Está en la página 1de 22

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR.

JORGE EDUARDO NORO

1

FILOSOFIA, SER HUMANO Y EDUCACION CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS Y EDUCACION INTEGRAL1 PROF. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

 ¿Qué EDUCACIÓN queremos para nuestros hijos o para los alumnos? La mejor, la más completa, la mejor formación, una educación integral. El sistema educativo, las diversas leyes, las propuestas innovadoras, cada escuela, institución o colegio, los padres, todos hablan, anuncian y prometen esa EDUCACION INTEGRAL. Formación intelectual sólida? ¿Conocimiento del mundo y de la realidad? ¿ ¿Formacion del cuerpo y cuidado de la salud? ¿Acceso a toda la tecnología? ¿Equilibrio emocional y educación para el amor? ¿Preparación para el trabajo? ¿Un proyecto de vida basado en valores? ¿Solidaridad y servicio a los demás? ¿Formación de elite y de clase dirigente? ¿Dominio de todos los conocimientos? ¿Buena conducta y principios morales? ¿Ciudadanos responsables y comprometidos? ¿Bienestar, felicidad, dinero? ¿Abiertos a la trascendencia? ¿Escuelas exitosas? ¿Escuelas con cuidado y protección? ¿Los mejores directivos y docentes? ¿Las mejores instalaciones y todos los recursos? ¿Instituciones que pueden afrontar con éxitos todos los controles de calidad?  No sólo la FILOSOFIA, pero prioritariamente la FILOSOFIA es la que debe ofrecer el marco de referencia y los principios para una EDUCACION INTEGRAL. Es la encargada de presentar las CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS que se transforman en las DIMENSIONES EDUCABLES de la PERSONA. Cuanto más completa sea la propuesta educativa expresada en las dimensiones educables de las que se ocupa, mas INTEGRAL será la educación, y de probada calidad. El PERFIL DE LOS EGRESADOS de las instituciones y de los sistemas es el que debe guiar a los padres para elegir y exigir la educación de sus hijos, y a los docentes para ajustarse en su rol profesional a la misión encomendada.

01.CATEGORÍAS ANTROPOLÓGICA Y SER HUMANO, DIMENSIONES EDUCABLES
 ¿Qué queremos decir cuando hablamos de categorías antropológicas? Somos conscientes de las limitaciones de las definiciones de lo humano (“animal racional”, “espíritu encarnado”, “animal político”, “animal simbólico”, “unidad bio-psico-socio-espiritual”) porque el ser humano que somos es un ente, un ser muy complejo, insondable y reclama otras formulaciones que se sumen a la mera definición. Animales, seres vivos u objetos pueden ser aprisionados en una definición, su generalización conceptual los envuelve y los expresa; al ser humano, no. El ser humano es un misterio difícil de develar. Dice un autor del siglo XV, PICO DELLA MIRANDOLA, en un conocido texto: “Por ello Dios, cuando hubo finalizada su creación – según el testimonio de Moisés en la Biblia y de Platón en el Timeo - pensó al fin crear al hombre. Pero ya no quedaba en los modelos
1

La primera versión de este material data del 2001 y fue publicado en PENSAR PARA EDUCAR. FILOSOFIA Y EDUCACION (2005) Editorial Didascalia. Ha sufrido diversas revisiones y redacciones a partir de entonces.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

2

ejemplares una nueva raza que forjar, ni en las arcas más tesoros como herencia que legar al nuevo hijo, ni en los escaños del orbe entero un sitial donde asentarse el contemplador del universo. Ya todo lleno, todo distribuido por sus órdenes sumos, medios e ínfimos. Cierto, no iba a fallar, por ya agotada, la potencia creadora del Padre en este último parto. No iba a fluctuar la sabiduría como privada de consejo en cosa así necesaria. No sufría el amor dadivoso que aquél que iba a ensalzar la divina generosidad en los demás, se viera obligado a condenarla en sí mismo. Decretó al fin el supremo Artesano que, ya que no podía darse nada propio, fuera común lo que en propiedad a cada cual se había otorgado. Así pues, hizo del hombre la hechura de una forma indefinida, y, colocado en el centro del mundo, le habló de esta manera: "No te dimos ningún puesto fijo, ni una faz propia, ni un oficio peculiar, ¡oh Adán!, para que el puesto, la imagen y los empleos que desees para ti, esos los tengas y poseas por tu propia decisión y elección. Para los demás, una naturaleza contraída dentro de ciertas leyes que les hemos prescrito. Tú, no sometido a cauces; algunos angostos, te la definirás según tu arbitrio al que te entregué. Te coloqué en el centro del mundo, para que volvieras más cómodamente la vista a tu alrededor y miraras todo lo que hay en ese mundo. Ni celeste, ni terrestre te hicimos, ni mortal, ni inmortal, para que tú mismo, como modelador y escultor de ti mismo, más a tu gusto y honra, te forjes la forma que prefieras para ti. Podrás degenerar a lo inferior, con los brutos; podrás realzarte a la par de las cosas divinas, por tu misma decisión." (DISCURSO SOBRE LA DIGNIDAD DEL HOMBRE).  Las CATEGORÍAS, por tanto son predicados de lo humano, afirmación que se realizan tomando como referencia la definición de lo humano, para ampliarla, para poder ser mas precisa, para saber qué es lo que el hombre pleno ha decidido ser.  Y esto tiene innegables proyecciones educativas. Porque la determinación de lo “humano”, la definición o categorización del ser del hombre se manifiesta o subyace en toda concepción educativa y, al mismo tiempo, se expresa y desarrolla en los sistemas filosóficos. Lo que en la antropología filosófica designamos como CATEGORIAS en la educación re-trabajamos como DIMENSIONES EDUCABLES de la persona o del ser humano. Cuanto más ricas sean las categorías más completa será la educación. Y cuando hablamos de “educación integral” no estamos presentando un concepto vacíos, sino que es la síntesis de todas las dimensiones educables que han surgido de las categorías antropológicas.

FILOSOFIA CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS

EDUCACIÓN DIMENSIONES EDUCABLES

POR EJEMPLO, tomemos ALGUNAS DEFINICIONES DEL HOMBRE: unidad bio-psico-socioespiritual o “espíritu encarnado”. Las CATEGORÍAS ANTROPOLÓGICAS se encargarán de explicitarla, de ampliar los predicados de esa definición, en términos tales como trascendencia, libertad, historicidad, autonomía, alteridad, corporeidad, conciencia de sí... Sin la definición, las categorías corren el riesgo de ser predicados vacíos, porque necesariamente deben referirse a un ser sustancial; sin las categorías, la definición del hombre puede verse limitada a una formulación demasiado general. La libertad se predica de un espíritu encarnado; o la historicidad de la unidad bio-psico-espiritual; o la alteridad de la unidad bio-psico-social. Pero ninguna de las categorías se convierte en parte de la esencia, ya que su ausencia puede limitar o empobrecer al hombre, pero no anularlo; amplía su definición (aumentando su comprensión), pero no expresa su núcleo ontológico esencial. La libertad o la trascendencia pueden ser consideradas muy importantes, pero su negación teórica o práctica,

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

3

no atenta contra la definición del hombre. Hablando con propiedad no podemos ontológicamente decir: “El hombre es esencialmente libre; sin libertad deja de ser hombre”; porque en realidad el hombre -- privado de su libertad, compelido en su obrar, ajeno a toda responsabilidad o bajo los efectos de presiones irresistibles -- sigue siendo hombre: la libertad contribuye a ampliar y profundizar su ser, porque un hombre libre es más hombre, realiza más plenamente su ser de hombre, pero sin ella el hombre no se ve privado de su esencia.

CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS

SER EN CONSTRUCCIÓN

INDIVIDUO y PERSONA

ABIERTO A LOS DEMÁS INTERSUBJETIVIDAD

UNIDAD PSICOSOMÁTICA. CUERPO Y ALMA

SER EN EL MUNDO

SER EN EL TIEMPO Y EN LA HISTORIA

UN SER LIBRE Y RESPONSABLE

UNIDAD BIO-PSICOESPIRITUAL-SOCIAL

SER PRODUCTOR DE CULTURA

SER FRÁGIL E IMPERFECTO

SER RELIGIOSO SER POLITICO

SER UN COMPLEJO EL SER HUMANO QUE SOMOS: UN MISTERIO

SER SEXUADO

SER PARA LA MUERTE

SER PRODUCTOR DE SIMBOLOS

ABIERTO A LA TRASCENDENCIA

1.0. UNIDAD BIO-PSICO-ESPIRITUAL-SOCIAL
FILOSOFIA EL HOMBRE constituye una unidad sustancial en la que lo corporal es la estructura visible, con sus componentes y reacciones químicas y su actividad fisiológica. Lo psíquico son las impresiones sensibles, sensaciones, emociones y respuestas propias del aparato psíquico en todas sus manifestaciones. Y lo espiritual es el alma o el centro interior de referencia y coordinador de la actividad de los otros niveles, porque el hombre es y funciona como unidad y totalidad. A su vez esa unidad substancial está necesaria y antológicamente vinculada con los otros seres humanos en relaciones personales y sociales que le permiten descubrirse y reconocerse. LA EDUCACIÓN es la que respeta, reconoce y ayuda a construir esa unidad sustancial

EDUCACION

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

4

que integra los diversos aspectos y contribuye al desarrollo armónico de cada una de las dimensiones. La educación no trabaja en una dimensión en desmedro o menoscabo de las restantes, silenciando sus aportes e importancia, sino que contribuye al desenvolvimiento articulado de cada una de ellas. El ser humano que nace tal, sin embargo se constituye plenamente a través del tiempo (su propia historia): la educación es la que acompaña este progresivo paso de lo potencial a la real. No se trata de desarrollar el espíritu solamente, de privilegiar los aspectos psicológicos o sobredimensionar la base orgánica y corporal: cada uno de estos aspectos se suponen y contribuyen a formar paulatinamente el ser humano que cada uno construye en relación con los semejantes. El aspecto social y los vínculos interpersonales saludables permiten afianzar el proceso de desenvolvimiento e integración.

1.1. SER EN CONSTRUCCIÓN.
FILOSOFIA El hombre no nace hecho, sino que debe hacerse. Aunque tiene una esencia que lo caracteriza como hombre (y lo diferencia de los otros seres), es una esencia que se actualiza y se perfecciona a lo largo de la existencia. Un ser que logra completar la definición de sí mismo cuando va agotando su existencia. El hombre nace como tarea, como quehacer, no como cosa hecha, definitiva, prefijada. El hombre está llamado a ser, a construirse como hombre. Tiene en sus manos las posibilidades de elevarse o destruirse, ascender hasta las alturas o desbarrancarse en el abismo de la nada. El hombre puede construirse bien, plenamente o no hacerse del todo, hacerse mal, destruirse: y en ese intento se le va su propia existencia. No tendrá una segunda oportunidad, ya que su existencia no es el ensayo previo para una vida definitiva. Existir es el máximo desafío y su vocación existencial es la que engloba todas las otras opciones y dimensiones. “…porque veo al final de mi rudo camino/ que fui el arquitecto de mi propio destino”.(Amado Nervo) EDUCACION Somos lo que decidimos ser y nos construimos en arquitecto de nuestro propio destino. Por eso tiene tanto VALOR LA EDUCACIÓN (como una tarea con uno mismo, como un cultivo de uno mismo), porque la educación permite darle un sentido a la existencia, definir de manera consciente, responsable y racional qué vamos a hacer con nuestra propia vida, es decir: de qué manera vamos a con-formar nuestra esencia. LA EDUCACION desencadena, incentiva y acompaña la decisión que cada uno debe asumir con creciente autonomía para CONSTRUIRSE A SI MISMO.

1.2. INDIVIDUO y PERSONA.
FILOSOFIA El hombre es un “individuo” (indiviso/indivisible/uno) porque pertenece a una especie determinada, y aunque tiene caracteres comunes a esa especie, constituyendo un número con los demás, se distingue de los demás por las características de su cuerpo (peso, color, altura, rostro, etc.) y por las características psíquicas que emergen a través de su cuerpo (carácter, forma de ser, etc.): es único en su especie y no puede ser sustituido ni confundido por ningún otro individuo.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

5

El hombre como “persona” es también único e irrepetible, pero ejerce su identidad, No sólo se diferencia, sino que construye su propio ser único. La definición clásica alude a una “sustancia individual de naturaleza racional”. La persona es al mismo tiempo consistente (porque se individualiza, con determinadas características) y subsistente (porque se pertenece a sí mismo, se auto-posee, se reconoce como un yo distinto de los demás). Es la unidad de cada ser humano que tiene capacidad de respuesta totalmente original, propia, única. “Yo soy yo y no puedo ser habitado por ningún otro; no puedo ser sustituido por nadie: soy el único en ser YO”. Como persona el hombre es interioridad (yo sujeto y fuente de actividades responsables): con capacidad de autoconciencia y autodeterminación. La ciencia con el ADN ha venido a coronar este principio de individuación porquem la genética determina científicamente la INDIVIDUACION y la PARTICULARIDAD de cada ser humano. Si además tuviéramos un ADN de nuestro interior, la prueba sería completa. EDUCACION LA EDUCACIÓN tiene como propósito explícito lograr que cada sujeto logre su proceso de individualización (volverse absolutamente único) y, al mismo tiempo, alcanzar el desarrollo como persona de tal manera que su originalidad ontológica se traduzca en unidad, identidad, conciencia y responsabilidad. No son los aspectos superficiales los que lo convierten en un individuo y en una persona, sino la unidad substancial que pone en acto todas las categorías antropológicas. Aunque todos nacemos como individuos y personas, también somos el resultado de una construcción en la que interviene activamente la educación en todas sus manifestaciones.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

6

1.3. APERTURA A LOS DEMÁS (INTERSUBJETIVIDAD)
FILOSOFIA El hombre no es una persona cerrada sobre sí mismo, sino una interioridad abierta, destinada a la comunicación interpersonal. Es un ser que se encuentra a sí mismo, en el encuentro con el otro, con los otros. La relación entre personas, entre sujetos se denomina relación inter-subjetiva: allí el hombre se auto-conoce al mismo tiempo que entra en relación con los demás. Ni él mismo, ni los demás son traslúcidos. El conocimiento de sí mismo y el conocimiento de los otros es una pre-disposición ontológica y un esfuerzo constante, permanente, siempre incompleto. Solamente en la estructura relacional el hombre se encuentra a sí mismo: la presencia del tú (o del nosotros) en el yo hace que el yo esté presente a sí mismo. EDUCACION LA EDUCACIÓN es un proceso que incentiva y favorece la interacción entre las personas. El hecho educativo en sí mismo es una co-relación entre el que educa y el educando, entre la capacidad de educar y la capacidad de ser educador. Pero, al mismo tiempo, la educación se hace cargo de acompañar este proceso de apertura a los demás: reconocimiento de los otros, aceptación, necesidad, tolerancia, construcción de relaciones (pareja, comunidad, sociedad).

1.4. UNIDAD PSICOSOMÁTICA. CUERPO Y ALMA.
FILOSOFIA Lo primero que descubrimos del hombre es su cuerpo. Es unidad de individuación y de referencia. Pero el hombre tiene cuerpo y es cuerpo. El cuerpo como posesión es lo que le permite tomar distancia del mismo, identificar sus partes, atribuir sus dolencias a determinados sitios, admitir las limitaciones que impone su estructura corporal (sujeto al tiempo, al espacio, al cansancio, al sufrimiento). El cuerpo como identidad recuerda que cada ser humano es “re-conocido” por su estructura corporal, por su rostro, sus gestos, su voz. No puede separase del cuerpo para ser, lo necesita, se identifica con él. Soy el que soy por el cuerpo que me identifica. Pero el hombre es/tiene alma: hay diversas manifestaciones psíquicas que no pueden atribuirse al cuerpo: ideas, tendencias, sentimientos, conocimiento inteligente. Hay que referirlas a otro principio esencial del hombre: el alma. Es el principio vital por el que el hombre vive, siente, piensa y quiere. Cuerpo y alma no son principios que se yuxtaponen artificialmente o que se subordina el uno al otro. Constituyen una unidad psicosomática: son interdependientes y el hombre vive y se expresa como una unidad. El cuerpo expresa la interioridad y la interioridad enriquece y da forma al cuerpo. El ser humano existe en esa unidad que lo constituye y lo identifica. Conoce, piensa, obra, hace, ama, odia, sufre como unidad psicosomática, como cuerpo y alma. EDUCACION Aunque LA EDUCACIÓN suele proclamar su propósito de ser integral, generalmente se hace cargo de algunos aspectos del ser humano. Cuando hablamos de educación hablamos de todas sus dimensiones, principalmente aquellas que parecen más descuidadas y que han sido negadas por la educación formal. El cuerpo requiere un

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

7

acompañamiento para que, en cada etapa del crecimiento pueda ser asumido plenamente: cuidar la salud, admitir sus condicionamientos (esquema corporal), reconocer sus imperfecciones, aceptar el paso del tiempo. No puede convertirse en un fin en sí mismo (ser solamente cuerpo), ni ser negado como si fuera un peso y una condena: debe ser integrado al ser que somos con realismo y compromiso, porque la salud y el bienestar físico son condiciones necesarias para los otros desarrollos de la persona.

1.5. SER EN EL MUNDO
FILOSOFIA El hombre está inserto en el mundo, sumergido en el espacio y en el tiempo. Sólo puede ser si “es en el mundo”, no puede salirse de él, de aquello que puede cambiar (espacio) y de lo que irremediablemente le ha sido dado (tiempo). El mundo – que siempre es un mundo humano porque es producto de la cultura - es como el cuerpo grande del hombre, una prolongación de su corporeidad: no sólo es un hábitat, sino que ha sido configurado a su imagen y semejanza. El mundo es objeto de conocimiento, de dominación, de transformación. El mundo se ha transformado en el mundo del hombre. El mundo del hombre es el espacio histórico-cultural donde el hombre, junto con los demás hombres, intenta realizar su propia existencia creando un mundo más humano. EDUCACION LA EDUCACIÓN acompaña este proceso de ingreso en el mundo, en la casa grande, porque todo el proceso de transmisión de la cultura no es más que un camino paulatino de apropiación de los diversos códigos para manejarse en el mundo y para interpretarlos. La educación – en términos de Fromm – no hace más que facilitar los mapas para poder lograr la ubicación en los diversos territorios y en el mundo en el que debemos armar nuestra existencia.

1.6. SER EN EL TIEMPO Y EN LA HISTORIA
FILOSOFIA El hombre está envuelto en su propio tiempo (pasado, presente y futuro), teje con tiempo la trama de su existencia, pero se inserta además en la historia, vive de un antes y un después, que no es solamente el suyo, sino el de su sociedad y de la humanidad. Sumergido en un tiempo que se diluye y se consume, el tiempo personal se cruza con el tiempo de todos, el tiempo compartido, la época histórica: es testigo, victima o protagonista de los acontecimientos. Construye su cultura con dimensión histórica, porque deja testimonio de lo que es y de lo que hace. Su memoria le permite recuperar su pasado (personal y común), pero sus realizaciones son el testimonio de su ser envuelto en el tiempo. La historicidad es una manera de ser del hombre de irse viviendo y siendo poco a poco, de ir apuntando hacia el futuro, en el que puede aparecer como hombre realizado. Expresa el dinamismo propio del devenir: el crecimiento, el riesgo y la libertad. Todas las otras categorías están inmersas en la historia y en el tiempo: son realización y proyecto.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

8

EDUCACION

LA EDUCACIÓN es la que permite tomar conciencia de la propia historia, reconocer el pasado, vivir conscientemente el presente, anticipar creativamente (lleno de proyectos) el futuro: a cada individuo le permite subjetivar su historia y lo hace consciente de lo que es, de lo que ha sido, de lo que se propone ser. Es fruto del pasado, pero es autor de su futuro. Además LA EDUCACIÓN es un instrumento crítico que permite juzgar el tiempo de todos, la historia común, los avances y los retrocesos de la humanidad. Uno puede vivir al margen de la historia y de su tiempo, presencia – sin reaccionar – los hechos que acontecen a su lado; pero una visión comprometida con el entorno es la que sabe articular sus propias experiencias con el tiempo en que vive, ser un hijo consciente de una época, un protagonista de sus acontecimientos.

1.7. SER SEXUADO
FILOSOFIA El sexo implica diferencias biológicas evidentes y diferencias psíquicas que se refuerzan culturalmente, pero es algo más que un añadido glandular al privilegio de ser humano. La sexualidad aparece como una dimensión instintiva y vital, pero también como una dimensión humana: representa el lugar de enlace entre lo vital y lo humano. No es mera herencia instintiva, sino una dimensión de la persona que lo integra en un proyecto libre y responsable. La sexualidad no es un dato aislado, sino parte de la totalidad de la vida humana. Ser varón o ser mujer son dos proyectos de realización: no son sólo dos cuerpos que se atraen, ni dos psiquismos que se complementan, ni dos estructuras incompletas cuya plenitud sería la pareja. Son dos formas de realizar la “humanidad”, la especie humana. Varón y mujer representan riquezas y valores que deben ser descubiertos a través de un prolongado aprendizaje personal y común. Var{on, mujer, atracción heterosexual u homosexual, condicionamiento genéticos o construcción cultural, sexualidad o género son hoy cuestiones debatidas en la filosofía y también en las leyes y en la sociedad (ejercicio de derechos) EDUCACION Aunque hay una base psicofísica en la determinación de la sexualidad (nacer varón, nacer mujer), hay un componente social y cultural que acompaña la construcción de la orientación sexual, tema que ha sido abordado – principalmente en los últimos tiempos – con la perspectiva del género. Una mirada antropológica amplia permite discutir los criterios de “normalidad” y juzgar las diferencias como opciones que no pueden ser – a priori – condenadas, censuradas o excluidas. Nuevos estudios y la presencia de numerosas leyes han generado un rico debate que la filosofía no puede soslayar, principalmente cuando se trata de aclarar los conceptos, hacer distinciones precisas, combatir prejuicios y condenas. LA EDUCACION se hace cargo de esta dimensión porque requiere una intervención en el desarrollo y en el crecimiento, en el conocimiento de uno mismo, de los propios caracteres y su evolución, y en el reconocimiento del otro, con sus particularidades.

1.8. SER LIBRE Y RESPONSABLE
FILOSOFIA Aunque es una de las dimensiones más demandadas por la sociedad que necesita

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

9

sujetos libres y responsables, es una de las menos comprendidas. El ser humano tiene la posibilidad de definir y de construir su ser, ya que no tiene pre-determinada el desarrollo, el desenvolvimiento de su existencia. A su propia vida la define con su inteligencia y la arma con su voluntad. Podemos distinguir la libertad física, moral, civil o política, libertad frente a creencias o ideas, libertad social y libertad interior. La libertad es libertad “para” y libertad “de”. Si la libertad es la posibilidad de poder elegir, la libertad es también la capacidad de superar los condicionamientos y las determinaciones. La verdadera libertad está asociada a la responsabilidad, al obrar moral y al bien. Aunque el hombre puede optar por lo malo (y frecuentemente lo hace), el verdadero nombre de la libertad está asociado a la posibilidad de auto-construirse conscientemente como persona. La libertad es la condición básica del obrar moral responsable. 2 A su vez, la responsabilidad frente a los actos libres es lo que habilita la presencia y la vigencia de la moral (y de los principios éticos): la conducta se auto-regula a través de un código compartido por todos, que encuentra su fundamento en el debate racional acerca de lo bueno y de lo malo, de lo aconsejado y de lo prohibido. EDUCACION LA EDUCACIÓN permite darle encauzar el impulso hacia la libertad, sumando la conciencia de la responsabilidad y la regulación moral de las acciones. No siempre el individuo puede hacer lo que quiere, sino que ha de hacer lo que debe. A la claridad del entendimiento que sabe evaluar la conveniencia o no de las decisiones, se le adiciona la formación en la voluntad para poder hacer de la libertad una oportunidad para crecer en niveles de humanidad. Trabajar y acompañar el paso de la heteronomía moral a la autonomía moral es una de las tareas de LA EDUCACIÓN, ya que no es un tránsito natural, sino una construcción formativa que se fortalece con la presencia de los diversos educadores.

1.9. SER QUE RECIBE, TRANSMITE Y PRODUCE CULTURA OBJETIVA Y SUBJETIVA FILOSOFIA
El hombre en su vivir y en su obrar se enfrenta con la naturaleza y opera transformaciones sobre ella. El mundo natural se convierte en un mundo humano y humanizado. La acción del hombre sobre la naturaleza es la cultura. Cultura es toda producción del hombre: el mundo se ha hecho humano porque se ha vuelto cultural. La presencia del hombre en la historia se llama cultura y la tarea de la educación consiste en la transmisión sistemática y crítica de la cultura de un pueblo y de la humanidad. El hombre no solo conoce y adquiere la cultura sino que se transforma en un agente productor de cultura, porque -- en sus más diversas manifestaciones -el hombre crea la cultura que lo rodea.

EDUCACION El ser humano adquiere la cultura que le precede a través de LA EDUCACIÓN,
2

Ampliar y profundizar el tema de la libertad en ARREGUI – CHOZA, 1991: 381. Cap. XI

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

10

aprende a decodificar sus significado, se sabe parte de ella, pero además se vuelve productor de cultura, una producción que transforma – a través de creaciones y objetos – el mundo exterior, y que sobre todo transforma el interior de cada sujeto creador. Cuanta más cultura logra adquirir el ser humano, más dueño del mundo se hace, mas transformaciones opera sobre sí mismo y, además, más posibilidades tiene de volverse un creador de cultura en todas sus manifestaciones.

1.10. SER PRODUCTOR DE SIMBOLOS FILOSOFIA
El ser humano vive su existencia rodeado de símbolos y representaciones que se interponen entre él y la realidad, entre sus necesidades y sus respuestas, entre sus impulsos y sus reacciones. Los símbolos son construcciones humanas, parte del patrimonio cultural que humanizan las respuestas y las conductas y diferencian al hombre del animal. Especialmente el lenguaje es el sistema de signos más perfecto porque no sólo le asigna nombres a todo lo real sino que le entrega a cada sujeto un instrumento para expresarse y comunicarse. Esta categoría es la que le permite al ser humano operar como un asceta de la vida, como un protestante (Max Scheler) porque en lugar de dejarse llevar por la inmediatez de las necesidades y los instintos demoran las respuestas y construye una versión más digna de su condición de ser superior. Ese demorar las respuestas implica crear símbolos (Cassirer) que le otorgan a las respuestas, mayor calidad e identidad humana.

EDUCACION Sin símbolos, huérfano de palabras, el ser humano abandona su ser y se degrada,
porque queda presa de las respuestas instintivas, inmediatas, no pensadas, sin elaboración, automáticas. De allí la LABOR EDUCATIVA de crear un instrumental simbólico a través del lenguaje, las metáforas, la ciencia, el conocimiento, los mitos, las religiones, el arte, las costumbres, los rituales. La educación permite armar de mediación simbólica la existencia de los sujetos que arriban a la sociedad y a la cultura para lograr que ellos puedan construir subjetivamente los necesarios niveles de humanidad.

1.11. SER FRÁGIL E IMPERFECTO. FILOSOFIA
A pesar de todas sus riquezas y potencialidades, de sus fortalezas y de sus conquistas, de su presencia omnipotente en el mundo y en el tiempo, el ser humano concreto está signado por la fragilidad y la imperfección. Se equivoca, comete errores, se cae, fracasa. La vida humana es una suma de conquistas y de derrotas. El hombre muestra su fragilidad también en sus debilidades psíquicas y en sus enfermedades. Allí -cuando el dolor golpea a la puerta de la propia humanidad -- el hombre se descubre como ser imperfecto, limitado, demasiado humano. El paso del tiempo, las limitaciones de sus propias capacidades, las condiciones de

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

11

su propio cuerpo, el deterioro de las fuerzas, la vejez, son connaturales al ser humano... que sueña con la omnipotencia y la inmortalidad. La fortaleza y la dignidad del ser humano no radica en su perfección absoluta, sino en su intrínseca capacidad de poder elevarse y triunfar, a pesar de sus limitaciones, de conservar su dignificad, a pesar de sus inclinaciones, de poder mantenerse fiel a sus proyectos, a pesar de sus cansancios o de los límites de sus fuerzas. Y en esto desempeña un papel clave la educación.

EDUCACION Aunque LA EDUCACIÓN es – en sí misma - un camino para el desarrollo de
potencialidades, es también una oportunidad para descubrir las propias fragilidades: la verdad de lo que somos y padecemos es una forma de asumir la propia humanidad. No se trata de crear falsas ilusiones, sino de construir el presente y el futuro sabiendo que somos imperfectos y que también con nuestros defectos y nuestras debilidades estamos armando lo que deseamos ser. El “aprender de los errores” no es sólo una cuestión escolar y académica, sino existencial: somos también porque sabemos aprender de nuestras equivocaciones y seguir luchando a pesar de nuestras imperfecciones y nuestra finitud.

1.12. SER PARA LA MUERTE FILOSOFIA
El hombre nace con una única certeza, la de su propia muerte. No tiene un límite o un plazo establecido. Está en el horizonte de su propia existencia marcando un final seguro, no deseado. No todos reaccionan o elaboran la muerte de la misma muerte: la muerte segura es la muerte negada, silenciada, eludido, anticipada, buscada, borrada, ajena, propia. La misma concepción de la muerte permite organiza e interpretar la propia vida. La fragilidad y la provisoriedad que la muerte le impone a lo que somos marca, el límite supremo que no podemos rebasar, que irremediablemente debemos aceptar. La mejor existencia es aquella que puede darse el lujo que cerrarse con una muerte que forma parte de su proyecto de vida, como una alternativa siempre abierta, de tal forma que uno pueda morir de la misma manera cómo ha vivido.

EDUCACION La EDUCACIÓN QUE ES – ante todo – PREPARACIÓN PARA LA VIDA, es también
preparación para la muerte, porque tal como concebimos la muerte organizamos nuestra vida. No se trata de sembrar temores o amenazas, sino de crear la conciencia del final que, aunque imaginamos y deseamos lejano, está siempre a nuestra mano, como una posibilidad que ayuda a ordenar la vocación irrefrenable por la vida. BENEDETTI + TANIA LIBERTAD = RECIEN NACIDO Ignorante del mundo y de sí mismo deja el recién nacido su caverna lejos y cerca de la piel materna inaugura el candor de su egoísmo

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

12

mira en su entorno y es un espejismo la apenas asumida vida externa no es todavía despiadada o tierna pero ya muestra señales del abismo aprenderá sin duda ese paisaje que poco a poco en niebla se convierte y empezará a enterarse del mensaje donde estará la clave de su suerte / ya ha reservado sitio para el viaje sutil e inexorable hacia la muerte.

1.13. ABIERTO A LA TRASCENDENCIA. FILOSOFIA
El hombre no quiere cerrarse sobre sí mismo ni sobre su propia vida (inmanencia) y busca -- por diversos caminos -- la trascendencia. Desea “ir más allá del cerco de su propia humanidad”. Si bien algunos (Sartre) han pensado al hombre como paréntesis entre dos nadas (nada antes de nacer, nada después de morir) de alguna manera todos buscamos la manera de permanecer, de trascender, de dejar nuestras huellas mas allá de la muerte El salto hacia Dios es el nombre más tradicional y significativo de la trascendencia, especialmente cuando el Ser Supremo es el lugar en donde la existencia humana no se aliena, ni se anula, sino que se plenifica, porque construye una relación (religión) liberadora. Hay otras formas y otros nombres de la trascendencia: los hijos, los seres queridos, las obras, las diversas producciones en el mundo de cultura. Saber que a la desaparición de la persona le sobreviven las creaciones, los buenos recuerdos, todo el mundo de los afectos.

EDUCACION LA EDUCACIÓN acompaña esta apertura hacia la trascendencia: lo puede hacer
reforzando el discurso religioso (que no implica negarle valor a esta vida y a sus infinitas posibilidades, sino otorgándole otra dimensión), pero también proponiendo una existencia asociadas a relaciones inter-subjetivas fuertes y generosas y a un acceso creativo, productivo al mundo de la cultura, donde los usuarios no sólo conocen y consumen lo dado, sino que aportan sus propias realizaciones.

1.14. SER COMPLEJO. FILOSOFIA
El ser humano no es simple, sino que tiene múltiples posibilidades y muchos aspectos. Es un ser de naturaleza indefinida y cambiante con posibilidad absoluta de realizarse o de destruirse. Frecuentemente nos desorienta, nos deja perplejo, no lo podemos entender, definir, comprender. Nosotros mismos solemos reconocernos como seres complejos, con muchas

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

13

dimensiones y fragmentados en nuestras manifestaciones. Frecuentemente somos lo que no queremos ser, reaccionamos sin saber cómo explicar lo que nos pasa, nos cuesta dar explicaciones a los demás de las cosas que sentimos, que hacemos, que nos pasan. El ser debe buscar y definir su mismo ser, su lugar y sus caracteres determinantes. No hay una única definición del hombre, sino que en cada hombre y en cada existencia humana, el hombre se descubre, de constituye y se define. La complejidad de su naturaleza es lo que obliga a buscar una serie de categoría que ayuden a caracterizarlo y conocerlo.

EDUCACION LA EDUCACIÓN TRABAJA CON ESTA COMPLEJIDAD: no son todos los alumnos
iguales, no responden ni reaccionan todos los individuos de la misma manera. No tienen el mismo ritmo, las mismas expectativas, ni los mismos intereses. En esta variedad reside la complejidad, porque educar es también un acto complejo, porque interactúan educador y educando, dos seres complejos que deben compatibilizar sus propias diferencias. De allí que este “ser de naturaleza incierta” encuentre en la educación para posibilidad de descubrirse y de gobernarse, aunque esta respuesta autónoma no sea dada cuándo y cómo el educador pretende y desea.

1.15. EL SER HUMANO QUE SOMOS: UN MISTERIO.
A pesar del intento por explicar el ser humano y por explicarnos a nosotros mismos, FILOSOFIA EDUCACION el hombre sigue siendo un misterio. Se cierra como un ámbito al que nunca

podemos acceder del todo. El hombre es un misterio. Los demás constituyen un misterio inviolable... y nosotros mismos somos -- muchas veces -- un misterio para nosotros mismos, el mayor misterio: “no sólo no te entiendo, sino que no me entiendo”. Más allá de los esfuerzos por develar y develarnos, no somos traslúcidos o transparentes y nos ocultamos deliberada o circunstancialmente sin dejarnos atrapar o comprender. Tal vez, el misterio del hombre encuentre en la concepción del conocimiento de Kant una explicación coherente: el hombre sólo puede conocer de sí mismo y de los demás lo fenoménico, lo que se le aparece, lo que se la hace manifiesto. Pero si hablamos de lo fenoménico es porque sabemos que – además – hay algo que no es fenoménico, que se nos escapa a nuestra percepción, que es nouménico (= no fenoménico) pero que también representa lo que somos o lo que son los demás. El misterio radica en ese “ser humano en sí” que se resiste a ser abordado y que obra, siente, reacciona, habla desde un lugar que no siempre podemos conocer, ni dominar.

DIMENSIONES EDUCABLES (FORMULADAS COMO FINES)
QUE SE ASUMA COMO UN SER EN CONSTANTE QUE SE REONOZCA COMO INDIVIDUO Y ACTUE COMO QUE DESCUBRA EL VALOR DEL OTRO Y DE LOS DEMAS PARA

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

14

CONSTRUCCION DE SI MISMO

PERSONA (RACIONALIDAD Y VOLUNTAD)

PODER CONSTITUIRSE

QUE LE OTORGUE EL JUSTO VALOR A SU CUERPO Y A SU PSIQUE EN TORNO A UN CENTRO DE REFERENCA INTERIOR

QUE DESCUBRA EL MUNDO EN EL QUE VIVE Y CONSTRUYA SU PROPIO LUGAR EN EL MUNDO

QUE ASUMA SU TEMPORALIDAD Y TOME CONCIENCIA DE LA ÉPOCA EN LA QUE VIVE

QUE PUEDA EJERCER LA LIBERTAD CONCIENTE DE SU RESPONSABILIDAD

QUE ASUMA SUS LIMITACIONES Y FRAGILIDADES, SABIENDO QUE ES UN SER IMPERFECTO

QUE SEPA ADQUIRIR PROGRESIVAMENTE EL PATRIMONIO CULTURAL Y SE VUELVE TAMBIEN CREADOR DE LA CULTURA

QUE FUNCIONE ARMONICAMENTE COMO UNA EQUILIBRADA UNIDAD BIO-PSICO-ESPIRITUAL-SOCIAL
QUE TOME CONCIENCIA DE LA SU COMPLEJIDAD Y LA DE LOS SEMEJANTES. QUE VALORE LA VIDA AL MISMO TIEMPO QUE ACEPTA LA MUERTE COMO EL FINAL ESTABLECIDO. A PESAR DE TODOS LOS ESFUERZO POR CONOCERSE Y CONOCER A LOS DEMAS, QUE SEPA QUE TODOS SOMOS UN MISTERIO DIFICIL DE DESCIFRAR

QUE ASUMA PLENAMENTE Y CON MADUREZ SU SEXUALIDAD

QUE ACEPTE Y CONSTRUYA DIVERSAS FORMAS DE TRASCENDENCIA PARA DARLE SENTIDO A TODO LO QUE HACE.

QUE DESCUBRA EL VALOR DE LAS MEDIACIONES SIMBOLICAS PARA VOLVERSE MAS HUMANO.

02. EL CUERPO, NUESTRO CUERPO, MI CUERPO
 Somos y tenemos cuentos. Estamos definidos por el cuerpo que tenemos. Nuestro cuerpo es una tarea, necesita ser educado. Somos cuerpo porque nos identifican por lo que de nosotros aparece: nuestro cuerpo y sus manifestaciones. Nuestro interior se articula con nuestro interior: ambos juegan el mismo partido y se reparten relaciones y manifestaciones: mi dolor físico no me deja pensar; mi tristeza afecta mi rostro y a mi presencia.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

15

 Tenemos cuerpo porque podemos despegarnos de él con el pensamiento, irnos a otros lugares, volar; y a veces el cuerpo nos pesa, no nos responde, es una carga que debemos arrastrar.  Aunque cuesta creerlo y aceptarlo, tenemos el cuerpo que merecemos. El cuerpo es el reflejo de la vida que vivimos o hemos vivido. También por eso los cuerpos no son iguales y en cada caso exhiben estructuras y manifestaciones distintas: la individuación no se produce sólo en el origen, en el punto de partida, sino que se va consolidando a lo largo de nuestras vidas.  El re-encontrarnos con los otros - después de mucho tiempo - re-unirnos con quienes hemos perdido en los laberintos de la vida, implica volver a ver a quienes exhiben lo que son y lo que han sido, la historia que han vivido, en sus propios cuerpos. Y mostrarnos nosotros frente a ellos. Somos lo que fuimos, pero también somos lo que el tiempo ha dejado impreso en nosotros, en aquello que se expone a primera vista: nuestro cuerpo.  Tenemos la cara, el rostro, la voz que nos merecemos: somos responsables de todo eso, una responsabilidad que puede ser directa o indirecta, pero de la que formamos parte. La forma de sonreír, de darle forma a las respuestas, de afrontar las miradas o las palabras son frutos de lo que hemos decidido.  Somos también los rastros de los que han sido antes que nosotros, la herencia de nuestros antepasados: nuestros padres moran en nuestra forma de ser, de movernos, de comunicarnos. El tiempo nos asimila a nuestro pasado: aunque corremos hacia el futuro, avanzamos también hacia el pasado y nos recuperamos como una síntesis dialéctica de lo que fuimos (de donde venimos) y lo que decidimos ser (el por-venir)  Somos el cuerpo que tenemos. No es un cuerpo al que hemos sido condenado, como un portador extraño: es el cuerpo que nos permite ser lo que somos. Nuestras manos, nuestros labios, nuestros ojos, nuestras piernas son lo que somos. Las manos tienen los rastros de nuestras acciones, las piernas los territorios que hemos recorrido, en la piel y en los músculos han quedado aprisionado lo que vivimos.  El cuerpo no sólo nos deja ser, no sólo nos encierra: somos él. En nuestro cuerpo están los pliegues de nuestra historia. Y basta contemplar los cuerpos, su presencia, su impúdica desnudez, para que des-cubrirnos ante los ojos de los otros y ante nuestra mirada oblicua. El cuerpo no admite engaños. Somos nuestras operaciones, nuestras cicatrices, nuestras quemaduras, nuestros hematomas, nuestras quebraduras. Somos nuestras huellas digitales, nuestras arrugas, nuestros kilos de más o de menos. Somos los dolores que ya no desaparecerán, o los dolores que ya se han ido. Los sufrimientos que han dejado sus heridas, sus cicatrices, los rictus en el rostro, los tics que no podemos controlar, los movimientos involuntarios.  Somos el cuerpo que toma la iniciativa, el cuerpo dócil que nos obedece, pero también somos el cuerpo que se nos resiste, que ya no nos responde, que dice basta. Somos el cuerpo cargado de deseos y el otro, el que está atiborrado de hastío. Somos el cuerpo activo que hace, habla, gesticula, corre, se divierte, goza. Somos el cuerpo lleno de vida y el que se aproxima peligrosamente la muerte.  A veces nuestro cuerpo es un barco que ha soportado todos las travesías, afrontado todas las tormentas, vencido la furia del mar y el desgaste del viento o del sol… y que necesita una bahía generosa (Benedetti) en donde reponerse, reencontrarse, tomar fuerza, afianzarse. Cuerpo cansado que llega al final de la jornada con las últimas fuerzas y que asume el descanso como estas playas a las que llega el náufrago fatigado que ha logrado sobrevivir a todas las dificultades.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

16

 Somos – a veces - el cuerpo que se deja hacer, que se entrega: al dentista, al dermatólogo, al kinesiólogo, al que rasura o arregla el cabello, especialmente al médico que revisa, hurga, palpa, hunde sus dedos, pasa sus manos, nos da órdenes, anota, aplica aparatos, escucha, busca señales, nos desnuda, nos ordena, nos pide obediencia, nos mide, nos pesa, critica nuestro estilo de vida, ordena los alimentos, los rituales, los movimientos; y también nos anestesia, abre nuestro cuerpo, extrae, compone, sutura, extirpa, cura. El cuerpo es el que revela su interior nouménico en una radiografía, en una ecografía, en una tomografía, en un centellograma, en una endoscopía.

03. EDUCAR: UN COMPROMISO HUMANO Y HUMANIZADOR
 ¿QUÉ ES LA EDUCACIÓN? El proceso por el cual el individuo toma conciencia de sí, de sus posibilidades e imposibilidades y reflexiona sobre el mundo en que vive para transformarlo. Es el más humano y humanizador de todos los empeños humanos. Educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad humana de aprender y en el deseo de saber; es una actividad profundamente humana que está animada por el deseo de perfeccionarse y saber, en la conciencia de que hay cosas que pueden y deben ser sabidas, en que los hombres podemos mejorarnos unos a otros o por medio del conocimiento.  SER HUMANO ES CONTAGIOSO. Por eso el hombre aprende del hombre y el hombre enseña a los demás seres humanos a ser hombres. Aunque podemos aceptar el valor del mundo natural, de las cosas, de los sucesos, del conjunto de técnicas y rituales que llamamos cultura... sólo la vinculación inter-subjetiva con otras conciencias genera educación. La mera condición humana nos regala la posibilidad de ser, al menos en algunas oportunidades, maestro en algo para alguien. Pero el hecho de que cualquiera sea capaz de enseñar algo no quiere decir que cualquiera sea capaz de enseñar cualquier cosa. (SAVATER : 18 – 30)3  SER HUMANO conlleva la vocación de compartir lo que ya sabemos entre todos, enseñando a los recién llegados al grupo todo cuanto deben conocer, saber y hacer para convertirse en individuos socialmente válidos. Enseñar es siempre enseñar al que no sabe y quien no indaga, reconoce, deplora y trata de remediar la ignorancia ajena no puede ser llamado maestro. No es maestro el que dice que sabe o el que dispone de un repertorio de cosas aprendidas, sino el que sabiendo reconoce al prójimo (cercano) que no sabe y trata de compartir con él todo lo aprendido. El educador verdadero se nutre al mismo tiempo de la generosidad y del optimismo; no puede ser avaro y egoísta con su propio tesoro de saber y tampoco puede tener una percepción escéptica y pesimista de los demás, de sí mismo o de las posibilidades educativas.  TITULO PARA ENSEÑAR: Aunque las prácticas educativas puedan ser formales, informales u ocasionales, el primer título requerido para poder enseñar es haber vivido, la veteranía, siempre es una forma de graduación, principalmente cuando el paso del tiempo se ha transformado en verdadera experiencia de vida y no es una mera colección de años que se exhiben o se ocultan. La enseñanza está ligada intrínsecamente al tiempo: lo primero para educara los otros es haber vivido antes que ellos, pero no se trata de una antigüedad cronológica, sino el haber vivido antes el conocimiento que desea transmitirles. Esta visión de la tarea educativa es la más amplia y general ya que abarca todo tipo de prácticas y de conocimientos.

3

El material que forma parte de NORO JORGE (2005), Pensar para educar, retraba algunos conceptos de SAVATER presentados en su libro El valor de educar (1997). Se hace un libre uso del material del autor, agregando otros comentarios. La selección original pertenece a un Seminario de Filosofía de la Educación dictado en 1998 / 1999.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

17

 LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS – y con ellas sus agentes responsables – aparecen cuando lo que debe enseñarse es un saber sistemático, ordenado, científico. Cuando las comunidades fueron evolucionando culturalmente los conocimientos crecieron en cantidad y calidad, se volvieron más numerosos, más complejos, más abstractos. Un miembro de la comunidad no puede asumir la responsabilidad de transmitirlos a todos; es por eso que la sociedad opta por crear instituciones y maestros especializados que se hacen cargo de determinadas áreas y/o determinadas edades para cubrir las exigencias de aprendizajes de la comunidad en un momento dado. (SAVATER : 40)  LA TAREA EDUCATIVA se construye sobre la tensión dialéctica de la conservación y la renovación. La primera función de la educación es UNA FUNCIÓN CONSERVADORA; conservar en envolver y proteger algo. Educar es al mismo tiempo proteger a los miembros de la nueva generación (evitarles las agresiones que pudieran atentar contra su supervivencia vital, social y cultural) y proteger el patrimonio cultural de la comunidad que debe ser ‘conservado’ para poder ser transmitido. La educación sólo transmite lo que quiere conservar y quiere conservar aquello que valora positivamente: conocimiento, habilidades, procedimientos, ideales, valores, conductas, modelos, momentos históricos relevantes. Este conservar nunca es no es ni arbitrario ni neutral: elige, selecciona, verifica, presupone, convence, elogia, ordena, jerarquiza, descarta, posterga, suprime. En suma: intenta hacer prevalecer un tipo de hombre y de sociedad frente a otros.  PERO LA EDUCACIÓN TAMBIÉN SE NUTRE DE LA RENOVACIÓN: la comunidad no solamente conserva y transmite lo que ha archivado y valorado, sino que convierte a la educación en factor dinámico de transformación de la sociedad: nuevas ideas, renovados instrumentos culturales, recursos y estrategias innovadoras, evaluación de alternativas superadoras de las situaciones actuales. Las comunidades esperan que a través de la educación las jóvenes generaciones pueden crear situaciones nuevas, asumir conductas distintas, comprometerse con alternativas ideales.  TRANSMITIR LA CULTURA DE LA COMUNIDAD comporta también la duda, la crítica, la sospecha, la perplejidad sobre determinados contenidos y la posibilidad de ser un activo creador y re-constructor de la cultura. La educación puede definirse como el equilibrio inestable y dialéctico entre las demandas de conservación y de renovación de la sociedad, al mismo tiempo que se atiende a la preservación integral del individuo en crecimiento. La educación nutre a los miembros jóvenes de aprendizajes significativos en una doble interpretación: los aprendizajes son significativos para la sociedad (por eso organiza la educación y sus contenidos) y es significativo para los educandos porque responde al plexo de intereses del que se nutre cada individuo.

 EL TIPO DE HOMBRE que la educación desea formar es un hombre que reconoce lo humano y se reconoce en lo humano, que opta por la libertad para orientar su vida y que asume como referencia la vida – la buena vida, la que merece vivirse – para marcar los límites debidos a la libertad. La educación es la sistemática culminación del proceso de personalización y socialización: nadie es sujeto en la soledad y el aislamiento, sino que siempre es sujeto entre sujetos; el sentido de la vida humana no deviene de un monólogo sino que proviene del intercambio de sentidos. La educación es

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

18

la revelación de los demás, de la condición humana como un concierto de complicidades irremediables. (SAVATER : 148 – 150)  EL ARTE DE ENSEÑAR ES EL ARTE DE ENSEÑAR A APRENDER e implica una puerta abierta a los aprendizajes significativos, ya que todo aprendizaje debe hacer posible una re-estructuración y enriquecimiento de los saberes con que el alumno llega a la situación educativa. Este concepto reactualiza la tradición educativa (Sócrates, S. Agustín, Rousseau) ya que se desplaza el valor del educador y de su caudal de saberes para confiar en el poder transformador del individuo que aprende. Un conocimiento se transforma en saber cuando, a través de la palabra del maestro (despertador, partera, guía del camino), el alumno puede considerar en su interior (intus-ligere), descubrir, aceptar e incorporar la verdad como verdad. Es lo que S. Agustín desarrolla y propone en su Diálogo “El Maestro” en el siglo IV.  EL ARTE DE ENSEÑAR a aprender consiste en formar fábricas y no almacenes (Balmes). Dichas fábricas funcionarán en el vacío si no cuentan con provisiones almacenadas a partir de las cuales elaborar nuevos productos, pero son algo más que una perfecta colección de conocimientos ajenos. (SAVATER: 50) El arte de aprender consiste no sólo en almacenar saberes (aunque también consiste en eso) sino en transformar todos los saberes en un saber significativo. Mientras el docente debe brindar saberes, los educando partiendo de sus saberes previos deben elaborar en su interior el saber que es el resultado de una síntesis creativa y superadora de los viejos y nuevos saberes.  Poco importa en último extremo lo que se enseñe, con tal de que se despierte la curiosidad y el gusto (o la necesidad) de aprender. Lo importante no es lo que se aprende sino la forma de aprenderlo, pues nada sirve probar que tal o cual ciencia es formadora si además no se prueba que la forma de enseñarla asegura bien ese desarrollo intelectual.  EL EDUCADOR QUE QUIERE ENSEÑAR una asignatura o disciplina debe suscitar el deseo de aprenderla ; los docentes pedantes suponen que su área del saber es muy importante y despierta por sí sola entusiasmo y adhesión y, en consecuencia, sólo logran tener éxito con aquellos (pocos) que de antemano sienten esa predisposición e interés. El pedante se dirige a los alumnos como si estuviese presentando una comunicación ante un congreso de sus más exigentes y distinguidos colegas, se admiran de encontrar alumnos que no saben y se enojan ante la manifiesta ignorancia de sus alumnos, sin acordarse de que precisamente la obligación de educador es de trabajar con esa ignorancia y sacarlos de ella. En el fondo el problema del pedante es que no quiere enseñar a los que no saben sino sin admirado por lo que él sabe.  LA TRABAJOSA TAREA DEL DOCENTE es ponerse en el lugar de los que están apasionados por cualquier cosa menos por la materia cuyo estudio va a iniciarse. (SAVATER: 122/123) Lo importante es abrir el apetito cognoscitivo del alumno, no agobiarlo ni impresionarlo. Si su vocación o sus intereses lo llaman a transitar los mismos caminos que el educador ha recorrido, ya tendrá tiempo de profundizar ese aprendizaje.  LA HUMILDAD DEL MAESTRO consiste en renunciar a demostrar que uno ya está arriba y en esforzarse por ayudar a subir a otros. Su deber es estimular a que los demás hagan hallazgos, no pavonearse de lo que él ha realizado. Su propósito es señalarles el camino para que puedan buscar por sus propios medios. No se trata de acumular conocimientos en la memoria, pero sin la memoria no se puede alimentar la inteligencia creativa y la comprensión. El ejercicio de retener y de recordar ayuda a entender mejor, aunque no pueda sustituir a la comprensión y a la creatividad. El archivo de la memoria permite disponer de un repertorio de respuestas, de un material de trabajo que puede ser re-elaborados, re-creados, transformados. La memoria funciona como un sistema muy activo de

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

19

reelaboración de la experiencia pasada, siempre que lo recibido y lo archivado tenga algún significado. Recuerdo, comprensión y creatividad son indisociables. (SAVATER: 125)  ¿Cómo podemos definir los resultados del proceso educativo, la buena educación? ¿Cuándo sabemos que hemos llegado a la meta, a la culminación del proceso? Cuando despertamos – en nosotros o en los otros - el apetito insaciable de más educación, de nuevos aprendizajes y enseñanzas. El bien educado sabe que nunca lo está del todo, pero que lo está lo suficiente como para querer estarlo más. Quien cree que la educación termina con la escuela o con el título es porque no ha sido encendido por el ardor educativo, sino que ha sido barnizado o decorado por tintes menores. (SAVATER : 179)  ¿Qué es – en suma – la educación?

PROCESO AUTONOMO Un esfuerzo y un desarrollo interior - propio e insustituible de cada sujeto – para poner en acto las potencialidades específicas emergentes del individuo mismo en su carácter de ser humano.

PROCESO HETERONOMO El esfuerzo espontáneo y/o sistemático de la comunidad y de la sociedad para despertar y ayudar a cada sujeto a desenvolverse como un ser humano (el que le toca ser), como un tipo de hombre miembro de una comunidad (según sus referencias culturales), como todo ser humano. PROCESO SOCIAL Es la acción de facilitar y orientar la inserción del individuo en la sociedad, en un grupo social y en su cultura específica, para beneficio propio y para beneficio de la misma sociedad.

PROCESO PERSONAL Es la acción de provocar, hacer posible o habilitar el desarrollo del individuo a través de la maduración de sus virtualidades en lo que tiene de humano en particular, poniendo en marcha el complejo proceso de auto-construcción.

PUNTO DE PARTIDA Es siempre un ser humano inmaduro, perfectible, menesteroso de humanidad y de cultura (sin los instrumentos sociales y sin los recursos culturales necesarios para sobrevivir y vivir humanamente).

PUNTO DE LLEGADA Es el des-envolvimiento de la propia humanidad, la actualización de las potencialidades o virtualidades, la integración social, la asimilación creativa del universo cultural.

04. EDUCABILIDAD, EDUCATIVIDAD COMO CATEGORÍAS ANTROPOLÓGICAS 4.1. EDUCABILIDAD COMO CATEGORIA ANTROPOLOGICA
 Entre las categorías antropológicas debe destacarse aquella que asume el quehacer educativo como un factor humanamente determinante: la educabilidad. Debe definirse como la ductibilidad propia del sujeto humano abierto a toda transformación que lo plenifique o lo realice como ser humano.  El hombre es un sujeto educable: la categoría de educabilidad aparece como una entre todas las que ayudan a definir al ser humano, pero es la categoría que desde el punto de vista educativo es el eje , en torno a la cual giran las restantes dimensiones constitutivas (y por ella, educativas).

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

20

Afirmarla, negarla, discutirla, limitarla, implica asumir sus consecuencias frente a las posibilidades de transformación y cambios del ser humano, a lo largo de su historia personal.  ¿Por qué la educabilidad es uno de los temas de análisis de la filosofía de la educación y debe encuadrarse como una categoría antropológica? La educación es inherente al ámbito de lo humano: hay educación porque hay ser humano. La educación no configura ontológicamente al hombre, pero su condición óntica4 hace que la educación se presente con carácter de fenómeno universal y necesario.  El hombre en su mismo ser se muestra necesitado de educación: todo el hombre, todos los hombres. Pero aquí confluyen la definición teórica y la constatación fáctica: la educación es necesaria para que el hombre sea hombre y la educación es una práctica registrable en todas las culturas. Se trata de una universalidad constatable en el pasado histórico y en la realidad social: la presencia efectiva de la educación anticipa toda discusión y fundamentación de su posibilidad.  En la determinación de la educabilidad participan también las otras ciencias del hombre, pero a la filosofía le corresponde una explicitación de la categoría, como inherente al ser humano mismo. A diferencia de los otros seres a quienes en su propio “modo de ser” se le impone el fin al que deben tender y su configuración existencial, el ser humano se descubre como hombre y busca su propia con-formación a través de la educación (aunque no exclusivamente a través de ella).  Afirmar la educabilidad como categoría antropológica significa fundamentar una tradicional afirmación de la pedagogía: “no hay ser humano sin educación y no hay educación sin ser humano”. Interrogar al “ser del hombre”y encontrar -- entre sus dimensiones -- la educabilidad permite concluir la insustituible necesidad de la educación para la realización como hombre y, al mismo tiempo, asumir la educación como una categoría que solamente puede predicarse de los seres humanos.

4.2. EDUCATIVIDAD COMO CATEGORIA ANTROPOLOGICA
 La formulación de las condiciones de posibilidad de la educación y el fundamento de la educabilidad conducen a otra cuestión: la filosofía deberá establecer la posibilidad de la educatividad, del ejercicio de la función educativa, entendida como la capacidad del educador de transferir propuestas formativas -- en la relación intersubjetiva -- al educando. La educatividad es el esfuerzo realizado por los individuos, las comunidades, las instituciones y las sociedades para educar, producir cambios, en el sujeto humano.  La tarea de la filosofía radica en fundamentar la posibilidad o imposibilidad de tal ejercicio, la legitimidad, los límites y la necesidad de esta sistemática o accidental intervención del otro en la realización de cada hombre. La educatividad hunde sus raíces en el tema antropológico de las relaciones intersubjetivas: en ellas, la relación pedagógica se inserta con legitimidad categorial.  Se la afirma y se la defiende, o se la niega argumentando que constituye una amenaza contra la autonomía constitutiva del yo o se la recorta poniendo en duda la posibilidad de transferir propuestas de crecimiento de un individuo a otro. Solamente si el hombre es definido como radical apertura hacia el otro (o los otros), como posibilidad y necesidad existencial de diálogo, de
4

Por ontológico debe entenderse lo directamente relativo a la esencia o a la naturaleza de lo existente, es decir, la determinación de su existencia, y por óntico, los caracteres o aspectos de una existencia dada. En este sentido algunas formulaciones tienden a convertir a la educación en una condición ontológica del hombre; otros autores, aunque reconocen su importancia, concluyen que se limita a ampliar aspectos de una existencia definitivamente dada.

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

21

comunicación, la relación pedagógica relaciones inter-subjetivas.

se suma legítimamenete a otras múltiples formas de

 En su práctica individual y en sus manifestaciones sociales, educadores e instituciones deben ser evaluados sobre sus posibilidades, su legitimidad, sus límites, su ordenamiento jerárquico, sus derechos y sus deberes educativos. La universal presencia de “educadores” y de diversas formas de ejercicio de la educación (transferencia formativa) no invalida la necesidad de fundamentar filosóficamente su posibilidad y las condiciones mismas de su ejercicio. La historia del pensamiento filosófico (y paralelamente, el pedagógico) ha dado muestra de posiciones diversas frente a este proceso indiscutible. La educatividad es vista como un ejercicio que despierta, da a luz, señala el camino, transforma, humaniza, va al encuentro, acompaña o siembra. En cada caso, el sistema filosófico o los postulados antropológicos representan el sostén teórico de las afirmaciones.

PROPUESTAS DE TRABAJO

01. Presentar las CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS con un NUEVO DISEÑO GRAFICO y un nuevo ordenamiento jerárquico. Puede trabajarse también con imágenes o videos. 02. Armar un folleto o un spot de propaganda de una INSTITUCION ESCOLAR y proponer una EDUCACION INTEGRAL ofreciendo las DIMENSIONES más significativas, para interesar a los padres de los alumnos. 03. Formular el PERFIL DEL EGRESADO del SISTEMA EDUCATIVO trabajando las CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS y las DIMENSIONES EDUCABLES: ¿qué es lo que debe lograr el período obligatorio de la educación universal? 04. Profundizar el desarrollo de alguna de las CATEGORIAS. 05. Buscar CANCIONES, POESIAS, PELICULAS que desarrollen y amplíen las categorías y las dimensiones. Por ejemplo SER SEXUADO: “LA JOVEN VIDA DE DUNO”. 06. Hacer un CUADRO o trabajar en un MAPA CONCEPTUAL las aproximaciones o definiciones de de la educación y las funciones del educador. 07. Extraer algunos criterios para EVALUAR las actividades de los EDUCADORES Y DOCENTES a partir de los caracteres enunciados. 08. Armar UN GLOSARIO con estos conceptos relacionados con la definición de educación: AUTONOMIA, HETERONOMIA, PERSONAL, SOCIAL, EDUCABILIDAD, EDUCATIVIDAD, CATEGORIAS, DIMENSIONES. 09. Trabajar las CATEGORIAS y las DIMENSIONES EDUCATIVAS en las PELICULAS: LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS, DETRÁS DE LA PIZARRA, LA LENGUA DE LA MARIPOSA, MR. HOLLAND OPUS, LOS CORISTAS. Hacer un panel presentando las diversas películas. 10. Trabajar los conceptos de EDUCACION, EDUCABILIDAD y EDUCATIVIDAD en las películas: ENTRE LOS MUROS y ESCRITORES DE LA LIBERTAD

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

22

11. Preparar un INFORME FINAL sobre la EDUCACION INTEGRAL y los EDUCADORES QUE SE NECESITAN PARA CONSTRUIRLA.