Biopolítica

M. FOUCAULT: EL NACIMIENTO DE LA BIOPOLÍTICA.
Álvarez Yagüe 1. Política versus Naturaleza

Puede que sorprenda en un principio la conjunción de estos dos términos, política y naturaleza, pues se diría que reenvían a espacios categoriales absolutamente divergentes; y así como no podemos decir de un número que sea verde o azul, porque es ajeno a todo color, no podríamos hablar con sentido de “política de la naturaleza” porque ésta es por definición opuesta a lo artificial, reino al que pertenece por principio el concepto de política. Pero si reparamos, esa primera impresión se revela atávica, pues ha tiempo que esa barrera que separaba naturaleza y artificio fue derribada. Al menos desde que Descartes tratara de explicar el funcionamiento de lo vivo siguiendo el modelo de la máquina. La capacidad de intervención humana era de ese modo potenciada: como construimos y reparamos nuestras máquinas, así podremos hacer con esa compleja maquinaria que es el mundo natural construida por el Gran Ingeniero. Y la cosa ha llegado lejos, muy lejos, y a mas de uno no le gustará lo hecho, y apoyaría la queja de Mefistófeles al Señor, respecto a que este “pequeño dueño del mundo” estaría mejor sin el poder de su razón. La in-

tervención sobre lo que aún llamamos “natural” es de tal envergadura que empezamos a sentirnos responsables de la naturaleza. Ésta ya no es algo que aparece como externo, enfrente, sino como resultado de nuestros actos, de nuestras decisiones. Por eso hoy ante una catástrofe no reaccionamos como antes lo hacíamos. Cuando la riada ha anegado cultivos, arrasado viviendas, ahogado animales y acabado con vidas humanas, nos preguntamos si tales fatales consecuencias se podrían haber evitado. No nos resignamos: pensamos que si tal vez la falda de los montes que caía sobre el río no estuviera quemada las aguas no hubieran aumentado tanto su caudal; o si no se hubiera construido en las tierras de ribera en que el río espontáneamente se aliviaba el agua no habría corrido con tal ímpetu arrollador; para no hablar en términos más hipotéticos, de la causa de la anormal frecuencia de lluvias torrenciales concentradas... Así como hace tiempo que ya no naturalizamos la pobreza o el crimen, los tomamos como cuestiones sociales, cada vez más nos planteamos lo natural como social. No nos confrontamos con la naturaleza, sino con lo que nosotros hemos hecho de ella, con nuestro reflejo en ella, o, para

decirlo con Hegel, con nuestro Espíritu objetivado. Es ésta una característica definitoria de lo que algunos sociólogos han denominado Segunda Modernidad, su reflexividad. En el doble sentido del término, de reflejo objetivo y de la reflexión que suscita en nosotros, la apelación a nuestra responsabilidad, a dar cuenta de1. La conversión de la propia vida en su dimensión biológica en objeto al alcance de nuestros designios y planes ha sido un paso decisivo más en esa subjetivación del mundo, en ese poner todo en manos del sujeto. Hace tiempo que la esfera pública se ve ocupada en un debate ético-político en que lo biológico de la vida está en juego: cuestiones como el tratamiento del dolor, el aborto, la eutanasia activa o pasiva, la eugenesia positiva o negativa, clonación reproductiva o terapéutica, etc. Presupuestos y conceptos éticos básicos están ahí implicados: dignidad, autonomía, comprensión de nosotros mismos qua humanos. Y también, claro es, de carácter político, pues nunca es completamente separable lo uno de lo otro: libertad, igualdad, decidibilidad democrática, justicia. Cuestiones que nos preocupan y ocupan, pues son muchos los que no están dispuestos a

que Tecnocracias, Iglesias o Gobiernos determinen que va a ser de ello, que va a ser de nuestras vidas. Tememos ciertamente los dogmas de las religiones, pero no inspiran demasiada confianza lo que Giddens llama instituciones auto-referenciales2, como por ejemplo el hospital, en las que nuestra capacidad decisoria desaparece desde el momento que cruzamos el umbral de entrada; tampoco la medicalización gubernamental de nuestras vidas, y no digamos ya la interferencia del poder del Mercado en todo ello.
2.Vida versus Pólis. Aristóteles y Hannah Arendt.

En ese paso por el que la vida se hace disponible atisbamos que un cambio de calado, acaso de dimensión civilizatoria, está en curso. Por lo pronto es toda nuestra estructura de comprensión de lo político la que es puesta en cuestión. Así lo vio quien hasta ahora ha investigado y pensado mejor y mas a fondo la genealogía de todo esto, Michel Foucault. Para él el nacimiento de la biopolítica, de la entrada de la vida, bíos, en la esfera política, en el ámbito de la pólis, marcaba toda una cesura histórica, toda una ruptura de una forma de pensamiento; concepto éste que en él implicaba algo mas que ideas y argumentaciones: en-

