Está en la página 1de 5
2 2 4 4 NEWSWEEK | 17 DE SEPTIEMBRE, 2008 F O T O :

2244 NEWSWEEK

|

17 DE SEPTIEMBRE, 2008

FOTO: AFP

NOTA DE TAPA Wall Street en su economía Cómo el colapso del Lehman Brothers impactará

NOTA DE TAPA

Wall Street en su economía

Cómo el colapso del Lehman Brothers impactará en los depósitos, las inversiones, el crédito y el consumo en los EE. UU. y la Argentina.

Por LINDA STERN

L os mercados financieros del mundo temblaron el lunes 15 como no se recuerda en décadas: la quiebra del centenario Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión de Estados Unidos, y la venta a precio de liquidación de su rival

Merrill Lynch al Bank of America, evidenció la magnitud de la crisis hipotecaria, hizo caer las bolsas en todo el mundo y reflotó los fan- tasmas del crac de 1929 de Wall Street y la Gran Depresión de los años ‘30. Aunque a la noche siguiente la Reserva Federal trajo algo de alivio al anunciar el rescate con US$ 85.000 millones de otro

gigante en apuros, la aseguradora AIG, los temores ya se habían expandido. Con tanto pánico en Wall Street y Washington, mu- chos inversores y consumidores sintieron que ellos también deberían estar en ese esta- do. Pero, ¿qué hacer?: ¿comprar? ¿vender? ¿poner la plata abajo del colchón? ¿tomarse unas vacaciones? ¿Cómo nos afecta en la Ar- gentina? En este artículo, una guía de conse- jos para las finanzas personales tanto a nivel global como local. Pero antes, un repaso de estas horas frenéticas. ¿Qué está pasando? MAPA. El lunes negro, el Dow se de- rrumbó más de 500 puntos, la caída más es- trepitosa en términos porcentuales en un solo día desde el 19 de julio de 2002. “Hasta ahora hemos visto a AIG, Bear Stearns, Contrywide, Fannie, Freddie, Lehman y Me-

DOMINÓ: La caída inexorable del banco Lehman Brothers arrastró a las bolsas del mundo.

Los analistas esperan una desaceleración de la economía argentina. Pero no hay que salir corriendo al banco.

rrill,” dijo Sam Stovall, de Standard & Poor’s. “Es sólo la primera mitad del alfabeto”. Y agregó que espera ver “una caída en casca- da” de los precios en las próximas semanas. Pero esa angustia no se limita a los brokers que siguen los resultados en las bolsas de la Argentina, Tokio, Londres y el mundo ente- ro. En realidad, ante una crisis global, las preguntas que ocupan la mente de los aho- rristas medio son otras: “¿mi dinero sigue en el banco?”. Y “¿me lo puedo llevar ahora?

¿Qué pasa con mi cuenta de inversiones? ¿Y con mis pólizas de seguro?”. En su gran ma- yoría, las respuestas a estas preguntas si- guen siendo tranquilizadoras. En los Estados Unidos, los reguladores pasaron mucho tiempo reafirmando a los consumi- dores que aunque el mundo se venga abajo en Wall Street, la Reserva Federal sigue cui- dando de ellos. “Los títulos valores y el efec- tivo estarán exactamente donde deban estar”, dijo Christopher Cox, Presidente de la Comisión de Valores de EE. UU. (SEC). En

la Argentina, la presidente Cristina Fernán-

dez y los analistas económicos perciben la misma crisis financiera internacional, pero

con diferente grado de fe. Para el Gobierno,

el panorama es optimista, sólido y sin menor

nivel de actividad: “Tenemos una economía fuerte”, anunció la mandataria el martes 16. Los analistas económicos coinciden en que

se espera una desaceleración económica, de-

rivada de las heridas financieras de Wall

Street. Pero de nuevo, ya sea en Nueva York

o en Buenos Aires, no se trata de salir co-

rriendo al banco y sacar el efectivo. Por el contrario, analicemos algunos puntos im- portantes para tener en cuenta.

INVERSIONES

El derrumbe de la bolsa en la Argentina

empezó mucho antes que el lunes negro de Wall Street. En la semana previa la colapso,

el Merval llevaba una pérdida acumulada de

25 por ciento, contra una ganancia exigua, pero ganancia al fin, de 0,4 por ciento en 2007. Ahora, tras el derrumbe, el mercado

2255

17 DE SEPTIEMBRE, 2008

|

NEWSWEEK

NOTA DE TAPA

viró hacia un refugio seguro: oro, dólar y bonos del Tesoro de Estados Unidos (el papel más estable del mundo). Para Osvaldo Cado, especialista en mercados financieros de Prefinex AM, “la inversión seguirá cre- ciendo más que el PBI, pero no será para ampliar la oferta, sino sólo para satisfacer la demanda actual”. Sin embargo, “la inversión que necesitamos se desacelerará como fruto de la menor actividad y menor crédito”, con- cluye. El contexto que visualiza Prefinex es desaceleración del PBI en 2009 y 2 años de crecimiento mediocre. “La caída de la inversión empezó con la crisis del campo y se acentúa en el actual contexto. Habrá menor liquidez y consumo, así que la inversión se estancará”, dice Pablo Goldín, economista de M&S Consultores. Lucas Llach, profesor de política econó- mica de la Universidad Torcuato Di Tella, comenta que aunque el origen de la crisis está en EE. UU., la salida de los inversores de plazas riesgosas como la local va a con- traer la inversión. Fausto Spotorno, econo- mista jefe de Orlando Ferreres & Asociados, agrega que no habrá mucha más inversión extranjera directa, “salvo para aquellas em- presas que tengan una posición estratégica en la Argentina”. Por otra parte, para los pequeños inver- sores los bonos argentinos presentan la peor de las tentaciones: llegaron a rendir hasta 14 por ciento en dólares pero también son muy riesgosos. Además, la suba del riesgo país por encima de los 800 puntos coloca al Go- bierno en una posición incómoda para emi- tir deuda, ya que pagaría tasas de hasta 16 por ciento para colocarla. La inversión inmobiliaria surge como la más conservadora y viable para los tiempos de crisis. En Estados Unidos, la caída de las accio- nes tiene distintos matices. Quienes tenían acciones de Lehman, ya saben que perdie- ron una buena cantidad. Pero algunos clien- tes sí están protegidos contra los corredores que caen bajo la Securities Investors Protec- tion Corp. (SIPC) o son vendidos por ella.

Esta institución es un fondo de reserva que protege a los clientes de los corredores de bolsa, de la misma forma que la FDIC prote- ge a los depositantes de un banco. Los titu- lares de cuenta de Merrill tienen menos motivos aún para estar preocupados. La firma sigue siendo solvente y en caso de una absorción por parte del Bank of America, no hay razón para creer que los títulos y el efec- tivo depositados en esas cuentas pierdan es- tabilidad. Sin embargo, los titularse de cuentas en esas dos firmas pueden pregun- tarse si deberían pagar el precio más alto por asesoramiento en inversiones a compañías que no saben cómo protegerse a ellas mis- mas. Por otro lado, los inversores pueden to- marse un tiempo antes de volver a poner dinero en el mercado. Es demasiado tarde para hacerse a un lado en el sector financiero en crisis, dice Stovall: “Lo más probable es que lo peor ya

Para Goldín, la caída de la inversión en Argentina se acentúa en el actual contexto. Habrá menos liquidez y consumo, predice.

haya quedado atrás, entonces ahora no es momento de vender”. “La crisis financiera está mucho más cerca de su fin que de su comienzo”, comen- ta Mark Zandi, de Moody’sEconomy.com. Los analistas parecen converger en su per- cepción del mercado: va a empeorar antes de mejorar, pero a la larga va a mejorar. “Ahora hay más desventajas que venta- jas”, dice Jeffrey Hirsch, editor de Stock Tra- der’s Almanac. “Pero es en momentos como éste cuando aparecen las buenas oportuni- dades de compra, y nosotros ya sacamos nuestro radar. Si surge algo interesante a un

ya sacamos nuestro radar. Si surge algo interesante a un buen precio, saldremos a comprar”. DEPÓSITOS

buen precio, saldremos a comprar”.

DEPÓSITOS Y CRÉDITOS BANCARIOS

En lo que va de este año, once bancos de EE. UU. necesitaron la ayuda de la FDIC para cubrir los fondos de sus depositantes. Los fondos comunes de inversión en activos monetarios son considerados seguros y los emisores de compañías de inversión tienden a reforzar sus propios fondos cuando existe la amenaza de que éstos pierdan su valor. Pero como algunos fondos del mercado mo- netario poseen deuda corporativa, como la de Lehman Brothers, es razonable estar ab-

LAS CRISIS EN LA HISTORIA

Brothers, es razonable estar ab- LAS CRISIS EN LA HISTORIA 1720. El colapso de South Sea

1720. El colapso de South Sea Co. sumergió a Londres en una gran crisis después de años de exube- rancia financiera y colonial.

después de años de exube- rancia financiera y colonial. 1837. Por una fiebre especulativa, una ola

1837. Por una fiebre especulativa, una ola de pánico causó una crisis en Nueva York. Y los bancos deja- ron de entregar moneda.

en Nueva York. Y los bancos deja- ron de entregar moneda. 1907. Una crisis en Wall

1907. Una crisis en Wall Street pro- voco el retiro masivo de dinero y la consiguiente quiebra de bancos poco regulados.

dinero y la consiguiente quiebra de bancos poco regulados. 1929. El “crac” de Wall Street moti-

1929. El “crac” de Wall Street moti- vó una reacción en cadena del sis- tema financiero. Cerrarían 11.000 de los 25.000 bancos de EE. UU.

2266 NEWSWEEK

|

17 DE SEPTIEMBRE, 2008

FOTOS: ARCHIVO - CONGRESS LIBRARY - AFP - TELAM

solutamente seguros. Los analistas recomiendan en EE. UU. seguir con los fondos en activos monetarios

solutamente seguros. Los analistas recomiendan en EE. UU. seguir con los fondos en activos monetarios respaldados por el gobierno o en cuentas de depósito bancarias de mercado monetario. Ahora, las tasas de interés de todas esas cuentas están tan bajas que no vale la pena asumir riesgos extra para pasarse a un fondo de inversión en activos monetarios comer- ciales sin garantía. En el caso de la Argenti- na, nadie duda de la solidez de los bancos. “No habrá fuga de depósitos, pero el crédito al consumidor no volverá a los niveles pre- vios a la crisis hasta dentro de un largo tiem-

po”, dice Gabriel Caamaño, economista jefe de Joaquín Ledesma & Asociados. Entre los economistas existe consenso en que el crédito se endurecerá. Para Llach, “habrá suba fuerte de la tasa de interés y, cuando ésta es alta, ya no hay préstamos nuevos”. El escenario indica una mejor ofer- ta de préstamos en el mercado “ya que cuan- do hay más aversión al riesgo, los inversores retiran su dinero de las economías emergen- tes (como la argentina) y se van a opciones seguras”, añade Caamaño. El ex presidente del Banco Hipotecario Pablo Rojo difiere de la opinión generali-

PREOCUPACIÓN: En la Argentina, la Bolsa se desplomó un 5 por ciento y subió el riesgo país.

zada y evalúa mayor inercia: “El país está bastante desconectado de las finanzas in- ternacionales, en el crédito doméstico no habrá muchos cambios. Ha sido exiguo y continuará siéndolo”. Las estimaciones de las consultoras indi- can para este año un crecimiento del crédito privado de 25% y en torno al 13% para 2009. De todos modos, el mercado argentino tiene

No es buen momento para tomar préstamos, ya que sólo hay tasas variables y mucha incertidumbre, aconseja Spotorno.

una porción de crédito privado de 12 puntos de su PBI, un número considerablemente bajo frente a economías desarrolladas. En Estados Unidos sólo las hipotecas superan 70 puntos del producto. Spotorno aconseja que “no es un buen momento para tomar préstamos, ya que sólo hay tasas variables y mucha incertidumbre” y para el caso de los empresarios “lo ideal sería que vayan a lo seguro y se calcen, es decir, que si tienen deudas en dólares, com- pren dólares para no especular”. Mientras tanto, el panorama en Estados Unidos por estos días es sombrío: la econo- mía va a seguir agitándose y temblando. Re- cesión, recesión, recesión, dicen todos excepto las estadísticas oficiales. Standard & Poor’s espera que la debilidad de la econo- mía de EE. UU continúe hasta marzo, los consumidores siguen soportando una gran carga de deuda y no pueden llevar al país hacia la prosperidad a través de sus com- pras, y ahora los bancos y agentes de bolsa

de sus com- pras, y ahora los bancos y agentes de bolsa 1987. El “lunes negro”,

1987. El “lunes negro”, la caída bursátil comenzó en Hong Kong y se esparció al oeste. El S&P 500 se derrumbó un 20 por ciento.

al oeste. El S&P 500 se derrumbó un 20 por ciento. 1996. Después de una fiebre

1996. Después de una fiebre espe- culativa en bienes raíces, los pre- cios de las propiedades en Japón bajaron un 75 por ciento.

cios de las propiedades en Japón bajaron un 75 por ciento. 2000-2001. Estalló la burbuja de

2000-2001. Estalló la burbuja de las puntocom. Y la quiebra de Enron, tras fraguar sus balances, perjudi- có a millones de accionistas.

sus balances, perjudi- có a millones de accionistas. 2001-2002. En la Argentina, el co- rralito y

2001-2002. En la Argentina, el co- rralito y la pérdida de los ahorros provocó una crisis económica y política que hizo caer a De la Rúa.

17 DE SEPTIEMBRE, 2008

|

NEWSWEEK

2277

NOTA DE TAPA OPINIÓN Por qué beneficia a Obama FULL TIME: Llega a la Rosada
NOTA DE TAPA
OPINIÓN
Por qué beneficia
a Obama
FULL TIME: Llega a la Rosada a las 9 de la
mañana y se queda hasta la medianoche.
Por Andrew Romano
L noticia de la crisis de Wall Street
se recibió con miedo en los livings
a
y
en las salas de conferencias a lo
largo de EE. UU., y con razón. Pero algo
me dice que Barack Obama no reaccio-
nó de una manera tan pesimista.
En las últimas dos semanas, mientras
John McCain distraía a la nación ha-
blando sobre lápiz labial y chanchos,
casi no tuvo presencia en los medios.
Sin el colapso de Wall Street, Obama
probablemente se hubiera pasado
criticando a McCain, y esto no lo
ayuda mucho a conseguir votos. En
cambio la crisis parece un regalo
político de Dios porque hizo
cambiar el tema de conversación.
McCain dijo el martes 16 a la mañana:
EN BAJA: El Merval acumula una caída de 25% en 2008. El año pasado, ganó 0,4%.
ECONOMÍA: De eso quiere hablar Obama.
“Las bases de nuestra economía son
fuertes”, y los demócratas tomaron su
declaración como evidencia de que el
candidato republicano está desactuali-
zado de las preocupaciones económicas
de la mayoría de sus compatriotas. “Al
parecer, sus 26 años en Washington lo
hicieron incapaz de entender que las
políticas que él apoya crearon una cri-
sis económica histórica”, dijo el vocero
de Obama, Bill Burton.
Esto, los valores económicos de Mc-
Cain, es de lo que Obama quiere hablar.
Pero eso es sólo la mitad de la batalla.
Ahora que finalmente el público y la
prensa prestan atención, Obama no
sólo puede decir que McCain está de-
sactualizado. Tiene que explicar qué es
lo que va a hacer diferente y mejor. Por
ahora ningún candidato se ganó la con-
fianza de los votantes con respecto a
las políticas económicas. Quedan sólo
50 días hasta las elecciones. Sería de-
seable, por el bien de EE. UU. y el
mundo, que no se gaste más tiempo
hablando de chanchos.
enfrentan las mismas condiciones restricti-
vas. Esto significa más despidos y presiones
a la baja sobre las tasas de interés. ¡Ah!, y los
estadounidenses pueden ir olvidando el au-
mento que esperaban. La mejor jugada de
los consumidores durante una recesión es
alinearse para protegerse.
Los expertos aconsejan reafirmar su im-
portancia en el trabajo, pulir el CV por si
acaso y comenzar a ahorrar para cuando lle-
guen las vacas flacas, aun cuando ya se las
vea venir. Otra movida sensata es pagar deu-
das tales como tarjetas de crédito, pero no
las hipotecas que quizás ya tengan una baja
tasa de interés. Como las tasas hipotecarias
responden a la agitación cayendo aún más,
es probable que para algunas familias en
problemas la refinanciación sea una opción
potable. Hoy, las tasas fijas para préstamos a
30 años están ubicadas por debajo del 6%.
CONSUMO E INFLACIÓN
La inflación global es del 5,5 por ciento y
un estudio de los economistas Stanley Fis-
cher y Robert Barro sugiere que cuando la
inflación global está entre el 5 y el 7 por cien-
to ya impacta directamente en el crecimien-
to global. El clima de pánico y desconfianza
en EE. UU. y Europa contribuirá a reducir
los gastos de los consumidores y “enfriar” la
economía. En la Argentina, más allá de la
turbulencia internacional, hay razones do-
mésticas suficientes para creer en una baja.
Llach razona: “a más tasas de interés y más
volatilidad, es más difícil que haya cuotas”.
El consumidor final podría terminar
comprando en menor cantidad de cuotas
sin interés, con suerte, o tener que pagar
un mayor interés para comprar un produc-
to o servicio.
En el mercado de alimentos el camino
podría comenzar por el deterioro en el pre-
cio de los granos, que aportaría un efecto de
riqueza negativa. “Si el campo como motor
de la economía se contrae, puede transferir
su mal momento a industria y servicios”, ob-
serva Caamaño, y “si los commodities siguen
cayendo habrá que rever el nivel de retencio-
nes en 2009, porque tendrían más presión
fiscal que en octubre de 2007”.
Spotorno opina que “el impacto en el
consumo no será tan grande, pero de igual
modo va a comenzar a enfriarse, todavía
no sabemos cuándo”, ya que “en la plaza
local el nivel salarial opera más fuerte
sobre este mundo que la cantidad de cré-
ditos otorgados”.
Rojo pronostica una baja en el consu-
mo pero más moderada y una constante
en las dificultades de las empresas para
mantener rentabilidad: “Les va a seguir
costando”, dice. En el plano de las PyMEs
argentinas, Goldín asegura que “todavía
los costos los pueden trasladar a los pre-
cios, pero la demanda no les convalida
igual que antes” y “quizás las empresas se
vean afectadas en sus niveles de factura-
ción y por ende de inversión”.
Los comportamientos del consumo y de
la
inflación van en paralelo. Llach sostiene
que la baja en la actividad podría amainar la
demanda, pero “la inflación depende más de
expectativas que del contexto internacional”.
Y
agrega que se generaría una gran incógni-
ta si en este momento se afecta mucho el
valor del dólar, porque tendríamos una pre-
sión extra. Para Cado, la inflación que viene
tendrá tres fuerzas que la estabilizarán: “co-
rrección en el precio de los commodities”,
“eventual apreciación del dólar” y “menos
consumo”, pero también dos fuerzas que po-
drían dejarla ceder: “crecimiento de subsi-
dios” y “mucha presión salarial, exacerbada
por la falta de un indicador oficial confiable
de precios”. El analista proyecta que 2008
cerrará con una suba de precios de 24% y
para 2009 podría caer hasta 18%. ■
Con Juan Pablo de Santis (en Bs. As.).

2288

NEWSWEEK

|

17 DE SEPTIEMBRE, 2008

FOTO:

AFP - ARCHIVO