LOS PUEBLOS PREHISPANICOS CHILENOS Abordar el estudio de los distintos grupos indígenas que poblaban el actual territorio al momento

de su primer contacto con los españoles es una tarea tremendamente compleja. El instante de ese encuentro no fue, sin embargo, igual para todos los grupos. Se produjo a principios del siglo XVI con las poblaciones del Norte Grande y durante la segunda mitad con los de Chile Central; a mediados del siglo XVII con grupos al sur de Chiloé y a fines de ese siglo y principios del XVIII con los habitantes de la Patagonia y Tierra del Fuego. Al mismo tiempo los estadios culturales de estas comunidades eran muy diversos por lo que es difícil fijar pautas homogéneas. Se agrega, además, el que mucha de la información sobre ellas está deformada por los valores y esquemas culturales propios de quienes la registraron. Por tal razón, las simplificaciones que se estudian (límites, organización social y referencias religiosas) deben ser consideradas como aproximaciones más o menos "funcionales" para la comprensión de los grupos indígenas en Chile al momento del contacto con los europeos, bajo advertencia que el conocimiento actual sobre ellos es aún muy incompleto. Una clasificación de las comunidades precolombinas en Chile puede hacerse atendiendo al nivel de desarrollo cultural. En este caso, es posible diferenciar dos grupos:

1. Pueblos Agroalfareros. 2. Pueblos Preagroalfareros: 2.1. Pescadores 2.2. Cazadores y recolectores.
El primero fue el que presentó los mejores niveles de desarrollo, siendo la base económica la explotación del suelo agrícola, por tanto se trató de comunidades de vida sedentaria. El siguiente respondió a patrones de vida "más primitivos", estructurándose una organización social relativamente simple y una economía de subsistencia en un medio geográfico hostil. Las comunidades agrupadas bajo este rótulo han dejado escasas muestras de su pasado histórico lo que se hace muy difícil trazar un registro preciso de ellas y todavía fijar con precisión las áreas de ocupación espacial. Como características generales del período prehispánico podemos anotar:

• •

Los restos más antiguos de poblamiento humano se han encontrado en San Vicente de Tagua-Tagua, con una data aproximada de 11.000 años. Coexistieron comunidades de gran desarrollo cultural (atacameños-diaguitas) con grupos que todavía no superaban los niveles y recolección (pehuenches-onas). Esta diversidad está caracterizada por un descenso de los niveles culturales en sentido norte-sur. Tiahuanaco e inca fueron los complejos culturales que mayor influencia ejercieron sobre los pueblos prehispánicos chilenos de atacameños, diaguitas y picunches.

PUEBLOS AGROALFAREROS. - Cultura Arica

• • • •

Cultura Aymara ……………………. Valles Norte Grande Cultura Atacama ……………………….. Río Loa – río Copiapó Cultura El Molle Cultura Diaguita …………………... Río Copiapó - río Choapa

Cultura mapuche:

* Pichunches …………………………….. Río Choapa – río Maule * Araucanos …………………………..… Río Itata – río Toltén * Huilliches …………………………….. Río Toltén – Reloncaví * Cuncos .……………………………........ Chiloé

CARACTERÍSTICAS • • • • • • • • • • Ordenamiento social complejo, presencia de grupos dominantes o dignidades al interior de la sociedad. Notable desarrollo agrícola; cultivos de especies como maíz, quínoa, porotos, zapallos. Uso de sistemas de regadío artificial (andenes o terrazas y canales) de Santiago al Norte. Alfarería y metalurgia de alto desarrollo y estilización. Intercambio cultural con otras comunidades a través del comercio. Religión politeísta, ausencia de grandes centros ceremoniales. Changos …………………… Río Loa – río Aconcagua Chonos …………………… Sur Chiloé – Guaytecas Alacalufes (Kaweshkar)….. P. Taitao – Estrecho de Magallanes Yaganes (Yámaras) …….. Sur Canal Beagle

PREAGROALFAREROS

CARACTERÍSTICAS • • El ordenamiento social está caracterizado por la organización de bandas, con gran capacidad de desplazamiento. Se asocia las bandas de pescadores al llamado "hombre de los Conchales", antecesor de ellos. Su nombre deriva de los montículos de conchales, formados por el depósito de conchas de mariscos acumulados durante largos años. Se les atribuye el haber trabajado las piedras horadadas y las piedras tacitas. A chonos, alacalufes y yaganes se les agrega como "canoeros", señalando para ellos las siguientes características comunes: actividad económica básica: captura de productos marinos que complementaban con caza y recolección. La rigurosidad del medio geográfico fue un factor que restringió el crecimiento de su población.

• • •

Como medio de transporte y exploración marítima utilizaron distintos tipos de canoa (dalcas) e implementos de pesca y caza, auxiliándose en esta última tarea con el perro. En su organización sociopolítica, mantuvieron la familia como unidad básica, generalmente monógama, y la división de sexos para las tareas de la vida diaria. Organización de ceremonias mágico-religosas con motivo de la pubertad, similar a la de los pueblos cazadores. Algunos de estos pueblos conocieron indirecta o directamente los beneficios de la agricultura. Entre los primeros hay que contar a los changos que gracias a sus relaciones de intercambio comercial, pudieron adquirir de los atacameños maíz, papas y frejoles. Y entre los segundos, a los chonos, que de su contacto con los cuncos, que ocuparon la región norte de la Isla Grande de Chiloé, pudieron aprender ciertas técnicas agropecuarias tales como el cultivo de la papa y la crianza de la llama o chilihueque. Estas comunidades preagroalfareras no se conservaron aisladas, por ejemplo, los alacalufes (que se autodenominaban kaweshkar, "los que llevan una piel2) mantuvieron contacto con los pueblos vecinos de chonos, yaganes, onas y tehuelches. De todos estos pueblos pescadores, los yaganes fueron el más austral, ocupando el área entre el Canal Beagle y el Cabo de Hornos. A alacalufes, yámanas y onas suele denominárseles tribus fueguinas, porque habitaron en la Isla Grande de Tierra del Fuego y zonas adyacentes.

• • •

• •

• PREAGROALFAREROS Cazadores y Recolectores Cordilleranos: - Chiquillanes …… Los Andes – Rancagua - Pehuenches …… Chillán – Valdivia - Puelches …… - Poyas …… Sur Lago Nahuelhuapi Pampeanos - Tehuelches o Patagones …… S. Reloncaví – Estrecho de Magallanes - Onas o Selknam …… Tierra del Fuego

CARACTERÍSTICAS • • • • El crecimiento de su población fue escaso por problemas de subsistencia en un medio hostil. Sus zonas de caza o coto les permitió la captura de guanacos, pumas, huemules y aves. Utilizaron como instrumentos de caza: arcos, flechas, lanzas, hondas boleadoras. Al igual que los pescadores, se trata de bandas nómades que desconocieron la alfarería y agricultura.

• •

En materia religiosa, no hay edificación de centros ceremoniales sino más bien el predominio de creencias animistas. Al igual que otros pueblos, organizaron ceremonias mágico-religiosas, siendo una de las más conocidas la del Kloketem practicada por los onas, que constituyó un rito de iniciación a la vida adulta practicada con los adolescentes. La región cordillerana andina, desde la latitud de Los Andes hasta Tierra del Fuego, aproximadamente, estuvo habitada por estos pueblos nómades, cuya actividad principal fue la caza del guanaco y la recolección de frutas silvestres. De algunos de estos pueblos apenas quedaron rastros, es el cso de los chiquillanes, a quines no se les menciona en ninguna crónica hasta fines del siglo XVIII, debido a que en un principio se les inlcuyó entre los puelches. Con los puelches y los poyas poseían un estado cultural más primitivo que el de los pehuenches. Con la llegada de los españoles, consiguieron chiquillanes, pehuenches y puelches integrar el caballo como elemento de desplazamiento y alimentación. En el caso de los pehuenches, cuyo nombre deriva del piñón, alimento principal de su dieta (pehuen: pino, che: hombre), es interesante afirmar que poseyeron idioma propio hasta que entraron en contacto con los araucanos, de quienes adoptaron su lengua, llegando más tarde a fusionarse con ellos. El arma fundamental de los pehuenches fue la boleadora, utilizada en la defensa personal y en la cacería de animales. Los dos últimos pueblos cazadores, Tehuelches y Onas, se les llama "pampeanos", porque habitaron la sección oriental de Los Andes de la Patagonia y Tierra del Fuego. Los Tehuelches o más conocidos como Patagones, nombre impuesto por los europeso que venían con Magallanes, al observar las amplias huellas que dejaban al desplazarse sobre la nieve, se caracterizaron por su elevada estaturaa (1.80 m.) y la práctica de la talabartería, confeccionado su vestuario y utensilios domésticos (mocasines y recipientes para el agua). La introducción del caballo, siglo XVIII, les permitió ampliar su acción, debiendo adaptar el uso de sus armas a aquellas que se podían manejar desde una cabalgadura (boleadoras y lanzas). Los onas constituyeron el grupo más austral de cazadores, ocupando la isla Grande de Tierra del Fuego, en su parte central y oriental, ya que la costa occidental y la del sur estaba habitada por los alacalufes y yámanas, respectivamente. En idioma, "ona" significaba "hombre de hombre". En su propio idioma se autodenominaban "Selknam", "los que somos iguales". De gran contextura física, practicaban el nomadismo terrestre, sin aventurarse en el mar. Los onas eran principalmente cazadores de guanacos y zorros y sus mujeres se dedicaban a la recolección de huevos, hongos y frutas. Sus vestimentas eran de piel de guanaco. La habitación ona consistía en una armazón cónica, cubierta de pieles y armas, la que trasladaban en su continuo peregrinar. Las armas más usadas eran el

• •

• •

arco y la flecha con punta de piedra y la honda; en la pesca utilizaron redes, y para cazar pájaros trampas hechas con barbas de ballena.
ACTIVIDADES. Verdadero o Falso.

1. …. En Chile el nomadismo y los medios primitivos de subsistencia los encontramos en los pueblos del extremo austral y en los cordilleranos. 2. …. Los chiquillanes, puelches y poyas tenían un estado cultural superior al de los pehuenches. 3. …. Los pehuenches tuvieron un idioma propio, el cual prevaleció hasta el inicio de su cohntacto los araucanos. 4. …. Los puelches habitaron en el sector cordillerano comprendido al sur del Lago Nahuelhuapi. 5. …. Los tehuelches desarrollaron el trabajo del cuero, elemento con el cual confeccionaban su vestuario y utensilios domésticos. 6. …. Los onas se caracterizaron por practicar el nomadismo terrestre, sin aventurarse en el mar. 7. …. Las dalcas constituyeron el principal medio de desplazamiento de los pueblos pescadores. 8. …. El Kloketem fue un rito de iniciación a la vida adulta practicado por los alacalufes. 9. …. La importancia de la tesis de Hardlicka fue establecer la procedencia asiática de los amerindios. 10. …. En el Congreso Inernacional Americanista se respaldó la tesis de Ameghino. 11. …. La hipótesis de Mendes Correa es fácilmente explicadble por los archipiélagos que unían antiguamente el continente antártico y americano. 12. …. La presencia de polinésicos – melanésicos se fundamenta en similitudes raciales y lingüísticas. 13. …. Según Amehino el hombre americano no es originario de este continente. 14. …. El principal aporte de Rivet es la ruta de poblamiento transpacífico. historia_chile.htmhistoria_chile.htm

LOS PUEBLOS AGROALFAREROS Los pueblos agroalfareros que habitaron Chile hasta la latitud de Santiago recibieron la influencia de dos grandes culturas andinas: Tiahuanaco e Inca. La primera cubrió el área del Norte Grande y la segunda hasta la cuenca del río Maipo. INTRODUCCIÓN A comienzos del segundo milenio antes de nuestra era, las poblaciones de cazadores recolectores que habitaron la región del Norte Grande, incorporaron en su dieta alimenticia algunos productos de plantas domesticadas. Aunque la presencia de estos cultivos no modificó substantivamente su estilo de vida, ellos constituyen el primer antecedente de un cambio productivo que cristalizaría mil años más tarde: la producción de alimentos. Con el tiempo constituyeron, la mayoría de ellos, sociedades altamente complejas y refinadas, tanto en lo social como en lo cultural. Los primeros agricultores de la región de Tarapacá vivieron en el valle de Azapa. Aquellos iniciales campesinos prehistóricos poseían sencillas habitaciones de totora y desarrollaron una agricultura de productos como zapallos, calabazas, achira, ají, poroto, quinoa y maíz. Recolectaban el fruto del algarrobo y en sus hogares no escaseaban los productos del mar. La gente de Azapa solía cubrirse la cabeza con gruesas madejas de lana. Con ellas elaboraban verdaderos turbantes que contribuían a modificar la forma del cráneo, alargándose exageradamente. Es probable que esta costumbre fuera considerada un signo de belleza, estatus o identidad étnica. Durante el mismo período, otro grupo de enturbantados que habitaba en los alrededores del Morro de Arica, por eso los arqueólogos han denominado a sus expresiones como fase Faldas del morro. Se trataba principalmente de pescadores que desarrollaron una sofisticada tecnología para explotar el mar. A comienzos de nuestra era, la agricultura y el pastoreo habían alcanzado un importante grado de estabilización. Existía una compleja red de intercambios activada por caravanas de llamas que trasladaban entre distintos lugares bienes de subsistencia y de prestigio. Comunidades de enturbantados se distribuían por gran parte del territorio nortino. Junto a este proceso, los primeros núcleos aldeanos alcanzaban su maduración y colocaban en contacto la costa con el Altiplano. La cultura Tiahuanaco. Hacia mediados del primer milenio después de Cristo, las poblaciones del altiplano cambiarían buena parte de la vida de los aldeanos nortinos. Los arqueólogos dan el nombre de Período Medio a este tiempo, y lo identifican por las fuertes influencias que ejerció la cultura Tiwanaku o Tiahuanaco en el territorio norte. Tiahuanaco fue una sociedad estatal que se desarrolló en el altiplano del Titicaca. La magnificencia de su monumental arquitectura pública y su escultura lítica, demuestran que fue necesaria la existencia de una apreciable cantidad de población para su construcción y mantenimiento. Algunos grupos aportaban la mano de obra, otros sus conocimientos técnicos y un grupo de profesionales que debió dirigir los trabajos. La gente del lago contaba con una provisión alimenticia local, compuesta por tubérculos y gramíneas de altura, productos de caza y recolección lacustre y una floreciente ganadería de llamas y alpacas. Sin embargo, esta requería de una dieta alimenticia variada y de una cantidad de materias primas necesarias para la mantención de su poderoso gobierno y religión. Con estas motivaciones, la gente del altiplano presionó por el acceso a los recursos en los

ambientes costeros y en los valles del Norte Grande, y en el área altiplánica de San Pedro de Atacama, iniciándose un fuerte proceso de transformación en estas comunidades. Los señores altiplánicos se interesaban por el valle de Azapa, ya que conocían su riqueza en especies vegetales y marinas. Una población proveniente del altiplano se estableció en los sectores más productivos del valle y lo más notable fue que la población local no opuso resistencia. Se produjo, entonces, una larga coexistencia pacífica, durante la cual ambos grupos se beneficiaron. Unos, porque podían acceder en forma directa a los cultivos tropicales del valle y los recursos de mar, enviándolos a su núcleo de origen; otros, porque fueron aprendiendo las artes y técnicas de los colonos. Distintas fueron las motivaciones que hicieron que Tiahuanaco llegar a San Pedro de Atacama. Ello no se debió a la atracción por el producto agrícola, sino por otro tipo de recursos, especialmente minerales, piedras semipreciosas y madera. ¿Cuál fue el aporte de Tiahuanaco en esta área? El desarrollo de técnicas alfareras hasta ese momento no conocidas en el Norte de Chile; la representación de seres sobrenaturales, lo que habla de una mayor sofisticación de la religión; la introducción de un vaso ceremonial, de paredes divergentes, llamado Kero; el uso de técnicas de irrigación artificial con mayor actividad agrícola que incentivó, a su vez, la actividad comercial, y de la metalurgia. Hacia el 1200 d.C. la influencia de Tiahuanaco comenzó a declinar y se inició un nuevo proceso, en donde existió un desarrollo independiente d e las comunidades, marcado por la pérdida de hegemonía altiplánica, aunque no desapareció la presencia de pueblos de esa área. Se trata de un período de reordenamiento social del espacio geográfico, que, al menos en un comienzo, parece haber producido conflictos la entre las comunidades. En todo el territorio que compromete el control de los bofedales para el ganado y el tránsito desde las tierras altas a los valles bajos, se edifican construcciones defensivas conocidas como PUKARAS. IMPERIO INCA Los incas fueron una tribu que llegó al Cuzco alrededor del año 1200 d. C. Se cree que de alguna forma su emigración debió estar asociada con la desintegración urbana que siguió a la caída de Tiahuanaco. Establecidos en el Cuzco, los Incas inauguraron una dinastía cuyo primer rey, Manco Capac, es señalado por la leyenda como fundador de la raza Inca. Sin embargo, la genealogía Inca para algunos estudiosos, más que histórica es un relato mítico que sirvió de base para mostrar la grandeza de su pasado. En todo caso existe consenso entre los cronistas en que el noveno Inca, Pachacuti Inca Yupanqui, fue el gran modernizador y reformador, el que le dio su estructura según la conocieron más tarde los españoles. También fue el iniciador de la expansión Inca hacia Ecuador y el Norte Chile. La estructura político - administrativa y social: La capital del Imperio fue el Cuzco (el ombligo del mundo). Este imperio estaba estructurado por 4 regiones o suyos, de esta manera el Tahuantinsuyo era el Imperio de las 4 regiones del mundo: Chinchaysuyo (Norte), Collasuyo (Sur), Antisuyo (Este) y Contisuyo (Oeste). Se calcula que el Cuzco en la época de la conquista española tenía unos 300.000 habitantes, distribuidos en 13 barrios y ayllús. El Ayllú fue la base de la organización territorial del Imperio. Era una reunión de familias emparentadas por la descendencia masculina que vivían en un territorio común. Los ayllús se unían en secciones que daban origen a una provincia, las que a su vez se agrupaban en torno a uno de los cuatro suyos que integraban el Tahuantisuyo. Cada ayllú debía efectuar las labores colectivas determinadas por el Estado. Sus límites se denominaban marcas y sus tamaños variaban según las condiciones de la tierra y el número de familias que lo componían. Económicamente era autosuficiente y la base fundamental de subsistencia era la agricultura 8papas, maíz, quinoa) cuyo rendimiento fue mejorado por el uso de abonos y de la taclla, especie de arado que se manejaba con el pie. Las tierras del ayllú estaban divididas en tres partes: la del Inca, la del Sol y la de la comunidad. Esta última se distribuía entre las familias de acuerdo a sus necesidades; cada hombre recibía una parcela o Tupu, y media la mujer. No había propiedad privada. Los campesinos debían laborar primero en las tierras del Inca y de los dioses, cuyas cosechas se almacenaban en bodegas gubernamentales, destinadas a alimentar soldados, burócratas y artesanos. El producto de las tierras divinas iba a mano de los sacerdotes. Los excedentes se repartían entre la población luego de reservar una cantidad para posibles emergencias. Sin duda que la estructura social Inca también tiene mucho que ver con el orden político. Al imperio Inca se le puede representar socialmente como una rígida pirámide en cuya cúspide se está el Inca - o rey -; luego los grupos privilegiados de funcionarios de alto rango, integrado por parientes del Inca o realeza, y la nobleza formada por individuos que no se emparentaban sanguíneamente con el Inca. Aquí destacaban los curacas, que eran los jefes de los territorios conquistados; los sacerdotes y altos jefes militares y los funcionarios administrativos superiores. Estos

grupos gozaban de amplios privilegios, como el no pago de impuestos, varias esposas y en general eran mantenidos por el Estado. En la base de la pirámide se situaba el pueblo y bajo éste los yanaconas. Los primeros eran integrantes del ayllú, quienes debían tributar en trabajo, principalmente en el laboreo de los campos. Cuando las empresas del estado requerían mano de obra abundante, se recurría a la Mita, leva de trabajo obligatoria por turno, mediante el cual cada ayllú contribuía con gran cantidad de hombres a esas tareas. Una clase especial dentro del pueblo eran los artífices o artesanos, quienes eran sostenidos por el Estado y se encontraban libres de la Mita. Por su parte los yanaconas eran una clase de sirvientes hereditarios a plena disposición del Inca. Probablemente su origen se relacionaba con algún pueblo rebelde a los Incas al que más tarde ingresaron prisioneros de guerra y delincuentes. Pero volviendo a la cúspide de la pirámide, el Inca, gobernante por derecho divino, se le reconocía como hijo del Sol. Como dios no podía unir su sangre con la de simples mortales, debiendo contraer matrimonio con su propia hermana y sólo los hijos varones nacidos de este matrimonio tenían derecho a heredarlo. No existía línea de sucesión al trono y se consideraba como heredero al hijo que demostraba una mayor habilidad para desempeñar las altas funciones que requería el cargo. Todo el gobierno estaba centralizado en sus manos; los funcionarios, sea cual fuese su categoría, eran directamente responsables ante él. Más tarde, este excesivo centralismo político sería una de las causas de la caída del Imperio, pues los españoles al derrocarlo, eliminaron a la única persona capaz de ejercer el poder completo dentro del Imperio. La expansión territorial. Se había iniciado la formación del Imperio con Pachacuti Inca Yupanqui, la que alcanzó sus límites definitivos con Topa Inca Yupanqui (1471 - 83). Bajo su reinado y en sucesivas excursiones, el sur del Perú, Altiplano boliviano, noroeste argentino y Chile hasta el río Maule, quedaron incorporados. En 1483 le sucedió su hijo Huayna Capac quien consolidó en ese río la frontera sur del Imperio. En Chile los pueblos bajo dominación incásica fueron los atacameños, diaguitas, picunches y changos (costa). La región norte de Chile pasó a tomar parte del Collasuyo junto con el altiplano boliviano y el noroeste argentino. Aproximadamente 70 años duró el dominio. En todos los territorios bajo su hegemonía, el Inca impuso cuatro elementos fundamentales como sostén de sus política expansionista. 1°. Una organización de la población; normalmente a fin de transmitir a los pueblos conquistados los elementos culturales Incas se recurría al sistema de mitimaes, esto es la mezcla de pueblos recién sometidos con aquellos de más antigüedad en el Imperio a fin que estos últimos transmitieran elementos religiosos, sociales políticos y culturales a la nueva población. 2°. Imposición del Culto al Sol (Inti) como deidad principal, pero ello no significó la eliminación de los dioses locales. Los incas demostraron de esta forma una amplia tolerancia religiosa. 3°. Imposición del quechua como lengua oficial 4°. Red de caminos construidos por los Incas a lo largo de la costa y de la sierra. Estos caminos estaban al cuidado de los indios de la región por donde pasaban; cada cierto tramo se levantaban sitios de descanso y aprovisionamiento llamados Tampu o Tambos. Los mensajeros y chasquis, mediante un sistema de postas lograban poner en comunicación todas las regiones del Imperio. En cuanto a Chile, todo parece indicar que la ocupación de nuestro territorio no estuvo sometido a fuertes presiones, salvo inicialmente en el norte Grande, el dominio incásico fue más bien de carácter indirecto. Una vez dominada la población, el Inca estableció sus centros administrativos en los lugares más favorables para abastecerse del Norte Chico, territorio de mayor importancia por sus recursos metalíferos. Huayna Capac murió en 1527 cuando llegaban las primeras noticias del arribo español. La herencia del mando fue disputado a entre Huascar y su medio hermano Atahualpa. Mientras el primero era coronado en el Cuzco, el segundo en Quito. La dualidad de gobierno originó una guerra civil (1527 . 32). A fines de ella, Francisco Pizarro arribaba al Perú y Huascar derrotado por Atahualpa, había muerto en Cajamarca. Un año después Atahualpa correría la misma suerte en manos de Pizarro. ACTIVIDADES

1. ....Los incas llegaron al Cuzco hacia el año 1200 d. C . y su emigración debió estar asociada a la desintegración urbana después de la caída de Tahuantinsuyo. 2. .... Una de las causas de la expansión de Tiahuanaco al Norte Grande chileno fue la búsqueda de materias primas.

3. .... La dominación de Tiahuanaco estuvo marcada por una violenta acción militar. 4. .... El tahuantinsuyo estaba dividió en cuatro provincias. 5. .... El ayllú estaba formado por un grupo de individuos unidos por lazos de parentesco. 6. ... Los incas impusieron el culto al sol como dios único. 7. ... Los sitios de descanso y aprovisionamiento construidos de trecho en trecho en los caminos se denominaban chasquis. 8. .... La excesiva centralización del gobierno fue una de las causas de la caída del Imperio en manos de los españoles. 9. .... Los jefes de los territorios conquistados se denominaban curacas. 10. .... El término mitimaes significaba "guerrero" 11. .... El principal elemento de unificación del Imperio Inca fue el idioma.
TERMINOS PAREADOS. 1. Lago Titicaca .... Fortalezas 2. Mitimaes .... Trabajo obligatorio 3. Quechua .... Valle de Azapa. 4. Pucarás .... San Pedro de Atacama. 5. Cuzco .... Tiahuanaco 6. Topa Inca Yupanqui .... Guerra civil 7. Mita .... Idioma oficial 8. Minerales .... Capital imperio inca 9. Recursos agrícolas .... Colonos 10. Huascar - Atahualpa .... Expansión río Maule. historia_chile.htm¡Error!Marcador no definido.historia_chile.htm

EL NORTE GRANDE
Atacameños Al momento de la llegada de los españoles, el Complejo Cultural San Pedro de Atacama o Atacamas, era el más importante del área. Ocupando una zona desértica, sus habitantes procuraron el mejor uso del escaso suelo cultivable, construyendo sus habitaciones en terreno estéril para no restar espacio a los cultivos. Por lo general, las tierras agrícolas se encontraban en las laderas de las quebradas, debido a lo cual empleaban el sistema de terrazas o andenes, hacia los cuales dirigían los canales de regadío, y se aprovechaba en mejor forma el agua. Cultivaban preferentemente el maíz, quinoa, papas y frijoles; en menor grado se cultivaban el algodón y una especie de tabaco. Utilizaban también fruto del algarrobo y del chañar, con los cuales hacían harina, pan y bebidas. Debido al escaso terreno agrícola, los alimentos de este origen no eran suficientes por lo cual se criaban las llamas y alpacas. De estos animales aprovechaban la lana, y la llama les servía de animal de carga en sus prácticas comerciales con los pueblos costeros y altiplánicos. En la metalurgia utilizaban el bronce, cobre, plata y oro, estos dos últimos en menor escala. Del bronce fabricaban sus herramientas, mientras que los adornos lo eran de plata y oro. Sus tejidos eran de elevada factura, destacando los ponchos multicolores, las camisas bordadas y las frazadas. Practicaron también la cestería y los tallados en madera. Los atacameños poseían un idioma propio, el cunza o Kunza y creían en la vida supraterrena, enterrando sus muertos con los utensilios usados en la vida terrena. La organización social se sustentaba en el ayllú, que comprendía a todos los descendientes de un mismo familiar y que poseían en común una extensión de tierra.

Changos. En la costa se desarrolló una cultura de menor complejidad, pero que en varios sentidos se encontró sometida a los pueblos agroalfareros, sobre todo por medio del comercio, que le permitió acceder al uso de los metales. Se trató de los Changos, desplazados entre los ríos Loa y Aconcagua, de los que se cree serían los sucesores del hombre de los conchales. Vivían de la pesca y de la caza de lobos marinos. Los changos se caracterizan por sus embarcaciones de cuero de lobos marinos inflados. Estas constituían en un par de cueros inflados y amarrados en ángulo, unidos en una punta y separados en la otra; completaba la embarcación un entablado en el centro un remo de paletas en ambos extremos. Su habitación era un toldo de cuero de lobo inflado, afirmado por troncos o costillas de ballenas. Entre sus implementos de pesca destacan las redes, anzuelos y arpones con puntas de cobre. Comerciaban con los indígenas de los valles, de los cuales obtenían productos agrícolas.

EL NORTE CHICO
Complejo Cultura El Molle (500 a.C. - 700 d. C.) Los forjadores de la cultura de el Molle fueron el primer pueblo de agricultores que ocupó la región donde posteriormente se desarrollaron los diaguitas. Se le da el nombre de "Molle" por ser esa la localidad donde por primera vez se encontraron vestigios, en 1938. (Valle del río Elqui). En un principio, este pueblo combinaba la agricultura con actividades de caza y recolección, transformándose con posterioridad en agricultores plenos. Sus asentamientos se distribuían siguiendo los valles, los interfluvios y el litoral. Desde el río Copiapó al Choapa, los numerosos sitios arqueológicos sugieren la presencia de grupos humanos de gran movilidad. Probablemente, esta flexible pauta de ocupación fue el resultado del manejo del ganado camélido. Los rebaños debían ser trasladados desde los valles bajos hasta la cordillera, en veranadas que perseguían el crecimiento de pastos estacionales. Su alfarería muestra vasos y jarros de superficies extraordinariamente pulidas, y en ocasiones se observan delicadas decoraciones incisas. Algunos de los más bellos ejemplares imitan la forma de animales y calabazas. La principal característica de los mollenses es el uso de la "tembeta", labret o bezote, adorno de piedra que se insertaba en el labio inferior mediante una perforación. Este es un ornamento típico de las regiones cercanas al Chaco o el Brasil. También aparecieron pipas de piedras en forma de una T invertida, con las cuales los indígenas pudieron consumir algún tipo de alucinógeno. Estas tabletas, también conocidas por Atacamas y Diaguitas, evidencia culturales muy refinadas. Los mollenses fueron precursores de los diaguitas en la metalurgia, trabajando el cobre, la plata y el oro. Fabricaban pinzas para depilar, brazaletes, anillos, pendientes y utilizaron la técnica del laminado y repujado. La Cultura Diaguita (1000 - 1536 d. C.) La cultura diaguita se desarrolló entre el río Copiapó y el valle de Choapa (provincias de Atacama y Coquimbo). Invadieron a los molles desde el Oriente de los Andes, probablemente entre los siglos V y VI d. C. El nombre diaguita fue impuesto por Ricardo Latcham, el cual encontró un parentesco entre ellos y los diaguitas argentinos. Su nivel de desarrollo fue superior al de los atacameños. El desarrollo cultural diaguita ha sido dividido en cuatro fases. En la primera de ellas coexistieron con los mollenses, de los cuales adoptaron algunas técnicas. La cerámica doméstica está representada por el jarro pato y en la pintada predominan las escudillas o pucos, los que se van mantener durante todo el desarrollo cultural diaguita. Los colores utilizados son rojo, blanco y negro; los motivos que los adornan son geométricos. En el siguiente período los diaguitas se liberan de las influencias de la cultura molle, experimentando un desarrollo propio. Hay un cambio en la forma y decoración de las escudillas. La tercera fase marca la etapa de esplendor en esta cultura, alcanzando la cerámica el más alto nivel que pudo haber ostentado pueblo alguno en la prehistoria chilena. En las escudillas aparecen motivos antropos y zoomorfos, en cuanto a las formas, el "jarro pato" es uno de los ejemplares de mayor nivel dentro de la alfarería chilena. En la fase II se consolidan los objetos de metal, tales como aros, anzuelos, agujas y pinzas para depilar. La última fase es la incaica, iniciada a mediados del siglo XV, produciéndose una compenetración de ambas culturas. Al igual que los atacameños, practicaron la agricultura y adoptaron el sistema de andenes o terrazas. Su alimentación principal era el maíz y cultivaban la papa, calabaza, quinoa, frijoles y zapallos. Complementaron su régimen vegetal con productos de la caza, especialmente guanaco. Sus tejidos eran multicolores, ya que conocían las plantas tintoreas que les proporcionaban los colores para teñir sus telas. La llama les proporcionaba la materia necesaria para tejer. Vestían camisa larga, usaban objetos y se adornaban la cabeza con plumas de aves. En la alfarería predomina la utilización del cobre y más tarde adquieren el uso de bronce. El oro y la plata se utilizaban ocasionalmente. Fabricaban además instrumentos de trabajo y adornos personales.

A diferencia de los atacameños, sus aldeas son más abiertas y, por ende, menos fortificadas. Sus casas evolucionaron desde las primigenias de palo y paja hasta las de adobe que construían los Incas. Practicaron la poligamia y su idioma era el kakan.

LA ZONA CENTRO-SUR: LOS MAPUCHES
Introducción Los grupos indígenas que poblaron la zona Central desde el río Choapa hasta el Archipiélago de Chiloé hablaban una misma lengua: el mapuche o mapudungo. Sin embargo, es erróneo suponer una homogeneidad cultural de todos ellos, pero en cambio sí dichas diferencias se generaron, al menos, en el marco de una unidad lingüística. La etimología de la palabra Mapuche no es fácil de precisar. Mapu se traduce, generalmente, por tierra. Sin embargo, eso no es del todo exacto. Para el mapuche, su Mapu es la tierra donde sólo él habita, es su tierra, que ocupa su linaje y nada más. Che no significa hombre, si no "mis semejantes" "todos los seres humanos de mi linaje, nadie más". Cualquier otro hombre lo es sólo en un sentido restringido Resulta en extremo complejo dar una localización precisa del pueblo mapuche. A la llegada de los españoles, se situaba, por lo menos, desde el valle Aconcagua por el norte, hasta la isla Grande de Chiloé, por el Sur. El enfrentamiento inicial de los europeos los redujo hasta la llamada frontera, ubicada en el río Biobio. Sin embargo, el límite tradicional de la actual etnia mapuche se sitúa en el río Biobio por el Norte, llegando hasta la Isla de Chiloé como límite meridional. Entre los pueblos se pueden distinguir:

Picunches:
Pueblo que habitaba entre los ríos Choapa y el Itata. Fueron invadidos y dominados por los incas, período en el cual se acostumbraron a tributar y a estar sometidos a un poder extranjero; gracias a ello, los españoles encontraron poca resistencia de este pueblo. El toqui picunche Michimalonco terminó por aliarse con los españoles, al igual que un gran número de sus camaradas. Las cualidades e idiosincrasia de este pueblo difería sustancialmente a las ostentadas por los araucanos. Eran indios pacíficos, dedicados principalmente a la agricultura. Poseían menos capacidad militar que los araucanos, tanto en el aspecto combativo como en la estrategia; pese a lo anterior, les superaban ampliamente en la alfarería, fabricando una cerámica más elaborada. Sus viviendas eran de material sólido y al norte del río Aconcagua se encuentran casas de piedra con evidencias de influencias diaguitas.

Huilliches:
Vecinos meridionales de los araucanos, habitaban entre el río Tolten y el Golfo de Reloncaví. Sus diferencias respecto de los picunches y araucanos eran mínimas. Practicaron la agricultura, ganadería, alfarería y cestería. En la región de Los Lagos y Golfo de Reloncaví usaron la "dalca" o canoa de madera.

Cuncos:
Pueblo mapuche comprendido ente los huilliches, tras la invasión araucana debió emigrar a Chiloé.

Araucanos
Que habitaron del Biobio al Toltén distinguiéndose por su oposición violenta a todo intento de dominación española. Dada su importancia, se les dedica un Capítulo Especial en el estudio de los Pueblos Prehispánicos chilenos. Los Araucanos Origen: Su procedencia no se conoce con certeza. Investigadores como Osvaldo Menghin sostiene que los araucanos procedían del Amazonas; otros, como Tomás Guevara, se inclinan por la ambigua posibilidad de una sola gran familia indígena y, por último, Ricardo Latchman señala que este pueblo era originario de la pampa argentina y había llegado al territorio comprendido entre el Itata y el Toltén hacia el siglo XIV de nuestra era. Esta última teoría es la que tiene ahora mayor validez. Con el nombre de Mapuches se designará a los habitantes del territorio comprendido entre el río Choapa y la isla de Chiloé, tomando como base el sentido estricto de la palabra mapuche como la lengua común de todos ellos. Se reservará el nombre de araucanos a los que ocuparon el sector comprendido entre los ríos Itata y Toltén y en la época histórica desde el río Biobio al Toltén. Los araucanos llegaron al Valle de Cautín (Caftem) a través de los pasos bajos de la Cordillera de los Andes. Allí vivía un pueblo de agricultores que debió replegarse al norte y al sur quedando divididos en pichunches (gente del norte) y huilliches (gente del sur) por la ocupación que hicieron los invasores. Los recién llegados adoptaron parte de la cultura existente, pero a su vez conservaron buena parte de sus costumbres, por lo que resultaron distintos a sus

vecinos. Por ejemplo, adoptaron la agricultura, pero conservaron el ataúd de madera, la incineración de los cadáveres, el encatrado de palos elevados sobre horcones, la cabeza trofeo y especialmente su espíritu belicoso e independiente. Los invasores, una vez identificados con el territorio, empezaron a llamarse a sí mismos "mapuches" (gente de la tierra). Los españoles, más tarde los llamaron araucanos para diferenciarlos de los otros pueblos; como se señaló, esta es la denominación que utilizaremos para referirnos a este pueblo. Organización Social y Política La unidad social básica fue la familia consanguínea. Inicialmente el jefe de familia era la mujer, quien daba el apellido a sus hijos y éstos heredaban sus bienes, pero con el arribo de los españoles tal estructura varió, iniciándose el predominio de un patriarcado. Esta gran familia o clan que fue la unidad social se llamaba lov. Estaba basada en el parentesco sanguíneo totémico formado por todos los descendientes de un mismo cuga que es el antepasado común. Adoptaron de él su apellido o denominación que los identificaba con el correspondiente Tótem. Entre los araucanos existió la poligamia, aun cuando los matrimonios monogámicos fueron la regla general. Sólo los más ricos y los Lonkos solían tener varias esposas. El matrimonio se efectuaba mediante un rapto simulado, el cual, a veces tomaba tintes violentos. El raptor llevaba a la novia a su ruca o a un bosque, permaneciendo con ella varios días, hasta que pagaba al padre una compensación económica por el perjuicio que significaba perder una de sus hijas que trabajaba para él. Luego de pagada esta compensación empezaba una comilona y borrachera que duraba varios días. La mujer estaba absolutamente sometida al hombre en todos los aspectos de la vida. Además de su atractivo sexual y del papel en el hogar representaba un valor económico por su trabajo en la agricultura y en la confección de objetos de greda, tejidos, etc. Así, era vista como un bien económico sujeto a transacciones de diversa índole. La sociedad araucana no contaba con una organización superior, por cuanto permanecía en el nivel de los levos o rehues, los cuales se conformaban con la visión de varios loves. Los rehues o levos estaban compuestos por más de mil personas y cada una ocupaba un territorio determinado. Los integrantes descendían de un antepasado común, el cual les había legado el nombre o apellido de acuerdo a una alianza establecida con algún elemento de la naturaleza, cuyas características creían poseer, y del que se derivaban los nombres individuales. A su vez, la designación del levo prevenía de un campo despejado y barrido done efectuaban sus fiestas y ceremonias y la de rehue de un tronco de canelo, árbol sagrado, colocado en ese lugar y que servía para los actos de magia y religión. Frente a cada rehue había un lonko, cuyo cargo era hereditario. Su poder dependía de un prestigio personal, relacionado estrechamente con su valentía y solidez de carácter, pero distaba mucho de tener gran autoridad y ascendiente, por el simple hecho de ocupar dicho cargo. Además, debemos señalar que para comprender muchas actitudes de los araucanos debe tenerse en cuenta el respeto que se tenía hacia los úlmenes (hombres de mayor riqueza), los cuales solían ser los mismos lonkos. De acuerdo a lo anterior, todo parece indicar que no existió un orden jerárquico entre los lonkos y que si algunos hicieron cabeza de agrupaciones mayores se debía a sus condiciones personales y a circunstancias transitorias. Al parecer, la organización de los araucanos en agrupación de mayor complejidad como aillarehues (9 rehues) y butalmapus (tres, uno por la costa, otro por el centro y otro por la cordillera) no parece real. Estas denominaciones, que han sido tomadas de las crónicas, debieron obedecer a la predisposición de los españoles para encontrar una organización coerente. Posiblemente, la alianza de algunos rehues para hacer frente a la invasión fue la base para pensar en esas agrupaciones mayores. Cuando se producía la guerra contra otras tribus se elegía a algún lonko que dirigiese las acciones. Este se denominaba Toqui, y su autoridad se extendía a las parcialidades que participaban en el conflicto, terminando en el momento de concluir la guerra. Entonces, los araucanos no tuvieron unidad política. Fueron, sólo un conjunto numeroso de levos, de ahí que los españoles señalaran que eran "gente de Behetría", queriendo decir con ello que no tenían organización, jerarquía y cohesión. Debido a las incursiones de bandas nómades, que andaban a la búsqueda de alimentos, los araucanos desarrollaron ciertas habilidades bélicas, que en todo caso han sido exageradas. En raras oportunidades se formaron alianzas mayores que uniesen a un gran número de levos, como ocurrió con la invasión de los incas y con la conquista española. Al parecer, esta última fue la que produjo una gran solidaridad bélica, llegando a conmover, en casos aislados, a toda la Araucanía en un solo cuerpo. En el desarrollo de las aptitudes guerreras de los araucanos jugaron un papel fundamental las luchas entre los rehues, las cuales se explican por diversas razones como por ejemplo: la alta densidad de población y la necesidad de obtener recursos lo cual provocaba robos e intromisiones lo que a su vez movía a la venganza; la creencia en los

hechizos que atribuían enfermedades y daños a los maleficios originados en personas de otros grupos: el robo de mujeres; la autonomía de cada levo y la ausencia de un poder central superior a las querellas locales. La caza y la lucha constituían algunas de las preocupaciones de los hombres que se ejercitaban para ellas usando parte de su tiempo en fabricar y reparar sus armas. Estas armas, en el caso de las ofensivas estaban conformadas por lanas, flechas, hachas de piedra, hondas, etc. Y en el caso de las defensivas, gorros de cuero crudo y piezas de cuero duro de lobo marino u otros animales, que les cubrían el cuerpo por delante y detrás hasta las rodillas. Actividades Económicas. Los araucanos fueron un pueblo de agricultores y ganaderos incipientes, los cuales habían abandonado el nomadismo en épocas no muy remotas. La caza y la recolección fueron actividades fundamentales, siendo la agricultura y la ganadería poco desarrolladas y más bien complementarias. Su alimentación estaba basada en el consumo de diversos vegetales. Cultivaron el maíz, frijoles, papas y algunos cereales como la quinoa. Además recolectaban unas setenta especies vegetales entre semillas, tallos y raíces. Los trabajos agrícolas eran efectuados por las mujeres, a excepción de las faenas más duras (desbrozar un campo por ejemplo). Existió entre ellos la costumbre del mingaco, el cual consistió en un trabajo comunal para la roturación de la tierra y la siembra, la cosecha o construir una vivienda, con el compromiso del beneficiario de colaborar en tareas iguales para los otros. Tuvieron pequeños rebaños de llamas, chilihueques, de las cuales obtenían cuero, lana y carne. Cazaban guanacos, huemules, pumas y zorros además de aves. Los que vivían en la costa se dedicaban a la pesca con arpones, anzuelos y redes. En lo relacionado con la fabricación de utensilios usaron diversos materiales. Por ejemplo con la madera hacían bateas, platos y jarros; redes, canastos y cordeles hicieron con fibras vegetales; con la arcilla confeccionaron jarros, platos, ollas, etc. En lo relacionado con los metales, el oro, la plata y el cobre, lo obtenían en pequeñas cantidades de los pueblos de más al norte. A su vez, la cerámica, siempre buena indicadora del nivel cultural de un pueblo, fue de pobre factura y escasa decoración, en caso de tenerla. Su elaboración estaba al igual que los otros objetos, a cargo de las mujeres. La habitación de los araucanos fue la ruca, lo cual fue una construcción espaciosa de planta rectangular u ovalada, cuya armazón estaba hecha de troncos atados firmemente. El techo y las paredes estaban confeccionados de cañas y ramas, dando buena protección contra el frío, el calor o la lluvia. Presentaban ligeras divisiones internas para las esposas y sus hijos, además de un lugar de almacenaje y varios fogones. Estas rucas no formaban aldeas compactas ni tampoco estaban dispersas, por lo general, se encontraban a la vista las de una misma parcialidad, en número variable, alrededor de seis. De preferencia se les construía sobre lomajes por razones estratégicas y religiosas. Religión, creencias y educación. Para este pueblo la vida se desenvolvía en un mundo regido por fuerzas superiores, espíritus, maleficios y agüeros, que hacían del diario vivir un roce continuo con fenómenos y criaturas malignas. La religión tuvo carácter animista: Todos los hechos naturales (viento, lluvia, truenos, etc.) se explicaban por la acción de seres superiores, a los cuales se hacían ofrendas o se dirigían ruegos para tenerlos propicios. Creían en una divinidad principal, el Pillán, que tomaba diversas características según la localidad y cuyo nombre también solían variar. Tenía poder sobre los hombres y la naturalezas, otorgaban la vida y la fertilidad, dominaba los fenómenos naturales en su poder estaba dar la felicidad o la desdicha a los hombres. Pero, no era un dios odioso; tampoco se preocupaba de recompensar o castigar a los hombres después de la muerte. Luego de morir, la persona se iba a lugares situados en la cima de los volcanes en las nubes o más allá del mar, donde llevaban una existencia parecida a la que habían tenido en vida. Los antepasados permanecían en el recuerdo de sus rehues y se harían presente en algunas oportunidades en el crujir de las tablas, el silbido del viento o el vuelo de un moscardón. Los grandes guerreros y caciques podían llegar a ser pillanes luego de muertos. Los truenos y las erupciones volcánicas demostraban la ira del Pillán o lucha libradas por los muertos. Los araucanos, para lograr el favor de su dios realizaban el guillatún, ceremonia presidida por un anciano y en la que también participaban las machis. En medio de danzas e invocaciones se sacrificaba algún animal y se rogaba por las lluvias, las buenas cosechas, la reproducción del ganado, etc. Esta ceremonia terminaba con una gran fiesta en la que abundaba la comida y la chica. Los espíritus malignos llamados huecuvu, atormentaban a las personas con enfermedades y desgracias. Contra las malas acciones no existía otro recurso que la magia practicada por la machi. Con el nombre de machi se designaba a las hechiceras o hechiceros vestidos de mujer, que poseían poderes especiales dados por el Pillán o que les habían transmitido sus antecesores en el oficio. Generalmente eran de carácter benéfico. Eran contratados especialmente para curar enfermos o deshacer maleficios mediante la ceremonia médico religiosa del machitún.

Todas estas creencias y las prácticas mágicas contribuían a acrecentar las sospechas y temores entre diversos grupos, lo que llevaba a sangrientas luchas. Para los araucanos el hacer justicia correspondía a los propios afectados, no era ni siquiera una atribución de los Lonkos. Debido a esto cualquier delito desataba represalias dentro o fuera del levo, involucrando incluso a grupos de consideración. No obstante, de acuerdo con una ética que valoraba grandemente los bienes económicos se aceptaban compensaciones en especies. Hasta el homicidio podía ser cubierto en esta forma. En lo relacionado con la educación, jugó un papel fundamental el Admapu. Con este nombre se designaba al conjunto de normas y tradiciones que regulaban el comportamiento social, incluyendo la historia del pueblo, y que se realizaban con el varón llegando a la pubertad. POBLACIÓN PREHISPÁNICA APROXIMADA Arica - Loa 8.000 a 10.000 Atacameños 4.000 Diaguitas 25.000 Valle de Aconcagua 15.000 a 20.000 88 % MAPUCHES Mapocho - Maule 125.000 Itata - Toltén 300.000 a 450.000 Toltén - Río Bueno 120.000 Chiloé 30.000 Chonos - Alacalufes - Onas y Yaganes 15.000 TOTAL APROXIMADO 700.000 a 800.000

ACTIVIDADES
VERDADERO O FALSO.

1. ..... El norte chileno recibió las influencias culturales de Tiahuanaco y del Imperio Inca. 2. ..... Los atacameños tuvieron como lengua el Kunza. 3. ..... Los mollenses ocuparon el hábitat que posteriormente correspondió al pueblo atacameño. 4. ..... Los atacameños y diaguitas se caracterizaron por desarrollar el sistema de terrazas para aprovechar mejor las tierras. 5. ..... El jarro pato y el jarro zapato son formas alfareras del Norte Chico asociadas a la cultura mollense. 6. ..... Los changos utilizaron como medio de transporte la canoa. 7. ..... La búsqueda de alimentos por parte de los pueblos altiplánicos provocó su expansión a la zona norte de Chile. 8. ..... El tembetá fue un instrumento de belleza usado por los atacamas. 9. ..... El principal foco de atracción para la cultura inca fue la del Norte Chico, atraídos por las riquezas mineras del área. 10. ..... Los picunches son, en sentido norte - sur, el último pueblo en recibir la influencia inca. 11. ..... La teoría más aceptada sobre el origen del pueblo araucano es la de Tomás Guervara.

12. ..... Los araucanos ocuparon el territorio comprendido entre los ríos Choapa y Toltén. 13. ..... En lo relacionado con el matrimonio, entre los araucanos, la norma general fue la monogamia. 14. ..... La sociedad araucana no tuvo una organización política superior. 15. ..... Los ulmenes eran los araucanos de mayor riqueza. 16. ..... La práctica del mingaco tuvo finalidades bélicas. 17. ..... La cerámica araucana alcanzó un alto nivel. 18. ..... Las rucas araucanas se presentaban compactas formando aldeas. 19. ..... Las llamas o chilihueques fueron fundamentales en la ganadería araucana.
historia_chile.htmhistoria_chile.htm

I.- EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA 1.- ANTECEDENTES: 1.1) España en el siglo XV: durante la segunda mitad del siglo XV, España experimentó un vigoroso proceso de unificación. Hasta esta centuria se encontraba dividida en reinos, de los cuales el más poderoso era el de Castilla. En 1469, la reina Isabel de Castilla contrajo matrimonio con el heredero al trono de Aragón, Fernando. Esta unión significó para España el inicio del camino que la conduciría a ser la potencia más importante de Europa en el transcurso del siglo XVI. Sin embargo, la región sur de España se encontraba bajo el dominio musulmán desde la Edad Media. Por lo tanto, Fernando e Isabel se propusieron su expulsión con el objetivo de conseguir el control total del territorio hispano. En enero de 1492 consiguieron su propósito al tomar el último bastión de resistencia musulmana: Granada. 1.2) Ruta de las especias: durante los últimos siglos de la edad Media, Europa se había enriquecido por medio del comercio con Oriente, desarrollando un insaciable y creciente apetito por los lujos y el

DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DE AMERICA

refinamiento, lo que satisfacía con productos de países lejanos, como China, Japón, las Indias Orientales y la India, entre los más importantes. De estos lugares se obtenían las legendarias especias (canela, pimienta y clavo de olor), terciopelos, sedas, porcelanas, perlas, piedras preciosas, tinturas, perfumes, tapices, etc. Todos estos productos afluían a dos puertos del Mediterráneo: Beirut y Alejandría, donde los comerciantes venecianos y genoveses se encargaban de repartirlos por Europa. Estos productos alcanzaban al momento de su venta precios altísimos, lo que reducía su consumo a los grupos más pudientes. Pero, lamentablemente para el comercio europeo, el flujo de mercaderías orientales sufrió un grave retroceso al conquistar los turcos, en 1453, Constantinopla y luego la región mediterránea de los puertos de Beirut y Alejandría. 1.3) los progresos de la navegación: sin los progresos que experimentó en esos años la navegación, los grandes descubrimientos geográficos no habrían sido posibles. Este proceso fue estimulado por el interés de aventurarse en océanos abiertos y desconocidos, llegando de esa manera a las lejanas regiones que producían los ansiados productos. Los adelantos de la navegación se refieren básicamente a lo relacionado con el tipo de barcos y al modo de hallar y mantener el rumbo durante el viaje. En lo relacionado con el tipo de barco la novedad más significativa fue la aparición de la carabela, una embarcación liviana, de alto borde y muy maniobrable, con sistema de velamen. El rumbo de la marcha marítima se fijaba determinando la posición del barco con la brújula. Además, se usaban otros instrumentos como el astrolabio, el cuadrante, las tablillas náuticas, los cuales permitían conocer la ubicación del barco en un momento dado con referencia al sol o a la estrella polar. 2.- DESCUBRIMIENTO DE NUEVOS MUNDOS El primer país de Europa en iniciar la búsqueda de una nueva ruta para llegar al Extremo Oriente fue Portugal. Este país procuró abrir el camino al Asia por el sur, es decir, bordeando el continente africano. En 1488, Bartolomé Dias llegó al extremo sur de Africa, llamándolo Cabo de las Tormentas, más tarde bautizado Cabo de Buena Esperanza. Posteriormente, en 1498, Vasco de Gama llegaba a la India, descubriendo de esa manera una nueva ruta hacia el Extremo Oriente. En 1484, Cristóbal Colón se había presentado al rey de Portugal, Juan II, para proponerle llevar a cabo un plan: llegar a Catay (China) y Cipango (Japón) a través de una nueva ruta, navegando por el Atlántico hacia el oeste. Colón estaba convencido de que podía llegar al Extremo Oriente, pues sostenía que la Tierra era redonda. Frente al rechazo recibido en Portugal, pasó a España en 1485. Allí fue recibido por los Reyes Católicos. Sin embargo, demoraría casi seis años en obtener el apoyo necesario para su empresa, pues los monarcas estaban consagrados a la reconquista del reino de Granada. Por fin el 17 de abril de 1492, Colón firmó un contrato con la corona de Castilla, conocido bajo el nombre de Capitulaciones de Santa Fe. Según las capitulaciones, Colón sería almirante, virrey y gobernador de las islas y tierras que descubriera. El almirantazgo le daba autoridad sobre las flotas y tripulaciones. Virreinato y gobernación implicaban la jurisdicción y el buen gobierno de las tierras. Estos títulos los tendría Colón hereditariamente, además recibiría la décima parte de las ventas de las mercaderías preciosas provenientes de esos países y la quinta parte de las provenientes de las mercaderías que se obtuvieran. Por su parte, Colón se comprometió a:

1° Someter a los habitantes de aquellas tierras al dominio de los reyes de España. 2° Enseñarles la religión católica y tratarlos humanamente. 3° Contribuir con la octava parte de la expedición. 3.- LOS VIAJES DE COLON: Colón realizó cuatro viajes a América, que fueron: *Primer Viaje (1492-1493): salió del puerto de Palos el 3 de agosto de 1492, con rumbo a las islas Canarias, donde las naves fueron revisadas y se hicieron otra vez a la mar el 8 de septiembre. En la madrugada del 12 de octubre de 1492, Rodrigo de Triana avistó tierra. Esta era una pequeña isla en el archipiélago de Las Bahamas, que los indígenas llamaban Guanahani y que Colón bautizó con el nombre de San Salvador. Luego de haber tomado posesión de la isla en nombre de la Corona de Castilla, Colón continuó viaje y descubrió las islas de Cuba y Haití. A esta última llamó La Española y fundó el primer fuerte, llamado Navidad. Inició su regreso a España a mediados de enero de 1493, llegando al Puerto de Palos en marzo. *Segundo Viaje (1493-1496): en este segundo viaje salió con 17 naves y 1500 hombres. Reconoció las Pequeñas Antillas y las islas de Puerto Rico y Jamaica. *Tercer Viaje (1498-1500): se realizó con 6 naves y 200 hombres y en este viaje llegó a la costa venezolana y las islas vecinas. Además exploró la boca del río Orinoco. *Cuarto Viaje (1502-1504): lo realizó con 4 barcos y 140 hombres y es aquí que reconoció la costa de América Central, desde Honduras hasta el extremo de Panamá. Colón murió en el año 1506 en Valladolid semiolvidado. Lo sobrevivieron dos hijos. 4.- LAS DISPUTAS ENTRE ESPAÑA Y PORTUGAL POR LAS NUEVAS TIERRAS: En el desarrollo de la navegación y la expansión hacia ultramar, hubo dos países que fueron los líderes de este proceso y que, por lo mismo, sus intereses inevitablemente chocaron. Nos referimos a España y Portugal. En esta nueva carrera por encontrar una nueva ruta para el comercio de las especias, Portugal había sacado buena ventaja, desplazándose hacia el sur, siguiendo la costa de Africa. Así distintas expediciones marítimas habían ido avanzando en busca de un paso hacia las Indias Orientales. En 1419 los marinos portugueses ocuparon las islas Madeira; en 1435 descubrieron las islas Azores; en 1446 las de Cabo Verde; en 1452 el Golfo de Guinea y finalmente en 1487, Bartolomé Días descubrió el Cabo de Buena Esperanza donde se unen los océanos Atlántico e Indico. La corona de Castilla que poseía el conjunto de las islas Canarias, había logrado firmar algunos tratados con Portugal en los que se establecía una división de las zonas de influencia entre ambos estados. El acuerdo recibió el nombre de TRATADO DE ALCAZOVAS TOLEDO (1480), el que estableció que España tendría los derechos de explotación desde las islas Canarias hacia el norte y Portugal de este punto al sur. Estos acuerdos se mantuvieron sin cambio durante varios años. Pero el descubrimiento de América varió totalmente la situación y vino a reavivar el conflicto. Portugal considero que de acuerdo al tratado firmado con España, las tierras descubiertas por Colón le pertenecían. España alegó que esos tratados restringían a Portugal sólo a las tierras africanas. La corona de Castilla decidió pedir la intervención del Papa, a quien se le consideraba en esta época como una autoridad temporal universal, que lo facultaba a repartir tierras e instituir en ella reyes cristianos. 5.- LOS DOCUMENTOS PONTIFICIOS: El papa, Alejandro VI, emitió una serie de documentos que favorecían a los reyes de España. Estos documentos son conocidos como las BULAS ALEJANDRINAS y las más importantes son: Bula Inter

Caetera I (1493) o de Donación, que concedía a los reyes de España todo lo descubierto por Colón, sin reserva ninguna de los derechos de Portugal. La Bula Inter Caetera II o de Repartición (1493), cuya principal disposición fue trazar una línea imaginaria de polo a polo que repartía el mundo a descubrir entre España y Portugal. Esta línea pasaría a 100 leguas al oeste de las islas Azores y de Cabo Verde (llamada primera línea alejandrina). Se trataba, en el fondo, de evitar el estallido de una guerra entre ambos países, amenaza que ya se hacía evidente. 6.- EL TRATADO DE TORDESILLAS: Sin embargo, Portugal no se sintió satisfecho con este tratado y la tensión belicista continuó. Para evitar la guerra, ambas potencias optaron por negociar directamente. Portugal aceptaba la existencia de una línea demarcatoria como la establecida por la Inter Caetera II, pero exigía que ésta se desplazara 270 leguas hacia el oeste. España aceptó finalmente esta demanda y luego este acuerdo fue firmado y ratificado por el Papa y se conoció con el nombre de TRATADO DE TORDESILLAS, estableciéndose así la segunda línea alejandrina, que corría de polo a polo, pero pasando esta vez a 370 leguas al oeste de las islas mencionadas. Esto permitió a Portugal adquirir un trozo de América, el que llegaría a ser conocido como Brasil. ACTIVIDADES

Lea atentamente y en forma personal el documento presentado. Anote aquellas palabras cuyo significado no comprenda y consúltelas con el profesor. Responda las siguientes preguntas: ¿Por qué razón son Portugal y España los primeros países europeos en iniciar los descubrimientos geográficos? ¿Qué importancia tenía para Europa preservar las rutas comerciales hacia el oriente? ¿Cuál fue la situación de éstas luego de la aparición de los turcos otomanos? Mencione cuatro adelantos técnicos que permitieron el perfeccionamiento de la navegación y facilitaron los viajes de descubrimiento. ¿Qué fueron las Capitulaciones de Santa Fe? ¿Qué se acordaron en ellas? ¿Qué problemas jurídico originó el descubrimiento de América por Colón? ¿Cómo se resolvió ese conflicto?
¿A qué se denominan líneas alejandrinas? historia_chile.htmhistoria_chile.htm

LA EMPRESA DE CONQUISTA Después de la empresa de Colón, España se encontró frente a la enorme tarea de conquistar todo un continente nuevo y fascinante, con riquezas y recursos desconocidos en Europa; con culturas y civilizaciones de notable adelanto tecnológico; con millones de habitantes con creencias, costumbres y modos de vida que los europeos no habían visto jamás. España consiguió transmitir a América toda su cultura (idioma, religión, costumbres, etc), borrando prácticamente los elementos culturales básicos de los pueblos de América. ¿Cómo se dio este proceso? ¿A través de qué mecanismo? ¿Qué roles cumplió el Estado y los conquistadores? 1.- La empresa de conquistas: en primer lugar el proceso de conquista tuvo como características central justamente eso, el ser una empresa, en el sentido que la preocupación central de quienes la ejecutaron no fue la evangelización o la culturización de los pueblos nativos sino el obtener ganancias (lucro) en dicho proceso. Esta empresa, además, tuvo otra característica: fue privada. No fue el Estado español quien la ejecutó sino personas privadas; hombres que por su cuenta se embarcaban en los puertos españoles y venían a estas nuevas tierras en busca de fortuna. 2.- El conquistador: los hombres que pasaron a América poseían todos algunas características comunes que nos permiten hablar de un tipo social. Los elementos principales que comparten todos ellos son la procedencia (de qué región de España provenían), el origen social (de qué clase social surgieron) y sus motivaciones. La gran mayoría de los conquistadores provenían de las regiones del sur de España, especialmente Castilla, Andalucía y Extremadura. Esto fue así por dos razones. En primer lugar porque esas zonas eran las más cercanas a los principales puertos de España desde donde zarpaban los barcos hacia América. 3.- El origen social: la sociedad española del siglo XVI estaba marcada por una fuerte jerarquización social, a tal punto que casi se puede hablar de castas sociales. Los dos grupos sociales principales eran la nobleza y el grupo social bajo al que llamaremos los no nobles. Dentro de la nobleza había varios grupos, quedando al final de la escala los llamados hidalgos segundones; aquellos que por no ser primogénitos eran afectados por la costumbre del mayorazgo, que entregaba toda la fortuna familiar al hijo mayor. El hidalgo segundos se encontraba así en una incómoda situación, pues era dueño del orgullo de ser nobles, pero no tenía ninguna fortuna. Las posibilidades que le quedaban para sobrevivir con dignidad, como se decía en la época, eran tres: la espada, la cruz o las letras; que significaba que podían ingresar al ejército, optar por la carrera eclesiástica o estudiar y transformarse en letrado. Por eso dentro del grupo noble éste era el que se encontraba en mejores condiciones de participar en la conquista de América. El grupo no noble, llamado genéricamente villanos (pues habitaban en villas), estaba también subdividido en grupos internos, aunque esta división no era tan marcada como dentro de la nobleza ya que se refería más bien a diferencias de funciones en el proceso productivo. Estaban los artesanos y pequeños comerciantes, el campesinado –que era la mayoría-, y un conjunto de otros oficios y actividades dispersas. Pero todos, sin excepción, componían la fuerza de trabajo de la sociedad española y eran quienes, con el pago de impuestos o mano de obra barata, ayudaban a sostener todo el sistema social y político de España. En general, eran un grupo despreciado y vilipendiado por los nobles. Aquí con un poco de suerte y de carácter, no sólo podían salir de la pobreza, sino incluso cambiar su status social, pues todos querían olvidar su origen innoble y ponerse en la cúspide social simplemente por su valor como conquistadores y haciendo, por supuesto, fortuna. Además, pensaban que los indígenas se les podía someter y transformarlos en la mano de obra barata que ellos eran en España.

Esta es la razón por la cual la mayoría de los conquistadores va a originarse en este grupo de los llamados villanos. 4.- Las motivaciones del conquistador: las motivaciones que los conquistadores tuvieron para pasar a América están indisolublemente ligadas a la sed de fortuna y de ascenso social. Ellas se resumen, entonces, en: La búsqueda de riqueza fácil: el conquistador no venía aquí pensando en trabajar sino en encontrar como Cortez en México o Pizarro en Perú, una rica ciudad cubierta de oro. El oro era el sueño obsesivo de todo conquistador. De allí el surgimiento de la leyenda de El Dorado, una ciudad fantasma toda de oro, que algunos españoles buscaron hasta morir. Es bastante significativo que la conquista fuese muy rápida en las regiones ricas y muy lenta en zonas pobre como Chile. Diego de Almagro llegó a Chile engañado por los incas que le hablaron de un país abundante en oro; al no encontrarlo dio la vuelta al Perú que seguía brindado posibilidades de riqueza fácil. A su vez, Valdivia tuvo dificultades en la conquista y sólo hubo interés en participar al descubrirse los lavaderos de Marga Marga y Quilacoya. La mantención de la conquista al sur del Biobío fue posible sólo por la abundante mano de obra y las faenas auríferas en los lavaderos de oro (oro extraído de la arena de los lechos de ríos). La búsqueda fácil en algunos lugares no fue en torno al metal amarillo sino que cualquier tipo de bienes de gran valor como perlas, esmeraldas y piedras preciosas en general. Aspiraciones señoriales: fuesen hidalgos o villanos todos los conquistadores soñaban con llevar una vida señorial de acuerdo al modelo impuesto por la nobleza en España. Todos querían olvidar su pasado u origen social, especialmente los villanos. Aquí en América cada uno trató de ascender socialmente, incluso levantándose una ascendencia noble con documentos falsos. Para ascender socialmente los mecanismo principales fueron la riqueza fácil, en primer lugar, y la fama y el prestigio, en segundo lugar. La riqueza era considerada por los conquistadores como un requisito indisoluble ligado a la honra y la nobleza. En este sentido aparece también la tierra como fuente de fortuna, sobre todo porque la nobleza española era eminentemente terrateniente. Muchos conquistadores ambicionaban una buena merced de tierra y encomienda para asimilarse al modelo noble. Fama y prestigio: los grandes conquistadores de América se destacaron por sobre el resto por mérito propio. Valdivia dio clara demostración de esto al venir a Chile, dejando las riquezas que había obtenido por servicios prestados a Pizarro. El lo expresó muy bien cuando al escribir al rey Carlos V aseguró que su deseo era "dejar fama de mí". El ideal en esta lucha por el ascenso social era obtener un título de nobleza o un título como el de adelantado, otorgado por el rey. El simple derecho de usar el título de don antes del nombre elevaba al individuo a una condición social de nobleza. el español de origen villano aspiraba a que se le reconociese por lo menos su condición de hidalguía, esto es de origen noble. Afán de aventura: el espíritu renacentista que llamaba al hombre a confiar en sus capacidades y además a conocer el mundo temporal, estuvo muy presente en la empresa conquistadora. El hombre español estuvo dispuesto a arriesgar su vida y a veces sus posesiones personales para venir a intentar un negocio incierto pero que tenía el atractivo de lo aventurero y donde él pondría a prueba sus capacidades como hombre. El servicio del rey y la evangelización: el conquistador revistió su empresa de conquista cuyo objetivo fundamental era hacer fortuna personal, con algunos elementos que la hacían aparecer como una actividad más noble. Estos elementos fueron el servicio del rey y la evangelización. El servicio al rey se explica por la devoción que existía hacia la persona del monarca, símbolo de la España unificada y posteriormente de la España dueña del mayor imperio del mundo en su época, el siglo XVI. La España poderosa se expandía en Europa y entonces América era una etapa más del desarrollo de la metrópoli en su dominio del mundo. El conquistador jamás olvidó esto, porque además servir bien al rey significaba la posibilidad de recompensa por parte de éste. De ahí el empeño de Pedro de Valdivia por comunicar al rey todo lo que estaba haciendo en Chile, que no eran otra cosa según Valdivia que para "el acrecentamiento del patrimonio y rentas reales de Vuestra Majestad". Así también se explica su afán por aumentar la belleza y el valor de las tierras que estaba conquistando, como también los peligros y penurias sufridas en la empresa, como una forma de elevar sus hazañas a los ojos del rey.

La relación al espíritu religioso y la evangelización arranca desde la época de la reconquista española a lo largo del siglo XVI cuando los reyes católicos terminaron por expulsar a los moros del sur del España. Según esta imagen de triunfo, los conquistadores españoles continuarían ahora en América esta cruzada contra los paganos indígenas americanos. Por eso los españoles resultaron implacables y violentos en la destrucción de las creencias religiosas de los pueblos prehispánicos. Sin embargo, la imposición del cristianismo fue una tarea que preocupó fundamentalmente a la Corona y a la Iglesia Católica, que envió gran cantidad de misioneros a América. Al recibir los reyes de España las concesiones territoriales de América por parte del papado, recibió también el encargo de convertir al cristianismo a los habitantes de las tierras que se iban a conquistar. Por ello el rey exigió la inclusión de un sacerdote en cada expedición de conquista. Los conquistadores por su parte, tenían permanentemente a Dios y los Evangelios a flor de boca, pero sus actos distaron mucho de ser ajustados a los preceptos religiosos que decían promover. La gran mayoría dio un trato cruel a los indios que debían evangelizar, de ahí también que la iglesia ante los abusos y maltratos se transformó en la gran defensora de los indios en América. 5.- El rol del Estado español: si la conquista fue hecha por los conquistadores ¿qué rol correspondió al Estado español? Contrariamente a lo que se pudiera pensar, el rey nunca perdió el dominio del proceso. En primer lugar, sólo él podía autorizar la conquista de un territorio. Esto generalmente se hacía a través de un contrato entre el rey un particular (el conquistador) llamado capitulación, por estar dividido en capítulos. En este documento a parte de ser autorizada la conquista, el rey otorgaba títulos y cargos a los capitanes de conquista, nombre que recibía el particular que firmaba la capitulación, y además les otorgaba el derecho de repartir premios entre sus principales colaboradores. El rey traspasaba al capitán de conquista sus derechos sobre el territorio y las personas que originalmente lo habitaban (léase los indios). Por eso el capitán de conquista podía repartir tierra (mercedes de tierras) e indígenas (encomiendas). Además, se concedían solares y chacras. Por otra parte, la corona se reservó el derecho de reglamentar el proceso a través de una profusa legislación. Todos los aspectos del proceso de conquista fueron debidamente expresados conforme a las leyes. Desde los requisitos de organizar una empresa de conquista hasta cómo tomar posesión del territorio, cómo fundar una ciudad, el trato que se debía dar a los indígenas, etc. El tercer papel que cumplió la corona sólo apareció una vez que los conquistadores cumplieron su función de someter un determinado territorio. Entonces, el Estado español comenzó a tomar las riendas del proceso asumiendo el gobierno y la administración de las colonias. Esto se hizo a través de una serie de organismos y funcionarios a la cabeza de los cuales estuvo el llamado Real y Supremo Consejo de Indias. 6.- Tipos de empresa y los centros de dispersión de la conquistas: ¿cómo se organizaba una empresa de conquista? Los españoles recién llegados a América se reunían en algunas de las ciudades donde se organizaban y desde donde partían las expediciones. Aunque en la práctica todas las primeras ciudades fundadas por los españoles cumplieron esa función, los principales centros de dispersión de conquista fueron Santo Domingo, Cuba, Panamá, México y Perú. Los tipos de empresa de conquista pueden ser divididos en grandes y pequeños. Los segundos estaban compuestos por un capitán de conquista y su hueste (el grupo de españoles e indios que formaban el grupo de conquista). Cada uno de los participantes se asociaba con los otros y debía hacer un aporte ya fuera en dinero o especies (armas, caballos, alimentos o indios). De acuerdo a ese aporte serían las ganancias que se obtendrían al momento de la repartición. Generalmente quien hacía el mayor aporte sería el jefe o capitán de conquista de la empresa. Otras veces ese cargo lo ejercía quien sabía hacia dónde ir o dónde se podía encontrar riqueza fácil. Las pequeñas empresas más comunes fueron la de rescate, que consistía simplemente en intercambiar con los indígenas baratijas por oro (rescatar significaba intercambiar), y la de cabalgada, en cambio consistía en penetrar en el territorio de los indígenas bajo la excusa que éstos no habían querido someterse pacíficamente al dominio español y capturarlos para venderlos como esclavos. Estos dos tipos de empresa se hicieron en los inicios de la conquista de América en las regiones del Caribe y Centroamérica. Pero la empresa más importante fue la de conquista. Este tipo de agrupación sólo se dio ocasionalmente. En ella se reunía dos o más capitanes de conquista sumando así sus respectivas

hueste y fortunas. Esto se hacía cuando el objetivo a lograr era de grandes proporciones, de tal manera que un solo líder no sería capaz de alcanzarlo. Un ejemplo típico de gran empresa de conquista fue la del Perú, donde confluyeron los grandes capitanes Pizarro y Almagro, más el aporte de De Luque, para reunir una gran hueste e incluso comprar barcos para la expedición. La organización de una empresa de conquista seguía todo un trámite ante el rey que se puede apreciar en los esquemas adjuntos a este apunte. Para ascender socialmente los mecanismos principales fueron en primer lugar la Riqueza y luego la Fama y el Prestigio Personal. La riqueza era considerada por los conquistadores como un requisito indisolublemente ligado a la honra y a la nobleza. En este sentido aparece también la Tierra como una fuente de fortuna, sobre todo porque la nobleza española era eminentemente terrateniente. Muchos conquistadores ambicionaban una merced de tierra y encomienda para imitar el modelo aristocrático español historia_chile.htmhistoria_chile.htm

EL DESCUBRIMIENTO DE CHILE I.- ELDESCUBRIMIENTO DE CHILE POR EL SUR: EL VIAJE DE MAGALLANES Desde que Américo Vespucio estableció que el continentes descubierto por Colón eran tierras no conocidas por el mundo intelectual europeo occidental, la Corona española se dio a la tarea de buscar una ruta que uniera Europa y Asia por el occidente. En un inicio la tarea fue encomendada al propio Vespucio, pero fallecido éste en 1512, la Corona asignó la misión a Juan Díaz de Solís. En 1515 partió al sur del continente americano en busca del paso que permitiera llegar por vía marítima a las tierras de la especiería. En el transcurso de 1516 llegó al Río de la Plata, procediendo a su exploración, cuya caudalosa desembocadura hizo creer a Solís que era el paso buscado. Sin embargo, los resultados de la investigación le permitieron darse cuenta de su error. Lamentablemente, Solís fue atacado por los nativos charrúas y muerto. En 1519 el portugués Hernando de Magallanes, al servicio de la Corona española, dirigida por Carlos V, salió de Sevilla con una flota de cinco carabelas. Los acontecimientos del viaje de Magallanes son, probablemente, los más dramáticos que se registran en la historia. El objetivo de la expedición era descubrir un paso interoceánico y llegar hasta la región de la especiería de las Islas Molucas. En marzo de 1520 llegó al golfo de San Julián -en la Patagonia- donde resolvió invernar por cerca de cinco meses antes de continuar viaje en primavera. La región estaba habitada por indios, llamados luego patagones, por el tamaño de sus pies recubiertos en gruesas pieles. También en esta zona, Magallanes

debió luchar con el descontento de sus subordinados, quienes intentaron un motín e incluso consiguieron huir con un barco. Luego de varias exploraciones en la región, el 1 de noviembre de 1520, descubrió el tan ansiado paso interoceánico al que bautizó de Todos los Santos o de Las Once mil vírgenes. Durante la travesía del mismo observaron grandes hogueras en la costa y de ello provino el nombre de Tierra del Fuego que se dio a esta región. Cerca de un mes duró el cruce del estrecho y al mar que se extendía luego, Magallanes lo nombró océano Pacífico. El viaje continuó en terribles condiciones. El 6 de marzo de 1521, arribaron a las islas Marianas, que llamaron de Los Ladrones, pues los nativos, a quienes dejaron subir a bordo de los barcos, escamotearon todo lo que pudieron. Navegando hacia el oeste llegaron a las islas Filipinas, a las que Magallanes llamó San Lázaro. En una de ellas, el capitán portugués fue muerto por los nativos. La expedición quedó al mando de Sebastián Elcano quien consiguió llegar a las Molucas con sólo dos barcos. El regreso a España se hizo con un solo buque, siguiendo a la inversa de la ruta de Vasco de Gama, es decir, navegando la costa de Africa desde el sur. El día 4 de septiembre de 1522, casi a los tres años de haber partido de la península la expedición entró en el puerto de Sevilla, con sólo 13 hombres de los 265 que se habían embarcado. La importancia de este viaje se expresa en los siguientes puntos: *Fue la primera vuelta al mundo. *Se demostró la esfericidad de la Tierra. *quedó en claro que la distancia entre Asia y Europa, a través del océano era muchísimo mayor que la imaginada por Colón. *Se demostró la autonomía geográfica de América respecto de Asia. *Se encontró un paso interoceánico, bautizado de Todos los Santos, hoy Estrecho de Magallanes. II.- DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DEL PERU En la ciudad de Panamá, recientemente fundada por el gobernador Pedro Dávila, se juntaron tres hombres para llevar a cabo la empresa que desde los tiempos de Balboa había tenido interesados: avanzar hacia el sur en busca del oro que los indios de América Central hicieron referencia a Vasco Núñez de Balboa cuando este descubrió el Mar del Sur. Estos tres hombres eran Francisco de Pizarro (que había acompañado a Balboa en su expedición), Diego de Almagro y el cura Hernando de Luque. En los primeros meses de 1528, la expedición descubrió Tumbez, en el golfo de Guayaquil, rica ciudad incaica, donde Pizarro recibió la confirmación de que el rico y poderoso imperio de los incas efectivamente existía. Luego de haber obtenido esta certeza, Pizarro volvió a Panamá, seguro que fácilmente organizaría una nueva expedición. En ese lugar el entusiasmo fue desbordante. Pero como el gobernador de Panamá no quería darles autorización, los socios acordaron que Pizarro se dirigiera a España para tratar directamente con el rey los términos de la empresa de conquista. En 1529, Carlos V concedió la capitulación mediante la cual se otorgaba a Pizarro los títulos de Adelantado, Capitán General y Gobernador sobre un territorio de 200 leguas de largo desde el grado 1 al 13; a Luque se le entregó el título de Obispo de Tumbez y a Almagro el de Gobernador de las fortalezas que se erigieran en Tumbez. Al regreso de Almagro a Panamá surgieron dificultades entre los socios, principalmente entre Almagro, que se sintió perjudicado y engañado) y Pizarro. La amarga reacción de Almagro, impulsó a Pizarro a cederle el título de Adelantado y a prometerle en empeñarse para que la corona le otorgara una gobernación al sur de la concedida a él. En enero de 1531, Pizarro partió de Panamá al sur. A su llegada al Perú, el imperio inca se hallaba en guerra civil, originada por la sucesión de Huayna Capac. Esta guerra enfrentaba a Huáscar, hijo legítimo del Inca, y Atahualpa, hijo de una princesa ecuatoriana y Huayna Capac. En esta lucha venció Atahualpa, quien ordenó el encarcelamiento de Huáscar y sus seguidores y más tarde, a la llegada de Pizarro y temiendo que éste utilizara la guerra a su favor, ordenó la ejecución de su medio hermano y de los nobles que lo apoyaban. En noviembre de 1532, Pizarro acompañado por cerca de 200 españoles, en un golpe de audacia tomó prisionero a Atahualpa en Cajamarca, pese a que éste venía acompañado de un numeroso ejército. La noticia de la captura del inca produjo entre sus tropas un pánico general y su ejército se disolvió sin intentar liberar a su soberano. El episodio de Cajamarca entregó a Pizarro el imperio inca en forma íntegra.

