Está en la página 1de 1

MIÉRCOLES, 17 SEPTIEMBRE 2008 OP I NI ÓN LA VANGUARDIA 17

Xavier Sala-i-Martín
Baltasar Porcel

Dinero y felicidad Días de Píndaro,

D con la ciencia
ice la leyenda popular que el Cuarto, la felicidad de casi todos los paí-
dinero no compra la felicidad. ses aumenta con el paso del tiempo. Hay

A
Y son muchos los que creen excepciones como Bélgica, cuya felicidad
que la leyenda está validada ha decrecido (eso de tener tanto gobierno l comentar mi trayectoria li-
por la evidencia científica desde que, en europeo parece que no les sienta bien a teraria –el mundo es necia-
1974, Richard Easterlin estudió la rela- los belgas) y Japón, donde la felicidad se mente competitivo–, diver-
ción para diferentes países y llegó a la con- estancó en 1990 a raíz de la profunda sa gente me decía: “Usted
clusión de que, a partir de un cierto nivel crisis económica que todavía no ha ha tenido suerte”. A lo que yo contes-
de renta per cápita (unos 15.000 dólares superado. taba: “No, se trata de mi trabajo, una
anuales en valor de hoy), más dinero no Quinto, en los países ricos hay más lucha. Aunque tengo la suerte de no
aportaba más felicidad. Ese resultado se gente que dice haber reído o sonreí- haber sufrido un cáncer”. Pues temía
llamó la paradoja de Easterlin. do en las últimas 24 horas y hay me- su oculta y terrible corrosión.
El descubrimiento de esa paradoja tuvo nos gente que dice haber experimen- Lo que traigo de nuevo a colación, y
consecuencias importantes. Por ejemplo, tado dolor, depresión, aburrimiento o lo conocen algunos lectores. Pero pue-
hizo que los psicólogos desarrollaran teo- enfado. de resultar útil a otros, en rigor el con-
rías económicas que utilizaban el concep- Conclusión: la paradoja de Easterlin greso de la European Association of
to de renta relativa: yo soy más feliz, no si no existe. Y eso no debería ser una sor- Neurooncology, reunido ahora en Bar-
mi renta sube en valor absoluto, sino si su- presa: cualquier analista razonable de- celona, me invitó a contar mi vicisi-
be en relación con la de mis vecinos. Ya se bería haber concluido que, cuando 6.000 tud. Pues hace dos años el cáncer me
sabe que el peor día en la vida de uno es millones de personas trabajan duramente atrapó, un linfoma, ¿significaba el fin?
aquel en que... ¡el vecino se compra un para mejorar su situación económica y un No, me dijeron los doctores, sino
BMW! sabio les dice que son todos tontos porque otra lucha. En la que volví a tener suer-
La paradoja también hizo que la ONU su esfuerzo no les va a reportar más felici- te, pues no me destruyó. También de-
creara el índice de desarrollo humano dad, tarde o temprano se demuestra que bido al quehacer objetivo de la ciencia
que incluye salud, mortalidad infantil o los tontos no son los ciudadanos. y acaso al subjetivo de mi voluntad.
educación entre otras cosas para medir el Dicho esto, el estudio resalta algunos as- Habiendo resultado un estímulo la
progreso de las naciones, en sustitución pectos curiosos. Por ejemplo, la felicidad sinceridad con que me hablaba el equi-
del PIB o la renta per cápita que utilizan de las mujeres ha decaído desde 1970. Pa- po médico. Estuve hospitalizado tres
los economistas serios. Ese índice es pecu- rece que el importante progreso social de meses, recibiendo tres tandas de qui-
liar porque es sabido que los países ricos la mujer en ámbitos como la educación, el mioterapia. Y descubrí que salvar mi
tienen mejor salud, más educación y una trabajo, el control de la reproducción o la vida no consistía sólo en preservar mi
mortalidad infantil menor, precisamente creciente participación masculina en las cuerpo, sino igual mi espíritu e intelec-
porque todo eso cuesta dinero. Otra conse- tareas del hogar y la educación de los hi- to. O sea, que soy y estoy en una globa-
cuencia de la paradoja es que el movimien- jos, no se ha plasmado en una mayor felici-
JORDI BARBA
to ecologista pasó a no tener ningún ru- dad femenina. Es más, la creciente insatis-
bor a la hora de proponer el cese del creci-
miento económico para preservar, entre
con su bienestar, como cuántas veces han
reído, sonreído, se han sentido tristes o de-
facción se da tanto en trabajadoras como
en amas de casa, tanto en casadas como
Instalé el ordenador
otras cosas cruciales, el caribú canadien- primidos durante las últimas 24 horas, o en solteras y separadas, tanto en altos ni- en mi habitación y releí
se, el buitre leonado y la temperatura glo-
bal del planeta.
si se sienten libres, amados o respetados.
Los nuevos datos han sido analizados por
veles de educación como en bajos y tanto
en jóvenes como en mayores.
a Tolstoi y a Bertrand
En mi opinión, las conclusiones de Eas- Justn Wolfers y Betsey Stevenson de la Otro resultado destacable es que la gen- Russell; nunca vi televisión
terlin siempre fueron mal interpretadas. Universidad de Pensilvania y su estudio te de izquierdas es más infeliz que la de
Porque una cosa es demostrar que una re- arroja resultados interesantes: derechas, aunque la explicación parece
lación estadística no existe y otra muy dis- Primero, la gente de los países ricos di- no tener nada que ver con la política: los lidad personal y cósmica, como imagi-
tinta es no poder demostrar que existe. Y ce ser más feliz que la de los países po- de derechas son más religiosos y tienden naban los pensadores presocráticos
Easterlin no probó que no había relación bres. La correlación, de un 80%, es muy a estar casados en mayor proporción y re- griegos, hasta Protágoras.
entre renta y felicidad a partir de 15.000 importante. Parece que la visión idílica de sulta que, a igualdad de ingresos, la gente Así, instalé el ordenador en mi habi-
dólares, sino que nunca pudo demostrar la pobreza que a veces hacemos desde religiosa y casada tiende a ser más feliz. tación y me puse a releer a Tolstoi y a
que existía. Entre otras cosas, el problema nuestra prosperidad es un espejismo que Y finalmente, la renta no está correla- Bertrand Russell. Nunca vi televisión,
es que su estudio no incluía casi ningún los pobres no comparten. cionada con el amor. Parece que el dinero y cuando me decían: “Conéctala para
país pobre. Segundo, la relación entre felicidad y compra casi todo lo que genera felicidad, pasar el tiempo”, contestaba: “Lo que
Afortunadamente, Gallup acaba de lle- prosperidad no sólo no se detiene, sino desde comida a educación pasando por sa- necesito es que permanezcan las ho-
var a cabo una macroencuesta en 130 paí- que se acentúa a partir de los 15.000 dóla- lud, libertad, cultura, viajes, sexo o matri- ras, muchas y lúcidas”.
ses, incluidos muchos países subdesarro- res. Como cualquier mileurista español monio, pero no puede comprar el amor. Pero si despertaba de madrugada
llados, donde, además de instar a los entre- podría haberle explicado al profesor Eas- Vistos los resultados del estudio, sin em- me sumía en la tristeza: podía desapa-
vistados a evaluar su felicidad poniendo terlin, a las personas que cobran cerca de bargo, el amor sólo debe representar una recer, ya no estaría con mi familia, no
un número entre 1 y 10, se les pregunta 10.000 euros anuales también (repito, pequeña parte del bienestar. Si no, no exis- vería a mis gatos… Pero me esforzaba
sobre diferentes aspectos relacionados también) les produce felicidad un aumen- tiría esa relación tan fuerte entre dinero y en pensar en mi trabajo: soy mis li-
to de salario. felicidad.c bros y artículos. Y ahí notaba un pode-
X. SALA-I-MARTÍN, Columbia Univertsity, Tercero, dentro de cada país, la gente roso reactivo.
Fundació Umbele y UPF rica es más feliz que la pobre. www.sala-i-martin.com Al descubrirse el cáncer escribía
una nueva novela, pero dudoso por-
que su marco teórico pesaba, cuando
quería que fuera más vital. Retrata la
Pere Notó gran ciudad actual a través de Barcelo-
na y de personajes clave; sale en octu-

El ‘pactisme’
bre, se titula Cada castell i totes les om-
bres. Y bien: a medida que avanzaba
mi terapia en el hospital, percibía que
una energía visceral insuflaba mi pro-
yecto, cada línea de ordenador.

U
Después me fui a casa, donde labo-
na aportación catalana a la po- dia en Lo Crestià en sus dimensiones jurí- materias de estudio el pactisme, y más en raba diez horas diarias, con entusias-
lítica es el pactisme, entendido dicas y políticas, y ya en el siglo XX, Jau- la hora actual de Catalunya, atendiendo a mo y escaso cansancio, que vencía
como un estilo de acuerdo sin me Vicens Vives nos habla del pactisme y su dimensión inequívocamente psicológi- durmiendo algún rato. Hasta que vol-
imposición de una parte sobre su vigencia en el espíritu de la Renaixen- ca, ya que se trata de una actitud, y esta es ví al Clínic por tres semanas: para ase-
la otra, como un compromiso libre basado ça y de todo catalanismo político. objeto de investigación principal de la psi- gurar la curación, me practicaron un
en el respeto mutuo y la fidelidad recípro- No existe aún una obra que estudie la cología social. Conocer y practicar el pac- autotrasplante de células madre.
ca. Esta actitud política originada en el personalidad colectiva catalana desde la tisme es imprescindible no sólo en el mun- Entre cuyo trasiego de sangre y ais-
feudalismo medieval se enriqueció en Ca- perspectiva rigurosa de la psicología polí- do de la política, las relaciones sociales in- lamiento inmunológico continué es-
talunya, como pacto entre la monarquía y tica como ámbito científico de la psicolo- terculturales y con la nueva inmigración, cribiendo. Como al salir, hasta termi-
los diversos estamentos sociales. El pactis- gía social, aunque todos los ensayos, tanto sino en el mundo laboral, familiar, en la nar las casi 500 páginas de la novela,
me permitió que las relaciones de las per- los referidos como las aportaciones filo- vida privada y en la actividad pública. redactando a la vez esta columna y via-
sonas con los monarcas de la Confedera- sóficas, periodísticas o médicas, recono- El pactisme está en la base de una bue- jando a Alemania, Rusia, Francia...
ción Catalano-Aragonesa primero y luego cen el pactisme como actitud esencial del na negociación y de una buena media- Sí, tengo suerte. Pero si todo ello es
de Mallorca y de Valencia gozaran de una alma catalana. Entiendo que el denomina- ción, y en toda gestión de un conflicto, muy duro, también alimenta ilusiones
verdadera constitución avant la lettre, an- do “oasis catalán”, de antes y de ahora, se- pues su fin debe ser siempre el acuerdo que vencen la adversidad. Otro grie-
terior a la Carta Magna británica. ría un fruto muy apetecible de esta virtud mutuo. Entendemos el pactisme como cul- go, el poeta Píndaro, decía: “La vida
Francesc Eiximenis lo describe y estu- colectiva pues nos permite una mejor con- tura del pacto y el diálogo, y no en su ver- del hombre es perecedera, pero sus
vivencia entre nosotros y con los demás. sión distorsionada y caricaturesca que lo días pueden ser inmortales”. A cuyas
P. NOTÓ, profesor de Psicología Social en Ciencias Un programa universitario de psicolo- usa de modo banal cuando no denigrante. posibles crisis dotará de consistencia
Políticas y Sociales de la UPF. Psicoanalista gía política debe recoger entre distintas El pactisme es una actitud valiente.c la honda veracidad de la ciencia.c