Está en la página 1de 13

|

149

Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio
Karina A. Menacho
Recibido 30 de Junio 2005. Aceptado 13 de Junio 2006

RESUMEN El presente estudio tiene como principal meta aportar desde la etnoarqueología a los estudios funcionales de material cerámico. Para ello se parte de un estudio de caso que incluye el registro de los inventarios cerámicos pertenecientes a unidades domésticas de pastores de la Puna de Jujuy. En el análisis de la información obtenida se enfatiza vincular los criterios que los usuarios utilizan para designar sus artefactos cerámicos con atributos susceptibles de identificación arqueológica. En función de ello se describen los tipos reconocidos por los usuarios teniendo en cuenta características morfológicas y dimensionales de las vasijas, propiedades físicas que rigen la función, actividades y contextos de uso, cambios de usos asociados y su relación con la pérdida o conservación de las propiedades originales de las piezas, decoración y alteraciones asociadas al uso. Finalmente se discuten algunas líneas para la aplicación y limitaciones de este tipo de información a materiales cerámicos provenientes de contextos arqueológicos. Palabras clave: Etnoarqueología; Cerámica; Función.

ABSTRACT ETNOARCHAEOLOGY AND STUDIES OF CERAMIC FUNCTIONALITY: THE CONTRIBUTIONS OF A STUDY CASE. This paper’s main goal is to contribute to the functional study of ceramic materials from an ethnoarchaeological perspective. A case study is presented which includes the ceramic inventories from domestic shepherds’ units in Jujuy’s Puna. The data analysis emphasizes the relationship between the criteria used to name the ceramic artifacts and their possible archaeologically identifiable attributes. The types recognized by the users are described on the basis of the morphological and dimensional features of the vessels; the physical properties that determine their function; the activities and the context in which they are used; the changes of associated use; and the relationship with either the loss or the conservation of the original properties of the pieces, as well as the decoration and transformations related to their use. Finally, possible applications and limitations of this kind of information in relation to ceramic materials from archaeological contexts are discussed. Keywords: Ethnoarchaeology; Ceramic; Function.

INTRODUCCIÓN Los estudios funcionales de cerámica arqueológica han tenido una fuerte influencia de la etnoarqueología (Kramer 1985) ya que este enfoque brinda la posibilidad de observar en contextos etnográficos di-

ferentes aspectos asociados a la fabricación, uso y descarte de vasijas (Arnold III 1991; Deal 1983; Deal y Hagstrum 1995; DeBoer y Lathap 1979; Longacre 1991a, 1991b; Nelson 1985, 1991; Rice 1987, etc). Esta información ha sido utilizada en diversos tipos de trabajos, en los últimos años se ha manifestado la ten-

Karina A. Menacho. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, UNJu. Pemberton Nº 506 Barrio Santa Rosa, San Salvador de Jujuy, Jujuy. E-mail: menachor@hotmail.com; menachor@yahoo.com.ar
Intersecciones en Antropología 8: 149-161. 2007. ISSN 1666-2105 Copyright © Facultad de Ciencias Sociales - UNCPBA - Argentina

huellas de uso. en el presente escrito se resume la información relacionada con la funcionalidad de las vasijas cerámicas utilizadas por los informantes y algunos aspectos de los entornos o actividades involucradas en el uso. 2) Tamaño y composición de los rebaños: La cría de animales es la principal actividad productiva de las unidades domésticas consideradas. La unidad doméstica II es pequeña y se compone de una pareja de cónyuges. Está dedicada principalmente a la comercialización y trueque de carne y cueros. sumado al consumo familiar. . Los integrantes son una pareja de cónyuges. Resultados de estas investigaciones han sido desarrolladas con anterioridad (Menacho 2000. 2001).. Costa de Lagunilla (3800. Los derivados Figura 1. ASPECTOS TÉCNICOS Y METODOLÓGICOS La etapa de recolección de datos contó con un total de 60 días de trabajo de campo y tuvo lugar en las localidades de Laguna Larga. se focaliza en vincular los criterios que los usuarios utilizan para designar sus artefactos cerámicos con atributos susceptibles de identificación arqueológica. Las unidades domésticas pueden caracterizarse como población rural dispersa y la principal fuente para la subsistencia es la actividad pastoril. A partir de un estudio de caso. El presente trabajo apunta a contribuir desde la etnoarqueología a los estudios funcionales de cerámica arqueológica. etc. Argentina). Menacho . la abuela paterna y una antigua vecina. el abuelo materno. sus dos hijos y la abuela paterna. La unidad de recolección etnográfica es la “unidad doméstica” entendida como el grupo de personas que viven y pastorean juntas (Göbel 1994: 47). su composición resulta de la combinación de familiares y vecinos. su hija y la abuela paterna. propiedades físicas que rigen la función. Tales unidades fueron seleccionadas teniendo en cuenta diferencias en su composición demográfica (número de integrantes y parentesco) y sus características económicas (tamaño y composición del rebaño): 1) Composición demográfica: La unidad doméstica I es numerosa (N= 12). Se parte de la idea que esta perspectiva de trabajo permite integrar el registro y análisis de diferentes aspectos que influyen en la variabilidad artefactual -por ejemplo forma. Se trabajó con tres unidades domésticas con el fin de observar en detalle la conducta asociada a la manipulación de vasijas cerámicas e identificar factores que inciden en ella.Intersecciones en Antropología 8 (2007) 149-161 dencia a generar modelos que permitan explicar la conducta asociada a la manipulación de vasijas en contextos sociales o históricos específicos (para algunos ejemplos ver Skibo y Feiman 1998). La unidad doméstica III está integrada por una pareja de cónyuges. Para realizar el trabajo se visitaron unidades domésticas de pastores residentes en el sector noroccidental del Departamento de Rinconada (provincia de Jujuy. 4000 m snm) y Guayatayoc (3600 . sus 5 hijos. Ubicación del área de estudio. área ubicada en un ambiente de Puna seca.(Skibo 1992).3650 m snm) del Departamento de Rinconada (provincia de Jujuy) (Figura 1). una sobrina materna.150 | K.

B. ya que éstas se hallan comprometidas (directa o indirectamente) en los parámetros que los informantes utilizan para clasificar sus artefactos cerámicos. La composición de los rebaños varía del siguiente modo: . es decir las denominaciones asignadas a las vasijas por los usuarios. queso y tejidos actualmente poseen poca importancia económica. caprinos y asnales. camélido 16%. Tales propiedades pueden expresarse en: •Transportabilidad: monitorea la posibilidad de transportar piezas de un lugar a otro. camélido 9%. El número animales de cada especie dentro de los rebaños varía con relación a la posición socioeconómica de la unidad doméstica. diámetro de la boca. asnales 2%.. Las técnicas utilizadas en la recolección de información son una ficha de relevamiento de pieza cerámica (registro de atributos morfológicos y huellas de uso). Se analizó esta etnoclasificación poniendo énfasis en la identificación de los criterios utilizados para diferenciar los tipos. Y las piezas grandes son utilizadas en contextos rituales donde se procesan y distribuyen alimentos para una cantidad mayor de personas. comprendiendo generalmente la red social de la unidad doméstica (Nelson 1985). Schiffer y Skibo 1987). Fue establecida mediante la fórmula: Diámetro Máximo.Unidad Doméstica III: ovinos 83%. grupo doméstico). Para la descripción y análisis de los conjuntos cerámicos se tomaron como eje los tipos emic. •Proporción alto/ancho = relación que monitorea proporciones generales de las vasijas y aspectos ° Receptividad = Diámetro de la Abertura/ que afectan su desempeño en actividades que requieren volcar o permanecer estables. mientras que la Nº II posee uno pequeño (N= 225). observación participante y entrevistas abiertas. . etc. Las piezas medianas son utilizadas para preparar. asnales 1%.Unidad Doméstica I: ovinos 90%. es el gran tamaño de la misma). tamaño de las piezas (volumen en litros de agua). 151 C. En función de ello la relación entre los nombres de las piezas y las características que las definen serán expresadas a partir de los siguientes atributos. servir o consumir alimentos entre varias personas (e. respectivamente). Shepard 1968). un pico vertedero puede ser un apéndice de la pieza o un achicamiento de la boca de la pieza) o las dimensiones de un atributo (por ejemplo en una jarra. . tamaño de las asas y otros apéndices funcionales. Con este fin se describieron los tipos emic de manera sistemática utilizando el lenguaje desarrollado en la disciplina arqueológica para las clasificaciones de alfarería. Los rebaños de las tres unidades domésticas consideradas se diferencian por el tamaño ya que las Nº I y III poseen rebaños relativamente numerosos (N= 555 y N= 483.Propiedades formales que rigen la función: consiste en la identificación de características morfológicas que afectan de un modo positivo o negativo la intervención de una vasija en determinadas tareas (Braun 1983. lo que otorga una función particular al asa. La composición de los rebaños es mixta e incluye ovinos. altura total y altura del diámetro máximo. una entrevista estructurada a los miembros de las unidades domésticas (registro de trayectoria de vida de cada vasija).Uso: desglosado en los siguientes aspectos: . un “posa vela” en candelabros). la forma de un atributo (por ejemplo. D. •Receptividad: relación que monitorea la accesibilidad y la capacidad de manipulación del contenido de la vasija. A.Forma o perfil de la vasija: caracterización del perfil de la pieza a partir de su semejanza con figuras geométricas y la complejidad del contorno (Orton et al. 1993. camélidos. •Unidades de consumo: en base al tamaño se pueden diferenciar las unidades de consumo para las que se destinan las piezas. Establecida mediante la fórmula: ° Relación alto/ancho = Altura Máxima / Diámetro Máximo •Atributos morfológicos con función específica: se trata de la propiedades funcionales asociadas a la presencia de un de atributo específico (por ejemplo. Las piezas pequeñas están destinadas a servir porciones individuales.Unidad Doméstica II: ovinos 89%. En este punto se toman en cuenta propiedades físicas que determinan la forma y el tamaño de las piezas. Este atributo fue medido a partir del volumen en litros.Atributos dimensionales: se registró para cada pieza diámetro de la abertura.g.Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio | animales como lana. asnales 2%. la disponibilidad de pasturas y las tradiciones familiares de crianza de una u otra especie animal. camélidos 8%. sin embargo existe mayor énfasis económico en el primero.

propiedades físicas que rigen la función (como relaciones entre atributos dimensionales. La mayor parte de las piezas muestran rastros de modelado con la técnica de enrrollamiento anular o «chorizo». presencia de atributos morfológicos con función específica. •Trayectoria funcional: cambios de función observados en las piezas. •Adhesión de material: substancias que se fijan a la superficie de las piezas y que pueden identificarse macroscópicamente. los nombres que los usuarios dan a las piezas sintetizan una serie aspectos que involucran la forma o perfil de la vasija. CARACTERÍSTICAS DEL CONJUNTO CERÁMICO Los conjuntos cerámicos relevados corresponden a las residencias principales de las tres unidades domésticas seleccionadas. Skibo 1992: 106). 62 piezas dañadas o reusadas y 1568 fragmentos descartados. ya que indica zonas de contacto con agentes abrasivos y pueden monitorearse grados de exposición a dichos agentes. Departamento de Potosí). así como las técnicas y los diseños decorativos.152 | K. •Remoción de material: se trata principalmente de abrasión. A continuación se caracterizan los tipos de vasijas reconocidos por los usuarios (Tabla 1): . sino que proceden de un centro de manufactura cerámica ubicado en la Puna de Jujuy. grasa. Mechero (N= 4). extensión e intensidad de esta alteración. Plato (N= 15).Decoración: Se tiene en cuenta en este punto la presencia o ausencia de decoración. como en otros lugares de los Andes (ver Varela Guarda 2002). Tinaja (N= 11). Olla (N= 57). F. Tipos de vasijas reconocidos por los usuarios Se identificó un total de 12 diferentes nombres de vasijas o “tipos emic”. estos son: Cántaro (N= 28). el tamaño. etc. Las piezas relevadas no son fabricadas por los usuarios. •Contexto de uso: caracterización general de los entornos sociales en los que se manipulan las piezas.Alteraciones o huellas asociadas al uso de las piezas: se trata de identificar alteraciones en las propiedades de los artefactos como resultado del uso de los mismos. siguiendo el esquema propuesto por Schiffer (1987) y luego modificado por (Skibo 1992). una pasta homogénea con inclusiones no plásticas blanquecinas de tamaño mediano y pequeño. raspadura y golpe) (Schiffer y Skibo 1987: 101-102. El color de las piezas varía entre el rojo y el naranja. Candelabro (N= 6) y Tarancha (N= 1) (Figura 2). Para el presente caso pueden distinguirse: intenciones funcionales y reusos. etc. Chuiayuro (N= 8). Reuso alude a cambios de función asociados a la pérdida parcial o total de las propiedades de las piezas. En el presente caso. Tales alteraciones fueron relevadas a nivel macroscópico y diferenciadas en dos clases: adhesión de material y remoción de material (Skibo 1992: 42).Intersecciones en Antropología 8 (2007) 149-161 •Descripción del uso: según el tipo de tareas en las que intervienen las piezas. por lo general. Se diferencian en uso doméstico: piezas que participan del procesamiento de alimentos durante la actividades cotidianas de los miembros de las unidades domésticas y uso ritual: piezas destinadas a preparar alimentos y bebidas consumidas en eventos sociales especiales como celebraciones religiosas o ritos ligados a la producción. Se tiene en cuenta la ubicación. funciones relacionadas con eventos sociales específicos (nombres que aluden a la función ritual de determinadas vasijas) y atributos formales (como el número de asas). Jarra (N= 2). Florero (N= 4). la cocción es buena pero deja manchas oscuras de forma irregular en la superficie externa de la pieza. provincia de Jujuy) y localidades fronterizas Bolivianas (Casira Boliviana y Berque. distribución de bebidas. Se trata principalmente de residuos asociados a la exposición al fuego (por ejemplo hollín. Menacho .). Las superficies están tratadas mediante un engobe liviano realizado con la misma arcilla o con arcillas semejantes a la del modelado de las piezas.). Poroña (N= 3). Virque (N= 8). Se registró un total de 147 piezas en usos primario y secundario. La calidad de manufactura es relativamente buena. Las primeras contemplan usos (primarios y secundarios) que requieren todas las características morfológicas definidas desde la fabricación de la pieza. Dentro de ello. (localidades de Casira y Calahoyo. presentando. esto es extracción de material o deformación de la superficie cerámica por medio de contacto mecánico (deslizamiento. el reciclaje es un tipo especial de reuso que implica el “retorno de un artefacto a un proceso de manufactura luego de un período de uso” (Schiffer 1987: 29). por ejemplo procesamiento de alimentos. Departamento Santa Catalina. E. etc. esto se debe al contacto directo con el combustible (Rodríguez 1996: 81-84). sobre este engobe se alisan las superficies externas (ver Rodríguez 1996: 67-73).

Algunas de estas piezas presentan rajaduras o agujeros que impiden su utilización para la cocción de alimentos. La receptividad (0. mote de maíz). respectivamente. Esta receptividad intermedia permite “cierto . Esto disminuye el riesgo a de- 153 rramar contenidos líquidos (chicha) o permite mantener el calor para la cocción de alimentos duros (i. animales y agua). cucharas. picante de mondongo. pedazos de alambre) o alimentos (semillas de girasol y maíz en grano o harina).).45 a 0. Tipos reconocidos por los usuarios.15 y 0.. con cuellos cilíndricos y bordes evertidos que presentan una trayectoria funcional compleja: a) Inicialmente. c) Algunos cántaros almacenados o que presentan agujeros o rajaduras que impiden la contención de líquidos pueden derivarse en funciones como guardar pequeños objetos (trapos. Los usos asociados a la preparación y distribución de chicha generan la remoción de material en la base y en la porción inferior de las piezas.). hervir mote y calentar agua en contextos domésticos o rituales. chanfaina3.72) presenta valores intermedios entre los tipos con baja receptividad como los cántaros y alta receptivi- Figura 2.e. Estos usos implican cocinar (guiso. b) Algunas piezas se utilizan también en la cocción de granos (hervir mote2) y/o para calentar agua con diferentes fines. La receptividad presenta una distribución continua cuyos valores mínimos y máximos son 0. De aquí que. por lo que presentan hollín en la superficie externa. en muchos casos. se emplean en el procesamiento y/ o distribución de subproductos líquidos de origen vegetal (fermentar y “partir” chicha1). La utilización de ollas en estas actividades implica la exposición al fuego.Olla Se incluyen en este tipo vasijas cerradas de forma subglobular con cuellos cortos y dos fuertes asas funcionales que unen el cuello con el cuerpo superior. calapurca. etc. mayoritariamente se trata de piezas de uso ritual. Sólo algunos están decorados con diseños de flores pintadas en el cuerpo de la pieza (9 sobre un total de 28). 2. piedras. Mientras que las piezas derivadas a la cocción de alimentos presentan además hollín en la superficie externa. Las propiedades formales que pueden ligarse a los usos de los cántaros son la receptividad y el tamaño. usos que se caracterizan por no necesitar de exposición al fuego. dad como los virques. El tamaño de los cántaros varía en relación a la función y al contexto de uso de los mismos (Tabla 1).Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio | 1. etc. Son empleadas en el procesamiento de alimentos sólidos y líquidos (vegetales. de ahí que este tipo de piezas se caracteriza por un diámetro de abertura pequeño y un diámetro máximo grande. Las ollas pueden derivarse en usos como guardar objetos pequeños y diversos (clavos.Cántaro Se trata de vasijas cerradas de forma subglobular. calapi. diferentes variedades de sopa.53. la trayectoria funcional está relacionada con el estado de preservación de sus propiedades originales.

Las utilizadas exclusivamente en actividades domésticas presentan volúmenes que se distribuyen entre 0. interviniendo en tareas que no necesitan de exposición al fuego (sobar y mezclar el contenido). la mayoría de las ollas no están decoradas (81. 03 a 0. Funcional Uso primario 1 Uso secundario Reuso Uso primario 2 Uso secundario Reuso Uso primario 3 Uso secundario Procesar chicha Contener agua Procesar chicha 4 Uso primario Servir chicha Amasar pan Cocinar 5 6 7 Uso primario Uso primario Uso primario Uso primario 8 Uso Secundario Uso primario Uso primario Rociar Chuia al ganado Adorno. pero el “relativo cierre” contribuye a retener el calor o posibilita la utilización de una tapa para este fin.15 a 0.100 l 1 1 Tabla 1. No se han observado preferencias en el uso de ollas decoradas en un contexto determinado (doméstico o ritual). Las propiedades formales ligadas al uso de los virques son la receptividad y el tamaño. exhibiendo diferencias en torno al contexto de uso.2 0. como presencia de agujeros o rajaduras en el cuerpo. cuando presenta decoración (18.67 y 0. Es decir que se trata de piezas que pueden intervenir tanto en la cocción de alimentos sólidos y líquidos (coci- . las utilizadas en contextos rituales varían entre 11 y 42 litros y sólo tres piezas medianas (entre 15 y 18 litros) son destinadas a ambos contextos.91 Actividades Partir y fermentar chicha Fermentar chicha Hervir mote y agua Almacenar sólidos Ritual Cocinar y hervir agua Doméstico Ambos Almacenar sólidos Contexto de Uso Ritual Rango de tamaño 1 a 15 l 20 a 71 l 1 a 12 l 5 a 15 l 11 a 42 l 0. Es un tipo polifuncional que se utiliza en todas las actividades mencionadas para los tipos anteriores (cántaro. Este cambio está relacionado con el deterioro de la pieza. 4. Se caracterizan por tener Doméstico Ritual Doméstico Ritual Ritual Ritual Doméstico Ritual y Doméstico Doméstico Ritual y Doméstico Ritual 0.72 0.46 0. calapi.7 a 0.154 | K.50 a 1. Ocasionalmente los virques pueden derivarse en usos secundarios como contener agua utilizada durante la desparasitación del rebaño.91) lo que significa que el diámetro de la abertura presenta valores cercanos al diámetro máximo y permite acceder o manipular el contenido con ambas manos.69 0. todas las piezas de este tipo son grandes y poco transportables. amasar tortillas Alumbrar oratorio Ritual 34 a 70 l 2 a 25 l 2 a 15 l 2 a 25 l 0.Virque Se trata de piezas cerradas de forma subovoide y contorno compuesto sin cuello que se utilizan en contextos rituales para el procesamiento de la chicha. Finalmente. olla y virque).25 y 2.75 y 11 litros.47 0. acceso y manipulación” del contenido (por ejemplo permite revolver con una cuchara). chuiar Servir chicha Contener leche Servir sopa.Intersecciones en Antropología 8 (2007) 149-161 Tipo Hist. El tamaño de las ollas es bastante variable. cuerpo inferior y cuerpo medio. mote.15 l 0. Una consecuencia del movimiento de las piezas durante la fabricación de chicha es la remoción de material (abrasión) en la superficie externa de la base.24 a 0.56 a 1. Menacho .24 a 0.6%). servir mote.5 a 2 l 0. Principales características de los tipos reconocidos por los usuarios. Por otro lado.2 a 1 l 0. guiso Alumbrar Habitaciones Ensaladera.5 l 0. presentando volúmenes que se distribuyen entre 34 litros y 70 litros. altos valores de receptividad (entre 0.Tinaja Se trata de piezas de forma semejante a la de los virques pero de menor tamaño.45 a 0. sólo un virque presenta decoración pintada (diseño de flores en color rojizo) en la superficie externa del cuerpo.67 a 0.2%) se ubica en las asas y consiste en incisiones de puntos paralelos o “pellizcos” modelados en la pasta fresca.75 a 1 9 10 1.25 l 0.53 Receptividad 3.75 a 10 l 15 a 18 l 5 a 15 l 0. Finalmente.

69). Se usan exclusivamente para rociar chuia6 el rebaño durante la señalada. Las características que afectan la función de los platos son la receptividad y el tamaño. ubicada en la superficie externa representando diseños geométricos o paisajes.56 a 1.02) y poseen una morfología comparable a la de los virques.5 litro y 1. Las características que definen al tipo son dos atributos con función específica: a) apéndice en la boca que actúa como pico vertedor.7). Las empleadas en tareas que implican exposición al fuego presentan hollín en la superficie externa. alrededor de los 15 litros se encuentra el límite para el uso en actividades que implican transporte o desplazamiento (e. La receptividad no es un rasgo distintivo del tipo ya que tiene un amplio rango de variabilidad (0. calapi. 7.Plato y Mechero Piezas abiertas de forma troncocónica de contornos simples directos o compuestos inflexos utilizadas para la distribución y consumo individual de alimentos (servir sopa. A mismo tiempo. la decoración es excepcional dentro del tipo ya que solo una pieza presenta incisiones de puntos paralelos en las asas. Finalmente.g. partir chicha). La receptividad. servir chicha. guiso.) en contexto doméstico y ritual. hervir agua y mote). Los floreros presentar decoración pintada en varios colores. subovoide y subrectangular. pero se trata de piezas «especiales» de contornos relativamente elaborados o asimétricos que revelan notorias diferencias formales con el resto del conjunto. Los diseños decorativos de los chuiayuros es- 8. ovinos y caprinos.7 litros) y receptividad de 0.4 a 4. Como resultado del uso algunas piezas presentan abrasión leve en la superficie externa de la base. diseños llamados por los informantes «llamita. Otras sociedades de pastores andinos también utilizan este tipo de artefactos en ceremonias ligadas a la fertilidad del rebaño (ver Flores Ochoa 1977.03 a 0. en la mayoría de los casos (87% de las piezas) es igual . 6. La receptividad es semejante a la de cántaros y floreros (2. mientras que las utilizadas en tareas semejantes a las de los virques presentan abrasión en las porciones inferiores de la piezas. ya que coinciden en la forma pero difieren en el tamaño.15 a 0. San Juan o el Día de Todos los Muertos) y que eventualmente pueden servir como chuiayuro. Algunos no poseen la mencionada decoración. 27 a 72 litros en virques). como en el procesamiento sin fuego y distribución de vegetales (fabricar chicha. se trata de piezas pequeñas y muy transportables cuyos tamaños varían entre 0. incluye decoración modelada zoomorfa representando camélidos. Los altos valores de receptividad permiten un modo particular de servir chicha. registrándose piezas de forma esférica. esto es específicamente servir chicha y recolectar leche. la gran receptividad es responsable de la baja eficiencia de las tinajas para la retener el calor durante la cocción de alimentos. El tipo Chuiayuro se distingue por el tamaño y la decoración. Las tinajas tienen un amplio rango de receptividad (0. Tomoeda 1993). amasar pan.Jarra Nombre utilizado para denominar piezas cerradas de forma subovoide utilizadas para la contención y distribución de líquidos. la que puede estar combinada con pintura o sola. presentan volúmenes inferiores a 1 litro (0.Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio | nar. mediante la introducción directa de un vaso o tutuma5 (recipiente de calabaza) para extraer líquido. Pueden definirse como cántaros en miniatura.5 litro. guardar anchi4). pero se diferencian de estos por el tamaño (2 a 25 litros en tinajas. Los chuiayuros presentan una trayectoria de vida muy diferente a otros tipos del conjunto ya que nunca son derivados en otros usos y no se han registrado piezas de este tipo en áreas de descarte ya que el fin de la vida útil de estas piezas está asociado a rituales mortuorios como “el despacho de las almas”. Por otro lado. 155 tán inspirados en los “seres” a los que se dedica el ritual de la Señalada.24 a 0.Florero Vasijas de contorno cerrado de forma ovoide o subovoide utilizadas como adornos para celebraciones católicas (fiestas de San Santiago.46. etc.. oveja y torito» respectivamente. por ello se utiliza una tapa. algunos tienen decoración modelada en la boca. b) gran asa a modo de manija ubicada en el lado opuesto del pico. 5.Chuiayuro Se trata de recipientes cerrados que presentan cierta variedad formal. esto es posible sólo si la pieza presenta un diámetro de la abertura inferior a 20 cm.

100 litro) con altos valores de receptividad (Tabla 1). Este uso secundario. b) gran asa en cinta que facilita el transporte de la pieza con la vela encendida. Algunos mecheros pueden presentar fracturas o ausencia de porciones de las piezas. El nombre poroña designa también. tiene como consecuencia la presencia de hollín y grasa en la superficie interna de las piezas y la abrasión en la superficie externa de la base.Maceta: se trata de cántaros. este nombre no clasifica un tipo particular de vasija sino un rasgo morfológico de algunas cuyas funciones pueden corresponder a olla o plato. Los candelabros siempre presentan decoración modelada en el labio (especie de vuelo) y también pueden estar pintados con diseños geométricos de varios colores.250 litros y 2.Plato para perros: se trata de vasijas cerradas que han sufrido la remoción cuerpo del medio y superior con el fin de agrandar la apertura de la pieza para ser usada en la distribución de alimentos para los perros. los platos son piezas pequeñas. Las piezas recicladas son denominadas en relación a sus nuevos usos y la remanufactura en algunos casos.Poroña Este tipo está constituido por piezas de forma troncocónica de contornos simples y compuestos. El nombre mechero denomina piezas que originalmente sirvieron como “plato” pero que fueron derivadas para contener una mecha y combustible (grasa animal) con el fin de alumbrar las habitaciones.Tarancha Designa piezas con cuatro asas. procesar y exhibir contenidos sólidos. . El término mechero designa también recipientes de vidrio (frascos) utilizados para el mismo fin. Los artefactos no cerámicos (metal o plástico) que se utilizan para la misma función también se denominan Plato. Las huellas de uso asociadas son la presencia de hollín en ambas caras del tiesto. estas piezas presentan abrasión en la superficie externa de la base. Los diseños son líneas curvas o líneas concéntricas de diferente grosor. Se trata de artefactos polifuncionales utilizados para servir. cuyo resultado es la alteración de la forma y la pérdida o disminución de la capacidad de contener líquido. Se trata de la extracción de partes. 9 . no permite identificar anteriores usos primarios y secundarios.Candelabro Se trata de piezas abiertas de forma hemisférica utilizadas exclusivamente para poner velas en el Oratorio durante las celebraciones relacionadas con el . .Chimenea de Horno: se trata de cántaro sin base utilizado para conducir la salida de humo en un horno de barro. presentado volúmenes de entre 1. Menacho . Definen al tipo dos atributos con función específica: a) cavidad cilíndrica que sirve para sostener una vela.200 y 1 litro. para servir mote y para amasar tortillas. 11. Como resultado del uso.Tapa: se trata de grandes fragmentos de base utilizadas para cubrir las aberturas de vasijas utilizadas en la cocción de alimentos para una mayor retención del calor. con poca altura máxima y con volúmenes que se distribuyen entre 0. 10. siempre que no pierda el combustible. Constituyen piezas pequeñas y muy transportables (volumen= 0.Intersecciones en Antropología 8 (2007) 149-161 a 1 pero puede presentar valores levemente menores (Tabla 1). catolicismo. ollas o tinajas que han sufrido la remoción del cuerpo superior y que son recicladas para plantar vegetales o protegerlos del frío. Esto significa que el diámetro de la abertura y el diámetro máximo de la pieza coinciden o presentan valores semejantes.156 | K. .250 litros. permitiendo el acceso al contenido necesario para el consumo de alimentos. Cerca de la mitad (47%) presenta decoración pintada en color rojizo ubicada en la superficie interna. Se diferencian de piezas con receptividad semejante (virque y tinaja) por el tamaño y la relación alto/ancho. . Nombres y funciones de vasijas recicladas En el presente caso el reciclaje implica la alteración intencional de las propiedades morfológicas de las vasijas con el fin de conferirle características que originalmente no poseían. Registran usos como ensaladera. Dentro del reciclaje también se registra la utilización de “tiestos” molidos para reparar agujeros en vasijas dañadas. artefactos no cerámicos (metal o plástico) que se utilizan en las mismas funciones. Las poroñas poseen formas y receptividad semejantes a los platos pero se diferencian de estos por el tamaño. resultando altamente transportables.

Yacobaccio 1990). En este trabajo. favorecen la retención de calor durante la cocción de los alimentos y permiten un relativo acceso al contenido. Sobre la base de esto se puede plantear a este tipo de vasijas como “tecnológicamente específicas” para el procesamiento con exposición al fuego. Schiffer 1978. platos y poroñas utilizados para sobar y revolver durante la fabricación de chicha. Schiffer 1978). no se recomienda el uso de analogías directas entre tipos emic y vasijas arqueológicas. Paralelamente. Se enfatiza también en identificar determinaciones causales utilizando formatos lógicos como enunciados de alta generalidad o modelos generales sobre la participación de los artefactos en el sistema de conducta (Binford 1978.(Figura 3) favorece usos que requieren un cómodo acceso al contenido. hasta el momento no se han brindado soluciones definitivas y la discusión se centra en los criterios para definir dicha aplicación (ver entre otros Kramer 1979.6 -cántaro. Atributos ligados al transporte de la pieza El tamaño (operativamente tomado como volumen en litros) limita la intervención de las piezas en activi- Atributos ligados a la manipulación y acceso al contenido Como se expresó anteriormente. altos valores de receptividad -mayor a 0. 1995). 1987. principalmente con el fin de contemplar situaciones que no poseen referentes en el presente. florero. pan. Ejemplos de esto son virques. Rangos de receptividad por tipo. por ello se utilizan preferentemente vasijas que presentan valores inferiores a 0. presentan poca receptividad (inferior a 0. 157 do de una vasija. se utiliza el registro y análisis de tipos emic para ordenar la variabilidad presente en conjuntos etnográficos y entender las condiciones que regulan la participación de las vasijas en contextos y actividades específicas. En el caso de los estudios funcionales de material cerámico. Poca receptividad evita derramar líquidos principalmente en usos que implican transporte o desplazamiento.72) o diámetros de la abertura que no superan los 20 cm.(Figura 3). las piezas utilizadas para cocinar o calentar agua. valores de receptividad intermedia (0.4 a 0. En este trabajo. jarra. consumo y exhibición de alimentos sólidos. descomponer los contextos culturales en series particulares de fenómenos. De modo que.8). Nielsen 2000.6. puede tomarse a partir de definir como unidad de aplicación atributos o relaciones entre ellos. ya que esto implicaría enfrentar el problema de la continuidad histórica. En función de lo expuesto se pueden delinear los siguientes aspectos para la aplicación a estudios de cerámica arqueológica. mientras que el diámetro de la abertura y el tamaño de la pieza determinan la utilización de una tapa con este fin. como los correspondientes al tipo olla (Figura 3). con propiedades funcionales reconocidas y delimitadas (ver detalle más adelante). Paralelamente. Nielsen 2000. . Paralelamente. la receptividad (relación entre el diámetro máximo y el diámetro de la abertura) permite monitorear la capacidad de manipulación o acceso al conteni- Figura 3. Schiffer 1978.Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio | IMPLICANCIAS PARA CLASIFICACIONES FUNCIONALES DE CERÁMICA ARQUEOLÓGICA El dominio o las condiciones para la aplicación de información etnográfica a situaciones arqueológicas es un tema polémico. se adhiere a la postura de descomponer los contextos culturales en series particulares de fenómenos. Atributos ligados a la exposición al fuego de las piezas La receptividad también afecta la capacidad de retención del calor durante la cocción de alimentos. semejanza medioambiental o similitudes tecnológicas entre el caso etnográfico y contextos arqueológicos específicos (Kramer 1979. tinajas.

Menacho . ya que el hollín protege las piezas de esta alteración. Se trata de leña de tola7 cuya combustión puede caracterizarse como fuego breve y de poco calor. De este modo. . durante tiempos prolongados.200 a 1 litro y de 1.g.200 y 2. éstas se dividen en dos categorías de uso: . La extensión e intensidad de la abrasión está relacionada principalmente con el tamaño de la vasija.. hervir el arrope8 durante 24 h seguidas) requiere de combustibles como leña de queñoa (Polilepis tormentella) o guano que permiten alcanzar altas temperaturas. algunos datos sobre recursos naturales. La cocción de alimentos en contexto ritual. Durante la cocción doméstica de alimentos se utilizan combustibles que abundan localmente y que resultan fáciles de conseguir.250 litros. Estas diferencias obedecen a marcados contrastes en el tamaño de la unidades de consumo. cántaros y tinajas) están ligadas a la cantidad de alimentos preparados en diferentes contextos de uso.250 litros (platos y poroñas). Si bien. Atributos ligados a las unidades consumo Diferencias de tamaño en piezas morfológica y funcionalmente semejantes puede servir para identificar variaciones en unidades de consumo de alimentos y bebidas (e.g. las piezas de uso doméstico presentan volúmenes de 0. Por otro lado. diferencias de tamaño en piezas utilizadas para la cocción de alimentos (ollas. Mientras que esta variable se reflejaría en el número de piezas utilizadas a diario para la cocción de alimentos.75 a 11 litros (N= 43). por ello requiere estructuras para reparo del viento y vasijas medianas o pequeñas cuyas propiedades morfológicas permitan retener el calor (poca receptividad y tapa). sino que se presentan como grandes fogones ubicados en lugares abiertos (patios alrededor de las casas). La cocción de alimentos en contexto doméstico requiere de Atributos que documentan trayectorias funcionales de las piezas Los usos que implican la exposición al fuego tienen como principal consecuencia la presencia de hollín en la superficie externa y la ausencia de abrasión en la base.Intersecciones en Antropología 8 (2007) 149-161 dades que implican transporte o desplazamiento. o sea..Consumo y exhibición de alimentos: entre 0. unidad doméstica en contextos domésticos y red social en contextos rituales. arquitectura y rasgos asociados a la cocción de alimentos pueden contribuir a las inferencias sobre unidades y contextos de preparación y consumo de alimentos. Por otro lado. No cuentan con estructuras de reparo. tales diferencias parecen ser más significativas que las derivadas de variaciones en la cantidad de alimentos procesados por unidades domésticas de diferente tamaño (referencias semejantes en Nelson 1985). La presencia de abrasión en la superficie externa de la base caracteriza los usos que no requieren exposición al fuego. Ejemplos de esto son las diferencias observadas entre platos y poroñas (de 0. vasijas empleadas como recipientes para combustión (mecheros y tiestos para sahumar) se caracterizan por la presencia de hollín y/ o grasa quemada en el interior de la pieza. La cantidad de alimento procesado y el tiempo que implica la cocción ritual (e. individuos vs. la muestra estudiada es demasiado pequeña para demostrar concluyentemente este punto. se trata de piezas utilizadas en el consumo. Como se indica en un trabajo anterior (Menacho 2001). las piezas más pequeñas (platos.5 y 1. De este modo. pequeños cántaros) presentan sólo una pequeña marca que rodea la base y las piezas de gran tamaño (virques y grandes cántaros) presentan abrasión en toda la base y el cuerpo inferior. Esta sería la razón por la que unidades domésticas numerosas prefieren usar varias vasijas pequeñas antes que aumentar el tamaño de las mismas en la cocción cotidiana de alimentos. grupos de individuos). el límite para transportar contenidos se establece en vasijas que no superan los 15 litros.Distribución de líquidos: 0. poroñas. Otros factores que inciden en la intensidad y ubicación de procesos .5 litros (piezas de uso exclusivo para chuiar el ganado). las utilizadas en contextos rituales de 12 a 42 litros (N= 25) y las usadas en ambos contextos presentan de 15 a 18 litros (N= 3).158 | K. A su vez. respectivamente) las que responden a usos que implican servir una porción individual de comida o servir porciones colectivas de mote o ensalada.250 a 2. requiere de lugares con mucho espacio que permitan poner al fuego vasijas de gran tamaño y combustibles de mayor porte.7 a 15 litros (cántaros y tinajas destinados a partir chicha) y 0. sobre la base de la información registrada. estructuras o rasgos bien definidos utilizados diariamente y que sirven como reparo del viento. haciendo posible utilizar grandes vasijas para este fin. transporte y/o procesamiento de alimentos y bebidas.

Se trata principalmente de la eliminación del hollín por reiterada exposición a la lluvia y la pérdida de superficies por pisoteo o desplazamiento horizontal. sociales. Atributos para diferenciar uso primario.Usos que no dejan huellas macroscópicas: se trata de usos como guardar alimentos o elementos sólidos diversos que no pueden ser contemplados utilizando este criterio. en muchos casos. funcionales o diferentes esferas como circulación y consumo. Para solucionar este problema pueden diseñarse sistemas de registro durante el lavado del material y métodos para identificar residuos o alteraciones con bajos aumentos (podrían incluirse análisis de superficies con lupa binocular). De aquí se desprende la importancia de plantear programas orientados a resolver Tabla 2. Tales piezas presentan abrasión en la base asociada al uso primario y hollín en la superficie externa asociada al uso secundario (Tabla 2). pero la aplicación puede extenderse a otras escalas mayores relacionadas con diferencias cronológicas. uso secundario y reciclaje.Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio | abrasivos son la frecuencia de uso y la longevidad de la pieza.Procesos que borran huellas de uso: la exposición a la intemperie durante las etapas finales de la trayectoria de vida de artefactos cerámicos o con posterioridad al abandono de los asentamientos. . se pueden plantear algunas limitaciones para el reconocimiento de huellas de uso macroscópicas: . es identificar presencia o ausencia de abraActividad Uso primario Uso secundario Uso primario Uso secundario Uso primario Reciclaje Uso primario Reciclaje Servir o fermentar chicha Hervir mote o agua Servir comida Alumbrar habitaciones Sahumar para Pachamama Tapar otras piezas Alteraciones Abrasión en la base Hollín en la superficie externa Abrasión en la base Hollín en la superficie interna Hollín en la superficie interna Hollín en superficies interna y externa 159 sión en la base (partiendo de que las piezas expuestas al fuego no presentan este tipo de huella). . En este caso se enfatizó en elementos que permiten reconstruir diferentes usos de las piezas y su participación en entornos sociales específicos. los análisis de huellas de uso deberían estar combinados con la identificación de procesos de remanufactura como la extracción intencional de partes de las piezas o la utilización de tiesto molido para reparaciones. en esto se extrae la mayor parte de los materiales adheridos durante el uso (principalmente hollín). Una solución parcial a la falta de hollín por exposición a la intemperie. secundarios y reciclaje. Tipo Cántaro Cántaro Plato Mechero Cualquier pieza cerrada Tiesto para sahumar No identificadas Tapa Finalmente es importante destacar que este trabajo es sólo un ejemplo del potencial de los estudios etnoarqueológicos para robustecer inferencias sobre diversos aspectos del pasado humano. pero esto no permite identificar diferencias entre usos primarios y usos secundarios. Paralelamente se quiere resaltar que estos trabajos pueden aportar al desarrollo de indicadores que permitan vincular los análisis funcionales de cerámica arqueológica con trabajos sobre procesos sociales que afectaron a las poblaciones prehispánicas. imposibilitan la identificación de huellas de uso. etc. Ejemplos de esto son cántaros o tinajas originalmente utilizados en actividades que no requieren exposición al fuego (como procesamiento y distribución de chicha) y luego derivados en usos secundarios a tareas que implican exposición al fuego (como hervir mote o agua). REFLEXIONES FINALES Los estudios funcionales pueden contribuir a conocer no sólo el empleo de artefactos en diferentes tareas. sino también a conocer entornos específicos de su participación.Tratamientos en laboratorios: generalmente las vasijas y fragmentos cerámicos recuperados en contextos arqueológicos son lavados antes de ser analizados. para conocer las posibilidades del registro material recuperado en contextos arqueológicos y los alcances de este enfoque. La pérdida de superficie produce alteraciones que. . alteran o borran las huellas asociadas al uso de la piezas. Finalmente. En el caso particular del reciclaje. Paralelamente vasijas con idénticas propiedades morfológicas pero con varios tipos de huellas pueden servir para distinguir usos primarios.

Annual Reviews in Anthropology XIV: 77-102. Tucson. Binford. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. pp. San Salvador de Jujuy. Braulia. Nueva York. editado por C. . P. Schiffer. Walker y A. Universidad Nacional de Jujuy. Nelson. y M. 1987 Pottery Analysis. En Expanding Archaeology. Salt Lake City. University of New Mexico Press. Tucson. pp. Academic Press. Southern Illinois University Press. 1983 Pots as Tools. P. Journal of Anthropological Archaeology 4: 243-291. M. Rodríguez. editado por W. editado por A. pp. Zooarqueología de Camélido 1: 43-56. pp. Moore. 1991 Ceramic Frequency and Use-Life: A Highland Mayan Case in Cross-Cultural Perspective. Nueva York. Uywamichiq pumarunakuna. P. University of Arizona. Tucson. Nueva York. Tyvers y A. editado por W. pp. 107-134. En Ceramic Ethnoarchaeology. En Ceramic Ethnoarchaeology. Jujuy. Cambridge University Press. Keene and J. Virgilio. Tesis de Licenciatura inédita. W. compilado por J. Nielsen. 211-237. En Archaeological Hammers and Theories. pp. 102-138. Tucson. Kramer. 1-10. 111-125. Menacho. 229-247.. Nelson. B. Kramer. University of Utah Press.160 | K.Intersecciones en Antropología 8 (2007) 149-161 problemas puntuales. D. Hagstrum 1995 Ceramic Reuse Behavior among the Maya and Wanka. Deal. University of Arizona Press. M. 1994 El Manejo del Riesgo en la Economía Pastoril de Susques. 2000 Trayectoria de Vida de vasijas cerámicas y modo de vida pastoril. En Decoding Prehistoric Ceramic. editado por B. Gould. A. 2001 Etnoarqueología de Trayectorias de vida de vasijas cerámicas y modo de vida pastoril. Axel Nielsen y la Mag. A Sourcebook. Nielsen. Rice. Cambridge. 1983 Household Pottery Disposal in the Maya Highlands: An Ethnoarchaeological Interpretation. Cambridge. editado por M. L. 1991a An Introduction. 1977 Enqa. realizado con fondos de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Jujuy. W. Ninguno de ellos es responsable de mis opiniones aquí vertidas. J. También agradezco los aportes del Dr. En Pastores de Puna. 1978 Nunamiut Etnoarchaeology. Lathrap 1979 The Making and Breaking of Shipibo-Conibo Ceramics. 1996 Las artesanías y el proceso de transformación en su integración al mercado Capitalista. 1991b Sources of Ceramic Variability among the Kalinga of Northern Luzon. Vince 1993 Potery in Archaeology. Chicago y Londres. 2000 Andean Caravans: An Ethnoarchaeology. B. Menacho . Columbia University Press. Carbondale. University of Arizona Press. 162-181. Lima. editado por R. En Etnnoarchaeology Implications of Ethnography for Archaeology. y D. Longacre. M. Longacre. con seguimientos a largo plazo y mayor número de casos. Virginia. Flores Ochoa. Tesis Doctoral inédita. K. Instituto de Estudios Peruanos. Cambridge University Press. 1985 Reconstructing Ceramic Vessel and Their Systemic Context. En Ceramic Etnoarchaeology. C. Finalmente agradezco los aportes económicos del presente estudio. encaychu y khuya rumi. 1985 Ceramic Etnoarchaeology. Tesis de Licenciatura inédita. Flores Ochoa. Braun. C. Universidad Nacional de Jujuy. REFERENCIAS CITADAS Arnold III. 95111. Deal. DeBoer. pp. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. María Zaburlín que colaboraron con sugerencias para este escrito. Göbel. Longacre. Nicolás. C. El caso de los alfareros de Casira. Francisco y los niños de la casa. pp. Orton. Skibo. Longacre. editado por W. pp. Ceferino y Felisa. University of Arizona Press. 1978 Methodoligical issues in Ethnoarchaeology. 1991 Domestic Ceramic Production and Spatial Organization. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXVI: 119-144. Academic Press. W. Agradecimientos Quiero agradecer principalmente a los pobladores de Rinconada (Angenlina. En Explorations in Ethnoarchaeology. Gregoria y Dionicia) que me recibieron en sus hogares y me brindaron toda su hospitalidad. J. University of Chicago Press. 310-329.

M. compilado por L. Tradición y tecnología en la cerámica. 1992 Pottery function. A use alteration perspective. 1990 Información Actual. A. Millones y Y. verduras y carne de cordero. 2002 Enseñanzas de alfareros toconceños. Skibo. se consume solo o acompañando carnes. 1993 Los Ritos Contemporáneos de Camélidos y la Ceremonia de la Citua. 7 Tola: se da este nombre a diversas especies vegetales de la familia Compuestas (géneros Parastrepiaq. Calapurca y Chanfaina son comidas de consumo ritual.) 1998 Pottery and People: A Dynamic Interaction. Salt Lake City. Analogía e Interpretación del Registro Arqueológico. L. Carnegie Institution of Washington. Feiman (eds. 5 6 Chuia: designa la porción líquida que se obtiene durante la fabricación de la chicha. Alburquerque. J. En Behavioral Archaeology. Plenum Press. Skibo 1987 Theory and Experiment in the Study of Technological Change. Washington D. 3 Calapi. editado por J. 8 Arrope: porción espesa subproducto de la fabricación de chicha. Skibo.C. M. En El Mundo Ceremonial Andino. J. pp. O. University of Utah Press. La primera. Editado por Skibo y Feiman. Mientras que chuiar se refiere a la acción de rociar chuia al ganado durante la Señalada. H. Chungara 43 (2): 255252. Salt Lake City. Shepard. M. University of New Mexico Press. 144-145. Catamarca. Foundation of Archaeological Inquiry. Schiffer. Tutuma: Designa recipientes de calabaza utilizados para el consumo individual de chicha.800 y 4. Yacobaccio. Skibo. 1995 Problems of Confirmation in Etnoarchaeology. y G. Editorial Horizonte.Etnoarqueología y estudios sobre funcionalidad cerámica: aportes a partir de un caso de estudio | 1987 Formation Processes of the Archaeological Record. University of Utah Press. Lima. entre otros). M. 283-299. First Principles. Actas del X Congreso Nacional de Arqueología Argentina.300 msnm. 2 Mote: maíz hervido sin pelar. La chicha es una bebida levemente alcohólica consumida en contextos rituales. pp. . Current Anthropology 28: 595-622. la segunda es una especie de sopa que contiene como ingredientes principales maíz hervido. M. Onuki. alude específicamente a la distribución de alimentos y bebidas. Publication 609. 4 Anchi: designa la porción sólida que se obtiene de la fabricación de la chicha y el alimento que se prepara con ella. Tomoeda. 161 NOTAS 1 Partir: es un regionalismo que significa repartir y compartir al mismo tiempo. tiene como parte de sus ingredientes Cal. pp. 1957 Ceramics for the Archaeologist. y J. la tercera contiene sangre de animales (generalmente oveja o cabra). V. en la región se preparan con harina de maíz o con maní. generalmente forma matorrales o estepas característicos llamados “tolares”. 185-149. Fabiana. Varela Guarda. cuyo hábitat se ubica entre los 3. Baccharis. Nueva York y Londres.

Intereses relacionados