también todo aquel que se sirva de un animal ajeno. y por tanto el desvío de su ruta del vehículo con las consecuencias indicadas.LexisNexis Argentina. más aún si en materia penal-infraccional la causa de la causa debe ser una causa eficiente.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=cultura López Herrera. si el daño ha sobrevenido por una calidad o vicio del animal. sin que pueda aceptarse como justificación un eventual exceso de velocidad con que era guiado ese automóvil. que en este caso debe ser atribuida a la imprudencia con que obró el propietario de esos animales. lo que en todo caso no se probó en la causa.Para la opinión de Edgardo López Herrera “el concepto es el mismo que el de guardián de la cosa inanimada. que el dueño con mediano cuidado o prudencia debió conocer o prever. atendida las circunstancias del hecho. N c/ Navarro Pinto. Sin perjuicio que el Código Civil Argentino en su artículo 1124º segunda parte señala “la persona por la cual hubiere mandado el animal para servirse de el”. y que el dueño actuando con un nivel de prudencia normal (culpa leve). 2006. y que se funda en el hecho de que en los casos en que el animal se encuentra suelto o extraviado y causa daños debe imputarse la culpa a su dueño o al dependiente encargado de su guarda o servicio.. Alejandro M. por lo que tiene plena aplicación en este evento el principio contemplado en el artículo 2. Pero a su vez el Código Civil. y que está en concordancia con el principio establecido en el artículo 165 N° 11 de la Ley del Tránsito.de quien se sirve del animal. limita la responsabilidad de este último.el animal hacia la acera quedando muerto y el móvil resultando con diversos daños en su estructura. la Real Academia Española de la lengua define servir como “Aprovechar. que comprende tanto al que “se sirve” como al que “la tiene a su cuidado”27entiende que es la figura de “el guardián”. por lo que sin duda alguna ha existido una relación de causa a efecto que media entre eso acto imprudente imputable al dueño del animal y los daños provocados al móvil. no se habrían producido los daños. Código Civil Chileno.

parece difícil considerar que se trate de una presunción de derecho.. Bello Andrés. el dueño.. tendiente precisamente a eximir su responsabilidad. Art. podría ocurrir . de que no se reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio. y por lo mismo cuando decide tenerlo. donde también es responsable “el que excitó al animal” artículo 1125 “Si el animal que hubiere causado el daño. En el derecho comparado se agregan otros sujetos pasivos. o un león para un zoológico. y no del dueño del animal. que el dueño de un animal fiero haya tomado todas las medidas tendientes a 28 29 30 Velez Sarfield. Código Civil Chileno. una parte de ella sostiene que se trataría de uno de los pocos casos consagrados en el Código de responsabilidad objetiva o estricta. 2327º “El daño causado por un animal fiero. o a cualquier o otra persona que se haya hecho cargo de él? Pensamos que Andrés Bello. como por ejemplo un perro guardián feroz. señala “siempre será imputable al que lo tenga”30a diferencia como lo hacen otras legislaciones como el Código Civil Argentino que habla del “propietario de un animal”. será siempre imputable al que lo tenga. asume para sí el el riesgo del eventual daño que el animal pueda causar. A diferencia de lo que ocurre con el artículo 491º. no limitó la responsabilidad solo al dueño del animal.”28 RESPONSABILIDAD POR EL DAÑO CAUSADO POR UN ANIMAL FIERO. toda vez que.”29 Requisitos de procedencia: a. . Sujeto responsable: El Código Civil. que en nuestra legislación existen dos sujetos pasivos de esta norma. La otra corriente sostiene que se trata de una presunción de derecho. Ahora cabe preguntarse a quien se refiere con esta expresión. por lo que la indemnización civil debe ser perseguida por el artículo 2314 del Código Civil.Se trate de un animal Fiero: b. por lo tanto el que tiene el animal que causó daño. y la calidad de fiero del animal. no será oído. toda vez. o el Código Civil Español “el poseedor de un animal”. por lo que sólo bastará a la víctima acreditar el daño. la responsabilidad es de éste.No reporte utilidad para la guarda o servicio de un predio: a contrario censu. Código Civil Argentino. del Código Penal este sólo se aplica al dueño de un animal Feroz (por su calidad de tal) por el daño que este cause. no podrá probar la alegación descrita en este artículo. no puede aplicarse la norma. como el que se sirve del animal. y no por la norma del artículo 2327º del mismo Código. queda claro entonces. cualquier persona que con suficiente juicio o discernimiento puede conocer la calidad de fiero. como por ejemplo Argentina. fue excitado por un tercero. sino que la extendió a cualquier persona que lo tenga a cualquier titulo. si reporta utilidad. ¿El Código Civil se refiere al dueño. Conclusión. Finalmente a que se refiere el Código con la expresión “si alegare que le fue posible evitar el daño no será oído? La Doctrina está dividida. siendo irrelevante probar la culpa del que lo tiene ( al animal). Bello Andrés. y si alegare que no le fue posible evitar el daño.Por lo anterior. Código Civil Chileno.

la acción corresponde a todos los que tengan sobre ella o respecto de ella un derecho real o personal que resulte lesionado por el delito o cuasidelito (2315). si adoptáramos tal criterio. pero un día un antiguo trabajador de éste. Además. por ejemplo. del que no debe responder. el niño traspasa todas las barreras de un zoológico resultando gravemente herido por el animal que se encontraba dentro. El titular de la acción es quien ha sufrido o teme un daño. cesionario. Luego. Si en cambio se trata de un daño realizado. necesariamente se va a ver en la obligación de reparar el daño. No puede demandar el concubino de la difunta. y en forma independiente (aun en caso de que a la primera le haya beneficiado una sentencia o esté involucrada en una transacción). si la cosa produce daño se presume que fue culpa de su propietario o de quien se está sirviendo de ella. Se refiere a situaciones en las que un objeto que pertenece o está al servicio de una persona causa un daño. las víctimas indirectas que a consecuencia del daño en otro sufren (por repercusión) un perjuicio pecuniario (lucro cesante). transmisible. aunque esta lo sustentara. todos ellos tienen derecho a la indemnización. por ejemplo. En otro caso cuando la víctima ha sido la única causa del daño. a su heredero. hecho de un tercero. es que sostenemos que más que una presunción de derecho se trata de un caso de responsabilidad objetiva. personal -sólo puede reclamarse del autor del daño. Si se trata de un daño contingente que amenaza a personas determinadas (932) la acción corresponde a estas.prevenir el daño. En el caso de daño en las cosas. por el hecho de un tercero. como en caso que el dueño de un circo tenga a los leones muy bien enjaulados.y mueble (porque persigue una reparación pecuniaria). En el caso de daño moral en las personas. transable. le roba las llaves y suelta a los leones. la acción corresponde exclusivamente al que lo sufrió. puede demandar indemnización la víctima inmediata o directa del delito o cuasidelito. permitiendo así al dueño eximirse de responsabilidad en ciertos casos. sólo que cuando el ofendido es . y por causas ajenas a su voluntad. Si amenaza a personas indeterminadas (948 y 2328). Estas últimas deben acreditar un interés legitimo y acreditar un perjuicio cierto. LA ACCIÓN DE RESPONSABILIDAD DELICTUAL Y CUASIDELICTUAL CIVIL Es una acción patrimonial (transferible. Por lo anterior. renunciable. legatario. No puede demandar el que tenía derecho de alimentos frente al difunto si no los percibía en vida. hay acción popular (2333). el daño moral hay que acreditarlo siempre. En este caso aún cuando el dueño actuó con la máxima diligencia. causando éstos daños a los habitantes de la población. Se funda en que el propietario o el que se sirve de una cosa debe vigilarla y mantenerla en estado de que no cause daño. En el caso de daño material en las personas. Si los perjudicados son varios. embargable. pueden demandar su reparación la víctima inmediata o directa y los que sin tener esa calidad sufren también una lesión profunda y verdadera en su ánimo o espiritualidad. Contrariamente a lo que ha sostenido nuestra jurisprudencia.

(Savatier). dolores físicos. el juez no debe acoger la demanda indemnizatoria. En el primer caso. por el sufrimiento (agonía.. la prueba será más fácil. (En Francia se estima que la acción indemnizatoria por daño moral sería intransferible en razón de una norma que permite la cesión de todas las acciones a excepción de las ligadas exclusivamente ligadas a la persona del cedente). ante el temor a la muerte. En el caso de daño en las personas.pariente cercano de una víctima. Pueden ejercerse las acciones separada o conjuntamente. ello se desprende del art 2315. El demandante debe acreditar que su daño fue producto de la lesión a un interés legítimo. toda vez que se gozará de "presunciones judiciales".En el segundo caso. aun provocado por que el ofensor incumplió respecto del causante una obligación contractual. Pero todas.. Pero no podrían los acreedores ejercerla mediante subrogación (la acción oblicua en nuestro derecho -a diferencia del francés. Tampoco produce cosa juzgada respecto a los demás eventuales demandantes. daño moral al ver que dejará a parientes. los herederos sólo podrían demandar indemnización a título personal por el daño personal que les pudo haber acarreado esa muerte. No hay solidaridad activa entre ellas. Tiene enorme importancia distinguir entre la acción ejercida como heredero de aquella ejercida por derecho propio. La acción indemnizatoria es transferible por acto entre vivos. si el demandado logra acreditar que la muerte del hijo o del padre o del cónyuge NO CAUSÓ LESION. la responsabilidad podrá ser contractual. se desprende de la aplicación de los principios generales que reglan la sucesión por causa de muerte.es excepcional). Las acciones de cada ofendido son independientes. además de esta acción. la acción no se habría alcanzado a incorporar a su patrimonio (Josserand y Baudry-Lacantinerie). se incorpora a su patrimonio la acción por el daño material (daño emergente o lucro cesante) y por el daño moral. dado que el heredero nunca estuvo vinculado contractualmente con el ofensor. La doctrina francesa ha sostenido que si la víctima del delito o cuasidelito falleció instantáneamente. De ahí que la doctrina niegue lugar a la posibilidad que demande daño moral un concubino por la muerte de la concubina o viceversa. Estos. Si la víctima directa muere aunque sea instantes después del delito o cuasidelito. El heredero podrá demandar a título personal el resarcimiento de su propio daño moral. esto es. toda vez que se trata de ofendidos independientes. rebatibles. la responsabilidad que se invoca será siempre extracontractual aunque el causante haya experimentado una responsabilidad perseguible contractualmente. en la medida en que además hayan experimentado un daño material o moral de tipo personal. Es decir. La acción indemnizatoria es transmisible a título universal o a título singular. En el caso de daño en las cosas.) la que transmite a sus herederos.. pero en este último caso el juez deberá fijar un monto para cada víctima. La transacción o la renuncia a la acción indemnizatoria (aunque sea de parte de la víctima principal o directa) no afecta a las demás acciones. tendrán la propia. pese al vínculo. No podrían demandar como herederos de una acción indemnizatoria del causante porque al haber fallecido coetáneamente con el delito o cuasidelito. pero su demanda será de resarcimiento extracontractual. .

El sujeto pasivo de la acción de responsabilidad extracontractual es el que provocó el daño y sus herederos (art 2316)... Pero no podría intentarse en contra de él la acción indemnizatoria. También puede intentarse la acción en contra del tercero que sin ser cómplice reporta provecho del dolo ajeno. Es autor todo el que contribuye al ilícito. 1514. También puede intentarse la acción en contra del tercero civilmente responsable. En contra de los legatarios. La acción puede intentarse en contra de una persona jurídica. Una ofensa a su reputación o a su buen nombre sólo podría ser resarcido si tuviere consecuencias pecuniarias en el ente jurídico. tiene acción en contra los otros. sea como autor propiamente tal. En contra de cada uno a prorrata de su cuota hereditaria.Las personas jurídicas pueden demandar indemnización de perjuicios pero sólo por daño material directo o indirecto. 2519. Puede también perseguirse la reparación en el patrimonio del que caucionó las responsabilidades futuras del autor del ilícito. Ella tendría que intentarse en contra de algún autor o responsable. 1523). no podría intentarla el actor sino en la medida en que se haya impuesto esa carga testamentariamente (1104) a algún legatario. Por último.. b)En caso de cosas que caen o son arrojadas desde la parte superior de un edificio (2328). la acción se dirigirá en contra del liquidador o contra todos sus miembros. pero sólo hasta concurrencia del provecho. cómplices o encubridores). 1610 No 3) para accionar en contra de cada uno de ellos por partes iguales (en silencio de la ley). Si ésta se disuelve antes de reparar el daño. serán solidariamente responsables de todo perjuicio (art 2317). La responsabilidad derivada de un delito o cuasidelito no será solidaria: a)En caso de daños causados por la ruina de un edificio (2323 inc 2o). pero en tal caso sólo hasta concurrencia del provecho. en cambio. Si un delito o cuasidelito ha sido cometido por dos o más personas (como autores. Se producen los efectos de cualquier solidaridad pasiva (1511. Es también autor el que se aprovecha del dolo ajeno conociéndolo. para lo cual queda subrogado en el lugar del acreedor (1522. pero en tal caso el actor no está obligado a seguir esa disposición testamentaria y mantiene su derecho a accionar en contra de los herederos a prorrata. Para que esto ocurra es preciso se trate de un mismo y único delito o cuasidelito. a menos que se haya impuesto a un heredero (art 1526 No 4). pero en tal caso el actor será la persona natural perjudicada. y la liquidación de sus bienes está pendiente. como cómplice o encubridor. sin perjuicio de que un menoscabo en el nombre o prestigio de la persona jurídica puede indirectamente provocar un daño moral en sus socios. . El coautor que en definitiva paga toda la indemnización. puede intentarse la acción en contra de los herederos de cualquiera de los antes mencionados. y sus herederos. el actor puede desestimar esa disposición testamentaria y accionar en contra de los herederos. y excepcionalmente el tercero civilmente responsable y el que sin ser cómplice recibe provecho del dolo ajeno. Pero aún así. asociados.

Si el delito o cuasidelito civil lo es también penal. Pero si la existencia del delito o cuasidelito penal ha de ser el fundamento preciso de la sentencia civil o tiene en ella influencia notoria. el Tribunal civil podrá suspender hasta la terminación del proceso penal. EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN Se extingue por cualquier modo de extinguir las obligaciones. La sentencia firme absolutoria recaída en el juicio en el que se ejercitó la acción civil. importa la extinción de la acción penal. transacción. Si se trata de una sentencia absolutoria o de sobreseimiento definitivo.La acción para perseguir la responsabilidad extracontractual la ejercerá su titular. por tanto. por regla general. o ha sido fortuito o casual o imputable exclusivamente a culpa o imprudencia de la víctima. amnistía. como pago. La acción civil puede ser renunciada. la ejercerá el síndico. o en no existir delito o cuasidelito penal. En los de acción privada. en cuyo caso sólo el afectado puede ejercer la acción. La extinción de la acción penal por indulto. la víctima elegirá entre el Tribunal civil y el penal. si es condenatoria.. o si la responsabilidad penal se extinguió por muerte del culpable. o no existen en autos prueba alguna de culpabilidad en contra del inculpado. Ejecutoriada la sentencia penal. Las sentencias dictadas en materia civil no producen. Si la sentencia absolutoria o de sobreseimiento definitivo se funda en la existencia de circunstancias eximentes de responsabilidad criminal. en cuyo caso sólo podrá ejercerse la acción ante el Tribunal penal.. sólo producen cosa juzgada en lo civil cuando se funda en que no existe el hecho material que dio motivo a formar la causa. la renuncia a la acción penal no debe interpretarse como renuncia a la acción . Pero ingresado al patrimonio un monto por indemnización de daño moral. produce cosa juzgada en lo civil. muerte del reo. remisión. Como las renuncias son excepcionales y no pueden presumirse. compensación (salvo el 1662 No 2).. prescripción. salvo las sentencias dictadas en las cuestiones prejudiciales civiles. no es. Si se trata de un delito o cuasidelito exclusivamente civil.. salvo que la acción tenga por objeto la restitución de una cosa o su valor. amnistía u otra causa con anterioridad a su interposición.. en estos casos no le será lícito al Tribunal civil tomar en consideración pruebas o alegaciones incompatibles con lo resuelto o con los hechos que le sirven de necesario fundamento. salvo que se trate de daño moral. el ejercicio de la acción civil sin ejercer a la vez la penal. no produce cosa juzgada en materia civil. novación. confusión. no extinguen la acción civil. pero si es fallido. Cualquiera puede invocar ese efecto. Además. deberá perseguirse la responsabilidad ante el Tribunal civil. siempre que se trate de delitos de acción pública. obstáculo para el ejercicio de la acción penal correspondiente. o no hay relación alguna entre el hecho que se investiga y la persona acusada. es embargable y pasa a repetirse entre la masa de acreedores. Esa cosa juzgada de la resolución penal produce efectos no sólo respecto de quienes fueron partes del proceso penal sino erga omnes.. aunque no haya sido parte del proceso. cosa juzgada en materia penal.