Atahualpa, en su cautiverio, pudo darse cuenta del enorme interés de los españoles por el oro y la plata, prometiendo a Pizarro un cuantioso rescata si le daban la libertad. Accedió a esto Pizarro y de esta manera se reunió un tesoro fabuloso que asombro a los españoles, los cuales luego de apartar el quinto real (el 25% que correspondía al rey) se repartieron el resto. En esos días llegó a Cajamarca Diego de Almagro con nuevas tropas, con lo que se reforzó el ejército español. Almagro insistió ante Pizarro que debía dársele muerte a Atahualpa ya que era una amenaza permanente para ellos. Pizarrro no supo o no quiso oponerse a estos planteamientos y faltando a su palabra entregó el inca a un tribunal. Se levantó un proceso inicuo, en el que se acusó a Atahualpa de fatricidio, recuérdese que Atahualpa desde su cautiverio había mandado a matar a Huáscar, idolatría y conspiración. Fue encontrado culpable y ejecutado en 1533. La muerte del inca fue condenada categóricamente por Carlos V, quien catalogo este suceso como una crueldad innecesaria y que desprestigiaba a los españoles. En los meses posteriores a la muerte de Atahualpa, Pizarro amplió y consolidó su dominio. En noviembre de 1533 entró en el Cuzco donde los españoles se apoderaron de los tesoros de palacio y templos sin que los indios opusieran resistencia. Por esta misma época Pizarro decidió fundar una ciudad más cerca de la costa para facilitar su contacto con Panamá. Así, el 6 de enero de 1535 fundó a orilla del río Rímac la Ciudad de los reyes, que luego pasaría a llamarse Lima. Pero las tensiones entre Almagro y Pizarro continuaron. En 1534, como parte de la política real tendiente a solucionar esos conflictos, Carlos V oficializó la división administrativa de Sudamérica en cuatro gobernaciones: *Nueva Castilla, para Francisco de Pizarro. *Nueva Toledo, para Diego de Almagro. *Nueva Andalucía, para Pedro de Mendoza. *Nueva León, para Simón de Alcazaba. Como se aprecia en el mapa de la página siguiente, en este reparto hecho sobre escritorio y sin tener un cabal conocimiento de la geografía de América, se hacia caso omiso de las barreras geográficas, como por ejemplo, la Cordillera de Los Andes. Las gobernaciones resultaban de ese modo lonjas transversales, razón por la cual se las ha denominado gobernaciones ideales. historia_chile.htmhistoria_chile.htm

LA CONQUISTA DE CHILE (1541 - 1561) 1.- INTRODUCCIÓN: este período corresponde al intento que realizan los españoles por asentarse principalmente en el área del Biobío al sur y someter el territorio al dominio hispánico. Es una etapa difícil no sólo para los indígenas sino también para los propios conquistadores, quienes deben adaptarse a las condiciones físicas del país y al choque cultural que supuso su encuentro con los nativos de Chile. Se puede dividir en 3 momentos: I.- Período valdiviano (1541-1553), II.- Perído postvaldiviano (15531557), y III.- Gobierno de don García Hurtado de Mendoza (1557-1561). I.- EL PERIODO VALDIVIANO (1541-1553) Valdivia es el continuador para Chile del proceso de expansión y colonización de la corona española en América. Por ellos sus capacidades personales no pueden dejar de ser reconocidas, considerando que ya la expedición de Almagro había demostrado que la conquista de Chile sería una tarea difícil de ejecutar. 1.- LOS MOTIVOS DE VALDIVIA: como buen hidalgo segundón, Pedro de Valdivia sólo tenía el orgullo de su origen, pero ninguna riqueza, de acuerdo a la costumbre del mayorazgo. Por esta razón escogió uno de los pocos caminos que tenían los de su categoría y situación: el camino de las armas. Se hizo

militar y luchó defendiendo a Carlos V en Italia y Flandes (Holanda). Esta experiencia fue valiosa al momento de emprender la conquista de Chile. Pasó a América motivado por el afán de riqueza, vida señorial y fama. El mismo lo expresó en una carta al rey, donde le anuncia que su objetivo supremo al momento de decidirse por la conquista de Chile fue "dejar fama de mí". Si bien es cierto que en Perú poseía una fortuna nada de despreciable (había recibido de Pizarro una mita de plata en Porco, una encomienda y tierras), su deseo de gloria y poder, lo hizo abandonar el Perú y venir a Chile, una tierra de mal nombre luego de la fracasada expedición de Almagro. 2.- FINANCIAMIENTO Y HUESTE: su intención de viajar a Chile encontró escollos muy serios desde el principio. Los principales fueron el financiamiento, la organización de la hueste y la aparición de Pedro Sancho de la Hoz. El primero logró superarse al desprenderse de su patrimonio y asociarse con el comerciante español Francisco Martínez. Pero el segundo, fue de más difícil solución. Después del regreso de Almagro al Perú nadie quería venir a Chile, pues según le confesó Valdivia al rey, la gente huía del país "como de la pestilencia". El mismo bando de Almagro había recibido la denominación peyorativa de "los de Chile". Como Carlos V hubiera autorizado a Pizarro para hacer explorar la Nueva Toledo, Valdivia solicitó de éste la autorización correspondiente, la que le fue concedida. Valdivia debía emprender la conquista de Chile con sus propios medios y de los que estuvieran dispuesto a asociarse a él. Actuaría como teniente de gobernador, esto es, en nombre de Pizarro. Cuando Valdivia hacía sus aprestos, llegó al Perú, Pedro Sancho de la Hoz, a quien Carlos V había concedido el año anterior (1539), la autorización para descubrir y gobernar las tierras situadas al sur del Estrecho de Magallanes e islas adyacentes. Pizarro, que lo creía bien relacionado en la corte y deseaba hacerse perdonar la muerte de Almagro, lo indujo entonces a asociarse con Valdivia para realizar juntos la conquista de Chile. Según lo convenido, de la Hoz iría a Lima para conseguir busques, caballos, pertrechos y armamentos que constituirían su aporte a la empresa. El descrédito de Chile era tan grande, que Valdivia hubo de salir del Cusco (enero de 1540) con sólo once soldados españoles. Llevaba además uno mil indios peruanos que conducían los bagajes. Los expedicionarios tomaron el camino de los desiertos, es decir, el mismo que había recorrido Almagro en su viaje de regreso. En el trayecto se le fueron reuniendo diversas partidas con lo que la pequeña hueste llegó a unos 150 soldados. Entretanto, Sancho de la Hoz era encarcelado por numerosas deudas que había contraído cuando participó en la conquista del Perú. Sus acreedores le dejaron en libertad sólo después que prometió haría uso de ella para reunir el dinero y saldar las deudas. Mas, tan pronto como se vio libre, sólo pensó en alcanzar a la expedición, dar muerte a Valdivia y tomar el mando, pues de otra forma, por no haber cumplido con su parte, perdería todo derecho sobre la dirección la expedición. Pero este criminal propósito se frustró. Valdivia descubrió el plan y lo sometió a prisión. En escritura pública extendida en el pueblo de Atacama, el 12 de agosto de 1540, Sancho de la Hoz renunció el mando de la expedición a favor de Valdivia y a los territorios que Carlos V le había dado a conquistar. 3.- LA LLEGADA A CHILE: ya en Chile, Valdivia se ciñó a las instrucciones dadas por Carlos V en torno a los descubrimientos y procedió a realizar dos actos con carácter jurídico, de enorme trascendencia: la toma de posesión y la fundación de una ciudad, con lo cual los territorios de Chile quedaron incorporados oficialmente al imperio español. El alarife Pedro de Gamboa procedió, de acuerdo a las leyes españolas, a efectuar el trazado de la ciudad. Junto con Valdivia instituyó el cabildo, corporación que en el mes de junio procedió a nombrar a Valdivia gobernador del reino, en carácter de interino. Como Valdivia contase sólo con el título de teniente de gobernador de Francisco Pizarro, que lo dejaba sujeto a su autoridad o a la de cualquier otro gobernante que asumiese en el Perú, su situación era muy inestable. Podría ser removido y, en ese caso, sus compañeros de la conquista de Chile, que habían ganado un gran mérito junto a él, se verían ante un nuevo jefe, rodeado de su propia gente y poco dispuesto a reconocer sus servicios. Los beneficios que se esperaba obtener corrían, así, un fuerte riesgo. Con motivo del rumor que hablaba del asesinato de Pizarro en Perú, el cabildo planificó y ejecutó la elección de Valdivia como gobernador interino.

4.- LOS PRIMEROS AÑOS (1541-1547): este primer período fue el más duro y difícil de todos, según nos cuenta el propio Valdivia en sus cartas. Una de las primeras tareas a la cual se dedicó fue organizar la explotación del oro en el estero de Marga-marga con mano de obra indígena. Valdivia sabía que gran parte de la conquista dependía del contacto que mantuviera con Perú para obtener refuerzos, armas, provisiones, etc. Por esto mandó también se construyera un barco en las cercanías de Concón. Aquí también se usaron indígenas para el trabajo. Fue probablemente esta explotación la que generó descontento y sublevación entre los indígenas. Fue así como durante el primer año, los indios destruyeron el astillero de Concón y dieron muerte a doce españoles. Más tarde, en septiembre del mismo año, la recién fundada ciudad de Santiago fue asaltada por un gran número de indígenas al mando de Michimalonco. Este ataque dejó a los conquistadores en la más absoluta pobreza, pues redujo la ciudad a cenizas y lo mismo hizo con las reservas de alimentos y pertrechos más básicos. En estas circunstancias se había más imperioso que nunca el establecer un contacto sólido con Perú. Por esta razón Valdivia ordenó a Alonso de Monroy a buscar refuerzos a Perú. Después de un viaje lleno de peripecias, Monroy logró enviar un barco, El Santiaguillo, y traer algunos otros españoles, unos 70 aproximadamente. Por esta misma razón en 1544, envió Valdivia a Juan Bohón a fundar una ciudad hacia el norte para facilitar el viaje al Perú. Cumpliendo esas órdenes se fundo La Serena. Ese mismo año llegó el bergantín San Pedro al mando de Juan Bautista Pastene quien fue comisionado por Valdivia para explorar las costas hacia el sur. En esta exploración se alcanzó hasta el paralelo 41 aproximadamente. Descubrieron los ríos Biobío y Valdivia. Sin embargo, cualquier refuerzo parecía poco y el descontento entre los españoles creía día a día, culpando a Valdivia de todas las desgracias. Muchos habían intentado sublevarse, recibiendo un castigo duro como respuesta y quienes habían querido abandonar el país se tropezaron con la férrea oposición de Valdivia. 5.- VIAJE AL PERU (1547-1548): el año 1547 partió Valdivia hacia el norte en el barco de Pastene. Como hubo muchos interesados en volver con él, debió recurrir a un engaño para impedirlo: aparentemente aceptó y permitió a los que desearan embarcar sus pertenencias y especialmente el oro que habían acumulado. Mientras en la costa, los viajeros celebraban su pronta partida, Valdivia furtivamente se dio a la mar, llevándose los caudales de esos colonos. La indignación fue grande, se contó que algunos murieron en la desesperación de ver perdidos los ahorros de toda la vida y otros enloquecieron. En el Perú se había desatado una guerra. Los herederos de Pizarro habían desconocido una orden del rey en términos de poner fin a la encomienda de servicio personal y apoyados por un número nada despreciable de conquistadores se habían hecho del poder ejecutando a algunos funcionarios reales. Para acabar con este desorden el rey envió a Perú al licenciado Pedro de la Gasca, quien rápidamente se dio a la tarea de organizar tropas y prometió perdón a todos aquellos que se habían alzado contra el rey si ahora venían a combatir a su favor. Enterado de estos hechos, Valdivia no dudó un segundo en ponerse a las órdenes de la Gasca. Participó activamente en las campañas contra los Pizarro y tuvo participación decisiva en la batalla final llamada de Jaquijahuana o Saxuhuamán. Por estos méritos, La Gasca, poco después de la batalla (abril de 1548) y a nombre del Rey reconoció a Valdivia su título de Gobernador y le especificó los límites de su gobernación: Desde el paralelo 27 hasta el 41 de latitud Sur y desde la costa, cien leguas hacia el Este (600 kilómetros aproximadamente). En Perú Valdivia fue sometido a un juicio por el mismo La Gasca a causa de ciertas acusaciones que pesaban en su contra. Resultado de este juicio fue el compromiso de Valdivia de devolver lo que había tomado de los españoles de Chile y además el compromiso de dejar de convivir con doña Inés y casarla con uno de sus capitanes. Ambos compromisos fueron cumplidos. 6. LA SEGUNDA ETAPA DE LA CONQUISTA: EXPANSIÓN AL SUR. (1550 - 1553): El viaje al Perú significó la consolidación de la conquista de Chile ya que Valdivia vuelve con refuerzos y pertrechos y además con el reconocimiento oficial de su cargo y derechos sobre los territorios. En estas condiciones ya pudo emprenderse la conquista del resto del territorio que en derecho se le había otorgado. La mecánica para esto fue la fundación de ciudades. La primera fue en realidad una refundación: la ciudad de La Serena había sido destruida y Francisco de Aguirre le refundó en 1549. En 1550 comenzó el avance hacia el Sur y con ello comenzará también la Guerra de Arauco, por lo cuanto deberán enfrentarse con la fiera resistencia del pueblo araucano. Por esta razón Valdivia debió fundar varios fuertes, sobre todo en el territorio propiamente araucano.

El 5 de octubre de 1550, fundó la ciudad de Concepción que contó inicialmente con 40 vecinos a los que se le repartieron indios y tierras. Las siguientes fundaciones fueron: La Imperial (1551), Valdivia (1552), Villarrica (Jerónimo de Alderete 1552), Los Confines (Angol 1553) y los fuertes de Tucapel (1552) Arauco y Purén (1553). Con todas estas instalaciones, los españoles se encontraban optimistas, pues suponían dominado y controlado el territorio araucano. Sin embargo fue precisamente esta profusión de fundaciones, que los castellanos consideraban su mayor logro, su principal error estratégico y la causa de muchas desgracias, entre las que se cuenta la propia muerte de Valdivia que culminarán con la destrucción de todas las ciudades construidas al Sur del Biobio hacia fines del siglo (XVI). Hay que considerar que el número de españoles en esta época, contando todos los refuerzos llegados, no pasaba de mil, mientras que se calcula en medio millón aproximadamente, la cantidad de indígenas que habitaban Chile entre Copiapó y Reloncaví (territorio de penetración española). Entre el río Itata y el Toltén se calcula habitaban unos 400.000 indígenas. Ahora bien, si se considera que además de esta enorme desproporción en número, los españoles se habían dividido en pequeños grupos que habitaba cada fuere y ciudad, algunos de los cuales estaban separados por más de 500 kilómetros, se concluye que la debilidad de los conquistadores era enorme, sobre todo frente a un ataque masivo de los araucanos. Pero ¿qué motivó a Valdivia a expandirse al Sur? Avanzar hacia el Estrecho de Magallanes Tomar posesión efectiva de su gobernación Premiar a los conquistadores Repartir tierras fértiles con abundante mano de obra nativa Buscar y explotar tierras auríferas. Primera insurrección general Araucana, (1553 - 1557) Esto fue exactamente lo que ocurrió cuando Lautaro logró organizar y dirigir una insurrección general de su pueblo a fines de 1553. Con una nueva estrategia, atacó simultáneamente los fuertes de Purén y Tucapel. Al enterarse Valdivia de este hecho debió dividir sus fuerzas para partir en auxilio de ambos lugares dirigiéndose él a Tucapel. Los indígenas aplicando sus nuevas estrategias, lo esperaban emboscados y lo atacaron en oleadas sucesivas hasta agotar la resistencia de los españoles que fueron cayendo uno tras otro. Finalmente el propio Valdivia fue capturado y, poco después, muerto. La inesperada muerte del Gobernador tuvo efectos desastrosos en la naciente colonia pues sería difícil encontrarle un reemplazo a esa altura. A pesar que Valdivia había previsto esta eventualidad designando sus posibles sucesores, se produjeron serias disputas entre sus antiguos compañeros de conquista varios de los cuales, con diferentes argumentos y razones pretendieron heredar el cargo de gobernador. Esto llevó incluso a que se generara una rivalidad entre los habitantes de Santiago y los de Concepción quienes apoyaban a personajes distintos para el cargo. Esta situación de incertidumbre se termina cuando el virrey del Perú designó para el cargo a su propio hijo, Don Garcia Hurtado de Mendoza en 1557. ACTIVIADES VERDADERO O FALSO. 1. ___ La prolongación de la conquista hacia el Sur requería de refuerzos, por ello Valdivia viajó a Perú. 2. ___ La Gasca dio a Valdivia derechos territoriales hasta el Polo Sur. 3. ___ La dispersión de fuerzas españolas en un amplio territorio fue un error estratégico cometido por Valdivia. 4. ___ El ataque a Santiago en 1541 lo realizaron los araucanos. 5. ___ Alonso de Monroy fundó la ciudad de La Serena.

6. ___ Pastene encabezó la expedición que exploró las costas hacia el Sur. 7. ___ La batalla de Jaquijahuana fue el primer enfrentamiento con los araucanos. 8. ___ Los primeros límites de la Gobernación de Chile comprendían territorios trasandinos. 9. ___ La primera ciudad fundada al Sur de Santiago fue Concepción. 10. ___ La única ciudad no fundada por Valdivia fue La Serena. 11. ___ Los indígenas adaptaron sus tácticas de guerra para enfrentar a los españoles en la guerra de Arauco. 12. ___ La fundación de ciudades era una forma de penetrar pacíficamente en el territorio de los indígenas. 13. ___ Durante el gobierno de Valdivia se exploró el Estrecho de Magallanes. historia_chile.htmhistoria_chile.htm

EL PERIODO POST - VALDIVIANO (1553 - 1561) Los Herederos de Valdivia (1553 - 1661) Como dijimos a la muerte de Valdivia se produjo en Chile una disputa entre los posibles sucesores del cargo de gobernador ya que ni Alderete ni Francisco de Aguirre designados por Valdivia como sucesores, se encontraban dentro del territorio. Tres fueron los que se llegaron a plantear ocupar dicho cargo: Francisco de Aguirre, Rodrigo de Quiroga y Francisco de Villagra. Este último fue quien finalmente, con el apoyo de los cabildos del Sur (La Imperial, Valdivia y Concepción), logró convertirse de hecho, en Gobernador de Chile. Esto se hizo sin esperar el consentimiento del Virreinato del Perú pues la situación era de emergencia. Se necesitaba de un jefe que condujera a los españoles en contra de la amenaza de los araucanos, que, comandados por Lautaro, ya habían demostrado su tremenda capacidad guerrera derrotando a Valdivia en Tucapel. El Gobierno de Francisco de Villagra: Villagra tomó el mando según los dispuesto por los cabildos y se puso inmediatamente en campaña organizando una fuerza de alrededor de 150 soldados (cantidad notable para el período), con los que se dirigió hacia el territorio araucano. Allí, en la planicie de Marigüeño cercana a Laraquete, lo esperaba Lautaro con 15.000 conas. El enfrentamiento se produjo el 26 de febrero de 1554 y en él, los araucanos, utilizando la misma táctica de ataques en oleadas, lograron infringir una terrible derrota a los españoles de los cuales sólo sobrevivieron unos 50 hombres. Esta derrota hizo que el temor que ya existía hacia los araucanos por la muerte de Valdivia, se transformara en pánico. Esto fue lo que sucedió en Concepción, donde sus habitantes, desoyendo las órdenes que el propio Villagra dio en contra, abandonaron apresurada y desordenadamente la ciudad al ver llegar a los maltrechos y derrotados

sobrevivientes de la batalla. Finalmente el propio Villagra y su malherida hueste debió emprender el camino hacia Santiago, dejando absolutamente desamparadas a las otras ciudades sureñas. Esta grave derrota por supuesto, provocó serias recriminaciones entre los españoles que no terminaban de aceptar el hecho de ser derrotados por un pueblo indígena. Evidentemente esto sirvió para avivar la disputa por el cargo de Gobernador que aún no estaba definido oficialmente. Rodrigo de Quiroga era un hombre sin ambiciones y cedió el paso a Villagra. Pero no era el caso de Francisco de Aguirre, hombre de acción por el mejor derecho que le daba el testamento de Valdivia. El cabildo de Santiago sin embargo decidió respaldar a Villagra, quien afirmaba que había sido derrotado por falta de hombres y recursos, y le dio los fondos para organizar un nuevo cuerpo militar, pues la amenaza araucana apuntaba al parecer ahora al mismo Santiago. Para calmar a Aguirre que se volvió amenazante en sus exigencias, se le planteó que esperara la resolución de la Real Audiencia de Lima, a quien se le había pedido que dirimiera la disputa y desingara oficialmente al Gobernador de Chile. Efectivamente, al poco tiempo llegó la esperada resolución pero ésta, lejos de resolver el problema planteado, lo complicó más, pues declaraba que el testamento de Valdivia quedaba nulo (y por tanto la reclamación de F. De Aguirre no era válida) y el gobierno de Chile recaería en los cabildos de cada ciudad. Esto era evidentemente un desacierto pues lo que Chile necesitaba en ese momento era justamente lo opuesto, es decir, un poder centralizado y fuerte para lograr enfrentar la guerra que se llevaba a cabo con Lautaro y los araucanos. La disposición provocó una crisis de autoridad en Chile. Algunos cabildos disolvieron sus tropas; se produjeron disputas por la repartición de encomiendas, surgieron conflictos entre ciudades por diferencias entre los cabildos, etc. Tal situación llevó a que los propios cabildos solicitaran la revocación de la medida. Finalmente ante éste clamor ty por los efectos antes descritos, la Audiencia de Lima revocó la medida y designó a Francisco de Villagra como Corregidor y Justicia Mayor, pero dejó vacante el cargo de gobernador a la espera de que el propio rey resolviera sobre el particular. En todo caso permitió a Villagra organizar la lucha en contra de Lautaro que, haciendo algo que muestra su claridad estratégica y su decisión de expulsar definitivamente a los españoles, había abandonado los territorios araucanos y cruzado el Maule para avanzar hacia Santiago, después de apoderarse de Los Confines (Angol) y arrasar Concepción. La Muerte de Lautaro: Villagra salió en persecución de Lautaro, pero éste desarrolló una táctica de guerrillas, atacando y luego huyendo a un refugio secreto en un lugar llamado Peteroa, cercano al río Mataquito. Sin embargo algunos indígenas de origne picunche que habían sido presidonados por Lautaro para sumarse a sus tropas, traicionaron al caudillo e informaron a Villagra de la ubicación del refugio. La oportunidad era inmejorable y Villagra decidió atacar por sorpresa. En la madurgada del primero de abril los españoles se dejaron caer sobre los desprevenidos araucanos quienes, a pesar de su tenaz resistencia, fueron masacrados. El propio Lautaro murió allí y su cabeza fue llevada a Santiago y exhibida orgullosamente como trofeo en la Plaza de Armas. Así terminó sus días el más genial estratega que tuvieron los araucanos en su historia, a pesar de lo cual, éste valeroso pueblo no se amedrentó y buscó pronto un nuevo líder que lo condujese en su constrante lucha contra el invasor. De todas maneras la muerte de Lautaro significó salvar a los españoles del mayor peligro indígena que hasta ese momento había enfrentado. Así, cuando llegó el nuevo gobernador, don García Hurtado de Mendoza, ya se había superado la grave crisis ocasionada por Lautaro. El Gobierno de Garcia Hurtado de Mendoza (1557 - 1561) El Territorio. Ya habíamos señalado que don Jerónimo de Alderete, a quien Valdivia menciona en primer lugar en su testamento para ocupar el cargo de gobernador, se encontraba en España enviado por el propio Valdivia para solicitar al rey la extensión de su gobernación hasta el Estrecho de Magallanes. Al Sur de ésta se creó una nueva gobernación que se extendía desde el Estrecho y hasta el Polo Sur, que el rey concedió a Alderete. Posteriormente al conocerse en España la muerte de Valdivia, ambas gobernaciones se refundieron en una sola y se le otrogó el mando de ésta al propio J. De Alderete, quien emprendió el viaje hacia Chile dispuesto a tomar posesión de su cargo. Lamentablemente la muerte lo sorprendió en Panamá (1556) y Chile quedó nuevamente sin gobernador. Quien tomara el cargo, heredaría toda esta inmesa gobernación para sí. Para poner término a esta situación y aplastar definitivamente la rebelión araucana lo más pronto posible, el Virrey del Perú, don Andrés Hurtado de Mendoza, nombró como gobernador de Chile a su hijo don García, joven, impulsivo, orgulloso y sin experiencia para una empresa de tanta envergadura, pero con una energía y decisión notable para su edad. La Expedición y su llegada a Chile.

Esto quedó demostrado desde el primer moemtno que llegó a Chile la primera medida que adotpó después de tomar posesión del cargo en La Serena en abril de 1557, fue apresar a los dos personajes que se disputaban el cargo de gobernador, Aguirre y Villagra, encadenarlos y embarcarlos hacia Perú. Esta medida fue considerada injusta pues ninguno de los dos viejos conquistadores pensaba desconocer la autoridad de García Hurtado y ambos habían arriesgado su vida m´sa de una vez por consolidar y acrecentar los dominios de España en Chile. Esta actitud, más lo que tuvo con Ercilla y sobre todo la forma en que trató a los araucanos capturados (suplicios de Galvarino y Caupolicán), dejaron la imagen de hombre cruel, estricto e inflexible de Mendoza tanto para sus compañeros como para la posteridad. Carácterísticas de la Expedición De todas maneras debemos reconocer en él al hombre que colaboró en forma decisiva, sino a derrotar definitivamente a los aracuanos, a lo menos a consolidar permanentemente la presencia española en Chile que estuvo más de una vez a punto de desaparrecer. Esta afirmación se abasa en primer lugar en las características de la expedición que trajo consigo don García, que fue lo más grande que había llegado a Chile hasta ese momento. En ella llegaron además varias familias algunas de las cuales traían consigo sus hijas adolescentes que pronto se casaron con los numerosos soleteros existentes en Chile. Todo esto colaboró a estabilizar más la sociedad española con la llegada y surgimiento de nuevas familias que darán origen a la aristocracia criolla. Además dentro de la expedición venían los primeros hombres notables que no eran militares o conquistadores, tales como don Francisco de Irarrázabal y don Pedro Lisperguer; los juristas como don Hernando de Santillán y el canónigo Vallejos; ilustrados clérigos tales como el polítglota y teólogo franciscano Juan Gallegos y el célebre predicador domínico Fray Gil González de San Nicolás, precursor de la defensa de los aborígenes en Chile. Además de estos personajes don García trajo a Chile lo que fue el más poderoso ejército español para su época: cerca de cuatrocientos hombres, o tal vez más, bien equipados, con tal cantidad de armas y caballos que sirvieron por mucho tiempo a las necesidades de la naciente colonia. Mención aparte se merece don Alonso de Ercilla y Zúñiga que había llegado a América en busca de aventuras. Viajando con la expedición de García Hurtado de Mendoza. Don Alonso escribió "La Araucana", el mejor poema épico de habla hispana según muchos expertos. En el Ercilla alaba el valor del pueblo araucano y el de los espñaoles en su combate contra éstos. Pero son sin duda los indígenas los principales protagonistas de su obra. Ercilla transmite en su obra una profunda admiración hacia ellos, los mismos que para el resto de los españoles no eran más que salvajes y herejes que había que exterminar sino se les podía someter. Adem´sa la obra, en cuanto a los hechos que relata, tiene una aceptable rigor histórico. Este considerable número de hombres notables y familias, contrasta violentamente con los 150 homres y una mujer de crácter guerrero que trajo don Pedro de Valdivia. Sto se explica en parte por el noble origen de don García. El rey no designaba para puestos tan importantes como el de Virrey, sino a personajes de la alta nobleza española a la cual pertenecía evidentemente don Andrés Hurtado de Mendoza. Tanto él como sus esposa, sotentaban títulos de Nobleza, ya que ella era hija del conde de Osorno y él tenía el título de Marqués de Cañete. Esto les permitía recibir de parte del rey el honroso trato de "parientes". El propio García Hurtado fue miembnro de la corte real siendo niño. Todo esto hacía muy atractivo para otras personas el viajar a Chile con una persona de tanta alcurnia como Garcia Hurtado de Mendoza. El Enfrentamiento con los Araucanos. Después de tomar posesión del cargo en La Serena, se dirigió por mar hacia el Sur, sin pasar por Santiago, y se desembarcó en la Isla Quiriquina en el invierno de 1557. Allí construyó un fuerte para establecerse, pues no se atrevía a pasar al continente mientras no llegara la caballería que venía por tierra con 500 caballos. Más tarde ya en el continente, se produjeron los primeros enfrentamientos con los araucanos. Stos ya había elegido un reemplazante en el cargo de Gran Toqui que había ocupado Lautaro. La designación recayó en Caupolicán, fuerte mocetón aunque, al parecer, sin la capacidad estratégica de su antecesor. Dos batallas se produjeron en éste período: la de Lagunillas y Millarapue, en las cuales se impuso la superioridad bélica de los eruopeso que ésta vez estaban muy bien abastecidos de cañones y arcabuces. Los indígenas, a pesar de su temeridad heroica en la batalla, fueron masacrados masivamente. A estas trágicas derrotas se sumó tiempo más tarde, la captura del líder Caupolicán en Pilmaiquén por parte del capitán español Reinoso, quien ordenó que se sometiera al toque a una muerte terrible: que una estaca le atravesara las entrañas hasta fallecer. A éste hecho se suma el suplico de Galvarino a quien se le habían cercenado sus brazpos como forma de amedrentar el resto de los araucanos y mostrar la violencia y cureldad con que se llevó a cabo la Guerra de Arauco especialmente por parte de los españoles. García Hurtado orgulloso de su estirpe, no podía aceptar que una tribu de indígenas atrasados pusiera en duda la capacidad conquistadora de la España Católica, el mayhor imperio de Europa en ese momento. El venía decidido a someterlos y para ello estaba dispuesto a utilizar cualquier método. Más aún

cuanod los araucanos habíant enido la osadía de derrotar y martar a un npotable capitán como ghabía sido el famoso Pedro de Valdivia. Por cuanto después de las batallas mencionadas y de la muerte de Caupolicán, García Hurtado de Mendoza consideró que habría logrado su objetivo central de someter al indómito pueblo araucano y así lo propagó al mundo. Pero lo que él logró sólo fue un apaciguamiento momentáneo pues, después de su partida, nueva,mente comenzaría la guerra la que no se detendrá durante los más de dos siglos que permanecieron en Chile los españoles. Dentro de ésta guerra incluso, había aún que ver algunos notables triunfos indígenas como el de Curalaba en 1598. La Exploración del Territorio y la Fundación de Ciudades Convencido Mendoza de la derrota absoluta de los indígenas decidió explorar el territorio hacia el Sur y fundar algunas ciudades donde lo considerara necesario. En éste sentido siguió el mismo patrón establecido por Valdivia y que ya se había mostrado con serias deficiencias: fundar ciudades aisladas dentro del territorio indígenas como una manera de dominar mejor dicho territorio. Con este objetivo comenzó por repoblar los antiguos fuertes y ciudades abandonadas. Así se hizo con los fuertes de Tucapel, Arauco y Purén y con las ciudades de Concepción y Los Confines, esta última rebautizada como San Andrés de Angol. También se preocupó de auxiliar a las ciudades de La Imperial y Valdivia. Luego, al Sur de Tucapel fundó la primera ciudad bajo su gobierno que fue la de Cañete, nombre elegido haciendo honor al título de nobleza de su padre. Posteriormente después de su expedición al Sur fundaría la ciudad de Osorno, nombrada así en honor al título nobiliario materno (1558). En dicha expedición, Mendoza exploró el territorio hasta el seno de Reloncaví (actual ubicación de Puerto Montt). Conciente de que su gobernación ahora alcanzaba hasta el extremo Sur y de la importancia estratégica que tenía el Estrecho de Magallanes, don García envió hasta allí una expedición formada por dos barcos al mando de Francisco Cortes Ojea y Juan Ladrillero, quienes zarparon desde Valdivia en nomviembre de 1557. El barco de Cortes Ojea naufragó en una tormenta y sólo Ladrillero logró culminarla con éxito. Después de muchs penurias, la expedición de Ladrillero recorrió todo el Estrecho y tomó posesión oficial en el nombre del Rey y del gobernador de Chile en agosto de 1558. El viaje de Ladrillero tardó en total un año y tres meses en ir y volver, y fueron tales las penurias y peligros que afrontaron, que no se volvió a intentar desde Chile por mucho tiempo realizar tal expedición. Otra iniciativa muy importante de Hurtado de Mendoza fue la fundación y poblamiento de ciudades realizado al otro lado de la Cordillera de los Andes, en la provincia de Cuyo que también pertenecían a su gobernación. Hacia allá despachó a uno de sus mejores capitanes, don Pedro de Castillo con cuarenta españoles, quien fundó, el 2 de marzo de 1561, la ciudad de Mendoza en honor al gobernador de Chile. El valle de Güentota, donde se fundó la ciudad, fue rebautizado como valle de la Rioja. Al año siguiente Juan Jufré desginado gobernador de Mendoza, cambió la ubicación de la ciudad y fundó además la ciudad de San Juan. Pero todo esto fue ya bajo el gobierno de Francisco de Villagra, sucesor de Mendoza. Fin del Gobierno de Mendoza: Sea por los excesos de autoridad de su hijo o por los suyos propios de los cuales se recibieron numerosas acusaciones, el hecho es que don Andrés Hurtado de Mendoza, padre de García, fue destituido de su cargo y junto a él, su hijo. En ello también incidieron las acusaciones de Francisco de Villagra y la de los primeros conquistadores que se sintieron seriamente perjudicados por las injusticias cometidas en el repartimiento de las encomiendas hecho por Mendoza. Con todo, el gobierno de Mendoza fue eficiente y positivo en muchos aspectos aunque duro e inflexible. Su presencia en Chile consiguió otorgar mayor solidez y seguridad a la modesta colonia de Chile. La reanudación de los trabajos de extracción de oro en Quilacoya y la relativa pacificación de los araucanos hizo un poco más llevadera la vida en Chile a partir de su gobierno. ACTIVIDADES Marque la aseveración correcta. 1. _____ García Hurtado de Mendoza fue designado gobernador de Chile por Valdivia. 2. _____ Los herederos de Valdivia mencionados en su testamento fueron García, Quiroga y Villagra. 3. _____ Villagra tomó el poder de hecho en Chile sin autorización del rey. 4. _____ En la batalla de Marigueñu se enfrentraron Villagra y Caupolicán. 5. _____ La primera vez que se despobló Concepción fue después de la Batalla de Marihueñu. 6. _____ La solución definitiva al problema de quien gobernaría Chile, la dio la real Audiencia de Lima. 7. _____ García Hurtado de Mendoza tenía un origen social similar al de Pedro de Valdivia. 8. _____ La expedición que trajo consigo don García fue la más numerosa y bien apertrechada que había llegado a Chile hasta esa época. 9. _____ Dentro de la gobernación recibida por García Hurtado ya se incluía parte de la Antártica.

10. _____ Alonso de Ercilla dedicó su obra "La Araucana" principalmente a halagar la persona de Mendoza a los españoles. 11. _____ Después de la victorias obtenidas por Mendoza sobre los araucanos y de la muerte de Caupolicán, la Araucanía quedó definitivamente pacificadas. 12. _____ Las Ciudades fundadas bajo el Gobierno de Mendoza fueron Osorno, Cañete y Mendoza. 13. _____ Tras la llegada de García Hurtado se produce un cambio en la estructura poblacional Chilena. 14. _____ Durante el Gobierno de Hurtado de Mendoza el ejército Profesional fue más relevante que el Ejército Vecinal 15. _____ Se acepta que con el término del gobierno de García Hurtado finalizada el período de la Conquista de Chile. 16. ____ Lagunillas y Millarapue son enfrentamientos producidos en el Gobierno de Valdivia 17. _____ En el Gobierno de García Hurtado se tomó posesión del Estrecho de Magallanes 18. _____ García Hurtado es quien derrotada al Toqui Lautaro 19. _____ Jerónimo de Alderete es el Primer Gobernador de Chile que recibe territorios al sur del Estrecho. 20. ____ La Tasa de Santillán, Primera Reglamentación del Tratado Indígena en Chile, es promulgada en el Gobierno de García Hurtado. 21. _____ Los españoles que vienen con García Hurtado están motivados por el descubrimiento de grandes yacimientos auríferos. . historia_chile.htmhistoria_chile.htm

EL SIGLO DE LA CONQUISTA
El conquistador español que vino a América era un ser especial. Estos hombres enérgicos, vigorosos, no se encuentran en una sola clase social, están diseminados en todo el espectro social. Por ello, los conquistadores de Chile, que mataron y se hicieron matar por afán de aventura, por gloria de su nombre, por sed de oro, eran sacados, seleccionados de entre todas las capas sociales: hidalgos y plebeyos, villanos y campesinos se amalgamaron en una sola masa humana y dieron cima a la gran hazaña del mundo: La conquista de América. Y si a la América vino desde España una selección, a Chile debe haber pasado lo mejor de esa misma selección. Todo complotaba contra el paso del hombre a nuestro país, la pobreza, la comodidad que Lima ofrecía, la presencia del bárbaro e indómito araucano, pesaron en la mente de los más pusilánimes y los dejo en el camino. Mal se puede hablar de soldados en la conquista del territorio; es mejor hablar de hombres. Cualquier hidalgo pobre de cuna, cualquier segundón, cualquier bastardo, cualquier villano o cualquier plebeyo que reunía dotes de mando, formada por parientes, amigos, coterráneos o simples allegados, sobre los cuales ejercía una autoridad derivada de ascendiente personal y que socorría sus necesidades. En América y en Chile, cualquier oscuro soldado podía, de la noche a la mañana, transformarse en un gran capitán. Un día mandaban una expedición, otro día se allegaban a otra, dependía de las circunstancias. Recuérdense que Jerónimo de Alderete fue Jefe de Valdivia en Venezuela y que en Chile sirvió como capitán a sus ordenes. Este conquistador español, orgullo de su sangre y de su patria, cuando llegó a América, no trepidó en cruzarse con la india, creando en consecuencia una nueva raza distinta de la española y de la aborigen. En vez de matar al indio, lo

forzó al trabajo y también le dio educación y cultura¸ le enseño la doctrina cristiana y le impulsó a ser un hombre civilizado.

La Estructura Social
La primera estructura social que se creó en Chile contó con tres elementos formativos: el europeo y su descendencia, el aborigen y los esclavos negros. Los europeos ocuparon el primer plano de la sociedad; eran los conquistadores y como tales imponían sus reglas. Su escaso número estaba representado mayoritariamente por el español, donde descollaban los castellanos y los andaluces, castellanos nuevos, leoneses y extremeños, sin olvidar que también tuvieron cabida otras nacionalidades como los genoveses, portugueses, alemanes y griegos. El sentido de la aristocracia española, los privilegios de sangre, la hidalguía de algún linaje, si bien es cierto es invocado cuando se posee, en Chile los primeros tiempos, no tuvo mayor importancia. Lo que verdaderamente colocaba a un hombre sobre los demás era su valer personal. Pedro de Valdivia ocupó el primer lugar en la conquista de Chile, porque evidentemente valía más que todos, aunque muchos de sus compañeros tuviesen mejor linaje y más antiguas blasones que él. Le siguieron en importancia Jerónimo de Alderete y Rodrigo de Quiroga, porque se distinguieron por prudentes, valientes y hombres de fortuna. Francisco de Aguirre, Francisco de Villagra y Juan Jufre, también sobresalen de entre los demás por sus aptitudes de mando y por ser hombres de bien y, cosa curiosa, entre los primeros encomenderos de Chile, figuran no sólo personas que nunca fueron hidalgos, sino que también algunos que, como el negro Juan Valiente, había sido esclavo y extranjeros como Juan Bautista Pastene, Bartolomé Flores y Pedro Lisperguer. Es que la hidalguía era para los conquistadores no el privilegio de sangre, sino un ideal ético. Los blancos o europeos se dividían en encomenderos, vecinos y moradores. Los encomenderos, se llegaba en razón de los méritos adquiridos en la guerra, aunque más adelante los cambios de gobernador involucraban la mayoría de las veces cambiar de grupo de encomenderos, pues éstos trataban de favorecer a sus protegidos. Con todo, los elementos dirigentes de la sociedad de la Conquista fueron los encomenderos. Era el grupo sobre el cual recaía toda la responsabilidad de la guerra, pero era también el grupo que se servía gratuitamente de la mano de obra aborigen para extraer oro de las minas y de ese modo acceder a la riqueza. Los vecinos, pertenecían todos los europeos o blancos que se establecían con la venia del Cabildo de una ciudad. La corporación les designaba un solar y a veces una chacra, donde vivían y hacían sus cultivos. El vecino podía alcanzar un puesto en el Cabildo, que era el órgano representativo de la ciudad. Los moradores, eran las personas que estaban de paso en la ciudad; podían ser éstos vecinos de otras ciudades, soldados de paso a la guerra o mercaderes llegados de otros puntos. Constituían un gran número y estaban libres de contribuciones. El segundo grupo que se distingue en la estructura social de esta primera etapa es el indio. Los antiguos habitantes de Chile, que fueron conquistados por el español, si bien en el papel se mantenían en un plano de igualdad con los primeros, eran sin lugar a dudas la masa trabajadora, los que podían ser mandados y los que servían a los primeros. Diversos tipos de indios se distinguen en esta sociedad:

Los indios domésticos, en su gran mayoría yanaconas peruanos que vinieron a Chile con el Conquistador El indio dócil que se entregó tempranamente a la voluntad del dominador Vivían en la ciudad, junto a la familia de su amo o en la Chimba, que era el barrio de los indígenas en Santiago. El encomendado, que formaba la gran masa de trabajadores de las minas y de los campos; la suerte de ellos sigue en parte la suerte de la legislación y es materia de muchos estudios. El indio enemigo, que se rebeló contra la invasión y que resistía con las armas.
El tercer grupo que se distingue en la estructura social fue el negro, escaso al principio y que paulatinamente va aumentando; era preferido en trabajos de ciertas responsabilidades por ser manso y dócil. Aunque no fue tratado mal, fue visto con malos ojos su cruce, se les impedía proliferar, en unión no sólo con el español, sino también con

el aborigen. Más aún, el Cabildo llego a castigar el que el negro yaciere con la aborigen con la pena de "que le corten el miembro genital".

La familia:
Pocas son las mujeres que viven en Chile y ellas serán las llamadas a crear la simiente de la familia chilena. Inés de Suárez, antigua compañera de Valdivia, ahora casada con Rodrigo Quiroga, y Juana Copete de Sotomayor, casa con Vicencio de Monte, son las primeras en dar fruto. Los pocos matrimonios entre blancos constituyen la excepción de esta sociedad que tiene la base familiar al margen del vínculo del matrimonio, formada por la unión de un soldado español con una o varias indias en las cuales ha engendrado muchos hijos mestizos. La mujer aborigen se toma y se deja, se busca primero y se la deja después; ella, habituada de los indios, acepta su ancestral papel y recibe a la nueva concubina con los brazos abiertos como si fuera una hermana o una hija. El núcleo de enlace de esta familia está en el vástago, el español ve con buenos ojos a sus hijos, los quiere y se siente perpetuado en ellos, designándolos herederos de sus cuantiosas fortunas. Toda la sociedad chilena viene de ellos, y existen casos notables en que la sucesión de un hijo mestizo y bastardo cobra importancia ejemplarizadora: el caso de Agueda Flores, hija del alemán Bartolomé Brumental y de Elvira, cacique de Talagante, que de su unión con el alemán Pedro de Lisperguer procreó a la más importante familia del siglo XVII, en la cual está enraizada toda la clase dirigente chilena. Después de 1554, el número de matrimonios aumentó por el paso de numerosas mujeres españolas. A fines 1557, se puede contar cerca de treinta matrimonios, incluyendo en ellos los que realizaron las mestizas, hijas de conquistadores.

Matrimonios: Pero las uniones matrimoniales no sólo se efectuaron con españoles. Las hijas de los primeros conquistadores, bien dotadas por sus padres, contrajeron el vínculo sagrado y formaron familias importantes que serán la piedra angular de la formación de la raza chilena. La familia: En aquella época estaba formada por el español, dueño de casa, y sus vástagos mestizos, cuando no había esposa española con hijos blancos. También formaban parte de esa pequeña comunidad, las concubinas y los indios domésticos que vivían y servían en las casa de sus amos. En el hogar se hacía de todo, era la base de la subsistencia; se sembraba y cosechaba para comer, se tejía para vestirse, se hacía el pan, el lavado y todos los menesteres diarios. La vida cotidiana: La vida de los habitantes de las primitivas ciudades chilenas se desarrolló fundamentalmente en los hogares construidos de tierras y paja de los primeros años. El centro social era la Plaza de Armas, que no pasaba de ser un sitio eriazo, a cuyo frente se encontraba la iglesia. Allí se reunía el vecindario después de escuchar fervorosamente misa y comentaba los sucesos; en ese mismo lugar se hacían las más importantes reuniones, los cabildos abiertos, en donde el pueblo en masa tomaba acuerdos de importancia capital para la vida de la colonia. En ese lugar también estaba instalado el rollo símbolo de la justicia real; el mercado, que abastecía a la ciudad de productos. También aquí se celebraban las fiestas del patrono de la ciudad y se daban a conocer el pregón de las últimas novedades llegadas desde España o del Perú.

Madrugaban los vecinos y temprano se recogían, estaba prohibido circular de noche por las calles de la ciudad, que sólo eran recorridas por el alguacil y sus ayudantes; la prohibición era bastante estricta. La fiesta de la ciudad, el día del Apóstol Santiago, era celebrada con gran regocijo: Ese día se paseaba el estandarte real por las calles llevado en andas por el Alférez Real Se realizaban juegos de cañas y sortijas Se vestía lujosamente Los caballos eran aderezados convenientemente, para dar brillo y realce al espectáculo. HACIA UNA ESTRUCTURA DEFINITIVA El aumento de la población:
Durante el siglo XVII, la población blanca o española de Chile fue en aumento, no cabe duda, pero ¿en qué porcentaje subió? Es lo que se ignora. Los datos se tornasen oscuros y a veces contradictorios, sea porque los censos se hacen sin base fija o porque el concepto de español o blanco ha variado. Por una parte, informes llegados hasta el monarca en la primera mitad del siglo por parte de la Audiencia y del Gobernador afirman que la población "de españoles que hay en todo el reino, incluyendo las provincias de Cuyo será de setecientos u ochocientos hombres repartidos en ocho ciudades", esto ocurría en 1639 y seis años antes el Obispo de Santiago decía que el Reino "no se compone todo él de cuatro mil españoles". Todo hace suponer que la población rural era numerosa y que otras ciudades del Reino tenían una población no despreciable. Las contradicciones emanan por lo general del concepto español que se utilice. Este calificativo, que en el siglo XVI fue bastante bien definido, se torna vacío en el siglo XVII como consecuencia del desarrollo del mestizaje y de los cambios que experimenta la sociedad. Tres acepciones se conocen del término:

La primera es la que designa como tales a los españoles puros, es decir a los peninsulares y sus descendientes de igual pureza y a los nietos de madres mestizas que figuran en la alta capa social. Una segunda acepción incluye a todos los mestizos cargados de sangre española que viven entre los españoles y al modo de los mismos. Si se toma como base la última acepción, es decir, incluyendo en el concepto español al mestizo que vive como español, que pertenece al alto y rico grupo social y se reputa cristiano, la población española en 1630 era cercana a las 11 mil personas, repartidas entre unos 2.100 soldados, unos 500 religiosas y religiosos y unos 8.000 civiles entre mujeres y niños. Estas cifras no esta incluida la gran masa de mestizos que aunque poseen la mitad de sangre blanca, no podían, por su forma de vida, ser reputados de españoles y vivían como empleados y artesanos en las ciudades y diseminados como campesinos en los estores rurales. Su número era alto y sobrepasaba a la fecha los ocho mil individuos. Una tercera acepción incluye a todos los mestizos españoles y se opone a los indios y los mestizos que viven en sus tierras, y al negro y sus mezclas. Si toma en cuenta esta tercera acepción, la población española se ve notoriamente aumentada y es calculada por algunos viajeros y memorialistas en cerca de ochenta mil personas.

La caída demográfica del indio:
El proceso de disminución del indígena, que había comenzado en el siglo XVI, continuó implacablemente en el XVII. En 1630, los indios, según cálculos alcanzaban a cerca de cuatro mil quinientos habitantes, lo que significaba una población real de veintisiete mil almas al norte del Bío Bío, pero muchos eran los indios que vivían con los españoles y sólo en Santiago, afirma el Cabildo, existían en esa fecha unos mil quinientos indios, que naturalmente tenían mujer e hijos. Por eso se cree que la población no podía bajar de los cuarenta mil indios entre Bío Bío y Copiapó. La baja que siguió experimentando el indio en la segunda mitad del siglo, está suficientemente avalada por la documentación existente, la notoria disminución induce a creer que la población se redujo más o menos a la mitad. La caída ha sido pues feroz. Las causas que explican tal caída demográfica deben encontrarse en varios procesos simultáneos:

El trabajo en las minas y las haciendas El desarraigo, que los lleva aún a la no-procreación Fundamentalmente a las epidemias que azotan cruelmente a la población indígena La más importante causa es el amestizamiento del indio, que por no quedar sujeto a las disposiciones de la encomienda, tiende hacerse pasar por mestizo, creando verdaderas capas de vagabundos que recorren los campos chilenos, empleándose cuando necesitan y robando cuando tienen oportunidad.
Esto era lo que sucedía en la población indígena sometida, pero dicho proceso también lo experimentaban los no sometidos al sur del Bío Bío:

Las epidemias no respetaban fronteras y penetrando en Arauco, diezman la población Los malones y entradas de españoles El indio araucano tiene una mayor capacidad de recuperación, basada en la gran fertilidad de las araucanas y en el régimen de poligamia existente. No se puede calcular la población de indios reducidos, pero algunos historiadores y cronistas llegan a pensar en cerca de ciento setenta mil almas, entre el Bío Bío y el Toltén. La pequeña cuota de negros:
Los negros y sus castas derivadas han aumentado con respecto a las existentes en el siglo XVI, pero no proliferan:

El clima y las enfermedades no les permite aumentar su número El alto precio que se cobra por ellos no permite comprar nuevos contingentes La población de color del país es estimada así por el Cabildo de Santiago en 1631, al menos para la ciudad: "hay dos mil negros de servicio"; ya la Audiencia calcula para todo el país un número apenas superior. A fines del siglo, el Gobernador y el Obispo opinaban que el número de negros y de castas superaba en Santiago a los indígenas de servicio, y en 1778, un siglo después, quedaban en esta ciudad, según los censos, más de 21.583 negros, mulatos y zambos, lo que hace verosímil el acerto de las autoridades. La población a fines del siglo XVII:
Al finalizar el siglo XVII, el territorio de Chile ocupado por los españoles alcanzaba una población cercana a los cientos cincuenta y dos mil habitantes, clasificados del siguiente modo:

Blancos (españoles y mestizos) 110.000 Indios de servicio o reducidos 20.000 Negros, mulatos y zambos 15.000 Indios pacíficos de Chiloé 7.000 152.000
El panorama de Chile al terminar el siglo XVII se presenta abrumadamente blanco, es decir, este núcleo mayoritario se hace cada vez más a sus moldes, los mestizos adoptan sus formas de vivir y se reputan como tales. Los vástagos de indios y blancos que van naciendo se hacen cada vez más blancos, perdiendo vigencia los cánones aborígenes. Debemos, para completar el cuadro, hablar de la mas de indios que vivían al sur del Bío Bío. Según cálculos realizados, la población araucana sumaba unos setenta mil y los huilliches de más allá del Toltén se cree sean cerca de doscientas mil almas. Los cálculos practicados son evidentemente aproximados, y cualquier error es posible. Sin embargo, creemos que se acercan bastante a la realidad, pues todos los indicios documentales los avalan.

Los cambios en la estructura social:
La aparición fuerte del mestizaje y el avance de las formas culturales españolas hicieron cambiar la estructura social primitiva. La primera que hizo su aparición fue una gran masa de mestizos, indios y otras castas que conforman el bajo pueblo Surge la clase alta y media con rasgos más menos definidos, aunque persiste entre ellos una capacidad de movilidad social importante. En la época, son españoles:

miembros de la clase alta de la sociedad no sólo los peninsulares, sino también sus hijos nacidos en Chile los hijos de españoles e indias que nacían de matrimonio legítimo o que eran reconocidos los hijos de padres mestizos de cierta situación social
La posición superior, la forman y determinan la fortuna y el valer personal. La cuota de sangre aborigen importa poco, así como tampoco cuenta el hecho de ser o no peninsular o criollo. Los abolengos no tuvieron mayor importancia y este nunca fue obstáculo para que se alcanzaran figuraciones importantes dentro de la sociedad. El don fue sólo un título honorífico.

En la cúpula de la sociedad se encontraban el Gobernador y los Oidores y otros funcionarios, no porque fueran peninsulares, sino porque ocupaban los puestos más importantes de la época; le siguen a corta distancia y entremezclados con ellos, los blancos que reúnen riquezas y valer personal, y así se continúa descendiendo en esta primera escala hasta llegar a una cola indecisa entre lo que se llama español y lo que se reputa como mestizo, mulato o zambo. Dentro de este conjunto, los individuos suben o bajan con gran rapidez: Los cambios de fortuna Los matrimonios bien hechos o desafortunados conducen a las personas desde casilleros altos a estratos más bajos o las hacen subir ostensiblemente La constante movilidad hace además que la sociedad esté siempre renovando su sangre con savia nueva que emerge de los otros estratos o que llega desde la península. A fines del siglo, la situación parece estratificarse más, pero aún se continúa en esa realidad La parte media de la sociedad está formada por los españoles pobres, descendientes de conquistadores que se han empobrecido y que no se resignan a decaer más aún,

mezclándose con el bajo pueblo. Forman parte de los indigentes blancos que, escasos de fortuna, por alguna razón, no podían escalar y buscarla y que viven pensando en sus antepasados, que tuvieron la situación que ellos no logran alcanzar. Más abajo existía la plebe, chusma o pueblo. Era ésta la gran masa de mestizos e indios mezclados que desempeñan oficios manuales, como artesanos, y viven en la ciudad o que como pastores, arrieros, vaqueros, empleados en las haciendas, viven en el campo. Nada le impide a un hombre de pueblo ascender a estratos superiores de la sociedad, sólo se lo dificultan sus escasos conocimientos y desarrollo mental. Los indios chilenos y yanaconas peruanos, que residen en la ciudad o en el campo, en contacto con el bajo pueblo, tienden a fusionarse cada vez más y pierden al mismo tiempo su fisonomía particular. En este estadio es donde se mueve también el negro, el zambo y el mulato, que al fusionarse con los indios o los mestizos, se perderá entre ellos y su sangre apenas asomará en los rasgos de nuestro pueblo. Al otro lado del Bío Bío, los mapuches y huilliches, forman un grupo cada vez mas alejado de los chilenos, son productos de un mestizaje de española e indio, son culturalmente considerados indios. Las cautivas que los indios tomaron cuando cayeron las ciudades del sur, dieron origen a esos mestizos indios. Surgimiento de los mayorazgos y títulos de Castilla:
En la segunda mitad del siglo XVII, y como consecuencia del acumulamiento de riquezas y de propiedades se instituye en Chile los primeros Mayorazgos y Títulos de Castilla. Los Mayorazgos, que nacieron como un modo de preservar en forma ilustre lo que se había conseguido, con el transcurso del tiempo derivó en mera vanidad personal. En 1789, se exigió que para fundar un mayorazgo se pidiese licencia al Rey. Antes de esa época, cualquier persona podía fundar un vínculo, siempre y cuando no sobrepasara el tercio de los bienes, si el favorecido era descendiente legítimo, y sólo el quinto, si era un extraño. Las reglas de sucesión en el mayorazgo, que si bien en la generalidad de los casos recaía en el hijo mayor varón, el fundador podía fijarlas a su verdadero antojo. Junto con los primeros mayorazgos, aparecieron los primeros títulos de Castilla en Chile, los concedidos durante el siglo XVII fueron: Marqués de la Pica, Conde Villaseñor, Conde de Sierra Bella, Marqués de Piedra Blanca de Huana y el Conde de la Marquina. Los mayorazgos y títulos de Castilla formarán, especialmente en el siglo XVIII, la cúpula social de Chile y tendrán en sus manos la riqueza del país, así como los escasos cargos políticos que se alcanzaban.

La vida familiar:
La vida familiar en Chile, que en los primeros tiempos sólo la hacían los españoles y los indios, cada uno con sus modalidades propias y específicas, se comienza a transformar en el curso del siglo XVII. La aparición del mestizo, con rasgos peculiares propios, el desarrollo de la economía, que trajo riqueza y los progresos de todo orden que vivió la Colonia, hacen aparecer tres tipos de vida familiar distintos: el de la aristocracia, el de la clase media y el de la plebe. La familia, siempre numerosa, conserva a su servicio una verdadera tribu de mestizos y mulatos, especialmente mujeres, que desempeñaban todos los menesteres domésticos. La familia de este momento no está sólo formaba por los esposos y sus hijos, sino que aumentada con una copiosa parentela formada por hermanas, cuñadas, primas o hijas que han quedado viudas y sus hijos pequeños y también las que se mantuvieran solteras.

El jefe de familia: Era el hombre, que imponía a toda la familia un respeto rayano en el miedo. Entre padre e hijo había una respetuosa distancia que no le permitía al joven mezclarse en las conversaciones de los grandes y sólo podía acercarse al padre cuando era requerido por éste.

Los matrimonios de los hijos era frecuentemente concertados por los padres, sin el consentimiento de los hijos. Estos discutían la dote de las mujeres y las demás circunstancias, como si se tratase de un negocio más. El concubinato que los españoles practicaban con las mestizas y las indias era tan generalizado que las mujeres aceptaban como una costumbre más tal institución.
La Guerra de Arauco, que dejaba solas a las mujeres o en prematura viudez, hizo que éstas fueran en realidad las dueñas del hogar. La mujer chilena desplegó dotes de mando y aptitudes que la hicieron distinta a otras mujeres latinoamericanas. La crianza de los hijos era confiada a los sirvientes, bajo la vigilancia de las madres cuando eran niños:

Los varones vivían en completa libertad, corriendo por el campo en verano o yendo al colegio en invierno. Jóvenes aún se hacían militares o se iban a trabajar a las haciendas de los padres, donde solían llevar una vida bastante licenciosa con las mestizas que conquistaban. Después, cuando sentaban cabeza, se casaban y formaban hogar y trabajaban en algo análogo a la que desempeñaba su padre. Por lo general, uno o dos varones se ordenaba sacerdote y cuando alguno de ellos mostraba vocación por el estudio, se vertían en él todos los sacrificios de la familia, para que continuara sus estudios en Lima, ya que la posibilidad de contar con un oidor o un doctor daría lustre a la familia. Las hijas, por su parte, eran mantenidas en gran sujeción; siempre vigiladas. Se les enseñaba a leer, escribir, rezar, cocinar y dirigir las faenas de la casa. su vida sólo podía tener dos alternativas: el matrimonio y el convento. La otra posibilidad era aún peor, quedar soltera, eternamente dependiente de sus padres o hermanos, como simple allegada. La vida cotidiana:
La vida dentro del hogar transcurría monótonamente sin variaciones; las criadas hilaban, tejían, lavaban, cosían, hacían el aseo dirigidas por la dueña de casa, creándose entre patrones y sirvientes vínculos afectuosos de convivencia.

Hábitos: La familia se levantaba temprano, se concurría a misa casi todos los días, luego se preocupaban de los negocios hasta las dos de la tarde, hora en que se comía. Para eso se volvía a casa, de donde no se salía hasta las cinco de o seis de la tarde, luego de haber dormido una larga siesta. A esa hora, los vecinos se reunían para charlas en las tiendas o en los zaguanes de las casas; en los veranos se sentaban a tomar el fresco en las veredas. Los adultos se acostaban, por lo general, entre las once y doce de la noche, después de cenar. Salud: Cuando alguien se enfermaba, era curado con yerbas y brebajes que algunas diestras criadas preparaban en las propias casas, aunque existían algunos médicos. Estos, por lo general, eran cirujanos o sangradores y no eran expertos en recetar medicamentos que desconocían. La medicina tuvo mayor importancia después de creada la Universidad de San Felipe, en el siglo XVIII. Vestuario: El vestuario de las clases altas y muy adineradas era de telas europeas, aun cuando a sus hijos los vestían con ropas de fabricación nacional o con toscos paños de Quito. La mayoría de los chilenos usaba trajes hechos en el país y la ropa cara, como las capas españolas, eran heredadas por los hijos y a veces por varias generaciones. El pueblo

se vestía de ropas hechas en casa a telar y en los obrajes. Sólo las clases acomodadas podían calzar zapatos hechos por artesanos, los demás o andaban a pie descalzo o usaban las llamadas ojotas. Joyas: Lo anterior no debe entenderse como que en Chile se desconocían los lujos en el vestuario. Los documentos notariales prueban que cada cual tenía joyas y telas ricas, pero ésas eran usadas en contadas ocasiones y se tenían porque, de alguna manera, daban status o representaban valores. El lujo no sólo existía en el vestuario, también la ropa de cama de las grandes casa rica y, en ocasiones, la ropa interior. Las joyas poco numerosas, eran de gran valor y entre ellas destacan las esmeraldas en forma de sortijas, las perlas, los aros de oro y las cadenas del mismo metal. Mobiliario: El mobiliario de las grandes casas era bastante lujoso, pero también era escaso, dado su gran valor; casi todos los hogares contaban con menaje hecho de maderas nacionales, los catres dorados o pintados, los taburetes, vaquetas y mesas eran confecciones nacionales, realizadas por los artesanos, y de poco valor. Los utensilios domésticos eran, por lo general, de barro cocido y por excepción había uno que otro plato de plata reservado para el dueño de casa. La vajilla de plata aún era restringida, aunque existía y su utilización respondía más que a un lujo a una mayor duración. Alumbrado: El alumbrado corriente de las ciudades y casas era de velas de sebo que se fabricaban en las haciendas y se colocaban en grandes candelabros de fierro portátiles, de tres o cuatro brazos; las lámparas constituían un lujo, así como también los candelabros de plata. La alimentación:La de los españoles y aún del bajo pueblo era abundante y barata; se servía la mesa con sencillez y los platos eran, por lo general, confeccionados con productos de la tierra. La leche con mote o con harina, los ulpos, la quínoa con azúcar y las frutas frescas se servían al desayuno y a la hora de onces. El pan consistía en tortillas de harina sin levadura cocida en el rescoldo. La cocina se había transformado por la influencia de los productos aborígenes y se complementaban con lo traído y adaptado desde Europa. Los criollos de bajos ingresos siguieron con la costumbre de comer en forma sencilla. En cambio, las clases opulentas cambiaron sus hábitos a medida que el lujo y la ostentación entraban al país. La vida social: En este período siguió llevándose como el anterior, con la misma monotonía. Las mujeres estaban relegadas a sus casas y solo salían de allí para visitar parientes o asistir a los oficios religiosos. Los hombres o estaban atendiendo las faenas de los campos lejanos o salían a caballo a mirar y controlar la producción de las chacras. De tarde en tarde alguna que otra fiesta revolucionaba el ambiente, como por ejemplo la recepción de algún gobernador o la jura de algún nuevo monarca. Además de las ceremonias en esas ocasiones se lidiaban toros, se asistía a las peleas de gallos, se corrían las sortijas o la alcancía; los actores de esos juegos de destrezas eran, por lo general, los miembros del grupo social alto y muchas veces participó en ellos la máxima autoridad. Para esas ocasiones, los criollos vestían los mejores trajes que tuvieran y muchos los confeccionaban especialmente. También el pueblo tenía sus diversiones en esas oportunidades, que consistían en asistir a las fondas o ramadas donde se podía beber y bailar al son del arpa y la guitarra; se elevaban volantines y se asistía a las carreras de

caballos. También hubo fiestas o celebraciones que servían para aplacar las iras del Creador, después de algún terremoto o con ocasión de la Semana Santa o el Corpus Christi. En esas ocasiones, el pueblo salía en procesiones solemnes cantando alabanzas a Dios, a la Virgen y a los santos preferidos La moral: La sociedad chilena, por último, era una sociedad que intentaba moralizar a los hombres y para ello reprimían los escándalos y los actos que atentaran las buenas costumbres. Así, no se permitía vivir juntos a los amancebados y se trataba de no permitir la disociación de la familia. Cuando algún escándalo surgía, como los que protagonizó la famosa Catalina de los Ríos y Lisperguer, eran acallados aunque condenados, pero casi siempre los crímenes del alto grupo solían quedar impunes. DESARROLLO ECONOMICO
España, al igual que otros países europeos de la época, aplicó en América una política económica mercantilista. El mercantilismo era un sistema económico que consideraba que la riqueza de las naciones dependía de las cantidades de oro y plata que poseyeran. De allí ciertos criterios fundamentales:

Vender caro y comprar barato Esto implico, en la práctica, el establecimiento de un rígido monopolio comercial, consistente en que los países hispanoamericanos sólo, podían comerciar con Espada a través del puerto de Sevilla y. posteriormente, de Cádiz. América proporcionaba metales preciosos y materias primas y adquiría productos manufacturados españoles o de procedencia extranjera. Sistema de flotas: A fin de llevar un control estricto de la actividad comercial e impedir la intervención de extranjeros o los ataques de corsarios y piratas, el comercio era organizado por la Casa de Contratación basado en el sistema de flotas, que eran despachadas generalmente una vez al año y estaban formadas por naves mercantes protegidas por buques de guerra. Recalaban estas flotas en los únicos puertos autorizados para realizar intercambio comercial directo con España y que eran: Veracruz (México), Portobelo y Panamá (América Central) y Cartagena (América del Sur). A las ferias de Portobelo acudían mercaderes peruanos a comprar productos que posteriormente ponían en venta en el Callao, desde donde se abastecían los comerciantes que los traían a Chile. El abastecimiento, dadas las condiciones señaladas, era inseguro y sumamente caro. Por eso, a partir del siglo XVII, el contrabando fue tomando paulatinamente gran desarrollo. Ya a fines de ese siglo el sistema de flotas estaba en total decadencia. EL SISTEMA DE TRABAJO
Los reyes españoles enfrentaron desde los primeros tiempos de la conquista un doble problema: Evangelizar a los indios; Recompensar a los conquistadores. En efecto, los reyes habían recibido dominio de las tierras americanas para que evangelizasen a sus habitantes y, por otra parte, el descubrimiento y conquista fue una obra esencialmente privada. La solución fue el sistema de encomiendas. La encomienda consistía en asignar cierto número de indios a un conquistador, por una o dos generaciones, para ser evangelizados a cambio de trabajo (encomienda de servicio) o del pago de cierto impuesto (encomienda de tributo).

Consecuencias: La encomienda de servicio, que provocó el rápido despoblamiento de las Antillas, suscitó muchas críticas, razón por la cual fue reemplazada por la de tributo. Sin embargo, este ultimo, muy viable en los países que habían pertenecido a los grandes imperios precolombinos, era totalmente inapropiado para los indios chilenos, indóciles y muy poco

inclinados a la actividad económica sistemática. Por eso y a pesar de las buenas intenciones, se mantuvo la encomienda de servicios. El poseer una encomienda implicaba además de la responsabilidad generalmente soslayada de designar algún misionero para evangelizar a los indios, el cumplimiento de una serie de obligaciones, la más pesada de las cuales era participar personalmente y con equipo adecuado en la interminable Guerra de Arauco. Los indios, por su parte, tampoco estaban satisfechos. De allí que lentamente el sistema entrase en decadencia y fuera reemplazado por un sistema de contrato libre que dio origen el inquilinaje. El pago consistía en la cesión de un terreno para que lo trabajase, animales y utensilios de labranza y la cancelación de un salario, no en dinero, sino en ropa. LA REGULACION DE LAS ENCOMIENDAS: LAS TASAS
Las primeras instrucciones destinadas a regular el trabajo de los indios en las minas fue dictado por Pedro de Valdivia. Estas aunque prescribían el servicio personal, regulaba la edad y normas de trabajo.

El cuerpo jurídico más importante dictado durante este período fue la tasa de Santillán, puesta en ejecución bajo el gobierno de don García Hurtado de Mendoza: El cuerpo legal sancionado reguló el servicio personal, dándote una dimensión más humana. Disminuyó el número de indios que podían asistir a la mita minera y les fijó la sexta parte. El resto debía dedicarse a las labores agrícolas en su pueblo Pero la retorna más importante fue la creación del llamado sesmo de oro, que consistía en que el encomendero debía entregar al trabajador de la mina la sexta parte de lo que él extrajese de metal Para la salvaguarda de este capital que el indio empezó a tener, se creó una caja de tres llaves, administrada por el corregidor del pueblo, él cura doctrinero y el cacique. Con el dinero recaudado se compraron ganados y vestidos semillas y útiles de trabajo. De ese modo el indio adquirió riquezas, que más tarde, a través de los censos o préstamos concedidos a los españoles, le fueron prácticamente esquilmados.
La duración de la tasa de Santillán en toda su integridad no fue demasiada larga y los gobernadores sucesivos que reemplazaron a Hurtado de Mendoza, la abolieron casi totalmente.

Al comenzar a gobernar Rodrigo de Quiroga, la tasa de Santillán estaba prácticamente abolida. Debió dictarse una nueva ordenanza, conocida ésta como la tasa de Gamboa. Desde bastantes años atrás, este tasa venía siendo pedida por el Obispo de la Imperial, Fray Antonio de San Miguel, quien a la vista de los abusos cometidos por los encomenderos, se propuso combatir la institución o al menos lograr suavizarla. Consiguió, después de muchos esfuerzos, que en 1572 Felipe II ordenara la supresión del servicio personal y su reemplazo por un régimen de tributo.

En virtud de esa cédula Real es que opera el Gobernador interino Martín Ruiz de Gamboa, que en mayo de 1580 promulga la tasa que abolía definitivamente el servicio personal Cada indio debía pagar un tributo que para el Obispado de Santiago era de 7 pesos anuales y para La Imperial, de la misma cantidad. Junto con ello se prohibió a los encomenderos entrar a los pueblos de indios. La tasa fue, como es natural, fuertemente resistida por los encomenderos, que veían en ella su completa ruina, en tanto que los indios se dieron a la vida fácil y ociosa. El nuevo Gobernador de Chile, Alonso de Sotomayor, derogó años más tarde la tasa de Gamboa, contra la opinión de los obispos de Chile. Volviendo a la tasa de Santillán, aunque modificada notablemente. Sus esfuerzos por resucitar la, antigua encomienda, para que produjera mayores entradas a las Cajas Reales, no dieron el fruto esperado, porque los lavaderos de oro de Santiago y La Serena cada vez empobrecían más y porque los indios cada vez en mayor número huían de sus pueblos buscando libertad. La caída de las ciudades del sur, la desaparición de los grandes lavaderos, la aparición de una mano de obra no india y la ocupación del suelo agrícola cultivable, van a ser las causales de que la encomienda pierda su vigencia en el siglo XVII, cuando sin embargo tendrá formas de regulación en la tasa de Laso de la Vega y en las del Virrey Príncipe de Esquilache.
Por otra parte, la aparición de los esclavos negros y la cédula de esclavitud de los indios cogidos en guerra, harán posible que la disminución de la encomienda sea un proceso paulatino del que ni los propios encomenderos se dieron cuenta.

