Está en la página 1de 2

El navegador Google Chrome

Google Chrome es un navegador con la característica peculiar que vimos en la exposición de la investigación
de Sistemas de información llamada: “Open Source” con codigo abierto con características. Al parecer tiene
funciones innovadoras que van a terminar de consolidar el poder de Google en la red.

Nosotros como potenciales usuarios, seremos en teoría, los beneficiados con este nuevo navegador, a pesar de
desconocer del todo que tal es el impacto que su puesta a funcionar generará, sé que se le ha dado mucha
importancia a su lanzamiento, habría que ver si realmente cumple con las características que ofrece.

Dentro de las características que han dado a conocer se encuentran principalmente:

• Esta basado en basado en WebKit y es Open Source


• Modo InPrivate como el de Internet Explorer 8
• Pantalla Speed Dial parecida a la de Opera
• Google Gears y Google Suggest integrado
• Barra de direcciones inteligente Omnibox
• Javascript Virtual Machine V8
• Presentación de pestañas novedosa y proceso individual para cada una.

Otras cuestiones que he leído en donde de vislumbra la realidad de este nuevo navegador, donde se cuestiona
que mas que un navegador es realmente un nuevo concepto de sistema operativo. El cual no representa una
amenaza para otros navegadores como los ya conocidos (Firefox, Opera o Safari) sino mas bien para el
monstruo de Windows.

El “navegador” Google Chrome es, en esencia, un navegador, sí, pero su propia arquitectura hace que este
“súpernavegador” tenga en realidad muchas de las propiedades de un sistema operativo convencional, a
saber:

- Es un navegador multihilo: cada página/servicio web se convierte en un hilo de ejecución, y todos ellos
están gestionados por un planificador implícito en Google Chrome.

- Gestión de memoria: cada hilo dispondrá de ciertos recursos fuera de los cuales no podrá actuar. La
memoria será uno de esos recursos, y eso podría solucionar de forma definitiva el alto consumo de memoria
de los navegadores tradicionales.

- Seguridad: ese aislamiento no sólo afecta a la memoria, sino también a la propia seguridad de esos hilos de
ejecución, que están limitados gracias a la aplicación del concepto de sandbox. Lo que se haga en una pestaña
sólo la afecta a ella, y no existirán (salvo en el caso de plugins y puede que ni siquiera según dicen en
Google) posibles accesos de lectura o escritura a recursos que se salgan de esa pestaña. Todos los hilos bien
encerraditos y aisladitos. Menos riesgos de seguridad.

- Gears: la inclusión de esta tecnología que permitirá entre otras cosas poder seguir trabajando con
aplicaciones y servicios web offline es otra de las claves que llevan a pensar que esto no es un navegador.
Chrome permitirá que Internet ya no sólo sea usabe sólo con una conexión telefónica de banda ancha (o
estrecha). Podremos seguir trabajando hasta en una cueva, para luego, eso sí, sincronizar los cambios
realizados en ambos extremos una vez volvamos a tener conexión. O lo que es lo mismo: cualquier servicio
web podrá ser utilizado sin necesidad de conexión. Suites ofimáticas, programas de retoque fotográfico,
reproductores multimedia, bases de datos… ¿lo pilláis? ¿Para qué instalar algo en local? (Vale, durante un
tiempo la cosa tendrá sus desventajas)

Si a eso le añadimos la inclusión de nuevas tecnologías de ejecución de JavaScript (la gran batalla de los
navegadores en sus últimas versiones) y la presencia de WebKit, uno de los motores de renderizado web más
prometedores del momento, nos encontramos ante un desarrollo que podría cambiar no solo Internet, sino
también la forma en que accedemos a la información y trabajamos con ella.

Definitivamente es posible que esta sea una verdadera guerra que “sufrirá” Microsoft, donde de no tomar
decisiones importantes puede sufrir un impacto negativo y potencialmente peligroso para sus objetivos.

Espero que con la ayuda del curso de Sistemas de Información y con el uso de este navegador pueda generar
algún criterio real acerca de sus características.