Está en la página 1de 2

Desarrollo

1. A - Los requisitos para plantear una acción autónoma de inconstitucionalidad


son:

a) Verosimilitud del derecho invocado: Este presupuesto requiere que para la


concesión de las medidas cautelares baste la apariencia del derecho que le
asiste al peticionante de la medida cautelar, a cuyo efecto el procedimiento es
meramente informativo y sin intervención de la persona contra la cual se pide la
tutela. La resolución cautelar no declara la certeza del derecho sino la
verosimilitud del mismo. Al tratarse de un procedimiento inaudita parte y, en
consecuencia, meramente informativo, el juez no puede conocer con certeza el
derecho, o sea, lo que a cada uno le corresponde. En tal sentido, se requiere
que los argumentos y pruebas aportadas por la peticionante tengan una
consistencia que permitan al juez valorar en esa instancia provisional y urgente
la existencia de un razonable orden de probabilidades de que le asista razón en
el derecho solicitado.

b) Peligro en la demora: Es el interés jurídico que la justifica para disipar un


temor de daño inminente y requiere la probabilidad de que la tutela
jurídica definitiva que el peticionario aguarda de la sentencia por pronunciarse,
no pueda en los hechos realizarse porque a raíz del transcurso del tiempo los
efectos del fallo final resulten inoperantes.

c) La cautela no pudiere obtenerse por medio de otra medida precautoria:  La


contracautela tiene por objeto asegurar al afectado con una medida cautelar el
resarcimiento de los daños y perjuicios que pueda causar su ejecución y es de
carácter residual (esto es que mientras no exista otro remedio más idóneo, se
aplica esta acción). La razonabilidad de la medida para garantizar la eficacia de
la pretensión. Constituye la correlación que debe existir entre el pedido cautelar
concreto y la situación jurídica de la que es objeto aquel y esa correlación no
solo debe apreciarse en la congruencia que debe existir entre el específico
pedido cautelar y el objeto de la cautela, sino en el principio de la mínima
injerencia, que se determina en la necesidad que ante la posibilidad de trabar
diversas medidas cautelares para tutelar una misma situación jurídica, el
órgano jurisdiccional debe elegir la menos gravosa.
d) Contracautela (Art. 483 y cc. C.P.C. y C.): La contracautela tiene por objeto
asegurar al afectado con una medida cautelar el resarcimiento de los daños y
perjuicios que pueda causar su ejecución. La admisión de la contracautela, en
cuanto a su naturaleza y monto, es decidida por el juez, quien puede aceptar la
propuesta por el solicitante, graduarla, modificarla o, incluso, cambiarla por la
que sea necesaria para garantizar los eventuales daños que pueda causar la
ejecución de la medida cautelar.

El peticionante de una medida cautelar debe prestar una garantía a los efectos
de resguardar los daños que pueda ocasionar el otorgamiento ilegítimo de tal
medida.

1. B- La acción declarativa de inconstitucionalidad de una ordenanza municipal


habilita la competencia originaria y exclusiva del Tribunal Superior de Justicia,
en tanto se discuta la cuestión constitucional “en caso concreto”, por “parte
interesada” y la misma estatuya sobre “materia regida por la Constitución de la
Provincia”. La misma participa de la naturaleza de las acciones declarativas de
certeza o meramente declarativas (Arts. 413 y 418 Inc. 3º, C.P.C. y C.), por lo
que corresponde adoptar el procedimiento de juicio abreviado, previsto en los
Arts. 507 y ss. del CPC.

También podría gustarte