Está en la página 1de 68

LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS ■ SEPTIEMBRE DE 2002

LIAHONA
LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS ■ SEPTIEMBRE DE 2002

LIAHONA
SECCIÓN GENERAL
2 MENSAJE DE LA PRIMERA PRESIDENCIA: LA PACIENCIA, UNA VIRTUD CELESTIAL
PRESIDENTE THOMAS S. MONSON
25 MENSAJE DE LAS MAESTRAS VISITANTES: DESEEMOS APRENDER DURANTE
TODA LA VIDA
32 VOCES DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS:
EL AMAR Y APOYAR A LOS DEMÁS
“YO SÉ QUE VIVE MI SEÑOR” FRANCISCA CRISTINA VILLAR REY
EN LA CUBIERTA “¿POR QUÉ ERES TAN DIFERENTE?” JUANA RIVERO DE GONZÁLEZ
Delante: Luz y verdad, por Simon Dewey. UN SALTO DE FE WALFRE RICARDO GARRIDO
Detrás: “A él oíd”, por Simon Dewey. LOS MAESTROS ORIENTADORES QUE NO SE DIERON POR VENCIDOS
Ambas pinturas son cortesía de Altus Fine DAVID HEAD
Art, American Fork, Utah.
38 PONGAMOS AL ALUMNADO EN ACCIÓN: CÓMO INCREMENTAR LA
PARTICIPACIÓN EN LAS CLASES JONN D. CLAYBAUGH Y AMBER BARLOW DAHL
44 LOS PROFETAS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS NOS HABLAN SOBRE LA ENSEÑANZA
DEL EVANGELIO
48 CÓMO UTILIZAR LA REVISTA LIAHONA DE SEPTIEMBRE DE 2002

S E C C I Ó N PA R A LO S J Ó V E N E S
9 CARA A CARA KRISTIE MASUMI KING
10 “LOS AMÓ HASTA EL FIN” ÉLDER JEFFREY R. HOLLAND

CUBIERTA DE AMIGOS 14 MI AMIGO Y CONSIERVO: EL EJEMPLO DE LUAN FELIX DA SILVA


La cosecha del Señor, por Marilee B. ÉLDER CLAUDIO R. M. COSTA
Campbell. Véase “ ‘El campo blanco está
16 “VERDADES SIMPLES Y LLANAS”: LOS HOMBRES Y LAS MUJERES JÓVENES PONEN
ya para la siega’ ”, página 4.
EN PRÁCTICA LOS SEIS PRINCIPIOS
22 UN DÍA DESASTROSO Y HORRIBLE BRENDA WILLIAMS
26 EL TESORO DE EL DORADO RICHARD M. ROMNEY Y NÉSTOR JAVIER PASSE
47 ¿SABÍAS QUE…?

VÉASE LA
PÁGINA 10 AMIGOS
2 VEN Y ESCUCHA LA VOZ DE UN PROFETA: ABRIR LAS VENTANAS DE LOS CIELOS
PRESIDENTE JAMES E. FAUST
4 TIEMPO PARA COMPARTIR: “EL CAMPO BLANCO ESTÁ YA PARA LA SIEGA”
VICKI F. MATSUMORI
6 PARA LOS MÁS PEQUEÑOS: ¿QUÉ HACEN LOS MISIONEROS?
8 LA GRÁFICA MISIONAL DE SANDY CRAIG E. MOORE
10 ENTRE AMIGOS: ÉLDER ATHOS M. AMORIM
12 RELATOS DEL NUEVO TESTAMENTO: EL JOVEN RICO;
JESÚS VUELVE A TRAER A LÁZARO A LA VIDA

VÉASE LA PÁGINA 47

VÉASE LA PÁGINA 2
LIAHONA, septiembre de 2002 COMENTARIOS

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Vol. 26, Número 9 22989-002
Publicación oficial de La Iglesia de Jesucristo de los
Santos de los Últimos Días, en el idioma español.
La Primera Presidencia: Gordon B. Hinckley,
Thomas S. Monson, James E. Faust
El Quórum de los Doce Apóstoles:
Boyd K. Packer, L. Tom Perry, David B. Haight, EL GOZO DE LEER LA REVISTA LIAHONA
Neal A. Maxwell, Russell M. Nelson, Dallin H. Oaks,
M. Russell Ballard, Joseph B. Wirthlin, Richard G. Scott, Desde que tenía seis años he disfrutado
Robert D. Hales, Jeffrey R. Holland, Henry B. Eyring
Editor: Dennis B. Neuenschwander del Evangelio en mi vida. La revista
Asesores: J. Kent Jolley, W. Rolfe Kerr, Stephen A. West
Liahona estaba siempre en nuestro hogar.
Administradores del Departamento de Cursos
de Estudio: Cada vez que mi padre recibía el ejemplar
Director administrativo: Ronald L. Knighton
Director de redacción: Richard M. Romney mensual, me sentía muy feliz porque sabía
Director de artes gráficas: Allan R. Loyborg
Personal de redacción: que yo también podía leerla. Ahora estoy
Editor administrativo: Marvin K. Gardner
Editora administrativa ayudante: Jenifer L. Greenwood
criando a mis propios hijos en el Evangelio
Editor asociado: Roger Terry
Editora ayudante: Lisa Ann Jackson
“HAZ TÚ LO JUSTO” y sé que Jesucristo es el único camino de
Redactora adjunta: Susan Barrett En mi bautismo cantamos “Haz tú lo regreso a nuestro Padre Celestial.
Ayudante de publicaciones: Collette Nebeker Aune
Personal de diseño: justo” (Himnos, Nº 154) y al instante sentí Nancy Galindo de Pérez,
Gerente de artes gráficas: M. M. Kawasaki
Diseño artístico: Scott Van Kampen que el himno cobraba sentido para mí. El Rama Windy Ridge (español),
Diseñadora principal: Sharri Cook
Diseñadores: Thomas S. Child, Randall J. Pixton mensaje del élder Richard G. Scott, “Haz Estaca Orlando Sur, Florida
Gerente de producción: Jane Ann Peters
Producción: Reginald J. Christensen, Denise Kirby, tú lo justo”, de la revista Liahona de marzo
Kelli Pratt, Rolland F. Sparks, Kari A. Todd,
Claudia E. Warner de 2001, también me causó una gran im- UN TESTIMONIO DE JESUCRISTO
Preimpresión digital: Jeff Martin
presión. Leer la revista es como tomar un Es maravilloso tener un testimonio de
Personal de subscripción:
Director de circulación: Kay W. Briggs minuto para renovarme. Jesucristo, y es todavía mejor compartirlo
Gerente de distribución: Kris T Christensen
Coordinación de Liahona: Enrique Resek Carlos Aníbal Guilarte, con otras personas. Me siento agradecida
Para saber el costo de la revista y cómo suscribirse a ella
fuera de Estados Unidos y Canadá, póngase en contacto Barrio Maracay, por haber obtenido un testimonio de mi
con el Centro de Distribución local o con el líder del
barrio o de la rama. Estaca Maracay, Venezuela Salvador al escoger lo correcto, leer el
Las colaboraciones y los manuscritos deben enviarse a Libro de Mormón y asistir a seminario.
Liahona, Floor 24, 50 East North Temple, Salt Lake City,
UT 84150-3223, USA; o por correo electrónico a: LOS LLAMAMIENTOS NOS AYUDAN A Testifico que Él vive y que un día regresará.
cur-liahona-imag@ldschurch.org
PERFECCIONARNOS
Liahona (un término del Libro de Mormón que significa Nayanne Frota Pontes,
“brújula” o “director”) se publica en albanés, alemán,
armenio, búlgaro, camboyano, cebuano, coreano, Cuando me hice miembro de la Iglesia, Rama Sobral 1,
croata, checo, chino, danés, esloveno, español, estonio,
fidji, finlandés, francés, haitiano, hiligayanón, holandés,
no sabía nada de los llamamientos. Para mi Distrito Sobral, Brasil
húngaro, iloko, indonesio, inglés, islandés, italiano, sorpresa, se me llamó a enseñar a los hom-
japonés, kiribati, letón, lituano, malgache, marshallés,
mongol, noruego, polaco, portugués, rumano, ruso, bres jóvenes. Pero a pesar de mi temor, no LA REVISTA LIAHONA AYUDA A LOS
samoano, sueco, tagalo, tailandés, tahitiano, tamil,
telugu, tongano, ucraniano y vietnamita. (La frecuencia vacilé. Para mí se trataba de una difícil res- ESTUDIANTES
de las publicaciones varía de acuerdo con el idioma.)
© 2002 por Intellectual Reserve, Inc. Todos los ponsabilidad; sin embargo, mediante la Me encanta leer la revista Liahona (en
derechos reservados. Impreso en los Estados Unidos de
América. oración y la fe, los jóvenes y yo empezamos inglés). Los relatos que contiene están lle-
Para los lectores de México: Certificado de Licitud a aprender principios divinos. Así es como nos de amor, esperanza y valor. Siento el
de título número 6988 y Licitud de contenido número
5199, expedidos por la Comisión Calificadora de he llegado a entender la bendición de los amor de mi Padre Celestial y de Jesucristo
Publicaciones y revistas ilustradas el 15 de septiembre
de 1993. “Liahona”© es nombre registrado en la llamamientos de la Iglesia. cada vez que la abro. La revista Liahona
Dirección de Derechos de Autor con el número
252093. Publicación registrada en la Dirección La revista Liahona (en francés) ha con- también me ayuda en mis tareas cotidianas
General de Correos número 100. Registro del
S.P.M. 0340294 características 218141210. tribuido también al fortalecimiento de mi de estudiante, pues me recuerda lo que
For readers in the United States and Canada: fe. Mientras vivía en un pueblo al que aún
September 2002 Vol. 26 No. 9. LIAHONA (USPS 311- debe hacer un Santo de los Últimos Días.
480) Spanish (ISSN 0885-3169) is published monthly by no ha llegado el Evangelio, la revista
The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 50 East
Florence L. Ricardo,
North Temple, Salt Lake City, UT 84150. USA subscription Liahona me ayudó a mantenerme casto y
price is $10.00 per year; Canada, $15.50 plus applicable Barrio Aurora,
taxes. Periodicals Postage Paid at Salt Lake City, Utah, and me dio consuelo hasta que pude regresar a
at additional mailing offices. Sixty days’ notice required for Estaca Burgos, Filipinas
change of address. Include address label from a recent mi hogar. Gracias a la revista Liahona, mi fe
issue; old and new address must be included. Send USA
and Canadian subscriptions to Salt Lake Distribution ha crecido.
Center at the address below. Subscription help line:
1-800-537-5971. Credit card orders (Visa, MasterCard,
American Express) may be taken by phone. (Canada Poste
Diemo Kalambay,
Information: Publication Agreement #40017431) Barrio Gecamines 2,
POSTMASTER: Send address changes to Salt Lake
Distribution Center, Church Magazines, PO Box 26368, Estaca Lubumbashi, República
Salt Lake City, UT 84126-0368.
Democrática del Congo

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
1
MENSAJE DE LA PRIMERA PRESIDENCIA

La Paciencia
una virtud celestial

por el presidente Thomas S. Monson que muchas veces esperamos soluciones instantáneas
Primer Consejero de la Primera Presidencia para las dificultades, y olvidamos que frecuentemente
Hace varios años, me encontré con un hace falta que pongamos en práctica la virtud celestial de
amigo al que no había visto desde hacía la paciencia.
tiempo y que me saludó con las palabras: Los consejos que escuchábamos en nuestra juventud
“¿Cómo te está tratando el mundo?”. Yo aún se aplican hoy en día y deberíamos tenerlos en cuen-
no recuerdo mi respuesta exacta, pero ta. “Espera un poco”; “No pierdas la paciencia”; “Toma
esa interesante pregunta me hizo reflexionar sobre mis mu- las cosas con calma”; “No te apresures tanto”; “Sigue las
chas bendiciones y la gratitud que siento por la vida misma, reglas”; “Ten cuidado”, son mucho más que meras expre-
y por el privilegio y la oportunidad que tengo de servir. siones; son buenos consejos que provienen de la sabidu-
A veces, la reacción a esa misma pregunta trae una res- ría de la experiencia.
puesta inesperada. Hace unos años asistí a una conferencia Un automóvil, lleno de jovencitos imprudentes, que
de estaca en Texas. El presidente de la estaca me recibió en baja por un cañón sinuoso a alta velocidad puede perder el
el aeropuerto y, mientras íbamos en auto hacia el centro de control, haciendo que el auto, con sus valiosos ocupantes,
la estaca, yo dije: “Presidente, ¿cómo va todo?”. se vuelque al precipicio, y muchas veces, esa caída ocasio-
Él respondió: “Desearía que me hubiera hecho esa na daños permanentes o quizá una muerte prematura, de-
pregunta la semana pasada. Esta semana han pasado mu- jando así destrozado el corazón de los seres queridos. El
chas cosas: el viernes me despidieron del trabajo, esta júbilo momentáneo puede cambiar, en un solo instante,
mañana mi esposa amaneció con bronquitis y esta tarde para convertirse en una vida llena de remordimiento.
nuestro perro murió atropellado por un automóvil. Pero, Oh, juventud preciosa, no vivan tan aprisa. Pongan en
aparte de eso, creo que todo anda bien”. práctica la virtud de la paciencia.

PONGAMOS EN PRÁCTICA LA VIRTUD DE LA PACIENCIA LA PACIENCIA EN MEDIO DE LA ADVERSIDAD


La vida está llena de dificultades, algunas de poca im- En las enfermedades, a las que casi siempre acompaña el
portancia mientras que otras de más gravedad. Parecería dolor, se requiere paciencia. Si al único hombre perfecto
que hay pruebas interminables para todos. El problema es que ha existido —Jesús de Nazaret— se le requirió padecer
L I A H O N A
2
Quizá nunca haya habido tal
demostración de paciencia como
la manifestada por Job, a quien se
describe en la Santa Biblia diciendo
que era perfecto y justo, temeroso
de Dios y apartado del mal. Job
personificó la paciencia.
IZQUIERDA: FOTOGRAFÍA POR DON BUSATH; DERECHA: JOB, POR GARY L. KAPP.
gran sufrimiento, ¿cómo vamos a esperar nosotros, que no dolor, fue a visitarla una de sus amigas, que estaba abati-
somos ni remotamente perfectos, estar libres de semejantes da por sus propios problemas. Nancy, la madre de Wendy,
tribulaciones? sabiendo que su hija estaba con fuertes dolores, pensó
¿Quién puede contar la inmensidad de personas que que quizá la visita de la amiga se había prolongado de-
viven en soledad, los ancianos, los desamparados, aque- masiado. Después que ésta se fue, le preguntó a Wendy
llos que se sienten abandonados en el camino mientras la por qué le había permitido quedarse todo ese tiempo
caravana de la vida avanza inexorablemente y desapare- cuando ella misma estaba sufriendo tanto. La joven le
ce de la vista de los que se han quedado solos con sus respondió: “Lo que hice por mi amiga es mucho más im-
pensamientos e interrogantes? La paciencia puede ser portante que el dolor que yo sentía. Si con eso la ayudo,
una compañera invalorable en esos tiempos de aflicción. entonces el dolor vale la pena”.
De vez en cuando visito hogares de ancianos, donde se
observa la paciencia. Un día, mientras asistía a las reunio- LA PACIENCIA DEL SALVADOR
nes dominicales en uno de esos hogares, me fijé en una jo- La actitud de Wendy me recuerda a Jesús, que cargó con
vencita que iba a tocar el violín para el consuelo de los los dolores del mundo, que pacientemente sufrió terrible
presentes; me dijo que estaba ner- dolor y desilusión, pero que, al pasar
viosa y que anhelaba ejecutar la con Su paso silencioso al lado de un

IZQUIERDA: EL LEVANTAMIENTO DE LA CRUZ, POR JAMES J. TISSOT; DERECHA: “¿POR QUÉ BUSCÁIS ENTRE LOS MUERTOS AL QUE VIVE?”, POR ROBERT T. BARRETT.
música mejor que nunca. Mientras hombre que era ciego de nacimien-
tocaba, uno de los espectadores ex- to, le restauró la vista; se acercó a la
clamó: “¡Qué bonita eres y qué her- dolorida viuda de Naín y levantó a
mosamente tocas!”. La melodía del su hijo de entre los muertos; subió
arco que se movía a través de las penosamente la empinada cuesta del
ajustadas cuerdas y el elegante mo- Calvario, cargando Su propia cruz
vimiento de los dedos de la joven inhumana, sin prestar atención a las
parecieron inspirados por el comen- constantes burlas e injurias que le
tario espontáneo. La interpretación El Salvador dio Su preciosa vida acompañaban en cada paso. Él tenía
fue magnífica. para impedirle al sepulcro su que cumplir Su destino divino. De
Al concluir, las felicité a ella y a victoria, para que la muerte una manera muy real, Él nos visita, a
su talentosa acompañante. La res- perdiera su aguijón. cada uno, con Sus enseñanzas; nos
puesta que me dieron fue: da ánimo y nos inspira bondad. Él
“Vinimos para dar ánimo a los débiles, a los enfermos y a dio Su preciosa vida para impedirle al sepulcro su victoria,
los ancianos. Nuestros temores desaparecieron al empe- para que la muerte perdiera su aguijón, para que tuviéra-
zar a tocar; olvidamos nuestras propias preocupaciones e mos el don de la vida eterna.
inquietudes. Quizá les hayamos animado a ellos, pero Después que lo bajaron de la cruz y lo sepultaron en una
ellos en verdad nos inspiraron a nosotros”. tumba prestada, este varón de dolores y experimentado en
Algunas veces, sucede lo contrario. Un ejemplo de quebranto se levantó en la mañana del tercer día. María
ello es mi querida y preciada joven amiga, Wendy Magdalena y la otra María descubrieron que había resuci-
Bennion, de Salt Lake City. Hace apenas siete años que tado cuando fueron al sepulcro y vieron que la gran piedra
ella partió de este mundo y se fue “de regreso a ese Dios que cubría la entrada había sido retirada; dos ángeles con
que [le] dio la vida”1; había luchado más de cinco años vestiduras resplandecientes que estaban allí de pie les hi-
en su batalla contra el cáncer. Siempre alegre, siempre cieron la pregunta: “…¿Por qué buscáis entre los muertos al
tratando de ayudar a los demás, fuerte en la fe, ella que vive? No está aquí, sino que ha resucitado”2.
atraía a otras personas como un imán atrae las piezas de Pablo declaró a los hebreos: “Por tanto, nosotros tam-
metal. Un día en que no se sentía bien y tenía mucho bién, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de
L I A H O N A
4
María Magdalena y la otra María descubrieron que había resucitado cuando fueron al sepulcro; y dos ángeles
les hicieron la pregunta: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado”.

testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos Otro que ejemplificó la virtud de la paciencia fue el
asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos profeta José Smith. Después de su sublime experiencia en
por delante”3. la Arboleda Sagrada, donde el Padre y el Hijo se le apa-
recieron, se le dijo que tenía que esperar. Con el tiempo,
OTROS EJEMPLOS DE PACIENCIA y habiendo padecido más de tres años de burlas por sus
Quizá nunca haya habido tal demostración de pacien- creencias, se le apareció el ángel Moroni; luego le fue re-
cia como la manifestada por Job, a quien se describe en querido que esperara más, que tuviera más paciencia.
la Santa Biblia diciendo que era perfecto y justo, temero- Recordemos el consejo que se encuentra en Isaías:
so de Dios y apartado del mal4. Había sido bendecido con “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos,
grandes y abundantes riquezas, y Satanás obtuvo permi- ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son
so del Señor para tratar de tentarlo. ¡Cuán grande fue la más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más
aflicción de Job, cuán terribles sus pérdidas, cuán tortu- altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que
rada su vida! Después de haberlo instado su mujer a que vuestros pensamientos”6.
maldijera a Dios y muriera, con su respuesta demostró su
fe: “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará LA INVITACIÓN DEL SALVADOR
sobre el polvo; y después de deshecha esta mi piel, en mi Hoy día, en medio de esta vida llena de apuro y de in-
carne he de ver a Dios”5. ¡Qué fe, qué valor, qué con- quietudes, sería bueno remontarnos a una época
fianza! Job perdió sus posesiones, todas ellas; perdió la anterior a fin de revivir la lección que nos enseñaban
salud, completamente, mas honró la confianza que se para cruzar las calles peligrosas: “Detente, mira y escu-
había depositado en él. Job personificó la paciencia. cha” eran las palabras de advertencia. ¿No podríamos
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
5
aplicarlas ahora? Deténganse en una ruta imprudente Me impresiona la dedicación que impulsa a ocupados
que lleva a la destrucción; miren hacia lo alto en busca y talentosos dentistas y doctores a dejar por un tiempo,
de la ayuda celestial; escuchen esta invitación del Señor: en forma regular, su clientela y donar sus habilidades a
“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y quienes los necesiten, viajando a lugares distantes para
yo os haré descansar”7. arreglar bocas defectuosas, corregir huesos deformados y
Él nos enseñará la verdad de esta maravillosa estrofa: mejorar cuerpos lisiados; todo por el amor que sienten
por los hijos de Dios. Los afligidos que pacientemente
¡La existencia es real toda la eternidad! han esperado la anhelada ayuda reciben bendiciones de
No es el sepulcro su meta final. estas personas angelicales.
“Del polvo es y al polvo volverá”
no es el destino del alma inmortal.8 PACIENCIA EN ALEMANIA
Utilizando las palabras de una canción popular,
Aprenderemos que cada uno de nosotros es de gran me gustaría que ustedes pudieran “volar conmigo” a
valor para nuestro Hermano Mayor, el Señor Jesucristo, Alemania Oriental, país que he visitado en numerosas
y que Él nos ama verdaderamente. ocasiones. No hace mucho, al via-
Su vida es el ejemplo intachable jar por la autovía, iba recordando
de Aquel que fue afligido con dolo- una ocasión de hace treinta y cinco
res y desilusiones, y que, sin embar- años cuando, en esa misma carrete-
go, nos dio el ejemplo de olvidarse ra, vi camiones llenos de soldados y
de Sí mismo y de servir al prójimo. policías con armas. Por todos lados
Un verso popular de mi niñez resue- había perros atados que ladraban
na como si fuera actual: furiosamente y las calles estaban
llenas de informadores. En esa
Sí, Jesús me ama; época, la llama de la libertad había
Sí, Jesús me ama; Años atrás, en Alemania, la llama menguado y estaba vacilante; se
Sí, Jesús me ama; de la libertad había menguado y había edificado un muro ignomi-
La Biblia así me enseña.9 estaba vacilante. Se requirió una nioso y la cortina de hierro —el
espera paciente. telón de acero— se había bajado;
También lo enseñan el Libro de casi se había perdido toda esperan-
Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran za. Pero la vida, la preciada vida, continuaba con fe, no
Precio. Si permiten que las Escrituras sean su guía, dudando en nada. Se requirió una espera paciente; una
siempre tendrán propósito en la vida; nunca se encon- firme confianza en Dios caracterizaba la vida de todo
trarán en un camino sin destino. Santo de los últimos Días por aquel entonces.
Hoy en día hay quienes no tienen trabajo, carecen de Cuando fui por primera vez a visitar a los que estaban
dinero y les falta confianza en sí mismos. El hambre los al otro lado del muro, los santos vivían en una época de
IZQUIERDA: FOTOGRAFÍA © BETTMANN/CORBIS.

aflige y el desaliento es su compañero constante. Pero temor y luchaban por poder cumplir con sus responsabi-
hay ayuda, incluso comida para el hambriento, ropa para lidades. Noté la expresión de desesperanza que cubría los
el desnudo y morada para el desamparado. rostros de muchos de los transeúntes, pero en los de
Miles de toneladas de artículos se movilizan de los al- nuestros miembros se reflejaban bellas expresiones de
macenes de la Iglesia semanalmente: comida, ropa, equi- amor. Nos reunimos en un edificio de Görlitz que tenía
po médico y provisiones van tanto a las partes más muchos agujeros causados por los proyectiles durante la
lejanas de la tierra como a las alacenas vacías y a las per- guerra, pero cuyo interior reflejaba el amoroso cuidado
sonas necesitadas que están a nuestro alrededor. de nuestros líderes, quienes habían reparado y limpiado
L I A H O N A
6
Primero, se ordenaron patriarcas, se organizaron barrios y estacas, se construyeron capillas y centros de estaca.
Luego, ocurrió el más grande de los milagros: nos dieron permiso para construir un santo templo de Dios.

lo que de otro modo hubiera sido un edificio en ruinas y quedé apesadumbrado al saber que no tenían un pa-
sucio. La Iglesia había sobrevivido tanto a la Guerra triarca; tampoco tenían barrios ni estacas, sólo ramas;
Mundial como a la guerra fría que sobrevino después. El no podían recibir las bendiciones del templo, como la
canto de los santos les reanimaba el alma. En esa oportu- investidura y los sellamientos; no habían tenido un visi-
nidad, cantaron el conocido himno de la Escuela tante oficial de la Iglesia en mucho tiempo; se les prohi-
Dominical: bía salir del país. Aún así, confiaban en el Señor con
todo su corazón y no se apoyaban en su propia pruden-
Si la vía es penosa en la lid, cia; reconocían al Señor en todo y Él los dirigía11. Me
si pesares nos abruman en la lid, acerqué al púlpito y con lágrimas en los ojos y la voz
si la vida es amarga, temblorosa por la emoción, hice a ese pueblo una pro-
nuestra dicha no se tarda y mesa: “Si permanecen firmes y fieles a los mandamien-
el gozo se alarga en la lid. tos de Dios, recibirán todas las bendiciones que los
miembros de la Iglesia gozan en otros países del
No te canses de luchar; mundo”.
sé firme en la lid. Esa noche, al darme cuenta de lo que les había prome-
Dios descanso mandará tido, me arrodillé y oré, diciendo: “Padre Celestial, estoy
A los que luchan en la lid.10 a Tu servicio; ésta es Tu Iglesia. He pronunciado palabras
que no procedían de mí, sino de Ti y de Tu Hijo. Por lo
Me conmovió profundamente su sinceridad; me tanto, te suplico que cumplas la promesa que he hecho a
sentí agobiado ante su pobreza. ¡Tenían tan poco! Me estas nobles personas”. En ese momento, me vinieron a la
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
7
memoria las palabras de Salmos: Vano poder los reinos son;
“Estad quietos, y conoced que yo huecos los gritos y el clamor.
soy Dios”12. Pero se les requirió la Constante sólo es tu amor;
celestial virtud de la paciencia. al compungido da perdón.
Poco a poco se cumplió la pro- Asistimos a una reunión de dedicación No nos retires tu amor,
mesa. Primeramente, se ordenaron en Görlitz. Los miembros se daban haznos pensar en ti, Señor.14 
patriarcas, luego se les enviaron cuenta del significado de la ocasión
manuales de lecciones; se organiza- y todos lloraban al cantar. NOTAS
1. Alma 40:11.
ron barrios y estacas; se construye-
2. Lucas 24:5–6.
ron capillas y centros de estaca, que después se 3. Hebreos 12:1.
dedicaron. Luego, ocurrió el más grande de los mila- 4. Véase Job 1:1.
gros: nos dieron permiso para construir un templo al 5. Job 19:25–26.
Señor, que fue diseñado, construido y dedicado. 6. Isaías 55:8–9.
7. Mateo 11:28.
Finalmente, después de cincuenta años de negarles el 8. Henry Wadsworth Longfellow, “A Psalm of Life”,
permiso, permitieron que los misioneros regulares en- líneas 5–8.
traran en esa nación y que los jóvenes de allí pudieran 9. “Jesus Loves Me!”, Alexander’s Gospel Songs, compilación
ir a cumplir misiones en otras partes del mundo. Así, al de Charles M. Alexander, 1908, pág. 139.
10. “If the Way Be Full of Trial, Weary Not”, Deseret Sunday
igual que el muro de Jericó, el Muro de Berlín también
School Songs, 1909, Nº 158.
cayó y se restituyó la libertad, con sus correspondientes 11. Véase Proverbios 3:5–6.
responsabilidades. 12. Salmos 46:10.
Cada parte de esa maravillosa promesa hecha treinta 13. Véase D. y C. 25:12.
14. “Haznos pensar en ti, Señor”, Himnos, Nº 35.
y cinco años atrás se cumplió, excepto una: la pequeña
ciudad de Görlitz, donde se les había hecho la promesa,
aún no tenía su propia capilla. Pero hoy en día incluso IDEAS PARA LOS MAESTROS ORIENTADORES
ese sueño se ha convertido en realidad. El edificio fue A continuación se dan algunas ideas de cómo com-
aprobado y construido y llegó el día de la dedicación. Mi partir este mensaje.
esposa y yo, junto con el élder Dieter Uchtdorf y su es- 1. Pida a un miembro de la familia que realice una

IZQUIERDA: ILUSTRACIÓN POR BRIAN CALL; DERECHA: MOISÉS VE A JEHOVÁ, POR JOSEPH BRICKEY.
posa, tuvimos una reunión para dedicar esa capilla; en tarea que requiera paciencia y precise de ayuda, como
ella se cantaron las mismas canciones de hace treinta y completar un rompecabezas complicado, resolver un
cinco años. Los miembros se daban cuenta del significa- difícil problema de matemáticas o leer y explicar un ca-
do de esa reunión que marcaba el pleno cumplimiento pítulo difícil de las Escrituras. ¿Por qué la tarea pareció
de la promesa. Todos lloraban al cantar. La canción de difícil? ¿Por qué se hizo necesaria la paciencia para
los justos había sido realmente una oración para el Señor completarla?
y Él la había contestado con una bendición sobre la 2. Pida a los miembros de la familia que hablen de las
cabeza de ellos13. ocasiones en las que el Salvador mostró paciencia.
Al terminar la reunión, no queríamos retirarnos. Comenten de qué forma la promesa de Jesús en Mateo
Cuando lo hicimos, notamos las manos elevadas en 11:28 podría ayudar a una persona a tener mayor pa-
señal de despedida y escuchamos las palabras: “Auf ciencia.
Wiedersehen, auf Wiedersehen; para siempre Dios esté 3. Hable de una ocasión en la que le haya resultado
con vos”. beneficioso tener paciencia, e invite a los miembros de
La paciencia, esa virtud celestial, había llevado a esos la familia a que compartan sus experiencias con la pa-
humildes santos un premio del cielo. Las palabras de ciencia. Testifique de la importancia de la paciencia en
Rudyard Kipling son apropiadas: su vida.
L I A H O N A
8
Moisés habló con el Señor
“como habla cualquiera a
su compañero”. Cuando yo
intenté eso mismo, sucedió
algo maravilloso.

CARA A CARA
por Kristie Masumi King

S olía tener la misma consideración


hacia el Antiguo Testamento que
hacia un libro de cuentos de hadas:
relatos interesantes que no se relacionaban
para nada con mi vida, pues, separados de
su compañero”. En ese momento me sentí
rodeada por Su amor.
Al orar, repetí con mis propias palabras
lo que había leído: “Moisés habló contigo
cara a cara, como un amigo”. Me detuve; lo
mí por miles de años de historia, eran de lo repetí una y otra vez.
más alejado de la realidad. Sin embargo, a De repente lo entendí; era tan profundo,
mi maestro de seminario le encantaba el pero a la vez tan sencillo. Moisés vio a Dios
Antiguo Testamento, y su entusiasmo y su cara a cara. De inmediato la época del
humilde testimonio empezaron a inspirar en Antiguo Testamento no estaba tan distante
mí una mayor reverencia por esas y me di cuenta de que Moisés había sido una
Escrituras. persona mortal, igual que yo. Las Escrituras
Una noche, mientras me hallaba estu- cobraron vida en mi mente; sabía que
diando, me topé con este versículo: “Y ha- Moisés realmente había vivido y respirado y
blaba Jehová a Moisés cara a cara, como que también había experimentado dificulta-
habla cualquiera a su compañero” (Éxodo des y luchado con la falta de confianza. Y a
33:11). pesar de ello, habló con el Mesías, el Jehová
Leí las palabras y al principio no me lla- de Israel, su Señor y Redentor —mi Señor y
maron la atención. El Señor hablaba con Redentor— de la misma forma que yo ha-
Moisés; ¡pues claro que lo hacía! Parecía del blaba con mi propio padre terrenal.
todo natural que el Señor se le apareciera “Padre Celestial”, volví a orar, “¡deseo
en persona a uno de Sus profetas. regresar a Ti más que ninguna otra cosa!”.
Así que oré y empecé verdaderamente a Terminé mi oración y me metí en la cama
pensar en aquel pasaje. Sabía que mi Padre percibiendo Su amor de forma tan palpable
Celestial no se me iba a aparecer esa como jamás lo había sentido en mi vida. 
noche, pero quizás podía intentar ha- Kristie Masumi King es miembro del Barrio BYU
blar con Él “como habla cualquiera a 162, Estaca Universidad Brigham Young 19.

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
9
L I A H O N A
10
“Los amó
hasta el fin”
por el élder Jeffrey R. Holland aquellas horas en las que es muy posible que haya desea-
del Quórum de los Doce Apóstoles do tener el apoyo de los demás.
Me gustaría dar las gracias a los fieles Al prepararse la sagrada cena de aquella última
miembros de la Iglesia por su voto de Pascua, Jesús se encontraba bajo gran tensión emocional.
sostenimiento. No es nada fácil “sos- Sólo Él sabía lo que le esperaba y, aún así, es posible que
tener” a otra persona. Esa palabra no haya comprendido el grado de dolor que debía pade-
quiere decir “apoyar” o, si se prefiere, cer antes de que pudiera decir: “El Hijo del Hombre ha
“dar aliento”. Cuando sostenemos la vida, la nutrimos, descendido debajo de todo ello” (D. y C. 122:8).
la prolongamos. Cuando apoyamos a un amigo, a un Durante la cena, y en medio de esos pensamientos,
vecino o a un extraño en la calle, le brindamos nuestro Cristo se levantó lentamente, se ciñó el manto como lo
sostén, le damos nuestra fortaleza y le prestamos ayuda; habría hecho un esclavo o un siervo, se puso de rodillas
nos alentamos el uno al otro bajo el peso de las cir- para lavar los pies de los Apóstoles (véase Juan 13:3–17).
cunstancias presentes; llevamos las cargas los unos de Ese pequeño grupo de creyentes en ese nuevo reino iba
los otros bajo las abrumantes tensiones personales de muy pronto a enfrentarse a una de las pruebas más difíci-
LA ÚLTIMA CENA, POR SIMON DEWEY, CORTESÍA DE ALTUS FINE ART, AMERICAN FORK, UTAH.

la vida. les, de modo que Él hizo a un lado Su creciente angustia


para servir y fortalecer, una vez más, a Sus discípulos. No
JESÚS PROPORCIONA EL SOSTÉN importaba que ninguno de ellos le hubiera lavado los
Al igual que en todo lo demás, el Señor Jesucristo es pies. Con la mayor humildad, Él continuaría enseñándo-
nuestro ejemplo e ideal en lo que se refiere a este suma- les y limpiándoles. Hasta el último momento, y aún des-
mente importante asunto de brindar apoyo. Él es el brazo pués, seguiría siendo un siervo sostenedor. Juan, que
supremo de fortaleza y Suya es la perseverancia que so- estuvo allí y lo presenció todo, escribió: “…como había
brelleva todas las cosas. En ningún momento demostró amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó
con más claridad esa devoción inquebrantable que du- hasta el fin” (Juan 13: 1).
rante aquellos momentos finales de Su etapa mortal, Así fue, y así había de ser, durante toda la noche, a tra-
vés del dolor y para siempre. Él siempre habría de ser la
Al igual que en todo lo demás, el Señor Jesucristo fortaleza de ellos, y ni siquiera la angustia de Su propia
es nuestro ejemplo e ideal en lo que se refiere alma le alejaría de ese papel sostenedor.
a este sumamente importante asunto de brindar En el silencio de la noche, bajo la luz de la luna del
apoyo. Cercano Oriente, habría de recaer sobre Sus agobiados

