Está en la página 1de 3

Minuta de lectura #9

Claloc Sánchez Rumoroso B77114


La performance:
Para esta minuta de lectura, primero quisiera apuntar un par de consideraciones que
a lo personal me parecen pertinentes, y es que si este curso se fuera a repetir, en definitiva
el texto que se aborda esta semana de Bianciotti y Ortecho (2013), hubiera sido un insumo
clave para la lectura del texto de Rodríguez (2022), principalmente por lo esclarecedor que
resulta sobre conceptos teórico-metodológicos sobre la performance, además de ello
articula una serie de consideraciones que amarran por decirlo de alguna manera a la
mayoría de autorxs que hemos venido estudiando durante el semestre. Las ideas del drama
social gofmanianas, los proyectiles verbales malinowskianos, los cuales están íntimamente
relacionados con el modelo austiniano descrito por las autoras Bianciotti y Ortecho, sobre
el poder de las palabras en el hacer. Entender la performance desde las dos vertientes
descritas (performance social y Performances cultural), también hubiera sido muy
esclarecedor a la hora de entender elementos narrativos en el texto de Rodríguez (2022), en
donde se hubiera podido realizar una lectura distintiva de los actos performativos que
tuvieron lugar en el texto. Además de ello, comprender como una aproximación teórico –
metodológica de la performance, compuesta en su análisis por la articulación de tres
dimensiones, como apuntan las autoras, me parece clave para comprender el cómo suceden
las performances y por último, pese a que se intuía ya en otros autores, y Turner si es muy
enfático en ello (en la capacidad transformadora de los rituales), entender que ahora ritual y
performances en nuestras sociedades resultan como dos caras de una misma moneda,
hubiera permitido comprender mucho antes aspectos transformativos resultantes de actos
performativos.
Enunciado lo anterior, considero que según lo que se ha venido esbozando en el
curso, ahora tengo claridad sobre una cosa, ritual y performances como caras de una misma
moneda, permiten su análisis a través del drama social, es decir, de los conflictos sociales y
por ende también de todos aquellos actos que se inscriban dentro de las acciones
performativas, como apunta Tambiah, citado en Bianciotti y Ortecho (2013), “es un triple
esquema por medio del cual observar y comprender qué hace un ritual, una performance o
un evento o escena social estudiados como tales en términos de construcción de
subjetividad de los sujetos intervinientes y legitimación/reforzamiento de las relaciones
sociales”.
Esta triple dimensión de la que se habla contempla lo siguiente:
1. La primera se relaciona con la noción de fuerza performativa de las palabras, que
significa que decir algo es hacer algo, también pudiéndose retomar de los
proyectiles verbales malinowskianos.
2. Esta se relaciona con los medios, se refiere a la performance escenificada en sí
misma, y que utiliza múltiples medios a través de los cuales quienes participan
experimentan un evento determinado, que se transforma en el marco de dicha
experiencia. Según entiendo sobre esta segunda dimensión, es el marco contextual
diacrónico que permite la lectura contextual de una performance social.
3. Esta tercera dimensión se toma de los aportes del semiótico Charles Sanders Pierce,
específicamente del concepto de valores indíciales, los cuales están siempre
inscritos a una performance e inferidos por los actores durante la misma. Es decir a
los significados que surgen dentro de actos performativos y que se deben de
entender dentro de la segunda dimensión, así como también las formas
clasificatorias existentes en todo grupo social.
Esta triple dimensión, lo que nos propone para estudiar o analizar la performances, es
que las palabras dentro de estas escenificaciones son acción, dicha acción y enunciación
está contenida en un espacio diacrónico (en los performances sociales), en el cual los signos
y significados podrían variar y ser únicamente entendidos por los actores que se inscriban
en estas escenas performativas. Aquí el quehacer antropológico de poder realizar un
análisis de estas tres dimensiones y poder entender las acciones performativas desde
quienes las realizan.
Este texto Bianciotti y Ortecho (2013), permite entonces esclarecer e ir hilando un factor
unificador de toda la teoría vista durante el curso, sobre lo ritual y lo performativo, en
donde resultan dos caras de la misma moneda y se nos permite entonces utilizar los mismos
elementos teórico-metodológicos para su estudio, siempre haciendo las salvedades del caso.
Otro apunte que resulta importante de esto, es la propuesta que se nos hace de ir más allá
del análisis verbocentrista en el que muchas veces se quedan algunas ciencias sociales y
aproximaciones teórico-metodológicas, y que en la actualidad se trascienden, permitiendo
entender que la comunicación no es únicamente oral/verbal, y por ende un análisis
minucioso que contemple las 3 dimensiones antes descritas, permitiría expandir el
horizonte de conocimiento para el estudio de este tipo prácticas, especialmente si se
considera como los autores, que a través del drama social y el performance se pueden
estudiar todos los conflictos sociales, siendo entonces estas propuestas actuales, una especie
de sincretismo derivado de las propuestas que se han venido gestando desde el inicio de la
disciplina y el pensamiento reflexivo y crítico actual, que las problematiza, re-interpreta y
transforma.
A modo de conclusión entonces, considero que el texto de esta semana, se distingue de las
teorías que habíamos venido estudiando no en su aproximación al o los eventos
performativos, sino en su aproximación teórica-metodológica que ahora contempla lo que
antes se intuyó.
Bibliografía:
Bianciotti, M. y Ortecho, M. (2013). “La noción de performance y su potencialidad
epistemológica en el hacer científico social contemporáneo.” En: Tabula rasa, núm. 19,
julio-diciembre, pp. 119-137.
Goffman, E. (1959). “Las regiones y la conducta”. En: La prsentación de la
persona en la vida cotidiana. Buenos Aires. Amorrortu. Pp. 117-151. 
Malinowski, B. (1948). “El arte de la magia y el poder de la fe.” En: Magia, ciencia
y religión. Barcenona. Planeta-Agostini. Pp. 24-33. 
Rodríguez, O. (2022). La barra nunca pierde. Descivilización, performance del
conflicto y política en las hinchadas de fútbol. En prensa. 
Turner, V. (1988). “Liminalidad y communitas.” En: El proceso ritual. Madrid.
Taurus Alfaguara, S.A. Pp. 101-136.
Turner, V. (1987). “Antropología del performance.” En: Antropología del ritual.
Nueva York, PAJ Publications, pp. 103-144.

También podría gustarte