Está en la página 1de 44

Dr.

David Abram – El hechizo de la


alfabetización

El Dr. David Abram  es un renombrado visionario, ecologista cultural, filósofo, autor,


maestro, orador y artista de performance. Utne Reader  lo nombró uno de los cien visionarios que actualmente están
transformando el mundo y ha recibido muchos otros honores, incluidas becas de las fundaciones Rockefeller y
Watson. Su aclamado libro " The Spell of the Sensuous: Perception and Language in a More-than-Human World "
recibió el premio literario internacional Lannan de no ficción. Sus ensayos han aparecido en revistas
como:  Orion , Parabola ,  Tikkun ,  Wild Earth ,  Resurgence ,  The Ecologist  y Ética Ambiental . El Dr. Abram, un
disertante público muy buscado, pronunció el  discurso de apertura de la "Semana Mundial del Medio Ambiente" de
las Naciones Unidas en Muir Woods  y el Acuario de Nueva Inglaterra, y la Sociedad de Orión patrocinó un debate
público entre él y el distinguido biólogo  Edward O. Wilson  sobre el tema de la ciencia, la ética y el futuro del
ambientalismo. El Dr. Abram es el fundador y director creativo de  Alliance for Wild Ethics  , un consorcio de personas
y organizaciones que emplea las artes, a menudo junto con las ciencias naturales, para provocar cambios profundos en la
experiencia humana de la naturaleza.  Información biográfica adicional

"La magia de la lectura"

"...La cultura occidental, o civilización occidental, parece llamarse más precisamente "civilización
alfabetizada", o " civilización alfabética ".

"... Una vez que comenzamos a escribir, somos capaces de reflexionar sobre lo que hemos escrito, y
entramos en este tipo de relación recursiva con nuestros propios signos escritos. ... y solo entonces
un cierto grado o experiencia de la autorreflexión, que ahora damos por sentada, surge".

"No es casualidad que la palabra hechizo tenga este doble significado: lanzar un hechizo o colocar las
letras en el orden correcto para deletrear una palabra... poder colocar las letras en el orden correcto,
en realidad conjura, por así decirlo, esa cosa que acabas de deletrear, fue experimentada por pueblos
orales, que no habían conocido antes la palabra escrita, como magia, como una forma muy poderosa
de magia".

"Entonces, la historia del pueblo judío y, por lo tanto, también del cristianismo, está integralmente
entrelazada con la historia del alfabeto, con este sistema de escritura fonética que, a diferencia de
cualquier otro que lo precedió, o cualquier otro que se desarrolló en otros lugares, que privilegiado la
voz humana".

"...nuestro sistema de escritura, muy, muy poderosamente, no solo impacta nuestra experiencia de
nuestra propia subjetividad, también impacta profundamente nuestra experiencia del entorno
sensorial. Tanto es así, que tendría que decir que el alfabeto ha jugado un papel muy importante".
papel crucial en la profundización de la crisis ambiental, la crisis ecológica que ahora nos acosa por
todas partes".
(ver ' Notas de la entrevista ' para más detalles). La negrita se usa para enfatizar nuestro sentido [de los
Hijos del Código] de la importancia de lo que se dice y no necesariamente refleja gestos o tonos de énfasis
que ocurrieron durante la entrevista.

David Boulton: Un aspecto de nuestro trabajo tiene que ver con la comprensión de las
raíces de la confusión que implica aprender a leer. Eso, por supuesto, lleva a explorar la
relación entre el código y el cerebro y el desafío excepcionalmente artificial para el
cerebro que implica procesar el código, un desafío que, dependiendo de qué tan bien lo
superen los niños, puede ser casi fatal para sus vidas.

Entonces, tenemos que entender el código. La influencia del código ha sido asombrosa,
tanto en la infraestructura de la civilización como en la infraestructura de nuestro cerebro
que genera nuestra conciencia, así como en muchas de las diferentes dimensiones que
surgen de ambos. Y, sin embargo, el código es algo que la mayoría de nosotros damos
por sentado.

Como saben, entrevistamos  al Dr. Robert Logan  en Canadá. Su libro,  The Alphabet


Effect ,  básicamente amplía el artículo que él y  Marshal McLuhan  coescribieron
llamado  Alphabet Mother of Invention , y de alguna manera encaja con su trabajo. Nos
gustaría saber de usted acerca de su comprensión del código y sus efectos en la
humanidad. Con eso como telón de fondo, queremos ver qué sucedió con este código
porque el  código más antiguo  es radicalmente diferente al  código en inglés  que leemos
hoy: diferente en términos de los niveles de ambigüedad que deben procesarse, más
rápido que la velocidad. del pensamiento, para construir el flujo de realidad virtual que
llamamos lectura.

LA LECTURA ES COMO LA MAGIA:

Dr. David Abram: Correcto. Ahora, al mirar mi trabajo, saben que interpreto varios
de estos puntos, la ambigüedad, por ejemplo, de diferentes maneras. Y hablo de
esto de maneras muy diferentes. Entonces, por ejemplo, no es tan simple para mí
pensar en el alfabeto como un código, porque mi ángulo, que rastrea su influencia
en la cultura, comenzando y observando las culturas orales y la primera experiencia
de la escritura, como mucho como una forma de magia. Y me parece que ese ha
sido un ángulo muy convincente desde el cual comprender diferentes formas de
escritura y, en particular, el alfabeto. Entonces, llamarlo código también lo
enmarca.

De donde vengo, el alfabeto tiene mucha irracionalidad, y eso es lo que quiero


enfatizar. Para mí, son los aspectos no racionales de la lectura los que la hacen
maravillosa. Y, sospecho, esta es una de mis sospechas personales, es que no es
posible plasmarlo todo en un buen código racional, porque hay algo en toda la
práctica que es inherentemente, a falta de una palabra mejor, es un tipo de
magia. Es decir, implica imaginación. Implica ambigüedad desde el principio. Es
tan inherente a este muy extraño, creo, acto animista de leer—centrar la vista en
estos pedacitos de tinta en una página, ver visiones y escuchar
conversaciones que se desarrollan en el otro lado del planeta, ver escenarios
que sucedieron, no solo en otros lugares, sino hace dos mil años y
experimentar todo esto a través de mi participación con estos pequeños
pedazos de tinta ostensiblemente inertes en una página es, me parece, una
especie de magia.

Así que veo la lectura como una especie de participación animista no tan diferente
de una mujer indígena hopi que sale del pueblo y camina por el sendero y tiene los
ojos atrapados por un pequeño arbusto en el que una araña está tejiendo su tela. Y,
mientras enfoca sus ojos en esa araña, de repente siente que la araña se dirige a ella
o le habla. O, un hombre Lakota paseando por un sendero y viendo una roca y sus
ojos son capturados y se enfoca en un trozo de liquen en esa roca y de repente
descubre que la roca le está hablando. Y, entra en una conversación con la
roca. Hacemos exactamente lo mismo, con nuestros propios borradores y
guiones. Bajamos por la mañana, abrimos el periódico, enfocamos nuestros ojos
en estos pequeños pedazos de tinta, y comienzan a hablarnos. Y entramos en
este rico y mágico campo de conversaciones que suceden en otros momentos
y otros lugares.. Esta es una forma intensamente concentrada de animismo, pero
no deja de ser animismo. Tan escandaloso como una piedra parlante o una araña
parlante. Lo hacemos con nuestros propios scratches y scripts. Nuestros
antepasados lo hacían con hojas, telarañas, huellas de animales, nubes, ramitas,
cantos rodados. Es como si nos hubiésemos concentrado en esta proclividad
animista de nuestros sentidos para practicarla tan intensamente con nuestros
propios scratches y scripts, que esta nueva magia en la que estamos inmersos
hubiera eclipsado efectivamente todas las demás formas de participación en las que
el organismo humano una vez comprometida. Entonces, el sol y la luna ya no nos
hablan. Los árboles ya no parecen hablarnos directamente. Rocas, ciertamente
no. Ráfagas de viento. eh, eh Pero, la página sí. O el letrero de neón, con sus letras,
sí. Dondequiera que veamos letras del alfabeto, sentimos que se nos habla, se nos
dirige.

Y yo diría que eso es homólogo, está directamente relacionado con la forma en que
una cultura que no escribe,  una cultura sin ningún sistema de escritura
formal, experimenta la totalidad del entorno sensorial como expresivo,
como hablante, animado,  vivo , no principalmente hablando con palabras,
pero, no obstante; cuanto más prestamos atención al mundo que nos rodea y a las
cosas que nos rodean, más nuestra experiencia se llena de gestos expresivos y
significativos e historias de las que aprender.

CIVILIZACIÓN ALFABÉTICA:

David Boulton: Estoy muy interesado en lo que dices; viajemos a través de parte del
trabajo que ha hecho y mostremos el efecto de desarrollo de la escritura en nuestras
mentes y cultura y, en ese punto, volvamos a una exploración más profunda de lo que
dijo, que creo que es hermoso.
Sí, probablemente tengamos diferentes significados sobre 'ambigüedad'. No es tan
importante que entremos en eso ahora.

Estamos muy interesados en los efectos de aprender a leer en nosotros, en todas las
formas posibles. Hay más de cien millones de personas cuyas vidas se ven afectadas
negativamente por problemas relacionados con la lectura solo en este país. Entonces, ese
es el espacio al que estamos llegando. Pero, para llegar allí, necesitamos desmitificar y,
de alguna manera, mitificar más ricamente todo este proceso de alfabetización, que es
completamente nuevo en el desenvolvimiento evolutivo y ha tenido un impacto profundo y
radical. efecto sobre nosotros. No podemos mirar a nuestro alrededor, a menos que
tengamos una naturaleza bastante profunda, y no ver algo que sea una expresión
del  afecto de pensar a través de este sistema .

Dr. David Abram: A través de este sistema, y ciertamente  todo lo que, en estos


días, llamamos cultura occidental, o civilización occidental, parece
llamarse más precisamente una “civilización alfabetizada”, o
“ civilización alfabética ”.

David Boulton: Sí, hay científicos que trabajan en procesos cognitivos que pueden ver que
si uno creció despegando y leyendo con facilidad o no, afecta su capacidad de pensar de
manera abstracta. Esto es análogo a la diferencia entre culturas orales que nunca han
estado expuestas a la escritura y culturas altamente alfabetizadas. Entonces, explorar
cómo la alfabetización afecta nuestra forma de pensar es fundamental.

CÓMO NOS AFECTA LA LECTURA:

Dr. David Abram: Sí, absolutamente. Supongo que, en cierto sentido, mi enfoque


ha sido que he leído tantos estudios maravillosos sobre su influencia en la forma en
que pensamos. Y, tengo curiosidad; Me ha interesado particularmente  cómo
afecta  la forma en que percibimos el mundo cuando no estamos
leyendo. Y, ¿cómo afecta nuestra experiencia del lenguaje y el
significado lingüístico una vez que nos hemos alfabetizado,
alfabetizado?

Entonces, vengo como ecólogo cultural y filósofo, y me doy cuenta de estas cosas
que sería maravilloso desentrañar con mayor profundidad, porque es muy obvio
para mí, por ejemplo (y es sorprendente que esto no se haya sacado a la luz, o No lo
he visto en otras personas que trabajan en el alfabeto), que solo cuando el alfabeto
entra en una cultura, cuando llega un alfabeto fonético, solo entonces esa cultura
adquiere esta extraña noción de que el lenguaje es una propiedad o posesión
exclusivamente humana. . Y, el resto de la tierra enmudece. No experimentas esto
de esa manera entre las culturas orientales que trabajan con guiones más
ideográficos o algo icónicos. Ciertamente no entre los mayas, y obviamente
tampoco entre los egipcios. Pero, nuestro sistema de escritura tiene un
impacto muy, muy poderoso no solo en nuestra experiencia de nuestra
propia subjetividad, sino que también impacta profundamente en
nuestra experiencia del entorno sensorial. Tanto es así, que tendría que
decir que el alfabeto ha jugado  un papel muy crucial en la
profundización de la crisis ambiental, la crisis ecológica que ahora nos
acosa por todas partes.

David Boulton: ¿En el sentido de que esa crisis ecológica es un reflejo de lo que la
alfabetización ha hecho en nuestras mentes?

Dr. David Abram: Bueno, David, no diría que es un reflejo de una crisis interna que
está ocurriendo aquí, sino que la crisis, para mí, ha sido desde el principio, una
crisis  aquí . No está en el mundo, ni está en nosotros; está en la relación entre los
dos. Y,  el alfabeto, como cualquier sistema de escritura, es una relación
entre el organismo humano y algo externo a él , en el mundo sensorial que
lo rodea. En este caso, son las marcas escritas en la página y la forma en que esas
marcas, la forma en que las letras, los caracteres escritos, interrumpen la
reciprocidad sensorial espontánea entre el organismo humano y el mundo
orgánico, la solidaridad espontánea y la participación entre los sentidos humanos y
el resto de los sentidos, el  conjunto del entorno sensual.

En cierto sentido, las letras usurpan esa participación y rompen ese


circuito. Cortocircuitan esta vieja reciprocidad que toda cultura oral y los
participantes de toda cultura oral están experimentando, en relación con la tierra
animada que los rodea. Y una vez que eso se rompe, entonces el resto de la
naturaleza no se siente tan intensamente, tan
conmovedoramente. Empieza a parecer una especie de telón de fondo
inerte o pasivo sobre el que se suceden los desenvolvimientos
humanos. Pero, no es un jugador en esos desenvolvimientos. Mientras
que, para toda cultura oral, es un actor importante, y los otros
animales, las plantas, los vientos, son actores importantes en los
desenvolvimientos humanos.

Creo que aún podríamos argumentar que realmente lo son, que el paisaje natural
circundante, cualquiera que sea la biorregión que habitemos, está afectando
profundamente los acontecimientos humanos allí. Pero, lo damos completamente
por sentado. No podemos verlo. No lo notamos. Son solo cosas pasivas, un montón
de objetos o, peor aún, solo un conjunto de recursos para que los manipulemos y
usemos para nuestros propios fines. Por lo tanto, la crisis ambiental es una crisis de
percepción, una incapacidad para ver nada fuera del marco de un discurso
exclusivamente humano, una conversación exclusivamente humana. Porque el
significado, una vez que llega el alfabeto, se encapsula dentro de una esfera
exclusivamente humana. Es algo que llevamos, y decimos que está dentro de
nosotros, y lo intercambiamos entre nosotros, ya sabes, entre nosotros. Esa es la
base de una tremenda crisis, cuando el paisaje que nos rodea, cuando la tierra que
pisamos, el aire que nos envuelve y el agua que bebemos, no se ve con un
significado propio. Nosotros somos los que damos sentido al mundo. El resto del
mundo es simplemente, básicamente, inanimado o, en el mejor de los casos,
determinado: un conjunto de procesos enteramente mecánicos. Entonces, eso solo
respondía a por qué no lo veo completamente como un reflejo de algo que está
pasando. aquí _ Es toda una ruptura de las relaciones que se han dado
entre nosotros y el mundo porque hemos entrado en esta nueva
relación con “la página”.

David Boulton: Entonces, ¿cómo es que alfabetizarse? ¿Qué es lo que cambia en los
seres humanos que está dando como resultado lo que estás describiendo?

Dr. David Abram: Lo que diría es que el alfabeto y  la alfabetización no causan
nuestro alejamiento humano del entorno natural más que
humano. Pero lo hace posible de una manera que simplemente no es
posible para los pueblos indígenas tradicionalmente orales, que están
tan profundamente arraigados en los paisajes particulares que
habitan. Y están practicando la relación todo el tiempo con varios otros
organismos, los otros animales, las plantas, pero también con los vientos y los
poderes del tiempo. Tienen que hacerlo, sólo por motivos estrictamente prácticos,
para ganarse la vida. Tienen que ser aprendices de los otros animales, para poder
acercarse lo suficiente a otro animal para embolsarlo para la cena. Entonces, están
en una relación recíproca muy profunda con la tierra y la tierra misma se
experimenta como algo expresivo, como algo activo, animado, vivo. Y la escritura, y
en particular la escritura alfabética, posibilita un  olvido de ese campo más amplio
de agencias activas. Hace posible que una persona alfabetizada se enganche en una
conversación, estrictamente con otras personas y con libros y con cosas propias que
ha escrito la semana pasada, y releyendo esas cosas y situándose poco a poco
enteramente en un espacio de significados que son exclusivamente
humanos; entonces la naturaleza puede desaparecer. Pero, la última pequeña pieza
que dije en realidad no tiene mucho sentido sin hablar primero con un poco más de
profundidad sobre las culturas orales y la forma en que el lenguaje y el significado
lingüístico se transmiten dentro de las culturas orales.