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
11
postrándose sobre Su rostro, exclamó con una angustia
que ni ustedes ni yo jamás conoceremos: “…Padre mío,
si es posible, pase de mí esta copa” (Mateo 26:39). Pero
Él sabía, para nuestro propio bien, que no podía pasar y
que debía beber la amarga copa hasta el final.
Sus discípulos, como era de suponer, estaban can-
sados y pronto se durmieron. ¿Y el sueño de Cristo?
¿Y su fatiga? ¿Qué descanso o sueño profundo le
fortalecería a través de tan dolorosa experiencia?
Eso no parece preocuparle por ahora, como tampo-
co después. Él perseverará; Él triunfará; no titubeará
ni nos fallará.
hombros todo intenso dolor, toda profunda pena, todo Aun durante la Crucifixión reinaría con la benevolen-
gran error y dolor humano por el que hubiese pasado cia y el aire de un Rey. De los que desgarraron Su carne
todo hombre, mujer y niño de la familia humana. Pero en y derramaron Su sangre, dijo: “…Padre, perdónales, por-
aquel momento, cuando alguien pudo habérselo dicho, que no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Y al ladrón
Él en cambio nos dice: “No se turbe vuestro corazón, ni arrepentido que estaba a Su lado, tiernamente le prome-
tenga miedo” (Juan 14:27). te el paraíso. A Su amada madre, a quien no puede hacer
“…vosotros lloraréis”, dijo; estaréis tristes, solos, ate- un demostración de cariño con Sus manos, simplemente

IZQUIERDA: ILUSTRACIÓN FOTOGRÁFICA POR ELDON K. LINSCHOTEN; DERECHA: EL MAYOR DE TODOS, POR DEL PARSON.
morizados y a veces sufriréis persecución, “…pero… la mira y le dice: “…Mujer, he ahí tu hijo”. Entonces, en-
vuestra tristeza se convertirá en gozo… confiad, yo he comendándole a Juan el cuidado de ella, declara: “…He
vencido al mundo” (Juan 16:20, 33). ahí tu madre” (Juan 19:26–27). Hasta el último momen-
¿Cómo puede Él hablar así?, ¿de gozo y confianza? ¿En to se preocupó por los demás, en especial por ella.
una noche como aquélla? ¿Con todo el dolor que sabía le Ya que al final Él debe pisar solo el lagar de la reden-
esperaba? Pero ésas son las bendiciones que Él siempre ción, ¿puede soportar el momento más terrible de todos,
dio y ésa es la forma en que siempre habló, aun hasta el el impacto del dolor más grande, el cual no proviene de
momento final. las espinas ni de los clavos, sino del terror de sentirse to-
talmente solo?: “…Eloi, Eloi, ¿lama sabactani?… Dios
JESÚS PERSEVERÓ Y TRIUNFÓ mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Marcos
No sabemos hasta qué grado Sus discípulos llegaron a 15:34). ¿Puede Él llevar sobre Sí todos nuestros pecados
comprender los sucesos que estaban por acontecer, pero y también nuestro temor y soledad? Así lo hizo, así lo hace
sí sabemos que Cristo hizo frente a esos últimos momen- y así lo hará.
tos totalmente solo. Durante uno de esos comentarios No tenemos idea de cómo se puede tolerar un dolor de
sencillos y sinceros que Él hizo a Sus hermanos, dijo: esa magnitud, pero no es de extrañar que el sol haya es-
“…Mi alma está muy triste, hasta la muerte” (Mateo condido su faz avergonzado; no es de extrañar que el velo
26:38). Y entonces se alejó para hacer lo que sólo Él
podía hacer. La Luz del Mundo se alejó de la compañía Sólo Su amor le permite a Él, y a nosotros, sufrir todas
humana y fue al Getsemaní a luchar, solo, con el las cosas, creer todas las cosas y soportar todas las
príncipe de las tinieblas. Avanzando, arrodillándose, cosas.

L I A H O N A
12
del templo se haya rasgado; no es de extrañar que la tie- en nuestra vida privada como pública, nos sentimos
rra misma haya temblado ante el tormento de este Hijo aparentemente abandonados, sin fuerzas para seguir
perfecto. Y por lo menos un centurión romano, que lo adelante. A veces la gente nos falla, o la situación eco-
presenció todo, sintió lo que todo aquello significaba. nómica y otras circunstancias marchan mal y la vida,
Con asombro, pronunció la declaración para toda la eter- con sus pesares y problemas, puede hacernos sentir
nidad: “…Verdaderamente éste era Hijo de Dios” muy solos.
(Mateo 27:54). Sin embargo, cuando pasamos por esos momentos, yo
les testifico que hay algo que nunca, nunca nos fallará.
EL AMOR PURO DE CRISTO NUNCA DEJA DE SER Hay algo que perdurará a través de todo el tiempo, toda
En la vida todos tenemos temores y fracasos. A la tribulación, todo problema y toda transgresión; algo
veces las cosas no suceden como lo deseamos y, tanto que nunca deja de ser: el amor puro de Cristo.
Moroni clama al Salvador del mundo: “…recuerdo
que tú has dicho que has amado al mundo, aun al grado
de dar tu vida por el mundo… Y ahora sé”, escribió, “que
este amor que has tenido por los hijos de los hombres es
la caridad” (Éter 12:33–34).
Después de ver morir a una dispensación y a una ci-
vilización entera destruirse a sí misma, Moroni cita a su
padre, dirigiéndose a cualquiera que desee oírle en los
últimos días: “…si no tenéis caridad, no sois nada”
(Moroni 7:46). Sólo el amor puro de Cristo puede sal-
varnos. El amor de Cristo es sufrido y benigno; el amor
de Cristo no se envanece ni se irrita fácilmente. Sólo
Su amor le permite a Él, y a nosotros, sufrir todas las
cosas, creer todas las cosas y soportar todas las cosas
(véase Moroni 7:45).

¡Qué gran amor mostró Jesús!


Le debo mucha gratitud.
En Su ofrenda me incluyó;
tengo lugar en Su corazón.
(“El Padre tanto nos amó”, Himnos, Nº 112)

Testifico que habiendo amado a todos los que esta-


mos en el mundo, Cristo nos ama hasta el fin.
Su amor puro nunca deja de ser; ni ahora, ni
nunca. 
Adaptado de un discurso pronunciado en la Conferencia
General de octubre de 1989.
RECIFE, BRASIL

Mi amigo y consiervo
El ejemplo de Luan Felix da Silva

sobre su fe en el Evangelio y su gratitud por el amor del

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE MOZART B. SOARES.


por el élder Claudio R. M. Costa
de los Setenta Salvador.
Siempre que pienso en la parábola del Me acerqué a él y nos hicimos muy amigos. Después
Salvador de las ovejas y los cabritos, y de la operación, le visité en su casa en compañía de su
en Sus maravillosas promesas a los que obispo, Ozani Farias, y su presidente de estaca, Mozart B.
le sirven (véase Mateo 25:31–46), me Soares. Esos buenos líderes constituían una bendición en
acuerdo de un joven llamado Luan. la vida del joven y siempre estuvieron allí para consolar-
Conocí a Luan en febrero de 2001 en un campamen- le, apoyarle y ayudarle.
to de Hombres Jóvenes, en Recife, Brasil. En Brasil era la Sentí el Espíritu muy fuerte en casa de Luan; él, junto
época del carnaval, una fecha que se ha convertido en con su madre y hermanas, se había unido a la Iglesia
cuatro días de fiesta desenfrenada. Durante el carnaval, hacía ocho meses. No había un padre en el hogar y la
las estacas suelen realizar conferencias de juventud y madre de Luan trabajaba mucho para proveer para la fa-
campamentos para ofrecer a los jóvenes Santos de los milia. Su pequeña casa estaba limpia y ordenada, y yo
Últimos Días una alternativa divertida y sana. sabía que aquel sencillo hogar albergaba una familia muy
Cumpliendo con mi asignación de presidente del Área especial.
Brasil Norte, me hallaba de visita en uno de esos campa- Durante nuestra visita, nos fijamos en que la familia
mentos de Hombres Jóvenes de la Estaca Boa Viagem, carecía de muchas cosas básicas. Por ejemplo, Luan tenía
Recife, Brasil. que dormir en un sofá incómodo porque no tenía cama;
La primera vez que vi a Luan, me percaté de que era mas cuando preguntamos a la familia qué cosas necesita-
muy delgado y no tenía cabello. También me fijé en que ba, nos respondieron: “Tenemos el Evangelio, nuestros
tenía muchos amigos. Supe, además, que acababa de amigos de la Iglesia y somos una familia feliz. Muchas gra-
cumplir doce años e iba a ser ordenado diácono en el cias, pero no precisamos nada más”.
campamento. Poco tiempo después de nuestra visita, la salud de
También me enteré de que Luan padecía un cáncer de Luan empeoró y los médicos descubrieron un gran tumor
huesos en la pierna izquierda. De hecho, poco antes del en la base de su columna vertebral. No se lo podían ex-
campamento le dijeron que el cáncer se estaba exten- tirpar mediante una operación quirúrgica, por lo que
diendo a tanta velocidad que precisaban amputarle la Luan tuvo que ingresar en el hospital para someterse a
pierna de inmediato; pero como Luan quería desespera- nuevas sesiones de quimioterapia.
damente recibir el Sacerdocio Aarónico en el campa- Una noche, cuando el presidente Soares y yo visita-
mento y jugar al fútbol con sus amigos por última vez, su mos a Luan en el hospital, le encontramos con mucho
médico había accedido a posponer la operación durante dolor. Él nos hizo diversas preguntas, como: “¿Qué es la
una semana. muerte?” y “¿Qué sucede al morir?”.
Rodeado de sus hermanos de la Iglesia, Luan brillaba Le expliqué que la muerte es parte de la eternidad y que
literalmente de felicidad. Tras su ordenación al sacerdocio no es una puerta que se cierra, sino una que se abre para
ese domingo, Luan compartió un hermoso testimonio que regresemos a la presencia de Dios. Luan entendió y
L I A H O N A
14
sonrió; dijo que ahora estaba preparado. Luego nos pidió Templo de Recife, Brasil. Una vez que salió del hospital, el
que le diéramos una bendición y así lo hicimos. presidente Soares y el obispo Farias le ayudaron a cumplir
En la cama al lado de Luan se hallaba un joven de ca- con su deseo. Luan realizó tantos bautismos como se lo
torce años llamado Pedro, quien también nos pidió una permitieron sus fuerzas, y al final de aquel día en el templo
bendición. Yo le pregunté si tenía fe en Jesucristo y él dijo irradiaba de felicidad al poder hacer algo por los demás,
que sí. Le explicamos lo que es el sacerdocio y que le íba- aun cuando él mismo estuviera padeciendo gran dolor.
mos a bendecir en el nombre de Jesucristo. Cerró los ojos Luan Felix da Silva falleció el 20 de agosto de 2001.
y sonrió mientras le bendecíamos. Luego, una señorita de Siempre que pienso en mi amigo y consiervo, recuerdo
dieciocho años nos pidió que le diéramos una bendición las palabras del Salvador:
a ella también. “…Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino pre-
Supe que Luan y su madre habían consolado a Pedro parado para vosotros…
y a muchos otros jóvenes enfermos de cáncer y a sus pa- “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed,
dres. Cuando aquella noche salí del hospital, me sentía y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;
edificado al ver que Luan y su madre, aunque “estuve desnudo, y me cubristeis; enfer-
estaban sufriendo, tuvieron la entereza mo, y me visitasteis; en la cárcel, y vi-
de visitar a otras personas y atender a nisteis a mí…
las necesidades de ellas. “Y… el Rey, les dirá: De cier-
Cuando el presidente Soares to os digo que en cuanto lo hi-
preguntó a Luan qué le gustaría cisteis a uno de estos mis
hacer al salir del hospital, él le hermanos más pequeños, a
respondió que quería hacer mí lo hicisteis” (Mateo
bautismos por los muertos en el 25:34–36, 40). 

Luan jamás dejó


de servir y aunque
tenía fuertes
dolores, asistió al
Templo de Recife,
Brasil. Recuadro:
Luan con su madre,
el élder Costa y el
obispo Ozani Farias.
“VERDADES SIMPLES Y LLANAS”

Los Hombres y las Mujeres


Jóvenes ponen en práctica los

seis principios
El presidente Gordon B. Hinckley se dirigió a los jóvenes y a los jóvenes adultos de la Iglesia en una charla
fogonera especial celebrada el 12 de noviembre de 2000 (véase “El consejo y la oración de un profeta en
beneficio de la juventud”, Liahona, abril de 2001, págs. 30–41). Su mensaje se centró en seis principios
para ayudar a los jóvenes a tomar decisiones correctas y enfrentarse con éxito a los retos del mundo actual.
Pedimos a los jóvenes que compartieran las experiencias que hubieran tenido al aplicar el consejo del
presidente Hinckley, y las siguientes son algunas de las muchas respuestas recibidas.

H abía sido una semana


larga. Llegué tarde a la re-
transmisión de la charla
fogonera, mientras aún me esforzaba
por hacer a un lado los pensamien-
¡Qué frases tan sencillas y qué gran
impacto pueden tener en mi vida!
Sé que este Evangelio tiene la ver-
dad que hace falta en el resto del
mundo; sé que el profeta me ama y
tanto para sostenerles”. —Presidente
Gordon B. Hinckley
Al terminar de leer el discurso del
presidente Hinckley, tuve un extra-
ño sentimiento de felicidad y de tris-
tos de los exámenes, las asignacio- me siento agradecida porque mi teza. Soy estudiante de secundaria y
nes, el trabajo y los amigos. Esperaba Padre Celestial y el Salvador nos mis padres pagan todos mis gastos es-
que de algún modo las palabras del aman lo suficiente para darnos guía colares. Yo creía que eso era algo que
profeta pudieran borrar de mi mente individual y específica en nuestra se esperaba de ellos. También pensé
todas esas preocupaciones y encon- vida mediante la oración y las que se esperaba que me compraran
trar un lugar en mi corazón. palabras de nuestro profeta. Estas ropa, alimentos y todo lo que necesi-
Cuánto esperaba recibir ayuda y verdades son llanas, sencillas y tara; creía que ésa era la forma habi-
oraba en silencio para recibirla a fin verdaderas. tual de vivir. Casi nunca decía
FOTOGRAFÍA DEL PRESIDENTE HINCKLEY POR JED A. CLARK.
de centrarme en las palabras del pro- Lisa Ware, 19 años, gracias, y si no recibía las cosas que
feta. Y mi oración recibió respuesta. Barrio Rochedale, quería, me enfadaba. Después de
Llegué a la charla fogonera con pen- Estaca Eight Mile Plains, Australia haber leído este discurso, me siento
samientos confusos y turbios, pero salí avergonzada. Me doy cuenta de cuán
con una perspectiva renovada sobre SEAN AGRADECIDOS afortunada soy por tener lo que
la vida y algunas verdades simples y “El hábito de decir gracias es la ca- tengo. Creo que la palabra gracias es
llanas, una receta para la felicidad. racterística de un hombre o de una una palabra maravillosa.
Sean agradecidos, sean inteligentes, mujer educados… estén agradecidos a Aya Chikano, 13 años,
sean limpios, sean verídicos, sean hu- sus padres quienes se preocupan tanto Barrio Kariya,
mildes y sean dedicados a la oración. por ustedes y quienes han trabajado Estaca Okazaki, Japón
L I A H O N A
16
Sean
agradecidos
“Den gracias al Señor por Su mara- Cuando era pequeño, solía acudir vida. Decidí que me esforzaría por
villosa Iglesia restaurada en esta gran- a mis padres y familiares a pedirles obtener una mejor educación acadé-
diosa época de la historia. Denle las cosas; pero como era tan pequeño, mica. Actualmente estoy estudiando
gracias por todo lo que la Iglesia les no me daba cuenta de que debía en la universidad y en ocasiones me
ofrece; denle las gracias por amigos y decir “gracias”. No entendía el signi- resulta difícil equilibrar las clases con
seres queridos, por padres y hermanos y ficado de la gratitud. Sin embargo, al el curso de instituto. A veces he de-
hermanas, por la familia. Permitan que crecer fui entendiéndolo poco a satendido el uno o el otro, pero
un espíritu de agradecimiento guíe y poco. Sucede lo mismo con nuestra ahora me doy cuenta de que el Señor
bendiga sus días y sus noches”. — actitud hacia Dios. Hay personas que desea que seamos inteligentes y que
Presidente Gordon B. Hinckley oran a Dios y reciben respuestas alcancemos nuestras metas, así que
apropiadas y bendiciones, pero a he decidido graduarme tanto del ins-
veces no mostramos gratitud. Si tituto como de la universidad.

Sean damos gracias a Dios con sinceridad,


las bendiciones que recibamos serán
Tomé apuntes durante la charla
fogonera, pero el tener el texto ínte-

inteligentes ciertamente aún mayores.


