Está en la página 1de 2
Medios de CoMuNiCaCióN Internet I FUTUReIMAgeBANk La eclosión de internet ha llevado al periodismo y

Medios de CoMuNiCaCióN

Internet

I FUTUReIMAgeBANk

Medios de CoMuNiCaCióN Internet I FUTUReIMAgeBANk La eclosión de internet ha llevado al periodismo y a

La eclosión de internet ha llevado al periodismo y a los periodistas a una dimensión desconocida.

Una oda al optimismo… y a la paciencia

santiago díaz Bravo

Periodista

y a la paciencia santiago díaz Bravo Periodista “Jamás en la historia ha habido un mejor

“Jamás en la historia ha habido un mejor momento para ser periodista”. Jacob Weisberger, director de slate.com, una publicación digital vinculada al Washington Post que se sitúa entre las más exitosas de los estados Unidos, se mostraba así de contundente el pasado mes de septiembre en el Hay Festival de Segovia. Y la razón le asiste, porque la eclosión de internet ha llevado al periodismo -y a los periodistas- a una dimensión desconocida.

i nternet no sólo ha permitido que los in- formadores contemos con más fuentes que nunca y dispongamos de herramientas

inimaginables hace unos años para narrar la realidad, sino que ha creado una audiencia potencial que supera ya los mil millones de lectores. Antaño, una crónica publicada en un diario canario, por brillante que fuese y a pe- sar de que su temática trascendiese las fronte- ras del archipiélago, nacía condenada a morir en veinticuatro horas y con el triste sino de que su repercusión se quedase entre cuatro paredes, en no pocas ocasiones harto moho- sas. En la actualidad, por mor de las nuevas tecnologías, largos son los días y ancho es el mundo. Sin embargo, nos enfrentamos a una rotunda paradoja: ¿cómo es posible que en medio de tan idílico paisaje el periodismo se halle inmerso en una crisis sin precedentes que conlleva despidos masivos y un paulati- no cierre de medios? La respuesta acaso sea tan sencilla como controvertida: esa supuesta crisis a la que con tanto denuedo se recurre es una absurda falacia, la consecuencia de una metonimia que confunde el continente con el contenido. Y es que nunca ha habido tantos lectores ni tantas expectativas de que

214

su número siga creciendo; nunca los perio- distas han sido tan leídos; nunca la firma de un informador profesional, esa suerte de sello de garantía que diferencia sus palabras de las de cualquier otro mortal y las convierte, si no en objetivas, cuando menos en veraces, había sido tan valorada. Internet, mal que les pese a tantos eje- cutivos agresivos de los diarios tradicionales, mal que nos disguste a quienes despertamos a la profesión entre pliegos de papel y barriles de tinta, ha tornado en una bendición divina. Tan de sopetón nos ha llegado que ni siquiera hemos tenido tiempo de valorarla en su jus- ta medida. La crisis, o más correctamente, la doble crisis, por un lado la que encuentra su origen en la desaceleración económica y ata- ñe a todos los sectores productivos; por otro, la motivada por el anacronismo del papel, que

El esfuerzo por trasladar el contenido periodístico a internet es ridículo y resulta fácilmente constatable. Basta con comprobar el reducido número de profesionales encargados de tales menesteres

no por el mayor protagonismo de internet (sería como culpar a los médicos de la desapa- rición de los curanderos), es a las empresas a quienes afecta. Cierto es que tal afección repercute directamente, y de qué triste manera, en las condiciones laborales de los profesionales, pero sería incorrecto, además de socialmente preocupante, aseverar de forma taxativa que el periodismo como tal se halla en sus horas más bajas. Cosa distinta es el flaco favor que hacen a la causa determinados medios, cali- ficados como serios, al transgredir el sancta sanctorum de la profesión, es decir, la jerar- quización de los contenidos, y empeñarse en llamar la atención del respetable a través de toda suerte de banalidades y al grito de “po- deroso caballero es don dinero”. Pan para hoy, pero ese es otro debate. El anacronismo del papel es tal que ni siquiera una reformulación de los diarios que los aparte de la actualidad pura y dura y tienda hacia el análisis y el gran reportaje, como pro- ponen buena parte de los santones del sector, se adivina como una medicina capaz de paliar la enfermedad que aqueja a tan moribunda industria. Y es que no existe ni uno solo de tales contenidos que no pueda ser incluido y,