CULTURA ANTES DE ESCRIBIR:

David Boulton: OK, quizás un punto interesante que deberíamos tocar aquí es cómo la
escritura afectó el lenguaje oral de las personas analfabetas. Esa es un área de especial
interés para nosotros. Pero retroceda hasta donde pueda obtener un buen despegue de
las diferencias. ¿Cómo es el lenguaje oral para una cultura que nunca tuvo
escritura? Entonces, ¿cómo se vio afectado por la escritura.

Dr. David Abram: Correcto. Bueno,  creo que es muy difícil para nosotros los
alfabetizados imaginar nuestro camino hacia la experiencia de una
cultura sin escritura, es decir, sin un sistema formal de escritura que
esté ligado al lenguaje hablado, como lo está el nuestro. Porque, por
supuesto, hay escritos, se podría decir, a nuestro alrededor. Los lobos están
escribiendo con su orina. Están dejando olores en varios lugares para que otros
lobos los lean sobre su territorio y terreno. Hay este tipo de curiosa caligrafía hecha
por los ríos, a medida que serpentean a través de la tierra, e inscriben los arroyos y
cañones en la tierra. Entonces, escribir, en cierto sentido, es parte de lo que hace el
mundo. Deja huellas y rastros de sí mismo: los rastros del oso, los rastros del
ciervo. El mundo también habla, y es un mundo expresivo, ricamente expresivo. Y
habla en mil lenguas.

Muy pocos se han preguntado cómo se conservan los conocimientos


ancestralmente acumulados de una comunidad en una cultura sin palabra escrita,
en una cultura sin escritura. Porque, recordemos que,  durante la mayor parte
de nuestra existencia como especie, vivimos sin ningún sistema formal
de escritura. Entonces, ¿cómo se conservó y se transmitió todo el conocimiento
necesario sobre cómo sobrevivir en cualquier tierra en particular? ¿Cómo
sobrevivir sin agotar las plantas y otros animales de este terreno, sin arruinar la
tierra, sin inhibir la capacidad de la tierra para reponerse? O, el conocimiento de
cómo llevarnos bien entre nosotros, sin demasiados conflictos, y dónde encontrar
plantas particulares que sean buenas para la alimentación y luego qué plantas son
buenas para la alimentación, qué partes de esas plantas son tóxicas y cómo
desintoxicarlas. ? ¿Qué plantas son buenas para curar los calambres, o para curar
los dolores de cabeza, y cómo preparar varias pieles de animales en la estación
apropiada para vestir o para cobijarse? Todo este conocimiento acumulado
ancestralmente que hubiera sido necesario para la supervivencia de nuestros
ancestros indígenas.

Para nosotros, es fácil. Vamos a la biblioteca. Encontramos un libro en particular


que tiene la información que estamos buscando. Buscamos en el índice,
encontramos la página correcta. Y, está justo ahí. Pero, en una cultura sin libros,
¿cómo se sostiene el idioma? ¿Cómo se mantiene todo este conocimiento? Y, para
aquellos que han reflexionado un poco sobre esto, y tal vez ustedes lo hayan hecho,
inmediatamente se darán cuenta de eso, hmm, en las historias, en las historias
vitales y dinámicas. Las culturas orales son culturas que cuentan historias. Son
culturas de historias, de narración cara a cara. Y las historias, de una cultura oral,
no escrita, son como las enciclopedias vivientes de esa cultura. Las historias llevan
toda esta información en los cuentos, metidos en varios puntos dentro de estos
cuentos, o en los ciclos de historias que se cuentan en determinadas temporadas. Y,
a veces, el narrador romperá en un canto o una canción, un conjunto rimado de
coplas que transmiten información codificada cuidadosamente sobre cómo hacer
un alimento en particular o cómo construir un artefacto en particular que uno
podría necesitar. Entonces, estos se llevan a cabo en canciones, historias cantadas e
historias que se cuentan con frecuencia. Pero, entonces, queda la pregunta, ¿cómo
es que las historias son recordadas, en una cultura sin escritura? Una vez más,
buscaríamos el libro de cuentos adecuado para encontrar la historia.
Pero, en una cultura sin libros, ¿cómo se recuerdan y preservan las historias? Y, la
respuesta a esto, aún no ha sido suficientemente bien entendida por académicos y
antropólogos. Al menos, un factor muy crucial en la forma en que se conservan las
historias orales para los pueblos orales es que las historias, bueno, por un lado,
tendrán a menudo, como personajes centrales, otros animales con los que uno se
encontraría regularmente a medida que avanza en la historia. curso de un
día. Entonces, los personajes clave en estas historias a menudo no son personas,
sino coyotes, cuervos, arañas, lobos o ciervos. Otros animales que son endémicos
del paisaje en el que se sitúa una cultura oral. De modo que, cada vez que cualquier
persona dentro de esa comunidad se ocupa de sus asuntos diarios y se encuentra
con uno de esos animales, en cierto modo desencadena el recuerdo de los diversos
eventos en los que figura ese personaje, en los que el coyote ha jugado un papel. Y
esto permite que la tierra, en cierto sentido, sea una especie de disparador de
memoria para las historias orales.

Pero, mucho más importante y mucho más significativo es que las historias de una
cultura oral muy a menudo se asocian con lugares particulares en la tierra donde
ocurrieron esas historias, o donde se cree que ocurrieron los eventos en esas
historias. Y, entonces, cuando te encuentras con ese sitio en particular, ese grupo
de rocas, ese grupo de árboles viejos y esqueletos de árboles en este lugar, o en la
orilla de este río, desencadena el recuerdo de los eventos que sucedieron allí, en
esas historias. Entonces, la tierra, en este sentido, es el mnemotécnico
primario, o disparador de la memoria, para recordar los cuentos
orales, que llevan toda la información para una cultura oral.

Entonces, como un ejemplo simple, mi colega, el poeta estadounidense,  Gary


Snyder , estaba visitando Australia y se estaba quedando con algunos aborígenes y
un anciano aborigen estaba conduciendo a Gary por el interior en una
camioneta. Su nombre, creo, era Jimmy Tjungurrayi. Y, el Sr. Tjungurrayi está
conduciendo a Gary por el interior y, mientras conducen, le cuenta varias historias
de la  época del sueño .. Él le está contando una historia sobre las mujeres wallaby de
allí, donde se toparon con algunas de las hormigas verdes y se pelearon mucho, por
lo que las hormigas verdes subieron corriendo a la cima de esa colina, donde se
encontraron con algunos de los hombres cocodrilo. ¡Guau! Y luego sucedió algo de
fornicación, muy difícil, y entonces los cocodrilos bajaron corriendo. Y está
contando la historia tan rápido que Gary, escuchando, quiere que disminuya la
velocidad, ya sabes, disminuya la velocidad, para que yo pueda seguir la historia,
hasta que de repente, Gary Snyder se da cuenta, con un sobresalto, que estas
historias originalmente estaban destinadas a ser dicho mientras camina. Pero
viajan por el interior en una camioneta. Y están pasando muy rápidamente por
cada uno de los sitios donde ocurrieron estas historias. La intimidad entre lengua y
tierra, en una cultura tradicionalmente oral, es tan intensa, que tienes que ajustar
la velocidad de tu habla a la velocidad a la que te mueves por el terreno. Se podrían
dar muchos otros ejemplos de esto, muchos. Pero lo importante a reconocer allí es
que vivir en una cultura oral se experimenta como vivir en una tierra hablante y
expresiva. Porque la tierra está llena de historias, brotando de cada riachuelo, de
cada cauce seco, de cada cueva y de cada acantilado. La tierra es el mnemotécnico
principal, o desencadenante de la memoria para recordar las historias, para
recordar toda la información lingüística. Porque la tierra está llena de historias,
brotando de cada riachuelo, de cada cauce seco, de cada cueva y de cada
acantilado. La tierra es el mnemotécnico principal, o desencadenante de la
memoria para recordar las historias, para recordar toda la información
lingüística. Porque la tierra está llena de historias, brotando de cada riachuelo, de
cada cauce seco, de cada cueva y de cada acantilado. La tierra es el mnemotécnico
principal, o desencadenante de la memoria para recordar las historias, para
recordar toda la información lingüística.

LA ESCRITURA DESPLAZA A LA NATURALEZA:

Bueno, cuando la escritura entra por primera vez en una cultura así, y las historias
comienzan a escribirse, es decir, las historias están siendo despojadas de los sitios
particulares donde se cree que ocurrieron, y están siendo plantadas en la página de
el libro. Y, las huellas de la tinta hechas por la pluma a medida que se mueve a
través de la página comienzan a reemplazar las huellas hechas por los animales y
por los ancestros animales de uno mientras se movían por la tierra, de modo que la
página ahora se convierte en el mnemotécnico principal o disparador de memoria
para recordar. la información lingüística. Y, la tierra empieza a parecer
superflua. Ya no es necesario el acto de pensar. Ya no necesitas ver esos
acantilados, y estas laderas de montañas, y este tipo de árboles, para recordar
claramente las historias que forman toda la matriz de tu conciencia pensante. Las
historias ahora, en los libros, se pueden llevar a otra parte. Se pueden leer en
ciudades distantes, en continentes distantes, y los leen personas que leen sobre
estas historias curiosas, estos cuentos populares y cuentos de hadas. Leemos sobre
las personitas que viven en los campos, los diminutos seres que habitan bajo los
hongos y pensamos, '¡ah, qué imaginación tan maravillosa tenían esos campesinos
iletrados!' Pero, si todavía estuviéramos viviendo en ese tipo de cultura, y nuestra
abuela nos estuviera tirando y diciendo, ya sabes, 'ven, mira a este pequeño
allí'. 'Oh, mira a ese pequeño allí, justo debajo de ese hongo, sí, ¿lo ves?' '¡Ah, ahí
viene, saliendo ahora!' Y, miras más de cerca para ver lo que ella está mirando, y
lentamente ves al hombre babosa, emergiendo lentamente de ese hongo, viene la
babosa con su antena extendiéndose y deslizándose hacia atrás, y comienzas a
darte cuenta de que estas historias contienen información real, sobre cosas reales
que suceden en el mundo terrenal real. Entonces, es un cambio bastante dramático
en nuestra experiencia sentida del paisaje natural más que humano una vez que
entramos en un régimen de escritura.

Y, quizás ahora puedan entender, quizás podamos entender mejor la desolación y


la dificultad que experimentan tantos pueblos indígenas tradicionalmente orales
cuando de repente se ven obligados a abandonar sus tierras ancestrales, porque
queremos talar sus bosques en alguna isla de Indonesia. . Y, entonces,
empujaremos a la gente, los reubicaremos en otra isla. O tal vez queremos inundar
la patria de algunos pueblos indígenas orales porque queremos una nueva represa
hidroeléctrica, entonces tenemos que reubicar a estos pueblos orales en otra
tierra. Pero, verá,  expulsar a un pueblo tradicionalmente oral de su patria
ancestral equivale a sacarlo de su mente.  Porque la tierra es la matriz
misma del significado lingüístico para una cultura oral o no
escrita. Necesitan la tierra para pensar. Entonces, quizás podamos entender la
miseria de tantos pueblos tradicionalmente orales que han sido desplazados de sus
tierras.

Por supuesto, para nosotros, los modernos alfabetizados de hoy, ya no pensamos


que necesitamos la tierra para pensar. Ya no creemos que necesitamos la tierra
para pensar correctamente. Pero,  quizás estemos equivocados . Tal vez el desorden
ecológico cada vez mayor que vemos a nuestro alrededor y la rapidez cada vez
mayor con la que las especies se están deslizando hacia la extinción y, con lo cual, el
aire que respiramos y el agua que bebemos está perdiendo su integridad y su
salubridad, sugiere que hay hay algo mal en nuestro pensamiento, que hemos
estado olvidando algo.

David Boulton: Eso estuvo bien. Un par de cosas me vinieron a la mente al


escucharte. Uno es el análogo a las iglesias primitivas. Quiero decir, las iglesias
eran  teatros de la memoria; su arte y, más tarde, la arquitectura, evocaban recuerdos y
pensamientos: la forma en que se distribuía el arte 'contaba' historias algo análogas a su
descripción de cómo el paisaje generaba pensamientos y recuerdos. La gran diferencia es
que las iglesias fueron diseñadas a propósito para evocar historias en las personas, y eso
es un gran paso para alejarse de la forma en que las culturas orales experimentaron el
teatro de la memoria de la naturaleza.

Dr. David Abram: Sí, mucho. Pero es interesante porque hay una rica transición
desde la tierra misma como una especie de matriz de significado y teatro de la
memoria. Pero, no es un teatro entonces, es antes de que haya teatro. Pero, luego,
en la Edad Media, en la Edad Media, poco a poco, surge este sentido del gran
trabajo de la memoria, y de los maestros, del  ars memoria , que implicaba, para
los oradores, construir en la mente una especie de palacio de la memoria a través
de por el que caminarías, y cada sitio, cada ventana, cada nicho te recordaría un
tema. Y por eso se llaman tópicos, porque originalmente eran  topoi , es decir
“lugares”,  topos Había lugares dentro del palacio que desencadenarían los
recuerdos. Pero, todo deriva, creo, de esta experiencia ancestral milenaria desde
hace un millón de años, de tener nuestro organismo en esta relación profunda,
participativa con el paisaje vivo y tener allí la memoria. No humanos proyectándolo
sobre la tierra, sino que, de manera bastante orgánica,  emergiendo entre  la gente y
la tierra.

AUTORREFLEXIVIDAD VERBAL:

David Boulton: Hmmm. Sí, entiendo la distinción que estás haciendo. Es paralelo a una
distinción que hacemos entre la realidad virtual estructurada artificialmente y la realidad
natural, y el papel de los sistemas de escritura en el surgimiento de lo artificial. Parece
que el lenguaje oral... (por cierto, acabas de decir un millón de años, como sabes, hay
mucho debate sobre cuánto tiempo hemos estado hablando) pero independientemente de
'cuándo', la pregunta más interesante para yo es  cómo nos volvimos tan
autorreflexivos verbalmente, ¿cómo la autoconciencia a través de las palabras se
convirtió en nuestra principal modalidad de conciencia? ¿Cuándo se cuela
eso? ¿Qué papel juega la escritura en el desarrollo de la autorreflexividad verbal?

Dr. David Abram: Correcto. Es interesante para mí la frecuencia con la que los
académicos y pensadores asocian el lenguaje con la autorreflexión, desde el
principio. Es decir, asocian el lenguaje verbal con este tipo de
autorreflexividad. Considerando que, me parece que ese error común es el error de
dar por sentada la escritura, y la suposición de que la escritura es solo una especie
de registro neutral del habla hablada, cuando, de hecho,  la escritura trae una
transformación tan notable dentro de nuestra experiencia de lenguaje y
significado lingüístico. Una vez que comenzamos a escribir, podemos
reflexionar sobre lo que hemos escrito y entramos en este tipo de
relación recursiva con nuestros propios signos escritos. Entonces, solo
entonces, surge un cierto grado o experiencia de autorreflexión que
ahora damos por sentado.

Antes de eso, no es que los pueblos orales y los pueblos indígenas tradicionalmente
orales no sean autorreflexivos y no sean, de hecho, brillantes en sus dones y estilos
cognitivos. Pero, la reflexividad experimentada por los pueblos tradicionalmente
orales está mucho más relacionada con el paisaje natural más que humano. Es
decir, se sienten aún reflejados en la tierra, y por la tierra, y entran en relación
consigo mismos estando en estrecha relación con otras criaturas, con otras formas
de sensibilidad y sensibilidad, con árboles o con bosques enteros— de modo que
muchos pueblos tradicionalmente orales han practicado lo que los antropólogos, a
falta de un término mejor, empezaron a llamar “totemismo, ” que es simplemente
el sentido de que la sociedad humana y la cultura humana en su multiplicidad y
diversidad reflejan varias relaciones que uno ve en el paisaje natural
circundante. Entonces, si yo soy del clan de las tortugas y tú eres del clan de los
cuervos, nuestras relaciones como personas tienen algo de las relaciones que vemos
entre las tortugas y los cuervos en la tierra circundante, y necesitamos obtener
cierta orientación de ellas. Podría hablar sobre esto durante bastante tiempo y no
quiero desviarme allí; en realidad es bastante delicado, y los detalles del totemismo
probablemente no sean algo que valga la pena aprovechar para su programa. Pero,
el totemismo es la experiencia de una especie de espejo entre la cultura humana y
el paisaje natural. y necesitamos obtener cierta orientación de las relaciones que
vemos entre las tortugas y los cuervos en la tierra circundante. Podría hablar sobre
esto durante bastante tiempo y no quiero desviarme allí; en realidad es bastante
delicado, y los detalles del totemismo probablemente no sean algo que valga la
pena aprovechar para su programa. Pero, el totemismo es la experiencia de una
especie de espejo entre la cultura humana y el paisaje natural. y necesitamos
obtener cierta orientación de las relaciones que vemos entre las tortugas y los
cuervos en la tierra circundante. Podría hablar sobre esto durante bastante tiempo
y no quiero desviarme allí; en realidad es bastante delicado, y los detalles del
totemismo probablemente no sean algo que valga la pena aprovechar para su
programa. Pero, el totemismo es la experiencia de una especie de espejo entre la
cultura humana y el paisaje natural.

Cuando hablamos de reflexión y autorreflexión, es importante darse cuenta de que


para una cultura tradicionalmente oral, sin escritura, el pensamiento no es
autorreflexivo. No está atrapado en este bucle en el que puedo entrar estrictamente
en una relación conmigo mismo, a través de mi propio lenguaje. Eso es algo que
surge con la palabra escrita, esa especie de bucle autorreflexivo que, diría yo,
cortocircuita la reciprocidad espontánea entre el organismo humano y el paisaje
natural sensible, donde estamos en una especie de campo recíproco. de las
relaciones que mantenemos con los cuervos, con los lobos, con el sol, llamando al
sol de la tierra por la mañana, con la luna mientras se mueve a través de sus fases,
con el bosque, con los vientos y los patrones climáticos de este lugar Entonces,
haremos nuestros bailes para ayudar a invocar la lluvia cuando sea la estación
adecuada.

Entonces, existe este tipo de bucle, o reciprocidad, que es básico para el


organismo humano que se interrumpe, al parecer, cuando la escritura
entra en una cultura y la gente comienza a entrar en este bucle reflexivo
con sus propios signos escritos.  La tierra queda fuera de cuenta y comienza a
parecer superflua, o tal vez como ahora, sólo un telón de fondo pasivo sobre el que
se desarrolla la historia humana. O, tal vez, un conjunto pasivo de recursos para
que los extraigamos, los extraigamos y los usemos para nuestros propios fines. Ya
no tiene su propio valor rico e inherente ni su propia vida.

David Boulton: Eso habla con elegancia de la falta de resonancia, falta de comunión o
participación que estás describiendo. Sin embargo, el otro lado de esta caída es una
autorreflexión verbal significativamente mayor y una mayor capacidad de ser
voluntariamente abstractos, de pensar en lo que estamos pensando, de volvernos
cada vez más metaconscientes y analíticos . Sí, podemos compartimentar y decir,
'bueno, hay muchas cosas malas que surgen de eso, hay muchos problemas que surgen
de eso', pero también hay muchas de las maravillas de nuestro mundo, la naturaleza y la
estructura. de mucho de lo que damos por sentado que es bueno, eso también se ha
construido a partir de este proceso.

Dr. David Abram: Muchísimo.

David Boulton: Y, entonces, a medida que hablamos de lo que la alfabetización hizo en


nuestra relación con la naturaleza y el mundo más que humano, también existe esta
poderosa habilitación que proviene de eso y quiero que hables tanto como tú. te sientes
cómodo. Y, aprecio lo que dices, que debido a que estamos tan ocupados y
comprometidos con esta cosa no humana, este código, esta escritura, estamos pasando
menos tiempo con la naturaleza. Tenemos una realidad diferente, una experiencia
diferente, una forma diferente de experimentar la realidad. Eso parece ser parte de la
historia.

Pero también hay algo más que nos está sucediendo: cómo procesamos la realidad,
cómo cortamos y troceamos y cortamos y ensamblamos. Eso es diferente y eso lo
provoca la  escritura .

Entonces, esos son dos puntos que se conectan a donde estábamos, a lo que estás
diciendo, que me interesa.

CHARLA CON UNO MISMO:

Dr. David Abram: Sí, bien. Bien bien. Y, que me encantaría hablar con algunos. Hay
una cosa que no quiero olvidar, así que permítanme establecerla aquí como un
pequeño factor. Tengo curiosidad por saber si ustedes se han topado con alguna
pregunta con respecto a este tipo de abstracción y reflexión que ha sido posible
gracias al alfabeto . Es interesante que el pensamiento interior, el
monólogo interior que tendemos a experimentar cuando estamos
meditando, es una sensación de palabras jugando dentro de mi cabeza.

David Boulton:  La historia del diálogo interno; lo que nos decimos a nosotros
mismos se convierte en un entorno primario de aprendizaje.  Lo estamos
desarrollando.

Dr. David Abram: Correcto. Pero, me pregunto si solo la muy visceral, la


experiencia sensorial interna muy sentida, audiblemente (con los oídos de la
mente) al escuchar este juego de palabras dentro de nuestras cabezas, lo que los
budistas llaman  charla techo-cerebro . No me queda claro que haya existido por
mucho tiempo. Sabemos que la experiencia de leer en silencio es mucho, mucho
más reciente que la experiencia de leer con el alfabeto, que fue durante muchos,
muchos siglos una experiencia de lectura en voz alta. O al menos murmurando, a
menudo porque no había puntuación y ni siquiera había espacios entre las
palabras, por lo que necesitabas pronunciarlo para descubrir cuáles eran las
palabras que estabas leyendo.

Pero, en la Edad Media, una vez que se introducen espacios en el texto entre las
palabras y varias formas nuevas de puntuación, es mucho más posible ver y captar
el significado sin pronunciarlo. Y así, se hace posible una especie de lectura interna,
sólo para uno mismo. Es evidente para mí que la experiencia del habla
interior, del pensamiento interior, como ahora todo el tiempo
pensamos interiormente y lo experimentamos como
interior,  sí  deriva  de esa interiorización, o de ese momento en que
empezamos a poder leer en silencio, porque la experiencia del discurso
interior, del pensamiento interior, es muy afín a la experiencia de leer
en silencio.

David Boulton: Cuando hablamos con  Russ Whitehurst, el Subsecretario de Educación  a


cargo de la investigación, dijo algo que encaja aquí, algo en el sentido de que: 'la lectura y
el pensamiento se vuelven la misma cosa '. Hay un punto en el que lo que llamamos
pensamiento hoy y lo que está pasando con la lectura son simplemente indistinguibles,
que sus estructuras son tan similares. Lo mismo es cierto en las conversaciones de
ciencia cognitiva.

Luego, como mencionaste, están los griegos donde todas las letras van juntas sin
espacios entre palabras. Ellos, al menos, reconocieron que el sistema de sonido de los
fenicios era diferente al de ellos y que tenían que hacer cosas para que coincidiera con su
sistema de sonido. Algo que los ingleses no hicieron.

Dr. David Abram: Correcto, interesante. Y, un lugar al que deberíamos volver más
tarde, son  las vocales . Es uno muy grande para mí.

EL HECHIZO MÁGICO DE LA ESCRITURA:

Quizá lo primero que diré en relación con las cuestiones que plantea es que no me
interesa en modo alguno demonizar la escritura o el alfabeto o decir que es malo en
modo alguno. Soy escritor y amo la palabra escrita; me encanta Y me encanta lo que
me permite. Lo que digo es que escribir es magia y que es una forma de magia muy
potente. Y eso, a menos que reconozcamos cuán potente, cuán poderosa
es esta tecnología, y cuán profundamente e incluso de muchas maneras
irracionales influye en nuestra experiencia, a menos que reconozcamos
la magia de la palabra escrita, entonces simplemente estamos bajo su
hechizo. Y no es casualidad que la palabra hechizo tenga este doble
significado: lanzar un hechizo o colocar las letras en el orden correcto
para deletrear una palabra. Porque estos dos significados estuvieron en
un momento muy, muy cerca. Porque aprender a leer con esta nueva
tecnología mágica, poder colocar las letras en el orden correcto,
conjurar, por así decirlo, esa cosa que acabas de deletrear, fue
experimentada por pueblos orales, que no habían conocido el palabra
escrita antes, como magia, como una forma de magia muy poderosa.

“Hojas parlantes”, es como muchos de los pueblos nativos de este continente


describieron las palabras en las páginas cuando se encontraron por primera vez con
misioneros que leían de los libros que abrían, o cuando hacían su propia escritura
en esos libros. Y luego simplemente miran en ellos y parecen experimentar
palabras que salen de la página. O abrirían una carta enviada desde lejos y
entenderían lo que alguien les había escrito. Para muchos de los pueblos indígenas
de este continente y de otros continentes, parecía que aquí este pedazo de papel
plano, esta hoja, estaba hablando, hojas que hablan . Creo que hay algo de cierto
y correcto en la noción de que escribir es una especie de magia, porque
su efecto sobre nosotros no es del todo racional. Tiene efectos
emocionales, cognitivos y perceptivos muy profundos sobre nuestra
experiencia, sobre nuestra experiencia de lo sagrado y nuestra
experiencia del significado y el mundo circundante.

David Boulton: Estoy de acuerdo contigo en que debemos reconocer el increíble e incluso
mágico poder de la escritura. Y tampoco reconocemos realmente el poder del
lenguaje. Quiero decir que se podría decir que la mayoría de la gente se da cuenta de que
hubo un 'antes' y un 'después' de caminar erguido. La gente reconoce un poco que hubo
un antes y un después de llegar al lenguaje hablado. Pero, nuestra sociedad
generalmente no aprecia eso tanto como caminar erguido. Y me parece que cuando
hablamos de  lo que más define a los humanos modernos , casi hay que empezar por
ahí. Y luego, está la alfabetización como especie, lo que nos ha hecho.

Entonces, hablemos de esa progresión; cómo era el lenguaje oral antes de que existiera
la escritura, a partir de su experiencia con las culturas orales. Y luego, partiendo de eso,
pasemos a una breve historia de la escritura, desde su punto de vista, con énfasis en el
alfabeto: el surgimiento del alfabeto y su efecto en las primeras culturas importantes. En
lugar de tratar de ser tan completos, hablemos de las cosas que más te impactan y que
más viven contigo. Quizá podamos empezar con lo que pueda decir que le resulte jugoso
sobre lo que pasó con los hebreos, una especie de antes y después, culturalmente, como
pueblo, como comunidad, antes y después de la escritura. Y luego haz lo mismo con los
griegos.

EL BIG BANG DEL ALFABETO:

Dr. David Abram: Bien, hablar de los hebreos antes y después, eso es muy
interesante, pero es un gran enigma. Los judíos se convierten en pueblo, durante el
Éxodo, cuando Moisés sube a una montaña, con dos piedras en blanco, y desciende
con escritos en ellas. El tipo es un escriba, obviamente. Es una tradición. Es un
culto de escribas. Un escriba inicia toda la tradición, a través del poder de estas
letras, y lo que ellas hacen posible. Por supuesto, la tradición dice que Dios escribió
en las tablas, o le dictó a Moisés. Pero, obviamente, el tipo era un escriba. Subió con
piedras en blanco y bajó con escritos en ellas, con los diez mandamientos mosaicos.

Por lo tanto, escribir tiene un efecto profundo en todos los aspectos de


nuestra experiencia, incluida nuestra relación con lo sagrado y lo
divino. Está ahí, el alfabeto, está ahí al comienzo de la tradición
monoteísta, el comienzo de este sentido de que detrás de todas las
muchas manifestaciones de lo divino en el mundo, hay una unidad. Y,
además,  parece hablar con voz humana . Pero tiene una especie de eternidad
que no se desvanece con el tiempo. Esta experiencia del habla humana, o lenguaje,
que es eterna, es posible gracias a las letras escritas, y la escritura del habla oral
anterior, y el otorgamiento de una forma permanente en la página o en el
rollo. Ahora está allí, y vive allí. El escriba que lo escribió puede morir; aún así, esas
palabras están ahí, y puedes mirar hacia atrás y aún escuchar esa voz: te habla
desde una dimensión atemporal. Por lo tanto, la historia del pueblo judío y,
por lo tanto, también del cristianismo, está íntegramente entrelazada
con la historia del alfabeto, con este sistema de escritura fonética que, a
diferencia de cualquier otro anterior, o cualquier otro que se desarrolló
en otros lugares, privilegiaba la voz humana

Estás preguntando sobre la cultura oral, anterior a la escritura, y he dicho un poco


sobre eso en relación con la historia y la memoria, y la tierra, para las culturas
orales, las culturas indígenas. Es muy peligroso y erróneo, realmente, generalizar
en absoluto sobre culturas que, incluso las que aún existen hoy, son tan diferentes
entre sí, quiero decir, escandalosamente diferentes en sus creencias, costumbres,
formas de vida y estilos de inteligencia y gracia.

ANIMISMO - LA NATURALEZA HABLA:

Y, sin embargo, hay algunos puntos en común en todas las culturas totalmente
orales y no escritas que conocemos. Todas estas eran culturas indígenas y todas
muestran un cierto estilo perceptivo, un modo de experiencia perceptiva que fue
denominado “animismo” por etnólogos y antropólogos (a fines del siglo XIX,
principios del siglo XX), por el cual los antropólogos destinado a describir un estilo
de conciencia que no distingue entre lo animado y lo inanimado. Más bien, para
estos pueblos, parece que todo es animado. Todo se mueve. Es solo que algunas
cosas se mueven mucho más lento que otras cosas, como el suelo, una montaña o
esta silla. Pero, sin embargo, todos se mueven. Cada cosa tiene su pulso interior, su
propia agencia activa. Cada cosa es un poder activo, que influye en las cosas a su
alrededor, el espacio—Influyéndonos cuando volvemos nuestra atención hacia
él. Tal parece ser la experiencia espontánea del organismo humano y del sistema
nervioso. En ausencia de cualquier tecnología que intervenga, parecemos
experimentar espontáneamente el mundo como vivo, de principio a fin.

Otro elemento común que se encuentra en prácticamente todas las culturas orales,
profundamente orales, es que no solo todo está vivo, sino que  todo habla .. Que
todo tiene, al menos potencialmente, el poder de la expresión significativa. Las
cosas hablan por la forma en que se mueven, por los sonidos que hacen, como el
canto de un pájaro, sin duda. El ritmo de los grillos es una especie de voz, y el
ulular de los búhos, pero, también, el viento en los sauces, también es una voz. Es
decir, la mayoría de las personas que no escriben lo experimentan como algo
significativo. Y escucharán atentamente para escuchar lo que se dice, cuál es el
significado. 'Ah, el viento en los sauces, el habla de las hojas dice que se avecina
una tormenta', u otros significados similares que uno encuentra en el habla de las
olas cuando rompen contra las rocas, o el balbuceo de un arroyo mientras se mueve
sobre las piedras. Entonces, estos son elementos, yo diría, que son básicos para las
culturas orales o no escritas y, por lo tanto, básicos para nuestra propia
ascendencia oral,
LENGUA HABLADA:

Un elemento muy importante del lenguaje humano,  nuestro  tipo de lenguaje, que


ahora llamamos “verbal”, toma esa forma particular cuando no está escrito en una
página o en una hoja de papiro, o en un pergamino; sin el cual el lenguaje humano
no tiene una representación visible. El lenguaje humano, cuando no está
escrito, es principalmente habla. No tiene esta forma externa,
objetivable, en una página para que puedas pensar en ella, y nombrarla
como lenguaje, y pensar en ella como algo que uno puede dejar de lado,
recoger o hacer cosas. Más bien, el lenguaje es algo que habitamos. Es
un  medio en el  que estamos  inmersos  , por así decirlo. Y ese medio se
muestra a sí mismo como el habla, como esta cosa muy corporal, expresiva y
rítmica que hacemos con nuestra voz.