LA POSESION DE LA TIERRA
Los reyes de España consideraron dueños de las tierras de América y con atribuciones para cederlos a particulares. Merced:

Era una cierta extensión de tierra que recibía un conquistador y, posteriormente, cualquier persona, por sus méritos o necesidades. Al principio podía conceder mercedes sólo el conquistador y, después, los cabildos. Estaba prohibido ceder tierras que perteneciesen definitivamente a los indios y a determinado español. Se adquiría su plena posesión transcurrido el plazo de cuatro años. Diversas formas tuvieron la merced de tierra en las ciudades, el cabildo repartió solares y chacras. A cada poblador se le asignaba un solar donde construir su casa y también la mayoría se le repartía en los alrededores de la ciudad una porción de tierra, que constituían una chacra y que les servían para la cría de animales en poca cantidad y para la agricultura menor de los primeros tiempos, hortalizas y árboles frutales en su mayoría.
Mas allá de los limites inmediatos de la ciudad, el gobernador repartió desde el principio estancias y haciendas muchas de las cuales alcanzaron grandes proporciones. En ellas el agraciado tenía pleno derecho de propiedad,

podía transmitirlas indefinidamente a sus herederos, podía donarlas y aún enajenarlas. El poco valor y el poco desarrollo de la agricultura permitieron que la tierra fuese bastante barato y aún desechada como medio económico importante. Tan poco era su valor que una chacra valía en 1548, 50 pesos y en 1552, no pasaba de 30 pesos. A fines del siglo XVI, cuando las ciudades del Sur fueron definitivamente abandonadas y los pobladores emigraron al centro del país, la demanda de ellos por tierras para ganarse su sustento, comenzaron a darles un cierto valor. En esta época y hasta la primera mitad del siglo XVII, se repartió definitivamente toda la tierra cultivable, quedando después de la Mensura General que practicó Ginés de Lillo, compuesto totalmente el puzzle de la propiedad agraria. Toda merced concedida, para tener validez debía ser dada en posesión en el territorio mismo. Allí el dueño y señor debía tener un comportamiento acorde con lo señalado, de acuerdo al cual, sacando su espada, expulsaba a los que dentro de sus posesiones se encontraban y preguntaba a viva voz sí alguien se oponía a su dominio, pues todas las mercedes debían ser hechas sin perjuicio de terceros y de indios. Hubo ocasiones en que estos últimos alegaban un mejor derecho, pero los españoles subsanaban el problema adquiriéndolas de ellos a un muy bajo costo.

LAS ACTIVIDADES PRODUCTIVAS
Durante los primeros años, la economía chilena dependía fundamentalmente de la extracción de oro en los lavaderos. La sublevación de 1598 - que dejó en poder de los mapuches toda la región sur - tuvo como consecuencia inmediata disminuir las actividades mineras, que fueron reemplazadas por las agropecuarias.

Agricultura:
Las condiciones geográficas del valle central, tan similares a las de España permitieron la fácil aclimatación de cereales y frutos europeos. La producción era limitada por problemas que escapaban el control chileno; la escasez de población, que reducía el consumo interno, y el costo de los fletes, que hacia imposible la exportación hacia otros mercados. Sin embargo, la sublevación de 1598 y la consiguiente pérdida de las ciudades del Sur hizo de la agricultura la principal actividad económica, al quedar el territorio dominado por los mapuches la mayor parte de los lavaderos de oro de esa región. Las propiedades, desde las haciendas hasta las chacras, fueron explotadas en una forma esencialmente extensiva, dado la fertilidad de los suelos y el hecho de que se utilizaban semillas prácticamente nuevas, que no habían sufrido ningún tipo de desgaste. En los cultivos es necesario distinguir entre los de origen europeo y los autóctonos:

El trigo ocupó el primer lugar por su cantidad y valor relativo, seguido de la cebada la lenteja, los garbanzos, las habas, hortalizas y frutos, tales como duraznos, membrillos, higos, entre los productos de origen europeos. El maíz, el poroto, el zapallo, la papa, etc. entre los autóctonos.
El terremoto de l667 que afectó a Lima y Callao, cubrió sus campos adyacentes de un polvillo negro que los esterilizó para los cultivos, lo que generó un activo comercio con Chile, pues aquí debió adquirir los peruanos el trigo que les negaba su propia tierra. Consecuencias de la apertura de mercado:

La apertura de este mercado no mejoró en forma significativo el nivel de vida de los agricultores, pues la carencia de una marina mercante hacia necesario utilizar barcos fletados por comerciantes limeños que fijaban los precios a su antojo. Además, los virreyes dictaron una serie de disposiciones tendientes a asegurar a bajo precio el abastecimiento de sus gobernados, medidas que incidieron negativamente en las hipotéticas ganancias de los hacendados chilenos. Sólo en 1775 se consiguió la abolición de los impuestos que gravaban la importación de trigo y harina chilenas. Por otra parte, los dueños de haciendas o propiedades medianas y pequeñas mostraron una notoria incapacidad para aumentar el rendimiento de sus tierras que, agravada por la falta de mercado, desalentaron todo intento por incrementar la producción. Lo que no vendían, se desperdiciaba, sin que a nadie se le ocurriese hacer un "stocks" para los años

secos. Como la parte cultivada era esencialmente de riego, cualquier año de sequía provocaba inmediatamente la escasez de productos agrícolas. El trigo y, en menor escala las frutas secas y los vinos eran los únicos productos que tenía mercado comprador externo. Sin embargo, los beneficios iban a parar al bolsillo de los intermediarios y comerciantes extranjeros y no el de los agricultores. El resto de la producción agraria servía exclusivamente para atender a la subsistencia.
Durante el siglo XVIII, el Gobernador Ambrosio O'Higgins fiel a las normas del Despotismo Ilustrado, introdujo en Chile una serie de productos de carácter tropical tales como la caña de azúcar y el algodón, pero sin mayor éxito. Tras alcanzar cierto desarrollo durante el siglo XVII, la situación agraria permaneció estacionaria en la centuria siguiente.

La ganadería:
Al igual que lo que aconteció con la producción agrícola, en Chile se aclimataron perfectamente los animales traídos de Europa: caballos, vacunos, ovejas, cerdos, como también las aves de corral.

Durante el siglo XVI alcanzó gran impulso la crianza de mulas, muy cotizadas en las faenas de extracción de plata de Potosí, el extremo de tener que dictar medidas prohibiéndola, porque implicaba una disminución peligrosa de los caballares, indispensables para la guerra de Arauco. Las cabras, muy abundantes desde el limite norte hasta el Aconcagua, proporcionaban carne, leche y pieles que utilizaban para fabricar pellejos destinados a transportar vino y, las de mejor calidad, para curtir cordobanes. Las ovejas abundaban en la región comprendida entre el Aconcagua y el Bío Bío. Eran muy apreciadas por su carne y especial mente por su lana, indispensable para obtener hilos que se empleaban en los telares domésticos. Los vacunos abundaban entre el Aconcagua y el Bío Bío y constituían el ganado más importante que proporcionaba carne fresca, leche para fabricar mantequillas y quesos y su carne ahumada o charqui, que constituye su producto de exportación muy apreciado. Sus pieles eran utilizadas en la fabricación de suelas. Los cerdos, abundantes en Chiloé, generaron una industria de jamones que abastecía principalmente al Perú. La crianza, especialmente de vacunos, era totalmente libre. Los animales se dejaban pastando en las extensas estancias o campos libres. Una vez el año, tenía lugar el rodeo, actividad destinada a convertirse en la más típica de los campos chilenos, en la que los huasos hacían alarde de sus habilidades para arrear y encerrar a los animales con el fin de que sus dueños los separaran y marcasen a fuego. Terminado el proceso de engorde y el rodeo, vacunos, caprinos y ovejunos eran llevados a las ramadas de matanzas de las estancias, que se componían de una serie de corrales de encierra, locales para apisonar el sebo y las grasas, espacio para extender las pieles y piezas para ahumar el charqui. La operación era bastante pintoresca.

Rubros de exportación de relativa importancia fueron el sebo, el charqui y los cordobanes. El resto se destinaba al consumo interno de la estancia o hacienda y muy poco se vendía en lo que se daba llamar ciudades. El sobrante se abandonaba.
Salvo los productos de exportación, el valor de los productos de origen animal era escaso. En esa época el alimentarse no exigía grandes gastos.

La minería:
La extracción de metales preciosos, especialmente oro, fue imprescindible en los primeros años de la conquista y constituyó la fuente indispensable de recursos para financiar los abastecimientos. Por otra parte, servia de aliciente para atraer a nuevos conquistadores, cuya preocupación inicial, al llegar era obtener información de los indios acerca de la ubicaci6n de los lavaderos de oro. El primer lavadero explotado en 1541, fue el estero de Marga Marga. Más tarde adquirió gran importancia el de Quilacoya, ubicado cerca de Concepción Todo el resto del siglo XVI presencia una activa explotación de los lavaderos. La gran sublevación que sucedió al desastre de Curalaba puso fin a la actividad minera para mantenerse durante los siglos XVI y XVIII: por una parte, no se encontraron lavaderos comparables a los perdidos después de Curalaba; por otra, los indios seguían mostrando un marcado repudio a esas duras labores, actitud que contaba con el apoyo incondicional de las Ordenes Religiosas y, por su intermedio, de los mismos reyes, quienes dictaron diversas reales cédulas que limitaban el trabajo personal. En reemplazo de los inexistentes o inaccesibles lavaderos, tomo importancia la explotación de minas de oro, especialmente en la región comprendida entre Copiapó y Petorca, cuyo metal sirvió - aunque siempre insuficiente y pese a la posterior puesta en marcha de la Casa de Moneda - para financiar parte de las importaciones.

La plata seguía en importancia al oro, tanto por la cantidad de minas explotadas como por su valor: Aunque no se encontraron minas comparables a las de Potosí (Perú) y Zacatecas (México) hubo sin embargo, las suficientes como para que la explotación argentifera tuviera una relativa importancia. Parte era acuñada en la Casa de Moneda y el resto servía para fabricar artículos de uso doméstico, joyas religiosas y profanas y adornos de tipo popular, tales como estribos y espuelas. Hasta la casa más humilde tenía algún artículo de plata.
Para fomentar la extracción de oro y plata, los reyes dictaron diversas medidas: una de ellas fue disminuir de un quinto a un 3 % el valor que percibía.

El cobre, explotado principalmente entre Copiapó y Coquimbo, fue el tercer metal en importancia durante la época colonial: No sólo se lo utilizaba para fabricar pailas, ollas y otros artículos domésticos, como también campanas Además se exportaba a Callao y España para ser utilizado en la fabricación de cañones. Pese a que el oro, la plata y el cobre tenían gran demanda, su explotación fue escasa si la comparamos con las de Perú o México, debido a diversas causas: La mayoría de las minas estaban en lugares de difícil, acceso, sin vías de comunicación, ubicadas en territorios inh6spitos a donde era imprescindible transportar todos los implementos. Además, pocos eran los hombres con espíritu os empresa que estuviesen dispuestos a arriesgar sus capitales en una actividad que, a menudo, no era productiva.

Los graves problemas humanos que había que enfrentar: los trabajadores de las minas eran personas de carácter generalmente aventurero y turbulento que, en un medio aislado como el, del Norte, sin problemas de intervenciones policiales ni de ninguna clase, lo mismo eran mineros que ladrones o asesinos. Si el dueño de la mina era demasiado estricto en el control de sus operarios, corría el riesgo de pagar su actitud con la destrucción de su mina o, incluso, con su vida. La artesanía:
Las manufacturas más importantes eran las dedicadas a vestir a la población: los tejidos a telar, Con el tiempo se agregaron pequeños talleres destinados a la confección de ponchos y alfombras.

Particular importancia también tenían los astilleros destinados a la construcción de botes grandes, los molinos y las curtidurías, de donde salían los cordobanes y suelas, tan apreciados en Perú. Alonso de Ribera instaló una serie de talleres destinados a proveer de sillas, ropas, suelas y zapatos a las tropas de la Frontera. Igualmente, los jesuitas desarrollaron esas actividades en gran escala y con pleno éxito. Sin embargo, la mayoría de los talleres artesanales eran pequeños. Cabe mencionar que también alcanzó cierto desarrollo la fabricación de objetos metálicos, como ya se señaló. La llegada de gran cantidad de productos elaborados extranjeros como resultante de las reformas económicas del siglo XVIII y del contrabando, arruinó muchas de estas artesanías, causando un duro golpe a la economía chilena EL CONTROL ECONOMICO:
Previamente, es preciso señalar que España, como metrópoli, buscó por todos los medios obtener de América la mayor cantidad posible de productos a bajo precio y, a su vez, inundarla de productos caros. Su política de carácter esencialmente mercantilista favorecía a sus súbditos europeos en desmedro de los americanos. Ya dentro de cada provincia, la actividad comercial tomaba otro carácter:

Estaba sometida a la ética y tenia una finalidad comunitaria, el bien común, la satisfacción de las necesidades de la población. Los Gobernadores y especialmente el Cabildo, tenían obligación de velar porque el provecho de algunos no atentara contra los intereses de la mayoría. El Cabildo, por ejemplo: Fijaba el precio de los artículos de primera necesidad ;Aseguraba la permanencia de artesanos dentro de la ciudad o de personas cuya actividad fuese indispensable; Velaba por el regular abastecimiento de la población; Dictaba ordenanzas que prohibían entre otras cosas, la exportación de trigo a Perú en años de sequía, ya que ello privaría a la ciudad de un artículo de consumo indispensable. LA ACTIVIDAD COMERCIAL:
El desenvolvimiento de Chile desde la llegada de los españoles el país estuvo ligado a la actividad comercial. Ya en 1542 los compañeros de Valdivia esperaban la llegada de un barco con artículos procedentes de Perú, como sedientos en el desierto aguardarían un oasis dotado de fuentes de agua. Del Perú se recibía toda clase de artículos manufacturados, indispensables para el desarrollo de la incipiente colonia. Eso, unido a la carencia de barcos, implicó que hasta muy avanzado el siglo XVIII la actividad comercial estuviera estructurado en provecho de los mercaderes peruanos y en desmedro de productores y comerciantes chilenos. Así y todo, se exportaba a Perú trigo, frutas, cordobanes, etc., en cantidades apreciables.

En el siglo XVII aumentó la exportación especialmente de trigo y se agregaron el sebo, las jarcias y las suelas. Tomó cierto incremento la venta de cobre. El mantenimiento del sistema de flotas, pese a que España ya no controlaba los mares, hizo muy irregular el abastecimiento de Portobelo y obligó a incrementar el comercio ilegal: el contrabando. Este último, al igual que como sucede en la actualidad, no era considerado un delito, sino un medio indispensable para abastecerse de productos elaborados que eran muy solicitados y que no podían adquirir en forma legal. Incluso las autoridades no sólo lo disimularon, sino que lo incentivaron para evitar males mayores. Durante el siglo XVIII existieron tres grandes mercados para los productos chilenos:

Perú: Giraba en torno al trigo. En este rubro, Perú queda en una situación de dependencia total del abastecimiento chileno, mercado que a su vez adquiría azúcar y sal, con lo que la balanza comercial se inclinaba favorablemente a nuestro país. Este comercio era esencialmente marítimo. Río de la Plata: A los países de ese virreinato se enviaba cuero curtido y cobre y en ellos se adquiría principalmente yerba mate, de gran consumo en todas las clases sociales de la época. Como la balanza resultaba desfavorable, era necesario desprenderse de oro para cubrir la diferencia. España: La metrópoli proporcionaba a Chile la mayor parte de los productos manufacturados que necesitaba. Nuestro país se limitaba únicamente a enviar cobre en barras. El comercio con la Madre Patria experimentó una evolución muy importante durante el transcurso del siglo XVIII. En efecto, la llegada de los Borbones al trono de España marcó el comienzo de una nueva época en el sistema comercial. El rey Felipe V, convencido de que el sistema de flotas era algo del pasado totalmente inadecuado e ineficiente, autorizó un sistema de navíos de registros, así llamado porque los armadores, una vez obtenido el permiso, debían anotar en la Casa de Contratación el nombre de los pasajeros y el detalle de las mercaderías que transportaban a América.
El primero de los navíos de registro llegó a Chile por la ruta del Cabo de Hornos en 17l9. El sistema desplazó inmediatamente al de flotas, debido a que el valor de las mercaderías, libre de los comerciantes panameños y peruanos, disminuyó considerablemente. Pero la medida de carácter más revolucionario fue la Ordenanza de Comercio Libre dictada por el rey Carlos III en 1778:

La que marca la muerte del monopolio de Cádiz, al autorizar varios puertos de la península para comerciar directamente con diversos puertos americanos En el caso de Chile, con Valparaíso y Concepción Efectuar rebajas tendientes a fomentar el intercambio.
Las medidas anteriores no disminuyeron el contrabando, que se había convertido en una actividad rutinaria, indispensable para adquirir productos cuando España estaba en guerra, situación que se producía con cierta frecuencia. La mayoría de los contrabandistas eran franceses e incluso varios de ellos se establecieron en forma ilegal en Concepción para facilitar el intercambio. Más tarde adquirieron cierta importancia los de nacionalidad inglesa y, después de su independencia, los norteamericanos, quienes con el pretexto de la caza de la ballena hicieron competencia a sus colegas europeos. Finalmente, en 1796 se autoriza a la Compañía de las Filipinas para comerciar con Chile, lo que permitía la llegada de producto orientales. Esta liberalización tuvo importantes consecuencias:

La llegada de gran cantidad de artículos manufacturados a un país cuyo poder de compra era escaso por residir exclusivamente en la aristocracia y en unos pocos integrantes de los sectores medios

Significó la ruina de muchos comerciantes que fueron incapaces de resistir la baja de precios producidas por este flujo continuo de mercaderías. La modesta actividad artesanal, basada principalmente en el trabajo de las mujeres de las haciendas, fue incapaz de resistir la competencia de productos elaborados de muy superior calidad. Lo más grave era que el exceso de importaciones y las pocas posibilidades de exportar que tenía la incipiente economía del país, se tradujo en una balanza comercial negativa Todo esto significó la salida de grandes cantidades de oro y plata como único medio de realizar los pagos. En algunas partes del territorio el circulante escaseó tanto que hubo que recurrir al trueque. No obstante, tantos inconvenientes tuvieron una contrapartida positiva: El abastecimiento se regularizó con precios marcadamente favorables para el consumidor Hubo alicientes para seguir explotando minas de oro y plata Los puertos tuvieron mayor actividad y los agricultores encontraron un mercado intermitente, pero de buena paga en los capitanes que necesitaban aprovisionar de carnes y productos agrícolas las calas de sus buques.
La mayor parte de los chilenos, principalmente los comerciantes, consideraron que la libertad de comercio era perjudicial y que convenía tomar medidas de carácter proteccionista. Pocos, entre ellos Ambrosio O'Higgins y Manuel de Salas, consideraron que solución residía en diversificar e intensificar las labores agrícolas y manufactureras, pero sus propósitos no prosperaron en la práctica.

LOS IMPUESTOS:
Dado el criterio imperante en la época, España trató de obtener de los países americanos de su dependencia la mayor cantidad de dinero posible, vigilando, eso sí, celosamente a los funcionarios para evitar abusos. Los impuestos más importantes eran:

El quinto real: consistía en la quinta parte del oro extraído en lavaderos y minas y correspondía al rey. En el caso de Chile, dadas las condiciones adversas del país y la necesidad de conservarlo, fue siendo rebajado hasta quedar reducido a un 3% El almojarifazgo: derecho de aduanas que se pagaba en América por los productos venidos de España y viceversa. En Chile su cobro fue intermitente. La alcabala: afectaba la compraventa de todo tipo de bienes, tanto muebles como inmuebles, igual que arriendos, permutas y censos. La venta de empleos: en Chile tuvo escasa importancia, debido a la pobreza del país. El derecho de composición de pulperías: consistía en el pago de una especie de patente. Aplicación de los impuestos:
Uno de los pocos incidentes serios durante el período colonial chileno, fuera de la deposición de Acuña, se produjo debido a algunas medidas tomadas por el contador Gregorio González Blanco en 1774,como por ejemplo, la revisión de los artículos afectados a la alcabala, el aumento del derecho de composición y la obligación de pagar alcabala a los productos vendidos en casas particulares.

Las medidas impopulares en sí, máximo cuando la población se había acostumbrado, con la actitud generalmente pasiva de los gobernadores, a eludir los impuestos en todas las formas imaginables, produjeron gran descontento, el que se agravó con el hecho de que las ordenanzas de González Blanco sobrepasaran largamente sus atribuciones pues eran materia de real cédula. Lo que explica la reacción de todas las clases sociales que, dirigidas por la aristocracia criolla, formaron una poblada dispuesto a todo. Con mucha habilidad el gobernador Jáuregui accedió a que los principales descontentos celebrasen un cabildo abierto en el que acordaron solicitar que suspendiesen las innovaciones del contador y se remitiesen los antecedentes al rey para que resolviese. El rey designó a otro contador, con lo que se puso término a los incidentes.

LA ESTRUCTURACIÓN DEFINITIVA DE LA SOCIEDAD La población del siglo XVIII:
Los censos de la población española se levantaron durante el siglo XVIII, nos aportan datos definitivos acerca de la población chilena civilizada. El censo de Jáuregui, de 1778, arrojó para el Obispado de Santiago, excluyendo la Provincia de Cuyo, 203.732 habitantes, pero es seguro –así lo aseveran serios estudiosos- que más de un 20% de la población quedó fuera de las matriculas generales, por lo que se puede pensar que la población del Obispado real de esa época sería cerca de los 250.000 habitantes. Así pues, al terminar el período colonial, dadas las condiciones de desarrollo poblacional que existieron:

Abundancia en la alimentación Aumento de la natalidad La importante inmigración La paz que reinó en todo el país La erradicación de las epidemias
Todo lo anterior hace suponer que el ascenso de la población fue cuantioso. Por eso, y de acuerdo a las tablas de población, Santiago en 1810, fecha del término de la época española, tendría cerca de medio millón de habitantes como cifra mínima. La población del Obispado de Concepción, de la que no se dispone de grandes noticias y de la que sólo existe un estado del número de personas de ambos sexos que mandó levantar en 1791 la autoridad eclesiástica y que sólo empadronó al 60% de la población, se estima que a esa fecha sería de unos 150.000 habitantes, lo que, proyectando las tablas demográficas aplicadas en la oportunidad anterior, hace que en 1810 la población sea de unos 300.000 individuos. Chiloé, según datos de 1789, tenía unas 27.000 almas. Su estado de postración hace pensar que la población al año diez no pasaba los 33.000 habitantes. En resumen, la población civilizada de Chile afines de la época no era ni inferior a las ochocientas mil personas ni superior a las ochocientas cincuenta mil. Las cifras poblacionales mencionadas antes corresponden a individuos de todas las castas que habitaban suelo pacífico en Chile, es decir están incluidos los indios de servicio y de haciendas, los mestizos, los españoles, los negros y todas las demás castas. Los negros en Chile, podemos decir a modo de ilustración llegaban en la época final de la Colonia a cerca de 25 mil personas, contando a los negros puros y sus variantes; de ellos, los esclavos no excedían a los cuatro mil, el resto era libre y estaba diseminado por todo el territorio. Pero esas cifras no cuentan al indio del sur del río Bío Bío, el que a lo largo del siglo XVIII ha experimentado un descenso poblacional producto de la sífilis, produciendo una baja en la fecundidad de la mapuche y produjo una gran mortalidad infantil. Los cálculos más certeros de población bárbara que se han hecho la hacen subir a unos 200.000 o 250.000 individuos. De todo lo anterior se puede colegir que la población de Chile que termino la era colonial ascendía a un millón cien mil habitantes. Curiosa es la coincidencia de los cálculos que han estimado de la población aborigen chilena al momento de la llegada de los españoles en 1.00.000 de personas. Han transcurrido casi doscientas cincuenta años y el número es casi el mismo. Debe ser considerado en este balance que los indios, al contacto con otras enfermedades, otras civilizaciones y otras ideas, sufrieron el embate furioso de la naturaleza.

Los españoles, en cambio, acomodaron su existencia a los nuevos predicamentos que se les ofrecían y crearon y fundieron una nueva raza. Cabe señalar la poca importancia de la presencia de los no españoles tuvo durante el período colonial, pues su ingreso estaba prohibido por terminantes leyes. Sin embargo, no son desconocidos los portugueses, franceses e italianos en Chile.

La estructura social definitiva:
Durante el siglo XVIII, se consolida la estructura social de Chile colonial, a cuya cabeza se encontrarán:

los peninsulares que ejercen cargos de cierta importancia en la administración colonial le siguen los criollos miembros de una aristocracia que se ha venido consolidando a través del siglo, formada a partir de comerciantes enriquecidos que tienen a acceso a la propiedad de la tierra y a los títulos de Castilla luego viene un gran grupo intermedio que esta configurado por provincianos y por españoles pobres cerrando la estructura definitiva están los grandes grupos de bajo pueblo formada por indios, negros y otras castas Otros inmigrantes: La creciente emigración de vascos a Chile que se produjo en el siglo XVIII, determinó el nacimiento de un grupo aristocrático que poseía el dinero, siendo la mayoría de ellos hombres laboriosos. En el activo comercio de la época hicieron fortunas y trajeron a sus parientes más cercanos desde España. Ascenso social: Al contraer matrimonio con hijas de antiguos linajes conquistadores, los vascos se apoderaron de la tierra y adoptaron los méritos que los antepasados de sus mujeres tenían, lo que les hacía posible alcanzar méritos a los ojos del monarca.
La antigua aristocracia de la Conquista, que era militar y que abominaba el comercio y el trabajo, fue relegada a un segundo plano. Pero, si la importancia del vasco fue grande en la consolidación de la aristocracia, no fue el único elemento que la formó. Deben agregarse a ellas todas las demás personas de bien continuaron teniendo fortunas y poseían las tierras.

Nueva aristocracia: Por eso, es una insensatez hablar hoy día de una aristocracia castellana - vasca, cuando en realidad debe hablarse de una aristocracia nacida del comercio, que más se acerca en sus orígenes a una pequeña plutocracia. Los desplazados: Los grupos desplazados, que tenían grandes méritos por sus antepasados, pero que se quedaron dormidos junto con la antigua siesta del siglo XVII, se quedaron radicados en provincias, oscureciendo cada vez más y formando los llamados estratos medios. Muchos de ellos volvieron a la carga, desde los importantes puestos que lograron gracias a sus estudios. Algunos se hicieron abogados, eclesiásticos y empleados públicos y se mezclaron con los grupos dominantes, el resto se fundió en el anonimato, quedándose como militares de carrera o como propietarios modestos de apartados predios rústicos. Títulos : Para dar realce a la aristocracia que se había formado, existieron los títulos de Castilla y los mayorazgos, que lograron tener durante este siglo el control completo de la cúspide social. De los títulos concedidos, muchos de ellos fueron comprados por comerciantes enriquecidos. Los Títulos de Castilla fueron en Chile expresión de una vanidad nobiliaria, pero carecieron de trascendencia política.

Los mayorazgos: Tenían una clara connotación económica, pues se trataba de mantener en el seno de la familia la fortuna hecha por los autores de los mayorazgos. Eran instituidas sobre bienes raíces que, desde ese momento, no podían ser enajenados. En el siglo XVIII, se fundan cerca de dieciséis y deben agregarse a estos los vínculos de Bucalemu y de Polpaico que, aunque no eran propiamente mayorazgos, deben asimilárselas a éstos. Las Órdenes: Otro modo de adquirir prestigio social fue el cruzarse en las Órdenes de Caballería que existían. Todo el que poseía bienes suficientes para fundar un mayorazgo o comprar un título de nobleza, intentaba cruzarse en alguna orden. Muchos son los personajes chilenos que se cruzaron en las Órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Carlos III, San Juan, Montesa y a la Maestranza de Sevilla.
A pesar de las pretensiones nobiliarias que tuvo la aristocracia chilena, estaba enteramente salpicada de sangre aborigen en mayor o menor grado, pues descendía de antiguos conquistadores que en sus indias habían tenido hijos.

La clase baja: La clase baja o pueblo formaba más de la mitad de la población. En ella se encuentran todos los tipos étnicos imaginables: el español puro; el mestizo con rasgos blancos; el mestizo con rasgos indios; el indio; el negro; el zambo; el mulato
Agrupados allí se encuentran: los artesanos; vagabundos de las ciudades los trabajadores agrícolas que vivían diseminados por los grandes campos chilenos; los restos de indígenas puros que subsisten; los miembros del servicio personal de los españoles adinerados, que solían ser negros o indios. Lentamente se fueron abriendo brechas entre las distintas clases sociales durante el siglo XVIII, hasta que la sociedad se hizo estática e inmóvil. Las costumbres de ambos grupos se diferenciaron cada día más profundamente y ya casi no se podía entender. Sus lenguajes, intereses y modos de vida eran absolutamente distintos.

El hogar y la vida familiar:
La casa del siglo XVIII conserva muchas de las cosas del siglo anterior. En los aposentos del primer patio vivía la familia propiamente tal, es decir el matrimonio y los hijos, que generalmente eran muy numerosos. Las piezas que tenían puerta a la calle eran arrendadas para oficinas a algún connotado abogado, médico o caballero solo. Entre este patio y el segundo estaba ubicada la cuadra, la sala, el comedor y, muchas veces, el dormitorio de los dueños de casa. Las dependencias, la cocina, la lavandería, el horno, el gallinero y los cuartos de los sirvientes estaban ubicados en el tercer patio. Con respecto al del siglo anterior, el menaje de la casa había cambiado: los franceses e ingleses que habían comerciado durante todo el siglo habían introducido los muebles finos, creando el gusto por ellos. Los chilenos se aficionaron a ellos y adquirían, cuando viajaban a Europa, muebles y menajes de casa. También las bibliotecas en las grandes casa ocupaban un espacio considerable. La sala estaba arreglada con seis canapés, alumbrada por faroles, el piso cubierto de alfombra y en las ventanas había cortinas de seda. La cuadra, que sólo se abría en ocasiones solemnes, tenía un estrado sobre la cual había taburetes para señoras, el resto estaba lleno de mesas, relojes de campanas en los muros en los alrededores, sillas, las ventanas cubiertas de vidrieras tenían regios cortinajes de damasco. El alumbrado se hacía con grandes lámparas de araña de cristal. El menaje era, por lo general, de plata labrada. En las cocheras, dos o más coches esperaban con sus caballos y ricos ornamentos al señor y la dama que quisiera caminar.

La mujer continúa en su casa, haciendo las veces de dueña de casa y ama. El hombre continúa siendo el centro de la vida hogareña. Los jóvenes no emancipados vivían con sus padres y le debían el tratamiento de don y de su merced
Las tertulias en las casas de los más acomodados se sucedían con frecuencia:

Allí se conversaba

Se jugaba prenda entre los jóvenes y los caballeros Se jugaba ajedrez Se celebraban los santos de la familia con almuerzos, comidas, refrescos y bailes
La vida social se relajó con respecto a la existente anteriormente, y aunque los matrimonios siguieron concertándose entre los padres, el consentimiento de los hijos se hizo cada vez más necesario. El lujo se introdujo fuertemente:

Las vestimentas de la lata sociedad eran ahora paños de Europa y de otras partes del mundo. Las damas lucían prendas no sólo en las grandes ocasiones, sino también los días feriados y de paseo. Las joyas, que antiguamente se guardaban para las grandes ocasiones, ahora lucían en los brazos, cuellos u orejas de las felices poseedoras. Los paseos fuera de las ciudades se institucionalizaron y era frecuente invitar a las haciendas a grupos familiares y de amigos.
historia_chile.htmhistoria_chile.htm

LOS ORGANISMOS DE GOBIERNO COLONIALES EN LOS SIGLOS XVI Y XVII I.- LOS ORGANISMOS METROPOLITANOS DE GOBIERNO. 1) Real Supremo Consejo de Indias: fue creado por Carlos V en el año 1524. Las atribuciones del Consejo tenían un carácter universal: aconsejaba al rey en todos los asuntos relativos a América, y despachaba toda la legislación relativa a América. Por último, todos los nombramientos de funcionarios reales le correspondían. Tenía su sede en Madrid. La universalidad en el accionar del Consejo de Indias queda evidenciado en el análisis de sus atribuciones:

Legislativas: preparaba las leyes relacionadas con América y revisaba las disposiciones dictadas por las autoridades propiamente americanas. Judiciales: era Tribunal Supremo de Apelaciones de los fallos que emitía la Real Audiencia y la Casa de Contratación; preparaba los juicios de residencia de las autoridades americanas y despachaba visitadores generales a las Indias.

Políticas y administrativas: otorgaba el pase a las resoluciones de autoridades peninsulares que se referían al territorio americano; autorizaba la impresión y envío de libros a América, también. Económicas: organizaba el comercio España – América a través de la Casa de Contratación, organismo que le estaba supeditado.
2) La Casa de Contratación: creada en 1503, fue la primera institución hispánica relacionada con los asuntos americanos. Esta primera institución surgió con el objetivo de supervisar todo lo relacionado con el comercio entre España y América. Estaba localizada en Sevilla. Sus atribuciones comprendían tres grandes aspectos:

Política Comercial: en sus orígenes la casa de Contratación es una oficina de control de mercaderías y pasajeros que venían a las Indias, con el fin de impedir que pasaran individuos no católicos o de mala conducta, cuyo ejemplo pudiera perjudicar la gestión evangelizadora de los indígenas. El control de las mercaderías que llegaban a América se realizaba en un marco de estricto monopolio comercial; además, cobraba los impuestos del comercio y disponía de la organización del sistema de flotas y galeones. Justicia: en este aspecto tuvo facultades de tribunal de justicia marítima, conociendo ciertas causas civiles y criminales. Se incluyó en su ámbito de acción a dueños de barcos, marinos, agentes y otras personas que violaran sus reglamentos; o en caso de crímenes cometidos en viaje, a o desde las Indias. La apelación de sus sentencias sólo se podía hacer ante el Consejo de Indias. Científicos: estaban directamente relacionados con el perfeccionamiento de los viajes hacia América. En este sentido, se creó una Escuela Hidrográfica y anexa a ella una Escuela de Navegación, donde se preparaban mapas, fabricaban instrumentos marinos y adiestraban pilotos.
III.- LOS ORGANISMOS AMERICANOS DE GOBIERNO. La solidez de la estructura política que España desarrolló en América podría explicarse por la vigilancia que existió entre las diferentes autoridades, cada una revestida de atribuciones que lindaban con las otras y cada cual celosa de las prerrogativas que le correspondían. Los virreyes y gobernadores, si bien representaban la autoridad monárquica, debían obrar con el acuerdo de otras instituciones como los cabildos, las audiencias o los tribunales de cuentas, que ejercieron severo control sobre los actos de gobiernos y que escrupulosamente informaban al rey a través de memoriales. Incluso el mismo Consejo de Indias pedía informes a los diferentes organismos, enviaba visitadores revestidos de facultades especiales y sometía a las diversas autoridades, al término de sus funciones, al juicio de residencia en que se investigaba la conducta observada en el desempeño de sus cargos. Este procedimiento afectaba a las llamadas autoridades unipersonales como a los miembros de la Real Audiencia. 1) Autoridades Unipersonales: a) Virreyes: el virrey era el más alto funcionario administrativo y político en América dado que representaba a la persona del rey y podía resolver los diversos asuntos como el propio monarca. Desobedecerle significaba incurrir en las misma penas que quienes desobedecían los mandatos reales. El virrey era gobernador y capitán general de su distrito, es decir, tenía el mando civil y militar y era, además, presidente de la audiencia respectiva, aunque no participaba en las funciones judiciales del tribunal. Le estaba encomendado de manera especial velar por la protección de los indígenas. Respecto de Chile, la autoridad de los virreyes de Lima fue de carácter superior y distante y se redujo, de acuerdo con la ley, a tomar decisiones cuando surgían cuestiones graves e importantes. Finalmente por Real Orden de 15 de marzo de 1798 se estableció que el Capitán General de Chile era independiente del virrey del Perú. b) Gobernadores: el gobernador de Chile tenía las mismas atribuciones que el virrey de Lima en su territorio; pero no tenía la investidura de ser representante directo del rey.

Los gobernadores reunían a título personal el poder civil y militar, por lo cual se les designaba también como capitanes generales. Posteriormente, al establecerse la Real Audiencia se les agregó la presidencia de este organismos, dándosele el nombre de presidente. Con motivo de la lucha contra los araucanos, la preocupación militar del gobernador siempre fue muy fuerte y debió dirigir personalmente las operaciones. Tenía que residir largos períodos en Concepción y atender continuamente los asuntos del ejército. El período del gobernador era de tres años, pero si venía directamente de España se alargaba a cinco. Al concluir su desempeño, los gobernadores eran sometidos a un juicio de residencia, en que debían responder de los cargos formulados por el estado y los particulares. Generalmente las acusaciones versaban sobre incumplimiento de deberes, atropello de las normas jurídicas, abuso de autoridad, cohecho, nepotismo, arbitrariedad, maltrato a las personas y participación en negocios. Corregidores: bajo la autoridad del gobernador se encontraban los corregidores, que tenían a su cargo los corregimientos. En Chile, los corregidores fueron establecidos en número de 11. Permanecían un año en el cargo, aunque por diversas razones lo ejercieron hasta cinco. Eran designados por los gobernadores y unían a su título el cargo de justicia mayor y de jefe militar dentro de su jurisdicción. Como jueces de primera instancia conocían de las causas civiles y criminales y en grado de apelación de las sentencias de los jueces de los cabildos (alcaldes). Sus fallos eran apelables ante el gobernador y la Real Audiencia. Como jefes militares recibieron primero la designación de capitanes y luego de tenientes de capitán general. Presidían las sesiones del cabildo, pero sin derecho a voto; y les estaba encomendada la protección de los indios. Solían desempeñar sus cargos de forma autoritaria y muchas veces la falta de un mayor control, les permitió consumar todo tipo de abusos. 2) Autoridades Colegiadas:

La Real Audiencia: tribunal de justicia de última apelación existente en América, fue, además, el máximo organismo político – administrativo existente en Chile.
Era un cuerpo colegiado integrado por un número variable de oidores y un fiscal, además de otros oficiales subalternos; fue presidida por el gobernador. Al igual que otras autoridades les estaba prohibido a sus miembros contraer matrimonio en el lugar donde desempeñaban sus funciones y mantener cualquier tipo de negocios, tener propiedades y aceptar obsequios. Se quiso que llevaran una vida retirada, exenta de intimidades y compromisos que en alguna forma debilitaran su independencia en la administración de justicia. Es interesante destacar que la Real Audiencia no sólo poseía funciones judiciales sino que además le estaban encomendadas las siguientes labores:

• • • • • •

Vigilaba el cumplimiento del derecho de Patronato. Se encargaba del cobro y reparto del diezmo. Conocía los recursos de fuerza mediante los cuales los eclesiásticos podían recurrir a los tribunales civiles en caso de vicios cometidos por la justicia eclesiástica. Le estaba encomendada la protección de los indígenas. Conocía los pleitos sobre goce de encomiendas. Estaba autorizada para informar al rey sobre la conducta funcionaria de las diversas autoridades, incluso del gobernador y de las eclesiásticas.

La primera audiencia fue establecida en Concepción en 1567 y suprimida en 1575. El año 1609 marcó el establecimiento definitivo de la Audiencia en Chile, pero esta vez en Santiago. A la Audiencia se apelaban, como hemos visto, las sentencias dictadas en primera instancia sobre asuntos civiles y criminales: pudiendo apelarse los civiles al Consejo de Indias. Pero fue el deseo de esta última institución que todas las apelaciones se vieran en América, a fin de evitar la dilatación de las causas.

Algunas instituciones tenían su propia esfera judicial, como ocurría con el Ejército y la Iglesia. En el primero, incluyendo las milicias, actuaban como jueces los jefes militares y el gobernador en su calidad de capitán general. La Iglesia tenía sus tribunales de acuerdo con el derecho canónico; pero en los casos de competencia equivocada, violación de las normas procesales o denegación de apelación, la parte afectada podía interponer un recurso de fuerza ante la Audiencia. El Cabildo: este fue el organismo que aparte de encargarse de la administración de la ciudad, defendía o representaba los intereses de los vecinos. Para ser miembro del Cabildo se requería ser vecino de la ciudad, es decir, tener casa poblada (solar) y ser reconocido en ese carácter por el Cabildo. Las sesiones del cabildo tuvieron el carácter de ordinarias y extraordinarias. Las primeras constituyeron los cabildos cerrados, en que sólo participaban sus miembros regulares para tratar asuntos administrativos corrientes; las segundas, llamadas cabildos abiertos, congregaban a un crecido número de vecinos en situaciones de extrema importancia o urgencia. Las atribuciones del cabildo fueron amplias, lo que queda de manifiesto en la descripción de sus varias funciones. A lo menos 5 se definen claramente: judiciales, militares, salubridad (aseo y ornato), abastecimiento y finanzas. El cabildo era encabezado por dos alcaldes, encargados de la justicia sumaria en cuestiones civiles y criminales. Los regidores eran seis, y al igual que los alcaldes, eran elegidos cada año por los concejales que dejaban sus cargos. Todos estos cargos no tenían remuneración. Se incorporaban a esta institución, con derecho a voz y voto, tres oficiales reales, algunos otros funcionarios y el alguacil mayor. Este último era el jefe policial de la ciudad; su nombramiento era extendido por el gobernador y al igual que éste entraba en posesión de su cargo después de jurar ante el cabildo. La corporación contaba también con algunos funcionarios menores: el escribano el cual actuaba como ministro de fe y extendía los documentos oficiales; el mayordomo corría con el dinero y las cuentas, y el alarife como agrimensor y trazador de las acequias. Un personaje muy importante para atender a los asuntos públicos de mayor trascendencia era el procurador de ciudad. Actuaba como intermediario entre la comunidad y el cabildo, representando a éste cualquier problema o necesidad que afectase a la población, tales como escasez de determinados productos básicos, el alza irregular de su precio, la necesidad de combatir plagas y pestes, problemas netamente edilicios, solicitar rebajas de impuestos. Por último, hay que señalar que los cabildos contaban con rentas para financiar sus varias actividades: los propios y los arbitrios. Los primeros eran aquellos bienes comunales (propiedades urbanas y rurales) que se daban en arriendo. Los arbitrios eran ciertas contribuciones o derramas, multas y derechos que se cobraban por diversos motivos y constituían entradas extraordinarias, las que se invertían en obras de utilidad pública. Cabe señalar que entre los bienes comunales estaban los llamados egidos o campos situados a la salida de los pueblos y usados en común por los vecinos; y las dehesas, campos cubiertos de pastos silvestres, destinados al pastoreo.

ACTIVIDADES.
Marque con una F si la aseveración es falsa o una V si es verdadera.

---- Jurídicamente América fue una simple provincia del imperio español. ---- la primera institución creada para los asuntos americanos fue el Consejo de Indias.
---- el vínculo común que tenía América con los otros reinos hispanos era la persona del rey.

---- la Casa de Contratación tuvo mayor jerarquía que el Consejo de Indias. ----entre las atribuciones judiciales del Consejo de Indias se encontraba el dictamen de los juicios de residencia. ---- la Casa de Contratación supervisaba el comercio entre España y América. ---- la Casa de Contratación emitía sentencias definitivas en los asuntos de justicia marítima.

---- administrativamente, Chile dependió del virreinato peruano. ---- las gobernaciones se dividieron en corregimientos. ---- el gobernador se encontraba libre de vínculos jurídicos con el cabildo. ---- a los oidores se les sometió al juicio de residencia. ---- en el siglo XVII el cabildo conservó la amplitud de su influencia política. ---- entre las atribuciones de la Real Audiencia estaba el conocimiento de los pleitos sobre el goce de encomiendas. ---- el gobernador actuaba libremente sin importarle acuerdo alguno con las instituciones colegiadas. ---- el cabildo obtenía ingresos mediante la administración de bienes comunales.
Términos Pareados: (1) Gobernador (2) Oidor (3) Corregidor (4) Dehesas (5) Alguacil Mayor (6) Cabildo (7) Recurso de fuerza (8) Real Audiencia (9) Alcaldes (10) Consejo de Indias Cuestionario: ---- Tribunales eclesiásticos ---- Falla juicios de residencia ---- Jueces de primera instancia ---- Concepción 1567 ---- Juez Real Audiencia ---- Preside sesiones del Cabildo ---- Justicia Mayor ---- Administración de la ciudad ---- Jefe de policía ---- Area de pastoreo

Señale tres diferencias entre el Consejo de Indias y la Casa de Contratación. ¿Qué objetivos se perseguía con la ejecución del juicio de residencia? Anote cuatro funciones de la Real Audiencia.
Defina los siguientes conceptos:

Regidor: Procurador de ciudad: Alguacil mayor: Juicio de residencia: Dehesas: Egidos: Virrey: Capitán general: Cabildo abierto:

historia_chile.htmhistoria_chile.htm

LAS INSTITUCIONES COLONIALES BAJO LAS REFORMAS BORBONICAS. SIGLO XVIII Y XIX El gobierno de la dinastía borbón significó para España desde un comienzo una nueva orientación de acuerdo con las ideas políticas francesas. Se trató de una modernización del gobierno monárquico a fin de asegurar:

Una mayor centralización del poder. Perfeccionar el sistema de defensa.
En concreto, se trató de ejercer un mayor control sobre las colonias, reforzando el poder de los monarcas sobre la base de reformas administrativas, como por ejemplo: 1° Creación de nuevos organismos de gobierno: -Secretaría de Mariana e Indias. -Establecimiento de los regentes. -Régimen de Intendencias. -Tribunal del Consulado. -Tribunal de Minería. 2° Acentuación del control administrativo. 3° Rigurosa selección de los funcionario públicos. 4° Política de fundación de ciudades. En materia económica, el liberalismo borbón se expresó en la dictación del Reglamento de Libre Comercio entre España e Indias y la creación de la Casa de Moneda, durante el reinado de Carlos III. En asuntos educacionales se hizó hincapié en la enseñanza técnica antes que humanista. Y a nivel de enseñanza superior fue creada la Real Universidad de San Felipe. En el plano religioso, la política de los borbones encontró su expresión en el regalismo y en la expulsión de los jesuitas, ordenada por Carlos III en 1767. La Compañía de Jesús, por su férrea disciplina , la profundidad de su acción y la valía moral e intelectual de sus miembros había alcanzado una gran influencia. En Chile su acción fue enorme, las autoridades, los magnates y las familias de abolengo buscaban en ellos a sus consejeros y confesores; cuando se hacían testamentos se dejaban fuertes sumas o legados a las orden. Constituían así uno de los más fuertes lazos espirituales que unían a España con sus dominios. La decisión del rey, que le tocó cumplir al gobernador Antonio de Guill y Gonzaga, produjo enorme desazón y angustia en las autoridades y el pueblo, que no lograban explikcarse la cruel resolución. Entre los motivos que el rey había tenido para expulsarlos figuraba el planteamiento hecho por los tratadistas de la Compañía sobre el origen del poder. Sostenían que la potestad soberana había sido transmitida por Dios al pueblo y que éste la otorgaba voluntariamente al reym, que debía gobernar de acuerdo con las leyes. Si el monarca trasgredía esas leyes se convertía en tirano y la comunidad en

defensa de sus derechos podía darle muerte. Esta vieja concepción política fue combatida abiertamente por los borbones, que en sus afanes absolutistas pretendían que la potestad soberana la otorgaba dios directamente al monarca, prescindiendo del pueblo. Otro motivo, acaso el más importante, fue la influencia alcanzada por los jesuitas y sus vasta empresas económicas, que incluían grandes y numerosas propiedades agrícolas, artesanía y comercio. Por estas circunstancias y la sólida organización que la estructuraba, la orden era vista como un estado dentro del estado, que no podía ser tolerado por la corona de España. Las consecuencias de la expulsión fueron graves: 1° El monarca, sin proponérselo, destruyó uno de los pilares más firmes de obediencia a la Corona. Muchos de los jesuitas en el exilio, que eran criollos, escribieron obras de exaltación hacia lo americano, que fortalecieron los lazos con el criollaje. 2° Se agravóa la crisis económica al desmantelarse la organización económica más sólida y racional de la colonia. 3° Se enriquecieron las arcas reales al sacar a remate los bienes de los jesuitas. 4° Retrocedió el estado educacional, al salir los mejores y más cultos maestros. 1) LA SECRETARIA DE MARINA E INDIAS (1714): el afán centralizador de los Borbones ocasionó que los consejos perdieran notablemente su influencia, sobre todo con la creación de la Secretaría de Marina e Indias que absorbe atribuciones propias de la Casa de Contratación (la que finalmente desaparece en 1790) y del Consejo de Indias. Por medio de este organismo se coloca poco a poco los asuntos americanos bajo la tuición directa del monarca. 2) LOS NUEVOS ORGANISMOS DE AMÉRICA. 2.1) EL REGIMEN DE INTENDENCIAS: por otra parte, en la segunda mitad del siglo XVIII se terminó de introducir en América el régimen de intendencias, con el fin de manejar más directamente los dominios de ultramar. En Chile se establecieron dos intendencias: la de Santiago, que comprendía desde el río Copiapó al río Maule, y la de Concepción, que abarcaba desde el río Maule hasta la frontera araucana. El intendente de Santiago debía ser el mismo gobernador del reino, siendo el de Concepción subalterno del anterior, pero nombrado por el rey. El primer gobernador que desempeñó el cargo de intendente fue Ambrosio Benavides y el primero de la de Concepción fue Ambrosio O'Higgins. Los intendentes eran responsables de la administración de justicia; debían procurar el fomento de la economía, vigilar la provisión de agua y el funcionamiento de los graneros, mercados, casa de moneda, puentes y posadas; atender al acuartelamiento, provisión y pago de tropas; tenía voz y voto en los consejos presididos por el gobernador en el planeamiento de las campañas militares. Pero una atribución muy importante aparte de sus funciones políticas, judiciales y militares, recayó en ellos: tenía jurisdicción exclusiva en cuanto a la recaudación de las rentas reales. Cada intendencia se dividió en subdelegaciones que a cargo de subdelegados reemplazaron a los corregidores. 2.2) LA INSTRUCCIÓN DE REGENTES (1706): por medio de la señalada Instrucción se creó el cargo de Regente en la Real Audiencia. Este funcionario, que pasó a presidir la Audiencia en reemplazo del gobernador, consiguiendo la corona un mayor control sobre ella. Tenía entre sus funciones presidir y repartir las salas de justicia y distribuir las causas. 3.3) REAL TRIBUNAL DEL CONSULADO (1795): compuesto por comerciantes, le correspondía fallar en los juicios de comercio que se suscitaban. Generalmente sus procedimientos eran verbales y sumarios, sin intervención de abogados, lo que le daba agilidad a su proceder. A más de lo anterior, se le entregó la función de promover el desarrollo de la agricultura, industria y comercio. Anualmente el secretario del con tribunal debía presentar una memoria relativa a esas materias, donde además se expresaban los propósitos de los reformistas en cuestiones económicas. La defensa de los intereses del comercio chileno se manifestaron a través de este tribunal, con el cual se robusteció el poder de los comerciantes locales, pudiendo enfrentar el ámbito de las decisiones oficiales a los mercaderes peruanos y desprender la dependencia del Tribunal de Lima, que se había ganado la sospecha de ser parcial en los litigios a favor de los comerciantes del virreinato. 3.4) LA CASA DE MONEDA (1750): constituía una vieja aspiración de los criollos, porque desde antiguos tiempos debían enviar su oro y plata a acuñar a la Casa de Moneda de Lima, lo que significaba gastos, entorpercimientos y riesgos, sin contar que los derechos reales por acuñación quedaban en Perú y no en Chile. También pesaba el hecho de que los comerciantes chilenos debían pagar a sus proveedores del Perú en metales no acuñados.

Durante largo tiempo la corona se había negado a establecer una casa de moneda en Chile, en la creencia de que no lograría financiarse; pero finalmente acogió la petición de un avencidado en Chile, don Francisco García Huidobro, para crearla como una concesión particular. En 1750 comenzó a aparecer moneda con la ceca de la Casa de Moneda de Santiago. 3.4) REAL TRIBUNAL DE MINERIA (1802): la minería contó con este organismo en alguna medida similar al Consulado. Las tareas encomendadas a este Tribunal fueron: administrar justicia sumariamente en litigios mineros, hacer cumplir la legislación y propugnar el fomento de la actividad del sector, ya fuera con apoyo crediticio a la difusión de nuevos métodos de explotación. Para cumplir su función en cada comarca minera se elegía un diputado que tenía jurisdicción local. Para los mineros significó la organización de una institución representativa de sus intereses. En cambio, para la corona el fomento de la minería le significaría considerables aumentos en sus entradas fiscales. 4) EL AUGE FUNDACIONAL DEL SIGLO XVIII Y LOS GOBERNADORES ILUSTRADOS. En el transcurso del siglo XVIII se observa un incesante aumento de la población, tanto de la establecida al interior de las grandes propiedades como de aquella que constituye la población flotante. Esta última, formada por un significativo volumen de trabajadores temporeros y campesinos sin tierra, se transformó en un grave problema para las autoridades, toda vez que su tendencia delincuencial se fue acrecentando. Las autoridades coloniales se vieron así enfrentadas a un problema que, de ser originalmente moral, se había hecho luego criminal, para concluir planteando un problema político: ¿cómo resolver el problema de esta población sin residencia fija? Inspirándose en las órdenes del rey, las autoridades coloniales trataron de resolver el problema asentando a esta población flotante en numerosas ciudades o villas que se fundaron para el efecto. Las fundaciones se realizaron en el área de Copiapó a La Frontera, en torno a centros mineros (Norte Chico) o agrícolas (Zona Central). Además de la fundación de ciudades, destacan en este siglo brillantes gobernadores civiles que hicieron más eficientes las reformas emprendidas por los borbones desde España. Entre los gobernadores más destacados cabe mencionar a don ANTONIO MANSO DE VELASCO, que dejó fama de laborioso, protegió el comercio chileno y realizó la fundación de diversas ciudades. Don DOMINGO ORTIZ DE ROZAS ofrece semejanzas con el anterior por su política de fundaciones y por la reconstrucción y traslado de otras poblaciones. También estimuló el comercio del trigo y en su período se fundó la Real Universidad de San Felipe. Entre todos los gobernadores progresistas del siglo XVIII, sin duda, el que más destaca es AMBROSIO O'HIGGINS; a pesar de su origen irlandés fue un celoso servidor de la corona y defensor de los derechos de ésta. Se le ha señalado como el prototipo o modelo de los gobernadores ilustrados. Revisemos la acción de algunos gobernadores: 1) José Antonio Manso de Velasco (1736-1745): en mérito de su desempeño se le otorgó el título de Conde de Superunda. 1738: Traslado de Talca. 1740: San Felipe. 1742: Santa María de los Angeles, Cauquenes y San Fernando. 1743: Melipilla, Rancagua, Curicó. 2) Domingo Ortiz de Rozas (1745-1755): se le premió con el título de Conde de Poblaciones. 1749: Quirihue y Coelemu. 1751: La Florida. 1753: Casablanca y Petorca. 1754: La Ligua. 3) Manuel Amat y Junient (1755-1761): la corona le dio instrucciones en el sentido de fundar nuevas poblaciones en el territorio de los araucanos, en la esperanza de atraerles por este medio a la pacificación según los intereses de la Corona. Tales fueron los pueblos fronterizos de Santa Bárbara, Talcamávida, Hualqui y Nacimiento. En 1557 comenzó a funcionar regularmente la Universidad de San Felipe y en 1758 creó el cuerpo de policía los Dragones de la Reina, destinado a combatir la delincuencia ejercida por numerosos bandidos.

4) Antonio de Guill y Gonzaga (1761-1768): le correspondió aplicar la orden de expulsión de los jesuitas dictada por Carlos III en 1767, y ejecutar el traslado definitivo de Concepción a su actual emplazamiento, proceso iniciado por el gobernador Domingo Ortiz de Rozas. 1765: Rere y Tucapel. 1766: Yumbel. 5) Ambrosio O'HIGGINS (1787-1796): su intensa labor como gobernador de Chile y más tarde como virrey del Perú, quedaron reconocidas en los títulos con que la corona española lo premió: barón de Ballenary y marqués de Osorno. En 1791 la corona decretó la abolición de las encomiendas a sugerencia de O'higgins, que en 1789 en visita al Norte Chico constató la decadencia de esa institución. En 1791 realizó el último parlamento del período colonial en Negrete. Y en 1795 inició la construcción del camino Santiago-Valparaíso y de los tajamares del Mapocho. 1788: Illapel, Combarbalá y Vallenar. 1791: Santa Rosa de los Andes. 1792: San José de Maipo. 1794: Linares, Nueva Bilbao de Gardoqui (Constitución). 1795: Parral. 1796: Repoblación de Osorno. IV.- EL DERECHO DE PATRONATO El Real patronato de las Indias suele considerarse como el conjunto de facultades ejercidas por los reyes de España en cuestiones eclesiásticas hispanas de orden administrativo y disciplinario, principalmente. Tales facultades arrancan, en esencia, de derechos cedidos por los propios pontífices a los reyes de España, tendientes a asegurar el predominio de la Iglesia Católica y a garantizar sus relaciones con el Estado español. Si bien es cierto que en España ya existía una relación de Patronato, el que en América se estableció adqurió características muy especiales, caracterizado por un desplazamiento hacia lor órganps del Estado de iniciativas y funciones en gran parte nunca antes cedidas por la jerarquía eclesiástica. Exponentes típicos de la intervención real en el régimen eclesiástico de América lo constituyen, de un lado, la interposición de los reyes entre el episcopado americano y la Sede Apostólic de Roma, convirtiéndose el monarca en cauce obligatorio de comunicación entre la Iglesia americana y Roma; y de otro, por el ejercicio del Pase Regio o Regium Exequatur, que permitía someter los documentos pontificios a la censura real antes de ser despachados para América, y del Derecho de Presentación, mediante el cual la Corona proponía al Papa las ternas para llenar las vacantes en los cargos de arzobispo, obispo y otras dignidades eclesiásticas. Originalmente el Patronato no aparece como la voluntad autoritaria de los monarcas sino respaldado por concesiones y privilegios otorgados por el Papa. Sus pilares fundamentales estaban construidos por los documentos pontificios siguientes:

Bula Inter Caetera (4 de mayo de 1493), facultó a los reyes para el envío y selección de los misioneros que han de pasar a América. Bula Eximia e Devotionis (16 de noviembre de 1501), cedió a la Corona el cobro del diezmo. Bula Ullius fulcite praesidio (15 de septiembre de 1504), facultó a los reyes para la fijación y modificación de los límites diocesanos. Bula universalis ecclesiae (28 de julio de 1508), se otorgó a los reyes la facultad de vetar la erección de arzobispados u obispados y el derecho de presentación.
Consiguió por estos medios la Corona un amplio cúmulo de atribuciones sobre la Iglesia que en varios casos le permitieron arrogarse potestad en asuntos que estaban fuera de su ámbito. Con el ascenso de la dinastía Borbón, tales atribuciones se extremaron aún más, en especial bajo los reinados de Fernando VI y Carlos III, en la llamada Regalía Soberana Patronal o Regalismo, que dejó de considerar al Patronato como una concesión papal y vio en él una regalía, es decir, un derecho inherente a la Corona

o en otras palabras el regalismo sería una institución meramente civil por la que los reyes españoles borbónicos se arrogan la plena jurisdicción canónica en América como atributo inseparable de su poder. Las mayores expresiones del regalismo fueron el Pase Regio y el recuso de fuerza. Este último permitía pasar causas judiciales de los tribunales eclesiásticos a los civiles (Real Audiencia, específicamente), motivando así una pérdida de autoridad de los primeros en beneficio de los segundos como representantes directos del rey. ACTIVIDADES: I.- Verdadero o falso:

----- Durante el siglo XVIII no hay mayores modificaciones en las instituciones. ----- Los sunbdelegados reemplazan a los corregidores. ----- La Secretaría de Marina e Indias tenía por objetivo centralizar el poder. ----- El cargo de Regente se incorpora a la Real Audiencia a fines del siglo XVII. ----- El primer intendente de Chile fue Ambrosio Benavides. ----- Cada intendencia del país se dividió en corregimientos. ----- El Consulado sólo se relacionó con juicios de comercio. ----- La expulsión de los jesuitas en 1776 provocó una crisis educacional. ----- El Regalismo encuentra su raiz en las concesiones papales a los reyes de España. ---- El Pase Regio decía relación con la designación de las autoridades eclesiásticas americanas.
II.- Términos pareados: (1) Ambrosio O'Higgins (2) Subdelegados (3) Consulado (4) Guill y Gonzaga (5) Controlar la población (6) Intendencia de Concepción (7) Fco. García Huidobro (8) Domingo Ortiz de Rozas (9) Exequatur ----- Política fundacional ----- Río Maule - La Frontera ----- Conde poblaciones ----- Reemplazan a los corregidores ----- Pase regio ----- Abolición encomiendas ----- Tribunal de comercio ----- Expulsión de los jesuitas ----- Casa de Moneda historia_chile.htmhistoria_chile.htm

UNIDAD 1
EL PROCESO DE INDEPENDENCIA 1810-1818
OBJETIVO GENERAL: conocer, comprender y valorar los principales aspectos del proceso de emancipación como elementos esenciales en el proceso de transformación que vivió Chile desde 1810 a 1823, culminando con la fundación de la república. INDICE -iNTRODUCCIÓN -ANTECEDENTES GENERALES -CHILE HACIA 1810 -ACTIVIDADES -LA PATRIA VIEJA (1810-1814) -LAS CAMPAÑAS MILITARES DE RECONQUISTA (1813-1814) -ACTIVIDADES -RECONQUISTA (1814-1817) -LA PATRIA NUEVA (1817-1823) -GOBIERNO DE B. O'HIGGINS (1817-1823) -ACTIVIDADES

INTRODUCCION
Desde 1541, cuando Pedro de Valdivia tomó posesión de Chile en el valle del Copiapó, hasta 1810, cuando se organizó el primer gobierno propio, nuestro país vivió bajo el absoluto dominio español. Todos los esfuerzos de los conquistadores por asentarse en la región al sur del Biobío terminaron en un rotundo fracaso cuando el 23 de diciembre de 1598 los araucanos derrotaron a las fuerzas españolas en la batalla de Curalaba, iniciándose la más formidable sublevación indígena de la guerra de Arauco. Ese año marcó un cambio significativo no sólo en cuanto a la ocupación espacial del territorio sino también en lo que dice relación con las actividades económicas del país. Físicamente el territorio colonial se desenvolvió en el marco comprendido por los ríos Copiapó y Biobío, al norte y al sur respectivamente. Santiago comenzó ya a concentrar el mayor volumen de población y a transformarse en el corazón administrativo y económico del país. Durante el siglo XVI, los intereses españoles se habían orientado a la explotación de lavaderos de oro al sur del Biobío. Pero los resultados fueron magros. A fines de esa centuria, la economía experimentaba un interesante giro: para salvar a esta colonia de la ruina, la Corona española le asignó el papel de productor de bienes agropecuarios, abundantes y baratos, cuyo destino principal era el rico virreinato del

Perú. A partir de entonces, Chile quedó ligado a ese territorio, que prácticamente se transformó en la única opción de compra y venta. Pero además de esta desmedrada situación económica, a Chile también le afectaba el dominio colonial de otras formas. En un marco más general, la Corona había impuesto desde los inicios de la conquista de América un sistema comercial basado en el monopolio según los principios de la doctrina mercantilista. Así, balanza comercial, política tributaria y abastecimiento de manufacturas estaban calculadas para el beneficio de la metrópolis. En el campo cultural la situación era también lamentable. Censura a los impresos y libros en general; fuerte control sobre la educación, dirigida por la Iglesia y orientada al campo de las humanidades, en desmedro de los estudios de carácter científicos mal valorados y considerados sólo para artes menores. Los americanos aprendieron a juzgar estos antecedentes con un carácter cada vez más crítico y lentamente fueron exigiendo soluciones, reformas del sistema de gobierno y administración. Pidieron ser escuchados, pues todavía en 1810 confiaban en la monarquía como fuente de solución a sus conflictos. Por eso cuando en 1808 el rey de España, Fernando VII, cayó prisionero en manos de Napoleón, el primer sentimiento de los americanos fue de rechazo a la prepotencia francesa y de solidaridad y tristeza con y por el destino de su rey. Pero aun confiaban en la posibilidad de reformas. Fue entonces cuando organizaron las juntas de gobierno, declarando en todo momento su fidelidad al rey. Sin embargo, los hechos posteriores iban a provocar la muerte de ese sentimiento y su sustitución por un odio profundo, intenso, cuyo resultado final sería la independencia.

CAPITULO I ANTECEDENTES GENERALES
I.- LA SITUACION EUROPEA HACIA 1810 Cuando en 1789 estalló la Revolución Francesa, las casas reinantes europeas se unieron para combatir ese movimiento que era ante todo un desafío al poder del Antiguo Régimen. Francia acosada, entonces, por poderosos enemigos se vio envuelta en un conflicto bélico que se tornó casi inacabable. Sin embargo, de estado amenazado se transformó en una imbatible máquina de guerra que no tardó en someter a varios de sus enemigos. Pero había dos contra quienes dirigió sus mayores esfuerzos: Austria e Inglaterra. El primero contaba con uno de los ejércitos más poderosos de Europa y el segundo con la mayor fuerza naval. En las guerras que Francia sostuvo, la aparición de destacados líderes militares fue inevitable. El más conocido fue Napoleón Bonaparte. Apoyándose en su prestigio de general victorioso y fama de hombre querido por la tropa, en 1799 mediante un golpe de estado alcanzó el gobierno de Francia y desde 1803 dirigió el poder con el título de emperador. Su proyecto de gobierno consistía en organizar Europa bajo un régimen imperial. Para concretar ese objetivo, las guerras hubieron de continuar a lo largo de todo su reinado, más todavía cuando Inglaterra y Austria lo combatieron con tenacidad. Para 1806, Napoleón era señor de Europa continental; pero Inglaterra, su enemigo más formidable, continuaba en pie. Su condición de territorio insular se veía reforzada por la configuración de costas altas y accidentadas que hacían temible cualquier desembarco planificado desde el continente. También se debía tener presente que Inglaterra era amo absoluto de los mares toda vez que el poder naval francés había sido destruido en la batalla naval de Trafalgar. Así, los deseos de Bonaparte por invadir la isla se postergaron indefinidamente. Como ya no era posible un ataque directo, recurrió, entonces, al recurso de bloquearla económicamente. Estando en Berlín redactó un decreto (Decreto de Berlín), mediante el cual instauró el conocido bloqueo continental. Según las imposiciones de ese bloqueo, prohibía el comercio y las relaciones con Gran Bretaña a todos los pueblos dependientes o aliados de Francia. Napoleón pretendía con ello asestar un golpe mortal a Inglaterra, cerrando los mercados para la industria británica. La casi totalidad de los estados europeos acató el bloqueo, con excepción de Portugal cuya economía dependía de las relaciones comerciales que sostenía con Gran Bretaña; por lo tanto, responder afirmativamente al llamado de Napoleón habría significado también su ruina. II.- ESPAÑA HACIA 1810

Desde 1795 el debilitado estado monárquico español, dirigido por Carlos V y su ministro Manuel Godoy, se encontraba aliado a Francia. Era, entonces, España una potencia en aguda crisis, peor gobernada y profundamente dividida en dos bandos. El primero, encabezado por el rey y su ministro, apoyado principalmente en la nobleza; el segundo, liderado por Fernando, hijo del monarca, contaba con las simpatías del pueblo y la burguesía, esperanzados en que una vez alcanzado el trono iniciaría reformas de corte liberal en cuestiones políticas, administrativas y económicas. Para los fernandistas el acceso al poder se facilitaría con la salida o desaparición de Manuel Godoy, el favorito del rey. Su notable influencia en la corte hacía sospechar a muchos que estaban en camino a transformarse en el nuevo monarca de España. Estas divisiones internas las aprovechó hábilmente Napoleón para extender su imperio a la península ibérica. Bajo pretexto de castigar a Portugal por su negativa a negarse al bloqueo continental, firmó con el rey de España, en octubre de 1808, el TRATADO DE FONTAINEBLEAU, mediante el cual se acordó la división de Portugal en 3 reinos (uno de los cuales supuestamente sería entregado a Godoy). A fin de ejecutar el plan, España autorizaba el cruce a través de su territorio de 28.000 soldados franceses para llevar a cabo la campaña contra Portugal. A comienzos de 1808, ya conquistado Portugal, los franceses seguían enviando tropas a España que bajo diversos pretextos o astucias se iban apoderando de valiosas plazas fuertes de la metrópoli. Los fernandistas convencidos que Godoy entregaría España a Napoleón, tramaron un golpe de fuerza para llevar a su líder al poder. En marzo de 1808, en el episodio conocido como Motín de Aranjuez, obligaron a Carlos IV a abdicar a favor de su hijo, quien subió al trono con el nombre de Fernando VII. Pero a esas alturas las circunstancias políticas se habían inclinado favorablemente a Napoleón, quien contaba a su haber con la ocupación militar de la península y la profunda división entre los españoles. A objeto de consumar sus planes, ordenó a Carlos y a Fernando acudir a Bayona, ciudad fronteriza francesa, a una entrevista con él, a fin de encontrar una solución mediadora a tan bochornoso incidente. Las consecuencias de la llamada Entrevista de Bayona fueron graves: una vez reunidos, Fernando, presionado por Napoleón, renunció a la corona a favor de su padre, quien a su vez lo hizo a favor del emperador francés. Luego, a Carlos IV y su esposa se les llevó a Roma, mientras que Fernando VII fue recluido en el castillo de Valencay, donde permaneció seis años. Napoleón procedió a continuación a designar como nuevo rey de España a su hermano, quien ascendió con el título de José I. Sin embargo, el pueblo español no aceptó aquella determinación hechas al gusto de Napoleón y se alzó para rechazar a los invasores. Partiendo los españoles del principio que su rey legítimo era Fernando VII y de la Ley Castellana de las Siete Partidas, la que afirmaba que estando el rey cautivo, la soberanía o poder pasaba al pueblo (principio de la soberanía popular), el cual tenía derecho a darse la forma de gobierno más conveniente para la defensa del reino; procedieron a formar juntas de gobierno en cada comuna de España. En sus actas de instalación declararon dos principios básicos: 1º Ser representantes del rey cautivo, y 2º Que gobernarían hasta su restitución. Para hacer más efectiva la lucha contra los franceses, las juntas provinciales delegaron el poder en una junta provisional general de gobierno (1809) conocida como Junta Central de Sevilla, reemplazada al año siguiente por el Consejo de Regencia de Cádiz, quien se propuso gobernar en forma provisional España y América. Pero también, y para no perder el control sobre América, ordenó a los criollos el envío a España de diputados que se reunirían con los de la península en las llamadas Cortes de Cádiz. Esta corte o parlamento se reunió en 1812, proclamando la igualdad entre americanos y españoles; suprimiendo la Inquisición y promulgando una constitución que establecía por vez primera en España una monarquía constitucional. III.- AMERICA HACIA 1810 Conocida la situación de España en América, la reacción fue la de adoptar una posición contraria a los franceses, pero al mismo tiempo de crear juntas regionales de gobierno que, imitando a las juntas provinciales formadas en la península, ejercieran el gobierno en las distintas regiones americanas en nombre de Fernando VII. Los fundamentos jurídicos fueron los mismos empleados en España, pero ajustados a la realidad americana: en principio cuando el rey faltase o estuviese cautivo, señalaba la tradición, la soberanía retornaba al pueblo (principio de la soberanía popular avalado por la Ley Castellana de las Siete

Partidas). Los criollos estimaron de acuerdo a este principio, los cabildos, como representantes de la comunidad, podían convocar a asambleas representativas para la designación de juntas que ejerciesen el gobierno autónomo, asumiendo la plena soberanía, con autoridades propias e independientes de las organizadas en España. Estas juntas americanas debían gobernar como entidades autónomas en nombre de Fernando VII, defiendo sus legítimos derechos mientras durase el cautiverio. Es interesante hacer notar una doble conclusión salida de esta actitud criolla: 1º No acatan en un cien por ciento las resoluciones de la junta de España, en cuanto a someterse a su potestad. 2º Argumentan derechos legales que les autorizan a formar juntas o gobiernos propios en América. Es decir, la clase dirigente criolla se sentía segura de sí, pero al mismo tiempo tenía motivos de queja contra el sistema económico y administrativo de la estructura colonial española que los postergaba de los cargos públicos más importantes y marginaba de las decisiones económicas. Por tanto, la posibilidad de formar juntas de gobierno en América abría una excelente posibilidad a los criollos de realizar reformas que les permitieran mejorar su suerte, pero fieles al rey de España. De otra manera, era el único camino que vislumbraban para poder participar en la toma de decisiones que los afectaban. De aquí, entonces, que el período inicial que marca el proceso de independencia (podríamos decir 18101812) no sea netamente político, en el sentido que los criollos no accedieron al gobierno para conseguir la independencia sino para optar por las reformas administrativas y económicas adecuadas para mejorar sus beneficios. Sólo más tarde, cuando los españoles desconocieron esas reformas (de 1812 en adelante) se inició abiertamente el camino a la independencia. Por lo tanto, los movimientos juntistas hacia 1810 tienen el carácter de reformistas, autonomistas y fidelistas. Su origen social es netamente aristocrático. A esta postura reformista y de autovaloración de la clase dirigente criolla, algunos historiadores han denominado la maduración colonial. Este proceso permitió ir dejando en evidencia cierto malestar de los criollos, que se expresó en variadas quejas contra el gobierno metropolitano. Ellas pueden ser agrupadas en cuatro categorías: (1) De carácter político: -postergación de los puestos públicos más importantes que sufrían los criollos. -falta de participación en las decisiones políticas que los afectaban. -quejas contra el mal gobierno, los criollos se lamentaban del excesivo centralismo de la corte madrileña y de la conducta corrupta y prepotente de algunos funcionarios españoles en América.

De carácter económico:
-el monopolio comercial que favorecía a los comerciantes españoles en desmedro de los americanos. -carencia de incentivos a la iniciativa privada. -contra la política fiscal, entendida en el cobre excesivo de impuestos y la fuga constante de oro y plata de América a España.

De carácter social:
-en América los españoles disfrutaban de una posición privilegiada sólo por el hecho de venir de la metrópoli. Incluso los mismos criollos les reconocían una superioridad social y ocultaban un resentimiento hacia ellos. Se les denominaba despectivamente gachupines o chapetones; en cambio, los españoles llamaban a los criollos indianos. De carácter cultural: -criticaban la escasa preocupación del estado en materia educacional; la censura a los libros y la expulsión de los jesuitas seguía siendo causa de resentimiento. De tal forma que este espíritu crítico que llegó a concretarse en las juntas de gobierno no podía haberse realizado sin un cambio previo no sólo de las aspiraciones criollas frente al estado español sino también de las formas del pensamiento. ¿Cuáles eran las fuentes del nuevo americanismo? De partida las ideas de la Ilustración, expresadas por los filósofos franceses: sus críticas de las instituciones sociales, políticas y religiosas contemporáneas, eran conocidas por los americanos, aunque no aceptadas sin previa discriminación. Pero este fermento intelectual no era un asunto que dividiera a los criollos de los españoles, ni era un ingrediente esencial de la independencia. A los lectores americanos a menudo les movía sólo la curiosidad intelectual; querían saber lo que pasaba en el mundo

entero y daban la bienvenida a las ideas contemporáneas como instrumentos de reforma, no de destrucción. Sin embargo, por sobre este gran grupo existía una minoría intelectual de avanzada, auténtico precursores de la independencia. La gran masa de los americanos tenía muchas objeciones contra el régimen colonial, pero éstas eran más pragmáticas que ideológicas. De aquí entonces que suponer que la Ilustración hizo revolucionarios a los americanos es un error. La Ilustración destacó más a la luz de la Revolución Francesa y de la independencia de los Estados Unidos. De estos dos movimientos, el modelo francés fue el que menos atrajo a los hispanoamericanos. La destrucción de la monarquía y toda la violencia consiguiente no formaron una nueva imagen. La influencia de los Estados Unidos fue benéfica y más duradera. En los años antes y después de 1810 la propia existencia de los Estados Unidos excitó la imaginación de los americanos, su libertad y republicanismo colocó un poderoso ejemplo ante sus ojos. Como sea, para 1810 el movimiento juntista había cundido poderosamente en América y estaban los criollos dispuestos a ejecutar reformas. El movimiento se inició en México en 1808; en 1809 se formaron las juntas de Quito y La Paz; y en 1810 las de Caracas, Buenos Aires, Bogotá y Santiago de Chile. El gran centro opositor a la formación de juntas fue el Virreinato del Perú, que gobernado en esa fecha por el virrey Fernando de Abascal, intentó sofocar por cualquier medio las aspiraciones de los criollos. Concluyendo podemos resumir las causas en los siguientes puntos: I.- Causas Internas:

Las discrepancias entre criollos y peninsulares. Malestar por la política económica. La lentitud y burocracia de las políticas aplicadas por los monarcas ilustrados. La expulsión de los jesuitas. El desarrollo de la llamada conciencia criolla.
II.- Causas Externas:

La influencia del pensamiento ilustrado y del llamado populismo español. La independencia de los Estados Unidos. La crisis monárquica de 1808 en España, hecho que desencadenó los sucesos de 1810 en América.

DOSSIER CAPITULO CHILE HACIA 1810
I.- El GOBIERNO DE GARCIA CARRASCO Desde que supo en América la sucesión de los acontecimientos en España, se formaron bandos opositores o partidarios en torno a la idea de formar junta de gobierno. Por un lado, apareció el bando realista, férreo opositor a la idea de establecer un gobierno propio o junta. Se integraba por peninsulares de la administración pública (temerosos, tal vez, de perder sus cargos con las reformas), la gran mayoría de los miembros de la iglesia católica y aún aristócratas de espíritu conservador. Su lugar de reunión fue la Real Audiencia. En la contrapartida apareció el bando patriota, cuyo centro de reunión fue el Cabildo de Santiago. En su interior se diferenciaron dos tendencias: la fidelista, grupo mayoritario hasta 1812,

aproximadamente, defendían el principio de la autonomía y las reformas; y la separatista, que deseaba la ruptura frontal con España. Era el grupo más radicalizado. La agudización del conflicto entre los bandos se aceleró a los menos por dos razones: 1º las presiones externas, y 2º el mal gobierno de Francisco Antonio García Carrasco. Este último había asumido como gobernador interino en 1808 a raíz de la muerte de su antecesor Luis Muñoz de Guzmán. El cargo de gobernador le correspondía por derecho. Una disposición real de 1806 ordenaba confiar ese puesto en carácter de interino al oficial de más alta graduación si el titular fallecía sin que previamente se hubiese designado a su sucesor. Era pues García Carrasco un antiguo oficial de ingenieros, de 64 años, radicado desde algún tiempo en la ciudad de Concepción, a quien favorecía esa resolución. Sin embargo, el nuevo gobernador era un hombre de escasas luces y sin práctica en las cuestiones de gobierno. Y es probable que nunca hubiese llegado a ocupar el cargo de no haber sido por la mediación de un hombre notable: Juan Martínez de Rozas, abogado brillante que hasta 1801 se había desempeñado como asesor de la intendencia de Concepción y que a raíz de problemas con las autoridades locales había sido marginado de la administración pública. Inicialmente, la Real Audiencia quiso soslayar la disposición de 1806, designando a su regente Juan Rodríguez Ballesteros como gobernador interino. Pero Martínez de Rozas incitó a García Carrasco a defender sus prerrogativas, pues, vio en todo caso algo más que una cuestión legal. Creyó sin duda que excitando y defendiendo resueltamente las pretensiones del oficial de ingenieros, iba a conquistar su gratitud ilimitada, y siendo éste un hombre extraño a la administración, oscuro y sin prestigio social, iba a ser él, Martínez de Rozas, el verdadero gobernador del reino. En consecuencia, puso todo su empeño en llevar al cargo a su protegido con tanto éxito que el 22 de abril de 1808, García Carrasco asumió como gobernador interino y Martínez de Rozas como su secretario privado. Al año siguiente la Junta Central de Sevilla lo confirmó como gobernador oficial, cargo que desempeñó hasta julio de 1810. Fue, entonces, García Carrasco el último gobernador español del período colonial. Seguramente de haber sido otras las circunstancias externas y otro el carácter del nuevo mandatario, podría haber desempeñado su cargo tranquilamente. Pero su falta de tacto e inteligencia para relacionarse con la aristocracia; sus amistades con gente de baja condición; torpeza en los asuntos de gobierno y para conservar la calma ante las alarmantes noticias de la metrópoli y de la formación de juntas en los países americanos, le acarrearon el desprestigio y ruina. Cuatro antecedentes pueden argumentarse para explicar el descrédito y fin de su gobierno: La cuestión del Scorpion: en octubre de 1808 un vergonzoso hecho alertó a la aristocracia y autoridades en Chile sobre la conducta del gobernador. Este y un grupo de amigos, algunos de dudosos antecedentes, haciéndose pasar por destacados vecinos entraron en contacto con el capitán inglés Tristán Bunker, de la fragata Scorpion, para comprarle mercaderías de contrabando; mientras a su espalda se tendía una celada para hacer caer a toda la tripulación prisionera bajo el grave cargo de contrabando; pudiendo reclamar más tarde sus captores las mercaderías como botín de presa. La trampa terminó con el asesinato del capitán y de ocho marineros, además de varios heridos. Cuando en Santiago se tuvo cabal conocimiento de los hechos, muchos vecinos y destacadas autoridades comenzaron a alejarse de García Carrasco. Disputas con notables instituciones coloniales: tales como el Cabildo, Universidad y Real Audiencia. Ya en septiembre de 1808 se tuvieron noticias en Santiago sobre los acontecimientos de España. Los criollos manifestaron den inmediato su rechazo a Napoleón, pero las autoridades españolas en el país actuaron con más cautela, tal vez pensando que la situación de España era irreversible y que lo mejor era seguir el ritmo de los acontecimientos en espera de conservar sus puestos. En estas circunstancias, García Carrasco y sus asesores temiendo que los hechos habidos en España impulsaran a los criollos a las reformas, manejaron la información que recibían con extrema reserva, obligando al Cabildo de Santiago a enviar un representante a España para que les informara de primera fuente. A esta actitud del gobernador se sumó luego el asunto del Scorpion y la renuncia a su cargo de asesor privado que hizo Martínez de Rozas, al verse regularmente postergado en las cuestiones de gobierno. Así las cosas, la Junta Central de Sevilla confirmó a García Carrasco, pero ahora en carácter de gobernador oficial (18 de febrero de 1809); designación que disgustó tanto al Cabildo como a la Real Audiencia. Para los primeros, García Carrasco representaba un obstáculo a los anhelos de reforma; y, para los segundos, su falta de tacto e inteligencia una seria amenaza a la seguridad del bando realista.

Acusación de carlotino: cuando los franceses invadieron Portugal, las corte de Lisboa se trasladó a Río de Janeiro donde reorganizó el gobierno a cargo del rey Juan VI, cuya esposa, Carlota Joaquina, era hija de Carlos IV. Esta pretendió asumir en América la regencia de Fernando VII a través de cartas a las autoridades americanas, las que se manifestaron, en todo momento, contrarias a la propuesta. Sin embargo, el propósito levantó un intenso rumor que acusaba a los españoles residentes en Chile de querer entregar estos dominios a Carlota. Los acusados recibieron el sobrenombre de carlotinos. Política represiva y prisión de tres criollos ilustres: la agitación del ambiente político por las noticias recibidas desde España y el temor del gobernador y sus asesores de verse despojados de sus cargos, se agravó ante las recomendaciones de los virreyes de Perú y Buenos Aires en el sentido que estrecharan la vigilancia sobre los criollos. De allí en adelante, García Carrasco sintiéndose acosado e inseguro, endureció su línea de gobierno. El 25 de mayo de 1810, ordenó arrestar y remitir a Valparaíso, para su posterior embarco a Lima donde serían juzgados bajo el cargo de conspiración, a tres ilustres criollos: José Antonio de Rojas, Juan Antonio Ovalle y Bernardo Vera Pintado. Las irregularidades del arresto y la falta de pruebas contra los acusados, provocaron la enérgica reacción de la aristocracia de Santiago, que comenzó a exigir la suspensión del proceso. Pero los hechos se aceleraron. A comienzos de julio se recibieron en Santiago las primeras noticias sobre la formación de una junta de gobierno en Buenos Aires. Allí los criollo habían destituido al virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros el 25 de mayo. Estas noticias alarmaron de tal manera a García Carrasco que temiendo de los criollos la misma actitud de los patriotas de Buenos Aires, quiso demostrar su poder, ordenando el embarque secreto al Perú de los criollos. Esta conducta desató de inmediato las más enérgicas protestas de la aristocracia de Santiago, quien comenzó a preparar la destitución del gobernador para el 17 de julio. Pero mucho más hábil fue el proceder de la Real Audiencia que un día antes del motín convenció a García Carrasco de lo oportuno de su renuncia. Más tarde se supo que el Consejo de Regencia lo había destituido el 24 de febrero de 1810 y en su reemplazo designado al gobernador de Montevideo Francisco Javier Elío. También se conocieron por esta fecha, en forma clandestina, algunos escritos que incitaban a la formación de gobiernos propios. Los de mayor relevancia fueron EL DIALOGO DE LOS PORTEROS y CATECISMO POLITICO CRISTIANO. El primero, atribuido a Manuel de Salas Corbalán, defendía la doctrina sobre el origen popular del poder, argumentando que la cautividad del rey justificaba plenamente la instalación de una junta. El segundo escrito, cuya autoría aún se discute, a pesar que algunos historiadores la atribuyen al abogado Jaime Ramírez de la Torre, apareció bajo el seudónimo de José Amor de la Patria. En el escrito se defiende la doctrina sobre el origen popular del poder y el perfecto derecho que tienen los americanos de autogobernarse sin acatar a las juntas de España. Se criticaban, también, algunos vicios de la administración colonial y la postergación que sufrían los criollos. II.- EL GOBIERNO DE MATEO DE TORO ZAMBRANO Y URETA La maniobra de Real Audiencia si bien impidió la organización de una junta de gobierno en el mes de julio, permitió el ascenso por vez primera de un criollo al cargo de gobernador, aunque en carácter de interino. Tenía don Mateo ochenta y cinco años. Le correspondió ocupar el cargo en virtud de su calidad de brigadier de los Reales Ejércitos, entonces el militar de más antigua graduación. Su nombramiento si bien consiguió apaciguar los espíritus no aminoró los deseos de los criollos por establecer un gobierno propio. Lejos estaba don Mateo, al igual que García Carrasco, de ser el hombre más a propósito a las circunstancias. Su avanzada edad y desconocimiento absoluto de las cuestiones gubernativas, lo transformaron en el sujeto ideal para ser manejado por realistas y patriotas. Entre julio y septiembre, los meses de su gobierno, el esfuerzo de los criollos se concentró en: 1º Debatir sobre la conveniencia o no de reconocer al Consejo de Regencia. 2º Impedir la llegada a Chile de Francisco Javier Elío, designado por el Consejo gobernador de Chile. 3º Presionar y convencer a Mateo de Toro sobre lo útil de convocar a un cabildo abierto. Por fin consiguieron este último propósito. La corporación citó a un cabildo abierto para el día 18 de septiembre. El resultado fue la formación de la primera junta de gobierno. Con este acto se ponía fin a la Colonia. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO:

----- El objetivo fundamental que perseguía Napoleón al establecer el bloqueo continental era derrotar económicamente a Inglaterra. ----- Luego del nombramiento de José Bonaparte como rey de España, los españoles se basaron en la doctrina tradicional y entendieron que el poder había vuelto a la comunidad. ----- Los movimientos juntistas que se organizan en América son abiertamente independentistas. ----- El gobierno de García Carrasco se caracterizó por los conflictos que tuvo con respetables instituciones coloniales como la Real Audiencia y el cabildo de Santiago. ----- El "Catecismo político cristiano" no aceptaba el establecimiento de una junta de gobierno. ----- Según el "Catecismo" los habitantes y provincias de España tienen autoridad y jurisdicción sobre las provincias de América. ----- En Buenos Aires la junta de gobierno se estableció antes que en Santiago. ----- Mateo de Toro ocupó el cargo de gobernador cuando tenía una edad avanzada lo cual le creó problemas para gobernar con eficacia. ----- Al formarse la junta de gobierno en Buenos Aires el gobernador de Chile era Mateo de Toro.

CAPITULO III LA PATRIA VIEJA (1810-1814)
Si bien es cierto que Chile proclamó su independencia el 12 de febrero de 1818, la labor de asegurar su libertad se extendió todavía hasta 1823. Este largo período podemos dividirlo en las siguientes etapas: I.- PATRIA VIEJA (1810-1814): -Junta de gobierno (1810-1811). -Primer Congreso Nacional (1811). -Gobierno de José Miguel Carrera V. (1811-1813). -Junta gubernativa de Chile (1813-1814). -Dirección suprema de Francisco de la Lastra (1814). II.- RECONQUISTA O RESTAURACIÓN ABSOLUTISTA (1814-1817): -Gobierno de Mariano Osorio (1814-1815). -Gobierno de Casimiro Marcó del Pont (1815-1817). III.- PATRIA NUEVA (1817-1823): -Dirección suprema de Bernardo O'Higgins R. I.- PATRIA VIEJA (1810-1814): 1.-La junta de gobierno de gobierno: los criollos que habían estado promoviendo la instalación de una junta de gobierno, fueron los responsables de arreglar de antemano el asunto del cabildo abierto: de los 1700 europeos que vivían en Chile en esa época, no fueron más de 14 los que recibieron invitaciones de un total de 450. La reunión se realizó en el edificio del Tribunal del Consulado por poseer un salón más amplio que el del cabildo de Santiago.

La sesión se abrió con la renuncia del gobernador. Luego tomó la palabra el procurador del cabildo don José Miguel Infante, quien justificó tanto la realización del cabildo abierto como la conveniencia de instalar una junta de gobierno. En su discurso fundamentó en los siguientes puntos esos propósitos: 1º La formación de una junta constituía un acto pleno de la soberanía nacional. 2° Estando además el rey cautivo la soberanía vuelve al pueblo (Ley Castellana de las Siete Partidas). 3º Los americanos al igual que los españoles tienen derecho y actúan legalmente al organizar un gobierno propio; por cuanto las organizadas en España representan sólo al pueblo español. Siendo América un bien de realengo de la corona de Castilla, las juntas de la metrópoli no tienen jurisdicción en América. 4º El propio Consejo de Regencia en su proclama de instalación dejó establecido que ella serviría de ejemplo a los pueblos de América (esta era una interpretación errónea de Infante). 5º La junta que se instalaría en Chile constituiría un acto de fidelidad a Fernando VII y gobernaría en su nombre mientras éste permaneciera en cautiverio. La idea de formar una junta fue aprobada mayoritariamente. A continuación el propia Infante propuso el listado de los personajes que debían integrar la junta, según el criterio del cabildo. Todos fueron aprobados por aclamación. Presidente Mateo de Toro Zambrano y Ureta. Vicepresidente José Antonio Martínez Aldunate, obispo de Santiago. Vocales Fernando Márquez de la Plata. Juan Martínez de Rozas. Ignacio de la Carrera Cuevas. Francisco Javier Reina. Juan Enrique Rosales. Secretarios José Gaspar Marín Esquivel. José Gregorio Argomedo Montero. Con estas nominaciones se logró tener la representación general de la sociedad y sus poderes: el rey y la iglesia católica como poderes tradicionales por medio de las figuras del presidente y vicepresidente. Márquez de la Plata por los europeos juntistas; Juan Martínez de Rozas por la aristocracia de Concepción y don Ignacio de la Carrera por la de Santiago. Todos los cuerpos militares, jefes, prelados, religiosos y vecinos juraron fidelidad a la Junta. Se cerró la sesión con la redacción del ACTA DE INSTALACION, donde se dejó constancia que: 1° La junta constituía un acto de fidelidad a Fernando VII. 2° Siendo un acto político de la aristocracia de Santiago se convocaría a una asamblea de todos los pueblos (Congreso Nacional). De esta manera, habían conseguido los criollos el acceso a un gobierno reformista, pero lejos se estaba de promover una actitud colectiva y masiva de insurgencia. Los primeros días de noviembre se integró a la Junta Juan Martínez de Rozas, quien había permanecido en Concepción. Desde el primer momento se transformó en el más ardiente defensor de las ideas patriotas y en el más radicalizado de sus exponentes. Fue junto con Camilo Henríquez y Bernardo O'Higgins, uno de los más destacados promotores de independizar Chile desde un comienzo. Su actitud decidida y enérgica le granjearon la desconfianza de la aristocracia de Santiago desde un comienzo, la que aglutinada en el Cabildo mostraba un comportamiento más conservador. De esta manera, se fue dividiendo el partido patriota en dos bandos: los separatistas o radicales, y los fidelistas. El 27 de febrero de 1811 falleció Mateo de Toro, transformándose Martínez de Rozas en el alma del gobierno criollo. Por su parte, nada pudo hacer el vicepresidente, que llegado a Chile en diciembre de 1810, contaba con 80 años y un estado mental en franco deterioro, falleciendo al poco tiempo. 2.- Obras de la Junta: el virreinato del Perú, dirigido entonces por Fernando de Abascal, se transformó en el gran centro opositor a los movimientos juntistas de América del Sur. La situación de privilegio que el Perú había mantenido durante los siglos coloniales le hacían ver con temor la marcha de los patriotas en el gobierno. Tanto cuando se formaron juntas en Quito como en la Audiencia de Charcas, el virrey había ordenado la invasión militar de esos territorios, a pesar de no estar bajo su jurisdicción, y restaurado el viejo orden. En respuesta a la aparición de la junta de Buenos Aires también procedió a la invasión del noroeste argentino con el propósito último de alcanzar la capital del virreinato de la Plata. Por lo tanto, los criollos chilenos observaban atentos la marcha de los acontecimientos, evitando dar excusas al virrey

que justificaran también la invasión de Chile bajo el cargo de sedición. Lo que en realidad no sabían los patriotas de Santiago era que el virrey ya no disponía de fuerzas militares adicionales para expedicionar sobre Chile, pues sus esfuerzos se concentraban ya fuera en frenar el avance de los rioplatenses o aproximarse lo máximo a su capital. Pero de todas maneras, este temor condicionó a la conservadora aristocracia chilena al momento de decidirse por una política de reformas Su acción se resume en las siguientes acciones: 1º Creación de fuerzas militares para asegurar la defensa del país, en especial del virrey del Perú. 2º Establecimiento de relaciones diplomáticas con la junta de Buenos Aires, a través de su representante en Chile Antonio Alvarez Jonte. 3º Envío a Buenos Aires de 400 hombres para defensa de ese territorio contra los ejércitos realistas de Abascal. 4º Decreto de Libre Comercio (febrero de 1811): que abrió los puertos de Valdivia, Talcahuano, Valparaíso y Coquimbo al comercio con naves amigas, aliadas y neutrales de España. Quedó autorizado el ingreso de cualquier tipo de mercaderías, excepto ron, cerveza, vino, aguardiente y sombreros y también efectos estancados en manos del fisco: tabaco, rapé y naipe. Las mercaderías provenientes del extranjero pagarían un arancel de un 30% sobre su valor, con la excepción de las del Perú y Río de la Plata que continuarían gravadas en un 13%. Se dispuso la liberación de derechos aduaneros por un año y medio a los libros, planos, cartas geográficas, sables, pistolas, espadas, fusiles, cañones, pólvora, balas y demás pertrechos de guerra; imprentas, instrumentos y máquinas de física y matemáticas, herramientas y máquinas industriales. 5º Convocatoria al primer Congreso Nacional a objeto de reunir una verdadera representación nacional y promulgar una constitución que impidiese los abusos del poder. Según las disposiciones dictadas por la junta, el Congreso se compondría de 36 diputados, de sexo masculino y mayores de 25 años, elegidos en proporción a la población calculada de cada distrito. 3.- El motín de Figueroa: en los primeros meses de 1811 se efectuaron las elecciones de diputados en los diferentes distritos, en asambleas muy parecidas a los cabildos abiertos. En Santiago, la elección fue fijada para el 1 de abril, pero se retrasó a causa de un motín encabezado por el coronel español Tomás de Figueroa, que contando con el apoyo de los españoles quiso poner fin al movimiento criollo. Una ligera escaramuza en la plaza de armas desbandó a los insurrectos. Su jefe, hecho prisionero, fue ajusticiado con toda celeridad. La Junta actuó en esa ocasión con la mayor decisión impulsada por Juan Martínez de Rozas. Se acusó a la Real Audiencia como centro de reacción e instigador de la asonada. Ante el temor de correr la misma suerte que Figueroa, los miembros de la Audiencia abandonaron Chile, disolviéndose este organismo en junio de 1811. La desaparición de este tribunal constituyó un hecho de la mayor importancia, en cuanto representaba al rey y sus atribuciones se extendían más allá de la simple administración de justicia, para alcanzar incluso materias de gobierno. En adelante, los españoles se vieron reducidos a total impotencia, observados por las autoridades y temerosos del afianzamiento de la causa criolla. Pasados los incidentes, los diputados de las provincias que ya se encontraban en la capital, exigieron que la junta les incorporase a su seno. Admitida su solicitud, la junta con los diputados pasaron a constituir un cuerpo político denominado DIRECTORIO EJECUTIVO. La medida más importante tomada por el nuevo organismo durante su breve mandato, fue la creación de un Tribunal de Apelaciones, que tomó el lugar de la Audiencia, pero reducidas sus atribuciones exclusivamente a materias judiciales. Estaba compuesto por 4 magistrados. 4.- El Primer Congreso Nacional: su instalación, hecha bajo juramento de idelidad a Fernando VII, se verificó el 4 de julio de 1811 en el edificio de la Real Audiencia. Inicialmente iba a integrarse por 36 diputados, pero su número se incrementó en seis, debido a que el Cabildo de Santiago reclamó el derecho a tener 12 en atención al mayor número de habitantes que el resto de las circunscripciones. Esta maniobra política permitió a los fidelistas alcanzar el control del Congreso. Desde un comienzo el accionar del Congreso fue confuso, debido tanto a la falta de experiencia política como a la división que se observó en su interior entre la mayoría fidelista (reacia y temerosa a las reformas) y la minoría radical, compuesta por 12 diputados, entre los que destacaban Bernardo O'Higgins y Manuel de Salas. Desesperados los radicales por la inacción del Congreso, comenzaron a tramar una acción de fuerza para cambiar su fisonomía. Recurrieron a jóvenes oficiales de tropas recién formadas y que se mostraban descontentos con el rumbo que el Congreso había impuesto al gobierno criollo. Sin embargo,

durante todo el mes de julio y los primeros días de agosto, el movimiento, por diversas razones, debió ser postergado. A comienzos de agosto, el Congreso acordó entregar el poder ejecutivo a una Junta que le estaría subordinada. Con este acto se ponía en evidencia la confianza de la aristocracia por los gobiernos colegiados y su temor a la concentración del poder en una sola mano. El problema en torno a la llamada Junta Ejecutiva surgió porque los diputados radicales comenzaron a exigir que los 3 miembros que debían integrarla representaran respectivamente a las localidades de Coquimbo, Santiago y Concepción, esperanzados en colocar a Martínez de Rozas como miembro por esta última ciudad, e ilusionados porque conociendo su abierta postura reformista y separatista esperaban grandes cambios. Lamentablemente para ellos, la mayoría fidelista designó a hombres de sus filas. Este hecho provocó una ruptura frontal entre los dos bandos en el congreso. El día 9 de agosto los diputados radicales procedieron a retirarse, acusando a la mayoría de querer restablecer el antiguo régimen, aliándose al grupo realista, cuyos miembros comenzaron a ser llamados por el sobrenombre de sarracenos. A su vez, Martínez de Rozas se trasladó a Concepción donde el 5 de noviembre, en cabildo abierto, se estableció una Junta provincial independentista, que se juró subordinada al gobierno criollo de Santiago, pero resuelta a manifestar el descontento de los penquistas. De inmediato procedió a retirar la confianza a sus 2 diputados que se habían integrado al grupo fidelista y a reemplazarlos por 2 radicales. En Santiago, mientras tanto, los radicales se convencieron que el único camino para cambiar las cosas era una acción de fuerza. Recurrieron, pues, a los oficiales más dispuestos a su causa, entre los que destacaba Juan José y Luis Carrera. Estos presentaron a su hermano José Miguel que en el mes de julio había llegado a Chile procedente de España y convencido que era llegada la hora de la independencia. El 4 de septiembre, José Miguel Carrera intervino por primera vez en la vida pública chilena, dirigiendo este golpe de fuerza contra el Congreso Nacional. Las demandas que presentó a la corporación, y que, por supuesto, eran del sentir de los radicales, incluían: 1º Remover de sus puestos a los diputados fidelistas y rebajar de 12 a 6 el número de representantes por Santiago. 2º Exonerar a varios funcionarios públicos que se habían mostrado opositores francos a las reformas criollas. 3º Establecer una junta ejecutiva de cinco miembros, pero subordinada al Congreso. 4º Desterrar a los opositores al movimiento criollo. Todas las peticiones fueron acogidas y pudo recién ahora el Congreso dedicarse a la discusión y aprobación de proyectos. 5.- Obras del Congreso: 1º Creación de la provincia de Coquimbo. 2º Prohibición de vender en remate público los cargos del cabildo. 3º Supresión de los derechos parroquiales. 4º Cese del envío de dinero a Lima para la Inquisición. 5º Autoriza la creación de cementerios en las afueras de las ciudades, prohibiéndose el entierro en las iglesias. 6º Creación del Tribunal Supremo Judiciario que reemplazaría en el dictamen de fallos de última instancia al Consejo de Indias. Con ello el Congreso negaba la autoridad de cualquier organismo extranjero en los asuntos de Chile. 7º Promulgación de la Ley de Libertad de Vientres, iniciativa de Manuel de Salas, mediante la cual se declaraba libre a todo hijo de esclavo que naciera en Chile con posterioridad al 15 de octubre de 1811, fecha de promulgación de la ley. También se prohibía la internación de nuevos esclavos y aquellos en carácter de tránsito serían libres si permanecían más de seis meses en Chile. 8º Envío de Francisco Antonio Pinto como agente del gobierno chileno ante la Junta de Buenos Aires, adquiriendo las relaciones con ese país el carácter de oficial. 6.- El fin del Congreso: luego del golpe del 4 de septiembre, los hermanos Juan José y Luis Carrera afianzaron su posición al mando de tropas militares. José Miguel, en cambio, no recibió directamente ningún beneficio, dedicándose desde entonces a planificar su ascenso al poder. Para ello trabajo intensamente junto a sus hermanos e hicieron creer al bando de los sarracenos, o godos como también los llamaba Carrera, que estaban dispuestos a restablecer el antiguo régimen a cambio de apoyo. Fue así como el 15 de noviembre, dirigidas las tropas por Juan José Carrera, se exigió al Congreso que por segunda vez se cambiara a los miembros de la junta, excusa para llevar al poder a José Miguel, y se

suspendiera la orden de destierro contra los fidelistas dada el 4 de septiembre. De paso manifestaron al Congreso que estaban dispuestos a continuar apoyando las reformas criollas, dejando de esta manera en claro que sólo habían utilizado a su favor a los sarracenos. Presionado el Congreso tuvo que acceder a las peticiones. Se organizó una nueva Junta Ejecutiva de 3 miembros, uno por cada provincia. Gaspar Marín por Coquimbo, José Miguel Carrera por Santiago y Juan Martínez de Rozas por Concepción, pero como este último no se encontraba en la capital, fue designado en carácter de suplente Bernardo O'Higgins. Mas algunos diputados procedieron a retirarse del Congreso al ver en este movimiento el camino al establecimiento de un régimen personalista. Las disputas de Carrera con los otros dos miembros de la junta, que tenían mayoría en el Congreso, alcanzaron cada vez tonos más agrios. Carrera podía comprobar que su falta de aliados en el Congreso le imposibilitaba de dirigir el movimiento criollo a su gusto. La oportunidad de consolidar su situación se vio favorecida a fines de noviembre al descubrir un complot en su contra. En el proceso que llevó contra los cabecillas, trató de ver -injustificadamente- la mano del Congreso. El 2 de diciembre anunció a los otros dos integrantes de la junta Ejecutiva que había decidido clausurar el Congreso en vista de las pruebas que, según él, incriminaban a ese organismo. De inmediato O'Higgins y Marín renunciaron. 7.- El gobierno de José Miguel Carrera: el gobierno de Carrera tuvo un profundo y audaz sentido renovador. El caudillo y sus colaboradores tenían la mente puesta en la independencia y se esforzaron por preparar el camino y divulgar las ideas de la libertad. Varias iniciativas significaron notorios avances y Carrera llegó a pensar en proclamar la independencia. El primer semestre de 1812, lo pasó ocupado en promover varias ideas reformistas y en acabar con la Junta provincial de Concepción que no había aprobado sus métodos para llegar al poder. En julio de ese año, consiguió su fin y ordenó luego el destierro a Mendoza de Juan Martínez de R. Un importante estímulo recibió el movimiento criollo al llegar a Chile el cónsul norteamericano Joel Robert Poinsett, designado por el presidente James Madison, en misión en el Río de la Plata y en Chile, como una primera aproximación hacia los gobiernos establecidos en ambos lugares. Su arribó causó gran revuelo y los patriotas quisieron ver en su misión una especie de reconocimiento tácito al gobierno chileno y a su causa. Las actuaciones del cónsul fueron de franco apoyo a los patriotas con cuyos círculos convivió. Una gran amistad lo ligó con Carrera, a quien incluso acompañó en el comienzo de las campañas militares de la Patria Vieja. La intención más seria del gobierno de Carrera fue contribuir a la formación de una conciencia chilena, es decir, que los criollos supieran distinguir entre lo español y sus intereses como nación. Por tal razón las obras de su gobierno llevan un marcado interés en lo ideológico. Difundir ideas, educar, crear conciencia de la diferencia con España. Con ese fin adquirió una imprenta que había hecho llegar al país el norteamericano Mateo Arnoldo Hoevel. Con ella se dio a la tarea de publicar el primer periódico nacional Aurora de Chile, cuyo primer número dio a luz pública el 13 de febrero de 1811). Su primer director fue fray Camilo Henríquez; colaboró también Manuel de Salas, Antonio José de Irisarri y Bernardo Vera, difundiendo los más revolucionarios conceptos de filosofía política, leídos de autores franceses principalmente. Siguiendo esta orientación se creó una bandera y escarapela nacional que debían reemplazar a las españolas. La bandera estaba diseñada en 3 franjas horizontales con los colores blanco, azul y amarillo. La escarapela fue exhibida por los militares en sus sombreros y luego por los civiles y los eclesiásticos. Promulgó un decreto sobre escuelas de primeras letras para niños y niñas pobres que los conventos de curas y monjas debían abrir. Pero lo más significativo de su gobierno fue la dictación del primer reglamento constitucional en 1812. Elaborado por una comisión designada por Carrera, en la que destacaron Camilo Henríquez, Manuel de Salas y José Antonio Irisarri. Esta constitución que tenía el carácter de provisoria, se componía de 24 artículos, que a pesar de su brevedad no dejaron de causar cierto escándalo. En ella, Fernando VII, aunque reconocido como soberano, debía someter su autoridad a los principios que una constitución definitiva determinara. En su nombre gobernaría una Junta Superior Ejecutiva, a cuyo cargo estarían el régimen interior y las relaciones exteriores. Se componía de 3 miembros, elegidos por un período de 3 años. La Junta quedaba sometida al control de un Senado de siete miembros, dos en representación por la provincia de Coquimbo, tres por la de Santiago y otros dos por la de Concepción. El consentimiento del Senado era indispensable para imponer contribuciones, declarar la guerra, hacer la paz, acuñar

monedas, establecer alianzas y tratados de comercio, nombrar agentes diplomáticos, reclutar tropas, mediar en caso de conflicto entre las provincias, designar autoridades o crear en su defecto cargos públicos, entablar relaciones exteriores y modificar la constitución. De común con el Tribunal de Apelaciones, conocía de los juicios de residencia de los vocales de la Junta. El reglamento constitucional establecía que la religión católica apostólica es y será siempre la de Chile (Art. 1º), y de que ningún decreto, providencia u orden que emane de cualquier autoridad o tribunal fuera del territorio Chile, tendrá efecto alguno, y quienes intentaren darle valor serán castigados como reos de estado (Art.5º). Estas dos disposiciones acarrearon serias dificultades con el clero y los sectores más religiosos y conservadores. La omisión de la palabra romana hacía pensar que se pretendía independizar la iglesia chilena del papado; al mismo tiempo, la prohibición de acatar decretos, providencias u órdenes foráneas, motivó a pensar a los más conservadores que el propósito último era la independencia más absoluta respecto de España. 8.- Junta gubernativa de 1813: la Constitución entró en vigencia a fines de octubre. El 1 de noviembre el Senado abrió sus sesiones, siendo designado sus miembros por las corporaciones de Santiago, contrariando de esa forma el reglamento constitucional que garantizaba la representación de las provincias. A su vez, la Junta Superior Ejecutiva, aunque formada por 3 miembros, estaba, sin duda, bajo el influjo de Carrera. Sus otros integrantes, Pedro Prado Jaraquemada y José Santiago Portales, lejos estaban de asumir una actitud innovadora, más bien favorecían cierta tendencia fidelista. Y eso porque el movimiento que en noviembre de 1811 Carrera había encabezado, contó con la ayuda de varios realistas que llegaron a ver en él la reposición del viejo orden. Esta misma idea cundió entre los realistas de Valdivia y Concepción. Los primeros, en marzo de 1812 asumieron el control de la ciudad que luego pusieron bajos las órdenes del virrey del Perú; los segundos, en julio del mismo año, destituyeron a la junta que lideraba Martínez de Rozas y aunque permanecieron fieles al gobierno de Santiago, quedó en evidencia la inclinación realista de muchos jefes militares de la provincia. Estos hechos son de notoria importancia, porque el virrey del Perú desde 1809 venía observando la marcha de los movimientos juntistas y luego intervenido directamente en Quito y Alto Perú para acabar con las reformas de los criollos, esperanzado todavía en invadir Buenos Aires, su enemigo más contumaz. Los sucesos de Chile lo habían mantenido preocupado, pero empleando sus fuerzas militares en los lugares citados, no podía por el momento pensar en invadir el país. Sin embargo, el rumbo que tomó la acción política de los patriotas, cada vez más proclives a la independencia, en el transcurso del año 1812, y conociendo la tendencia fidelista de las provincias del sur, impulsaron a de Abascal a preparar y ejecutar la intervención militar en Chile. A fines de 1812, ordenó el envío de una expedición al mando del brigadier de la Real Armada, Antonio Pareja, para que desde el sur iniciara la restauración del orden colonial. El arribo de Pareja a Chile, tuvo de inmediato efectos políticos. El Senado designó a Carrera al mando de las tropas patriotas y organizó una nueva Junta Gubernativa, integrada por José Miguel Infante, Agustín Eyzaguirre y Francisco Antonio Pérez. Esta junta se caracterizó por las medidas que adoptó en el aspecto cultural, tratando de dar cumplimiento a muchas aspiraciones que se mantenían desde la colonia. Procedió a la creación del Instituto Nacional, organizado de la fusión de cuatro establecimientos educacionales como eran la Universidad de San Felipe, el Convictorio Carolino, la Academia de San Luis y el Seminario Conciliar. En su enseñanza se procuró dar importancia a las ciencias naturales y a los métodos de experimentación. También se creó la Biblioteca Nacional, sobre la base de casi 5.000 libros de la Universidad, siendo su primer director Manuel de Salas. Se dictó la ley sobre libertad de imprenta y se reemplazó la Aurora de Chile por el Monitor Araucano, al que se le dio el carácter de oficial. Algunos meses después Antonio José de Irisarri inició la publicación del primer periódico privado, el Semanario Republicano, cuyo título indicaba a las claras las intenciones del editor. La expedición de Pareja provocó un enorme descontento entre los criollos patriotas, contribuyendo a difundir la idea de independencia. La misma Junta ordenó eliminar la expresión de ser representante de la soberanía de Fernando VII. Dispuso también la Junta la creación de escuelas de primeras letras en todos los poblados o ciudades de más de 50 vecinos. La enseñanza sería gratuita.

Preocupada la Junta por el entorpecimiento que sufría el comercio marítimo a raíz de las actividades de corso que varios buques peruanos habían emprendido en las costas chilenas, incitados por el virrey Abascal, decidió armar una escuadrilla. Para ello contrató en arriendo una fragata norteamericana llamada Perla y compró un bergantín de la misma nacionalidad, el Potrillo. Esta escuadrilla, que los miembros del gobierno pensaban estaba destinada a fundar el poder naval de Chile, tuvo un triste fin. Antes de cumplir un mes de vida, los marinos que la tripulaban, de origen extranjero varios, entre italianos, norteamericanos e irlandeses, sobornados por los comerciantes españoles de Valparaíso, la entregaron a buques corsarios peruanos (27 de abril de 1813).

CAPITULO IV LAS CAMPAÑAS MILITARES DE RECONQUISTA (1813-1814)
I.- INTRODUCCION Lla conmoción que causó entre los patriotas el arribo a Chile de Pareja, los obligó a prepararse para la defensa militar del país, cuestión que el gobierno de Carrera había descuidado en medio de los problemas políticos internos con la aristocracia y en el seno de su propio grupo. Lo cierto es que el ejército chileno distaba mucho de constituir un cuerpo disciplinado y bien apertrechado. En varios momentos se debió recurrir a la leva en los instantes mismos de la guerra, no quedando mucho tiempo, como es fácil suponer, para instruir a los nuevos soldados. En general, podemos dejar concluido que este período, caracterizado por el movimiento de los realistas destinado a recuperar Chile para el rey, contribuyó a radicalizar el proceso de independencia entre los criollos, es decir, estimular la idea de ruptura definitiva con España. Pero también sería un error pensar que todos los criollos estaban en ese pie; había muchos que sostuvieron a la causa del rey, aportando a sus personas y fortunas a favor del partido realista. Por lo tanto, las primeras operaciones militares se resuelven entre chilenos, de ahí que es acertado concluir que a los menos hasta 1814, la guerra de reconquista tiene más bien un carácter de guerra civil. Sólo en este último año, cuando llega Osorio con un batallón de soldados españoles, los Talaveras, la guerra adquiere su sello de conflicto entre naciones. A Chile, en estos dos años (1813-1814), llegaron 3 expediciones de reconquista, ordenadas por el virrey del Perú. Las dos primeras se reclutaron casi enteramente en Chiloé y Valdivia, sumándosele más tarde hacendados de Concepción y Chillán con sus respectivos campesinos. El orden cronológico de las expediciones fue:

Antonio Pareja. Gabino Gaínza. Mariano Osorio.
II.- CAMPAÑA DE ANTONIO PAREJA Antonio Pareja, 55 años, había sido designado en 1810 por el Consejo de Regencia, Intendente de Concepción, pero los hechos ocurridos aquí le habían impedido asumir su cargo. Según el plan de Abascal, el brigadier Pareja pasaría inmediatamente a Chiloé y reuniría las milicias y tropas de esta provincia. Luego las uniría a las de Valdivia para caer más tarde sobre Concepción, donde no esperaba encontrar resistencia toda vez que la junta encabezada por Martínez de Rozas había sido derrocada por oficiales simpatizantes a la causa del rey. El virrey puso bajo las órdenes de Pareja a algunos oficiales subalternos y cincuenta soldados veteranos que debían servir de instructores. En sus instrucciones, el virrey recomendaba a Pareja proceder al fin del gobierno criollo por métodos pacíficos para organizar aquí un poderoso ejército que habría de invadir Buenos Aires.

El 18 de enero de 1813, Pareja se encontraba en Chiloé. El 17 de marzo, zarpó la expedición para Valdivia en 5 buques, transportando 1.370 hombres. En esta última plaza el ejército realista subió a 2.070 hombres y desde allí tomó rumbo a Concepción, desembarcando en San Vicente el día 26; tres días más tarde la ciudad capituló, permitiéndole a Pareja designar intendente al obispo realista Villadres y marchar seguidamente a Chillán que cayó fácilmente en sus manos. El 1 de abril, el Senado, en vista de los últimos acontecimientos, confirió a José Miguel Carrera el grado de brigadier. También se resolvió darle el mando de todas las tropas del reino con el título de General del Ejército de la Frontera, y con el encargo de partir inmediatamente al sur a rechazar la invasión de Pareja. Ese mismo día, Carrera salió en dirección al sur, estableciendo su cuartel general en Talca, donde llegó a reunir un contingente de 4.000 hombres. Igual cantidad había reunido Pareja que desde Chillán había comenzado a moverse en dirección del Maule. El 27 de abril las tropas realistas se encontraban al norte de Linares, en la localidad de Yerbas Buenas, cuando fueron sorprendidas por una avanzada patriota, la que les infringió una grave derrota. Enormes consecuencias tuvo el triunfo patriota de Yerbas Buenas sobre los realistas, que atemorizados de ser totalmente derrotados, se negaron a continuar el avance sobre el Maule. Esta resistencia de los soldados y el empeoramiento de las condiciones climáticas, obligaron a Pareja a tomar el camino de regreso a Chillán para invernar allí y emprender en primavera su campaña sobre Santiago. Enterados los patriotas del retiro de los realistas, iniciaron su persecución para obligarlos a capitular. Todo parecía favorecerlos: su número se había incrementado en unos 10.000 hombres; en cambio, los realistas habían sufrido importantes deserciones, quedando reducidos a menos de 2.000, pero contaban con la ventaja de poseer tropas más disciplinadas y de mayor experiencia. El día 4 de mayo, les dieron alcance en la localidad de San Carlos, pero sufrieron una seria derrota, pudiendo los realistas entrar a Chillán donde se acuartelaron y permanecieron allí el resto del año, resultando fracasados todos los intentos patriotas por conquistar esa ciudad. A su vez, los realistas debieron lamentar la pérdida del brigadier Pareja que afectado gravemente por una neumonía falleció el 21 de mayo. Lo reemplazó, entonces, el comandante Juan Francisco Sánchez. Entretanto, Carrera ordenó la ocupación de Concepción y Los Angeles. En octubre de 1813, cuando regresaba en compañía de O’Higgins desde Concepción, fueron sorprendidos en el lugar llamado El Roble, a orillas del río Itata, pero salvaron la situación gracias a las maniobras dirigidas por O’Higgins, cuya imagen se acrecentaba día a día, tanto por los éxitos militares que había obtenido como por la organización de nuevas tropas. A fines de 1813 era ya un hecho consumado que los patriotas no iban a conquistar Chillán. Las recriminaciones se dirigieron contra el general Carrera; a quien se acusó de no haber actuado con prontitud y de haber rechazado los consejos de gente más experta, alargando de manera peligrosa una guerra que jugaba a favor del virrey Abascal, para quien la ineficacia de los patriotas le había permitido ganar tiempo en la preparación de nuevas tropas invasoras. Provisto de estos antecedentes, el Senado decretó con fecha 17 de noviembre de 1813 la destitución de Carrera y puso al mando del ejército a bernardo O’Higgins. Después de entregar el mando se puso en marcha para Santiago en compañía de su hermano Luis, pero fueron asaltados por una guerrilla realista que los hizo prisioneros y los llevó a Chillán. III.- CAMPAÑA DE GABINO GAINZA (1814) La ineficacia patriota en la campaña de 1813, permitió al virrey Abascal organizar una nueva expedición al mando del brigadier Gabino Gaínza, que en enero de 1814 desembarcó en Arauco e inició un rápido avance hacia el norte. Entretanto guerrillas realista tomaron Talca, dejando abierto el camino para Gaínza a Santiago, en circunstancias que O’Higgins se hallaba en las proximidades de Concepción. Entonces, en la capital un cabildo abierto determinó que la Junta fuera reemplazada por un director supremo, con la plenitud del poder público. La persona designada fue el gobernador de Valparaíso coronel Francisco de la Lastra. Por primera vez, desde 1810, el poder colegiado cedía lugar al unipersonal. De esta manera, se quería mejorar la eficacia en el mando patriota para enfrentar esta grave amenaza. El ejército patriota, de campaña en el sur, había sido dividido en 2 ramas, una comandada por O’Higgins y otra por Juan Mackenna. Gaínza los atacó sucesivamente, pero fue rechazado por O’Higgins en El Quillo y por Mackenna en Membrillar. De todas formas, continuó el ejército realista moviéndose al norte. Los patriotas corrieron a detenerlo, en una marcha paralela a la de los realistas. Ambos ejércitos pasaron el Maule; pero

O’Higgins logró atrincherarse en la hacienda de Quechereguas, donde rechazó los ataques de Gaínza, el volvió a Talca casi en derrota (abril de 1814). Se produjo, ahora, una larga situación de espera en que ambos ejércitos se acuartelaron sin atreverse a pasar a la ofensiva, porque la campaña los había agotado peligrosamente. Por otra parte, Fernando VII había vuelto al trono español y comenzaba a enviar tropas a América. Al mismo tiempo, los movimientos juntistas de México, Venezuela y Alto Perú comenzaban a ser derrrotados. En estas circunstancias, llegó a Valparaíso el comodoro inglés James Hillyar, que había tenido en Lima algunas conferencias con el virrey Abascal, en que ese alto funcionario se había manifestado dispuesto a tratar con los insurgentes de Chile, es decir los patriotas y aceptado la mediación del mismo comodoro inglés. El gobierno de la Lastra aceptó la propuesta como un medio de obtener una tregua honrosa, y envió a O´Higgins las instrucciones para tratar con Gaínza. En el fondo ambos bandos quisieron llegar a un acuerdo como una manera de ganar tiempo antes de volver a entrar en campaña. El acuerdo fue conocido como Tratado de Lircay (3 de mayo de 1814), en éste se estipulaba lo siguiente: los patriotas reconocían su dependencia de España, pero conservaban el derecho de autogobernarse; los realistas consentían en dejar subsistente el gobierno establecido en Chile y a evacuar sus tropas de Chile en el lapso de un mes. Gaínza emprendió la retirada a Chillán, pero en vez de evacuar el país en el plazo fijado, permaneció en aquella ciudad a la espera de refuerzos. III.- EXPEDICION DE MARIANO OSORIO (1814) En el tratado se incluyó un artículo secreto en virtud del cual José Miguel y Luis Carrera serían entregados al gobierno patriota, el que a su vez tenía la intención de alejarlos del país en uno de los barcos de Hillyar. Pero los Carrera, que habían llegado a gozar de cierta libertad dentro de Chillán y mantenían relaciones con algunos realistas prominentes, lograron fugarse con la complicidad de éstos. Después, marcharon a la capital donde se pusieron a la cabeza de sus seguidores, que descontentos con el tratado, deseaban el fin del gobierno de la Lastra. Con ese fin sublevaron una guarnición y reunieron un cabildo abierto, que designó una junta de gobierno. El ejército del sur al mando de O’Higgins, marchó contra el nuevo gobierno, pero su vanguardia fue rechazada por los carrerinos en el combate de Tres Acequías (26 de agosto). O’Higgins se retiró al sur con la intención de reanudar operaciones; pero no tardó en recibir noticias alarmantes. El virrey Abascal desaprobando el convenio de Lircay y deseoso de reconquistar Chile, enviaba al brigadier Mariano Osorio con considerables tropas de refuerzo. Los bandos patriotas se reconciliaron para rechazar entonces al enemigo. Osorio, al frente de 5.000 hombres, entre los cuales venía el batallón español Los Talaveras de la Reina, consiguió llegar al frente de Rancagua sin que Carrera hubiese adoptado un plan serio de defensa. Por esto razón las divisiones de O’Higgins y Juan José Carrera, de unos 1.700 hombres, se atrincheraron en Rancagua, siendo atacados por Osorio el 1 de octubre. A la jornada siguiente, O’Higgins decidió la retirada. La derrota de Rancagua dio por resultado la ruina completa de los patriotas y el fin de la Patria Vieja. En Santiago, en medio de una terrible confusión, varios destacados miembros de la aristocracia y sus seguidores que habían tenido amplia participación en el movimiento separatista comenzaron a emigrar a Mendoza, para escapar a la represión realista. A pesar de todos los errores y deserciones surgidas entre los criollos, la Patria Vieja fue la primera oportunidad que tuvieron para el autogobierno y esa experiencia los alentó para optar decididamente por la independencia. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO:

----- Durante los años en que se desarrollan las campañas de la Patria Vieja, el virrey del Perú era Fernando de Abascal. ----- De acuerdo con el Plan del virrey del Perú, el ejército del Alto Perú sería el encargado de aplastar el movimiento patriota en Chile.

----- La primera expedición realista enviada a Chile desde el Perú, durante la Patria Vieja, fue la de Gabino Gaínza. ----- Entre las principales acciones militares de la campaña de 1813 destacan Yerbas Buenas, el Sitio de Chillán y El Roble. ----- Para hacer frente a la expedición de Pareja, el Senado entregó el mandó de las tropas a O’Higgins. ----- El sitio de Chillán fue un triunfo completo de las armas chilenas.
II.- CUESTIONARIO: 1.- ¿Qué significado tiene la creación de símbolos nacionales por parte del gobierno de Carrera? ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------2.- Según las disposiciones de la Constitución de 1812 ¿cómo se estructuraban el poder ejecutivo y el legislativo? --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------3.- ¿Qué impacto provocó entre los criollos el inicio de las campañas de reconquista? ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------OBRAS DE LOS GOBIERNOS DE LA PATRIA VIEJA Primera Junta Congreso de 1811 J.M. Carrera Junta de 1813

CAPITULO V RECONQUISTA O RESTAURACION ABSOLUTISTA (1814-1817)
Con este nombre se designa al período que va desde el Desastre de Rancagua (octubre de 1814)hasta el triunfo patriota en Chacabuco (febrero de 1817) y durante el cual España reimpuso su dominación sobre Chile. I.-GOBIERNO DE MARIANO OSORIO (1814-1815) Luego de Rancagua, Osorio ocupó Santiago, quedando al mando del país con el título de gobernador.El propósito de las campañas de reconquista había sido el de acabar con los gobiernos criollos y restituir en todo su orden los principios coloniales de la administración monárquica. En este sentido, la Reconquista representa una negación de las reformas criollas y un castigo a los patriotas; en consecuencia aplicó una política represiva. En este sentido, la primera medida odiosa fue el establecimiento de los Tribunales de Vindicación, ante los cuales debían acudir las personas que habían colaborado con los gobiernos patriotas para explicar su conducta. El Tribunal expedía un documento que si era favorable al interesado le permitía seguir

disfrutando de su cargo si era empleado o militar, y ponerlo a salvo de futuras medidas represivas si era un particular. También se ordenó el arresto de las personas que habían tenido notable actuación en los gobiernos patriotas; función policial que estuvo a cargo del Batallón los Talavera, al mando del capitán Vicente San Bruno. En el resto del país se cumplieron órdenes similares. Muchos de estos detenidos fueron confinados en diversos puntos del país y unos cuarenta remitidos al archipiélago de Juan Fernández, entre los que se encontraban destacados criollos como Manuel de Salas y Juan Egaña. Además de los anterior, un grupo de hombres recluidos en la cárcel de Santiago fue víctima de una brutal intriga destinada a sembrar el terror en la población. Bajo la excusa de una falsa fuga varios de ellos fueron asesinados. La persecución contra los patriotas también se dio en el aspecto económico. En este sentido, las medidas que se tomaron tendieron a castigarlos y a allegar fondos para los gastos públicos. Osorio ordenó establecer una Junta de Secuestros, con el fin de incautarse de los bienes de los patriotas y administrarlos mediante arriendos entregados en remate mientras se decidían las causas de aquellos. También en el plano económico se implantaron exacciones bajo el concepto de empréstitos forzosos. En forma paralela a la persecución política y económica, existió la preocupación por abolir las reformas criollas y reimplantar las coloniales.Incluso muchas de las reformas fueron suprimidas sin que mediasen órdenes específicas como fue el caso de la Ley de Libertad de Vientres y el Reglamento de Libre Comercio. En otros aspectos se dictaron decretos específicos como ocurrieó con la supresión del Instituto Nacional, la Biblioteca y las escuelas sostenidas por los conventos. Se restablecieron, en cambio, la Real Audiencia y la Universidad de San Felipe. En materia eclesiástica se restituyó al obispo realista José Santiago Rodríguez Zorrilla, el pago de los derechos parroquiales y la orden de continuiar enviando dinero a Lima para el funcionamiento de la Inquisición. II.- GOBIERNO DE CASIMIRO MARCO DEL PONT (1815-1817) En diciembre de 1815 llegó a Chile este nuevo gobernador, que en el ejercicio de su autoridad extremó más el rigor, provocando problemas con todos los niveles de la población chilena hasta provocar la insubordinación y la aparición de montoneras. Se creó un Tribunal de Vigilancia y Seguridad Pública para cumplir estas disposiciones y mantener el orden. Las actuaciones de este Tribunal fueron odiosas y dieron lugar a delaciones, espionaje y allanamientos; acciones que en su conjunto fueron provocando un profundo malestar en la población. Por otra parte, agente enviados por los patriotas desde Mendoza incitaban a la resistencia y alentaban la esperanza de una pronta liberación. Entre estos hombres, destacó nítidamente Manuel Rodríguez, joven abogado que había actuado como secretario de José Miguel Carrera y que ahora era el enlace principal entre los patriotas de uno y otro lado de Los Andes. Rodríguez, con su habilidad para mezclarse con la gente, burló a las autoridades españolas. Se extremaron las medidas policiales, mientras el odio contra los españoles se iba extendiendo en los grupos modestos del pueblo. El descontento se propagó también a las provincias y en ese ambiente los patriotas pudieron moverse con mayor facilidad y de esta manera empezaron a aparecer montoneras, destinadas a provocar el desconcierto entre los españoles antes de la llegada del Ejército Libertador que se preparaba en Mendoza. A comienzos de 1817 ya las montoneras pudieron llevar a cabo dos golpes de gran audacia y efecto. Dirigidas por Rodríguez, practicaron un asalto a Melipilla y unos días más tarde a San Fernando, terminando sus acciones exitosamente. Estas acciones demostraban que el pueblo estaba contra la dominación española y que esperaba sólo el momento propicio para alzarse en su contra. Además, las tropas de Marcó del Pont debieron ser dispersadas en la región recorrida por guerrilleros entre Santiago y Talca, y no pudieron hacer frente en su totalidad al comienzo de la invasión del Ejército Libertador.

CAPITULO VI LA PATRIA NUEVA (1818-1823)
I.- EL EJERCITO LIBERTADOR Luego del Desastre de Rancagua se produjo la emigración patriota hacia Mendoza. En ese lugar era gobernador de Cuyo el coronel José de San Martín, quien había asumido ese cargo en septiembre de 1814, pretextando mal estado de salud. En realidad, se experiencia sobre la guerra en el Alto Perú le

había hecho llegar a la conclusión que por las condiciones naturales de la zona y el estado de las fuerzas militares, ni el bando patriota ni el realista, podían conseguir en esa región un triunfo definitivo; por lo tanto, lo mejor era confeccionar un nuevo plan que permitiera consolidar la emancipación de América del sur. Con ese fin, San Martín elaboró un plan que contenía los siguientes puntos: 1 mantener en el Alto Perú una guerra defensiva. 2 organizar en Mendoza un ejército pequeño y disciplinado. 3 invadir Chile y derrotar a los realistas en este país. 4 apoyar en Chile un gobierno sólido y amigo. 5 aliarse con este gobierno en la preparación de una expedición libertadora que invadiera Perú por mar y derrotara luego al grupo de las tropas realistas. San Martín estaba convencido de que mientras no se consolidara la independencia del Perú y se expulsara a los españoles de ese lugar nunca estaría segura la emancipación chilena y argentina. Por otro lado, los emigrados chilenos en Mendoza continuaron divididos entre o’higginistas y carrerinos. O´Higgins y sus partidarios lograron ganar la confianza del gobierno de Cuyo; en cambio, Carrera debió abandonar ese lugar y dirigirse a Buenos Aires. A partir de ese momento O’Higgins y los militares que le seguían cooperaron estrechamente con San Martín para preparar un ejército que librase a Chile. Con diversos procedimientos, San Martín y O’Higgins lograron formar El Ejército de Los Andes, una fuerza bien organizada de aproximadamente 3.600 hombres, en su mayor parte argentinos. En enero de 1817 el ejército salió de Mendoza, formando tres divisiones, las cuales eran mandadas respectivamente por O’Higgins, Soler y Las Heras. El ejército debía entrar a Chile por diversos puntos entre el valle de Copiapó y Curicó para desorientar a las autoridades realistas y levantar a la población de esa comarca. Las Heras atravesó la cordillera por Uspallata y ocupó Los Andes. O’Higgins y Soler cruzaron por el paso de los Patos o Valle Hermoso y cayeron sobre San Felipe. Las tres divisiones se concentraron luego en Curicó para marchar sobre Santiago (9 de febrero de 1817). Otros destacamentos pequeños cayeron sobre Copiapó, Coquimbo, San Gabriel y otro dirigido por Freire pasaba por el Planchón y se unía a los guerrilleros de la región central. Las fuerzas realistas poco pudieron hacer para enfrentar la invasión. Sólo unos 1.600 soldados realistas, al mando de Rafael Maroto, lograron concentrararse en la cuesta de Chacabuco donde fueron derrotados por Bernardo O’Higgins (12 de febrero). La derrota realista permitió al ejército patriota entrar en Santiago dos días después en medio de entusiastas demostraciones de alegría. Maroto, algunos oficiales y funcionarios públicos y alguna tropa lograron embarcarse en Valparaíso rumbo al Callao. Marcó del Pont no lo pudo hacer, hecho prisionero fue desterrado a Cuyo donde falleció en 1819. El 15 de febrero un cabildo abierto ofreció a San Martín la dirección suprema de Chile, cargó que el patriota argentino rechazó según los principios de su plan de encabezar una expedición contra el Perú; propuso a O’Higgins, oferta que otro cabildo abierto, el día 16, aceptó. De esta manera, O’Higgins se transformó en director supremo, inicialmente sin restricciones a su mando. II.- CARACTERISTICAS DEL PERIODO El período que se extiende entre 1817 a 1823 puede caracterizarse en 3 ideas generales: 1° lucha contra las tropas españolas que permanecían en el sur de Chile. 2° organización de una expedición libertadora al Perú. 3° organización de un gobierno republicano. III.-GOBIERNO DE BERNARDO O’HIGGINS (1817-1823) 1.- Política interna: 2.- Política externa: 1.1.- La guerra interna 2.1.- Expedición libertadora y 1.2.- Política reformistas Escuadra Nacional. 1.3.- Constituciones de 1818 y 1823 2.2.- Misiones diplomáticas. 1.4.- Fin de su gobierno. 1.- Política Interna: 1.1.- La Guerra Interna: luego de la Batalla de Chacabuco tres áreas permanecieron bajo poder de los realistas: -La isla de Chiloé, que no fue conquistada hasta 1826 por la expedición de Ramón Freire. -Valdivia, sometida en 1820 por Thomas Cochrane.

-Talcahuano, que por su mayor facilidad de comunicación con Santiago, representaba un alto riesgo, porque al igual que en pasadas oportunidades podía ser utilizado como punto de inicio de una nueva campaña de reconquista. Aquí se atrincheraron tropas realistas al mando del coronel José Ordoñez, que hicieron vanos todos los esfuerzos de Freire, Las Heras y el propio O’Higgins por desalojarlos. A fines de 1817, estaba de regreso en la bahía de Concepción, el brigadier Mariano Osorio, que al mando de 3.200 hombres, desembarcó en Talcahuano y pasó a la ofensiva, obligando a O’Higgins a replegarse al norte. En tales circunstancias, ordenó el Director Supremo la redacción de un acta de independencia, cuyo texto firmado el 1 de enero de 1818 en Concepción, fue dado a conocer en Talca el día 2 y jurado públicamente en Santiago el 12 de febrero. Pero tales manifestaciones de soberanía no impidieron el avance de Osorio al norte, consiguiendo incluso derrotar a los patriotas el 19 de marzo en la Batalla de Cancharrayada (oriente de Talca), donde O’Higgins resultó malherido. Sin embargo, la suerte final de ambos bandos quedó sellada el día 5 de abril de 1818 en la Batalla de Maipú, donde las fuerzas patriotas dirigidas por San Martín consolidaron la independencia de Chile. De todas maneras, este aplastante triunfo no limpió el área central de Chile de la presencia española. Parte del ejército realista derrotado en Maipú consiguió huir a Talcahuano y de allí embarcarse para Valdivia; mas en las zonas próximas al Biobío dejó un grupo importante de guerrilleros que hasta el año 1821 sostuvieron la defensa del rey. Este episodio conocido como La Guerra a Muerte fue dirigido por Vicente Benavides, que con la ayuda del virrey del Perú llegó a contar con un ejército de 1.700 soldados. El área comprendida entre Chillán y la Araucanía fue testigo de una sangrienta guerra, caracterizada por la negativa de Benavides a reconocerle derecho de beligerancia al bando patriota, decretando la pena de muerte para diversas categorías de prisioneros. El 9 de octubre de 1823, el coronel patriota José Joaquín Prieto derrotó a Benavides en la Batalla de las Vegas de Saldías (Chillán). La carrera de este defensor realista finalizó con su ejecución en febrero de 1822. 1.2- Política reformista: la guerra de independencia significó una constante sangría en el erario nacional, no sólo por los gastos en asuntos militares sino porque la principal actividad económica del país, la agricultura, sufrió un auténtico transtorno debido a los perjuicios de las políticas de confiscación y arrase de los bandos en pugna contra las haciendas como también por el empleo de la mano de obra campesina en el ejército. La recuperación de esta rama económica fue lenta, comenzando a dar los primeros síntomas de alivio a comienzos de la República Autoritaria. Como una manera de recaudar fondos y castigar a los realistas, O’Higgins creó un Tribunal de Vindicación, que permitió decretar el secuestro de bienes de los españoles que habían huido del país como la aplicación de empréstitos forzosos en contra de quienes eran reticentes a la causa patriota. Pero fue la actividad minera, especialmente la de la plata, la que realizó el principal aporte a la economía. En las proximidades de Huasco fue puesto en explotación el yacimiento de Agua Amarga, que virtualmente financió la guerra de independencia y el gasto corriente de los gobiernos. De todas maneras, el ambiente de crisis económica se prolongó por largo tiempo, afectando severamente la acción de los primeros gobiernos de la república. El de O’Higgins no fue la excepción, más bien constituyó una de las causas de su fracaso. Al asumir el mando dos preocupaciones centrales marcaron su acción: consolidar la independencia (lo que significaba no sólo acabar con los focos realistas sino también conseguir un reconocimiento por las potencias extranjeras) e implantar una política de reformas radicales. Ambos propósitos le acarrearon conflictos con la aristocracia y la iglesia católica, puesto que veían en ellos un ataque a sus prerrogativas. Pero ¿qué reformas o parte del programa político de O’Higgins les amenazaban? O’Higgins puede ser caracterizado como un liberal progresista, consciente que para poder conseguir el desarrollo de Chile era necesario sustituir el orden colonial. En su concepto, el atraso de Chile se originaba en su larga historia como colonia de España; por lo tanto, si se querían conseguir avances, la solución era implantar una modernización del Estado, esto era, dotarlo de herramientas eficaces para impulsar el progreso. No obstante, implantar la libertad civil fue una de las miras de O’Higgins desde el comienzo, pero su programa de reformas comenzó a encontrar serios obstáculos en la aristocracia e iglesia. ¿Por qué?

La experiencia política de O’Higgins durante la Patria Vieja le había enseñado a ver en la clase dirigente chilena un grupo conservador, amigo de los gobiernos colegiados y temerosa de cualquier medida que implicara un perjuicio a sus intereses. El mismo Carrera había tenido serios problemas con ella. Además, la aristocracia había hecho la independencia en beneficio de conseguir el poder político para sí, entonces, cualquier indicio de autoritarismo personalista la volvía desconfiada y, más aún, cualquier señal de reforma que le hiciera perder terreno. Y aquí está el choque con O’Higgins, porque su programa de reformas radicales tenía un marcado carácter antiaristocrático y un sello definitivamente liberal. Con la iglesia el conflicto tenía una data más antigua, originado también en la Patria Vieja. Esta institución siempre se había declarado en oposición a los patriotas y era natural que viera en una de sus máximos líderes la encarnación de dudosas ideas. Un pequeño porcentaje del clero se había inclinado a la causa emancipadora; pero la gran mayoría había cerrado filas en torno a la jerarquía, marcadamente realista. En Santiago fue el obispo José Antonio Rodríguez Zorrilla el gran opositor de O’Higgins, viéndose el director supremo obligado a expulsarlo de la capital para apaciguar el ambiente político. Pero, además, la iglesia tenía otros motivos de queja contra O’Higgins. A saber, la tolerancia que el director supremo manifestaba a los cultos disidentes (no católicos), permitiendo incluso el establecimiento de un cementerio para disidentes en Valparaíso; tal disposición causó escándalo. Se consideraba que el establecimiento de comerciantes ingleses, principalmente, y norteamericanos en Valparaíso, acarrearía la introducción de ideas anticatólicas. Para O’Higgins, en cambio, la inmigración de estos comerciantes era signo de prosperidad. Sin embargo, no paró todo allí, la gran cantidad de fiestas religiosas, que en muchos casos eran motivo de desórdenes callejeros, llevó al gobierno a suprimir algunas y ordenar otras. Esto provocó un nuevo foco de conflicto. Las conductas de la aristocracia y la iglesia, formaron en O’Higgins la creencia que si de reformar la sociedad chilena se trataba la solución pasaba por el establecimiento de un gobierno fuerte, enérgico, para conducir al país a través de condiciones peligrosas e implantar un gobierno de reformas radicales. Si es verdad que en O’Higgins existía la convicción de un gobierno republicano y de representación popular, también estaba la idea que los ciudadanos no se encontraban preparados, o lo suficientemente preparados, para ejercerlo, porque aún tenían vigencia los ideales y conductas de la sociedad colonial. Así, pues, sólo un gobierno dotado de poderes y con afán innovador podía alterar ese estilo. Una suerte de despotismo ilustrado, que veía en la aristocracia y la defensa de sus privilegios, una barrera que era necesario vencer. Pero ¿cuáles fueron las acciones reformistas de O’Higgins? Después de la victoria de Maipú, proclamó que ahora estaba preocupado únicamente de "preparar aquellas medidas que aseguren la libertad de los chilenos, sin introducir la licencia, en que escollaron otros estados nacientes". Pero la concepción o’higginiana de la función gubernativa fue mucho más allá de esto; se propuso ceñirse a un programa de reformas drásticas. La desidia de los tiempos coloniales había de reemplazarse por energía y decisión y por el deseo verdadero de progreso. Debemos hacer notar un marcado sesgo igualitario en el pensamiento de O’Higgins. "Detesto por naturaleza la aristocracia –había escrito durante la Patria Vieja- y la adorada igualdad es mi ídolo". Es claro que O’Higgins no se tomó grandes molestias para atraerse a los aristócratas terratenientes y por cierto que unas cuantas de sus medidas parecen haber apuntado directamente contra la aristocracia. El ataque más serio de O’Higigns fue la abolición tentativa de los mayorazgos en junio de 1818, aunque el decreto no produjo ningún efecto. Asumido ya el poder, uno de los primeros actos habría sido la supresión de los títulos de nobleza y de las dignidades de las órdenes de caballería, exigiendo el retiro de los emblemas nobiliarios de las puertas exteriores de las casas. Según él, la única nobleza posible era aquella de los méritos y de los talentos, de los que con su trabajo aportaban al desarrollo del país. Creó, con el objeto de premiar tal conducta, la Legión de Mérito, destinada a formar una clase de hombres ilustres (1817). También estaba convencido que la educación del bajo pueblo era fundamental en la reorganización de la sociedad civil y en el mejoramiento económico del país. No se debía limitarla a la aristocracia; es significativo que el decreto de O’Higgins, promotor del sistema lancasteriano en Chile, mencionara la necesidad de extender "la instrucción de todas las clases, pero en especial de los pobres". No quedaba todo allí. O’Higgins creía que muchos hábitos del grupo más pobre de la sociedad debían ser borrados mediante el imperio de la ley, porque inducían al ocio y al vicio. De esta manera decretó el fin de las corridas de toros y peleas de gallos; de los juegos de azar, y reguló el funcionamiento de las chinganas.

En cambio, se fundaron villas, se puso al país bajo una buena vigilancia policial; se hermoseó Santiago, trazándose la urbanización de la alameda de las delicias; se construyó un teatro; se reabrieron el Instituto Nacional y la Biblioteca Nacional. Otro medio para mejorar Chile, según el director supremo, era mediante la inmigración de artesanos ingleses o labradores suizos e irlandeses que introdujeron mejores sistemas de trabajo. Estas medidas adoptadas en varios casos contra el gusto de la aristocracia fueron levantando crecientes olas de impopularidad contra el gobierno. 1.3.- Constituciones de 1818 y 1822: en el aspecto político e institucional a O’Higgins le correspondió sentar las bases del nuevo estado, tarea que trató de llevar a cabo durante los cinco años que duró su gobierno. La organización política que adoptaría el nuevo estado era uno de los problemas que se debía dilucidar rápidamente. Para O’Higgins el sistema a aplicar debía ser la República, una república fuerte y en orden, con un estado de derecho que impidiese el despotismo personalista. Sin embargo, esta posición fue modificada con el tiempo, derivando hacia el autoritarismo presidencial con subordinación indirecta del poder legislativo; posición explicada por la inestabilidad post independencia que hacía imposibles la aplicación de una democracia liberal. O’Higgins rechazó el sistema monárquico como norma de gobierno y los intentos de San Martín y Bolívar para que lo aceptara, se encontraron con la reiterada oposición del Director Supremo. El mando personal y omnipotente que le entregó la ciudadanía fue corto, puesto que duró desde febrero de 1817 a octubre de 1818 y en él O’Higgins ejerció el poder de acuerdo con el Plan de Hacienda y Administración Pública. Luego del triunfo patriota obtenido en Maipú, la ciudadanía comenzó a exigir la dictación de un reglamento constitucional que estipulara claramente las atribuciones del Ejecutivo. Siguiendo estos deseos, O’Higgins nombró una comisión a la cual encomendó la redacción de un proyecto de constitución política. Esta primera constitución de su período de gobierno se promulgo en 1818. Tenía como objetivo legitimar la autoridad de O’Higgins y proporcionarle los elementos jurídicos necesarios para consolidar la independencia y gobernar con la suficiente autoridad. De hecho se daba a O’Higgins por electo junto con la aprobación de la constitución y no se ponía plazo de término a su mandato; e incluso los otros dos poderes del estado eran designados por él. A/ PODER EJECUTIVO: -Se fijarán los mecanismos para su futura elección. -Amplias atribuciones:

mando y organización del ejército, armada y milicias designa a voluntad a los ministros de estado designa por primera y única vez a miembros del Senado y jueces del Supremo Tribunal Judiciario ratifica fallos del Supremo Tribunal, aunque no puede intervenir en proceso dirige el patronato.
B/ PODER LEGISLATIVO: -Lo forma un SENADO CONSERVADOR, por cuanto debe velar por la fiel observancia de la Constitución. -Se integra por 5 vocales o senadores titulares y 5 suplentes, mientras se convoca a uno de representación popular. -La mayoría de sus atribuciones son en acuerdo con el director supremo:

tiene el carácter de Senado-Consultor cuando se trata de reformas constitucionales fija las contribuciones

puede hacer declaraciones de guerra puede solicitar empréstitos puede firmar tratados
C/ PODER JUDICIAL: -Se trata de un cuerpo jerarquizado a cuya cabeza se encuentra un SUPREMO TRIBUNAL JUDICIARIO, seguido por una CORTE DE APELACIONES y, en la base, JUZGADOS SUBALTERNOS. D/ OTRAS DISPOSICIONES: -Se declaraba a la religión católica, apostólica y romana como la única y exclusiva del Estado de Chile. -Se confirma la libertad de vientres. -Se divide al país en 3 provincias: Coquimbo, Santiago y Concepción. Hacia 1822 el régimen se encontraba en una creciente impopularidad política y social; entre los principales factores que contribuyeron a este clima, podemos mencionar: la política religiosa de O’Higgins, sus discrepancias con la aristocracia, los gastos ocasionados por la preparación de la Expedición Libertadora al Perú, la influencia que ejercía en O’Higgins el ministro José Antonio Rodríguez Aldea, sus relaciones con la Logia Lautaro, su política constitucional y los cargos que se le hicieron por las muertes de Manuel Rodríguez y los hermanos Carrera. Frente a la presión de la aristocracia, O’Higgins decidió cambiar la organización provisional del país por otra estable. Los sectores sociales más influyentes, la aristocracia y el clero, estaban cansados de ser gobernados por un director supremo con facultades omnímodas. La nueva constitución fue redactada por el ministro de hacienda Antonio Rodríguez Aldea, bajo la influencia de la Constitución liberal española de 1812. Pero muy lejos estuvo su promulgación de apaciguar los ánimos desconfiados de los aristócratas. Ella no sólo quería limitar los poderes del ejecutivo sino en los posible ver a O’Higgins fuera del poder; pero la aprobación de la nueva carta, bajo fuerte presión del ejecutivo, significó también un período de 6 años más para O’Higgins en el poder y su reelección posible por otros 4. E incluso la posibilidad de designar, en caso de muerte, un sucesor mediante la llamada institución de la regencia. De todas maneras, escasa fue su vigencia. Promulgada en octubre de 1822, causó tal rechazo que en enero de 1823 O’Higgins debió abdicar. Sus principales contenidos eran: A/ PODER EJECUTIVO: -Junto con la aprobación de la constitución, se designaba a O’Higgins por 6 años, con posibilidad de reelección por otros 4. -Se establece la institución de la regencia, según la cual podía nombrar un sucesor en caso de muerte. -La figura de Director Supremo es inviolable. -Es asesorado por 3 ministros en las tareas de gobierno. -En un futuro la elección del cargo se haría por el Congreso pleno, requiriéndose mayoría de los 2 tercios de sus miembros. B) PODER LEGISLATIVO: -Por primera vez en Chile aparece un Congreso Bicameral: una Cámara Alta o Senado, designada por el Director Supremo, y la Cámara de Diputados electos a razón de 1 por 15.000 habitantes. C/ PODER JUDICIAL: -Repite estructura de la Constitución de 1818. D/ OTRAS DISPOSICIONES: -Establecía como límites de Chile al norte el Despoblado de Atacama; al sur el Cabo de Hornos; al oriente Los Andes y al occidente el Océano Pacífico. Además establecía soberanía sobre los archipiélagos de Chiloé y Juan Fernández, la isla Mocha y Santa María y demás islas adyacentes. -Declaraba que la religión del Estado era la católica, apostólica y romana, con exclusión de cualquier otra. 1.4- El fin de su gobierno: a fines de 1822 ya se notaba una fuerte oposición al gobierno de O’Higgins. Varias razones habían llevado a la aristocracia a oponérsele. Entre ellas el intento de abolir los mayorazgos; la acusación de haber tomado parte en la muerte de los hermanos Carrrera y de Manuel Rodríguez; la impopularidad de su ministro Rodríguez Aldea, a quien se le imputaba una influencia negativa sobre O’Higgins.

A estos motivos se agregaron la aguda crisis económica que sufría el país y otras calamidades, producto de la guerra. En Concepción Ramón Freire, a cargo del ejército de esta zona, y el vecindario de la ciudad, en contacto además con el gobernador de Valdivia, se negaron a jurar la Constitución de 1822 y se sublevaron contra el gobierno; iniciándose movimiento de tropas en Santiago. El 28 de enero, el ambiente de la capital amaneció convulsionado. Los vecinos de la capital, reunidos en el edificio del Consulado, convocaron a O’Higgins y le exigieron su renuncia. En un comienzo éste se negó, pero al constatar la actitud decidida de la aristocracia de Santiago entregó el mando. A lo menos seis causas contribuyeron al fin de su gobierno:

La política constitucional, en especial la de 1822 Su educación inglesa (ideales liberales). Política antiaristocrática. Política religiosa. Influencia de la Logia Lautarina. Su política de gastos respecto de la independencia de Perú.
Interinamente para organizar el mando se formó una junta de gobierno, integrada por Agustín Eyzaguirre, Fernando Errázuriz y José Miguel Infante. 2.- Política Externa: En la política de relaciones exteriores del gobierno de O’Higgins destacan: la obtención del reconocimiento de la independencia, el ideal americanista y la importancia del dominio en el Pacífico. Desde que O’Higgins proclama la independencia, los principales pasos de su política exterior estarán encaminados a conseguir el reconocimiento de la independencia por parte de los países europeos. Tras ese fin se envían a Europa las misiones diplomática de Irisarri y Cienfuegos. Por su parte, las grandes potencias distaban mucho de apoyar con el reconocimiento prematuro a una nación que todavía no consolidaba su independencia y su organización política. Sin embargo, durante el gobierno de O’Higgins dos países dieron su consentimiento: Portugal, el 1 de agosto de 1821, y Estados Unidos, el 28 de marzo de 1822. El ideal americanista de O’Higgins se expresa fundamentalmente en dos hechos: la Expedición Libertadora del Perú y su idea de constituir una federación americana. En 1822 firmó convenios con Perú y Colombia, tendientes a establecer un Pacto de Unión, Liga y Confederación. 2.1- La Expedición Libertadora al Perú: desde el momento mismo del surgimiento del movimiento criollo en los años que precedieron a 1810 los americanos habían sentido la solidaridad de una causa común. El ser americano se había revelado como distinto de ser español. En Chile se entendió tempranamente el objetivo americano y desde que quedó asegurada la propia independencia se pasó a proyectar la liberación del Perú, el gran foco de la resistencia monárquica, cuya caída era indispensable para consolidar el movimiento general, incluyendo Chile. Uno de los primeros afanes del gobierno de O’Higgins y de su ministro José Ignacio Zenteno fue crear una Escuadra Nacional. Echando mano de cualquier recurso se logró adquirir en puertos chilenos, en Buenos Aires, Estados Unidos e Inglaterra, un conjunto de naves de todos los tipos, materiales náuticos y armamento. Casi todos los oficiales y marinería eran extranjeros. El primer almirante que la tuvo a su cargo fue Manuel Blanco Encalada. En su primera salida la escuadra apresó en Talcahuano a la fragata María Isabel, nave de excelente construcción y poder de fuego, y cinco transportes armados en guerra que formaban parte de un convoy con recursos militares enviados al virrey del Perú. A fines de 1818 tomó el mando de la Escuadra Thomas Alejandro Cochrane, contratado en Inglaterra por el gobierno chileno. Durante el año siguiente, efectuó dos campañas en el litoral peruano, cortando el comercio e introduciendo la confusión. Al regresar de la segunda campaña, llevó a efecto un ataque y desembarco contra las fortalezas de Valdivia, que cayeron fácilmente y dio a los patriotas el dominio sobre aquella importante plaza (1820).

2.2.- Las misiones de Cienfuegos e Irisarri: con el objeto de consolidar al independencia por medio del reconocimiento de las potencias europeos, fueron enviadas al Viejo Continente dos misiones diplomáticas. Una a cargo del canónigo José Ignacio Cienfuegos, que tenía por objetivos lograr el reconocimiento diplomático de la independencia y del derecho de patronato para el gobierno de Chile, por parte de la Santa Sede. Más el Vaticano no reconoció a Cienfuegos como agente diplomático sino en el carácter de agente de oficioso, es decir, mero informante. Se comprometió luego el Papa a enviar una misión apostólica a Chile para observar en terreno la situación y decidir mejor. Esta misión llegó durante el gobierno de Freire, sucesor de O’Higgins, a cargo de Juan Muzi. La de Antonio José de Irisarri, aparte de buscar el reconocimiento de la independencia, llevaba el encargo de conseguir en nombre del gobierno chileno un empréstito para financiar la expedición al Perú. En el primer propósito Irisarri fracasó; pero en el segundo consiguió el propósito al contratar un préstamo con financistas de Liverpool, que le concedieron crédito por 3.273.265 pesos (1 millón de libras esterlinas), con 6% de interés anual y pagadero en 30 años. El dinero no sólo se invirtió en la expedición sino además en agricultura, administración pública y Legión de Mérito. ACTIVIDADES: I.- VERDADERO O FALSO:

----- En general las reformas sociales llevadas a cabo por O’Higgins le acarrearon la enemistad de la aristocracia. ----- La agricultura fue una de las actividades económicas más afectadas durante el período de la independencia. ----- En el plano cultural, O’Higgins se destaca por la creación del Instituto Nacional y la Biblioteca Nacional. ----- O’Higgins llega al poder mediante un golpe de estado. ----- La Expedición Libertadora fue financiada enteramente con aportes chilenos. ----- En el gobierno de O’Higgins se producen los primeros reconocimientos diplomáticos de nuestra independencia. ----- La Constitución de 1818 se caracteriza por establecer un Legislativo Bicameral. ----- En este período se estableció en forma oficial la libertad de cultos. ----- La situación económica de Chile durante este gobierno se puede calificar como aceptable. ----- O’Higgins creó los almacenes francos de Valparaíso. ----- Antonio José de Irisarri llevó a cabo la importante misión de obtener un empréstito en Inglaterra. ----- Con el triunfo de Maipú se consolidó la independencia de Chile. ----- Lord Cochrane fue el primer jefe de la escuadra nacional. ----- La Guerra a Muerte tuvo por escenario lo que hoy es la Octava Región en términos generales.

----- En la Constitución de 1818 el senado era designado por el Director Supremo y debía velar por la fiel observancia de la carta.
historia_chile.htmhistoria_chile.htm

UNIDAD 2
ENSAYOS INSTITUCIONALES 1823-1830
OBJETIVO GENERAL: conocer y entender los primeros esfuerzos que se realizan en Chile por dotar a la república de un orden institucional estable como asimismo de nuevas fuerzas políticas y los efectos que tuvo sobre el régimen institucional. INDICE. INTRODUCCIÓN ASPECTOS GENERALES DEL PERIODO EL GOBIERNO DE RAMON FREIRE EL FEDERALISMO EN CHILE GOBIERNO DE FRANCISCO ANTONIO PINTO

INTRODUCCION
El período de Anarquía llamado así por algunos tratadistas o también conocido como la época de los Ensayos Políticos, se extiende desde la renuncia de Bernardo O'Higgins acontecimiento que sucedió el día 28 de enero de 1823 hasta el advenimiento del régimen autoritario en el año 1830 (Batalla de Lircay). Durante esta etapa se procura encontrar una organización política adecuada para reemplazar a la existente bajo el imperio hispánico. El afán innovador, la imitación de instituciones surgidas en realidades muy distintas a la chilena de esos años, la ausencia de hábitos políticos participativos condujeron a una inestabilidad total, a fuertes pugnas de bandos y a un notorio desorden institucional

CAPITULO I ASPECTOS GENERALES DEL PERIODO
I.- Es una etapa relativamente breve, 1823 a 1830, sobre todo si se le compara con los procesos similares en el resto de América hispana.

II.- Las luchas políticas tienen por protagonistas a bandos de carácter ideológico, sin que exista entre ellos un antagonismo motivado por posiciones divergentes frente a concepciones económicas o problemas sociales. No existen los partidos políticos. III.- los conflictos se llevan a cabo en el seno de la clase social dominante. Los sectores modestos juegan un rol pasivo. Actúan siguiendo a sus patrones y pastores religiosos sin que existan enfrentamientos de clases sociales. IV.- Asimismo no se producen en Chile luchas entre distintos grupos étnicos. A diferencia de lo que ocurre en los períodos análogos de otros países americanos. V.- Tampoco existe en estos años presencia de rasgos militaristas. Los jefes militares que actúan en política lo hacen pro o contra de algunos de los diversos bandos políticos no como personeros o representantes de los sectores castrenses. VI.- Las cartas constitucionales que se dictan durante el período, son textos de carácter doctrinario, cuyos inspiradores han creído posible reformar la idiosincracia y hábitos del pueblo chileno mediante su acción. En su mayoría son inspiradas en constituciones extranjeras como la estadounidense o la española de 1812, de realidades muy diferentes a la chilena. Con la renuncia de O'Higgins se inicia una segunda etapa en la organización de la República, caracterizada por una reacción general contra los regímenes centralizados y autoritarios; reacción que alcanza su punto culminante en 1826, con el ensayo del régimen federal. Todos los ensayos constitucionales de esta segunda etapa revelan ciertas tendencias comunes que denotan la influencia del pensamiento ilustrado y liberal del siglo XVIII: 1º Destaca el pensamiento de que el pueblo es la única fuente de poder. 2º Consecuentemente toda autoridad política es delegada por el pueblo y ejercida en su representación. 3º Al poder ejecutivo se le considera de poca importancia. Es necesario fiscalizarlo rigurosamente. Complicadas estructuras limitaban la autoridad del Jefe de Estado. 4° El ejercicio de la función ejecutiva ha de ser breve. 5° La anulación de la autoridad ejecutiva fue tan avasalladora, que en el hecho no se cumplió con el principio de la separación de los poderes. Se entregó plena autoridad al legislativo. Entre 1823 y 1826, por las asambleas provinciales y por los cuerpos legislativos creados en la constitución de ese año. La anulación de la autoridad ejecutiva tuvo la virtud de convencer a gran parte de la aristocracia de que la postura antiautoritaria y descentralizadora resultaba incompatible con la organización de un gobierno regular.

CAPITULO II EL GOBIERNO DE RAMON FREIRE SERRANO (1823-1826)
I.- INTRODUCCION: Luego de la promulgación de la Constitución de 1822 en el mes de septiembre, la oposición al gobierno de O’Higgins no cesó de crecer. La prolongación de su período en la dirección suprema, desató el descontento público de la aristocracia de Santiago, aún temerosa de los gobiernos unipersonales, como lo fue en general durante la década de 1820; y provocó una abierta resistencia de las provincias de Coquimbo y Concepción. Pero fue en esta última donde el rechazo al gobierno autoritario de O’Higgins dio sus mayores muestras. La zona sur de Chile había padecido en todo su rigor la guerra de independencia y luego de Maipú, aunque ya consolidada la emancipación, la pobreza se había enseñoreado en la región, a la par que crecían las acusaciones contra el gobierno central por no solucionar el dramático panorama. En verdad, O’Higgins se había empeñado en mejorar el escenario post bélico del sur, pero la exigüidad de los recursos fiscales, ya casi crónica, parecía un esfuerzo inútil. Las molestias de los vecinos de Concepción se canalizaron a través de su intendente y general del Ejército del Sur, Ramón Freire. El 22 de noviembre anunció públicamente su desobediencia al gobierno. A comienzos de diciembre un cabildo abierto imitó su conducta y se negó todo valor a la Constitución de 1822. Una semana más tarde, el descontento hizo escenario en Coquimbo.

A mediados de enero, O’Higgins envió negociadores ante Freire para acordar su renuncia; pero un cabildo abierto realizado por la aristocracia de Santiago se apresuró a exigirle la renuncia con la intención de evitar el triunfo de las provincias y frenar el liderazgo personalista de Freire. El 28 de enero de 1823, O’Higgins abdicó el mando en una Junta formada por José Miguel Infante, Agustín Eyzaguirre y Fernando Errázuriz. Sin embargo, este paso no impidió a Freire moverse a Santiago y hacer sentir su presencia mediante la fuerza militar. Las rivalidades entre Santiago, Concepción y Coquimbo habían planteado una grave crisis. Concepción y Coquimbo exigían representación en el gobierno. El problema quedó solucionado cuando se acordó que cada provincia designara un plenipotenciario para organizar un gobierno hasta la reunión de un congreso general constituyente. En el mes de marzo de 1823, la Junta entregó el mando al Congreso de Plenipotenciarios, el que con fecha del día 30 sancionó el Acta de Unión de las Provincias, especie de constitución provisoria que resolvía tres problemas: 1° Elegir a Ramón Freire como director supremo interino, cargo que ejerció en ese carácter hasta el mes de agosto. 2° Se estableció un poder legislativo a cargo de un Senado-conservador, formado por nueve miembros, y un poder judicial independiente. Se declaraba vigente la Constitución de 1818 en todo lo que no fuese contraria al Acta de Unión de las Provincias. 3° Convocar un congreso general constituyente encargado de elaborar una carta fundamental y de elegir el director supremo en propiedad. II.- EL GOBIERNO INTERINO DE FREIRE (MARZO-AGOSTO 1823): El Senado que acompañó a Freire en su interinato, tuvo un marcado carácter liberal. Pronto quedó de manifiesto el hecho que al interior de la aristocracia se perfilaban dos tendencias. Una de corte liberal, que privilegiaba un legislativo poderoso, tolerancia religiosa y un estado lo menos centralizado; otra de corte conservador, a la cual se plegaron terratenientes y hombres de iglesia, preconizaba la exclusividad del catolicismo y con el tiempo llegó a convencerse de la necesidad de gobiernos unipersonales fuertes, acusando a los liberales de la crisis política que se vivía. Ambas posturas, conocidas generalmente como pipiolos y pelucones, harán a tal extremo antagónica sus posturas, que la primera guerra civil de Chile como país independiente, en 1829, puede interpretarse como la culminación de ese conflicto. En estos cortos meses de interinato, el Congreso aprobó importantes medidas tales como: -abolición definitiva de la esclavitud, ley ideada por José Miguel Infante. La disposición no sólo dejó libres a los esclavos en territorio chileno sino que prohibió el tránsito de los mismos, declarando que cualquier esclavo llevado a otro país pisara temporalmente suelo chileno quedaba libre. -supresión de la Legión de Mérito. Por su parte Freire se preocupó de convocar a una Asamblea constituyente, la que abrió sus sesiones el 12 de agosto. El primer acto de la Asamblea fue designar a Freire como director supremo en propiedad. Luego se dio a la tarea de elaborar un proyecto de constitución, para lo cual trabajó teniendo a la vista un anteproyecto redactado por Juan Egaña, que fue en el fondo el que se aprobó, a pesar de la fuerte oposición de los pipiolos. III.- LA DIRECCION SUPREMA DE FREIRE (1823-1826) 3.1- La Constitución de 1823: la primera preocupación de Freire al ser designado director supremo interino, fue dotar al país de una constitución. Para este efecto encomendó a Mariano Egaña, Ministro del Gobierno, la elaboración de una Reglamento Electoral que permitiera elegir un Congreso General Constituyente. El Congreso Constituyente se inauguró el 12 de agosto de 1823. Su primer acto fue designar a Freire director supremo en propiedad. Designó también una comisión que se encargaría de estudiar el proyecto de carta fundamental. En sus deliberaciones esta comisión tuvo a la vista el anteproyecto redactado por Juan Egaña. Este proyecto fue duramente criticado por el sector progresista o pipiolo. Se estimó que vulneraba la autonomía de las provincias; que no se ajustaba ni al espíritu, ni a la letra del Acta de Unión de las Provincias y que en materia religiosa no respetaba la tolerancia. Los historiados en forma unánime han formulado juicios despectivos en torno a la tendencia ética de esta carta constitucional, sin darse cuenta que dicha tendencia fue un rasgo común a todo el constitucionalismo de la época, tanto en Europa como en el Nuevo Mundo. Para los juristas de las pasada centuria el derecho público debía tener una sólido fundamento ético y religioso. Para comprobarlo basta con hojear cualquier constitución europea o americana.

La constitución de Egaña sancionada en año 1823 prescribe la dictación de un Código Moral que reglamentaría "los deberes del ciudadano en todas las épocas de su edad y en todos los estados de la vida social, formándose hábitos, deberes, instrucciones públicas, ritualidades y placeres que transformen las leyes en costumbres y las costumbres en virtudes cívicas y morales" (art.249). Esta tendencia ética y religiosa del estatuto del 23 revela el vigor y el prestigio de aún mantenía la tradición hispanocolonial. Es justamente la legislación peninsular –las Siete Partidas- y la influencia de la antigüedad romana, las que inspiraron la labor constitucional de Egaña. También estuvo muy de acuerdo con el espíritu de la época la tendencia de esta constitución a limitar la autoridad y las atribuciones del jefe de Estado y a entregarle al Legislativo funciones administrativas y ejecutivas que –de acuerdo con nuestros tiempos- no le son propias. Es la reacción antiautoritaria y descentralizadora que movió a la aristocracia a pedir la renuncia de O’Higgins, reacción que, por lo demás, es común a todo proceso descolonizador. Juan Egaña llevó el antiautoritarismo a sus últimos extremos, restringiendo al máximo las facultades del jefe de estado. Si examinamos cuidadosamente el texto constitucional, llegamos a la conclusión de que las funciones legislativas, administrativas y ejecutivas se concentraban en el Senado. En su aplicación esta constitución encontró enormes tropiezos conforme a la realidad política chilena. En el mes de julio de 1824 el Senado declaró la suspensión de la misma. A/ PODER EJECUTIVO: -DIRECTOR SUPREMO. -PERIODO: 4 años con posibilidad de reelección. -FACULTADES: -dirige las fuerzas armadas. -mantiene el poder público. -nombra a ciertos funcionarios públicos. -iniciatica legislativa. B/ PODER LEGISLATIVO: -SENADO CONSERVADOR Y LEGISLADOR. -MIEMBROS: 9 senadores por un período de 6 años y posibilidad de reelección indefinida. -PERIODO LEGISLATIVO: 2 períodos ordinarios en el año de 15 días cada uno. -FACULTADES: -iniciativa y sanción de las leyes. -derecho de veto. -cuidar del ejercicio de las leyes. -vigila la conducta de los funcionarios públicos. -supervigila la educación pública. -supervigila la administración de justicia. -dirige las milicias. -dirige la inversión de los caudales fiscales y municipales. C/ PODER JUDICIAL: -Establecía uno de carácter jerarquizado, encabezado por una Suprema Corte de Justicia, a la que seguía una Corte de Apelaciones, que tenía bajo su control a los Jueces Letrados y demás funcionarios judicialeEsta estructura sobrevivió en las posteriores constituciones. D/ OTRAS DISPOSICIONES: -Creaba una Cámara Nacional, la que integrada por 200 ciudadanos, tenía derecho para elegir y censurar a los titulares de los poderes públicos, a los militares de los más altos grados y a los directores de la economía nacional. -Dirección de Economía Nacional, organismo pensado para el fomento de la riqueza del país y combate a la postración económica en que se encontraba. -Fija los límites del territorio nacional: "El territorio de Chile comprende de sur a norte, desde el Cabo de Hornos al Despoblado de Atacama; y de oriente a poniente desde la cordillera de Los Andes al Mar Pacífico, con todas las islas adyacentes, incluido el archipiélago de Chiloé, las de Juan Fernández. Mocha y Santa María. -La religión católica, apostólica y romana era la declarada oficial del estado, con exclusión del ejercicio público de cualquier otra, se le exigía además como requisito de ciudadanía (art. 10 y 11).

-La ciudadanía pertenece a los chilenos que hayan cumplido 21 años, o menos si han contraído matrimonio, sean propietarios, comerciantes, con un capital de $200 y $500, respectivamente, tengan profesión o hayan traído alguna invención, ciencia o arte, cuya utilidad apruebe el gobierno; los que hubieren obtenido el mérito cívico por haber prestado un servicio público. 3.2- Las relaciones con la Iglesia: la consolidación de la independencia y la organización de los primeras gobiernos republicanos, no hicieron variar la posición de la iglesia que continuó demostrando su rechazo y abierta oposición. Como sabemos, durante el gobierno de O’Higgins se había enviado a Roma con el carácter de diplomático al canónigo Cienfuegos, el cual no pudo ser recibido como tal debido a que la Santa Sede no había reconocido a nuestro país como nación independiente y además el embajador de España se oponía a ese reconocimiento, por lo cual se le recibió como agente oficioso. El papa tampoco podía enviar a Chile a un Nuncio, el cual tiene carácter diplomático, por lo que designó un vicario apostólico, cargo que recayó en Monseñor Juan Muzzi, asesorado por el canónigo Juan María Mastai Ferrete, quien posteriormente sería conocido como Pío IX. La misión Muzzi llegó a Chile en 1824 cuando en el gobierno prevalecían los elementos liberales. No tardaron en producirse conflictos entre el gobierno y dicha misión por asuntos de jurisdicción y por lo relacionado con el Patronato, que Roma desconocía como regalía del gobierno de Chile. Al mismo tiempo, el obispo de Santiago Rodríguez Zorrilla y un número importante de curas españoles reiniciaron ataques contra el régimen republicano provocando la dura reacción gubernativa. La culminación de estos hechos se resolvió por medio de algunas medidas de corte disciplinario como la expulsión del obispo y el reemplazo de los sacerdotes rebeldes a la causa de la independencia por defensores de la misma. También revistió una especial importancia la reforma de las órdenes religiosas, que abarcó aspectos no usuales en este tipo de medidas: -las órdenes religiosas dejaban de depender de sus superiores en Europa y ahora lo hacían bajo la autoridad del diocesano correspondiente. -los religiosos que viviesen dispersos por el campo debían recogerse a sus conventos. -en ninguna ciudad podría haber más de un convento de una misma orden ni existir ningún convento con menos de 18 sacerdotes. -se ordenó que los sacerdotes en sus oraciones públicas rogasen por la conservación de la independencia e instasen a sus fieles a respetar el régimen republicano. Llegado a este punto el conflicto, el vicario apostólico, que muy poco había hecho por calmar los ánimos, procedió a retirarse, llevándose la peor impresión de las relaciones políticas de Chile como estado independiente. Fracasada la misión también se interrumpieron las relaciones con el Vaticano. Pero la medida más sustancial, sin embargo, fue la dictación de las leyes del 26 de agosto y 20 de septiembre de 1826, que dispuso la expropiación de los bienes de las órdenes religiosas, con la sola excepción de los objetos de culto. De suerte que quedaban incluidos los fundos, haciendas, chacras y casas, como asimismo las deudas a favor de los conventos, los censos e hipotecas y el dinero corriente. A cambio de esto, el estado se comprometía a otorgar una renta para la mantención de la vida conventual y del culto. De esta manera, la Iglesia como institución de fuerte raigambre, retrocedió en su importancia, aunque mantenía latente su poder e influencia sobre los sectores sociales y pronto los manifestaría al recuperar la situación de que había sido desplazada. 3.3.- La cuestión del estanco: la situación económica era bastante delicada. En agosto de 1822, Irisarri pactó en Inglaterra los términos del empréstito que el gobierno de O’Higgins le había ordenado conseguir. De él se facilitó al Perú un millón y medio de pesos; el resto, una parte se gastó en los sueldos del ejército, en la expedición a Chiloé, administración pública y agricultura y en mercaderías que envió el propio Irisarri desde Europa. Con el objetivo de cubrir los dividendos de dicha deuda el gobierno cedió a la casa comercial Portales, Cea y Cía. El monopolio de la venta del tabaco, naipes, té y licores, a cambio de la obligación de pagar los dividendos de dicha deuda (1824). Esta casa comercial no cumplió con su compromiso debido a que el negocio no tuvo las expectativas que sus socios se habían hecho y el estanco volvió al fisco. Después de esto Portales y sus seguidores recibieron por parte de sus adversarios el nombre de estanqueros, recordando todo el escándalo de que había estado rodeado el negocio. 3.4.- La incorporación de Chiloé: bajo Freire cayó el último bastión español en Chile: la isla de Chiloé.

Su carácter insular y el recio tradicionalismo de sus habitantes, hicieron de Chiloé un sólido reducto monárquico. Contaron además sus habitantes con un gobernador hábil e inteligente, Antonio de Quintanilla. Moderado, eliminó de su régimen cualquier persecución. Sensato, sabía perfectamente que las cosas no podían durar como estaban y que a la larga Chiloé sería parte de la República. Pero cumpliría hasta el fin con sus deberes de soldado y fiel súbdito del rey de España. Hubo dos expediciones de Freire contra Chiloé; un fracaso la primera, exitosa la segunda. En la primera expedición Freire fue derrotado en la batalla de Mocopulli (1824). La conquista se intentó de nuevo a fines de 1825, especialmente porque Bolívar se proponía realizarla por su cuenta e incorporarla a Perú. Alarmado Freire despachó a la isla, en una flota de diez naves que comandaba Blanco Encalada, un ejército de dos mil quinientos soldados. Su jefe inmediato era el general José Manuel Borgoño, pero Freire mismo controlaba el conjunto de la operación. Tras desembarcar en Chiloé el ejército batió a los realistas en dos combates, Pudeto y Bellavista, y Quintanilla debió capitular. El 22 de enero de 1826, la isla era formalmente incorporada a la república mediante el Tratado de Tantauco (nombre de un lugar localizado a seis leguas de Ancud). 3.5.- Renuncia de Freire: a su regreso de Chiloé el jefe de estado convocó a elecciones para el congreso de 1826, ante el cual renunció. Esta renuncia fue discutida en las sesiones del 7 y 8 de julio de 1826. En esa oportunidad se acordó que el jefe de estado se denominara en adelante presidente de la república, debiendo elegirse además un vicepresidente. La elección la haría el congreso por mayoría absoluta de votos. El 8 de julio se aceptó la renuncia de Freire y se designó primer presidente de la república a Manuel Blanco Encalada. ACTIVIDADES I.- TERMINOS PAREADOS: 1. Antonio de Quintanilla ----- Vicario apostólico 2. Portales, Cea y Cía. ----- Batalla de Chiloé 3. Tantauco ----- Juan Egaña 4. Redactor constitución de 1823 ----- Primer presidente de Chile 5. Mocopulli ----- Jefe español en Chiloé 6. Juan Muzzi ----- Expropió bienes del clero 7. Bellavista ----- Tratado de incorporación de Chiloé 8. Blanco Encalada ----- Acción militar en 1824 9. Ramón Freire ----- Poder legislativo en Constitución 1823 10. Acta de Unión de las provincias ----- Estanco 11. Senado conservador y legislador ----- Documento firmado luego de renuncia de O’Higgins. II.- VERDADERO O FALSO: 1) ----- Uno de los aspectos políticos más interesantes de este período son los bandos de carácter ideológico. 2) ----- Los principales personajes que en Chile ocuparon el cargo de director supremo fueron Francisco de la Lastra, Bernardo O'Higgins y Ramón Freire. 3) ----- Durante el gobierno de Ramón Freire las relaciones iglesia-estado se mantuvieron en un plano de cordialidad. 4) ----- La abolición definitiva de la esclavitud fue obra de Manuel de Salas. 5) ----- La casa comercial Portales, Cea y Cía. Pudo cumplir eficazmente sus compromisos económicos con el fisco, al tener en sus manos el estanco del tabaco. 6) ----- De acuerdo a la Constitución de 1823, el poder ejecutivo quedó en manos de un Director Supremo. 7) ----- La constitución moralista de 1823 tuvo una larga aplicación en la vida republicana de Chile. 8) ----- El redactor de la Constitución de 1823 fue Juan Egaña. 9) ----- Según la Constitución de 1823 para tener derecho a ciudadanía se debía ser católico. 10) ----- La confiscación de los bienes del clero regular se hizo con fines anticlericales exclusivamente. 11) ----- La Misión Muzzi debía regularizar las relaciones entre el Vaticano y la naciente república de Chile. 12) ----- Las batallas de Pudeto y Bellavista fueron decisivas en el proceso de incorporación de la isla de Chiloé al estado chileno. 13) ----- El Tratado de Tantauco está relacionado con la incorporación de Chiloé al estado chileno.

CAPITULO III EL FEDERALISMO EN CHILE (JULIO 1826-JULIO 1827)
La rivalidad de las provincias con la capital y las exageradas expectativas despertadas por el éxito del régimen federal en los Estados Unidos condujeron al establecimiento en Chile de este modelo de gobierno. El deseo de imitar a los Estados Unidos se extendía por toda las antiguas colonias españolas; la ráfagaa había prendido también en Chile con tal fuerza que pasó por alto las dificultades existentes para su implantación y buen funcionamiento en este territorio. El Congreso Constituyente, que inició sus funciones el 4 de julio de 1826, sin dictar una carta constitucional que estableciera el régimen federal, aprobó una serie de leyes que fueron federalizando el país. -El 11 de julio de 1826, el Congreso aprobó que "la República de Chile constituyese por el sistema federal, cuya Constitución se presentará a los pueblos para su aceptación". -El 23 de julio, tras acaloradas discusiones quedaba definitivamente vigente el proyecto presentado por don José Miguel Infante acerca de la elección popular de los gobernantes-intendentes de provincias. -El 27 de julio quedaba sancionada como ley de la república la elección popular de los cabildos. -El 29 de julio era promulgada la ley que establecía la elección popular de los párrocos, los que serían elegidos en la misma forma que los diputados. El párroco electo debía ser presentado a la autoridad eclesiástica para que procediera a su investidura. -Por decreto de 31 de agosto de 1826 fue establecida la división del país en ocho provincias o departamentos y éstas en municipalidades o parroquias. Las provincias serían Coquimbo, Aconcagua, Santiago, Colchagua, Maule, Concepción, Valdivia y Chiloé. La estructura política-administrativa diseñada para el gobierno de las provincias, garantizaba que cada una contaría con una asamblea provincial, compuesta de diputados que ellas eligiesen, como cuerpos legislativos; tendrían también muchas atribuciones administrativas; constituirían los municipios; nombrarían los jueces letrados y demás funcionarios; deberían determinar la forma de elección del gobernador provincial; organizarían las milicias, sustentarían todos los servicios locales, fomentarían la educación y los servicios de beneficencia y llevarían la correspondiente estadística. Se elaboró también un proyecto de constitución federal (diciembre de 1826), el que debía ser discutido con el Congreso Nacional a partir de enero de 1827. Dicha discusión no se tradujo en ningún acuerdo, por lo que se estimó necesario consultar a las asambleas provinciales. El proyecto de constitucional federal se inspiraba en la Constitución de los Estados Unidos, en la de México y en algunos aspectos de la española de 1812. Finalmente dicho proyecto no se concretó. La implantación del régimen federal ocasionó múltiples trastornos, pues no existía en Chile elementos sobre los cuales constituir este sistema. I.- CAUSAS DEL FRACASO DEL FEDERALISMO: -Bajo el período hispánico se estructura un gobierno fuertemente unitarista y centralizado. -Se carecía también de ciudadanos familiarizados con la participación en los asuntos públicos y luego de asambleas propias del federalismo. -Las provincias carecían de recursos propios para subsistir sin auxilios de la capital. -El federalismo en Chile no obedecía ni a causas geográficas ni históricas. Sólo el afán por experimentar instituciones foráneas, a las que erróneamente la prosperidad de los Estados Unidos puede explicar su instauración. -Carencia de buenas vías de comunicación. II.- EL FIN DEL REGIMEN FEDERAL: a comienzos de 1827, el entusiasmo federalista había casi desaparecido. Las constantes disputas al interior de las provincias, la falta de recursos y preparación política terminaron por ahogar el proyecto y convencer a un sector significativo de la aristocracia sobre la necesidad de implementar un régimen unitario. Ante la constatación de estos hechos, los federalistas intentaron asegurar su proyecto mediante la fuerza. El 25 de enero, el coronel Enrique Campino, instigado por Infante y un grupo de federalista, se amotinó con algunas guarniciones de Santiago.

Frente a estos hechos la aristocracia recurrió al prestigio de Ramón Freire, quien ahogó el motín. De paso fue designado presidente de la república. Pero no permaneció mucho tiempo en el cargo; el 5 de mayo de 1827, el vicepresidente Francisco Antonio Pinto asumió la jefatura de estado en carácter de interino. En junio, el Congreso se autodisolvió, instituyéndose una Comisión Nacional que procedió a suspender las leyes federales y a llamar a votaciones para un nuevo congreso constituyente.

CAPITULO IV GOBIERNO DE FRANCISCO A. PINTO. (1827-1829)
I.- INTRODUCCION: la experiencia desastrosa de Egaña e Infante por imponer modelos ideológicos que no se compadecían con la realidad chilena, hicieron la clase dirigente volver sus ojos hacia regímenes centralizados dotados de cierto autoritarismo legal. Bajo esta nueva perspectiva política asume la presidencia Francisco Antonio Pinto. Desde 1828 se comprueba un cambio completo en las doctrinas y prácticas políticas. La dirigencia política comienza a dividirse producto de antagonismo doctrinarios profundos. Se trata no ya de discutir cuál o cuáles son las instituciones democráticas y liberales que convienen establecer si o si es útil o no un régimen republicano de ese tono. II.- LOS BANDOS POLÍTICOS: el acto electoral de diciembre de 18827 destinado a elegir un congreso constituyente, permitió visualizar varios bandos políticos que a grosso modo se inclinaban tanto hacia el liberalismo (pipiolos) como al conservantismo autoritario. El sector conservador incluía tres componentes visibles. El más numeroso era el pelucón, formado por los aristócratas terratenientes más tradicionales del estado. A los pelucones los complemento una facción menos doctrinaria pero más intransigente, conocida como estanqueros. Creían en la necesidad de un gobierno centralizado y autoritario y en la cesación del debate político, su líder era el comerciante Diego Portales. Además de los pelucones y estanqueros, había un grupo pequeño, aunque visiblemente unidos, de o'higginistas cuyo único propósito era restaurar al ex director supremo, su guía era Rodríguez Aldea, el antiguo ministro de O'Higgins. En la práctica, ninguno de estos tres elementos más o menos conservadores disfrutó del poder entre 1824 a 1829. Pero en los últimos años de este período fueron formando una coalición que encabezada por Portales derrotó al gobierno liberal y dio nacimiento a la república autoritaria. Fue durante el gobierno de Pinto cuando los conservadores, que no habían en funciones desde la época de influencia de Egaña (1823), experimentaron su impresionante renovación en manos de Portales. Este estimuló y dirigió la hostilidad contra el gobierno de Pinto. A lo largo de 1828 y 1829 las disputas entre liberales y conservadores fueron adquiriendo tonos cada vez más agrios. La lucha política cobró particular interés por medio de la prensa. Los estanqueros dieron inicio a la publicación de un periódico denominado EL HAMBRIENTO, haciendo referencia a sus adversarios, a la vez que éstos arremetían con otro también muy combativo El CANALLA. La tienda liberal estaba dividida de modo similar. La corriente mayor del liberalismo de los años 1820 fue moderada y conciliadora con personajes como Freire y Pinto. A los liberales se les conoció por varios nombres. Durante el gobierno de Pinto se autodenominaron constitucionalistas o ministeriales, pero sus adversarios los llamaron pipiolos (novatos). El federalismo fue una rama del liberalismo. III.- EL CONGRESO CONSTITUYENTE DE 1828 Y LA CONSTITUCIÓN: el Congreso constituyente de 1828 inauguró sus sesiones el 25 de febrero, designando una comisión encargada de redactar una constitución. La comisión contó con el consejo y ayuda de José Joaquín de Mora, cuyos conocimientos y espíritu liberal quedaron de manifiesto en la redacción del texto definitivo, el que fue firmado por el presidente Pinto el 8 de agosto. Esta constitución pasó a ser la más perfecta por su forma y fondo de cuantas se habían ensayado hasta entonces. Redactada en un lenguaje preciso, tuvo como fuente los códigos políticos franceses de 1791 y 1793; el español de 1812 y toda la experiencia política vivida por los criollos desde 1810. Define a la nación chilena como la reunión política de todos los chilenos naturales o legales. Es libre e independiente de todo poder extranjero; en ella reside esencialmente la soberanía y el ejercicio de ésta

en los poderes supremos con arreglo a las leyes. No puede ser el patrimonio de ninguna persona o familia. En su artículo 2 fija los límites del país: "su territorio comprende de norte a sur, desde el Desierto de Atacama hasta el Cabo de Hornos, y de oriente a occidente, desde la Cordillera de los Andes hasta el mar Pacífico, con las islas de Juan Fernández y demás adyacentes. Se divide en ocho provincias que son: Coquimbo, Aconcagua, Santiago, Colchagua, Maule, Concepción, Valdivia y Chiloé. Eran ciudadanos los varones mayores de 21 años, o antes si fueran casados o sirvieran en la milicia, profesen alguna ciencia, arte o industria o ejerzan un empleo, o posean un capital en giro raíz de qué vivir. Asimismo los chilenos legales (extranjeros nacionalizados) que hayan servido cuatro años en clase de oficiales de ejército de la república. Quedaban subsistentes las Asambleas Provinciales, designadas por elección popular. Eligiéndose uno de sus miembros por cada 7.000 almas. En las provincias que no tuvieren esta población, constarían de 12 miembros a lo menos; las asambleas designaban a los senadores, proponían ternas para intendentes, viceintendentes y jueces de primera instancia y cada distrito o departamento tenía una municipalidad de elección popular. Correspondía a estas corporaciones elegir al gobernador del distrito. Afirmaba la prohibición de crear nuevos mayorazgos confirmando la prohibición de fundarlos en adelante, y autorizando a sus actuales poseedores para disponer libremente de los predios vinculados y su valor, salvo la tercera parte del último que se reservaba a los inmediatos sucesores. El PODER EJECUTIVO era confiado a un Presidente de la república, designado en votación indirecta por electores, a razón de 3 por cada miembro de los cuerpos legislativos. Para ser elegido presidente era necesario haber nacido en el país y enterado 30 años de edad. Podía nombrar y remover los ministros a su voluntad. Se fijaba el número de éstos en tres. El presidente y sus ministros eran acusables durante su período. La carta constituía también un Vicepresidente y que reemplazaría al presidente en los casos de muerte o imposibilidad física o moral. Si no había mayoría absoluta en el cuerpo de electores para designar los miembros del Ejecutivo, competía al Congreso resolver la cuestión. El PODER LEGISLATIVO constaba de dos cámaras. El Senado formado por dos representantes por cada provincia, elegidos por la respectiva Asamblea Provincial, que se renovaban cada cuatro años. La Cámara de Diputados se componía de representantes elegidos por dos años en votación popular directa a razón de uno por cada quince mil habitantes o fracción que no baje de 7.000. Las facultades legislativas del Congreso eran amplísimas. El Ejecutivo sólo podía oponer veto suspensivo a sus resoluciones y pedir que se reconsideraran. Le correspondía el nombramiento de los ministros de la Suprema Corte de Justicia, aprobara el presupuesto de gastos públicos, suprimir o crear empleos y aprobar los ascensos de los jefes superiores del ejército y la de los diplomáticos acreditados en países extranjeros. En receso de las Cámaras funcionaba una comisión compuesta de ocho senadores, uno por cada provincia, encargada de velar por el cumplimiento de la Constitución. En diciembre de 1828, el Congreso constituyente clausuró sus sesiones y convocó a un nuevo acto eleccionario para el año siguiente. IV.- LA GUERRA CIVIL DE 1829-1830: la administración de Pinto había sido tolerante y conciliadora, sin embargo, no había podido lograr el consenso político que añoraba. Los pelucones, representantes de la aristocracia terrateniente tradicional, no podían ver sino con desagrado la abolición de sus mayorazgos y la posición anticlerical del gobierno y de la propia constitución que garantizaba la tolerancia religiosa. Los estanqueros por su parte estaban cada vez más descontentos con la incapacidad o pocas ganas del gobierno de tratar con mano dura a los elementos perturbadores del orden público. En esta misma línea se encontraban los o'higginistas, que dirigidos por Rodríguez Aldea y Prieto, agregaban un motivo de queja adicional: en las elecciones de senadores y diputados, realizadas en el mes de junio, habían conseguido el triunfo de sus candidatos a la Cámara Alta por Concepción; pero el Senado, de mayoría liberal, objetó tal triunfo, quedando esta región sin representación en la Cámara. El nuevo congreso inauguró sus sesiones en septiembre de 1829, debiendo regirse según las disposiciones de la Constitución de 1828. En sus manos había venido a caer un delicado procedimiento. Las elecciones para electores de presidente y vicepresidente de la república que se habían efectuado en el mes de mayo se dieron en un ambiente de gran expectación. Según las ley, los electores emitían dos votos, sin especificar sin los nombres registrados en ellos eran para presidente o vicepresidente. Ahora,

el que obtuviera el mayor número de votos ocuparía el primer cargo y el que siguiera el segundo; siempre que obtuvieran la mayoría absoluta. Los liberales presentaron a Pinto quien obtuvo 118 votos de electores; los pelucones a Francisco Ruiz Tagle (98 votos); los o'higginistas a José Joaquín Prieto (61 votos); los liberales a Joaquín Vicuña (48 votos) y José Gregorio Argomedo (33 votos). De los candidatos, sólo Pinto obtuvo mayoría absoluta, por lo tanto, competía al Congreso, una vez abiertas las sesiones en septiembre, designar al Vicepresidente. Este cuerpo legislativo, de mayoría liberal, vio con preocupación tal decisión. Era evidente que Pinto cansado de las turbulencias políticas, pretendía renunciar, caso en el cual el Vicepresidente debería asumir la dirección del gobierno. En realidad, la ley no estipulaba la obligación de elegir entre las dos primeras mayorías restantes; situación que tampoco el predominio liberal estaba dispuesto a asumir cuando Ruiz Tagle y Prieto, sus opositores más encarnizados, eran esa mayoría restante. El ánimo cada vez más tenso, acentuado por la intransigencia de los bandos en pugna, fue perfilando dos tendencias irreconciliables: los pipiolos o liberales, que pasando por sobre las dos segundas mayorías, eligió a su correligionario Joaquín Vicuña como vicepresidente; y los conservadores, que liderados por Rodríguez Aldea y Portales, unieron sus fuerzas, es decir, pelucones, estanqueros, o'higginistas, proclamando que la elección había violado la Constitución y que el camino de las armas era el legítimo para defenderla. La Asamblea Provincial de Concepción y el poderoso grupo de los o'higginistas tomaron la iniciativa. Con fecha 4 de octubre de 1829 Concepción acordó negar obediencia al presidente y vicepresidente de la república y considerar nulos los actos de gobierno de Santiago. El presidente Pinto, cuyo único deseo a estas alturas era renunciar del todo a la presidencia, propuso nuevas votaciones parlamentarias como medio de restablecer la unidad nacional. El Congreso rechazó de plano esta moción, y a principios de noviembre Pinto transfirió por fin su autoridad al presidente del senado, Francisco Ramón Vicuña. Por entonces, sin embargo, los acontecimientos escapaban con mucho al control del presidente. Los conservadores levantaron un ejército al mando de Prieto. Los liberales, a su vez, confiaron sus fuerzas a Francisco de la Lastra. El encuentro de los ejércitos tuvo lugar en Ochagavía el 15 de diciembre de 1829. El resultado de la lucha se mantuvo indeciso. Al día siguiente se parlamentó y firmó el PACTO DE OCHAGAVIA. En el se acordó designar a Ramón Freire al mando de las tropas de ambos ejércitos y provisoriamente con el poder, debiendo presidir la elección de una Junta Gubernativa que convocaría a un Congreso de Plenipotenciarios de todas las provincias. Este Congreso declararía si se había infringido o no la constitución; reformaría la ley electoral, convocaría a un nuevo Congreso si se decidía la nulidad del anterior y nombraría un ejecutivo provisorio en reemplazo de la Junta, mientras se realizaban las elecciones. En enero quedó constituida la Junta Gubernativa cuya elección manipulada por los pelucones les permitió el dominio absoluto de la misma. A mediados del mes las controversias entre Freire y la Junta, cada vez más inclinada a Portales y Prieto, hicieron crisis. La Junta terminó por destituir a Freire y designar en su lugar a Prieto. Se reanudó entonces el conflicto, con Freire dirigiendo el bando liberal. En febrero inició sus sesiones el Congreso de Plenipotenciarios de las provincias, inclinados al bando conservador. Partió declarando nulo el Congreso de 1829 y luego declaró presidente y vicepresidente a Francisco Ruiz Tagle y José Tomás Ovalle. Al poco tiempo Ruiz Tagle, que constantemente había sido presionado por los conservadores para tomara medidas represivas en contra de los pipiolos, renunció al cargo instigado por portales. Asumió entonces la presidencia José Tomás Ovalle, éste nombró a Portales como ministro del interior, relaciones exteriores, guerra y marina. Dotado así de amplísimas facultades, Portales dedicaría sus esfuerzos a combatir duramente a la oposición política hasta anularla. El 17 de abril de 1830 tuvo lugar la batalla -de Lircay- decisiva de esta primera guerra civil en la historia republicana de Chile. Las fuerzas de Prieto vencieron a las de Freire. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO: 1. ----- Los acontecimientos revolucionarios de los años 1829-30 pueden clasificarse como la primera guerra civil en Chile. 2. ----- La crisis se desató por la elección de Francisco A. Pinto como presidente. 3. ----- Con la revolución de 1829 comienzo el período llamado los Ensayos Institucionales.

4. ----- La independencia fue obra principalmente del grupo social de los peninsulares. 5. ----- La aristocracia criolla no tenía experiencia en el manejo del gobierno. 6. ----- El período de los Ensayo Institucionales es reflejo también de las confusiones teóricas de la clase dirigente. 7. ----- Portales fue el principal ideólogo de los sectores más liberales. 8. ----- Los sectores más conservadores contaban con el apoyo de la aristocracia terrateniente. 9. ----- La Constitución de 1828 es un reflejo de los anhelos políticos de la aristocracia chilena. 10. ----- Los pipiolos fueron el principal grupo de opinión que atacó la Constitución de 1828. 11. ----- Portales contó con el apoyo de o'higginistas y pelucones durante la revolución. 12. ----- Los principales enfrentamientos del conflicto fueron Ochagavía y Lircay. II.- TERMINOS PAREADOS: 1. El Hambriento ----- Sector más conservador 2. Federalismo ----- Presidente pipiolo 3. O'Higginistas ----- Los estanqueros 4. José Joaquín de Mora ----- Líder de los o'higginistas 5. Pipiolos ----- Presidente autoritario 6. Apoyo de la aristocracia ----- Se le entregó el gobierno luego de Ochagavía 7. Francisco A. Pinto ----- Triunfo de los pelucones 8. José Joaquín Prieto ----- Joaquín Vicuña 9. Establecimiento federalismo ----- Estados Unidos 10. Vicepresidente en 1829 ----- El Canalla 11. Rodríguez Aldea ----- Rodríguez Aldea, Prieto, Bulnes 12. Lircay ----- 11 de julio de 1826 13. Ramón Freire ----- Constitución de 1828. III.- CUESTIONARIO: 1. ¿Bajo qué gobiernos se promulgaron las constituciones de 1823 y 1828? --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------2. ¿Qué características físicas y políticas de nuestro país atentaba contra la implantación de un sistema federal en Chile? --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------3. Mencione las causas a las que puede atribuirse la falta de recursos fiscales entre los años 1823 a 1830. --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------4. Analice la organización del Poder Ejecutivo creada por la Constitución de 1828. ¿A qué principios políticos obedecía? ¿Cuáles fueron las razones de su fracaso? ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------historia_chile.htmhistoria_chile.htm

UNIDAD 3
LA REPUBLICA AUTORITARIA 1830-1861
OBJETIVO GENERAL: identificar y conocer los principales procesos políticos, económicos y sociales que tienen lugar en esta etapa de la República; y valorar los esfuerzos por insertar a Chile en el contexto internacional como estado independiente. INDICE ACCION POLITICA DE DIEGO PORTALES EVOLUCIÓN POLÍTICA DE LA REPUBLICA AUTORITARIA GOBIERNO DE JOSE JOAQUIN PRIETO GOBIERNO DE MANUEL BULNES GOBIERNO DE MANUEL MONTT TORRES DOSSIER CARACTERISTICAS ECONOMICAS DEL PERIODO EXPANSION TERRITORIAL LAS MANIFESTACIONES CULTURALES LA POLITICA INTERNACIONAL

INTRODUCCION
Con la Batalla de Lircay el peluconismo triunfa en forma incontrarrestable. Bajo su imperio los tres gobiernos de este período tuvieron una característica en común: se mantuvo a toda costa y hasta con exageración el principio de autoridad que había gustaba tanto a la aristocracia. Las reformas llevadas a cabo por la tendencia liberal e igualitaria habían provocado el disgusto profundo de la aristocracia tradicional, herida en sus

intereses, sentimientos y concepciones. Pero su desplazamiento era superficial, porque mantenía sin la menor alteración el latifundio de la región central, su prestigio y poder social, manifestados sobre el endeble sector medio, los servidores y los campesinos; conservaba, también, sus múltiples vinculaciones con todas las esferas elevadas del clero, la administración y el comercio, acostumbradas a respetarla y servirla. En otras palabras, los más altos grupos sociales, incluida la Iglesia, necesitaban recuperar sus privilegios, sus posesiones, su influencia y su acceso al poder, adecuando las instituciones políticas y, lo que es consubstancial: estableciendo fuertes que sirviesen a esos objetivos. El apoyo de esos grupos fue muy claro a la gestión de Portales, cuando éste asumió como ministro, como asimismo al restablecimiento de su situación una vez que estuvieron en el poder, para cuyo efecto se dictaron disposiciones que les favorecieron. Así comenzó a gestarse la llamada República Autoritaria -o también de los Decenios, porque los presidentes electos gobernaron en total diez años-, que puso en manos del primer mandatario amplios poderes a través de la Constitución 1833. Esta otorgó al ejecutivo, con el estado de sitio y las facultades extraordinarias, los medios indispensables para imponer la normalidad a despecho de agitaciones y desórdenes. Desde 1833 a 1861, se decretó el estado de sitio en tres oportunidades -1840, 1846 y 1858-, operando las facultades extraordinarias en 1833, 1836, 1837 a 1838, 1851 a 1853 y 1859 a 1861. Los resultados de tales disposiciones se tradujeron en exilio, censura a la prensa y persecución a los adversarios políticos. No obstante lo anterior, el país vivió un período de crecimiento económico, político, social y cultural. Sin embargo, la paz interior debió soportar cuatro quiebres, que aunque no significaron un cambio brusco en la estructura del poder, hicieron pensar que el grupo pelucón, ahora al mando, se enfrentaba a una oposición cada vez mejor organizada y deseosa de cambios profundos. Estos momentos de violencia se inauguraron con la sublevación de las tropas acantonadas en Quillota (3 de junio de 1837) y que importaron el asesinato de Portales; continúan con el Motín del 20 de abril de 1851 y la guerra civil del mismo año, cerrando con la de 1859. Los gobiernos de este período fueron encabezados por: -José Joaquín Prieto (1831-1841). -Manuel Bulnes P. (1841-1851). -Manuel Montt T. (1851-1861).

CAPITULO I

LA ACCION PORTALES

POLITICA

DE

DIEGO

La actuación política de Portales comienza a hacerse nítida los años 1827 y 1828, cuando el fracaso del estanco pesaba dolorosamente en su espíritu y en los círculos santiaguinos, a la vez, se manifestaba una preocupación general por el desorden en las filas del ejército y la sublevación de algunos cuerpos. Desde que los pipiolos afianzaron su poder en el gobierno el año 18827, en que resultó elegido presidente el general Francisco Antonio Pinto, la actitud de Portales se fue haciendo más intolerable hacia aquella tendencia. Desde 1827, el grupo de los estanqueros, capitaneado por el propio Portales, se había agregado a la lucha contra el pipiolismo y sus gobernantes. Aglutinaba a quienes habían participado en el negocio del estanco, a personajes destacados de la administración y extendía sus vínculos a comerciantes y a ciertas autoridades que por diversos motivos habían tenido contacto con las actividades de la empresa monopólica. Portales sostenía y en esto concordaba con la aristocracia, la necesidad de un gobierno autoritario, fuertemente centralizado, que organizara un gobierno, si bien de corte republicano, capaz de poner fin a los ensayos político de la década anterior. Según sus propias expresiones, Chile no se encontraba preparado para gobernarse según los principios de un estado netamente liberal, pues, todavía imperaban en los hábitos políticos y conductas sociales los modelos coloniales. Esto es lo que llamaba "el peso de la noche". Su idea de gobierno la expresó en los siguientes términos: "La democracia que tanto pregonan los ilusos, es un absurdo en los países como los americanos, llenos de vicios y donde los ciudadanos carecen de toda virtud, como es necesario para establecer una verdadera república. La monarquía no es tampoco el ideal americano: salimos de una terrible para volver a otra y ¿qué ganamos? La república es el sistema que hay que adoptar; pero ¿sabe como yo la entiendo para estos países? Un gobierno fuerte, centralizador cuyos hombres sean verdaderos modelos de virtud y patriotismo, y así enderezar a los ciudadanos por el camino del orden y de las virtudes. Cuando se haya moralizado, venga el gobierno completamente liberal, libre y lleno de ideales, donde tengan parte todos los ciudadanos".

En realidad, al asumir como ministro en sus manos estaba el gobierno del estado en casi todas sus manifestaciones. Con el modesto título de teniente coronel, pero con el más trascendental de ministro de guerra y marina, tenía bajo su dependencia efectiva el ejército, las milicias y los buquecillos que constituían la armada nacional. Portales era además ministro del interior y de relaciones exteriores (ambas ramas formaban entonces un sólo ministerio, que comprendía entonces la justicia, el culto y la instrucción pública), y como tal era el jefe jerárquico y eficaz de toda la administración interna, a la vez que el director titular de lo que podía llamarse nuestra diplomacia. El mismo día 17 de abril de 1830, cuando en los campos de Lircay, situados al norte de Talca, eran derrotadas definitivamente las fuerzas constitucionales al mando de Ramón Freire, Portales firmaba en la capital el decreto que daba de baja a aquel jefe y a todo los oficiales de su ejército. Días más tarde se tomaba igual determinación respecto del general Francisco Antonio Pinto, que por especial deferencia del presidente Ruiz Tagle, no había sido comprendido en su oportunidad. Días más tarde, el 7 de mayo, el gobierno obtenía del Congreso de Plenipotenciarios un acuerdo secreto para confinar o desterrar a los prisioneros del ejército de Freire y a cualquier otro individuo. Una segunda tarea iniciada por Portales con el propósito de afianzar al gobierno, fue silenciar a la prensa. Para ese efecto hizo modificar la composición de los jurados de imprenta, integrados por ciudadanos que decidían si había lugar a la formación de causas. No necesitaba, sin embargo, recurrir a los tribunales para silenciar a cualquier periódico opositor, porque la facultad secreta para confinar o desterrar podía usarla discrecionalmente contra los que criticasen al gobierno. Pesaba, además, el ambiente opresivo que rodeaba a los escritores de oposición. A la vez que perseguía a los enemigos políticos, Portales procuró afianzar al gobierno mediante el despliegue de la fuerza, comenzado por ajustes en el ejército. La expulsión de los oficiales constitucionales, más de 130, fue seguida de enérgicas medidas disciplinarias. Para ello contó con el apoyo de José J. Prieto en su calidad de general en jefe y luego de presidente de la república. La creación de la Academia Militar destinada a dar formación rigurosa a los futuros oficiales fue otra iniciativa para dar solidez al ejército. Sin embargo, queriendo contrarrestar el poder del ejército, de quien no se sentía lo suficientemente confiado, echó mano de una organización colonial, las milicias. Estaban compuestas por los hombres en edad de cargar armas de origen modesto y por oficiales de los altos grupos sociales

que costeaban sus propios gastos. Solían reunirse los días festivos para efectuar ejercicios y práctica con las armas y ordinariamente algunos hombres permanecían de turno para atender diversos trabajos: guardia en las cárceles, algunas tareas en los fuertes, traslado de reos y otros menesteres. En Santiago se establecieron cuatro batallones y cantidades variables en provincia, llegando a sumar en total 25.000 hombres. Bajo las nuevas orientaciones, la Guardia Cívica o Guardia Nacional, como indistintamente se le llamó, llegó a ser una organización armada numéricamente mucho mayor que el ejército y que alcanzó notable preparación. Portales se hizo nombrar comandante de uno de los batallones de Santiago. La actuación de Portales durante su primer ministerio se cierra con algunos hechos políticos importantes que debían afirmar el régimen. En conformidad con la Constitución se efectuaron las elecciones de diputados y senadores y las de electores de presidente, resultando elegidos los partidarios del gobierno en inmensa mayoría. Por otra parte, mediante un acuerdo inconstitucional se decidió adelantar la reforma de la Carta de 1828 que, según sus disposiciones, no podía ser modificada antes de 1836. En medio de estos ajetreos falleció el vicepresidente Ovalle, el 21 de marzo y fue reemplazado en calidad de interino por Fernando Errázuriz. Quedaba por decidir a quien elegirían los electores de presidente, pues la muerte de Ovalle significaba la desaparición del candidato más indicado. La figura de Prieto adquiría importancia en esas circunstancias y Portales se resolvió a favor de él sin vacilaciones. El general, que nunca había mostrado ambición de poder, contaba con buenos y leales servicios a la causa pelucona y su triunfo en Lircay le había rodeado de prestigio. Con su persona era posible atraerse la voluntad del ejército y colocado en la presidencia era un obstáculo para las pretensiones de los o'higginistas, que pugnaban por restablecer al prócer en el mando. El 18 de septiembre de 1831, Prieto asumió el mando de la república. Portales renunciaba entonces a los cargos de ministro. Volvería más tarde, en 1835, a la vida ministerial

CAPITULO II
LA EVOLUCIÓN AUTORITARIA POLITICA DE LA REPUBLICA
I.- EL GOBIERNO DE JOSÉ JOAQUIN PRIETO: en marzo de 1831 se eligió de acuerdo con una ley de elecciones aprobada el año anterior, al

nuevo Congreso y a los electores de presidente de la república. Verificados los escrutinios en junio, resultaron elegidos José Joaquín Prieto (207 electores) para la primera magistratura y Portales (186 electores) para la vicepresidencia. Este renunció en forma indeclinable. En septiembre inauguró Prieto su mandato, llevando a Ramón Errázuriz a la cartera del Interior, quien fue reemplazado más tarde por Joaquín Tocornal. Portales continuó como titular de Guerra y Marina hasta agosto de 1832, aunque sólo en forma nominal, y a fines de ese año, aceptó el cargo de gobernador de Valparaíso. A tres tareas dedicó Prieto sus mayores esfuerzos en este primer período: Desarticular numerosos intentos de sublevación. Respaldar los proyectos económicos de Manuel Rengifo, su Ministro de Hacienda, y Cuidar de la formulación de un nuevo texto constitucional cuyo resultado fue la Carta de 1833. 1.- La Constitución de 1833: el cabildo de Santiago, en febrero de 1831, representó al gobierno la necesidad de reformar la Constitución de 1828. Acogiendo estas peticiones, don Manuel José Gandarillas presentó al senado un proyecto de ley disponiendo la convocatoria de la Gran Convención. Este fue sancionado como ley por el ejecutivo el 1 de octubre de 1831. El 25 de octubre se procedió a elegir una comisión encargada de redactar el proyecto de reforma, compuesta de siete miembros. En el interior de la comisión, don Mariano Egaña y don Manuel José Gandarillas, representaban posiciones divergentes acerca de cual sería el camino más apropiado para proceder. El primero preconizaba reforzar los aspectos aristocratizantes y autoritarios de la futura carta: irresponsabilidad política del primer mandatario, reelección indefinida del presidente de la repúblicas, derecho del presidente a disolver la cámara de diputados, etc. Manuel José Gandarillas era partidario de mantener vigentes la mayoría de las disposiciones de la Constitución de 1828, adaptándolas a las nuevas circunstancias políticas. Las ideas de ambos combinaron en aquel nuevo texto. El 17 de mayo se aprobó el texto definitivo de la Constitución y el 25 de mayo de 1833 se promulga. El código de 1833 aparece traspasado por la obsesión del orden, que configura toda la vida pública y el funcionamiento del estado bajo la mano

poderosa del presidente de la república. Conforme la tendencia, los derechos y libertades consignadas en la Constitución eran muy escasos. Se limitaban a la igualdad ante la ley, las cargas y los cargos públicos, la libertad de movimiento, la inviolabilidad de la propiedad, el derecho de presentar peticiones, la libertad de publicar opiniones sin censura previa y el derecho del habeas corpus. En conjunto estas disposiciones eran más pobres que las consignadas en las constituciones anteriores. Una gran latitud tenía las atribuciones del presidente de la república que, según opinión de todos los historiadores y tratadistas del derecho, era una especie de monarca constitucional. Su período duraba cinco años, renovable por otros cinco. Además de las facultades corrientes en los jefes de estado, contaba con otras que son características de un régimen autoritario. Sólo podía ser acusado una vez concluido su mandato y hasta el plazo de un año. Las causales de acusación eran haber comprometido gravemente el honor o la seguridad del Estado o infringido abiertamente la Constitución. Concurría a la formación de las leyes mediante propia iniciativa e influía decisivamente en su tramitación: podía proponer modificaciones a los proyectos aprobados en la Cámara de Senadores y de Diputados o vetarlos por tres años consecutivos, salvo que ambas corporaciones insistiesen por los dos tercios de sus miembros presentes. Ello significaba que el presidente podía inhibir prácticamente la voluntad legislativa del parlamento. No se legislaba sin su anuencia. Al primer mandatario correspondía designar a los magistrados de los tribunales de justicia a propuesta de esos mismos tribunales y del Consejo de Estado y de igual manera los jueces letrados. Podía por lo tanto, contar con un poder judicial obsecuente. También le correspondía velar por la pronta y cumplida administración de justicia y la conducta ministerial de los jueces sin necesidad de recurrir a la Suprema Corte. El presidente ejercía el derecho de patronato sobre la Iglesia como había correspondido a los reyes de España: proponía los eclesiásticos para los cargos de dignidad -obispos y miembros de los cabildos metropolitanos. Contaba con un organismo asesor, el Consejo de Estado. Corporación encargada de dar dictámenes al jefe de estado cuando éste lo necesitara. Conocía en todos los asuntos de interés. Su dictamen era puramente consultivo. El carácter aristocrático y conservador de la constitución se expresa en diversos artículos. Las elecciones de presidente y de senadores eran

indirectas, procediéndose a elegir a los electores correspondientes, en el deseo de alejar al ciudadano corriente de esta función. Además se conservaba el sufragio censitario. Para mantener la estabilidad de las situaciones políticas se dispuso una duración de nueve años de los cargos de senadores y una renovación por tercios. La reforma de la Constitución era del tipo rígido y debía tener necesariamente como cámara de origen la de senadores y se requería la concurrencia de dos congresos sucesivos -mediando la renovación de la Cámara de Diputados- para ser aprobada. Un hecho muy significativo es que el código reconoció la existencia de las vinculaciones o mayorazgos, que habían sido abolidos por la Constitución de 1828. La situación de la iglesia constituyó otro factor interesante dentro del régimen imperante. A través del patronato continua ligada al estado. En su artículo 5° establecía que la religión de la república de Chile era la católica, apostólica, romana, con exclsuión del ejercicio público de cualquier otra. Mediante el artículo 102 se dio cabida a un sacerdote constituido en dignidad -obispo o miembro del cabildo eclesiástico- en el Consejo de estado. Era jefe supremo de las fuerzas armadas y sólo él podía convocar a sesiones extraordinarias y prorrogarlas. Entonces ¿qué facultades tenía en realidad el Poder Legislativo? En sus manos quedó la facultad de aprobar las leyes periódicas. Estas eran tres: sobre presupuesto de la nación, cobro de contribuciones y dotación del personal de las fuerzas armadas. Es decir, en materia de presupuesto primaba la voluntad del Parlamento. Esta ley no podía ser rechazada por el ejecutivo, ya que -de conformidad con el artículo 45 de la Constitución- vetado un proyecto de ley "se tendrá por no propuesto, ni se podrá proponer en la sesión de aquel año". Por otra parte, el constituyente no se contentó con establecer que sólo en virtud se una ley se pueden imponer contribuciones, sino que además ordena al Presidente de la República que cada 18 meses pida autorización al Congreso para su cobro. También se obligaba al Presidente de la República a pedir autorización para que las fuerzas armadas permanezcan en el lugar de sesiones del Congreso. Estas leyes periódicas resultaron un instrumento formidable de presión política a través del tiempo que el Congreso pudo ejercer en contra del Ejecutivo, contribuyendo a contrapesar las amplísimas facultades de éste. Poco antes de cumplir la Constitución diez años, el Senado puso en acción estas leyes. En sesión extraordinaria del 3 de noviembre de 1841 acordó:

"suspender la consideración de este proyecto de ley (el que autoriza el cobro de contribuciones) y del que versa sobre los presupuestos para el año 1842 hasta tanto se incluyan durante las actuales sesiones extraordinarias, dos proyectos de ley indicados en esta Cámara: el uno sobre la formación de los presupuestos y los pagos que deben admitirse en cuenta a las tesorerías nacionales; y el otro sobre el tiempo en que los presupuestos deben presentarse al Congreso y examinarse la cuenta de inversión de los gastos del año anterior". El Ejecutivo accedió a esta petición del Senado. En el fondo esta exigencia del Senado significaba compartir con el Jefe de Estado una de las facultades privativas de éste: señalar las materias en que se han de tratar en la legislatura extraordinaria. En la legislatura extraordinaria de 1850 se produjo la segunda actualización de las leyes periódicas para conseguir la variación de la política gubernativa. Manuel Montt, Ministro de Justicia e Instrucción Pública, como representante del oficialismo, expuso y defendió la tesis pelucona que asignaba a las leyes constitucionales un carácter excepcional: ellas podían esgrimirse sólo frente a una actitud abiertamente dictatorial. José Victorino Lastarria defendió la tesis liberal que consideraba estas leyes como resortes parlamentarios que podían y debían ponerse en acción cada vez que la política del Ejecutivo no estuviera de acuerdo con la mayoría parlamentaria. Sometido el problema a la decisión de la Cámara, la tesis liberal fue rechazada por un voto. Sin embargo, en esta oportunidad el grupo pelucón reconoció clara y explícitamente que el Congreso tenía facultad para aplazar la consideración del proyecto de ley que autorizaba el cobro de las contribuciones, cada vez que el poder ejecutivo se rebelara contra las instituciones nacionales. En 1857, Manuel Montt, en su calidad de Presidente de la República, hubo de aceptar la doctrina liberal sobre el alcance parlamentario de las leyes periódicas. En sesión del 10 de agosto de 1857 la mayoría opositora, a indicación del senador Fernando Lazcano, acordó: "Aplazar la discusión de los presupuestos hasta que no se tuviera conocimiento de las personas que haya de componer el gabinete". El Jefe de Estado acató la decisión del Congreso, organizando un ministerio en las condiciones exigidas por el Senado y presidido por la misma persona que esa corporación indicó: Jerónimo Urmeneta. A ese gabinete debieron ingresar dos representantes de la oposición liberal, los señores Salvador Sanfuentes y Francisco de Borja Solar.

El mecanismo de las leyes constitucionales quedaba oficialmente consagrado por el peluconismo como un resorte esencial para frenar la autoridad del Ejecutivo. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO: ----- Portales era partidario de una República con presidencialismo fuerte. ----- Prieto era comandante en jefe del Ejército del Sur. ----- Consideraba Portales que la democracia jamás se podría practicar en Chile. ----- El primer ministerio de Portales se inició después de la Batalla de Lircay. ----- Con la guardia cívica se pretendía reemplazar al ejército. ----- Portales procedió a suprimir los mayorazgos. ----- En 1831 Portales fue elegido vicepresidente de la república pero no aceptó el cargo. ----- Tras asumir Prieto la presidencia Portales presentó su renuncia a los cargos de ministro. ----- La iniciativa de reformar la Constitución de 1828 partió del cabildo de Santiago. ----- Mariano Egaña y Manuel José Gandarillas fueron los principales autores intelectuales de la Constitución de 1833. ----- Con la Constitución de 1833 se introduce la libertad de cultos. ----- La carta de 1833 establece el sufragio universal. 13)----- La elección del presidente de la república es indirecta. CUESTIONARIO: Explique las tendencias que se presentaron al interior de la comisión encargada de redactar el proyecto constitucional de 1833. ¿Qué eran las leyes periódicas? ¿Qué uso llegó a darles el Congreso Nacional?

¿Qué diferencias, señale a lo menos 3, puede Ud. establecer entre el poder ejecutivo consagrado en la Constitución de 1828 y el que aparece en la de 1833? ¿Qué fin perseguía Portales al restablecer la Guardia Cívica? ¿Por qué? ¿Cuál fue la situación de la Iglesia luego de la guerra civil de 1829 y en qué posición quedó con la dictación de la Constitución de 1833? Mencione 3 medida represivas tomadas por Portales contra los opositores políticos luego de 1829. ¿Por qué razones Ud. puede considera importante que en la organización de un Estado existan medidas fiscalizadoras del poder público?
2.- Otros aspecto del gobierno de Prieto: surgido el nuevo orden político a consecuencia de la guerra civil de 1829, no estaban dispuestos sus miembros a dar el espectáculo que antes de esa fecha había alterado gravemente la vida política nacional. Todos los bandos políticos que habían logrado débilmente subsistir, y muy especialmente el pipiolo, desaparecieron por entero bajo el dominio omnipotente de Portales. Sólo el bando pelucón logró desarrollarse poderosamente. Se unieron para constituirlo los antiguos estanqueros que habían preconizado la corrección administrativa; la rancia aristocracia de origen colonial; y grupos de personas independientes que sólo anhelaban la paz y tranquilidad. Sin embargo, la unidad del grupo pelucón comenzó a resquebrajarse en torno al debate sobre la conveniencia o no de mantener en el tiempo la política autoritaria y represiva que Portales había inaugurado luego de 1829. En 1835, el peluconismo debió soportar una primera escisión, que si bien no tuvo consecuencias graves para la cohesión de quienes ejercían el poder, puso en evidencia cierta fragilidad en el pacto político conservador surgido luego de la guerra civil. Ese año se segregó del gobierno un sector denominado filopolitas, llamados así en atención al periódico que publicaban, EL Philopolita" (el amigo del pueblo), cuyas ideas se orientaban a la aplicación de medidas más liberales en el gobierno; opositores a la propuesta política de Portales y de su sucesor Joaquín Tocornal. Este grupo de disidentes estuvo encabezado por el ministro de Prieto, Manuel Rengifo. Sin embargo, esta escisión no fue significativa y por lo tanto no alteró el ideario político del peluconismo. Los filopolitas se alejaron del gobierno cuando el presidente de la república llamó a Portales al Ministerio de Guerra y Marina; pero estuvieron muy lejos de transformarse en opositores férreos y activos contra el gobierno. Este segundo ministerio de Portales estuvo marcado también por la aplicación de drásticas medidas que corrieron a la par con la política exterior del ministro, caracterizada por la guerra contra la Confederación Perú-Bolivia (1836-1839). Declarada la guerra por parte de Chile, en agosto de 1836, el Congreso Nacional estableció el estado de sitio en todo el territorio nacional mientras durara la guerra contra la Confederación y quedaba en consecuencia autorizado el Presidente de la república para usar de todo el pode público que su prudencia hallare necesario, sin otra limitación que la de no poder condenar por sí, ni aplicar penas, debiendo emanar estos actos de los tribunales establecidos o que en adelante estableciere el mismo presidente. La ley dictada en enero de 1837, permitió dictar un decreto en febrero de ese año, que creaba consejos de guerra permanente, compuesto por el juez de letras y dos militares designados por el Presidente de la república, y encargados de juzgar militarmente los delitos de traición, sedición, tumulto, motín y conspiración, y de aplicar las penas de cualquier clase, incluso la de muerte, sin apelación y sin ulterior recurso.

Durante la vigencia del estado de sitio (1837-39), la facultad legislativa cayó en manos del Presidente de la República. Se dictaron numerosas leyes, muchas de ellas de la mayor gravedad, pero todas con la forma de decretos autorizados por la ley de 31 de enero de 1837. Algunas de esas leyes se referían a procedimientos judiciales y fueron preparadas por Mariano Egaña. Se les llamó, por parte de los funcionarios judiciales, leyes marianas. En consecuencia, el Congreso funcionó muy raras veces en 1837 y ninguna vez en 1838. Recién en mayo de 1839, el estado de sitio fue levantado. Pero había sido tal la odiosidad que la situación generó y tal también el descontento de los militares ante la guerra, sectores importantes de uniformados y civiles la veían como la invención de Portales, que las consecuencias se manifestaron tempranamente. El 3 de junio de 1837 mientras Portales pasaba revista a un destacamento acantonado en Quillota, el que sería enviado a la guerra, fue apresado por las compañías del regimiento Maipo. El jefe del motín era el coronel José Antonio Vidaurre. La sublevación que finalizó en el Combate de Cerro Barón (6 de junio), implicó el asesinato de Portales. Sin embargo, el gobierno de Prieto terminó en medio del éxito de la guerra contra la Confederación y la aparición de un nuevo líder para los pelucones: Manuel Bulnes, el héroe de la guerra. En ese ambiente de fiesta, el gobierno junto con decretar el fin del estado de sitio, se comprometió a restituir a los oficiales pipiolos dados de baja luego de Lircay y reconocía el derecho de montepío a las viudas y huérfanos de los militares que hubieran muerto mientras estaban dados de bajo. II.- GOBIERNO DE MANUEL BULNES: contrariamente a lo que podía temerse, el acceso al poder del héroe de Yungay abrió un paréntesis en el riguroso autoritarismo impreso por Portales. El carácter llano y tolerante del nuevo presidente contribuyó a cicatrizar heridas y olvidar rencores. Esta actitud explica el despacho de las leyes de anmistía de octubre de 1841 y de septiembre de 1842, y el pago de sus sueldos a Bernardo O'Higgins. Por otra parte, se comienza a manifestar una generación de jóvenes que no disimulan su interés por los problemas de gobierno, amparados en la ideología liberal, y opositores a ultranza de los gobiernos autoritarios, como el que había organizado Portales. Ellos han sido agrupados en la llamada Generación de 1842. La curiosa paradoja, la cohesión de la juventud liberal y su decidido ingreso a la política sería empresa del propio gobierno, gracias a la orientación que le impuso Manuel Camilo Vial Formas, Ministro del Interior, del segundo período de Bulnes, pariente de éste y antiguo miembro del grupo filopolita. Entre septiembre de 1846 y junio de 1849, el ministro Vial desarrolló una actividad desbordante, que contrastó con la lentitud tradicional de la administración pública. Sus preocupaciones dominantes fueron los intentos de reformar la legislación aduanera, sus proyectos de nuevos códigos y la organización de un banco. A la vez procedió a efectuar una drástica remoción de empleados públicos con el fin de sustituirlos por amigos y parientes de probada fidelidad. En el orden político, Vial que aspiraba a la presidencia de la república, incluyó en la lista de candidatos oficiales a sus amigos y parientes y a algunos elementos liberales, entre los que contaban José Victorino Lastarria. La descarada intervención electoral permitió el triunfo aplastante de los ministeriales, nombre con el que se designó a los protegidos de Vial. La indignación contra el Ministro y sus notarias aspiraciones presidenciales, llevaron al presidente Bulnes a prescindir de sus colaboradores. Así los ministeriales o vialistas, quedaban en la oposición y con dominio en la Cámara de Diputados. Pero con el andar del tiempo, esa oposición mostró escasa cohesión y terminó por disgregarse. La necesidad de buscar cohesión y objetivos comunes, llevó a esta oposición vialista-liberal a unirse en torno a la propuesta de conformar un partido político en 1849. En un principio tendía a evitar la ascensión de Manuel Montt a la presidencia, el candidato de los pelucones, y en su programa aspiraba a la ampliación de las libertades y a la limitación del poder ejecutivo. El Partido Liberal, nombre que se le dio a este proyecto político, surgió de la unión de tres grupos: antiguos pipiolos, liberales doctrinarios (en su mayoría miembros de la generación de 1842) y vialistas. El partido inició una amplia campaña de difusión de sus ideas, creando en octubre de 1849 la Sociedad Reformista o Club de la Reforma, llamado por sus detractores Club de la Patagua. Este club presidido por Salvador Sanfuentes y con Benjamín Vicuña Mackenna como secretariio, planteaba los siguientes postulados: -Supresión de estados de sitio y facultades extraordinarias. -Dictación de una nueva constitución política. -Abolición de la reelección del presidente de la república.

-Descentralización administrativa. -Poder judicial elegido por el pueblo. -Responsabilidad de los ministros de estado. -Ampliación del derecho de sufragio. -Libertad de imprenta. -Abolición de los fueros. Sin embargo, la actividad opositora no se detuvo allí, en febrero de 1850 se fundó la Sociedad de la Igualdad con Santiago Arcos Arlegui y Francisco Bilbao Barquín a la cabeza. Inspirados en las ideas del socialismo utópico, aspiraban a derribar la organización social existente en Chile. No sólo consiguieron atraer el grueso de la juventud liberal sino que además integraron a varios artesanos, otorgando al movimiento una orientación proletaria. Incluso llegaron a contar con un periódico titulado El Amigo del Pueblo, redactado por Eusebio Lillo. En medio de este ambiente, el Presidente Bulnes se convenció de la necesidad de patrocinar la candidatura de Manuel Mott. A su vez la provincia de Concepción proclamó la candidatura presidencial de su intendente, el general José María de la Cruz, primo hermano del presidente. Al mes siguiente (marzo de 1851) la oposición santiaguina le daba su apoyo. Los acontecimientos, sin embargo, se precipitaron. El 20 de abril de 1851 se sublevó el regimiento Valdivia, de la guarnición de la capital. El objetivo del levantamiento había sido impedir la candidatura y elección de Montt, quien triunfó con 132 votos contra 29 que obtuvo Cruz en sus provincias. III.- GOBIERNO DE MANUEL MONTT TORRES: en 1851, recién ascendido a la primera magistratura, estallaron sublevaciones en Concepción y La Serena. En el sur se sublevó José María de la Cruz, quien resultó vencido en la Batalla de Loncomilla (8 de diciembre de 1851). El 14 de diciembre, se firmó la Capitulación de Purapel entre José María de la Cruz y Manuel Bulnes, este último había salido en defensa del gobierno. La Capitulación comprendía el reconocimiento por Cruz del nuevo gobierno, la reincorporación de los jefes y oficiales comprometidos y una amnistía amplia para los que intervinieron en el levantamiento. Poco tiempo después, la sublevación de La Serena, encabezada por José Miguel Carrera Fontecilla, llegó a su fin a consecuencia de su propia desorganización. Aplacada la guerra civil, el gobierno de Montt se orientó a una política que tendía a asegurar la paz interior con el apaciguamiento forzado de los opositores y a la búsqueda de la adhesión de todos los grupos sociales; cuestión esta última que le resultó imposible. Sólo en el segundo período se trató de formar un partido que apoyara no tanto a la administración como a su espíritu; pero entonces la inerte base política había sufrido una irremediable disminución, y el mismo partido gobernante se debatía en querellas internas sobre la situación de la Iglesia respecto a su posición en el marco del Estado. Dos tendencias se disputaban la solución al conflicto: los Patronistas y los Ultramontanos. En realidad, este fue el asunto más grave de los últimos años del gobierno de Montt. ¿En qué consistía ese debate? ¿Por qué llegó a tener consecuencias tan graves? La extraordinaria prosperidad económica de los últimos años contribuyó también a quebrantar el prestigio y la fuerza de la vieja aristocracia. Hombres nuevos, ajenos a las preocupaciones tradicionales y sin vínculos con el pasado, iban poco a poco conquistando en la sociedad la influencia y el rango que acompañan al éxito y a la fortuna. Los hombres nuevos así levantados no pertenecían en general ni a la vieja casta aristocrática, ni al peluconismo tradicional. Unidos por la gratitud y los afectos a los gobernantes; defensores celosos del principio de autoridad, sus ideas conservadoras se apartaban en otros aspectos del molde clásico. Sin confesarse demócratas, no sabían ocultar su desdén por las conductas rancias de ciertos aristócratas; y se consideraban ellas mismos representantes de los tiempos nuevos, de la cultura moderna y de la ciencia política. La doctrina ultramontana iba a encontrar en esos jóvenes letrados sus más irreconciliables enemigos. Católicos, por lo menos en la forma, muchos de ellos, y librepensadores los demás, todos parecían estar de acuerdo en el propósito de mantener y afianzar la supremacía del poder temporal, y un sistema de tolerancia y libertad civil en materia religiosa. De alguna manera esta joven generación se relacionó y amparó en Antonio Varas. La antigua unidad católica de Chile comenzó a sufrir serios quebrantos casi a raíz de la guerra de independencia. Aquel movimiento realizado en contra de los deseos y acción decidida de la mejor parte del clero, hubo de menguar su prestigio y demostró que el poder de la Iglesia distaba mucho de ser limitado y sin contrapeso.

En la década de 1820, período de predominio pipiolo, la Iglesia vio retroceder significativamente su prestigio. El descontento contra los gobiernos de esta época por parte de la Iglesia fue sin duda uno de los factores que contribuyeron al éxito de la guerra civil de 1829. Luego la alianza con los gobiernos pelucones le permitió recuperar su influencia y poder. Le fueron devueltas las propiedades que le habían sido confiscadas; se aumentó el presupuesto fiscal destinado al culto; Santiago fue elevado a la categoría de arquidiócesis y se crearon los obispados de La Serena y Ancud, además, de oficializarse la concurrencia a las ceremonias religiosas de los empleados públicos. A pesar de ello, lentamente había prendido en algunos intelectuales y políticos la indiferencia religiosa, tanto por la conducta de la iglesia contra la fundación de la república, como por la boga que alcanzaron entre los intelectuales los escritos de los filósofos liberales y antirreligiosos del siglo XVIII. Sin embargo, no constituían una oposición organizada contra la iglesia, más bien guardaban distancia. Tal era, en líneas generales, el estado religioso del país cuando en 1845 asumió el arzobispado de Santiago el presbítero Rafael Valentín Valdivieso, quien sería el principal impulsor de las ideas ultramontanas. Pero ¿qué era el ultramontanismo? La escuela ultramontana no reconocía al gobierno de la república los derechos de patronato y exequatur, ejercidos antes, sin discusión por los monarcas españoles, y estimados ahora atentatorios a la libertad de la Iglesia; pero sin comprender que tales regalías formaban parte integrante de un sistema completo de relaciones entre las autoridades civil y religiosa, el ultramontanismo limitaba sus aspiraciones de reforma a la eliminación de aquellas trabas, sin perjuicio que la Iglesia siguiera participando del poder temporal. Las exigencias ultramontanas iban aún más lejos. No sólo debía ser prohibido el culto público de las religiones disidentes, según lo dispuesto por la Constitución, sino también el que se ejerciera privadamente dentro de los edificios de propiedad particular, y había de reconocerse a la Iglesia un derecho de vigilancia general sobre la prensa, el comercio de libros y la instrucción en todas sus ramas. Es evidente, que tal propuesta causaba molestia en amplios círculos sociales, porque no podían aceptar que un estado soberano, independiente, se sometiera a las instancias de la Iglesia cuya cabeza residía fuera de Chile; violentándose de esta manera el principio de la soberanía nacional. Diversos incidentes contribuyeron a ahondar esta divergencia: El cambio efectuado en 1852 en la rectoría del Instituto Nacional, que provocó la salida del presbítero José Manuel Orrego y la entrada de un laico. Situación que a la Iglesia se le manifestó como pérdida de influencia en el principal centro de enseñanza del país. Las discusiones sobre la conveniencia del regreso de la Compañía de Jesús a Chile. Aquí el debate surgió en el Congreso porque los partidarios de la tendencia ultramontana abogan por un retorno de la orden bajo el amparo de la ley con la devolución de los bienes que se les habían expropiado en el tiempo de Carlos III. A pesar que la ley no se dictó, los jesuitas volvieron a Chile en 1855, aún contra los deseos de los regalistas. Los regalistas o patronistas (también llamados monttvaristas), sostenían el derecho del Estado por sobre cualquier institución; por lo tanto, no estaban dispuestos a ceder ante las presiones de privilegio que la Iglesia les exigía. La cuestión del sacristán. Este fue el incidente más grave y el que provocó la ruptura definitiva del bando pelucón, entre quienes apoyaban al arzobispo Valdivieso y quienes estaban de parte del Presidente de la República, don Manuel Montt (1856). El incidente tuvo su punto crítico cuando el arzobispo se negó a acatar una sentencia de la Corte Suprema y recurrió al Presidente de la república para que usando su influencia revirtiera la situación a su favor. La respuesta presidencial no se hizo esperar. El primer mandatario argumentó que no estaba en su poder torcer la voluntad de los tribunales de justicia; pero en el fondo el asunto era otro: hacerle ver a la Iglesia que los poderes públicos del estado de Chile eran soberanos y que ninguna institución podía pretender una situación de privilegio. De esta manera, se estaba afirmando la tesis regalista que la Iglesia debía estar sometida al estado. La cuestión del sacristán desembocó entonces en insospechadas consecuencias. Los pelucones seguidores del arzobispo abandonaron el gobierno y pasaron a constituir un partido de fuerte doctrina católica: el Partido Conservador Católico. Con ello el oficialismo perdió el control de la Cámara de Senadores y ya no contó con votos para imponer el autoritarismo presidencial. Es más, el Parlamento presionó al Ejecutivo para que constituyera un gabinete que le diera contento. En la oposición los conservadores católicos se unieron a los liberales, antiguos enemigos de Montt y Varas, formando la primera alianza de partidos políticos, la Fusión Liberal Conservadora.

Los regalistas, fieles al gobierno, se organizaron como fuerza política en el Partido Nacional o llamado también Monttvarista, en alusión a Montt y Varas sus máximos exponentes. La consecuencia más importante de este hecho fue el quiebre definitivo del sector pelucón, que hasta esa hora apoyaba el autoritarismo y la represión a los adversarios políticos amparados en el principio del orden y el bien común; la división del peluconismo contribuyó poderosamente a poner una lápida sobre la República Autoritaria. 1.-Guerra Civil de 1859: el ambiente político se tensó al máximo, creciendo incesantemente en el transcurso de 1858 la oposición al gobierno. Se adicionó a este panorama la intervención electoral del Ejecutivo en las elecciones de 1858 y el convencimiento de parte de la oposición que no siendo las urnas el medio adecuado para derrotar al gobierno y la candidatura casi segura de Antonio Varas a la presidencia de la república, un camino más efectivo era el levantamiento armado. Esta vez la crisis revolucionaria no estalló en Concepción sino en Copiapó, rico centro minero argentífero, descontento con la política fiscal del gobierno de Montt. A comienzos de enero de 1859, el joven y acaudalado propietario minero Pedro León Gallo fue proclamado intendente de la provincia de Atacama y Jefe del Ejército Revolucionario. A este foco se unieron otros de la región central de Chile que combatieron al gobierno con escasa suerte. En cambio, Pedro León Gallo consiguió derrotar a las tropas gubernamentales en la Batalla de Los Loros y ocupar temporalmente La Serena, antes de ser derrotado definitivamente en el mes de abril y obligado a huir a Argentina. La lección política de tan duras jornadas, obligó al gobierno a retirar la candidatura de Varas y a ceder el paso a un hombre de conciliación y ademanes políticos más moderados, que inauguró el siguiente período de la historia de Chile, era José Joaquín Pérez Mascayano. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO:

----- Los Philopolitas son el primer grupo disidente en el peluconismo. ----- En el primer quinquenio de Bulnes se dictaron dos leyes de anmistía. ----- Los vialistas apoyaban la candidatura presidencial de Manuel Montt. ----- El Club de la Reforma fue un organismo de difusión de las ideas liberales. ----- De la unión de liberales doctrinarios, vialistas y miembros de la Sociedad de la Igualdad surgió el Partido Liberal. ----- Manuel Camilo Vial permitió a los liberales llegar al Congreso. ----- La Sociedad de la Igualdad proclamaba la defensa del Partido Liberal. ----- El periódico "EL Amigo del Pueblo" fue un órgano difusor de las ideas del socialismo utópico. ----- Para la elección presidencial de 1851, los candidatos fueron José María de la Cruz y Manuel Bulnes. ----- La Batalla de Loncomilla significó la derrota de las tropas de Manuel Bulnes. ----- El grupo de los ultramontanos apoyaba la idea de una iglesia sometida al poder civil. ----- La división definitiva del peluconismo se produce por la llamada "cuestión del sacristán".

----- El Partido Conservador Católico tras la división del peluconismo fue opositor al gobierno.
II.- CUESTIONARIO

Indique 4 postulados del programa liberal de 1849. ¿Quiénes fueron los fundadores de la Sociedad de la Igualdad? ¿Cómo se explica el nacimiento de la fusión Liberal-Conservadora? Establezca dos diferencias entre la guerra civil de 1851 y la de 1859.

DOSSIER
Valparaíso, diciembre 6 de 1834. Mi don Antonio: A propósito de una consulta que hice a don Mariano (Egaña) relativa al derecho que asegura la Constitución sobre prisión de individuos sin orden competente de juez, pero en los cuales pueden recaer fuertes motivos de que traman oposiciones violentas al gobierno, como ocurre en un caso que sigo con mucho interés y prudencia en este puerto, el bueno de don Mariano me ha contestado no una carta sino un informe, no un informe sino un tratado, sobre la ninguna facultad que puede tener el gobierno para detener sospechosos por sus movimientos políticos. Me ha hecho una historia tan larga, con tantas citas, que he quedado en la mayor confusión y, como si el papelote que me ha remitido fuera poco, me ha facilitado un libro sobre el Habeas Corpus. En resumen, de seguir el criterio del jurisperito Egaña, frente a la amenaza de un individuo para derribar la autoridad, el gobierno debe cruzarse de brazos, mientras como dice él, no sea sorprendido infraganti. Con los hombres de ley no puede uno entenderse; y así ¿para qué ¡carajo! sirven las constituciones y papeles, si son incapaces de poner remedio a un mal que se sabe existe, que se va a producir y que no puede conjurarse de antemano, tomando las medidas que pueden cortarlo? Pues es preciso que el delito sea infraganti. En Chile la ley no sirve para otra cosa que no sea para producir la anarquía, la ausencia de sanciones, el libertinaje, el pleito eterno, el compadrazgo y la amistad. Si yo, por ejemplo, apreso a un individuo que sé que está urdiendo una conspiración, violo la ley. ¡Maldita ley, entonces, si no deja al brazo del Gobierno proceder libremente en el momento oportuno. Para proceder, llegado el caso del delito infraganti, se agotan las pruebas y las contrapruebas, se reciben testigos, que muchas veces no saben lo que van a declarar, se complica la causa y el juez queda perplejo. Este respeto por el delincuente, o presunto delincuente, acabará con el país en poco tiempo. El gobierno parece dispuesto a perpetuar una orientación de esta especie, enseñando una consideración a la ley que me parece sencillamente indigna. Los jóvenes aprenden que el delincuente merece más consideración que el hombre probo; por eso los abogados que he conocido son cabezas dispuestas a la conmiseración en un grado que los hace ridículos. De mí se decirle que con ley o sin ella, esa señora que llaman la Constitución, hay que violarla cuando las circunstancias son extremas. Y ¡qué importa que lo sea, cuando en un año la parvulita lo ha sido tantas veces por su perfecta inutilidad. Escribí a Tocornal sobre este mismo asunto, y dígale Ud., ahora lo que pienso. A Egaña que se vaya al carajo con sus citas y demostraciones legales. Que la ley la hace uno, procediendo con honradez y sin espíritu de favor. A los tontos les caerá bien la defensa del delincuente; a mí me parece mal el que se les pueda amparar en nombre de la Constitución, cuya majestad no es otra cosa que una burla ridícula de la monarquía de nuestros días. Hable con Tocornal, porque él ya está en autos de lo que pienso hacer. Pero a Egaña, dígale que sus filosofías no venían al caso ¡Pobre diablo!. Hasta mañana. Suyo D. Portales.

¿Cuál es la intención crítica de Portales hacia la eficacia de las leyes?/ Cite dos ejemplos donde el autor de la carta use la ironía como elemento de desprestigio./ ¿Qué modelo de leyes deja traslucir Portales cree más eficaces? CAPITULO III CARACTERISTICAS ECONOMICA DEL PERIODO I.- EL PERIODO DE JOSE JOAQUIN PRIETO: 1.- Las Reformas de Manuel Rengifo: en lo relativo a la gestión económica, el decenio presenta la tarea realizada por Manuel Rengifo, apodado el mago de las finanzas. A partir de 1831, Rengifo realizó una reforma tributaria que abolió algunos ramos de la alcabala, principalmente el derecho de cabezón, que se cobraba por medio de asentistas particulares que adquirían ese derecho en subasta pública, abusaban de los contribuyentes e ingresaban a las arcas fiscales débiles sumas de dinero que en nada se compadecían con lo recaudado. El cabezón equivalía al 6% del valor de los productos vendidos en cada predio. Fue reemplazado por el catastro, impuesto del 3% sobre la renta anual del predio agrícola que se pagaría directamente en las tesorerías públicas. En 1834 reformó el régimen aduanero, fijando nuevos aranceles para algunas mercaderías y declarando libres de derechos a todos aquellas que eran que eran necesarias para el progreso del país: maquinarias, instrumentos científicos, libros, imprentas, etc. Continuando con la obra iniciada por O'Higgins, perfeccionó y amplió los almacenes francos de Valparaíso, puerto a donde afluían mercaderías de todos los países para ser distribuidos en los mercados del Pacífico. Conjuntamente con esta medida, Rengifo introdujo una rigurosa economía en los gastos públicos: la reducción del ejército, la supresión de empleos, el control de pagos de tesorerías, lo que permitió obtener un aumento paulatino de las rentas públicas y satisfacer desahogadamente los gastos y requerimientos. La deuda la dividió en dos ramas: la interna, contraída por el Fisco y los particulares, y la externa, que tenía su origen en el empréstito de Londres. La primera fue saneada durante el primer gobierno de Prieto, la segunda en el gobierno de Bulnes en 1842. Igualmente importantes fueron las medidas encaminadas a favorecer a la marina mercante nacional. Por ley de enero de 1834 se rebajaron en 10% los derechos de internación de mercaderías traídas en buques nacionales construidos en el extranjero, y en un 20% las transportadas por buques construidos en el país. Finalmente, en octubre de 1835 se reservó a los buques nacionales el comercio de cabotaje. En 1835 se introdujo la navegación a vapor, al otorgarse al norteamericano Guillermo Wheelwright la concesión para establecer una línea de vapores entre Valparaíso y el Callao. La compañía fundada por Wheelwright fue el origen de la poderosa Pacif Steam Navigation Company. 2.- La riqueza minera: al principiar la década de 1830 y bajo el estímulo del descubrimiento del mineral de plata de Arqueros, entonces en pleno apogeo, se exploro concienzudamente la áspera red montañosa que se extiende de La Serena al norte. Vetas de relativa potencia fueron descubiertas en las zonas vecinas. En mayo de 1832 un cateador y leñador llamado Juan Godoy descubrió un reventón de plata de metro y medio de altura en el arranque de una quebrada en el cerro Chañarcillo, unos 50 km. al sur de Copiapó. El denuncio quedó estampado a nombre de Juan y José Godoy y Miguel Gallo. Los descubrimientos de nuevos yacimientos prosperaron rápidamente, aumentando considerablemente las arcas fiscales a consecuencia de los impuestos aplicado al rubro. En septiembre de 1832 la veta Descubridora de Chañarcillo era poseída en común y por terceras partes por Miguel Gallo, Ramón Goyenechea y Francisco Ignacio Ossa. Se estimó la producción del primer decenio del mineral en doce millones de pesos. La prosperidad generada por el adelanto de la minería no se reflejó únicamente en el veloz crecimiento demográfico y urbanístico de Copiapó sino también en un flujo creciente de capitales hacia Valparaíso, Santiago y Concepción. En efecto, al terminar el período de la República Autoritaria, mineros y habilitadores afortunados habían ampliado sus negocios a las actividades bancarias, agrícolas, comerciales e industriales a lo largo de todo el país. Incluso en el ámbito social el aporte de la minería tuvo su manifestación. Los empresarios enriquecidos en la explotación de la plata, cobre o carbón pasaron a conformar la llamada burguesía, que a través de la institución del matrimonio se unió a la aristocracia terrateniente dando origen a la oligarquía. Por último, el progreso del país que normalmente se atribuye al autoritarismo de los presidentes del período, no hubiese prosperado sin la riqueza derivada de la minería, principalmente de la plata. II.- EL PERIODO DE MANUEL BULNES PRIETO:

1.- La riqueza minera: al igual que en el período anterior, la minería sigue ocupando un papel destacado. Al rico mineral de plata de Chañarcillo se sumó en 18848 el de Tres Puntas, con lo que Copiapó pasó a ser el mayor centro de riqueza del país. La navegación a vapor hizo necesaria la explotación del carbón de piedra nacional, a fin de evitar la importancia de carbón inglés. Los primeros trabajos se iniciaron en 1843 (Lirquén) y 1848 (Coronel) y fueron obra de Thomas Smith y Jorge Rojas Miranda, respectivamente. En 1852 comenzó Matías Cousiño la explotación del carbón de Lota. El carbón chileno se exportó, enseguida, a Panamá y a California, sin perjuicio de su empleo en los ferrocarriles y en las fundiciones nacionales. El desarrollo de la producción en los países europeos que entraban aceleradamente en la llamada Revolución Industrial, motivó una demanda creciente de cobre. El buen precio alcanzado por el metal rojo en el mercado mundial, estimuló la búsqueda y explotación en Chile. Infinidad de pequeños yacimientos, dispersos en las quebradas del Norte Chico, y trabajados por pirquineros, entraron en producción; también hubo yacimientos más ricos y extensos que fueron explotados por empresarios particulares y sociedades. El mineral de mayor producción fue el de Tamaya, situado en las cercanías de Ovalle y perteneciente a don José Tomás Urmeneta. Este mismo industrial estableció una importante fundición de cobre en Tongoy, donde habilitó un puerto, que luego unió por ferrocarril con Ovalle (1852). Urmeneta construyó otra fundición en Guayacán, inmediata al puerto de Coquimbo, mientras que otro empresario, Carlos Lambert establecía una tercera fundición en la Compañía, al norte de La Serena. Estos dos últimos establecimientos beneficiaban el cobre de las minas dispersas en toda aquella zona. En la década de 1840 Joaquín Edwards Ossandón y Carlos Lambert levantaron en las proximidades del embarcadero de Coquimbo un establecimiento de fundición. El primero para asegurarse el combustible y abaratar los costos fundó en 1846 otro similar en Lirquén. 2.- La actividad agrícola: aparte de su carácter minero, la economía chilena del período asuma una fisonomía agrícola, dos rasgos que se pueden indicar como típicos. En 1838 se había fundado la Sociedad Chilena de Agricultura, cuyo objetivo era mejorar e innovar la actividad agrícola nacional; con este fin se creó en 1842 la Quinta Normal, destinada a la experimentación e introducción de nuevas especies, como por ejemplo, morera, betarraga azucarera, espárragos. En esta época se construyeron dos grandes canales: el Waddington, obra del minero inglés José Waddingto, destinado a regar las haciendas de Limache con las aguas del río Aconcagua, y el canal de Pirque, que arranca del Maipo y regaba la hacienda Subercaseaux. III.- PERIODO DE MANUEL MONTT TORRES: 1.- Instituciones Financieras: una de las obras de mayor trascendencia del gobierno de Montt fue la creación de la Caja de Crédito Hipotecario, debida a la iniciativa de Antonio Varas (1855). La Caja estaba destinada a favorecer la actividad del campo mediante la entrega a los prestarios de letras de crédito de 100, 200, 500 y 1000 pesos a cambio de la hipoteca de un bien inmueble. En ningún caso el préstamo podía exceder de la mitad del valor de dicho inmueble, no se otorgaban préstamos de menos de 500 pesos y la hipoteca del inmueble debía ser superior a $2000. La misma ley que creó la Caja, autorizó el establecimiento de sociedades anónimas con el mismo fin. A la sombra de esta disposición nacieron los bancos hipotecarios. De esta época data la primera compañía de seguros, llamada hoy La Chilena Consolidada (1856). En 1861 se promulgó la ley que creaba la Caja de Ahorros, bajo la responsabilidad del Estado de Chile. También aparecen las primeras instituciones bancarias particulares. El primer banco fue el Banco Ossa, que emitió billetes a la vista y al portador; pero el primero autorizado legalmente fue el Banco de Valparaíso, en 1853. El Banco de Chile fue fundado en 1859. En 1860 se dictó la primera ley de bancos. Fue otra del profesor de Economía Política de la Universidad de Chile y asesor del Ministerio de Hacienda Jean Gustave Courcelle Seneuil. 2.- El impacto del oro de California y Australia: el descubrimiento de oro en California produjo la emigración de grandes masas de trabajadores procedentes de las más diversas partes del mundo hacia esa región. En 1848 la población de California era de 5.000 habitantes; en 1852 alcanzaba a 254.453. La llamada fiebre del oro se extendió por Chile; alrededor de unos 70.000 chilenos desfilaron por las tierras californianas. La importancia de los seis años californianos fue grande para nuestro país. La agricultura dobló su producción, pues el trigo, las frutas, los vinos, las carnes, los sebos, cueros y cereales chilenos eran los únicos alimentos de los primeros años de San Francisco. Resultaba mucho más barato llevar todo esto

desde Valparaíso que comprarlo en el esta del Atlántico norteamericano y hacerlo llegar ya fuera por Panamá, la ruta del Estrecho de Magallanes o a través de las peligrosas y difíciles grandes praderas del oeste norteamericano. Al auge económico siguió el fomento del transporte. Sobre 200 veleros unieron Valparaíso y California. En 1849 Chile exportaba mercaderías por el valor de $250.195 a la costa estadounidense del Pacífico. En 1850 exportaba $2.445.868 y al año siguiente $2.300.000. Sin embargo, el éxodo de casi 70.000 chilenos en una población de poco más de un millón, tuvo como consecuencias alzas de los salarios y falta de brazos para las faenas de la producción nacional. A partir de 1858, California podía autoabastecerse y el auge del intercambio comercial favorable a Chile llegó a su fin. En 1851 se habló de que en Australia el oro corría con mayor abundancia que en California. La casa comercial Wilson&Cía. de Valparaíso, ordenó a sus barcos largar velas a través del Pacífico. Seis meses después, siguiendo la ruta de las islas Hawai, más de 30 navíos chilenos unían Australia con San Francisco. Hubo un mercado promisorio, pero las enormes distancias resultaban antieconómicas para la época. Al igual que California, después de dos años de ventas agrícolas favorables a Chile, Australia inició el autoabastecimiento. En los años siguientes, las principales salidas de productos agrícolas chilenos tendrían como destino Inglaterra. 3.- El sistema de transportes: el sistema de transportes experimentó cambios significativos. El estado construyó y reparó caminos que hicieron posible el tránsito de pesadas carretas tiradas por una o dos yuntas de bueyes; de esta manera comenzaron a ser desplazadas las recuas de mulas que discurrían por simples senderos y que presentaban escasa capacidad de carga. El transporte de las personas se hizo más fácil y cómodo con la utilización de diligencias y rápidos birlochos que unían las ciudades principales. Algunos ferrocarriles unieron los centros mineros con las ciudades y puertos, siendo el primero el de Copiapó a Caldera en 1851, que fue, además, el primero del hemisferio sur, en una época en que tal sistema de transporte aún no se había extendido mucho en el mundo. El alma de la empresa fue el norteamericano Guillermo Wheelright, que contó con capitales proporcionados por los mineros enriquecidos de Copiapó. La extensión de la vía fue de 80 km.; el material usado en su construcción, como el equipo rodante, fueron adquiridos en Inglaterra. Poco tiempo más tarde, Wheelwright inició la construcción del ferrocarril de Santiago a Valparaíso, financiado por una empresa mixta, es decir con capitales estatales y particulares. El trayecto más difícil fue realizado por el pionero norteamericano Enrique Meiggs. La obra fue concluida sólo con fondos del Estado, que pasó a ser propietario de los principales ferrocarrilles. En la misma época comenzó a extenderse la línea de Santiago al sur. En 1856 se inició el reemplazo del alumbrado del viejo sistema por el de gas de hidrógeno. Se ponen en servicio los primeros tranvías de tracción animal -carros de sangre- en 1857. Se organiza, también, el sistema de correos, aplicando la tarifa única y el franqueo de la correspondencia. Asimismo, comienzan a usarse los primeros telégrafos eléctricos. 4.- La crisis económica de 1858: por último hay que señalar que entre 1858 a 1861 se produjo la primera crisis del crédito que conozca la República. En 1861 la crisis alcanzó su punto más grave: el gobierno se encontró sin fondos e imposibilitados, por lo mismo, de prestar ayuda a la banca y al comercio. Se produjeron numerosas quiebras. Las razones que ayudan a explicar esta recesión están dada por:

El agotamiento de Chañarcillo, que producía el 74% de la plata chilena. La pérdida de los mercados de California y Australia, provocando la consiguiente baja de los precios. Decadencia del puerto de Valparaíso ante la competencia de San Francisco y el Callao. Fuga masiva de monedas y pastas de plata.
II.- CUESTIONARIO:

Analice el impacto que tiene en la economía el auge minero desarrollado en este período. Mencione 3 reformas realizadas por Manuel Rengifo en el período de Prieto. ¿Qué impacto provoca en la economía chilena la apertura de los mercados de California y Australia? ¿Qué relación observa entre el desarrollo de los transportes y el auge mineroagrícola en el Chile de este período? Señale 2 causas de la crisis del crédito que vive la República a fines del gobierno de Montt. Argumente sobre los riesgos que tiene para un país ser fundamentalmente productor de materias primas, como históricamente ha sido el caso de Chile.
CAPITULO IV LA EXPANSION TERRITORIAL La ocupación de nuevos territorios en el extremo norte y sur y en la región de Los Lagos, se hizo, según las áreas, siguiendo objetivos diversos, pero que en definitiva enlazaban con una cuestión de interés nacional, cual era la expansión territorial del estado chileno o afirmación de la soberanía nacional en regiones hasta el momento ignoradas o poco valoradas, en parte producto de la ignorancia geográfica como asimismo porque la atención del Estado se interesaba en asegurar el orden interno y en la fundación duradera de un estado de derecho. ¿Qué provocó la valorización de territorios casi ignorados? 1° Asegurar la soberanía en territorios amenazados por la posibilidad de ocupación extranjera (Estrecho de Magallanes). 2° Integrar nuevas áreas agrícolas. 3° Explotación de yacimientos mineros y reservas de fertilizantes (área norte). De alguna forma la apertura de estos frente pioneros contribuyó a una mayor dispersión de la población. Pero al mismo tiempo la política de expansión territorial del estado chileno chocó con la de países vecinos (Bolivia y Argentina), desatándose reclamos por cuestión de límites. Los tres frentes pioneros que vamos a analizar se desarrollan en el período de Manuel Bulnes. En el extremo septentrional del país, la explotación de guano en Mejillones puso en el tapete la necesidad de llegar a una definición fronteriza con Bolivia. Esta cuestión larga y dificultosa, obligó a una revisión de los títulos esgrimidos por ambos países y a una búsqueda de arreglo por la vía de las negociaciones. Fue entonces cuando se dictó una ley que declaró de propiedad de Chile las covaderas situadas al sur del paralelo 23 y concedió a una sociedad formada por comerciantes chilenos y extranjeros licencia para cargar guano un poco al sur de Mejillones (1842). Aquellos ejercieron libremente sus actividades con conocimiento de las autoridades bolivianas de Cobija hasta 1847. Ese año las autoridades bolivianas hicieron suspender los trabajos con la fuerza de las armas, alegando que esos territorios pertenecían al estado de Bolivia. A esto respondió el gobierno de Chile enviando un buque de guerra, el cual tomó posesión del puerto de Mejillones. Durante todo el gobierno de Bulnes, Bolivia hizo constantes reclamos en el sentido de que su límite meridional era el paralelo 26 y no el 23; pero el gobierno de Chile los rechazó. También este fue el período de los problemas con Argentina sobre el límite occidental y los territorios adyacentes al Estrecho de Magallanes que el país vecino reclamaba de su propiedad. Aunque ningún título avalaba tal pretensión nuestra Cancillería les dio paso. A comienzos de 1848 proponía a Argentina un estudio comparado de los derechos de la Patagonia y, eventualmente, el arbitraje. Después, durante la presidencia de Montt, se llegaría a la firma de un Tratado (1856), pero sin que se fuera a la delimitación, más bien serviría para postergar por varios años la enojosa cuestión limítrofe. Por otra parte, los vacíos demográficos del territorio chileno representaban peligros a los que no eran insensibles los gobernantes. Conviene tener presente que para los países europeos, en la etapa de

expansión imperialista que estaban iniciando, no podía menos de ser atractiva la idea de controlar lugares estratégicos de América del Sur. Aunque había conciencia del problema, el bajo volumen de la población era un escollo para la ocupación efectiva. Era, en consecuencia, indispensable recurrir a la inmigración extranjera. En 1848, se envió a Europa a Bernardo Philippi, alemán al servicio de Chile, para reclutar inmigrantes de la misma nacionalidad. En 1850 comenzaron a llegar a Valdivia los primeros grupos de inmigrantes. En octubre de ese año se creó el cargo de agente de colonización que ocupó Vicente Pérez Rosales. Hacia 1853, el astillero de Melipulli -actual Puerto Montt- era un verdadero pueblo, en tanto que otros inmigrantes ocupaban los márgenes del lago Llanquihue y se creaba el nuevo territorio de colonización de ese nombre. En el extremo sur, la toma de posesión del Estrecho de Magallanes por una expedición al mando de Juan Williams (1843), determinó la fundación en el antiguo Puerto de Hambre de un pequeño puerto militar: Fuerte Bulnes. Tras cuatro años de miserias y dificultades, el establecimiento fue trasladado a la actual Punta Arenas (1849), donde continuó con ese carácter y el de colonia penal, formada en su mayoría por desertores del ejército. ACTIVIDADES: I.- CUESTIONARIO:

¿Qué objetivos se perseguía con la expansión territorial? ¿Qué hechos explican la necesidad de traer inmigrantes? Señale 3 sitios colonizados por los alemanes en el frente pionero de la Región de los Lagos. ¿Qué problemas en las relaciones internacionales desató la expansión territorial?
CAPITULO V LAS MANIFESTACIONES CULTURALES I.- PERIODO DE MANUEL BULNES: característica del decenio de Bulnes es el desarrollo de una notable actividad cultural; fomentada, en parte, por la acción gubernamental en materia educativa y, en otra, por el desarrollo del pensamiento de la disidencia política, que buscaba interpretar la realidad, creando un planteamiento intelectual que rechazaba todo el pasado colonial y se mostraba muy receptivo a las nuevas ideas provenientes de Europa, específicamente al liberalismo y romanticismo. Tales deseos de alguna manera se plantearon en el movimiento o generación intelectual de 1842. En el primer aspecto, se puede destacar la fundación de la Universidad de Chile (1842), cuyo primer rector fue el sabio venezolano Andrés Bello; la Escuela Normal de Preceptores (1842), la Escuela de Bellas Artes (1849), la Escuela de Arquitectura (1849) y la Escuela de Artes y Oficios (1849). En cuanto al movimiento de 1842, pueden indicarse las siguientes causas que facilitan su aparición: la difusión de obras literarias representativas de movimientos europeos. El romanticismo se difundió por esta época mediante la lectura de Rousseau, primero; de Walter Scott, Chateaubriand, Byron y el romancero español, después. El grueso de los lectores se inclinaba de preferencia a las novelas de Dumas y de Eugenio Sue, que llegaron a ser reeditadas en el país. la radicación en el país de numerosos intelectuales exiliados extranjeros. Destacan aquí los argentinos Vicente Fidel López, Félix Frías, Domingo Faustino Sarmiento, Bartolomé Mitre, Juan Bautista Alberdi, Gabriel Ocampo y Juan María Gutiérrez. La influencia de José Joaquín de Mora y de Andrés Bello. Español el primero y venezolano el segundo, ejercieron una considerable influencia en el ámbito cultural chileno. Los intelectuales del movimiento de 1842 fueron seguidores del uno o del otro. Mora representaba las tendencias políticas liberales y Bello fue destacado colaborador de los gobiernos conservadores autoritarios. La contratación por parte de los gobiernos de intelectuales europeos como Claudio Gay, Ignacio Domeyko y Alejandro Cicarelli. El movimiento se orientó esencialmente al estudio de la historia, literatura y filosofía. Su acción se concretó en la formación de la Sociedad Literaria (1842), cuyo primer presidente fue José Victorino Lastarria, cuyo objetivo era desarrollar una literatura de carácter nacional. Formaron parte de

ella Salvador Sanfuente, Francisco Bilbao, Manuel Antonio Tocornal, Antonio García Reyes, Antonio Varas, José Joaquín Vallejo, Aníbal Pinto, Domigno Santa María y otros. Algunos miembrps de la sociedad fundaron luego un periódico que llamaron El Semanario de Santiago, que aspiró a ser el órgano de expresión de los intelectuales chilenos. La nueva publicación no tardó en entrar en polémica con los exiliados argentinos. Estos últimos dirigían la prensa de Valparaíso y criticaban desde allí la producción y tendencias de los escritores de la Sociedad Literaria, acusándolos de afectados, preocupados por formas clásicas que incluían el estudio del latín, de la gramática castellana y de las humanidades. Estos polemistas exaltaban una escritura libre de formas clásicas e invitaban a dar una libre expresión al espíritu. Este incidente es el que se conoce como la polémica entre clásicos y románticos. II.- PERIODO DE MANUEL MONTT: durante el gobierno de Mott se llevó a cabo una activa política de desarrollo educacional y de progreso material. En materia de educación debemos citar la creación de la Escuela Normal de Preceptoras (1854); la ley Orgánica de Instrucción Primaria (1860); la creación de numerosos liceos en las provincias y en la capital; la fundación de la Sociedad de Instrucción Primaria (1856) y la aparición de numerosos colegios particulares. En el plano cultural se desarrolla el cultivo y análisis de la historia con Miguel Luis Amunátegui, Diego Barros Arana y Benjamín Vicuña Mackkena, todos estos historiadores profesaban una marcada tendencia liberal. Alberto Blest Gana, novelista de corte romántico, escribe y publica numerosas novelas. Es creado el Observatorio Astronómico (1852); don Rodolfo Armando Philippi continúa los estudios que Claudio Gay había hecho en torno a las ciencias naturales. Mientras que el polaco Ignacio Domeyko inicia en Chile la enseñanza de la mineralogía. En materia legislativa fue dictado el Código Civil, que entró en vigencia en 1857. Fue el resultado de la obra de Andrés Bello, quien se basó para su confección en lo que denominó "mis dos lumbreras": la Ley Castellana de las Siete Partidas y el Código Civil Francés de 1804 o Napoleónico. ACTIVIDADES: I.- TERMINOS PAREADOS: (1) Generación 1842 ----- Andrés Bello (2) Código Civil ----- Ignacio Domeyko (3) Sociedad literaria ----- Gobierno de Montt (4) Ley de instrucción primaria ----- Semanario de Santiago (5) Mineralogía ----- Abolición de los mayorazgos (6) Naturalista francés ----- Liberal español (7) Universidad de Chile ----- José Victorino Lastarria (8) José Joaquín de Mora ----- Claudio Gay II.- CUESTIONARIO:

Señale 3 antecedentes que contribuyeron al desarrollo del movimiento intelectual de 1842. Indique y valore el aporte de los inmigrantes argentinos a la actividad intelectual. Señale 3 aportes hechos al desarrollo de la educación tanto por parte del gobierno de Bulnes como de Montt CAPITULO VI
LA POLITICA INTERNACIONAL I.- GOBIERNO DE JOSE J. PRIETO: 1.- Relaciones con las grandes potencias: Francia reconoció la independencia de Chile el 5 de septiembre de 1830 y en julio del año siguiente lo hizo Gran Bretaña. Ambos países elevaron sus misiones al rango de legaciones servidas por Encargados de Negocios. El 13 de abril de 1840, la Santa sede reconocía oficialmente la independencia de Chile y su status de nación libre y organizada. Sin embargo, el patronato no fue reconocido por Roma. En Chile, Andrés Bello buscó una fórmula conciliatoria: el gobierno proponía los cargos vacantes y los candidatos, la Iglesia

consideraba esta "sugerencia filial" como muestra de colaboración cívico religiosa. El Papa proveía la lista de acuerdo con el gobierno y este último invocando el patronato, extendía los nombramientos; la Iglesia tomaba notas de ellos, rechazaba el patronato y aceptaba el pase constitucional como se le llamaba. 2.- La Guerra contra la Confederación Perú-Bolivia (1836-1839): el 28 de octubre, el boliviano Andrés de Santa Cruz lograba dar nacimiento a la Confederación. Su objetivo era establecer un estado poderoso, cuya fuerza expansiva debía reconstruir los límites del antiguo imperio inca. La unión importaba, en un principio, la reconstitución del antiguo virreinato, teniendo a Santa Cruz como protector vitalicio. En Chile, Portales consideraba que el país debía desarrollarse entra la cordillera y el mar, y basar su porvenir en la expansión económica y comercial sobre el Pacífico, en una época en que los Estados Unidos aún no poseían costas en este océano. Valparaíso, con sus almacenes francos, debía ser el gran entrepuente del comercio. De allí entonces, Portales comprendiendo a pesar de las declaraciones de paz de Santa Cruz, que éste trataría de afianzar la confederación mediante el debilitamiento de sus vecinos, para lanzarse luego sobre ellos, se propuso destruirla a toda costa. 2.1.- Causas: por aquellos años diversas cuestiones de orden económico y financiero traían divididos a Chile y Perú:

El Perú debía a Chile un millón y medio de pesos que éste había cedido del empréstito contratado por Irisarri en Londres en 1822, más los intereses correspondientes. Desde 1824, Perú había elevado considerablemente los derechos aduaneros sobre los productos chilenos exportados allí, especialmente el trigo. Valparaíso se había convertido en el primer centro comercial del Pacífico gracias al sistema de almacenes francos; pero el Perú deseoso de radicar ese comercio en el Callao, gravó con derechos especiales las mercaderías reembarcadas en Valparaíso. El resultado fue una verdadera guerra de tarifas en la cual mientras el Perú gravaba el trigo chileno, Chile hacía igual con el azúcar y alcoholes peruanos. También la presencia de numerosos desterrados políticos de ambas naciones que no dejaban de azuzar a los dos gobiernos para que atacaran al contrario.
La desembozada actividad que realizaban en Lima los desterrados era creciente preocupación para el gobierno chileno. De mayor gravedad era la significativa ayuda que recibían de las autoridades peruanas. Esta se hizo visibles al permitírsele a Ramón Freire armar dos naves para expediciones sobre Chiloé y levantar allí un ejército contra el gobierno de Prieto. El intento, que concluyó en total fracaso, dio pie al gobierno chileno para tomar la iniciativa. Victorino Garrido, un español al servicio de Chile, en audaz golpe de mano, capturó en el Callao a la escuadra peruana. Santa Cruz pactó con Garrido un acuerdo en virtud del cual los buques quedarían en poder de Chile mientras se firmaba un tratado definitivo. Pero el ejecutivo rechazó el acuerdo y el Congreso autorizó al Presidente de la República a declarar la guerra a la Confederación. Mientras se enviaba a Lima en calidad de plenipotenciario a Mariano Egaña, Portales impulsaba frenéticamente la organización de un ejército expedicionario. Egaña debía exigir, entre otras cosas, la disolución de la Confederación y el reconocimiento de la deuda del empréstito. Como es de suponer, Santa Cruz se negó a aceptar la disolución; entonces, Egaña procedió a entregar la declaración de guerra (1836). La actitud resuelta de Portales, tras la cual se alzaba una guerra que para la mayoría era difícil de justificar, redobló la oposición al régimen. El recrudecimiento de las intentonas revolucionarias –que obligó a declarar el estado de sitio- hizo mella también en los militares, viéndose envuelto en una conspiración nada menos que el jefe del estado mayor del ejército expedicionario, el coronel José Antonio Vidaurre. Los intentos revolucionarios terminaron en un fracaso y con la vida de Portales.

Al estupor colectivo que produjo la muerte de Portales siguió una actitud espiritualmente sin precedentes en Chile. No sólo se intuyó en el hecho una posible inspiración foránea, sino el regreso fatal de la inestabilidad política en que había concluido la década de 1820. En este sentido la consecuencia más importante de la guerra fue el nacimiento del sentimiento de nacionalidad. 2.2.- La expediciones militares: la Primera Expedición Restauradora al Perú, bajo el mando del almirante Manuel Blanco Encalada, en 1837, se internó en territorio peruano buscando al enemigo. Este lo dejó seguir el juego, lo rodeó y lo obligó a capitular. Blanco Encalada se vio entonces firmando el llamado Tratado de Paucarpata, por el cual Chile recibía seguridades del pago del empréstito de la Expedición Libertadora, garantías de reembarque del ejército y la promesa de un tratado de paz y amistad, pero debía devolver los buques capturados por Garrido y no volver a hacer la guerra a la Confederación. Como era de esperar, el gobierno de Prieto rechazó el Tratado y dispuso el zarpe de una Segunda Expedición Restauradora al mando del general Manuel Bulnes. El Ejército chileno desembarcó en Ancón ganando la Batalla de Portada de Guías y entrando en Lima el 21 de agosto de 1838. En las Batallas de Matucana, Buin y Yungay (sobre todo esta última el 20 de enero de 1839) marcaron el punto final de la Confederación y asombraron a América con el valor y la potencia militar de los chilenos. II.- GOBIERNO DE MANUEL BULNES: el 25 de abril de 1844, España reconocía solemnemente la independencia de Chile y acordaba un Tratado de Paz y Amistad. Esta formalización se dilató debido a las condiciones políticas de España, que en ese momento pasaba por una aguda crisis política. La consecuencia más importante del reconocimiento español fue que las grandes potencias europeas libres ya de sus compromisos morales con España, se apresuraron a designar sus representantes en Chile o dar categoría de diplomáticos a sus agentes consulares. Prusia designó un Encargado de Negocios; lo mismo hizo el Imperio Austríaco en 1845. En 1846, el cónsul de Prusia tomó la representación de los países escandinavos. Y en 1847 llegó a Chile el primer agente diplomático portugués. III.- GOBIERNO DE MANUEL MONTT: El 30 de agosto de 1855, don Carlos Lamarca, por la república Argentina, y don Diego José Benavente, por Chile, suscribieron un Tratado de Paz, Amistad, Límites y Comercio, que se promulgó el 30 de abril de 1856. En él se reconocían los límites de 1810, sin especificar cuáles eran, y se establecía que cualquier disputa se solucionaría pacíficamente por intermedio del arbitraje. ACTIVIDADES: I.- VERDADERO O FALSO:

----- Andrés de Santa Cruz organizó y dirigió la Confederación. ----- El Tratado de Paucarpata puso fin a la Confederación. ----- La formación de la Confederación fue recibida con desconfianza y rechazó en América y Europa. ----- La causa inmediata o directa de la guerra contra la Confederación fue la expedición de Freire a Chile. ----- Chile envió dos expediciones a Perú durante la guerra. ----- El Tratado de Paucarpata fue firmado entre Santa Cruz y Bulnes. ----- El Tratado de 1856 firmado con Argentina fijó como límite la Cordillera de Los Andes. ----- El reconocimiento de la independencia de Chile por España provocó efectos negativos en el campo internacional. ----- La Santa Sede no reconoció el derecho de patronato al estado chileno.

----- El sentimiento de nacionalidad se consolida con la emancipación. ----- La Batalla de Yungay permitió el triunfo de las fuerzas chilenas sobre la confederación.
historia_chile.htmhistoria_chile.htm

UNIDAD 4
LA REPUBLICA LIBERAL 1861-1891
OBJETIVO GENERAL: Identificar y comprender los principales cambios institucionales operados producto de la influencia del liberalismo, como asimismo las transformaciones sociales y espaciales que vivió nuestro país en el período 1861 a 1891. INDICE INTRODUCCIÓN CAPITULO I LA EVOLUCIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONAL EL DECENIO DE PÉREZ GOBIERNO DE FEDERICO ERRAZURIZ ZAÑARTU GOBIERNO DE ANIBAL PINTO GARMENDIA GOBIERNO DE DOMINGO SANTA MARÍA GOBIERNO DE JOSE MANUEL BALMACEDA F. CAPITULO II VIDA ECONÓMICA Y ADELANTO MATERIAL CAPÍTULO III LA EVOLUCIÓN SOCIAL CAPITULO IV LA EXPANSIÓN TERRITORIAL CAPÍTULO V LAS RELACIONES INTERNACIONALES

INTRODUCCION
Este período de la historia nacional comprende 30 años, el cual es posterior a aquel en que se logró la organización política del país; se aseguró el poder de la aristocracia; se echaron las bases de una nueva

cultura y los fundamentos de su desarrollo económico. Así, en estos 30 años se inició un período de extraordinario desenvolvimiento en todas las esferas de la vida nacional, que puede ser considerado como una etapa de "expansión". En tal sentido, el término "expansión" no debe ser entendido sólo en el aspecto geográfico, sino que debe ser aplicado a los más diversos aspectos, puesto que los cambios que se produjeron no afectaron tanto al aparato administrativo como a los aspectos doctrinarios derivados del emergente pensamiento liberal de la época. El LIBERALISMO, doctrina política de origen europeo, alcanzó una amplia difusión en la clase dirigente chilena. En esencia, sostenía el principio de la libertad individual frente al Estado y la imposición de la razón por sobre las creencias religiosas. En la práctica, la acción del liberalismo se concentró en la reforma a la Constitución de 1833, lo que permitió fortalecer el poder del Congreso en desmedro del Ejecutivo; y en asuntos religiosos, pretendió ganar terreno frente al catolicismo en los aspectos que éste se relacionaba con alguna función del Estado o de gran poder sobre la sociedad civil, a esta postura se le llamó Laicismo. También, durante esta etapa los partidos políticos consolidaron su existencia, con programas y estructuras permanentes, a su vez, las alianzas y combinaciones de partidos adquirieron una mayor definición y acabada formalidad. Los presidentes del período fueron: • José Joaquín Pérez Mascayano (1861-1871) • Federico Errázuriz Zañartu (1871-1876) - Aníbal Pinto Garmendia (1876-1881) - Domingo Santa María González (1881-1886) • José Manuel Balmaceda Fernández (1886-1891) En otro aspecto, el desarrollo económico se verá fortalecido con el ritmo ascendente de la minería (cobre) y las ingentes entradas proporcionadas por la industria salitrera. A su vez, la agricultura, reforzada con los trabajos de los colonos alemanes en la región de Los Lagos y la incorporación de la extensa zona de La Frontera, tendrá una efectiva presencia en 1a producción nacional. Los medios de comunicación, ferrocarriles y carreteras, facilitaron el intercambio comercial. La aristocracia terrateniente compartirá su influencia con un nuevo grupo social, como consecuencia de las actividades mineras, industriales, comerciales y bancarias: LA BURGUESIA. Junto a la colonización interna y el reajuste de fronteras, se aprecia el surtimiento de nuevas capas sociales; de cambios sociales, y la madurez de la creación artística y literaria. En el orden internacional el país debió afrontar el desafío de dos guerras. La primer a con España y la segunda con Bolivia y Perú y al mismo tiempo los primeros conflictos de límites con Argentina. Las consecuencias de la guerra del Pacífico darán un nuevo rostro al país.

CAPITULO I
LA EVOLUCION POLITICA E INSTITUCIONAL
I.- EL DECENIO DE PEREZ (1861-1891): el presidente Pérez formó su primer gabinete dando cabida en él a los elementos moderados y conciliadores, para así superar las divisiones existentes como consecuencia de 1a Guerra Civil de 1859. Con este propósito, se dictó una LEY DE ANMISTIA (1861) que favoreció a "todos los individuos que desde el año 1851 hasta la fecha hubiesen sido o pudieren ser enjuiciados por razón de delitos políticos". Sin duda que desde el decenio de Montt, la aristocracia compartía el poder con un nuevo grupo social, la BURGUESIA, que en los 30 años siguientes continuó afianzando su riqueza y poder político. La misma naturaleza de sus negocios, en especial el contacto con Europa, hizo penetrar en Chile ideas de corte liberal que en el ejercicio práctico de la política fortalecieron el poder del Congreso y la organización de los partidos. Fue, pues, cada vez más difícil para los presidentes contar con mayorías parlamentarias, viéndose en la obligación de recurrir al sistema de alianzas políticas. Pérez gobernó con la FUSION LIBERAL CONSERVADORA, que se había formado a fines del gobierno anterior, lo que contribuyó a darle a su administración una línea moderada. La oposición quedó integrada por los NACIONALES, que hasta el año 1864, fueron mayoría parlamentaria; los RADICALES o LIBERALES ROJOS, fracción escindida del Partido Liberal, ahora en el gobierno; y GRUPOS DE LIBERALES, sin filiación a partidos.

En 1862, los RADICALES abandonaron el gobierno, debido a que no aceptaban la fusión con los conservadores. Sus líderes fueron MANUEL ANTONIO MATTA y PEDRO LEON GALLO. Las aspiraciones del nuevo partido se concentraban en cuatro principios: 1°. Reforma de la Constitución. 2°. Enseñanza laica. 3°. Descentralización administrativa. 4°. Libertad electoral. La actividad política cobró cada vez mayor fuerza, y mientras la oposición se organizaba al interior de la Fusión se daba una tenue lucha entre Liberales y Conservadores por el acceso a cargos de influencia; lucha que se agravaría al extremo de llegar a romper esta alianza política en 1873. En el ambiente de la época, de una mayor acentuación de las ideas liberales y laicas, por lo tanto, se consiguió la dictaminó de una LEY INTERPRETATIVA del Artículo 5° de la CONSTITUCION DE 1833, y que en la práctica establecía la LIBERTAD DE CULTOS. Promulgaba el 27 de julio de 1865, su texto señalaba: Articulo 1°: Se declara que por el artículo 5° de la constitución, se permite a los que no profesen la religión católica, apostólica, romana, el culto que practiquen dentro de edificios de propiedad particular. Artículo 2°: Es permitido a los disidentes fundar y sostener escuelas privadas para la enseñanza de sus propios hijos en la doctrina de sus religiones. Una creciente actividad política dio tono muy característico a los últimos años del decenio de Pérez. Sobre todo, una intensa crítica originada en los sectores radicales, nacionales y liberales opositores al gobierno, a quien acusaban de favorecer una política conservadora. Era evidente que se vivía una época de transición entre las ya viejas formas y estilos de los pelucones con las impulsadas por los liberales. Dentro de éstas se destacó la sustentada por los CLUBS DE LA REFORMA, que surgieron en diferentes ciudades de Chile en 1868 y extendieron su acción política hasta 1871, sostenidos por el Partido Radical, la juventud nacional y grupos liberales. La influencia de los clubes en la vida política chilena fue decisiva. Fueron los eficaces vehículos de propagación de las ideas liberales. Su programa fue el punto de partida a todas las reformas políticoconstitucionales del último cuarto del siglo XIX. Siendo además una escuela cívica que introduce diversas prácticas democráticas como convenciones, reuniones, conferencias, etc., a más de organizar una oposición seria y fiscalizadora. En este ambiente de intensa promoción política, el año 1871 fue promulgada la PRIMERA REFORMA CONSTITUCIONAL que prohibió la reelección presidencial para el período inmediato. II.- GOBIERNO DE FEDERICO ERRAZURIZ Z. (1871-1876): elegido como representante de la Fusión, le tocó enfrentar la ruptura de la misma, e iniciar una serie de conflictos con la Iglesia Católica, los que continuaron durante los gobiernos de Pinto y Santa María. También bajo su administración fueron aprobadas varias reformas constitucionales. La combinación política que llevó a Federico Errázuriz a la presidencia estaba compuesta por elementos ideológicamente antagónicos: conservadores católicos, de un lado, y liberales laicos, del otro. Pero unidos en señal de protesta al autoritarismo de Montt. No es raro, entonces, que con el tiempo tal unidad comenzara a resquebrajarse. En aquellos años, muchas de las instituciones públicas estaban dominadas por la Iglesia Católica, creándose en esa forma una situación dolorosa y difícil para los disidentes (no católicos). Entre los partidos de la Fusión había diferencias en el papel de la Iglesia en la vida pública y en los asuntos educacionales. La discusión de estos problemas recibió el nombre de CUESTIONES TEOLOGICAS. Tal problemática desembocó en la agudización del conflicto en el seno del gobierno entre conservadores y liberales, aproximando estos últimos hacia la oposición. En el transcurso del gobierno de Errázuriz, fue cada vez más claro el propósito de romper la Fusión y organizar un cuadro político con abierto predominio de ideas liberales. En las elecciones parlamentarias de 1873, el gobierno intervino de tal manera que los conservadores salieron notablemente perjudicados en la obtención de senaturías y diputaciones. En verdad, ello era expresión de un conflicto mucho más intenso que buscaba su expulsión del gobierno y de tensiones de data no tan reciente. 1873 marcó la ruptura de la Fusión. ¿Cuáles son los antecedentes de esta crisis?: 1° LEY SOBRE ENTIERRO DE DISIDENTES (1871), que reglamentó el entierro de disidentes en lugar separado de los católicos en los cementerios fiscales y municipales; permitió la fundación de cementerios

privados; y estableció que los que en adelante se fundaran con fondos fiscales o municipales, garantizarían el libre entierro según los ritos del fallecido. 2°. Otro antecedente ineludible para entender la ruptura, fue su posición frente a la enseñanza. Desde los años de la República Autoritaria se había dispuesto que al finalizar e1 año escolar, los alumnos de colegios particulares debían someterse al examen de una comisión fiscal, la que determinaría su promoción al curso siguiente. Se quejaban los profesores y alumnos de las escuelas particulares, que las comisiones los calificaban arbitrariamente, en especial si eran de colegios católicos. Para garantizar la autonomía de esos colegios y su visión particular sobre algunos ramos, en especial, las ciencias naturales, el Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública, el conservador Abdón Cifuentes dictó en enero de 1872 un decreto sobre libertad de exámenes, que permitía a los colegios particulares examinar de por sí a sus alumnos. Esta disposición desató las críticas de los sectores liberales, que al cabo de un año denunciaron abusos cometidos en la calificación de los alumnos por esos colegios. Las argumentaciones más duras vinieron del rector del Instituto Nacional, el liberal Diego Barros Arara. Los hechos desembocaron en posiciones extremas, el gobierno destituyó al rector y en su apoyo varios alumnos, incitados por liberales y radicales que ya veían el fin de la Fusión, atacaron la casa del Ministro. La escandalosa situación fue a dar al Congreso Nacional donde la mayoría parlamentaria, de corte liberal, interpeló al ministro Cifuentes. A pesar que no hubo censura, los conservadores entendieron que el bochorno era una acción premeditada para obligarlos a abandonar el gobierno. E1 ministro renunció y junto con ello se produjo el retiro de los conservadores. E1 decreto que había causado tantos malestares fue derogado. De aquí en adelante y hasta 1890, gobernó el país la ALIANZA LIBERAL, formada por liberales, radicales y nacionales. Este nuevo conglomerado político impulsó un conjunto de reformas, entre los años 1873-74, que buscaban: 1° Disminuir el autoritarismo del Ejecutivo. 2° Disminuir la influencia de la Iglesia. 3° Modificar el sistema electoral. 1.- Las Reformas Constitucionales: en general, los años 1873 -74 fueron de intenso debate en torno a la estructura política de la nación, se introdujeron modificaciones a la Constitución de 1833 y se dictaron a1gunas leyes complementarias. En estos dos años, fueron dictadas cinco enmiendas constitucionales: 1° SOBRE QUORUM LEGISLATIVO: La Constitución de 1833 en su artículo 54 exigía mayoría absoluta como quórum para las sesiones de los cuerpos legislativos. Con la reforma, el Senado sesionaría con la tercera parte y la Cámara de Diputados con la cuarta parte de sus miembros. 2° SOBRE LIBERTAD DE REUNION, DE ASOCIACION Y DE ENSEÑANZA: La Constitución de 1833 no mencionaba en su artículo 12 estos derechos. La ley de reforma constitucional promulgada 13 de agosto de 1874 los reconoce expresamente. 3° ESTA CUARTA ENMIENDA (si contamos la de 1877) se refiere a la composición del Congreso e introdujo las siguientes modificaciones: a. Se reglamentaron las incompatibilidades estableciendo que no podían ser elegidos para el cargo de diputados los sacerdotes, jueces letrados, intendentes y gobernadores. b. Se adicionó la incompatibilidad absoluta del cargo de diputado con el de empleado retribuido de nombramiento exclusivo del Presidente de la República, con la sola excepción de los ministros de Estado. Se extendió dicha incompatibilidad a los senadores. c. Sobre composición del Senado: los senadores. permanecerían ahora seis años en sus cargos, pudiendo ser reelegidos indefinidamente, en votación directa por las provincias. 4° QUINTA ENMIENDA CONSTITUCIONAL: Modificó los siguientes aspectos: a. Sobre facultades presidenciales, restringen sus facultades en cuanto a leyes excepcionales, no pudiendo exceder de un año su vigencia; sólo podría disponer el traslado de las personas en caso de verse amenazada la seguridad interior- entre el puerto de Caldera, por el norte, y la provincia de Llanquihue, por el sur. Asimismo no se podía detener a los parlamentarios ni suspender las garantías individuales. b. Sobre composición y atribuciones de la COMISION CONSERVADORA, cuya principal función era velar por el cumplimiento de la Constitución y particularmente por la protección de las libertades individuales. Se integraba inicialmente de siete senadores, a los que la reforma adicionó siete diputados. Además, se le autorizó para solicitar al presidente de la república la

convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso, cuando a su juicio lo exigiesen circunstancias graves y excepcionales. c. Acusación de los Ministros de Estado, se hace más expedito el procedimiento a seguir para su tramitación. d. Composición y atribuciones del CONSEJO DE ESTADO, se priva de voto en él a los Ministros de Estado y se le incorporan 3 senadores y 3 diputados con lo que los representantes del Parlamento queden m mayoría sobre los designados por el Ejecutivo, 6 contra 5. 2.- El Código Penal: este código fue aprobado por el Congreso en julio de 1875 y junto a la Ley Orgánica de Tribunales, suprimió el FUERO ECLESIASTICO y el RECURSO DE FUERZA. 3.- La Reforma Electoral de 1874: Hasta este año el sistema electoral estuvo en manos del ejecutivo, quien a través de las municipalidades organizaba a las Juntas Calificadoras, aquellas que entregaban las boletas de calificación o inscripción al ciudadano, permitiéndole votar, y las Juntas Receptoras de Sufragios, que calificaban la elección en sí. Este mecanismo facilitaba el amplio ejercicio del fraude electoral y para disminuir este efecto ya en 1869 se habían establecido las JUNTAS DE MAYORES CONTRIBUYENTES, cuya función era revisar la normalidad de las calificaciones. Se integraban por los seis mayores contribuyentes de la comuna y de un regidor elegido por la municipalidad, que la presidía. La aparición de estas JUNTAS fue un antecedente importante en la pérdida del control electoral del Ejecutivo. La nueva Ley de elecciones de noviembre de 1874 introdujo las siguientes innovaciones: 1° Confía a la JUNTA DE MAYORES CONTRIBUYENTES (en vez de !as municipalidades) la constitución de las juntas calificadoras y receptoras. 2° La presunción de que el que sabe leer y escribir posee la renta exigida por la constitución, de esta manera se estableció de hecho el sufragio universal. 3° Se introduce el voto acumulativo para la elección diputados, conservando el de lista completa para senadores electores de presidente. III.- GOBIERNO DE ANIBAL PINTO G. (1876-1881): fue el primer mandatario elegido por la Alianza Liberal. Durante su mandato la actividad política cedió su protagonismo a los graves incidentes de la Guerra del Pacífico. No obstante, hay dos hechos que vale la pena mencionar, ambos acaecidos en 1878: • La GRAN CONVENCION, organizada por los conservadores y donde por primera vez elaboraron un programa escrito, en el que preconizaron: • 1° Libertad electoral. 2° Descentralización administrativa. 3° Libertad de la Iglesia y Supresión del Patronato. 4° En materia educacional defendieron la idea de pagar por la enseñanza que se recibiera si era secundaria o universitaria; la supresión de los internados en los colegios fiscales y la más absoluta libertad de enseñanza. -E1 8 de junio falleció en Santiago el Arzobispo Rafael Valentín Valdivieso. Según las disposiciones del Patronato, correspondía al gobierno ejercer el Derecho de Presentación. Aprovechando la oportunidad única de colocar a la cabeza de la Iglesia chilena un sacerdote tolerante y menos polémico con las reformas laicas, propuso a Francisco de Paula Taforó. Lamentablemente esta candidatura contó con la más cerrada oposición del clero santiaguino, quien gestionó ante Roma su rechazo. Las consecuencias fueron gravísimas para la relación Estado-Iglesia. IV.- GOBIERNO DE DOMINGO SANTA MARÍA G. (1881-1886): le correspondió dirigir las etapas finales de la Guerra del Pacifico y enfrentar la agudización del conflicto con la Iglesia. La administración de Santa María insistió ante el Papa León XIII en el sentido de favorecer la candidatura de Taforó; pero el rechazo que suscitaba en el clero nacional tal propuesta, motivó al pontífice a enviar a Chile al sacerdote Celestino del Frate, quien en calidad de Delegado Apostólico debía informar al Papa sobre le situación de las relaciones Iglesia Estado, para que éste pudiera resolver mejor. La falta de prudencia del Delegado para relacionarse con el gobierno y su posición abiertamente favorable a los sectores ultramontanos, lo condujo a una franca ruptura con la administración de Santa María, quien le entregó sus pasaportes, obligándolo a abandonar el país y cortándose, de paso, las relaciones con la Santa Sede. Luego del fracaso de 1a misión del Frate, Roma anunció el rechazo definitivo a la candidatura de Taforó. E1 gobierno en respuesta a la negativa, promovió un conjunto de proyectos de ley, destinados a quitar a la Iglesia toda intervención en la constitución del estado civil de 1as personas. Conocidas como LEYES LAICAS, ellas fueron:

1.- Ley de Cementerios Laicos (1883): Estableció que en todos los cementerios fiscales y municipales se garantizaría el libre entierro sin considerar el credo religioso ni las circunstancias de la muerte; terminando con la discriminación de 1871. Frente a esta disposición, el Vicario capitular de Santiago declaró "execrados" todos estos cementerios, ordenó, además, cerrar sus capillas y prohibiendo a los sacerdotes acompañar a los cadáveres a sus sepulturas para rezarles los responsos correspondientes. Esta medida casi obligó a los católicos a sepultar sus deudos en cementerios parroquiales a lo que el Gobierno contestó prohibiendo dicha práctica, dictando la Ley de Registro Civil, cuyas disposiciones exigen que para sepultar un cadáver se debía presentar un certificado de defunción emitido por un Oficial del Registro Civil. 2.- Ley de Matrimonio Civil (1884): Con esta ley la Iglesia perdió la facultad para establecer la familia y esta función a partir de entonces pasó a ser desempeñada por el Estado. 3.-Ley de Registro Civil (1884): Fue un complemento necesario de las dos leyes anteriores. Se creó un Servicio de Registro Civil con funcionarios del Estado para constituir legalmente la familia; sus inscripciones fundamentales serían: nacimientos, matrimonios y defunciones. Este Registro Civil era independiente de los registros parroquiales. También, con la en enero de 1882, fue promulgada la SEXTA ENMIENDA CONSTITUCIONAL SOBRE REFORMA DE LA CARTA DE 1833, modificación propuesta las reformas aprobadas y publicadas se someterían a la ratificación del Congreso, que seguía inmediatamente al que las había aprobado. Finalmente, las reformas se pueden estudiar y discutir en las Legislaturas extraordinarias, aunque el ejecutivo no las haya incluido en la convocatoria. V.- EL GOBIERNO DE JOSE M. BALMACEDA F. (1886-1891):E1 triunfo de Chile en la Guerra del Pacífico provocó transformaciones económicas, las que permitieron el desarrollo de nuevas clases sociales. Esto creó un clima propicio para una renovación e impulso hacia nuevas formas de progreso. El presidente Balmaceda quiso ser el promotor de estos cambios, los cuales se orientarían, básicamente, hacia la creación de las condiciones necesarias para el crecimiento industrial. De acuerdo a esto se preocuparía en forma preferente de la energía, de los transportes y de la educación. Sin embargo el primer mandatario, celoso de sus prerrogativas presidenciales gobernó en el viejo estilo de sus antecesores, sin dar cabida a una real participación de las nuevas formas sociales. Intensificó la intervención electoral y quiso imponer su voluntad al parlamento, el cual, por una u otra razón se plegó a una oposición creciente, partidaria de formas parlamentarias y democráticas en lugar de gobiernos fuertes y oligárquicos. 1-. Programa de Balmaceda: el presidente tenía el siguiente programa: a. Lograr la unidad de todas las corrientes liberales ("reconciliar a la gran familia liberal"), para dejar sólo a los conservadores en la oposición, y realizar un gran programa de progreso material e intelectual. b. Neutralizar la oposición conservadora, restableciendo relaciones con la Santa Sede al conseguir la designación como Arzobispo de Santiago de Mariano Casanova. c. Aprovechar las entradas provenientes del salitre para desarrollar un vasto plan de obras públicas y de fomento de la educación pública, diversificando así la economía y reemplazando el salitre para cuando éste se acabase. Sin embargo, el primer punto de su programa, nunca lo pudo cumplir, pues como se señaló el Parlamento se mantuvo en una oposición creciente al Presidente y en el año 1889 se formó una combinación política opuesta al Gobierno denominada Cuadrilátero, integrado por los partidos Nacional, Radical, Liberal Doctrinario y Liberal Mocetón, destinado a luchar por la libertad electoral. 2.- Promulgación de la Séptima ENMIENDA CONSTITUCIONAL que fijó las siguientes reformas: [a) Supresión del VETO ABSOLUTO. Este permitía al Jefe de Estado rechazar totalmente un proyecto aprobado por el parlamento, con lo cual se tenía por no propuesto, no pudiendo tampoco estudiarse de nuevo en la misma legislatura que lo había aprobado. De acuerdo con la reforma ambas Cámaras tienen el derecho a estudiar las observaciones del Presidente y a insistir en el proyecto aprobado siempre que se reúnan los dos tercios de los miembros presentes en ambos cuerpos legislativos. (b) Exige acuerdo del Senado para los nombramientos diplomáticos; y a. Autoriza a la Comisión Conservadora para convocar al Congreso a Legislatura extraordinaria, facultad que se otorga también a la mayoría del Parlamento. 3.- Reforma Electoral de 1890: Inclinó definitivamente la intervención electoral del lado de los mayores contribuyentes, al colocar en las Juntas que integraban el proceso eleccionario completo. Extendió el voto acumulativo para la elección de Senadores, extendió el derecho de sufragio a los 21 años, sin

distinción del estado civil; reglamentó también el secreto del sufragio, instituyendo el uso de una "cámara secreta". 4.- Política económica: Se señala que nunca antes ni después hubo en nuestro país una caja fiscal más rica que la que existió en el Gobierno de Balmaceda. En la administración de Santa María se habían pagado las cuentas de la Guerra y el salitre seguía su desarrollo (en 1886 se exportaron 4.500.000 qq2 de salitre y en 1890 la cifra de 10.700.000 qq2). Las crecientes entradas producidas por estas exportaciones, debían ser consideradas según Balmaceda de carácter extraordinario y eventual, por lo tanto, no se debían aplicar a los gastos ordinarios del Estado; los cuales se solventarían con los impuestos también ordinarios, sino que a obras de adelanto y promoción industrial "para cuando pasara la importancia del salitre". Esta política económica encontraba oposición en la mayor parte de los conservadores latifundistas, los cuales pedían la supresión de los impuestos ordinarios y también los banqueros privados, los cuales captaban depósitos de fondos fiscales al 3% anual y los prestaban al 9% anual. Además, la mayor parte de las salitreras habían caído en manos de los capitales ingleses (John North, el "Rey del Salitre"), quienes también eran propietarios también de los FF.CC. del Norte. Estos capitalistas se oponían a la política de nacionalización (no estatización) de todos los FF.CC., propiciada por el Presidente. Es importante destacar que Balmaceda era contrario a todo tipo de monopolios en la actividad económica, ya fueran estos particulares o estatales, según él, la función fundamental del Estado era garantizar la libertad y la propiedad, por lo tanto, éste siempre debía conservar una propiedad salitrera suficiente para resguardar con su influencia la producción y su venta, frustrando de esta manera toda posibilidad de dictadura industrial. Por esta razón, el presidente se negó cuando North le propuso la compra de los terrenos salitreros que aún le quedaban al Estado para establecer un monopolio privado del salitre. Aun cuando la mayor parte de las salitreras en explotación pertenecían a extranjeros se calcula que el 60% del va1or producido por la actividad salitrera quedaba en Chile derivado de derechos de exportación, pago de jornales o productos chilenos consumidos por la industria. 5.- La Guerra Civil de 1891: Entre los antecedentes hay a lo menos dos que se definen con claridad, uno de corte político y otro económico. El primero, era el deseo largamente expresado de poner término a los gobiernos fuertes y dar mayor participación al Congreso en la planificación de la política de estado. E1 segundo dice relación con la lesión inferida a diversos intereses creados que se perjudicaban con las renovaciones propuestas por Balmaceda (latifundistas, banqueros y salitreros). a. Causa inmediata: La oposición, desde el Congreso, hostigó la gestión Balmaceda hasta el punto de obligarlo doce veces a cambiar de ministerio. En 1890, negándose Balmaceda a acceder a un nuevo cambio, el Congreso respondió no aprobándole la ley del presupuesto para 1891. Como el Estado no puede funcionar sin una ley que autorice sus gastos e inversiones, Balmaceda estableció por decreto que, en 1891, regiría la misma ley aprobada para 1890. Esto era, sin duda, inconstitucional. La mayoría del Congreso destituyó al presidente y solicitó a la Armada prestara su respaldo a esta deposición. La escuadra zarpó a1 norte llevando a bordo a los principales opositores del presidente. El ejército se mantuvo leal al gobierno. (b) Episodios de la Guerra: En el Norte del país los revolucionarios o "constitucionalistas" se apoderaron de la principal fuente de recursos del Estado. Ahí, a las órdenes de una Junta de Gobierno presidida por el Almirante Jorge Montt e integrada además por el Vicepresidente del Senado, don Waldo Silva y por el presidente de la Cámara de Diputados, don Ramón Barros Luco, formaron un ejército organizado, por el asesor alemán, el Coronel Emilio Körner. En la región nórtica hubo diversos y sangrientos enfrentamientos entre las guarniciones militares leales al gobierno y los constitucionalistas, imponiéndose estos últimos. Entre los principales en enfrentamientos tenemos los dos combates de Huara y de Iquique en febrero de 1891 y de Pozo Almonte en marzo del mismo año. De esta manera, el Norte de Chile quedó en poder de los revolucionarios, lo cual les permitió disponer de los dineros provenientes de las ventas del salitre y adquirir buen material bélico. Por su parte, en el centro y sur del país, Balmaceda estableció una dictadura que fue acusada de feroz e implacable; clausuró la Universidad de Chile y algunos Liceos, hizo lo mismo con centros políticos y clubes. Los enemigos al régimen fueron apresados; se cerraron los diarios antigubernamentales; se crearon tribunales militares para reemplazar a las cortes y se procedió al enrolamiento forzoso para aumentar el ejército gubernamental.

En abril de 1891, las torpederas Linch y Condell cayeron por sorpresa sobre Caldera y hundieron al blindado Blanco Encalada. En agosto del mismo año, tuvo lugar la matanza de Lo Cañas, en 1a cual fuerzas gobiernistas dieron muerte a un grupo de jóvenes aristocráticos y artesanos opositores a Balmaceda. Este acontecimiento provocó una gran indignación y deseos de venganza entre los revolucionarios. La suerte final de la guerra civil se libró en las batallas de Concón y Placilla ambas en los alrededores de Valparaíso en agosto de 1891. E1 ejército revolucionario que previamente a estas acciones había desembarcado en Quintero, triunfó en ambas derrotando a la flor de la oficialidad veterana del 79 (fueron asesinados los generales Alcérrega y Barbosa). En Valparaíso y Santiago se produjeron grandes saqueos, robos y asesinatos en contra de los balmacedistas. b. Consecuencias de la Guerra Civil: a.- Se rompe el sentimiento de unidad nacional. Durante décadas las familias quedaron divididas. Los derrotados recordarían siempre el pijalle ordenado contra sus bienes, los fusilamientos y torturas, exilio, etc. b.- El poder quedó en manos de una oligarquía (pocos y muy ricos), formada por mineros. banqueros y salitreros. Estos paralizaron todo el plan progresista de crecimiento hacia la industrialización establecido por Balmaceda. c.- La interrupción de los planes de expansión tuvo amplias consecuencias, puesto que se suprimió la mayoría de los impuestos y el país vivió casi exclusivamente del salitre. Cuando este fue reemplazado por el salitre sintético, la crisis nacional fue inevitable. d.- Establecimiento del Gobierno Parlamentario. VALORES: 1. ¿Qué valor considera Ud. tiene para una nación el respeto a la libertad de conciencia? -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------2) ¿Cuáles son a su juicio las consecuencias de la influencia de las ideas liberales en la institucionalidad chilena del siglo XIX? -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------3. ¿Qué elementos caracterizan a una sociedad laica? ¿Qué ventajas Ud. considera el laicismo puede aportar a la sociedad chilena? --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------VERDADERO O FALSO: 1. ----- Jorge Montt fue el primer presidente del Período Parlamentario. 2. ----- Se señala que durante la Guerra Civil de 1891, las tropas gobiernistas carecían de ardor combativo, debido a que muchas de ellas se habían reclutado bajo el sistema de enrolamiento forzoso. 3. ----- Los vencedores de la Guerra Civil mantuvieron la política económica de Balmaceda. 4. ----- El gobierno de Balmaceda se caracteriza por el gran progreso materjial que se llevó a cabo en Chile. 5. ----- La ley Interpretativa del artículo 5° de la Constitución significó en la práctica la libertad de cultos. 6. ----- La primera reforma constitucional dice relación con la composición del Senado. 7. ----- Los conservadores eran partidarios de legislar sobre el matrimonio civil y los cementerios laicos.

8. ----- El Consejo de Estado se modificó de tal manera que los representantes del Parlamento quedaron en primacía sobre el ejecutivo. 9. ----- La promulgación de las Leyes Laicas dividió profundamente a la sociedad chilena. 10. ----- La Ley de Cementerios Laico no permitió el entierro de cádaveres de suicidas o disidentes en cementerios de administración del Estado o de las municipalidades. 11. ----- Las reformas constitucionales de este período pretenden disminuir las atribuciones del presidente. 12. ----- El primer presidente liberal que gobernó un quinquenio fue Federico Errázuriz. 13. ----- Las tropas del Congreso durante la Guerra Civil de 1891 fueron comandadas por Emilio Körner. SOPA DE LETRAS: (1) Arzobispo de Santiago (2) Universidad fundada por particulares (3) Matanza durante la Guerra Civil (4) Ley Periódica (5) Primer presidente período parlamentario (6) Rey del salitre (7) Candidato a arzobispo (8) No católicos. D H B A C V C L R S T V E R K C A S A N O V A X P M C G M K T A F O R O R Z M D T L O C A Ñ A S E L O E R Ñ L C N C H D S U P U E S T L J K S T W O N P J D S Ñ Q L S V I F L U P B M S O U G Q R G I P L O I C A D L Ñ D M D R E R L Z O M Q N R J I N O R T H G L T H D E D S A T H V S N C R

CAPITULO II
VIDA ECONÓMICA Y ADELANTO MATERIAL
I.- TRANSPORTES Y COMUNICACIONES: Durante el gobierno de Pérez prosiguió el avance de los ferrocarriles debido a la actividad desarrollada por Guillermo Wheelrright y Enrique Meiggs, que se había iniciado en el decenio anterior. La vía férrea se continuó hasta Curicó y las obras de construcción de terraplenes se adelantaron hasta Concepción. Su vez, en el Norte Grande se construyeron líneas férreas de carácter privado.Posteriormente, en el gobierno de Errázuriz, el ferrocarril llegó hasta Angol. El gobierno de Balmaceda, caracterizado por cuanto en sus primeros tres años de gobierno se realizó un programa de una envergadura tal que superó todo lo que hasta entonces se había hecho en Chile. De esta manera se agregó la planificación y financiamiento de 1.200 km. de vías férreas, las que se sumarían a los 1.000 Km. ya existentes. Se inició el F.F.C.C. transandino y se construyeron 300 puentes, entre ellos, los del Maule, Biobío y el Viaducto del Malleco. A fines el Decenio de Pérez, el telégrafo del Sur se extendió hasta Nacimiento, mejorando también el correo y los caminos. Más adelante, durante el Gobierno de Errázuriz se produjo un mejoramiento en la locomoción colectiva, los tranvías urbanos de "Tracción de Sangre", empezaron a llegar hasta los puntos más apartados de Santiago. En el último quinquenio del período liberal (Balmaceda) se trazó una red de 700 km. de caminos de primera clase y se modernizó el sistema telegráfico y postal, que cubrió la totalidad del territorio nacional. II.- LA MINERIA: en 1886, el empresario chileno José Santos Ossa junto a Francisco Puelma obtuvo del gobierno boliviano la concesión y el privilegio para explotar el mineral del salitre en la región de Antofagasta. La Compañía de Salitre y FF.CC. de Antofagasta fue la empresa encargada de realizar estos trabajos. Esta compañía estaba formada por capitales y trabajadores chilenos. Los bancos comerciales de Valparaíso dieron grandes facilidades de crédito a los salitreros chilenos. En 1870 se descubrió el mineral de plata de Caracoles cuya explotación duró ocho años, produjo grandes riquezas en el país a la vez que atrajo hacia esa zona una gran cantidad de trabajadores y empresarios. Este mineral estaba ubicado en territorio boliviano, al interior de Antofagasta, pero la mayor parte de sus riquezas afluyó hacia territorio chileno.

E1 descubrimiento y la explotación de Caracoles permitió una ampliación del Gasto Fiscal, el cual se tradujo en diversas obras públicas y en la adquisición de barcos blindados. Al mismo tiempo, la explotación del yacimiento de cobre de Tamaya y las fundiciones de Tongoy y Guayacán, convirtieron a Chile en el primer productor y exportador de cobre del mundo. También en el gobierno de Errázuriz, se produjo una gran especulación financiera a través de bancos y sociedades mineras, a menudo fraudulentas. . Esto provocó una seria crisis que estallará en el Gobierno de Aníbal Pinto. III.- LA CRISIS ECONOMICA DE 1878: Gestada en el período de prosperidad minera del gobierno de Errázuriz tiene por causa principal el abuso del crédito y de la especulación financiera. Durante la guerra contra España se había establecido en forma temporal la inconvertibilidad del billete de banco. Pinto debió hacer lo mismo en 1878 con el fin de evitar la quiebra del sistema bancario, sobregirado en su real capacidad para otorgar créditos e incapaz de enfrentar una crisis de confianza de los depositantes. Esta ley, que debió durar sólo un año, se fue prorrogando por la Guerra del Pacífico y posteriormente se hizo eterna, a excepción de un breve período durante la República Parlamentaria. IV. LAS OBRAS PUBLICAS: En el gobierno de Errázuriz se construyó el malecón de Valparaíso, el edificio del Congreso Nacional, la Quinta Normal de Agricultura, el edificio de la Universidad de Chile y el cerro Santa Lucía se transformó en un hermoso paseo, al igual que el Parque Cousiño, estas dos últimas obras fueron impulsadas por el intendente de Santiago Benjamín Vicuña Mackenna. También se construyó el Teatro Municipal, el Mercado Municipal y el Palacio de la Exposición Internacional en la Quinta Normal más tarde destinado al Museo de Historia Natural. Posteriormente, durante el Gobierno de Balmaceda se mejoró notablemente el equipamiento urbano de las principales ciudades, dotándolas de alcantarillado, agua potable, hospitales, edificios públicos. etc. En Santiago, además, se canalizó el río Mapocho. V.- CAUSAS DEL DESARROLLO ECONOMICO: A1 estudiar el desenvolvimiento de la agricultura hay que considerar la parte muy principal que ha tenido en su desarrollo la minería, sobre todo en el período de las administraciones de Pérez, Errázuriz Zañartu y Pinto, o sea, entre los años 1861 y 1891. La producción de metales preciosos en esa época salvó al país de la crisis económica que comenzó en los principios de la administración de Pérez y que se prolongó hasta después de la Guerra Franco-alemana de 1870. La mayor producción de oro, plata y cobre corresponde al año 1873. Las provisiones que alimentaban toda esa activa población minera salían especialmente del Valle Central. La riqueza del Norte repercutió luego sobre el resto del país. Las familias enriquecidas por las minas de Copiapó, Coquimbo y Carrizal vinieron a establecerse en Santiago y Valparaíso, e invirtieron su dinero en compra de haciendas y edificios. Como el golpe de una varilla mágica fue cubriéndose de ferrocarriles nuestro territorio, numerosos canales cruzaron los campos, aumentaron los sembrados y la población ganadera creció en tal forma que una hacienda cualquiera podía reunir piños de tres, cinco o diez mil vacas. Pero aún hay más; gracias a la minería, prosperó e1 comercio, se desarrolló la Marina Mercante y los gobiernos contaron con recursos para continuar avanzando por el camino del progreso. IV.- LA EDUCACION: Todos los hombres públicos consideraban la educación como el mejor vehículo de progreso, por lo tanto, durante el período liberal, se estimuló la creación y desarrollo de los organismos educacionales. Durante el Gobierno de Aníbal Pinto hubo dos hechos fundamentales en el progreso educacional: la incorporación de la mujer a la Universidad y la Ley de Educación de 1879. a. La Incorporación de la Mujer a la Universidad. Se estableció en 1877 con el Decreto PintoAmunátegui (Miguel Luis). Se decretó que "las mujeres deben ser admitidas a rendir exámenes válidos para obtener títulos profesionales con tal que se sometan para ello a las mismas pruebas a que esta sujetos los hombres". b. La Ley de Educación de 1879. Estableció la gratuidad de la enseñanza media y universitaria. Esta ley, también obra del ministro Amunátegui, le entregó al Estado esta responsabilidad, lo cual unido a serias reformas en la selección del profesorado, abrirán las puertas de la cultura a los sectores medios de la sociedad que constituían una poderosa y madura clase media que aflorará en el siglo XX. En el período liberal, la educación se convirtió en una arma formidable de influencia política y su control será una de las aspiraciones más sentidas de los partidos. La enseñanza media experimentó a través del Liceo un extraordinario permitiendo la incorporación activa de nuevos grupos sociales a los beneficios de la cultura.

Posteriormente, en el gobierno de Balmaceda, la educación recibió también un gran impulso, destacándose los siguientes aspectos: El desarrollo de la educación primaria (creación y construcción de escuelas, material escolar, etc.) permitió incorporar más de 35.000 niños al sistema (la población total era de sólo 2.500.000 habitantes), ritmo suficiente como para haber llegado a la escolaridad total en los primeros años de este siglo. Se fundó el Instituto Pedagógico (1889) para profesionalizar las funciones del profesor secundario (misiones alemanas de educación). Se introdujeron importantes reformas en los planes y programas de estudio (sistema concéntrico), siguiendo las nuevas normas europeas. Se estimuló la investigación científica y el desarrollo de las artes y letras. Escuela de Artes y Oficios se fundó un laboratorio para explorar las posibilidades energéticas de la electricidad. En el sector privado se fundó la Universidad Católica de Santiago en 1888. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO: 1. ----- Guillermo Wheelwright y Enrique Meiggs contribuyeron decisivamente al progreso de los transportes en Chile. 2. ----- Los nombres de José Santos Ossa y Francisco puelma se relacionan con la expansión territorial hacia el sur del país. 3. ----- Las actividades mineras contribuyeron en gran medida a la bonanza económica del gobierno de Errázuriz Zañartu. 4. ----- Luego de establecerse la Ley de Inconvertibilidad de 1878 nunca más en Chile existió el sistema monetario convertible. 5. ----- La ley de educación de 1879 estableció la gratuidad de la educación primaria, media y universitaria en Chile. 6. ----- El decreto Pinto-Amunátegui permitió el ingreso de la mujer a la enseñanza universitaria. 7. -----El Instituto Pedagógico se encargaba de la formación de profesores de enseñanza secundaria. 8. ----- Benjamín Vicuña Mackenna realizó una gran labor en pro del hermoseamiento de Santiago. II.- CUESTIONARIO: 1.- ¿Qué alcances sociales tuvieron las reformas y leyes relativas a la educación durante los gobiernos de Pinto y Balmaceda? --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------2.- Por medio de qué elementos la educación cree Ud. puede contribuir a reforzar la vida democrática de un país y el desarrollo de una sociedad más solidaria. --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPITULO III LA EVOLUCION SOCIAL
Los profundos cambios que en todo sentido experimentaba el país, repercutieron en la estructura y el modo de ser de la sociedad, que pasó del carácter paternalista propio de un régimen agrario a una sociedad de carácter capitalista basada en la gran explotación de la minería, el comercio y la banca. En el orden espiritual, una nueva cultura de sentido europeizante y la ética liberal, dieron el sello a la transformación. I.- LOS NUEVOS GRUPOS DUEÑOS DEL DINERO: en la transformación de la sociedad la mayor fuerza dinámica provino del sector de la minería. E1 auge de la plata, cobre y carbón y más tarde el salitre, dio riquezas e influencia a gente que como técnicos, ingenieros, empresarios y capitalistas, quienes amasaron grandes fortunas con su esfuerzo. Eran personas que hasta entonces habían carecido

de figuración, muchos de origen modesto, y que paulatinamente se vieron elevados al primer plano no sólo de la actividad económica sino social y política. Entre los nuevos apellidos figuraban: Edwards, Subercaseaux, Gallo, Goyenechea, Cousiño, Ossa, Urmeneta, Délano, etc. La actividad bancaria desarrollada notablemente, dio origen a la formación de núcleos de gran peso dentro de la economía y de la sociedad del país, ya que disponían del crédito y lo manejaban en beneficio propio o de grupos afines y solían entrar en convenios con el gobierno. Sus vinculaciones con el comercio y la banca internacional eran también fuertes. E1 trabajo y las operaciones de este grupo estaban muy vinculados a las explotaciones mineras del norte. Figuraban en este grupo apellidos tales como Bezanilla, Ossa, Matte, Edwards, Concha y Toro, Ross, etc. E1 activo comercio nacional e internacional, con sus grandes agencias ligadas a la agricultura, a la minería y a ciertas industrias livianas de bienes de consumo, dio prosperidad a círculos de empresarios y agentes comerciales. Este grupo, íntimamente ligado entre sí, formó la BURGUESIA, que por su riqueza y poder comenzó a rivalizar con la antigua aristocracia terrateniente. La creciente importancia de la burguesía quedó de manifiesto en las elecciones de 1871, cuando José Tomás Urmeneta, uno de sus más destacados miembros, fue candidato a 1a presidencia de la república. La expresión política del grupo y su ascendiente público se dejaron sentir a través de muchos de sus miembros que llegaron hasta el Congreso como diputados y senadores, también mediante su influencia en periódicos de renombre. Desde el punto de vista ideológico, la burguesía fue liberal y radical, enemiga de la Iglesia y del espíritu conservador que animaba a otros grupos de la sociedad. Defensora de las libertades públicas, era contraria al poder omnímodo del Ejecutivo y, en cambio, propiciaba mayores atribuciones para el Parlamento. II.- EL APORTE EXTRANJERO: Desde que el país obtuvo la independencia, el número de extranjeros comenzó a aumentar. Primero llegaron como marinos y agentes de comercio, pero el establecimiento de casas comerciales europeas trajo consigo el arribo de comerciantes y administradores que se quedaron permanentemente en los puertos. De esta manera se formaron "colonias" que, sin ser exactamente cerradas, pues muchos de sus miembros contrajeron enlace con las hijas del país, tuvieron características singulares. Formaron sus propios clubs, asociaciones deportivas, sociedades de beneficencia y colegios. Además de las tareas del tráfico de importación y exportación, los extranjeros establecieron toda clase de negocios, tales como tiendas, almacenes y ferreterías y crearon talleres, fundiciones y fábricas que elaboraban productos alimenticios, cerveza, jabones, géneros, herramientas, etc. Muchos tuvieron también participación descollante en la minería y o tras actividades económicas. En el despertar económico de algunas regiones los extranjeros desempeñaron un papel de primer orden. Ya se ha visto el aporte alemán en la región de los Lagos: parecida, aunque de menor significado, fue la influencia de colonos suizos, vascosfranceses, italianos y españoles en la Araucanía donde se efectuaron los últimos intentos de una colonización de tipo agrícola guiada por el Estado. Con posterioridad la inmigración acogió a gentes con toda clase de oficio y no exigió su radicación en localidades determinadas. En todo caso, la inmigración fue siempre escasa. Completamente espontánea fue la afluencia de extranjeros de todas las nacionalidades a la región de Magallanes que llegaron tentados preferentemente por hallazgos de oro. Hubo croatas (yugoslavos), italianos, ingleses, españoles, portugueses, argentinos, etc. La ganadería ovejuna terminó por ser su dedicación principal y así obtuvieron fortunas considerables que transformaron a Punta Arenas en una verdadera ciudad. III.- LA FUSION ENTRE LA ARISTOCRACIA Y LA BURGUESIA: La aristocracia tradicional perdió la importancia en la segunda mitad del siglo XIX por diversas causas. En primer lugar, la subdivisión de los grandes latifundios a consecuencia del desarrollo de las obras de regadío, caminos y ferrocarriles, restó base económica a las viejas familias terratenientes. En este proceso también tuvieron importancia la abolición de los mayorazgos efectuada durante el gobierno de don Manuel Montt y las disposiciones sobre herencia contenidas en el Código Civil, que establecieron las "asignaciones forzosas" entre los herederos. Diversas crisis-agrícolas de carácter mundial repercutieron también de manera adversa en la fortuna de los hacendados.

Por sobre todo, el desenvolvimiento de la burguesía y su gran influencia, disminuyeron la importancia relativa de la aristocracia. Sin embargo, no hubo un antagonismo de intereses entre ambos grupos y a lo más podría hablarse de diferencias ideológicas. La aristocracia a pesar de su antiguo abolengo, constituyó un grupo cerrado y aceptó a los hombres honrados, cultos y caballerosos que con su esfuerzo se labraron una situación sobresaliente. Tampoco fue reticente frente al extranjero que obtuvo éxito en sus negocios y logró ganar prestigio. Los miembros de la burguesía, por su parte, con sus actividades y modo de vida se aproximaron a la aristocracia. Después de haber formado una regular fortuna, adquirieron tierras y dedicaron parte de su atención a las labores del campo; como eran más activos y emprendedores que los hacendados tradicionales; introdujeron muchos adelantos técnicos que dieron un carácter más moderno a sus haciendas. La posesión de tierras daba seguridad económica, y acrecentaba el prestigio de las familias. Muchos de los componentes de la burguesía, contrajeron enlace con las hijas de las familias aristocráticas y de esta la manera se aseguró la asimilación de ambos grupos. A1 finalizar el siglo XIX la fusión de la burguesía con la aristocracia era un hecho consumado y desde aquella época en adelante debe considerárselas como una sola clase social que puede ser llamada oligarquía. IV.- DESARROLLO DE LOS GRUPOS MEDIOS: Los grupos de artesanos calificados, empleados, militares de baja graduación y otros, que existían desde los años coloniales, experimentaron un cambio sostenido, aunque no espectacular, en la segunda mitad del siglo XIX. La expansión de la economía nacional, especialmente en la minería, el comercio y los transportes, crearon nuevas fuentes de trabajo que dieron oportunidades a los grupos medios. Empleados de tiendas, dependientes de oficinas, funcionarios ferroviarios y técnicos de la pequeña industria; alcanzaran situaciones de estabilidad y mejores niveles económicos. La ampliación de las funciones del Estado, reflejada en los organismos administrativos, tales como aduanas, tesorerías, correos y registro civil y en la creación de nuevas escuelas públicas y liceos, formó un vasto sector de servidores públicos que desempeñaban con modestia sus funciones. El escalafón del Ejército fue otro vehículo de movilidad social que permitió subir de categoría a individuos que ingresaban a los cargos inferiores de la oficialidad. El extraordinario incremento de la instrucción pública iniciado en la primera mitad del siglo, contribuyó poderosamente, a través de las escuelas primarias y de los liceos, a formar culturalmente a los hijos de las familias de nivel medio y aún de condición más modesta. En esta forma, las nuevas generaciones gozaron de una mejor instrucción que les permitió desempeñar tareas de mayor responsabilidad. La enseñanza especial, destinada a formar técnicos para la minería, la mecánica, el comercio y la contabilidad, jugó también un papel significativo. La Universidad de Chile como organismo de formación profesional desempeñó también un rol importante: abogados, médicos, ingenieros y arquitectos salieron de sus aulas y contribuyeron a dar mayor relieve a los estratos superiores de la capa media. Los grupos medios residían esencialmente en las ciudades. Dentro de la escala social estaban subordinados a la aristocracia y la burguesía, dueñas del poder político y económico y que además con su tono de vida y sus valores, daban un ejemplo que los grupos subordinados trataban de imitar. Despectivamente se designaba a los miembros del sector medio como gente de medio pelo y a quienes trataban, inútilmente de imitar la vestimenta y los modales de las damas y caballeros de prosapia, como siúticos. Los grupos medios carecían de cohesión y no figuraban con carácter propio en la vida pública. En materias de política sus miembros se alineaban en forma anónima en cualquiera de las posiciones en lucha. Solamente durante el gobierno de don , José Manuel Balmaceda, al estallar el conflicto entre el Ejecutivo y el Congreso, demostraron preferencia por una de las posiciones: la del presidente. A1 concluir el siglo el Partido Radical tendió a agrupar a los círculos medios y a convertirse en una entidad representativa de ellos. V.- SURGIMIENTO DEL PROLETARIADO: E1 desarrollo económico del país provocó la concentración del elemento obrero en algunos núcleos. En la región de los desiertos se formaron campamentos junto a las grandes minas y salitreras, que albergaban principalmente a hombres solteros; aunque había hombres casados que residían con sus mujeres y sus hijos. En los puertos del norte y en Valparaíso, las faenas del carguío dieron origen a importantes grupos de estibadores, lancheros y cargadores y en los centros ferroviarios se formaron grupos de "carrilanos", nombre que designaba a los obreros, maquinistas y demás trabajadores de los ferrocarriles. En las

minas de carbón también se originaron centros proletarios; Lota y Corone1 tuvieron ese carácter desde tempranos tiempos. Los grupos de artesanos y de obreros que laboraban en talleres y fábricas, eran numerosos en Santiago y en menor grado en Valparaíso y Concepción. La aparición de los grupos proletarios se realizó a través de un importante movimiento migratorio dentro del país. La población flotante de mineros, cateadores y desocupados de Atacama y Coquimbo, y los obreros urbanos y los campesinos de la región central, proporcionaron un grueso contingente que se trasladó al interior de Iquique y Antofagasta a trabajar en las salitreras; los contratistas de las empresas y los enganchadores les ofrecían salarios subidos y los tentaban con una mejor situación. En Arauco, la extracción del carbón atrajo a los campesinos de la región agrícola inmediata. En todas partes el avance de los ferrocarriles, dio fuentes de trabajo más estables y mejor remuneradas: sedujo a los campesinos. No obstante, la mayor estabilidad en el trabajo y las mejores remuneraciones estuvieron sujetas a ciertas vicisitudes. Las crisis económicas solían producir cesantías y la desvalorización del peso redujo constantemente el poder adquisitivo de las familias que vivían de salarios. La situación del bajo pueblo era deprimente. Las jornadas de trabajo duraban 12 horas o más; no se respetaban los días festivos ni se otorgaban vacaciones. Muchas faenas requerían de un esfuerzo físico sobrehumano y hasta las mujeres y los niños eran empleados en tareas superiores a su débil naturaleza. La falta de seguridad en las faenas solía provocar accidentes en que los operarios perdían la vida o quedaban inválidos, sin ninguna protección e impedidos para ganarse la vida. Los accidentes llegaron a ser muy frecuentes en las oficinas salitreras y en las minas de carbón a causa de los derrumbes y las explosiones provocadas por el gas grisú. En los centros mineros los obreros estaban obligados premunirse de todo lo que necesitaban en las pulperías de las compañías mediante fichas que les eran entregadas en parte de pago, con las cuales sólo podían comprar en la pulpería respectiva. De esta manera las compañías recuperaban parte del salario entregado a los obreros y los mantenían vinculados a sus actividades. En las ciudades, el elemento proletario vivía en las rancherías de los suburbios o en los conventillos, donde numerosas familias convivían en un ambiente insalubre y triste. En los campamentos mineros se amontonaban en viviendas precarias, cubiertas en calamina, que no defendían de las temperaturas extremas del día y de la noche. Las condiciones antihigiénicas; la mala calidad de visa y el trabajo agotador, causaban enfermedades que azotaban permanentemente a los sectores más modestos; la tuberculosis, la viruela y las enfermedades sociales, eran las más frecuentes. La mortalidad infantil llegaba a cifras cercanas al 50%. La incultura, el analfabetismo, los vicios y los crímenes componían el cuadro de la postración moral de1 proletariado. En las últimas décadas del siglo XIX el elemento obrero comenzó a manifestar conciencia de clase y luchó por reivindicaciones mínimas. Numerosas sociedades de socorros mutuos protegían a sus miembros, al cabo que otras organizaciones de carácter gremial se empeñaban en conseguir condiciones más humanas en el trabajo y mejores salarios. Varios periódicos obreros, especialmente en la región salitrera, avivaban el espíritu de lucha de los trabajadores al mismo tiempo que activistas anarquistas y socialistas, originarios del país y del extranjero, predicaban la redención del proletariado. Algunas asociaciones de carácter político surgieron. En ese ambiente y acogieron en sus postulados el pensamiento socialista; sin embargo, sólo el Partido Democrático (1887), manejado por elementos de la clase media, alcanzó importancia y prolongó su acción hasta épocas posteriores. El espíritu de lucha del proletariado se manifestó en numerosas huelgas, algunas de ellas de regulares proporciones y sostenidas con firmeza. ACTIVIDADES I.- CUESTIONARIO: 1.- ¿A qué se llamó burguesía? ¿Cuál es su origen? ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------2.- ¿Qué tipos de conflictos pueden generarse en una sociedad producto de la desigualdad y formas opresivas de relaciones entre sus diversos componentes?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------3.- ¿En qué regiones fue importante el aporte extranjero al desarrollo económico del país? -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPITULO IV
LA EXPANSION TERRITORIAL
Este proceso, iniciado en los gobiernos autoritarios continuó en el decenio de Pérez, hacia el sur y hacia el norte. Hacia el Sur, la antigua región de "La Frontera", marcada por el río Biobío, empezó a ser rebasada por destacamentos militares a cargo del Coronel Cornelio Saavedra (Intendente de la Provincia de Arauco), previo parlamento pacífico con los indígenas. Así se fundaron en 1862 Lebu, Mulchén y en 1863 se refundó Angol. Estas fundaciones sirvieron de base para asegurar la dominación chilena hasta el Malleco. Paralelamente se trató de establecer una Línea en el Toltén que sirviera de frontera Sur a la Araucanía. Algunos araucanos, negándose a aceptar tales ocupaciones, reconocieron la autoridad de un aventurero francés llamado Orelie Antoine de Tounens, el cual se hizo proclamar Rey de La Araucanía como Orelie Antoine I. Este personaje fue apresado por las fuerzas chilenas y llevado a Los Angeles donde después de un proceso en que fue declarado loco, el cónsul de Francia lo remitió a su país (1862). Hacia el Norte la ocupación se produjo en la zona del "despoblado de Atacama", zona donde penetró una fuerte corriente de mineros y cateadores chilenos. La acción más importante estuvo representada por la ya referida de José Santos Ossa. Debido a las necesidades de la Guerra del Pacífico se movilizó hacia el Norte todo el ejército de la Frontera. Esto permitió algunos alzamientos de los araucanos (1880), los que asaltaron Traiguén y Collipulli. A fines de enero de 1881, ocupada ya Lima el gobierno resolvió avanzar la frontera hasta el río Cautín. El Coronel Gregorio Urrutia al mando de un pequeño ejército se internó hasta el cerro Ñielol y a sus pies fundó el fuerte de Temuco en 1881. Con el objeto de consolidar esta línea del Cautín fundó una serie de fuertes de apoyo como Lautaro, Nueva Imperial, Curacautín. A1 año siguiente, refundó Villarrica, a orillas del lago del mismo nombre con sus respectivos fuertes de apoyo como Pucón, Llaima, Cunco, Freire, etc. Este extenso territorio "pacificado" fue objeto de una política de colonización (1882). Entre 1883 y 1890 llegaron unos 10.300 emigrantes entre alemanes, suizos, franceses, ingleses y españoles. A esto se agregó una fuerte migración internanacional gracias a la venta de tierras a precios muy bajos. Las consecuencias a corto plazo de este tipo de colonización, sin una efectiva asistencia técnica por parte del Estado, fue el empobrecimiento de los suelos debido a que las prácticas de trabajo agrícola eran rudimentarias. Los colonos transformaron esta zona en el "Granero de Chile" desarrollando una agricultura de alto rendimiento, pero a cambio del rápido empobrecimiento de los suelos. También colaboró a ello la fijación de los araucanos en las "reducciones indígenas", tierra normalmente de escasa extensión que tenía que soportar un alto número de habitantes y en constante crecimiento. Por último, en lo relacionado con 1a expansión territorial debemos señalar que durante el gobierno de Balmaceda se produjo la incorporación de la Isla de Pascua al territorio nacional. Esta incorporación fue llevada a cabo por Policarpo Toro en 1888.

CAPITULO V
LAS RELACIONES INTERNACIONALES
I.- LA GUERRA CONTRA ESPAÑA: Durante el gobierno de Pérez Chile debió afrontar un conflicto internacional bastante serio como fue la Guerra contra España. 1.- Antecedentes: España que todavía no había reconocido la independencia peruana envió en 1864 un comisario al Perú para resolver antiguas cuentas pendientes desde la época del virreinato. E1 gobierno peruano se negó a tratar con él y exigió un plenipotenciario español. Frente a esta respuesta, la escuadra española comandada por el almirante Pinzón se apoderó de las islas Chinchas en

nombre de su majestad Isabel II. Estas islas estaban situadas frente a El Callao y producían guano, elemento usado como abono y que era muy cotizado entonces. Esta acción obligó al Perú a declarar la guerra a España y Chile solidarizando con Perú declaró contrabando de guerra la venta de carbón de piedra a la escuadra española, privándola así de combustible. Esta y otras medidas de colaboración con Perú fueron tomadas en virtud de un gran sentimiento americanista la que veía, en estas acciones de España un preludio para recuperar sus antiguas colonias. 2.- La Guerra: En septiembre de 1865 e1 sucesor de Pinzón, el almirante José Manuel areja se presentó en Va1paraíso y entregó al gobierno de Pérez un ultimatum (el 18 de ese mes) que planteaba: -saludar con 21 cañonazos el emblema español. -indemnización de tres millones de reales debido a la negativa de Chile de abastecer de carbón a la flota española. -solicitar excusas a la Reina Isabel II por los agravios cometidos. Chile, por toda respuesta declaró la Guerra a España el 24 de septiembre de 1865. La situación del país era bastante delicada debido a que se encontraba en muy malas condiciones para hacer frente a la poderosa Escuadra española. La flota nacional sólo tenía dos barcos antiguos de madera, La Esmeralda y el Maipú, que debieron fondearse en los canales australes para que la escuadra española no los encontrase; el ejército contaba con 4.000 hombres mal equipados y organizados, pero suficientes para hacer frente a los 3.000 hombres de desembarco que traía España. Las defensas costeras prácticamente no existían. En el Combate de Papudo (Nov. de 1865), La Esmeralda comandada por Juan Williams Rebolledo, capturó a la goleta española Covadonga. Pareja al conocer esta noticia se suicidó y le sucede en el mando Casto Mendez Nuñez el cual realiza dos expediciones a la zona de los canales para recuperar la Covadonga y castigar a los marinos chilenos. En febrero de 1866, frente a Chiloé tuvo lugar el Combate de Abtao, entre la escuadra española y la chilena-peruana, pues los barcos de ese país habían venido a aguas chilenas, este combate no arrojó resultado decisivos. En el intercambio, se había firmado una alianza ofensiva-defensiva entre Chile, Perú, Ecuador y Bolivia, lo cual dejaba a la escuadra española sin base de operaciones desde Guayaquil al Cabo de Hornos. Luego de meses de infructuosa campaña de la escuadra española se encontraba en pésimo estado y el gobierno de ese país irritado por los malos resultados de la expedición ordenó a Mendez Nuñez operar ya sea contra los depósitos de carbón y minas de Lota o contra el puerto de Valparaíso. E1 31 de marzo de 1866, tuvo lugar el bombardeo de Valparaíso que se prolongó por unas tres horas. Después de eso, la escuadra española se dirige hacia el Callao con la intención de repetir la misma acción, pero ahí fueron rechazados por la defensa peruana, luego de lo cual Casto Mendez Nuñez vuelve a España. Posteriormente, en 1871 se firmó en E.E.U.U. un convenio de Armisticio entre España, Chile, Perú, Bolivia y Ecuador por tiempo indefinido, y la paz definitiva entre Chile y España se firmó en Lima en 1883, durante la ocupación chilena a esa ciudad. 2.- Consecuencias de la Guerra: a. Las instalaciones portuarias fueron destruidas, obligando a paralizar las actividades y reponer lo destruido. b. Nuestra marina mercante recibió un duro golpe al establecerse un bloqueo por más de medio año a los puertos chilenos. La mayoría de las naves debieron ser transferidas a países neutrales de América o del Oriente. c. Los enormes gastos de la guerra obligaron al gobierno a declarar la inconvertibilidad del billete de banco, usando el padr6n oro. Además, la compra de material bélico, desató con el Perú, una carrera armamentista, por el predominio naval en el Pacífico Sur. d. Se dieron las condiciones necesarias para celebrar con Bolivia el Tratado de Límites de 1866, con el objetivo de concretizar la oferta chilena, realizada con motivo de la guerra. II.-PROBLEMAS LIMÍTROFES CON BOLIVIA: 1.- E1 Tratado de 1866: Como antecedente de este Tratado figuran las reclamaciones bolivianas hechas a partir de 1843. E1 debate acerca de este problema llegó a un momento crítico cuando el congreso boliviano autorizó al Ejecutivo para declarar la guerra a Chile, en 1863, si nuestro país no desocupaba el litoral, que según ese país era boliviano. La situación se suavizó a raíz de la guerra contra España por parte de Chile y Perú. Las relaciones diplomáticas entre Bolivia y Chile se restablecieron surgiendo como consecuencia este Tratado. Era presidente de Bolivia entonces el General Melgarejo.

E1 Tratado fijó el límite en el paralelo 24 de Latitud Sur y estableció entre los paralelos 23 y 25 Sur una zona de condominio aduanero; esto es, Chile y Bolivia se repartirían por partes iguales, el total de los impuestos percibidos en esa franja sobre las explotaciones de guano y minerales. Esta disposición fue muy difícil de aplicar y en el año 1871 al ser derrocado el general Melgarejo, la asamblea legislativa que le sucedió dictó una Ley por la cual se declaran nulos todos los actos gubernativos del dictador Melgarejo, lo cual también afectó el Tratado de 1866. 2.- El Tratado de 1874: En 1873, el encargado de Negocios de Chile en Bolivia, Carlos Walker Martínez trató de mejorar las relaciones entre ambos gobiernos sin obtener resultados positivos. Bolivia se sentía apoyada por el Perú como resultado de un pacto secreto de asistencia mutua que ambos países habían firmado en 1873. Después habían intentado conseguir la integración de Argentina, situación que se frustró ante las exigencias de ese país a Bolivia por reclamos territoriales. En esos momentos el blindado Blanco Encalada llegó a Chile, restableció el equilibrio naval en el Pacífico calmando la hostilidad de los vecinos. En estas condiciones a Walker Martínez le fue posible convenir con el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia la firma de un nuevo Tratado, lo cual se llevó a cabo un agosto de 1874. Este documento estableció: -El límite entre Chile y Bolivia sería el paralelo 24 tud. Sur. -Se suprimió el condominio aduanero establecido en el Tratado de 1866 entre los paralelos 23° y 25° Sur. - Bolivia se comprometió a no alzar los tributos existentes sobre capitales y empresas chilenas instaladas al Norte del paralelo 24 por un período de 25 años. III.- PROBLEMAS LIMITROFES CON ARGENTINA Y LA FIRMA DEL TRATADO DE 1881: El empuje demostrado en la ocupación del territorio y las medidas precautorias para mejorar la capacidad de defensa del país, despertaron diversas suspicacias y rencillas limítrofes. Durante el gobierno de Federico Errázuriz, con Argentina continúa el litigio a propósito de la soberanía sobre la Patagonia; ese país exigía ese territorio, el Estrecho de Magallanes y las islas del extremo Sur de América. 1.- Tratado de Límites de 1881: Argentina no intervino en la Guerra del Pacífico, pero se aprovechó de ella para apremiar a nuestro país para resolver el problema de la Patagonia en los momentos más apremiantes del conflicto. Chile tenía un mal concepto de la Patagonia basado en las opiniones difundidas por Barros Arana y Vicuña Mackenna, en cambio Argentina veía a la Patagonia como una reserva para el futuro y se oponía a cualquier solución que tuviese como base el arbitraje. S1 28 de julio de 1881 se firmó el Tratado con Argentina por medio del cual Chile renunció a sus derechos históricos sobre la Patagonia estableciéndose lo siguiente: 1.- E1 límite entre Chile y Argentina es la Cordillera de los Andes de norte a sur, hasta el paralelo 52 de latitud Sur. La línea fronteriza correrá en esa extensión por las cumbres más elevadas de dichas cordilleras que dividan las aguas y pasará por entre las vertientes que se desprendan a un lado y otro. 2.- E1 Estrecho de Magallanes, en su totalidad, corresponde a Chile por lo que se asigna a nuestro país una franja de tierra al norte del mismo. 3.- Punta Dungeness y el Cabo Espíritu Santo constituyen la boca oriental del Estrecho de Magallanes. "En la Tierra del Fuego se trazará una línea que, partiendo del punto denominado Cabo del Espíritu Santo en la latitud cincuenta y dos grados cuarenta minutos, se prolongará hacia el Sur, coincidiendo con el meridiano occidental de Gerencia, sesenta y ocho grados treinta y cuatro minutos hasta tocar en el Canal "Beagle". La Tierra del Fuego dividida de esta manera será chilena en la parte occidental y pertenecerán a República Argentina la isla de los Estados, los islotes próximamente inmediatos a éste y las demás islas que haya sobre el Atlántico al Oriente de la Tierra del Fuego y costa orientales de la Patagonia; y pertenecerán a Chile todas las islas al Sur del Canal "Beagle" hasta el Cabo de Hornos y las que haya al occidente de la Tierra del Fuego". E1 trazado fijado por este Tratado presentó dificultades en la Punta de Atacama y en la zona patagónica donde no coincidían la línea de las más altas cumbres con el divorcio acuario. Esta situación obligará a recurrir después al arbitraje de Estados Unidos .(Puna) y Gran Bretaña (Cordillera). IV.- LA GUERRA DEL PACIFICO 1.- Antecedentes. En la década de 1870 los intereses en pugna en los desiertos crearon una situación peligrosa. El Perú que atravesaba por una bancarrota fiscal a causa de la decadencia en la explotación del guano, trató de establecer un monopolio estatal en la industria salitrera de Tarapacá. Para ese efecto expropió las oficinas y depósitos del mineral, que no pudo pagar porque no obtuvo el crédito europeo que

esperaba contratar y debió entregar a los propietarios unos "certificados salitreros" equivalentes al valor de las propiedades, que deberían ser pagados más tarde por el Estado. Sin embargo, la explotación de salitre en territorio boliviano hacia ilusorio el monopolio peruano y por esta razón el presidente Manuel Pardo procuró llegar a un acuerdo con el gobierno de La Paz, el cual, a su vez, estaba interesado en celebrar una alianza con el Perú para enfrentar a Chile. E1 gobierno de Lima instaba al gobierno boliviano a que desahuciase el Tratado de 1866 y recuperase su completa soberanía sobre los territorios conflictivos. Este fue el origen del Tratado Secreto de 1873, mediante cual el Perú y Bolivia se comprometieron a apoyarse en caso de guerra. E1 Perú realizó gestiones para que Argentina se incorporase a la alianza y logró un éxito inicial debido a los problemas. de límites entre aquel país y Chile. E1 presidente Domingo Faustino Sarmiento prestó su apoyo a la alianza y la Cámara de Diputados aprobó el Tratado. No obstante, algunas circunstancias hicieron variar el panorama: Argentina tenía problemas limítrofes con Bolivia; tanto el Perú como Argentina temieron que se concretase una alianza entre Chile y Brasil, y la salida de astilleros ingleses del Cochrane, uno de los dos blindados modernos mandados construir abstuviese de incorporarse a la alianza y se enfriase el ardor belicista del Perú. A mayor abundamiento, Bolivia suscribió con Chile el Tratado de 1874. E1 Tratado Secreto entre Perú y Bolivia y las gestiones para incorporar a Argentina, no llegaron a conocimiento de la Moneda y sólo se vino a saber de su existencia gracias a una discreta información entregada por el gobierno de Brasil, que estaba mejor informado. Disipada la tormenta por el momento, en Chile se creyó que no había motivos de inquietud e incluso el gobierno realizó gestiones para deshacerse de los blindados Cochrane y Blanco Encalada, en circunstancias que una crisis mundial repercutía gravemente en el país. Afortunadamente las naves no fueron vendidas. Cinco años después de firmado el Tratado Secreto, e1 dictador boliviano Hilarión Daza desconoció el Tratado de 1874, y ordenó cobrar a la Compañía de Salitres de Antofagasta un derecho de 10 centavos por cada quintal de nitrato que exportase. Como la Compañía se negó a pagar, se dispuso el remate de sus propiedades. Inútilmente la cancillería chilena reclamó por la ilegalidad del acto y exigió el cumplimiento del Tratado de 1874, pero el gobierno de Daza estaba decidido a llevar adelante la medida sin preocuparse por sus consecuencias. Chile hizo ver que esto significaba la ruptura del Tratado y que, por lo tanto, podría hacer valer sus antiguas reclamaciones territoriales. El día señalado para el remate de los bienes de la Compañía, algunos barcos de guerra chilenos desembarcaron tropas en Antofagasta y ocuparon la ciudad sin el menor tropiezo. era la guerra. Al mismo tiempo que Bolivia, el Perú inició sus preparativos bélicos y, además despachó un enviado a Santiago para entablar negociaciones diplomáticas, pero con el verdadero fin de ganar tiempo. Bolivia declaró la guerra a Chile el 1° de marzo de 1879 y Chile hizo lo mismo con los aliados el 5 de abril del mismo año. 2.- Fuerzas de los beligerantes: Ninguno de los tres países estaba preparado eficazmentete para una guerra como habría de ser la del Pacífico. Los ejércitos de Perú-y Boliviano presentaban una disciplina relajada a causa de los múltiples conflictos civiles en que habían intervenido y las ambiciones caudillistas de muchos de sus Jefes. Chile debía mantener inmovilizados importantes contingentes para defender la Frontera con los Araucanos. En el mar los blindados chilenos eran más modernos y rápidos que los peruanos. Pero, al estallar la guerra, no se encontraban en buenas condiciones. Los blindados peruanos "Manco Cápac" y "Atahualpa" eran de andar muy lento, sólo podían ser considerados fortalezas flotantes. La gran ventaja chilena era la competencia de su oficialidad NAVAL, formada en la marina británica y de probada dedicación profesional. Chile disponía además de los Vapores de la Compañía Marítima del Pacífico. Bolivia carecía de buques. 3.- Otros Factores: En Chile existían una estabilidad política e institucional sólida, mientras Bolivia y Perú se debatían en medio de conflictos internos que debilitaban su cohesión. Por otra parte, Chile era un país mayoritariamente integrado. Sólo los Araucanos permanecían al margen del Sistema. Político y Administrativo. En Perú y Bolivia los grupos indígenas eran mayoritarios, se mantenían marginados al extremo de no haber asimilado el idioma español. 4.- Las principales campañas:

A. Campaña de Antofagasta (1879): Después de desembarcar en el puerto de Antofagasta las fuerzas chilenas ocuparon rápidamente el territorio interior. Sólo en Calama hubo una ligera resistencia boliviana. B. Campaña Naval, 1879: E1 dominio del mar era imprescindible. Las fuerzas navales estaban más o menos equilibradas: Perú disponía de los blindados Huáscar e Independencia y Chile del Cochrane y el Blanco, fuera de algunas fragatas y corbetas de vela y vapor en poder de ambos beligerantes. E1 combate naval de Iquique (21 de mayo de 1879) fue un gran ejemplo moral para las fuerzas chilenas y significó el Perú la pérdida de su mejor nave de guerra: La Independencia. E1 Huáscar, hábilmente dirigido por el almirante Miguel Grau, efectuó diversos ataques a puertos y naves chilenas, sembrando 1a confusión, hasta ser sorprendido en Angamos por los blindados chilenos y obligado a rendirse después de un desesperado combate. (8-10-79). Desde aquel momento, con tres blindados en su poder, Chile ejerció un dominio casi total en el mar. C.- Campaña de Tarapacá 1879: E1 ejército chileno desembarcó en Pisagua, donde encontró mediana resistencia, luego avanzó hasta Dolores y allí derrotó a fuerzas superiores de peruanos y bolivianos. Un avance efectuado a la quebrada de Tarapacá tuvo el carácter de un desastre para las fuerzas chilenas; pero la resistencia de los aliados ya se había desmoronado en la región y pronto cayó la ciudad de Iquique, ocupando Chile todo el territorio peruano de Tarapacá. Toda la región salitrera de Antofagasta y Tarapacá quedaba controlada por nuestro país y 1as entradas provenientes de esta actividad servirían para afianzar la guerra. D.- Campaña de Tacna y Arica, 1880: Cambios en los Gobiernos de Perú y Bolivia. A causa de los fracasos en la guerra fueron obligados a renunciar 1os Presidentes de Perú y Bolivia, Generales Mariano Ignacio Prado e Hilarión Daza. En su lugar asumieron el poder Nicolás de Piérola y Narciso Campero respectivamente. Los aliados habían concentrado sus mejores tropas y elementos de defensa en las ciudades de Tacna y Arica. Las fuerzas chilenas desembarcaron más al norte, en Ilo, y desde allí batieron el atrincheramiento de Los Angeles, cerca de Moquegua, considerado inexpugnable. Avanzaron en seguida por las arenas del desierto, en una marcha terrible por la falta de agua y de alimentos y luego emprendieron el asalto al Campo de la Alianza, frente a Tacna, donde derrotaron completamente al enemigo. Las tropas bolivianas se desbandaron hacia el Altiplano y no volvieron a aparecer en la guerra. Finalmente, e1 asalto al Morro de Arica dejó a Chile en total posesión de la región. E.- Campaña de Lima (Enero de 1881): No quedaban al Perú más que sus últimos bastiones inmediatamente al sur de Lima. Una formidable fuerza expedicionaria chilena de 26 mil hombres, embarcada en transportes escoltados por las naves de guerra, desembarcó en la costa peruana y avanzó hacia el norte en demanda de las líneas defensivas de los cerros costeros en Chorrillos. E1 ataque fue largo y sangriento y la resistencia fue doblegada a pesar de los modernos elementos de defensa de los peruanos (construcciones defensivas, minas eléctricas, etc.). Dos días más tarde la lucha se renovó en el balneario de Miraflores, donde un nuevo triunfo abrió a los chilenos las puertas de la capital peruana. 5.- Los Problemas para lograr una paz estable con el Perú: a. Antecedentes. Tras la derrota de Miraflores, el Gobernante peruano Nicolás de Piérola, huyó a la sierra peruana. Desde allí dirigió al Cuerpo Diplomático un comunicado insultante para el ejército y pueblo chileno. Por ello el Gobierno de Chile se negó a tratar con Piérola. b. El Gobierno Peruano de la Magdalena. Los vecinos más destacados de Lima, reunidos en una Asamblea, eligieron a Francisco García Calderón como Presidente Provisional del Perú. E1 Gobierno de García Calderón se estableció en la Villa de la Magdalena neutralizada para este efecto por las autoridades chilenas de ocupación, a pocos kms. de Lima. c. Maniobras de Financieros Internacionales para frustrar la victoria chilena. Un grupo de financieros y especuladores Franco-Estadounidenses pretendió apoderarse del guano y del salitre, para lo cual trataban de inducir al Gobierno de los Estados Unidos a ejercer presión sobre Chile para que renunciase a toda anexión territorial y limitase sus pretensiones a una simple indemnización pecuniaria. Con ello, este consorcio tendría la posesión de los minerales salitreros y depósitos de guanos de Tarapacá y Antofagasta, ya que ellos proporcionarían al Gobierno Peruano los fondos necesarios para cancela indemnización a Chile.

El Gobierno de García Calderón favoreció estas maniobras por lo cual fue depuesto por las autoridades de ocupación chilena y desterrado a Chile.
d. La Ocupación Chilena en el Perú. Habría de prolongarse por más de tres años y medio. Comprendió Lima y las principales ciudades de la Costa. E1 Contralmirante Chileno Patricio Lynch Solo de Zaldívar, General en Jefe del Ejército de ocupación, realizó una brillante labor reorganizadora del Perú. Lynch puso orden en un país habituado a la desorganización y la anarquía. Reorganizó las policías, los Servicios Públicos, la Administración y el Sistema de Contribuciones Locales, Bajo su mandato, el Perú disfrutó de la mayor estabilidad y orden conocido hasta la fecha, así lo testimoniaron las Colonias Extranjeras. Gracias a su Administración Financiera los gastos de ocupación casi se balancearon con las entradas. e.- Campaña de la Sierra (1881 - 1883): No obstante la derrota de las fuerzas regulares, diversas montoneras al mando de caudillos audaces atacaron a pequeños destacamentos chilenos apostados en localidades del interior montañoso, Sangra y la Concepción, hasta que las fuerzas chilenas dieron un golpe decisivo en Huamachuco. (10-07-83). 6.- La Solución al Conflicto: A. E1 Tratado de Ancón, 1883: En abril de 1882, el General Peruano Miguel Iglesias lanzó un manifiesto pidiendo la Paz inmediata con Chile. Proclamado Presidente de la República, procedió a negociar de inmediato las condiciones de Paz. E1 20 de octubre de 1883, se firmaba el Tratado de Ancón, cuyas disposiciones principales establecían: I. Perú cedía a Chile "perpetua e incondicionalmente" La Provincia de Tarapacá. II. II)Tacna y Arica continuarían poseídas por Chile por 10 años. Transcurridos los cuales un Plebiscito decidiría su nacionalidad definitiva. III. E1 país vencedor en el Plebiscito pagaría al otro $ 10.000.000. IV. Un protocolo que se consideraría parte integrante del Tratado establecería las modalidades del Plebiscito y los términos del Citado pago de $ 10.000.000. A. Tratado de Tregua con Bolivia, 1884: Tras el Tratado de Ancón, se posibilitó la búsqueda las condiciones de paz con Bolivia. E1 4 de abril de 1884 se firmaba en Valparaíso un pacto chilenoboliviano. Sus puntos principales fueron: I. La tregua sería de duración indefinida. II) Antofagasta continuaría sometida a las leyes chilenas. II. Se restablecían las relaciones comerciales entre Chile y Bolivia, otorgándose a esta última franquicias especiales para su comercio en Arica y Antofagasta. IV) Bolivia devolvería las propiedades confiscadas los chilenos durante la Guerra del Pacífico. I. Se proseguirían gestiones para conseguir una definitiva. 7.- Consecuencias de la Guerra del Pacífico: a. La extensa y minera región del Norte, cuya riqueza había sido creada por el esfuerzo y capital chileno, quedaba ahora definitivamente incorporada al Estado de Chile. b. Chile emergía del Conflicto victorioso y en posesión de la Primera Fuerza Naval del Pacifico. c.E1 Monopolio Salitrero que sería ejercido por Chile tras la guerra, proporcionaría cuantiosos ingresos por los impuestos de exportación del mineral. c. Quedaban pendientes el problema de la Paz definitiva con Bolivia y el destino definitivo de Tacna y Arica. d. Se incorporan capitales ingleses en la industria salitrera. f. La población proletaria del norte aumentó y adquirió mayor importancia. ACTIVIDADES: I.- VERDADERO O FALSO: 1. ----- Luego de la pacificación de la Araucanía, se desarrolló una intensa colonización. 2. ----- En 1865, Chile solidarizó con Perú por haberse sentido directamente afectado por la presencia de la escuadra española en el Pacífico sur. 3. ----- La primera acción bélica de la guerra contra España fue el bombardeo de Valparaíso. 4. ----- La inconvertibilidad del billete fue una consecuencia de la Guerra contra España. 5. ----- El Tratado de 1866 solucionó definitivamente los problemas limítrofes con Bolivia. 6. ----- Durante el quinquenio de Errázuriz no hubo problemas limítrofes con Argentina. 7. ----- Bolivia, Perú Y argentina estaban unidos por un tratado secreto firmado en 1873. 8. ----- El Tratado de 1874 suprimió el condominio aduanero entre Chile y Bolivia.

9. ----- La violación que hizo Bolivia del Tratado de 1874 es causa directa de la guerra del Pacífico. 10. ----- Luego que Bolivia declaró la guerra a Chile, Perú se mantuvo neutral. 11. ----- Las principales acciones militares de la campaña de Tarapacá, fueron las batallas de Tacna y Arica. 12. ----- Después de la toma del Morro de Ar ica, los bolivianos se retiraron de l a guerra. 13. ----- La ocupación chilena de Lima estuvo a cargo del contralamirante Patricio Lynch. 14. ----- Toda la guerra del Pacífico se desarrolló durante el gobierno de Aníbal Pinto. 15. ----- El Tratado de Ancón solucionó definitivamente los problemas limítrofes con Perú. 16. ----- Luego de la guerra los territorios salitreros quedaron en poder de Chile. historia_chile.htmhistoria_chile.htm

UNIDAD 5 LA REPÚBLICA PARLAMENTARIA (1891 - 1925) OBJETIVO GENERAL: identificar y comprender los principales elementos de funcionamiento del régimen parlamentario en Chile y los conflictos sociales que se generaron en la sociedad chilena de comienzos de Chile. INDICE INTRODUCCIÓN CAPITULO I LA EVOLUCIÓN POLÍTICA LOS PARTIDOS POLITICOS CAPITULO II LA SOCIEDAD LA ECONOMÍA DURANTE LA REPÚBLICA PARLAMENTARIA ALESSANDRI Y EL FIN DEL PARLAMENTARISMO RELACIONES INTERNACIONALES DURANTE LA REPUBLICA PARLAMENTARIA INTRODUCCION El período llamado parlamentario que predominó en la política chilena durante 34 años, recibe este nombre pues el poder del Estado fue ejercido principalmente por el Parlamento o Congreso. Durante todo el período político anterior a 1891, en la República Liberal, se había ido gestando un proceso de pugna entre el poder ejecutivo y el legislativo, representado por el Parlamento, en el cual a través de sucesivas reformas, fue arrebatando poder al Presidente. Esta pugna concluyó violentamente pues hubo un presidente, Balmaceda, que se resistió a perder su autoridad. A1 estallar la guerra civil de 1891, el Presidente Balmaceda fue derrotado por la Armada, que apoyaba a los congresistas. Este hecho, es decir, que el predominio del parlamento se impusiera por las armas, marcó el sistema parlamentario chileno. El parlamentarismo, como sistema de gobierno tuvo su origen en Inglaterra. Pero, a diferencia del chileno, el sistema inglés implicaba un equilibrio entre el poder ejecutivo y el legislativo.

E1 parlamentarismo chileno estuvo lejos de ese equilibrio, por eso se le denomina también "pseudo parlamentario", justamente por haberse impuesto sobre la derrota absoluta del presidente y sus aliados. E1 predominio parlamentario se impuso así en forma tan extrema, que el presidente durante este período muchas veces fue un representante formal del poder público, pero sin autoridad efectiva, pues la que le correspondía legalmente era cohartada seriamente por un conjunto de prácticas, muchas de ellas viciadas, que ejercía el Congreso. Lamentablemente estos mecanismos eran utilizados principalmente para bloquear la acción del Ejecutivo más que para gobernar como un poder complementario. Es decir, no es que en este período el parlamento haya gobernado en lugar del presidente, sino que más bien por el bloqueo que hizo de la acción presidencial. En realidad este llamado Período Parlamentario, marcó la cima del poderío político, social y económico de la oligarquía chilena. Pero no todo se mantuvo estático, creció la clase media y en especial el sector obrero; se formaron numerosas organizaciones sindicales y un sentimiento de desilusión y protesta fue tomando fuerza contra el sistema político, indiferente a los problemas sociales, conocido como la Crisis de fin de siglo. CAPITULO I EVOLUCION POLITICA: 1.- Las Prácticas Parlamentarias: E1 régimen parlamentario chileno se basó en una serie de prácticas políticas favorables al Congreso, la mayoría de las cuales encuentran su origen en el período de la República Liberal y que hemos examinado en la clase anterior en la materia relativa a las reformas constitucionales. A lo menos cuatro prácticas parlamentarias y una reforma electoral aseguraron al Congreso su predominio: 1.1.- Las Leyes Periódicas: de uso común en el período liberal, pero durante la República Parlamentaria se abusó frecuentemente de ellas al usarlas como un arma política contra el ejecutivo a objeto de conseguir su control por el Congreso. Principalmente esto se hizo con la Ley de Presupuesto y la Ley de Contribuciones. 2.2.- Método del Debate: Este elemento fue tal vez el más pernicioso del parlamentarismo chileno, porque permitió que una minoría absoluta dentro del Congreso pudiese bloquear la promulgación de cualquier Ley. E1 elemento al que nos referimos es la CLAUSURA DEL DEBATE. Se consideró dentro de las cámaras, que ninguna ley podía ser llevada a votación antes de que la discusión sobre la misma (el debate) hubiese concluido. Así entonces bastaba con que dos o tres parlamentarios se pusieran de acuerdo para que a través del uso permanente de la palabra, mantuvieran vivo el de bate impidiendo así que la ley se votara. Simplemente se llegaba a la aberración de que la minoría se podía imponer a la mayoría. 3.3.- Sobre el Veto Presidencial: La reforma constitucional de 1888 al permitir a las cámaras del Congreso insistir en un proyecto de Ley vetado previamente por el Presidente, anuló de hecho el veto absoluto, acrecentando el poder del Parlamento. 4.4.- La Interpelación Parlamentaria: Desde el período de la república Liberal el Parlamento había adoptado la facultad de citar a los ministros de Estado a su cámara para que explicaran una determinada conducta administrativa ante la cual creían ver un vicio de irregularidad o abuso de poder. Este procedimiento llamado INTERPELACION, le permitía, en el fondo, al Congreso controlar y determinar la idoneidad de los ministros que eran nombrados por el Presidente. A la interpelación (explicación exigida), pedida por cualquier parlamentario, seguía la EXPLICACION DEL MINISTRO, que en realidad era una defensa de su conducta, y luego la votación de la Cámara en torno a sí se daba por satisfecha o rechazaba la justificación del interpelado. Si la Cámara aceptaba la explicación del Ministro, se determinaba un VOTO DE CONFIANZA, es decir, se entendía que éste podía seguir en ejercicio de sus funciones. Pero en caso contrario, se acordaba un VOTO DE CENSURA, entendiéndose que el ministro cuestionado debía renunciar a objeto de facilitar una relación más fluida entre el Ejecutivo y el Legislativo. Lamentablemente, el voto de censura no llegaba hasta ahí en sus consecuencias, porque a la renuncia del ministro seguía la de sus compañeros de partido o de todo el gabinete, quienes SOLIDARIZABAN con el censurado. Se originaba entonces una ROTATIVA MINISTERIAL, esto es, el Presidente se veía obligado a organizar un nuevo gabinete que fuera afín a los intereses de la mayoría parlamentaria, que en los más de los casos eran alianzas entre partidos; por lo tanto, la ruptura de una alianza parlamentaria repercutía de inmediato en la solidez del gabinete y se tenía otra vez rotativa.

Esta práctica llegó a ser tan frecuente que generó una situación viciada, donde la inestabilidad de los gabinetes repercutió en la eficiencia administrativa. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que para la oligarquía ello era parte del régimen parlamentario en la normalidad de su funcionamiento. Un vistazo a los períodos presidenciales ilustra bien la situación: Presidente Período N° Gabinetes N° Ministros Jorge Montt A. 1891-1896 10 40 F.Errázuriz Zañartu 1896-1901 17 59 Germán Riesco E. 1901-1906 17 73 Pedro Montt M. 1906-1910 11 43 Ramón Barros L. 1910-1915 15 55 Juan L. Sanfuentes 1915-1920 15 78 Tanto la discusión sobre las Leyes Periódicas como la interpelación fueron las prácticas parlamentarias más extendidas. 2.- E1 Caciquismo y La Ley de Comuna Autónoma: Las haciendas fueron la base del poder político y económico de los grandes propietarios cuya influencia se media por el número de su CLIENTELA, esto es de sus empleados y pequeños propietarios, que se ligaban a él por préstamos de maquinarias o deudas en dinero. El patrón era el gran propietario de mentalidad señorial, autoritaria y paternalista; dueño de algún almacén o pulpería y de los medios de transporte (carreta o camión; compraba o prestaba a empeño al pequeño propietario o trabajado; prestaba, también, a cambio de trabajo. Estos elementos fueron criando vínculos de sumisión y dependencia por parte de la clientela, lo que además se vieron reforzados por otros factores tales como: 1°. La superioridad y el prestigio que otorgaba al patrón su riqueza, cultura y posición social. 2°. E1 eficiente apoyo del clero interesado en mantener el orden político y social tradicionales, y 3°. El firme convencimiento del labriego en orden a que su patrón lo protegía. Desde el punto de vista electoral, el PATRONAZGO derivó en CACIQUISMO, institución que como centro de poder político gravitó decisivamente pública chilena hasta 1925. E1 Cacique, nombre que recibió el patrón en referencia a su poder para manipular las elecciones, cobró especial fuerza con la aprobación de la LEY DE COMUNA AUTONOMA, el 24 de Diciembre de 1891. Esta ley elevó el número de comunas de 72 a 267; en especial, muchas comunas de tipo rural se formaron con una o dos grandes propiedades, pasando el patrón a ser legalmente el árbitro de la administración local, de las elecciones, de la fuerza pública y de toda la vida municipal. A la par del caciquismo rural hubo uno urbano. E1 cacique urbano se transformaba en parlamentario vitalicio. Muy a menudo aparece eficazmente apoyado por fuerzas políticas que representaban intereses económicos relacionados con el naciente industrialismo y, en algunos casos, con empresas extranjeras. Un poderoso industrial, un minero acaudalado o un opulento banquero se solían transformar en verdaderos padrinos políticos del cacique urbano. Brindaban al caudillo urbano apoyo financiero a cambio de facilidades y protección para sus actividades económicas y de franquicias para un rápido enriquecimiento. Este tipo de caciquismo fue un producto de la etapa de transición entre la sociedad agraria y la sociedad de empresa. Es la época en que un proletariado en formación, inmaduro, aún sin organización ni conciencia de clase, sigue con verdadero temor reverencial al empresario, al dueño de la industria. Estos asalariados estaban integrados por pobladores rurales recién llegados a los centros urbanos en busca de mejores salarios. Habituados a la dependencia del patronazgo rural buscaban en las ciudades protección personal y en lugar de incorporarse a las organizaciones de trabajadores o de cobijarse en un sindicato, se sometían a la tutela de un cacique urbano que, por regla general, era el mismo dueño de la industria, o los ejecutivos de alguna empresa. El poblador rural, aún no bien adaptado a la vida urbana se comportaba cano un verdadero aldeano. Obedecía ciegamente al patrón. Constituía un verdadero resabio del caciquismo rural. LOS PARTIDOS POLITICOS: Algunos historiadores opinan que durante la República Parlamentaria, quien controlaba verdaderamente el poder eran los partidos a través de sus parlamentarios. Era en el seno de los partidos donde se decidía primero si censurar a tal o cual ministro si aprobar o no tal ley y era allí donde se decidía quienes serían los candidatos a parlamentarios y a presidente. Los jefes de los partidos, los caciques, en cada

región de Chile controlaban a su gusto las elecciones y sus resultados, recurriendo sin tapujos al fraude y al cohecho. Los principales partidos del período siguen siendo los mismos que durante la etapa liberal: el CONSERVADOR, el LIBERAL, el RADICAL, el NACIONAL. A estos se sumaron el LIBERAL DEMOCRATICO O BALMACEDISTA (1893), que reunió a todas aquella a personas que se habían mantenido fiel al presidente Balmaceda, su líder fue Enrique Salvador Sanfuentes; y un grupo de partidos orientados a la clase media y obrera, pero que más bien optaron, la casi totalidad de ellos, por mantenerse alejados del trato político con los sectores de la oligarquía. E1 primero de este tipo fue el PARTIDO DEMOCRATICO, formado en 1887 por Malaquías Concha y Angel Guarello. Orientados claramente hacía la clase media y obrera, sus fundadores, que habían pertenecido al partido radical, se separaron de él, acusándolo de privilegiar una línea oligárquica. Pero no tardó este nuevo partido en aliarse con esos mismos sectores y eso le valió críticas de los agentes populares, debiendo sufrir también una escisión al divorciarse de él en 1911 un grupo encabezado por Luis Emilio Recabarren, que pasó a organizar el PARTIDO OBRERO SOCIALISTA (P.0.S.), más tarde llamado PARTIDO COMUNISTA DE CHILE. Sin embargo, la tendencia de los partidos políticos en esta etapa fue actuar en alianzas políticas y no en forma independiente. Tales alianzas no fueron permanentes sino que se formaron principalmente en los períodos de las elecciones presidenciales y parlamentarias, disolviéndose luego a raíz de pugnas internas. A parte de la UNION NACIONAL, que fue más bien esporádica, las dos alianzas fundamentales fueron: -LA COALICIÓN, integrada generalmente por el partido Conservador, Nacional, Liberal y Liberal Democrático. -LA ALIANZA LIBERAL, compuesta por el partido Radical, Liberal, Nacional, Liberal Democrático y Democrático En la Coalición el partido eje era el Conservador que defendía la unión Iglesia-Estado y la libertad de enseñanza. Sus líderes fueron: Carlos Walker Martínez, Manuel Antonio Tocornal y Manuel José Irarrázaval. En la Alianza Liberal el partido eje fue el Radical, se negó siempre a entrar en pactos políticos con el Conservador. Los radicales propugnaban la separación Iglesia-Estado, la laicización de la sociedad y la promulgación del llamado estado docente. Sus líderes más destacados fueron Enrique Mac Iver y Valentín Letelier. ACTIVIDADES: I.- VERDADERO O FALSO:

----- El régimen parlamentario inglés fue idéntico al inglés. ----- Durante esta etapa el Congreso luchó por limitar el excesivo poder del presidente. ----- El período parlamentario comienza después de la Guerra Civil de 1891. ----- Balmaceda como presidente fue un decidido partidario del parlamentarismo. ----- Las leyes Parlamentaria. periódicas fueron promulgadas durante la República

----- Los cambios que ejecutaba el presidente en su gabinete los realiza conforme a su entera voluntad. ----- Gran parte del funcionamiento del sistema político parlamentario estaba en manos de los partidos. ----- Durante este período aparecen los primeros partidos que no representan a los sectores altos.

----- Los partidos de la aristocracia tenían sólidos principios doctrinarios que impulsaban y determinaban su accionar. ----- Las interpelaciones por lo general generaban rotativa ministerial.
II.- ESQUEMA SISTEMA PARLAMENTARIO: Concepto Mecanismos usados por el Congreso para frenar el accionar del Ejecutivo. Causales de la pérdida de influencia electoral del Ejecutivo. III.- CUESTIONARIO:

¿Qué cualidades políticas debe reunir un líder, de tal forma que asegure una participación equitativa de los ciudadanos en la política? Compare sus ideas con la imagen del cacique parlamentario chileno.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Qué desventajas y peligros presenta para una sociedad la existencia de partidos políticos que sean expresión de un sólo sector social? Relacione esa situación con la vivida en Chile a fines del pasado siglo. Cite ejemplos de países que Ud. conozca en la actualidad.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------CAPITULO II LA SOCIEDAD I.- LA OLIGARQUIA: La oligarquía parlamentaria comenzó a dominar su contrapeso en todo el organismo político de la República. Entre 1900 a 1920 los partidos políticos más importantes tuvieron escasas diferencias ideológicas. De hecho todos estuvieron influidos por el pensamiento liberal y no se dieron entre ellos proyectos de sociedad distintos. Sin embargo, persistió la pugna laico-religiosa que, si bien implicaba una cierta concepción diferente acerca del papel del Estado, había perdido el vigor que la caracterizara durante el siglo pasado. Dicha homogeneidad ideológica se explica, porque en la práctica 1os partidos representaban en mayor o menor grado los intereses del grupo social que controlaba la vida nacional: la oligarquía. Los partidos políticos de este período no reflejaron la realidad de nuestra sociedad, sólo fueron expresión de un círculo reducido de extracción social, alta o media alta que detentaba el poder socioeconómico. Además, se encontraban dominados por "caciques" o personajes influyentes que, en la práctica, manejaron la política de esos años. Los problemas sociales que comenzaron a insinuarse en esos años no recibieron la atención adecuada y a su tiempo fueron severamente reprimidos La llamada "CUESTION SOCIAL", es decir la problemática en torno a la suerte de las clases populares debió captar lentamente la atención de los intelectuales y miembros de la oligarquía. II.- LA CLASE MEDIA: Los "siúticos" como eran llamados despectivamente por la oligarquía, fueron adquiriendo paulatinamente mayor importancia política. Esto se debió principalmente a1 aumento de su nivel intelectual gracias a la educación pública gratuita, que permitió aun a sus miembros más modestos, adquirir la instrucción necesaria para labrarse una buena situación en las profesiones liberales como la abogacía, la medicina, la pedagogía, etc.

Así se formó una clase media ilustrada que se empapó de los ideales laicos y liberales de la época. La educación recibida sin embargo era marcadamente humanista, descuidando aspectos técnicos o manuales que prepararían al joven para el campo laboral. E1 egresado del liceo tenía pocas alternativas si no ingresaba a la universidad (muy restringida en esta época). La gran fuente de trabajo para esta clase fue la administración pública, pronto copada por ella. También se nutrió con el ingreso de sectores humildes -campesinos, especialmente- al ejército y sobre todo desde la promulgación de la ley de reclutamiento obligatorio; la actividad comercial y el aporte de inmigrantes extranjeros. Tanto en las provincias salitreras del norte como en las provincias de los frentes pioneros (La Frontera, Región de Los Lagos, Punta Arenas) y ciudades más importantes (Valparaíso, Santiago y Concepción), surgían familias de origen europeo que se sentían alejadas de la oligarquía terrateniente y que eran, por lo tanto, más proclives al cambio y a las reformas. Como se observa, el estado social de Chile hacia 1920 era totalmente distinto al de 1891. A1 lado de la oligarquía se situaba ahora una clase media ilustrada que comenzó a ingresar a los partidos políticos tradicionales, exigiendo una mayor participación. Por otro lado, la clase obrera cada vez más consciente de sus derechos y cansada de soportar malos tratos y prepotencias de sus patrones. III.- LA CUESTION SOCIAL: el hecho histórico más importante en nuestro cambio de siglo fue la "CUESTION SOCIAL". Las clases trabajadoras -campesinos, mineros y salitreros, artesanos, operarios fabriles y elementos medios más modestos se vieron sometidas a una presión aplastante. Confluyeron sobre ellas innúmeros problemas (económicos, sanitarios y de salud, como también morales). Ni la clase dirigente ni el régimen político supieron hallar solución para estos sufrimientos. Por ultimo, los afectados usaron la violencia contra la sociedad y la sociedad les respondió con la represión. A raíz de ello, una enorme mayoría numérica -los trabajadores- perdió la confianza en el patrón, el cura y el cacique como consuelo y providencia de las desgracias. Esta actitud arrastró a sectores medios más pudientes -intelectuales, artistas y profesionales- pero autoidentificados con el pueblo. E1 detonante para la "cuestión social'' fue el éxodo desde el campo a la ciudad y centros mineros. 3.1.- Los Orígenes de la Cuestión Social: factores económicos y sociales iban a provocar en Chile, después de la Guerra del Pacífico, problemas que hasta entonces no había encarado: el aumento de la población, el desarrollo industrial y la incorporación de la provincia de Tarapacá a la soberanía nacional y con ella el monopolio de la industria salitrera, daría origen a cuestiones llamadas a modificar profundamente la estructura social. No escapó al interés de los pensadores y los sociólogos estudiar 1as causas que contribuían a mantener vivos factores de descomposición y descontento, y uno de los primeros en abordarlo fue Augusto Orrego Luco, quien en unos artículos en el diario LA PATRIA de Valparaíso, en 1884, señaló las causas de la formación del proletariado, entre las cuales veía sólo la consecuencia del inquilinaje de nuestros campos y la emigración campo-ciudad. Ante la situación amenazadora y grave que se presentaba, concluía en que era indispensable establecer nuevas condiciones económicas y morales, proponiendo, desde luego, como impostergable, el mejoramiento del salario de los trabajadores. Sostenía que la "cuestión social" había hecho su sombría y tremenda aparición antes de la guerra del Pacífico por falta de previsión. Pasaron desde entonces cerca de veinte años antes que el descontento popular se introdujera en manifestaciones amenazadoras, de carácter subversivo, con atentados contra la propiedad, hasta que la huelga de los obreros de la Compañía Sudamericana de Vapores, ocurrida en Valparaíso el año 1903 y reprimida violentamente, reveló a los poderes públicos la necesidad de encarar un estado de cosas cuya solución no admitía demoras. Fue en la región salitrera, en la cual las condiciones de vida de los trabajadores eran deplorables, por la expoliación de que eran víctimas de parte de las compañías, donde prendió el descontento en forma más intensa. Desde la incorporación de Tarapacá a la soberanía nacional, la emigración de los trabajadores desde las provincias septentrionales, particularmente Atacama y Coquimbo, y desde el Valle Central de Chile hasta Chiloé, fue considerable. Las características del clima y las penosas condiciones en que vivían los trabajadores de las oficinas salitreras, constituyeron factores determinantes de un malestar que no pudieron dejar de oír los poderes públicos. De aquí surgió la iniciativa del ejecutivo para designar la que se denominó COMISION CONSULTIVA DE TARAPACA Y ANTOFAGASTA, que fue nombrada por un decreto de febrero de 1904. La Comisión de trasladó a las provincias nombradas, se impuso de las condiciones en que funcionaban los servicios públicos, oyó a patrones y obreros, y a su regreso a Santiago elevó un informe preliminar al Presidente de la República (1905).

La queja unánime de los trabajadores era contra la pulpería, almacén de artículos de primera necesidad explotado como monopolio por las compañías, y el uso obligatorio de fichas, como forma de salario. Las reclamaciones insistían en el precio excesivo de los artículos, disminución manifiesta del peso, decomiso inflexible de la mercadería comprada fuera e ella y despido inmediato del trabajo sorprendido en ello, acusado de ejercer lo que se denominaba contrabando. La emisión de fichas, de circulación exclusiva en las oficinas, amarraba aún más al trabajador a la pulpería. Otras quejas eran las largas jornadas de trabajo; las malas condiciones de vivienda en los campamentos mineros; la falta de seguridad laboral y la carencia de previsión social. Pero no sólo las protestas de los mineros del salitre se hacían oír, también el mismo panorama se extendía por varias ciudades de Chile, donde los COVENTILLO y CITE proliferaban cada día como las habitaciones típicas de los sectores populares. Las pésimas condiciones de vida en general de la población se tradujeron en una alta tasa de mortalidad infantil y bruta; en un ambiente de creciente desconfianza y descontento. Los principales conflictos que conformaron la cuestión social fueron: 1° Situación de la vivienda (conventillo-cité). 2° Epidemias y enfermedades. 3° Alcoholismo, juego y prostitución. 4° Criminalidad. 5° Analfabetismo. 6° Disolución familiar y moral. 7° Miseria y usura. 8° Condiciones de trabajo. Para una constatación de las condiciones ambientales, puede apreciar el siguiente gráfico sobre epidemias y número de muertes entre los años 1905-10: EPIDEMIAS-DEFUNCIONES. AÑOS 1905-1910 EPIDEMIAS N° DEFUNCIONES Viruelas 18.000 Tifus 25.000 Sarampión 10.000 Coqueluche 14.000 Difteria 2.000 Gripe 18.000 Tuberculosis 50.000 E1 primero de los partidos políticos oligárquicos en acoger las quejas del pueblo y de la clase media, fue el Radical, que el 31 de diciembre de 1905 inauguró en Santiago una CONVENCION en la que se enfrentaron las dos tendencias que separaban a sus líderes, la INDIVIDUALISTA representada por ENRIQUE MC IVER y la SOCIALISTA acaudillada por VALENTIN LETELIER. Su opinión de este último, no había ya ningún pueblo culto que no legislara sobre la organización del trabajo y sobre las condiciones de vida de la clase obrera, para levantar el nivel material y moral de las clases laboriosas. El triunfo de la tendencia socialista fue decisiva y la Convención hizo una declaración en el sentido de que era deber moral, obligación jurídica y obra de previsión política, no abandonar a los desvalidos en la lucha por la vida, especialmente a los pobres que vivían del trabajo diario y que se debían dictar leyes y crear instituciones para mejorar su condición hasta colocarlos en un pie de igualdad con otras clases sociales. A este ambiente de crisis social se sumó el descontento de la decadencia política del régimen parlamentario y las críticas a la indiferencia de la oligarquía. Fue a comienzos de este siglo cuando aparecieron varios escritores de clase media y algunos de origen aristocrático y de ORIENTACION NACIONALISTA, que profundamente preocupados por el panorama histórico iniciaron un agudo análisis y crítica de la realidad nacional con escritos en diarios o libros. Se cuestionó no sólo el sistema político sino el orden social y el sistema educativo. Entre los intelectuales más destacados figuraron, Alejandro Venegas, que bajo el seudónimo de Dr. Valdés Canje, publicó "SINCERIDAD, CHILE INTIMO EN 1910"; Nicolás Palacios con "RAZA CHILENA"; Francisco Antonio Encina con "NUESTRA INFERIORIDAD ECONOMICA", sumado a ellos escritos de Enrique Molina, A1berto Edwards, Baldomero Lila, entre otros.

3.2.- Las Organizaciones Obreras: Las primeras organizaciones populares nacieron de la constatación espontánea de los obreros de sus propias condiciones de vida. E1 MUTUALISMO fue la principal forma de organización laboral que se dieron los artesanos. Estos grupos urbanos de trabajadores se unieron en torno al objetivo de coopeerar en el mejoramiento material e intelectual de obrero sobre la base de la ayuda mutua. Se preocupaban desde a recreación y la formación de pequeñas bibliotecas, hasta la previsión, vivienda y el ahorro de sus afiliados. Las mutuales se interesaron por la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Si tuvieron alguna expresión política, ésta fue a través del Partido Demócrata y de sus postulados. Las SOCIEDADES DE RESISTENCIA fueron otra forma pionera de organización popular a comienzos del siglo. Inspiradas en el anarquismo, rechazaban toda forma de acción política; sus enemigos eran el Estado, el clero y el capital y sólo creían en la llamada ''acción directa", es decir, el sabotaje, el boicot y la huelga. Realizaron una intensa propaganda y lograron apoyo en las minas de carbón, entre los portuarios y los gremios de artesanos santiaguinos. Desaparecieron hacia fines del período parlamentario. Las MANCOMUNALES parecen haber sido las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de siglo. En sus inicios los objetivos que poseían no se diferenciaron mayormente de las sociedades de socorros mutuos o de las mutuales, pero su originalidad estuvo en que, más adelante, asumieron características de sociedades de resistencia y centros de vida social y cultural. Tuvieron por otra parte la particularidad de ser organizaciones típicamente chilenas 3.3.- Las Leyes Sociales: La cuestión social fue el tema de discusión de los círculos intelectuales. Esta inquietud llegó al Congreso, donde se forman comisiones parlamentarias para estudiar los problemas "en el terreno", pero que en la práctica no dieron una solución eficaz, continuando los conflictos. Surgen soluciones parciales que marcan avances respecto a la situación original: LEY SOBRE AÑO DICTACION GOBIERNO Habitaciones obreras 1906 Germán Riesco Descanso dominical 1909 Pedro Montt De la silla 1915 J. L. Sanfuentes. De accidente del trabajo 1916 J. L. Sanfuentes. Sobre servicio de cuna en 1916 J. L. Sanfuentes Las fábricas Retiro y previsión social 1918 J. L. Sanfuentes. Del personal de FF.CC del Estado . Estas leyes sin embargo, no cambiaron el rol del Estado en el período parlamentario, respecto de preocuparse por el bienestar social. ACTIVIDADES. I.-ESQUEMA SOBRE LA CUESTION SOCIAL: CONCEPTO DECUESTION SOCIAL PRINCIPALES PROBLEMAS ORGANIZACIONES OBRERAS LEYES SOCIALES II.- VALORES:

En el cambio de siglo la sociedad chilena se presenta fuertemente dividida, enfrentada a serios conflictos sobre justicia social y participación política. Aparecen nuevas fuerzas sociales, cuyo poder quedará de manifiesto en 1920 en la campaña presidencial de Arturo Alessandri. Al respecto analice el por qué de esta tensión y cuáles son los inconvenientes que presenta para una sociedad la polarización política.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------CAPITULO III LA ECONOMIA DURANTE LA REPUBLICA PARLAMENTARIA I.- LA CAIDA DEL PESO: con el término de siglo XIX finalizó en el mundo la llamada "depresión larga", y empezó un período de bonanza económica que duraría hasta 1914, en que se inició la Primera Guerra Mundial. Esta bonanza económica favoreció a Chile debido a que exportar más salitre y más trigo y a mejores precios. Por ejemplo, después de 1898 nunca se exportaron menos de 1,2 millones de toneladas anuales de salitre; después de 1902, nunca menos de 1,4 millones, y después de 1909 y hasta 1914, nunca menos de 2 millones. Las exportaciones agrícolas fueron de inferior regularidad, pero también tuvieron períodos muy buenos. A lo anterior, se agregó el cobre. Desde comienzos de este siglo, capitales norteamericanos invirtieron en el cobre -El Teniente, Chuquicamata, Potrerillos- grandes sumas para poner en explotación yacimientos de baja ley. De esta manera, El Teniente empezó a producir en 1905, Chuquicamata en 1915 y Potrerillos, posteriormente, pues fue postergado por 1a Gran guerra. En 1905 se producían 30.000 toneladas, durante los años de la Primera guerra se sobrepasaron las 100.000 toneladas y en 1925 se estaba cerca de las 200.000 toneladas anuales. En este período también la industria manufacturera experimentó un desarrollo pujante. Su progreso había empezado hacia 1860 con el avance de las líneas férreas. Luego, las necesidades de la guerra del Pacífico lo afirmaron, y después la actividad salitrera necesitó maquinarias que la industria nacional pudo abastecer en parte. Desde el año 1897, esta industria recibió dos impulsos poderosos: el primero de ellos fue una ley de aranceles aduaneros que protegió las manufacturas chilenas contra las extranjeras y el segundo de ellos fue la Gran Guerra, la cual obligó a reemplazar importaciones 1e manufacturas que antes llegaban de Europa. El país, entonces, desde los últimos años del siglo XIX, se volvió proteccionista, cerrando progresivamente sus fronteras a la competencia del mundo. Es necesario señalar, que pese a que el desarrollo fabril no fue parejo, en general, durante el período parlamentario fue bastante importante. Hacia el año 1920, según algunos autores, la industria nacional ocupaba a unas 250.000 personas. Sin embargo, pese a todo lo anterior, los años del parlamentarismo fueron de malestar y dificultades económicas, debido a la constante caída que experimentó en su valor el peso chileno: Peso chileno 1878 45 peniques

1926 6 peniques
En torno a la causa de esta desvalorización se produjo una ardiente polémica entre los "" oreros" y los papeleros". Los oreros eran partidarios del padrón oro, o sea de que la moneda fuera de ese metal y que los billetes fuesen convertibles en pesos oro a su sola presentación. Según los oreros la caída del peso se debía al billete inconvertible, pues, con éste, cada vez que el Estado sufría algún apuro financiero, emitía más billetes, lo que a su vez producía inflación y la pérdida de valor al peso. Si la moneda fuese de oro, o los billetes convertibles, no se podría emitir tan fácilmente el dinero. Los oreros tenían su cuota de razón pues entre 1901 y 1907 se triplicó el circulante de billetes inconvertibles (de 50 a 150 millones de pesos), trayendo como consecuencia inflación y graves crisis sociales. Por su parte, los papeleros confiaban absolutamente en el papel moneda inconvertible, emitido por el Estado o con su respaldo. Según este grupo, estas "inyecciones" de billetes (al. hacerse moderadamente) tonificaban la economía. Para los papeleros, el peso se desvalorizaba porque e1 país gastaba más moneda extranjera de la que producía, por lo tanto la balanza de pagos era desfavorable a Chile. Mientras ocurriera esto, mientras fuera mayor la demanda de moneda extranjera que su oferta, el peso seguiría perdiendo valor. De esta manera, para este grupo era imposible un sistema monetario convertible, pues la moneda de oro saldría del país para pagar el déficit de la balanza de pagos y el país se quedaría sin ella, ocasionando una grave depresión económica.

En 1895 se estableció la moneda de oro con billete convertible, pero en 1898, en medio de una crisis recesiva, se volvió al régimen de papel moneda convertible. Lo concreto fue que debido al déficit de la balanza de pagos o por la emisiones sin control de billetes fiscales, el peso chileno fue perdiendo su valor y este problema se instaló en Chile, como un mal crónico e imposible, aparentemente, de solucionar. II.- EL SALITRE: no es exagerado afirmar que la economía chilena del período 1900 a 1920 giraba en torno al salitre, exportando en grandes cantidades a Europa donde era usado principalmente como fertilizante. El salitre se extraía del caliche, sal que se encontraba en abundancia bajo la costra superficial de las planicies desérticas de las provincias de Tarapacá y Antofagasta. La propiedad de las salitreras (oficinas) estaba hacia 1900 mayoritariamente en manos extranjeras, en particular británicas. El estado chileno obtenía su participación en esta enorme fuente de riquezas a través de los derechos aduaneros de exportación que cobraba en los puertos de embarque. Hacia 1900 estos impuestos cubrían el 56,29% de las entradas del fisco en tanto que en 1920 habían bajado a un 49,65%, aún cuando esto último fue un año excepcionalmente bueno. Las grandes sumas recibidas por el fisco eran traspasadas en gran medida a los particulares a través de medios directos e indirectos: ausencia casi total de impuestos, préstamos a la banca privada, sueldos y remuneraciones de todo tipo, garantías, etc. La industria del salitre era también una fuente de trabajo muy importante. La población total de trabajadores salitreros es hacia 1904 de 24.445, de los cuales 17.398 eran chilenos. Entre los extranjeros la gran mayoría eran bolivianos y peruanos. El período 1900-1920 forma parte de la época de oro del salitre chileno, bonanza sólo interrumpida por el comienzo de la Gran Guerra cuando se cerró el mercado alemán y el centro europeo; lapso por lo demás transitorio ya que después de transcurridos el primer año de guerra, las exportaciones de salitre (ahora para explotación) subieron a cifras antes nunca alcanzadas. Algo parecido ocurrió con el fin de la guerra. Las exportaciones se desplomaron en 1919, para recuperarse en los años siguientes. E1 ciclo del salitre sólo concluiría con la gran depresión de 1929. Este producto tenía un precio muy alto para los consumidores extranjeros, debido a: - Chile, seguro de su monopolio, creía poder cobrar por el salitre cualquier precio. - No se mejoraron los métodos productivos, con lo cual se habrían bajado los costos y cobrado un precio menor. - E1 Fisco no disminuyó los pesados derechos fijos que se pegaban por quintal exportado. - Los fletes, distribución y venta en Europa, eran negocios en ,que no intervenía Chile, y daban origen a las alzas especulativas en los precios. Frente a esto, los métodos para fabricar: salitre artificial eran varios, y ya funcionaban pero a escala pequeña. E1 producto artificial era más caro que el natural. La venta se hacía principalmente al Estado Alemán. También debemos señalar que la producción de salitre se había trasladado a Antofagasta (debido al agotamiento relativo de las oficinas de Tarapacá) y, se fue haciendo cada vez más chilena. A1 producirse la crisis la era ya en un 60%. Este salitre era la más importante fuente de ingresos fiscales. Estos ingresos provenientes del salitre se gastaron principalmente en: armamentos (carrera armamentista con Argentina), obras públicas, educación y, como ocurre con la riqueza fácil una parte importante se debe haber despilfarrado. La Gran Guerra (1914-1918) representó el comienzo del fin para el salitre chileno. Los imperios centrales (Alemania y Austria-Hungría), perfeccionaron y llevaron a una escala gigantesca, la producción de salitre artificial, y al terminar la guerra sus precios eran competitivos con el salitre natural. Crisis sucesivas, los años 1918-19, 1920-21 y 1924-25 fueron arruinando a nuestra industria. Se produjo la paralización de oficinas, quedaron miles de cesantes, se amontonaron enormes stocks de salitre sin vender, los precios eran ínfimos, el Estado disminuyó sus ingresos considerablemente y no había divisas para sus importantes esenciales. De esta manera, terminó el "salitrazo" (como se le llamó en esa época) y se acabó la principal fuente de ingresos para e1 fisco. III.- EL CAMBIO DE LA DEPENDENCIA BRITANICA A LA NORTEAMERICANA: entre los años 1900 y 1920 la ligazón económica de Chile con Gran Bretaña se empezó a debilitar en lo relacionado con el comercio internacional y con las inversiones y préstamos (Hacia los comienzos del Parlamentarismo un 45% de las importaciones y un 70% de las exportaciones. chilenas estaban relacionadas con Gran Bretaña). Las empresas norteamericanas iniciaron su adquisición de intereses industriales en Chile, en energía, en transporte urbano y en la minería del cobre. En 1902 W. Brader adquirió el mineral de "El Teniente".

Posteriormente, el grupo Guggenheim se hizo cargo de Chuquicamata y en 1920 la Andes Copper empezó la explotación de Potrerillos. En el año 1900, las inversiones norteamericanas alcanzaban a 5 millones de dólares y en 1920, llegaban a 200 millones, 150 de los cuales correspondían al cobre. También hubo presencia de capitales alemanes, especialmente en el transporte del salitre a Europa. Pero, con la Gran Guerra, se terminó la influencia alemana, disminuyó la británica y nuestro país quedó definitivamente bajo la esfera de influencia económica de EE.UU. Hacia 1920, el capital extranjero dominaba en el salitre y en el cobre, pero además en la industria manufacturera, un tercio de ella aproximadamente estaba controlada por este capital. Esta situación pesaba fuertemente en el sentimiento de crisis experimentado por muchos testigos de la época y· contribuyó a la generación de un espíritu nacionalista que fue característico de esos años. ACTIVIDADES: I.- VERDADERO O FALSO:

----- Durante todo el siglo XIX en Chile existió un sistema monetario convertible. ----- Los yacimientos de cobre que se pusieron en explotación en el siglo XX se caracterizan por ser de alta ley. ----- El mayor desarrollo de la industria manufacturera chilena en el siglo XIX se produjo antes de la Guerra del Pacífico. ----- El salitre chileno debió enfrentar una fuerte competencia del salitre natural norteamericano y alemán. ----- Durante los primeros años de este siglo Chile sostuvo una constante carrera armamentista con Argentina. ----- La crisis de la industria salitrera ocasionó en Chile agudas problemas sociales. ----- La dependencia económica de Chile con respecto a Inglaterra se mantuvo claramente hasta la Segunda Guerra Mundial. ----- A comienzos del siglo XX se desarrolló en Chile un característico sentimiento nacionalista.
II.- TERMINOS PAREADOS: (1) 1914-1918 (2) Ley de aranceles aduaneros de 1897 ----- Adquirió Chuquicamata ----- Se debilita la ligazón económica con Gran Bretaña (3) Partidarios del patrón oro ----- Primer presidente del período parlamentario (4) Perfecciona la producción de salitre sintético ----- Decreto de inconvertibilidad del billete de banco (5) Grupo Guggenheim ----- Oreros (6) Jorge Montt ----- Alemania (7) Federico Errázuriz Echaurren -----Estimuló la industria manufacturera nacional (8) Período 1900-1920 -----Primera Guerra Mundial (9) Se triplicó el circulante de billetes inconvertibles. ----- Obligó a reemplazar manufacturas europeas (10) Gran Guerra ----- Período 1901-1907 CAPITULO V ALESSANDRI Y EL FIN DEL PARLAMENTARISMO I.- LA CAMPAÑA DEL AÑO ‘20: La organización de los sectores populares y de la clase media, para defensa de sus derechos sociales, pronto se deslizó al terreno político. La "cuestión social" y la crítica de los intelectuales al panorama social y político no pudieron seguir siendo soslayados por al dirigencia política.

Frente a estas materias la clase política en ejercicio -la oligarquía- no asumió una conducta en bloque. La mayoría optó por la posición tradicional, es decir reforzar su actitud y garantizar la conservación del poder ante el temor que le inspiraban los nuevos grupos. Un sector minoritario -a veces llamado "progresista"- creyó ver en una política de reformas la solución. Vale decir, dictación de leyes sociales, mejoramiento de la administración pública y saneamiento de la estructura política. Planteada la disidencia en el cuerpo político tradicional, lentamente se fue abriendo una fisura en los partidos hasta que éstos también llegaron a dividirse. En esto jugó también su rol el significativo hecho que la clase media en su ingreso a la política no había sido capaz de generar sus propias instancias partidistas sino que aceptando la estructura preexistente a su valoración como agentes sociales y políticos, ingresó a las organizaciones tradicionales. Entonces, cuando las contradicciones se agudizaron los grupos no consiguieron mantener la unidad y con ello vino la división. El asunto adquirió velocidad por la aparición de líderes de clase media -eso sí de altos ingresos- que abogaban por mayor equidad en las relaciones al interior de la sociedad chilena, como Arturo Alessandri y Eleodoro Yáñez. Este panorama adquirió completa fisonomía en la campaña presidencial de 1920. En abril de ese año, y gracias al apoyo radical, fue elegido Alessandri como candidato a la Alianza Liberal, provocando la deserción de los grupos más conservadores, quienes formaron la Unión Liberal, que agrupaba a los contrarios a esa candidatura, presentando como candidato a Luis Barros Borgoño. A1 recibir este conglomerado e1 apoyo conservador paso a denominarse Unión Nacional. La Alianza Liberal estaba políticamente compuesta por el Partido Radical, el Partido Liberal Doctrinario (de tendencia avanzada), el Partido Liberal Democrático y el Partido Nacional. Su composición social era mayoritariamente de sectores medios, pequeños comerciantes, industriales y agricultores, muchos de ellos de provincias, junto a artesanos y obreros. Sin embargo aún incluía algunos oligarcas progresistas. La Unión Nacional, estaba compuesta por el Partido Liberal Unionista que se había separado del tronco liberal el año anterior, para evitar la candidatura de Alessandri, una par te del Partido Liberal Democrático y del Nacional, más el Partido Conservador. Socialmente representaban a los grupos más tradicionales, a los grandes comerciantes o industriales, a los terratenientes, a los profesionales liberales, a los banqueros, en fin, a los más altos contribuyentes y grandes propietarios. Su candidato, Luis Barros Borgoño, hombre de negocios, liberal, culto, era un fiel representante de sus pares. La campaña del 20 no fue significativa ni novedosa por los programas de los candidatos, sino porque en ellas se expresaron pública y masivamente anhelos inéditos en la historia nacional. Las diferencias estaban, en parte, en el estilo. Los discursos de Barros, académicos, fríos, eran dichos para hombres como él; los de Alessandri eran incendiarias piezas de oratoria que apelaban a la sensibilidad de las multitudes. La campaña se realizó en un estilo jamás visto en Chile, y dejó aflorar las tensiones sociales y los anhelos de renovación de amplios grupos que también se sentían en condiciones de participar en las decisiones políticas. El amplio programa de acción bosquejado por Alessandri si bien no difería mucho del de su contendor, tenía un énfasis sentimental que conmovía a sus seguidores. II.- EL PROGRAMA DE ALESSANDRI: se sintetiza, a lo menos, diez puntos: 1) Creación de un Ministerio del Trabajo. 2) Fomento de la primera enseñanza. 3) Estabilidad de 1a moneda. 4) Impuesto directo a la renta. 5) Solución del problema de Tacna y Arica. 6) Legislación social. 7) Creación de tribunales laborales. 8) Fomento de la industria y obras públicas. 9) Descentralización administrativa. 10) Ejecutivo fuerte. III.- LA ELECCION: e1 triunfo de Alessandri no fue fácil. En las elecciones del 25 de junio, obtuvo 179 electores y su contendor 175.En consecuencia e1 Congreso debía elegir, puesto que no había mayoría absoluta. Como en el Parlamento dominaba la Unión, se desató una enorme agitación callejera para que se respetara la mayoría relativa de los electores. Se temió, incluso, que intervinieran los militares en favor de Alessandri, ante lo cual el gobierno alejó Las tropas de Santiago hacia la frontera norte por supuestas amenazas de Perú y Bolivia; fue la llamada "Guerra de don Ladislao" por el nombre del

Ministro de Guerra de la época, Ladislao Errázuriz. Después de una ardua negociación, se decidió que la elección la resolviera un Tribunal de Honor. Este determinó que Alessandri había ganado por un solo elector. IV.- EL GOBIERNO: tras los agitados días de la campaña presidencial, Alessandri asumió el gobierno en medio de un ambiente de gran expectación. De uno y otro lado se esperaban las realizaciones. Sin embargo, las condiciones imperantes no eran favorables para el nuevo gobierno que iniciaba su gestión en un momento difícil. En parte como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, en el país se había deteriorado la situación financiera. Ello se manifestaba en un déficit fiscal cada vez más grande y una inestabilidad monetaria creciente, debido a la continuas emisiones y al mayor endeudamiento, que se producía justamente para paliar los efectos de la inestabilidad monetaria. En 1921, una nueva crisis del salitre disminuyó drásticamente los ingresos percibidos por el Fisco y semiparalizó la industria al bajar sus ventas, lo cual trajo como consecuencias despidos masivos de trabajadores. Por otro lado, un Congreso mayoritariamente opositor impedía que las reformas propuestas por el Gobierno para enfrentar la crisis se materializaran, como la creación de un Banco Central, la implantación del impuesto a la renta y otras medidas tendientes a estabilizar la moneda, regular el crédito y proteger la industria nacional. De esta forma llegó el año 1924 sin avances al respecto. En materia social sucedió otro tanto. Pese a las excusas presidenciales, el malestar social continuó acrecentándose y el desprestigio del sistema político empezó a alcanzar también al Presidente. Así el entusiasmo de la campaña fue cediendo paso al cansancio, escepticismo y a una sensación de frustración colectiva. V.- LOS MOVIMIENTOS MILITARES DE 1924-1925: a fines de 1923 se enviaron al Congreso proyectos tendientes a solucionar los problemas salariales de los militares, pero ellos chocaron una vez con la indiferencia de los círculos políticos. Unos meses más tarde el asunto tomaría otro rumbo cuando el Congreso inició la discusión de una ley para aprobar una Dieta Parlamentaria, es decir, un sueldo para los parlamentarios, que hasta entonces no existía y que tenía importancia para 1a democratización del Congreso, pues les abría el acceso a personas sin fortuna personal. E1 día 2 de septiembre, cuando el Senado se ocupaba de ese proyecto, un grupo de 56 oficiales de ejército concurrió a sus tribunas para expresar su molestia. La acción la repitieron el día 3, en que debía concluirse el despacho del proyecto de dieta, concurrieron 200 tenientes y capitanes que, con ruidosas manifestaciones, no ocultaron su desagrado ante los debates. Entonces el Presidente con el ánimo de manejar la situación inició conversaciones con los oficiales jóvenes. Estos constituyeron un Comité Militar y presentaron al Presidente un memorándum con una serie de condiciones: Mejoramiento de los salarios y ascensos militares. Reformas a la Constitución. Despacho del Código del Trabajo. Aprobación de leyes sobre empleados particulares. Modificación del impuesto a la renta. Bajo la presión militar el Congreso despachó el 8 de septiembre los proyectos referentes a: * Cooperativas; * Contratos de trabajo; * Sindicatos profesionales; * Tribunales de conciliación y arbitrajes. * Indemnización por accidentes del trabajo. * Caja de empleados particulares. * Caja de seguro obligatorio: * Derecho a huelga; * Leyes militares. En el aspecto social las presiones militares significaron la realización del programa de Alessandri. No obstante, el Comité Militar decidió seguir funcionando hasta terminar con la depuración política y administrativa del país y el Presidente Alessandri recibió la noticia de que se solicitaría la disolución del Congreso. Ante estos hechos el Mandatario consideró sobrepasado y presentó su renuncia al Parlamento. A partir del 11 de septiembre se constituyó una Junta Militar.

Entre los líderes de este movimiento militar destacaban los jóvenes oficiales Carlos Ibáñez del Campo y Marmaduque Grove. E1 poder lo asumió una Junta de Gobierno, integrada por el general Luis Altamirano, almirante Francisco Neff y el general Juan Pablo Bennet. La Junta de Gobierno lentamente se fue desplazando hacia los sectores conservadores, lo que provocó roces con la Junta la Militar, de oficiales jóvenes de clase media. Así los postulados de septiembre parecían no cumplirse. La Junta Militar se disolvió y se inició una campaña para el retorno de Alessandri. En enero de 1925, un nuevo movimiento derrocó a la Junta de Gobierno, formándose una nueva que llamó a Alessandri desde el extranjero. VI.- DICTADURA CIVICO MILITAR DE ALESSANDRI: conocido así este último período (20 de marzo 1° de octubre 1925) porque contó con el apoyo de los militares, Alessandri pudo realizar en él dos obras significativas: la Constitución de 1925; y la Creación del Banco Central, que se llevó a cabo sobre la base de un proyecto definitivo elaborado por una misión económica norteamericana presidida por el profesor Edwin Kemmerer. E1 objetivo fue el de institucionalizar un control fiscal sobre el circulante, aunque desde su nacimiento fue usado también como fuente de crédito. VII.- LA CONSTITUCION DE 1925: Alessandri designó una comisión consultiva para preparar y organizar una Asamblea Constituyente que, sin embargo, no llegó a materializarse. En cambio, la Comisión Consultiva elaboró un proyecto que fue sometido a plebiscito, aprobándose en el mes de agosto. E1 18 de septiembre se promulgó. En ella se manifestó un fortalecimiento del régimen. Presidencial y la incorporación de declaraciones referentes a los derechos sociales de las personas. Diversas medidas reforzaron el poder del Ejecutivo, lo independizaron de las influencias del Congreso, terminando con el régimen Parlamentario. Con ese fin se suprimió la atribución del Parlamento de dictar periódicamente las leyes para cobrar contribuciones y mantener en pie a las Fuerzas Armadas, otorgándoles un carácter de permanentes, en tanto que para la Ley de Presupuestos -otra de las leyes periódicas- se fijó un plazo estipulándose que de no haber sido aprobadas el 31 de diciembre de cada año, regiría el proyecto presentado por el Jefe de Estado. Por otra parte, se suprimieron las facultades fiscalizadoras del Senado y se limitaron las de la Cámara de Diputados, llegando el Congreso a disponer casi únicamente de su facultad legislativa y del juicio político. También se estableció la incompatibilidad del cargo de Senador con el de Ministro, Intendente, Gobernador o Magistrado judicial. Con el objetivo también de separar efectivamente los poderes públicos, se suprimió el Consejo de Estado y se creó un Tribunal Calificador de Elecciones, para eliminar criterios políticos y abusos que habían afectado en el pasado cuando el Congreso ejercía esa función. E1 período presidencial se alargó a seis años y se estableció la elección directa del Presidente. Finalmente la Constitución de 1925 estableció de modo oficial la separación de la Iglesia y el Estado. ACTIVIDADES. I.- VERDADERO O FALSO:

----- En la elección de 1920, Alessandri obtiene mayoría absoluta. ----- El gobierno de Alessandri se desarrolló en un período de crisis económica. ----- El Parlamento estaba controlado por la Coalición al momento de la votación presidencial. ----- El sistema parlamentario fracasó por la excesiva intervención del Ejecutivo. ----- Arturo Alessandri logró solucionar el problema de Tacna y Arica. ----- Hacia 1920 la mayoría de los partidos políticos representaban interese de la clase media. ----- La Constitución de 1925 es aprobada mediante plebiscito. ----- En esta Constitución se establece la elección directa del Presidente de la república.

----- Con la Constitución de 1925 el poder electoral es mantenido por el Congreso. ----- La Unión Nacional estaba integrada por los partidos Radical, Liberal, Democrático y Nacional. ----- El programa de Alessandri se caracteriza por tener un énfasis sentimental y demagógico que conmovía a los sectores populares. ----- El período comprendido entre 1924 y 1925 se conoce como la Dictadura Cívico Militar de Alessandri. ----- Con la Constitución de 1925 se produce la separación oficial del Estado y de la Iglesia. ----- La Unión Nacional representaba mayoritariamente a los sectores medios, pequeños comerciantes y artesanos.
II.- TERMINOS PAREADOS: (1) Candidato de la Alianza Liberal (2) Sus discursos eran académicos, fríos, hechos para gente de su clase (3) El régimen obligaba a que tuviesen la confianza de ambas Cámaras del Congreso (4) Disminuyó drásticamente los ingresos percibidos por el Fisco y prácticamente paralizó la industria (5) El Congreso despachó el 8 de septiembre los proyectos de ley (6) Carlos Ibáñez del Campo y M. Grove (7) Significó el término definitivo del régimen parlamentario (8) Aumento del período a 6 años (9) Constitución de 1925 III.- CUESTIONARIO: ----- Constitución de 1925 ----- Líderes del movimiento militar ----- Arturo Alessandri ----- Suprimió la Comisión Conservadora y el Consejo de Estado. ----- Los gabinetes ----- Luis Barros Borgoño. ----- 1921, Crisis del Salitre ----- Presión militar ----- Presidente de la República

¿Qué razones pueden justificar la intervención militar de 1924? ¿Significaron alguna contribución al desarrollo político y social del país?
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los gastos de representación parlamentaria o dieta fue establecida por ley en Chile en 1924. Averigüe a cuánto asciende la dieta de los parlamentarios actualmente y manifieste su opinión al respecto.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------III.- VALORES:

La Constitución de 1925 le entregaba al Estado un papel realizador en el campo del bienestar social y en la incorporación de declaraciones respecto de los

derechos sociales de las personas. Está Ud. De acuerdo que el Estado asuma esos roles ¿por qué? ¿Qué principios y valores pueden fortalecer a una sociedad a partir de esta situación?.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------CAPITULO VI LAS RELACIONES INTERNACIONALES DURANTE LA REPUBLICA PARLAMENTARIA I.- POLITICA MUNDIAL: En el transcurso de la República Parlamentaria dos acontecimientos de Política Mundial atraen la atención de la Diplomacia Chilena, la Primera Guerra Mundial y la Creación de la Sociedad de las Naciones. 1. - La Primera Guerra Mundial: En Julio de 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. Chile toma posición ante el conflicto declarando neutralidad (4 Agosto 1914). La medida es compartida por la mayoría de los dirigentes chilenos y es vista como lo más acorde al interés nacional. La neutralidad de Chile se va a mantener durante todo el conflicto, pese a las presiones a favor de los aliados e imperios centrales respectivamente. La presión más fuerte se produce cuando E.E.U.U. entran al conflicto (Abril 1917). Los Norteamericanos instan a Chile para que adopte una actitud análoga, sin embargo, Chile mantiene su política neutral. Argentina acompaña a Chile en esta posición; Perú y Bolivia rompen con los Imperios Centrales, con el fin de obtener el apoyo aliado (en especial los Estados Unidos) en sus controversias limítrofes nuestro país; Brasil entra a la guerra solidarizando norteamericanos. Las costas chilenas y sus aguas jurisdiccionales serán escenario de importantes enfrentamientos navales entre los beligerantes, transgrediendo la neutralidad de nuestro país. En noviembre de 1914 la flota oriental de Alemania se enfrenta con unidades inglesas en la Batalla de Coronel que finaliza con el triunfo germano. Luego del Combate de las Malvinas donde los ingleses destruyen la flota alemana (diciembre 1914), se produce el breve combate de Juan Fernández donde las naves inglesas hunden el Dresden, último buque sobreviviente. En el ámbito económico las repercusiones del conflicto mundial también se dejan sentir fuertemente al incidir sobre nuestro principal producto de exportación; el salitre. En el deterioro de la exportación salitrera influyen los siguientes factores: a) La pérdida de los mercados de Europa Central, en especial Alemania. b) Las restricciones que Gran Bretaña impone al comercio del salitre a fin de autoabastecerse e impedir la venta de los países enemigos. c) Producción a gran escala del salitre sintético, inventado por los alemanes, ante el apremio de encontrarse sin abastecimiento. El salitre, fuera de su utilización en la agricultura, era ocupado con fines bélicos al servir de base en la fabricación de explosivos. La crisis salitrera abierta por la Primera Guerra Mundial habría de durar largos años. 2.- La Sociedad de Naciones: Este organismo mundial, antecedente de las Naciones Unidas nace el año 1919. Chile no figura entre los países firmantes de la Carta que dio origen a La Sociedad; sin embargo, más tarde adhiere oficialmente con el fin de neutralizar los intentos de Perú y Bolivia para que la Sociedad de Naciones le prestara apoyo en sus reclamaciones territoriales, producto de la Guerra del Pacífico (incluso llegan a solicitar la anulación de los Tratados de 1883 y de 1904). Por último, Chile a través de Antonio Huneeus ocupa la presidencia de la Quinta Comisión encargada de ver la admisión de nuevos miembros y es candidato a la presidencia de la Primera Asamblea General.

historia_chile.htmhistoria_chile.htm

UNIDA D6
REPÚBLICA PRESIDENCIAL
OBJETIVO GENERAL: Identificar y comprender los principales cambios políticos, económicos y sociales que vive Chile en el siglo XX en el marco de la consolidación de los grandes bloques ideológicos mundiales y su impacto en el desarrollo democrático del país. INDICE INTRODUCCIÓN CAPÍTULO I REFORMAS A LA CONSTITUCIÓN DE 1925 CAPÍTULO II LOS PARTIDOS POLÍTICOS CAPÍTULO III LA ECONOMÍA CAPÍTULO IV SOCIEDAD Y CULTURA CAPÍTULO V TRES PROYECTOS EXCLUYENTES INTRODUCCION El siglo XX se abre para la sociedad chilena bajos los signos de una profunda sensación de pesimismo. Se discute el destino de la nación en el marco de debates y lenguajes académicos. ¿Que ha pasado? ¿Por qué el régimen parlamentario, en el que tanto tuvieron fe, ha venido en un sistema corrupto? Junto a estas preocupaciones de la clase dirigente se suman las aspiraciones de la clase media, cada vez más numerosa e instruida, y las preocupaciones y protestas de los sectores obreros, sumidos a terribles condiciones de injusticia social. Son estos dos nuevos protagonistas de la sociedad chilena van a contribuir decisivamente a cambiar la fisonomía del país. Su ingreso a la política no podrá seguir siendo ignorado por los poderes tradicionales. El estado, siempre indiferente a la problemática social, deberá asumir un nuevo rol, expresado en la Constitución de 1925. En el plano económico, Chile se vincula en su relación comercial con Estados Unidos por medio de la venta de cobre. Pero el plano internacional es mucho más fuerte. El país adopta el reconocimiento de los tratados internacionales como una forma de definir y equilibrar su relación en el contexto americano y mundial. Luego de la Gran Guerra se introduce el concepto de tratados internacionales.

También en este mismo período deja sentir su influencia la Revolución Bolchevique, fortaleciendo ideológicamente a los grupos de izquierda. Chile se muestra como un país extremadamente sensible e influenciable ante los hechos internacionales. Por ejemplo, resulta el país más dañado en la crisis económica de 1929. De ahí surge la creencia que el país debe protegerse del comercio y economía mundial. Pero también en el lenguaje político se introduce el concepto de derecha, centro e izquierda. La Segunda Guerra Mundial, que deja sumida en la ruina a Europa, reorienta la política internacional de Chile hacia los Estados Unidos, dejando el Viejo Continente de ser su gran referente. Pero, además, la Guerra Fría impone los conceptos de modelos o bloques: capitalismo y socialismo. Los gobiernos del período son: -Dictadura cívico-militar de Alessandri. -Gobierno de Emiliano Figueroa Larraín (1925-1927). -Gobierno de Carlos Ibáñez del Campo (1927-1931). -Segunda Anarquía (1931-1932). -Gobierno de Arturo Alessandri Palma (1932-1938). -Los Gobiernos Radicales:

Pedro Aguirre Cerda (1938-1941). Juan Antonio Ríos Morales (1942-1946). Gabriel González Videla (1946-1952).
-Los Gobiernos independiente:

Carlos Ibáñez del Campo. (1952-1958) Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964).
-Los gobiernos ideológicos:

Eduardo Frei Montalva (1964-1970). Salvador Allende Gossens (1970-1973).
CAPITULO I REFORMAS A LA CONSTITUCION DE 1925 La primera reforma de la Constitución ocurrió en 1934 cuando se otorgó el voto municipal a las mujeres. La segunda reforma ocurrió en el año 1943, bajo el gobierno de Juan Antonio Ríos Morales en que la Contraloría General de la República adquirió rango constitucional y, además, el presidente de la nación aumentó sus atribuciones en materias administrativas. La tercera reforma ocurrió en 1949 cuando se dio el voto político a la mujer, con lo cual quedó en igualdad de derechos cívicos con el hombre. La cuarta reforma fue en 1967 bajo el gobierno de Eduardo Frei M. Esta reforma modificó el Art. 10° de la Constitución relativo al derecho de propiedad. Esto obedeció al proceso de reforma agraria que implementó el gobierno y se suprimió la declaración de inviolabilidad de todas las propiedades, estableciendo la función social de la propiedad, el pago diferido de las expropiaciones y otras disposiciones relativas. La quinta reforma se dictó en 1970, también en la administración Frei, que señalaba lo siguiente: "tiene derecho a voto las personas con 18 años". Antes era de 21 años de edad. Se da derecho a voto a los analfabetos. Se creó el Tribunal Constitucional y se estableció el plebiscito. La sexta reforma ocurrió en 1971 bajo el gobierno de Salvador Allende que determinó: -la nacionalización de la gran minería del cobre. -se declaró de domino estatal todas las minas, covaderas, arenas metalíferas, salares, depósitos de carbón e hidrocarburos. -la ley determinaría que sustancias de las antes mencionadas podían ser entregadas en concesión, salvo hidrocarburos líquidos y gaseosos. 1.- Otras leyes aprobadas por el Congreso Nacional:

Ley de Seguridad Interior del Estado: para asegurar la estabilidad del régimen constitucional en momentos de complots se dictó esta ley en el segundo gobierno de Alessandri (1937). Ley de Defensa permanente de la democracia: a fin de neutralizar la acción del partido comunista se promulgó esta normativa. Por medio de ella se declaró ilegal al Partido Comunista y miles de sus militantes fueron eliminados de los registros electorales. Se dictó durante la presidencia de González Videla. Ley de Reforma Electoral de1958: al término del gobierno de Carlos Ibáñez se formó el Bloque de Saneamiento Democrático, agrupación política que intentaba bloquear la candidatura de Jorge Alessandri, propiciando una serie de reformas electorales y políticas. De esta propuesta salió la ley, que establecía:
-Introducción de Cédula Unica Oficial para las elecciones. -Cierre de las secretarías políticas dos días antes de las elecciones. -Derogación de la Ley de defensa de la democracia, que había recibido el nombre de Ley Maldita. -Reinscripción del Partido Comunista en los registros electorales. CAPITULO II LOS PARTIDOS POLITICOS Hacia 1928 desaparece el antiguo partido Nacional y también dejó de existir hacia el mismo período el partido Liberal Democrático o Balmacedista. En el año 1933 se fundó el Partido Socialista, nació de la unión de diversas agrupaciones de carácter socialista, formadas a raíz de la caída de Ibáñez. Sus líderes fueron Eugenio Matte Hurtado, el militar Marmaduque Grove Vallejo, y el obrero Carlos Alberto Vallejos. El objetivo del partido era consolidar lo que llamaba una democracia popular. Un año antes apreció como partido el Movimiento Nacional Socialista. Fue producto de los acontecimientos acaecidos en Europa. Se planteó como una alternativa frente a los avances del marxismo y en contra de la democracia liberal. Su líder era Jorge González Von Marées. El movimiento sufrió un grave tropiezo en 1938 en el incidente conocido como La Matanza del Seguro Obrero. Pero también llegaron otras ideas desde Europa. La propia juventud del partido conservador organizó en 1938 la Falange Nacional, como grupo político de tendencia social cristiana. Postulaba la repartición más equitativa de la tierra, el derecho a la sindicalización, mejoras salariales y otras de corte social. Criticaban a su partido madre por la indiferencia frente a la problemática social. Su líder fue Oscar Garretón. Más tarde, en 1957, se fusionaría con el Partido Conservador Social Cristiano, para dar origen a la Democracia Cristiana. En el año 1945 se formó el Partido Agrario Laborista, de corta duración. Los partidos aristocráticos tradicionales que venían quedando, es decir el Liberal y Conservador, más la llamada Acción Nacional, formaron en 1964 el Partido Nacional, apoyando en las elecciones de 1971 a Jorge Alessandri. Se transformaría luego en un férreo opositor al gobierno de Allende. La propia Democracia Cristiana, que fue gobierno entre 1964 a 1970, hizo un giro hacia posturas más conservadoras frente al avance de los partidos de izquierda. A consecuencia de ello debió enfrentar dos escisiones de sectores de izquierda: en 1969 aparece el MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria), y en 1971 la Izquierda Cristiana. CAPITULO III LA ECONOMIA A fines de la década del 30, una crisis internacional repercutió en Chile. Esta fue la Gran Depresión. La gestión de Ibáñez se llevó a cabo en este período y fue una excepción ya que en el período 1927-1929 se habían dado otras características. La expansión de la industria salitrera prosiguió, y dada la importancia que ostentaba esta actividad minera, impulsaba una buena parte de otras actividades económicas nacionales. La prosperidad general que se experimentaban antes de la crisis es acompañada por una política de préstamos extranjeros e internos, que le permitieron al gobierno iniciar un ambicioso plan de obras públicas que modernizaron el

país formalmente con edificios públicos, escuelas, servicios de agua potable, construcción de embalses, alcantarillado,etc. Además de reorganizar la administración pública, el gobierno estimula el progreso económico creando instituciones estatales de crédito, como la Caja de Crédito Minero, la Caja de fomento Minero, el Instituto de Crédito Industrial. Tendiente a ampliar el área de cultivos y el número de propietarios se instituye en 1928 la Caja de Colonización. I.- LA CRISIS DE 1929: a mediados de 1930, la crisis económica comenzó a afectar al país. Al colapso del mercado norteamericano siguió el término de la oferta de nuevos capitales, la caída de los precios de las materias primas; la paralización de fábricas, entre otros. Fuertemente disminuyeron las exportaciones de salitre, cobre, hierro. La cesantía y el hambre se hicieron presentes en el país. De otro lado, se suspendió el pago de la deuda externa y para impedir la salida de oro y capitales al extranjero, se estableció el control de cambios, tomando el Banco Central la exclusividad de los negocios de instrumentos de cambio. El gobierno arbitró además la creación de una institución que aunara los esfuerzos estatales y de compañías salitreras para fijar las políticas de explotación de nitrato. Se organizó entonces la Corporación de Salitres de Chile (COSACH) en 1930. Su capital de 3000 millones de pesos fue completado por mitades por el Fisco y los productores. El Estado aportaba para la explotación los terrenos pertenecientes a la reserva fiscal. La empresa Guggenheim, dueña de la patente de la técnica de explotación que se utilizaría, pudo participar con más de 1000 millones en la sociedad y controlar el directorio de la misma. En esta entidad, el Fisco no cobraría derecho de exportación del salitre y en cambio la corporación se obligaba a pagarle en cuatro años una cantidad de dinero (666 millones de pesos) que le permitían enfrentar por un tiempo sus apremios financieros. La depresión claramente mostró al país su situación monoproductora de materias primas, dependiente del mercado mundial, cercado por el capital extranjero, en gran parte por carencia de ahorro interno y con insuficiencia en el desarrollo industrial. II.- LA ECONOMIA EN EL SEGUNDO GOBIERNO DE ALESSANDRI: la mejoría relativa que experimentó la situación económica mundial, favoreció sólo parcialmente a nuestro país. Puesta sobre el tapete la cuestión salitrera y liquidada la COSACH, en junio de 1934, se crea la Corporación de Ventas de Salitre y Yodo ( CONVENSA), institución a la que se le entregó el monopolio de compra, venta y distribución de dichos productos en el extranjero por un período de 35 años y las utilidades calculadas serían del 25% para el Fisco y un 75% para los industriales, exentos además de gravámenes de exportación. Norteamericanos o ingleses tenían el predominio de la industria del salitre al promediar la década del 30. La crisis determinó el fin del ciclo del salitre, pero la expansión que venía registrándose en la actividad cuprífera, pese a las alteraciones económicas, permite ya en 1932 que el valor de las exportaciones de cobre excediera a las de nitrato. La depresión también significó un repunte del nacionalismo económico que explica en parte el auge manufacturero. Se incentiva la actividad manufacturera nacional, prohibiendo la importación de ciertos bienes, imponiendo fuertes tasas de importación para otros. Medida que estimularon la ampliación de plantas manufactureras en Santiago, Valparaíso y Concepción. El manejo del problema salitrero a través de la COVENSA; el logro del equilibrio presupuestario con la modificación de ciertos tributos y la creación del impuesto sobre la compraventa, lograron contener la inflación hasta el año 1936. La recuperación de las exportaciones , el aumento de la producción agrícola, la disminución de la cesantía, fueron éxitos importantes; también se reanudó el pago de la deuda externa. Pero a partir de 1936 el problema de la inflación volvió a hacerse presente en la economía nacional. III.- LA ECONOMIA EN EL PERIODO DE LOS GOBIERNOS RADICALES (1938-1952): entre 1938 y 1952 van a gobernar tres presidentes radicales (Aguirre Cerda, Ríos Morales y González Videla), aunque con diversos matices en cuanto a los sectores políticos que los acompañarán. Lo interesante es que se va a profundizar el ROL DEL ESTADO como promotor del desarrollo nacional. |Asumido el gobierno por el Frente Popular dos hechos trascendentales marcan la evolución del país: el terremoto de enero de 1939, que asoló las provincias de Talca a Biobío, y el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Para hacer frente al impacto provocado por el terremoto se creó la CORPORACION DE RECONSTRUCCION Y AUXILIO. Y, por la misma ley, con propósitos más ambiciosos, la CORPORACION DE FOMENTO (CORFO), que en función de empréstitos externos e internos, tuvo como rol fundamental promover la industrialización, minería y agricultura nacional.

Esta institución surge para canalizar la intención de fortalecer y promover el proceso de diversificación de la producción y de la INDUSTRIALIZACION HACIA ADENTRO, es decir, para atender el mercado interno y evitar de esta manera la dependencia de la industria extranjera. Así durante el período de la década de 1940 a 1950, Corfo crea la COMPAÑÍA DE ACEROS DEL PACIFICO (CAP), la EMPRESA NACIONAL DEL PETROLEO (ENAP), la EMPRESA NACIONAL DE ELECTRICIDAD (ENDESA), la INDUSTRIA AZUCARERA NACIONAL S.A. (IANSA); además, de fundiciones mineras, apoyo crediticio a la agricultura y a pequeños empresarios, etc. Un hecho que afectó ciertamente la vida económica nacional fue la Segunda Guerra Mundial. Veamos sus principales implicancias: En general el conflicto bélico ejerció un efecto activador en la economía de minerales estratégicos: cobre y salitre. También hubo aspectos negativos, pues la guerra marcó el fin del nitrato natural frente al sintético; separados de Chile por el bloqueo, los alemanes completaron la fabricación de salitre sintético hasta autoabastecerse. En relación al cobre, en 1941, Estados Unidos intervino el mercado libre, fijándoles un precio obligatorio; este hecho significó para Chile percibir menores ingresos por este concepto. Si con motivo de la guerra, Chile hizo grandes exportaciones, no ocurrió lo mismo con las importaciones de manufacturas debido a que las industrias europeas y norteamericanas estaban muy ocupadas en sus necesidades bélicas. Entonces el país prestó mayor atención a la industria nacional para abastecer su mercado interno y así reemplazar con producción propia todos los artículos que no podía traer desde el exterior por efecto de la guerra. De esta forma, más que la crisis de 1929, la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL impulsó la industrialización en el país, aspecto que por cierto CORFO incentivó. También la guerra tuvo efectos negativos, como fue la depreciación y desgaste de la maquinaria que no podía retener, porque los países que podían llenar esas necesidades estaban volcados totalmente a la guerra. El sector industrial chileno producía sin mayores preocupaciones de costo, calidad, etc., confiado en la protección aduanera. Si el período fue provechoso para la industria nacional, no lo fue para la agricultura. Hasta el estallido de la guerra, la agricultura abastecía el mercado interno y orientaba sus excedentes a la exportación. La estrategia de desarrollo de la industrialización a partir de 1940 significó la implantación de una protección aduanera para proteger la industria, a raíz de lo cual la agricultura tuvo que pagar precios más altos por la internación de repuestos y combustibles. De esta manera el agro nacional disminuyó su aporte a la economía nacional, siendo su lugar ocupado por la industria. La guerra también afecto el comercio exterior del país al cerrar bruscamente el mercado de la mitad de nuestras exportaciones. Esta situación llevó al país a estrechar sus relaciones económicas con los ESTADOS UNIDOS como una manera de compensar la pérdida temporal de los mercados europeos. De esta manera, el país del norte absorbió las dos terceras partes de las exportaciones chilenas. Entre 1939 a 1945 la capacidad de pagos del país se mantuvo por encima de las importaciones, lo que permitió la acumulación de divisas como consecuencia, principalmente, de la dificultad de importar. Los poseedores de divisas las gastaron en bienes suntuarios. Así, al terminar la guerra y reanudarse las entregas normales de equipos de producción, el país no tenía moneda extranjera para cubrir las necesidades propias de ese momento, haciéndose necesario acudir a la ayuda extranjera. IV.- LA ECONOMIA EN EL PERIODO 1952-1973: este período resulta especialmente crítico, pudiéndose sintetizar sus principales aspectos en tres puntos: (1) Inflación permanente, (2) La transformación de la agricultura, y (3) Desarrollo de áreas estratégicas industriales y mineras. Inflación permanente: en el período 1925-52, el déficit fiscal y la emisión descontrolada de dinero actuaron como detonantes de la inflación. Este proceso no se detuvo en el período que ahora estudiamos. Aparte de los antecedentes mencionados, hay que anotar el crecimiento del aparato burocrático, las demandas sindicales por mejores salarios y el inadecuado sistema tributario que contribuía a financiar las áreas fiscales. Un primer esfuerzo por tratar de detener el ritmo de crecimiento inflacionario, se dio en tiempos del presidente Ibáñez del Campo. Ante la gravedad de la situación se recurrió a la misión de los expertos norteamericanos KLEIN-SACKS para que entregaran algunas orientaciones respecto de las causales y posibles soluciones al problema de la inflación. Como resultado de sus investigaciones se propuso un programa que contemplaba medidas como la racionalización del gasto público, la limitación del crédito, la supresión de reajustes automáticos de remuneraciones y la eliminación de subsidios, entre

otras. Sin embargo, este programa no se pudo realizar tanto por las presiones de los sindicatos como de los industriales. Una cierta mejoría en la situación general se experimentó con la creación del BANCO DEL ESTADO DE CHILE. Ello permitió canalizar un importante flujo de créditos a las empresas de Corfo, al mundo campesino y estimular el ahorro con premios e incentivos. Otro hito de importancia en la lucha contra la inflación se dio en el año 1962 cuando la economía chilena logró un cierto grado de equilibrio producto de la estabilización de los precios, la contracción del gasto público y la obtención de capitales provenientes de inversiones nacionales y extranjeras. También, en esta etapa, presidencia de Jorge Alessandri, se procedió a cambiar la unidad monetaria del PESO por el ESCUDO. Durante el período de gobierno de la Democracia Cristiana, el proceso inflacionario sólo logró contenerse en los primeros años de la gestión de Frei. Sin embargo, a partir del año 1968 nuevamente adquirió un ritmo creciente como producto del aumento del gasto público en educación, el agro y las remuneraciones. La situación de la inflación durante el gobierno de la Unidad Popular alcanzó niveles críticos, alcanzando los más altos índices históricos en el siglo XX. 2)La transformación de la agricultura: durante el período comprendido entre 1952 y 1973 se tomó conciencia de las dificultades del mundo agrario y se trató de buscar solución definitiva. Para explicar el atraso y la pérdida de dinamismo en el campo chileno, se daban dos tipos de explicaciones: unos insistían en el problema de la tenencia de la tierra y en la estructura agraria misma; otros, en cambio, vieron que en los últimos años el campo dejó de significar un polo de atracción para las inversiones debido a las escasas perspectivas de utilidades. En el trabajo agrícola se constataron fenómenos de gran importancia para el desarrollo de este sector. Por una parte, la carencia de capacitación de mano de obra y la carencia de tecnología disponible para aplicar en el agro. Por otra, el escaso nivel de mecanización y el apego a las formas tradicionales de explotación. En vista de ello, el agro debía experimentar una profunda transformación en la segunda mitad del presente siglo. Sin embargo al hablarse de un cambio de situación en el agro inmediatamente afloraba el conflicto social que de ello se derivaría. Efectivamente el grupo terrateniente conservaba sus propiedades como fuentes económicas y de poder. La reforma, por lo tanto, significaba alterar ese poder. En el año 1962 apareció la primera ley que inició el proceso de reforma agraria. Por ella se permitía la expropiación y subdivisión de aquellos predios que estaban insuficientemente explotados o bien sin explotar. Se encargaba a la CORPORACION DE LA REFORMA AGRARIA (CORA) la aplicación de las medidas necesarias para llevar adelante esta transformación. Posteriormente la creación del INSTITUTO DE DESARROLLO AGROPECUARIO (INDAP) se encargaría de aportar la asistencia técnica y canalizaría las fuentes de crédito hacia el sector campesino. El paso definitivo se dio en el año 1967 con la promulgación de una ley que afirmó la función social de la propiedad y que reforma el antiguo concepto de propiedad. Ciertamente durante los tres años de la Unidad Popular vivieron los momentos más agitados y violentos de la reforma agraria. Sin embargo, sus líneas centrales lograrían imponerse por sobre los acontecimientos del momento y encaminarse realmente hacia el desarrollo del mundo campesino. Desarrollo de áreas estratégicas industriales y mineras: la industria nacional recibió un fuerte estímulo en el período anterior como consecuencia de la creación de la CORFO, cuyos beneficios se prolongaron en este período que estudiamos. Como testimonio de estos progresos se puede citar los adelantos en la actividad pesquera con fines industriales, la armaduría de automóviles y de electrodomésticos. Además, el sector metal-macánico alcanzó un elevado nivel entre los años 1967 a 1969. Sin embargo, algunos elementos impidieron que se consolidara un verdadero ritmo de crecimiento industrial. Entre los factores que entorpecieron el desarrollo industrial durante este período habría que mencionar el caso de la política proteccionista que en sí misma favorecía las condiciones de operaciones para los productores nacionales, pero al asegurarles expectativas de ganancias seguras no los motivó en la mejoría técnica de sus instalaciones. La situación de la minería es un fenómeno original dentro de las transformaciones económicas del período 1952-1973, ya que junto con la agricultura, constituye el rubro que experimentó las más radicales transformaciones. En primer término, se produjo en estos años el vuelco irreversible de la minería hacia la explotación del metal rojo, sellando con ello, en forma definitiva, la suerte del salitre.

El cobre era explotado por compañías norteamericanas, las cuales habían realizado inversiones en instalaciones industriales. Pero la tributación que pagaban al Fisco chileno en proporción a sus ganancias era insignificante. Ya desde el año 1955 se venía pensando en reformar los sistemas tributarios de manera tal que los beneficios de esta industria en expansión redundaran en un aumento de la producción y en la más eficiente utilización de la capacidad instalada. Un paso importante se dio con la creación de la EMPRESA NACIONAL DE MINERIA (ENAMI)en el año 1960. Gracias a ella se pudo brindar apoyo financiero y técnico a la pequeña y mediana minería, procediendo a la construcción de las fundiciones de VENTANAS y PAIPOTE. Fue durante el gobierno de Eduardo Frei cuando se concretó el rol del Estado dentro de lo que se consideró la VIGA MAESTRA DE LA ECONOMIA NACIONAL. Para tal efecto, se echaron las bases de la CHILENIZACION DEL COBRE, programa que apuntaba a un aumento de la producción, a la definición del papel que le correspondía al Estado, a procurar la valorización de la producción en el territorio nacional y a la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores de la industria minera. A consecuencia de esta reforma, la industria del cobre pasó a quedar constituida como una empresa mixta, donde el Estado era el propietario del 51% de las instalaciones y el porcentaje restante quedaba en manos de privados. Sin embargo, hubo que esperar hasta el gobierno de SALVADOR ALLENDE para asistir al proceso llamado de NACIONALIZACION DEL COBRE, mediante el cual el Estado adquirió el control total de la industria del cobre. De aquí en adelante, CODELCO asumiría con plena soberanía la explotación y comercialización del cobre como principal riqueza natural. ACTIVIDADES I.- VERDADERO O FALSO: 1.- ....... En el período 1925-1973 , el Estado creó instituciones estatales de crédito. 2.- ....... La crisis económica de 1929 obligó a suspender el pago de la deuda externa. 3.- ....... Las empresas salitreras en la década del 30, pertenecían a empresarios nacionales. 4.- ....... En 1940 la agricultura de Chile decayó por el proteccionismo aduanero a la industria. 5.- ....... La Segunda Guerra Mundial significó un impulso a la industrialización del país. 6.- ....... Un factor importante en el desarrollo de la industria fue la creación de CORFO. 7.- ....... La reforma agraria es una de las obras que esta asociada al gobierno de E. Frei. 8.- ....... Una de las características económicas del período 1952-73 es la permanente inflación. 9.- ....... La nacionalización del cobre es obra de Jorge Alessandri. 10.- ..... La misión Klein-Sacks buscaba soluciones al problema de la inflación. 11.- ..... En 1960 una reconversión monetaria estableció el escudo como moneda nacional. 12.- ..... En 1967 se reforzó, mediante una ley, el carácter inviolable de la propiedad privada. II.- CUESTIONARIO: 1.- ¿Qué fue la COSACH y cuál su objetivo? --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------2.- Señale tres obras económicas del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------3.- ¿Cuáles son las tres características más importantes que marcan el período 1952-73? ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------4.- Realice una breve síntesis del comportamiento de la inflación en el período 1952-73. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------CAPITULO IV SOCIEDAD Y CULTURA I.- LA SOCIEDAD: hacia 1920, Chile tenía una población de 3.700.000 habitantes y en el Censo de 1952 esa cifra se elevó a los 6.000.000 de habitantes. Este incremento se explica por la acción combinada de

un mantenimiento en la Tasa de Natalidad y un progresivo descenso en la Tasa de Mortalidad, que se hace muy acentuado desde 1930. Sin embargo, los efectos del crecimiento demográfico se hicieron sentir en forma muy disímil, dependiendo de la zona. El crecimiento desmesurado de Santiago, obedece a ciertas condiciones excepcionales que se presentaron durante estos años. En primer lugar, conviene destacar las medidas económicas de emergencia que se adoptaron en los períodos de crisis y que en su mayoría apuntaron a la solución del problema social en la capital. Por otra parte, las perspectivas económicas de Santiago favoreció la instalación de manufacturas que se constituyeron en verdaderos focos de atracción para la población joven de las provincias. Finalmente, la mejor dotación de servicios privilegió a Santiago como centro receptor de migración interna. 2.- El mundo urbano y el mundo rural: a lo largo del siglo XX se ha venido consolidando una brecha cada vez mayor entre el mundo urbano y el mundo rural. Esta situación ha sido el resultado de una multiplicidad de factores de tipo económico y social. En primer lugar contribuyó a diferenciar a ambos grupos humanos la desigual atención educacional y el acceso a la cultura. Si bien durante el período se lograron avances importantes respecto de la educación primaria, conviene explicitar que los estudios medios y superiores quedaron casi exclusivamente a disposición del hombre de la ciudad. A este tipo de educación formal convendría también agregar las posibilidades de contacto con la cultura a través del periódico, la radio o el cine. Así, aunque paulatinamente los medios de comunicación social se fueron extendiendo y sofisticando, la población rural pocas veces tuvo acceso a ellos. Situación determinante para grandes sectores campesinos quedaran prácticamente marginados de las nuevas corrientes de pensamiento político y social. Basta citar el caso de la demorara en la sindicalización campesina como un testimonio concreto de este relativo aislamiento. Una diferenciación menos precisa se puede hacer respecto de las condiciones de vida de los sectores más pobres tanto de la ciudad como del medio rural. Este grupo en la ciudad sufrió una forma rápida y enérgica los efectos de un desajuste económico. Así, la cesantía, el hambre, la mendicidad y las epidemias tomaban entre sus miembros a la mayoría de sus víctimas y si bien los efectos recesivos o desestabilizadores de la economía también llegaban al campo, lo hacían filtrados por una estructura social caracterizada por el paternalismo. Debido a ello, la pobreza del campesinado se hizo más evidente no tanto en las condiciones de vida cuanto en las oportunidades frente a la vida. Muy relacionado con el fenómeno anterior surge el mundo del trabajo como gran elemento de promoción social. En el campo, el paso de una generación a otra no presenta grandes transformaciones. En la ciudad, en cambio, la capacitación laboral puede determinar un cambio incluso perceptible en una misma generación. Sin embargo, este sueño no siempre se hizo realidad. Muy por el contrario, los grupos de trabajadores no calificados fueron a terminar en los cinturones marginales de las grandes ciudades, viviendo al borde de la subsistencia. Para ellos la marginación tuvo efectos muchos más profundos que los de tipo económico, como la desintegración familiar y los vicios. Otra diferencia de importancia entre ambos medios de vida lo constituía la forma de pago de las faenas ejecutadas. En la ciudad las remuneraciones en dinero fueron un elemento inherente a la condición de trabajador. En el campo, en tanto, en este período recién comienzan a aparecer las formas salariadas en dinero en reemplazo del pago de especies tradicional. La conjunción de los elementos mencionados contribuyó a acentuar la migración campo ciudad. La rutina y la monotonía de la vida campesina no podían sujetar los sueños y expectativas de una juventud deseosa de compartir los beneficios de la vida en la ciudad y así les llegaba a través de un periódico, carta o radio emisora. En el campo, al revés, la gran oportunidad la constituía la posibilidad de trabajar en las máquinas que comenzaban a tecnificar las labores agrícolas tradicionales. II.- DESARROLLO CULTURAL: en este aspecto debemos destacar que el asentamiento político de los sectores medios dio origen a una cultura determinada, la cual tiene una fuerte influencia de la tradicional a la que agrega elementos populares, europeos y norteamericanos. Esta influencia llega a través de los medios de comunicación. A partir de 1920 se empezó a popularizar el cine; aumentó la circulación de los medios escritos, la vida urbana y el alfabetismo y la radiodifusión. En los últimos 30 años, la televisión ha alcanzado un notable desarrollo. Sus inicios en Chile los encontramos con las emisiones del mundial de fútbol de 1962. Posteriormente, durante el gobierno de Frei, se creó la Televisión Nacional de Chile.

En el aspecto literario Chile ha contado con poetas de excepción, tal vez llegando a escribir en nuestro país la mejor poesía del siglo XX en el mundo occidental Gabriela Mistral (Premio Nobel en 1945), Vicente Huidobro, Pablo de Rokha, Pablo Neruda (Nobel en 1971), son algunos ejemplos. III.- EL DESARROLLO EDUCACIONAL: 1.- La Reforma Educacional de 1965: uno de los problemas que planteaba la educación era la falta de acceso del nivel primario al secundario y superior, como también la existencia de programas educacionales desvinculados con la realidad. Según un informe de la Comisión de Planeamiento Integral de la Educación Chilena, que efectuó una investigación entre los años 1962 a 1964, la deserción escolar en la enseñanza primaria era de un 68%, más de un 30% de los egresados del primer ciclo no accedía a la enseñanza media, y la deserción en ésta era cerca de un 75%. La reforma tuvo dos grandes objetivos; el primero era posibilitar el acceso igualitario al sistema educacional y la permanencia en él no dependiera de la situación económica. El segundo era el de integrar a los educandos a la comunidad y prepararlos para el trabajo con el objeto de integrarlos a las necesidades del desarrollo nacional. La reforma consistió básicamente en ampliar la escolaridad primaria a ocho años, antes era de seis; y la enseñanza secundaria quedó en cuatro años, la cual según los intereses de los alumnos ofrecía un área llamada científico humanista y otra técnico profesional. Esta modificación significaba también la creación de una serie de escuelas y liceos, junto con el crecimiento del profesorado. 2.-Situación de las universidades: el sistema universitario en cuanto a su estructura, seguía apegado a la idea profesionalmente conforme a la Ley de Universidades de 1878. De hecho el sistema universitario era en 1965 anticuado y desordenado. En el año 1966 comienzan algunos movimientos estudiantiles, que pretenden la modernización de los planteles de enseñanza superior. Con este fin los estudiantes de la Universidad Católica de Chile por primera vez se declararon en huelga. La primera en abordar el problema en forma global fue la Universidad Católica de Valparaíso, la que en 1967 se vio enfrentada a una huelga de 50 días la que terminó con la firma de un acta con las bases de la reestructuración, y el acuerdo para formar una comisión que debería estudiar y redactar un nuevo reglamento. En la Universidad Católica de Chile la huelga se produjo en agosto de 1967. En la de Chile, los alumnos se manifestaron a favor de la participación de los estudiantes en los organismos colegiados de decisión en 1967. Al año siguiente, los estudiantes agrupados en la FECH, se apoderaron la Casa Central y sólo se llegó aun acuerdo con las autoridades el 12 de junio para elaborar un estatuto universitario. En septiembre de 1969 se promulgó la nueva LEY ORGANICA DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE. La reforma que vivieron las universidades en estas fechas, permitió superar las estructuras académicas y científicas antiguas, integrar a los académicos en la dirección de las universidades, incorporar a los estudiantes al quehacer universitario y estrechó las relaciones entre los centros de estudios superiores y la sociedad donde éstos se encontraban insertos. 3.- Instituciones: dentro de las instituciones creadas en este período destacan las siguientes en el aspecto educacional.

La creación de la Universidad del Norte, cuya sede central se estableció en Antofagasta en el año 1956 (período del segundo gobierno de Ibáñez). Universidad Austral, con sede en Valdivia. Año 1954. Creación de la Superintendencia de Educación bajo la presidencia de Ibáñez. En 1954 creación del Consejo de Rectores para coordinar la labor de la enseñanza universitaria. Dictación de la Ley de Guarderías Infantiles, para atender a los menores entre 1 a 6 años.

Para comienzos de 1970 el analfabetismo había descendido a un 10%. CAPITULO V TRES PROYECTOS EXCLUYENTES Desde 1958 tres tendencias políticas muy marcadas venían planteándose con progresiva nitidez en la vida política chilena. En el curso de la década de 1960 estas tendencias maduraron intelectual y estratégicamente sus modelos de sociedad en términos tan excluyentes que, inevitablemente, plantearían un dilema casi imposible de resolver. En la izquierda, el surgimiento del MAPU, la división y giro a la izquierda del PARTIDO RADICAL y la estrategia planteada inicialmente por el Partido Comunista y asumida por el Partido Socialista de constituir una UNIDAD POPULAR fueron los hechos más significativos que determinaron su comportamiento para las elecciones de 1970. Los distintos grupos que conformarían la alianza se propusieron lograr primero un acuerdo en torno a un programa de gobierno, y postergar el difícil problema de la designación del candidato común. No obstante, todos los participantes de la alianza nominaron precandidatos. Después de una difícil y larga negociación, en la segunda quincena de enero de 1970 Salvador Allende surgió como candidato de la alianza llamada Unidad Popular (UP). Un mes antes, los partidos que la conformaban habían dado a conocer su programa. Dos eran sus ejes. En lo político se reemplazaría el sistema bicameral existente, por un cámara única que se llamaría Asamblea del Pueblo. En el terreno económico, postulaban el establecimiento de tres áreas económicas: una estatal, una mixta y una privada. La primera sería la más importante y estaría integrada por la gran minería del cobre, el hierro, el carbón y el salitre; también formarían parte de ella, la banca, el comercio exterior y las industrias consideradas estratégicas. En la derecha, el Partido Nacional había también desarrollado un intenso trabajo de elaboración programática que vería la luz con el título de LA NUEVA REPUBLICA, en la que postulaban reformas constitucionales, mayor participación de la ciudadanía en los partidos políticos y reformas económicas de corte liberal. No obstante la derecha carecía de líderes. Tenían una sola carta ganadora: Jorge Alessandri. Por eso, a pesar que el expresidente no aceptaba oficialmente la candidatura, la opinión pública la daba como un hecho. En los últimos días de febrero de 1970, al apooyo del Partido Nacional se sumaría un nuevo contingente, puesto que la mayoría de las asambleas de la Democracia Radical lo ungieron como su candidato. En el centro político, el Partido Demócrata Cristiano había manifestado prematuramente su preocupación por las elecciones de 1970. En agosto de 1969 oficializó la candidatura de Radomiro Tomic. La campaña presidencial fue tensa. Además, había hecho su aparición un fenómeno hasta entonces nuevo o casi nuevo, en la política chilena: la acción por la vía de la violencia. En junio de 1969, los efectivos de seguridad descubrían una escuela de guerrilla en el Cajón del Maipo, que pertenecía al Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y se producían atentados terroristas. Por su parte, el Comandante en Jefe del Ejército, general René Schneider, declaraban en mayo de 1970 que las FF.AA se mantendrían fieles al gobierno que resultara electo. Los postulados enunciados por el militar se conocieron posteriormente con el nombre de Doctrina Schneider e identificada con una adhesión incondicional de las Fuerzas Armadas a la Constitución. Las elecciones presidenciales del 4 de septiembre de 1970 dieron la primera mayoría a Salvador Allende, 36,2%, seguido de Alessandri, 34,9% y en tercer lugar Tomic con el 27,8%. Como ninguno de los candidatos obtenía la mayoría absoluta correspondió al Congresp Nacional elegir de entre las dos primeras mayorías. LA DC decidió apoyar a Allende, condicionando sus votos a la aceptación por parte de éste de un Estatuto de Garantías Democráticas que se incorporarían a la Constitución. Se pretendía mantener el pluralismo político, las garantías constitucionales, la vigencia del Estado de derecho, la neutralidad de las FFAA y su carácter de garantía de convivencia democrática, el respeto a la libertad de enseñanza, la autonomía universitaria y la libre existencia de las organizaciones gremiales y sindicales. Durante el período previo a la ascensión al mando de Allende, otro hecho vino a conmover a la opinión pública del país; el asesinato del Comandante en jefe del Ejército, el general Schneider. Las investigaciones realizadas permitieron establecer que tanto los ejecutantes como los ideólogos pertenecían a un grupo de extrema derecha. Su intención había sido evitar que Allende asumiera la presidencia, precipitando un golpe militar.

No obstante estos hechos, el Congreso Pleno eligió a Allende como Presidente de la República para el período 1970.1976, asumiendo el cargo el 4 de noviembre de 1970. ACTIVIDADES I.- CUESTIONARIO:

¿Cuál cree Ud. son los cambios más importantes producidos en la sociedad chilena de mediados de siglo?
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Cómo la educación y la vida urbana contribuyeron a fortalecer a los grupos medios y bajos de la sociedad chilena?
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La polarización política que vivió Chile a fines de la década del 60 y comienzos del 70 y que desembocaron en el golpe de estado de 1973 fue el resultado de transformaciones políticas y sociales. Al respecto, intente una argumentación respecto de esta situación.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------historia_chile.htmhistoria_chile.htm

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful