Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA

UNIDAD DE POST GRADO – LA PAZ

DIPLOMADO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA


Y SISTEMAS ALIMENTARIOS

DOBLE CARGA DE MALNUTRICIÓN

I. INTRODUCCIÓN
La malnutrición es una condición o estado patológico que se presenta ya sea por la deficiencia,
por el exceso o por la mala asimilación de los alimentos entre los que por deficiencia y/o mala
asimilación de nutrientes se hallan las patologías de desnutrición aguda crónica y global, mientras
que por el exceso están la obesidad y el sobrepeso.
Esta alternante existencia de talla baja y obesidad se denomina también como la doble carga de
la malnutrición infantil y es observada con mayor frecuencia en países de bajos y medios ingresos
económicos como es Bolivia.
Existe una relación estrecha entre pobreza, inseguridad alimentaria y hambre que puede verse
reflejada en un estado de malnutrición. La ausencia de una dieta diversa, puede traer como
consecuencia el consumo de alimentos ricos en energía, pero con limitaciones considerables en
los aportes de vitaminas y minerales, lo que conlleva a presentar sobrepeso y obesidad con
deficiencia de micronutrientes, incluso en la misma persona.
Esta situación se da, entre otras razones, porque usualmente, los alimentos densamente
energéticos son menos costosos que aquellos con mayor densidad nutricional como los alimentos
de origen animal (leche, carnes), las frutas y los vegetales. Ante problemas de acceso económico,
los hogares intentan adquirir alimentos que de cierta formara satisfagan sus necesidades
alimentarias, considerando aspectos fisiológicos como la sensación de saciedad, que sin duda la
ofrecen los alimentos energéticamente densos y que usualmente también son aquellos de menor
valor. (Boletín Aproximación a los determinantes de la doble carga nutricional en Colombia, 2014)
En Bolivia, el principal problema era la desnutrición en todas sus formas, donde la más recurrente
solía ser la desnutrición crónica. Aunque actualmente éstas han disminuido significativamente por
esfuerzos del país en la reducción de la pobreza y la desnutrición, la tendencia al sobrepeso y
obesidad se ha incrementado fuertemente, resultando en una convivencia de los dos problemas,
o dicho de otra manera, como país ahora padecemos la doble carga de la malnutrición.
En el estudio del 2018 denominado El sobrepeso y la obesidad ¿reflejo sólo del exceso de comida
o de un sistema agroalimentario en crisis? del autor J. Prudencio Böhrt, podemos observar los
siguientes datos extraídos a su vez de las Encuestas Nacionales de Salud realizadas el 2008 y el
2016:
Cuadro No. 1 Clasificación de la población nacional según el IMC (2008‐2016)

Fuente: J. Prudencio Böhrt, El sobrepeso y la obesidad ¿reflejo sólo del exceso de comida o de
un sistema agroalimentario en crisis?, 2018.
UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA
UNIDAD DE POST GRADO – LA PAZ

DIPLOMADO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA


Y SISTEMAS ALIMENTARIOS

De la tabla, el autor confiere que las personas con sobrepeso y obesidad han aumentado, en el
lapso de años expuesto, de un 49.7 % a un 57.7%1 por lo que señala que “entre el 2008 y el 2016,
la población clasificada en el rango de delgada ha disminuido (0.2%) al igual que las personas con
peso normal en casi un 8%, habiendo aumentado en el mismo porcentaje, las personas con
obesidad, y manteniéndose en el mismo nivel, las personas con sobrepeso.”
También afirma que los porcentajes evidencian la mencionada tendencia en el país, al incremento
de la obesidad, complementando con datos del Ministerio de Salud (Unidad de Epidemiología.
Ministerio de Salud y Deportes) que señalan que cada año se reportan más de 65.000 casos de
obesidad y sobrepeso. En el año 2014 se reportaron 60.658; en el 2015 se reportaron 71.541 y en
el 2016, 75.290 casos, la mayoría de ellos ubicados en la ciudad de Santa Cruz, y después en
Cochabamba y La Paz.
Por lo tanto la doble carga de la malnutrición en el país al ser un hecho que va en aumento debe
ser atendido efectivamente pues las consecuencias negativas de la malnutrición sobre la
morbilidad y la mortalidad afectan de gran manera a los índices nacionales en el ámbito de
desarrollo de capacidades, en los resultados educativos; en la inclusión social y laboral, en el
medioambiente y la productividad principalmente, los cuales se reflejan en consecuencias
económicas, según indica la Síntesis del estudio El costo de la doble carga de malnutrición:
impacto social y económico, elaborado por el CEPAL.
Diagrama 1. Efectos de la malnutrición

Fuente: Síntesis del estudio El costo de la doble carga de malnutrición: impacto social y económico,
Andrés Fernández et al. - CEPAL
UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA
UNIDAD DE POST GRADO – LA PAZ

DIPLOMADO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA


Y SISTEMAS ALIMENTARIOS

II. DESARROLLO
Con el fin de reducir los niveles de malnutrición, es necesario avanzar en el diseño e
implementación de políticas integrales y multisectoriales. Las experiencias más exitosas incluyen
el desarrollo de trabajo conjunto entre distintos actores, considerando un enfoque mucho más allá
de la perspectiva de la salud, por ejemplo, considerar todas las dimensiones del problema
nutricional: económico, político, productivo, cultural y educativo.
En una mayoría, los programas de salud pública orientados a la desnutrición tuvieron un impacto
en la reducción de su prevalencia, de la misma manera, y considerando que el problema nutricional
es multicausal, abordar la prevalencia de malnutrición requiere de la articulación de diversos
actores en cada país.
Entre las estrategias de abordaje podemos mencionar que para el caso de la desnutrición hay
consenso en que el control del niño o niña debe ser desde su concepción hasta los 24 meses de
edad, etapa clave para su desarrollo óptimo y reconocida internacionalmente como “la ventana de
los 1000 días”, siendo que es el período transcurrido desde el embarazo (270 días promedio) hasta
los 2 años de vida del niño (730 días). La Ventana de los mil días es un paquete de atención en
salud y nutrición, que busca garantizar a las madres y sus hijos, cuidados prenatales, una atención
calificada del parto, buenas prácticas alimentarias incluyendo la lactancia materna, una
alimentación adecuada a los menores, la suplementación con vitaminas y minerales; y el
tratamiento de la desnutrición aguda, entre otras. Representantes de OPS/OMS manifestaron su
apoyo a la Ventana de los mil días en diferentes países, ya que la desnutrición asociada a
enfermedades como neumonías, diarreas y malaria, es la principal causa de muerte en niños
menores de cinco años, alrededor del mundo.
La estrategia de la Ventana de los mil días, incluye acciones como la promoción de prácticas
adecuadas para la nutrición, dotación de vitaminas y minerales para niños y madres, educación
para el consumo de alimentos fortificados y prevención y orientación sobre el tratamiento de la
desnutrición:
- Las intervenciones de la ventana de los mil días empiezan con los cuidados de la mujer
embarazada. Existen incentivos para que la mujer en estado de gestación asista
mensualmente al servicio de salud para evaluarse y saber si su bebé tiene un crecimiento
adecuado y la evaluación de posibles complicaciones, asimismo se inicia el esquema de la
vacuna antitetánica y la suplementación de micronutrientes como hierro y ácido fólico (pre y
post concepción) y consumir sal yodada y fluorada para la reducción del riesgo de abortos.
- Todas las mujeres deben recibir educación y orientación sobre una nutrición adecuada,
antes de la concepción y durante la gestación, para garantizar una buena salud; estas
intervenciones, tienen un impacto en la salud de la madre y el feto y determina el estado
nutricional del niño después de nacido.
- Al nacer, se recomienda la lactancia materna exclusiva, es decir, dar únicamente leche
materna durante los primeros seis meses de vida. La leche materna es un alimento único e
irremplazable, ya que aporta todos los nutrientes que aseguran el adecuado crecimiento y
desarrollo, prevendrá infecciones y estrecharán la relación del binomio madre-hijo.
- A partir de los 6 meses, se inicia con la alimentación complementaria. se debe iniciar con
alimentos saludables. Se recomienda que el consumo de estos alimentos sea paulatino, para
identificar intolerancia. En este mismo período se inicia también con la ingesta de
micronutrientes: hierro y vitamina A.
UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA
UNIDAD DE POST GRADO – LA PAZ

DIPLOMADO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA


Y SISTEMAS ALIMENTARIOS

- La alimentación infantil debe realizarse en familia y en un entorno agradable, para estimular


el apetito y los buenos hábitos alimentarios. La Ventana de los Mil Días también contempla la
desparasitación de los niños a partir de los dos años de edad y la prevención y tratamiento de
la desnutrición aguda moderada, a través de visitas al servicio de salud para el control de peso
y talla de los infantes. Así, es posible detectar si el niño esta desnutrido o corre riesgo de
estarlo.
En relación al sobrepeso y obesidad, tenemos un periodo clave de educación alimentaria que
comprende desde los 2 hasta los 6 años, siendo crucial para establecer hábitos saludables de
alimentación y actividad física de modo de asegurar un óptimo desarrollo y crecimiento del niño.
En los grupos de mayor edad se complica el lograr cambiar hábitos alimentarios, por lo que los
programas de educación alimentaria en la etapa escolar y adolescencia que abordan todos los
factores de riesgo que se asocian a hábitos no saludables, son la estrategia aplicable más efectiva.
Para lograr la implementación de estos programas, es determinante la coordinación intersectorial,
ya que la prevención efectiva de la malnutrición involucra: educación, salud, deporte, saneamiento
y subsanar otros factores que agudizan la vulnerabilidad, como lo es la pobreza.
Es importante que, al definir las diferentes medidas de intervención, se debe prestar atención a las
causas de la obesidad y la desnutrición, y aun cuando hay factores determinantes para cada
aspecto de la malnutrición que son comunes existen causas más inmediatas que influyen en el
equilibrio de energía en el cuerpo y que, por tanto, generan déficit o exceso, que determinan el
desarrollo de sobrepeso o desnutrición.
En el caso de la obesidad o sobrepeso las causas de la malnutrición por exceso tienen una
complejidad adicional, la cual aparece al incluir una perspectiva de ciclo de vida y que está dada
por su vinculación con los efectos de la malnutrición por déficit durante los primeros años de vida
(Fernández y otros, 2017, pág. 26).
Existen medidas de intervención que incluyen diversos sectores y buscan generar un efecto en
otras dimensiones:
- Atención primaria de salud y promoción de la lactancia materna y la alimentación saludable.
- La producción de alimentos o la pobreza: Las áreas que consideran estas medidas son:
producción y acceso a los alimentos, inocuidad y calidad de estos, infraestructura, asistencia
alimentaria, información y conocimiento sobre nutrición y salud, y atención sanitaria
(Martínez y Palma, 2015).
- En la eliminación o reducción de hábitos poco saludables y la facilitación de consumo y
conductas saludables deben destacar las intervenciones educativas con la promoción de
hábitos saludables y el incentivo a la selección correcta de alimentos, dando un fuerte
enfoque a la prevención de los riesgos que incluye el consumo de productos ultra-pocesados
(productos con alto contenido de azúcar, sal y grasas) y su relación con el desarrollo de
enfermedades crónicas, entre ellas el sobrepeso y obesidad. En esta medida también deben
considerarse los factores asociados como el precio, la producción de bienes alimentarios y
el control de la mercadotecnia, la disponibilidad y asequibilidad a los diversos productos
según regiones y el nivel de conocimiento adecuado. Adicionalmente debe abordarse el
sedentarismo o la insuficiente actividad física diaria promoviendo el mejoramiento del
entorno con respecto a la actividad física en los establecimientos escolares:
- Políticas fiscales y reglamentación de la publicidad, promoción y etiquetado de
alimentos.
UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA
UNIDAD DE POST GRADO – LA PAZ

DIPLOMADO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA


Y SISTEMAS ALIMENTARIOS

- Otras medidas multisectoriales con participación del sector privado y no


gubernamental (por ejemplo, la disposición de áreas urbanas para el ejercicio físico
y el mejoramiento de la disponibilidad y acceso a alimentos nutritivos).
- Vigilancia, investigación y evaluación.
- Las políticas de protección social, pueden contribuir a mejorar la seguridad alimentaria y
nutricional al interior de los hogares. Existe evidencia del positivo impacto de los programas
PROGRESA en México, Familias en Acción de Colombia y Bolsa Familia del Brasil en los
indicadores nutricionales que se vinculan al mejoramiento de los ingresos del hogar y a las
condicionalidades relativas a salud (Martínez, 2015).
III. CONCLUSIONES
- El derecho de los niños y niñas a una alimentación y vida saludables, consagrado en
diversos instrumentos internacionales, plantea un gran desafío.
- Abordar los problemas de desnutrición y sobrepeso u obesidad demanda atención y
medidas urgentes con el objetivo de reducir los efectos que genera la malnutrición durante
todas las etapas del ciclo de vida.
- A pesar del costo económico que genera, avanzar en las medidas necesarias para lograr
este objetivo, es un imperativo ético que generará impacto positivo a nivel multisectorial.

IV. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


- PANTOJA LUDUENA, Manuel. Los primeros 1000 días de la vida. Rev. bol. ped. [online].
2015, vol.54, n.2 [citado 2022-10-14], pp.60-61. Disponible en:
<http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-
06752015000200001&lng=es&nrm=iso>. ISSN 1024-0675.
- La Ventana de los mil días, una oportunidad para reducir la mortalidad materno-infantil,
https://reliefweb.int/report/guatemala/la-ventana-de-los-mil-d%C3%ADas-una-
oportunidad-para-reducir-la-mortalidad-
materno#:~:text=La%20ventana%20de%20los%20mil%20d%C3%ADas%20es%20el%20
per%C3%ADodo%20transcurrido,del%20ni%C3%B1o%20(730%20d%C3%ADas).
- La Ventana de los Mil Días busca prevenir y erradicar la desnutrición,
https://reliefweb.int/report/guatemala/la-ventana-de-los-mil-d-busca-prevenir-y-erradicar-
la-desnutrici-n
- Malnutrición en niños y niñas en América Latina y el Caribe,
https://www.cepal.org/es/enfoques/malnutricion-ninos-ninas-america-latina-caribe

AUTORES
1 Cordero Apaza David Juvenal
2 Isidro Averanga Maria Renee
3 Quezada Lambertín María Fernanda
4 Terán Muñoz Lizet

También podría gustarte