74

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA Nº 203

Su libro La condición humana (CH). a diferencia del trabajo. considerada “por naturaleza”. por las relaciones de parentesco. la capacidad deliberativa y la consiguiente alternancia en el gobernar y ser gobernados. digamos. por la desigualdad. por que solo tal es lo propio de los libres e iguales4. en un producto duradero. el lugar de la producción y de la reproducción. ha permanecido lo que era para Aristóteles: un animal viviente y además capaz de una existencia política. La casa es. la palabra razonada. Quedarán pues excluidas de la pólis las relaciones despóticas o instrumentales. la jerarquía. opone la relación dia-lógica.lo uno con lo otro. el lógos. de lo biológico. del desarrollo de nuestras potencialidades. pues. el de la pólis. el de los hombres libres e iguales. el oíkos. pero también de la interpretación de un ser humano que ya de por sí es político. El mundo de la casa está marcado por el curso de los procesos vitales. y la esposa porque. pudiera tomarse todo él como un hondo desarrollo de esa oposición conceptual. es el espacio de lo que denomina labor. observaremos que todas ellas se construyen por contraposición con un ámbito determinado. sino del “vivir bien” (eu zen). Y ahí pasamos del mero existir a lo mas distintivamente humano: de la necesidad a la libertad. Era preciso superar ese ámbito urgido por la satisfacción de las necesidades biológicas para acceder al de la libertad. pues será el ámbito no de la vida y su necesidad. criticando a los que confundían -ayer como hoy.trañaba prácticas. esquemas institucionales. que discrepaba no sólo de la versión frecuente. la obra que ha trazado el conjunto de las categorías básicas del pensamiento político occidental. Por eso Aristóteles empieza su libro por aquí. y el hogar de la prole y su cría. comunidad. durante milenios. por lo que en realidad vengan a ser como “instrumentos animados”. el de la “casa”. lo que es impropio del medio político. le empuja a juzgar que es un lógos falto de autoridad sobre los sentimientos y pasiones. el que en la casa todos. “El gobierno doméstico -nos dice Aristóteles. del trabajo para la procura de bienes y satisfacción de las necesidades. estructuras de visibilidad. si leemos del filósofo griego Política. como la que que mantiene el amo de la casa (despótes) con sus esclavos. en realidad. lo propio de pólis frente al despotismo y su instrumentalidad. al paternalismo que reduce al ciudadano a la condición de in-fante (no-habla) o a la del que no es dueño de sí. Esa delimitación respecto a lo biológico y natural se da desde la interpretación misma de la celebre definición aristotélica del hombre como “animal político” (zóon politikón). se vean sometidos al padre padrone: los esclavos por su lógos deficiente. Este espacio y el vínculo entre sus agentes aparecen marcados por lo natural. etnia6. pues su consumo exige su continuo rehacer. los hijos por su lógos aún no suficientemente desarrollado. empezando por la que nos define. sino que se llega a ser5. de ahí la necesidad de la brida del marido. pero también las regias o paternalistas como las que el padre tiene con sus hijos. por tanto no se es ya político como se es miembro de una especie. Para Arendt esa condición humana es una potencialidad que se realiza en la acción con los demás. La relaciones de la casa están marcadas por la verticalidad. La categoría de política. el lugar de la familia. y la aristocrática que mantiene el marido con su esposa. del quehacer cotidiano para obtener el sustento. de conocimiento y de intervención. asemeja el hombre a muchos animales. debida a la influencia de Tomás de Aquino. algo. de lo dado a lo por decidir. el hombre moderno es un animal en cuya política su vida de ser viviente está en cuestión”3. etc. que como los ciclos de la naturaleza se repite una y otra vez. si bien no le queda mas remedio a Aristóteles que reconocer que posee lógos maduro. En efecto. Sería debido a una condición que Aristóteles estima natural. Los sujetos políticos no son para Arendt algo dado. y creían que las mismas pautas habían de imperar en un campo y en otro. Ha sido Hanna Arendt quien con mas agudeza ha insistido en esa contraposición del ámbito político y su componente de artificio frente a los procesos naturales que determinan el mundo del oíkos. sin concretarse. algo que. Pólis se delimita totalmente frente a él. pasar del cam- Nº 203 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA ■ 75 .es una monarquía”. como si pudiera serlo al margen de la pólis. que nace como tal. de una manera u otra. En un memorable pasaje de La voluntad de saber se sintetizaba brillantemente la idea nuclear: “El hombre. no son algo natural. Lo que hoy habría que recordar ante tanto intento de acomodar el artificio político a lo ya dado previamente: identidad. un ámbito fuertemente unificado por el poder de uno. como animal social (animal socialis).

Desde la modernidad se habría dado el surgimiento de un nuevo fenómeno. o la del “gobierno de los niños” de la que se ocupaban obsesivos pedagogos. tendríamos que remontarnos al surgimiento de esas técnicas de gobierno para comprender realmente de qué hablamos. Por eso. la invasión de lo público por la “administración doméstica colectiva”. al mismo tiempo elevó la labor en el terreno de las acciones. la del “gobierno de las almas”. a partir. Y el “fin 76 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA Nº 203 ■ . sobre la que incidía la pastoral católica y protestante. el término biopolítica. Politi o Gentillet. no podría estar más lejos de todo esto pues significaría el triunfo del tipo de acción que representa la labor. como de hecho consideraba que lo era la expresión “economía política” (CH. sus costumbres mas o menos nocivas. pero también de mentalidades. como el oíkos. convirtiendo la vida y los procesos de la especie en su conjunto en objeto central. Así se presenta efectivamente si damos toda su hondura a los conceptos. fueran estos el vigor de la población como fuerzas para sus ejércitos o su perfecta aptitud para la producción de bienes. que hubiera juzgado una contradicción en si mismo. pero que en realidad significa un traslado de las formas de éste al ámbito público. sino aquello en que la política ha de sumergirse. La pólis es el espacio de la acción (praxis) de la palabra (lógos). de riquezas. El conformismo.79). En este sentido la modernidad prolongaría a su modo el rechazo por parte del cristianismo de todo lo que comportaba la esfera pública encarnada en la pólis. su vigor. sino que lo potenciaría al máximo. La biopolítica llegará a ser la mejor expresión de unas técnicas de gobierno. En autores oscuros como La Perrière. al nivel de la nación. de hábitos o de enfermedades extendidas. Tertuliano lo expresaba sin ambages “nec ulla magis res aliena quam publica” (nada nos es mas ajeno que la cosa pública) (CH. la población como proceso natural. El resultado de sus siempre originales reflexiones podría exponerse como sigue.8 Es un tópico referirse al poliédrico Maquiavelo para fijar ahí la concepción moderna del poder o también de la política. de condiciones de las tierras. Su desarrollo y definición tendría lugar en el momento de la modernidad. su salud. nunca empleó. según esta interpretación. entre otros.42). Vanidad de vanidades parecía a él la antigua pretensión de la inmortalidad mundana de la gloria a través de la acción. una nueva esfera que ya no es estrictamente privada. el triunfo del animal laborans. sus variantes de crecimiento. pues comporta la extensión de la administración de la casa. Pero no es ahí a donde dirige su mirada Foucault. La vida con todas sus urgencias y violencia ya no será aquello que era preciso superar para dar paso a la libertad política. F oUcaUlt : El Nac iM iE Nto DE l a B iop o l í t i ca . el de la población.7 3. No se ocupa de un territorio. A los medios de intervención gubernamental o estatal se les habría ido planteando el problema de cómo influir sobre él para obtener unos designios determinados. etc. lo que ella tenía de “mundo”. sino de una pluralidad de cosas que tienen cada una su especificidad. particularmente tratada por el neoestoicismo. po del negocio (nec-otium). de lo que se denominará gubernamentalidad (gouvernementalité). En su lugar se situaría la sacralidad de la vida misma. se trata de recursos. y de la relación del hombre con ellas. de paso del siglo XVIII al XIX. en esa cesura tan estudiada por nuestro autor. ni tampoco los republicanos del Arte de la civitas. Lo político estricto sensu desaparece convertido en gestión de los procesos de la vida. Todo el largo proceso moderno de secularización no solo no removería este elemento. El arte de gobierno. en lo que ésta tenía de ente autónomo. Elyot. Unos textos que no son ya los morales del género de Consejos para príncipes. de ámbito compartido. al del ocio (scholé) que para Arendt ha de entenderse particularmente como libertad para la actividad política. si bien ha sido la primera pensadora en comprender la significación de este punto en el devenir de nuestra cultura. con la consiguiente destrucción de ambas. Toda una nueva lógica del poder de extraordinaria consecuencias se perfilaría ahí. la vida política (bíos politikós). Nuestro mundo actual. Y con su elevación valorativa arrastraría todo aquello que con ese fin estuviera relacionado. Fue Foucault quien investigó la genealogía de esa entrada de bíos en el terreno de la política. de envejecimiento o rejuvenecimiento. la “economía nacional”(CH. Se trata de “disposición” no de algo jurídico como el establecimiento de una ley sino de tácticas diversas. con sus propias legaliformidades. Sería la vida. Lejos quedaría el desprecio antiguo por el esclavo que había preferido conservar la vida aún a precio de su libertad. sus tasas de natalidad o mortandad. el verdadero fin.M. que sepamos. Paruta. el de lo social. El cristianismo opuso el ideal de la vita contemplativa al ideal antiguo de la vita activa. La biopolítica surgiría al hilo de la emergencia de un fenómeno nuevo. vemos desarrollarse un “arte de gobierno” que en el XVI tenía relación con una problemática más general como era la del “gobierno de si”. la oikonomía. los valores de utilidad y placer. que pondrá fin definitivo a la vieja separación de las dos esferas. lo ya supuesto en el despliegue humano de la acción y no ésta. pues. aquello que debía ser conservado a cualquier precio. privada y política. Las artes de gobierno ya no tendrán nada que ver con las habilidades de una autoridad para conquistar un territorio o permanecer en el poder. ¿No lo había explicitado con claridad Hobbes al hacer origen y razón del Estado la protección de la vida? Arendt.42). del actuar junto a los demás. sino justamente a la literatura antimaquiaveliana que aparece inmediatamente con la publicación póstuma de El Príncipe. administración al servicio de las necesidades perentorias de la especie. la forma de ejercicio del poder característica de nuestra época. Gillaume de La Perrière las definía como “una recta disposición de las cosas y de su cuidado para conducirlas a un fin conveniente”. esto es. del siglo XVI y que se dilatará ampliamente en el tiempo. y el Estado nacional su organización. la unicidad propia de la familia se expande fuera de su original ámbito y la nación es concebida como una gran familia.

accidentes. La teoría de la policía adquiere. aptitudes) y negativos (pobreza. su finalidad ya no será la del poder de una persona o grupo. austriacos y rusos. y la perspectiva central de la conexión entre los elementos constitutivos de la vida individual y el incremento de las fuerzas del Estado. almacenamiento. territorio y población. sino del incremento de la fuerza del propio Estado cuya vida se abre a un tiempo infinito. es el hombre. Las técnicas de gobierno cristalizarían en dos campos especialmente: en un primer momento (siglos XVI y XVII). represivo. de cuyos aspectos positivos (educación. Nos situamos. de las fábricas. de cada cosa. de la circulación de las mercancías y el dinero. El primer paso en el camino hacia la biopolítica estaba dado. La verdadera materia de la policía es el viviente. a la que otorgan un alcance enormemente amplio y variado. ante una reflexión política distinta. Hay un problema de fondo en esta época: la necesidad de adaptar el incremento demográfico en curso a las exigencias de la producción. A principios del XVIII. mercado). pero atendiendo siempre a través de ellos al aspecto del bienestar. aumento de sus habilidades).156). Tiene importancia porque en él la población se coloca en el centro de análisis. de desarrollar todo lo que sirva tanto a la calidad de vida individual como al poder del Estado. productivo. El papel de la policía. Foucault subraya este punto: “La policía se ocupa de la religión no. de los obreros.IV. sino que se acomodan a la lógica interna de cada medio. de los prolijos tratados de la policía se iría perfilando una lógica más compleja y abarcante del ejercicio de un poder que ya no sería meramente negativo. Una vez más. de la situación de un conjunto de vivientes pertenecientes a la misma especie que habitan un territorio y con estrechas relaciones entre sí. su objeto no es otro que los placeres de la vida. y que empezaba a determinar mejor su objeto. su objeto. b) el de los bienes: su producción. pues. en relación al otro. Sirvieron de base a toda una ciencia de la administración. resume Foucault. que no aíslan una esfera social de otra sino que instituyen un continuo que va del individuo. de combate de los enemigos interiores y exteriores del Estado. entonces. Nº 203 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA ■ 77 . todo ello como base de la fuerza de un Estado (DE. irreductible del Estado.III. paro. escuela. en torno a la teoría de la policía. sin embargo. en definitiva. Fundamentos de Ciencia de la policía (Grundsetze der Polizei-Wissenschaft). la literatura. la vida es el objeto de la policía” (DE. Uno. por supuesto. enfermedades) habrían de ocuparse. etc). En él volvemos a encontrar la actividad globalizante de la policía sobre la vida en sociedad de los individuos. un desarrollo por el que se constituye al mismo tiempo en doctrina del arte de gobierno y en una herramienta de análisis de la población. especialmente de la ligazón entre riquezas. Es con ambas como se irá esbozando la racionalidad específica que corresponde al Estado moderno. sobre la vida. la vida de una población en un territorio. control de rutas etc. crecimiento de la población. pues trata de potenciar. Surgimiento de la medicina social En relación con toda esta temática de la policía. 4. desde el punto de vista de su verdad dogmática. Al cuidar de la salud y de los aprovisionamientos se propone preservar la vida. que habría de recaer sobre el conjunto de las cosas y de las relaciones sociales. según el medio en que se desplieguen (familia. la necesidad de su comprensión en sus distintas facetas. en la que se formarían funcionarios prusianos. fecundidad. los aspectos de poder y saber se darán mutuamente imbricados. La primera la podemos seguir a través de los textos de Botero. de Palazzo o de Chemnitz. entendida en sus regularidades biosociológicas (natalidad. pero.212). como principio dinámico de la producción. Especificaba hasta once objetos por los que de manera mas intensa la policía debía velar. El mas destacado fue el manual de Von Justi. distanciándose al tiempo del modelo de la familia y de la remisión a la teología.Álvarez Yagüe conveniente” no puede ser ya uno como ocurre con la soberanía del territorio. sino del de la calidad moral de vida.IV. A través de la doctrina de la razón de Estado. significadas por los conceptos de Politik y Polizei. se entiende. Mientras que la segunda tiene un carácter positivo. Al vigilar el teatro. Los teóricos de la policía entienden ésta no tanto como institución sino como una técnica de gobierno. En suma.157). consiste en dar a los hombres “un pequeño suplemento de vida y al hacerlo darle al Estado un poco más de fuerza” (DE. en torno a la doctrina de la Razón de Estado. y la potencia y vigor del Estado. pasando por la familia hasta el Estado. nos dice Turquet. Delamare señalaba igualmente el carácter global de la labor de policía. los espectáculos. en un segundo (siglos XVII-XVIII). Von Justi diferencia. Importa destacar que en Von Justi aparece ya de una manera definida como objeto del gobierno policial la población. que tendrán una duración caduca. La primera sería de carácter negativo. con claridad las dos dimensiones de la tarea policial. pues su objetivo es la mejora de la vida. oficios. Turquet daba un tono utópico a estas ideas. Ese saber se denominaría “estadística” o “aritmética política”. de los pobres y del orden público. sino múltiple (potenciación de la producción. tratando del comercio. pero no dejaron de tener su influencia en los planes concretos de gobierno que el cameralismo y el mercantilismo impulsarían. La atención de la policía se extiende a todas las actividades. Serían los textos alemanes los que tendrían mayor influencia. inmanentes: no actúan desde un exterior. conservación. tendrá lugar un cambio importante en los usos de la medicina que recorre todo el siglo XVIII. Su finalidad sería doble: el fomento de las relaciones de trabajo y comercio. que versa sobre unas técnicas múltiples. en definitiva. El mercantilismo no es tomado por Foucault tan solo como una teoría relativa a las riqueza. se ocupa de las comodidades de la vida. Turquet de Mayerne le señalaba dos campos de acción: a) el de las personas. de la felicidad de la sociedad. y también al principio con la planteada por el mercantilismo. sino también como una práctica y reflexión de gobierno. salud. En ellos se destacará la lógica propia.

espacial. donde servirá al control de epidemias. de las prisiones. Con este trasfondo se irá desenvolviendo una medicina social en sentido estricto (pues social es toda medicina). en que la salud. El hospital habrá de ocupar un lugar capital en la nueva red de salud que recorre a la población. y una incorporación del médico a la propia administración como funcionario con responsabilidad sobre regiones definidas. así como su práctica posterior. de su formación física. y muy en particular de los lugares de acumulación o hacinamientos de personas. b) Función de la medicina como instancia de control social a través de la atención a la higiene. El nuevo marco que entrañaba el papel médico de la familia y los objetivos de higiene pública acabarán por transformar por completo esta institución. El concepto de “policía médica” (Medizinischepolizei) delimitará los rasgos que definen esta maquinaria de salud: un sistema riguroso de observación de la morbilidad. acerca de la fertilidad. puesto que durante mucho tiempo los hospitales no eran sino auténticos mortuorios. de las condiciones de vivienda. organización interna. pues. La higiene colectiva exige intervenciones cada vez mas frecuente e intensas por parte de la administración médica. creativa. de la morbilidad y longevidad de la población. de los puertos. Y como. a otra positiva. c) Nueva situación del hospital. o de entrada de mercancías. El primer lugar en el que se instituye el moderno Estado médico. El hospital será. que influye decisivamente en esa focalización sobre la población y sus múltiples aspectos. dada la escasísima eficiencia de sus insumos. se iría configurando a través de tres etapas cada una de las cuales perfila un modelo distinto (DE. hábitos y relaciones servirá de base a otras disciplinas como la economía o la sociología. Su incrementado saber acerca de la población. de la canalización y estado de las aguas. También aquí se desarrollaría antes que en ninguna otra parte. a extenderse hacia toda una forma de vida. a los que se iba a morir. una Ciencia del Estado (Staatswissenschaft). implica una 78 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA Nº 203 ■ . la enfermedad es convertida en problema político. Esta medicina social. entonces. sino de todo un seguimiento de la criatura para lo que los padres deben ser educados. que ahora surge con un poder social y político cada vez mayor. en el caso de las disciplinas.III. el médico será una figura cada vez más poderosa y presente en todos los ámbitos. son objeto político central. una formación del cuerpo médico controlada administrativamente. en su dimensión política más que económica. ya desde el XVII. Su objetivo de mejora de la salud de la población era entendido principalmente desde la perspectiva de la contribución de la salud individual al incremento de la fuerza del Estado. El modelo francés. Las administraciones más avanzadas dejaran de ocuparse ya del alma con el fin de su salvación para pasar a hacerlo de los cuerpos con el fin de su salud. Será preciso todo un acondicionamiento de la ciudad como un espacio especialmente vulnerable a la enfermedad. Este cuidado experimenta cambios decisivos.209ss). En una evolución característica. Aparición. hace que se intensifique y ramifique la atención a la relación conyugal. F oUcaUlt : El Nac iM iE Nto DE l a B iop o l í t i ca . del almacena- miento de los alimentos. etc. será el lugar principal de medicalización. pues ya no se trata solamente de los nacimientos y la asistencia a las enfermedades. o también socialización de la medicina. y desde un ángulo económico. desde su dimensión arquitectónica. pasamos de una labor meramente negativa. pues. objeto de diversas estrategias gubernamentales. un doble objetivo las condicionará el de maximizar su utilidad y al tiempo favorecer su docilidad. Consiguientemente. Dos rasgos característicos cabría destacar en esta política de la salud: a) Atención especial a la infancia y medicalización de la familia. Se hace necesario ocuparse de la aireación de las calles. No se trata ya sólo de curar sino de producir salud. nósos: enfermedad) o más en general de una ya estricta biopolítica en que los cuerpos. de los hospitales. La familia se transforma en un verdadero mecanismo de fabricación de individuos. de manera que pasa a ser central la relación padres-hijos respecto a la relación conyugal: se intensifica esa comunicación en un sentido terapéutico. por la obtención de una sana descendencia. La noción de “régimen” que comporta todo un conjunto de cuidados y medidas preventivas se traslada al ámbito colectivo.M. La preocupación prioritaria por la reproducción. como ocurría con los sistemas disciplinarios. obtenido a través de nuevos mecanismos institucionales. y no tanto a la potenciación de la fuerza productiva. pasando por el emplazamiento de médicos y dispensarios a través de todo el territorio. en que se define una biopolítica es Alemania. desde el individuo en el seno de la familia. de una nosopolítica (del gr. lugares de los que no se salía. no ya meramente un sistema de parentesco y de transmisión de bienes como lo era principalmente en épocas anteriores. y de la medida médica aislada a todo un código de vida. de su higiene. desarrollado en la segunda mitad del XVIII. La familia. y con ella el despliegue de unas prácticas de medicalización indefinida del conjunto de la sociedad. a su disposición como lugar no solo de cura. Se asiste a un cuestionamiento de su función desde un doble punto de vista: médico. las atenciones estrictamente médicas relativas a la enfermedad tienden a transformarse en prescripciones de conducta. sino de extracción de un saber y de formación del cuerpo médico. pendientes de la calidad de su nutrición. También aquí observamos el doble paso de la mera cura negativa a la generación de salud. Esta labor intensa de aculturación médica situará a la familia en un eslabón intermedio y principal entre los cuidados del individuo y las estrategias globales de la salud pública. Toda una extensa literatura aparecerá al respecto. de la siniestralidad. a ocuparse de otras áreas. una pieza central en este encuadramiento médico de la población9. Los padres atenderán mas minuciosamente a cada uno de sus vástagos.

