Está en la página 1de 8

Informe de Contexto

Fronterizo
I N F O R M E 21
S E P T I E M B R E -2 0 2 2
Introducción
Informe de Contexto Fronterizo

Las graves vulneraciones de derechos humanos que se presentan en los estados que conforman la frontera
sur occidental de Venezuela, a saber, Falcón, Zulia, Táchira, Apure, Amazonas, y Bolívar se han agudizado
en medio de una terrible crisis humanitaria compleja y un contexto opresivo generado desde el poder, que
destruyó el tejido social y la capacidad de generar bienes y servicios de calidad para la población. En ese
contexto, la frontera terminó siendo una ruta de escape para cientos de venezolanos que buscan mejores
oportunidades de vida. Pero en ese tránsito masivo de personas, también se convirtió la frontera en
territorio de disputa y aberrantes crímenes por parte de grupos armados irregulares y bandas criminales.

Homicidios, secuestros, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, actividades relacionadas con el


narcotráfico, esclavitud moderna, enfrentamientos por el control del territorio, minería ilegal, daño al
ambiente, abuso de poder contra la población indígena, y la vulneración del derecho a la educación a
docentes y alumnos fueron los principales hechos acaecidos durante el mes de septiembre de 2022.

La incursión de los grupos armados irregulares en aquellas entidades donde la presencia y actuación por
parte del Estado venezolano es casi imperceptible, se hace evidente cada día. Estos grupos terroristas se
han adueñado prácticamente del control del territorio ante la mirada indiferente de las autoridades; tal es
el caso del Alto Apure, ante el desplazamiento de sus habitantes hacia Colombia por la incursión de estos
actores violentos, en una situación irregular de guerra no oficializada, con graves daños a la población
civil, con saldos importantes de afectaciones a la libertad, la propiedad e incluso el derecho a la vida.

En lo que respecta a los estados Amazonas y Bolívar este dominio se evidencia por la apropiación de los
espacios pertenecientes a los grupos étnicos ancestrales, los cuales son usados por estas organizaciones
criminales para la realización de la minería ilegal. En el Táchira los GAI se han hecho con el control de los
pasos ilegales ubicados en zonas de frontera donde prevalecen los homicidios, las desapariciones, la trata
y tráfico de personas.

Otras entidades, de la frontera oriental, como el estado Delta Amacuro, y algunos colindantes o cercanos
a los propiamente fronterizos, como Monagas y Guárico, también sufren la afectación derivada de las
acciones de grupos armados irregulares de origen guerrillero, o de bandas delincuenciales que se han ido
estructurando como elementos de gran capacidad en el desarrollo de acciones criminales y de dominio
territorial y poblacional.

Las confiscaciones de aviones en pistas clandestinas utilizadas por grupos armados irregulares, confirma las
denuncias que reiteradamente ha venido haciendo FundaRedes en el sentido que las guerrillas de origen
colombiano: Ejército de Liberación Nacional (ELN), Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)
y Ejército Popular de Liberación (EPL), son organizaciones con presencia cada vez más notable en
Venezuela. Por otra parte, mientras el Estado disfraza, a través de los operativos seguridad, los supuestos
ataques a estos actores criminales, la violencia y la criminalidad continúan prevaleciendo generando
terror en la ciudadanía.

Los docentes y niños venezolanos han visto vulnerado su derecho a la educación mediante la destrucción,
por inacción del Estado, de toda la infraestructura educativa a un nivel casi irrecuperable. En muchas
instituciones educativas el acceso a la educación se ha visto limitado por la carencia de condiciones
óptimas de funcionamiento de los planteles escolares, carentes de dotación de elementos de
enseñanza-aprendizaje idóneos, así como el déficit sostenido en la prestación de los servicios públicos.

