Está en la página 1de 2

E

(VWHSDtVYLYH
XQDFULVLV
pWLFDVLQSUHFHGHQWHV
BERNARDO BARRANCO V.
stuve en el Zocalo este domingo 8 de mayo, horas antes de que llegara
la caravana encabezada por Javier Sicilia. Desde las dos treinta, con el
sol a plomo, escuché los estruiantes testimonios de decenas de personas
que, ademas de haber padecido violencia o pérdidas Iamiliares,
suIrieron la corrupcion e impunidad de las autoridades: varias veces los
oios se me enroiecieron y la garganta se me apretaba por el llanto contenido. Son
testimonios de un pais Iracturado: ¿como es posible haber llegado a esto?¨, se
preguntaba un atormentado padre del estado de Guerrero, que aun busca a su hiia
desaparecida y que airadamente reprocha el autismo de una clase politica
aclimatada en el conIort de sus privilegios. La gente estaba muy enoiada, miles
de gargantas coreaban mezclando con despecho entre: 'Iuera¨ y 'muera¨
Calderon. La dolorosa pérdida de Javier Sicilia es, al mismo tiempo, la
experiencia de miles de Iamilias desgarradas que han llorado pérdidas y han
cargado con un pais torcido. Las victimas no son solo aquellos que de manera
directa han padecido la violencia y la zozobra, de alguna manera todos hemos
sido heridos por una absurda guerra en un México que ha venido perdiendo el
rumbo. Vivimos en una crisis ética sin precedentes en este pais: el drama de
Javier ha detonado una enorme ola social de indignacion y hartazgo que va mas
alla de la inseguridad y de la violencia que ha invadido nuestro entorno
cotidiano. Esta ola puede convertirse en un incontrolable tsunami, siguiendo al
antropologo Roger Bartra, de la implosion a la explosion social. Ademas de
reconstruir teiido social, se necesita un proyecto comun, como dice Sicilia, que
enderece el rumbo de una nacion herida.
Es necesario conservar entereza, evitar enrutarse en diagnosticos alarmistas y
entender con serenidad los principales eies de nuestra actual encruciiada. Javier
Sicilia apunto a los responsables de esta madeia, a 'los señores¨ de la politica,
los del crimen, y añadiria a los señores del dinero y los señores de los medios. El
ciudadano comun tampoco puede eximirse de su responsabilidad. Sin embargo,
estamos ante una evidente pérdida de autoridad moral de los principales actores
que conducen y simbolizan el rumbo de la nacion: la Presidencia, los
gobernadores, los actores legislativos y de iusticia, los empresarios, los lideres
gremiales, las ierarquias religiosas. Existe un claro desencuentro politico. Es
14

Page 1 oI 5 La Jornada: Este pais vive una crisis ética sin precedentes
11/05/2011 http://www.iornada.unam.mx/2011/05/11/index.php?section÷opinion&article÷019a1pol
notorio el terreno pantanoso entre la regresion y el dudoso desempeño de las
instituciones democraticas, como los tribunales, los institutos electorales, de
derechos humanos, de transparencia, los partidos, con la emergencia de una
cultura de la invisibilidad. Desde la cañeria del sistema se pactan acuerdos, la
clase politica va tasando la realidad por cuotas de poder, repartos voraces y
equilibrios imperIectos. Es el reino de los intereses particulares: estamos baio el
imperio de grupos cuyo movil es el provecho propio. Solo hay retazos, parcelas e
intereses politicos que se deIinen desde la logica electoralista y que estan
llevando a la deconstruccion de la propia democracia. El QDUFR y la violencia
Ilorecen porque la sociedad esta Iracturada.
La relacion entre la ética y la politica es un debate antiquisimo: se le ha
rehuido por ser uno de los temas mas espinosos por la Ialta de consenso sobre los
parametros del debate publico. Es un debate IilosoIico que se antoia Iuera del
alcance de nuestra clase politica, intelectualmente pobre. La idea de crisis debe
hacer reIerencia a la crisis de valores y a las huellas en la historia del
pensamiento, es decir, al incesante cuestionamiento de los valores. Caracterizar
nuestra dramatica circunstancia como una crisis de ética consiste en tomar una
posicion con respecto al signiIicado que le atribuye a la ética. En su texto /D
SROtWLFDFRPRYRFDFLyQ Max Weber aborda la cuestion deIiniendo dos vectores,
por un lado, lo que llamo la ética de la conviccion y la otra, ética de la
responsabilidad, esto es, las perspectivas en que se asumen las consecuencias de
las decisiones y acciones. La ciencia politica ha avanzado mucho en el terreno
teorico, por lo que las propuestas weberianas son, para muchos, simplistas. Kant
se coloca en el extremo, converge a la idea de que toda la actividad humana
practica debe estar suieta a un maximo de imperativo moral. Hegel rechaza el
moralismo politico y la subordinacion kantiana de la politica a la moral, pretende
recuperar la construccion historica de la subietividad moral moderna, es decir, la
ética. Lamentablemente, la clase politica mexicana no cubre estos principios
basicos ni mucho menos la vocacion de la politica como servicio. En su
pragmatismo extremo, los politicos proIesionales han perdido identidad,
tradicion y memoria. Los partidos se han mimetizado al grado de que los
ciudadanos votan mas por las cualidades de los candidatos que por las
convicciones o tradiciones politicas. Igualmente la responsabilidad social se ha
perdido: nadie se hace responsable de nada ni de sus actos. La impunidad impera.
Por ello los testimonios del domingo sobre las victimas estan cargadas, con toda
razon, de rabia contenida. El movimiento social que encabeza Javier Sicilia es
Iundamentalmente ético y, por supuesto, es altamente politico. Nos invita a
recuperar una tradicion perdida y un debate mas que necesario de la relacion
entre ética y politica, entre la ética de la responsabilidad y la vocacion politica.
Añadir un comentario
Empatia
*DEULHO
Una crisis etica y de empatía. el dia de hoy viajando en el metro, veo un usuario que con
un evidente dolor de estomago se contraia en su lugar, el viajaba parado, pero no hubo nadie
para cederle el asiento, ni siquiera cuando se desocuparon algunos asientos , ya que los que
viajaban a su lado aprovecharon para sentarse sin importarles, Asi debe ser, viajando como
fantasmas donde los otros son presencias ajenas? sin importarnos siquiera que pasa a
nuestro alrededor mientras no nos afecte nuestra vida?, La amabilidad del ser humano y de
Page 2 oI 5 La Jornada: Este pais vive una crisis ética sin precedentes
11/05/2011 http://www.iornada.unam.mx/2011/05/11/index.php?section÷opinion&article÷019a1pol

JXDOPHQWH OD UHVSRQVDELOLGDG VRFLDO VH KD SHUGLGR QDGLH VH KDFH UHVSRQVDEOH GH QDGD QL GH VXV DFWRV /D LPSXQLGDG LPSHUD 3RU HOOR ORV WHVWLPRQLRV GHO GRPLQJR VREUH ODV YtFWLPDV HVWiQ FDUJDGDV FRQ WRGD UD]yQ GH UDELD FRQWHQLGD (O PRYLPLHQWR VRFLDO TXH HQFDEH]D -DYLHU 6LFLOLD HV IXQGDPHQWDOPHQWH pWLFR \ SRU VXSXHVWR HV DOWDPHQWH SROtWLFR 1RV LQYLWD D UHFXSHUDU XQD WUDGLFLyQ SHUGLGD \ XQ GHEDWH PiV TXH QHFHVDULR GH OD UHODFLyQ HQWUH pWLFD \ SROtWLFD HQWUH OD pWLFD GH OD UHVSRQVDELOLGDG \ OD YRFDFLyQ SROtWLFD $xDGLU XQ FRPHQWDULR (PSDWLD *DEULHO 8QD FULVLV HWLFD \ GH HPSDWtD HO GLD GH KR\ YLDMDQGR HQ HO PHWUR YHR XQ XVXDULR TXH FRQ XQ HYLGHQWH GRORU GH HVWRPDJR VH FRQWUDLD HQ VX OXJDU HO YLDMDED SDUDGR SHUR QR KXER QDGLH SDUD FHGHUOH HO DVLHQWR QL VLTXLHUD FXDQGR VH GHVRFXSDURQ DOJXQRV DVLHQWRV  \D TXH ORV TXH YLDMDEDQ D VX ODGR DSURYHFKDURQ SDUD VHQWDUVH VLQ LPSRUWDUOHV $VL GHEH VHU YLDMDQGR FRPR IDQWDVPDV GRQGH ORV RWURV VRQ SUHVHQFLDV DMHQDV" VLQ LPSRUWDUQRV VLTXLHUD TXH SDVD D QXHVWUR DOUHGHGRU PLHQWUDV QR QRV DIHFWH QXHVWUD YLGD" /D DPDELOLGDG GHO VHU KXPDQR \ GH KWWSZZZMRUQDGDXQDPP[LQGH[SKS"VHFWLRQ RSLQLRQ DUWLFOH DSRO  ./D -RUQDGD (VWH SDtV YLYH XQD FULVLV pWLFD VLQ SUHFHGHQWHV 3DJH  RI  QRWRULR HO WHUUHQR SDQWDQRVR HQWUH OD UHJUHVLyQ \ HO GXGRVR GHVHPSHxR GH ODV LQVWLWXFLRQHV GHPRFUiWLFDV FRPR ORV WULEXQDOHV ORV LQVWLWXWRV HOHFWRUDOHV GH GHUHFKRV KXPDQRV GH WUDQVSDUHQFLD ORV SDUWLGRV FRQ OD HPHUJHQFLD GH XQD FXOWXUD GH OD LQYLVLELOLGDG 'HVGH OD FDxHUtD GHO VLVWHPD VH SDFWDQ DFXHUGRV OD FODVH SROtWLFD YD WDVDQGR OD UHDOLGDG SRU FXRWDV GH SRGHU UHSDUWRV YRUDFHV \ HTXLOLEULRV LPSHUIHFWRV (V HO UHLQR GH ORV LQWHUHVHV SDUWLFXODUHV HVWDPRV EDMR HO LPSHULR GH JUXSRV FX\R PyYLO HV HO SURYHFKR SURSLR 6yOR KD\ UHWD]RV SDUFHODV H LQWHUHVHV SROtWLFRV TXH VH GHILQHQ GHVGH OD OyJLFD HOHFWRUDOLVWD \ TXH HVWiQ OOHYDQGR D OD GHFRQVWUXFFLyQ GH OD SURSLD GHPRFUDFLD (O QDUFR \ OD YLROHQFLD IORUHFHQ SRUTXH OD VRFLHGDG HVWi IUDFWXUDGD /D UHODFLyQ HQWUH OD pWLFD \ OD SROtWLFD HV XQ GHEDWH DQWLTXtVLPR VH OH KD UHKXLGR SRU VHU XQR GH ORV WHPDV PiV HVSLQRVRV SRU OD IDOWD GH FRQVHQVR VREUH ORV SDUiPHWURV GHO GHEDWH S~EOLFR (V XQ GHEDWH ILORVyILFR TXH VH DQWRMD IXHUD GHO DOFDQFH GH QXHVWUD FODVH SROtWLFD LQWHOHFWXDOPHQWH SREUH /D LGHD GH FULVLV GHEH KDFHU UHIHUHQFLD D OD FULVLV GH YDORUHV \ D ODV KXHOODV HQ OD KLVWRULD GHO SHQVDPLHQWR HV GHFLU DO LQFHVDQWH FXHVWLRQDPLHQWR GH ORV YDORUHV &DUDFWHUL]DU QXHVWUD GUDPiWLFD FLUFXQVWDQFLD FRPR XQD FULVLV GH pWLFD FRQVLVWH HQ WRPDU XQD SRVLFLyQ FRQ UHVSHFWR DO VLJQLILFDGR TXH OH DWULEX\H D OD pWLFD (Q VX WH[WR /D SROtWLFD FRPR YRFDFLyQ 0D[ :HEHU DERUGD OD FXHVWLyQ GHILQLHQGR GRV YHFWRUHV SRU XQ ODGR OR TXH OODPy OD pWLFD GH OD FRQYLFFLyQ \ OD RWUD pWLFD GH OD UHVSRQVDELOLGDG HVWR HV ODV SHUVSHFWLYDV HQ TXH VH DVXPHQ ODV FRQVHFXHQFLDV GH ODV GHFLVLRQHV \ DFFLRQHV /D FLHQFLD SROtWLFD KD DYDQ]DGR PXFKR HQ HO WHUUHQR WHyULFR SRU OR TXH ODV SURSXHVWDV ZHEHULDQDV VRQ SDUD PXFKRV VLPSOLVWDV .DQW VH FRORFD HQ HO H[WUHPR FRQYHUJH D OD LGHD GH TXH WRGD OD DFWLYLGDG KXPDQD SUiFWLFD GHEH HVWDU VXMHWD D XQ Pi[LPR GH LPSHUDWLYR PRUDO +HJHO UHFKD]D HO PRUDOLVPR SROtWLFR \ OD VXERUGLQDFLyQ NDQWLDQD GH OD SROtWLFD D OD PRUDO SUHWHQGH UHFXSHUDU OD FRQVWUXFFLyQ KLVWyULFD GH OD VXEMHWLYLGDG PRUDO PRGHUQD HV GHFLU OD pWLFD /DPHQWDEOHPHQWH OD FODVH SROtWLFD PH[LFDQD QR FXEUH HVWRV SULQFLSLRV EiVLFRV QL PXFKR PHQRV OD YRFDFLyQ GH OD SROtWLFD FRPR VHUYLFLR (Q VX SUDJPDWLVPR H[WUHPR ORV SROtWLFRV SURIHVLRQDOHV KDQ SHUGLGR LGHQWLGDG WUDGLFLyQ \ PHPRULD /RV SDUWLGRV VH KDQ PLPHWL]DGR DO JUDGR GH TXH ORV FLXGDGDQRV YRWDQ PiV SRU ODV FXDOLGDGHV GH ORV FDQGLGDWRV TXH SRU ODV FRQYLFFLRQHV R WUDGLFLRQHV SROtWLFDV .