De todas maneras la transacción tuvo causa: la incertidumbre. La reparación es en especie cuando consiste en la ejecución de actos o en la adopción de medidas que hagan desaparecer el daño en sí mismo.P. La transacción no dejará de ser válida si con posterioridad hay sentencia de sobreseimiento definitivo o sentencia absolutoria. corre desde la comisión del ilícito y no desde la provocación del daño (2332). tanto respecto del autor directo como del tercero civilmente responsable. La acción también puede extinguirse por desistimiento (157 C. La reserva de acciones hecha en el proceso penal significa que de todos modos la prescripción correrá desde la perpetración del delito o cuasidelito pero queda en suspenso mientras dure el proceso penal y hasta su terminación. conducentes a hacer cesar el perjuicio. si provoca perjuicios. ser en especie. de cuatro años.civil. La reparación en equivalente se produce cuando el daño es materialmente irreparable o se opone a ello algún obstáculo legal.). el juez no podría ordenar en equivalente ni aunque la reparación en especie fuera imposible. producirá efectos relativos (2461) y generará el efecto de cosa juzgada (2460). Hay plazos especiales (950 en relación al 930 a 936. si se solicita por el actor. Pero también puede ser en equivalente. La reparación es en equivalente cuando ante la imposibilidad de hacer desaparecer el daño.P. se procura para la víctima una compensación o satisfacción. que por la vía de un juicio ordinario sería impensable. no podría haber una reparación en especie (clausura) dado que se opondría a la separación de los poderes.P. De ahí que la reparación debe. tampoco establece que en equivalente sólo pueda serlo en subsidio de la reparación en especie. Y de hecho en muchos casos no puede sino ser en equivalente. . el juez puede ordenar la realización de los actos que parezcan pertinentes y que hayan sido solicitados. un establecimiento comercial que funciona con la debida autorización. Si el condenado no cumple. 2328). como la ley de abusos de publicidad. en principio. pero sí podría decretarse una indemnización (reparación en equivalente). 1553.P. Si el actor pide una reparación en especie. Nuestro Código contempla varios casos de reparación en especie (932. La transacción. En cuanto a la prescripción. Así.P. en todo caso. restablecer las cosas existente al tiempo del delito o cuasidelito. En Chile el recurso de protección ha ampliado en el hecho las posibilidades de una "reparación en especie" rápida.C. De lo contrario estaría incurriendo en ultra-petita. Leyes especiales también. siempre que esos actos o medidas no sean la mera cesación del estado de cosas ilícito creado por el delito o cuasidelito. En general.). por transacción (2449 CC y 50 C. 938 a 942 y 945 del CC). El juez en tal caso debe rechazar la demanda. la víctima podría recurrir a cualquiera de las vías previstas en el art. Debe ir más allá de la simple alteración del orden jurídico producido por el hecho ilícito.). Todo depende de lo que se demande. La prescripción de 4 años no se suspende en favor de las personas enumeradas en el art 2509 (2524). La ley no obliga a que la indemnización deba ser en especie o en equivalente. pero sí se interrumpe (2518). LA REPARACION DEL DAÑO Reparar un daño es hacerlo cesar. 935. Los efectos de la renuncia son relativos exclusivamente a quien renunció (art 49 C.

de ver al ofensor condenado a reparar o indemnizar). no podría considerarse la no obtención de un lucro hipotéticamente posible. El juez tiene también libertad para determinar desde cuando se deberá la renta o la forma de cálculo del reajuste o intereses. a pretexto de que el ilícito significó para el ofensor un enriquecimiento. La reparación comprende tanto los perjuicios previstos como los imprevistos. Por otra parte. Aunque lo normal en la reparación en equivalente es la pecuniaria. Comprende tanto el daño emergente como el lucro cesante. En la reparación del lucro cesante. Sin embargo. El actor puede pedir un sólo monto o una renta vitalicia o temporal. los tribunales suelen considerar aspectos como la culpabilidad. distinción que la jurisprudencia ha entendido aplicable tanto en materia contractual como en lo extracontractual. Y a la inversa. no habría ultrapetita: ni habrá otorgado más de lo pedido ni se habrá pronunciado sobre aspectos no sometidos a su decisión. más por razones de equidad que por razones estrictamente jurídicas. por cuanto para aplicar el principio del enriquecimiento sin causa es preciso que un enriquecimiento sin causa tenga un nexo causal con un empobrecimiento recíproco. como la motivación sicológica que lleva a demandar (no sólo obtener una reparación sino también el ánimo de venganza.La reparación en equivalente consiste. Así. Ello. el actor podrá también solicitar y obtener una reparación en equivalente no pecuniaria. Esta tesis es prácticamente unánime en la doctrina. El monto de la reparación deberá ser de tal naturaleza que repare completamente el daño provocado. Esto significa que para la determinación del monto deberá estarse a la extensión del daño y no a la gravedad del hecho. La reparación debe equivaler al daño. ella estuviera ejerciendo efectivamente la profesión en términos de ameritar una apreciación del lucro cesante como la que supondría el haberse interrumpido un ejercicio activo de la profesión. ni podría obligar al demandado que rinda una caución para asegurar el pago de aquello en que se le condenare: fallaría ultra-petita. debe considerarse la no obtención de utilidades realmente probables. pretextando que el ilícito no le significó un provecho o sólo le reportó un provecho mínimo en relación a lo que se demanda (sobre la base del daño provocado). dado el hecho de que la reparación debe ser COMPLETA (2331). Así. no podría el demandado pretender una reducción de la indemnización. en una indemnización pecuniaria. la sola existencia de un título profesional no habilitaría al Tribunal para estimar un lucro cesante si no se acredita que a la fecha del ilícito que dejó a la víctima en la imposibilidad de desarrollar una actividad lucrativa. la reparación comprende todo el perjuicio sufrido por la víctima que sea una consecuencia necesaria y directa del delito o cuasidelito. La reparación NO ES UNA PENA. la culpabilidad de agente no afecta al monto. eso sí. Si ha pedido de una forma y el juez le da pero de otra forma. Pero no podría precisar como fecha del delito o cuasidelito una anterior a la señalada por el actor. si el ilícito ha significado . pero no probable. confirmándose en gran medida la tesis que sostiene que la reparación civil tiene algo de pena privada. de ordinario. toda vez que en materia extracontractual todo daño es por naturaleza imprevisto. El actor no podría demandar una suma superior al daño provocado. En cambio. evidenciándose esa naturaleza a través de múltiples manifestaciones. El art 1558 que reduce la indemnización de los perjuicios imprevistos sólo al caso en que haya habido dolo es inaplicable en materia extracontractual. en la práctica.

En tal caso. además de un perjuicio. el monto se determinará rebajando del daño ocasionado el provecho paralelamente obtenido. De lo contrario habría ultrapetita. frecuentemente. El art 2330 es también aplicable a los herederos o cesionarios de la víctima que se expuso imprudentemente al daño. la indemnización a favor del padre está sujeta a reducción por imprudencia. la reparación debe ser inferior al daño. causada por un vehículo mientras el hijo jugaba imprudentemente en la calle a la vista del padre. A veces. el juez sólo podrá considerar esos aumentos o disminuciones si son consecuencia del daño. cada una de esas partes tendrá derecho a la reparación del daño sufrido. como lo establece en . 940. si lo que ha ocurrido no es una variación del daño sino una variación del VALOR del daño. puesto que en caso afirmativo debe reducir su monto. pues son sus continuadores legales. (171. considerará también si de parte de la víctima hubo o no culpa. En caso que la víctima sea una persona incapaz de responsabilidad delictual o cuasidelictual (infante. 1231. En el momento de determinar el monto de la reparación. El art 2330 es aplicable sólo si esos terceros que experimentaron un daño personal actuaron también con una culpa personal (un padre demanda indemnización por el atropellamiento de su hijo de corta edad. Pero no podrá considerar (aunque en el hecho los tribunales lo hacen) la fortuna de la víctima y del ofensor.al ofendido. paralelamente un beneficio. pero la indemnización a la madre no). con prescindencia del otro. (2330). Pero tratándose de personas que demanden a su propio nombre el propio daño experimentado. 1173. 809). Por otra parte. la culpa de la víctima. la ley ordena una indemnización superior al daño ("penas privadas"). las culpas no se compensan ni purgan recíprocamente. el juez deberá considerar esas variaciones. las variaciones en el daño o en el valor del daño no podrían ameritar una revisión de lo resuelto. Si con posterioridad a la notificación de la demanda pero con anterioridad a la sentencia el daño aumenta o disminuye. Ahora bien. el juez deberá considerar circunstancias objetivas y subjetivas en la precisión del monto. esto es. él soporta el daño en su totalidad. La reparación puede ser compensatoria o moratoria. Pero no será necesario constituir en mora al demandado: el sólo hecho del delito o cuasidelito lo obliga a indemnizar los perjuicios moratorios. Y otras veces. previa la reducción que proceda. cuando el daño es ínfimo pero el hecho en sí es grave. al regular el monto de la indemnización. pero obliga al juez a reducir el monto de la indemnización. El juez. 1256. A menos que el daño sea EXCLUSIVAMENTE por culpa de la víctima. Esto último ocurrirá cuando el retardo en satisfacer a la víctima le haya ocasionado a esta un daño. demente o menor de 16 años si se estima que obró sin discernimiento). En caso de daños y culpas reciprocas. el art 2330 es inaplicable. 964. por mandato legal. Tras la ejecutoriedad de la sentencia. Esto último ocurrirá. La culpa de la víctima no exime de responsabilidad al autor del daño. como si suben los precios de las cosas destruidas o a consecuencia de una elevada inflación hay un reajuste más elevado de las remuneraciones. Pero en ningún caso podrán establecer una cantidad diferente a la demandada a menos que el actor se lo haya permitido. les es inoponible a título de justificación para una reducción del daño el art 2330.

Supongamos ahora que la Compañia de Seguros no repara el perjuicio sino hasta cierto monto (inferior en el hecho al monto del perjuicio producido). el hijo (ofendido moralmente y por lucro cesante pensión alimenticia que deja de recibir-) recibe una herencia. De hecho la causa existe y no se divisa ningún inconveniente para que un delito o cuasidelito sea motivo de enriquecimiento para la víctima si hay un título o causa para ello. y el tutor o curador. en fin. Nadie discute que la víctima podría demandar por el complemento. sostienen que lo decisivo para resolver el problema es precisar si acaso las prestaciones que la víctima recibe del tercero son efectivamente una reparación o no. a que una vez fijadas las indemnizaciones. ¿Podría demandar de todos modos la víctima al ofensor? Unos sostienen que sí. respectivamente. Si no constituyen reparación. creemos que admitir el cúmulo no significaría vulnerar el principio del efecto relativo de los contratos. porque la prestación repara efectivamente el daño sufrido por la víctima asegurada y el pago de la indemnización proveniente del seguro no puede ser motivo de enriquecimiento (517 y 553 C de Comercio). La reparación que el Tribunal ordene pagar carecerá de preferencia. Y el juez no podrá obligar al condenado a constituir alguna caución para garantizar el pago. Si lo son. el padre o madre de familia. creemos que no habría en este caso enriquecimiento sin causa. Ello importaría beneficiar al autor del daño con el espíritu de previsión de la víctima y autorizar al ofensor a beneficiarse invocando los efectos de un contrato respecto del que no ha sido parte. puesto que significaría para la víctima un enriquecimiento sin causa. al hijo de familia o al pupilo contra el marido. Sin embargo. Sin embargo.materia penal el art 430 del Código Penal. . hay excepciones. ¿Tiene derecho la víctima a demandar una reparación de la Compañía de Seguros y además del ofensor? Supongamos que a consecuencia de la muerte de su padre. Todo lo cual no obsta. no podría la víctima demandar del ofensor porque un daño no puede ser reparado dos veces. dado que esos beneficios no tienen por fin reparar el daño sino que simplemente encuentran en el hecho causante del daño la ocasión de generarse. Hay un beneficio. no habría inconveniente en demandar al ofensor. Sin embargo. la Compañía de Seguros) es completa. puesto que lo que hace el ofensor al pretender eximirse de la obligación indemnizatoria no es exigir el cumplimiento del contrato (eso sólo lo puede hacer el tercero -en el ejemplo. por culpa o dolo en la administración de sus bienes (2483). la Compañía de Seguros-) sino sólo hacer presente que ese contrato existe y que sus efectos han sido ejecutados. o de usufructuario para a ser propietario pleno. es cierto. dado que no es justo que el autor del daño se beneficie con la prestación dada por el tercero. se compensen con arreglo al derecho común. como las indemnizaciones que competen a la mujer. sin embargo. En los seguros de daños. pero ello no le impediría demandar. Otros sostienen que no. DEL CÚMULO DE INDEMNIZACIONES Mucho se ha discutido en la doctrina acerca del problema del cúmulo de indemnizaciones. Otros. se ha estimado inadmisible el cúmulo. El problema se plantea cuando la reparación del tercero (en el ejemplo. El crédito del ofendido es valista.

sea que hayan sido suministrados por un tercero. ¿Tiene el tercero que pagó a la víctima algún tipo de acción contra el autor del daño? No. respecto al seguro. Tanto así que el asegurador queda obligado a una determinada indemnización frente al evento. porque entre la prestación del tercero y el hecho ilícito no hay relación de causalidad: aquella no tiene por causa el delito o cuasidelito sino el contrato. que ésta voluntariamente le haya cedido o en razón de alguna subrogación. Sin embargo. Esta subrogación u obligación de ceder acciones podría haberse pactado en el contrato. la víctima sólo puede accionar contra el ofensor. aún asumiendo el pago de los siniestros. Además. o más bien sólo podrá accionar contra el ofensor. Si el autor del daño se ha asegurado frente a las responsabilidades que el daño le imponga para el evento de producirse. Pero fuera de este caso. El daño es sólo el evento estipulado para hacerse exigible la indemnización. la situación es muy especial. En el caso de una compañía de seguros. . CAUSAS EXIMENTES DE RESPONSABILIDAD El autor de un daño puede no estar obligado a indemnizar por no haber habido culpa o dolo (eximentes de responsabilidad) o por haberse estipulado su irresponsabilidad (clausulas de irresponsabilidad). o por el empleador de la víctima. La víctima es. independiente del monto del daño o incluso de la existencia misma de daños. toda vez que la prestación del organismo asegurador no tiene por objeto reparar el daño. no a la víctima. puede demandar indemnización al autor del siniestro (553 C de Comercio). El mismo criterio de los seguros de personas es aplicable a las pensiones: estas se pagan independientes del daño o aunque no existe daño e incluso si el hecho es enteramente accidental (no es imputable a un tercero). aunque no se le tipifique como delito o cuasidelito. Mal podría hablarse de que el pago de la indemnización constituye un perjuicio. El contrato es para la compañía un negocio. pero no indemnizable. También podría acumularse la indemnización a la recepción de dádivas.En cambio en los seguros de personas (accidentes personales que afecten a la vida o a la integridad síquica o corporal). Nada impediría una cláusula de esa naturaleza. Mal podría estimarse como perjuicio cumplir con una obligación contractual o legal. el cúmulo es perfectamente admisible. un tercero. El hecho ilícito es sólo la ocasión para que esa prestación se manifieste (prueba de ello es que de no mediar la norma legal o el vinculo esa prestación no será exigible aunque haya habido hecho ilícito y a la inversa. el asegurador. En el segundo sí. pues el valor de seguro pertenece al ofensor. interesado en la conservación de la cosa asegurada. En el primer caso no hay delito ni cuasidelito civil. Los principales casos de eximentes de responsabilidad civil podrían sintetizarse como sigue: a) Caso fortuito o fuerza mayor (Art. en los seguros de daños. el tercero no podría demandar al ofensor sino ejerciendo acciones o derechos de la víctima. la víctima tiene derecho a la prestación).45). la ley o la relación jurídica que une a la víctima con el tercero. el tercero que paga la prestación no sufre por ello un perjuicio. quien acciona a su vez contra el asegurador? En principio. ¿puede la víctima dirigirse directamente contra el asegurador para la indemnización. dado el hecho. socorros caritativos.