Pero lo que es muy interesante es que los pueblos orales de todo el mundo parecen
reconocer que el habla no es otra cosa que el sonido de la respiración. tiene  forma
de aliento. Hablamos inhalando esta sustancia misteriosa e invisible en la que
estamos inmersos. Lo inhalamos, y luego, mientras exhalamos, damos forma a
nuestra 'exhalación' con nuestros dientes, nuestros labios y nuestra paleta, y
dejamos que vibre algunas cuerdas en nuestra garganta, y lo enviamos al mundo. Y
es mi respiración la que lleva mis sonidos, mi habla, al mundo. Y es este aire
invisible el que lleva mis palabras a vuestros oídos, o vuestras palabras a mis
oídos. Entonces, el aire, la respiración, el viento, estos son, en muchos sentidos, el
misterio de los misterios, para muchos, muchos pueblos orales: la naturaleza
misteriosa de la atmósfera envolvente, el viento, el aire. ¿Por qué
misterioso? Bueno, porque no podemos verlo. Podemos ver que está moviendo las
ramas de los árboles. Podemos ver que está elevando las nubes por
encima. Reconocemos que no podemos pensar un solo pensamiento sin absorber
continuamente esta sustancia invisible. Entonces, ¿cómo sabemos que no es el
viento el que también está pensando nuestros propios pensamientos? ¿Que el aire
está pensando dentro de nosotros?

Y, de hecho, esta es una concepción que se encuentra entre varios pueblos


indígenas, orales, como el  pueblo navajo que está cerca de aquí, el pueblo
dinè , como ellos mismos se autodenominan. Su más sagrado, en cierto sentido,
poder cosmológico, es algo que ellos llaman “ nilch'i ”  , que significa “El Viento
Sagrado”. El Viento Sagrado es todo el cuerpo del aire, el cielo arriba, el aire que
respiramos, el aire que se mueve y circula dentro de nuestros cuerpos, todo esto
es  nulo ., el Viento Sagrado. Y, Holy Wind es lo que da vida, aliento y conciencia a
todas las cosas. Los ancianos y cantores navajos dirán, bueno, no puedes ver el
Viento Sagrado directamente, pero puedes verlo por las huellas que deja. Deja estos
pequeños patrones en espiral donde quiera que se mueva. Entonces, estos patrones
en espiral en las puntas de los dedos, dicen, son donde diez pequeños vientos
entraron en las puntas de nuestros dedos cuando nacimos, y las espirales en las
puntas de los pies son donde diez pequeños vientos entraron en los dedos de
nuestros pies cuando nacimos. Los pequeños vientos en los dedos de nuestros pies
nos mantienen pegados al suelo. Y, los vientitos en la punta de nuestros dedos nos
sostienen hacia el cielo, por eso no nos caemos al caminar. Pero, dicen, también
están estos pliegues en espiral en nuestros oídos, y ahí es donde habitan dos
pequeños vientos dentro de nuestros oídos, "hijos del viento", a veces los
llaman. Sabemos que están ahí porque hay estos pliegues en espiral en nuestros
oídos. Y, cuando estás pensando, cuando escuchas ese juego de palabras dentro de
tu cabeza, los ancianos Navajo, los ancianos Dinè dicen, bueno, esos son solo los
niños del viento hablándote, desde dentro de tus oídos. Pero, por supuesto, estos
pequeños vientos en nuestros oídos son mensajeros de los vientos de las Cuatro
Direcciones, quienes a su vez son subsidiarios del vasto cuerpo de nilch'i , el
Viento Sagrado. Entonces, esta es una noción de conciencia, o mente, no
como algo  que está dentro de nosotros , sino, mente o conciencia como
aquello en lo  que estamos dentro , junto con todos los demás animales,
las plantas, los árboles y las nubes. .  Vivimos dentro de  nilch'i,  el cuerpo
mismo de la conciencia, que es el aire invisible. Así, el aire, el viento, el soplo, es
una gran magia para una cultura sin escritura, para una cultura para la que el
lenguaje no es más que aliento moldeado.

Y, la experiencia de tantas culturas orales es que uno está inmerso en este plenum
espeso y lleno de significado. Es invisible, pero el aire, sin embargo, está lleno de
voces y comunicaciones, que se entrecruzan entre varios animales, humanos y
plantas que comparten su polen con las abejas. Y, tantos mensajes, tanto
significado, vive en esta sustancia invisible en la que estamos incrustados, en la que
estamos inmersos.

ALIENTO SAGRADO Y EL 1ER ALFABETO:

Entonces, es muy interesante que el primer alfabeto que conocemos, el Aleph Bet
fonético más antiguo, se origine entre los semíticos, quizás 1500 años antes de Cristo,
quizás antes. Es muy interesante que este Aleph Bet más antiguo no tenga vocales en el
sistema de escritura. Sólo se escriben las consonantes. Las consonantes, que son las
formas que le damos a la respiración, la ' b ', la ' buh ', la ' kuh ', ' duh ', ' wuh '.' Entonces,
las formas consonánticas están escritas, pero las vocales no. De hecho, el lector, cuando
lee un texto hebreo tradicional, incluso hoy, la Torá hebrea, el Rollo, en la sinagoga, el
lector tiene que agregar su aliento a esos huesos en la página, para que cobren vida y
hablar, porque no está claro qué vocales agregar. ¿Por qué no se escribieron las
vocales en la página? Porque las vocales son los sonidos de la respiración. Las
vocales son los sonidos que la respiración, sin trabas, hace al pasar por la boca, ' ahh ',
' ee ', ' ay ', ' oh ', ' oo '. Y, como el aliento, son sagrados.Son invisibles y, para los
hebreos, como para tantos otros pueblos tribales, no se puede hacer una representación
visible del espíritu invisible. En hebreo, la palabra es “ ruah ”, que significa “viento y
espíritu” inseparablemente. Es el viento que es el espíritu, el espíritu que es el viento.

EL 'AHORA NO' Y EL 'NO PRESENTE':


David Boulton: Bien. Rebobinemos un poco. Quiero preguntar sobre la forma en que las
personas que no habían estado expuestas a la escritura pero que vivían en una cultura
que escribía comenzaron a pensar a través de la lente, a través de las maquinaciones de
la escritura. En otras palabras, cómo la  escritura entre las élites de una cultura
cambió el lenguaje oral de la cultura más amplia y provocó una  especie de
pensamiento literal  incluso en los analfabetos . Una de las cosas que me parece
importante es el crecimiento del pensamiento sobre el  no-ahora y el  no-presente . Las
culturas del lenguaje oral parecen estar más arraigadas en el
presente inmediato  . Su comunicación tiene menos referencia al tiempo y al  no-
presente ,  no-ahora. En otras palabras, como dijiste antes,  el sistema de escritura nos
permite congelar el flujo del idioma y mirarlo, presionarlo, reflexionar sobre él y
hacerle cosas . Sin esa herramienta, sin haberla experimentado nunca, la corriente del
lenguaje se parece más a la corriente de la naturaleza. Y, una de las diferencias es este
movimiento abstracto que se aleja de estar en la corriente, este  ahora  versus el  no-
ahora abstracto . Entonces,  eso está afectando algo muy fundamental en la forma en
que pensamos.  Quiero llegar a eso lo mejor que podamos.

DESHEREDANDO EL VIENTO:

Dr. David Abram: Muy bien, volvamos a los Navajo, y el  nilch'i , el Viento
Sagrado. Esta noción de la mente como viento, puede parecernos muy ajena hoy en
día, hasta que miramos las evidencias en nuestro propio lenguaje. En inglés,
nuestra palabra “espíritu” está incrustada en nuestra palabra “respiración”, en la
palabra latina “ spiritus” , que significa “un soplo” o “una ráfaga de
viento”. Entonces, el espíritu y el viento alguna vez fueron la misma
cosa.  Nuestra palabra "psyche" de la que obtenemos "psicología" y
"psiquiatría", esta palabra para la mente, se origina en la antigua
palabra griega " psychein ", que significa "respirar" o "soplar", como el
viento. .  Y, para los antiguos griegos, psique, una  psique,fue un soplo, o una
ráfaga de viento. La palabra “animal” proviene de esta antigua palabra para “alma”,
“ anima” . Animal es un ser de alma,  ser  es un compartir unánime una mente,
juntos, y un alma, juntos. Anima : esta palabra también significa originalmente "un
soplo" o "una ráfaga de viento". Incluso una palabra tan científicamente respetable
como "atmósfera" muestra su vínculo con la palabra hindú " atman",  que significa
"alma", siendo la palabra original " atmos" ,  que  es  el aire, que  es  el alma, o el
alma que es el aire.

El pueblo hebreo, antiguo pueblo tribal, también tiene una palabra que significa
espíritu y viento, inseparablemente, al igual que  nilch'i , de los navajos. La palabra
hebrea es " ruah" , que quizás se traduzca mejor como "espíritu impetuoso". Es el
viento que es el espíritu, o el espíritu que es el viento, y es muy sagrado dentro de la
tradición hebrea. Está ahí en la primera frase del Génesis: 'El mundo estaba
desordenado y vacío y una  ruah  de Dios se movía sobre las aguas'. Un  viento  de
Dios se movía sobre las aguas .  El viento  es la presencia misma de lo Divino en el
mundo material y sensual, eso es  ruah. Pero, no es la palabra más sagrada dentro
de la tradición hebrea. La combinación de letras más sagrada sería el nombre de
cuatro letras de Dios. El Tetragrammaton, YHWH, o como se le llama
' Yahweh '.  Muy sagrado, muy secreto. Ni siquiera estamos seguros de cómo se
debe pronunciar YHWH. ¿Por qué? Porque no hay vocales en el nombre; son solo
las letras: Y, H, W, H. ¿Por qué no escribimos las vocales? Bueno, porque
las vocales son los sonidos de la respiración, y la respiración es
el  ruah . Es el espíritu invisible. Y no puedes hacer una representación
visible del espíritu invisible. Sería un sacrilegio.  Y, entonces, en el
antiguo sistema de escritura hebreo, no hay vocales escritas. Solo se
escriben las consonantes. Y, el lector tiene que agregar las vocales apropiadas, solo
para intuir qué vocales sonar a medida que avanza a través de las consonantes en la
página. Es como si tuvieras que añadir tu aliento a esos huesos de la página para
que cobren vida y hablen. Entonces, los hebreos, que son los primeros
guardianes del alfabeto, del Aleph Bet, de este sistema de escritura
mágico y fonético, hicieron algo muy interesante. Se alfabetizaron, en
relación con el mundo visible y las formas visibles del mundo. Y, dirían,
Dios no es ese árbol. Y, Dios no es ese becerro de oro, no está en
ninguna imagen visible. Eso no es divino. Dios está en otra
parte. Entonces, desarrollaron esta nueva distancia alfabetizada del
mundo visible.

Pero quedaron orales con relación al aliento invisible, al viento, a la  ruah


invisible. que se mueve entre todas las cosas. Es muy interesante. Es un caso de una
cultura que se alfabetizó sin renunciar por completo a su oralidad. Entonces, la
religiosidad hebraica antigua es tanto oral como alfabetizada. Y creo que hay
mucho que aprender de eso, quizás para nosotros hoy. Cómo ser alfabetizado y oral
al mismo tiempo. Para mí, ese es un aspecto clave e importante de la transición de
lo oral a lo literario: esta sensación de estar inmerso en una plenitud invisible y
llena de significado, que ahora llamamos la atmósfera, el viento, la respiración o el
aire. Mientras que en el mundo que ahora experimentamos no hablamos del aire
entre un árbol y yo, o entre tú y yo. Solo hablamos del espacio vacío entre
nosotros. No nos damos cuenta de que hay algo realmente aquí. No podemos ver
nada allí, por lo tanto, es solo un espacio vacío. El pensamiento letrado ha
perdido toda esa riqueza, y esa magia que tiene para los pueblos
orales. ¿Cómo pasó esto? Porque los hebreos  no lo escribieron ; no
hicieron una imagen para los sonidos de la respiración, las vocales. Se
abstuvieron cuidadosamente de desacralizar esta magia del viento, el
aire y la respiración.

David Boulton: ¿Estás diciendo que las vocales no se escribieron porque pensaron que
sería un sacrilegio representar lo que es sagrado, al estilo de los Diez Mandamientos
mismos, con una imagen? ¿O, porque no diferenciaron el sistema de escritura de la
misma manera que lo harían otros después, como instrumento? No se volvieron lo
suficientemente meta, no se volvieron lo suficientemente analíticos, en esa etapa del
surgimiento del alfabeto, para pensar en formas de mejorar su efectividad. En otras
palabras, ¿es una aversión religiosa a hacer algo que sería sacrílego, con respecto a
imaginar la respiración con letras para los sonidos de las vocales? ¿O es un desarrollo
tecnológico?
Dr. David Abram: Dos formas de decir exactamente lo mismo. Es muy posible que
ni siquiera pensaran en ello. Pero no podían pensar en ello porque era un
sacrilegio, porque el aliento es el aliento mismo de lo Divino. Es la presencia de la
divinidad en este mundo.

FÓRMULAS GRIEGAS:

David Boulton: Vayamos a los griegos y su cultura oral, su bardo oral, Homero, y la
trayectoria en la que estabas para cruzarte con el alfabeto.

Dr. David Abram: Está bien. Entonces, los fenicios recogen esta innovación
semítica muy interesante, este nuevo sistema de escritura, el  Aleph Bet . Los
fenicios son una pandilla de navegantes oceánicos y llevan el Aleph Bet a través del
Mediterráneo, a Grecia y las islas de Grecia, donde los griegos lo recogen y
comienzan a usarlo. Pero se introduce en la cultura muy lentamente, porque los
griegos tienen una tradición oral muy rica. Las obras de Homero son un ejemplo de
ello.

Las grandes epopeyas homéricas solo se escribieron bastante tarde en su historia


de ser recitadas. Está bastante claro que el propio Homero era ciego, no sabía leer y
escribir; era un bardo oral. Esto es claro porque la estructura de las epopeyas está
llena de esos patrones de lenguaje que uno encuentra en cualquier cultura
profundamente oral, donde hay frases, frases rítmicas, que se repiten una y otra
vez. 'El mar oscuro como el vino' - 'Cuando el amanecer extendía sus dedos de
rosa.' Había tantas frases formuladas que Homero tenía en mente, y recurrió a todo
lo necesario para encajar en la estructura rítmica de la línea, mientras improvisaba
esta historia de nuevo. Necesitaba algo con la estructura silábica correcta y lo
extrajo de este fondo de frases formuladas, en este trance de contar. Es como un
artista de rap en el sentido antiguo, en el sentido original, de, ya sabes, tal vez
incluso rasgueando un instrumento sencillo, y acompañándose, tal vez meciéndose,
con su cuerpo, como él mismo va contando. Las historias se desarrollan, la gente
las escucha y, en algún momento, estas historias se escriben. Pero, entonces, ¿la
gente en las escuelas, los estudiantes leen las epopeyas homéricas? No, ellos
todavía, en Atenas, están aprendiendo las historias de memoria, para poder
contarlas. En otras palabras, se convierten en parte de la herencia oral de una
cultura que le da un gran valor y un gran peso a la narración oral, y las historias
que son propiedad común dentro de la cultura, que todo el mundo conoce. ¿Leen
los estudiantes las epopeyas homéricas? No, ellos todavía, en Atenas, están
aprendiendo las historias de memoria, para poder contarlas. En otras palabras, se
convierten en parte de la herencia oral de una cultura que le da un gran valor y un
gran peso a la narración oral, y las historias que son propiedad común dentro de la
cultura, que todo el mundo conoce. ¿Leen los estudiantes las epopeyas
homéricas? No, ellos todavía, en Atenas, están aprendiendo las historias de
memoria, para poder contarlas. En otras palabras, se convierten en parte de la
herencia oral de una cultura que le da un gran valor y un gran peso a la narración
oral, y las historias que son propiedad común dentro de la cultura, que todo el
mundo conoce.

No obstante, existe este cambio interesante en el Aleph Bet o alfabeto fonético


temprano, una vez que se trae a Grecia. En algún momento, los escribas
griegos se dieron cuenta de que podían hacerlo aún más eficiente
insertando vocales, escribiendo no solo las consonantes, sino
indicando con caracteres escritos los sonidos de las vocales.  ¿No dejaría
esto mucho más claro cómo leer una frase en particular, cómo leer una línea en
particular? Por supuesto. Y, por tanto, no parecían tener reparos en inventar letras
para las propias vocales. De hecho, en realidad tomaron prestadas algunas letras
que eran consonantes en el sistema de escritura hebreo, porque no tenían
necesidad de esas consonantes en el idioma griego, y las adoptaron, y las
cambiaron, como signos de vocales.

Así, el carácter hebreo,  alef , se convirtió en “alfa” con los griegos, de donde


proviene nuestra “A”. Pero, el alef hebreo   no era una vocal. Era una
consonante. Fue una parada glótica. Este pequeño sonido ' ch ' de la garganta
abriéndose en la parte posterior de la boca, antes de cualquier pronunciación. Los
griegos decían, bueno, usemos esto para nuestro sonido, ' ah ' o ' a '. Y también
tomaron la imagen del  alef  del sistema de escritura hebreo original, o del antiguo
sistema de escritura semítico. El  alef  se escribía originalmente como una 
A invertida  , lo que llamaríamos una 'a', pero se le dio la vuelta, así. Porque en las
lenguas semíticas, en hebreo, aleph  significa “buey”. Y, está bastante claro, era una
imagen de la cabeza de un buey, con sus cuernos salientes. Una vez traído el
alfabeto a Grecia, los griegos también cambian la dirección del sistema
de escritura, es decir, ya no se lee de derecha a izquierda, sino que se
empieza a leer de izquierda a derecha, y, además, por supuesto, luego,
escribiéndolo de izquierda a derecha. Bueno, invirtiendo la dirección
en la que uno escribe, muchas letras también quedaron volteadas, o de
lado. Y así, el  aleph , se invirtió, ya que se convirtió en el "alfa". Y se
convirtió en el antepasado de nuestra letra romana "A".

Ya no es una imagen de un buey, la palabra alfa no significa nada más


que la letra misma. No tiene  referente  en el mundo sensorial. No se
refiere a nada en la naturaleza. Así, las letras obtienen ahora un nuevo
grado de abstracción del entorno sensorial.  Para los antiguos hebreos,
muchas de las letras aún llevaban este vínculo, tanto en la imagen como en el
sonido. Como la letra hebrea “ mem” , que es el antepasado de nuestra '”M.” Mem ,
en hebreo, significa “agua”, y fue dibujada como una serie de olas. Cuando es
apropiada por los griegos, por no tener esa palabra en el idioma griego,   se  pierde
la referencia  de esta imagen  al agua . Simplemente se convierte en una forma
de imaginar el sonido . Nuestra letra “M”, ahora vemos la “M” e
inmediatamente decimos ' mmmm '. Pero, no pensamos en nada en el
mundo circundante de la naturaleza. Y esto sucedió con varias otras
letras , como la letra hebrea “ qof” , antecesora de nuestra “Q”,
la  qof . Qof  significa, entre otras cosas, “mono”. Y, parece que la imagen de un
círculo, y luego, intersectado por una línea colgante que se curva un poco en la
escritura hebrea antigua, era una pequeña imagen de un mono, por así decirlo,
visto desde atrás. Pero, ese referente a algo en el mundo circundante terrenal, más
que humano, se perdió cuando el Aleph Bet [llegó y se adaptó al Alpha Beta en]
Grecia. Entonces, las letras ahora, para los griegos, ya no se refieren a
nada en la tierra circundante. Simplemente apuntan al rostro humano,
a tu boca.  Ves una "B" y dices ' buh '. Ves una “C” y dices ' kuh '. Para los hebreos,
cuando veían una “B”, la “B” era nuestra “B” recostada de lado ּ . Era una casita, con
una puerta en el medio ּ . Eso es lo que era el medio de la "B". Era una casita con
una puerta. Porque “ apuesta” , el nombre de esta letra, significaba “casa”. Cuando
la letra apareció de costado, para los griegos, y cambiaron el nombre de  bet  a
“beta”, es decir, conservaron el nombre, pero lo cambiaron a su sonido griego.

Entonces, Aleph Bet se convierte en “Alpha Beta” . Y, la palabra beta no


significa casa. No significa nada excepto la letra misma, que simplemente te remite
a tu propia cara. Entonces, las letras comienzan a funcionar como
espejos, por así decirlo, simplemente remitiendo al ser humano a sí
mismo. Esto es diferente a otros sistemas de escritura, sistemas de
escritura más antiguos, o sistemas de escritura más pictóricos,
sistemas de escritura más icónicos, como los jeroglíficos egipcios, o los
jeroglíficos de los mayas en las Américas, o incluso el sistema de
escritura más ideográfico de China, donde muchos de los caracteres en
el sistema de escritura se derivan de imágenes estilizadas de cosas en el
mundo más que humano. Entonces, tienes imágenes estilizadas de
implementos humanos, casas, intercaladas también, con un amanecer, un sol
saliendo detrás de un árbol estilizado, montañas. En los jeroglíficos egipcios,
muchos animales. De modo que, al lector, al leer uno de estos sistemas de escritura
que no es alfabético, al lector que lee estos caracteres se le recuerda continuamente
el vínculo del lenguaje con el entorno total, más que humano, con el campo más
que humano de la naturaleza. .

Las letras, los caracteres escritos en un  sistema de escritura jeroglífico  , o


incluso en un  sistema de escritura ideográfico  , o  logográfico , como el
sistema de escritura chino,  los caracteres escritos dan una nueva distancia
del mundo circundante de la naturaleza que es diferente de ese
profundo, sensorial. participación en la que participan los pueblos
orales.  Los caracteres escritos de un sistema de escritura ideográfico o más
pictórico, icónico, dan una nueva distancia de ese mundo circundante, visible y
sensorial. Pero, sin embargo, los caracteres escritos siguen funcionando
como ventanas que se abren a ese mundo más que humano. Todavía se
puede sentir la presencia de otros animales, de la tierra, del sol, de la
luna, de la nube, porque siguen presentes en los caracteres escritos,
aunque sea de forma muy estilizada y derivada.
Una vez que se desarrolla el sistema de escritura fonético y luego se lleva a Grecia,
pierde todos esos lazos pictóricos que aún persistían dentro del antiguo sistema de
escritura semítico. Para los griegos, las letras ya no funcionan como
ventanas que se abren a ese campo más amplio, más que humano, de la
naturaleza. Ahora funcionan como espejos que reflejan la forma
humana sobre sí misma.  Entonces, ya no pienso en nada en la naturaleza
cuando leo, cuando veo una "B", o una "C" o una "M". En su lugar, voy a decir
' buh ', ' kuh ', ' mmm '. Las  letras me apuntan directamente  a mi propia
boca . Me están refiriendo  a mí mismo. Con este cambio, con esta
transformación en la escritura, el lenguaje y el significado humanos
comienzan a cerrarse sobre sí mismos.  Para aquellos que comienzan a
manejar esta nueva tecnología, El Alfabeto, tomado de los semitas, y luego
transformado al insertar letras para las vocales, ellos mismos.

Al insertar letras para las vocales, los griegos efectivamente daban representación a
lo que era el aire invisible de nuestro habla, se desacralizaba. Hicieron posible que
los modernos nos olvidáramos por completo del aire, porque ahora era algo que
podía representarse como cualquier otra cosa y, ellos, los escribas griegos, en cierto
sentido, rompieron el tabú que los escribas hebreos nunca rompieron al no hacer
un imagen visible del viento invisible, el  ruach invisible. Solo después de insertar
las vocales, el aire podría llegar a parecer un espacio vacío, un vacío. Y esta es una
transformación dramática en la experiencia humana, porque el aire, por supuesto,
es lo que nos conecta palpablemente entre nosotros, con el suelo bajo los pies, con
el suelo, con una golondrina que pasa volando. También es un ser que respira y el
aire que exhalamos está siendo absorbido por todas estas plantas enraizadas
alrededor. Y el aire que exhalan, el oxígeno que exhalan las plantas, lo estamos
inhalando. El aire es lo que nos hace a todos parte de un solo cuerpo. Una vez que
se olvida, una vez que se convierte en algo que es solo espacio vacío, se abre una
gran distancia entre nosotros y las demás cosas de nuestro mundo. Las cosas ya no
parecen participar de un significado común.

Para los griegos, su experiencia de este nuevo alfabeto es una en la que las letras,
como he dicho, los remiten a sí mismos, funcionan como espejos, reflejan la forma
humana sobre sí mismos  y, por lo tanto, el lenguaje, por primera vez. ,
comienza a ser experimentado como una  propiedad o
posesión exclusivamente humana .

SÓCRATES Y PLATÓN:

La tradición filosófica occidental comienza en la antigua Atenas, donde trabaja el


padre o el abuelo de la filosofía occidental,  Platón . Es alumno del gran
maestro  Sócrates , que enseñaba en Atenas a principios del siglo IV a. C. Y, estos
dos caballeros, uno de ellos,  Sócrates ,  es con toda probabilidad completamente
oral. Tal vez podría escribir su propio nombre, con el nuevo alfabeto, pero, aparte
de eso, está claro que no escribía. No dejó ningún registro escrito. Su
alumno, Platón  escribió , sin duda, añadiendo también su propio giro a muchas de
las conversaciones que Sócrates tenía con sus alumnos. Los grandes  diálogos
platónicos  son todos diálogos entre  Sócrates y varios otros jóvenes de
Atenas. Y, juntos, estos dos pensadores inauguraron el nuevo estilo de pensamiento
que se convertiría en herencia occidental,  un estilo de pensamiento que fue
posible gracias al alfabeto griego  como un espejo [del rostro o la voz
humanos, presagiando/conduciendo de cerca al 'espacio interior'). ' seguir].

UNA TRANSFORMACIÓN EN LO QUE REPRESENTA LA ESCRITURA:

David Boulton: Antes de pasar a Platón, una de las cosas interesantes que escucho, que
me gustaría señalar, es que puede haber una conexión de lenguaje oral y escrito
multiordinal en el sistema de escritura hebreo que no siguió adelante en la forma en que
los griegos adaptaron el sistema de escritura. Y, con eso quiero decir, como estás
describiendo, algo así como la forma en que un mago usa 'hechizos' o el  uso cabalístico
del alfabeto . En un caso, existen estas representaciones elementales de las fuerzas
del universo que se pueden combinar en hechizos y fórmulas que crean esta magia
en nuestras mentes. Y, en los demás, se trata de una serie inconexa de elementos
para la transcripción del lenguaje hablado. La forma en que funcionaba el sistema de
escritura del hebreo no es la misma que la del griego. Entonces, los hebreos pudieron
experimentar más la naturaleza y el mundo fluyendo juntos para sugerir una palabra y eso
es realmente diferente a ensamblar una palabra a partir de estas letras de referencia de
bits de sonido.

Dr. David Abram: Sí. Entonces, las letras tienen más de ese sentimiento mágico y
animista, aún para los hebreos. Y, el hecho de que no introdujeron letras para las
vocales en sí también es fundamental para preservar algo de la sensación animista
oral de las cosas. Pero lo conservaron en relación con lo invisible, el aire invisible,
el viento, el soplo, el  ruah , el “Viento Sagrado ”.

David Boulton: Incluso antes de los hebreos, con la escritura pictórica o  los jeroglíficos ,
todos los primeros sistemas de escritura tienen un efecto similar al conectarnos con lo que
representan. Pero al usar letras para construir la palabra, lo que nos afecta es construir
la  cola  de esa palabra en la mente de una manera realmente diferente, tanto al aprender
a escribirla como al aprender a leerla.

Dr. David Abram: Sí. Estás hablando de no fonético, o no, estás hablando de


formas anteriores. Sí, la herencia pictórica de esas letras, incluso si ahora se usan
como jeroglíficos, o incluso si, para los hebreos, las letras ahora se usan en gran
medida fonéticamente, todavía llevan ese lazo sensual, o, al menos algunos de ellos
todavía tienen ese vínculo sensorial con las cosas visibles y los seres dentro del
mundo, por lo que todavía hay una sensación de que el mundo habla.

David Boulton: Sí, la colocación de estas letras juntas en el sistema hebreo tenía la
capacidad de conectar conceptos, casi más como lo hacían los sistemas ideográficos, que
luego producirían la palabra, en lugar de que  estas cosas  fueran piezas de sonido que
se ensamblarían . ceder la palabra. Y que, posiblemente, con el sistema hebreo, estos
dos sistemas funcionaban en ambos niveles, mientras que, con los griegos, esto se
eliminaría.

Dr. David Abram: Sí. Pero, es importante, como decía, que con los griegos; su
tradición oral era tan fuerte que la alfabetización no se movió mucho en la
cultura. Y, solo en un cierto punto cuando se puso de moda, cuando se enseña en el
plan de estudios ateniense, que es justo cuando  Platón  asiste a la escuela en
Atenas, se convirtió más en una propiedad común. Pero, había tanto respeto por las
historias y por los comentarios orales de la cultura.

VOLVIENDO A SÓCRATES Y PLATÓN:

David Boulton: Entrevistamos a  Bruce Thornton  , quien escribió el libro " Estilos griegos:
cómo los griegos crearon la civilización occidental " y dijo que era un mito que los griegos
fueran una sociedad alfabetizada en algún momento. Siempre fueron una cultura oral que
usaba la escritura de varias maneras que afectarían su sistema oral. Pero, nunca pasó a
ser una sociedad alfabetizada, en la forma en que podríamos pensar en ella.

Ahora, esto sugiere un punto de entrada a los griegos. Una de las historias más
poderosas que obtuve de su libro tiene que ver con Sócrates. Mucha gente habla de que
los griegos empezaron a alfabetizarse. Está el laberinto alfabético de  Drucker ,  el efecto
del alfabeto de Logan, el alfabeto de  Shlain contra la diosa  , etc. Pero, hiciste un punto,
que creo que es muy poderoso, que tiene que ver con la forma en que  Sócrates  se
expresa. Sócrates no  se   expresa como una persona de cultura oral, aunque no
escribe. El no  lee .

Hacer referencia a esta misma distinción de la que estamos hablando incluso


entre  Sócrates  y  Platón  nos da una idea del impacto que tuvo la escritura en la cultura
del lenguaje oral, incluso para aquellos que no sabían leer ni escribir, como se ejemplifica
en la diferencia Sócrates/Platón.

Dr. David Abram: Correcto. Bueno, creo que en este punto de Atenas, cuando nace
la filosofía occidental, creo que sucede algo bastante dramático para quienes
participan en esta nueva tradición, los filósofos, los amantes de la sabiduría.

La tradición filosófica parece tener su origen con Sócrates en Atenas, manteniendo


estas conversaciones con varios jóvenes, desafiándolos de una manera muy extraña
que nunca antes habían experimentado los ciudadanos de Atenas. Aquí había un
hombre preguntando acerca de la sabiduría. Dime, joven, ¿qué es  la sabiduría ? Y
el joven comenzaba a contar una historia, una de las historias que él conocía y que
otros conocían, sobre una persona sabia, un individuo sabio en particular en una
situación. Y, Sócrates diría, 'No, no, no, no. Me estás hablando de una
persona. Quiero saber qué es la  sabiduría misma .?' Y, su interlocutor empezaba a
contar otra historia o una pequeña anécdota de otra historia sobre otro sabio, o una
persona que actuó con sabiduría en otra situación. Y así sería. Y Sócrates lo detenía
y finalmente decía: 'Espera, me estás hablando de muchas sabidurías diferentes,
pero te estoy preguntando sobre la  sabiduría misma . ¿Qué es la sabiduría misma?

Y, este modo de cuestionamiento fue experimentado por los atenienses. Uno de


ellos dijo que fue como una 'descarga eléctrica '. Y, te preguntarás, ¿cómo
sabían los atenienses cómo se sentía una descarga eléctrica? Bueno, de la picadura
de una raya, o tal vez, de una anguila eléctrica. Describieron la enseñanza de
Sócrates o su cuestionamiento como si se sintieran como la descarga eléctrica de
una mantarraya. Su práctica, este modo de cuestionar,  en cierto sentido, lo que
estaba haciendo era interrogar la mentalidad memética oral. común a los
pueblos orales en los que uno siempre está dibujando en su pensamiento sobre este
fondo común de historias y cuentos didácticos que han sido transmitidos y
transmitidos. Fue un shock porque Sócrates estaba desafiando, cada vez que
alguien le respondía en uno de estos modos orales, cuando él lo interrumpía y
decía: 'No, ¿qué es  la belleza en sí misma ? ¿Qué es  la justicia misma ? Y, la persona
a la que le preguntaba entonces, una vez más, recurriría a otra historia de un
hombre justo. Y, Sócrates lo interrumpía de nuevo. 'No, estoy preguntando por 
la justicia .'

Este modo,  la famosa  dialéctica socrática  , quizás se considere mejor


como la interrupción del  trance oral, memético , por así decirlo , por un
modo de pensar hecho posible por el alfabeto griego , que solo comienza a
enseñarse en el plan de estudios ateniense en esta vez, cuando Platón es un joven
estudiante, estudiando en Atenas, y justo en este momento cuando Sócrates está
promulgando esta nueva y salvaje forma de enseñanza . Y, sin embargo,
Sócrates mismo no estaba alfabetizado . No es un hombre que escribe. Es un
hombre oral. Pero no obstante, estaba haciendo uso de las nuevas
capacidades de reflexión que posibilitaban las letras escritas, porque
sólo cuando uno escribe la palabra “justicia”, y la tiene ahí como
palabra escrita, visible, puede uno empezar  a pensar en la justicia como
una cosa en sí misma , independiente de varias situaciones justas, o
simplemente individuos . Y, cuando escribes la palabra "sabiduría", puedes
comenzar a tener la sensación de que ahora existe dentro del mundo
experimentado, dentro del campo perceptivo. Tiene una existencia como objeto
independiente por derecho propio, algo sobre lo que se puede pensar. Y tiene una
existencia independiente de varios individuos sabios, porque aquí está, en la
página. No solo está siendo promulgada en varias situaciones, porque también
existe aquí, escrita.

Y así, hubo un nuevo tipo de reflejo, literalmente, reflejo, porque como


dije, las letras ahora funcionan como espejos, en cierto sentido. Están
permitiendo a quienes escriben mirar hacia atrás en lo que han escrito,
y lo que habían escrito una semana antes, y lo que estaban pensando
hace una semana, y pensar más sobre lo mismo, y escribir algunos
pensamientos más. , y luego mirar hacia atrás y reflexionar sobre
eso. Es decir, uno podría ahora entrar en una relación consigo mismo,
o tener sus propios pensamientos interactuando de manera constante
solo con otros pensamientos que había tenido unos días antes,
independientemente de entablar conversaciones con otras personas, o
interactuar con la tierra, con el campos, con los bosques, con los
edificios. Ahora podría simplemente interactuar y reflexionar sobre
sus propios signos escritos. Y, esta nueva reflexividad es el origen de lo
que ahora llamamos el “intelecto reflexivo” .  Esta mente que ahora, como
resultado de esta transformación, pensamos como algo interior a mí, ubicado en
algún lugar de mi cabeza, que tiene una autonomía. Incluso es independiente de mi
cuerpo. Es capaz de reflexionar sobre lo que quiera. Pero tiene esta notable
independencia del mundo corporal, e incluso de mi propio cuerpo. La mente
parece ser una entidad separada, no completamente atada al
cuerpo. También tiene una autonomía bastante nueva y tiene una
abstracción que no se había experimentado antes.

David Boulton: En su ejemplo de la conversación entre Sócrates y las personas con las
que estaba hablando, cada vez que les hace una pregunta, van a un ejemplo específico,
un incidente, porque no hay una generalización que une todos estos. cosas para ellos
porque la única forma en que lo saben es en estos ejemplos aislados e individuales.

Dr. David Abram: Bueno, no están aislados; están muy contextualizados porque


solo lo saben en estos ejemplos.

David Boulton:  Solo lo saben a través de experiencias reales. No han llegado al tipo


de generalizaciones/abstracciones sobre las que pueden reflexionar que los
conecta a todos de la misma manera.

Dr. David Abram: Correcto. Así es.

David Boulton: Y, sin embargo, Sócrates recoge esto, introduce esto, incluso al mismo
tiempo, está condenando el sistema de escritura.

Dr. David Abram: No, no, no, no, no. Aclaremos que casi todo lo que sabemos de
Sócrates lo sabemos a través de Platón ya través de los escritos de Platón, en los
que Sócrates juega un papel tan importante, en los diálogos platónicos. Y Platón
entonces, primero instruido por Sócrates o asistiendo a muchas de estas
conversaciones que Sócrates mantuvo con la juventud ateniense de su tiempo,
Platón comienza a desarrollar un modo o un estilo de pensamiento que es
completamente nuevo en el mundo, que surge de este dialéctica que practicaba
Sócrates. Platón comienza a hablar de las ideas, las formas puras que existen
totalmente independientes del mundo sensible. Son, por así decirlo, los arquetipos,
el arquetipo Justicia, Sabiduría, Belleza; cada uno de estos Platón comienza a
sugerir en sus diálogos escritos, y le da la idea, por así decirlo, a Sócrates. Pero,
David Boulton: Creo recordar que Sócrates dijo (nota del editor: Lo siguiente es del Fedro,
un diálogo entre Sócrates y Fedro escrito por Platón (el énfasis en negrita es nuestro))

Sócrates: En la ciudad egipcia de Naucratis, había un famoso dios antiguo, cuyo nombre
era Theuth; el pájaro que se llama Ibis es sagrado para él, y fue el inventor de muchas
artes, como la aritmética y el cálculo y la geometría y la astronomía y las damas y los
dados,  pero su gran descubrimiento fue el uso de las letras .. Ahora bien, en aquellos
días el dios Thamus era el rey de todo el país de Egipto; y moraba en esa gran ciudad del
Alto Egipto que los helenos llaman Tebas egipcia, y el dios mismo es llamado por ellos
Amón. A él vino Theuth y le mostró sus inventos, deseando que los otros egipcios
pudieran beneficiarse de ellos; los enumeró, y Thamus preguntó acerca de sus varios
usos, y elogió algunos de ellos y censuró otros, según los aprobaba o
desaprobaba. Llevaría mucho tiempo repetir todo lo que Thamus le dijo a Theuth en
elogio o reproche de las diversas artes. Pero cuando llegaron a las letras, Esto, dijo
Theuth, hará a los egipcios más sabios y les dará mejores recuerdos; es un específico
tanto para la memoria como para el ingenio. Thamus respondió: Oh ingeniosísimo
Theuth, el padre o el inventor de un arte no siempre es el mejor juez de la utilidad o
inutilidad de sus propios inventos para los usuarios de ellos. Y en este caso, tú que
eres el padre de las letras, por un amor paternal a tus propios hijos has sido llevado
a atribuirles una cualidad que ellos no pueden tener; porque este descubrimiento
tuyo creará olvido en el alma de los aprendices, porque no usarán su
memoria; confiarán en los caracteres escritos externos y no se acordarán de sí
mismos. Lo específico que has descubierto no es una ayuda para la memoria, sino
para la reminiscencia, y no les das a tus discípulos la verdad, sino sólo la
apariencia de la verdad; serán oidores de muchas cosas y nada habrán
aprendido; parecerán ser omniscientes y generalmente no sabrán nada; serán una
compañía fastidiosa,

Parece ser que Sócrates tiene aversión a la escritura, en un nivel, y, por otro lado, sus
diálogos exhiben las propiedades de la mente que son producto de la escritura.

Dr. David Abram: Sí, pero tenemos que reconocer aquí y hacer una distinción
entre  Sócrates  y  el Sócrates de Platón . De quien hablabas es del Sócrates de Platón.

David Boulton: ¿Conocemos otro? Y, ¿cómo sabemos de otro?

Dr. David Abram: Algunos de los otros filósofos de la época han escrito brevemente
sobre él. Creo que hay algunos fragmentos sobre él en Aristóteles, y otros.

David Boulton: ¿Suficiente para tener una foto de él, contrario a esto?

Dr. David Abram: Sí, pedacitos. Hay otros registros de su juicio, ¿verdad? Lo matan
por este movimiento salvaje que está haciendo, interrumpiendo los modos
orales. Pero, me parece (y pensaría a muchos otros estudiosos), que es más
probable que Platón sea el formalizador de este sistema. Y es muy probable que sea
Platón quien esté poniendo en boca de Sócrates muchas de sus propias enseñanzas,
incluido su menosprecio por la escritura. Así, el propio Platón, que es un hombre
letrado y, de hecho,  crea uno de los primeros grandes corpus de obra
escrita de toda la herencia occidental, sin embargo, parece que no es
particularmente consciente de que lo que está desarrollando y
promover es un estilo de pensamiento que depende de esta nueva
tecnología. Simplemente está practicando este nuevo estilo de pensamiento que
tiene tanto poder y eficacia. Al mismo tiempo, también está menospreciando la
escritura como algo que destruye la memoria y, una vez que las verdades se
escriben, la gente no tiene necesidad de recordar la verdad. Cualquier persona que
no haya aprendido realmente estas verdades en su propia vida, o con una
enseñanza y una educación cuidadosas, podría simplemente tomar ese escrito y
tomar posesión de una idea que no sabrá cómo usar y que puede usar mal. esa
perspicacia Entonces, de varias maneras, Platón critica o muestra que desconfía de
esta nueva tecnología.

No obstante, Platón es consciente de su participación en la escritura como nueva


tecnología; pero, sin saberlo él mismo, es que su propio pensamiento, su propio
sistema nervioso, está siendo influenciado e informado y profundamente
impactado por su interacción con él, haciendo posible este estilo único de
pensamiento que llamamos  Filosofía Platónica . Es decir, la idea de que existe,
por así decirlo, un cielo de formas puras, de ideas puras. La forma pura, no solo de
la Verdad, de la Justicia, de la Belleza, de la Virtud, sino que a medida que Platón
continúa trabajando y enseñando a los estudiantes en su academia, comienza a
escribir y enseñar sobre la forma pura del Árbol, la forma pura de la Mesa, la forma
ideal de Casa, de Elefante.

David Boulton: ¿No es esto similar en cierto modo al tipo de percepción de 'animación
espiritual' que las culturas orales tienen con la naturaleza? ¿No hay un análogo allí?

Dr. David Abram: No lo creo. Creo que es profundamente diferente. Lo que Platón


está haciendo es aislar lo que es común acerca de esta mesa y esa mesa y esa mesa
que ese vendedor está vendiendo en el mercado; porque todos ellos participan del
término Mesa, pero, ahora, por primera vez, la palabra “Mesa” no desaparece. Una
vez que se habla, no se desvanece. O, digamos, “Río”. Hay este río y hay ese río, y
hay otro río, y hay un río muy pequeño que pasa por mi casa. Pero, cada uno de
estos ríos tenía su propio estilo y forma únicos. Cierto es que todos se llamaban río,
pero la palabra, la palabra oral, río, se pronuncia y luego desaparece hasta que se
vuelve a pronunciar. Una vez escrita, la palabra Río ya tiene una existencia,
visible, independiente de estos ríos particulares. Y la palabra escrita dura _ Este río
puede secarse. Todos estos ríos pueden secarse. Pero, esta forma, River, todavía
existe. Tiene una especie de eternidad. Parece probable que la intuición de
Platón sea que existe, en alguna dimensión eterna, la forma pura de
River. La  forma pura .
David Boulton: Lo que es Riverness, la distinción distintiva que hace que esto sea
diferente de aquello.

Dr. David Abram: Sí, pero debes entender que él es el primero en hablar de un
reino que está completamente fuera de cualquier conocimiento corporal, sea cual
sea. La descripción de Platón del reino de las formas puras, del cual las cosas de
este mundo, todas las cosas de este mundo, son meros facsímiles, pobres facsímiles
de un Cielo de formas puras. Incluso la noción cristiana del Cielo se origina con la
revelación, o invención, de Platón de otro mundo que es eterno, donde las cosas no
cambian. No crecen ni se deterioran, simplemente siguen existiendo.

Parece probable que su intuición de tal reino de existencias puras y eternas


dependiera en secreto de su participación con las cartas escritas, que tenían esta
nueva existencia abstracta e independiente.  Y, cuando escribimos una palabra, esa
palabra, o como se llame esa palabra; ahora ese nombre tenía su propia existencia
independientemente de lo que nombraba. Y, sin embargo, la intuición de Platón y su
inauguración de esta nueva forma de pensamiento, aunque dependía de lo que el nuevo
alfabeto hizo posible, parece que esa dependencia no fue reconocida por el mismo
Platón, quien desacreditó el sistema de escritura. Sin embargo, se estaba sirviendo de
él y, de hecho, inaugurando un nuevo estilo abstracto de reflexión intelectual que
se convertiría en herencia de todo el mundo alfabético occidental. Y es un estilo de
pensamiento que depende completamente de la escritura alfabética.

GENERALIZACIONES:

David Boulton: Independientemente de la atribución de lo que es verdaderamente


Sócrates, o lo que es verdaderamente Platón; la distinción importante aquí es que ambos
desconocen el grado en que se han visto profundamente afectados por el efecto del
alfabeto en el lenguaje oral que utilizan, ya sea que escriban o no. Lo que me gustaría
aclarar es el grado en que la escritura alfabética conduce a una mayor
generalización.  Damos por sentada la generalización. Como la Justicia, como la Verdad
y así sucesivamente. Es solo parte de la forma en que todos pensamos hoy. Eso es algo
importante.

Dr. David Abram: Sí, pero apuesto a que hay mejores maneras de lograr
algo. Quiero decir, generalización, sí. Pero ahí es arriesgado y no quieres perder
tiempo en tu serie articulando algo que es muy difícil de articular, porque la gente
dirá, bueno, obviamente, hay generalidades en el mundo mismo. Y, decimos,
'bueno, no, no hasta que se hable de ellos'. ESTÁ BIEN. Pero, si están hablando de,
y llaman a este río Tigris, y llaman a esto río Éufrates, y llaman a esto río Negro y a
esto río Blanco, están usando la palabra río para todos esos, así que, obviamente,
hay algo que la gente está reconociendo que es general. Y ese es un punto
importante porque si estás usando "río", estás reconociendo alguna generalidad
allí. Entonces, tienes razón, hay una nueva experiencia de la existencia de
lo general.
David Boulton: Bueno, en la conversación de la que estás hablando, la conversación que
Sócrates está teniendo con estas personas, su mente está gravitando hacia respuestas
que son específicas,  este  río, no  Riverness . Está preguntando por Riverness pero están
diciendo 'este río, este río y ese río'.

Dr. David Abram: Sí, [esas respuestas/respuestas] están incrustadas en el contexto,


el contexto de la historia en el mundo real.

David Boulton: Si bien el uso de la palabra “río” implica un cierto nivel de generalización
debido a la naturaleza misma de la palabra. Es un nivel de generalización diferente al que
apunta Sócrates; y esa diferencia es importante en el desarrollo de nuestras mentes
modernas. Hoy comúnmente pensamos en generalizaciones abstractas y no siempre fue
así. Así que tratemos de profundizar en el papel del efecto habilitador del alfabeto en
nuestros poderes de abstracción y generalización abstracta.

Dr. David Abram: Claro, podemos hacer eso. Hay otra pequeña pieza que es útil
señalar que tiene que ver con la razón por la cual estos muchachos no sabían que el
alfabeto los estaba manipulando de esta manera, o un factor importante que tiene
que ver con la forma en que un sistema de escritura fonética , que el alfabeto, se
esconde. El alfabeto, como sistema de escritura, incluso cuando lo
empleamos, se  esconde  de nosotros. Es decir, tan pronto como
miramos las palabras escritas en la página, cambian nuestros ojos por
nuestros oídos, de modo que en realidad no vemos
algo. Terminamos  escuchando algo . Cuando estamos leyendo, la
experiencia es una especie de discurso interno, una audición más que
una visión de algo. Así, las mismas letras visibles ocultan o enmascaran
su propia existencia.

David Boulton: Se vuelven invisibles a medida que los atravesamos.

Dr. David Abram: Se vuelven invisibles a medida que los atravesamos. Y, sin
embargo, parecen dejar una especie de huella curiosa. Las formas ideales de Platón
son, por así decirlo, esa huella fantasmal de las propias letras escritas y las palabras
escritas. Pero, lo simple que quería decir es que el alfabeto es una magia tan
maravillosa, y una de sus magias es su capacidad para ocultar u  ocluir su propia
influencia. De modo que, incluso cuando lo abordamos, nos volvemos
inconscientes de su agencia y su actividad y su influencia sobre nosotros, porque
las letras en la página cambian nuestros ojos por nuestros oídos y miramos algo y
terminamos sin ver nada en absoluto. Terminamos escuchando sonidos,
escuchando voces. Tan pronto como miramos un escrito, vemos lo que
dice:  habla. Y ya no notamos que hay algo visible y real, que hay formas visibles en
la página con la que hemos estado interactuando.

Estas formas visibles tienen una especie de eternidad y, cuando se ordenan para
formar palabras, en cualquier caso, esas palabras ahora parecen tener una especie
de generalidad, una especie de independencia y autonomía, y una independencia
del mundo del crecimiento. y decaer. Es una especie de eternidad para ellos
mismos muy diferente de la temporalidad que experimentamos como seres
corpóreos. Y es difícil imaginar que la noción de Platón de otro mundo más allá del
mundo del cuerpo, fuera de la esfera de las estrellas fijas, donde habitan las ideas
puras, los arquetipos puros que son la base de todo lo que experimentamos en este
mundo; es difícil imaginar que la noción de Platón de este otro mundo
que no tiene ningún aspecto corporal, sensorial, podría haber surgido
en la mente de alguien, o haber sido inventado por alguien sin la
influencia de las letras escritas y la nueva independencia y generalidad
que le dieron a nuestro palabras dichas.

REDUCCIONISMO:

David Boulton:  Hay un paralelismo entre la forma combinatoria elemental en la que


construimos palabras con el alfabeto y los ideales platónicos, y la física atomista de
los griegos y toda la tradición del proceso de pensamiento que desarrollan para
reducir las cosas a pequeñas piezas que podemos ensamblar. Todos están
conectados de alguna manera.

Dr. David Abram: Sí, todos están conectados de alguna manera. Y ese es un aspecto
del alfabeto en el que no he reflexionado lo suficiente como para tener algo
particularmente original o útil que decir, excepto que; Me he dado cuenta de que
los aspectos combinatorios parecen proporcionar el arquetipo de la, ahora, muy
arraigada propensión occidental. Lo cual es analizar las cosas en sus bases
fundamentales e imaginar que el mundo y su fenómeno siempre se pueden dividir
en un conjunto de elementos elementales básicos. Pero, de lo que estoy seguro, y
que encuentro bizarro, salvaje y fascinante, es que  las letras mismas son, me
parece, el  arquetipo  de toda nuestra noción de arquetipos , de la noción
platónica de las ideas. Toda esa noción de las ideas se basa en las formas
visibles reales de las letras mismas. Pero, esas letras se esconden. Se enmascaran,
por lo que no los notamos. Y muy pocos filósofos han imaginado alguna vez, o
incluso notado, que las letras en la página en sí mismas tienen un poder, e incluso
podrían ser el origen de las ideas que son tan poderosas y profundas dentro del
pensamiento filosófico.

David Boulton:  ¿Qué más tenemos que sea anterior al alfabeto que se le parezca en
términos de un número limitado de elementos a partir de los cuales podemos
combinar y describir prácticamente todo?  ¿Qué otra cosa es algo así, antes de la
aparición del alfabeto, que podría ser un modelo para tales poderes? Lo que escucho es
que, parece que la forma en que pensamos ahora, de analizar las cosas en sus partes
constituyentes y ser capaces de ensamblarlas, todo ese proceso está conectado con el
alfabeto. Una vez más, ¿qué vino antes del alfabeto que incluso daría lugar a tales modos
de pensar? Como estabas diciendo con los hebreos, ni siquiera se les ocurriría agregar
vocales, no estaban funcionando con este mismo tipo de reduccionismo. Sería un poco
contra la corriente para ellos. Ellos necesitaban, nosotros necesitábamos, algo fuera
de nosotros mismos para crear la oportunidad de pensar diferente.  Si no fue el
alfabeto, ¿tiene alguna idea de qué más podría haberlo hecho, qué podría haber llevado a
esta discreción, este reduccionismo atomista?

Dr. David Abram:  Oh, no tengo ninguna duda de que el alfabeto es el


actor clave en eso. Hay muchos otros factores, pero todos me parecen
relacionados con el alfabeto.  Por ejemplo, no creo que la noción de individuos
separados pueda siquiera surgir sin la  disipación  de lo sagrado, la divinidad,
incluso de la atmósfera invisible que nos une a todos y que conecta mi cuerpo de
manera bastante palpable con todo, ¿sabes? , con la silla, con la casa, con los
árboles afuera, con las nubes arriba. Estoy en contacto físico directo con ellos a
través de este cuerpo de aire. Solo cuando el aire comienza a ser olvidado,
realmente, simplemente  olvidado , y así, experimentado como  puro vacío  .¿Se
vuelve posible pensar en entidades como discretas y separadas unas de otras? Y,
creo, sólo después de este olvido del aire podría uno entonces imaginar un cielo que
no es sólo invisible, es  intangible . No es sensual de ninguna manera. Está
completamente fuera de todo contacto corporal o aprensión.

La experiencia original de la que nace, creo, es la experiencia de la invisibilidad de


este mysterium que se mueve entre tú y yo, y entre yo y el suelo, entre yo y las
nubes de tormenta en lo alto. La invisibilidad del aire tiene ese sentido mágico de
ser una especie de fuente de todo. Es la fuente de mi vida. Tengo que estar
inhalándolo y respirándolo continuamente, para poder hacer cualquier cosa. Y, veo
que está moviendo todo alrededor. Entonces, tiene ese sentido que nos da muy
espontáneamente, de ser eso que mueve las cosas, eso que da vida a las cosas, eso
que está moviendo las ramas, eso que, si dejo de inhalarlo, muero. Y, entonces, hay
una sensación de una gran santidad y una gran maravilla que vive aquí mismo y es
enteramente del mundo del cuerpo, o el cuerpo es de  su mundo. Es solo cuando se
olvida esa dimensión invisible que la nueva noción de un reino espiritual que no es
solo invisible, sino  completamente intangible, puede nacer. La noción del cielo
espiritual, de la creencia cristiana, por ejemplo, no podría haber llegado a existir,
ciertamente sin la invención o el descubrimiento de Platón, de un reino puro e
incorpóreo, de ideas a las que solo el intelecto humano tiene acceso, que solo el
intelecto humano tiene acceso. mente incorpórea tiene acceso. Y, de hecho, la
mente humana, realmente, en la formulación de Platón, se origina en ese reino, en
ese cielo, y viene de allí, y queda atrapada en este mundo en un cuerpo humano,
aprisionada, dice, por así decirlo, en un cuerpo, y en secreto anhela volver a ese
reino. Entonces, puedes ver cómo esto realmente es en gran medida el origen de
nuestro sentido más religioso de un cielo, un cielo eterno, al cual ascenderemos
después de la muerte.

Pero toda esa noción de otro mundo al que ascendemos sería imposible si antes no
perdiéramos, u olvidáramos, nuestra experiencia del espíritu en el que estamos
inmersos que tiene su aspecto muy misterioso porque no podemos verlo. Pero, sin
embargo, podemos sentirlo. Y esa es la experiencia del  espíritu , o  de los  espíritus ,
para las culturas orales de todo el mundo, que a menudo se refieren a  los
espíritus  en sus diversos términos e idiomas. Los espíritus se están reuniendo. O,
'Siento que los espíritus me hablan'. O, los antepasados; Mi tatarabuela acababa de
hablarme. ¿Es una experiencia de, qué, presencias completamente
desencarnadas? No—de ráfagas de viento, de torbellinos y vórtices invisibles, de
bocanadas que te llegan a la nariz de un olor que te recuerda un lugar en el que
estuviste años atrás. Todo esto, estos son  los espíritus . Las influencias invisibles
que cabalgan en la brisa. Y así, la experiencia del espíritu y la divinidad es mucho
más palpable, corporal e inminente para todos nuestros ancestros orales
indígenas. Y, por lo tanto, eso es muy, muy diferente de esta nueva noción de
espíritu, o arquetipo mental que luego se convierte en el tipo de espíritu, el reino
del cielo, un reino de forma pura y eterna, que inaugura Platón. Es completamente
diferente. Es puramente mental, en el sentido de que una parte de nosotros nace y
crece a través de la interacción con la  palabra escrita , y no necesariamente con
el  mundo que respira .

David Bouton. Al revés del orden bíblico, muchos han dicho que Dios está hecho a
imagen del hombre. Nuestras nociones de espíritu y Dios son creaciones de nuestras
mentes afectadas por el lenguaje y la escritura. Aprecio la distinción que está haciendo
acerca de este total y general abandono del cuerpo. Y, me gustaría volver a la
correspondencia entre el alfabeto como esta serie de elementos que se pueden combinar
y ensamblar y, más en general, cómo nuestra mente ha llegado a pensar en elementos
que se pueden combinar y ensamblar y que ahora se irradia en cómo pensamos y
funcionamos.

Dr. David Abram: Bueno, estoy seguro de que hay muchas otras combinatorias,
pero no he reflexionado o no he dado el tiempo suficiente para poder reflexionar
sobre una serie de otros ejemplos y mostrar que todos derivan, en algún sentido del
alfabeto. Y no estoy seguro de que lo hagan.

David Boulton: Como alguien que ha pasado mucho tiempo entendiendo y pensando en el
lenguaje oral, ¿qué ejemplos, en ausencia del lenguaje escrito, tienen esas cualidades?

Dr. David Abram: Para una cultura oral que tiene las cualidades de separable...

David Boulton: . . .cosas separables, combinables, elementales, con las que podemos
describir.

Dr. David Abram: Bueno, cuentas de wampum, conchas, marcadores que se dan en
el comercio son algunos. Pero, no pienso en ellos como si tuvieran un número finito
que luego crea todas las posibilidades dentro de sí mismo. Tendríamos que
reflexionar un poco sobre los orígenes de la aritmética y la numeración, que creo
que tiene una relación muy profunda con los orígenes del alfabeto, así como con
varios sistemas de escritura. Parece que la escritura lingüística sólo nace en una
relación muy estrecha con la escritura numérica, ya veces, de hecho, son los
mismos caracteres los que se usan como letras por un lado, y como números por el
otro. Para los hebreos, cada una de las letras significa un número. Y, una de las
prácticas dentro de la Cabalá es leer textos y luego sumar el valor numérico de las
letras dentro de varias palabras y ver qué otras palabras tienen la misma suma
dentro,

David Boulton: Como la numerología, hoy.

Dr. David Abram: Sí.

David Boulton: Ambos son, en nuestro idioma, procesos de código. Ambos son sistemas
de representación que puede usar para describir o procesar.

Dr. David Abram: Correcto. Lo interesante para mí es que la noción de código, que
parece denotar una especie de correspondencia uno a uno entre elementos, es en sí
misma un artefacto del alfabeto. Entonces, describir el alfabeto como un código es
un poco problemático.

David Boulton: Claro, es circular, pero hay personas que tratan con códigos, que no
piensan en el alfabeto como un código.

Dr. David Abram: Seguro. Bien.

David Boulton: Entonces, tienes que doblarlo todo hacia atrás. El Alfabeto es la madre
de todos los códigos.

Dr. David Abram:  Es  la madre de todos los códigos. O bien, es la madre


de todas las combinatorias . Eso me parece muy probable, porque realmente
no puedo aislar o pensar en ninguna experiencia dentro de un contexto puramente
oral de algo que tenga ese poder y que produzca esa sensación de fascinación por la
combinación y el análisis.

David Boulton: Algunos ejemplos podrían ser la ley, un sistema legal codificado.

Dr. David Abram: Pero, ¿cuándo fueron los atomistas, como Lucipo? ¿Cuándo
fueron esos tipos? Lo sabías

David Boulton: Tengo entendido que ciertamente son posteriores, están en el período
clásico, no en el arcaico; son post-alfabeto.

Dr. David Abram: Um hm. Si lo se. Me pregunto cuánto tiempo después, después
de Sócrates, después de Platón. No son largos, pero creo que son posteriores. Pero
no creo que los atomistas originales tuvieran nada parecido al sentido atómico que
tenemos ahora, frente a la física. Estaban viendo las cosas en términos de una
especie de principio puntillista, o partículas.

David Boulton: Pero puedes reducir la realidad a una serie de elementos básicos, a partir
de los cuales se construye.

Dr. David Abram: Bueno, no estoy seguro de que estuvieran diciendo que hay un
número finito y fijo de estos elementos, y que no estuvieran diciendo que son como
granos de arena, que hay, como por así decirlo, infinito, pero que los elementos se
desvían entre sí y se combinan de diversas maneras. Pero no sé si estaban diciendo
que hay un número determinado de átomos básicos, o formas básicas para un
átomo, o algo por el estilo. Entonces, no creo que ellos, originalmente, creo que de
lo que estás hablando es más una propensión de la física moderna, es decir, creo
que tiene un origen bastante alfabético. Creo que los atomistas originales eran un
poco más salvajes y un poco más interesantes que eso, o tenían una noción que era
un poco más mágica. Pero, ese es solo mi sentido. Entonces, todo esto, Obviamente
estoy hablando de cosas en las que no he pensado mucho en respuesta a esa
pregunta. Pero también hay otras cosas. ¿Podemos continuar, hay otras cosas
obvias sobre las que preguntar?

David Boulton: Sí. Has cubierto las cosas principales que nos han interesado, y hemos
recopilado muchas cosas que van más allá de lo que necesitamos y que enriquecen
nuestras nociones de cómo el alfabeto afecta, profundamente, cómo pensamos y nos
relacionamos con el mundo, y 'la palabra'; y la herencia filosófica occidental de
abstracción, análisis, reducción e intelectualidad.

LA CÁBALA:

Dr. David Abram: Bueno, un par de cosas que podrían mencionarse. Uno, solo me
gustaría decir que los hebreos, como los primeros portadores de esta magia audaz
que llamamos el alfabeto, tal vez porque fueron los primeros en realmente entrar y
sostener esta nueva tecnología, nunca perdieron su sentido oral de la magia de
escribir en sí misma, y lo mágica que era esta nueva techné. Así que, la tradición
mística judía, que suele llamarse “ La Cábala ”; las letras de la  apuesta aleph son
poderes mágicos. Y, cada letra dentro del alfabeto tiene sus propios secretos
únicos. Cada letra es, por así decirlo, una puerta de entrada a toda una esfera de
existencia. Y los cabalistas meditarían sobre estas letras para poder acceder a varias
dimensiones ocultas del mundo. Entonces, la escritura misma retuvo una especie
de aura de magia para este pueblo tribal que fue, en cierto sentido, los primeros
progenitores de esta nueva tecnología. Y, es interesante. Podemos verlo como una
tecnología por un lado, pero como una magia por otro lado.
La  magia  de las palabras escritas ejerce sobre nosotros una influencia que no es
del todo racional y de la que no podemos ser plenamente conscientes. Sólo
sabemos que sí nos influye, que las letras tienen un poder que irradia al mundo y
afecta a las cosas, así como las letras hicieron posible la nueva filosofía nacida en
Atenas, con Platón. Las letras, en cierto sentido, también por su magia, dieron
origen al monoteísmo ya la experiencia de un solo Dios que reina, por así decirlo,
detrás de todas las demás divinidades que había experimentado la humanidad
hasta ese momento. Esto es algo que todavía está muy presente entre nosotros hoy
en día, ya sea que seamos religiosos o ateos. Todavía hemos sido profundamente
impactados e influenciados por el ethos monoteísta, que es el ethos del mundo
occidental.

