J. M. López Novoa D.

Rodríguez Puyol

Tabla de contenidos
El flujo sanguíneo renal y su regulación Autorregulación del flujo sanguíneo renal Regulación exógena del flujo sanguíneo renal Medida del flujo sanguíneo renal La filtración glomerular y su regulación Medida del filtrado glomerular Mecanismos de transporte a lo largo de la nefrona Túbulo proximal Asa de Henle Túbulo distal Túbulo conector y túbulo colector Balance de sodio Mecanismos de concentración y dilución de la orina Concepto de agua libre Otras funciones renales Bibliografía

La mayor parte de las reacciones químicas en que se basan los procesos vitales se producen en un medio líquido, formado fundamentalmente por agua, en la que están disueltas diversas sales minerales, proteínas y otros componentes en menor cuantía. Este medio líquido está dividido en dos compartimentos, el extracelular y el intracelular, que tienen características fisicoquímicas diferentes pero idéntica osmolaridad. Mediante procesos activos, el líquido intracelular se mantiene en constante intercambio con el extracelular, que baña a las células y que constituye el medio interno del animal. Tanto el volumen como las propiedades fisicoquímicas del líquido extracelular deben mantenerse dentro de unos estrechos márgenes para que las células funcionen normalmente. Algunos factores tienden a modificar el volumen y la composición del líquido extracelular. Los más importantes son la ingesta o pérdida de agua y electrólitos y la adición al medio de productos de desecho del metabolismo celular. En el organismo existe una regulación activa para mantener la constancia del medio interno de cara a todas las circunstancias que pudieran alterarlo. Esta regulación activa se basa fundamentalmente en dos sistemas que ejercen independientemente su capacidad reguladora: el ajuste de la ingesta por parte del aparato digestivo (sed, apetito) y el ajuste de las eliminaciones por el riñón. También, y en menor grado, la composición del líquido intersticial puede ser regulada por otros sistemas. Por ejemplo, el aparato respiratorio regula la concentración de CO2 del plasma y, por lo tanto, el equilibrio ácido-base del mismo.

En este contexto, se puede afirmar que la misión fundamental del riñón es la de estabilizar el volumen y las características fisicoquímicas del líquido extracelular e, indirectamente, del intracelular, mediante la formación de orina. Para ello, el riñón conserva el agua y los electrólitos presentes normalmente en los fluidos del organismo, fundamentalmente, sodio, potasio, cloruro y bicarbonato, elimina el exceso de agua y electrólitos procedentes de la ingesta, elimina los productos metabólicos de desecho (urea, creatinina, hidrogeniones) y, finalmente, los productos tóxicos que pueden haber penetrado en el organismo. Esto se realiza mediante dos procesos fundamentales: la formación de un gran volumen de ultrafiltrado de líquido extracelular y el posterior procesamiento selectivo de este filtrado. En estos procesos, aproximadamente, el 99% del agua filtrada es conservada, permitiendo la excreción de sólo 1-2 litros diarios. Los cristaloides se conservan o excretados selectivamente mediante procesos de intercambio tubular, reabsorción o secreción, de forma que en la orina sólo se elimina el exceso de agua o de solutos procedente de la ingesta o del metabolismo. El riñón es capaz también de sintetizar diversas hormonas o precursores que desempeñan un papel importante en la regulación del sistema cardiovascular, e incluso en la propia función renal.

El flujo sanguíneo renal y su regulación
La formación de una gran cantidad de ultrafiltrado de plasma en los glomérulos renales requiere una gran irrigación sanguínea. El riñón humano normal recibe un flujo sanguíneo renal (FSR) de alrededor de 1.200 ml/min, que, suponiendo un valor hematocrito de 45%, corresponde a 660 ml de flujo plasmático renal (FPR), el mayor de todos los órganos del cuerpo en relación con su peso. Esto se debe a la existencia de una red vascular con una resistencia relativamente baja, cuyos componentes se sitúan a lo largo del recorrido de la sangre a través del riñón. La primera resistencia importante se debe a la arteriola aferente, antes de iniciarse el ovillo capilar glomerular. En ella se produce una gran caída en la presión hidrostática de la sangre, que no es tanta como pudiera preverse dada la magnitud de la resistencia, debido al hecho de que a la salida del ovillo capilar se sitúa otra resistencia importante, la de la arteriola eferente (Fig. 1.3.1). El conjunto de los capilares glomerulares, debido a su tortuosidad y pequeño calibre, también ejerce una resistencia sustancial al paso de la sangre a su través. La resistencia vascular está estrechamente regulada, en las arteriolas aferente y eferente, por el grado de contracción de sus paredes y, en el caso de los capilares, por los cambios geométricos inducidos por la contracción de las células pericapilares. Esta regulación diferencial de las resistencias vasculares en los distintos segmentos de la circulación renal permite controlar

específicamente la presión hidrostática en cada una de las áreas de la circulación renal donde hay intercambios hidrosalinos: los capilares glomerulares, los capilares peritubulares y los vasos rectos medulares y papilares. Además, permite regular de forma semiindependiente la presión intracapilar y el flujo sanguíneo renal (Fig. 1.3.1).

Presión hidrostática intravascular en diferentes zonas vasculares de la rata Munich-Wistar. Datos tomados de refs. 1, 2 y 3, citas específicas. PAM, presión arterial media. Figura 1.3.1. La presión hidrostática dentro de los capilares glomerulares es un parámetro dinámico, regulado por la presión de perfusión renal y las resistencias de la arteriola aferente y eferente, dando como resultado una presión hidrostática media de 46 ± 8 mm Hg (estudios en ratas hidropénicas). La presión hidrostática de la sangre en los capilares peritubulares de la corteza y en los de la médula y papila (vasos rectos) viene regulada por la presión intraglomerular, la resistencia de la arteriola eferente y la resistencia del conjunto del sistema venoso. En estos capilares postglomerulares, la presión hidrostática depende de la zona del riñón, pero es siempre menor que la de los capilares glomerulares.

Autorregulación del flujo sanguíneo renal
Una característica básica de la regulación del flujo sanguíneo por cualquier órgano, y más especialmente por el riñón, es que su "intensidad" se mantiene constante con relativa independencia de la presión arterial (Fig. 1.3.2). Como el flujo sanguíneo depende de forma

los cambios de la presión arterial afecten sólo mínimamente al filtrado glomerular. teniendo en cuenta que no son excluyentes. Se han planteado varias hipótesis para explicar la autorregulación del FSR. es operativa sólo con ciertos límites de presión arterial. Autorregulación del flujo sanguíneo renal total frente a cambios de presión arterial en el perro (cuadrados) y en la rata (círculos). De acuerdo con la teoría miogénica. que elevaría la resistencia vascular en el mismo . Ésta es una propiedad intrínseca del riñón. denominada autorregulación. un aumento en la presión de perfusión que inicialmente distendería la pared vascular. se producen en el riñón cambios cuantitativamente similares en la resistencia vascular renal (RVR). Esta propiedad. Se van a describir brevemente las tres mejor estudiadas y más aceptadas: la teoría miogénica. iría seguido de una contracción de los vasos de resistencia. que en el hombre oscilan entre 80 y 140 mm Hg. por lo tanto. 4. citas específicas.3. el músculo liso de las arterias se contrae y se relaja en respuesta a los aumentos y disminuciones de la tensión de la pared vascular. que se produce incluso en riñones aislados y perfundidos "ex vivo". Figura 1. Datos tomados de ref. es fácil deducir que frente a los cambios en la presión de perfusión. La respuesta adaptativa frente a los cambios de presión arterial se produce fundamentalmente en las arteriolas aferentes. lo que permite que la presión en el interior de los capilares glomerulares se mantenga también constante y que. la retroalimentación túbulo-glomerular y la teoría metabólica.directa de la presión de perfusión y de forma inversa de la resistencia que ese órgano ejerce al paso de sangre. De esta forma. y que dos o los tres mecanismos pueden operar simultáneamente para autorregular el FSR.2.

que es probablemente aplicable a todos los órganos. la contracción de la pared arterial en respuesta a los cambios de presión tenga dos componentes. de forma que el flujo de sangre a través de la arteria no experimenta modificaciones apreciables. que devolvería las resistencias renales al nivel original. y un segundo. una disminución del aporte de sangre al riñón induciría una isquemia relativa y la producción de un metabolito vasodilatador. por lo tanto. lo que sería detectado por la mácula densa. por lo que un aumento del FSR. para mantener constante T frente a un aumento de P. o con aclaramiento del metabolito vasodilatador. probablemente mediada por un aumento del calcio libre citosólico. uno de respuesta mecánica pasiva de las capas elásticas de la pared. es demasiado sencilla para explicar el control fino del FSR. reduciendo el FSR. aunque válida. Según esta teoría. un aumento de la presión de perfusión produciría un aumento de la presión hidrostática de los capilares glomerulares y el consiguiente aumento de la filtración glomerular (FG). el radio interno del vaso tendría que disminuir y viceversa. activo. que a su vez activaría mecanismos efectores que causan vasoconstricción preglomerular. con el consiguiente aumento de la FG. tiene en el riñón un inconveniente teórico para ser aceptada en su formulación más simple: el metabolismo renal no es independiente del flujo sanguíneo renal. que viene dada. Aumentaría así el flujo de líquido a través de zonas distales de la nefrona. un aumento de la actividad metabólica renal. la presión intracapilar y la FG. Probablemente. sensible a la distensión del vaso. llevaría consigo un aumento de la reabsorción tubular de sodio y. Por el contrario. El factor que controlaría la contracción de la pared vascular sería la tensión de la misma (T). con la consiguiente vasoconstricción. El segundo mecanismo que participa en la autorregulación es la retroalimentación túbuloglomerular. con producción de un metabolito vasoconstrictor. ya que la mayor parte de la actividad metabólica del riñón está dirigida a la reabsorción de sodio por parte del epitelio tubular. el consumo de oxígeno. Esta teoría.grado en el que se habría elevado la presión de perfusión. como consecuencia. Esta distensión desencadenaría un mecanismo de contracción activa de las células del músculo liso vascular. . Esta interpretación de la teoría miogénica. un aumento del FSR produciría una hiperoxia relativa. de acuerdo a la ley de Laplace. por el gradiente transmural de presión (P) y por el radio interno del vaso (R): T=P×R De esta forma. La teoría metabólica predice que manteniendo relativamente constante el metabolismo celular y.

el flujo sanguíneo renal puede ser modificado por distintas sustancias vasoactivas procedentes de la circulación.Se han considerado como mediadores humorales locales de la autorregulación del FSR las prostaglandinas. al tener las diferentes sustancias vasoactivas efectos preferenciales en cada una de las zonas vasculares. de las propias células renales. PGI2. dependiendo de la dosis y otras circunstancias fisiológicas. óxido nítrico) o vasoconstrictoras (tromboxano A2. Algunas de las sustancias vasoactivas cuyo efecto sobre el riñón está mejor estudiado son angiotensina II. diversos factores afectan también de forma diferente a las presiones en las distintas áreas de la circulación renal. prostaciclina. endotelina y tromboxano A2. endotelina). el sistema renina-angiotensina. tienen efectos variables. acetilcolina. Regulación exógena del flujo sanguíneo renal Junto a este proceso intrínseco de autorregulación. entre las vasoconstrictoras. En cualquier caso. sobre todo. rozamiento) o la acción sobre el endotelio de sustancias procedentes de la sangre modifican su capacidad para liberar sustancias vasodilatadoras (prostaciclina. como el factor activador de las plaquetas (PAF) o la adenosina. vasopresina. el FSR parece depender del equilibrio entre la actividad local de sustancias vasodilatadoras y vasoconstrictoras. Una característica fundamental de este proceso es que. dopamina. debido a que inducen la liberación de otras sustancias vasodilatadoras (PGE2. las cininas. el efecto constrictor de muchas de estas sustancias se potencia en presencia de inhibición de ciclooxigenasa o de inhibidores de la síntesis de NO. aunque el papel concreto de cada uno de ellos y sus interrelaciones no se conocen completamente todavía. noradrenalina. con mecanismos complejos de interrelación entre ellas. Especial importancia tiene el control por parte del endotelio del flujo sanguíneo renal. histamina. bradicinina. la adenosina y el oxido nítrico (NO). Otras sustancias. Medida del flujo sanguíneo renal La técnica clásica de aclaramiento renal para la determinación del flujo sanguíneo renal se basa en la aplicación del principio de Fick a la desaparición de una sustancia indicadora de la sangre que pasa a través de los riñones. glucagón y PGE2entre las vasodilatadoras. la modificación del FSR es la consecuencia de cambios del grado de contracción del músculo liso vascular. NO) que modulan o contrarrestan sus efectos. Por ello. de células infiltrantes o residentes o de las terminales nerviosas. En resumen. Los cambios en las relaciones físicas entre la sangre y el endotelio que tapiza los vasos (distensión. También hay que destacar que la infusión de sustancias vasoconstrictoras puede tener un efecto complejo. de las arterias de pequeño calibre y de las arteriolas aferentes y eferentes. Si el indicador no es sintetizado ni . y factor natriurético atrial. y su aparición en la orina.

el FPR: FPR = Ox . FU/(E.7 y 0. siempre que la concentración plasmática de PAH se mantenga en valores por debajo del transporte máximo. es igual a la diferencia entre la concentración arterial y la venosa de dicha sustancia. FU/PPAH ya que la concentración arterial de PAH es prácticamente la misma que en cualquier otro segmento del árbol vascular. mediante la evaluación del aclaramiento de PAH. por unidad de tiempo de recogida). si recordamos la fórmula del aclaramiento. Ax su concentración en plasma Vx su concentración en plasma venoso renal. Esta relación puede expresarse matemáticamente por: Ox.metabolizado por el riñón. De esta manera. Expresando la ecuación anterior en función de la concentración arterial del indicador y la fracción de extracción. y la concentración plasmática de PAH se mantiene relativamente constante mediante una infusión continua. y FU el flujo urinario (volumen de orina arterial. Como esta sustancia se secreta activamente por los túbulos. Según esta ecuación. su tasa de aparición en la orina debería ser igual a su tasa de desaparición del plasma que. la fracción de extracción en humanos varía entre 0. FU/APAH o FPR = OPAH . En la práctica. la ecuación quedaría: FPR = Ox . se puede decir que el flujo plasmático renal puede ser medido.9. FU = (Ax-Vx) FPR donde Ox es la concentración del indicador x en orina.Ax) Uno de los indicadores más frecuentemente utilizados para la estimación del flujo plasmático renal es el ácido paraaminohipúrico (PAH) o alguno de sus derivados. la fracción de extracción se supone igual a 1. multiplicada por el FPR. la ecuación se reduce a FPR = OPAH . entre 10 y 20 mg/l. El cálculo del flujo sanguíneo renal a partir del FPR se hace simplemente corrigiendo por el hematocrito . FU/(Ax-Vx) La diferencia arteriovenosa para un indicador puede expresarse también por la fracción de extracción (E). de forma bastante aproximada y no invasiva. En consecuencia. a su vez. que es la fracción del indicador que es extraído durante un solo paso del plasma por el riñón.

infraestima el verdadero flujo sanguíneo renal. Técnicas de imagen cuantitativa: tomografía de emisión de positrones. esta técnica no puede aplicarse cuando no se puede recoger la orina. B. sería la presión oncótica del espacio de Bowman ( i). sino que la presión necesaria es producida por el sistema cardiovascular. o lo que es lo mismo para una permeabilidad . pero al estar ésta virtualmente libre de proteínas es prácticamente 0. a un 20% del que pasa por el riñón. Por ello. Considerando el capilar glomerular como una membrana porosa. a pesar de que. de forma que cuando se necesita una medida más precisa del FSR. para un coeficiente de ultrafiltración (Kf) fijo. lo que corresponde. la extracción de PAH es todavía más reducida en pacientes con insuficiencia renal o después de ciertas maniobras que incrementan el flujo sanguíneo renal. Los más importantes son: A. que teóricamente debe tenerse en cuenta. de tiempo de tránsito o de desaparición del riñón de sustancias indicadoras radioactivas monitorizadas selectivamente desde el exterior. hay que medir simultáneamente las concentraciones de PAH en arteria y vena renal. se han desarrollado métodos alternativos para medir el flujo sanguíneo renal. Además. La filtración glomerular y su regulación La formación de orina comienza por la filtración de unos 125 ml de plasma por minuto. Medida directa de la dilución de un indicador infundido directamente en la arteria renal. Cinética de captación renal. La fuerza hidrostática que genera la filtración es igual a la diferencia entre la presión hidrostática de la sangre glomerular (Pg) y la presión de la cápsula de Bowman (Pi). Este proceso de formación de ultrafiltrado a través de las membranas capilares glomerulares no necesita gasto local de energía metabólica. Así. aproximadamente. al ser la extracción de PAH inferior a 1.FSR = FPR/(1-Htcto) Esta técnica ha sido muy usada en estudios clínicos y experimentales. lo que complica mucho la técnica. resonancia magnética nuclear. Una cuarta fuerza. o cuando la recogida es presumiblemente incorrecta. la fuerza mínima necesaria para filtrar fluido a su través es la que se necesita: a) para vencer las resistencias de fricción de los poros de la membrana al flujo del filtrado y b) separar las proteínas de la fase acuosa. C. Además. Esta última fuerza es la presión oncótica del plasma en los capilares glomerulares ( g). tomografía computarizada.

Con independencia de su carga. 1. la tasa de aumento de g también se modifica y. De hecho. de las características ultraestructurales del elemento ultrafiltrante. hay un punto del capilar glomerular en el que Pg-Pi = g.3. sin modificar el resto de los determinantes de la filtración glomerular. éstas van concentrándose y. aumenta la g.3). La importancia fisiológica de ese fenómeno radica en que en que si se modifica el flujo sanguíneo renal. sino que van variando desde la arteriola aferente a la arteriola eferente. y la sangre discurre a través del capilar restante sin que haya más filtración (Fig. para un determinado radio molecular. se modifica la filtración glomerular en el mismo sentido que lo hacen los cambios en el flujo plasmático renal.fija de la membrana de filtración. mientras que la Pg va disminuyendo ligeramente debido al rozamiento de la sangre con las paredes del capilar y a la disminución del volumen contenido en los mismos. la hemodinámica del suministro de sangre a la nefrona. simbolizada por Sin embargo. 2. las moléculas con un radio inferior a 18 angströms (Å) se filtran libremente. en función de su tamaño y de su carga eléctrica. Así.g) De aquí se desprende que la tasa de formación de filtrado glomerular (FG) depende de dos factores: 1. es decir de la permeabilidad y superficie de la membrana glomerular. las moléculas catiónicas se filtran más fácilmente que las aniónicas. o presión de filtración efectiva ( Pf). La repercusión fisiológica de este hecho es . por lo que la fuerza neta de ultrafiltración es 0. FG = Kf × Pf = Kf × (Pg-Pi. A este fenómeno se le llama equilibrio de ultrafiltración. por lo tanto. La estructura de la barrera de filtración glomerular determina la composición del filtrado glomerular. tanto la Pg como la g no son dos constantes. Este hecho se explica por la presencia de glucoproteínas cargadas negativamente en la superficie de todos los componentes de la barrera de ultrafiltración y la consiguiente interacción electrostática con las moléculas aniónicas. simbolizada por Kf. ya que al filtrarse solamente agua y cristaloides pero no proteínas. Dentro de este intervalo de tamaños. por lo tanto. la g va aumentando progresivamente a lo largo del capilar. la tasa de filtración glomerular (TFG) es directamente proporcional a la suma algebraica de esas fuerzas. ya que ejerce una restricción al paso de solutos a su través. y de Pf. mientras que aquellas con radio molecular superior a 45 Å no se filtran en absoluto.

la presión hidrostática intraglomerular y el flujo varían en sentidos opuestos. ya que la presión hidrostática intraglomerular se modifica en el mismo sentido que el flujo. Ya anteriormente hemos explicado que. Por el contrario. Esto permite mantener constante la presión capilar intraglomerular y la TFG. en este caso. las variaciones en el diámetro glomerular de la arteriola eferente permiten regular el FSR sin modificar apenas la FG. donde la vasocontricción o vasodilatación de cualquiera de las arteriolas induce una disminución o un aumento. como en el caso del flujo. para valores crecientes de flujo sanguíneo . No obstante. Cambios en los gradientes de presión hidrostática ( P) y oncótica ( ) a lo largo de un capilar glomerular idealizado en la rata Munich-Wistar. respectivamente.que. para la TFG. el flujo sanguíneo renal se mantiene constante. los mecanismos detallados para explicar la autorregulación del FSR son también aplicables a la autorregulación de la TFG. Por lo tanto. los cambios en las resistencias de la arteriola aferente y eferente no producen efectos coincidentes. del FSR. debido a que la mayor parte de proteínas plasmáticas están cargadas negativamente. con respecto a la regulación del filtrado. los cambios en la resistencia de la arteriola aferente determinan efectos más profundos que los debidos simplemente a los cambios en el FSR. fundamentalmente por adaptación de la resistencia arteriolar aferente. su filtración está muy restringida. ya que. Así. frente a cambios en la presión de perfusión renal.

EGF. las sustancias vasodilatadoras (PGE2. La sustancia que mejor cumple estas condiciones es la inulina. K+) y del agua que los diluye es similar a la ingesta. noradrenalina. Además. El mecanismo de este efecto es doble. Aunque la creatinina no cumple exactamente los criterios anteriormente expuestos. La mayor parte de las sustancias vasoconstrictoras (angiotensina II. endotelina. PDGF. adenosina. Figura 1.3. En el túbulo. leucotrieno C4 y D4. Ante esta complicación. como su eliminación es casi exclusivamente renal. por un lado reducen el FSR y por otro reducen el Kf. si se quieren mantener unos niveles constantes. la creatinina. este líquido pasa a los túbulos debido a un gradiente de presión hidrostática. Esta sustancia se inyecta en la circulación y. del volumen y de la composición del líquido extracelular. utilizando como indicador una sustancia que se filtre libremente en el glomérulo. rombos: valores intermedios. De esta forma. pero que no sea secretada ni reabsorbida por el riñón. este fluido es procesado mediante reabsorción y secreción selectiva de diversas sustancias. la eliminación urinaria de los iones más importantes del líquido extracelular (Na+. factor natriurético atrial. serotonina. un polisacárido de origen vegetal. de forma que la cantidad neta que se filtre en el glomérulo aparezca íntegra en la orina. endógenas o exógenas. Medida del filtrado glomerular La medida más precisa de la TFG se realiza aplicando la teoría del aclaramiento renal previamente descrita (ver Medida del flujo sanguíneo renal). contrarrestando el efecto de las sustancias vasoconstrictoras. Cl-. que se produce continuamente por el metabolismo del músculo esquelético y cuyos niveles se mantienen relativamente constantes durante intervalos cortos de tiempo. para medir el FG se utiliza más frecuentemente en la clínica el aclaramiento de una sustancia endógena. un aumento de los niveles plasmáticos de creatinina en plasma indica con gran probabilidad una disminución de la TFG. vasopresina. Esta reducción del Kf parece estar basada en la contracción de las células mesangiales. Mecanismos de transporte a lo largo de la nefrona Una vez que se ha formado una gran cantidad de ultrafiltrado de plasma en los glomérulos. debe ser infundida continuamente. revisiones generales. NO) tienden a ejercer el efecto contrario. por lo que su cantidad .3. bradicinina. TXA2) son capaces de reducir el filtrado glomerular. teniendo como resultado la producción de una cantidad de orina cuyo volumen y cuya composición depende.glomerular: cuadrados: valores bajos. en condiciones fisiológicas. PAF. PGI2. 4. en condiciones normales. Por el contrario. el valor de su aclaramiento renal se aproxima bastante al de la TFG. aumentando el FSR y el Kf. Datos tomados de ref. círculos: valores altos.

pasa desde la luz tubular al compartimento intracelular. K+ ATPasa. así como su regulación. la concentración intracelular de sodio disminuye y la de potasio aumenta. de hidrogeniones desde la célula a la luz del túbulo. intestino. químico y eléctrico. Teniendo en cuenta que la membrana celular es muy permeable al potasio y que el gradiente de concentración es muy favorable a su salida. permitiendo la entrada de este catión por el borde en cepillo. al reaccionar ambos iones. mientras que si es mayor. En las próximas páginas se revisarán los mecanismos implicados en el manejo tubular de los componentes más importantes del líquido extracelular en las diferentes partes de la nefrona. aminoácidos. En estas circunstancias. Túbulo proximal En el túbulo proximal se reabsorben aproximadamente las dos terceras partes del agua. en los cuales las pérdidas vienen reguladas por factores distintos al volumen y la composición del líquido extracelular. exclusivamente en el dominio basolateral de su membrana plasmática. en una reacción catalizada por la anhidrasa . la orina normal no contiene cantidades apreciables de glucosa. el sodio. Esta enzima. teniendo en cuenta las pérdidas que se producen en otros órganos (piel. que son filtradas en cantidades notables. el balance entre ingesta y eliminación urinaria es 0. a través de sistemas de cotransporte o de contratransporte. el cloruro y el sodio. De esta manera. En el segundo. fosfato. citrato y otras moléculas orgánicas. La reabsorción en el túbulo proximal está basada fundamentalmente en la existencia. Se crea así un doble gradiente. utilizando el mismo transportador. este catión tiende a abandonar rápidamente el compartimento intracelular. Si la eliminación urinaria es menor que la ingesta se produce un balance positivo.disminuya. Además. azúcares. o sea. aminoácidos y péptidos filtrados. lo que genera una carga negativa en el interior de la célula. el balance es negativo. Esto se debe a que estas sustancias son reabsorbidas en su totalidad durante su paso por los túbulos renales.. intercambiándolo con potasio. ácidos orgánicos. dando lugar a CO2 y H2O. transporta sodio desde el espacio intracelular hacia el intersticio peritubular. aminoácidos. etc. acompañado por glucosa u otros monosacáridos. de la enzima Na+. Un hecho de relevancia fisiológica fundamental es que el riñón realiza un balance 0.total en el organismo no varía. la entrada de sodio al interior de la célula se acompaña de la salida. La reabsorción es isoosmótica. el riñón consigue compensar posibles alteraciones hidroelectrolíticas producidas en otros órganos. Esta salida de hidrogeniones hace que la concentración de HCO3. pulmones). el líquido que abandona el túbulo proximal tiene una osmolaridad similar a la del plasma. para el sodio. así como la práctica totalidad del bicarbonato. entre la luz tubular y el compartimento intracelular. En el primer caso. En consecuencia. lactato. que precisa energía para su activación.

Un esquema de estos mecanismos se muestra en la figura 4. por ejemplo. Los capilares. en el segundo de los casos es transportada por una proteína de membrana conocida con el nombre de acuaporina 1. no contribuyen a la diferencia de potencial transepitelial. Figura 1.3.ácidos orgánicos son electroneutros y. Este transporte de agua puede realizarse por vía paracelular o transcelular. por consiguiente. siguiendo las leyes del intercambio capilar de Starling. El cotransporte Na+ -glucosa y Na+ -aminoácidos genera un potencial negativo en el interior de la luz tubular con respecto al intersticio peritubular (potencial transepitelial) de -4 a -5 mV. el fluido reabsorbido pasa a los capilares peritubulares. Una vez en el intersticio.carbónica del borde en cepillo tubular. a este nivel. Mecanismos celulares de reabsorción de sodio en la porción inicial del túbulo proximal. como. que sigue por ósmosis el mismo camino. A lo largo de todo el túbulo proximal.4. tienen una baja presión . el contratransportador Na+ × H+ o los cotransportadores Na+ . el paso de solutos de la vertiente luminal a la basolateral se acompaña de H2O. debido al hecho de que estos cotransportadores transportan cargas netas positivas al interior de la célula. Los otros transportadores.

a su vez. Esta constancia de la proporción del sodio reabsorbido. la concentración de proteínas en el plasma de la sangre eferente sería mayor.en las porciones más distales del túbulo proximal (segmento S3). tendría una mayor capacidad de absorción de agua desde el intersticio. probablemente. la presión oncótica capilar no es suficiente como para impulsar la reabsorción proximal. consiguientemente.de la luz tubular (+4 mV). 1. junto con el gradiente electroquímico generado por la Na+-K+. por haberse producido el filtrado glomerular. como se explicará más adelante al hablar de la regulación del balance de sodio. siguiendo dos rutas. por estar precedidos por la arteriola eferente que es un vaso de resistencia. debido a la secreción de hidrogeniones anteriormente descrita. que en esta zona del túbulo son permeables al Cl. al circular por los capilares peritubulares. La resultante de estas fuerzas es una reabsorción capilar neta. excepto que haya cambios en el volumen extracelular. Así pues. También lo sería la presión coloidosmótica (oncótica) de ese plasma. sin él. Esto y la electronegatividad de la luz tubular hacen que el cloruro se reabsorba a favor de un gradiente electroquímico. el más importante cuantitativamente es el hecho de que la mayor parte de los pequeños cambios producidos en la filtración glomerular se producen sin cambios en el flujo sanguíneo renal y. un aumento de la tasa de filtración glomerular conllevaría una mayor fracción de líquido ultrafiltrado y. y la concentración de HCO3. el volumen filtrado se ha reducido gradualmente manteniendo su isotonicidad con el plasma. tiene una presión hidrostática elevada debida a la acumulación activa iónica transepitelial.3. Esta reducción. en condiciones normales. El agua acompaña osmóticamente al NaCl. se denomina equilibrio glomérulo-tubular. ATPasa basolateral y anteriormente comentado.5). junto con una baja reabsorción de Cl-. En consecuencia. Aunque son varios los mecanismos que explican este equilibrio. determina un aumento proporcional en la concentración tubular de Cl. La diferencia de potencial transepitelial positiva producida por esta salida de Cl. lactato y citrato filtrados. que. siguiendo la ley de Starling. El intersticio. una vía paracelular a través de las uniones estrechas entre las células. se han reabsorbido el 100% de la glucosa. y una elevada presión oncótica. en la primera mitad del túbulo proximal. El bombeo activo transepitelial es importante y. por lo tanto. . como en el resto del túbulo proximal (Fig. que hacen que este porcentaje se modifique.(50-60%). aminoácidos.cae de 25 a aproximadamente 5 mM. y otra transcelular utilizando transportadores apicales (intercambiador cloruro-formato) y basolaterales específicos (40-50%). son los responsables del paso de Na+ desde el túbulo hacia el intersticio en esa porción de la nefrona.hidrostática. aun en presencia de cambios de la carga filtrada. con cambios en la fracción de filtración. En el conjunto del túbulo proximal se reabsorben aproximadamente dos terceras partes del Na+ y del agua filtrados.

la cantidad de potasio reabsorbido es algo menor que la de sodio. Figura 1. que si no fueran reabsorbidos en su mayoría. generarían un balance negativo de más de un litro de volumen extracelular. ya que el potasio intracelular. mediante el proceso de reabsorción isosmótica previamente descrito. la reabsorción de Na+ es siempre una fracción fija (aproximadamente 25%) de la carga filtrada. aproximadamente 700 mmol/día.aumentando la reabsorción neta de agua y solutos. La importancia fisiológica de este fenómeno es evidente. presente en altas concentraciones. rama ascendente delgada y rama ascendente gruesa. . Actúa como un sistema de amortiguación a fin de reducir el contenido intratubular de sodio a unas dimensiones manejables por los túbulos distal y colector. Proporcionalmente. El asa de Henle comprende tres segmentos funcionalmente diferentes: rama descendente delgada.5. manteniéndose el equilibrio entre filtración y reabsorción. Asa de Henle En el asa de Henle. no sólo pasa al intersticio sino que vuelve a la luz tubular por los canales apicales de K+. si se tiene en cuenta que un aumento del 1% en la carga filtrada conlleva un aumento en la filtración de 225 mEq de Na+. Mecanismos celulares de reabsorción de sodio en la porción terminal del túbulo proximal.3. El túbulo proximal reabsorbe aproximadamente dos tercios de la carga filtrada de potasio.

es decir la existencia de transporte activo de NaCl en la rama descendente del asa de Henle. una parte del K+ abandona la célula . Como el fluido tubular es rico en Na+ y pobre en urea. Con respecto a la urea.La actividad Na+. Esto. urea. El sodio es expulsado de la célula al espacio intersticial basolateral por la bomba de sodio. penetran en el interior de la luz tubular. El resultado final es que los iones Cl-. acoplado a la bomba de sodio presente en el espacio basolateral. Sin embargo. es importante en la homeostasis renal del Na+ y en la regulación del volumen extracelular. con grandes glomérulos y asas de Henle que penetran profundamente en el parénquima renal. el agua va saliendo pasivamente del túbulo y cierta cantidad de solutos. pero no se han detectado concentraciones apreciables de transportadores de agua (acuaporinas) en este segmento de la nefrona. al ir pasando el fluido por ese segmento de la nefrona e ir aumentando la concentración de solutos en el intersticio medular. pero el epitelio tubular es más permeable al NaCl y es completamente impermeable al agua. Estos fenómenos de intercambio en los segmentos estrechos del asa de Henle sólo tienen importancia cuantitativa en las nefronas yuxtamedulares. la permeabilidad de ese segmento es elevada. hasta llegar cerca de la papila. hay una difusión pasiva de NaCl al exterior de la nefrona y de urea al interior de la misma. K+. determina que el líquido que fluye por el asa ascendente delgada se vaya haciendo progresivamente menos hipertónico. En la rama ascendente delgada persiste la ausencia de transporte activo de sodio. esta porción de la nefrona es prácticamente impermeable al NaCl y muy permeable al agua debido.y el K+ difunden a través de transportadores específicos de la membrana basolateral. Las bases moleculares de estas permeabilidades características no se conocen con precisión. aumentando la osmolaridad del fluido tubular de forma paralela a como lo hace la osmolaridad intersticial. mientras el Cl. Na+ y K+ pasan de la luz tubular al espacio intersticial basolateral. entre otras razones. La diferencia entre ambas. a los capilares peritubulares. es indetectable o mínima. aunque cuantitativamente menor que la de NaCl.a su interior. estas nefronas yuxtamedulares reabsorben más NaCl que las asas de Henle de la médula externa. Como consecuencia de todo ello. junto con la impermeabilidad del segmento al agua. A su vez. y la conductancia transepitelial al cloro es muy elevada a ese nivel. mientras que el intersticio contiene cantidades similares de ambos. Dado que en estas porciones del riñón la concentración de urea intersticial es muy elevada. sobre todo. a la presencia en las células de acuaporina-1. de una forma similar a lo que ocurre en el túbulo proximal. K+ y Cl. La parte gruesa de la rama ascendente del asa de Henle es impermeable al agua y existe un transportador en el borde en cepillo de la célula que transporta Na+. y la posibilidad de dirigir el flujo hacia unas u otras. siguiendo sus respectivos gradientes de concentración. y de ahí. ATPasa.

se reabsorbe a ese nivel. Al igual que en el túbulo proximal. Figura 1.K+ 2Cl-.3. hace que el líquido que sale del asa ascendente gruesa sea hipotónico. cuanto más llega. los diuréticos del asa (furosemida.por el borde en cepillo. de forma que aproximadamente un 20% de la carga filtrada. Túbulo distal . Esto hace que el cotransportador sea electrogénico.6. sobre todo. La rama ascendente gruesa es el sitio de acción de la familia de diuréticos más potentes. La reabsorción de solutos en ausencia de reabsorción de agua. su porción ascendente gruesa. el asa de Henle. Mecanismos celulares de reabsorción de sodio en la rama ascendente gruesa del asa de Henle. Los mecanismos de transporte en esta porción de la nefrona se resumen en la figura 6. y que genere un potencial transepitelial positivo en la luz tubular. bumetanida. La cantidad de NaCl reabsorbida en este segmento depende de la cantidad que llega a él. es importante cuantitativamente en el manejo tubular de potasio. ácido etacrínico) que inactivan el cotransportador Na+ . Esta propiedad explica el hecho de que al inhibir la reabsorción de sodio en el túbulo proximal se genere un incremento en la excreción urinaria de sodio menor de lo esperado. por lo cual se llama a esta parte de la nefrona "segmento dilutor". debido a que una parte sustancial del aumento de carga es reabsorbida por el asa de Henle. por lo tanto. una proporción algo inferior a la de sodio. más se reabsorbe. volviendo a la luz tubular.

Por esta razón. hace que la osmolaridad del fluido tubular. Este contratransportador está acoplado al contratransportador Na+ -Cl. si disminuye la primera lo hace también la segunda. a esta porción del túbulo se le llama segmento dilutor cortical. aumenta la reabsorción. Ca2+ en la membrana contralateral. Entre ellos. ya que si éste se inactiva por tiacidas o por altas concentraciones de bicarbonato. destaca un contratransportador Na+ -Cl. 1. Hay que destacar también la existencia de un contratransportador 2 Na+. Mecanismos celulares de reabsorción de sodio en la porción inicial del túbulo distal.3. K+ -ATPasa y distintos transportadores apicales de Na+ que permiten facilitar el transporte de Na+ desde la luz al interior de la célula. haciéndose hipoosmótica con respecto al plasma y al intersticio cortical por el que esta porción del túbulo discurre. La porción inicial del túbulo distal resorbe una fracción relativamente constante (5%) de la carga recibida: si aumenta la carga.Funcionalmente. la parte inicial del túbulo distal es completamente impermeable al agua. y la porción final o túbulo conector.que es la diana molecular de las tiacidas (Fig.de la membrana apical. .7). se inhibe la secreción de calcio y disminuye la calciuria. disminuya todavía más. funcionalmente similar al túbulo colector. Del mismo modo que la rama ascendente gruesa del asa de Henle. el túbulo distal tiene dos partes bien diferenciadas. Por lo tanto. por lo que describiremos su función junto con la de este. ya muy baja (isosmótica) al abandonar el asa de Henle. verdadero túbulo colector. al reabsorber solutos dejando el agua en la luz tubular. la porción inicial. La reabsorción de Na+ en el túbulo distal obedece al mismo esquema general visto en segmentos anteriores:un transporte activo basolateral llevado a cabo por la Na+.

se explica por su efecto sobre la síntesis de nuevas subunidades de la Na+. Dado que la permeabilidad de la membrana a los aniones acompañantes es menor. pero más potente y mantenida. el gradiente electroquímico generado por la Na+. Túbulo conector y túbulo colector Este segmento de la nefrona reabsorbe una parte muy pequeña de la carga filtrada. el atrapamiento intraluminal de NH3 en forma de NH4+ y la generación de la acidez titulable. K+ y H+ al estado de llenado del volumen extracelular y a su composición. de modo menos específico. K+ -ATPasa y del canal apical de sodio. Sin embargo. La aldosterona también activa el canal apical para K+. implicada en la secreción tubular de hidrogeniones. por la ACTH. el resultado de la acción de la aldosterona es un aumento de la reabsorción de Na+ y un aumento de la secreción de potasio e hidrogeniones. K+ -ATPasa y del canal de Na+. Los tres procesos son activados por la aldosterona (Fig. Esto se debe a que. este movimiento de Na+ genera una diferencia de potencial negativa en la luz del túbulo.8). en la acidificación de la orina.Figura 1. Existen receptores para la aldosterona en riñón. una bomba de H+ similar a la del estómago. lo que permite un ajuste exquisito y una dependencia casi absoluta de la función de este segmento del estado del volumen extracelular del organismo. y. es la parte más importante a la hora de ajustar la excreción renal de agua.7. K+ -ATPasa. tanto los transportadores apicales como los basolaterales presentan la notable peculiaridad de ser regulados por la aldosterona y la hormona antidiurética (ADH) a nivel transcripcional y postranscripcional. 1. K+-ATPasa arrastra Na+ al interior de la célula a través unos canales de Na+ existentes en la membrana apical de las células epiteliales. colon. corazón.3. La aldosterona aumenta la transcripción y traducción de las subunidades de la Na+. incrementa el número de unidades insertadas en la membrana y aumenta su probabilidad de apertura al favorecer la externalización.3. Na+. por lo tanto. así como. La acción rápida de la aldosterona se explica por su efecto sobre la externalización de las unidades preformadas del canal apical de Na+ y sobre la activación del canal apical de K+. y árbol vascular. paratiroides. hipocampo. . La liberación de aldosterona por la zona glomerulosa de la corteza suprarrenal es estimulada por la angiotensina II y por la elevación del K+plasmático. inferior al 3%. La hormona también activa la transcripción y traducción de la H+. en este segmento. que provoca la salida de K+ a través de los canales de K+ apicales y favorece el bombeo activo de H+ a la luz del túbulo por la bomba de H+. La acción lenta. Cuando el Na+ abandona el túbulo distal y llega al segmento conector y al túbulo colector cortical. Por todo ello.

3. lo que determina una reabsorción adicional de agua. La permeabilidad al agua del túbulo conector y del túbulo colector es regulada por la ADH. La permeabilidad al agua del túbulo colector es proporcional a los niveles circulantes de ADH. En el túbulo conector y túbulo colector cortical se produce cuantitativamente la mayor salida de agua.Mecanismos celulares de reabsorción de sodio en la porción terminal del túbulo distal (segmento conector) y en el túbulo colector. lo que explica el efecto natriurético de estas sustancias. hasta alcanzar una osmolaridad máxima de 1. en el volumen del líquido extracelular. el túbulo conector y el túbulo colector cortical y .8. Figura 1. aunque el gradiente osmótico es pequeño (el intersticio medular es solamente isosmótico). secundariamente. vía AMPc.200 mOsm/l. En el túbulo colector medular y papilar. Por ello. lo que explica su pequeño efecto aumentando la reabsorción de sodio. Estos efectos son especialmente relevantes en la porción medular del túbulo colector. En ausencia de ADH o de sus receptores funcionales (diabetes insípida). por el péptido natriurético atrial y por el óxido nítrico. la osmolaridad del intersticio se va haciendo progresivamente mayor. también estimula la actividad del canal de Na+. La hormona antidiurética. en presencia de ADH. el canal de sodio es inhibido por el GMPc. secretada por el lóbulo posterior de la hipófisis en respuesta a los cambios en la osmolaridad y. En cambio. una parte muy importante del agua que circula por los túbulos conectores y colectores abandona los mismos a favor de un gradiente de concentración. al ir avanzando este segmento de la nefrona hacia la papila.

hay secreción de K+ por parte de las células principales. produciéndose entonces una gran cantidad de orina muy diluida. La funcionalidad de la acuaporina 2 es estimulada por la unión de ADH a sus receptores V2. según lo requiera el balance de K+. ya que aumenta el tiempo de paso de la orina por este segmento. la ingesta de K+ puede ser mayor o menor que esa cantidad. que modifica su interacción con la actina del citoesqueleto y permite su inserción en la membrana celular. este segmento es crítico en el aporte de urea a la papila. mientras que en el caso de la dieta rica en K+. y sale de la célula a favor de un gradiente de concentración.medular son impermeables al agua. También estimula la apertura de UT 2. aun en ausencia de ADH. procedente de un compartimento de vesículas subapicales. En el caso de una persona con dieta baja en K+. a través de . la acuaporina 2. a diferencia del resto del túbulo colector. con elevación del AMPc. La reabsorción de Na+ y H2O en el túbulo colector papilar también sigue el principio de carga: a mayor carga. El potasio entra en la célula en contra de un gradiente de concentración en intercambio por H+ mediante este transporte activo. por lo que estos segmentos pueden resorber o secretar potasio de forma neta. es permeable al H2O y a la urea. de gran relevancia en el proceso de concentración de la orina. un transportador de urea de alta capacidad. La reabsorción de K+ en el túbulo proximal y asa de Henle es constante en casi todas las condiciones fisiológicas. El mecanismo por el cual la ADH aumenta la permeabilidad tubular al agua se debe a la existencia de una proteína. ADH es la única hormona que eleva el AMPc en el túbulo colector medular. Este fenómeno permite en determinadas circunstancias encontrar orinas con osmolaridades relativamente elevadas en ausencia de hormona antidiurética. Esta reabsorción de K+ por parte de las células intercaladas alfa se basa en la existencia en su membrana luminal de una H+. mecanismo necesario para optimizar el fenómeno de contracorriente en el asa de Henle. El túbulo colector papilar. por lo que casi toda el agua que sale del túbulo distal es eliminada por la orina. mayor reabsorción y viceversa. Sin embargo. De hecho. que se expresa exclusivamente a nivel del túbulo colector medular. Como se ha comentado previamente. lo que conlleva el aumento de la permeabilidad de la membrana al agua. por lo que al túbulo distal y colector llega un 13% de la carga filtrada (unos 90 mmol/día) y este segmento se encarga de los ajustes finales de la excreción de K+ de acuerdo con la dieta. activación de protein cinasa (PKA) y fosforilación de un residuo de serina de la proteína. la reabsorción fraccional tiende a aumentar. para cargas muy bajas. K+ -ATPasa similar a la de las células del estómago. hay una reabsorción adicional de K+ en las células intercaladas del túbulo conector y colector.

por lo tanto. K+ -ATPasa. lo que asociado al aumento de canales de potasio de la membrana apical aumenta la secreción. y como ya se ha comentado.9A). en las células principales. Además. 1. el potasio entra en las células contra un gradiente de concentración a través de la Na+. que depende principalmente de la concentración intracelular de potasio.3.los canales de K+ de la membrana basolateral (Fig.3. aumentando la actividad y la cantidad de la Na+. El aumento de la ingesta de potasio aumenta la concentración de potasio intracelular y. aumenta la secreción y disminuye la reabsorción. por lo tanto. . la cantidad neta de potasio reabsorbida o secretada depende de la diferencia entre la cantidad reabsorbida por las células intercaladas y la secretada por las principales. favorece la entrada de potasio a la célula y. Por lo tanto. El determinante fundamental de esta secreción neta es el gradiente electroquímico de potasio a través de la membrana luminal. K+ -ATPasa de la membrana basolateral y sale de la célula hacia el fluido tubular a través de los canales de K+ de la membrana apical (Fig. estimula la liberación de aldosterona que. Por el contrario.9B). 1. el gradiente electroquímico.

en alcalosis. Figura 1. los H+ entran en la célula y salen de ella los iones K+. a pesar de que el nivel de potasio plasmático sea bajo. lo que hace que el K+ penetre en ellas manteniendo la electroneutralidad. se puede observar hiperpotasemia y bajas excreciones urinarias de K+ en casos de acidosis. Por el contrario. por lo que disminuye su concentración intracelular y disminuye su secreción. .3.Mecanismos integrados de regulación de la reabsorción tubular de sodio. Esto hace que se secrete más potasio por la orina. los H+ abandonan las células para actuar como amortiguadores en el líquido extracelular. Por ello. Otro factor fundamental en la regulación de la secreción neta de potasio es el equilibrio ácidobase. Si hay acidosis.9.

500 mEq/día de promedio) se produce en su mayor parte en el túbulo proximal. por lo tanto. Esto significa una disminución de la reabsorción neta de sodio y un mayor aporte de Na+ al asa de Henle. dado que se localiza principalmente fuera de las células. los cambios en el contenido corporal de sodio se reflejan en cambios en el volumen de LEC. disminuye la fracción de filtración. Este equilibrio puede alterarse cuando hay cambios en el volumen del LEC. el volumen sanguíneo y la presión arterial. De esta forma. Esto se debe a que este aumento del volumen del LEC induce una disminución de los niveles de angiotensina II y de actividad simpática renal y un aumento de la secreción de péptido natriurético atrial. ya que tanto el asa de Henle como . con el consiguiente aumento de la reabsorción fraccional de Na+.La presencia de aniones no reabsorbibles en la luz del túbulo distal y colector aumenta la electronegatividad de la luz tubular. Pero además. aun en presencia de cambios en la filtración glomerular. un aumento del retorno del fluido a la luz tubular a través de las uniones estrechas. el gasto cardíaco y la presión arterial. donde en condiciones normales se reabsorbe un porcentaje constante de la misma (alrededor del 66%). aumenta la natriuresis y viceversa. el riñón controla la presión arterial mediante el control del volumen del LEC. Por tanto. que a su vez determina el volumen sanguíneo. de forma que al aumentar la presión arterial. siendo fundamental en la regulación de la homeostasis del medio interno. Asimismo. La reabsorción de la carga de sodio filtrada (unos 22. preferentemente. sin embargo. Estos cambios en la reabsorción proximal no son. los mecanismos renales que participan en el control de la reabsorción del Na+ tienen una importancia decisiva para controlar el volumen del LEC. existe una relación estrecha entre la presión arterial y la excreción de Na+ (relación presión natriuresis). de la arteriola eferente. Esto lleva consigo una dilatación de las arteriolas glomerulares. El sodio es el principal catión del líquido extracelular (LEC). la fracción de Na+ reabsorbida en el túbulo proximal disminuye. aumenta la presión hidrostática en los capilares peritubulares y disminuye la presión oncótica del plasma que circula por estos capilares. por lo que favorece también la secreción de K+. Si aumenta. por lo que aumenta el flujo sanguíneo renal. Balance de sodio De todas las funciones del riñón. los responsables fundamentales del aumento o disminución de la eliminación renal de sodio. probablemente la más importante es el mantenimiento del balance de sodio. de acuerdo al equilibrio glomérulo-tubular más arriba explicado. La disminución del LEC produce el fenómeno contrario. La consecuencia inmediata de estos cambios en las fuerzas de Starling es la disminución de la cantidad de líquido transportada desde el intersticio hacia los capilares y.

que en condiciones normales reabsorbe sólo un 3% de la carga filtrada. péptido natriurético atrial (PNA). Por otra parte. el aumento de aporte de agua normalizará la osmolaridad del medio interno. El organismo de los mamíferos pierde. superiores a sus necesidades. una cierta cantidad de agua por la orina. se realizan por el riñón mediante la generación de una orina más o menos concentrada. con independencia de los cambios en el LEC. óxido nítrico y ADH.10). de forma obligada. Estas acciones de ahorro y de eliminación de agua. que podrían disminuir la osmolaridad del medio interno. En un ámbito natural con agua abundante. También en este caso es necesario un sistema de eliminación de agua. en un entorno donde el acceso al agua puede ser limitado e inconstante. mediante el cual los animales superiores tratan de incrementar su ingesta de agua por el tubo digestivo. que pueda ser finamente regulado. respectivamente). como consecuencia de la ingesta de alimentos. que puede resultar nocivo. por la piel como sudor y por la respiración como vapor de agua. como disolvente de los metabolitos de desecho. No obstante. y hacen que a la parte final de la nefrona llegue una cantidad de Na+ relativamente constante. La consecuencia directa de esta hiperosmolaridad es la activación del mecanismo de la sed. Un aumento del volumen del LEC o de la presión arterial conlleva una disminución de los niveles circulantes de angiotensina II. Este ajuste se debe al control de la reabsorción tubular por parte de las hormonas aldosterona. El túbulo colector. de forma que estos segmentos tamponan parcialmente los cambios producidos en la carga filtrada. Mecanismos de concentración y dilución de la orina La necesidad de mantener la osmolaridad del medio interno. 1. ha hecho que los mamíferos superiores desarrollen un sistema de regulación del balance de agua.3. . lo que se traduce en una menor reabsorción tubular y en una mayor eliminación renal de Na+ (Fig. aumenta el contenido en el organismo de sustancias osmóticamente activas. en el que el riñón desempeña un papel fundamental. tal y como se ha explicado más arriba. los mamíferos pueden ingerir cantidades muy abundantes de agua. Una disminución del volumen del LEC o de la presión arterial tiene los efectos contrarios. en respuesta a las necesidades concretas del organismo.la parte inicial del túbulo distal reabsorben una fracción fija de la carga de Na+ que les llega (25% y 5%. en ciertas ocasiones. o bien ha de transcurrir un cierto tiempo hasta tener acceso a ella o han de existir mecanismos alternativos de ahorro de agua para mantener la osmolaridad del organismo. se encarga de los ajustes finales de la cantidad de Na+reabsorbido en función de los cambios en el volumen del LEC y de la presión arterial. Todo ello condiciona un incremento en la osmolaridad plasmática. si la disponibilidad de agua es limitada. aldosterona y ADH y un aumento de los de PNA y óxido nítrico. Por otra parte.

mediante conceptos simples. Los fenómenos de concentración y dilución tienen lugar. por la conjunción de una serie de propiedades. 1: vasculatura renal. algunos de los mecanismos íntimos responsables del fenómeno no se conocen con precisión.10.Mecanismos integrados de regulación de la reabsorción tubular de sodio. muchos de los cuales han sido expuestos previamente. en sus aspectos fundamentales. en el riñón.3. 2: túbulo proximal. Los mecanismos de concentración y dilución urinaria pueden describirse. han sido documentadas experimentalmente. en grado más o menos satisfactorio. 1. 3: túbulo colector. Figura 1.11a): y Existe un gradiente de concentración en el parénquima renal. a saber (Fig. No obstante. en torno a los .3. de forma que las porciones externas del parénquima tienen osmolaridades próximas a las del plasma. Vamos pues a analizar estos mecanismos progresivamente. y se explican mediante una serie de hipótesis que. haciendo especial hincapié en su grado de certeza.

300 mOsm/kg. los bajos niveles circulantes de ADH harán que el gradiente osmoticocorticopapilar intersticial sea menor. dando lugar a una orina diluida. En los casos en que sea necesario ahorrar agua. haciendo que la pared tubular sea permeable al agua (Fig. por un gradiente osmótico. haciendo que el fluido hipoosmótico progrese de esta forma por el túbulo colector. ascendente estrecha. El fluido hipoosmótico que llega al túbulo conector puede o no equilibrarse con el intersticio renal que lo rodea. y El flujo de sangre peritubular (capilares peritubulares y vasos rectos) tiene una disposición tal que puede recoger el agua reabsorbida sin disipar el gradiente de concentración axial existente en el riñón. la osmolaridad puede llegar a ser de 1.200 mOsm/kg. El agua pasará. Esto es así prácticamente en todas las condiciones fisiológicas. concentrar la orina. Estos mecanismos se integran de la siguiente manera. en la papila. la ADH sintetizada en el hipotálamo y liberada en la neurohipófisis como respuesta a estímulos osmóticos. y sólo la manipulación farmacológica de los transportadores de los segmentos dilutores (porción ascendente gruesa del asa de Henle y túbulo distal verdadero) altera esta osmolaridad. tras atravesar el túbulo proximal. generará un mayor gradiente de osmolaridad intersticial. que puede alcanzar hasta 1. además. de aproximadamente 100 mOsm/kg. condicionará un incremento en los transportadores de agua efectivos del túbulo colector.200 mOsm/kg en el hombre. Por el contrario. cuando no sea necesario retener agua. y La permeabilidad al agua de los túbulos conector y colector es muy variable. En el caso de que sea necesario excretar un exceso de agua. llega al túbulo conector con una osmolaridad muy baja. y El fluido tubular. 1.3. es decir. y que el túbulo colector sea menos permeable al . permaneciendo constante la osmolaridad del intersticio. las concentraciones de ADH serán bajas. ascendente gruesa y el verdadero túbulo distal. desde la luz tubular al intersticio.11a) y. el asa de Henle descendente. mientras que. estando regulada por la ADH. determinando la formación de un fluido tubular cada vez más concentrado. dado que el parénquima renal tiene una osmolaridad progresivamente creciente. El agua reabsorbida será retirada hacia los capilares peritubulares. con lo que la pared tubular mantendrá su impermeabilidad.

agua. Como se ha comentado previamente. de la permeabilidad al agua del epitelio tubular en las zonas más distales de la nefrona. en unas porciones de la nefrona impermeables al agua. De todos estos fenómenos. Los números corresponden a la osmolaridad de los líquidos intratubular e intersticial. y por lo tanto.3. los que mejor se conocen y explican son la generación de una orina hipoosmótica a la salida del verdadero túbulo distal. y de otros solutos. dependientes de ADH. como son la porción . Figura 1.3. y los cambios. 1. la reabsorción de sodio.11a. desde la luz tubular hacia el intersticio. por lo que gran parte de ésta abandona los túbulos colectores sin ser reabsorbida. pasa a la orina (Fig. las líneas más gruesas representan las zonas de epitelio tubular impermeables al agua. Mecanismo de producción de orina hiperosmótica en presencia de ADH.11b).

Esto tiene lugar porque la disposición de los vasos es tal que actúan como intercambiadores de .ascendente gruesa del asa de Henle y el túbulo distal verdadero. va a condicionar la generación sistemática de orinas hipoosmóticas. la ADH.3. sin disipar el gradiente del mismo. Mecanismo de producción de orina hipoosmótica en ausencia de ADH. Algo más complejo es el mecanismo por el cual los vasos peritubulares pueden reabsorber el agua que ha pasado desde el túbulo al intersticio. modulando el contenido y la actividad de la acuaporina 2 en el túbulo colector. va a determinar el grado de permeabilidad al agua de esta porción de la nefrona. Por su parte.11b. Los números corresponden a la osmolaridad de los líquidos intratubular e intersticial. las líneas más gruesas representan las zonas de epitelio tubular impermeables al agua. Figura 1.

la sangre abandona la médula externa hacia la corteza y. Al circular la sangre por los vasos rectos ascendentes va encontrándose progresivamente con un intersticio medular menos concentrado. y tienen lugar otros fenómenos de intercambio. penetran en profundidad hacia la medular interna. tendría lugar una reabsorción de sodio. en parte. Esta presión oncótica. Queda por explicar el más complejo de los fenómenos implicados en la concentración y dilución urinarias. La especial disposición anatómica de las asas de Henle y las permeabilidades diferenciales al Na+. Para ello se ha invocado un mecanismo conocido como multiplicación a contracorriente. condicionará la recogida de agua y solutos que han sido reabsorbidos en distintas porciones del parénquima renal. 1. Vamos a intentar detallarlo esquemáticamente: y El fluido tubular que proviene del túbulo proximal.12. en su porción ascendente. con una osmolaridad próxima a 300 mOsm/kg. transportando un plasma de alta presión oncótica. dada la . se van incorporando solutos desde el intersticio al espacio intravascular. agua y urea de los distintos segmentos de la nefrona son las responsables del mismo. paso 1). Ello hace que los solutos difundan de nuevo hacia el intersticio y el agua hacia el interior de los vasos. llenaría completamente el asa de Henle (Fig. Pero junto a esto. que no se acompañaría de agua. tras haber tenido lugar la filtración glomerular. al que tiene lugar en algunos procesos industriales en los que se separan y concentran productos específicos de forma relativamente económica. La sangre entra en los vasos rectos con una osmolaridad de 300 mOsm/kg (sin tener en cuenta la presión oncótica). en forma de horquilla. pero lejos de los 1. hacia la circulación general a una osmolaridad de 325 mOsm/kg. sobre todo.200 mOsm/kg de la región papilar. minimizados por la especial disposición anatómica de los vasos medulares. Este mecanismo fue propuesto por primera vez por Jun y Rifle en 1942 y se asemeja.contracorriente. Este proceso origina un aumento muy importante de la osmolaridad plasmática en la curvatura de la horquilla. A medida que circula por los vasos rectos descendentes. esto es. junto con la presión positiva del intersticio. y No obstante. De no existir la multiplicación de contracorriente. el flujo sanguíneo tendería a diluir el intersticio medular. en la ascendente gruesa. ligeramente concentrada. Los vasos rectos. posteriormente. la generación de un intersticio renal de osmolaridad progresivamente creciente. que se originan a partir de la arteriola eferente.3. al mismo tiempo que el agua difunde fuera de los mismos pasivamente por gradiente osmótico. desde la cortical externa hasta la papila. la sangre entra en contacto con un espacio intersticial de osmolaridad progresivamente creciente. Como resultado de este intercambio pasivo de contracorriente.

que están en equilibrio osmótico.12. 1. 6 y 7).3.12.12.3. y Se repiten los pasos 2.3. 1. que permanece inalterado. continúa aumentando (Fig. la concentración de solutos en las porciones ascendentes del asa de Henle continúa descendiendo. . mientras que en el intersticio y en las porciones descendentes. 3 y 4 (Fig. da lugar a un gradiente axial de 300 mOsm/kg en el intersticio y en la rama descendente del asa de Henle (Fig. El sodio reabsorbido pasaría al intersticio. paso 4). pasos 5. y que la capacidad de generar un gradiente transversal de osmolaridad sigue siendo la misma (200 mOsm/kg). muy permeable al agua. y Como el fluido isoosmótico del túbulo proximal continúa entrando en el asa descendente de Henle.3.3.12.impermeabilidad de esta porción de la nefrona a la misma. 1. paso 7). 1.12. y se observa que un gradiente transversal de osmolaridad de 200 mOsm/kg. paso 2). dado que es una función de la impermeabilidad al agua de la porción ascendente del asa de Henle. 1. paso 3). generándose un gradiente transversal de osmolaridad de unos 200 mOsm/kg (Fig. y Dado que la reabsorción de sodio en la porción ascendente del asa de Henle continúa activa. el fluido intratubular del asa de Henle es desplazado hacia porciones más distales del túbulo (Fig. quien se equilibraría rápidamente con la porción descendente del asa de Henle.

con asas que penetran prácticamente hasta la papila renal. esto se explica fácilmente por la existencia de un transporte de . Modificado de ref.3. las principales responsables de las concentraciones urinarias máximas que pueden observarse en ciertas condiciones fisiológicas. Este mecanismo multiplicador es más efectivo cuanto mayor sea la longitud de las asas de Henle implicadas en el proceso y.12.Modelo numérico del funcionamiento del multiplicador de contracorriente.200 mOsm/kg). es la reabsorción de sodio en la porción ascendente del asa de Henle. revisiones generales. de hecho. 14. Como se ha comentado previamente. son las nefronas yuxtamedulares. en el mecanismo de multiplicación a contracorriente. No obstante. la generación de estas osmolaridades máximas es el punto más difícil de explicar del mecanismo de contracorriente. ya que son ellas las que generan un gradiente axial de concentración intrarrenal de hasta cuatro veces (osmolaridad máxima de 1. En las nefronas de asa corta. el paso fundamental. del que dependen todos los demás. Figura 1. donde la porción ascendente delgada es prácticamente inexistente.

para explicar adecuadamente el mecanismo de contracorriente. Se produce así un transporte bidireccional. La eliminación de agua libre se valora cuantitativamente midiendo lo que se conoce como "aclaramiento de agua libre" (CH2O). que no es un aclaramiento en el sentido estricto de la . Concepto de agua libre El agua libre es el agua que se elimina en la orina libre de solutos. de urea desde el intersticio a la luz tubular. como se ha comentado previamente. las nefronas yuxtamedulares. Este transporte tubular se ve intensificado en situaciones de antidiuresis. Así pues. y se genera en aquellos segmentos del túbulo renal (porción ascendente del asa de Henle. Evidentemente. y de NaCl en sentido opuesto. se han construido una serie de modelos matemáticos. se equilibra rápidamente con la porción descendente del asa de Henle y con los vasos rectos. a nivel distal. condicionan la cantidad final de agua libre eliminada en orina. que son altamente permeables a la urea.sodio activo. entre los que el que parece adaptarse más a la realidad es el que propugna la existencia de un importante transporte pasivo de NaCl en la porción ascendente delgada del asa de Henle. Este intersticio hiperosmolar. y donde la concentración intratubular de este metabolito es muy alta. sino que se eliminan solutos en exceso de agua. Este transporte pasivo podría ser la consecuencia de la elevada concentración de urea en estos niveles del intersticio renal. Por el contrario. y hasta el momento no se han descrito transportadores activos de sodio en esta parte del túbulo renal. produciéndose así el transporte pasivo de NaCl necesario para dotar de una eficiencia máxima al sistema de contracorriente. en la porción ascendente gruesa de esta estructura. previamente descrito. túbulo distal verdadero) donde la permeabilidad a los solutos es muy superior a la del agua. ninguno demostrado experimentalmente. Se generaría un intenso gradiente desde la luz tubular hacia el intersticio. en su porción medular. tan importantes en la concentración máxima de la orina. tienen una porción muy significativa de asa ascendente delgada. siendo este último transporte más intenso por la alta conductancia de este segmento al Cl-. en una orina concentrada no se elimina agua libre. Esta urea provendría de las porciones distales del túbulo colector. ya que es prácticamente impermeable al agua y el equilibrio osmolar tiene que realizarse mediante transporte de solutos. Da una idea de la eficacia de los mecanismos de dilución urinaria. si bien los ajustes que tienen lugar. de forma que una orina con más agua libre será más diluida. No así con la porción ascendente delgada. el transportador de urea UT2 es estimulado por la ADH. dependiendo de la ADH. ya que. donde la concentración de urea es muy elevada. aumentando la osmolaridad del mismo a expensas de una concentración de urea que oscila entre el 40 y el 50%.

dando un aclaramiento de agua libre negativo. sino que se calcula restando al flujo urinario el aclaramiento osmolar. da una idea del aclaramiento de agua libre negativo. en lo que se refiere a hemodinámica intrarrenal. No obstante. De hecho. la fracción será superior a la unidad. 1999:410-22. en las orinas concentradas. Philadelphia: WB Saunders 1996: 247-85. En: Seldin DW. The Kidney (2nd Ed). sintetiza sustancias como la eritropoyetina. Caramelo C. Dworkin LD. New York: Raven Press. 1992:301-16. dado que estos aspectos de la función renal serán tratados en otros apartado del texto. En: Seldin DW.Osm. New York: Raven Press. Brenner (Ed). filtración glomerular y función tubular. con lo que el CH2O será positivo. 1992:537-86. The renal circulations. Orina × Diuresis/Osm. La fórmula que permite el cálculo es la siguiente: CH2O = Diuresis . Este concepto. no van a ser comentados aquí. se han analizado detalladamente los aspectos más importantes de la función renal.palabra. Madrid: McGraw-Hill-Interamericana de España. Water transport: principles and perspectives. Plasma) Observando la última expresión de la fórmula es fácil entender que en las orinas diluidas. Brenner BM. fundamentalmente como órgano implicado en el metabolismo intermediario y como órgano endocrino. El riñón realiza indudablemente otras funciones.COsm = Diuresis . el numerador de la fracción es inferior al denominador. No obstante. Kinne RKH. Fernández-Tresguerres JA (Ed). Giebisch G. . fundamental en la regulación de la formación de eritrocitos.Osm. Orina/Osm. En: "Fisiología Humana" (2ª Ed). que se suele representar como TCH2O. Transport proteins: cotransporters and countertransporters. Giebisch G. The Kidney (2nd Ed). Dawson DC. En: Barry M. Mecanismos de concentración y dilución de la orina. es decir del grado de concentración urinaria. Bibliografía Revisiones generales Burckhardt G. "The Kidney ". Plasma De donde se deduce: CH2O = Diuresis (1. responsable final de la formación de calcitriol. o contiene enzimas tan importantes como la 1 -hidroxilasa. Regulación del volumen y la osmolaridad de los líquidos corporales. Otras funciones renales Hasta aquí.

Gluck SL. Ann Rev Physiol 1980. Navar LG. Glomerular ultrafiltration dynamics: Historical perspective. Bonventre JV. 1995:369-414. 8:212-18. Brenner (Ed). . Renal plasma membrane vacuolar H + ATPases: properties and function in acid-base homeostasis. Cell biology of vasopressin. Godinich MJ. Harris Jr. Knepper MA. Concentration and dilution of urine.García-Estañ J. New York: Marcel Dekker. Lipham EM. Deen WM. Mechanisms preserving fluid and solute balance in health". 1983:161-94. En: "Renal Function. 1996:532-70. Brenner (Ed). Restricted transport to polyanions. Hydrostatic pressure in the rat kidney. En: Barry M. Brenner BM. 1996:286-333. 248:F163-F174. Philadelphia: WB Saunders. En: Barry M. Rector FC. "The Kidney". Boston-Toronto: Little. Iyori M y cols. Anion exchangers. 1995:289-308. Am J Physiol 1972. Majid DSA y cols. Brenner BM. HW. 223:975-83. III. Physiol Rev 1996. "Fisiología Humana" (2ª Ed). Molecular Nephrology. Zeidel ML. En: Barry M. 1992: 439-50. "Fisiología Humana". Kidney Int 1975. Madrid: McGraw-Hill-Interamericana de España. Inscho EW. Arendhorst WJ. Manejo tubular del fluido glomerular. Blantz RC. Segmental renal vascular resistence: single nephron. Glomerular ultrafiltration. Urine concentration and dilution. 76(2):425-536. Citas específicas Allison MEM. Brenner (Ed). "The Kidney". Gottschalk CW. Madrid: McGraw-Hill-Interamericana de España. Mecanismos básicos de formación de orina. Brown and Company. Molecular Nephrology. En: FernándezTresguerres JA (Ed). Paracrine regulation of the renal microcirculation. Am J Physiol 1985. Maddox DA. En: FernándezTresguerres JA (Ed). En: Schllsndorff D. Valtin H. 42:573-88. Bonventre JV. Permselectivity of the glomerular capillary wall. New York: Marcel Dekker. Holliday S. H 2 O balance. Gottschalk CW. 1999:396-409. Philadelphia: WB Saunders. "The Kidney". Tejedor A. Robertson CR. Quesada T. 1996:516-31. Chang RLS. Philadelphia: WB Saunders. En: Schllsndorff D. Jennings ML.

20:442-51. 223:1191-200. Griffin CA y cols. Källskog O. 22(Suppl 12):S157-62. 268:15772-8. Science 1992. Requirement for human renal water channel aquaporin 2 for vasopressin-dependent concentration of urine. Science 1994. Pfluegers Arch 1976. Preston GM. Robertson CR. Moon C. Brenner BM. Verdijk MA.Deen PM. II. Hormonal modulation of glomerular function. Lindom LO. Dworkin LD. Brenner BM. 256:385-7. Troy JL. Bell. Schor N. . Ichikawa I. Mechanism of action of various hormones and vasoactive substances on glomerular ultrafiltration. Hemodynamics and autoregulation. Kidney Int 1981. Wolgast M. Am J Physiol 1983. 244:F95-F102. organization and chromosomal localization. Kidney Int 1982. Preston GM. Ichikawa I. The human aquaporinCHIP gene. Am J Physiol 1972. Structure. 363:20310. Guggino WB. Deen WM. Carroll TP. Role of a macula densa feedback mechanism as a mediator of renal autoregulation. Knoers MV y cols. Ulfendahl HR. J Biol Chem 1993. Navar LG. Hydrostatic pressure in the rat kidney. Dynamics of glomerular filtration in the rat. Appearance of water channels in Xenopus oocyts expressing red cell CHIP28 protein. 264:92-9. Agre P. Burke TJ. PD. Brenner BM.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful