Está en la página 1de 2

Favores garantizados a la orden

Miguel Angel Granados Chapa

Somos uno con unos y otro con otros, escribió Pirandello. Según Beatriz Paredes,
presidenta del PRI, Francisco Galindo Ochoa fue un "digno integrante de nuestras filas,
quien a lo largo de su vida fue ejemplo de lealtad a nuestro partido y de compromiso
patriótico con México. Quienes conocimos su sentido del humor, su fina ironía y su
entereza de hombre cabal, sabemos que la política mexicana sufrió una gran pérdida".
Hay visiones diferentes sobre la actuación pública de Galindo Ochoa, nacido en
Tamazula, Jalisco, y muerto el miércoles pasado, 10 de septiembre de 2008. Fue uno de
los más activos agentes del mecanismo de corrupción de la prensa que formó parte, y no
ha sido extirpado todavía, del sistema autoritario priista que perdió la mayoría en las
cámaras y la Presidencia de la República pero que sigue ejerciendo una enorme porción
del poder público mexicano.
Galindo Ochoa fue diputado por primera vez en 1949, y volvió a la Cámara en 1955. En
esta legislatura, la 43ª, había encontrado ya su vocación. Era el encargado de entregar a
los reporteros de la fuente parlamentaria un sobre con dinero, el embute que favorecía
las relaciones de los periodistas de a pie con el gobierno. Esa paga, ilegítima e
innecesaria (porque los directores de los medios para los cuales trabajaban tenían sus
propios vínculos, aceitados de modo semejante pero en dimensiones mayores),
"facilitaba que los periodistas, la mayoría con sueldos cortos, pudiera moverse con
soltura en los escenarios de lujo de la política", según descubrió el entonces joven
reportero Julio Scherer, quien veía a Galindo Ochoa vestido "con ropa que compraba en
dólares", y quien contaba con "dinero sin medida, (...) relaciones al más alto nivel (...)
influencia en los medios...".
Galindo Ochoa construía esas relaciones sirviendo de acompañante servil en sus
parrandas a políticos poderosos, como lo enseña esta anécdota -que muestra también el
sentido del humor y la finura a que se refirió la presidenta Paredes- contada en el
responso que José Elías Romero Apis escribió 48 horas después del fallecimiento de
Galindo Ochoa:
"Corría el fin de los años cuarenta o principios de los cincuenta. Una tarde, la comida se
prolongó hasta bien entrada la noche. Galindo Ochoa, cuya edad no llegaba a los 40
años, había recorrido el Tampico Club, el Lincoln y otros comederos de primera
categoría política. Puesto que era el más joven del grupo y el de mejor jerarquía, le
había correspondido la ingrata y tradicional obligación de manejar el automóvil y medio
atender a los demás.
"Dado lo avanzado de la noche y del cansancio y puesto que los otros tres ya estaban
profundamente 'cuajados', orilló el auto para descansar cinco o siete minutos y de esa
manera recobrar las fuerzas necesarias para realizar el itinerario del depósito
domiciliario de sus amigos.
"En eso llegó un 'tamarindo' soez y corrupto que lo primero que hizo fue gritarle: 'Oiga
amigo, está usted mal parado'. A ello, Galindo le respondió con mayor vigor: 'Cállate,
güey, te voy a decir quiénes son esos tres borrachos que vienen dormidos. El de atrás a
la derecha, que viene roncando, es el presidente del PRI. El de atrás de mí, que viene
todo amorcillado, es el gobernador de Sinaloa. El que está a mi derecha, con la jeta
recargada en la ventanilla, es el gobernador de Chihuahua. Yo, que soy el más jodido de
todos, soy diputado federal. Y así dices, pendejo, que estoy mal parado." (Excélsior, 12
de septiembre.)
Secretario de prensa de su partido cuando lo presidió Alfonso Corona del Rosal, era el
encargado de elegir los regalos para los periodistas amigos. Según una grabación
recogida por Jacinto Rodríguez Murguía en La otra guerra sucia, la relación de los
medios con el poder se expresaba con desdeñoso realismo de los beneficiarios de su
función: Respecto de Julio Ernesto Teissier, que a la sazón escribía en Novedades la
columna De domingo a domingo, Galindo Ochoa recomendaba: "a esa gente, mejor lana
(...) siempre anda tras ella". Y a Carlos Denegri, a quien Corona del Rosal quería
mandarle como regalo de fin de año "lo que más le gustara", Galindo recomendaba:
"mándele lana (...) porque ahorita está ladrando aquel (...) Tuvo que correr a un gerente
y tuvo que darle 50 mil pesos".
Galindo Ochoa y Denegri fueron socios en el Fichero político, una columna mercenaria
que aparecía los domingos en el Excélsior de los años cincuenta y el comienzo de la
década siguiente. A partir de fichas que identificaban a los políticos, sus nombres
aparecían impresos, acompañados de elogios o denuestos, según la paga, del propio
interesado o de sus detractores, que obviamente no aparecían en la escena. Un
industrioso ayudante propuso un día transcribir las fichas, organizadas en tres
categorías: de los que se habla bien, de los que se habla mal, y de los que no se habla, en
colores que permitieran su rápida localización. No es práctico, lo disuadieron, "porque
eso cambia".
Díaz Ordaz lo hizo director de prensa de la casa presidencial, hasta el 12 de febrero de
1968. Se ignora la causa del despido, pero el presidente se encargó de difundir que no
mantenían buena relación. Socarrón y procaz, explicaba que había conferido a su
antiguo colaborador una comisión que le reclamaba todo su tiempo: chingar a su madre.
Volvió a Palacio Nacional, a la misma función, en el último tramo del sexenio de López
Portillo. Echó por la borda los afanes de su antecesor, Luis Javier Solana, por cumplir y
fortalecer el derecho a la información. Al contrario, se convirtió en censor. Convenció al
presidente para romper con Proceso, que vivía con esfuerzo su primera década. Hizo
pronunciar a López Portillo la sentencia que es divisa autoritaria: "no pago para que me
peguen", expresión que denota la decisión de dotar de publicidad gubernamental sólo a
los serviles, a los que adulan, no a los que critican, como si la contratación de anuncios
en los medios fuera una dádiva, un favor, y no una función de gobierno.
Galindo Ochoa construyó un puente entre políticos en apuros o en trance de ascender, y
periodistas y medios de información. Colocaba a "gente suya" en los periódicos y los
surtía de chismes o datos que favorecían o desprestigiaban. Pagaba el servicio con
fondos que él recolectaba y administraba, aportados por los políticos interesados en ese
género de difusión, en ese tipo de recados. Manuel Buendía llamó a ese mecanismo
Favores Garantizados a la Orden, para jugar con las iniciales del nombre de quien
formulaba esa oferta.
Aunque diariamente a su mesa en el restaurante Champs Elysées, que ahora queda
vacante, acudían a comer o a saludar infinidad de políticos, pocos acudieron a su
sepelio, pocos firmaron esquelas con sus condolencias. Quizá procedieron así para que
en públicos amplios no se les vincule con modos de hacer política que siguen
practicándose pero que ya no son bien vistos y hasta pueden resultar embarazosos. l