Está en la página 1de 2

El hámster es el roedor más habitual en los hogares.

Es un pequeño animal que no requiere demasiada atención y


que es muy fácil de cuidar. Esto hace que muy a menudo se conviertan en el regalo perfecto para los niños. No
obstante, debes tener en cuenta los principales cuidados de un hámster para que tu pequeño se encuentre feliz y
lleve una vida saludable.
¿Qué necesito tener para cuidar a mi hámster?
Para saber cómo cuidar a un hámster correctamente, lo primero que debemos tener en cuenta es qué cosas
necesitamos comprar antes de traerlo a casa:
 Jaula grande y espaciosa
 Lecho confortable de viruta
 Casita o refugio
 Bebedero de botella y comedero
 Rueda de ejercicio y juguetes
 Comida para hámster
 Frutas y verduras frescas.
1. Cómo cuidar un hámster: la jaula y sus accesorios
Elige una jaula amplia para que tu roedor se sienta lo más agusto posible y pueda corretear dentro. Como siempre,
cuanto más grande, mejor; así evitarás que se estrese y pueda sufrir ansiedad. Además, tendrás que prestar
atención a los barrotes, pues deben tener poca separación entre ellos para que el animal no pueda escaparse o
hacerse daño. Las jaulas de varios pisos son ideales porque le proporcionan un mayor espacio a lo alto que les
permite subir, bajar y saltar para divertirse y hacer ejercicio.
Además de la elección de la jaula, el lugar donde la coloques también es muy importante para la seguridad y la
salud del hámster. Vigila que no haga mucho calor ni le lleguen corrientes de aire. Tampoco debe darle la luz del sol
directa. Intenta que sea una zona de la casa tranquila, sin demasiado movimiento o ruidos.
El lecho
Para que los hámsters se sientan cómodos y puedan andar sobre un suelo blandito es necesario incluir un lecho en
la jaula. Existen multitud de opciones, las más comunes son las virutas de madera, de fibra vegetal, de papel y de
maíz. Sólo tendrás que cubrir la base con una capa de unos 7 cm para que su entorno sea confortable. Las virutas
de madera son las más aconsejables: absorben, no levantan polvo y no son tóxicas. Además, el lecho mejora la
higiene y reduce la suciedad y los olores.

Casa o nido
Para cuidar un hámster de la mejor forma es fundamental incorporar una cueva, una casita o una caja donde pueda
dormir, cobijarse y descansar. Dentro estará rellena de lecho o material para nido para proporcionarle comodidad y
calor. Además, él mismo se colocará el material a su gusto, cogiéndolo de la jaula y metiéndolo al interior de su
caseta o, por el contrario, sacando el exceso.
Ruedas de ejercicio y juguetes
Los hámsters necesitan hacer ejercicio todos los días y las ruedas son la forma más sencilla de satisfacer esta
necesidad. Les encanta correr dentro de ellas y les ayuda a mantenerse activos y en forma para que estén sanos y
felices. También son adecuadas las bolas de paseo. Éstas son perfectas para que tu roedor pueda recorrer toda la
casa sin riesgos; sólo tendrás que meterle dentro y dejar que corra libremente por donde quiera. Recuerda
comprobar antes la zona para que no haya ningún accidente, como una caída.
Los tubos y túneles son los accesorios favoritos de los hámsters. Hay jaulas que los incorporan y los conectan de un
lado a otro por el exterior. Además, también hay accesorios modulares para que puedan pasar de una zona a otra a
través de túneles. También puedes incorporar en la jaula pelotas, hamacas, escaleras… Cualquier accesorio que le
permita hacer ejercicio y divertirse.

Bebederos
El hámster debe disponer de agua fresca y limpia 24 h. No utilices cuencos, pues en ellos se acumulan más
residuos y el agua puede derramarse y estropear el lecho. Las botellas o dispensadores de goteo son la mejor
opción: mantienen el agua limpia y protegida. Colócala a una altura adecuada para que puedan beber de forma
cómoda.

2 Cuidados de un hámster: alimentación


Los hámsters se alimentan de semillas, granos, plantas e insectos en estado salvaje. No podemos ofrecerle una
dieta exacta a la natural, pero podemos imitarla y acercarnos bastante para cubrir sus necesidades y cuidar su
salud. La mejor forma es combinar un alimento comercial para la especie con frutas, verduras y plantas.
Ocasionalmente podrás ofrecerle carne y pequeños insectos como grillos, saltamontes y gusanos de la harina. De
esta manera podrás estar seguro de estar proporcionándole una alimentación completa y equilibrada.
Frutas y verduras
Las mejores frutas para hámster son: manzana, fresa, plátano, melocotón, frutos del bosque, cereza. Y en cuanto a
verduras: zanahoria, pepino, pimiento, calabacín, mazorca de maíz, espinacas, coliflor, lechuga.
Cantidad de comida recomendada
1 cucharada de pienso + 1 ración de frutas y verduras al día
Ocasionalmente: insectos, huevo cocido, carne picada, pollo o pavo cocido, queso fresco, arroz y pasta integrales,
lentejas.
3. Consejos sobre cómo cuidar un hámster
 Sácalo de su jaula y juega con él para que se acostumbre a ti y para que no se asilvestre.
 Dedícale un rato de tu tiempo todos los días.
 Respeta sus horas de sueño: son nocturnos, así que duermen durante el día.
 No lo bañes nunca; los hámsters son muy higiénicos y se limpian solos.
 Limpia su jaula una vez a la semana con agua y jabón. Para desinfectar puedes utilizar vinagre diluido en
agua. Deja que seque completamente e introduce material o viruta nueva y todos sus accesorios.

También podría gustarte