es causal eximente de responsabilidad. En tal caso. de tipo imputable. En este punto hay que aplicar normas especiales aplicables a cada caso según la naturaleza del vínculo. Podrá acreditar que no incurrió en culpa y quedará eximido de responsabilidad aunque no haya existido en absoluto un caso fortuito. Si es una causa entre otras. d) Legítima defensa. En general podría decirse que sería necesario que la agresión fuera ilegítima. Habría que aplicar como criterios el art 1456 y las normas de eximentes de responsabilidad penal. al dueño del animal o a quien se sirve de él para exonerarse de responsabilidad probando su ausencia de culpa. b) Violencia física o moral. imprevisto (cuando no hay razón alguna para creer en su realización) e insuperable o irresistible (que no sea posible evitar sus consecuencias). Si el hecho del tercero es lícito. 2327 (animal fiero que no reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio) o en el Código Aeronáutico los daños producidos en la superficie por la aeronave. c) Cumplimiento de una orden dada por una autoridad legítima. Es necesario que el caso fortuito o la fuerza mayor sean la causa única del daño. el hecho se considera como caso fortuito y por ende la víctima soporta todo el daño. tal conducta no sería calificable de negligente o dolosa sino de natural (Savatier. sin necesidad de tener que probar algún caso fortuito. No debe confundirse el caso fortuito o la fuerza mayor con la ausencia de culpa. colocado en la misma situación del agente del daño. No siempre será necesario que el agente pruebe que hubo caso fortuito o fuerza mayor. g) La culpa exclusiva de la víctima. el daño sería indemnizable (equivalencia de las condiciones). si no hubo en el tercero culpa o dolo. Si es ilícito. Demogue). como el Art.Debe ser ajeno. . que no haya precedido provocación de parte del agente y que la defensa sea proporcionada al ataque. sin embargo. Hay casos en que el caso fortuito no exime de responsabilidad. Así se desprende de los Arts. 2320. debería considerarse como eximente de responsabilidad civil cuando un hombre normal. 2178 No 3). siempre que dicho tercero no sea una persona de cuyos actos responda el demandado y que ese hecho constituya la causa exclusiva del daño. Aunque en principio podría sostenerse que el espíritu del legislador fue excluirlo como eximente de responsabilidad civil (847. f) El hecho de un tercero Sea o no ilícito. habría obrado en idéntica forma. 2322 y 2326 que autorizan al tercero civilmente responsable. la víctima tendrá acción contra el tercero de acuerdo a las reglas generales. e) Estado de necesidad.

o de los ministros de la Corte Suprema por los daños que causen por inobservancia de las leyes de procedimiento o denegación o torcida administración de justicia (C. Arts. 2015 inc.T.1839. .Cuando es la causa exclusiva del daño es causa eximente de responsabilidad. 1859. h) Las inmunidades de los parlamentarios por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus funciones (Constitución Política).2°. en la medida en que no impliquen condonación anticipada de dolo o culpa grave. Esta aceptación de los riesgos no exime de responsabilidad al agente (un hombre prudente debe abstenerse de hacer correr un riesgo a otro aunque éste último se lo pida o lo incite a ello) pero sí autoriza a una reducción (2330). y que lo movieron a actuar sólo lo eximirá de responsabilidad si no hubo de su parte culpa en haber incurrido en ese error o caído en ese engaño. es en realidad una renuncia o una transacción. 2247). 1934. Una cláusula a posteriori en virtud de la cual el agente de un daño producido es relevado de responsabilidad o esta es limitada. Las cláusula de irresponsabilidad en materia contractual son válidas (1547 inc. LAS CLÁUSULAS DE IRRESPONSABILIDAD O DE RESPONSABILIDAD ATENUADA En cuanto a las cláusulas de irresponsabilidad o de responsabilidad atenuada. el daño que pueda sobrevenir no es indemnizable. dado que de todos modos se habría producido si el automóvil hubiera circulado a velocidad reglamentaria -ejemplo de Mazeaud). o las reproducciones fieles que los medios de comunicación hagan de determinadas informaciones (ley de abusos de publicidad). La causa es exclusiva en relación al daño sea cuando no hubo culpa del demandado o bien cuando habiendo existido culpa. autoriza a una reducción (2330). estableciéndose a priori que de realizarse esos actos. i) El error o el engaño de que pudo haber sido objeto el agente. final.O.). Si no es causa exclusiva pero sí concomitante. es necesario que el hecho dañoso no consista en el incumplimiento de una obligación contractual. actúan en el ámbito de la responsabilidad extracontractual a priori.es susceptible de comportar algún riesgo. lo que nos alejaría del ámbito de lo extracontractual. tales que por su naturaleza. la doctrina francesa ha elaborado la teoría de la aceptación de los riesgos por parte de la víctima. debe tratarse de hechos intrínsecamente riesgosos o peligrosos. dado que en el fondo todo acto aún el más inofensivo. legal o cuasicontractual. no hay relación causal entre la culpa del demandado y el daño (un tipo se suicida lanzándose a las ruedas de un automóvil que circula a exceso de velocidad: no hay relación causal entre el exceso de velocidad y la muerte. su sola realización exponga a un daño probable. Pero para que ello ocurra. Además. También se ha entendido que hay culpa exclusiva de la víctima cuando incurre en hechos que de acuerdo a la ley están prohibidos por razones de prudencia. No basta pues que se tenga conocimiento de la posibilidad de un daño. En relación a lo anterior.

hace responder civilmente por los daños causados31. Primero. que -como señalamos. tales clausulas no podrían tener cabida en los daños a las personas. responde a una corriente de objetivización de la responsabilidad subjetiva. ESTATUTOS ASPECTOS GENERALES ESPECIALES DE RESPONSABILIDAD CIVIL La necesidad de establecer estatutos especiales de responsabilidad civil. En otras palabras. En estos regímenes especiales. Demogue.grava doblemente a la víctima. Baudry -Lacantinerie) y quienes le reconocen validez (Josserand. la jurisprudencia y la ley. Pero aun aceptando su validez. Por eso en lo contractual el art 2015 permite eximir al acarreador de responsabilidad por la carga pero no en los pasajeros. Segundo. en donde se hace responsable por culpa ajena al titular de patrimonio solvente. Mazeaud). que es característico de los regímenes denominados de “responsabilidad vicaria”. por más mínimo que sea. son también factores de atribución el criterio del riesgo v/s provecho. podemos señalar que los factores objetivizantes de la responsabilidad civil han podido darse en el tiempo de la siguiente manera: 31 En efecto. que aparece no sólo tremendamente gravosa para la víctima que debe llevar a cuestas el costo del daño producido sino. hay quienes le niegan validez (Planiol. hay casos en que la ley resta validez a las clausulas eximentes de responsabilidad. que hace que quien explote una actividad o cosa considerada en si misma riesgosa deba de responder por lo daños causados aún cuando se haya empleado la diligencia debida. que imponen al autor del daño el deber de repararlos. Zelaya. como en materia de accidentes de trabajo: las indemnizaciones en tal caso son irrenunciable. o el principio del riesgo de empresa productiva. ello tiene algunas limitaciones. a fin que ciertos y determinados daños sean cubiertos por la liberación de la prueba de la culpa. LA EVOLUCIÓN DE LOS FACTORES OBJETIVIZANTES. entonces. . permitiéndole a la víctima eximirse de probar la culpa del autor del daño. además. la carga procesal de acreditar un factor de imputabilidad al autor del daño. no podrían implicar condonación anticipada de dolo o culpa grave. Savatier. el principio de la garantía o solvencia patrimonial. sin perjuicio de su derecho a repetición contra el agente material del daño indemnizable.La objetivización por vía legislativa surge como una rebelión frente a las deficiencias del código civil y de la legislación común en general. la culpa o el dolo. se es responsable por el provecho o lucro obtenido gracias a ese riesgo. generadoras de riesgos. es decir. se opta por legislar regímenes de responsabilidad estricta o sin culpa para proteger a la víctima frente a ciertas actividades. Siguiendo al prof. puesto que estas están fuera del comercio humano. En Chile. que dice relación con la responsabilidad que asume el fabricante de bienes en serie por los defectos que estos bienes puedan ocasionar en las personas. más no el único es el del “riesgo creado”. donde en definitiva se hace responsable a quien recibe el beneficio económico de la actividad riesgosa. El principal. pues su fundamento se encuentra en ciertos factores de atribución distintos a la culpa o el dolo. Esta corriente objetivizadora es llevada a cabo por la doctrina. pues cualquier descuido.En materia extracontractual. la responsabilidad civil se objetiviza. Tercero.

2. pues ésta (la culpa) no es solamente una acción que vulnera los deberes de cuidado.LA ACEPTACIÓN EXCEPCIONAL DE PRESUPUESTOS DE RESPONSABILIDAD LEGAL. debe armonizarse considerando las circunstancias que rodean la actuación dañina. debe ser reparado por ésta.. 2°. señalando que ellas conllevan las tesis que afirman que en dicho artículo lo que se establece es un principio general de responsabilidad por riesgo provocado por una cosa peligrosa. Nos señala el prof.32932. el hecho de los animales y el hecho de los hijos menores en el caso del artículo 2. Zelaya que uno de estos factores es que se comienza a aceptar la opinión establecida por la doctrina francesa de la primara mitad del siglo XIX que acepta que la omisión puede constituir culpa. En todo caso. presunciones iuris tantum que redundan en la inversión del onus probandi como efecto procesal. se trata sólo de presunciones simplemente legales. Barros Bourie que señala que no es correcto decir que nuestro Código Civil establece una responsabilidad subjetiva. el hecho de las cosas.º El que remueve las losas de una acequia o cañería en calle o camino. Zelaya que hay un sector de la doctrina chilena encabezado por el prof. sino a la conducta que de éste puede esperarse según las Para el profesor Zelaya lo que sucede es que esta culpa se contrasta con un patrón objetivo de conducta. nos señala el prof. son las presunciones de culpa (por el hecho propio. obligado a la construcción o reparación de un acueducto o puente que atraviesa un camino lo tiene en estado de causar daño a los que transitan por él. Lo cierto. Barrientos que forma parte integrante del presente material del curso. sino que además. la apreciación de la culpa civil se realiza in abstracto. en Las Partidas y en el Código Civil francés. debiendo el demandado acreditar que actuó con diligencia sin que sea menester para la víctima probar la culpa del damnans. en oposición a la responsabilidad estricta u objetiva.º El que dispara imprudentemente un arma de fuego. en el sentido de que no atiende a las peculiares circunstancias personales del autor del daño.1°. a diferencia de la doctrina regente en materia penal.. 3°.º El que. estricta o por riesgo. Zelaya nos explica que otro mecanismo de objetivación ya presentes en todo caso en el Derecho romano.. que en materia profesional sería la lex artis ad hock. Son especialmente obligados a esta reparación: 1.En efecto.329: “Por regla general todo daño que pueda imputarse a malicia o negligencia de otra persona. REGLAMENTARIA O SIN CULPA . En efecto.. 4°. es que desde el derecho romano el juicio acerca de la culpa civil es objetivo. o los que niegan esta posición 32 Artículo 2. sostiene Barros.El prof. Por último. como es el caso emblemático del artículo 2.LAS PRESUNCIONES DE CULPA COMO MECANISMO DE OBJETIVIZACIÓN.” . 3.CAMBIO EN LA APRECIACIÓN DE LA CULPA.321). sin las precauciones necesarias para que no caigan los que por allí transitan de día o de noche.. En efecto. sólo por el hecho que la culpa civil se aprecia en abstracto.SE AMPLÍA LA NOCIÓN DE CULPA A LA CULPA POR OMISIÓN . Sobre las diversas interpretaciones doctrinales de este artícyulo recmendamois el trabajo del prof. sin embargo. “(…) se acostumbra decir que la responsabilidad por culpa es subjetiva. el hecho ajeno.. el citado profesor nos explica que sólo en ciertos y precisos casos acepta el Código Civil y su doctrina interpretativa la incidencia de supuestos de responsabilidad sin culpa. donde dicha lex artis ad hoc varía no sólo en cuanto a la profesión del damnans.

Fuera del Art. vemos que el sujeto o legitimado pasivo (el damnans o autor del daño) aparece determinado regularmente bajo la figura del “explotante” del beneficio que trae consigo la actividad generadora del riesgo. El o los factor de atribución que causan el deber de reparación del autor del daño suelen encontrarse en el “riesgo creado” (aunque no siempre como se verá) por aquel que explota la actividad generadora del riesgo. son casos que caen dentro de este supuesto objetivizante el del Art. la de los elementos de la acción y la existencia de baremos indemnizatorios.LOS FACTORES DE ATRIBUCIÓN. 1°. sin distinguir si esta es una persona natural o jurídica. el del 2. VÍCTIMA. del ejercicio de acciones reparatorias.LOS ELEMENTOS DE LA ACCIÓN DE REPARACIÓN: AUTOR DEL DAÑO. por lo que la primera regla común la encontraremos en el “Fundamento de la responsabilidad y naturaleza jurídica”.. aunque en no pocas oportunidades veremos que la ley pisos y techos de plazos para el ejercicio de las .329. Este sujeto explotante-beneficiario de la actividad riesgosa no necesariamente es el dueño o propietario de los medios que la generan. REGLAS COMUNES A LOS ESTATUTOS ESPECIALES Ciertas reglas de carácter común. desde la fecha en que se produjo el daño. 2.321 para señalar la responsabilidad que recaerá sobre los padres por los delitos o cuasidelitos cometidos por sus hijos menores. Al definir los sujetos o legitimados activos (la víctima o damnatus).328 en relación con los daños que provocan las cosas que se arrojan o se caen desde la parte superior de un edificio. Nosotros resumeros tres reglas de este tipo: la de los factores de atribución. y cuando ello no fuere posible surge por la ley una solución pro damnato. 2°.2. Generalmente se le entregan plazos más abreviados para reclamar el daño bajo el amparo de estos estatutos. regularmente estos estatutos consignan el ejercicio de parte de la víctima. estableciendo la obligación solidaridaria de aquellos. aplicables a todos los tipos de estatutos especiales de responsabilidad civil objetiva se pueden obtener luego de analizar las diferentes leyes que la tratan. Determinaremos la existencia de “cadenas causales de explotación”. pública o privada.327 para el animal fiero..para señalar que este artículo no manifiesta sino la exigencia de la relación de causalidad que debe existir entre el hecho culpable y el daño producido. Los plazos se cuentan. generalmente. individual o colectiva. que permitirán en su momento definir la persona del explotante. es decir. lo que no impide que la víctima pueda obtener resarcimiento en las reglas de la responsabilidad por culpa probada si quisiera reclamar daños más allá.2. y que conocidamente provengan de la mala educación o los vicios que les han dejado adquirir. o el del Art. Cuando se trata de analizar la acción de reparación y los integrantes de la relación jurídica procesal. PLAZOS DE EJERCICIO DE LA ACCIÓN Y OTROS.

por regla general. pasando a ser éste irrelevante.acciones. a su vez. sobre todo porque suele utilizar los parámetros de exigibilidad desde que se produjo el daño y no desde que aparece. por lo que el daño excedente. Así. nos dice el prof. Así. algunos de los estatutos en comento señalan expresamente que el explotador obligado al pago puede repetir contra el dependiente que con culpa causó el daño. Los diferentes estatutos objetivos especiales de responsabilidad civil establecen. esto es. barèmes o límites al quantum indemnizatorio. se materializa o se hace visible el mismo. esto es. Tratándose del agente. a través de la culpa probada. más allá del que refleja el baremo deberá ser reclamado en virtud de las normas generales de responsabilidad. sino la actuación en nombre de la entidad explotadora. victimario o damnans. la responsabilidad objetiva del explotador es sin perjuicio de la responsabilidad personal de dicho dependiente. ya no es determinante la participación humana individual en la sucesión de los hechos. no singifica que la víctima o el conjunto de víctimas afectadas por el daño causado no puedan ser indemnizados por los perjuicios que excedan este monto. en su mayoría. a fin de regular objetivamente los montos indemnizatorios que determinarán. Lo anterior. . la responsabilidad objetiva del explotador u operador de la actividad o cosa peligrosa se configurará con independencia de la posible culpa en el dependiente o agente material del daño. los seguros de responsabilidad que se exigirán para el ejercicio de la actividad. si lo hubiere. Sin perjuicio de lo anterior. Zelaya. en estos estatutos se responderá en forma directa y no por el hecho ajeno. 3° BAREMOS O LÍMITES A LA INDEMNIZACIÓN. como ya se señaló.

sobre todo con el recalentamiento de la tierra. GENERALIDADES. sobre Bases Generales del Medio Ambiente que establece un régimen General de responsabilidad en caso de producirse daños al medio ambiente. A pesar de ello. letra e). disminución. Lejos están los días en que este bien jurídico preciado “el medio ambiente” tenía una pequeña alusión sólo en el Art. detrimento o menoscabo significativo inferido al medio ambiente o a uno o más de sus componentes” (Art. fundado en el dolo o culpa del demandado o contaminador. lo que desincentivaría.2º. la ley conceptualiza el daño ambiental como “toda perdida. la responsabilidad civil cumple un rol preventivo en la medida en que sabe el contaminador que por ese daño será condenado al pago de una indemnización determinada congruente no sólo con el daño privado generado sino con el impacto ambiental producido. en el sentido que ella mira a la indemnización del daño privado injustamente sufrido por la víctima con ocasión de un accidente medioambiental. El medio ambiente es un bien particularmente preciado. generalmente una gran industria que general enormes utilidades y empleos. la producción de daños. Pues bien. don Ricardo Lagos.19 N°8 CPE) sino un cuerpo de leyes especial la Ley Nº 19. Por lo mismo el derecho medio ambiental es una disciplina de regulación pública.quien contamina no es la parte jurídicamente más débil sino aquella que se encuentra en situación de fuerza económica y social. si revisamos la ley de bases del medio ambiente vemos que el sistema de responsabilidad por el que se optó es el subjetivo. En efecto. el objetivo que tiene la responsabilidad extracontractual en este punto es de caracter privado.300. o donde al menos el interés público prima por sobre el interés privado. Nuestro ex Presidente de la República. Si se quiere.937 del Código civil contenida dentro de los interdictos posesorios donde se señala que “ninguna prescripción se admitirá contra las obras que corrompan el aire o lo hagan conocidamente dañoso”. hoy no sólo tiene protección constitucional (Art. fomentando el control y cuidado del medio ambiente. FUNDAMENTO DE ESTA RESPONSABILIDAD Y NATURALEZA JURÍDICA En materia de responsabilidad ambiental es muy dificil regular a través del traspaso del costo de contaminar mediante el empleo de la técnica contractual. Sin ir más lejor Al Gore nos visitó hace algunos años para alrtarnos de los problemas que los daños al medio ambiente están ocasionando a nivel planetario. lo que podría parecer incongruente a la luz de lo fácil que resultaría regular vía responsabilidad objetiva las personas o sociedades propietarias de industrias contaminantes o riesgosas en términos de poder producir daños al medioambiente. generalmente –lo sabemos. desarrolla en ese ámbito una importante labor. al menos en teoría.RESPONSABILIDAD RÉGIMEN POR DAÑO AL MEDIO AMBIENTE DE RESPONSABILIDAD DE LA LEY DE BASES DEL MEDIO AMBIENTE. .

la ley dispone que no se admitirá la pluralidad de demandantes. establecidas en leyes o reglamentos. siempre que se acredite relación de causa y efecto entre la infracción y el daño producido (Art. . La falta de pronunciación determina la responsabilidad solidaria de municipalidad por los perjuicios que el hecho denunciado causare al requirente (Art. para los efectos del Art.54. y la “acción ambiental” o de restauración. se presume que las municipalidades y el Estado tienen interés actual en los resultados del juicio (Art. la ley otorga dos acciones. que tiene por objeto reparar materialmente el medio afectado.. deducirá la acción por uno de los posibles actores. TITULARES A. B.23 del CPC. no podrán interponerla los restantes. si ello fuere posible. por intermedio del Consejo de Defensa. la ley articula una especie de acción popular. Todo aquel. LA ACCIÓN CIVIL PARA LA REPARACIÓN DEL DAÑO Cuando estamos en presencia de daño ambiental causado por dolo o culpa. La acción ordinaria debe interponerla únicamente la persona natural o jurídica perjudicada. planes de prevención o descontaminación o normas protección. persona natural o jurídica. inc. en su representación. que se cuenta desde la manifestación evidente del daño (Art. La negativa debe constar en resolución fundada notificada al requirente por carta certificada. e indemnizarlo en conformidad a la ley”. a su costo. si ello fuere posible. la acción ambiental. la acción ambiental puede ser ejercida (además de la persona natural o jurídica que haya sufrido el daño). por las municipalidades por hechos acaecidos en sus respectivas comunas y el Estado. que culposa o dolosamente cause daño al medio ambiente.. que deberán acceder al pleito sólo como terceros. estará obligado a repararlo materialmente. e indemnizarlo en conformidad a la ley.3º de la ley vemos que “todo el que culposa o dolosamente cuse daño al medio ambiente. al establecer que cualquier persona puede requerir a la municipalidad en cuyo ámbito se desarrollan las actividades que causan el daño.Sujeto activo: El damnatus o la víctima del daño. en tanto ello fuere posible (lo anterior es sin perjuicio de la acción posesoria o interdicto especial al que se aludió en el Art.Sujeto pasivo: El damnans o victimario. normas de emisiones. Tratándose de la acción ambiental. que tiene por objeto reparar el perjuicio causado a la persona directamente afectada. La municipalidad tiene un plazo de 45 días para analizar la presentación y responder. preservación o conservación ambientales. la “acción indemnizatoria ordinaria”. En cambio. 63). estará obligado a repararlo materialmente.1º). 54). La misma ley en todo caso establece una presunción de responsabilidad (culpa) en caso de acreditarse infracción o norma de calidad ambiental. En estos casos. En tal caso. por lo que. La acción ambiental y la indemnización prescriben en el plazo de cinco años. para que ésta deduzca.52). a su costo.937 y de la acción constitucional de protección o recurso de protección).Sin embargo al leer el Art.

.55). haya asumido la calidad de explotador de una instalación. publicada en el Diario Oficial con fecha 02 de mayo de 1984. laboratorio o establecimiento nuclear. Asimismo. salvo lo previsto en convenios internacionales en que Chile sea parte. pero sólo cuando el accidente nuclear ocurra en alguna de las circunstancias siguientes: 1. por contrato escrito. y que deben aplicarse con preferencia al sistema subjetivo de la Ley de Bases. cuando no medie contrato escrito.. 3. centro. laboratorio o establecimiento 33 34 Ley Nº 18. por uso de pesticidas (DL. al que tenga a calidad de explotador de una instalación. con algunas normas especiales relativas a la prueba pericial (Art. Todo este sistema es considerado el régimen general.60). Entre las regulaciones especiales que establecen responsabilidad objetiva por daño al medio ambiente. COMPETENCIA PARA CONOCER DE LA ACCIÓN Es competente el juez de letras en lo civil del lugar en que se origine el hecho que causa el daño. la responsabilidad por el daño nuclear incumbe al explotador cuando la haya asumido por escrito o se haya hecho cargo de las sustancias nucleares enviadas a sus instalaciones.Antes de que el explotador de un reactor nuclear utilizado como fuente de energía en un medio de transporte. artículo 50: “La persona que en la correspondiente licencia o autorización dada por la Comisión. o el del domicilio afectado. Barros B.51). También será responsable de los daños nucleares ocasionados por sustancias nucleares procedentes o que se originen en las instalaciones. 4. otro explotador.” .3557/1981 sobre protección agrícola) y por derrame al mar de hidrocarburos. en lo no previsto en la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente recupera vigencia el titulo XXXV del libro IV del Código Civil (Art. complementado con E. será responsable de los daños ocasionados por un accidente nuclear que ocurra en ellos. Se aplica el procedimiento sumario.302 de Seguridad Nuclear.”. y artículo 51: “En los casos enumerados en el artículo anterior.49 y siguientes un esquema objetivo de responsabilidad.Antes de que el explotador de otra instalación nuclear se haya hecho cargo efectivamente de las sustancias nucleares. planta. en la forma señalada. o de que éstas hayan llegado a su instalación. se haya hecho cargo de las sustancias nucleares destinadas a emplearse en ese reactor. En términos generales la responsabilidad compete. plantas. a elección de éste último (Art.. si le son enviadas del extranjero. se encuentran los Regímenes de responsabilidad por daños nucleares. RESPONSABILIDAD POR DAÑOS NUCLEARES 33 LA RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA LEY DE SEGURIDAD NUCLEAR La ley 18. sobre el cual deben aplicarse con preferencia las regulaciones establecidas en leyes especiales. o cuando ellas hayan ingresado al territorio nacional. centros.. salvo que el daño provenga de causas no contempladas en el respectivo plan (Art. la responsabilidad. el primero y el último que pasamos a revisar ahora.Antes de que las sustancias nucleares enviadas al extranjero hayan abandonado el territorio nacional y no se haya hecho cargo de ellas. laboratorios y establecimientos a su cargo. 2. Artículo 49: “La responsabilidad civil por daños nucleares será objetiva y estará limitada en la forma que establece esta ley.61).Antes de que el explotador de otra instalación nuclear haya asumido. planta. como legitimado pasivo. siguiendo con ello textualmente el trabajo del profesor H. Corral T.El cumplimiento cabal e íntegro de las obligaciones impuestas por planes de prevención o descontaminación es considerado una causal de exoneración frente al ejercicio de la acción ambiental (no así de la acción indemnizatoria ordinaria). es la primera ley en establecer un régimen de responsabilidad objetiva de manera expresa34 estableciendo en sus Arts.”.. centro.302 de 1984.

no causarán responsabilidad para él los daños nucleares producidos por un accidente nuclear que se deba directamente a hostilidades de conflicto armado exterior.56: “El explotador responderá siempre del caso fortuito y de la fuerza mayor.50). En efecto. aunque se reconoce como causas de exoneración el conflicto armado exterior. y no puede precisarse la parte que compete a cada uno. no siendo admisible la invocación del caso fortuito o la fuerza mayor. Sin perjuicio de lo anterior. las consecuencias dañosas de los accidentes que involucran el uso de la energía nuclear son enormes sin importar el grado de descuido o falla humana. proporcionalidad en cuanto al grado de descuido o de inobservancia de la conducta exigida con los resultados dañosos que se generan y que redundan en consecuencias insospechadamente ruinosos para el hombre y su entorno. lo que consta en la licencia o autorización dada por la comisión de Energía Nuclear (Art. FUNDAMENTO DE ESTA RESPONSABILIDAD Y NATURALEZA JURÍDICA Como se señaló.”. Se trata. en cuanto a su naturaleza jurídica.53). 35 Art. de una responsabilidad sin culpa u objetiva. por lo que el explotador responde incluso del caso fortuito y de la fuerza mayor (Art. toda vez que obliga al explotador a responder incluso de los casos fortuitos o de fuerza mayor. frente a una guerra externa o conflicto armado y ante una insurrección o guerra civil la ley considera que las acciones belicosas que pudieran provocar daños en las instalaciones nucleares quedarían fuera de la responsabilidad del explotador. la entrega que de las substancias hace el explotador a un transportista o jefe de almacenamiento de desechos o vertedero. se aplica igualmente responsabilidad solidaria (Art. las causales de exención de responsabilidad señaladas se encuentran taxativamente señaladas. ya que éstos sucesores se reputarán asi mismos explotadores. insurrección o guerra civil. La responsabilidad es objetiva (Art.” * Este artículo establece.56). en su regla general (frase primera) un claro régimen de responsabilidad estricta o sin culpa. La responsabilidad se impone también al transportador de sustancias nucleares y a los manipuladores de desechos radioactivos. 54). en consecuencia. la ley establece la responsabilidad solidaria de todos ellos (Art. al tratarse la creación y manipulación de energía nuclear y sus aplicaciones de una actividad altamente peligrosa el legislador creyó inminente el riesgo que ella levaba asociada. y sin son varios. por lo que no existe.35 En todo caso. corta la cadena de responsabilidad del explotador. 49). Si son varios los explotadores responsables.56). las que dicen relación con situaciones en las que un evento violento acaece o aquellas en las que la cadena de responsabilidades se traspasa. si el accidente nuclear se debe a ellas (Art. la ley permite y reconoce expresamente circunstancias eximentes de responsabilidad que puede invocar el sujeto pasivo. como eximente genérica de responsabilidad civil.nuclear. . Con todo. generalmente.* y artículo 57: “El explotador no será responsable de los daños nucleares sufridos por el medio de transporte en el que se hallaren al momento del accidente nuclear los materiales nucleares que lo causaron. Del mismo modo. insurrección o guerra civil. En efecto.

se admite que el demandante pueda modificar su demanda en razón de la agravación del daño sufrido. 1ª edición. contados desde la fecha en que ocurre o se denuncia por un inspector el accidente nuclear. hasta el momento de dictarse sentencia definitiva de segunda instancia (Art. las que no serán indemnizados en virtud de esta ley.Sujeto pasivo: El damnans o victimario. aquel sujeto de derecho. Hernán.. para ser responsable en virtud de esta ley. centro. al sujeto a quien competía el deber de cuidado al momento del accidente en el caso de haber dos o más explotadores. 66). Página 264.Sujeto activo: El damnatus o la víctima del daño. La víctima dispone para reclamar por el daño nuclear causado de una acción civil que prescribe en el plazo de 10 años. persona natural o jurídica (habitualmente lo es). A pesar de ello. no siendo necesariamente responsable el dueño de éste. El explotador original se mantiene como responsable aunque haya entregado las sustancias radiactivas si nada se dice al respecto en el contrato que dio origen a la entrega. al consagrar expresamente la solidaridad pasiva37 cuando no sea posible identificar. Un punto interesante lo constituye el tratamiento que reciben los daños que sufran las personas que trabajan o asisten en recintos de explotación nuclear pues la ley excluye de su regulación a estas víctimas. dentro de una pluralidad. disponiendo que también son considerados explotadores los transportistas de este material y los manipuladores de desechos radioactivos. La ley ha establecido además una presunción de explotador. sólo se consideran como explotadores y por lo tanto como sujetos legitimados pasivos. 38 En cuanto al transportista de sustancias nucleares y al sujeto que manipula deshechos radiactivos. siguiendo la cadena causal que siguen tanto los insumos como los desechos nucleares. Ver artículo 54 de la Ley Nº 18. en la medida en que estén cubiertos por la legislación sobre seguridad laboral.LA ACCIÓN CIVIL PARA LA REPARACIÓN DEL DAÑO A. Santiago. planta. 2003.. transportistas o manipuladores38. Como se señaló la responsabilidad compete al que tenga la calidad de explotador de una instalación. lo que consta en la licencia o autorización dada por la Comisión de Energía Nuclear (Art.50)36 Es civilmente responsable el explotador de una instalación nuclear o lugar donde funciona una planta de energía nuclear. B. Señalábamos que la ley establece una tendencia pro damnato.53: Si la responsabilidad por daños nucleares recae en más de un explotador y no puede precisarse la parte de ella que toca a cada uno. hipótesis última que alcanzaría al operador de los vertederos o almacenes en donde se acopia este material. . todos serán solidariamente responsables del monto máximo de la indemnización. esto es. En todo caso. laboratorio o establecimiento nuclear.”Editorial Jurídica de Chile.302. el operador o explotador debe contar con la autorización administrativa necesaria para estos efectos. si se señala de esa forma expresamente en el contrato celebrado por el explotador original en virtud del cual se entregan estas sustancias. 36 CORRAL Talciani. Este contrato debe ser aprobado por la Comisión de Energía Nuclear. 37 Art. que en virtud de cualquier título opere la planta de energía nuclear o lugar donde ésta funciona. o si este contrato no fue aprobado por la Comisión de Energía Nuclear. sin perjuicio de concurrir en definitiva por partes iguales a su pago. “Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual.

IV de la Convención de Viena sobre Responsabilidad Civil por Daño Nuclear. la ley considera a todo evento límites máximos a los montos indemnizatorios. En efecto. será el equivalente en moneda nacional de la suma de 75 millones de dólares. en palabras del Prof. de 31 de mayo de 1978. se establece la obligación de todo explotador de caucionar su responsabilidad mediante la contratación de seguros o la constitución de garantías. publicada en el Diario Oficial de 3 de junio de 1997. o de las garantías. por sobre los cuales no se podrá imputar responsabilidad de carácter objetivo. la ley creyó conveniente regular objetivamente también los montos de las indemnizaciones. el que se reajustará automáticamente en el porcentaje de la variación de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional. deberá ser reclamado en virtud de las normas generales de responsabilidad. . El explotador deberá someter a la aprobación previa de la Comisión las condiciones del seguro o la entidad aseguradora. armador u operador a cualquier título de la nave. naves o artefacto naval que produzca el derrame o descarga de cualquier clase de materia o desechos que ocurran dentro de las aguas sometidas a la jurisdicción nacional.60: “El límite máximo de la responsabilidad por daños nucleares en que puede incurrir el explotador por cada accidente nuclear. esto es. Dicho de otro modo. de 21 de mayo de 1963. Oficial del 8 de marzo de 1990. en su caso. Esta regla se entiende sin perjuicio del derecho a cobrar los intereses. 9º de la Convención sobre Seguridad Nuclear de Viena. y el Art. por el límite máximo establecido en el artículo 60°. DL. En efecto.” 40 Art. podrá obtener la autorización que lo habilite para la puesta en operación. la ley establece este baremo como plataforma o piso indemnizatorio. DAÑOS POR DERRAME AL MAR DE HIDROCARBUROS U OTRAS SUSTANCIAS CONTAMINANTES LA RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA LEY DE NAVEGACIÓN MARÍTIMA. 39 Art. La Ley de Navegación. 2222. por el límite máximo señalado (Arts. si lo hubiere. puede verse también el Art.62: Todo explotador deberá caucionar su responsabilidad mediante la contratación de seguros o la constitución de garantías.60). Sobre la misma materia. Sólo una vez que acredite el cumplimiento de las exigencias de este artículo. de 20 de septiembre de 1994. costas y reajustes que procedan. entre la fecha de esta ley y la del accidente nuclear. por lo que el daño excedente.62 y ss. Estos seguros de responsabilidad civil deben ser aprobado por la Comisión Chilena de Energía Nuclear y constituyen uno de los requisitos para obtener la autorización de funcionamiento de la respectiva planta de explotación40.)39. Corral Talciani. a través de la culpa probada. moneda de Estados Unidos de América. Además.BAREMOS O LÍMITES A LA INDEMNIZACIÓN Como responsabilidad objetiva que es. establece un régimen de responsabilidad objetiva que afecta solidariamente al dueño. la indemnización por responsabilidad civil tiene un límite: por cada accidente nuclear el explotador responderá hasta un máximo de 75 millones de dólares estadounidenses (Art. Lo anterior no significa que la víctima o el conjunto de víctimas afectadas por el daño nuclear causado no puedan ser indemnizados por los perjuicios que excedan este monto. publicada en D.

lo es mucho menos que el transporte terrestre o multimodal. el fundamento de la objetivización de la responsabilidad se funda en la protección de un bien jurídico relevante: el mar y sus ecosistemas.808. No obstante. Cualquier persona podrá requerir a la municipalidad en cuyo ámbito se desarrollen las actividades que causen daño al medio ambiente para que ésta. si se acreditare relación de causa a efecto entre la infracción y el daño producido. las normas sobre responsabilidad por daño al medio ambiente contenidas en leyes especiales prevalecerán sobre las de la presente ley. se aplicarán las disposiciones del Título XXXV del Libro IV del Código Civil. 144 del D. Podríamos sostener.300. deduzca la respectiva acción ambiental. 41 Esta norma comparte supuestos de hecho muy similares a los de la Ley Orgánica Constitucional Nº 19. en lo no previsto por esta ley o por leyes especiales. sólo habrá lugar a la indemnización.L 1. en el factor de atribución o riesgo o provecho. no podrán interponerla los restantes. que en realidad este estatuto especial.”. artículo 53: “Producido daño ambiental. pues lo importante es que tengan un mismo origen. De hecho.” . El profesor Pedro Zelaya señala que esta expresión se puede entender como todo acontecimiento o serie de acontecimientos que tengan el mismo origen. artículo 52: “Se presume legalmente la responsabilidad del autor del daño ambiental. 2. se concede acción para obtener la reparación del medio ambiente dañado. En caso de producirse un resultado dañoso producto de un siniestro que derrame al mar hidrocarburos u otras sustancias contaminante se dispone para tales casos que se aplicará el Convenio Internacional de Responsabilidad Civil por Daños Causados por la contaminación de las Aguas del Mar por Hidrocarburos. y el Estado.222. aunque las consecuencias dañosas no ocurran en el mismo instante del mentado hecho o acontecimiento. a los planes de prevención o de descontaminación. en su representación y sobre la base de los antecedentes que el requirente deberá proporcionarle. que hayan sufrido el daño o perjuicio.La ley emplea la expresión “siniestro” para referirse en general a las hipótesis fácticas de ilícitos originadores de la responsabilidad. se presume que las municipalidades y el Estado tienen interés actual en los resultados del juicio. artículo 54: “Son titulares de la acción ambiental señalada en el artículo anterior. establecidas en la presente ley o en otras disposiciones legales o reglamentarias. de 29 de noviembre de 1969. artículo 51: “Todo el que culposa o dolosamente cause daño ambiental responderá del mismo en conformidad a la presente ley. La municipalidad demandará en el término de 45 días. públicas o privadas. de 12 de agosto de 1977 con las normas complementarias que establecen el Art. y promulgado por D. de Bases Generales del Medio Ambiente.”. por los hechos acaecidos en sus respectivas comunas.S. La falta de pronunciamiento de la municipalidad en el término indicado la hará solidariamente responsable de los perjuicios que el hecho denunciado ocasionare al afectado. Para los efectos del artículo 23 del Código de Procedimiento Civil. forma parte de uno general que es el de la responsabilidad por daño ambiental41. en este evento. no se encuentran. si existe infracción a las normas de calidad ambiental. las municipalidades. por intermedio del Consejo de Defensa del Estado. Título III. pues el transporte marítimo en si no es riesgoso o si lo es.”. Deducida demanda por alguno de los titulares señalados. publicada en el Diario Oficial con fecha 09 de marzo de 1994. y si resolviere no hacerlo. aprobado por el D. emitirá dentro de igual plazo una resolución fundada que se notificará al requirente por carta certificada. aunque pudiere pensarse lo contrario a primera vista. a las regulaciones especiales para los casos de emergencia ambiental o a las normas sobre protección. lo que no obsta al ejercicio de la acción indemnizatoria ordinaria por el directamente afectado. Sin perjuicio de lo anterior. FUNDAMENTO DE ESTA RESPONSABILIDAD Y NATURALEZA JURÍDICA Los fundamentos tenidos en cuenta por el legislador para otorgar este estatuto especial de responsabilidad civil objetiva sin culpa por los daños causados por derrames de hidrocarburos y otras substancias nocivas en el mar. lo que no obsta a su derecho a intervenir como terceros.L.* Ley Nº 19. y con el solo objeto de obtener la reparación del medio ambiente dañado. a las normas de emisiones. de 1977. las personas naturales o jurídicas.300. 475. Con todo. preservación o conservación ambientales.

del Ministerio de Relaciones Exteriores. prescribirán en tres años. Podrá oponer también las excepciones o defensas que hubiera podido invocar su afianzado. El demandado podrá exigir que su afianzado concurra con él al procedimiento. prescribirán en tres años. Título IX. a favor de la víctima. 43 Decreto Ley N 2. según las bases de medición dispuestas en el artículo precedente. contra el asegurador o contra cualquiera que hubiere otorgado la garantía financiera. no podrá interponerse acción alguna después de seis años contados desde la fecha del siniestro.222. Podrá interponerse cualquier acción para el resarcimiento de daños. a veces.Sujeto activo: El damnatus o la víctima del daño. contados desde la fecha en que se produjo el daño o se realizaron los actos que dan acción de reembolso. La ley consigna el ejercicio de parte de la víctima. Los derechos a indemnizaciones y las obligaciones que nazcan de lo preceptuado en este párrafo. La ley establece. Sin embargo. excepto las personales de éste en su contra. vigencia y validez del certificado de garantía establecido por esta norma. persona natural o jurídica. recogiendo así las más modernas doctrinas privatistas. El reglamento indicará las demás condiciones de expedición. tan de cerca como sea posible. que promulgó el ´Convenio Internacional sobre Responsabilidad Civil por Daños causados por la contaminación de las Aguas del Mar por Hidrocarburos`. Título IX. no podrá interponerse acción después de seis años contados de producido el siniestro. respecto del abandono limitativo y sus efectos. Este es un plazo de caducidad42. en su caso. Llama la atención que la ley se refiera a la producción del daño como hecho que da inicio a la prescripción del ejercicio de la acción. del ejercicio de acciones reparatorias con fundamento en esta ley para ser ejercidas en el plazo de tres años contados desde la fecha en que se produjo el daño. se destinarán en forma exclusiva al cumplimiento de las obligaciones e indemnizaciones que se imponen en este párrafo. que se consignen para limitar responsabilidad. Las normas del presente párrafo primarán. Los depósitos constituidos por un seguro u otra garantía financiera. no podrá interponerse acción alguna después de seis años contados desde la fecha del siniestro. artículo 146. el modelo descrito en el Anexo del decreto supremo N° 475. por el importe a que asciendan los límites de responsabilidad establecidos en dicho artículo. expedirá además otro que acredite que existe ese seguro o garantía. sobre lo establecido en los artículos 879 y siguientes del Código de Comercio.LA ACCIÓN CIVIL PARA LA REPARACIÓN DEL DAÑO A. deberá suscribir un seguro u otra garantía financiera otorgada por un banco o un fondo internacional de indemnizaciones.. Cuando el siniestro consista en una serie de acontecimientos. de 12 de Agosto de 1977. Cuando el siniestro consista en una serie de acontecimientos. La autoridad marítima que le hubiere dado el certificado de matrícula. pues regularmente es dificil determinar cuando se produce el daño o al menos entre la producción del daño (rotura por ejemplo de los ductos) y la exteriorización o manifestación de los mismos hay una brecha que puede. o por gastos y sacrificios razonables para prevenirlos o disminuirlos.43 B.Sujeto pasivo: El damnans o victimario. una acción directa contra el asegurador o entidad garante. contados desde la fecha en que se produjo el daño o se realizaron los actos que dan acción de reembolso. citado en el artículo 144. Sin perjuicio de lo anterior. inciso final: “Los derechos e indemnizaciones y las obligaciones que nazcan de lo preceptuado en este párrafo. el plazo de seis años se computará desde la fecha inicial del más antiguo. artículo 146: “Toda nave o artefacto naval que mida más de tres mil toneladas. además. El garante demandado podrá ampararse en los límites de responsabilidad previstos en el artículo precedente. Este último certificado será formalizado siguiendo.222.” . El certificado deberá llevarse a bordo y una copia se conservará en poder de la autoridad que matriculó la nave o artefacto naval. Sin embargo. ser bastante grande.. 42 Vide Decreto Ley N 2. el plazo de seis años se computará desde la fecha inicial del más antiguo”. individual o colectiva.

”. artículo 44: “El armador u operador de una nave serán civil y solidariamente responsables de las transgresiones a las normas de esta ley.” . aprobado por el Decreto Ley Nº 1. artículo 882: “Armador o naviero es la persona natural o jurídica. y artículo 886: “El armador responde en la forma que prescriben este Libro y la Ley de Navegación. En este marco normativo se contempla una responsabilidad solidaria en caso de pluralidad de naves responsables de los derrames o descargas (Art. en igual forma. El propietario. o un fenómeno natural de carácter excepcional. oficiales y tripulación. soportando las responsabilidades consiguientes. un hecho que se encuadraría en la eximente sería por ejemplo.2) 45. de las obligaciones contraídas por el capitán que conciernen a la nave y a la expedición. Libro III. de 12 de agosto de 1977. Cuando se produzcan derrames o descargas provenientes de dos o más naves. a menos que pruebe que ellos fueron causados exclusivamente por: a) Acto de guerra. armador u operador de la nave o artefacto naval puede limitar la responsabilidad por los perjuicios derivado de cada siniestro hasta un máximo equivalente en moneda nacional a 2. sea cual fuere la actividad que estuviere realizando la nave o artefacto naval que lo produjo. Responde.”. y sin perjuicio del campo de aplicación de este Convenio.222. o bien a una acción u omisión dolosa o culpable de un tercero extraño al dueño. Se presumirá que el propietario o los copropietarios de la nave son sus armadores.144. armador u operador (Art.000 francos por tonelada de registro de la nave o artefacto causante del daño. y promulgado por Decreto Supremo Nº 475. como la gente de la tripulación. BAREMOS O LÍMITES A LA INDEMNIZACIÓN Se objetiviza la reparación pues el propietario. o un fenómeno natural de carácter excepcional. sin perjuicio de la responsabilidad del dueño de la nave cuando corresponda. sea o no propietario de la nave. deberá solicitar la cancelación de dicha anotación. Título IV. inevitable e irresistible. y fuere procedente la responsabilidad.”. del Ministerio de Relaciones Exteriores. hostilidades. regirá para la indemnización de los perjuicios que ocasione el derrame de cualquier clase de materias o desechos. salvo en los casos de colisión en que sea razonablemente posible prorratear la responsabilidad. que ocurra dentro de las aguas sometidas a la jurisdicción nacional. En esta última hipótesis de exoneración el hecho de los dependientes. Título IX. etc. salvo prueba en contrario. por las indemnizaciones en favor de terceros por los hechos del capitán. imprudencias o negligencias de los dependientes del dueño. 144. La responsabilidad por los daños que se causen afectará solidariamente al dueño. armadores u operadores a cualquier título de todas las naves de donde provengan aquéllos.808. como causas de exoneración o eximentes de responsabilidad la prueba de que los daños se debieron exclusivamente a acto de guerra. El riesgo propio de la actividad engloba la culpa o dolo de la tripulación. armador u operador a cualquier título del barco o artefacto naval. artículo 883: “La persona natural o jurídica que asuma la explotación de una nave. artículo 144: “El mismo régimen de responsabilidad civil establecido en el Convenio Internacional sobre Responsabilidad Civil por Daños causados por la Contaminación de las Aguas del Mar por Hidrocarburos. el propietario y el armador responderán solidariamente de las obligaciones derivadas de la explotación de la nave. del 29 de noviembre de 1969. sus acciones u omisiones dolosas. Al consultar una responsabilidad objetiva del autor del daño no será oído el sujeto pasivo que pretenda acreditar su debida diligencia. Las faltas. de 1977. Por el contrario. Los términos armador y naviero.222. que la explota y expide en su nombre. que es quien explota a cualquier título un barco o nave símil. Operador es la persona que sin tener la calidad de armador. Si no se hiciere tal declaración. En su defecto. inevitable e irresistible. guerra civil o insurrección. armador u operador o las de la dotación. con las excepciones que en ella misma se establecen. Esta declaración se anotará al margen de su inscripción en el Registro de Matrícula.” 45 Decreto Ley N 2. armador u operador de la nave o artefacto naval será responsable de los daños que se produzcan. Vide qvoqve Código de Comercio. a virtud de un mandato de éste ejecuta a nombre propio o en el de su mandante los contratos de transporte u otros para la explotación de naves.El responsable directo del daño causado es el operador o armador44. sin embargo. no podrán ser alegadas como causal de la presente excepción de responsabilidad. asimismo.1). Título IV. con las siguientes normas complementarias: 1. Cuando cese en esa calidad. se entienden sinónimos. No podrá exceder de un máximo equivalente a 210 millones 44 Decreto Ley N 2. dichas declaraciones las hará el propietario de la nave. guerra civil o insurrección. Se reconocen. ésta será solidaria entre todos los dueños. que causen daños a raíz de los mismos hechos. deberá hacer declaración de armador ante la autoridad marítima del puerto de su matrícula.} 2. la ley hace expresamente responsable de manera solidaria también al propietario (artículo 144 inciso 1º). no podrán ser alegadas como hechos de terceros. y b) Acción u omisión dolosa o culpable de un tercero extraño al dueño. Sin perjuicio de lo anterior. cometidas por el capitán en el ejercicio de sus funciones. hostilidades. naves o artefacto naval que produzcan el derrame o descarga. un abordaje dentro del contexto de un acto de piratería o secuestro de naves. armador u operador a cualquier título de la nave.

de 1990) establece una completa regulación de a responsabilidad por los daños causados en vuelos aeronáuticos. Señala que es de carácter voluntaria.. Para gozar de esta limitación. Además.L 2. podrá limitar la responsabilidad. FUNDAMENTO DE ESTA RESPONSABILIDAD Y NATURALEZA JURÍDICA El profesor Barros B. se aplica también un seguro obligatorio a las naves o artefactos navales de más de 3 mil toneladas (Art. para gozar de esta limitación. nos enseña que esta responsabilidad se basa en la mera causalidad y sólo admite como excusas los eventos de fuerza mayor definidos en la misma ley. publicada en el Diario Oficial con fecha 8 de febrero de 1990. debe establecerse un fondo de garantía (artículo 145). se incluyen las instalaciones terrestres que produzcan daños al medio ambiente marítimo por vertimientos o derrame de sustancias contaminantes (Art. Como señala el prof. DAÑOS CAUSADOS POR AERONAVES A TERCEROS UBICADOS EN LA SUPERFICIE RESPONSABILIDAD CIVIL EN EL CÓDIGO AERONÁUTICO 46 Este apartado trata de la responsabilidad civil por daños causados por aeronaves a terceros ubicados en la superficie. quedando los perjuicios sujetos al régimen general de responsabilidad por culpa donde no hay límite pecuniario a los montos indemnizatorios. esta normativa establece obligación de resarcir los todos aquéllos provocados a personas o cosas que se encuentren en la superficie. porque el tenor literal del artículo 145 es bastante claro al establecer que el propietario. . incluso la misma convención internacional. aprueba Código Aeronáutico. Ahora bien. para proceder a listar la responsabilidad es necesario contar con un instrumento público debidamente autorizado por un juez competente. estableciendo una responsabilidad objetiva tanto por daños causados a los pasajeros o al 46 Vide Ley 18. generalmente todos paraísos fiscales.222. debe constituirse un fondo de garantía regulado por el Art. El profesor Zelaya observa que esta limitación no es automática como ocurre con la normativa del Código Aeronáutico. 147). Al igual que en el caso de la responsabilidad por daño nuclear. En relación con el daño indemnizable. Si el daño se debe a culpa del armador no operará el límite en comento. no por las naves de guerra o las operadas directamente por el Estado en actividades no comerciales (Art.916. El problema real que se suscita en los casos de aplicación de esta ley y de otras a nivel mundial. 148). o por cuanto de ella caiga o se desprenda. En este régimen.916. en este caso el sujeto pasivo también se ve en la obligación de contratar un seguro u otra garantía financiera de responsabilidad civil en tanto la nave “mida” más de 3 mil toneladas. Corral el Código Aeronáutico (Ley 18. 146). 145 del D.de francos. de 1978. por el solo hecho de que emanen de una acción de una aeronave en vuelo. armador u operador de la nave o artefacto naval. es la determinación de los responsables pues generalmente se trata de naves con pabellón inscrito en más de un país.

pues en él se establece que será responsable a menos 47 Código Aeronáutico.Sujeto activo: El damnatus o la víctima del daño.47 Así. La víctima la constituyen las personas naturales o jurídicas que sufran ya sea en su persona o bienes que se encuentren en la superficie. debe de entenderse. Concordando con el prof. Zelaya un sujeto podrá contar como explotador con total independencia de si usa o no la aeronave con fines de lucro. pasajeros de otro avión o gente que es dañada estando entierra al precipitarse una aeronave.” .Sujeto pasivo: El damnans o victimario. Corral concluye que “se objetiviza la responsabilidad.. no desprendiéndose éstos nunca del dominio de aquéllas. 142 y ss. Sin perjuicio de lo anterior el fabricante. es perfectamente aplicable esta normativa. es decir. 155 y ss. artículo 99: “´Explotador` es la persona que utiliza la aeronave por cuenta propia. está presente sólo el principio del riesgo creado.)”. excluyendo de este régimen de responsabilidad sin culpa a las situaciones de origen contractual en el que quien resulta dañado es un pasajero de la aeronave. El Art. a quien se reputa legalmente explotador. es perfectamente aplicable esta normativa. Lo anterior. El legitimado pasivo de las acciones de esta ley es el explotador. conservando su dirección técnica. Como se señaló recién tratándose de terceros. definido como toda persona natural o jurídica que utiliza la aeronave por cuenta propia conservando la dirección técnica. La ley establece una presunción de legitimación pasiva en lka persona del propietario de la aeronave. pues desde este momento se reputará transferida la calidad de explotador. y no el del riesgo/provecho. LA ACCIÓN CIVIL PARA LA REPARACIÓN DEL DAÑO A. con o sin fines de lucro. dentro de un esquema de cadena de responsabilidad parecida a la revisada con ocasión de los daños nucleares. no es por el solo hecho de ser propietario. pero debe acreditarse el vínculo de causalidad entre la acción o cosa caída o desprendida de la aeronave y el daño causado”. sin embargo. Se presume explotador al propietario de la aeronave. Título VII.equipaje o mercaderías transportadas (Arts. pudiendo ser considerados propietarios. La responsabilidad objetiva es por la titularidad del riesgo. Lo anterior es absolutamente relevante pues la costumbre mercantil de las grandes aerolíneas es la de operar con aeronaves arrendadas a los fabricantes.) como por daños causados a terceros en la superficie (Arts. Barros. pues esta relación debe regirse por las reglas de responsabilidad contractual. B. o por cuanto de ella caiga o se desprenda. nos dice el prof. se puede romper por éste una vez que el acto o contrato en virtud del cual el fabricante entregó la aeronave al explotador sea inscrito en el Registro Nacional de Aeronaves. 100 de la ley deja en buena posición al fabricante al permitirle en cierto modo preconstituir la prueba de su excusa. Tratándose de terceros. el daño producido por el hecho u acción de una aeronave en vuelo.. pasajeros de otro avión o gente que es dañada estando entierra al precipitarse una aeronave.

Título VII.” RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL DEL ESTADO 48 Vide Código Aeronáutico.” 49 Código Aeronáutico.” .. 3.49 BAREMOS O LÍMITES A LA INDEMNIZACIÓN El Código Aeronáutico. artículo 156: “El explotador de la aeronave no responderá de los daños a que se refiere este capítulo. produciéndose un reenvío a las reglas generales de la culpa. tres unidades de fomento con setenta y cinco centésimas por cada kilogramo. En este caso claro está que el explotador podrá probar su diligencia. si los daños son consecuencia directa de un acto de guerra o de un conflicto armado.. se inscriba en el Registro Nacional de Aeronaves.Si los daños son causados producto de un acto de sabotaje o terrorismo. lo que no puede sino interpretarse como la convención por la cual se transfiere la calidad de explotador. tendrá los siguientes máximos en consideración al peso de la aeronave: a) Hasta treinta mil kilogramos de peso. por un accidente. se inscriba en el Registro Nacional de Aeronaves”. típicos de estos estatutos especiales se manifiesta en este caso cuando la aeronave es usada por una persona distinta del explotador.Si los actos dañosos son consecuencia directa de un acto de guerra o de un conflicto armado. de cualquier daño que ella produzca.que el acto o contrato mediante el cual se entregó la aeronave. si son causados por un acto de sabotaje. 3.158 limita el monto máximo indemnizatorio. en el Art. b) En lo que exceda de treinta mil kilogramos y hasta ochenta mil kilogramos de peso. salvo que el explotador acreditare suficientemente que asumió todas las medidas necesarias y de todos modos le fue imposible evitar el uso de la aeronave. pues en este evento cualquiera que sea el título de dicha explotación. si ha sido privado de su uso por acto de autoridad pública. al igual que en los otros regímenes especiales. a menos que el acto o contrato mediante el cual se transfiere la calidad de explotador. artículo 100: “El propietario de una aeronave es responsable. y c) En lo que exceda de ochenta mil kilogramos de peso. Lo anterior pone al propietario en la necesidad de hacer inscribir la entrega pues de no efectuarse esta inscripción propietario y explotador responderán solidariamente de los daños indemnizables. Para estos efectos. ambos responderán solidariamente (artículo 174 inciso 2º). Título IX. solidariamente con el explotador. en los casos siguientes: 1. dos y media unidades de fomento por cada kilogramo. certificado por la autoridad aeronáutica. atendiendo el peso de la aeronave: “La cuantía total de la indemnización a terceros en la superficie.. como es la requisición en caso de guerra. existen causales de excención de responsabilidad taxativamente establecidas en la ley: 1.48 La tendencia pro damnato.Si el explotador ha sido privado del uso de su aeronave por autoridad pública. caso en el cual el propietario queda liberado de responsabilidad civil. y 4. cinco unidades de fomento por cada kilogramo. peso de la aeronave significa el peso máximo autorizado para su despegue. 2. si son causados con ocasión del apoderamiento ilícito de la aeronave.Por el apoderamiento ilícito de la aeronave. Finalmente.. 2. o 4.

sino más bien que los privados no pueden ser responsables política o administrativamente del daño causado por el acto realizado. así por el correcto ejercicio de sus funciones son responsables los jueces. para efectos de la responsabilidad. Hablamos de función judicial. las facetas en las que puede actuar el Estado y los órganos que lo integran. es decir. Distingamos en base a sus funciones: a. sus ministros o funcionarios. Por ejemplo veremos es de relevancia la responsabilidad que debe atribuirse a la municipalidades. en el ejercicio de las labores de todos los integrantes de sus poderes.. No hay sólo responsabilidad en las relaciones jurídicas entre personas que se intercambian bienes. En la actividad administrativa debe distinguirse la responsabilidad que puede competer al Fisco como la “cara jurídico-patrimonial del Estado”. Barón de Montesquieu. Cuando hablamos de función administrativa se trata de la responsabilidad que se genera por los daños producida por la actividad de gobierno o por la aplicación de actos de la administración. también la hay en el ejercicio de las funciones propias del Estado.. Cuando hablemos de función legislativa nos referimos principalmente a los daños causados por la aprobación de una norma legal o de un tratado. en el derecho privado de responsabilidad civil o penal.Sabemos que la responsabilidad no es privativa del derecho privado es un principio común del ordenamiento jurídico. Ello no significa que los funcionarios de los poderes del Estado o el Estado mismo no puedan llegar a ser responsables civil o penalmente de las faltas cometidas en el ejercicio de sus funciones.. como personas jurídicas de derecho público por los actos administrativos dentro de la comuna que causen daño. en el ejercicio de las funciones políticas o administrativas de sus funcionarios. los parlamentarios. b. nos referimos a la daños causados en el ejercicio de la actividad jurisdiccional. por los daños causados en la dictación de resoluciones o actuaciones judiciales consideradas indebidas o ilícitas Entremos al análisis breve (pues ésta es materia de lato conocimiento en el curso de derecho administrativo) de cada una de estas funciones para ver como se artícula la responsabilidad extracontractual del Estado chileno. el presidente de la República. o a otros organismos públicos con patrimonio propio.Función legislativa. 1. Partamos entonces distinguiendo como hace el prof. En el dominio del derecho público hablamos corrientemente de responsabilidad política o administrativa.RESPONSABILIDAD DEL ESTADO EN EL EJERCICIO DE ACTOS QUE CAEN DENTRO DE LA FUNCIÓN LEGISLATIVA . c. aunque a decir verdad deberíamos darle el crédito al gran profesor bordolais F...Función judicial. Corral T.Función administrativa.

Prueba de lo anterior es que existe la obligación del Estado de indemnizar el daño patrimonial efectivamente causado. siempre que ésta no se encuadre o no haya sido autorizada por la Constitución o cuando por ejemplo quiebra el principio del igual repartición de las cargas públicas. 2. cuando por ejemplo se dicta una ley expropiatoria (Art. Es claro entonces que en la aplicación de las mismas es donde se pueden cometer abusos. por el daño causante a un individuo en la dictación de una ley? Sabemos que la ley es un mandato general y abstracto que en términos generales no está destinado a persona en particular sino a todos los súbditos bajo una premisa que es la satisfacción del bien común.. negligencias. salvo que se dicten o se apliquen éstas contrariando la Constitución. que actuando en su nombre son las encargadas de dar aplicación de las normas generales dictadas para la ciudadanía. Por ello es que la doctrina administrativa es favorable a reconocer la responsabilidad del Estado cuando los órganos legislativos dictan una normativa que produce daño. sustraerse ya no sólo al imperativo legal sino que a un principio general de derecho que nos dice que todo aquel que causa un daño a otro debe indemnizarlo. ¿Pero a decir verdad qué de ilícito tiene la expropiación o dicho de otro modo donde está el presupuesto del hecho ilícito propio de la responsabilidad extracontractual en este caso de expropiación? Pareciera que no existe pues la facultad de dictar leyes no tiene nada de ilícito. sino el interés de la mayor parte del todo. persona jurídica de derecho público. estableciendo impuestos indebidos a personas determinadas.¿Puede ser responsable el Estado. Fuera de los presupuestos señalados. ¡Que novedad sería sentar en el banquillo de los acusados al Estado por las malas leyes dictadas por nuestros parlamentarios! La verdad es que desde siempre se ha discutido si la dictación y aplicación de una ley puede ser fuente de responsabilidad extracontractual que obligue al Estado. dejando a otras que se encuentran en la misma situación liberadas del tributo. funcionarios del Estado. Los casos grandemente . omisiones inexcusables.19. resulta difícil hacer responsable al Estado por el daño provocado en la dictación de una ley general y abstracta. En un primer momento no tendría por qué el Estado. o simplemente actos etc. Nº24 CPE). y por consiguiente obligado a pagar indemnización.RESPONSABILIDAD DEL ESTADO EN EL EJERCICIO DE ACTOS QUE CAEN DENTRO DE LA FUNCIÓN ADMINISTRATIVA Podríamos decir que si hay algún aspecto de la actuación del Estado en donde se encontraría más expuesto a provocar daño es precisamente en el ejercicio de esta función administrativa pues se trata simplemente de la intervención de personas. lo que significa en síntesis que es previsible que ella puede afectar a personas o un grupo determinado de personas pues lo que se persigue no es el la satisfacción del interés de todos (lo que sería imposible).

desde que no ha sido puesto a su cargo por el derecho. Podemos señalar entonces que el Estado también debe responder por los daños que causen sus funcionarios o agentes al desarrollar indebidamente sus funciones administrativas. es decir. Hoy está claro que tienen esta competencia los tribunales ordinarios de justicia. se propicia así la existencia de una responsabilidad de derecho público. La responsabilidad de derecho público es la posición que ha sido desde largo tiempo defendida por el actual decano de la U. 19 Nº 20. que todo el que causa daño está obligado a indemnizarlo. EFE. H. Eduardo Soto Kloss. por no encontrarse la víctima “en a obligación jurídica de soportarlo. Al igual que en materia de nulidad. y que pueda ser calificado de antijurídico. por lo que nos centraremos sólo en algunos de ellos. por ejemplo en una sentencia se afirmó la responsabilidad de una municipalidad por los daños causados a una persona que se cae en un pozo que se dejó sin tapa por los trabajadores municipales.publicitados de Chiledeportes. cuyas fuentes normativas serían exclusivamente preceptos constitucionales. 38 y 40 Nº 8 puede construirse un régimen de responsabilidad del Estado que impone a éste el deber de reparar todo daño que se haya producido por sus órganos. tratando al Estado como una persona jurídica más. Antiguamente se esgrimía como inconveniente la no existencia de tribunales de lo contencioso administrativo para proceder judicialmente contra el Estado. porque significa una . Una segunda aplicación ha sido la de estimar que el régimen general de responsabilidad del Estado debe de desmarcarse del derecho privado para configurarse como un sistema autónomo propio del derecho público. Se ha intentado aplicar este sistema de responsabilidad. Una primera respuesta al régimen de responsabilidad general de la Administración es la aplicabilidad del derecho común en la materia. Veamos primero algunos aspectos generales de la responsabilidad del Estado y luego entremos a ver algunos casos específicos. quien estima que sobre la base de los preceptos constitucionales de los Arts. que dicho sea de paso son muchos. Santo Tomás Dr. LA RESPONSABILIDAD GENERAL DEL ESTADO El prof. 2320 y 2322 se estiman aplicables al Estado o a sus órganos en cuanto éstos están al cuidado de sus funcionarios y agentes. 6º y 7º. representado por la regulación del Código Civil. Corral T.. nos demuestran que en esta parte el Estado es permeable y por el hecho de sus agentes responde por el daño causado. contenidos en leyes especiales. Las normas de los Arts. parte el análisis de este asunto con una pregunta ¿cuál es el régimen de responsabilidad que debe aplicarse cuando los órganos del Estado causan daño en el ejercicios de sus cometidos? Sabemos que la regla general no tiene por que no ser la general en materia de responsabilidad extracontractual. etc.

Art. 4. debería adaptarse la regulación del Código Civil. En este mismo sentido.igualdad que se rompe. Según esta concepción. la normativa legal viene a completar y circunscribir lícitamente las prevenciones constitucionales. un desajuste en el orden existente. Nº 7 letra i CPE. 2314 y . al brillo intelectual de sus argumentos y a los indudables beneficios prácticos en el control de los abusos de una Administración Pública no siempre consciente de su finalidad de servicio. 42 y 18. 695. el régimen a aplicar debe ser el señalado por la Ley Orgánica de la Administración del Estado y por la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades. dicha normativa no puede aplicarse al Estado. de tal manera que la responsabilidad por falta de servicio consagrada a nivel legal (leyes 18. Así se ha defendido la inaplicabilidad al Estado del estatuto de la responsabilidad civil medio ambiental previsto en la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente Nº 19. esto es. pese a la competencia de sus sostenedores. Pareciera ser que para estos autores la exigencia de antijuridicidad no es relevante en esta materia. CRÍTICAS No hay completa claridad sobre si se mantiene la exigencia de que el actuar de la Administración sea antijurídico o contrario al derecho...es responsabilidad objetiva. no es aún materia de consenso. Para aquellos organismos a los que no es aplicable tal sistema de responsabilidad (por ejemplo. 2.. ajustar. igualmente autorizadas..300. Según alguna opinión mas extrema.”. que es necesario reestablecer equilibrarse. que sería regida por las leyes civiles.575. Art. establece un régimen especial de responsabilidad. 3.. un equilibrio que se perturba. diversa del Código Civil. inc. y en aquellos ámbitos del Estado a los que no cabe aplicar esas leyes. de esta manera. el que responde por régimen constitucional de manera objetiva. a fin de que se haga justicia.Estaría regida por el derecho público integral. Sus partidarios suelen denominar esta forma de responsabilidad autónoma que pretenden construir como “responsabilidad de derecho público”. es una responsabilidad directa y no por el hecho ajeno. ya que bastaría comprobar que se trata de una lesión que el particular afectado no debe soportar en virtud de la garantía de igual distribución de las cargas públicas consagrada por la Constitución. La tesis de la “responsabilidad de derecho público”. por oposición a la de derecho privado.es responsabilidad de una persona jurídica y no natural. el derivado de una falta de servicio. se estima que si una ley. 19. Según otras voces. Fuerzas Armadas).. la responsabilidad de derecho público tendría las siguientes características: 1. en cuando debe repararse todo el daño producido injustamente a la víctima.es un régimen de responsabilidad constitucional y no civil.) y el de la acción de responsabilidad del Art. 2º CPE. este sistema común de responsabilidad pública del Estado tendría además algunos regímenes específicos como el relativo al error judicial (art. la regla general del Art. 141) vulneraría la Constitución al restringir un sistema constitucional. 38.

En un primer momento. Corte Suprema de 13 de enero de ese año. El profesor Corral piensa que a pesar de lo muy atendibles que parecen los planteamientos que pretenden construir una responsabilidad de derecho público que sólo rija a las actuaciones del Estado. Pero si el vínculo de subordinación entre el autor del daño u el empleador es de derecho público.siguientes del Código Civil serían suficientes para configurar una régimen de responsabilidad del Estado (persona jurídica especial) cuando sus órganos se hayan comportado de un modo distinto a su funcionamiento normal. el cambio de normativa constitucional y la aprobación de textos legales en los que reconoce la responsabilidad de los órganos públicos por falta de servicio (Ley Orgánica Constitucional de Bases de la Administración y Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades) ha llevado a los tribunales a abandonar la distinción entre actos de gestión y autoridad y a proclamar la responsabilidad del Estado fundándola en principios constitucionales o de derecho público Se ha dicho. Corral en este punto la tesis de Pedro Perry. Señala el prof. sin embargo. se admitió la responsabilidad incluso respecto de actos de autoridad si éstos se ejecutaban en contravención a las normas legales o reglamentarias. Más adelante. al Consejo Nacional de Televisión y Contraloría General de la República. bastaría probar culpa en la organización o falta el servicio. si no el total de las . el régimen del Código civil (Arts. En fallos posteriores. y otras instituciones a las que no se aplica la Ley de Bases. “la responsabilidad del Estado se rige por normas de responsabilidad de la Constitución política y la Ley de Bases de la Administración del Estado. 2320 y 2322 del Código Civil y sobre la base de la distinción entre actos de gestión.775. resolvieron la cuestión mediante la aplicación de los Art. que para que proceda la responsabilidad del Estado es menester que los agentes hayan obrado durante el servicio o con ocasión de él. los tribunales propiciaron la aplicación de las reglas del Código Civil. una conveniente armonía del derecho de daños no permite una separación tan tajante entre el sistema público y sistema privado. La dicotomía entre actos de gestión y actos de autoridad es superada por primera vez en 1965 en un fallo de la Excma. conciliándolas con criterios de derecho público. para los cuales se negaban esa responsabilidad en virtud de la soberanía del Estado. para los cuales se admitía la responsabilidad estatal. y durante un largo período. EVOLUCIÓN DE LA RESPONSABILIDAD DEL ESTADO EN LA JURISPRUDENCIA La jurisprudencia ha tenido una evolución en esta materia. que no limitan los derechos de los perjudicados a obtener un resarcimiento parcial del daño causado. 2314 y 2329) sobre la base de la antigua teoría de la responsabilidad civil de las personas jurídicas por la actuación de sus órganos. 44 de la Ley de Bases. y actos de autoridad o de poder. 18. Esto es. Más tarde. llegando así a la elaboración de una culpa en la organización (en la que no es necesario identificar al funcionario culpable) que se identificaría con el concepto de falta de servicio del Art.

señala que “la municipalidad respectiva o el fisco. Así lo ha entendido la jurisprudencia. serán responsables civilmente de los daños que se causaren con ocasión de un accidente que sea consecuencia del mal estado de las vías públicas o de su señalización”.5º Ley Nº18. ya que no permite la alegación de una supuesta falta de negligencia en el mal estado de las vías públicas o de su señalización. En sentencia confirmada por C. En un caso la Corte sostuvo que la adecuación de la señalización debía considerarse conforme a las circunstancias concretas de riesgos de la vía y que un semáforo de cuatro tiempos era una señalización esperable y adecuada en el lugar del caso sublite. ya que solo y después de ocurrido el accidente se cursó el parte correspondiente (por el juez de Policía Local) en que expresamente se dejó constancia de no respetarse la señalización exigida. ALGUNAS SITUACIONES TRATADAS EN LEYES ESPECIALES A.. que equivalen a falta de servicio. porque la ausencia implicaba la responsabilidad de la Municipalidad por falta de servicio. La responsabilidad del Art. es evidente que medió falta de vigilancia oportuna de los inspectores municipales respecto de los funcionamiento y estado de las señalizaciones de peligro. 4 de noviembre de 1993. que hace responsable a quien ejecuta trabajos en la vía pública. Aunque se ha sostenido que la base del precepto estriba en una presunción de la falta de la administración. 174. Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado. La demanda deberá interponerse ante el juez de letras en lo civil y se tramita de acuerdo con las normas del juicio sumario (Art. En otro caso se falló que la falta de señalización de una obra que obstaculizaba el tránsito obligaba a la municipalidad a indemnizarlos daños causados por la muerte se un ciclista que chocó contra ella. . 4º).. por el deber ineludible de vigilancia y salvaguarda de la vías de tránsito público en zonas urbanas. “no excluye en absoluto lo que recae sobre entes de orden públicos como las municipalidades.174. señala que el Estado será responsable por lo daños que cause los órganos de la Administración en el ejercicio de sus funciones. en su caso.indemnizaciones correspondientes del órgano o institución de quien depende el autor del daño”. Se ha fallado que la responsabilidad descrita por el Art. con peligro de accidente” (3º Juzgado Civil de Santiago. Nº 420. 102 de la Ley 18. no cubre sólo los vehículos autorizados . En la especie. 955).- RESPONSABILIDAD POR FALTA DE SERVICIO La Ley Nº 18. sino que también se aplica a los daños causados a los peatones por mal estado deficiente señalización de las vías B. inc. sin perjuicios de las responsabilidades que pudieren afectar al funcionario que los hubiere ocasionado (Art.-RESPONSABILIDAD POR MAL ESTADO DE VÍAS PÚBLICAS O MALA SEÑALIZACIÓN La Ley del Tránsito. p. F.575.290. del M... para cuyo expedito cometido se le ha dado de facultad y atribuciones especiales.290) La norma parece establecer una responsabilidad sin culpas.Sup.

que dispone que “las municipalidades incurrirán en responsabilidad por los daños que causen. Cabe hacer presente que la responsabilidad por falta de servicio de la ley orgánica de bases de la administración del Estado no se aplica a la Contraloría General de la República. Esta tendencia ha llegado a su máxima expresión en el llamado caso “Galletué con Fisco”. al Banco Central. porque la mayor parte de los fallos que invocan la responsabilidad del Estado tienen a fundarla en alguna especie de funcionamiento deficiente o indebido de sus órganos.695. Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades. en primer lugar. dada la naturaleza y entidad de los hechos que e dallo asienta y que recién se ha sintetizado. que se trata de una jurisprudencia consolidada. a las Municipalidades.141). aunque loable y oportuna porque esos bellos. Pero en este caso parece haber más bien una indemnización por afectación ilícita de derechos (la restricción de la facultad de disponer del dominio). nobles e históricos árboles estaban en vías de extinción (araucarias) y aunque basada en la Ley redunda en graves daños para los propietarios de Galletué que han atacado la decisión de la autoridad. y por tanto lícito: “Que. y no ha título de responsabilidad. como se puede apreciar. y no en una mera responsabilidad por riesgo.. cuyo criterio de imputación es la “falta de servicio”. la municipalidad tendrán derecho a repetir en contra del funcionario que hubiere incurrido en falta personal” (Art. a falta de disposición especial por el derecho común de responsabilidad del Estado. a La Fuerza Armada y a La Fuerza De Orden y Seguridad Pública. no puede estimarse. en el cual la Corte Suprema afirmo la responsabilidad del Estado incluso tratándose de un acto administrativo fundado en una normativa legal. No obstante. . de una responsabilidad orgánica.Se trata. a los Gobiernos Regionales. 42. según lo dispone el Art. El mismo criterio de responsabilidad por falta de servicio contiene la Ley Nº 18. Se ha dicho que el Estado no responde cuando el incumplimiento de la obligación es imputable directamente la municipalidad. Corral T. inc. 42 de la misma ley: “los órganos de la administración serán responsables por los daños que causen por falta de servicio”. autor de la decisión. pues el régimen de responsabilidad de estos órganos del Estado será determinado por sus respectivas leyes orgánicas o especiales (como por ejemplo para las municipalidades la responsabilidad por falta de servicio de su propia ley Orgánica) o. 2º). conforme a los principios de equidad y justicia”. En todo caso señala el prof. no siendo equitativo que los soporte en tan gran medida sin que sean indemnizados por el Estado. al Concejo Nacional de Televisión y a las empresas públicas creadas por ley. lo que obsta al derecho de repetición del Estado en contra del funcionario que incurre en falta personal (Art. la que procederá principalmente por falta de servicio. forzosamente tenía que concluirse que la demanda era atendible: la prohibición del Decreto Supremo Nº 29. ya que no debe confundirse el régimen de responsabilidad por falta de servicio que se aplica a esta ultima con el que se regula de manera general respecto de los órganos de la administración.

De esta manera. lo casos en lo que se . estableció unos órganos para propender al respecto y defensas de esos derechos. si perjuicio de la nulidad de derecho público que afecta a los actos de la Administración. debe ser situada en el ámbito que le es propio. a excluir completamente las reglas del Código Civil y aun resurge la idea de que el Fisco cuando actúa como agente privado debe responder según las reglas propias del régimen privado. La Corte Interamericana tiene competencia par conocer. Un ejemplo de esta nueva modalidad de responsabilidad de Estado lo encontramos en la Convención Americana de Derechos Humanos. siendo de carácter patrimonial. además de consagrar un buen número de derechos. Esta Convención. Estos órganos son la Comisión y la Corte Internacional de Derechos Humanos. de 23 de agosto de 1990. 2515 o derechamente la de cuatro años del Art. se entiende que.O. 2332. De esta manera. ratificada por el Estado de Chile mediante Decreto Supremo Nº 873. de las reglas del Código Civil. En los últimos años. parece haber un giro hacia una mayor compenetración de las reglas que regulan las actuaciones ilícitas de los órganos del Estado y el derecho común patrimonial contenido en el derecho civil. La vieja teoría de la distinción entre actos de gestión u actos de autoridad se encuentra aún en fallos de la década del setenta u del ochenta. Dice el prof.. que tribunales de jurisdicción internacional puedan resolver el conflicto entre un Estado y sus propios nacionales cuando éstos denuncian que el Estado con su conducta ha transgredido los derechos humanos. LA RESPONSABILIDAD INTERNACIONAL POR VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS Sigamos en este punto textualmente el trabajo del profesor Corral y complementémoslo con el tratado de responsabilidad extracontractual del profesor Barros B. ya que sea la de prescripción general de las acciones del Art. cual es. La jurisdicción no sólo se limita a verificar la denuncia y a ordenar al Estado el cese de la actividad ilícita. D. descarta la pretendía imprescriptibilidad de la acción indemnizatoria contra el Estado en razón de la aplicación. esta citada jurisprudencia que pareciera mostrar una tendencia jurisprudencial asentada. 5 de enero de 1991. la acción indemnizatoria. en segundo lugar. a petición de algún Estado o de la Comisión (la que a su vez puede proceder accediendo a la petición de personas individuales). ante el silencio de las normas especiales. Corral que tradicionalmente la responsabilidad internacional era la que comprometía a un Estado por actos contrarios al derecho internacional que causaban daño sea directamente a otro Estado o a extranjeros que eran representantes del Estado del cual eran nacionales. del derecho privado común”. Con el desarrollo del derecho internacional humanitario se ha dado mayor protagonismo internacional a la persona y a sus derechos fundamentales. a través de tratados y compromisos internacionales. de 1969.. sino que puede llegar a determinar la reparación que el Estado debe pagar a las victimas de dichas violaciones.La jurisprudencia se resiste. se permite. Una sentencia de la Corte Suprema de 7 de noviembre de 2000 señala que “.

el que hubiera sido sometido a proceso condenado por resolución que la Corte Suprema declare injustificadamente errónea o arbitraria. con lo cual actúa como un profesional liberal. 2006 y ss. tratada en numeral 7° letra i del Art. Ninguna disposición de derecho interno puede invocarse para negar la obligación de Estado a reparar el daño causado por violación de sus compromisos internacionales. RESPONSABILIDAD DEL ESTADO EN EL EJERCICIO DE ACTOS QUE CAEN DENTRO DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL ¿Puede una sentencia o resolución judicial equivocada comprometer la responsabilidad del Estado? En nuestra CPE existe un caso en que se regula una forma de este tipo de responsabilidad. por lo que. En tal caso. podría verse (y de hecho se ha visto) expuesto a una sentencia que le ordene reparar perjuicios a víctimas de derechos humanos. Podrá ejecutarse conforme a las normas de derecho interno. y en favor de las víctimas directas de la violación o de sus familiares. y regularse conforme a la equidad si se trata de daño moral. sin necesidad de un trámite de exequátur u homologación ante los tribunales internos. el de la indemnización por error judicial. 19. con su paciente sea en forma privada. que señala que una vez dictado sobreseimiento definitivo o sentencia absoluta. . La doctrina administrativa y constitucional quiere ver en ese articulo una regulación especifica de la responsabilidad del Estado. 2006) ya se trate de una larga serie de actos (como un profesor particular) (Art.planteen violaciones a los derechos consagrados en la Convención por alguno de los Estado Partes. El Estado de Chile aceptó la competencia internacional de la Corte. Sostiene que la indemnización debe ser compensatoria. ya que se trate de un servicio puntual (como la corrección de un impreso) (Art. se aplicará lo previsto en el Art. El Código Civil distingue dos tipos de profesiones liberales. la sentencia dictada por la Corte tendría efectos en Chile. o sea dentro del cuadro de un convenio de prestación de servicios médicos donde interviene una clínica u hospital.). en términos muy generales. que no descarta la aplicación del sistema común de responsabilidad pública tratándose de daños ocasionados con el ejercicio de la actividad jurisdiccional. no representar un enriquecimiento no empobrecimiento para los perjuicios. La Corte estima que procede la indemnización tanto por perjuicios materiales como por daños morales. La primera consiste en la realización de obras inmateriales o en que predomina la inteligencia sobre la obra de mano. 2007) y que se regulan como un contrato de arrendamiento de servicio (Art. La jurisprudencia de la Corte es ya nutrida en materia de sentencias indemnizatorias. 752 del CPC. RESPONSABILIDAD MÉDICA Y PROFESIONAL El médico puede relacionarse. esto es. tendrá derecho a ser indemnizado por el Estado de los perjuicios patrimoniales o morales que haya sufrido.

por caridad o espíritu de beneficencia. Los servicios de estas profesiones son regulados por las reglas del contrato de mandato y. como el que regula el Art. al que se remite el Art. a tomar todas las providencias conservativas urgentes. 1999). sean que se hayan explicitado o se deriven “de la naturaleza de a obligación” o que “por la costumbre pertenecen a ella” (Art. 2118 y 2012). sino como amigo. cuando la conducta dañosa. Interpretando extensivamente el Art. UN POCO DE HISTORIA SOBRE LA RESPONSABILIDAD CIVIL MÉDICA . 1999. cuando un profesional presta sus servicios no en calidad de tal. con las graduaciones de responsabilidad que establece el Art. no derivada de contrato. LA RESPONSABILIDAD CIVIL DEL PROFESIONAL LIBERAL Para el profesor Corral la responsabilidad del profesional liberal es contractual cuando deriva del incumplimiento de las obligaciones que le ha impuesto el contrato. siempre que por una o por otra parte no haya ejecutado lo convenido o se haya retardado su ejecución” (Art. al menos. Hay casos sin embargo en los que la responsabilidad profesional deba ser considerada extracontractual o. También habrá responsabilidad extracontractual si se acepta el cúmulo de responsabilidades. y que expresamente dispone: “Habrá lugar a reclamación de perjuicios. responde como agente oficioso. 2118).La segunda clase de profesión liberal corresponde a las “profesiones y carreras que suponen largos estudios o a que está unida a la facultad de representar u obligar a otra persona respecto de terceros” (Art. 2122 debe estimarse que si el profesional ejecuta un contrato inválido o se excede del campo de las atribuciones que le han sido otorgadas por el cliente. También habrá responsabilidad extracontractual (según la posición que se asuma en respecto al derecho común en materia de responsabilidad) cuando la gestión profesional se realice son el consentimiento del interesado y se den los supuestos de la agencia oficiosa. 2129. supletoriamente. constituye una actividad ilícita de acuerdo a las normas generales de cuidado y prudencia que la sociedad exige a sus miembros. por ejemplo cuando el Estado nombra a un abogado de turno para representar a quien no puede procurárselo por sí mismo. Esta misma norma rige para las profesiones que e regulan por las reglas del mandato. 2006. por las de contrato de arrendamiento de servicios inmateriales (Art. 1546). Habrá también supuesto de responsabilidad precontractual. además de comportar un incumplimiento de los deberes profesionales. Por otra parte todos lo daños que el profesional cause a terceros en ejecución del contrato se regirán evidentemente por la responsabilidad extra contractual. Concretamente. ya que para ellos el contrato no les resulta oponible. 2125. según las reglas generales de los contratos. se aplicará la norma del Art. que obliga a las personas que por su profesión se encargan de negocios ajenos y que se excusen de asumir un encargo que les fuere ofrecido. El incumplimiento de ésta obligación precontractual dará lugar a la correspondiente acción de perjuicios. como cuando el deber de actuación profesional proviene de un imperativo legal.

ya fuese ante el pueblo. Para ello. aunque con distintas metodologías o creencias. Ya en los años 2392 AC. el juez o el jefe de la tribu. con la única finalidad de evitar que siguiese operando. lo que podría considerarse hoy como negligencia. es lo que nos falta por resolver. a quienes se les entregaba en ocasiones al médico para que hiciesen justicia. Sabemos que el derecho romano establecía la culpabilidad del médico aun cuando habiendo procedido bien. o si vacía a alguien una cavidad con el cuchillo de bronce y le deja sin ojo. extracontractual. el médico podía perder una o ambas manos si era cirujano. Establecíase.La naturaleza jurídica de la relación médico-paciente ha sido clásicamente analizada desde dos corrientes de pensamiento: una corriente acentuadamente anticontractualista sostenida fundamentalmente por juristas del siglo pasado. el otro quedaba obligado a pagar en monedas o especies. nos cuesta determinar cuál es la naturaleza de la relación jurídica que mantiene con su paciente. el concepto de responsabilidad médica. Hoy. se le deberán cortar las manos". en todos los tiempos y en las distintas civilizaciones se ha pretendido establecer a que responde la relación médico-paciente. . dedicaba al menos nueve artículos de los 282 de que constaba a las faltas y castigos para los médicos. mientras que ante fallos o yerros con resultados graves. En este asombroso cuerpo de leyes se encuentra el concepto más primitivo de contrato médico-paciente o pacto médico-enfermo. Mucho antes en el tiempo aparece. En otras palabras. en todo caso. y otra contractualista que se ampara y desarrolla tomando como base un fallo de la Sala Civil de la Corte de Casación francesa del año 1936. Señalábamos que en el fuero juzgo español la condena podía quedar en manos de los familiares del enfermo perjudicado. Los sistemas de responsabilidad colocaron a muchos médicos. Con el gran Alejandro Magno se estableció la pena de crucifixión para el médico que abandonase libre y voluntariamente a un enfermo. Ya en el Código de Hamurabi se establecía la división entre responsabilidad civil y penal. La cuestión inicial de considerar la responsabilidad del médico contractual. que "si un médico abre a alguien una gran herida con el cuchillo de bronce y lo mata. lo que permitía que los yerros o faltas no dolosas ni graves fuesen castigadas con sanciones económicas o indemnizaciones a los perjudicados por el actuar del médico. sobre todo tratándose del médico que ejerce liberalmente su profesión. en nuestro derecho. pues a cambio de la prestación del servicio de uno. los resultados fuesen negativos debido a cierto abandono. Hoy. la relación médico-paciente desde ambas perspectivas. como consecuencia del incumplimiento de una obligación del contrato o. a raíz de la acción u omisión de un ilícito civil. Con el Fuero Juzgo español se dispuso entregar al médico a los familiares del enfermo dolosamente abandonado. en el deber de responder de su bien hacer. Lo que varió a lo largo de los tiempos fueron los conceptos de culpa y pena. desarrollaremos en los siguientes capítulos. la duda no se nos presenta en cuanto al reconocimiento de la responsabilidad del médico cuando en el ejercicio de sus funciones causa daño a un paciente. por ejemplo. termina concluyendo la memorista. cuando el Rey de Babilonia Hamurabi dictaba su célebre código.

Por el contrario. paga los honorarios al facultativo.LA RESPONSABILIDAD MÉDICA DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL Siguiendo a al prof. en algunos casos este contrato puede ser de ejecución instantánea. y ex ministro E. c) Es un contrato consensual El contrato médico se perfecciona por el acuerdo de voluntades que existe entre facultativo y paciente. El paciente a su vez. Aún así. para el paciente por su parte. en virtud del artículo 40 del Código de Ética del Colegio Médico de Chile. La obligación fundamental para el facultativo es las de prestar sus servicios profesionales y. cuando el médico manifiestamente no cobra honorarios. d) Es un contrato de tracto sucesivo El contrato de prestaciones médicas. b) Es un contrato principal La prestación de servicios médicos puede estar asociada a la suscripción de contratos que dependan del mismo. éste lo examina y en seguida le prescribe el medicamento necesario. existe la posibilidad que en algunas circunstancias este contrato sea unilateral. Paillás podemos definir el contrato de prestaciones médicas como un contrato sinalagmático. los contratos solemnes no producen ningún efecto civil si no se cumplen las formalidades o solemnidades a que están sujetos y. es la de remunerar los servicios prestados. aquellos en lo que las obligaciones se cumplen apenas se verifica el contrato. esto es una práctica común entre los médicos cuando tratan a otros colegas o familiares de éstos. en cuanto a las obligaciones que de él emanan. que el contrato ha generado sus efectos y se ha extinguido a través del cumplimiento inmediato de las obligaciones contraídas. es de este tipo puesto que para el médico existe el deber de otorgar cuidados al paciente que son consecutivos al tratamiento y. CARACTERÍSTICAS a) Es un contrato bilateral. se sancionan por ello con nulidad absoluta. de no ir en contra de las prescripciones del médico. Vemos entonces. la del paciente. el de continuar con el tratamiento prescrito. como es el caso del contrato de servicios hospitalarios. y no requiere para perfeccionarse de solemnidades establecidas de acuerdo a la naturaleza del contrato. Sin embargo. Las partes de éste son el médico y el paciente. que pone a cargo del médico la obligación de dar cuidados al paciente. vale decir. Por ejemplo en los supuestos de diagnóstico y receta médica. sin advertírselo”. en todo caso. y obliga a éste a remunerar al profesional (si bien ese contrato puede ser gratuito) y. e) Es un contrato intuito personae . en que un paciente concurre al médico.

que el contrato es rescindible unilateralmente. los aspectos más ambiguos de esa relación. en cierta medida. existe beneficio económico para ambos. para el paciente el recibir los servicios profesionales del médico y. en tanto pueda remunerarlo – salvo que el mismo consienta en otorgar servicios gratuitos -. cuestión harto controvertida por las diferentes teorías que se han sustentado por la doctrina y la jurisprudencia”. son esas mismas particularidades las que llevan a parte de la doctrina a inclinarse por la tesis de que se trata de un contrato innominado. sui géneris. Esto ocurre en el caso que el médico no cobre remuneración alguna por la prestación de sus servicios. en lo que respecta al profesional médico. no subsumible en ninguna de tales figuras. g) Es un contrato innominado El contrato que estamos estudiando. sin el apoyo de la regulación civil legal. para este último el derecho a percibir una remuneración. este contrato no reviste tal característica. Tomando como base el supuesto de la existencia de un contrato en la relación que se origina entre médico y paciente. resulta obligado el cuestionarse sobre la configuración jurídica de este acto. es necesario analizarlo de tal punto de vista. f) Es un contrato generalmente oneroso En el contrato médico. Por tanto.En lo que respecta a la relación del paciente frente al médico. lo que servirá para aclararnos. De todos modos. Por otra parte. ya que para el facultativo es irrelevante quién es su paciente y por regla general atenderán a toda persona que requiera sus servicios. éste podría terminar el contrato por incumplimiento del paciente de sus tratamientos. tomando en cuenta sus condiciones personales y profesionales de éste resulta fundamental en la celebración de dicho contrato la consideración de su persona. Sin embargo. en caso de haber error en la persona del médico o por no haber sido satisfecho en sus pretensiones. A pesar de haber unanimidad en el reconocimiento de la posibilidad de existencia de un contrato en la citada relación jurídica. Pese a esto. con lo que opera la condición resolutoria tácita al no cumplir una de la partes lo pactado. los rasgos de la relación que nos afecta irán apareciendo precisamente cuando intentemos encuadrarla en algunas de las categorías contractuales que parecen más afines. Analicemos brevemente las teorías acerca de la naturaleza jurídica del contrato de prestaciones médicas. De esto deriva. lo cual veremos más adelante. De hecho. en cualquier momento por voluntad del paciente. puede darse la situación de un contrato de prestaciones médicas gratuito. en lo que hay verdaderas divergencias es en la naturaleza jurídica del contrato. es diferente a todos aquellos tratados tradicionalmente en la ley o por el legislador. Abordaremos este punto al tratar la naturaleza jurídica del contrato de prestaciones médicas. .

no habiendo representación ni mera ejecución en el negocio celebrado entre el médico y el paciente. parte de la pertenencia que se da al médico en las profesiones liberales. Por este último se entiende. no puede hablarse de mandato. Por último. una a ejecutar una obra material y la otra a pagar por ella un precio definido. aquel contrato por el cual las partes se obligan mutuamente. TEORÍA DE LA LOCACIÓN O ARRENDAMIENTO DE OBRA Sostiene que la actividad profesional del médico puede enmarcarse dentro de las disposiciones de un arrendamiento de obra. tendencia que ha sido largamente superada. Según esta. Por otro lado. esto es algo que no encaja en el ejercicio de la actividad médica. Por un lado el mandato tiene por objeto la realización de negocios o actos jurídicos. recíprocamente. el mandatario debe someterse a las instrucciones del mandante. ella no existe en el supuesto del contrato médico. ya que la prestación de servicios de estos profesionales – en opinión de la doctrina mayoritaria – no compromete un resultado. implica un arrendamiento de servicios en el que una parte promete a la otra la prestación de servicios y esta última. lo cual no se da en la relación médico-paciente debido a que “el médico goza de una independencia técnica que le otorga la facultad de elegir el tratamiento y los medios necesarios para la curación del paciente. que es la realización de la misma. En efecto. a salvo. la realidad actual de las relaciones humanas. se ha criticado la insuficiencia de esta teoría para abarcar todo el cúmulo de relaciones que derivan de la prestación de salud. no da pie para el encasillamiento romano ni la división entre trabajos nobles y trabajos serviles. Esta tesis en el Derecho chileno. ya que éste tiene total independencia. el médico no se obliga a curar al enfermo. TEORÍA DE LA LOCACIÓN O ARRENDAMIENTO DE SERVICIOS Esta teoría se fundamenta en que el contrato de prestaciones médicas. el arrendamiento de servicios versa primordialmente en la prestación de un servicio de carácter material o físico. Se suma a lo anterior que en el mandato. sino a realizar el diagnóstico y tratamiento adecuado para el logro de esa curación. que de ningún modo puede asimilarse a unas <<instrucciones>> que el facultativo debe seguir”.TEORÍA DEL MANDATO La teoría del mandato encuentra su origen en el Derecho Romano. claro está. . Además. Sobre este tipo de obligaciones volveremos más adelante al tratar los efectos del contrato médico. promete una remuneración en dinero. que mientras en la locación de servicios se requiere subordinación. como ejercicio de profesión liberal. el médico es un mandatario del paciente por cuyo encargo se obliga a realizar actos médicos. sino que sólo una obligación de medios. las que están reguladas en el Código Civil en el artículo 2118 – citado anteriormente – inserto en las reglas del mandato. Se ha objetado a esta teoría. Las críticas a esta teoría parecen bastante evidentes. ya que por éste se genera una obligación de resultado. radica en el mismo concepto de locación de obra. el consentimiento de éste. La principal crítica a esta posición. Además.

aparece incompleta e incluso conducente a una falta de seguridad jurídica. éste. hospitales. no quiere decir que esa relación exista entre el facultativo y el paciente.dentro de las figuras anteriores. la problemática que se plantea a lo largo del estudio de todas las teorías anteriores y de esta última en particular. ya que “nos llevaría a afirmar la existencia de infinitos contratos innominados. resulta la alternativa más conveniente a seguir luego de las dificultades que se encuentran al circunscribir la relación médico-paciente. frente a disputas nacidas de la aplicación o efectos del contrato de prestaciones médicas. existen supuestos en los que cabe la vinculación contractual de un facultativo por un contrato de trabajo. como son la dependencia y subordinación. de acuerdo a esta teoría. Precisamente. No obstante. etc.. Elementos principales de la relación laboral. el hecho que este profesional pueda realizar su actividad en el marco de un contrato laboral. se obligará a proceder a su calificación. . Sin duda.TEORÍA DEL CONTRATO DE TRABAJO Como su nombre lo señala. ambos elementos que difícilmente se pueden pasar por alto al regular una relación en la cual los intereses que están en juego – la salud y la vida – son de relevancia inconmensurable. nos deja entrever la precaria situación en la que se encuentran los jueces a la hora de aplicar justicia. al amparo del principio de autonomía de la voluntad. sin que las figuras típicas del Código Civil tuviesen más aplicación que unos cuantos supuestos perfectamente estereotipados”. con los que el médico se relacionará por medio de dicho tipo de contrato. bajo esta teoría se enmarca al contrato de prestaciones médicas como contrato de trabajo. son totalmente ajenos a la relación médicopaciente. vale decir. esta posibilidad no la consideramos la más acertada. Una solución atípica o sui generis. enmarcarlo dentro de alguna categoría. TEORÍA DEL CONTRATO INNOMINADO O ATÍPICO El calificar el contrato médico como tal. Sin embargo. como los servicios prestados por éste en el seno de instituciones de salud. sin mayor éxito – ya que en todos los casos se pueden apreciar objeciones o críticas que desvirtúan su total aplicación .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful