Está en la página 1de 3

La Comunidad de Vecinos está compuesta por el conjunto de bienes y servicios

COMUNES de todos los propietarios de un inmueble. Por lo tanto, hay una serie de
gastos que cubrir, como por ejemplo, la luz de las escaleras, el ascensor, el seguro,
etc, etc.Por ello, TODOS y cada uno de los propietarios deben pagar una cuota
mensual para el sostenimiento de los gastos COMUNES.

Uno de los mayores problemas que se suscitan en las Comunidades de Vecinos es


cuando uno de los propietarios NO PAGA, y por tanto, se convierte en moroso.El
problema a veces se torna grave, mas allá del propio dinero en sí, porque
probablemente, a dicho vecino lo conocemos, y a veces, se produce un
enfriamiento o distanciamiento de relación, llegando incluso a las disputas o
rencillas.Y en todo caso, es un acto MUY INSOLIDARIO por parte de esa persona,
ya que la Comunidad es de TODOS, de la cual se aprovechan todos, incluso el
MOROSO, utilizando los servicios que luego no paga.

Y más aún, con dicha actitud, está contribuyendo a que las cuentas de la
Comunidad se resientan, que a la fin y a la postre, los demás tienen que pagar.

Por ello, la Ley ha provisto de fórmulas de fácil aplicación para que el moroso pague
de forma rápida y eficaz. Ya no pasa como hace años, que un moroso podía tener
en ‘’jaque’’ a la Comunidad, y acumular deudas sin que le pasara nada durante
años y años.

OBLIGACIÓN POR LEY


Según el artículo 9, apartado e), de la Ley de Propiedad Horizontal, TODO
propietario de un bien debe contribuir, con arreglo a la cuota de participación fijada
en el título o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el
adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que
no sean susceptibles de individualización.Por lo tanto, es un DEBER, fijado por la
propia Ley, de cumplimiento por TODOS los propietarios, para contribuir al
sostenimiento de la Comunidad.
Es decir, no hay excusas, no hay ‘’peros’’, si un propietario no paga las cuotas de
la Comunidad, por decirlo de alguna manera, falta a sus vecinos, a sus propios
bienes…, porque no olvidemos que la Comunidad también es del que no paga.

ACTUACIÓN CONTRA UN MOROSO


FASE INICIAL: ‘’andar el camino necesario’’
En el supuesto de que un propietario NO PAGE todos y cada uno de los recibos
pendientes de la Comunidad, se puede actuar contra dicha persona, y de la
siguiente forma (la establecida en el artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal)

1. La Junta de Propietarios deberá:

● Acordar por mayoría reclamar judicialmente las cuotas debidas a través


de un proceso judicial.
● Dar facultades al Presidente, o al Administrador para presentar tal
reclamación al Juzgado.
● Aprobar la deuda que se debe, y por tanto, que se va a reclamar. También
se puede acordar reclamar las cantidades que se han gastado con
anterioridad para requerir al propietario moroso que pagase la deuda (es
decir, cartas con acuse de recibo, fotocopias, etc, etc).
En tal sentido, es IMPORTANTE acordar la reclamación CONTRA el propietario que
resulte de un bien en concreto, es decir, detallar con exactitud la vivienda / local/
garaje / anexo CONCRETO, puesto que la vivienda puede haber sido vendida, y
entonces, la reclamación se haría no solo contra una persona, sino contra varias, en
función de si la deuda es del presente año, o el anterior, o si se remonta incluso
años precedentes a los indicados.

Así mismo, es importante que en la Junta de Propietarios se dé facultades al


Presidente, o al Administrador, para que contraten los servicios de un abogado,
para que le tramite la reclamación. No obstante, cabe decir que NO ES
OBLIGATORIO, es decir, que la reclamación la puede hacer la propia Comunidad
en sí, sin recurrir a un abogado.

2. Notificar a TODOS los propietarios el Acuerdo de la Junta, es decir, tal y como se


hace en una reunión cualquiera.

