Está en la página 1de 134
ESTUDIO SOBRE LA INMIGRACIÓN RUMANA EN ESPAÑA INFORME EQUIPO DE TRABAJO: Ramón Tamames, Director (UAM)
ESTUDIO SOBRE LA INMIGRACIÓN
RUMANA EN ESPAÑA
INFORME
EQUIPO DE TRABAJO:
Ramón Tamames, Director (UAM)
Miguel Pajares (UB)
Rogelio Pérez Bustamante (URJC)
Felipe Debasa Navalpotro (URJC)
DOCUMENTACIÓN E INFOGRAFÍA:
Begoña González Huerta (UCM)
Mónica López Fernández (UAM)
CASTELLANA CIEN
Padre Damián, 38, 8º B, 28036 MADRID
T. 91.411.43.15 F.91.563.84.00
castecien@bitmailer.net
Madrid, octubre de 2008
0

CAPÍTULO 1. DIMENSIONES DE LA INMIGRACIÓN RUMANA EN ESPAÑA. SU EVOLUCIÓN EN LOS ÚLTIMOS DIEZ AÑOS

1. La fuerte inmigración en España (1998/2008)

La inmigración rumana recibida en España en los últimos diez años ha constituido un fenómeno singular, tanto por su magnitud como por el corto espacio de tiempo en el que se ha producido; pero antes de describir esa inmigración, hemos de enmarcarla en el contexto migra- torio español reciente.

En la década de 1998 a 2008, España ha experimentado el crecimien- to de residentes extranjeros más elevado de Europa y uno de los más altos del mundo. Los datos de Naciones Unidas para el período 1990- 2005, muestran como España ha sido, junto con EE.UU. y Alemania, uno de los tres países del mundo con más inmigración.

Pero el flujo inmigratorio en España no se reparte por igual a lo largo de esos 15 años sino que se intensifica en el tercer lustro, lo que nos lleva a inferir que hemos sido el segundo país del mundo en lo que se refiere a la inmigración recibida a partir del 2000 (a Alemania habían llegado más inmigrantes en la década de los noventa, mientras que desde 2000 su flujo inmigratorio ha sido más moderado).

En España, más de tres cuartas partes de la población inmigrada con la que contamos en 2008, se recibió después del 2000, en un período en el que los flujos de inmigración del conjunto de la UE fueron más comedidos.

1

2. Fuentes estadísticas

Para analizar los datos de inmigración recibida en España contamos con dos fuentes básicas: la primera, la que se refiere a los extranje- ros con residencia legal 1 , y la segunda la relativa a los empadronados en los municipios 2 .

La diferencia entre esas dos fuentes es fundamental, ya que la se- gunda incluye tanto a las personas con residencia legal como aquellas que se hallan en situación irregular (que también pueden empadro- narse), y da, por tanto, cifras mucho más altas que la primera. Así, cuando entremos en los datos sobre inmigración rumana veremos la importancia de tener en cuenta ambas fuentes.

Por tanto, claro es que nos ocupamos de flujos de inmigración, consi- derando la legal y la irregular, hemos de referirnos a los datos de empadronados, por el hecho de que en España, a diferencia de los otros países europeos, pueden empadronarse (y se recomienda que lo hagan) todos los inmigrantes desde el momento de su llegada, aunque hayan entrado en el país de forma irregular. Lo cual permite un mejor conocimiento de los flujos reales que en otros países.

En la tabla 1 se aportan los datos de empadronamiento de la última década, y basta un primer examen de ellos para apreciar la excepcio- nalidad de lo ocurrido: más de 4.500.000 de personas han entrado en el período 1998/2008: ningún otro país de Europa ha tenido, en estos años, flujos inmigratorios de tales dimensiones.

1 Los datos los aporta el Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI), perte- neciente a la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración (Ministerio de Tra- bajo e Inmigración).

2 Los datos los aportada el Instituto Nacional de Estadística (INE).

2

Tabla 1. Personas extranjeras empadronadas en España 1 de enero de 1998 1 de enero
Tabla 1. Personas extranjeras empadronadas en España
1 de enero
de 1998
1 de enero
de 2000
1 de enero
de 2002
1 de enero
de 2004
1 de enero
de 2006
1 de enero
de 2008
637.085
923.879
1.977.944
3.034.326
3.884.573
5.220.577

Elaboración propia. Fuente: INE (Instituto Nacional de Estadística)

3. Algunas explicaciones sobre la inmigración en España

Las causas de la singularidad inmigrada española deben ser bien ex- plicadas, para así evitar que sea la xenofobia la que imponga sus ra- zones. En ese sentido, a menudo, cuando hablamos de las causas que explican la inmigración que recibimos, nos ocupamos de la situa- ción por la que pasan los países de origen de los inmigrantes y a la necesidad que tienen de salir; señalando que allí sufren todo tipo de privaciones, que los jóvenes no tienen perspectivas laborales de nin- guna clase, etc. Y ciertamente todos esos son motivos, o parte de ellos; pero no explican enteramente por qué vienen a España, o por qué han venido precisamente en los años que ahora nos interesan.

Las proximidades geográficas y culturales que a menudo se mencio- nan para explicar por qué nos llegan inmigrantes de determinados países, tampoco sirven de explicación de qué sucede. No es de ahora el hecho de que Marruecos esté a 14 kilómetros de España; ya lo es- taba en los años sesenta y setenta, años en los que los marroquíes emigraban masivamente, pero sin instalarse para trabajar a España. Cruzaban el Estrecho, pero se iban a Francia, Bélgica y otros muchos países europeos. También emigraban antes los iberoamericanos, con los que tenemos especiales lazos culturales; pero se iban principal- mente a EE.UU.

3

4. Crecimiento económico y declive demográfico

Para averiguar las razones de lo sucedido no es suficiente con indagar

sobre la situación de los países emisores, hay que mirar más bien

hacia lo que ha ocurrido en España: que los inmigrantes hayan opta-

do por nuestro país, y de manera tan intensa en estos últimos años

se debe a razones intrínsecas, y fundamentalmente a nuestro fuerte

desarrollo económico y nuestro débil pulso demográfico. La inmigra-

ción nos ha llegado en los años de mayor crecimiento económico,

pues, coincidiendo con una demografía que ya tenía dificultades para

aportar al mercado laboral lo que ese crecimiento demandaba; pues

el nuestro ha sido un crecimiento basado en sectores en una alta in-

tensidad de mano de obra, como la construcción y los servicios, rela-

cionados con el turismo y el ocio, que demandan mucha mano de

obra. Lo que en buena medida explica la necesidad de trabajadores

inmigrados. En definitiva, lo que ha convertido a España en un país

singular como demandante de mano de obra inmigrada es la cons-

trucción, con un desarrollo que no ha tenido parangón con ningún

otro de Europa, hasta convertirse en el principal motor del crecimien-

to durante toda la última década.

5. Crecimiento de la población activa. El gran aporte inmigra- torio

Hay datos que no pueden perderse de vista si queremos encontrar

una explicación acertada sobre lo sucedido. Así, comparando el em-

pleo de finales de 1997 con finales de 2007 (tabla 2) vemos que se

ha pasado de casi 13,5 millones de ocupados a más de 20 millones.

Ese crecimiento de casi siete millones de nuevos ocupados tiene tres

causas: la primera, la transferencia desde el embalse de desemplea-

dos (que eran el 20,1 por 100 a finales de 1997, y el 8,6 por 100 a

finales de 2007); la segunda, el aumento de la tasa femenina de ocu-

pación (del 28,3 por 100 a finales de 1997 al 43,9 por 100 a finales

4

de 2007); y la tercera, la inmigración. Cada uno de esos tres impul- sos ha aportado aproximadamente una tercera parte de nuevos ocu- pados.

Tabla 2. Trabajadores ocupados en España

 

Finales de 1997

Finales de 2007

Extranjeros ocupados

179.100

2.887.000

Españoles ocupados

13.312.300

17.408.200

Total ocupados

13.491.400

20.295.200

Elaboración propia. Fuente: Encuesta de Población Activa

Debe ser resaltado que si no hubiese llegado la referida inmigración, las otras dos fuerzas no habrían podido aportar por sí solas los men- cionados siete millones de nuevos ocupados, ya que nuestra demo- grafía se caracteriza por un descenso constante en la generación anual de nuevos activos al mercado laboral (cada año se incorpora un número menor de nuevos jóvenes, debido a que estamos bajo los efectos de la caída de la tasa de natalidad que se produjo a partir de 1977) 3 . Por otra parte, aunque ha crecido mucho la población activa española, no lo ha hecho la población potencialmente activa de origen español, como puede verse en la tabla 3. Lo que indica que el au- mento de la población activa tenía un techo claro, que hubiese impe- dido los crecimientos efectivamente generados.

3 Véase: OLIVER ALONSO, J, y otros (2006), Las Españas de la inmigración: mer- cado de trabajo e inmigración en las CCAA españolas 1995-2005, Barcelona, Man- power.

5

Tabla 3. Población con nacionalidad española entre 16 y 54 años

3. Población con nacionalidad española entre 16 y 54 años Españoles entre 16 y 54 años

Españoles entre 16 y 54 años

Finales de 1997

22.067.100

Finales de 2007

21.519.700

Elaboración propia. Fuente: INE

6. A mayor crecimiento económico, mayor inmigración; y vi- ceversa

En definitiva, hemos tenido un crecimiento económico que ha deman-

dado mucha mano de obra y una demografía propia que ya no la

puede aportar toda. Y es en ello en lo que está la explicación principal

de las inmigraciones recibidas. Dicho de otra forma, hemos recibido

la inmigración que hemos necesitado y en el momento preciso.

Esa referencia a lo que necesitábamos en España no es algo que deba

sorprendernos, ya que los estudios sobre movimientos migratorios de

tipo laboral muestran reiteradamente que los emigrantes se dirigen

adonde se demanda mano de obra. Algo que parece obvio, pero que

es preciso explicar: los principales países europeos receptores de in-

migración (Reino Unido, Francia, Alemania y Centroeuropa) recibieron

sus flujos más intensos en los años cincuenta y sesenta del siglo XX.

Precisamente cuando su crecimiento económico reclamó más mano

de obra inmigrada. Después, llegó el crecimiento económico de los

países de la Europa meridional (principalmente Italia, Grecia y Espa-

ña), y la inmigración creció en ellos. Como también ha seguido cre-

ciendo como Irlanda y el Reino Unido, que junto con algunos de los

meridionales han mantenido las mayores tasas de crecimiento de los

últimos años (los anteriores a la actual crisis económica, iniciada en

el verano de 2007).

6

7. La creciente inmigración de Rumanía

La inmigración rumana recibida en España en estos últimos años queda, en consecuencia, enmarcada en un contexto de intensos flujos migratorios globales, determinados por las necesidades de mano de obra de la economía española. Pero enseguida veremos que, de todos los orígenes de los que España recibe inmigración, Rumanía es el país del que ha llegado mayor número de inmigrantes en la última déca- da, y especialmente a partir de 2001; y básicamente desde el 2006

Hasta el 2000, el colectivo rumano apenas aparecía en las estadísti- cas de inmigración en España, cuando por entonces ya había casi un millón de extranjeros empadronados. De manera que cuando se hacía mención a los orígenes de los inmigrantes las referencias eran Ma- rruecos, diversos países de Iberoamérica y, en menor medida algu- nos de Asia y de África. De la Europa del Este, el país del que había un número mayor de empadronados era Polonia, pero sin grandes cifras (8.164 en ese mismo año 2000).

Ocho años después, en 2008, los rumanos son el primer colectivo por número de empadronados en España, con un crecimiento progresivo, que puede apreciarse en la tabla 4; con los datos de empadronamien- to, que son los más significativos, como ya hemos señalado, del ritmo inmigratorio. Mejores que las cifras de residentes legales, ya que los inmigrantes que entran de forma irregular pueden tardar varios años en regularizar su situación; en cambio, el empadronamiento suele producirse, en el mismo año en el que el inmigrante entra en el país.