El paso decisivo hacia la nueva tecnología de gobierno que encarnará la biopolítica vendrá posibilitado por la influencia de una nueva disciplina teórica y práctica. no de reglamentar. no el de la medicina de Estado alemana. una medicina administrativa encargada de cuestiones generales como vacunas. analizado ampliamente por el fisiocratismo planteó este tipo de reflexión (STP. Se plantea emplear la propia dinámica de las cosas para poder darle una orientación que no le sea ajena. la economía política. que han de ser protegidas. 65). Se requiere poner límites al intervencionismo. epidemias. 5. que la intervención se deje guiar por el curso natural de los elementos. La medicina se pone en contacto con otras disciplinas. que eran también los propios de la policía. 349ss). Son los fisiócratas los que en un principio mostrarían la ineficacia de los mecanismos de intervención exterioristas. hospitales. Protección médicosocial de la burguesía y capacitación de la fuerza de trabajo son en principio los dos fines de esta vía inglesa. a la combinación de la asistencia médica al pobre con el control de la salud de la fuerza laboral y la capacidad de observación de la salubridad pública. con motivo de las reflexiones del mercantilismo relacionado tanto con las doctrinas acerca de la policía como con los planes de la medicina social. pues. que no en vano iba articulada a la reflexión sobre la población. Precisamente el concepto que surge ahora de salubridad no es lo mismo que salud. La norma la pauta la regularidad del propio fenómeno. se trata de gestionar. de intervenir sobre curvas de normalidad (STP. Por último. talleres. aire. Se afina un sistema de observación y análisis de los espacios susceptibles de ser focos mórbidos. El problema acuciante y tan debatido en el siglo XVIII de la escasez del grano de cereal. sino de una corriente que representó una dirección opuesta: el fisiocratismo.Álvarez Yagüe medicina urbana. las cifras que determinan lo que ya no es soportable. o de la policía.. No es del todo accidental que el curso en el que Foucault abordó tanto el ordoliberalismo alemán como el neoliberalismo americano llevase por título Nacimiento de la biopolítica10. por su adensamiento de relaciones. debido por una parte. y. etc. o. un concepto que jugaría un papel crucial en biología a través de Cuvier. que las curvas de normalidad recogen. Toma a la ciudad como un lugar de especial atención por su peligrosidad social. la prohibición del almacenamiento acaparador. Será el modelo inglés. el control interno antes que a la exclusión en las afueras del recinto urbano. No es. La población comporta todo un conjunto de procesos naturales que rechazan una intervención extraña. tendríamos la Social medicine inglesa del siglo XIX. diferente de la lógica implícita en las doctrinas de la Razón de Estado. a las condiciones materiales y sociales que posibilitan la salud. la división. lejos de resolver el problema multiplicaban exponencialmente las intervenciones. La influencia capital del modelo de la Economía. en particular entre grupos religiosos. En primer lugar atendiendo al problema médico-social que representan los pobres. En los distintos campos hemos ido poniendo énfasis en la emergencia del fenómeno de la población.. Su punto de ataque central será la fuerza laboral. etc. que terminaría por distanciarse de la forma que tenía en los campos de origen que hemos rastreado. Al hilo de todo ello llegaría a definirse una nueva tecnología de gobierno. o del mercantilismo. como la química. claro. La Economía política Nº 203 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA ■ 79 . en la conformación de este nuevo tipo de poder que representa la biopolítica. de intercambio de mercancías y personas. por otra. esto es. el espacio o el medio el punto nuclear de esta medicina. que habrá que habilitar en las mejores condiciones de salud. protección respecto de las posibles revueltas sociales. impositivos. pues se refiere a las condiciones del medio. que suscitaba temores no siempre fundados. tienen su propia naturaleza. al perfeccionamiento de la cuarentena. fuente de enfermedades que pueden transmitirse a las gentes de bien. Las cosas no son completamente maleables. sea ella más alumna que maestra. su dinámica autónoma. de manera que la desviación del equilibrio natural pueda ser fácilmente corregida. a menudo reacia a la intervención. La constitución más tarde. respecto determinados lugares. delimitando con claridad cuales son los umbrales de peligrosidad. Las tácticas masivas de imposición mecánica se revelaban ineficaces. a causa de la superposición en él de tres sistemas médicos: el de una medicina asistencial. cárceles. El gobierno económico debía tener presente el comportamiento “natural” de los factores económicos. formas que operaron durante algún tiempo en los planes de la medicina social. agua. La reflexión liberal prolongaría y afinaría la lógica que aquí se apunta. el que acabe generalizándose. ni el urbano francés. lo que despertará algunas resistencias. Se recurre al modelo de la peste antes que al de la lepra. La Hygiène publique no se ocupa tanto del individuo como del medio. La actuación debía ser de otro orden. en el último tercio del XIX del Health Service. también. el establecimiento de barreras a la exportación. propiedades de los suelos. Pero ahora ya no bajo el modo del mercantilismo. manteniendo cierto carácter autoritario. y una medicina privada. de utilizar lo que Foucault denomina “dispositivos de seguridad”. pasará ya de tratar a pobres y trabajadores a extenderse a toda la población en general. Medidas como la fijación estricta de precios. como el de favorecer el juego de los intercambios. en este último caso la conexión se dio sobre todo con la medicina estatal alemana. considerado la primera doctrina liberal. Fourcroy con Lavoisier. los necesitados. Ya hemos tenido oportunidad de referirnos al papel de la economía. etc. cementerios. objeto de aproximaciones discursivas y estrategias múltiples. mejor. procurando nivelar unas respecto a otras. La incursión en los procesos habrá de ser de carácter regulativo. cloacas. del control de la circulación de las cosas y de los elementos. reglamentistas como eran los empleados por la dirección mercantilista. sino la mano de obra. del aislamiento.

En este poder “la muerte. hospitales. el final del poder”. del “hacer morir o dejar vivir”. El carácter natural de su funcionamiento se opondrá a la artificialidad de lo político. 24). la inoculación o variolización. 255). distribuyendo los agentes. sobre las que es posible intervenir. 98). serie. Por el camino de la medicina de las epidemias. La etimología de “fisiocracia”. como término de la vida. crisis. Mediante la introducción de todo un conjunto de conceptos como los de caso. El liberalismo es tomado por Foucault no ya como teoría económica o ideología. Desde este ángulo sería el verdadero modelo de racionalidad de la forma de ejercicio del biopoder. que divide binariamente el mundo de lo permitido y de lo excluido. las reflexiones en general acerca del mercado de la droga o del fenómeno social de la criminalidad o delincuencia. sin rebasar los umbrales de alerta. Quesnay decía que el buen gobierno era “un gobierno económico” (STP. y que se desarrollaba a lo largo del siglos XVII y XVIII: el poder disciplinario. considerando que los comportamientos dependen de las variables del medio. más tarde la vacunación. Desde esa nueva lógica de gobierno se criticarán los modos de operar de la Razón de Estado y de la policía. por tanto. y su actuación debiera considerar el libre juego de las fuerzas. La Economía política será la heredera de su lado positivo (STP. riesgo. sin embargo. El liberalismo será. No se expresa a través de una prohibición bajo amenaza. peligro. incidiendo más sobre el entorno que sobre los sujetos como modo menos agresivo o invasivo y más respetuoso con la autonomía de los procesos. El biopoder no trata a los individuos en calidad de sujetos de derecho sino en tanto que seres vivientes. que había ejercido durante cuarenta años el derecho soberano de vida y muerte”. que si se ejerce sobre la vida es porque puede en cualquier momento quitarla. escandiendo los tiempos. El buen gobierno consistirá en una “arte de ejercer el poder en la forma de la economía”. sometidas a un campo de visibilidad y vigilancia 80 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA Nº 203 ■ . encauzan. El nuevo poder. el proyecto de la policía que ya en Von Justi se presentaba en su doble vertiente positiva y represiva se disocia plenamente: por un lado el acrecentamiento de las fuerzas y por otro el de la seguridad y el orden. escuelas. el poder de la Soberanía. 22). Los planteamientos neoliberales desarrollados mucho más tarde no seguirían una senda distinta. en que el efecto masa de la multitud de individuos que allí se reunía con un fin preciso era eliminado a través de diversos mecanismos de adiestramiento de los cuerpos. que llegará a caracterizarse por “el principio de la autolimitación de la razón gubernamental”(NB. el límite. antes de construir su noción de biopolítica. es evidentemente también el término. pero más particularmente por medio de dispositivos de seguridad. lo que Foucault denominaba instituciones de encierro. ni tampoco éstas las formas de la resistencia al mismo. la conducta del homo penalis habría de observarse desde el modelo del homo oeconomicus (NB. controlando el espacio. La propia diferenciación real que adquiere lo social y la instancia económica con sus órdenes específicos llevará a la ciencia económica a insistir en su especial racionalidad y a distinguirla de la lógica política tradicional. es un poder de “hacer vivir o dejar morir”12. en el momento de morir ingresa en una nuevo tipo de poder que prolongará su agonía guiado por el propósito de “hacer vivir al individuo más allá de su misma muerte”(DS. Esta ha sido en síntesis la genealogía y el esbozo de la lógica de gobierno de la biopolítica. Opera más con normas que con leyes. Una nueva tecnología desarrollada en cuarteles. en el límite aniquilan. se había llegado a una conclusión semejante acerca de cómo operar con fenómenos complejos de carácter natural. toma a su cargo la vida misma. Opera a través de tácticas de incidencia sobre lo probable. Una política económica solo podía ser un artificio que se negara como tal11. en Vigilar y castigar. En este sentido. que establece una tasa de delitos aceptable. donde la intervención no se propondría la extirpación sino el mantenimiento dentro de curvas de normalidad aceptables. Al respecto podrían servir de ejemplo las teoría de un Gary Becker. entonces. 361). estableciendo micropenalidades sobre las conductas. pero dominio según un modo natural. F oUcaUlt : El Nac iM iE Nto DE l a B iop o l í t i ca . Foucault. de physis (naturaleza) krátos (poder). un poder. el modo. Veamos ahora la estructura de esta nueva forma de poder. sino sobre todo como una reflexión sobre la tecnología de gobierno. creía constatar en el funcionamiento del mercado y en la sociedad civil el mismo naturalismo observado en la población. se hizo posible racionalizar la contingencia. Foucault toma como ejemplo la muerte de Franco. cuyas técnicas aparecen como inadecuadas. gestionando el nacimiento. el azar. que calcula los costes del poder. los hábitos de vida. de otro tipo de poder distinto al del de la Soberanía. Foucault contrapone el Biopoder al tipo precedente. la for- ma de expresión y definición de los sujetos del nuevo poder ya no será la ley o el derecho. pautando los movimientos. implicaba dominio de la naturaleza. que toma a su cargo la vida en todas sus dimensiones. nos había hablado. hacía factible contener en unos parámetros asumibles los efectos de la enfermedad (STP. talleres. y el cómo morimos. El que fuera “el más sanguinario de todos los dictadores. 6. Este poder con el que se presentaban los Estados-nación era ante todo un poder de dar muerte. La propia economía se presentará como el gobierno adecuado. Un nuevo tipo de poder. A diferencia también del poder de la Soberanía. “el marco general de la biopolítica”(NB. en particular en su brillante análisis del nacimiento de la prisión. 221). Todo gobierno tendría que adoptar el principio de la autolimitación. dentro de la que jugó un papel destacado el estudio de la viruela. de medios regulativos que gradúan. un poder mas de la mortalidad que de la muerte. La intervención controlada en la que se jugaba con los mismo elementos que se quería reconducir. atenúan.M. que inscriben su objeto en una serie de acontecimientos probables. 59ss).

desniveles) y artificiales (construcciones. Mientras que las disciplinas actuaban sobre los cuerpos en un sentido estrictamente físico sobre cada individuo. del hombre-especie. Históricamente el enlace de ambos polos. en gran parte superada por el poder definido por la noción de gobierno y de gubernamentalidad. sino de garantizar las diversas funciones en su dinámica. En ese espacio no se propone ya el adiestramiento de los cuerpos. sino también de presupuestos que había entre uno y otro13. Se obtenía así un poder fuertemente individualizante en el que cada sujeto se articulaba a un conjunto. Foucault vaciló en proyectar este poder disciplinario sobre el presente y habla de poder panóptico y sociedad disciplinaria. encuadramiento. denominado anatomo-política. En otros momentos lo tuvo por referido esencialmente a una etapa histórica.Álvarez Yagüe continuos. Y también objeto de dispositivos reguladores a través de medidas de higiene. con acontecimientos no predecibles con exactitud. al que se acogía como señalamos la noción de biopoder. de seguridad. valiéndose de la estadística.. peda- Nº 203 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA ■ 81 . por lo que necesitaba un tipo de intervención distinta. Por ejemplo la pequeña ciudad que lleva el nombre de Richelieu. de manera que se maximizaba la utilidad requerida (militar. La capital con todo su simbolismo y estética. El ejemplo tomado por Foucault es el Nantes del XVIII. de un micropoder sobre el cuerpo mediado por expertos múltiples. que estaban siendo sometidos a toda un proceso de disciplinarización. En ambos casos el poder no interviene directamente sobre la conciencia. que habitaría en la capital. donde observamos en práctica los mecanismos disciplinarios de división de calles. En cualquier caso ambos polos. que fue mandada construir por el afamado cardenal sobre un suelo en el que se demolió previamente toda edificación anterior para levantarse la nueva ciudad sobre un espacio vacío siguiendo el modelo del campamento romano. y también de miasmas. que había sido pensada fundamentalmente como la relación de un soberano. tendría lugar. Foucault rechaza las tesis de la crítica de las ideologías. de insania. el hombre-máquina. por lo que el cálculo de probabilidades es una herramienta fundamental. de las distribuciones espaciales. sistemas de seguros. con sus elementos naturales (colinas. de encuadrar de forma claustral a grupos y fijarlos en un espacio cerrado perfectamente controlado. A diferencia del espacio disciplinario.en un proceso más complejo desde la segunda mitad del siglo XVIII por la biopolítica de las poblaciones. un espacio y un tiempo abiertos. con sus divisiones estrictas que partían de una figura rectangular que se reiteraba. Muy distinta sería la ciudad de los dispositivos de seguridad. cubierta por las disciplinas. la biopolítica lo hacía sobre la población en su dimensión de especie. eliminando lo que pueda disturbarla: problemas de higiene. de tendencia creciente. ríos. el de la circulación: de mercancías en su interior y con respecto al exterior. En el XVII y XVIII aún se podía encontrar ciudades que encarnaban. sanitaria. Ejemplo de lo primero podría ser la ciudad obrera del XIX. un fenómeno dependiente tanto de los mecanismos del examen. En el siglo XVIII las dos líneas se desarrollaban aún separadamente: su articulación se produciría un poco mas tarde. ejemplo de moralidad y de acumulación de saber. cada una de estas tecnologías de poder14. de salubridad. aún a pesar de la diferencia importante no sólo de lógica operativa. será sobre series. adaptación regulativa de la población. un fenómeno colectivo que ofrecía unas constantes. pedagógica. En su obra La voluntad de saber. en la Turena francesa. escolarización. optó por hacer de las disciplinas un polo del biopoder. No es casual que este modelo cobrase en la época nueva vida en los ejércitos. El espacio urbano posibilitaría igualmente la aplicación de esas técnicas que hacían que una multiplicidad fuese al mismo tiempo funcional y sumisa.. del cálculo de probabilidades.15). y control de los individuos y sus movimientos. al aparato de producción. para obtener una orientación de conjunto. No se trata. productiva) y al mismo tiempo se obtenían individuos más dóciles. en una primera fase. Sobre él se realizarán planes que tienen como centro un problema distinto. La articulación entre ambos se posibilitaba por los planos distintos en que intervenía cada uno. circulación de personas. pero que individualmente resultaba aleatorio. sobre puntos determinados que puedan corregir los desequilibrios. La intervención. para la perfecta distribución. de fijación de las gentes y adiestramiento. con todo un territorio. sino la regulación de la poblaciones. la vigilancia. durante los siglos XVII y XVIII. Atrás quedaba la ciudad de la soberanía. relaciones entre las gentes). En realidad. en buena medida. sobre lo que se trabaja es un medio en el que los cuerpos interaccionan. El segundo campo de articulación de disciplinas y dispositivos de seguridad es el de la sexualidad. ni se parte de un vacío en el que todo será de nueva planta y sometible a un control singularizante. que sería proseguida . con esa finalidad de responder a las exigencias del capitalismo que un poder tan lagunar como el de la Soberanía ya no era capaz de satisfacer. la disciplinaria sobre los individuos y la reguladora sobre la población: el de la ciudad y el de la sexualidad.. que podían generar epidemias o estancarse y convertirse en foco permanente de morbidez. De aquí la forma de actuar de los dispositivos de seguri- dad. anatomopolítico y biopolítico conseguían el mismo efecto de adecuación de una masa. aquí estamos ante un espacio ya dado. entonces. manzanas. de las casas y su interior. observabilidad. Mas que sobre el cuerpo físico. debía comunicar perfectamente con el territorio para el buen ejercicio del poder y el aseguramiento de las diversas tareas. de carácter general. En dos campos podría analizarse la articulación de ambas tecnologías de poder. del hábitat. se trataba del cuerpo vivo. etc. cuidados respecto de la familia. distribuido en círculos concéntricos. pues. 223-224). tal como la describía Le Maître en su libro La Metropolitée (STP. ajuste del cuerpo. La arquitectura del Panóptico diseñado por Bentham sería su emblema. etc (DS.

denominado poder pastoral.. en la teoría psicoanalítica la sexualidad remite al principio de la ley.IV. la supresión de toda libertad. cuestiones relativas al conjunto de la especie. F oUcaUlt : El Nac iM iE Nto DE l a B iop o l í t i ca . se trata de un medio de conducción mas que de simple violencia. de inducción de hábitos. de donde la necesidad del control disciplinario. No faltarán en la realidad casos en que se superpongan ambos elementos: en el racismo se combinan el simbolismo de la sangre y la importancia del sexo. no implica la inexistencia de márgenes de actuación. Ambas estrategias se cruzan a través de las cuatro líneas de despliegue de lo que Foucault ha denominado “dispositivo de la sexualidad”. el futuro de la especie. El complejo de la anatomo-política disciplinaria y la biopolítica regulativa de la población comportaría un tipo de poder que es a la vez individualizante y totalizante.237). públicas y privadas. gogos. La técnica de la confesión. una estrategia de acondicionamiento de un campo de posibilidades. siempre mediadas por otros. el sexo como verdadera cifra del individuo. b) Multiplicación de las instituciones.. y analítico sobre los individuos. oveja de su nacimiento a su muerte. bienestar. Ahora ese valor se desplazará hacia la salud. No hay que pasar por alto el papel médico. que se ocupan de los diversos fines. la salud colectiva. Según todo esto. 196-198). Los procesos de histerización del cuerpo de la mujer. a una identidad que marque de forma previsible su acción. a la especie. su auténtica identidad. con el propósito de declarar la verdad acerca de si mismo. y una sexualidad perversa podía tener efectos sobre la población en la medida en que podía transmitir a su descendencia la desviación. sociología. psicólogos. de los planes de salud. que atiende a cada uno constituyendo su propia individualidad. en definitiva. en el límite. serviría de base a toda una diversificada compulsión a indagar acerca de nuestra identidad. solícito en el cuidado de cada constriñe o impide totalmente. que antes apuntamos. para obtener efectos de naturaleza disciplinaria. “incita. amplía o limita. que solo podía ser la salvación. Gobierno de los otros y gobierno de sí forman parte de un mismo complejo de poder. 193. una técnica de extracción de información individual y colectiva sobre los cuerpos y sobre la especie que se inviste a la vez de un poder invasivo sobre las vidas y la sociedad. que la sangre ocupaba en el sistema de poder de la soberanía. induce. central en los trabajos del último Foucault. ya apuntado. DS. asumir técnicas de gobierno de sí mismo. c) Desarrollo de un saber global sobre la población. Conducirse a sí. psiquiatría. actúan y también ofrecen su resistencia. que en el medio de la sexualidad no podría sino entenderse en este lenguaje. implica un modo de operar distinto. la vitalidad del cuerpo social. un marco en el que los sujetos se mueven. ubicuo. terrelaciones entre saber y poder. correlativos de un poder de gestión de la vida. del linaje. lo que denominaba el gobierno de sí. en este sentido. No quedaría completa esta síntesis de los rasgos del biopoder si no añadiésemos uno de los elementos al que más atendió nuestro genealogista en los siete últimos años.) formaría parte de la gubernamentalidad generalizada que se despliega en esta gestión de la vida. el castigo sangriento se correspondían bien con un derecho por parte del soberano de dar muerte. El concepto de gobierno. intensivo y extensivo. salud. BIOPOLÍTICA DISPOSITIVOS DE SEGURIDAD REGULAR VIRUELA POBLACIÓN NANTES SOBERANÍA LEY-CASTIGO FÍSICO PROHIBIR LEPRA TERRITORIO CAPITAL (La Maître) ANATOMO-POLÍTICA DISCIPLINAS PRESCRIBIR PESTE CUERPO RICHELIEU son ejemplo de ese entrecruzamiento: la masturbación infantil podía conducir a una enfermedad crónica posterior. muestra de las in- al orden de la soberanía (VS. como de las medidas de higiene pública. 224-225). que se irá acrecentando con el paso del tiempo.. desarrollada en el terreno religioso. pero es siempre una manera de actuar sobre sujetos actuantes”(DE.. y de pedagogización del sexo de los niños tomarían como pie una preocupación por la descendencia.15 El que el biopoder asuma este carácter envolvente. facilita o vuelve más difícil. podríamos concretar la orientación individualizante y totalizante de este poder incorporado estatalmente en cuatro puntos: a) Conducción de los individuos a fines sustitutivos de la salvación: seguridad. Una característica de extraordinaria importancia del nuevo poder es la exigencia por parte del individuo del autoexamen. Este enclave capital de la sexualidad hará que el sexo venga a ocupar el lugar especial. que entrañaba una línea de interioridad que contrastaba fuertemente con el externalismo o corporeismo en el que se movió al menos hasta Vigilar y Castigar. es “una acción sobre acciones” por eso no elimina toda libertad. El lazo estricto del individuo a su verdad. no implica una relación de sujeto a objeto. El biopoder. y al conjunto.M. Teorías como la de la degeneración Poder Tecnología Acción Modelo Objeto Espacio: ciudad. hace más o menos probable. prácticas globales sobre la población. El valor del parentesco. simbólico. desvía. de aquí la exigencia de regulación. del autoanálisis. 17-139. por expertos en las distintas ciencias del hombre (psicología. médicos. y en el destino del rebaño. d) Desarrollo de técnicas de 82 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA Nº 203 ■ . etc. sino entre sujetos. prácticas regulativas referentes a la colectividad (VS. pedagogía. viene a ser un caso paradigmático de ese poder de orígenes judaico-cristiano. en ambas estrategias. toman sus decisiones. Mientras que la dinámica de socialización de las conductas procreadoras y la psiquiatrización del placer perverso seguiría un camino inverso: partiría de una base de control disciplinario para vehicular. las tecnologías de sí.