Los diarios digitales que vienen en camino necesitarán unas plantillas más pobladas que las actuales. Otra cosa será el modelo de relación laboral que se establezca entre la empresa y el trabajador

lo que resulta más relevante, enriquecido y re-

valorizado, en internet. Sirva de ejemplo que

el propio Arthur Sulzberger Jr., presidente del

New York Times, augurase hace unos meses la desaparición de los quioscos de su añejo

y prestigioso tabloide. El futuro, según Sulz-

berger, es internet, una conclusión con la que coinciden, entre otros, el director de El País, Javier Moreno, quien se ha mostrado conven- cido de que el papel desaparecerá en pocos años. Probablemente sin excepciones.

eL PaPeL, ‘LídeR’ eN La Red Pero ni Sulzberger ni Moreno tienen motivos para perder el sueño, porque los in- ternautas han decidido respetar los galones y

decantarse por las cabeceras de toda la vida. A

lo largo y ancho del planeta, y Canarias no iba

a ser la excepción, las ediciones digitales de

los diarios convencionales encabezan los lis- tados de audiencia. Incluso aquellos que han eliminado de su agenda la cita diaria con la

rotativa y han optado por dedicar todos sus es- fuerzos al universo digital mantienen una po- sición de privilegio. La mayoría han sumado, incluso, nuevos adeptos, acaso porque la mul- tiplicación de contenidos hace más necesario que nunca diferenciar entre lo importante y lo anecdótico, y la marca informativa adquie- re en ese supuesto un valor sobresaliente. Así las cosas, cabe desechar la segunda falacia: internet dará sepultura los diarios. A

lo único que los obliga es a cambiar de sopor-

te. El mundo avanza, e incluso los fastuosos carruajes tirados por caballos, que tanto bien hicieron durante siglos, han tornado en una mera atracción turística. Pero si las empresas las tienen todas consigo para salir del paso, ¿qué ocurrirá con los periodistas, una profe- sión a la que algunos agoreros conceden un índice de supervivencia equiparable al de un vendedor de paraguas en el desierto del Sá- hara? Por increíble que parezca tras echar un vistazo al desolador panorama laboral, las ex- pectativas cabe calificarlas de excelentes, pre- cisamente gracias al desarrollo de esas nuevas tecnologías a las que con tamaño entusiasmo se ha denostado. Y esa es la otra gran parado-

ja. Los diarios digitales, con la impagable colaboración de dispositivos como el Ipad y similares, tienden a convertirse en un sopor- te donde converjan los contenidos escritos y audiovisuales. A los textos y fotografiás se van sumando vídeos, sonidos, infografías y toda suerte de transmisores de información ya existentes o por inventar, para cuya elabora- ción, al menos de momento, no se han inven-

I FUTUReIMAgeBANk

al menos de momento, no se han inven- I FUTUReIMAgeBANk el acceso libre a internet es

el acceso libre a internet es un debate abierto.

tado máquinas. Si a ello añadimos la imperio- sa actualización permanente, la conclusión es que los diarios digitales que vienen en camino necesitarán unas plantillas más pobladas que

las actuales. Otra cosa será el modelo de rela- ción laboral que se establezca entre la empre-

sa y el trabajador. Y otra el modelo de negocio que permita la financiación de los medios.

Pero trabajadores, necesitarse, se necesitarán.

Y muchos.

evolución usuarios internet

se necesitarán. Y muchos. evolución usuarios internet Y ahora, vayamos a lo que de verdad nos

Y ahora, vayamos a lo que de verdad nos interesa: ¿se han convencido los diarios canarios de la necesidad de renovarse? ¿De- dican los medios precisos para ello? Lo del convencimiento va por barrios, y la cerrazón ante la evidencia, por edades. Las primaveras disfrutadas por algunos de los próceres de los consejos de administración se convierten en un sólido obstáculo, pero, sobre todo, la condena a un limbo donde la pérdida de lec- tores en papel es permanente (los de verdad, los del quiosco), la suma de lectores digitales

constante y, a pesar de ello, la única fuente de ingresos continúan siendo los primeros. De- dicar demasiados recursos a unas ediciones digitales cuya rentabilidad continúa siendo insignificante debilitaría aún más las ya soca- vadas redacciones convencionales, y aunque la integración de ambas ediciones se adivina como la fórmula idónea, en la práctica coin- ciden un sinfín de problemas operativos, las más de las veces motivados por la carencia de asalariados. La prensa escrita canaria, como la del resto del mundo, se enfrenta a un cambio de modelo cuyos tiempos son impredecibles y sus fuentes financieras se hallan en proceso de experimentación, originando una incerti- dumbre que deviene en un querer y no poder

y acaba por afectar sobremanera al balance de

resultados. Que el esfuerzo por trasladar el fuerte del contenido periodístico a internet es exiguo, casi ridículo, resulta fácilmente constatable. Basta con comprobar el reducido número de profesionales encargados de tales menesteres. Que la situación financiera de las empresas concede a sus gestores excusas sobradas para impedir alegrías digitales tam-

bién resulta fácilmente verificable. Que, guste

o disguste, a periodistas y empresas no les va

a quedar otro remedio que plegarse a la dic-

tadura de las nuevas tecnologías, ¿de verdad hay alguien que aún lo dude?

ComunIdAd

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

Andalucía

18,2%

20,3%

25,6%

30,4%

30,3%

32,9%

36,2%

40,2%

42,8%

48,5%

Aragón

18,1%

20,6%

28,8%

33,9%

35,3%

36,8%

40,8%

46,2%

49,2%

54,7%

Asturias

22,7%

20,5%

23,7%

30,1%

31,8%

37,9%

39,0%

44,0%

46,7%

53,7%

Baleares

21,9%

24,7%

28,5%

36,3%

37,6%

43,8%

48,2%

54,5%

54,9%

60,2%

Canarias

19,1%

24,6%

26,1%

30,5%

33,8%

40,7%

43,0%

48,1%

53,0%

56,7%

Cantabria

19,1%

23,0%

25,5%

35,3%

36,6%

37,0%

43,2%

46,1%

48,0%

56,3%

Castilla-León

16,0%

20,0%

23,5%

26,0%

28,4%

31,4%

35,8%

38,2%

42,8%

45,4%

Castilla-La Mancha

12,3%

14,6%

19,1%

23,8%

23,1%

28,5%

33,3%

37,0%

41,9%

45,0%

Cataluña

26,6%

27,1%

30,8%

36,5%

40,1%

44,1%

47,5%

51,8%

54,9%

59,4%

C.Valenciana

21,6%

20,6%

22,1%

26,9%

31,5%

34,5%

39,0%

41,9%

44,9%

52,1%

Extremadura

14,0%

15,6%

22,0%

26,0%

22,3%

20,0%

24,4%

33,6%

33,8%

45,9%

Galicia

14,6%

18,9%

23,6%

27,2%

25,1%

31,2%

33,0%

39,1%

41,9%

44,3%

Madrid

23,4%

27,0%

35,2%

40,3%

44,5%

46,4%

50,6%

54,6%

56,6%

60,3%

Murcia

18,5%

18,9%

23,6%

29,9%

33,3%

31,7%

34,5%

38,7%

38,0%

43,9%

Navarra

17,3%

20,9%

25,5%

34,4%

40,2%

34,9%

43,4%

46,7%

50,3%

52,4%

País Vasco

25,1%

27,1%

29,1%

39,4%

40,9%

44,9%

46,8%

51,6%

52,8%

56,2%

La Rioja

24,3%

23,3%

17,5%

26,8%

34,5%

33,9%

35,4%

47,6%

59,6%

60,9%

FUeNTe

34,5% 33,9% 35,4% 47,6% 59,6% 60,9% FUeNTe eGM (daTos PeRsoNas haN usado iNTeRNeT eN úLTiMo Mes)

eGM (daTos PeRsoNas haN usado iNTeRNeT eN úLTiMo Mes)

diarios digitales. Marzo 2011

nombre

dIreCCIón Internet

usuArIos díA

ÚnICos

vIsItAs

durACIón

PáGInAs

La Provincia

www.laprovincia.es

54.845

999.926

2.122.870

3:58

11.700.540

Canarias7

www.canarias7.es

52.268

717.658

2.275.452

4:12

8.972.628

El Día

www.eldia.es

26.787

493.562

959.342

5:52

3.270.619

La Opinión Tenerife

www.laopinion.es

16.915

341.044

609.185

4:01

2.569.953

Canarias Ahora

www.canariasahora.com

13.505

175.905

553.994

3:28

1.570.115

Diario de Avisos

www.diariodeavisos.com

11.144

180.171

397.577

4:28

1.226.779

FUeNTe

ojd 215
ojd
215