Teniendo esto en cuenta todo lo que expresa la tabla 4, resulta que la entrada en España de inmigración rumana se ha mantenido fuerte en los últimos seis años, y ha repuntado en los últimos dos años.

7

Tabla 4. Rumanos empadronados en España

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

2000

2002

2004

2006

2008

6.410

67.279

207.960

381.955

704.227

Elaboración propia. Fuente: INE

8. Inmigración rumana ya sin necesidad de visado

La inmigración rumana ha crecido más que la de ningún otro origen, pero cabe mencionar aquí que ha habido otro país de la Europa del Este del que el crecimiento de inmigración ha sido también importan- te: Bulgaria. En enero de 2000, de la Europa del Este destacaban los polacos, pero ese grupo tuvo ulteriormente crecimiento muy modera- do; a diferencia de lo ocurrido en otros países europeos, especial- mente el Reino Unido, donde ha sido el grupo de mayor crecimiento.

Por su parte, los rusos comenzaron a crecer en 2001, pero de forma también moderada. Algo más alto, fue el ritmo de los ucranianos, que a 1 de enero de 2008 eran 76.707 (dato de empadronados). Así las cosas, los que han crecido más, aunque sin poder competir con los rumanos, son los búlgaros, que en esa misma fecha llegaron a 150.543 empadronados.

La explicación: tanto los rumanos como los búlgaros dejaron de nece- sitar el visado para venir a España (o a otros países de la Unión Eu- ropea) el 1 de enero de 2002. Si bien debe especificarse que lo que dejó de ser necesario fue sólo el visado para viajar como turista. Pero con ese visado, venían, y pasados los tres primeros meses de su es- tancia se convertía en inmigración irregular.

8

Podría pensarse que esta eliminación del visado de turismo influyó decisivamente en los ritmos posteriores que ha tenido la inmigración rumana (y búlgara) y, sin duda alguna, ha tenido influencia. Pero por lo explicado más atrás, está claro que los flujos de inmigración recibi- dos se deben, fundamentalmente, por las necesidades de mano de obra que ha tenido la economía española.

9. Causas en Rumanía de la emigración a España

Para ver las cosas desde la otra orilla, diremos que la desfavorable coyuntura económica que soportó Rumanía entre fines del siglo XIX y principios del XX, provocó el desarrollo de toda una dinámica migra- toria hacia el continente americano, sobre todo a EE.UU., Canadá y Argentina. Luego, en el periodo entreguerras 1918/1939 también fue- ron significativos los desplazamientos, especialmente a Francia.

Ulteriormente, y como consecuencia de la II Guerra Mundial, se gene- ralizaron los desplazamientos en masa de grupos humanos; deporta- dos y refugiados que pasaban de una región a otra, o huían de la ocupación soviética. Muchos de ellos se beneficiaron como refugiados políticos de acuerdo con la Convención de Ginebra de 1951 4 .

La emigración rumana continuó durante la Guerra Fría (1947-1985), si bien bajo el férreo control del régimen comunista, que sólo comen- zó a ser más permisivo a partir de la década de 1960. De modo que muchos emigrantes fueron absorbidos por el mercado de trabajo de Europa occidental; o por los acuerdos de explotación de mano de obra del gobierno de Ceaucescu con la URSS, la República Democráti- ca Alemana, la República Federal de Alemania (RFA), e incluso algu- nos países árabes como Libia, Egipto e Irak.

4 PÉREZ BUSTAMANTE, Rogelio y DEBASA NAVALPOTRO, Felipe, “Inmigrantes ru- manos en España”, estudio ad hoc para este informe, Madrid, 2008.

9

Alemania Occidental fue el país en que mejor se incorporaron los in- migrantes rumanos, calculándose una cifra de 300.000 rumanos de ascendencia alemana entre 1945 y 1989; favorecidos por el interés del gobierno de Bucarest de mejorar sus relaciones políticas con la RFA y obtener de ella recursos financieros. Así, de los 600.000 ciuda- danos de origen alemán residentes en Rumanía en 1930, en el mo- mento actual sólo queden unos 60.000.

Tras la caída del régimen de Ceaucescu (en diciembre de 1989) Ru- manía vivió, como los otros países de la Europa del Este, un proceso de la transición al capitalismo que produce cambios profundos en la sociedad; dando lugar a uno de los casos de mayor empobrecimiento entre los países de la zona pobre.

En el proceso de transición, en 1993 se inició la privatización de em- presas, aunque las grandes compañías dejan de ser públicas entre 1996 y 1999. De modo que en el 2000, el sector privado ya constituía el 64,5 por 100 del Producto Interior Bruto, aunque visto por secto- res de actividad ese porcentaje variaba considerablemente: mientras en la agricultura y la construcción lo privado estaba en torno al 90 por 100, en la industria bajaba al 55’7 por 100. En cualquier caso, el proceso de privatización se vio acompañado de la pérdida de un enorme número de puestos de trabajo.

Entre 1990 y 1994 se destruyeron 1.716.000 empleos, lo que consti- tuía el 20 por 100 del empleo existente a la sazón 5 . Y esa pérdida de empleo constituyó un importante factor en el impulso de los flujos emigratorios rumanos en los años noventa; especialmente a partir de

5 FLORINA NEDELCU, Mihaela. 2001. “Les migrations internationales des profes- sionnels roumains hautemant qualifiés.” En Ad Astra. Young Romanian Scientists’ Journal, 1 (1) 2001.

10

1996, año en el que se inicia una etapa de mayor deterioro de la si- tuación económica.

En 1996, un nuevo gobierno dio un fuerte impulso a la liberalización económica y a la aplicación de las recomendaciones del FMI, lo que generó el cierre de gran número de empresas y el señalado descenso de la población ocupada. Sin embargo, fue más bien el descenso de los salarios, después de 1996, lo que llevó a que muchas personas se

plantearan la opción emigratoria como única salida a su triste situa- ción. Los salarios más bajos que antes de 1996 se situaban en torno

a los 200 euros al mes, al final de la década bajaron a 100 euros; con muchas empresas que pagaban salarios por debajo de esa cantidad (en el textil, la agricultura, el comercio, etc.).

A lo largo de la presente década, la situación en Rumanía, por lo que

se refiere a los salarios, se ha mantenido en esa misma situación, y sólo después de su entrada en la Unión Europea han comenzado a producirse cambios significativos. Durante todos los años anteriores a 2007 los salarios apenas subían, mientras que los precios sí lo iban haciendo; de modo que en torno al año 2006 muchos productos ya tenían precios similares a los de España o en otros países de la Unión Europea. Hablamos, por tanto, de precios como los nuestros, con sa- larios que de forma generalizada estaban entre 100 y 200 euros mensuales. Las figuras 5 y 6 resumen las emigraciones rumanas des- de 1986 hasta 2001.

11

Figura 5. Emigración rumana: 1986-2001

Figura 5. Emigración rumana: 1986-2001 Fuente : R. Viruela Martínez, Papeles del Esté , nº 9,

Fuente: R. Viruela Martínez, Papeles del Esté, nº 9, 2004, pg. 9.

Figura 6. Países de destino de la emigración rumana (1986-2001)

6. Países de destino de la emigración rumana (1986-2001) Fuente: R. Viruela Martínez, Pape les del

Fuente: R. Viruela Martínez, Papeles del Esté, nº 9, 2004, pg. 14.

12

10. Opciones migratorias en la Rumanía de la década de 1990

Durante la segunda mitad de los noventa y primera mitad de los años 2000, ¿cómo respondió la población rumana a la difícil situación des- crita?: con el pluriempleo de varios miembros de la familia, o el man- tenimiento de pequeños huertos para lo más elemental de la alimen- tación.

En tales circunstancias, se originó un proceso que algunos autores han llamado “migración reversa”, de la ciudad al campo, al revés de lo que característica de las migraciones los dos últimos siglos. Hubo pérdida de puestos de trabajo en la industria y la minería, mientras se incrementó la población empleada en la agricultura. En 1990 los que se dirigían desde las zonas rurales a las urbanas eran el 70 por 100 del conjunto de los migrantes internos, y sólo un 3,5 por 100 lo hacían desde las zonas urbanas a las rurales. En los años siguientes el primer porcentaje fue descendiendo y el segundo creciendo, hasta que en 2000 los que migraban del campo a la ciudad sólo eran el 19,5 por 100 y los que lo hacían de la ciudad al campo eran el 33,8 por 100 6 .

La otra opción migratoria de los rumanos fue al extranjero, de la que ya había experiencias antes de 1989, pues Rumanía era, junto con Polonia, uno de los países de los que más personas habían emigrado a la Europa occidental en las décadas anteriores, según ya hemos se- ñalado. En los años inmediatamente posteriores a 1989, también se produjo una corriente emigratoria importante, aunque se trató, sobre todo, de solicitantes de asilo (muchos de ellos gitanos que huían de las persecuciones que se estaban produciendo) y de emigración étni- ca (alemanes de origen que se dirigían a Alemania, judíos que se iban

6 SANDRU, Dumitru. 2002. “Circulatory Migration as Life Strategy” En Romanian Sociology, 2, 2000. Pp. 65-92, Romanian Association of Sociology.

13

a Israel, rumanos de etnia húngara que se instalaban en Hungría) 7 ;

pero estas migraciones habían remitido a partir de 1994. Fue a partir

de 1996 cuando la emigración de tipo laboral adquirió dimensiones

masivas.

11. El porqué de la emigración a España: crecimiento y eco- nomía sumergida

Italia se convirtió a finales de los noventa en el principal destino de la

emigración rumana. Hacia el año 2000 Italia es ya el país del mundo

en el que vivía mayor número de rumanos, después de Rumanía,

cuando hasta entonces el segundo había sido EE.UU. De modo que si

en la primera mitad de los años noventa los países a los que los ru-

manos emigraban eran Alemania, Francia, Reino Unido y Austria

(además de las migraciones étnico-religiosas a Hungría e Israel), en

la segunda mitad del decenio Italia se convirtió en el destino que

acaparó la casi totalidad de esa emigración rumana. Pero a principios

de los años 2000 se apreció un cambio determinante en la elección

del destino y el grueso de la emigración rumana de los años posterio-

res: España.

¿Por qué Italia y España? Porque en la segunda mitad de los noventa

y en los años 2000, a los rumanos les resultaba muy difícil la emigra-

ción de forma legal, ya que habían dejado de ser aceptados como so-

licitantes de asilo. Por otra parte, la emigración legal de tipo laboral

estaba muy restringida en toda la Europa occidental. La opción que

les quedaba era la de emigrar de forma irregular (de forma clandesti-

na o con visados de turistas). Y para que la emigración irregular re-

sultara de éxito, había de ir a países donde hubiese una economía

sumergida muy amplia, en condiciones de acoger a los inmigrantes

7 LAZAROIU, Sebastian. 2003. “More “Out” than “In” at the Crossroads between Europe and the Balcans”. En Migration Trends. Volume IV, Romania. IOM (Interna- tional Organization for Migration)

14

irregulares que vayan llegando. En el caso de España, además, no hemos de perder de vista otra razón ya explicada: el ritmo de creci- miento económico de la última década y la fuerte demanda de mano de obra.

12. Rumanos residentes en España (2008)

Concluiremos el capítulo 1 volviendo a los datos sobre rumanos en España, para referirnos a los residentes legales; tras haber visto lo referido a empadronados, los que mejor indican el ritmo de entrada de población foránea. Pero lógicamente la mayoría van convirtiéndo- se, tarde o temprano, en residentes legales.

En el momento en que Rumanía entró en la Unión Europea, el 1 de enero de 2007, había en España 211.325 rumanos con residencia le- gal. Constituían el cuarto grupo por importancia numérica, por detrás de los marroquíes (543.721), ecuatorianos (376.233), y colombianos (225.504). A ese nivel en el ranking, los rumanos habían llegado muy rápidamente en 2001 los que tenían residencia legal apenas alcanza- ban a 11.000 personas, como puede verse en la tabla 7.

Tabla 7. Rumanos con residencia legal en España. 1 de 1 de enero enero 1
Tabla 7. Rumanos con residencia legal en España.
1 de
1 de
enero
enero
1 de ene-
ro de
1 de ene-
ro de
1 de ene-
ro de
1 de ene-
ro de
1 de ene-
ro de
de 1999
de 2001
2003
2005
2006
2007
2008
Rumanos
3.543
10.983
33.705
83.372
192.134
211.325
603.889
Total
extran-
719.647
895.720
1.324.001
1.977.291
2.738.932
3.021.808
3.979.014
jeros

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración).

15

13.

Inmigración y proceso de regularización

A lo largo de 2007, el número de rumanos con residencia legal dio un salto espectacular, como también puede verse en la tabla 7. Pero an- tes de comentar lo sucedido, nos referiremos a otro salto importante, el producido en 2005, año en que pasaron de 83.372 a 192.134; con ocasión de la última regularización extraordinaria de inmigrantes in- documentados en España. Lo cual demuestra que la previa tasa de irregularidad era muy elevada. Efectivamente, basta comparar el dato de rumanos empadronados a 1 de enero de 2005 con el de residentes legales, para apreciar la magnitud de la irregularidad: los empadro- nados eran 317.366 y los residentes legales 83.372. En 2005 los em- padronados siguieron creciendo al ritmo de los años anteriores, pa- sando a ser 381.955 a final del año. Lo que nos indica que sigue la inmigración, pero no tanto como en años anteriores; mientras que los residentes legales dan un salto mucho mayor causado por el ya men- tado proceso de regularización de 2005.

14. Los inmigrantes rumanos, ciudadanos comunitarios

La tabla 8 nos muestra que sobre empadronados y residentes, tres de las cuatro nacionalidades de referencia, Marruecos, Ecuador y Colom- bia, tienen una fuerte proporción de irregularidad, si bien en ningún caso se llega al 25 por 100 de los empadronados. En cambio, los ru- manos, presentan una irregularidad más del doble respecto de los residentes legales. Y si bien la comparación entre empadronados y residentes no determina con toda precisión la tasa de irregularidad, no cabe duda que la de los rumanos era muy superior a la de otros grupos de inmigrantes.

16

Tabla 8. Empadronados y residentes legales de los 4 países con mayor inmigración en España, a 1 de enero de 2007 (fecha de entrada de Rumanía en la UE)

 

Marruecos

Ecuador

Colombia

Rumanía

Empadronados

621.295

434.673

291.676

510.983

Residentes

543.721

376.233

225.504

211.325

Elaboración propia. Fuentes: INE y Observatorio Permanente de la Inmigración

A lo largo de 2008 siguió el crecimiento en el número de residentes

legales rumanos. En la tabla 7 veíamos que a 1 de enero de 2008 los residentes rumanos eran 603.889. Seis meses después, a 1 de julio de 2008 habían crecido hasta 686.733 para convertirse así en el gru-

po de inmigrantes con mayor número de residentes en España.

Con todo debe destacarse que el ritmo de crecimiento de residentes de los seis primeros meses de 2008 ya fue muy inferior al del año an- terior, lo cual puede estar indicando que la inmigración rumana ha perdido el vigor que tenía antes. Y si sigue creciendo, lo hará ya de forma más suave, e incluso cabe pensar que pronto podría comenzar

a decrecer, aunque será en otro pasaje de este informe donde nos ocuparemos del retorno.

17

CAPÍTULO 2.

PRINCIPALES NÚCLEOS DE POBLACIÓN RUMANA Y CARACTERÍSTICAS ESENCIALES DE LA MISMA

1. Residentes rumanos por CC.AA.: fuerte concentración

Veremos primero cómo se distribuye la población rumana por Comu- nidades Autónomas y provincias en España, y lo haremos utilizando los datos sobre residentes legales. Aunque, dado que en 2008 está produciéndose una fuerte aproximación de los datos de residentes y de empadronados, estos últimos ya nos darían resultados muy simila- res.

Comenzaremos por los datos de las CCAA. En la tabla 9 se muestran los residentes rumanos y el total de residentes extranjeros en cada Comunidad Autónoma al 1 de julio de 2008, mostrándose, además, el porcentaje de rumanos sobre el total de extranjeros. Si nos fijamos primero en el número de residentes rumanos, vemos que Madrid es la Comunidad Autónoma en la que se produce una mayor concentra- ción, seguida de la Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña. Si- guen Castilla-La Mancha y Aragón, y a mayor distancia Castilla y León. A su vez, la mayor concentración de la inmigración rumana en la Comunidad de Madrid y en la Comunidad Valenciana se da en Cos- lada y Castellón respectivamente.

Cabe destacar también la importante presencia de rumanos en Casti- lla-La Mancha, donde los rumanos son casi la mitad del total de sus residentes extranjeros. Aragón, La Rioja, y Extremadura hasta hace unos pocos años apenas tenían inmigración, y cuando han comenza-

18

do a recibirla de forma intensa, los rumanos han ocupado un lugar muy destacado.

Tabla 9. Residentes rumanos y su proporción respecto al total de residentes extran- jeros, en las CCAA de España, a 1 de julio de 2008

 

Total extranjeros

por 100 de rumanos

Andalucía

522.806

18,2

Aragón

159.953

37,7

Asturias

34.692

15,9

Baleares

171.072

5,9

Canarias

206.708

2,6

Cantabria

28.749

17,9

Castilla-La Mancha

173.883

43,5

Castilla y León

158.777

18,4

Cataluña

907.311

9,5

Com. Valenciana

542.638

19,4

Extremadura

35.221

23,2

Galicia

79.215

6,9

Madrid

755.921

19,6

Murcia

190.785

6,0

Navarra

55.287

11,4

País Vasco

86.823

16,7

La Rioja

38.844

27,5

Ceuta

3.811

0,3

Melilla

6.394

0,0

España

4.169.086

16,5

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración

19

Figura 10 8 . Tarjetas de residencia de la población extranjera de ori- gen rumana y su comparativa en España con la Comunidad de Madrid. Julio 2008

 

por

100

de

 

Total Tarje- tas de resi- dencia

Total Tarjetas de residencia de po- blación RUMANA

población

RUMANA

so-

bre total Tar- jetas

España

4.169.086 755.921
4.169.086
755.921

686.733

16,47 por 100

Comunidad de Ma- drid

147.864

19,56 por 100

Fuente: Tarjetas de residencia. Abril 2008.Secretaria de Estado de la Seguridad Social. Ministerio de Trabajo e Inmigración.

El 16,47 por 100 de los extranjeros con permiso de residencia exis-

tentes en España son de origen rumano, porcentaje que aumenta en

el caso de la Comunidad de Madrid; donde el 19,56 por 100 de las

personas con tarjetas de residencia son rumanas.

Figura 11. Tarjetas de residencia de la población extranjera de origen rumana en la Comunidad
Figura 11. Tarjetas de residencia de la población extranjera de origen
rumana en la Comunidad de Madrid y España. Julio 2008
80,44%
83,53%
19,56%
16,47%
España
Comunidad de Madrid
Rumania
Resto nacionalidades

Fuente: Tarjetas de residencia. Abril 2008.Secretaria de Estado de la Seguridad So- cial. Ministerio de Trabajo e Inmigración.

8 PÉREZ BUSTAMANTE, Rogelio y DEBASA NAVALPOTRO, Felipe, “Inmigrantes ru- manos en España”, estudio ad hoc para este informe, Madrid, 2008.

20

2. Residentes rumanos por provincias. El caso de Castellón

En la tabla 12 puede verse la distribución de los residentes rumanos en las provincias en que el número de rumanos supera 10.000. Se observa que después de Madrid es Zaragoza la provincia con mayor número seguida, de Castellón, Valencia, Barcelona, Almería y Toledo. Por lo que se refiere al porcentaje que los rumanos representan res- pecto al total de residentes extranjeros, puede apreciarse que los porcentajes más altos se dan, por este orden, en Ciudad Real, Caste- llón, Cuenca y Toledo.

El caso de Castellón merece especial mención, ya que no siendo ésta una provincia de gran población, es la tercera de España en número de rumanos. Y la primera en proporción de rumanos respecto a la po- blación total de la provincia.

Ello se debe a que la provincia de Castellón ofrece una amplia y va- riada oferta de empleo, en el mercado de trabajo formal o en el in- formal; en sectores como industria cerámica, construcción, turismo y servicios.

En el acceso al trabajo juega a favor de los rumanos el rechazo de los españoles de ocupaciones de baja cualificación. Como también activa el fenómeno de más rumanos, la incorporación de la mujer al merca- do de trabajo o el envejecimiento demográfico, dos factores que im- pulsan las colocaciones en el servicio doméstico, de cuidadores, etc. 9 .

9 PÉREZ BUSTAMANTE, Rogelio y DEBASA NAVALPOTRO, Felipe, “Inmigrantes ru- manos en España”, estudio ad hoc para este informe, Madrid, 2008.

21

Tabla 12. Residentes rumanos y su proporción respecto al total de residentes ex- tranjeros, en las provincias donde su número supera 10.000, a 1 de julio de 2008

 

Rumanos

Total extranjeros

por 100 de rumanos

España

4.169.086

16,5

Almería

125.000

25,0

Granada

58.620

24,1

Huelva

34.058

30,5

Málaga

173.316

6,1

Sevilla

59.967

23,9

Zaragoza

118.473

39,1

Baleares

171.072

5,9

Ciudad Real

29.855

51,0

Cuenca

21.663

48,3

Guadalajara

29.960

39,0

Toledo

63.952

45,8

Barcelona

610.323

5,2

Girona

120.561

10,9

Lleida

61.939

26,5

Tarragona

114.488

21,8

Alicante

257.283

9,6

Castellón

83.865

49,5

Valencia

201.490

19,3

Madrid

755.921

19,6

Murcia

190.785

6,0

La Rioja

38.844

27,5

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración

22

Figura 13 10

I. Distribución de la población rumana empadronada enero de 2008- mayo 2008

COMUNIDAD

MADRID

AÑO Enero 2008 Mayo 2008
AÑO
Enero
2008
Mayo
2008

POBLACIÓN

RUMANA

195.376

200.112

por

100SOBRE

POBLACIÓN

por 100SOBRE POBLACIÓN EXTRANJERA

EXTRANJERA

por 100SOBRE POBLACIÓN EXTRANJERA
200.112 por 100SOBRE POBLACIÓN EXTRANJERA 18,45 por 100 18,43 por 100 FUENTE: Datos del padrón

18,45 por 100

18,43 por 100

FUENTE: Datos del padrón municipal enero 2008 mayo 2008. Observatorio de In- migración

II. Distribución de la población rumana empadronada enero de 2008- mayo 2008

81,55% 81,57% 18,45% 18,43% ENERO 2008 MAYO 2008
81,55%
81,57%
18,45%
18,43%
ENERO 2008
MAYO 2008

FUENTE: Datos del padrón municipal enero 2008 mayo 2008. Observatorio de In- migración

10 PÉREZ BUSTAMANTE, Rogelio y DEBASA NAVALPOTRO, Felipe, “Inmigrantes ru- manos en España”, estudio ad hoc para este informe, Madrid, 2008.

23

Los rumanos se han instalado en la zona por motivos económicos, y sobre todo por la diferencia salarial: “Tenía una amiga rumana que estaba de vacaciones en Rumanía, y me di cuenta de que una em- pleada de hogar interna gana en España tres veces lo que es mi suel- do de profesora allí”, declaró a los visitadores del presente estudio una mujer rumana de 54 años, de Satu Mare, al Noroeste de Ruma- nía.

Por lo demás, en Castellón, la corriente migratoria debe mucho a la red: compatriotas en el lugar de destino, sobre todo parientes, que proporcionan apoyo humano y logístico al recién llegado: que tres de cada cuatro personas encuestadas a principios del 2008, contaban con familiares y amigos ya asentados en la ciudad.

La comunidad religiosa adventista ha tenido en Castellón un destaca- do protagonismo en el origen y desarrollo de la cadena migratoria. Ha funcionado mucho en la cimentación de las redes sociales, tal como se deduce de las manifestaciones de Alfonso, presidente de la Asocia- ción de Rumanos de Castellón: “En 1990 fue cuando vinieron aquí los primeros rumanos, yo estaba recién retirado y me encontraba des- ocupado”.