3. El presidente o el administrador, presentarán en el Juzgado tal reclamación, con


las siguientes características:
● Aportando el certificado del acuerdo de la Junta de Propietarios donde se
faculte para tal reclamación (dicho certificado lo debe firmar el Secretario, o
si no existe ese cargo, el Presidente).
● Reclamando (si se ha acordado en la Junta y hay justificantes) los gastos
que se han tenido para reclamar al propietario la deuda, se deberá aportar
facturas o justificantes de dichos gastos.
● Reclamando los intereses que se puedan producir, y las costas del Juicio.
● Si se utilizan los servicios jurídicos de un letrado y Procurador, Reclamando
los gastos que estos originen.
● Solicitando el embargo preventivo de los vienes para hacer frente a las
deudas contraídas con la Comunidad.

En este sentido, cabe decir que la DEUDA se puede exigir:


● Al actual titular del bien, para deudas que tengan su origen en el año en
curso, o bien, en el inmediatamente anterior.
● Al titular anterior, en el supuesto de que las deudas sean originadas con
anterioridad al año anterior al que se presente la reclamación.

Es decir, que la petición inicial podrá formularse contra cualquiera de los obligados o
contra todos ellos conjuntamente. Luego será el Juez quién decida a quién le
corresponde la deuda.
Así mismo, en la presentación de reclamación, se puede solicitar al Juez el embargo
preventivo de bienes suficientes del propietario deudor, para hacer frente a la
cantidad reclamada, los intereses y las costas del juicio.

FASE FINAL: ‘’en manos del Juez’’

Una vez presentada la reclamación tal y como se ha indicado anteriormente, el Juez


será el encargado de dictar la sentencia correspondiente.

Y en dicha sentencia dictaminará si el MOROSO debe o no pagar, cuánto debe


pagar, si se tiene que hacer cargo de las costas del juicio y de los gastos de los
honorarios de los abogados / procuradores de la Comunidad.
GUARDANDO ''LAS ESPALDAS'' DE LA COMUNIDAD

La Ley de Propiedad Horizontal, en su afán de salvaguardar los intereses de la


Comunidad, dispone de varios preceptos con el objetivo de evitar, en lo posible, que
se produzcan deudas, y en todo caso, que no se ‘’acumulen’’.

Por ejemplo, el artículo 9, apartado e) de la citada Ley dice que:

‘’El adquirente de una vivienda o local en régimen de propiedad


horizontal, incluso con título inscrito en el Registro de la Propiedad,
responde con el propio inmueble adquirido de las cantidades
adeudadas a la comunidad de propietarios para el sostenimiento de
los gastos generales por los anteriores titulares hasta el limite de los
que resulten imputables a la parte vencida de la anualidad en la cual
tenga lugar la adquisición y al año natural inmediatamente anterior.
El piso o local estará legalmente afecto al cumplimiento de esta
obligación.’’
Es decir, que un nuevo propietario, sea por desconocimiento, o a
sabiendas, se le puede reclamar las cantidades que el bien que
compra deba a la Comunidad, y lo que es mas importante, que el
bien que compra sirve de aval para ello, o lo que es lo mismo, se le
puede embargar.

Por ello, la propia Ley dice que:

‘’En el instrumento público mediante el que se transmita, por


cualquier título, la vivienda o local el transmitente, deberá declarar
hallarse al corriente en el pago de los gastos generales de la
comunidad de propietarios o expresar los que adeude. El
transmitente deberá aportar en este momento certificación sobre el
estado de deudas con la comunidad coincidente con su declaración,
sin la cual no podrá autorizarse el otorgamiento del documento
público, salvo que fuese expresamente exonerado de esta obligación
por el adquirente. La certificación será emitida en el plazo máximo de
siete días naturales desde su solicitud por quien ejerza las funciones
de secretario, con el visto bueno del presidente, quienes
responderán, en caso de culpa o negligencia, de la exactitud de los
datos consignados en la misma y de los perjuicios causados por el
retraso en su emisión.’’