INTERIORIDAD:

Dr. David Abram: Entonces, las letras tienen una maravilla y un poder que, para mí, solo
puede llamarse mágico. son maravillosos Y, funcionan de maravilla. Hacen posible
que el organismo humano reflexione sobre sus propios pensamientos y piense en
ellos más profundamente y escriba esos nuevos pensamientos y reflexione sobre
ellos, y así entrar en una especie de diálogo recursivo consigo mismo. Hacen
posible una nueva independencia de la mente humana, o del ser humano, del
mundo circundante. En cierto sentido, hay una interioridad dentro de mí que
experimenta una independencia de todo lo que me rodea, en la que puedo retirarme para
pensar en un problema, o pensar en algo que me desconcierta, o cualquier cosa que elija.

Este sentido de un vasto interior del ser humano, creo, es también una herencia del
propio alfabeto.Y eso no quiere decir que los pueblos indígenas orales, sin ningún
sistema de escritura, no tengan vidas psicológicas ricas. Pero, el interior con el que están
más familiarizados no es tanto un espacio que está dentro de ellos, dentro de cada
individuo. No es un interior individual. Es, más bien, la experiencia de vivir dentro del
vasto interior del mundo mismo, y habitar una historia común con los otros animales, y
con las plantas, y los vientos, y las tormentas, y, eso tiene su propia maravilla, y su propia
magia y una sensación de vivir en un mundo que está lleno de magia e influencias
mágicas. Y el cuerpo de uno está en una especie de relación empática con los otros
cuerpos que lo rodean, ya sea el cuerpo de un bosquecillo de álamos o el cuerpo de un
solo roble, o el cuerpo de una losa de granito frente a mi casa. puedosentir _ Me siento
diferente en relación con esta roca que cuando acerco mi cuerpo a una roca arenisca. Y
puedo sentir diferentes cualidades en la piedra arenisca que las que puedo sentir en el
granito porque mi cuerpo se siente diferente. Y así, sé que hay emanaciones o
interacciones entre mi cuerpo y los otros cuerpos que me rodean. Este es el sentido de
estar vivo dentro de un mundo vivo, dentro de un interior común.

Solo cuando ese vasto interior común se olvida o se pierde, nosotros, en Occidente,
hemos desarrollado este sentido individual de interioridad que se mueve y se agita dentro
de cada uno de nosotros, pero la mente interior que es mía es muy diferente de tu interior.
mente, muy diferente a la de cualquier otra persona. Y, a veces, se vuelve muy difícil para
nosotros entender cómo podemos comunicarnos unos con otros y hacer las paces unos
con otros, porque cada uno de nosotros tiene interiores muy diferentes.
En cierto sentido, esto no es comprensible sino pensando en el interior común que se
perdió. Porque me estoy dando cuenta de que no se trata solo del alfabeto, de lo que
estoy diciendo. Por ejemplo, la pérdida del universo ptolemaico , con la revolución
copernicana, eso es una gran transición. Nuestros ancestros indígenas experimentaban la
vida como si estuvieran viviendo dentro de un mundo esférico, cerrado y bastante
íntimo. Y, cuando eso fue disipado por Copérnico, de repente, es un espacio infinito y
hubo, “ ¡vaya! “Todo el mundo estaba desconectado y eso, en cierto sentido, es también
el nacimiento del interior moderno, porque había que encontrar ese interior. Huyó dentro
del cráneo de todos. Pero, el alfabeto no es el único jugador allí, de ninguna manera.

David Boulton: No, no. Pero es parte de la base del proceso de pensamiento que
conduciría al tipo de observaciones y abstracciones que harían Copérnico, Galileo y otros
que darían lugar a lo que estamos hablando.

Entonces, ¿qué más crees que deberíamos discutir en el tiempo que nos queda?

HISTORIA Y LUGAR:

David Abram: Una pieza importante de la que hablamos al principio, que es


realmente importante de entender, tiene que ver con  la historia y el lugar : la
intimidad, el isomorfismo completo de la  historia  en una cultura oral al paisaje.

David Boulton: Es la onda portadora. La historia  es  el libro, su estructura lleva toda la


información.

Dr. David Abram: Sí. Para que podamos entender, siempre ha habido esta gran
pregunta, ¿cómo es que los judíos, este pequeño grupo tribal, lograron continuar
existiendo siglo tras siglo mientras estaban en un exilio casi continuo de su patria
ancestral, mientras tantos otros grupos tribales quedaron en el camino, al menos,
una vez que fueron expulsados de las tierras en las que habían habitado y en las que
vivían todas sus historias ancestrales.

Es importante entender que, para los hebreos, escribir y poner por escrito sus
historias orales  no era solo una conveniencia . Era una necesidad para un
pueblo en movimiento y muchas veces exiliado de las tierras donde se
originaron sus historias.  Tenían, en los rollos de la Torá que llevaban consigo,
por así decirlo,  una  patria portátil . Porque las historias que, hasta entonces,
para todos los demás grupos tribales, las historias que vivían en la tierra y eran
sostenidas por la tierra, por primera vez, para los israelitas, esas historias,  sí .,
fueron retenidos en la tierra, pero cuando fueron expulsados de sus tierras, tenían
esas historias en la Torá, en los rollos que llevaban con ellos dondequiera que
viajaban. Y así, el Libro para el pueblo judío, La Torá, es una patria portátil. Y es
como un sustituto de la tierra misma. Y los judíos nunca olvidan realmente que a
través del Libro  sienten a  Israel. Sienten su patria, y esa nostalgia de que tal vez,
algún día, puedan volver, o volver a saborearla.

Es interesante que para el resto de la cultura occidental después, una vez que el
alfabeto se difundió por Europa, el exilio se convirtió en una especie de herencia
común, aunque no nos damos cuenta ni pensamos en ello como tal. Hay una
experiencia de estar separado de la tierra, de la Naturaleza.

David Boulton: De no estar arraigado en la tierra. En cambio, arraigados unos en otros, en


movimientos  a través  de la tierra.

LA MAGIA DE LAS LETRAS:

Dr. David Abram: Sí. Un par de otras piezas, la otra pequeña es solo para subrayar
nuevamente lo que aludí antes, que es que las letras en sí mismas, y aún hoy, tienen
para todos nosotros una especie de cualidad mágica. Esto es en el sentido de que, si
tuviera que mostrar algo escrito en un trozo de papel y mostrarlo durante una
fracción de segundo, y pedirles que no las vean  como letras , que solo las vean como
formas en la superficie blanca, o en la superficie marrón, simplemente véalas como
formas en la superficie,  allí . ¿Pudiste hacer eso? ¿Pudiste no ver lo que decía?

David Bouton: No.

Dr. David Abram: Es casi imposible para nosotros, una vez que aprendemos a leer y
escribir. Las letras son invisibles porque, en cuanto las miramos,  vemos
lo que dicen . Es decir, nos  hablan  .

David Boulton:  Para los que estamos del otro lado de la transparencia. Hay más de
la mitad de nosotros para los que no es tan fácil.

Dr. David Abram: Entendido. El punto simple que quería señalar es que tan pronto
como lo miramos, vemos lo que dice. Es decir, nos dice algo. Nos  habla  . Esto no es
diferente de una persona indígena que enfoca sus ojos en una hoja que revolotea en
el viento y de repente el árbol le habla y entra en conversación con el árbol. Es una
forma muy concentrada de animismo que ahora practicamos con nuestros propios
signos escritos para que nos hablen con tanta intensidad. Y se necesita mucha
concentración para aprender esta práctica de lectura. Pero, una vez que uno está
dentro, es una especie de magia, una especie de animismo, una forma muy
concentrada de animismo que es tan intensa que efectivamente ha eclipsado
todas las otras formas de participación en las que una vez nos
comprometimos con todos los aspectos del entorno
sensorial. Comprender eso es realmente importante, para mí, de todos modos.
David Boulton: Me gusta lo que hiciste. Creo que deberíamos jugar con eso. Hemos
estado experimentando acercando a las personas a la rapidez con la que funciona la
mente cuando lee, cuántos milisegundos puede marcar una letra antes de que se capte o
se reconozca una palabra. Es asombroso lo rápido que funciona la lectura, y mucho más
rápido leyendo una palabra de lo que puedes decirla. Porque lo estamos consiguiendo,
todo a la vez, ' pop '.

EL NIÑO:

Dr. David Abram: Sí. Entonces, lo último que quería asegurarme de que entre es
hablar un poco sobre el niño.

He tenido mucho que decir sobre la cultura oral. Me parece que la oralidad y el
estilo de vida común a los pueblos que no escriben es también una parte muy
importante de nuestra herencia, que el modo y estilo de discurso común a la
oralidad, es decir, la narración oral, así como la oración , (no en el sentido de orar a
una divinidad trascendente, sino oración en el sentido muy específico y simple de
hablarle al mundo en lugar de hablar sobre el mundo, pero sabiendo que el mundo
mismo habla y por lo tanto escuchando sus respuestas , hablarle, responder al
habla de las cosas,) son aspectos comunes a las culturas orales. Tales formas de
hablar también son necesarias para nuestra salud y plenitud. Hay un
estilo de experiencia algo animista que siente e intuye el mundo como vivo, vivo de
cabo a rabo y expresivo. No literalmente vivo. No hablando literalmente, en
palabras, porque la verdad literal es un artefacto de la alfabetización. La noción
misma de verdad literal significa originalmente ser fiel a la letra de la ley, a lo que
está escrito en la Escritura, a lo que está escrito en la página. Pero, cuando
hablamos de oralidad, hablamos de una experiencia del mundo anterior a la
escisión de lo literal de lo metafórico, o de lo literal de lo figurativo, anterior a esa
escisión, cuando en realidad se habla de lo mundo real, el mundo palpable, pero no
es literal. No es un mundo de hechos. Es un mundo que no es
sólo  metamórfico . metafórico , es  Todo, cada cosa está agazapada dispuesta a
convertirse en otra cosa. Es un campo que cambia de forma. Y, es un mundo del
que uno puede hablar, y hablar, solo  poéticamente . Y, ese amor por la poesía y
el habla lúdica en el que los niños se involucran espontáneamente
también es necesario para que cualquier ser humano aprenda y
participe antes de alfabetizarse.

Para que un niño negocie el arte de la lectura, aprenda a leer bien y pueda
funcionar fácilmente dentro del contexto alfabetizado del mundo,  para
alfabetizarse, primero debe ser oral.  Primero se debe tener la experiencia
del lenguaje como un campo palpable que se habita con el propio cuerpo sensible y
animal. Y es una imaginación que no se lleva dentro de la propia cabeza, sino una
imaginación que pertenece a la tierra misma, dentro de la cual vives y corres y
saltas y juegas, junto con los otros animales, y con tus amigos, un sentido de la
imaginación que es  el mundo . Este es el ámbito del lenguaje oral y el discurso oral
y la narración de historias.

Hoy en día es muy importante que comencemos a contarles historias a nuestros


hijos mucho más,  con mucha más  frecuencia, en lugar de tratar de llevarlos a la
palabra escrita lo más rápido posible, a veces tan pronto como puedan caminar. Ni
hablar de enchufarlos al ordenador y sincronizarlos con la pantalla del
terminal. Pero, antes de la computadora, antes incluso de la palabra
escrita en la página, es importante que el niño experimente un mundo
de historias. en el que se convierte porque sus padres, sus tíos y tías, los amigos
de sus padres lo sacan a rastras e improvisan historias sobre cómo se siente el río
cada temporada cuando el salmón regresa a sus aguas. O simplemente lo que
sucede dentro de ese borde del bosque, cada luna llena. Historias que viven en la
tierra y que no se escriben, sino que nos involucramos con nuestros cuerpos. Los
niños necesitan sentir que  les cuentan historias, no solo leer historias de un padre
que tiene los ojos pegados a un libro. Deje los libros y también cuente
cuentos a sus hijos, e improvise cuentos  con  sus hijos.

Esto es esencial para que un niño entre en su cuerpo y empiece a hablar con todo su
cuerpo primero. Luego, puede comenzar a manipular los símbolos en una página y
participar en esta nueva capa simbólica del lenguaje de manera más fructífera y
completa porque se siente como una transformación de esa capa corporal más
profunda del lenguaje que ya comparte con el paisaje viviente. Como ecologista,
como ecologista cultural, creo que el rejuvenecimiento de la cultura
oral es un imperativo ecológico porque no creo que podamos encontrar
modos de cultura que respondan adecuadamente a las necesidades de
nuestros paisajes particulares, nuestros ecosistemas particulares
donde vivir, y la particular crisis ecológica en la que nos encontramos
hoy, sin rejuvenecer la capa de lenguaje que, por su propia naturaleza,
es local y mantiene a las personas en una relación sentida-corporal con
la tierra viva que habitan. Entonces, realmente creo que es importante
comenzar a contar historias nuevamente, cara a cara. Reunir a la gente para
festivales y celebrar celebraciones comunitarias para honrar la migración de una
especie en particular que se desplaza por nuestro lugar, justo en esta época del
año. Mientras las grullas vuelan por encima, tienen bailes de grullas y
celebran. Aquí, en Santa Fe, tenemos un feriado llamado día de todas las especies,
cuando todo el pueblo se disfraza de varios animales y plantas del lugar, del
ecosistema local, y desfila por las calles. Y, luego, tenemos un espectáculo de títeres
gigantes ese día, y los niños se preparan en sus escuelas con un par de meses de
anticipación, haciendo las máscaras y los disfraces, y estudiando en sus clases de
estudios sociales sobre la influencia de animales particulares en la cultura
humana. . Así es como se comienza a rejuvenecer una capa de cultura que ha sido
olvidada y dejada de lado durante demasiado tiempo en el Occidente
alfabetizado. Esa reciprocidad participativa con la tierra que es fundamental para la
cultura oral, para la lengua.
EL CONTINUO ORAL-LOCAL A DIGITAL-GLOBAL:

Y, finalmente, quiero decir que la cultura del libro y de la escritura, la cultura de la


alfabetización es inherentemente cosmopolita. Hace posible el bullicio rico y
cosmopolita de nuestras ciudades, ese delicioso deslumbramiento de Manhattan o
Chicago, donde las historias vienen y se cruzan entre sí de culturas de todo el
mundo. Y uno experimenta sabores y alimentos, pero también estilos de
pensamiento que se originan en muchos lugares diferentes. Todos se mezclan,
bailan y bailan entre ellos en las ciudades. Esa cosa rica y cosmopolita que es tan
integral a la civilización contemporánea es uno de los grandes frutos de nuestra
cultura que es posible gracias a la escritura y la alfabetización.

La cultura de Internet, de la alfabetización informática, no es realmente


cosmopolita. Diría que la cultura de la computadora y de Internet es
inherentemente global y globalizadora. Es lo que ha hecho posible esta rapidísima
globalización de la economía a través de la transferencia instantánea de piezas
económicas de dinero, aquí y allá. Cuando me conecto a la computadora, a
Internet, como que salgo de mi cuerpo para dialogar con otras mentes
sin cuerpo que se han conectado en otros lugares.  Es incluso más
incorpóreo que el texto y el alfabeto. La computadora hace posible experimentar,
no mi cuerpo individual, sino una especie de asumir la tierra como el vasto cuerpo
esférico de uno, en cierto sentido.

Entonces, lo simple que estoy tratando de decir es que , si la alfabetización es


inherentemente cosmopolita, y la alfabetización en Internet y la
informática es inherentemente globalizadora, entonces la cultura oral,
la cultura de la narración cara a cara, es inherentemente local.. Es la
cultura de las historias que contamos en este lugar, y debido a que no están
escritas, esas historias no se llevan a ningún otro lado. Son las historias que viven
en esta tierra. Y lo que creo es que la cultura globalizadora de Internet y la cultura
cosmopolita del libro y de la alfabetización solo comenzarán a tener sentido y no
serán destructivas para nosotros mismos y nuestras comunidades y la tierra que
habitamos cuando tienen sus raíces en una próspera cultura oral de narración cara
a cara, que necesariamente será como la de las culturas orales. Porque cada valle,
cada cuenca tendrá su propio cuerpo de historias, contadas con sus propios
acentos, en sus propias inflexiones y dialectos. Las culturas orales, tan diversas
como los paisajes, los ecosistemas en los que vivimos los humanos, son
diversos. Ambos, la cultura de la escritura y la cultura de Internet,
todavía se basan en secreto en esa fuente profunda de tradición oral, y
debemos comenzar a promulgarla nuevamente.

David Boulton: Gracias. Excelente.

Un agradecimiento especial a la voluntaria Carol Covin por transcribir esta


entrevista.

También podría gustarte