Fue entonces cuando Alfonso empezó a colaborar con Cruz Roja. Al poco, se enteró que había unos chicos jóvenes que estaban viviendo cerca de él en muy malas condiciones. Y así las cosas, con una cola- boradora de Cruz Roja fueron a visitarles para ofrecerles ayuda y se enteraron de que eran rumanos. Les facilitaron alojamiento en la casa de una hermana de la iglesia, un chalet muy viejo; y allí llevaron has- ta siete u ocho familias.

24

3.

Rumanos residentes en toda España

Los rumanos son un colectivo que se halla muy repartido por toda la geografía española como puede verse por los mapas de la figura 14, que hablan por si solos, con un año de diferencia.

4. Rumanos en España: procedentes de toda Rumanía

Los rumanos que vienen a España proceden de todos los puntos de la geografía rumana y se distribuyen por toda la geografía española. La emigración de la antigua Dacia no presenta, pues, la característica de una localización homogénea en origen, a la manera de lo que ocurre en el caso de otras migraciones: los chinos que emigran a España, por ejemplo, proceden principalmente de la provincia de Shejiang, los paquistaníes del Punjal, etc. Además, estudios precedentes muestran que la emigración rumana proviene de zonas rurales y urbanas 11 .

Hay, no obstante, algunas provincias rumanas en las que la emigra- ción es mayor, y en ese sentido, Sandru 12 señala que las provincias que emiten más emigración no son las de mayor pobreza, sino más bien lo contrario. Bucarest, y el Oeste, más cercano a la frontera con Hungría, son las zonas más ricas, y de ellas procede buena parte de la inmigración rumana llegada a España (véase la muy expresiva fi- gura 15).

11 PAJARES, Miguel. 2007. Inmigrantes del Este. Icaria. Barcelona.

12 SANDRU, Dumitru. 2002. Op. cit.

25

Figura 14 13

I. Nacionalidad más numerosa de los extranjeros residentes según provincia (31-

12-2006)

los extr anjeros residentes según provincia (31- 12-2006) Fuente: observatorio permanente de la inmigración.

Fuente: observatorio permanente de la inmigración. Secretaría de estado de inmigración y emigración. Ministerio de trabajo e inmigración.

II. Nacionalidad más numerosa de los extranjeros con certificado de registro o tar- jeta de residencia en vigor según provincia. 31-12-2007

jeta de residencia en vigo r según provincia. 31-12-2007 Fuente: Anuario Estadístico de Inmigración 2007.

Fuente: Anuario Estadístico de Inmigración 2007. Observatorio Permanente de la Inmigración. Gráfico

I.20

13 PÉREZ BUSTAMANTE, Rogelio y DEBASA NAVALPOTRO, Felipe, “Inmigrantes ru- manos en España”, estudio ad hoc para este informe, Madrid, 2008.

26

Figura 15 14 I. Rumanía por provincias

Figura 15 1 4 I. Rumanía por provincias Fuente: M. Pajares Alonso. Procesos migratorios pg.122. II.

Fuente: M. Pajares Alonso. Procesos migratorios pg.122.

II. Procedencia de los rumanos residentes en Castellón en 2000.

Procedencia de los rumanos residentes en Castellón en 2000. Fuente: encuesta personal a un total de

Fuente: encuesta personal a un total de 303 rumanos. R. Viruela Martínez. La Nue- va Corriente Inmigratoria de Europa del Este. Pg.245 [15]

14 PÉREZ BUSTAMANTE, Rogelio y DEBASA NAVALPOTRO, Felipe, “Inmigrantes ru- manos en España”, estudio ad hoc para este informe, Madrid, 2008.

27

5. Distribución por sexo

Por lo que se refiere a la distribución por sexo, puede decirse que emigran tanto los hombres como las mujeres, aunque en una propor- ción algo mayor los primeros. De acuerdo con los datos sobre resi- dentes rumanos (de 1 de julio de 2008), el 44,3 por 100 son muje- res y el 55,6 por 100 hombres. 15 Cuando los que emigran son parte de parejas formadas en Rumanía, suele cumplirse una regla que se da en muchos procesos migratorios: los hombres, en general, salen del país de origen antes que las mujeres. En el capítulo siguiente vol- veremos sobre este aspecto al comentar los procesos de reagrupa- ción familiar.

Los porcentajes del párrafo anterior proceden de los datos de resi- dentes legales, pero si vamos a las estadísticas del padrón municipal dadas por el INE, vemos que en 2008 los hombres son el 53.7 por 100 y las mujeres el 46,2 por 100, es decir, el porcentaje de mujeres es algo más alto que el indicado por los datos de residentes legales. Dado que el padrón tiene en cuenta a todas las personas, indepen- dientemente de si tienen residencia legal o no, hemos de concluir que entre los rumanos que todavía se encuentran en situación irregular (por no haber solicitado el certificado de residencia) la proporción de mujeres es mayor.

En cualquier caso, en la distribución por sexo de la inmigración ruma- na que hay en España está produciéndose una clara tendencia al equilibrio: podemos comparar los datos de 2008 con los de 2004, cuando la población inmigrada rumana era menos de la tercera parte de la actual; vemos (tabla 16) que el porcentaje de mujeres ha creci- do en línea a la igualación.

15 Datos del Observatorio Permanente de la Inmigración. Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración.

28

Tabla 16. Población rumana en España por sexo en 2004 y 2008

 

Ambos

     

sexos

Hombres

Mujeres

por 100 mujeres

2004

206.395

114.259

92.136

44,7

2008

704.227

378.913

325.314

46,2

Elaboración propia. Fuente: INE

6. Distribución por edades

Entre los rumanos inmigrados en España, hay fuerte concentración en las edades jóvenes más productivas. En ese sentido, la tabla 17 muestra los datos de 2004 y 2008; y si nos fijamos en 2008, la mitad de esta población (47,8 por 100) se sitúa entre 25 y 39 años; el si-

guiente porcentaje por importancia es el que abarca las edades entre

15

y 24 años, y el siguiente el que comprende las edades entre 40 y

54

años. El porcentaje de rumanos a partir de 55 años es muy redu-

cido, lo que significa que tienen una alta tasa de actividad laboral.

Como hicimos con la distribución por sexo, hemos incluido los datos de 2004 (tabla 17) para ver qué evolución ha tenido la distribución por edades de los rumanos: con el rápido crecimiento de la inmigra- ción la distribución por edades apenas ha experimentado variaciones.

Es importante el hecho de que los rumanos de 55 años o más sean solamente el 2,8 por 100 de la población rumana que hay en España, muy por debajo del conjunto de la población española, que es del 27,3 por 100. La lejanía de los rumanos respecto a la edad de jubila- ción, es un aspecto que los diferencia notablemente de la población laboral española y un aporte muy positivo a la economía del país de recepción.

29

Tabla 17. Población rumana en España por edad en 2004 y 2008

 

2004

por 100

2008

por 100

0-14

21.954

10,8

72.554

10,3

15-24

45.252

22,3

153.698

21,9

25-39

100.519

49,5

335.375

47,8

40-54

31.830

15,7

119.371

17,0

55-69

3.207

1,6

18.431

2,6

70 y más

411

0,2

1.636,0

0,2

Total

203.173

100,0

701.065

100,0

Elaboración propia. Fuente: INE

30

CAPÍTULO 3. CARACTERÍSTICAS RUMANOS

DE

LA

1. La red y el vínculo familiar

RED

SOCIAL

DE

LOS

En todos los procesos migratorios hay un factor muy importante, que es la red social, sin la cual no es posible explicar que un gran número de personas se desplace de un país a otro en un período de tiempo muy breve.

Al respecto, la red social funciona aportando información sobre los canales y formas que hay para emigrar, algo que todos necesitan a la hora de iniciar su migración. Aporta también información sobre las posibilidades de trabajo en el país de destino, sobre las ayudas eco- nómicas para emigrar, y acerca del apoyo para la acomodación en destino. En ese sentido, estudios sobre la inmigración rumana en Es- paña 16 muestran que los inmigrantes entrevistados tenían motivos económicos; pero añaden que vinieron a España porque aquí tenían familiares o conocidos que habían llegado antes.

¿Cómo es la red social de los rumanos en España? Sus vínculos son muy variados: familiar, de amistad, étnico (en el caso de los rumanos éste sólo afecta a los que son gitanos), vecindad en el origen, religión que se practica, etc.; pero no todos tienen la misma fuerza.

16 PAJARES, Miguel. 2007. Op. cit.

31

2. El factor religioso

En la red social, el vínculo religioso sólo es importante para los ruma- nos pertenecientes a las minorías religiosas, especialmente las de dos cultos protestantes: adventistas y pentecostales. En ese sentido, Sandru 17 hace referencia a la red social de apoyo a la emigración que tienen los adventistas, de la cual nos hemos fijado especialmente en el caso de Coslada, que constituyó uno de los primeros lugares de llegada de los rumanos; con una red en la que se destacan “la solida- ridad y la robustez de los lazos comunitarios” 18 . Algo también obser- vado en Castellón, donde “la comunidad adventista ha tenido un des- tacado protagonismo en el origen y desarrollo de la cadena migrato- ria” 19 .

Por lo demás, en los últimos años ha aparecido una nueva minoría religiosa: los pentecostales, que ya son mucho más numerosos que los adventistas entre la inmigración que está llegando de Rumanía. Entre los miembros de esta confesión se ha podido observar la exis- tencia de relaciones de ayuda mutua que trascienden a las familiares.

La gran mayoría de los inmigrantes rumanos hoy residentes en Espa- ña son de religión ortodoxa (muchos de ellos poco o nada practican- tes), y en su caso la red social que facilita la emigración, y que les lleva a elegir España como destino, es sólo la que forman los familia- res y amigos.

17 SANDRU, Dumitru. 2002. Op. Cit.

18 ARANGO, Joaquín; CRIADO, María Jesús; y GÓMEZ CRESPO, Paloma. 2001. La población de origen extranjero en Coslada. Informe de investigación. Madrid, Cen- tro de Estudios sobre Ciudadanía y Migraciones, Instituto Universitario Ortega y Gasset.

19 VIRUELA MARTÍNEZ, Rafael. 2004. “La nueva corriente inmigratoria de Europa del Este”. En Cuaderns de Geografia, núm. 72, 2002, pp. 231-258. Universitat de València, Departament de Geografia.

32

3. Información y ayuda mutua

En la red social hay que distinguir entre lo que es difusión de infor- mación y lo que es ayuda mutua más específica. La información se transmite por múltiples vías y es muy variada. Lo más importante:

que en España encuentra trabajo. E igualmente se transmite informa- ción sobre las condiciones de vida, la facilidad para aprender el idio- ma, etc. La información es muy abundante: España está de moda en Rumanía; se ha convertido en algo próximo, está en los medios de comunicación, la gente se transmite información sobre gran número de aspectos relacionados con el país donde nació Trajano, romaniza- dor de la Dacia.

Por lo que se refiere a la ayuda mutua más específica, consistente en facilitar contactos, dinero, acogida en destino, acceso al trabajo, etc., lo observado es que, para la mayoría de los rumanos inmigrados, su red social es de pocos nudos. La mayoría de las veces se reduce a los familiares y los amigos más cercanos y cuando se pregunta sobre las conexiones con las que cuentan en España, suelen referirse a unos cuantos familiares y a algunos amigos cercanos, y se muestran entu- siastas de tener relación con más rumanos.

En los casos en los que los inmigrantes rumanos de un determinado origen proceden, principalmente, de una única localidad, y se dirigen también a un destino muy específico, la red social más extensa y só- lida.

En el caso extremo se sitúan los numerosos rumanos que han llegado a España sin apenas contar con ningún tipo de red social. La explica- ción de ese hecho estriba en la abundante información que en Ruma- nía circula sobre España; que invita (o invitaba hasta 2008) a la emi-

33

gración al país del sol y el mar. Incluso por parte de personas que no cuentan con apoyos en destino.

4. Contratación en origen

Entre las personas que llegan sin contar con los apoyos de la red so- cial hay que distinguir dos situaciones claramente diferenciadas: los que han sido contratados en origen, y los que vinieron de forma irre- gular sin contar con contactos previos.

Los contratados en origen constituyen una minoría significativa, des- de el punto y hora en que Rumanía, junto con Polonia, es el país con mayor volumen de contratación en origen.

Para los trabajos temporales de recolección en la agricultura (fresas, cítricos, vendimias, etc.), los acuerdos temporales son frecuentes; y muchas veces, tales convenios se gestionan por las organizaciones de agricultores, como Asaja o COAG. Con preferencia marcada por in- corporar los mismos trabajadores un año tras otro, aunque debe pre- cisarse que este tipo de contratos empiezan a tener dificultades –que podrían verse reducidas en tiempos de crisis— por la competencia de otras demandas.

5. Inmigración vía agencias privadas

La contratación en origen la comentaremos in extenso en el capítulo 4, cuando nos refiramos a la inserción laboral. Pero aquí adelantamos que se han dado, principalmente, dos tipos de contrataciones: la de grupos numerosos cuyo reclutamiento se organiza para trabajos con- cretos y por tiempo fijo; y la de personas individualizadas que inmi- gran como especialistas para la industria o la construcción y otras ac- tividades. El primer tipo de contratación se ha venido haciendo por

34

vías oficiales, y el segundo funciona por formas de reclutamiento más privadas, con numerosas agencias de colocación.

La proporción de los inmigrantes que llega merced a la acción de ta- les agencias no es muy grande, siendo más los venidos por su cuen- ta, sin pagar a agencias de colocación, apoyándose en la red social. Pero la importancia propagandística de estas agencias para promover los deseos migratorios sí ha sido grande, al extender la idea de traba- jar en España.

El punto de partida de la decisión migratoria se relaciona frecuente- mente con anuncios en la prensa y en contactos no definitivos con las agencias de colocación. Hay casos también en que esos contactos ni siquiera fueron con agencias de colocación, sino con agencias de via- jes, muchas de las cuales se presentan con el lema “trabajo en Espa- ña”. Sucediendo que al llegar a España se accede al trabajo prometi- do, o se ven simplemente en la calle y sin contactos por ser el trabajo inexistente.

6. Inmigración sin contrato ni conocimientos previos

Hay inmigrantes que llegan sin ningún tipo de red social, aventurán- dose a comprar un billete de autocar y a ver qué pasa, movidas casi siempre por la gran cantidad de información que en Rumanía circula sobre España. También se da el caso de llegar con el contacto de al- gún amigo, para encontrarse luego con que tal amigo no responde a las llamadas de teléfono, quedando en la situación anteriormente descrita.

¿Cómo se hacen con un trabajo quienes no tenían contrato previo ni tampoco conecta con red social? De entrada no lo encuentran, y su proceso pasa primero por contactar con otros compatriotas, tardando

35

en ubicar alguna actividad. Siendo ese primer contacto en algún locu- torio, o en cualquier otro sitio en el que se tropiezan con algún ruma- no. De ese modo consiguen dónde contactar con más rumanos, ya sea en una iglesia ortodoxa, el local de una asociación, etc.; y a partir de ese momento puede llegar el empleo.

Las personas llegadas antes de 2007 sin contrato previo, de forma irregular, sólo podían insertarse en la economía sumergida. Algo que sirve tanto para los que se relacionaban con la red social como los que no.

7. El primer empleo del inmigrante

En lo concerniente al primer empleo conseguido de forma irregular, cabe hacer una distinción entre los hombres y las mujeres, pues los sectores laborales a los que mayoritariamente acceden unos y otras son distintos: mientras el sector principal para los hombres era la construcción, para las mujeres estaba en el servicio doméstico; aun- que tanto unos como otras podían acceder a la hostelería, servicios de limpieza y otros menesteres.

En el caso de las mujeres, el acceso al servicio doméstico se logra, principalmente, merced al boca a boca: comunicándose unas a otras las ofertas que conocen, a través de la red social que resulta clave y puede funcionar de varias formas: a través de una asociación de ru- manos, en la misa ortodoxa de los domingos, o en algún locutorio. También hay agencias que colocan a las inmigrantes en el servicio doméstico, pero las rumanas las utilizan poco.

Para los hombres, sea en la construcción o en otros sectores, la red socio-familiar también es la vía principal para encontrar el primer empleo. Y no se trata sólo de intermediación para conectar con los

36

empleadores, sino que también sucede que no pocos rumanos se emplean en ayudar a otros rumanos, especialmente, en el sector de la construcción, en el que un rumano puede ser subcontratado para realizar determinados trabajos por otros rumanos. Constatándose que algunos inmigrantes rumanos han pasado mucho tiempo trabajando para otros rumanos, y quedándose esos intermediarios con parte del sueldo, en típicos casos de marchandaje.

8. La llamada familiar y las plazas de rumanos

Las conexiones para hallar empleo son de este tipo: el que ya está en España, trabajando en una pequeña o mediana empresa y se entera de que hace falta más personal, se lo dice a su cónyuge, su hermano,

o un amigo, y luego se comunica con el patrón para introducirlos en

la empresa. En muchos casos tal familiar o amigo ya está en España

y su acceso al trabajo se hace de inmediato. En otros supuestos esta- rá todavía en Rumanía, y por ello vendrá para empezar a trabajar nada más llegar (en muchos casos en economía sumergida).

Son importantes las conexiones que se establecen acudiendo al lugar específico donde se transmite y se negocia con información de em- pleo. Para lo cual funciona a veces la “plaza de los rumanos”, como ocurre en Coslada, en donde se ofrecen para ser contratados por em- pleadores.

El lugar principal de transmisión de información sobre empleo en el caso de Barcelona es la iglesia ortodoxa de la Gran Vía. En sus puer- tas, durante toda la mañana del domingo, se sitúan grupos de ruma- nos charlando e intercambiando información, existiendo un tablón de anuncios donde se exhiben textos a mano, en rumano, ofreciendo o demandando empleos, habitaciones, etc. Las asociaciones de ruma- nos también sirven de lugar para difundir ofertas de empleo.

37

El acceso al empleo a través de la red social condiciona fuertemente los sectores a que se accede, pues una persona concreta no entra a trabajar en la empresa para la que tiene una determinada formación o experiencia laboral adecuada, sino que se coloca en la empresa en con la que le ha conectado un familiar o un amigo, independiente- mente de la formación de la que dispone, en demérito incluso de sus posibilidades.

38

CAPÍTULO 4. INSERCIÓN LABORAL DE LA INMIGRACIÓN RUMANA EN ESPAÑA

1. Mejor inserción con la regularización

En el capítulo anterior ya hemos comentado una de las principales vías utilizadas por los rumanos para su inserción laboral en España:

inmigrar de forma irregular e insertarse en la economía sumergida a través de familiares o conocidos. También hemos visto que esa vía sólo desembocaba en sectores (construcción, hostelería, servicio do- méstico) que tenían fuerte demanda de mano de obra y elevadas ta- sas de economía sumergida.

Entramos ahora en el examen de las categorías laborales en que se insertan los rumanos en situación irregular. En la inmensa mayoría de los casos en las categorías más bajas como peonaje en la construc- ción, ayudantes de cocina o de camarero en la hostelería, limpiado- res, etc., en la mayoría de los casos independientemente del nivel formativo de los trabajadores, mientras se encuentren en situación irregular y en la economía sumergida.

Ulteriormente, cambiar de sector laboral, o simplemente mejorar la situación, es muy difícil durante el período en el que el inmigrante se encuentre en situación irregular. Razón por la cual la mayoría de los rumanos inmigrados buscan la forma de salir de la irregularidad.

La forma de mejorar ha tenido mucho que ver con las regularizacio- nes que hubo en 2000 y 2001, y mucho más con la de 2005. En to-

39

dos esos casos hubo muchos rumanos que lograron la residencia legal por el procedimiento que en la normativa de extranjería se denomina régimen general. Este procedimiento había funcionado hasta 2002 como válvula de escape para ir regularizando la situación de parte de los inmigrantes que se hallaban en situación irregular: el empresario hacía la oferta de empleo y, si la respuesta de la Administración era positiva, el trabajador volvía a su país por un tiempo, y se presentaba en el consulado español para pedir el visado de entrada para trabajo.

El goteo de regularizados que recurrió a ese procedimiento de la normativa de extranjería resultó más eficaz con los rumanos que con los inmigrantes procedentes de otros países, por el menor coste del viaje, por comparación con los asiáticos y los latinoamericanos. Y también porque en las oficinas de extranjeros (Subdelegaciones del Gobierno) se ha sido más favorable a las solicitudes de los inmigran- tes de la Europa del Este que de otros países como Marruecos.

Entre febrero y mayo de 2005 se produjo el último proceso de regula- rización, que tanto por el número de solicitudes presentadas (691.655), como por las resueltas favorablemente (un 83 por 100) resultó el mayor de los realizados en España. Y en ese trance, los rumanos fueron el segundo grupo tras los ecuatorianos. Concreta- mente hubo 118.546 rumanos que presentaron solicitud, y aunque a escala de toda España fueron el segundo grupo como ya se ha dicho, en 20 provincias se situaron en el primer nivel. Las autorizaciones positivas de regularización fueron unas 576.000, de las que 99.673 de rumanos.

2. Seguridad Social y situación legal e irregular

El resultado efectivo de la regularización se dejaba ver también en los datos de la Seguridad Social: si el 1 de enero de 2005 los rumanos en

40

alta laboral en Seguridad Social eran 63.926, a 1 de enero de 2006

habían pasado a ser 159.649, por mucho que no todas las nuevas

altas procedieran de la regularización, pero sí la mayoría; con un cre-

cimiento del 150 por 100. Ningún otro de los grandes colectivos de

inmigrantes en España tuvo un crecimiento porcentual tan alto.

La regularización, sin embargo no resolvió por entero el volumen de

irregularidad que a principios de 2005, eran de casi 314.349 empa-

dronados, frente a sólo 83.372 con residencia legal, con casi tres

cuartas partes de rumanos, por tanto, en situación irregular. Y una

vez acabado el proceso de regularización de 2005, los todavía en si-

tuación irregular pasaron a ser la mitad de los rumanos presentes en

España. Algunos de estos continuaron beneficiándose del goteo de

regularizaciones permitido por la normativa de extranjería, pero la

gran mayoría tuvo que esperar al 1 de enero de 2007 para regulari-

zar su situación como residentes a partir de ser los rumanos ciudada-

nos comunitarios.

3. Contratación en origen y otras: agencias privadas y ETTs. Contingente y régimen general

La vía legal de contratación preferible es en origen pero hay otras.

Porque es legal, por ejemplo, entrar con autorización de residencia

por el procedimiento de reagrupación familiar, y esperar luego a dis-

poner de la autorización de trabajo para comenzar la andadura labo-

ral.

Existen dos vías distintas por las que se desarrolla la contratación en

origen. La primera es el contingente, que se apoya en el convenio bi-

lateral para reclutamiento que está en vigor desde el 11 de diciembre

de 2002.

41

La demanda de trabajadores vía contingente llega a los países terce- ros por vías institucionales, y cuando se recibe en Rumanía, se realiza una primera selección de personas, que han de ser sometidas a una comisión mixta de autoridades rumanas y empleadores españoles pa- ra la selección definitiva. De la gestión de todo ello en Rumanía se encarga la Oficina para la Migración de la Fuerza de Trabajo (del Mi- nisterio de Trabajo y Protección Social). Sin embargo por la vía del contingente no son muchos los rumanos que vienen y la mayoría lo hacen con contratos temporales para labores de recolección agrícola volviéndose a Rumanía cuando concluyen los mismos.

La otra vía de contratación en origen es la del llamado régimen gene- ral que comenzó a utilizarse con Rumanía en 1999. En este caso no interviene la mencionada Oficina para la Migración de la Fuerza de Trabajo, sino que lo hacen las agencias privadas de colocación, que proliferaron en la década de 1990 y que hoy son muy abundantes en Rumanía 20 .

En este tipo de contrataciones, las empresas catalanas han sido pio- neras en España, haciendo de este tipo de acuerdos lo más usual. Como es el caso Ros Roca, empresa de Lérida, o el de Corporación Alimentaria de Guissona (también Lérida), que tienen más de un mi- llar de trabajadores principalmente de Ucrania y Rumanía. Otras em- presas han recibido mano de obra por medio de la labor de recluta- miento realizada por las empresas de trabajo temporal (ETT), que han traído trabajadores de los países del Este sobre todo para la in- dustria metalúrgica.

20 Sobre migraciones rumanas de los noventa ver: KUPISZEWSKI, Marek; BERINDE, Diana; TEODORESCU, Virginia; DURHAM, Helen; y REES, Philip. 1997. Internal mi- gration and regional population dynamics in Europe: Romania case study. Estras- burgo, Consejo de Europa. OVIDIU LAURIAN, Simira. 2002. Romania. Source Country and Transit Country for International Migration. Timisoara, University of the West.

42

4. La inserción de los rumanos en el mercado laboral español y la Seguridad Social

Pasamos a comentar ahora el lugar que los rumanos ocupan en el

mercado laboral español, destacando primeramente que los inmigran-

tes irregulares sólo pudieron acceder a los puestos de trabajo de infe-

rior categoría, de forma sumergida y en sectores como construcción,

hostelería, servicio doméstico y agricultura. Pero a medida que fueron

regularizando su situación, se dispersaron por otros sectores y cate-

gorías laborales. Los regularizados y los que entraron de forma legal

son los que mejor se encuentran en el mercado laboral reglado.

Pero todavía hay he muchos rumanos en la economía sumergida por-

que, aun cuando cuentan con residencia legal, muchos no cuentan

con autorización de trabajo, debido a la moratoria que se les está

aplicando; de dos años después de la integración de Rumanía en la

UE el 1 de enero de 2007 y que concluye el 1.I.2009 salvo que se

prorrogue.

Las altas laborales en la Seguridad Social constituyen la principal

fuente de datos sobre inserción laboral, pero sólo para la inserción

laboral reglada; dejando fuera a todas las personas que trabajan sin

estar dadas de alta, que en el caso de los trabajadores extranjeros no

son pocas; y en caso del colectivo rumano también siguen siendo

muchas a finales de 2008, como hemos comentado.

En España el colectivo rumano ha sido el de mayor porcentaje de cre-

cimiento en altas laborales en los últimos años. En la tabla 18 vemos

que ha pasado de 46.253, a principios de 2004, a 230.572 al comen-

zar 2008. En 2005 se produjo un crecimiento muy fuerte debido a la

regularización, crecimiento que ha continuado en los años posterio-

res.

43

Tabla 18. Rumanos con alta laboral en la Seguridad Social

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

2004

2005

2006

2007

2008

46.253

63.926

159.649

168.858

230.572

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración)

5. Situación en los diferentes regímenes de la Seguridad Social

Para un análisis de los sectores laborales en los que se encuentran los rumanos en alta laboral debemos recordar que en la Seguridad Social hay un régimen general y cinco especiales; y para hacernos una idea de la importancia de cada uno de ellos, indicamos cómo se distribu- yen los trabajadores de nacionalidad española: el 76,9 por 100 en el régimen general; el 18,7 por 100 en el de autónomos; el 3,4 por 100 en el régimen agrario; y ya en los otros regímenes los porcentajes son residuales (0,7 por 100 en el de empleados de hogar; 0,4 por 100 en el de trabajadores del mar

Tabla 19. Rumanos y total de de trabajadores extranjeros con alta laboral según régimen de
Tabla 19. Rumanos y total de de trabajadores extranjeros con alta laboral según
régimen de la Seguridad Social en España a 1 de enero de 2008
EE
General
Autónomo
Agrario
Mar
Total
Hogar
Rumanos
149.847
41.880
21.766
16.992
77
230.572
Total
ex-
1.440.975
223.597
159.372
152.803
3.695
1.981.104
tranjeros

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración) y Estadísticas de la Seguridad Social.

Los trabajadores inmigrados se distribuyen de forma distinta entre los regímenes de la Seguridad Social, aumentando la importancia de los

44

regímenes agrario y de empleados de hogar 21 . Y en lo que se refiere a los rumanos, en la tabla 19 vemos esa distribución en datos absolu- tos, frete a la distribución del conjunto de los trabajadores extranje- ros a principios de 2008.

Pero son los porcentajes los que ofrecen una imagen más clara de las diferencias que se producen entre los rumanos y otros grupos inmi- grados en la distribución por regímenes de la Seguridad Social. En la tabla 20 figuran los porcentajes de los nueve colectivos inmigrados con mayor número de personas en la Seguridad Social. Y al comparar los porcentajes vemos que los rumanos están en una proporción me- nor que los demás en el régimen general (65,0 por 100) y mayor en el de autónomos (18,2 por 100). En el régimen agrario tienen un porcentaje alto (9,4 por 100) pero no muy distante del medio del conjunto de los trabajadores extranjeros; y en el de empleados de hogar su porcentaje (7,4 por 100) es muy parecido al medio del total de extranjeros.

El peso de los rumanos en el régimen agrario resulta inferior al de los trabajadores norteafricanos (entre los que el colectivo numéricamen- te más importante es el marroquí), pero superior al de los demás co- lectivos, lo que nos indica que aún mantienen una presencia significa- tiva en la agricultura. También es importante su presencia en el ser- vicio doméstico (régimen de empleados de hogar), aunque inferior a la de algunos colectivos latinoamericanos, entre quienes la lengua es un factor muy favorable.

21 PAJARES, Miguel. 2008. Inmigración y Mercado de Trabajo, Informe 2008. Ob- servatorio Permanente de la Inmigración, Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración.

45

Tabla 20. Porcentajes de los extranjeros en alta laboral según régimen de la Segu- ridad
Tabla 20. Porcentajes de los extranjeros en alta laboral según régimen de la Segu-
ridad Social en España. 1 de enero de 2008
EE
General
Autónomo
Agrario
Mar
Total
Hogar
por
por
por
por
por
por 100
100
100
100
100
100
Bulgaria
71,4
12,1
8,7
7,8
0,0
100,0
Rumanía
65,0
18,2
9,4
7,4
0,0
100,0
Marruecos
66,2
5,6
23,7
4,3
0,3
100,0
Argentina
82,4
11,9
0,6
5,0
0,1
100,0
Bolivia
68,1
1,6
6,5
23,7
0,0
100,0
Colombia
79,8
4,4
1,9
14,0
0,0
100,0
Ecuador
77,1
2,5
8,1
12,3
0,0
100,0
Perú
84,3
2,8
0,9
11,3
0,7
100,0
China
64,2
32,3
0,3
3,1
0,0
100,0
Total extran-
72,7
11,3
8,0
7,7
0,2
100,0
jeros
Españoles en
76,9
18,7
3,4
0,7
0,4
100,0
alta laboral

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración) y Estadísticas de la Seguridad Social.

Tabla 21. Porcentajes de los rumanos y el total de trabajadores extranjeros en el régimen de autónomos de la Seguridad Social en España.

 

1 de enero de

1 de enero de

1 de enero de

2006

2007

2008

Rumanos

2,1

2,9

18,2

Total trabajadores extran- jeros

8,2

8,5

11,3

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración) y Estadísticas de la Seguridad Social.

46

6. Los rumanos que trabajan por cuenta propia y los falsos au- tónomos

Pero el dato que más llama la atención es el alto porcentaje de los

trabajadores rumanos en el régimen de autónomos, sólo aventajado

por el colectivo chino. La tabla 21 muestra la evolución de ese por-

centaje en los tres últimos años, pudiendo apreciarse que el de los

rumanos era mucho más bajo que el del conjunto de los trabajadores

extranjeros, hasta 2008 en el que dio un gran salto adelante, hasta el

18,2 por 100 22 . Pero eso no significa que los rumanos no hayan mon-

tando gran número de negocios propios. Realmente, no hay tantos

empresarios entre los inmigrantes rumanos: algunos locutorios, cier-

tos restaurantes, una serie de locales musicales, etc. Lo cual se co-

rrobora en los trabajos de Lazaroiu 23 , quien subraya que sólo entre

los emigrantes rumanos de etnia gitana se dan proporciones significa-

tivas de auto-empleo. Pero estos son sólo unos 20.000 frente a más

de 700.000 en total.

Cabe preguntarse sobre el porqué de la escasa predisposición de los

rumanos a montar negocios. En ese sentido, lo observado en trabajos

de campo, es que hay razones como la falta de información y tam-

bién aspectos culturales. Y especialmente influyen las características

de la red social de los rumanos en la que, a diferencia de paquistaní-

es y senegaleses, la red social es más fuerte y funciona con mayor

grado la ayuda mutua, porque etnia y culturalmente son mucho más

diferentes de los españoles 24 .

22 PAJARES, Miguel. 2007. Op. cit.

23 LAZAROIU, Sebastian. 2003. “More “Out” than “In” at the Crossroads between Europe and the Balcans”. En Migration Trends. Volume IV, Romania. IOM (Interna- tional Organization for Migration)

24 SOLÉ, Carlota y PARELLA, Sònia. 2005. Negocios étnicos. Los comercios de los inmigrantes no comunitarios en Cataluña. Barcelona, CIDOB

47

Entre los rumanos existe, desde luego, ayuda mutua, pero no la sufi- ciente como para montar negocios. Y no es lo mismo ayudar a una persona dándole información sobre un empleo concreto, o un lugar de alojamiento, o hacerle unos trámites, que ayudarla prestándole dine- ro; como sí sucede en cambio con las otras tres minorías mentadas:

chinos, pakistaníes y senegaleses.

¿Qué ha sucedido, pues, para que se haya producido un salto tan im- portante en el número de trabajadores rumanos por cuenta propia? Lo sucedido tiene mucho que ver con la moratoria que está aplicán- dose a los rumanos y los búlgaros, pues se trata de una medida que sólo se aplica al trabajo asalariado. De modo que nada impide que los rumanos regularicen su situación laboral dándose de alta como traba- jadores por cuenta propia. Hay sectores en los que ésta fue su opción en 2007 y ha seguido siendo en 2008, especialmente el sector de la construcción.

Por consiguiente, muchos de esos nuevos trabajadores autónomos, en realidad continúan trabajando para las empresas para las que lo hacían antes de forma irregular. Por lo cual cabría considerarlos como “falsos autónomos”; pero esto es algo que no cabe atribuir a una op- ción o preferencia de esos trabajadores, sino más bien resulta de la decisión política de no aplicar la moratoria a los autónomos.

7. Categorías laborales: de peones a ingenieros

Para ver cómo se distribuyen los trabajadores rumanos en la escala de categorías laborales, se recurre a datos de la Seguridad Social. Así, en la tabla 22 se muestran tanto de los rumanos como para el conjunto de los trabajadores extranjeros, el encaje en los diferentes estratos; observándose la fuerte concentración en la categoría de peones (más de un tercio), tanto rumanos como los demás, y en la

48

de oficiales (básicamente de la industria y la construcción). Por enci- ma de estas categorías, los efectivos bajan mucho en general, y más aún para los trabajadores rumanos. Comparaciones que se hacen más claras si en lugar de los números absolutos atendemos a los por- centajes según se hace en la tabla 23, donde también hay una última columna con los valores absolutos.

Tabla 22. Rumanos y total de trabajadores extranjeros de alta en la Seguridad So- cial en España según categorías, a 1 de enero de 2008

 

Rumanos

Total extranjeros

Ingenieros y licenciados

791

48.442

Ingenieros técnicos. Peri- tos

675

18.848

Jefes Administrativos y de taller

620

23.587

Ayudantes no titulados

1.478

23.332

Oficiales administrativos

3.106

78.613

Subalternos

3.945

45.427

Auxiliares administrativos

7.606

135.626

Oficiales de 1ª y 2ª

47.999

350.524

Oficiales de 3ª y especia- listas

32.017

277.478

Peones y asimilados

51.484

437.840

Total

149.857

1.441.637

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración) y Estadísticas de la Seguridad Social.

49

Tabla 23. Porcentajes (horizontales) de extranjeros en alta laboral en la Seguridad Social (en el régimen general y el de la minería del carbón), por países y categoría laboral, a 1 de enero de 2008.

Ingenieros, licen- ciados y jefes Ingenieros técni- cos. Peritos Jefes Administra- tivos y de taller

Ingenieros, licen-

ciados y jefes

Ingenieros técni-

cos. Peritos

Jefes Administra-

tivos y de taller

Ayudantes no

titulados

Oficiales adminis-

trativos

Subalternos

Auxiliares admi-

nistrativos

Oficiales de 1ª y

Oficiales de 3ª y

especialistas

Peones y asimila-

dos

Total (valores

absolutos)

Bulgaria 0,9 0,6 0,6 1,1 2,4 3,3 5,0 36,1 18,7 31,3 36.912 Rumanía 0,5 0,5
Bulgaria
0,9
0,6
0,6
1,1
2,4
3,3
5,0
36,1
18,7
31,3
36.912
Rumanía
0,5
0,5
0,4
1,0
2,1
2,6
5,1
32,0
21,4
34,4
149.857
Marruecos
0,4
0,3
0,3
0,9
1,7
2,0
3,6
24,9
21,0
44,6
170.282
Argentina
6,3
1,9
3,0
3,0
10,8
3,4
16,1
22,5
15,9
17,1
45.238
Bolivia
1,1
0,2
0,4
1,2
2,5
3,8
9,1
24,9
19,1
37,8
34.446
Colombia
1,9
0,9
1,0
1,6
5,2
4,1
12,2
21,9
20,5
30,7
112.796
Ecuador
0,3
0,2
0,3
1,1
2,9
3,3
9,6
24,8
20,0
37,5
197.903
Perú
2,0
1,1
1,1
1,5
5,3
6,4
13,9
17,9
22,9
27,9
65.925
China
1,0
0,2
0,9
1,9
4,9
4,8
6,8
25,6
28,2
25,7
40.712
Total ex-
3,4
1,3
1,6
1,6
5,5
3,2
9,4
24,3
19,2
30,4
1.441.637
tranjeros
Trabajadores
8,5
7,1
4,7
3,7
13,2
4,5
13,9
19,9
10,8
13,4
14.728.000
españoles
Elaboración propia.
Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi-
gración y Emigración) y del Boletín de Estadísticas Laborales.

De entrada se observa, como era de esperar intuitivamente, que los trabajadores extranjeros están en mayor proporción en las categorías inferiores. Así, al observar la última columna, referida a los rumanos, se aprecia que su porcentaje de peones (34,4 por 100) no sólo es muy superior al de los trabajadores españoles (13,4 por 100), sino que también es más alto que el del conjunto de los trabajadores ex- tranjeros (30,4 por 100). Lo cual también se debe, como en otros casos a que se trata de una inmigración reciente, que en muchos ca- sos no ha permitido aún el ascenso vertical.

50

Por lo demás, lo cierto es que los trabajadores más preparados, salvo excepciones, ya se han buscado la vida en su país, sin necesidad de emigrar. A diferencia de lo que sucedió en otros tiempos con la emi- gración chilena, argentina, uruguaya, etc., de índole más bien política por las dictaduras entonces prevalecientes, que proporcionó efectivos muy importantes de médicos (especialmente psiquiatras), ingenieros, profesores, etc. En definitiva, la rumana es un inmigración más jo- ven, y como ya se ha dicho en otro lugar, los recién llegados trabajan donde pueden; pero con el tiempo procuran mejorar en su empleo, con mayores conocimientos de los que tenían cuando encontraron su primer empleo.

51

CAPÍTULO 5. ACTITUDES DE LOS ESPAÑOLES RESPECTO A LOS TRABAJADORES RUMANOS

1. Interés creciente por los trabajadores más cualificados y cambios legislativos para su fomento

A pesar de que, como acabamos de ver en el capítulo anterior, los

rumanos que trabajan en España no se sitúan en las categorías más

altas de la estructura laboral, lo cierto es que respecto a la inmigra-

ción rumana, y en general toda la de la Europa del Este, funciona el

supuesto de que aportan trabajadores bastante bien formados. Lo

cual, en muchos casos, genera interés y cierta predisposición a prefe-

rir esa inmigración a otras, como la marroquí, la asiática, o incluso a

veces la iberoamericana.

Esa actitud se debe al creciente interés por la captación de trabajado-

res cualificados, lo cual es una tendencia mundial que empezó a plan-

tearse en el 2000; tanto por los gobiernos de algunos países euro-

peos como por instituciones internacionales.

En definitiva, ha habido un cambio en las percepciones europeas de la

inmigración laboral: mientras que en los años ochenta y noventa las

necesidades estaban centradas en mano de obra no cualificada para

ocupar los puestos que no querían los autóctonos, en los últimos años

se manifiesta la escasez de mano de obra en los segmentos más es-

pecializados (especialistas en la industria, ingenieros, informáticos,

sanitarios, etc.).

52

La necesidad de mano de obra cualificada está provocando cambios en las normativas de inmigración laboral de una serie de países euro- peos. En ese sentido, Alemania y el Reino Unido son, con sus refor- mas legales de 2002 y 2004, los países que con más decisión esta- blecieron canales de entrada para la inmigración cualificada. En Ale- mania esa política inició un amplio debate sobre inmigración cuando el Gobierno estableció, en 2000, un cupo para informáticos; lo que condujo a la nueva ley de inmigración 25 .

La reforma legal hecha en el Reino Unido en 2002 fue aún más con- tundente, al plantear no sólo la necesidad de importar trabajadores cualificados, sino que alertó sobre la competencia mundial para su captación 26 .

Es en este contexto en el que se inserta la aparición, en 2002, de una nueva política de inmigración en España, en la que la contratación en origen pretende ocupar un lugar destacado. Y es también en ese con- texto en el que se desata en algunos sectores laborales la preferencia por la inmigración procedente de los países de la Europa del Este.

25 En julio de 2001 se hizo público el informe solicitado por el Gobierno y preparado por un comité independiente (con participación del Parlamento alemán y de diver- sos expertos y presidido por Rita Süssmuth, ex presidenta del Parlamento), conoci- do como Informe Süssmuth, que señalaba la necesidad de abandonar las políticas de “inmigración cero” y reconocer que Alemania es país de inmigración, y proponía una entrada anual de 50.000 trabajadores de terceros países. A partir de ahí se elaboró la nueva ley de inmigración que contemplaba cierta apertura a la entrada de inmigración laboral, básicamente para trabajadores cualificados.

26 El Reino Unido puso en marcha su “Highly Skilled Migrant Programme” a princi- pios de 2002. El Gobierno dijo claramente que el Reino Unido “compite con los de- más países desarrollados en la captación de los mejores especialistas”. Esta frase es del Libro Blanco “Secure Borders, Safe Haven: Integration with Diversity in Mo- dern Britian” presentado por el gobierno británico en febrero de 2002 (apartado 3.14 del Libro). En la nueva ley británica de inmigración de 2002 no se estableció limitación alguna (cupos) para la entrada de trabajadores de alta cualificación, y dichos trabajadores ni siquiera necesitan oferta de empleo previa para que se les conceda el permiso de trabajo (se trata de un permiso de entrada para búsqueda de empleo). El procedimiento consiste en que el aspirante presente sus cualificacio- nes y experiencia, si se le acepta se le da un permiso por un año para que busque trabajo y cuando lo encuentra se le da otro más largo que a los cuatro años se con- vierte en permanente.

53

2. Nivel de formación de los trabajadores rumanos en España

En el capítulo anterior veíamos que la presencia de los rumanos en las categorías altas es escasa, lo cual obliga a indagar sobre la forma- ción con la que vienen a España y su adaptación al sistema producti- vo español. A ese respecto, existe cierta coincidencia general en se- ñalar que el nivel formativo de los rumanos es comparativamente alto inercia del socialismo real; cuando el nivel de exigencia era alto y la inserción educativa bastante efectiva. Pero parece claro que los inmi- grados en España no son los de mayor nivel; en general no han pa- sado de los estudios medios. Tienen, en general, el liceo (bachillera- to) o la formación profesional (FP).

Entre los que acaban liceo y no continúan a la universidad, hay mu- chos que hacen cursos formativos de tipo profesional: administrati- vos, informáticos, de comercio, turismo, etc. 27 .

Ese nivel formativo medio de los trabajadores rumanos es de interés para las empresas españolas, ya que en Rumanía la FP está bien va- lorada y es de cierta calidad. Los hombres vienen, muchos, con FP de albañiles, pintores, mecánicos, conductores, etc. En cambio, las mu- jeres vienen más con estudios de bachillerato en el liceo.

Por otra parte, hay que distinguir entre el nivel educativo y la expe- riencia profesional. De modo que hay trabajos para los que se busca cierto nivel de estudios, sin previa experiencia laboral. Lo que mani- fiesta más claramente el interés por los trabajadores que llegan con experiencia en ciertas especializaciones, sobre todo industriales: me- tal, soldadores, caldereros, mecánicos ajustadores, matricemos, elec- tricistas; y otras en la construcción, como ferrallistas, encofradores, yeseros, etc. y en la restauración, cocineros, camareros y auxiliares

27 PAJARES, Miguel. 2007. Op. cit.

54

de cocina. Y otras actividades como ebanistas, chóferes, montadores, etc.

3. La inmigración irregular y el trabajo poco cualificado

El hecho de que la mayoría de los inmigrantes rumanos que hay en España hayan iniciado la migración de forma irregular, los ha condu- cido a trabajos poco cualificados y ha retrasado su paso a otros más cualificados. Precisamente, los rumanos que no han inmigrado de forma irregular, y que han venido por contratación en origen son, en su mayoría, trabajadores cualificados que vienen a ocupar puestos de trabajo también relativamente cualificados.

Cuando la contratación en origen no está gestionada por las organi- zaciones patronales la explotación es mayor, y es posible que a los trabajadores no se les reconociera su categoría. Este es el caso de muchas empresas de montaje que cuentan con montadores rumanos y no han hecho la contratación en origen a través de las organizacio- nes patronales.

4. Evolución hacia mayores niveles profesionales

Si observamos la evolución que se ha producido en los últimos dos años en los que se refiere a la distribución por categorías de los tra- bajadores rumanos, vemos que, efectivamente, está produciendo un desplazamiento hacia categorías medias; especialmente desde los oficiales de 1ª y 2ª. En la tabla 24 se aprecia que el porcentaje de peones ha caído notablemente, al tiempo que han subido los porcen- tajes en las categorías medias.

55

Tabla 24. Evolución en los dos últimos años de los porcentajes (horizontales) de rumanos en alta laboral en la Seguridad Social (en el régimen general y el de la minería del carbón), por categoría laboral.

Ingenieros, licenciados y jefes Ingenieros técnicos. Pe- ritos Jefes Administrativos y de taller Ayudantes no

Ingenieros, licenciados y

jefes

Ingenieros técnicos. Pe-

ritos

Jefes Administrativos y

de taller

Ayudantes no titulados

Oficiales administrativos

Subalternos

Auxiliares administrati-

vos

Oficiales de 1ª y 2ª

Oficiales de 3ª y espe-

cialistas

Peones y asimilados

Total (valores absolutos)

1 de enero 0,4 0,2 0,3 0,8 1,4 1,9 3,9 28,3 20,7 41,8 105.610 de
1
de
enero
0,4
0,2
0,3
0,8
1,4
1,9
3,9
28,3
20,7
41,8
105.610
de 206
1
de
enero
0,5
0,5
0,4
1,0
2,1
2,6
5,1
32,0
21,4
34,4
149.857
de 2008

Elaboración propia. Fuente: Observatorio Permanente de la Inmigración (Secretaría de Estado de Inmi- gración y Emigración) y del Boletín de Estadísticas Laborales.