Mientras tanto, el ámbito universitario padece las arbitrariedades de las autoridades, la concentración del

2
Poder, la ausencia de institucionalidad y el irrespeto al Estado de Derecho. En el mes de septiembre, el
Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) multó a seis universidades por demandar la nulidad y desaplicación de
un tabulador salarial atribuible a la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre). Las casas de estudios
superiores afectadas son la Universidad de los Andes (ULA), Universidad Central de Venezuela (UCV),
Universidad de Oriente (UDO), Universidad Nacional Experimental Politécnica (Unexpo) y Universidad
Pedagógica Experimental Libertador (Upel), las cuales al ejercer su derecho de acceso a la justicia exigían
el respeto a los derechos inherentes a los docentes del país, derivados de la propia Constitución de la
República.

En materia ambiental, las violaciones no se hacen esperar. En Venezuela, la destrucción de los bosques se
ha vuelto una constante, debido a que los grupos armados irregulares se apoderaron de territorios de
basta reserva natural, con la intención de construir laboratorios para fabricación de drogas y pistas
clandestinas. La ONG Clima21 informó en su más reciente informe “Bosques en desaparición:

Deforestación en Venezuela 2016-2021”, que Venezuela es, entre las naciones amazónicas, el país con
mayor pérdida de bosques naturales en toda la región. De acuerdo con la investigación, en el período
2016-2020 la cobertura forestal del país sufrió una disminución de 157.307 hectáreas, lo que equivale a más
de tres veces la superficie del Área Metropolitana de Caracas.

La labor de monitoreo y seguimiento realizado en las regiones fronterizas, confirma la condición de


indefensión en que se encuentran los ciudadanos ante la inacción Estatal frente a la constante
transgresión de sus derechos. Cada día los grupos armados irregulares y bandas criminales cometen un
mayor número de tropelías contra la población, y la actuación del Estado se hace más ineficiente o
imperceptible.

3
SÍNTESIS DESCRIPTIVA

La Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos sobre Venezuela de las Naciones


Unidas, presentó un nuevo informe donde constató los crímenes de lesa humanidad en el país, reseñando
el caso de Javier Tarazona, director general de FundaRedes, como uno de los más palpables en cuanto a
la violación de derechos humanos. El defensor de derechos humanos permanece detenido
arbitrariamente desde hace más de un año en el Helicoide de Caracas, acusado de forma injusta de
terrorismo e instigación al odio.

Durante el mes de septiembre FundaRedes observó como la violencia se afianzó en los estados fronterizos.
Como resultado de la detallada labor de seguimiento y monitoreo que llevamos a cabo, fue posible
determinar que el índice de presuntos enfrentamientos armados se incrementó 183% en comparación al
mes de agosto, pues de seis (6) casos registrados en ese lapso se elevaron a diecisiete (17) en el noveno
mes del año, dejando como saldo veintiuna (21) personas fallecidas, convirtiéndose en una situación que
afecta gravemente a familias venezolanas que se muestran indefensas ante el avance de la violencia.
Zulia, Bolívar y Táchira destacan como las entidades más violentas.

Asimismo, en lo que respecta a detenciones arbitrarias cometidas por el Estado venezolano, FundaRedes
rechazó el hostigamiento por parte de funcionarios del Sebin que intentaron ingresar a la sede de la ONG
Provea, para intimidar a familiares de Alcides Bracho, Gabriel Blanco, Néstor Astudillo, Alonso Meléndez,
Emilio Negrin y Reynaldo Cortés, quienes se encuentran detenidos arbitrariamente. El hostigamiento policial
ocurrió mientras los familiares de los detenidos solicitaban su libertad en una rueda de prensa prevista en la
organización defensora de los derechos.

4
Por otra parte, los pueblos indígenas en Venezuela continúan en situación de vulnerabilidad, ya que el
hambre y malnutrición aunado al desplazamiento forzado de sus tierras por parte de grupos armados
irregulares, ha llevado a más de 300 indígenas waraos del estado Delta Amacuro a permanecer en
condición de calle.

Las universidades venezolanas se enfrentan actualmente a un sistema gubernamental represivo que no les
solicita, desde hace tres años, un anteproyecto de presupuesto, sino que impone un monto de forma
arbitraria y unilateral. Entre las instituciones universitarias afectadas se encuentra la Universidad de Los
Andes (ULA), la cual solo recibió en el 2022 lo correspondiente al 0,21% del dinero que requiere para gastos
de operatividad. Del mismo modo, esta situación mantiene a las universidades sin recursos para su
funcionamiento e impide establecer planes de desarrollo.

Los acontecimientos presentados en territorio fronterizo y fuera de ellos, demuestran el estado de


vulnerabilidad de los habitantes, lo cual merece una revisión detallada de sus contextos regionales y que
es presentado a continuación:

ZULIA
Esta entidad fronteriza continúa siendo las más violenta registrada por FundaRedes debido a su elevada
incidencia de homicidios, enfrentamientos armados, pero sobre todo a las actividades de secuestro con
fines extorsivos. Escenarios que dejaron como evidencia las actuaciones de bandas criminales que operan
en esta entidad.

En el mes de septiembre personas armadas secuestraron a un ganadero y a su acompañante, quienes se


desplazaban a bordo de una camioneta por el municipio Baralt, del estado Zulia. La víctima fue
identificada como Arcenio José Chacín Pérez, dueño de la finca La Perla, ubicada en el Sector Santa
Polonia, en el municipio La Ceiba del estado Trujillo. Del mismo modo, presuntos delincuentes secuestraron
al ciudadano de origen asiático Xiaoyong Feng, propietario de un supermercado en Cabimas, los
agresores portaban armas de alto calibre y granadas.

5
El patrón generalizado de los secuestros por parte de las bandas delincuenciales va dirigido mayormente
hacia los empresarios y comerciantes. Estos grupos al margen de la legalidad operan con total libertad en
la geografía zuliana y extorsionan a los familiares de los ciudadanos secuestrados.

TÁCHIRA
En la entidad andina convergen diversos factores que incentivan la presencia de grupos delincuenciales
especialmente en la zona de frontera donde actúan de manera indiscriminada bajo la indiferencia y
complicidad de las autoridades venezolanas.

Hasta el mes de septiembre FundaRedes tenía registrado un total de 118 desaparecidos en esta región. Los
resultados obtenidos señalaron que los municipios con más hechos de desaparición son Bolívar, Pedro
María Ureña, Ayacucho y García de Hevia. Una constante en estos casos es la indiferencia del Estado
venezolano para investigar, así como para atender las denuncias de los familiares de las víctimas. El estado
Táchira es la entidad que registra el mayor movimiento de grupos armados irregulares que controlan los
pasos ilegales hacia Colombia, por donde transitan miles de personas a diario.

BOLÍVAR
En la región de Guayana no cesa la acción delictiva. La violencia y la ilegalidad persisten en el estado
Bolívar ante las actuaciones de grupos armados irregulares y bandas delincuenciales que han tenido una
larga evolución y crecimiento en esta entidad.

Asimismo, las ejecuciones extrajudiciales continúan incrementándose en esta región del país. En el noveno
mes de año dos supuestos integrantes de la banda “El Tren de Guayana” fueron presuntamente
asesinados durante un operativo realizado por efectivos de la Guardia Nacional y la Dgcim en el sector La
Fábrica del municipio de El Callao. Esta información del presunto enfrentamiento fue desmentida por el

6
abogado José Gregorio Beria, quien aseveró que las dos personas asesinadas fueron “ajusticiadas luego
de haber sido arrestadas en El Callao” y por eso la información publicada por la institución militar respecto
al caso, según su declaración “es falsa y carece de datos importantes, como las identidades de los hoy
occisos”.

Por otra parte, grupos armados irregulares condicionan el derecho a la salud en el Arco Minero del
Orinoco. Así lo reflejó un informe del Observatorio de Ambiente de FundaRedes, donde se afirma que las
agrupaciones delincuenciales y terroristas han asumido las funciones gubernamentales en algunas zonas
mineras de los estados Bolívar y Amazonas en cuanto a la asistencia médica, dotación de insumos y
medicamentos, pago de personal médico y de enfermería, hospitalización, entre otros servicios. Señala el
informe que un sinfín de graves enfermedades han mermado la calidad de vida de la población y la
atención de las mismas ha sido dejada por parte del Estado venezolano a otros actores como sindicatos,
agrupaciones guerrilleras y bandas delictivas.

GUÁRICO
Habitantes del estado Guárico denunciaron presuntas ejecuciones extrajudiciales y abusos por parte de los
cuerpos de seguridad que llevan a cabo la Operación Trueno III en esa entidad. Indicaron que
aparentemente muchas de las víctimas asesinadas no están vinculadas a la mega banda criminal Tren del
Llano, organización delincuencial por la que comenzó el operativo policial. Del mismo modo, aseguraron
que las personas fueron ajusticiadas dentro de sus viviendas y en la calle.

MONAGAS
En Barrancas del Orinoco, estado Monagas, el conflicto entre grupos irregulares y los cuerpos de seguridad
mantiene en zozobra y peligro a los habitantes de esta zona. Entre el 29 de agosto y el 5 de septiembre, la
Fuerza Armada Nacional informó sobre el despliegue de operativos en los que contabilizó presuntamente
13 detenciones y la destrucción de dos supuestos campamentos usados por los grupos irregulares. Todo
indica que la batalla por el control del territorio se debe a que Barrancas del Orinoco constituye para las
organizaciones criminales una posición estratégica para la movilización de mercancías ilegales.

7
DELTA AMACURO
Las comunidades indígenas del Bajo Delta, región selvática, del estado Delta Amacuro, viven un alto
porcentaje de migración de jóvenes Waraos hacia Trinidad y Tobago. Al menos 8 de cada 10 han migrado
hacia la isla debido a la emergencia humanitaria que persiste en Venezuela y la falta de oportunidades
para acceder a una mejor calidad de vida.

ANÁLISIS ESTRATÉGICO
La delincuencia común ha migrado hacia las organizaciones criminales, que se manejan bajo estructuras
organizativas similares a las de la guerrilla, con el agregado de que algunas manejan estándares de
identidad corporativa. Agrupaciones delincuenciales con alto poder de fuego como el Tren del Llano, Tren
de Guayana y el Tren de Aragua, afianzan su presencia en los estados Zulia, Guárico, Bolívar y Táchira.

Resulta innegable la expansión que vienen realizando los grupos irregulares en Venezuela, los cuales luego
de extender su presencia iniciaron la consolidación de las rutas y espacios necesarios para la movilización
de mercancías ilegales y personas, la frontera terrestre y las salidas marítimas, así como los espacios para el
funcionamiento de pistas clandestinas, son los escenarios de estos actores criminales.

Desde el punto de vista ambiental, la desatención estatal y la explotación desbordada de la minería ilegal
constituyen una emergencia para los habitantes del sur de Venezuela, así como para las reservas forestales
más importantes del país.

La falta de alternativas laborales, la deserción escolar y las ofertas de trabajo engañoso, ha puesto a los
habitantes a desempeñar el trabajo de minería de manera ilegal, pese al conocimiento del impacto que
ello genera en la salud, la alimentación y sobre todo la destrucción del ecosistema.

La emergencia humanitaria y la grave crisis económica existente en Venezuela, facilitan que


organizaciones criminales puedan captar personas para convertirlas en víctimas de esclavitud y
explotación sexual.

Ante estos hechos que vulneran los derechos fundamentales de los venezolanos, el Estado permanece
indiferente pese a las constantes denuncias e incidencias realizadas por FundaRedes y otras
organizaciones de la sociedad civil, lo que demuestra su incapacidad en cuanto al diseño de políticas
efectivas que garanticen la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.

También podría gustarte