Chiang Chien-Yen, 14 años,
Barrio Tao Yuan 2,
gro del discurso en la revista Liahona
me ha permitido repasar las palabras
del presidente Hinckley, las cuales si-
Estaca Tao Yuan, Taiwán guen teniendo una gran influencia
en mí, como si acabara de oírlas. No
SEAN INTELIGENTES importa dónde vivamos (en un pe-
“Pertenecen a una Iglesia que enseña queño país o en una nación grande),
la importancia de la educación acadé- sé que si escuchamos la voz del pro-
mica… [El Señor] desea que capaci- feta y seguimos su consejo, el Señor
ten sus mentes y sus manos para que nos bendecirá y nos ayudará a ser
lleguen a ser una influencia para bien mejores personas.
al seguir adelante con su vida. Y al Jenny Elisa Jaimes Utani, 23 años,

ILUSTRACIONES FOTOGRÁFICAS POR WELDEN C. ANDERSEN Y CRAIG DIMOND.


hacerlo, al desempeñar sus tareas ho- Barrio Job,
norablemente y con excelencia, traerán Estaca Las Violetas, Lima, Perú
honor a la Iglesia, ya que se les considera-
rá hombres o mujeres de integridad, de SEAN LIMPIOS
habilidad y que hacen un trabajo de “[Las drogas ilícitas] les destruirán;
calidad”. —Presidente Gordon ustedes se convertirán en sus escla-
B. Hinckley vos… Mi consejo, mi súplica para us-
Después de oír el tedes maravillosos jóvenes y jovencitas,
mensaje del presiden- es que se mantengan completamente
te Hinckley, tomé alejados de ellas… Consérvense limpios
muchas decisiones de estas adicciones que alteran la mente
en cuanto al curso y crean hábito”. —Presidente Gordon
que debo tomar en la B. Hinckley
SEAN VERÍDICOS
“Ustedes, los que son miembros de
esta Iglesia, deben ser leales a ella. Ésta
es la Iglesia de ustedes… Han abraza-
do su Evangelio; han tomado sobre us-
tedes mismos un convenio en las aguas

Sean del bautismo, el cual han renovado


cada vez que han participado de la
Santa Cena… Anden con fe ante
limpios [Dios] con la cabeza en alto, orgullosos
de ser miembros de esta gran causa y
reino que Él ha restaurado en la tierra”.
—Presidente Gordon B. Hinckley
Tengo dieciséis años y he tropeza- que dijo el presidente Hinckley sobre Este mundo es peligroso y está
do con algunas tentaciones peligro- las drogas y repetí sus palabras a mis lleno de tentaciones. Después de leer
sas. De no haber oído el discurso del amigas. Sé que el Espíritu del Señor
presidente Hinckley, no habría sabi- me estaba susurrando las palabras
do cómo reaccionar ante una de que había en mi corazón.
ellas.
Un día en la escuela, una amiga
Daniela Brocca, 16 años,
Barrio Jardim da Saúde,
Sean
llamó a varias de nosotras para que
nos acercáramos a ver algo.
Estaca Parque Bristol, São Paulo Brasil
verídicos
Cuando fuimos a ver lo que tenía,
vimos que se trataba de una droga:
marihuana. Me quedé pálida de
miedo. Mi amiga me pidió que la
probara, y sin pensarlo le grité:
“¡Estás loca! No debieras tener eso.
¡Vámonos!”.
No me hizo caso y yo empecé a orar
en silencio para tener el poder para
conmover el corazón de cada una de
mis amigas. Tomé el envoltorio y lo
arrojé lejos. Al principio mis amigas
estaban enojadas, pero yo no pude
contener mi alivio y felicidad, así que
aproveché para explicarles que la
marihuana es algo malo.
Mientras hablábamos, recordé lo
Sean
humildes

el discurso del presidente Hinckley, hacerlo. Me siento agradecida por esa SEAN HUMILDES
sentí más fuerte que nunca que debo oportunidad. “Creo que los mansos y los humil-

ILUSTRACIONES FOTOGRÁFICAS POR WELDEN C. ANDERSEN Y MATTHEW REIER.


obedecer las enseñanzas de la Iglesia. Cuando más tarde leí el discurso des son aquellos que son enseñables;
En este momento, para mí es espe- en la revista Liahona (en japonés), están dispuestos a aprender; están dis-
cialmente importante “ser verídica”. me fijé en la conocida frase “Sé sin- puestos a escuchar los susurros de la
Cuando empezó el curso de este cero contigo mismo”. Cuando se voz quieta y apacible para recibir guía
año, hice nuevas amistades y un día hace necesario tomar ciertas deci- en sus vidas. Ellos consideran la sabi-
tuve la oportunidad de hablarles sobre siones importantes, estas palabras duría del Señor superior a la de ellos
el Evangelio. Recordé el video que vi me guían por el camino correcto. mismos”. —Presidente Gordon B.
en la Iglesia sobre los seis puntos del Los demás puntos también son im- Hinckley
presidente Hinckley; mientras veía el portantes, pero por encima de todo Hay muchas tentaciones que me
video, me sentía llena de un espíritu quiero ser sincera conmigo misma. rodean habitualmente y cada vez
de paz que me susurraba: “Puedes ha- Sakura Kajihara, 15 años, que se tornan insoportables, canto
blar de la Iglesia con confianza”, Barrio Izumi, un himno en mi mente u ofrezco
y cuando llegó la oportunidad, pude Estaca Sendai, Japón una oración sincera a mi Padre
Celestial para que me ayude. Había sido un día muy difícil y
Cuando lo hago, los malos pensa- cuando regresé a casa luego de salir
mientos y las ideas se marchan. Sé de la escuela, me arrodillé de inme-
que mi Padre Celestial me ama y en diato y le pedí a mi Padre Celestial
la medida en que yo sea humilde, Él que me ayudara a sentirme amada.
escuchará mis oraciones y me ayu- Apenas acabé de decir “Amén”, mi
dará a vencer las dificultades. hermana mayor entró en mi cuarto y
Siempre que logro cierto grado de me dijo que me amaba. Me llené del
éxito, puede resultar difícil evitar la Espíritu y esa experiencia contribu-
arrogancia al creer que el éxito se yó grandemente a mi testimonio de
debe a mis propios esfuerzos; mas la oración. Oro cada día y me es-
siempre que pienso así, he descubier- fuerzo por mantener una oración en
to que nada me sale bien. Sólo des- el corazón. 
pués me percato de que cualquier Shannon Watson, 17 años,
éxito que tengo no se debe a mis mé- Barrio Highland 20,
ritos sino a la ayuda de Dios. Gracias Estaca Highland Este, Utah
a estas experiencias y al recordatorio
del presidente Hinckley, he aprendido
que debemos ser humildes.
Hsu Wei-You, 16 años,
Barrio Tao Yuan 2,
Estaca Tao Yuan, Taiwán

SEAN DEDICADOS A LA ORACIÓN


Sean dedicados
“De modo que vivan a fin de que con
una conciencia tranquila puedan hablar
con el Señor… Lo milagroso de todo ello
a la oración
es que Él escucha; Él responde; Él contes-
ta. No siempre lo hace como nos gustaría
que lo hiciera, pero no tengo duda de
que contesta”. —Presidente Gordon B.
Hinckley
He descubierto que cuando me
arrodillo para orar, recibo consuelo
y siento el gran amor que mi Padre
Celestial tiene por mí. Recientemente
tuve una experiencia con la oración
que me ayudó a saber con certeza que
Él contesta nuestras oraciones.
í
Un d a desastroso
yH ORRIBLE
nsión.
Tensión, dudas y más te todo?
p ortarlo
a so
¿Cómo iba
por Brenda Williams

E staba sentada en el borde de la cama, con el grue-


so libro de biología en el regazo, mientras intenta-
ba estudiar para el examen del día siguiente.
Cuando pasaba lentamente las páginas del complicado
capítulo de la respiración celular, la mandíbula se me
Al encontrarme de vuelta en casa noté cómo las lá-
grimas empezaban a bañar mis labios y traté de acallar
mis sollozos. Nada parecía estar saliendo bien durante
las últimas semanas: una de mis mejores amigas esta-
ba actuando de forma fría y distante; tenía un horario
tensaba mientras me esforzaba por concentrarme; pero difícil que hacía que me sintiera siempre tensa; y empe-
fue inútil. zaba a tener dudas constantes respecto a solicitar plaza
Los ojos se me llenaron de lágrimas. Aquella tarde en la universidad. Y ahora, después de la vergüenza de la
había fracasado miserablemente al intentar conseguir un audición de esa noche, no sabía cómo ponerme a estudiar
papel. Había sido mi primer intento en el teatro de la es- y mucho menos dormir. Cerré el libro de biología y lo
cuela secundaria. Aunque indocta en las artes del baile, puse en el suelo; la emoción se adueñaba de mí
la interpretación y el canto, me había presentado a las mientras hundía el rostro en la almohada.
pruebas del musical a instancia de mis amistades, y no lo Entonces oí un golpecito en la puerta y la voz pre-

ILUSTRACIONES POR WILSON ONG; FOTOGRAFÍA DEL CRISTAL ROTO POR JED A. CLARK.
había hecho bien. Mi audición de baile y canto no fue ocupada de mi madre. “¿Necesitas una bendición?”,
nada del otro mundo, pero esa noche tuvo lugar la prue- preguntó dulcemente. Levanté la vista con la intención
ba final, la parte en la que esperaba tener éxito: un mo- de decirle que se fuera; tenía el rostro hinchado y colo-
nólogo humorístico que había tenido que memorizar y rado, manchado por las lágrimas y las marcas de los
ahora representar ante el ojo crítico del director y la pliegues de la almohada. Al incorporarme, vi a mis pa-
junta de la audición. Me había preparado para el monó- dres en la entrada del cuarto y supe que lo que más
logo con días de antelación, escribiendo y memorizando necesitaba por encima de todo era una bendición
el guión con detalle hasta que estuve segura de poder re- del sacerdocio. Asentí sin poder pronunciar pala-
presentarlo hasta en sueños. Pero al llegar a la escuela, no bra alguna, sollozando un poco mientras seguía a
podía pensar con claridad. No sólo estaba nerviosa, sino mis padres por el corredor hasta su cuarto.
también cansada y preocupada por los dos exámenes di- Ya tenía un testimonio del sacerdocio antes
fíciles que tenía al día siguiente. Intenté recordar mis par- de aquella noche; había oído de las bendi-
lamentos, aquellas palabras que conocía tan bien, pero ciones que daban los pioneros, así como de
me salían entrecortadas y mi dicción era titubeante e las bendiciones que en la actualidad se
insegura. daban a víctimas de incendios, a niños
L I A H O N A
22
en coma y a personas que no tenían la esperanza de sobrevivir. Había re-
cibido mi bendición patriarcal dos años atrás y era consciente de la vera- “Dejemos
cidad única y del amor que contenía.
Mas cuando aquella noche mi padre puso sus manos sobre mi cabeza, todo a Su
mi testimonio del sacerdocio se fortaleció. Podía apreciar el poder divino cuidado”
de sus frases, en la tierna presión de sus manos. La bendi-
ción no se centró en mis necesidades superficiales, “Cada uno de nosotros va
sino en lo que más necesitaba escuchar. Cuando mi a padecer dolor de una manera o de otra… Es
padre hubo concluido, mi corazón se llenó de posible que el dolor derive del sentirnos solos o
gozo al contemplar el poder de sus palabras, deprimidos. A menudo es el resultado de nuestra
aquellas palabras sencillas que me sanaron el desobediencia a los mandamientos de Dios, pero
alma y que sabía que no procedían de él. Mi también lo sufren aquellos que están haciendo
padre no podía recordar lo que había dicho, todo lo posible por mantener su vida en armonía
pero yo sí; y los sentimientos negativos de la con el ejemplo del Salvador…
tensión y el temor se habían transformado en “El élder Orson F. Whitney escribió: ‘Ningún
una paz dulce y suave. dolor que padezcamos, ninguna prueba por la que
Sonreí a mi madre, agradecida por su inspi- pasemos es en vano, ya que sirve para nuestra
rada sugerencia. Al volverme y abrazar a mi educación; contribuye al desarrollo de cualidades
padre, pude sentir en el calor de sus brazos tales como la paciencia, la fe, la fortaleza y la
un eco del amor de mi Padre Celestial y humildad. Todo lo que sufrimos y todo lo que so-
de Su Hijo, cuidando y preocupán- portamos, sobre todo cuando lo hacemos paciente-
dose de mí más de lo que jamás mente, edifica nuestro carácter, nos purifica el
podría hacer nadie. Me sen- corazón, nos magnifica el alma y nos hace más
tía muy agradecida por esa sensibles y más caritativos, más dignos de ser lla-
bendición modesta, por mados hijos de Dios… y es mediante los pesares
esas palabras apacibles, y el sufrimiento que adquirimos la educación que
poderosas y consoladoras. vinimos aquí a adquirir’ (citado en Improvement
Aquella noche dormí Era, marzo de 1966, página 211)…
profundamente por pri- “El Señor es el Protector supremo. Debemos
mera vez en semanas, des- ponernos en Sus manos. Al hacerlo, nos despren-
preocupada y segura de mi demos de lo que sea que esté causando nuestro
futuro como una hija amada dolor y dejamos todo a Su cuidado. ‘Echa sobre
de Dios.  Jehová tu carga, y él te sustentará’ (Salmos
Brenda Williams es miembro 55:22). ‘…Y entonces Dios os conceda que sean
del Barrio BYU 47, Estaca ligeras vuestras cargas mediante el gozo de su
Universidad Brigham Hijo’ (Alma 33:23)”. —Élder Robert D. Hales, del
Young 12. Quórum de los Doce Apóstoles (Véase “La curación
del alma y del cuerpo”, Liahona, enero de 1999,
págs. 18–19) 

(La página 25 de la revista Liahona se encuentra después de las


páginas locales y de la sección Amigos.)
MENSAJE DE LAS MAESTRAS VISITANTES

DESEEMOS APRENDER DURANTE TODA LA VIDA

L ean lo siguiente con las hermanas


a las que visiten y comenten las
preguntas, los pasajes de las
Escrituras y las enseñanzas de los líde-
res de la Iglesia. Compartan sus expe-
conocimiento, tanto por el estudio
como por la fe”.
Élder Dallin H. Oaks, del
Quórum de los Doce Apóstoles :
“Buscamos conocimiento al estudiar
naciones, y los juicios que se ciernen
sobre el país; y también el conoci-
miento de los países y de los reinos”.
Presidente Spencer W. Kimball
(1895–1985): “Debemos capacitar-
riencias y testimonios e inviten a las la sabiduría acumulada en las distin- nos para aclarar las mentes, sanar los
hermanas a hacer lo mismo. tas ciencias y artes y al utilizar el corazones quebrantados y edificar ho-
Presidente Gordon B. Hinckley: poder de razonamiento que nuestro gares… en los que se pueda nutrir la
“Pertenecen a una iglesia que apoya Creador nos ha dado. También debe- salud mental y espiritual… La ins-
la educación… En el perfecciona- mos buscar conocimiento por la fe en trucción que recibimos debiera ense-
miento de la mente existe una esen- Dios, el dador de la revelación… Los ñarnos no sólo cómo construir un
cia divina. ‘La gloria de Dios es la investigadores que han pagado el pre- puente que nos permita cruzar el río
inteligencia, o en otras palabras, luz y cio con su sudor han sido iluminados Niágara o uno como el ‘Golden Gate’,
verdad’ (D. y C. 93:36). ‘Cualquier por la inspiración. La adquisición de sino que debiera instruirnos sobre
principio de inteligencia que logre- conocimiento por revelación es un cómo cruzar las profundas lagunas de
mos en esta vida se levantará con premio extra para los que investigan la falta de entendimiento, el odio y la
nosotros en la resurrección’ (D. y C. las ciencias y las artes, pero es el mé- discordia del mundo” (The Teachings
130:18)… El obtener una educación todo fundamental para los que quie- of Spencer W. Kimball, editado por
es una inversión que nunca deja de ran conocer a Dios y las doctrinas de Edward L. Kimball, 1982, pág. 391).
pagar sus dividendos, ya sea de una Su Evangelio. En esta área de conoci- Presidente Brigham Young
forma u otra” (“Alcanzad vuestro po- miento, la erudición y la razón no son (1801–1877): “Nunca dejaré de
tencial divino”, Liahona, enero de suficientes” (“Las voces distintas”, aprender mientras viva ni cuando lle-
1990, pág. 96). Liahona, julio de 1989, págs. 36–37). gue al mundo de los espíritus, pero allí
D. y C. 88:118: “Y por cuanto no D. y C. 88:77–79: “Y os mando aprenderé con mayor facilidad; y
todos tienen fe, buscad diligentemen- que os enseñéis el uno al otro la doc- cuando una vez más reciba mi cuerpo,
te y enseñaos el uno al otro palabras trina del reino. Enseñaos diligente- aprenderé mil veces más rápido en mil
de sabiduría; sí, buscad palabras de sa- mente, y mi gracia os acompañará, veces menos tiempo; y aun entonces
biduría de los mejores libros; buscad para que seáis más perfectamente ins- no cesaré de aprender” (Enseñanzas de
truidos en teoría, en principio, en doc- los Presidentes de la Iglesia: Brigham
trina, en la ley del evangelio, en todas Young, 1997, pág. 206).
ILUSTRACIÓN POR JULIE ANN ALLEN.

las cosas que pertenecen al reino de ■ El comprender el significado de la

Dios, que os conviene comprender; de frase “línea sobre línea” (D. y C.


cosas tanto en el cielo como en la tie- 98:12), ¿por qué nos puede servir de
rra, y debajo de la tierra; cosas que han guía en nuestros esfuerzos por aprender
sido, que son y que pronto han de durante toda la vida?
acontecer; cosas que existen en el ■ Al cumplir con el mandato de se-

país, cosas que existen en el extranje- guir aprendiendo durante toda la vida,
ro; las guerras y perplejidades de las ¿cómo podemos motivar a nuestra fami-
lia y a todos aquellos sobre quienes ejer-
zamos cierta influencia para que hagan
lo mismo? 
El tesoro de
por Richard M. Romney y Néstor Javier Passe
FOTOGRAFÍAS DE LOS HOMBRES JÓVENES POR RICHARD M. ROMNEY, EXCEPTO DONDE SE INDIQUE.

Estos jovencitos argentinos saben qué es


lo que tiene mayor valor.
El Dorado
S
“Y si buscáis las riquezas que egún la leyenda, El Dorado era Pero otros, entre ellos cuatro jóvenes
según su voluntad el Padre quiere el lugar de un gran tesoro, con Santos de los Últimos Días de Buenos
daros, seréis los más ricos de ciudades hechas de oro. Era tan Aires, Argentina, conocen un tesoro de
todos los pueblos, porque tendréis codiciado, que un hombre llamado otro tipo. No se trata de un tesoro de la
las riquezas de la eternidad” Coronado pasó toda su vida buscándo- tierra, sino de la eternidad: el Evangelio
(D. y C. 38:39). lo, pero jamás lo encontró. Hubo quie- restaurado de Jesucristo, un tesoro que
nes pelearon y murieron por el tesoro, literalmente fue llevado hasta la puerta
dando sus vidas a cambio de la búsque- de sus casas.
da de riquezas. Una tarde de abril de 1999, en un
Cuando Matías y Elías barrio de Buenos Aires llamado El Evangelio, y sus hijos, Matías, de
Vallejos oyeron hablar a los Dorado, dos jóvenes con corbata y doce años, y Elías, de once, partici-
misioneros por primera vez camisa blanca llamaron a la puerta paban de vez en cuando.
sobre la restauración de la de la familia Vallejos. Los jóvenes se Al principio, los jovencitos no en-
Iglesia verdadera, les pare- presentaron como misioneros que tendían esas palabras sobre la restau-
ció extraño; pero al estudiar declaraban la palabra de Dios por ración de la Iglesia verdadera, pero a
y orar sobre el Libro de todo el mundo; dijeron que su men- medida que pasaba el tiempo, se con-
Mormón, se dieron cuenta saje incluía una invitación universal vencieron cada vez más del valor de
de que se les había ofrecido para encontrar a Jesucristo y el ver- lo que les decían los misioneros, por lo
un gran tesoro. dadero camino que nos llevará de re- que pidieron que también se les ense-
greso a Dios el Padre. ñaran las charlas.
¡Semejante mensaje sería un teso- “La vez que recibimos oficialmen-
ro de verdad! El padre de la familia, te la primera charla de los misione-
Rubén Orlando Vallejos, pensó que ros”, nos explica Elías, “nos dijeron
debía oír lo que tenían que decir esos que oráramos y preguntáramos si el
jóvenes, así que empezó a reunirse Libro de Mormón y la Iglesia eran
con ellos y a conversar sobre el verdaderos. Yo oré esa misma noche

IZQUIERDA: FOTOGRAFÍA DE FONDO POR JOHN LUKE.


y cuando desperté al día siguiente,
tenía ganas de hacer todas las cosas
que nos habían pedido los misione-
ros. Aprendí que cuando oramos con
un corazón sincero, nuestras oracio-
nes siempre reciben una respuesta”.
Un entendimiento del poder de la
oración y el comienzo de un testimonio
de la verdad sí que eran un tesoro.
Matías empezó también a encon- El descubrimiento de un decía cómo vestirse para asistir a
trar el tesoro: “Las Escrituras y las tesoro condujo a otros. Elías las reuniones y a las actividades.
publicaciones de la Iglesia me ayuda- aprendió sobre la rica Después de leer eso, me arrepentí.
ron mucho”, dice. Hubo un pasaje experiencia de la oración. Mi madre me preguntó si iba a volver
en particular del Libro de Mormón a ponérmelo, pero le dije que el ha-
que le causó una profunda impre- cerlo ya no me parecía correcto. Ahí
sión: “¡Oh recuerda, hijo mío, y quedó todo. Hallé fortaleza en ser
aprende sabiduría en tu juventud; sí, capaz de vencer la tentación. Sentí
aprende en tu juventud a guardar los que el Espíritu me susurraba y me
mandamientos de Dios!” (Alma decía que hiciera lo correcto”.
37:35). Poder en el sacerdocio y la guía del
Esos hermanos empezaron a asis- Espíritu Santo: ciertamente éstos tam-
tir a las reuniones del Barrio El bién son un tesoro.
Dorado, Estaca Florencio Varela, Matías y Elías quedaron tan im-
Argentina, y el 29 de septiembre de presionados con las cosas que esta-
1999, con el consentimiento de sus ban aprendiendo, que deseaban
padres, Matías y Elías se bautizaron. compartir ese entendimiento recién
Continuaron aprendiendo cuán descubierto. Empezaron a hablar con
ricos podían llegar a ser espiritual- algunos amigos del vecindario, los
mente. Por ejemplo, dos semanas hermanos Anríquez, Juan Carlos, de
después de su bautismo, Matías reci- doce años, y Esteban, de once. Juan
bió el Sacerdocio Aarónico y fue Carlos mostró un interés particular y
ordenado diácono. “Sentí de inme- no tardó en recibir las charlas y asis-
diato que había recibido poder de los tir a las reuniones de la Iglesia. Se
cielos”, dice. También percibió la in- bautizó varios meses después y al
fluencia del Espíritu Santo, don que poco tiempo fue ordenado diácono.
había recibido al ser confirmado Matías y Juan Carlos continuaron
miembro de la Iglesia. Matías descubrió que el su progreso en el sacerdocio. A los
“Había tenido la tentación de po- testimonio de la verdad se trece años de edad, se llamó a Matías
nerme un arito (pendiente)”, dice, hace más valioso cuando se como presidente del quórum de diáco-
“pero luego recibí un folleto donde comparte. nos. Elías cumplió doce años y fue or-
denado diácono. Un año más tarde, al
cumplir catorce años de edad, Matías
avanzó al oficio de maestro y poco
tiempo después se le llamó como pre-
sidente del quórum de maestros. Juan
Carlos también cumplió catorce años
y fue ordenado maestro.
Entonces sucedió algo maravillo-
so: Rubén Orlando Vallejos, el padre
IZQUIERDA: FOTOGRAFÍA DE JUAN CARLOS ANRÍQUEZ POR NÉSTOR CURBELO; DERECHA: FOTOGRAFÍA DEL FONDO POR JOHN LUKE.
Esteban se dio cuenta de que el poder
del sacerdocio aumenta si se emplea
para bendecir y servir, como lo haría
el Salvador.

Y Juan Carlos (a la derecha) descubrió


una fuente inagotable de preciada
información en el estudio de las
Escrituras.

de Matías y de Elías, también se bautizado y al poco tiempo fue orde- a las reuniones, y han tenido éxito en
bautizó. El hermano Vallejos traba- nado diácono. integrar de nuevo a algunos jóvenes
ja de carnicero y su horario le im- El servicio en el sacerdocio: un teso- que de otro modo se habrían perdido.
posibilitaba asistir a las reuniones, ro de amistad. La emoción de ver a Matías y Juan Carlos ya tienen edad
pero el ver el progreso y el servicio otras personas aceptar el Evangelio: un para asistir a las clases de seminario
que sus hijos prestaban a los demás tesoro de dicha. Estas riquezas son in- matutino. Los domingos, esos cuatro
le inspiró. El día de su bautismo mensurables, pues son un tesoro de amigos participan juntos en la prepa-
hubo una gran celebración, ¡con valor eterno. ración y repartición de la Santa
asado incluido! Sin embargo, lo Visite hoy día a los jóvenes del Cena. Los hermanos Vallejos le dirán
más impresionante fueron los senti- Sacerdocio Aarónico del Barrio El que su padre ha compartido su testi-
mientos espirituales de todos los Dorado y verá a los hermanos monio con algunos de sus clientes y
asistentes. Vallejos y Anríquez en acción. Elías que varios de ellos están recibiendo
Matías y Elías preguntaron a su es el presidente del quórum de diáco- las charlas.
amigo Esteban qué pensaba sobre el nos y Esteban es su consejero. Matías
bautismo. “Respondí que había sen- es el presidente del quórum de maes-
tido algo especial y que me gustaba tros y Juan Carlos es su consejero.
mucho”, recuerda Esteban. Le pre- Cada semana ellos dedican un tiem-
guntaron si le gustaría recibir las po para visitar a los miembros de
charlas. “Dije que sí. ‘De hecho’, sus quórumes que no asisten
dije, ‘me gustaría bautizarme’ ”. A las
pocas semanas, después de habérsele
enseñado el Evangelio, Esteban fue
El propio testimonio de estos jó- la oración: “Por mis oraciones sé que Testimonio sobre testimonio.
venes ha crecido a medida que lo el Libro de Mormón es verdadero, Perspectiva eterna. Las riquezas del
han compartido con otras personas. que la Iglesia es verdadera, que se- corazón y del alma. Sí, uno puede en-
Matías habla de una de sus recientes guiré progresando hacia mis metas. contrar el tesoro de El Dorado; es
experiencias fortalecedoras: “Hace Continuaré progresando hasta que una perla de gran precio, un tesoro
poco, un sábado antes de acostarme, vaya a la misión”. Y entonces progre- espiritual de infinito valor. 
me hallaba orando y pidiendo que sará aún más.
más personas asistieran a la Iglesia. Juan Carlos se siente agradecido Hoy, Juan Carlos y Esteban
Ese domingo asistieron muchas per- por el progreso que ha tenido hasta Anríquez se sienten agradeci-
sonas y me sentí bien. Cosas así for- ahora. “Estoy agradecido a Matías y dos a Matías y a Elías por
talecen mi testimonio. El leer en a Elías por llevarnos a mi hermano y guiarles al Evangelio. “Nos
Doctrina y Convenios sobre José a mí a la Iglesia”, dice. Esteban está ayudaron a encontrar el
Smith también fortalece mi testimo- de acuerdo. “Nos ayudaron a encon- mayor de todos los tesoros”,
nio; quiero orar como él, ¡pues él trar el mayor de todos los tesoros”, dice Esteban. “Nos ayudaron
tenía mi edad!”. declara. “Nos ayudaron a encontrar a encontrar la verdad”.
Elías también conoce el poder de la verdad”.
VOCES DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS

EL AMAR Y APOYAR
A LOS DEMÁS

C
uando apoyamos a un este sumamente importante asunto
“ amigo, a un vecino o a un
extraño en la calle”, dice
de brindar apoyo” (véase la página
11 de este ejemplar). ❦ En virtud
el élder Jeffrey R. Holland, del de que recibimos un gran amor y
Quórum de los Doce Apóstoles, apoyo del Salvador, deseamos
“le brindamos nuestro sostén, le seguir Su ejemplo y amar y apoyar
damos nuestra fortaleza y le presta- a los demás. Es este deseo el que
mos ayuda; nos alentamos el uno al impulsa a jóvenes y a jovencitas a
otro bajo el peso de las circunstancias servir como misioneros y testificar de
presentes; llevamos las cargas los unos de Él. Este deseo también anima a los miem-
los otros bajo las abrumantes tensiones perso- bros a extender una mano amorosa a los que se
nales de la vida”. Como miembros de la Iglesia hayan descarriado. Los relatos siguientes ilustran
del Señor, asumimos esta responsabilidad porque, de qué forma este deseo cambia vidas: las de los
“al igual que en todo lo demás, el Señor Jesucristo que proporcionan este apoyo amoroso y las de
es nuestro ejemplo e ideal en lo que se refiere a quienes lo reciben.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
“Yo sé que vive mi Señor”
por Francisca Cristina Villar Rey

D urante el invierno de 1990, me


hallaba sirviendo como misio-
nera en Lérida, una ciudad de la
durante ese tiempo difícil.
Una mañana estábamos leyendo
acerca del Salvador y empezamos a
Tuvimos la impresión de buscar en
lugares concretos, y allí encontramos
frases y láminas que eran exactamen-
Misión España Barcelona. Mi com- compartir nuestros sentimientos te lo que necesitábamos. Recor- CRISTO Y LOS NIÑOS DEL LIBRO DE MORMÓN, POR DEL PARSON;

pañera, la hermana McKee, había sobre Él, cuando de repente supimos damos ejemplares anteriores de las
enfermado y tuvimos que quedarnos cómo podíamos emplear mejor nues- revistas Liahona y Ensign, donde
en el apartamento durante varios tro tiempo. Podíamos preparar una había ciertas láminas. Pedimos a los
días. Estábamos frustradas, especial- presentación sobre la vida y la misión miembros y a otros de los misioneros
mente porque por fin teníamos algu- de Jesucristo. que nos ayudaran a conseguir las
ILUSTRACIONES POR BRIAN CALL.

nos investigadores que estaban Al orar para suplicar ayuda, nos


progresando y a los que había que sobrevino una sensación de paz. Durante la presentación, la herma-
enseñar; había otros que no progre- Comenzamos a visualizar las ilustra- na McKee y yo apenas pudimos
saban tanto y había que animarlos. ciones que íbamos a necesitar y a oír leer nuestros guiones porque la
Oramos para saber cómo ser útiles las palabras que les acompañarían. emoción era muy grande.
L I A H O N A
32
láminas que no teníamos; tuvimos atrevía a romper el silencio e inte- pareció muy largo— recibí la carta
experiencias semejantes al localizar rrumpir la paz que llenaba el cuarto. en la que se me llamaba a servir en la
la música. El hermano Aranda tenía la cabeza Misión México Monterrey.
Después de varios días de trabajo, gacha y cuando por fin habló, las Dado que mi presidente de estaca
finalizamos la planificación de nues- lágrimas le bañaban los ojos. estaba a punto de ser relevado, él me
tra obra, así que comenzamos a prac- “Desconozco lo que estoy sintiendo apartó una semana antes de tener
ticar una y otra vez para coordinar la aquí”, dijo señalándose al pecho, que partir para la misión. Me advir-
música con el texto y que así encaja- “pero es tan fuerte, tan maravilloso, tió sobre cómo debía vivir una vez
ra todo cuando fuéramos a compartir que no puedo expresarlo”. que fuese apartada, aunque acorda-
la presentación. Cuando regresamos a los pocos mos que yo seguiría con mi empleo
El título de nuestra obra se hizo días, los Aranda habían decidido durante una semana más, tal y como
evidente. En el proceso de finaliza- bautizarse. tenía planeado. Deseaba seguir tra-
ción del proyecto, habíamos llegado Tres semanas después terminé la bajando lo máximo posible para
a entender aspectos de la misión del misión y regresé a mi hogar en La tener más dinero para la misión y
Salvador de los que jamás habíamos Coruña, España. Las mayores ben- para ayudar a mi familia. Al salir de
sido conscientes. Desde ahora, cada diciones que recibí al servir como la casa del presidente de estaca la
una de nosotras podía decir con misionera fueron un mayor conoci- tarde del domingo que fui apartada,
mayor convicción: “Yo sé que vive miento del Salvador y la convicción sentí una agradable calidez por todo
mi Señor”. Esa frase se convirtió en de que podemos ser útiles al servi- mi cuerpo.
el título. cio del Señor si verdaderamente lo A la mañana siguiente me levanté
Tan pronto como la hermana deseamos. para ir a trabajar como de costum-
McKee mejoró de salud, empezamos Francisca Cristina Villar Rey es miembro bre. Al entrar en el edificio de ofici-
a compartir la presentación con al- del Barrio Madrid 4, Estaca Madrid Este, nas donde trabajaba, saludé al
gunas de las personas a las que está- España. operario del ascensor y le dije a qué
bamos enseñando, a modo de piso quería ir; sin embargo, él no me
complemento para las charlas. La respondió sino que se me quedó mi-
mayor experiencia espiritual tuvo
“¿Por qué eres tan rando. También entraron los dueños
lugar con la familia Aranda. Aunque diferente?” de la empresa y todos nos saludamos.
por Juana Rivero de González
oraban, leían y hacían preguntas, los Una vez cerradas las puertas del as-
Aranda no se comprometían a bauti-
zarse, por lo que decidimos hacer un
último esfuerzo: compartiríamos con
M e convertí al Evangelio sien-
do muy joven. En mi juven-
tud tuve diferentes llamamientos en
censor, me percaté de que también
los dueños me miraban. Me pregun-
taron qué me había pasado y yo les
ellos nuestra presentación sobre el la Iglesia y me resulta imposible des- dije que nada.
Salvador. cribir el gozo que recibí de ellos; pero Al entrar en el departamento en
Así empezó una de las experien- una de las experiencias más destaca- el que trabajaba, mis compañeros de-
cias más inolvidables de mi misión. bles que tuve siendo joven ocurrió la jaron de hablar y me miraron, y yo
Durante la presentación, la hermana semana anterior a mi misión. seguía sin saber por qué.
McKee y yo apenas pudimos leer Envié los papeles del llamamiento Ese mismo día, mis jefes me lla-
nuestros guiones por la gran emoción misional en enero de 1976, y luego maron a su despacho y me pidieron
que sentíamos. Al terminar, nadie se de un breve periodo —que a mí me que recomendara a alguien responsa-
L I A H O N A
34
me sentí traicionado. Aunque desa-
probaba lo que estaban haciendo, fui
a su servicio bautismal para apoyar-
les. Me costaba admitirlo, pero du-
rante el bautismo volví a sentirme
bien.
Pasó el tiempo y me hice cada
vez más amigo de los misioneros.
Finalmente renuncié a mi puesto
Cuando entraron los dueños de la empresa, se me quedaron mirando y
como presidente del grupo de jóve-
me preguntaron qué me había pasado.
nes de mi iglesia, pero seguía sin
estar seguro si quería bautizarme.
ble para ocupar mi puesto, y luego Padre Celestial por aquella semana Entonces, un día uno de los élde-
me preguntaron por qué parecía tan de preparación antes de la misión res llegó a casa con un miembro del
diferente. Les hablé sobre mi religión y por mis compañeros de trabajo, barrio. Le dije: “Élder, alguna vez me
y la misión, después de lo cual me fe- pues fortalecieron mi testimonio del gustaría trabajar con usted”, a lo cual
licitaron y se negaron a aceptar mi Evangelio al dejarme ver a través él contestó: “Lo siento, pero para
dimisión. Dijeron que, en cambio, de sus ojos la importancia de mi servir como misionero, antes debe
aceptarían extenderme un permiso llamamiento. ser miembro de la Iglesia”.
de año y medio para que no perdiera Juana Rivero de González es miembro del Varios días después tomé los folle-
mis prestaciones laborales, y me pi- Barrio Juárez, Estaca Arbolillo, Ciudad de tos que los misioneros habían dejado
dieron que volviera al trabajo tan México, México. en casa, los leí uno por uno, busqué
pronto como terminara la misión. en la Biblia y en el Libro de Mormón
Al observar a mis compañeros du- los pasajes de las Escrituras y luego,
rante mi último día de trabajo, me di Un salto de fe poniendo a prueba la promesa de
por Walfre Ricardo Garrido
cuenta de lo mucho que los amaba, Moroni, oré para saber si el Libro de
aun cuando sus normas fueran muy
diferentes de las mías. María, que
trabajaba cerca de mí, preguntó:
S ólo tenía quince años la prime-
ra vez que vi a los misioneros
regulares, dos jóvenes agradables
Mormón era verdadero. El Espíritu
me testificó que ciertamente lo era y
me bauticé seis meses después de co-
“¿Qué te sucede? ¿Por qué eres tan con algo inusual en sus rostros. nocer a los misioneros.
diferente?”. Dijo que podía ver una Aunque no recordaba mucho de lo Lo primero que hice después de
luz en mi rostro. “¿Por qué?”, quiso que dijeron durante la primera bautizarme fue preguntar a los misio-
saber. charla, no pude olvidar el buen sen- neros si ya podía trabajar con ellos.
Al fin empecé a entender la im- timiento que tuve mientras hablaba “Debe aguardar a recibir el Sacer-
portancia de la obra misional desde con ellos. docio Aarónico”, fue su respuesta.
una nueva perspectiva. Había sido Yo era el presidente del grupo de Dos semanas más tarde recibí el sa-
llamada como sierva del Señor y la jóvenes de mi iglesia y no estaba in- cerdocio y ese mismo día salí con los
influencia del Espíritu Santo brillaba teresado en cambiar de religión. De élderes. Al caminar con ellos, decidí
a través de mí. hecho, cuando mi hermano mayor y que algún día también yo sería misio-
Me siento agradecida a nuestro mi hermana decidieron bautizarse, nero regular.
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
35
Durante los años siguientes, disfru- que algún día tendría hijos que me Los maestros
té de todas las bendiciones que tienen preguntarían: “Papá, ¿por qué no orientadores que
los jóvenes Santos de los Últimos fuiste a la misión?”. Tomé la decisión
Días: asistí a seminario y a las activi- en ese mismo instante.
no se dieron por
dades de los Hombres Jóvenes, bendi- A mi madre le costó aceptarlo. vencidos
por David Head
je y repartí la Santa Cena y finalmente Ella y mi padre estaban separados y
recibí el Sacerdocio de Melquisedec.
Lamentablemente, mi madre se opo-
nía a mi actividad en la Iglesia y pro-
yo era el único hijo que estaba con
ella en casa. Aún así, sabía que esta-
ba haciendo lo correcto, por lo que
U n año después de que mi espo-
sa Anthea y yo nos unimos a la
Iglesia en 1965, nos sellamos, junto
testaba porque le dedicaba demasiado llené los papeles y los envié. Cuando con nuestras dos hijitas, en el
tiempo. Cuando cumplí diecinueve llegó mi llamamiento para servir en Templo de Londres, Inglaterra.
años y empecé a llenar los papeles de la Misión Honduras Comayaguela, Por aquel entonces la Iglesia en
la misión, mi madre me pidió que de- mi madre se enfadó tanto que se Gran Bretaña tenía sólo una estaca
jara de hacerlo. Decidí respetar sus de- puso enferma, pero con el tiempo y, como había gran necesidad de lí-
seos y servir al Señor de cualquier otra empezó a aceptar mi decisión e in- deres que poseyeran el sacerdocio,
forma. cluso me ayudó en los preparativos pronto fui llamado a servir como
Durante los cuatro años siguien- para mi partida. presidente de rama en una ciudad a
tes, serví como secretario de estaca, El día que salí para el Centro de veinticinco kilómetros de la mía.
dedicando mi alma, mente y fuerza a Capacitación Misional di a mi Acepté el reto que acompañaba a
esos deberes; y con frecuencia traba- madre una bendición del sacerdo- este nuevo llamamiento y con el
jaba con los misioneros regulares. cio. Al servir empecé a entender la tiempo terminé sirviendo en la pre-
Soñaba con algún día poder ser un promesa del Señor: “Yo, el Señor, sidencia del distrito, y más tarde en
misionero regular. estoy obligado cuando hacéis lo que el obispado cuando nuestra rama se
Con el tiempo fui llamado a os digo; mas cuando no hacéis lo convirtió en barrio.
dar clases de seminario, oportuni- que os digo, ninguna promesa te- Mientras nuestra familia crecía en
dad que, junto con la de mi llama- néis” (D. y C. 82:10). Cuán grande el Evangelio, el puesto que ocupaba
miento en la estaca, me tenía era mi gozo cuando el llamamiento como director de ventas se hizo cada
bastante ocupado para sentir que que por tanto tiempo había ansiado vez más exigente y con frecuencia
por lo menos estaba sirviendo al fue por fin mío: el de dedicarme las me requería estar fuera de casa dos o
Señor, aunque no estuviera en la 24 horas al día a representar al tres noches a la semana. Además,
misión. Señor y a Su Iglesia. Cuán grande había conocido a unos amigos que
Entonces un día mi hermana nos fue mi gozo cuando al año de mi no eran de nuestra fe y que me hicie-
fue a visitar con sus dos lindas hijitas. misión recibí una carta de mi madre ron tener dudas respecto a determi-
Era un mes antes de que cumpliera en la que decía que había aceptado nados aspectos de la doctrina de la
yo 24 años; se agotaba el tiempo y la verdad y que se había bautizado. Iglesia.
sabía que tenía que decidir qué iba Cuán agradecido estoy por haber Me encantaban las conversacio-
a hacer con mi vida. Aquel día una dado aquel salto de fe. nes que mantenía con mis nuevos e
de mis sobrinas se quedó dormida Walfre Ricardo Garrido es miembro del intelectuales amigos, quienes inten-
en mis brazos y, al contemplarla Barrio Atiquizaya, Estaca Atiquizaya, taron emplear las Escrituras para
mientras dormía, me di cuenta de El Salvador. demostrar que la Iglesia no estaba
L I A H O N A
36
a que otras personas bendijeran al
bebé.
El hermano Gorman ocupó mi
lugar y fue el portavoz de una her-
mosa bendición a nuestro hijo,
Ronan. Al escuchar, recibí un pode-
roso testimonio del Espíritu. Yo había
sido orgulloso; había cometido gran-
des errores; casi había perdido mi
testimonio de la veracidad del
Evangelio restaurado. Aún tenía a
mi familia, pero casi había perdido la
Al regresar a casa, me encontré con que los maestros orientadores ya dulce paz del Evangelio. Se derrama-
lo habían montado. ron muchas lágrimas mientras mi es-
posa, el hermano Gorman y el
obispado me apoyaron durante mi
siguiendo algunos de los conceptos ellos se daban cuenta. Recuerdo es- arrepentimiento.
básicos dados como mandamientos pecialmente la ocasión cuando soli- A partir de entonces he estado
desde el tiempo de Adán. Yo debí cité un cobertizo para el jardín, el activo en la Iglesia. Nuestros maes-
haber testificado del Evangelio res- cual vino sin ensamblar durante mi tros orientadores han seguido apo-
taurado y marcharme, pero en vez ausencia. Al regresar a casa, me en- yándome. Nuestro bebé ahora es un
de ello comencé a escucharles, y contré con que los maestros orienta- ex misionero, se ha casado en el
mis pequeñas dudas en cuanto a dores ya lo habían montado. templo y está criando su propia fa-
la doctrina empezaron a crecer. Yo admiraba en particular al com- milia. Creo que su vida es un tribu-
Pronto dejé de pagar el diezmo y de pañero mayor, Des Gorman, un ca- to al hombre que le dio nombre y lo
ir al templo. Cuando dejé de asistir nadiense irlandés y una persona bendijo.
a las reuniones, mi esposa se quejó, sincera que se preocupaba de verdad Siempre estaré agradecido a dos
y lo mismo hicieron nuestras hijas por las personas. Para mí, él repre- dedicados maestros orientadores que
cuando suspendimos la práctica de sentaba la Iglesia y yo creía que la se tomaron su asignación en serio.
la noche de hogar. Iglesia debía de ser una organización Aunque el hermano Gorman falleció
Durante ese tiempo, hubo dos buena, aun cuando no estuviera asis- hace años, sé que jamás le olvidaré a
personas de la Iglesia que no me tiendo a ella. él ni a su paciente constancia por in-
abandonaron: nuestros maestros Con el tiempo fuimos bendeci- vitarme a volver. Jamás se dio por
orientadores me invitaban a las dos con un varón y los maestros vencido.
reuniones cada domingo, a veces en orientadores me recordaron que Hoy día me esfuerzo por emular
persona y a veces por teléfono; es una práctica del sacerdocio dar su apacible y amorosa constancia en
visitaban nuestro hogar por lo nombre y bendecir a los bebés du- mi propia orientación familiar y en
menos una vez al mes y en ocasio- rante la reunión de ayuno y otros llamamientos de la Iglesia. 
nes hasta dos; inclusive, cada vez testimonios. Yo no quería tomar David Head es miembro del Barrio
que precisábamos algo, parecía que parte, aunque terminé por acceder Worcester, Estaca Cheltenham, Inglaterra.
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
37
Pongamos al alumnado en acción

Cómo incrementar la
participación en las clases
Cuando los miembros de una clase toman parte en la lección,
tiene lugar la enseñanza eficaz.

U n líder de estaca estaba ense-


ñando la clase del quórum de
élderes durante una confe-
rencia de barrio. Era obvio que había
dedicado una buena cantidad de
por Jonn D. Claybaugh y
Amber Barlow Dahl

un lugar preeminente en la Iglesia”


(“ ‘Venido de Dios como maestro’ ”,
impartir lo que conocen y más en ayu-
dar a los miembros de la clase a sentir
el deseo de buscar conocimiento e
inspiración por sí mismos.
Tanto en el hogar como en los sa-
tiempo y esfuerzo a su preparación y Liahona, julio de 1998, pág. 26). lones de clase de la Iglesia, somos
hablaba con sinceridad. Sin embar- menos eficaces cuando intentamos
go, los miembros del quórum no ¿EN QUÉ CONSISTE LA “derramar” conocimiento y creci-
prestaban atención; algunos incluso ENSEÑANZA EFICAZ DEL miento sobre los demás. En las reu-
se notaban algo impacientes. ¿Por EVANGELIO? niones sacramentales, en las
qué? Después de la oración final, El papel de un maestro del conferencias y en otras reuniones
cuando el maestro reflexionó sobre Evangelio consiste en “ayudar a la formales, los oradores no suelen in-
la lección, se dio cuenta de que en persona para que acepte la responsa- vitar a la participación; pero en los
vez de buscar la participación de los bilidad de conocer el Evangelio: des- salones de clase, podemos seguir el
alumnos, se había limitado a dar un pertar en ella el deseo de estudiar, modelo establecido en las instruc-
discurso muy largo. entender y vivir el Evangelio y ciones del Señor a la Escuela de los
El élder Jeffrey R. Holland, del mostrarle la manera de hacerlo” (La Profetas: “Nombrad de entre voso-
Quórum de los Doce Apóstoles, hizo enseñanza: el llamamiento más impor- tros a un maestro; y no tomen todos
ILUSTRACIONES POR GREG NEWBOLD.

hincapié recientemente en la necesi- tante, 2000, pág. 66). la palabra al mismo tiempo, sino
dad de que los miembros de la Iglesia “Recae sobre el alumno la respon- hable uno a la vez y escuchen todos
mejoren la enseñanza del Evangelio: sabilidad del aprendizaje. Por lo tanto, lo que él dijere, para que cuando
“En una época en la que el Profeta es a él a quien se debe poner en ac- todos hayan hablado, todos sean edifi-
está solicitando más fe por medio del ción” (Asahel D. Woodruff, Teaching cados de todos y cada hombre tenga
oír la palabra de Dios, debemos dar the Gospel, 1962, pág. 37). Los maes- igual privilegio” (D. y C. 88:122; cur-
ímpetu a la buena enseñanza y darle tros con éxito se centran menos en siva agregada).
L I A H O N A
38
Lo más ¿Cuáles son algunas formas me- una clase eficaz, los alumnos podrían
diante las cuales podemos ayudar a hablar quizás un 40–60 por ciento
importante no los alumnos a tomar parte activa en del tiempo. Esa forma de encarar la
es la cantidad las clases del Evangelio? lección le ayudará a evitar convertir-
se en un simple orador o un transmi-
de material que 1. HABLAR MENOS sor de información. En vez de ello,
se abarque, sino Los maestros que hablan durante deberá facilitar la participación de
el 90 por ciento del tiempo de clase los alumnos, ayudándoles a aprender
que los miembros
probablemente estén hablando de- de las Escrituras, de los demás miem-
de la clase masiado. Por supuesto, en calidad de bros de la clase y del Espíritu.
sientan la maestro, usted tendrá que dar expli- Ciertamente, deberá presentar la
caciones, instrucciones, ejemplos, re- lección y contribuir con ciertos ante-
influencia del latos, testimonios, etcétera, pero el cedentes y, hacia el fin de la clase,
Espíritu. hablar debe formar parte de su plan aclarar y resumir la doctrina que se
para promover la participación. En haya enseñado. Sin embargo, deberá
tener cuidado y no dedicar demasia-
do tiempo a esto.
Un maestro de la Escuela
Dominical preparó una lección sobre
Doctrina y Convenios 135–137; sin
embargo, una vez en clase, los alum-
nos se enfrascaron en una magnífica
charla sobre los principios de la sec-
ción 135. Debido a que muchos
miembros de la clase compartieron
ideas, experiencias y testimonios,
el tiempo de clase pasó rápida-
mente. Al principio, el maestro se
sentía frustrado, pero luego se dio
cuenta de que había sido la partici-
pación de los alumnos lo que había
convertido la clase en todo un éxito.
“Los maestros deben tener mucho
cuidado de no terminar pre-
maturamente un buen
análisis con la intención
de abarcar todo el mate-
rial que hayan prepara-
do. Lo más importante
las preguntas que requie- LA PARTICIPACIÓN
ran que los alumnos adivi-
nen lo que usted esté CONDUCE AL
pensando no fomentarán CRECIMIENTO
la participación ni las
respuestas que valgan
la pena. En vez de ello,
C
“ uanto más lean los miembros de la
clase la asignación de las Escrituras,
cuanto más lleven las Escrituras al aula,
haga preguntas como:
cuanto más comenten lo que realmente sig-
■ ¿Qué significado tie-

nen esos versículos para us- nifica el Evangelio en su vida, tanto más será
tedes? la inspiración, el crecimiento y el gozo que
■ ¿Qué principios del Evan- sentirán al intentar solucionar sus inquie-
gelio ven ustedes en los versícu- tudes y retos personales” (élder Joseph B.
los…? Wirthlin, del Quórum de los Doce Apóstoles,
■ ¿Por qué __________ les ayuda
“Teaching by the Spirit”, Ensign, enero de
a entender…? 1989, pág. 15). 
no es la cantidad de mate- ■ ¿Qué subrayarían o marcarían

rial que se abarque, sino que los en estos versículos? ¿Por qué?
miembros de la clase sientan la in- ■ ¿Cómo dirían esto con sus pro-

fluencia del Espíritu, aumenten su en- pias palabras?


tendimiento del Evangelio, aprendan ■ ¿Qué conclusiones podemos

a aplicar los principios del Evangelio sacar de esto?


a su vida personal y fortalezcan su ■ ¿Cómo podemos aplicar esto a

cometido de vivir el Evangelio” nuestra vida?


(“Enseñanza del Evangelio y lideraz- ■ ¿Qué comentarios o sentimien-

go”, 1999, págs. 366–367). tos tienen al respecto?


■ ¿Quisiera alguien compartir su
2. HACER PREGUNTAS testimonio en cuanto a este princi-
EFICACES pio o una experiencia relacionada
Para comenzar la clase, puede con él?
pedir a un alumno que lea un pasaje Los siguientes son algunos ejem-
de las Escrituras o una cita del mate- plos de posibles preguntas para ense-
rial de la lección. Entonces usted po- ñar 1 Nefi 16:
dría hacer preguntas que susciten ■ ¿Cómo se sintió cada miembro

respuestas significativas. Por lo gene- de la familia de Lehi cuando Nefi


ral, las preguntas que se puedan res- rompió el arco?
ponder con un “sí” o un “no”, las ■ ¿Qué versículos ponen de mani-

preguntas cuya respuesta conozca la fiesto los sentimientos de Nefi?


mayoría de los miembros de la clase y ■ ¿Podría alguien hablarnos de un

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
41
Los maestros reto o de una aflicción que le haya alentar una participación que sea de
ocasionado crecimiento espiritual? provecho para todos. Usted puede
eficaces del ■ ¿Cuál versículo de este capítulo ayudar a sus alumnos a sentir que lo
Evangelio son les gusta más? ¿Por qué? que ellos aportan es valioso, así
Asegúrese de conceder a los como la participación es importante,
humildes, están alumnos tiempo para pensar y res- aunque a veces deba aclarar amable-
dispuestos a ponder a sus preguntas o a las invita- mente algunos malentendidos doctri-
ciones a participar. Puede hacer nales. Tenga presente que los alumnos
ceder el centro de
saber a los alumnos que el silencio no corren ciertos riesgos sociales, emo-
atención y conceder tiene por qué ser algo incómodo, di- cionales y espirituales cuando com-
a los miembros de ciendo algo como: “Nos tomaremos parten sus ideas personales; ellos no
algunos segundos para pensar en esto volverán a compartir sus ideas si no
la clase el papel y cuando alguien esté listo para res- perciben una reacción positiva.
principal. ponder, que levante la mano”. Si No se preocupe demasiado si el co-
usted se siente cómodo con el silen- mentario de un alumno parece estar
cio, los alumnos también lo estarán. desviando la lección en un sentido
Los maestros no deben presionar a que usted no tenía previsto. Si el co-
los miembros de la clase para que les mentario no resulta útil para el pro-
hablen de experiencias personales y greso de la clase, puede responder de
de sentimientos si ellos no toman la forma positiva al comentario, intro-
iniciativa de hacerlo. Es posible que ducir un tema nuevo y buscar nueva-
algunas experiencias sean demasiado mente la participación. Algunas
sagradas para compartirlas. formas de responder a los comenta-
rios de la clase son:
3. RESPONDER DE ■ Gracias por ese comentario.
FORMA POSITIVA A LA ■ ¡Me gusta la forma en que lo

PARTICIPACIÓN describe!
“Usted puede ayudar a quienes en- ■ Gracias por compartir sus senti-

seña a sentirse más confiados en mientos.


cuanto a su capacidad para participar También puede fomentar la parti-
en un análisis si responde positiva- cipación diciendo:
mente a cada comentario sincero” ■ Ésa es una buena pregunta. ¿A

(La enseñanza: el llamamiento más im- quién le gustaría responderla?


portante, 2000, pág. 69). Los maestros ■ Eso es interesante. Por favor, ex-

no deben ridiculizar ni criticar pre- plíquenos un poco más a qué se


guntas, comentarios, sentimientos, refiere.
experiencias ni testimonio alguno; ■ ¿Cómo llegó a sentirse así?

antes bien deben mostrar cortesía y Si un alumno dice algo inapropia-


amor, y hacer todo lo posible por do o incorrecto, podría decir:
L I A H O N A
42
motivo, prefieran no responder; DEN PRIORIDAD A LOS
ni tampoco deben avergon-
zar ni hacer sentir incómo- ALUMNOS, NO A LAS
dos a los integrantes de la LECCIONES
clase al intentar dar parti-
cipación a todos. E
“ l maestro del Evangelio no debe dedi-
carse a sí mismo. Quien comprenda
este principio no habrá de considerar su lla-
EL GOZO DE LA
ENSEÑANZA DEL mamiento como simplemente ‘dar o pre-
EVANGELIO sentar una lección’, porque tal definición
Los maestros eficaces del contempla la enseñanza desde el punto de
Evangelio son humildes, están dis- vista del maestro y no del alumno” (élder
puestos a ceder el centro de atención Dallin. H. Oaks, del Quórum de los Doce
y conceder a los miembros de la clase Apóstoles, “La enseñanza del Evangelio”,
■ Gracias. El principio en el que el papel principal. La hermana Liahona, enero de 2000, pág. 96). 
quiero que piensen es… Virginia H. Pearce, que fue primera
■ También lo he oído, pero a mi consejera de la presidencia general de
entender… las Mujeres Jóvenes, dijo: “El buen
Puede que tenga uno o dos alum- maestro no desea que los alumnos sal-
nos que estén siempre dispuestos a gan de la clase hablando de lo mara-
responder a las preguntas y a hacer villoso y extraordinario que es el
comentarios. Muestre su gratitud por maestro, sino que hablen de lo magní-
su disposición para participar, aunque fico que es el Evangelio” (“El salón de
el presidente Howard W. Hunter clase común y corriente: Lugar eficaz
(1907–1995) aconsejó: “No caigan en para un progreso firme y continuo”,
la trampa en la que a veces algunos de Liahona, enero de 1997, pág. 13).
nosotros caemos, de dirigir las pre- El Evangelio de Jesucristo es,
guntas siempre a los que son los más ciertamente, magnífico y debemos
preparados, dispuestos y ansiosos por esforzarnos por dejar que esa mag-
dar la respuesta adecuada. Busquen y nificencia brille al emplear el cono-
pregunten a los que vacilan, a los tí- cimiento, los sentimientos, las
midos y a los que se retiran, quizás, ideas, las experiencias y los testimo-
turbados en el espíritu” (Eternal nios de toda la clase. Mediante la
Investments, discurso dirigido a los ins- enseñanza eficaz del Evangelio, que
tructores del Sistema Educativo de la “todos sean edificados de todos”. 
Iglesia, 10 de febrero de 1989, pág. 4). Jonn D. Claybaugh es presidente de la
No obstante, los maestros no deben Misión Costa Rica San José. Amber Barlow
presionar ni forzar la participación de Dahl es miembro del Barrio Centennial,
aquellos alumnos que, por cualquier Estaca Eagle, Idaho.
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
43
LOS PROFETAS DE LOS
ÚLTIMOS DÍAS NOS HABLAN
SOBRE LA ENSEÑANZA DEL
EVANGELIO
IZQUIERDA: ILUSTRACIÓN FOTOGRÁFICA POR TOKIO ONOGI; RECUADRO IZQUIERDO: ILUSTRACIÓN FOTOGRÁFICA POR STEVE BUNDERSON; DERECHA: ILUSTRACIÓN FOTOGRÁFICA POR MATTHEW REIER.

DAVID O. MCKAY (1873–1970), norteamericanos, ‘truena tan fuerte en mis oídos que soy
NOVENO PRESIDENTE DE LA IGLESIA incapaz de oír lo que dices’ ” (en Conference Report, oc-
“El líder o el maestro fracasan en la tubre de 1968, págs. 143–144).
labor que se les ha asignado si dirigen el
amor del miembro únicamente hacia la SPENCER W. KIMBALL (1895–1985),
personalidad del líder o del maestro. Es DÉCIMOSEGUNDO PRESIDENTE DE
el deber del líder, o el deber del maestro, LA IGLESIA
enseñar al miembro a amar, no al líder ni al maestro, sino “Nos dirigíamos al norte por una au-
la verdad del Evangelio. Siempre, en todas partes, halla- topista de Oklahoma y me fijé en que el
mos a Cristo sometiéndose a la voluntad de Su Padre; y sol desaparecía entre las nubes. El cielo
eso mismo debieran hacer nuestros líderes y maestros en se tornaba cada vez más oscuro y ame-
lo que a sus personalidades se refiere: entregarse total- nazante. Dijimos: ‘Parece que va a haber tormenta’. A
mente a la verdad que Él desea que enseñen. medida que la oscuridad aumentaba y el viento arrecia-
“Cuando la gente acudió a Jesús y le pidió pan, o sea, ba, dijimos: ‘Será una tormenta muy fuerte’. Al estallar la
la verdad, Él jamás los alejó dándoles piedras; Él siempre tormenta con toda su ira infernal, dijimos: ‘La lluvia y el
tuvo la verdad para darles; la entendía; ésta irradiaba de viento se han convertido en un torbellino furioso’.
Su ser. A fin de imprimir la verdad en los que le oían, “Vivimos en una época turbulenta; la primera plana
sabía cómo emplear las ilustraciones, las cosas físicas que de los periódicos muestra un mayor número de actos vio-
le rodeaban. En otras palabras, estaba inmerso en el tema lentos y las revistas dedican sus páginas a la creciente
y de ese modo podía transmitirlo a los que le oían. No amenaza…
siempre es lo que se dice, sino lo que se es, lo que influye “¿Se la puede detener? ¿Podemos cambiar el curso y
en los niños, en los jóvenes o en las personas con las que recuperar la decencia y el orden en medio del caos? La
usted se relaciona. ‘Lo que eres’, dijo [Ralph Waldo respuesta es sí, un sí afirmativo y resonante; pero la solu-
Emerson], en la opinión de algunos el más sabio de los ción no es sencilla…
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
45
“La vida hogareña, la enseñanza en el hogar, la guía de pajarillo abrió el pico, pero
los padres [son] la solución de toda dolencia, la cura de el pájaro grande se tragó
toda enfermedad, el remedio de todo problema… la lombriz.
“Ah, mis hermanos y hermanas, hijos e hijas de Dios, “Entonces vi al pájaro volar hasta un árbol, donde
miembros de la Iglesia de Cristo, pueblos de todas las afi- picoteó la corteza del mismo por unos momentos y
liaciones religiosas, gente de todas las naciones: aferré- luego volvió con un gran insecto en el pico. El pajarito
monos a este remedio universal, curemos nuestras abrió el pico otra vez pero el pájaro grande se comió el
heridas e inmunicemos a nuestros hijos contra el mal me- insecto, causando esto un gran alboroto en forma de
diante el sencillo proceso de enseñarles y capacitarlos en protesta.
el camino del Señor. ¡Todo padre y toda madre en Sión, “El pájaro grande se alejó y no lo volví a ver, pero seguí

JOSÉ SMITH RECIBE LAS PLANCHAS DE ORO, POR ROBERT T. BARRETT; FOTOGRAFÍA DE BRIGHAM YOUNG; FOTOGRAFÍA DE WILFORD WOODRUFF; ILUSTRACIÓN FOTOGRÁFICA POR MATTHEW REIER.
IZQUIERDA: ILUSTRACIONES POR ROBERT A. MCKAY; DERECHA, DESDE ARRIBA: RETRATO DE DAVID O. MCKAY POR ALVIN GITTINS; MORONI VISITA A JOSÉ SMITH EN SU CUARTO, POR DALE KILBOURN;
y todo católico, protestante, judío y musulmán, así como observando al pajarillo; después de un rato, éste saltó por
cualquier otro padre, comparten la idéntica responsabili- el césped, hizo ruido con las patas, ladeó la cabeza y ex-
dad: enseñar a sus hijos a orar y caminar rectamente ante trajo una lombriz de la tierra.
el Señor!” (en Conference Report, abril de 1965, págs. “Dios bendiga a las buenas personas que enseñan a
60–65). nuestros hijos y a nuestra juventud” (“Un maestro”,
Liahona, febrero de 1973, pág. 17).
HOWARD W. HUNTER (1907–1995),
DÉCIMOCUARTO PRESIDENTE DE GORDON B. HINCKLEY (1910–),
LA IGLESIA DÉCIMOQUINTO PRESIDENTE DE
“Permítanme tomar un momento LA IGLESIA
para mencionar un pequeño incidente “Para todos los que poseen llama-
que se grabó en mi memoria cuando era mientos de liderazgo, desde los numero-
niño… sos grupos de maestros y misioneros,
“Era un día veraniego, temprano por la mañana; esta- hasta los cabezas de familia, quisiera ex-
ba yo parado cerca de la ventana y, protegido por las cor- tenderles una súplica: En todo lo que hagan, alimenten
tinas, podía ver afuera en el césped a dos pequeñas el Espíritu —nutran el alma…
criaturas. Una de ellas era un pájaro grande y la otra un “Estoy convencido de que el mundo está hambriento
pajarillo que aparentemente acababa de salir del nido; vi de alimento espiritual. Amós profetizó en la antigüedad:
al pájaro grande saltar por el césped, después de lo cual ‘He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales
hizo ruido con las patas y ladeó la cabeza. Luego extrajo enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de
del césped una lombriz agua, sino de oír la palabra de Jehová.
grande y gorda y re- “ ‘E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el
gresó saltando. El oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la
hallarán.
“ ‘En aquel tiempo las doncellas hermosas y los jóve-
nes desmayarán de sed’ (Amós 8:11–13).
“Hay hambre en la tierra y una sed sincera: una gran
hambre de la palabra del Señor y una insatisfecha sed
por las cosas del Espíritu. Estoy convencido de que el
mundo tiene hambre de alimento espiritual, y nosotros
tenemos la obligación y la oportunidad de nutrir el
alma” (en Conference Report, octubre de 1967,
págs. 89–90). 
L I A H O N A
46
¿Sabías que…?

Escocia y echaba mucho de menos inscripción’. Al acercarme lo sufi-


a su familia. Había estado sólo unas ciente, percibí el mensaje, no sólo
cuantas semanas en la ciudad de en el arco de piedra, sino como si
Stirling y se sentía muy desanima- procediera de Aquel en cuyo servi-
do. Él y su compañero dedicaron cio estaba:
una mañana a pasear por el castillo “ ‘Sea lo que fueres, desempeña
de Stirling y de regreso a la ciudad bien tu papel’ ” (en Conference
se fijaron en un edificio sin termi- Report, octubre 1956, pág. 91).
nar. “Sobre la puerta delantera”, El mensaje que el joven élder
explicó más tarde el presidente recibió aquella mañana era que
McKay, “había una arco de piedra, desempeñara bien su papel de
“SEA LO QUE FUERES, DESEMPEÑA algo poco frecuente en una resi- misionero de La Iglesia de Jesu-
BIEN TU PAPEL” dencia, y más aún, desde la acera cristo de los Santos de los Últimos
En 1898, David O. McKay se podía ver que en el arco había Días. Fue también un mensaje
(1873–1970), que posteriormente una inscripción. que el presidente McKay vivió
llegaría a ser el noveno Presidente “Le dije a mi compañero: ‘¡Qué y enseñó durante toda una vida
de la Iglesia, era misionero en extraño! Voy a ver lo que dice la de servicio.

CONSEJOS SOBRE
SUCEDIÓ EN SEPTIEMBRE LIDERAZGO
Los siguientes son algunos acontecimientos impor- A veces la gente a la que
tantes acaecidos en la historia de la Iglesia durante el se llama a puestos de lideraz-
mes de septiembre. go no está segura de sus
21–22 de septiembre de 1823: El ángel Moroni se aptitudes; puede que se com-
aparece a José Smith y le instruye sobre la existencia paren con otras personas, incluso con aquéllas a
de un antiguo registro del cual más adelante José tra- las que hayan sido llamadas a servir, y se consi-
duciría el Libro de Mormón. deran ineptos.
22 de septiembre de 1827: José Smith recibe las El élder Joseph B. Wirthlin, del Quórum de
planchas de oro del ángel Moroni en el cerro de los Doce Apóstoles, nos recuerda que no debe-
Cumorah, cerca del hogar de José en Palmyra, Nueva mos compararnos con nadie. El Señor simple-
York. mente nos pide que hagamos todo lo que
9 de septiembre de 1850: El Congreso de los Estados podamos. “Lo único por lo que se deben esfor-
Unidos de América crea el Territorio de Utah, y el 20 zar”, dice el élder Wirthlin, “es por ser lo mejor
de septiembre Brigham Young es nombrado goberna- que puedan. ¿Y cómo lo pueden lograr? Al fijar
dor del territorio. su atención en las metas más importantes de la
2 de septiembre de 1898: El presidente Wilford vida y avanzar hacia ellas paso por paso” (“Paso
Woodruff fallece a la edad de 91 años en San por paso”, Liahona, enero de 2002, pág. 29). 
Francisco, California, y el 13 de septiembre de ese
mismo año Lorenzo Snow se convierte en el quinto
Presidente de la Iglesia.
TEMAS DE ESTE EJEMPLAR

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
A= Amigos

Cómo utilizar la Activación........................................32


Adversidad.............................2, 10, 22
Amor ...............................................10
Antiguo Testamento...........................9

revista Liahona de Bendiciones del sacerdocio ..............22


Conversión.................26, 32, A8, A10
Diezmo............................................A2

septiembre de 2002 Educación ..................................16, 25


Ejemplo.....................................14, A4
Enseñanza......................25, 38, 44, 48
Estudio de las Escrituras ..............9, 26
Fe ............................................32, A10
IDEAS PARA COMENTAR Gratitud ...........................................16
■ “La paciencia, una virtud celestial”, página 2: El presidente Historia de la Iglesia ........................47
Thomas S. Monson habla de los santos de la República Democrática de Humildad.........................................16
Alemania que perseveraron con paciencia. ¿Les ha hecho el Señor pro- Jesucristo ......2, 10, 32, A2, A12, A14
Liderazgo .............................26, 47, 48
mesas (puede que en su bendición patriarcal) que estén aguardando a Maestras visitantes ...........................25
que se cumplan? ¿Cómo podemos cultivar las cualidades de la pacien- Milagros ........................................A14
cia y la fe al igual que los santos de Alemania? Noche de hogar................................48
■ “ ‘Los amó hasta el fin’ ”, página 10: El élder Jeffrey R. Holland ex- Normas ............................................16
plica que hay una cosa que jamás nos fallará: el amor puro de Cristo. Obediencia ....................................A10
Obra misional .......26, 32, A4, A6, A8
¿Cómo podemos valernos de esta constante fuente de sostén y apoyo
Oración..................................9, 16, 26
espiritual? Orientación familiar.....................8, 32
■ “Mi amigo y consiervo: el ejemplo de Luan Felix da Silva”, página Paciencia........................................... 2
14: ¿Nos vemos a veces tan inmersos en nuestros propios problemas que Palabra de Sabiduría ........................16
no tendemos la mano a los que nos necesitan? ¿Cómo podemos ser más Primaria ..........................................A4
Profetas......................................16, 44
como Luan Felix da Silva y centrarnos en las necesidades de los demás?
Relatos del Nuevo
■ “Abrir las ventanas de los cielos”, página A2: El abuelo del presi-
Testamento ........................A12, A14
dente James E. Faust dio los mejores productos de su granja como diez- Sacrificio .......................................A12
mo. ¿Cómo puedes mostrar ese mismo espíritu hoy día, aunque pagues Servicio..................................2, 14, 32
el diezmo con dinero? Sostenimiento ..................................10
Templos y la obra
del templo..............................A1, A4
Unidad ..........................................A10
FOTOGRAFÍA POR KELLY LARSEN.
Verdad..............................................16

PETICIÓN DE EXPERIENCIAS CON LA NOCHE DE HOGAR


Les invitamos a compartir con nosotros un relato de la noche de
hogar que hayan tenido de más éxito. Sírvanse indicar lo que hicieron
y la razón por la que fue tan eficaz. Tengan a bien enviar sus ideas, re-
latos y experiencias a Family Home Evening Experiences, Liahona,
Floor 24, 50 East North Temple Street, Salt Lake City, UT 84150-3223,
USA; o por correo electrónico a cur-liahona-imag@ldschurch.org.
Sírvanse incluir su nombre completo, su dirección, número de teléfono,
así como el barrio y la estaca (o rama y distrito) a los que pertenezcan.
Amigos
PARA LOS NIÑOS DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS ■
SEPTIEMBRE DE 2002
VEN Y ESCUCHA LA VOZ DE UN PROFETA

Abrir las ventanas


de los cielos
El diezmo es un principio por el presidente James E. Faust
Segundo Consejero de la Primera Presidencia

de sacrificio y la llave De pequeño aprendí una gran lección


de fe y de sacrificio cuando trabajaba
para abrir las ventanas en la granja de mi abuelo durante la
terrible depresión económica de la dé-
de los cielos. cada de 1930: había vencido el plazo
para pagar los impuestos de la granja, y el abuelo, al
igual que muchas personas más, no tenía dinero; ade-
más, había sequía en la tierra y algunas vacas y caballos
morían por falta de pasto y heno.
Un día en que cosechábamos el poco heno que había
en el campo, el abuelo nos dijo que arrimáramos la ca-
rreta hasta la esquina del campo que tenía el mejor
heno, que la llenáramos hasta el tope y que la llevára-
mos a la oficina de diezmos a fin de pagar su diezmo en
especie.
Yo me pregunté cómo podía el abuelo usar el heno
para pagar el diezmo cuando algunas de las vacas de las
que dependíamos para nuestro sustento quizás murieran
de hambre; incluso me pregunté si el Señor esperaba de
él tanto sacrificio; pero, con el tiempo, llegué a maravi-
llarme de su gran fe en que el Señor de alguna manera
proveería. El legado de fe que dejó a su posteridad fue
más grande que el dinero, porque estableció en la
mente de sus hijos y de sus nietos que más que nada

A M I G O S
2
amaba al Señor y Su santa obra por encima de las cosas un principio de sacrificio y la llave para abrir las venta-
terrenales: nunca llegó a ser rico, pero murió en nas de los cielos.
paz con el Señor y consigo mismo. La máxima ofrenda fue la del Salvador
La ley del diezmo es sencilla: cuando dio Su vida, y ello hace que
Pagamos anualmente una décima todos nos preguntemos: “¿Cuántas
parte de nuestro interés perso- gotas de sangre derramó por
nal, o sea, de nuestros ingre- mí?”. Yo testifico que Jesús es el
sos. Este principio es Cristo, el que cura nuestra
fundamental para la felicidad alma, el Salvador y Redentor
y el bienestar personal de los del género humano. 
miembros de la Iglesia de Adaptado de un discurso
todo el mundo, tanto ricos pronunciado en la Conferencia
como pobres. El diezmo es General de octubre de 1998.

COMPOSICIÓN ELECTRÓNICA
POR CLAUDIA E. WARNER.
TIEMPO PARA COMPARTIR

“El campo blanco está


ya para la siega”
por Vicki F. Matsumori

“El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es Ideas para el Tiempo para compartir
el que me ama” (Juan 14:21). 1 Para explicar la importancia de santificar el día de reposo,
haga que los niños representen la recogida del maná (véase

§ En algunas partes del mundo, ahora es el


tiempo de la cosecha; verduras, frutas jugo-
sas y granos saludables están listos para ser
recogidos. Los granjeros trabajan duro para que se
pueda recoger todo y no se pierda nada.
Éxodo 16:11–31). Luego lean D. y C. 59:9–15 y redacten una
lista de cosas que se pueden hacer el día de reposo. Hablen en
cuanto a la lista y añadan otras ideas, como leer las Escrituras
o escribir a los misioneros. Lean D. y C. 59:16–19 y pida a los
niños que se fijen en las bendiciones que se prometen en esos
El Señor ha dicho que “el campo blanco está ya para versículos. Canten una canción o un himno sobre el día de repo-
la siega” (D. y C. 4:4). Su siega son las personas humildes so. A modo de repaso, pida a los niños que se sienten en un cír-
que están preparadas para oír el Evangelio de Jesucristo. culo y establezcan un ritmo dando suaves palmadas dos veces en
Los misioneros trabajan arduamente para encontrar y en- el regazo y dos veces en las manos, y chascando los dedos otras
señar a tantas de estas personas como les sea posible. dos veces. Cuando chasquen los dedos, pida que un niño diga
El presidente Gordon B. Hinckley nos ha pedido que algo apropiado que se puede hacer el día de reposo. Sigan este
les ayudemos. Él nos ha dicho: “Desearía poder desper- modelo con los demás niños del círculo, permitiéndoles añadir
tar en el corazón de todo hombre, mujer, niño y niña… cosas apropiadas a la lista.
el ardiente deseo de compartir el Evangelio con los 2. Lean Artículos de Fe 1:5 y explique que los obispos son
demás. Si lo hacen, la vida será mejor y tratarán de vi- llamados por Dios. Después lean Tito 1:7–9 y pida a los niños
virla de manera ejemplar porque sabrán que aquellos a que enumeren las cualidades de un obispo. Explique que honra-
quienes enseñen no les creerán a menos que apoyen sus mos a los líderes del sacerdocio al usar correctamente sus títulos.
palabras en la rectitud de su diario vivir” (conferencia Escriba en la pizarra los oficios que se mencionan en Artículos
regional, Anchorage, Alaska, 18 de junio de 1995). de Fe 1:6: apóstoles, profetas, pastores, maestros, evangelistas.
Cuando intentas llevar una vida mejor, obedeces el Escriba los títulos siguientes en tiras separadas de papel: Élder,
consejo del profeta; también demuestras que amas a tu Presidente, Obispo, Hermano y Patriarca. Ponga los títulos al
Padre Celestial y a Jesucristo, y te preparas para ir al azar en la pizarra. Lean Artículos de Fe 1:6 y cada vez que lle-
templo y servir en una misión; eres un verdadero guen a un oficio, deténganse y pida a un niño que relacione el
ejemplo. título correcto con el oficio. A los apóstoles se les llama “Élder”.
Es el tiempo de la cosecha y, al igual que el granjero Al profeta se le llama “Presidente”, porque es el Presidente de la
o el misionero regular, puedes ver los frutos de tu labor. Iglesia. Al pastor ahora se le llama “Obispo”. “Maestro” se re-
¿Cuál es tu cosecha? Los demás se han fijado en tu fiere a la persona que tiene ese oficio del sacerdocio, y se le dice
buen ejemplo y quieren ir a la Iglesia, y nuestro Padre “Hermano”. El profeta José Smith explicó que los evangelistas
Celestial está complacido porque has demostrado tu son nuestros patriarcas. Escriban una carta a su obispo o presi-
amor al guardar Sus mandamientos. Al seguir haciéndo- dente de rama y agradézcanle su servicio. Pida a los niños que
lo, continuarás teniendo cosechas. firmen la carta o hagan dibujos de sí mismos. 

A M I G O S
4
ILUSTRACIÓN POR ROBERT A. PETERSON.

Instrucciones
¿Puedes encontrar la bicicleta, el cubo (la cubeta), el botón, el overol, el azadón, el diario personal, la aguja y el
hilo, el paquete de semillas, la alcancía, el rastrillo, las Escrituras, la vasija para regar, la recomendación para el templo
y la bota de trabajo que hay escondidos en este dibujo? A medida que los encuentres, colorea con un color los objetos
que usa el granjero, y de un color diferente los que podemos emplear para prepararnos para servir en una misión.

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
5
;;;;;;
;;;;;;
PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

¿Qué hacen los misioneros?

;;;;;;
;;;;;;
1 2

;;;;;;
5
A M I G O S
6
6
ILUSTRACIONES POR ELISE BLACK.
;;;;;
;;;;; Un relato para contar

;;;;;
;;;;;
3 4

;;;;;
7
S E P T I E M B R E
7
8
D E 2 0 0 2
fi ca mision al d e San
g r á dy
La
por Craig E. Moore
Una historia real

1.

S oy miembro de la Iglesia gracias


a una niña de cinco años que era
miembro y también misionera de la Iglesia.
Cuando yo era joven, mi madre estaba buscando
una iglesia que respondiera a todas sus preguntas, por
hacerle cambiar de opinión.
Simplemente dijo que no, así que hice
lo que suelen hacer la mayoría de los niños de
cinco años: lloré.
Supongo que las lágrimas y mi deseo y determina-
lo que cada semana asistíamos a una iglesia diferente, ción conmovieron a mi madre, porque accedió con la
aunque ninguna la dejó satisfecha. Por fin mamá se dio condición de ir conmigo.
por vencida. Aquella mañana, mamá y yo fuimos a la iglesia con
Por aquel entonces mi mejor amiga era Sandy Sandy y su familia. Mamá sintió el Espíritu fuertemente
Guthrie, con quien jugaba casi todos los días. Un sába- y supo de inmediato que había encontrado la Iglesia
do por la tarde me preguntó si me gustaría ir a la iglesia verdadera. Esa tarde, los misioneros le enseñaron la
con ella al día siguiente. Le pregunté a qué iglesia per- primera charla y accedió a bautizarse.
tenecía, pues creía que podría haber ido ya. Me dijo Han pasado más de veinte años desde entonces y

FOTOGRAFÍAS DE SANDY GUTHRIE, CRAIG E. MOORE Y MARILYN MOORE CORTESÍA DE CRAIG E. MOORE;
que se trataba de La Iglesia de Jesucristo de los Santos cuando les cuento esta historia a mis hijos, hago una

TODAS LAS DEMÁS ILUSTRACIONES FOTOGRÁFICAS SON CORTESÍA DE PHOTODISC Y DIGITAL STOCK.
de los Últimos Días. gráfica donde les muestro todas las personas que se han
Era una iglesia a la que no había ido, por lo que ac- unido a la Iglesia porque Sandy me invitó a ir con ella.
cedí a ir; lamentablemente, cuando le pedí permiso a Hay más de cien personas en la gráfica, muchas de las
mamá, me dijo que ese domingo tenía otros planes. cuales, al igual que yo, no sólo aceptaron el Evangelio,
Sandy volvió a invitarme a la semana siguiente y de sino que sirvieron como misioneros regulares y brinda-
nuevo le pedí permiso a mamá, pero tuvo otra excusa y ron el conocimiento de la verdad a los demás. La gráfi-
no me dejó ir. ca demuestra que la dedicación de una niña de
Como era una buena misionera, Sandy no se dio por compartir el Evangelio puede bendecir las vidas de mu-
vencida y me sugirió que me levantara temprano el do- chas personas.
mingo por la mañana, que me arreglara y que entonces No sé a cuántas personas haya invitado Sandy a ir
le pidiera permiso a mi madre. Me pareció una idea a la iglesia ni cuán grande y completa pueda ser la
fantástica: si mamá no tenía que hacer un esfuerzo es- gráfica de ella, pero sí sé que le estoy más agradecido
pecial para ayudarme a arreglarme, quizás estuviera de lo que puedo expresar. También sé que jamás
más dispuesta a dejarme ir. podré pagarle lo que hizo, pero puedo seguir su ejem-
El domingo por la mañana me puse mi mejor ropa y plo y compartir el Evangelio siempre que sea posible,
desperté a mamá. Esta vez se negó rotundamente; no en caso de que encuentre a otra familia que esté bus-
me dio excusa alguna y no dejó ninguna opción para cando la verdad. 

A M I G O S
8
2.

3.

1. Sandy Guthrie
2. Craig Moore
3. Marilyn Moore, madre de Craig
ENTRE AMIGOS

Élder Athos M. Amorim


de los Setenta
De una entrevista realizada por Jan Pinborough

Permítanme contarles cómo recibí mi En aquel entonces mi familia vivía en una pequeña ciu-
peculiar primer nombre. Mis padres dad en la frontera entre Brasil y Argentina. La atención
querían que sus hijos estuvieran uni- médica no era muy buena, por lo que mi madre y mi
dos, así que nos pusieron los nombres hermano tuvieron que viajar a la gran ciudad de Río de
de los tres personajes principales del Janeiro, Brasil, para ver a un médico. Puesto que mi
famoso libro Los tres mosqueteros. Es padre trabajaba de día, mi hermanito menor tenía que
un libro de aventuras de tres amigos quedarse con otra familia, así que iba a visitarle todos
cuyo lema era “Uno para todos y todos para uno”. Mi los días y oraba a diario por mi hermano mayor.
hermano mayor se llama Aramis y el pequeño, Los médicos le dijeron a mi madre que tenían que
Dartañán, mientras que yo soy Athos. Cada uno de no- amputarle (cortarle) las manos a mi hermano, a lo cual
sotros es muy diferente de los demás, pero siempre mi madre se negó. “No, sé que el Señor cuidará de mi
hemos estado muy unidos. hijo”, respondió. Una noche, después de que habían re-
Cuando tenía diez años, mi hermano mayor padeció gresado mi madre y mi hermano, él tenía mucho dolor.
un serio problema de salud. La sangre de las manos no Yo compartía la habitación con él y recuerdo que lo veía
le circulaba de forma llorar porque las manos le dolían tanto. Mientras llora-
apropiada y le do- ba, mi madre se arrodilló a su lado y oró. A la mañana
lían terriblemente. siguiente, lo vi durmiendo apaciblemente. Mi madre
también estaba dormida, todavía de rodillas al lado de
su cama. No éramos miembros de La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero mamá
tenía gran fe. Con el tiempo, las manos de mi hermano
mejoraron; perdió parte de algunos dedos, pero no tu-
vieron que cortarle las manos.
Mamá tenía mucho valor y nos enseñó a ser de buen
ánimo. Le dijo a mi hermano que aunque había perdido
parte de los dedos, aún le quedaba el resto, así que mi
hermano no se desanimó. Su primer empleo fue de me-
canógrafo y hoy día es abogado.
Es muy importante que sean unidos con sus herma-
nos, hermanas y padres.
Además, al pertenecer a la Iglesia, son miembros de
una gran familia y debemos estar
ILUSTRACIÓN POR ROBERT A. MCKAY.

unidos. Recuerden el lema de


los tres mosqueteros: “Uno
para todos y todos para uno”.
También es muy importan-
te que obedezcan a sus pa-
dres. Tuve una experiencia
que me enseñó la importancia de la obediencia. Me en- que leo en el Libro de Mormón sobre los hijos de
cantan los caballos y me gusta enseñarles a saltar. De Mosíah, que eran misioneros sumamente poderosos,
joven me invitaron a competir en los Juegos pienso en los élderes Hansen y Furness. Ellos iban bien
Panamericanos, una especie de Olimpíadas de los países arreglados, así que resultó fácil invitarlos a nuestro
de Norteamérica, América Central y Sudamérica. hogar; eran educados y amables; tenían sonrisas hermo-
Trabajé fuerte durante dos años entrenándome para esa sas y un buen espíritu. Amo a esos misioneros que me
competición, y un día, poco antes de los juegos, desobe- enseñaron a conocer al Señor. Después de mi bautismo,
decí a mi entrenador. Acababa de terminar mi sesión de pusieron las manos sobre mi cabeza para confirmarme.
entrenamiento y él me había dicho que ya era suficien- Lloré mucho porque jamás había tenido un sentimiento
te, pero yo decidí realizar unos pocos saltos más. Al ha- tan maravilloso, y desde entonces he tenido ese maravi-
cerlo, el caballo y yo caímos y resulté gravemente lloso sentimiento.
herido. Después de todo mi trabajo, no pude tomar Uno de los momentos más importantes de mi vida
parte en la competición. Debemos aprender a obedecer fue cuando mi esposa y yo servimos en el Templo de
a nuestros entrenadores: nuestros padres, nuestros líde- São Paulo, Brasil. Podíamos sentir la presencia del
res y nuestros maestros. Ellos saben cómo ayudarnos a Señor en Su casa. Siempre que veía el sellamiento de
evitar los peligros y los problemas. familias, pensaba en lo mucho que el Señor ama a Sus
El trabajar con caballos me enseñó también a ser hijos. 
paciente y a nunca darme por vencido. El progreso
viene poco a poco. Una vez tuve un potro llamado Arriba: Con su familia en Brasil.
Planchet. Alguien dijo: “Ese caballo es débil; nunca Izquierda: A los tres años de edad (iz-
valdrá para nada”. Pero alguien más me dijo que si era quierda) con su hermano Aramis, de
paciente y ejercitaba los músculos de mi potro, algún cuatro años. Derecha: Con su esposa,
día llegaría a ser un buen caballo. Alimenté a Maria, recién casados.
Planchet, cuidé de él y lo amé. Durante todo
un año caminé con él para fortalecer sus mús-
culos; trabajé y trabajé con él, y aquel potro
débil ganó el campeonato brasileño en una
competición de tres días.
Puede que por ahora piensen que son débi-
les, pero jamás se den por vencidos. Un día
serán fuertes; pero deben ser pacientes al hacer
las cosas sencillas. Oren al Señor, estudien las
Escrituras un poco cada día; amen y obedezcan
a sus padres; amen y sirvan a su familia y a sus
amigos.
Uno de los días más importantes de mi vida fue el de
mi bautismo. Tenía cuarenta años. Los misioneros ha-
bían llamado a la puerta de mi hogar en Brasil, y siempre
S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
11
RELATOS DEL NUEVO TESTAMENTO

EL JOVEN
RICO

ILUSTRACIONES POR ROBERT T. BARRETT.


Un día, un joven muy rico se acercó a Jesús y le pre-
guntó qué debía hacer para ir al cielo.
Marcos 10:17

El Salvador le dijo que obedeciera los mandamientos de Jesús amaba al joven y, con la intención de ayudarle, le
Dios, que amara y honrara a sus padres, que no matara dijo que necesitaba hacer una cosa más: vender todo lo
a nadie y que no robara ni mintiera. El joven rico dijo que tenía y dárselo a los pobres, y luego seguirle. Si el
que siempre había obedecido esos mandamientos. joven hacía eso, iría al cielo.
Marcos 10:18–20 Marcos 10:21

A M I G O S
12
El joven rico se puso muy triste porque no quería desprenderse de todo lo que tenía. Amaba su dinero más de lo que
amaba a Dios, y se apartó de Jesús.
Marcos 10:22

El Salvador dijo a Sus discípulos que era difícil que una persona rica fuera al cielo. Como no le entendieron, le
preguntaron quién podría vivir con Dios, y Jesús les dijo que la gente que ama a Dios con todo su corazón puede
vivir con Él en el cielo.
Marcos 10:23, 26, 29–30

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
13
RELATOS DEL NUEVO TESTAMENTO

JESÚS VUELVE
A TRAER A
LÁZARO A
LA VIDA
Un hombre que se llamaba Lázaro vivía en Betania
con sus hermanas, María y Marta. Jesús amaba a
Lázaro y a sus hermanas, y éstos amaban mucho a
Jesús.
Juan 11:1–2, 5

Lázaro se puso muy enfermo mientras el Salvador se El Salvador pidió a Sus discípulos que fueran con Él
hallaba enseñando en otra ciudad. María y Marta para ayudar a Lázaro, pero éstos tenían miedo de ir a
mandaron decirle a Jesús que Lázaro estaba enfermo. Betania, pues estaba cerca de Jerusalén, donde algunas
Juan 11:3 personas habían querido matar a Jesús. Los discípulos
no querían que Él volviera a ese lugar.
Juan 11:6–8

A M I G O S
14
Jesús dijo a los discípulos que Lázaro estaba muerto y Lázaro llevaba muerto cuatro días y cuando Jesús llegó,
que lo traería de nuevo a la vida. Su milagro ayudaría a Marta le dijo que Lázaro no habría muerto si Él hubiera
los discípulos a saber que Él era el Salvador, y se fue a estado allí. Jesús respondió a Marta que Lázaro volvería
Betania. a vivir y le preguntó si creía en Él. Marta dijo que sí,
Juan 11:11–17 pues sabía que Él era el Salvador.
Juan 11:17–27

Entonces Marta dejó al Salvador para ir a buscar a su hermana. María fue también al encuentro de Jesús y muchas
personas la acompañaron. Ella se arrodilló, llorando, a los pies del Salvador. La gente que la acompañaba también
estaba llorando, y Jesús lloró. La gente sabía que Él amaba mucho a Lázaro.
Juan 11:28–36

S E P T I E M B R E D E 2 0 0 2
15
Jesús se fue a la cueva donde Lázaro estaba enterrado. Alzando la vista, dio gracias a Su Padre Celestial por
Había una piedra en la entrada y Él pidió a la gente oír Sus oraciones y pidió que ayudara a la gente a creer
que la retirara. que Él era el Salvador.
Juan 11:38–39 Juan 11:41–42

Entonces, con una voz fuerte, Jesús mandó a Lázaro que saliera de la cueva. Lázaro salió, vivo. La gente presenció el
milagro y muchos supieron que Jesús era el Salvador.
Juan 11:43–45

A M I G O S
16
La toma de Jericó, por Frank Adams.
“Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y… el muro se derrumbó.
El pueblo subió luego a la ciudad… y la tomaron” (Josué 6:20).
“Es el deber del líder, o el deber del maestro,
enseñar al miembro a amar, no al líder ni al
maestro, sino la verdad del Evangelio.
Siempre, en todas partes, hallamos a Cristo
sometiéndose a la voluntad de Su Padre;
y eso mismo debieran hacer nuestros líderes y
maestros en lo que a sus personalidades se
refiere: entregarse totalmente a la verdad que
Él desea que enseñen”. Véase “Los profetas de
los últimos días nos hablan sobre la
enseñanza del Evangelio”, presidente
David O. McKay, pág. 44.
6
02229 89002
SPANISH