No hay que olvidar que sigue habiendo una diferencia muy notable entre la valoración de la FP en España y la que tiene en Rumanía y demás países del Este. Aquí, cada vez son menos los jóvenes que quieren aprender un oficio, cosa que no sucede, al menos de momen- to, en la Europa del Este. Allí, entre los jóvenes, hay más interés por la formación profesional, ya que ésta tiene mucho más prestigio que en España. Ello puede significar que esos países, y entre ellos Ruma- nía, seguirán siendo cantera de especialistas para muchas empresas españolas. En el supuesto, naturalmente, de que en los próximos años siga habiendo rumanos interesados en emigrar a España.

56

CAPÍTULO 6.

EL

CRISIS ECONÓMICA

DESEMPLEO

EN

LA

ACTUAL

SITUACIÓN

DE

1. La evolución del paro: tendencia creciente

En el tiempo de redacción de este informe vivimos una situación de crisis económica que está afectando a la población inmigrada en tér- minos de desempleo. Para cuyo análisis recurrimos a las estadísticas de la Encuesta de Población Activa (EPA) que proporciona el Instituto Nacional de Estadística (INE). Estadísticas que difieren de las que hemos utilizado en los dos capítulos anteriores (las de Seguridad So- cial), incluyendo, pues, a los que se encuentran en situación irregu- lar.

Con esas bases estadísticas, el desempleo comenzó a notarse en Es- paña en el mismo año en el que se inició la crisis, 2007, y se ha agu- dizado a los largo de 2008 hasta llegar, en octubre de 2008, a 2,7 millones de trabajadores, el 12 por 100 de la población activa.

La población inmigrada se ve afectada por el desempleo de forma di- ferente a la población española, como puede apreciarse a la vista de la tabla 25 para 2007. En 2007 hubo un crecimiento de 117.000 pa- rados, y más de la mitad de ellos (64.400) fueron extranjeros. Lo cual quiere decir que proporcionalmente sufren más el paro los ex- tranjeros.

57

Tabla 25. Evolución del número de desempleados en España durante 2007

 

Total población

Población Población española extranjera 1.467.300 343.300 623.000 140.800 844.200 202.600 1.519.900 407.700
Población
Población
española
extranjera
1.467.300
343.300
623.000
140.800
844.200
202.600
1.519.900
407.700
676.400
202.800
843.400
204.900
52.600
64.400
53.400
62.000
-800
2.300

en España

 

1.810.600

Parados cuarto trimestre 2006

763.800

1.046.800

 

1.927.600

Parados cuarto trimestre 2007

879.200

1.048.300

 

117.000

Incremento 2007/2008

115.400

1.500

Elaboración propia. Fuente: INE (EPA cuarto trimestre 2006 y 2007).

Por otra parte, en esta tabla se ve bastante claro que el incremento del paro en su primer momento afectó sobre todo a los hombres, tan- to para el conjunto de la población como si nos referimos sólo a la población extranjera. Podríamos decir que la tipología de los nuevos parados producidos en 2007 fue la de ser hombres y extranjeros.

En 2008 las cosas comenzaron a cambiar, especialmente porque la aceleración del desempleo adquirió mayor vigor. En la tabla 26 se muestra lo sucedido en el primer semestre de 2008, tomando en con- sideración las EPA del cuarto trimestre de 2007 y las de los dos pri- meros trimestres de 2008. De entrada vemos que el crecimiento del paro en el primer trimestre del año (246.600 nuevos parados) fue superior al que se produjo en todo el año anterior (117.000). En ese primer trimestre crecieron más los parados españoles que los extran- jeros, a diferencia de lo sucedido el año anterior; aunque proporcio- nalmente a la población ocupada de cada grupo, los parados extran-

58

jeros pesan más que los españoles. En definitiva, el paro afecta más

a los extranjeros que a los españoles.

Por otro lado, en el primer trimestre de 2008, el paro no afectó pre- dominantemente a los hombres, como había sucedido en 2007, sino que también las mujeres se vieron ya afectadas. Entre los nuevos pa- rados españoles hay más hombres que mujeres, pero, en cambio, entre los nuevos parados extranjeros, las mujeres superan ligera- mente a los hombres, lo cual puede significar que en muchos casos se está prescindiendo del servicio doméstico.

En el segundo trimestre de 2008 el paro sigue creciendo con fuerza, aunque crece menos que en el primer trimestre, como también puede verse en la tabla 26. Esa merma en el crecimiento se da tanto en es- pañoles como en extranjeros, pero, una vez más, proporcionalmente a la población ocupada, el incremento del paro de los extranjeros continúa por encima del de los españoles. Cabe destacar también que en ese segundo semestre el paro vuelve a afectar mayoritariamente a los hombres, tanto en el caso de los españoles como en el de los ex- tranjeros.

En la misma tabla se muestra el incremento de desempleo producido

a lo largo de todo el primer semestre de 2008 ha llegado a casi medio

millón de nuevos parados, repartido entre españoles y extranjeros, siendo los hombres de ambos grupos los más afectados. Con la previ- sión de terminar el año con una cifra muy próxima a los tres millones de parados, de los cuales 970.000 podrían ser extranjeros.

59

Tabla 26. Evolución del número de desempleados en España en el primer semestre de 2008.

 

Total población

Población Población española extranjera 1.519.900 407.700 676.400 202.800 843.400 204.900 1.669.500 504.700
Población
Población
española
extranjera
1.519.900
407.700
676.400
202.800
843.400
204.900
1.669.500
504.700
768.300
250.200
901.100
254.500
149.600
97.000
91.900
47.400
57.700
49.600
1.772.200
580.000
856.600
314.300
915.500
265.700
102.700
75.300
88.300
64.100
14.400
11.200
252.300
172.300
180.200
111.500
72.100
60.800

en España

 

1.927.600

Parados cuarto trimestre 2007

879.200

1.048.300

 

2.174.200

Parados primer trimestre 2008

1.018.600

1.155.500

 

246.600

Incremento primer trimestre 2008

139.400

107.200

 

2.381.600

Parados segundo trimestre 2008

1.182.900

1.198.600

 

207.400

Incremento segundo trimestre 2008

164.300

43.100

 

454.000

Incremento en el semestre

303.700

150.300

Elaboración propia. Fuente: INE (EPA cuarto trimestre 2007, 1º y 2º trimestre 2008).

2. Mayor proporción de desempleo extranjero que español

La afirmación que venimos haciendo de que proporcionalmente a la población ocupada el incremento del desempleo entre los extranjeros es muy superior al que se produce entre los españoles se aprecia me-

60

jor en la tabla 27, en la que se muestra la evolución en porcentajes; tanto para españoles y extranjeros como por sexo. La tabla 27 mues- tra que las tasas de paro de las mujeres son mayores que las de los hombres, tanto en españoles como en extranjeros.

Tabla 27. Evolución de las tasas de desempleo en España en el primer semestre de 2008.

 

Total población

Población Población española extranjera 7,9 12,4 6,1 11,2 10,5 13,8 8,7 14,6 6,9 13,0 11,1
Población
Población
española
extranjera
7,9
12,4
6,1
11,2
10,5
13,8
8,7
14,6
6,9
13,0
11,1
16,7
9,3
16,5
7,8
15,9
11,3
17,2

en España

 

8,6

Tasas de paro cuarto trimestre 2007

6,8

11,0

9,6

Tasas de paro primer trimestre 2008

7,9

12,0

10,4

Tasas de paro segundo trimestre 2008

9,1

12,3

Elaboración propia. Fuente: INE (EPA cuarto trimestre 2007, 1º y 2º trimestre 2008).

3. Desocupación entre los inmigrantes rumanos

Para aproximarnos ahora a cómo afecta el paro a los rumanos, se re- curre a la EPA por nacionalidades; donde se hace una subdivisión de los extranjeros por cuatro grandes grupos que son los que aparecen en la tabla 28. Vemos que en los cuatro se ha producido incremento del desempleo, pero mayor en el grupo Unión Europea; grupo dentro del cual el colectivo más importante es el rumano, en tanto que de- ntro del grupo resto del mundo, el colectivo más importante es el marroquí.

61

Tabla 28. Tasas de paro en España

Tabla 28. Tasas de paro en España Población extranjera Por orígenes Unión Resto de América Resto
Tabla 28. Tasas de paro en España Población extranjera Por orígenes Unión Resto de América Resto

Población

extranjera

Tabla 28. Tasas de paro en España Población extranjera Por orígenes Unión Resto de América Resto

Por orígenes

Unión Resto de América Resto del Europea Europa Latina mundo
Unión
Resto de
América
Resto del
Europea
Europa
Latina
mundo
de América Resto del Europea Europa Latina mundo Tasas de paro cuarto trimestre 2007 Ambos sexos

Tasas de paro cuarto trimestre 2007

Ambos sexos Hombres Mujeres
Ambos
sexos
Hombres
Mujeres
de paro cuarto trimestre 2007 Ambos sexos Hombres Mujeres 12,4 11,2 13,8 11,4 17,1 10,8 17,1

12,4

cuarto trimestre 2007 Ambos sexos Hombres Mujeres 12,4 11,2 13,8 11,4 17,1 10,8 17,1 9,7 17,2

11,2

trimestre 2007 Ambos sexos Hombres Mujeres 12,4 11,2 13,8 11,4 17,1 10,8 17,1 9,7 17,2 10,2

13,8

11,4 17,1 10,8 17,1 9,7 17,2 10,2 14,2 13,6 17,0 11,3 24,9
11,4
17,1
10,8
17,1
9,7
17,2
10,2
14,2
13,6
17,0
11,3
24,9
10,8 17,1 9,7 17,2 10,2 14,2 13,6 17,0 11,3 24,9 Tasas de paro primer trimestre 2008

Tasas de paro primer trimestre 2008

Ambos sexos Hombres Mujeres
Ambos
sexos
Hombres
Mujeres
de paro primer trimestre 2008 Ambos sexos Hombres Mujeres 14,6 13,0 16,7 13,3 15,7 13,6 18,8

14,6

primer trimestre 2008 Ambos sexos Hombres Mujeres 14,6 13,0 16,7 13,3 15,7 13,6 18,8 10,8 17,3

13,0

trimestre 2008 Ambos sexos Hombres Mujeres 14,6 13,0 16,7 13,3 15,7 13,6 18,8 10,8 17,3 12,5

16,7

13,3 15,7 13,6 18,8 10,8 17,3 12,5 15,8 16,6 14,5 14,7 27,2
13,3
15,7
13,6
18,8
10,8
17,3
12,5
15,8
16,6
14,5
14,7
27,2
13,6 18,8 10,8 17,3 12,5 15,8 16,6 14,5 14,7 27,2 Tasas de paro segundo trimestre 2008

Tasas de paro segundo trimestre 2008

Ambos sexos Hombres Mujeres
Ambos
sexos
Hombres
Mujeres
paro segundo trimestre 2008 Ambos sexos Hombres Mujeres 16,5 15,9 17,2 15,3 19,2 13,9 23,5 12,3

16,5

segundo trimestre 2008 Ambos sexos Hombres Mujeres 16,5 15,9 17,2 15,3 19,2 13,9 23,5 12,3 22,1

15,9

trimestre 2008 Ambos sexos Hombres Mujeres 16,5 15,9 17,2 15,3 19,2 13,9 23,5 12,3 22,1 14,2

17,2

15,3 19,2 13,9 23,5 12,3 22,1 14,2 21,9 19,2 16,7 13,7 27,7
15,3
19,2
13,9
23,5
12,3
22,1
14,2
21,9
19,2
16,7
13,7
27,7

Elaboración propia. Fuente: INE (EPA cuarto trimestre 2007, primer y segundo trimestre 2008).

Sólo con estos datos no cabe asegurar que los rumanos y los marro- quíes sean los colectivos más afectados por el incremento del desem- pleo del primer semestre de 2008, pero los indicios apuntan clara- mente en esa dirección; sobre todo si recordamos que son colectivos fuertemente imbricados en el sector de la construcción, el de mayor desempleo.

62

4. El desempleo por sectores

La tabla 29 muestra la evolución del desempleo por sectores en 2007, y la 30 se refiere al primer semestre de 2008, pudiendo verse que el incremento del paro ha sido especialmente fuerte en la construcción y la agricultura.

Tabla 29. Evolución en 2008 en el número de parados extranjeros por sectores