Está en la página 1de 2

El panteón de belén en Guadalajara

Fue construido en 1848 por el arquitecto Manuel Gómez Ibarra sin embargo, desde el siglo XIX se
utilizaba como fosa común para gente humilde y posteriormente depositario para los restos de la
alta sociedad jalisciense.

Tras sufrir una horrible pandemia de enfermedades en 1786 y 1787, se habilitó como cementerio
del Antiguo Hospital Civil, en donde se enterraban a los que morían en el Hospital. Esta es la razón
por la cual las tumbas están tan separadas, por el miedo a contagiarse; los responsables en aquel
entonces preferían cavar nuevas tumbas alejadas unas de otras.

Cuenta la historia que posteriormente fue dividido en dos secciones. Una perteneciente a la clase
alta y otro a la clase baja de la sociedad.

Actualmente el Panteón conserva en su mayoría las tumbas pertenecientes a los personajes


importantes de la alta sociedad.

las leyendas más importantes del Museo Panteón de Belén, haciéndote la invitación a tomar
alguno de los recorridos y que complementes tu experiencia:

El árbol del Vampiro

Hace muchos años llegó a Guadalajara un hombre misterioso, que siempre vestía de negro y sólo
salía por las noches. A partir de su llegada comenzaron a encontrarse los cuerpos de animales,
jóvenes y niños desangrados y con dos pequeñas marcas en el cuello. Las víctimas siempre eran
atacadas de noche por lo que rápidamente empezó el rumor de que había un vampiro en la
ciudad.

Los vecinos comenzaron a sospechar del hombre misterioso y un día, hartos de vivir con miedo,
decidieron tenderle una trampa y atraparlo. Le mataron con una estaca en el pecho y luego lo
llevaron al panteón de Belén para enterrarlo; como precaución pusieron varias lápidas pesadas
sobre la tumba del vampiro. Meses después del suceso las lápidas sobre la tumba comenzaron a
romperse y la gente notó cómo un árbol crecía lentamente desde adentro de la tumba.
Los vecinos comenzaron a sospechar del hombre misterioso y un día, hartos de vivir con miedo,
decidieron tenderle una trampa y atraparlo. Le mataron con una estaca en el pecho y luego lo
llevaron al panteón de Belén para enterrarlo; como precaución pusieron varias lápidas pesadas
sobre la tumba del vampiro. Meses después del suceso las lápidas sobre la tumba comenzaron a
romperse y la gente notó cómo un árbol crecía lentamente desde adentro de la tumba.

El árbol del vampiro todavía está en el panteón y se cree que nació de la estaca clavada en el
pecho del vampiro. Según la leyenda, el día que el árbol termine de romper la tumba, el vampiro
será libre de nuevo para cobrar venganza.

También podría gustarte