Algo más. debiera buscarse en la instancia del nuevo poder. El extinto Estado soviético sería otro ejemplo de ello. un incremento considerable en la sociedad moderna. de difícil sentido. las denominadas enfermedades mentales (DS. la muerte es una presencia que adquiere una naturaleza muy distinta.Álvarez Yagüe intervención sobre sí mismo. supervivencia del más fuerte. que él prefería situar más allá de bien y mal. una pieza esencial del Estado moderno. aún cuando ésta pudiera acudir a la idea de grandes medidas profilácticas de población o raza. sin embargo. El racismo. convertir el dar muerte en un regeneración de la vida. como Clausewitz dijera. que ha dado el paso a la modificación y conformación de nuevos organismos. no en virtud de nuevos valores antropológicos o del desarrollo habido en el terreno de los derechos. lucha por la vida. poder. libertad y comunidad y Michel Foucault. débiles y fuertes. Con la integración en todo ello de un poder de dar muerte propio de la soberanía. todo intento de racionalización resulta vacuo. el suicidio. Es por ese poder y su lógica acerca de lo que Foucault pensabapor lo que debiéramos hoy interrogarnos. La falta de crítica de la lógica del poder les condenaría a su prolongación. trance por el que se regeneraría. transformar la relación bélica o política. ■ Jorge Álvarez Yágüez es doctor en Filosofía. de peligro para la salud de una población. e incluso la tendencia a su ocultamiento. El biopoder no es compatible con tal peligro. para Foucault . en su variante evolucionista. como condición de aceptabilidad del poder estatal de matar en una estructura de biopoder. Ya no se realizará a la luz del día. de todo lo que tiene que ver con la muerte. por una parte. en definitiva. establecer qué debe vivir y qué morir. el nazismo no significaría sino el desarrollo hasta el paroxismo de una lógica nacida con el poder moderno: intensificación de las técnicas disciplinarias y multiplicación de las regulaciones biológicas. que un cambio ideológico. La funcionalidad del biopoder exige pensar de otro modo fenómenos como el de la guerra.230). que la conversión a un nuevo lenguaje pseudocientífico del inveterado poder de matar. Algunas paradojas. Sufrirá también un cambio radical allí donde aún perviva. de la idea de razas superiores e inferiores. no meramente étnica. sino consecuencia necesaria y destino letal. Autor de Individuo. dividir el continuum biológico. en una relación biológica. Y su justificación ya sólo podrá hacerse enfatizando el peligro biológico del monstruoso criminal respecto a la sociedad.229). se diría que por un exceso de poder soberano de matar. sin embargo. También queda en un lugar vacío. también ejercido sin límite. la desaparición de los rituales que en otro momento señalaban con vistosidad el paso del sometimiento al soberano terrenal al del que reina en el más allá. Del ceremonial funerario a la pervivencia de las guerras. “asegura la función de muerte en la economía del biopoder” (DS. en un remozamiento de la pregunta kantiana por los límites de la razón. En este caso lo que pone en peligro la vida es el exceso de poder sobre la vida misma. entonces. no por un creciente humanismo. ¿Y qué decir de la persistencia de la más vieja profesión del mundo. La existencia de armamento atómico habría llevado al límite el recurso a una justificación en términos biológicos. como se mostraría en su tratamiento del adversario o de las patologías mentales. el lugar discreto. por otro.. sino en la pretensión final de exponer a la propia raza aria a la prueba última de la posibilidad de su aniquilación total. sino por la no funcionalidad en el marco de un poder de gestión de la vida. que hoy ya no es la razón metafísica.) En cuanto a la pena de muerte. Y. esta es la paradoja. El racismo será. de virus por ejemplo. se revela en el recurso a algún tipo de racismo siempre que se quiere cubrir de razón el poder de matar. En la puesta en juego de la noción de raza. Lo inverso ocurriría con el letal riesgo en la nueva tecnología biológica. Nº 203 CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA ■ 83 . la locura. que experimentaría. de la biopolítica. esto es. jerarquía de especies. 7. también para la propia raza. Incluso en los movimientos socialistas o anarquistas del siglo XIX cuando se proponían llevar su lucha hasta el final. aparentes o reales. entonces. sino la razón biopolítica. esto es. pero también la criminalidad. sino en función de los cambios en la tecnología de poder. la guerra. igualmente. verdad. de donde la necesidad imperiosa de su explicación sociológica (recordemos el trabajo seminal de Durkheim. Carl Schmitt decía que el punto de la “guerra total” se había alcanzado debido a la moralización de la guerra entre Estados. subjetividad. experimentará un progresivo abandono. con todo su aparatoso ceremonial. La guerra aquí no sería ya sólo la prolongación de la política por otros medios. sino en una habitación sombría con la presencia tan solo de seleccionados testigos. La explicación. Su extremosidad biologista se revela no solo en sus planes genocidas. se volvería más fuerte. del racismo. El racismo permitirá. que justamente en la época del biopoder se habría convertido en más mortífera que nunca?. La modernidad del racismo. Cuando se ha llegado a la capacidad de suprimir la vida misma. Se explica... Según este orden de cosas. en la plaza pública. todo el arsenal de ideas tomadas a su manera de la teoría evolucionista. el concepto de adversario. El derecho a matar tendrá ahora que apoyarse en un lenguaje distinto.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful